www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4243084
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/09/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado-Accesibilidad

-¡Mamá, ey, mamá! Oxígeno, Mar.

-Enseguida, enseguida.

-Fátima, ya sabemos lo que tienes, ¿de acuerdo?

Se trata del síndrome Stokes-Adams.

Así se denominan los episodios de pérdida de consciencia

que has tenido hasta ahora.

Y esto es provocado por un bloqueo cardiaco que tienes

y la baja frecuencia de tu corazón.

-Lo que tenemos que hacer es colocar el marcapasos debajo de la piel,

Y en unos días te recuperarás y podrás hacer vida normal.

-Tengo miedo. No sé por qué

pero me da pánico que todas las personas que quiero estén enfermas.

-Ya. Entiendo muy bien esa sensación, Marta.

Yo, que he pasado por esto, mi mujer también estuvo enferma.

-¿Y qué pasó? -Mm...

-Ya. ¿Ves? Que todo acaba mal.

-Bueno, pues ya que estás aquí, cuéntaselo.

-Que no, que no pasa nada. -A ver, a ver. ¿Que me cuente qué?

-Papá... -Marta y yo no hemos comido juntas.

Me llamó porque..., porque estaba borracha.

-¡Marina! -¿Cómo que estabas borracha?

A ver, ¿y se puede saber por qué no me lo has contado a mí?

-Hombre, yo creo que es evidente, ¿no?

Tu hija es una adolescente

y lo único que pretende es llamar la atención.

-Ah, ¿llamar la atención? ¿De quién, de ti o de mí?

Nunca tendría que haber dejado que te involucraras en mis problemas, ¿vale?

-¿Ves? Si al final siempre soy un problema.

-Marta.

-Dacaret, es tu madre; se ha desmayado. Tiene otra bradicardia.

Fátima Bachir, la madre del doctor Dacaret

se recupera después de sufrir un nuevo síncope

producido por un síndrome de Stokes-Adams,

que recientemente le han diagnosticado.

-Bueno, escucha: está todo preparado para implantarte el marcapasos.

Y ya verás cómo a partir de ahora ya no tendrás más crisis.

-¡Ay, qué mala suerte la mía, de verdad!

Que a mi edad me encuentre en esa..., ni sé cómo se llama.

-El síndrome de Stokes-Adams consiste

en una pérdida súbita de la conciencia

de unos dos segundos de duración.

A veces va acompañado por convulsiones,

debido a problemas cardiacos.

Y esto es justo lo que le ha pasado a mi madre

antes de que le implantaran el marcapasos.

-Nada: que, por mucho que me lo repitas,

no me voy a acordar del nombre, ya te lo digo.

Oye, ¿por qué no le dices a Marta que venga a verme?

¿Vale, antes de que me operen?

-No me lo puedo creer, ¿no ha venido? Pero si está aquí en el hospital.

-Hombre, todavía queda un rato para que me bajen al quirófano.

-Vale. Bueno, pues voy a buscarla.

Marta, ¿se puede saber por qué no has ido a ver a la abuela?

-Bueno, como si pudiese hacer algo para que no estuviera enferma.

-Pues sí, sí puedes hacer una cosa; demostrarle que la quieres,

como ella hace contigo todos los días.

-Prefiero quedarme aquí esperando.

-Pues ya me dirás tú. ¿Esperando a quién?

¿No será a Rey, porque no tiene guardia...?

La próxima semana nos vemos en la siguiente consulta,

¿de acuerdo? Venga, hasta luego.

¡Hombre, una paciente nueva y yo sin saberlo!

-Hola. -¿Qué tal?

¿Querías hablar conmigo? -Sí, bueno, en otro momento mejor.

-Espera, espera, espera. -Vale.

-Pero a ver: ¿se puede saber qué tienes que hablar con Cabrera?

-De nada. -Perdón, perdón.

-Vamos a meter a Fátima al quirófano ya. -Vale. Vale, voy enseguida.

-Querías estar en la operación, ¿no? -Sí, sí, sí. Por supuesto.

Bueno, muy bien. Estarás contenta: ya no tienes que ver a la abuela.

-¡Estupendo, una bronca más! Gracias, ¿eh?

-Marta. Oye, Marta, escucha. -Oye, que tenemos muchísima prisa...

-Vale. Sí, sí, voy.

Te estoy vigilando con mi hija.

-¡Bueno..., menuda mañanita me espera!

-Ah, hola, Corominas. Oye, perdón por llegar tarde.

-Eh, mira: ya está todo preparado y prefiero que no haya intromisiones.

-Ya, bueno: entiéndeme a mí.

Es mi madre y me gustaría estar dentro.

-Precisamente por eso.

Nos gusta siempre tener a los familiares

alejados de las intervenciones. -Ya, vale. Pero a ver:

déjame estar dentro, que es mi madre, de verdad.

-Pero nada: en cuanto que termine te informaré.

Óscar llega al hospital aquejado de un dolor en las costillas

-Hola. -Hola, ¿qué le ha pasado?

-Necesito un médico. Es que me he caído de la bicicleta y...,

y me duele mucho aquí. -Ya. Dígame su nombre, por favor.

-Sí: Óscar Gutiérrez. -De acuerdo.

Mire, pase a la sala de espera, que enseguida le avisan. -Gracias.

-¿Por qué no cogías el teléfono? -¡Yo qué sé, porque no lo he oído!

¿Cómo ha terminado el partido? -Lo han suspendido.

Después del espectáculo que has montado...

¿suspender un partido tan importante por una tontería?

-Pues si me querías ayudar, me has avergonzado delante de todos.

-Vamos a ver: ¿pero es que no te das cuenta,

no te das cuenta que ese niñato no te dejaba lucirte, hombre?

-¿Y por eso te tienes que poner a dar leches a toda la grada?

-No llevaba ni 15 minutos cuando oí a mi padre decir esas barbaridades.

Bueno, aquí no las puedo decir.

Y luego levanto la vista y se está pegando con otros padres.

-Es que si tú no te defiendes, a ver quién te va a defender, ¿no?

-Por favor, ¿se puede incorporar?

-Es que yo no quiero que me defiendas.

-A ver, yo necesito, por favor, un poquito de silencio

porque no escucho nada. -Vale, sí.

-¿De acuerdo? -Perdón, perdón.

-Coja aire...

Despacio... Vale. Se puede volver a tumbar, ¿eh?

A ver, en principio podría tener una contusión costal

o incluso una fractura debido al golpe.

Pero es posible que tenga un neumotórax,

que es cuando entra aire en la pleura,

que son las membranas que recubren los pulmones, ¿vale?

Entonces, lo que vamos a hacer es una radiografía. ¿De acuerdo?

A ver...

-Ey, Marta. ¿Has visto a Pepa? Te estaba buscando.

¿Sabes qué pasa?

Que has dejado muy preocupado antes a tu padre.

-Mira: no he hablado con Pepa porque no quiero.

Y no empieces tú también con discursitos, anda.

-¿Discursitos quién, yo? ¡Bah! Yo paso.

Si yo estoy aquí, tan tranquilo, comiéndome una...,

no sé ni cómo se llaman estas galletas, pero están muy ricas.

¿Quieres una? -Vale. -Venga, va.

Por cierto: me he dado cuenta que,

a pesar de lo que hablamos los otros días,

aún sigues sin ver a tu abuela. -Ya. Es que..., no quiero verla así.

Pero ¿así, cómo? Si está perfectamente.

Le vamos a poner un marcapasos y va a quedar fenomenal. Y ya está.

-Yo me fui a Estados Unidos con mi madre.

Y..., pues entré con ella a un hospital, y salí sola.

Vamos, que no es una cosa que..., que se olvide muy fácilmente.

-Ya. Es que es normal.

A ver, yo entiendo que estés preocupada y que tengas miedo.

Forma parte del proceso;

pero es que tienes que afrontar ese tipo de situaciones.

Sobre todo por tu abuela, que te quiere mucho.

La familia siempre es la primera puerta.

Y más ahora que te necesita tanto. -Ya.

Y eso ... mucho. -Si lo sé. Pero que..., no sé.

Como que no..., no me sale hablar con mi padre de estos temas.

-Es que es complicado. -Bueno, contigo sí.

Es más fácil.

-Mira: ¿sabes qué? Voy a intentar hablar con él

para calmar un poquito las cosas. ¿Te parece?

-Vale. -Venga, va.

Hola.

Pero bueno, ¿qué haces tú aquí? ¿No habíamos quedado para comer?

Sí. Pero es que he venido a ver a un abogado laboralista

que tiene la oficina aquí al lado.

¡Ah! O sea, ¿que lo de los ERE en tu hospital va en serio?

Oye, pero ¿a ti no te van a echar, verdad?

Pues no lo tengo muy claro. ¡Fff!

Por eso he venido a informarme.

Aunque con el ambiente que hay en la oficina, tampoco me vendría tan mal.

Ya. No, si nosotros también hemos pasado lo mismo aquí,

Menos mal que, desde que Natalia ha cogido las riendas,

oye, parece que la cosa se va enderezando.

Pero vamos, que hemos pasado lo nuestro también.

Tienes mucha suerte de trabajar en este hospital.

Ya lo sé.

Ay, perdón, perdón. Clara, ¿podrías avisar a Rayos?

Es que tengo que hacer unas radiografías urgentes.

Ah, claro. Sí, sí. Gracias. Gracias.

¿Más trabajito, no?

-¿Mucho lío? -No te puedes imaginar.

Porque estoy llevando los casos de Marco y no doy a basto.

Por cierto, ¿tú conoces a alguien que podría sustituirla?

-Bueno, pues puedo hacer algunas llamadas y pregunto.

-Ah, fenomenal. ¿Y por qué no la sustituyes tú?

Déjalo, piénsalo, ¿vale?

Si es rapidito mejor, y me lo dices, ¿de acuerdo? Venga, hasta luego.

-Zaida, mamá sigue en el quirófano, ¿de acuerdo?

Sí. Sí, en ello está.

Oye, acaba de salir el cardiólogo; ahora te aviso, ¿vale?

¿Cómo ha ido? -Bien.

-¿Sí? -La operación ha ido bien

y enseguida suben a tu madre a la habitación.

-Muchísimas gracias.

¿qué tal ha ido la operación? -Bien, bien.

-¡Oh! Qué bien, compadre, cómo me alegro.

-Pues sí, la verdad. -Sí, sí.

Oye, escucha: he estado hablando con Marta, tu hija.

-¿Y tú por qué hablas con Marta?

-Daca, si la chica quiere hablar conmigo, ¿qué culpa tengo yo?

Oye, ¿qué más da? Da igual.

A ver: Marta quiere hablar contigo, ¿OK?

Pero para eso va a hacer falta que estés relajado, Daca.

Que últimamente estás muy alterado compadre, no sé qué te pasa.

A ver: al parecer la chica ha pasado últimamente

por una experiencia traumática o algo así,

que la tiene un poco..., pues desequilibrada.

Además es una adolescente.

Bueno, mejor que yo lo sabrás tú, que es tu hija.

Que me da la impresión de que me estás dando lecciones de vida

de cómo tratar a mi hija o algo así.

-Eh, no, no, no, Dacaret. Simplemente te digo lo que veo, brother.

-Ya. ¿Sabes lo que veo yo? Que tienes que meterte en tus asuntos

y dejar a mi familia en paz; por favor.

-¿Y a este qué bicho le ha picado?

-Bueno, pues tengo aquí las radiografías, ¿eh?

La doctora Romero se reúne con Óscar su paciente,

para transmitirle los resultados de la radiografía que le practicaron

-Bien, pues lo que hemos visto

es que tiene usted una fractura en la décima costilla. ¿Vale?

También hemos visto unos nódulos en el pulmón izquierdo,

y me gustaría saber si usted fuma. -No, no fumo.

-Sí, sí fuma; claro que fumas. -Ay, bueno, un cigarrillo en la noche

de vez en cuando. -Bueno, eso es fumar también, ¿no?

-Ya, pero eso..., eso no es nada.

Lo que sí quería preguntarle,

lo de los nódulos esos que ha visto, ¿son graves?

-De momento no lo sabemos.

Para eso necesito hacer un TAC, ¿vale?

-Que aquí, mi chico, va a ser el próximo balón de oro y...,

quiero estar en forma para animarlo desde el banquillo.

-Bueno, ¡qué bien! Tenemos un futbolista aquí, en el hospital.

-No, no. Yo no quiero ser futbolista.

-Samuel, no empieces otra vez con lo mismo, hombre.

¡Tú tienes un don y tienes que aprovecharlo!

-Me gusta jugar con mis amigos.

Lo que no me gusta es que me dejes en ridículo delante de todos los padres.

Tú lo único que quieres es fastidiarme.

O sea: ¿ni siquiera te importa la historia esa

que tengo yo aquí de..., en el pulmón?

-¿Pero qué dices? -¡Ya, cállate; aaah!

-Vamos a calmarnos. -¡Ay, cállate ya!

-Ya va... ¿Está bien?

-¡Ay, ay! -¿Está bien? ¿Se encuentra bien?

Ve a la sala de espera, por favor. -¡Aaah!

-Tranquilo, Óscar.

Sí, necesito..., necesito una enfermera, por favor.

Tranquilo Óscar, tranquilo. Respira despacio...

-Óscar ha tenido una crisis respiratoria

y le hemos llevado a reanimación para ponerle oxígeno

y hemos aprovechado también para hacerle un electro

porque estaba taquicárdico.

Así que, de momento, no sabemos la causa.

Horas después, Fátima, la madre del doctor Dacaret,

ya descansa en la habitación tras la colocación del marcapasos.

-Oye, qué simpático el doctor que me ha puesto el chisme este, ¿eh?

-¿Corominas? Sí. Es muy agradable. -Sí.

Y mamá, no se llama chisme. Se llama marcapasos.

-Ay, bueno, lo que diga el señor doctor, sí, señor.

¡Ay! -¿Cómo está mi paciente?

-Bueno, pues muy bien.

Parece increíble que me haya metido el marcapasos.

-Tengo que decirle que es usted una persona muy fuerte, ¿eh?

-Muchas gracias. -Tiene el corazón de una jovencita.

Bueno, el corazón y el aspecto, ¿eh? -Muchas gracias, doctor.

-Eh, Corominas. ¿Qué sabemos de la radiografía de control?

-Bueno, bueno... Primero, lo importante es que Fátima descanse.

-Sí, sí. Eso es muy importante.

Pero cuanto antes tengamos el resultado, antes sabremos cómo...

-Y luego, ya tendremos tiempo de llevarla a Rayos, ¿eh?

Ahora a descansar. -Muchas gracias, doctor.

-Hasta luego. -Chao.

¿Pero qué has hecho aquí?

Es una ensalada típica de la Toscana que se llama panzanella.

Lleva pan seco, tomate, albahaca, cebolla

y todo lo que le quieras echar. ¡Mmm! ¡Qué buena! ¡Madre mía!

¿Qué pasa? Estás muy callado, ¿no? No, nada.

Miguel, ¿qué pasa, a ver? ¡Mmmm! He estado hablando con Natalia.

Y me dijo que estaba buscando un médico para sustituir a Marco.

Y me preguntó si yo estaría interesado.

¿Tú qué piensas?

Bien, ¿no?

Vamos, que, ¿por qué iba a pensar otra cosa? Muy bien.

-Bueno, mamá, tengo que decirte algo: ¿Preparada?

-Preparada. -Mañana te daremos el alta.

-¡Ay, qué bien! -Sí.

-Oye, cuéntame. ¿Marta dónde anda?

-Pues mira, sé perfectamente que no ha venido a verte;

y te pido disculpas. -Ay, no pasa nada. -No, sí pasa.

He intentado hablar con ella mil veces; y no hay manera.

Incluso le he pedido a Pepa, la enfermera, que hable con ella

-Hamman, que la niña lo tiene que estar pasando muy mal.

-Ya, ¿y tú? Tú sí que lo estás pasando mal.

Tendría que haber venido aquí a verte, es lo lógico.

-No la trates con tanta dureza, ¿vale?

Mira, estos días he estado dando muchas vueltas.

Y yo creo que, en vez de preocuparnos tanto de por dónde andará,

tenemos que preguntarnos por qué no está aquí. ¿Entiendes?

-Sí, sí. Si lo entiendo. Pero no sé, dime qué puedo hacer.

-Habla con ella, en lugar de que otros hablen por ti.

Pero como un adulto. No la trates como una niña pequeña.

-Pues puede que tengas razón.

Tras el síncope sufrido, Óscar se recupera en la Unidad de Reanimación

donde se le ha suministrado oxígeno

y se le ha realizado un electrocardiograma.

-¿Qué tal, Samuel, cómo estás? -Hola. -¡Hola!

Bueno, quiero que sepas que tu padre está estable y fuera de peligro.

Le hemos hecho un electro, no ha habido signos de infarto,

pero lo vamos a confirmar con una serie de pruebas, ¿vale?

Lo que sí tenía era taquicardia arrítmica.

-¿Y a qué se debe? -Pues de momento no lo sabemos.

Podría tratarse de un tromboembolismo pulmonar.

Así que vamos a hacer una prueba, que se llama la prueba del dímero D,

y si sale negativa, pues lo podríamos descartar.

En el tromboembolismo pulmonar

un trombo obstruye la arteria pulmonar

haciendo que los pulmones tengan menos oxígeno.

Así que, para evitarlo es importante no fumar,

hacer ejercicio, llevar una dieta equilibrada,

y no estar demasiado tiempo sentados.

-No quiero que mi padre muera por mi culpa.

-Pero vamos a ver, Samuel. No es tu culpa.

Tu padre ya estaba mal cuando vino. Venga, anímate. ¿Vale?

Que lo hemos cogido a tiempo.

¿Vale? Bueno...

-¿Sí? Si llama por mi padre...

¿Có...? ¿Cómo?

-Mañana le daremos el alta a la abuela y la llevaré para casa. ¿Vale?

Oye, Marta. Escucha: que quería hablar una cosa contigo.

Mira, tienes que entender

que a la abuela no le va a pasar lo que le pasó a tu madre.

Tu madre tenía una enfermedad terrible y...,

no se podía hacer nada por ella.

Pero tu abuela, tú y yo

tenemos muchísimas cosas que hacer juntos, ¿vale?

Ir a comer, pasear, ir al parque de atracciones, no sé:

un montón de cosas. -Vale.

Bueno, mañana la recogeré en el hospital y la llevaré a casa.

-No, da igual. Si me prometes que no le va a pasar nada,

pues... me voy contigo. -Pues sí, te lo prometo.

-Vale. -¿Vamos? -Sí.

Romero. ¿Sí?

Oye, una cosita: ¿tú has ofrecido a Arce un puesto aquí, en el hospital?

¿Por? Hombre, porque hubiese estado bien

que me lo avisases antes.

Bueno, es que todo surgió muy rápido. Y aparte...,

bueno, es muy buen médico

y suele estar por aquí, por el hospital, ¿no?

Creí que era buena idea.

Pues es que a mí no me parece tan buena idea, qué quieres que te diga.

A ver: yo ya trabajo aquí con mi hija, y no está siendo fácil,

como para encima meter a mi novio a trabajar.

Además, que entre Elsa y Arce, pues también...

no es que se lleven muy bien.

Pero si tú me dijiste que se llevaban estupendamente.

Ya. Pero eso es porque no se ven mucho.

cuando lo resolváis me lo decís. Pero si es pronto mejor, ¿vale?

Perdóname.

-¡Tienes que decir que sí a la prueba!

-Prefiero no hablar del tema.

Ahora lo importante es que tú estés bien.

-Bueno, ¿qué pasa, que siempre vamos a tener la misma discusión?

¿Es que siempre es lo mismo?

¿Qué pasa, que no quieres ser nadie en la vida o qué?

Porque ahora mismo es lo más importante, hijo.

-Hola. Hola, ¿qué tal, todo bien? -Hola. Sí, todo bien.

¿A que no sabe a quién va a fichar el Milán? -¿De verdad?

-Es solo una prueba y no sé si quiero hacerla.

-Vamos a ver: ¡pero que esa prueba no se la hacen a cualquiera, hijo!

¿Qué pasa, que quieres ser un mediocre?

-Bueno, tengo aquí ... -Jo.

-Perdónenme, ¿eh? Perdónenme.

Tengo aquí los resultados de las pruebas e indican

que podría tratarse de un tromboembolismo pulmonar.

Así que le vamos a hacer un TAC del pulmón

y por eso le vamos a dejar ingresado. ¿De acuerdo?

-Sí. Haga lo que sea.

Porque ahora lo importante es

buscarle una academia de italiano aquí, al chico.

Al día siguiente, Fátima, la madre de Dacaret,

que permanece ingresada tras la implantación de un marcapasos,

recibe la visita de Marta.

-Hola. -¡Marta!

¡Ay, mi niña, qué alegría verte!

-¿Cómo estás? -Muy bien.

-¿Sí? -Bien, sí.

-Me alegro. Oye, que... -¡Qué alegría verte!

-Que te quería pedir perdón. -No.

-No, que sí, que sí. -No.

-Que me he portado fatal, que lo sé. -No, no.

-Que me he portado fatal. -Que no pasa nada.

-Que sí. Si es que...

-Ay, ¿me ayudas a levantarme? -Sí, claro.

-Quiero ir al baño. -Levanta tranquila.

-Ay, ya. ¡Ay!

-¿Qué te pasa? -¡Ay, me duele!

-Fátima, ¿qué te duele? A ver... ¡Fátima! Fátima mírame, mírame.

-Me duele aquí. -Por favor, mírame, mírame.

¿Qué te duele? ¡Por favor, por favor!

-¿Qué pasa? A ver... -¡Abuela, abuela!

-¿Qué pasa? Tranquila.

-¡Abuela, abuela, mírame, mírame, por favor, por favor!

A ver... Tranquila, tranquila. -Marta, Marta.

-Vale. Parece un edema agudo pulmonar.

Escucha: hay que darle diuréticos y "sonda" vesical, ¿vale?

También hay que hacer radiografía y analítica de urgencia.

-Voy a prepararlo. -Vale.

Tranquila, tranquila, estoy aquí.

Por los síntomas que presenta mi madre,

podría estar sufriendo un tromboembolismo pulmonar,

o algún tipo de insuficiencia cardiaca.

Y eso le está provocando un edema agudo de pulmón. Así que...

Que tenemos que actuar rápido para que no se complique.

-¡Uf! Por lo menos hemos conseguido estabilizar a Fátima.

-Ya, Pepa. Pero lo peor es que le había prometido a Marta

que no le pasaría nada a su abuela

y ha tenido la crisis delante de ella.

-Pero ¿cómo que le habías prometido eso?

Tú no puedes hacer esas promesas.

Es que a lo mejor ahí está el problema.

No la puedes proteger de todo como si tuviese diez años.

-Ya, pues es que yo no sé qué hacer. Elijo un camino y mal.

-Mira, mira. Te entiendo.

Pero ella está exactamente igual que tú.

Se siente como un cero a la izquierda.

-Ah, pues mira: eso me suena. Mi madre le ha dicho lo mismo...

-Pues ya sabes lo que te toca hacer: hablar con ella.

-Mira que se me da bien hablar con gente.

Pero yo nunca habría pensado que era tan difícil hablar con una persona.

Y menos con mi hija. Es que no lo entiendo.

Cuando estén los resultados de la analítica te aviso, ¿vale?

-Gracias.

-Natalia, te estaba buscando.

-¡Ah! ¿Has decidido sustituir a Marco?

-No, no. -Ah.

-Es que es una sustitución

y no sé muy bien cuánto durará el trabajo y...

-Bueno, pero ya sabes cómo funciona esto: si demuestras tu valía, pues...

Y de hecho, entre tú y yo, la tienes, pues te podrías quedar.

Yo ahora mismo tengo mucho trabajo, Arce, mucho.

Y necesito contratar a alguien.

Y si las cuentas van bien, pues lo voy a contratar.

-Pero no creo que sea una buena idea trabajar con Clara.

Yo nunca trabajé con mi novia.

Y además está Elsa, y claro, yo lo que no quiero es saturar.

Te pasaré un par de contactos, ¿vale? -Vale. -Adiós.

ya tiene los resultados de los análisis de urgencia

que le ha realizado a su madre.

-Bueno, viendo los resultados de las pruebas de mi madre,

podemos descartar que la crisis que ha sufrido

haya sido originada por una insuficiencia cardiaca.

Así que lo que tengo que hacer inmediatamente es pedir un angiotac

para salir de dudas cuanto antes.

-¿Qué tal estás, mamá? -Ya casi no me duele el pecho.

-Bueno. Eso es bueno.

Quiere decir que el tratamiento está haciendo efecto.

-Menudo susto me he llevado, ¿eh?

Oye, ¿ya has visto la radiografía esa, lo que me ha pasado?

-Bueno, quiero hacer otra prueba.

Pero creo que estoy muy cerquita de saber lo que tienes.

-¡Ay! -Ay, ven aquí.

-En el angiotac hemos podido descartar

un tromboembolismo pulmonar.

Pero ahora resulta que lo que tiene mi madre es

un derrame pericárdico en el lado derecho.

Así que... Lo que tenemos que hacer ahora es un ecocardiograma

para conocer más detalles y decidir cuál es el diagnóstico.

Hay acumulación de líquido entre el músculo del corazón

y el saco exterior que lo recubre.

Así que me temo que tendremos que avisar al doctor Corominas otra vez.

-Tranquila, mamá. ¿Eh?

Y ahora resulta que la acumulación de líquido

ha provocado un taponamiento cardiaco

y de ahí que haya surgido la crisis que ha sufrido mi madre.

-Puede deberse a una complicación poco frecuente

a la hora de implantar un marcapasos.

Lo que tenemos que hacer ahora es que vuelva a pasar por quirófano.

-¿Puedo pasar? -Sí, Samuel, pasa.

¿Estás bien? -Sí.

-Siéntate, siéntate.

-¿Cuándo le hace las pruebas a mi padre?

-Pues deben estar a punto.

Oye, ¿al final has aceptado la propuesta del Milán?

-No lo sé. -¿Cómo que no lo sé?

¿Sabes lo que pasa? Que a mí, lo que a ti te está pasando con tu padre,

me recuerda un poco lo que le pasó a la jefa de Servicios de Internista.

No. Eran los padres los que no querían que fuera médico.

¿Qué te parece? -¿No querían que fuese médico?

-Pues no. -¡Qué raro!

-Bueno, pues igual de raro que el que tú no quieras ser futbolista.

Todos los chicos quieren ser futbolistas.

-A ver, a mí me gusta jugar a fútbol con mis amigos.

Pero no me gusta todo lo que hay alrededor.

Yo es que..., lo que en verdad me gusta es ser genetista.

Me gusta identificar ADN y todo eso. -¿En serio?

Pues nunca lo hubiese pensado.

-A ver, hay a veces que sí que entiendo a mi padre

Porque él, por muy poco casi consigue ser jugador profesional.

-Claro.

No sé: yo creo que tú sabes perfectamente

lo que te puede hacer feliz y lo que no. ¿No crees?

¿Sí? Sí, bajo ahora mismo. Gracias.

-Están a punto de hacerle el TAC a tu padre. ¿Vale?

Así que espera en la sala de espera, ¿De acuerdo? Venga.

-¿A quién llamas? -A Rey. Pero nada, que no contesta.

-¿Y para qué quieres a la doctora Rey?

-Pues no sé, siempre que estoy así, de bajón, se me viene a la cabeza.

-Ya. Hombre, es que está muy bien tener amigos, ¿eh, Marta?

Con los que poder hablar y poder sincerarte un poco.

-Pues sí. Porque ahora, desde que pasó lo de mi madre

estoy un poco sola.

-Pero tendrás amigas en el instituto, ¿no? Unas compis y eso.

-Sí, Paula. -Ah.

-Pero no sé, desde que he vuelto de Estados Unidos,

no hay la misma confianza. -Ya.

-Ella va a lo suyo, con sus cosas.

-Si a mí...,

vamos, que te entiendo perfectamente lo que me estás diciendo

porque de aquí, de Cuba, pues... Pero bueno,

que sepas que tienes un amigo aquí, por si lo quieres, ¿eh?

Oye, hay que ver lo espabilada que eres para unas cosas

y lo vergonzosa para otras, ¿eh?

-Bueno. -Anda, ven aquí.

¡Guapa! -Gracias, ¿eh?

-Oye, que me tengo que ir a trabajar un poquillo, ¿vale?

-Vale. -Venga, recuerda lo que hablamos.

-Hola.

-¿Qué tal, campeón? -Oye, que gracias por todo.

-Nada. Que no pasa nada, tío. Para eso estamos.

-Venga, hasta ahora. -Venga, va.

-Hola. -Hola.

-Oye, eh... Perdóname, Marta.

Te he tratado como una niña todo este tiempo y no te lo mereces.

-Bueno, más que como una niña, como un bulto, ¿no?

Que me has dejado con Fátima y tú... has podido hacer tu vida.

-No sé, intenta entenderme.

Yo no sabía que iba a ser padre así, por sorpresa,

de la noche a la mañana.

Y estoy bastante perdido. Y lo que voy haciendo es improvisar.

-Pues no improvises tanto.

-Bueno, pues a partir de ahora intentaré contar más contigo, ¿vale?

-Vale.

-Oye, ¿me das un beso?

-Oye, que... ¿cómo está Fátima?

-Bueno, tendrá que pasar por quirófano otra vez.

Está delicada, la verdad. Pero con suerte, se pondrá bien.

-Ya. Gracias por no mentirme.

Para estudiar la presencia de tromboembolismo pulmonar,

así como los nódulos observados en la radiografía de tórax,

Óscar está siendo sometido a un TAC.

-El TAC ha mostrado un tromboembolismo pulmonar masivo.

Es decir, en este caso,

el 60 % de la arteria pulmonar está obstruida.

Por tanto es una situación delicada.

También hemos visto nódulos pulmonares

y una lesión lítica en la zona fracturada.

Así que no son buenas noticias

porque ambas cosas son compatibles con una metástasis.

Vamos a ver, Óscar,

ahora mismo lo importante es eliminar el tromboembolismo. ¿De acuerdo?

Y lo vamos a hacer a través de fibrinólisis,

que es introducir un medicamento especial, vía intravenosa,

para eliminar precisamente el trombo.

Si no se pudiera, pues habría que intervenir.

-Oiga, y ¿esos nódulos que vio el otro día, es cáncer, verdad?

-No nos vamos a adelantar, Óscar. No tenemos certeza.

Entonces, lo principal ahora mismo es

que nos centremos en quitar el trombo.

-Tranquilo, hijo, que todo va a estar bien, ya verás.

-Que sepas que voy a hacer las pruebas.

Lo voy a hacer lo mejor posible

y me voy a convertir en el mejor futbolista.

-Gracias, hijo. Eres un campeón.

-Samuel. Samuel, tenemos que empezar. ¿Vale?

-Te quiero, hijo. Que papá está bien. -Tranquilo, Óscar, tranquilo.

-Marta, tranquila. -Que no, que no.

-Pero, por favor, si todavía no sabemos lo que va a pasar,

no te agobies. -Pero y si pasa algo, ¿qué?

-Bueno, pero todavía no anticipes.

No sabemos lo que va a pasar, tranquila, ¿vale?

Luego al final las cosas salen mejor de lo que...

-Escúchame: todo ha ido perfecto, ¿vale?

-En la operación el doctor Corominas ha pinchado el pericardio

y ha drenado todo el líquido hemático.

Y bueno, posteriormente ha suturado de nuevo el pericardio.

Ahora en principio no tendría que haber más complicaciones.

-Bueno, todo bien. De maravilla.

Pero hubiera ido mejor

si hubieras hecho bien las cosas la primera vez.

-Bueno, pues sí. Ha sido una incidencia poco habitual.

-¿Una incidencia?

Que le ha dado un susto de muerte a mi hija.

-Vamos a ver: ¿Me estás echando la culpa a mí? -Oye...

-¿Estás dudando de mi profesionalidad?

-No. No, no. -Por favor.

-¿Sabes cuántas horas de quirófano llevo ya?

-No sé, dímelo tú. -¡Oye, ya está bien!

Lo importante es que la paciente está bien.

-Vale. Gracias. Por favor. No hagáis esto.

-Perdón. -¿Qué es lo importante?

-Vale, perdón, perdón. -Vale. Tranquilo.

Bueno...Os dejo.

Óscar, el paciente sometido a una fibrinólisis

para eliminar el trombo en la arteria pulmonar,

evoluciona favorablemente.

-¿Qué tal, Óscar? -Bien. Mejor.

-Claro. Hemos conseguido quitar el trombo, ¿eh?

Así que tiene que estar con anticoagulantes orales

entre tres y seis meses.

-¿Y lo otro?

-Bueno, pues tenemos que hacer pruebas: biopsias, ecografías...

-Vale. ¿Y usted qué cree que sea, doctora?

-A ver: es cierto que tiene nódulos en el pulmón,

y una lesión lítica en la costilla.

Y esto podría ser compatible con metástasis.

-Es que mi hijo solo me tiene a mí. -Entiendo. Entiendo.

Yo también soy madre y...,

y muchas veces pienso que es importante que ellos decidan ser

lo que quieren ser, ¿no?

-No, doctora. Mejor no se meta donde no le importa.

La vida de mi hijo yo sé cómo manejarla. Perdón.

-Claro. Disculpe, ¿eh?

Tras varios días ingresada,

Fátima se somete a un ecocardiograma de control

tras la operación a la que fue sometida.

-Bien, ya no me duele al respirar. -Perfecto.

Yo te he visto muy bien en la prueba y..., pronto te doy el alta.

-¡Qué bien! Oye, habrá que llamar a Zaida.

Y darle la buena nueva, ¿Vale? -Por supuesto. Claro que sí.

-Tengo unas ganas de ver a ese niño...

-No, y yo, mamá. -Oye, Fátima.

-Cuéntame. -De cara al marcapasos:

tienes que tener en cuenta unas cosas con otros dispositivos.

En casa, en principio, con la nevera, la tele, la lavadora...

no hay problema, no hay interacción.

Pero sí que tienes que tener en cuenta que,

cuando uses el móvil... -Sí.

-Lo vas a tener que usar en el lado opuesto

donde tienes puesto el marcapasos. Es decir...

-Vale. O sea que..., sí, con la derecha, ¿no?

-Eso es. Siempre. ¿Vale? -Vale, vale.

-Por lo demás, me alegro de que estés bien.

-Muchas gracias. -Me marcho.

-Gracias, Pepa. -Hasta luego.

El especialista que le ha realizado a Óscar una gammagrafía ósea

para estudiar el origen de los nódulos pulmonares,

comenta los resultados con la doctora Romero.

-Pobre chico.

-Óscar tiene un melanoma en fase 4 con metástasis en la costilla,

de ahí que, ante el golpe, ésta se fracturara con mayor facilidad.

Así que le vamos a poner un tratamiento de quimioterapia

y el tiempo dirá.

-¡Mira, mira, mira, mira, mira! ¡El Cruyff, el mejor!

-¿Cruyff es el mejor? ¡Anda, anda, anda, anda!

-Qué me vas... -Que ¿cómo va a ser el mejor?

-A ver, hijo: ¿que lo vas a comparar ahora con el Ronaldo y esas cosas?

-¡Hombre! -Que no. O sea, de ahí, el Cruyff.

Este sí que esta lo mejor de lo mejor de...,

de la época del fútbol de aquella época, claro.

-Bah. -Pero bueno.

Oye, por cierto: ¿cuándo tienes la prueba?

-La semana que viene. -Ah.

Oye, hijo: ¿y de verdad quieres hacerla?

-Claro que sí.

-Que si no quieres hacerla, no pasa nada. No te preocupes.

-¡No digas tonterías!

¿Qué chaval no quiere ser jugador profesional de fútbol?

-Pues tú, hijo.

Mira, soy tu padre, te conozco.

Pero no te preocupes.

-No te iba a decepcionar. La voy a hacer.

-No Aquí la única decepción que hay es la mía.

Por querer hacer en ti algo que tenía que haber hecho yo de joven.

Pero en fin: lo que hagas, hijo... no importa lo que sea:

voy a estar muy orgulloso de ti, ¿vale?

Ah, menos cuando vayas al campo y te pelees con alguien,

como hizo el idiota de tu padre. Así que no lo hagas, ¿va?

Dame un abrazo.

-Hola.

Que quería deciros una cosa, ahora que estás aquí. -Di.

-Que os quiero mucho. -¡Ay, qué tonta!

Te voy a decir yo una cosa también.

Que te quiero mucho, mucho, Marta. Mucho.

Y otra cosa más. Yo a partir de ahora soy la abuela, ¿eh?

Te lo consiento todo, todo.

Y si necesitas dinero, se lo pides a la abuela.

-Me parece bien. -Aunque tu padre no quiera.

-Papá... -¿Qué?

-Hola.

-¡Ay, doctor! -No quiero molestar.

-Para nada, por favor.

-Venía solo a preguntar qué tal está y a traerle esto.

Que no sé si serán sus flores preferidas, pero...

-Pues no, no, no... No le gustan las flores.

-¡Me encantan! -Ah, me alegro.

-Eh..., yo me voy a ir yendo al baño, ¿vale?

-Está ahí, Marta. -Venga.

-Así que... Ya. -Muchísimas gracias.

-Bueno, que me voy, ¿eh? -La veo muy bien, ¿eh?

Fátima, ¿yo la puedo tutear? -Hombre, ¡por supuesto!

-Mamá. -¿Sí?

-Me voy. -Vale.

-Le habrán dado una serie de consejos, ¿verdad? ¿Eh?

-Sí, sí, sí.

Bueno, hasta luego, muchas gracias. Chao.

¡Qué guapa!

¿Tú has rechazado el puesto del hospital por mí?

No hacía falta ser un lince para darse cuenta

de que no te apetecía, Clara.

¿Sabes qué pasa? Que me agobié muchísimo.

Ya sabes que con Elsa estoy pasándolo fatal, de verdad.

No hace más que darme complicaciones.

Y pensé que tú, pues podrías ser una más y, y me agobié. Y ya está.

Oye, pero ¿sabes qué pasa?

Que ya lo he estado pensando.

Y que este hospital es estupendo

y que seguro que te encantaría estar aquí. Así que bueno...

Clara. Que por mí...

Ya han asignado el puesto. ¿Cómo?

Un compañero que le recomendé a Natalia.

¡No me lo puedo creer! Lo siento muchísimo, Miguel.

Lo vas a sentir de verdad si no llegamos al cine.

  • Centro médico - 28/09/17 (1)

Centro médico - 28/09/17 (1)

28 sep 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 28/09/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 28/09/17 (1)"
Programas completos (689)

Los últimos 702 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios