www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4648598
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/06/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Federico llega al hospital en ambulancia,

debido a un intenso dolor abdominal.

(Música)

El paciente es taxista, y casi provoca un accidente de tráfico

debido a un dolor que le dificultaba caminar.

Por eso han llamado al servicio de emergencias, por ese dolor.

En la ambulancia ha vomitado el desayuno,

y le hemos puesto antieméticos para los vómitos,

y analgésicos para el dolor.

(Música)

-Desde hace unas semanas...

tengo molestias en el estómago, sobre todo por esta zona.

Al principio no le daba importancia,

porque el dolor iba y venía,

y yo tengo las digestiones un poco pesadas,

no es que lleve la mejor dieta del mundo.

Demasiado café, y mucha comida rápida sin salir del taxi.

-De ahí el sobrepeso.

Continúe, por favor.

-Bueno, el caso es que me tomaba mi sobrecitos antiacidez,

y se me calmaba.

Pero desde hace unos días el dolor es más fuerte,

y tengo náuseas.

Anoche vomité la cena,

y hoy el dolor es fijo, y...

y casi insoportable.

-Sería conveniente que la próxima vez

se pensara dos veces si llamar a una ambulancia o no,

hay que diferenciar una urgencia de lo que no lo es.

Hay que ser responsable con el uso de los recursos médicos,

¿no le parece?

-Vaya,

me ha tocado el doctor Rottenmeier. -No hable, ¿quiere?

Pese al dolor, en el abdomen no se aprecian

signos de irritación peritoneal.

Y por lo demás, el examen físico es normal,

solo cabe destacar que el paciente presenta febrícula,

tensión arterial sistólica un poco alta,

e ictericia en las escleras, es decir, ojos amarillos.

(Música)

La doctora Carmen Cantero, forense del hospital,

está realizando una autopsia a un paciente que acaba de fallecer.

(Música)

(Móvil)

(Móvil)

(ENFADADA) ¿Cuántas veces te he dicho que no me llames al trabajo?

Ah, que te parece mal que pida la custodia de los niños.

Mira, Miguel, los niños tienen su vida en España, no en México.

Ya, ya, Miguel, además, dentro de unos días el juez va a decidir,

así que no tenemos nada más que hablar.

Estoy segura de que...

Si tenemos el cadáver de una persona fallecida,

con los músculos contraídos de forma anormal,

por ejemplo la posición anómala de las articulaciones,

estas articulaciones se moverán en el rigor mortis.

Esto ocurre a veces, pero cuando ocurre, te pegas un susto...

(RESOPLA)

(CUELGA)

(RESOPLA)

-Carmen, venía a ver si habías hecho el informe.

¿Estás bien? -Sí, sí, es solo... nervios.

Por el estrés, todo lo que está pasando con Miguel, y...

-Y el divorcio, ¿no? -Sí, y el divorcio.

A ver si sale el veredicto, y todo se aclara cuanto antes.

Marco, te doy los informes cuando pueda, ¿vale?

-Claro, no te preocupes.

Y lo que necesites, ya sabes dónde estoy.

-Vale, gracias.

(Música)

-Sí, Federico Martínez. -¿Federico Martínez?

-¿Papá? -Voy a comprobarlo.

-Papá. -Ainhoa.

-¿Qué tal?

¿Qué haces aquí, estás bien? ¿Cuándo has llegado?

-Llegué anteayer.

-Desde que hablé con el tío Felipe,

he estado llamándote, ni me coges el teléfono,

ni me devuelves las llamadas. ¿Todo bien?

-Ya sabes que yo y el móvil no...

Si es que voy a estar un par de días, y tengo mucho que hacer.

-¿Tú estás bien? -Sí, estoy bien,

he venido por Federico Martínez. ¿Lo has visto, sabes cómo está?

No sé quién es Federico Martínez, papá.

-Fede, el hijo de mi amigo Pascual, que en paz descanse.

Un chico gordito, calvo, bonachón.

Me han dicho que ha tenido un problema

y ha venido en ambulancia.

-¿Ese era Fede? -Supongo.

-Federico es el hijo de un íntimo amigo de mi padre que falleció.

Mis padres y sus padres eran muy amigos,

y hacía más de 10 años que no le veía,

y me ha costado reconocerle, porque... está bastante cambiado.

Pues no sabía que seguías viendo a Fede.

-Sí, desde que murió Pascual hace tres años

lo ayudo, he sido una especie de segundo padre para él.

Siempre que vengo a la capital le llamo, hace de taxista, y...

No sé, le doy consejos...

Y sobre todo,

lo llevo a comer a buenos restaurantes,

porque se alimenta de porquerías.

-Fede tiene suerte de tener un padre adoptivo como tú, ¿no?

-Es lo menos que puedo hacer por respeto

a la memoria de mi querido Pascual. -Ya.

¿Y tú qué tal estás? -Estoy bien,

harto de que todo el mundo me pregunte lo mismo, eso sí.

-Soy tu hija, y es la primera vez que hablamos de esto, ¿vale?

Así que...

si no te importa, vamos a no discutir.

Voy a intentar enterarme de dónde está Fede.

¿Me esperas en la sala de espera?

Luego vengo a buscarte para tomar un café.

-Sí.

-¿Molina?

Molina, hola, ¿tienes un segundo? -Sí, dime.

-Un paciente tuyo, Federico Martínez,

es un antiguo amigo de la familia, ¿me puedes decir qué tal está?

-Sí. Como sabes, el paciente vino con dolor en el abdomen derecho,

mi primera opción fue un cólico biliar,

he descartado la apendicitis con el signo de Blumberg.

-En la ambulancia me han parecido los ojos amarillos, no sé.

-He palpado el reborde hepático, y el hígado no parecía agrandado.

Podría tratarse del comienzo de una úlcera gástrica,

teniendo en cuenta la ingesta de comida basura,

en cualquier caso, hay que esperar a la analítica.

-Vale.

-Que por cierto, ya debería estar.

Como es tu amigo, ¿por qué no me acompañas,

recogemos los resultados, se los comunicas?

Es que tengo otra urgencia. -Perfecto, voy contigo.

-¿A Aníbal le pasaba lo mismo cuando estaba echando los dientes?

-No, pero, bueno, Marina, cada niño es un mundo, o sea que...

-Ya.

-Hola, ¿cómo estás? -¿Qué tal, Carmen?

-Muy bien. Y tú, ¿qué tal? ¿Qué tal tu niña?

-Bien, bien, bien, está muy rica, la verdad.

-Pero yo estoy que me caigo por las esquinas, de sueño.

No puedo ni con mi alma.

Así que, nada, aguantando,

que esto de la maternidad es un poquito duro.

-Es duro, y no te voy a decir que con el tiempo mejora, ¿eh?

Porque con el tiempo crecen, hay nuevos problemas...

-Ya. -Es así.

-Bueno, os dejo, que tenéis cosas que hacer, ¿no?

Venga, hasta luego. -Hasta luego, me alegro de verte.

-Hasta luego. Anímate.

¿Qué tal? Siéntate.

-¡Oh!

Cada vez va a peor, me duele muchísimo el estómago,

tengo náuseas, vómitos... Y tengo un poco de fiebre.

Al principio pensaba que era por el estrés, por todo lo de Miguel,

pero no, la fiebre me ha hecho descartarlo, no sé qué puede ser.

-Ya. ¿Hay novedades?

-¿Con el divorcio? Sí.

Ayer el juez dictaminó, y me ha dado la custodia.

Bueno, y Miguel está...

Imagínate.

-Ya.

Pásate a la camilla, y te exploro.

Carmen tiene una febrícula de 37,9, está muy cerca de tener fiebre,

y el resto de constantes son normales.

Pero en la palpación abdominal hay signos que me hacen sospechar

que tiene una apendicitis aguda.

-Lo que me faltaba. -Ya.

Todavía hay que hacer la eco para confirmar, pero, Carmen,

todo pinta que sí.

-Voy a ver si algún compañero me puede cubrir, ¿vale?

Voy a llamarle, ahora vuelvo.

-Vale.

(Música)

(MEGAFONÍA) "Eviten traer elementos metálicos

si van a realizar pruebas de imagen, gracias".

-¿Qué haces aquí?

-Venir a verte, como no me coges el teléfono...

Carmen,

deja que me lleve a los niños unos meses, por favor.

-El juez lo ha estimado así, y no voy a cambiar

lo que dicta un juez. -¡Te lo estoy pidiendo por favor!

(SISEA)

-Además, perderían el colegio.

Lo siento.

(Música)

-Hola. -Hola.

-No sé si te acuerdas de mí.

-En la ambulancia tu cara me resultaba familiar,

pero estaba tan hecho polvo, que no me he parado a pensar.

-Soy Ainhoa, la hija de Gregorio.

-¿La hija de don Gregorio?

Claro, claro, con esos ojazos, ¿cómo he podido no darme cuenta?

Él me comentó que te habías hecho médico,

pero qué casualidad, que precisamente tú...

Ven, dame un abrazo.

Cuánto tiempo. ¡Ay!

-Tranquilo, no te vayas a poner peor por mi culpa.

-Oye, estás preciosa, ¿eh? -Gracias.

-No hace falta que me devuelvas el cumplido,

porque tengo espejos en casa, y sé que estoy para el arrastre,

y sobre todo ahora.

-¿Cómo te han ido estos años?

-Regular.

Lo típico, con las vacas gordas me compré una casa muy cara,

luego la crisis me dejó en el paro.

Me divorcié, me volví a casar, y hace un par de meses me separé otra vez.

Total, dos ex, dos niños, y 12 horas diarias

sentado en un taxi que ni siquiera es mío.

En resumen, lo que les ha pasado a millones de españoles.

-He hablado con el doctor Molina sobre tu caso,

-¿El doctor Rottenmeier?

-Es muy buen doctor.

-Vale.

-Y una vez controlados los vómitos y el dolor,

hay que seguir buscando el origen del problema.

-¿No sabéis lo que tengo?

-Al principio parecía que tenías una piedra en la vesícula,

pero han llegado los resultados de los análisis,

y tienes la hemoglobina baja, con signos de destrucción

de glóbulos rojos, la bilirrubina y las transaminasas elevadas,

que es un signo de alteración en el funcionamiento del hígado,

y tienes leucocitosis,

con un aumento de los glóbulos blancos por infección.

Así que, bueno... -Estoy como para hacerme donante.

Drácula prefiere pegarle un bocado a un ajo

antes que a mi yugular, ¿no? -Bueno.

Con todo esto, y que tienes fiebre,

vamos a ponerte un tratamiento antibiótico intravenoso.

Voy a hablar con el doctor Molina, a ver qué más podemos ver.

Y voy a ver a mi padre, que está aquí fuera.

-No sabes cuánto siento haberlo dejado tirado.

Don Gregorio es un tipo maravilloso, ojalá supere ese puñetero cáncer.

-Ojalá.

Hasta luego. -Hasta ahora.

(RESOPLA)

(Música)

Tras tener los resultados de la analítica, la doctora Marco

termina de realizarle una ecografía abdominal a la doctora Cantero.

¿Qué pasa?

-Hay líquido libre en la cavidad peritoneal.

Y en la analítica de sangre, tienes una leucocitosis

con una neutrofilia del 83 %. Todos son datos compatibles...

-Con un posible proceso inflamatorio infeccioso agudo.

Eso confirmaría la apendicitis, ¿no?

-Sí.

Y hay algo más.

Tienes un quiste en el ovario derecho, ¿lo sabías?

-No, no. ¿Por qué puede ser?

-Eso ya lo veremos más adelante, Carmen,

ahora lo urgente es operarte de apendicitis.

Voy a avisar los cirujanos.

(Móvil)

Toma.

(Móvil)

-Lola,

espera, frena, que no te entiendo nada.

¿Qué pasa con los niños?

Que no están en el colegio.

No, no, voy a llamar a la Policía inmediatamente.

(RESOPLA)

-¿Qué pasa?

-Miguel se ha llevado a los niños,

hace tres horas, y no saben ni dónde están.

Me tengo que ir.

-Tranquila, igual no pasa nada.

-Me tengo que... ¿Cómo que no pasa nada, Marco? Me tengo que ir.

-Carmen, no te puedes ir, tenemos que operarte.

(Música)

Carmen, si te vas puedes hacer una peritonitis,

y ya sabes lo que eso significa, no podemos correr ese riesgo.

Mira, ¿por qué no hacemos una cosa?

Llama a la Policía, y una vez estés en quirófano,

yo me quedo con tu móvil y me hago cargo

de todo lo que la Policía pueda necesitar.

(Música tensión)

Voy a avisar a los cirujanos.

(MARCA)

-Fede está estabilizado, pero todavía no sabemos qué tiene exactamente.

-Me gustaría verle.

-Todavía no, está en observación en Urgencias,

y es mejor esperar a que pase a planta.

-Pues nada, vuelvo entonces mañana.

-¿Cómo te mueves, ahora que no tienes chófer?

-Como todo hijo de vecino, en bus, en metro.

-¿Por qué no te esperas, y te acerco yo?

-No, no, gracias, tengo muchas cosas que hacer, no te preocupes.

-¿Dónde te quedas, papá?

-Cuando vengo a la ciudad me quedo en el mismo sitio,

el hotel San Clemente, como de la familia.

-¿Por qué no te vienes a casa con tu hija?

-No, que he hecho la reserva, es un follón.

-Si lo que te preocupa es Gloria, tranquilo,

que no estamos por casa besuqueándonos y desnudas.

(Música)

-Vuelvo mañana a ver cómo está Fede.

(Música)

El equipo de cirugía general interviene de urgencia a Carmen,

la forense que sufre apendicitis.

A Carmen le han extraído el apéndice por laparoscopia,

también han cogido muestras del quiste del ovario,

para analizarlas en Anatomía Patológica.

(Móvil)

Tenemos que esperar a ver cómo evoluciona.

(Móvil)

Y de sus hijos, seguimos sin tener noticias.

-¿Sí?

Ya he mandado las fotografías...

a las redes, si quieres, mándalas a los medios.

Eh...

Se llaman...

Alba y Juan.

Vale. Vale, venga, muchas gracias.

Es mi abogada, que me está ayudando.

-En el hospital también hemos repartido sus fotos.

-Gracias.

Necesito que me des el alta.

-Carmen, lo siento, pero sigues con dolor abdominal y con fiebre.

-Bueno.

-Carmen no está evolucionando bien después de la operación,

y en la analítica de sangre hay signos de infección,

todo apunta a que está teniendo una complicación postquirúrgica.

Vamos a hacerte un TAC abdominal para ver lo que está pasando.

-Vale, pero después del TAC voy a pedir el alta voluntaria.

-No me puedo imaginar el infierno que estás pasando,

así que respeto tu decisión.

(Móvil)

-¿Sí?

Soy yo.

(Música triste)

Vale, gracias.

(LLORA) Miguel ha comprado tres billetes para México.

(SOLLOZA)

(Música triste)

(Música)

Federico Martínez se somete a un TAC para determinar si su problema

se localiza en el hígado, o la vesícula.

El resultado del TAC ha sido inesperado,

no hay daño hepatobiliar, ni cálculos o dilatación de la vía biliar,

ni evidencia de colecistitis, lo que invalida nuestras sospechas.

Sí hemos detectado una leve esteatosis,

grasa en torno al hígado.

Y sobre todo, una esplenomegalia,

es decir, el bazo ha aumentado de tamaño.

Vamos a ingresarle y a hacerle más pruebas.

¿Cómo te encuentras Fede?

-Hola, doctor. Bien, el dolor abdominal ha disminuido,

pero ahora parezco Fu Manchú, me he visto en el espejo

y me he quedado de piedra, estoy amarillo.

Cuando he ido al baño antes, el pis salía marrón,

y la caca blanca, blanquecina.

(ASIENTE)

-¿Sabes qué pasa, Fede?

Que la única buena noticia de la analítica de control

es un leve descenso de la leucocitosis.

Pero los niveles de bilirrubina y transaminasas han empeorado,

eso significa que podemos estar ante una hepatitis.

-Eso es del hígado, ¿verdad? -Sí.

-Sí, mi tío Antonio tenía algo del hígado,

pero era por beber, bebía mucho.

Vamos a solicitar una serología, estará en unas 24 horas,

y haremos una ecografía abdominal, por si hubiera alteración

de los conductos de la vesícula biliar.

Poco más, te tendré informado, ¿vale? -Vale.

(RESOPLA)

-En la ecografía abdominal se advierte

que la vesícula está llena de barro biliar,

con engrosamiento de la pared y abundante líquido pericolecístico,

señal de que está teniendo lugar un proceso infeccioso inflamatorio.

Todos estos hallazgos son compatibles con una colecistitis aguda.

Suficiente, Fede.

Te puedes limpiar. -Gracias.

La colecistitis es una inflamación de la vesícula biliar,

generalmente por la presencia de cálculos, las famosas piedras.

Aunque en tu caso estás en una fase anterior

y solo presentas barros.

Es algo muy común en la gente que tiene sobrepeso

y que consume muchas grasas y muchos fritos.

-Es que en el taxi es muy difícil porque hay muy poquito tiempo

y hay que estar ahí.

Pero, bueno, que yo sepa, si no recuerdo mal,

en el TAC de ayer no salía nada de esto.

-Bueno, es posible que estuviéramos en un estadio preliminar.

Las patologías evolucionan.

Por eso no solo hay que fiarse de las pruebas complementarias,

hay que fiarse de las clínicas. -¿El qué?

-Los síntomas, Fede, los síntomas. -Ah, vale, vale.

Gracias. -Nada.

(Música)

La doctora Marco le acaba de realizar un TAC abdominal

a Carmen para averiguar cuál es la causa

de su empeoramiento.

En el TAC hemos visto signos inflamatorios en el mesenterio.

El mesenterio son los tejidos que mantienen unidos

los intestinos a la pared posterior del abdomen.

Voy a pautar unos antibióticos y espero que los resultados

de las biopsias nos aporten algo de luz

porque Carmen necesita centrarse ahora

en el problema que tiene con sus hijos.

Marco. -Dime.

-Escucha, ¿se sabe algo de Carmen?

-Justo iba a por los resultados de las biopsias.

Todavía no se sabe nada. -Vale.

-¿Están los resultados de anatomía patológica de Carmen Cantero?

-Pobrecita, ¿no? Porque además con todo el tema de sus niños...

-Ni me hables.

A ver, en la biopsia dicen que el quiste del ovario

es un quiste ovárico sin más y en la pieza del apéndice

no hay ni rastro de apendicitis.

Pues no lo entiendo porque en la eco estaba clarísimo.

Marina, hay algo que se me está escapando.

(Teléfono)

Es Carmen.

-Luego me avisas. -Sí, claro.

(LLORA)

(Música tensión)

Tiene mucha fiebre y está peor.

-Carmen, ¿qué pasa?

(LLORA)

-¿Te duele más el abdomen?

A ver, déjame, cariño, que te voy a explorar.

(LLORA) -¿Y mis hijos?

-Tranquila.

(LLORA)

-Mis hijos...

-La fiebre y el dolor abdominal de Carmen han vuelto,

así que le hemos hecho otro TAC abdominal.

En el TAC hemos visto líquido inflamatorio en la zona

e indicios de que está sufriendo una infección importante,

así que no nos va a quedar otro remedio

que llevarla de nuevo al quirófano

y abrir para ver qué es lo que está pasando.

(Música)

A Federico se le practica una colangiopancreatografía

por resonancia magnética para examinar en profundidad

sus conductos biliares.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética

es un tipo especial de examen que produce imágenes detalladas

de los sistemas hepatobiliar y pancreático,

abarcando al hígado, la vesícula biliar

y los conductos biliares, el páncreas y los conductos pancreáticos.

(Llaman a la puerta)

Hombre, don Gregorio, no tenía que haberse molestado, hombre.

-Que no es ninguna molestia, Fede, por favor.

-Hola.

-Bueno, tú que siempre me preguntas por viajes y cosas así,

te he traído para que leas.

-Hombre, Alaska, cómo me conoce. Cómo me conoce, ¿eh?

-Cómo no te voy a conocer. Bueno, ¿cómo estás?

-Bueno, pues he estado más boyante, pero seguro que esa pregunta

la contesta mejor su hija, ¿no?

-Pues mira, con todos los resultados que tenemos,

tanto el doctor Molina como yo creemos que lo más recomendable

es extirpar la vesícula.

-Bueno, pues no es que haya pensado mucho en ella últimamente

y seguro que no sé ni para qué sirve,

pero la verdad es que le he cogido cariño de repente.

Y que aquí dentro seguro que está mucho mejor.

-Que no te preocupes, que es una operación muy sencilla.

Se hace por laparoscopia y son dos pequeñas incisiones en el abdomen,

nada más. No hay que abrir ni nada. -¿No duele?

-No. Y además es con anestesia general,

o sea, que no te vas a enterar de nada.

(RÍE) -Te va a doler a ti, campeón. -Bueno, pues si no hay más remedio.

Y... pero ¿y quién le va a llevar a usted ahora,

de médico en médico, y hacer todas esas pruebas que tiene que hacer?

-Por eso ni te preocupes.

Ahora lo importante es que te pongas sano

y te recuperes... (AMBOS) Lo antes posible.

-Exactamente.

Bueno, yo voy un momento a la cafetería. ¿Necesitas algo?

-No, muchas gracias. -¿Seguro?

-Seguro, seguro. -Que no te falte de nada, campeón.

-Gracias. -Hasta luego.

-Tienes un padre fantástico.

-Luego nos vemos. -Vale, vale, gracias.

-Papá.

¿Has venido a Madrid a tratarte el cáncer?

Mira, que vengas y no me avises, vale,

que Fede sepa más de tu enfermedad que yo

y me lo haya tenido que contar el tío, vale,

que no te quieras quedar en mi casa y te hayas cogido un hotel, vale,

pero que tengas una hija médico y no le hayas consultado nada

de tu enfermedad es demasiado, ¿no?

(Música dramática)

Quiero que veas al doctor Blanco, que es el oncólogo del hospital.

-No, yo ya tengo mis médicos de confianza

que me los han recomendado los amigos del pueblo.

-Muy bien. O sea, que te fías más del criterio

de tus amigos del pueblo que de tu propia hija médico.

-No, lo único que digo es que a estas alturas

no me voy a poner a hacer experimentos.

-Es que eres tan cabezota como siempre.

-Pues ya sabes de dónde te viene a ti lo tuyo.

De casta le viene al galgo.

(Música)

(Música)

Debido a su empeoramiento,

Carmen está siendo sometida de nuevo a una laparotomía exploradora.

Esos son nódulos, ¿no?

A eso puede deberse la falsa apendicitis de Carmen.

-Es probable.

Vamos a tomar muestras y a realizarle un lavado.

(Continúa música)

En la intervención hemos visto que el intestino delgado

estaba inflamado y había unos nódulos de consistencia grumosa,

una característica que suelen presentar

los granulomas de la tuberculosis.

Ahora que por fin tenemos orientado el diagnóstico,

solo hay que esperar a que se confirme

con los resultados de las biopsias

y de momento tenemos que mantener a Carmen aislada

por este posible diagnóstico de tuberculosis.

(Música)

(Música)

Federico Martínez pasa por quirófano

para que le sea extirpada la vesícula.

La operación ha ido muy bien, Fede.

Y la serología ha salido negativa, así que no es hepatitis.

El problema es que en la analítica

sigues con las transaminasas alteradas

y presentas signos de anemia hemolítica.

Y el TAC ha mostrado esplenomegalia. El bazo ha aumentado de tamaño.

Vamos a hacer un frotis sanguíneo. Vamos a tomar una muestra de sangre

y vamos a ver la forma y el número de las células sanguíneas, ¿de acuerdo?

Además del frotis, le hemos hecho también

la prueba de fragilidad osmótica, que sirve para detectar

la probabilidad de descomposición de los glóbulos rojos.

Ambos estudios nos permiten por fin llegar al diagnóstico definitivo:

esferocitosis hereditaria.

-¿Esfero... qué? -Esferocitosis hereditaria.

Es una patología de la sangre originada por un defecto estructural

en las paredes que recubren los glóbulos rojos,

haciendo que estos se rompan con mayor facilidad.

Y esa destrucción de hematíes

es la que te está originando la anemia.

-Doctor, entonces, sabemos a lo que nos enfrentamos.

Bueno, ¿y cómo se cura la "esferotiritis" esta?

-Pues mira, el problema es que todos esos hematíes destruidos

van al bazo, que es el órgano encargado de eliminarlos,

pero no es capaz de asimilar tanto trabajo y se dilata,

es lo que llamamos esplenomegalia.

-Aún es pronto para confirmarlo, Fede,

pero para evitar futuras complicaciones,

es posible que te quitemos también el brazo.

-Bueno, me estáis despostando por piezas, ¿no?

Como en los desguaces.

(RÍEN)

-Bueno, yo os dejo. Luego os veo.

-Hasta luego. -Chao.

-Pues nada, bienvenido al club de los averiados.

Tampoco ha sido para tanto, ¿no?

-Fede, es normal que puedas pensar que ha habido una mala praxis,

pero te aseguro que si te quitaron la vesícula

es porque había que hacerlo.

-No, no estaba pensando en eso.

Además, me fío de ti plenamente.

Es solo que aquí en el hospital, pues he tenido tiempo de pensar

y me estaba acordando de aquellas vacaciones,

del verano en el camping de la Cala del Aceite, ¿os acordáis?

(RÍEN)

-Como para olvidarlo.

Lo pasamos estupendamente las dos familias juntas. Tu padre...

-Bueno, creo que fue cuando te tiré los tejos, ¿no?

-Varias veces.

-Pues mira, ya que estamos

y que me vais a quitar el bazo también,

podéis hacerme una liposucción y como estoy en el mercado,

me invitas a unas cañitas porque necesitaré cuidados.

¿Qué te parece? -Muy bien. Perfecto.

Y así te presento a mi pareja.

-¿Y quién es el afortunado? -Afortunada. Se llama Gloria.

-Vale.

Pues dile una cosa de mi parte, que te cuide como te mereces.

Don Gregorio, tiene que estar muy orgulloso de su hija, seguro.

Es maravillosa.

(Música)

La doctora Marco recoge los resultados de la biopsia

de los nódulos que le encontraron a Carmen

en su segunda intervención.

Se confirma el diagnóstico de tuberculosis intestinal.

-Vale.

Pues a ver, como no se contagia por vía aérea,

yo creo que le podemos levantar el aislamiento, ¿no?

-Sí, pero lo que no sé es cómo ha podido contagiarse

de tuberculosis.

-Pues no lo sé.

No lo sé, además ella nos ha dicho que no ha viajado a ningún sitio.

-Oye, ¿tú sabes si los informes forenses los llevan al laboratorio?

-Sí, creo que sí.

-Pues si no están en México, estarán aquí.

¿Por qué no vais a su casa otra vez?

Seguro que están dando vueltas para que no los encontréis.

Encontradlos, por favor.

(LLAMA A LA PUERTA)

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? ¿Hay novedades? -No se sabe nada.

-Carmen, me imagino que ahora solo te importa una cosa,

pero tenemos una explicación de cómo te has contagiado

de tuberculosis, si quieres saberlo. -Sí. ¿Cómo?

-Uno de los cadáveres a los que le hiciste la autopsia

tenía tuberculosis.

-Ah, cuando me llamó Miguel me quité la mascarilla.

(Música dramática)

-Vamos a empezar un tratamiento con rifampicina.

Y por el quiste del ovario no te preocupes

porque es un quiste ovárico sin más.

Con que hagas revisiones ginecológicas será suficiente.

-Oye, muchas gracias.

Estáis haciendo más de lo que deberíais.

-No, de verdad, no tienes por qué darlas.

-Tú harías lo mismo.

-Gracias.

-Venga, hasta ahora. -Ánimo.

(Continúa música)

-¡Mamá!

(LLORA)

¿Cómo estáis?

-Yo solo quería estar con mis hijos, de verdad.

Pero luego todo se fue complicando demasiado

y ya no sabía qué hacer.

Por eso compré los billetes a México, para despistar.

Si Carmen no se hubiera portado así, nada de esto habría pasado.

(Continúa música)

Luego me di cuenta del enorme daño

que estaba haciendo a mis niños y a mí mismo.

Pero sobre todo a Carmen.

Y ahora... solo puedo pedir perdón y dar la cara ante la Justicia.

(Música)

Qué callada.

-Bueno, es que a raíz de lo de Fede he estado recordando

los veranos que pasábamos en familia.

-Todo era más fácil entonces.

-Y Fede está muy cambiado.

La verdad es que la vida nos ha llevado

por caminos muy diferentes.

-Mira, hija, le he estado dando vueltas

y yo creo que no pierdo nada por conocer al doctor Blanco, ¿no?

-Claro. Hablo con él y le pido cita.

-¿Ves como eres tan terca como yo?

Al final siempre te sales con la tuya.

(RÍE) -De casta le viene al galgo, ¿no?

-Que me encuentro un poco cansado y me duele un poco el abdomen,

nada más. -Te duele ahí, ¿no?

-Sí, sí, ahí.

-Veo que tienes la bilirrubina y las transaminasas por las nubes.

-¿Y eso qué significa?

-Pues eso significa que puede que se trate

de una posible hepatitis aguda.

-¿Qué le pasa? -Nada, no pasa nada.

Si es tan amable, ¿puede salir fuera un segundo, por favor?

Tienes sangre aquí en las encías también.

-¿Qué me pasa? -Tienes más manchas.

-Bueno, a ver, en el TAC de tórax y de abdomen

hemos visto que tu hijo tiene una esplenomegalia de 13 cm.

Te explico, eso significa que tiene el bazo más grande de lo normal.

-¿Y cómo no lo detectaron en la ecografía?

Oye, ¿Miguel se encuentra bien?

Ah, mira, pues me alegro de que se lo digas tú,

porque a mí no me hace ni caso. -Que estoy bien, de verdad.

¿Has notado algo?

He notado una masa de entre 5 y 10 cm

en la zona del hipocondrio izquierdo del doctor Arce.

Todavía es pronto para hacer conjeturas,

pero, claro, podría tratarse de un tumor.

Le he estado haciendo una exploración

y le he detectado una masa en el hipocondrio izquierdo.

Así que le he hecho unos análisis.

Pero lo que me asombra es que tiene una anemia muy grave.

Sí.

Miguel, mírame.

Paula, morfina ya, por favor.

Miguel. Venga, hombre.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 28/06/18 (2)

Centro médico - 28/06/18 (2)

28 jun 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 28/06/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 28/06/18 (2)"
Programas completos (1018)

Los últimos 1.031 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios