www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4087400
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/06/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Escúchame. ¿Se puede saber qué te pasa?

¿Qué quiere decir esto de que te deje en paz?

-Pues eso mismo.

Que me dejes en paz; ya está.

-Ya. Vale. Pues escúchame.

Eso no va a pasar.

Porque resulta que soy tu padre. ¿De acuerdo?

-Ya. Mi padre, ¿no? -Sí. Sí. Tu padre.

A ver, Marta: ¿Me escuchas?

-Mira. Que me has dejado en paz cuando te ha dado la gana a ti.

Así que, por un día más, tampoco va a pasar nada.

-Ya. ¿Nos tranquilizamos?

-Hamman. Que me dejes en paz. Ya.

-Mira. Sé que he hecho las cosas mal.

Pero solo hay una cosa que no entiendo.

Y es por qué estás así conmigo. Es que no lo comprendo.

-¿De verdad no lo sabes, todavía? -Pues no, Marta.

-A ver, papá: ¿No lo entiendes?

¿Qué no entiendes?

Que me dejaste tirada en Estados Unidos.

Me dejaste vendida allí.

Que mi madre se murió, y tú no apareciste.

Que estaba sola, papá.

¡Que estaba sola! ¡Que no tenía a nadie!

-A ver. Necesitamos sacar sangre cuanto antes.

Preparar la sala de Imagen y un quirófano.

Está hemodinámicamente estable,

pero puede empeorar en cualquier momento.

-Vamos, rápido.

-Tranquila, tranquila. No hables. No hables, Diana, no...

Han dado parte a la policía,

y seguramente querrán hacerte unas preguntas.

O sea que Lola se escapó del otro hospital,

agarró una ballesta y te disparó, ¿así, sin mediar palabra?

-No... No quiero oír el nombre de Lola nunca más.

Malo, no. Malísimo, el libro este.

¡Lola! Lola.

-Diana: Te quiero. Lo siento.

-¡Lola, no! ¡Lola, no me toques!

-Diana, yo te quiero.

-¡Lola, vete! -Lola.

-¡Ey! ¡Diana!

¡Hola!

¿Hay alguien?

¡Hola!

¡Hola!

¿Hay alguien? ¡¡Ay!!

-¿Qué pasa? -Nada. Nada, que...

Que pensaba que había alguien.

-Sabes que no te conviene estar fuera de la cama, ¿no? Te acompaño. Venga.

¿Te has quitado la vía?

-Sí, pero porque pensaba que...

Estoy bien, Pepa.

-¿Seguro? -Sí, sí, sí.

-Diana después de todo lo que has vivido,

tienes derecho a estar como quieras.

Te han disparado con una ballesta, has sido víctima de acoso...

No tienes que demostrar nada.

Lo sabes. -Gracias. Sí.

-Vale. Yo estoy aquí para lo que necesites. ¿M?

Voy a por unos guantes para ponerte la vía.

-Vale. -Y vuelvo.

-Vale. Gracias.

Julio Contreras viene en compañía de su esposa Fiona,

porque lleva varios días

con dolor en el pecho al respirar y al toser.

-Me llamó Castillo. Y me dijo que...

Que iban a ampliar plantilla.

Le han hecho subdirector, ¿sabes?

-Y yo le dije... que conmigo no contara.

Y me dijo que sí.

Que mi puesto va a estar esperando para cuando quisiera volver.

Pero vamos. Yo no volvía allí ni por todo el oro de Moscú.

-Vamos a necesitar como mínimo un mes para visitar Tíbet como Dios manda.

-Yo había pensado en diez días máximo.

-¿Diez días?

Ni con un año tendrías tú bastante

para quitarte el estrés que llevas encima.

-Espera un momento. Me tengo que sentar. Que...

Que no puedo con las piernas.

-¿Tanto miedo te da el viaje? -No es eso.

Es que mi idea de esto, de la prejubilación,

no es precisamente pasarme un mes

haciendo mis necesidades en un cubo y mirando al infinito.

-Pero que no es eso, de verdad.

Es que... Que las piernas me están matando. Que me encuentro fatal.

-Bueno, pues venga. ¡Vamos, vamos! -Venga.

Pues yo era broker de Bolsa. Alta inversión.

El ritmo de trabajo era atroz.

Y estaba afectando a mi vida personal.

Así que decidí pedir la prejubilación,

y ahora nos dedicamos a viajar.

20 países hemos visitado en un año.

No hay nada como viajar. Eso eso dicen, ¿no?

-Cultivamos frutas y hortalizas

de semillas que vamos comprando en los países que visitamos.

Y hacemos confituras especiales con ellas.

De guayaba, de mango... Bueno.

Esta... es el producto estrella. El pepino africano.

Es un poquito fuerte; sabe un poco fuerte.

Pero... es buenísima para el hígado.

Y además es muy diurética.

-Bueno, Julio. Pues cuéntame.

-Pues que al respirar, cuando intento llenar los pulmones,

el pecho me duele muchísimo.

Y, cuando toso, ya es fatal.

-Vale. ¿Sientes ahogos? -No, ahogos, no.

Hemos estado viajando bastante.

No sé si habré podido pillar alguna enfermedad exótica.

-No digas chorradas.

Lo que pasa es que tu cuerpo

está expurgando todo el estrés y ansiedad acumulados durante años.

Su cuerpo está llorando.

-¿Cómo que su cuerpo está llorando?

-Se está limpiando.

-Ah, limpiando. Ya. ¿Pasas a la camilla, por favor?

A ver... Eso es...

Julio presenta crepitaciones pulmonares,

que indican que tiene líquido

o que está pasando por un proceso infeccioso.

Además, la saturación de oxígeno es baja.

Así que mi primera sospecha es de neumonía.

Lo que vamos a hacer va a ser ingresarle para ampliar el estudio.

-Pues lo que te digo me lo ha contado Velasco el psicólogo.

Es una técnica que sirve para tranquilizar a alguien,

por ejemplo, con ataque de ansiedad. Y consiste en abrazar a esa persona.

Tiene que ser alguien de confianza, sí.

La abrazas con tu espalda pegada a la pared. ¿De acuerdo?

Y su cuerpo aquí, para compaginar la respiración

la tuya con la de esa persona. Y parece ser que funciona.

Pu, habría que probarla. Perdona.

¿Qué le ha pasado?

-Buenas. Pues nada,

que estaba picando serrín para unos cachorros que tengo...

-Me distraje un segundo y me clavé un punzón.

-¿Y se lo ha clavado varias veces? -Sí, eso es lo que parece.

Pero es que me duele muchísimo.

-Es que eres un bruto. Mira la que te has liado.

-Cariño, relaja. Que no es el sitio.

-Le van a tener que poner la antitetánica, ¿verdad? ¿No?

-Sí , bueno, tranquila. Va...

-Porque esto tiene muy mala pinta.

-Vamos a Triaje. No se preocupe.

Vamos. Por favor. -Vamos.

-No. Tú, espérame aquí, cariño. -No, no, yo voy contigo, mi amor.

-No, espérame aquí. Y no llames a mi madre.

Parece que ha sido un accidente de trabajo.

Dice que se ha perforado la mano con un objeto punzante.

-No, con un punzón, concretamente.

-Pero varias veces, ¿no? -Ya.

¿Y cómo se hace para clavárselo tantas veces sin querer?

-Pues porque es un trabajo muy mecánico.

Y voy con la inercia y... Y que soy muy burro.

Que mi mujer siempre me lo dice.

-Claro. Es que da la casualidad que...,

que tiene forma de mordedura.

-Casualidad.

-Mira. Si te has hecho la herida de otra manera, lo tienes que decir.

No se trata igual un corte que una mordedura.

Y además esto puede tener consecuencias.

Bueno, sí, me ha mordido un perro.

Pero, por favor,

no lo pongan en el parte, ¿vale? Por favor.

-Los perros tienen en su boca una gran cantidad de gérmenes

que pueden suponer una infección.

Y más, cuando no sabemos si ese perro está vacunado o no.

Si a usted le muerde un perro, lave la herida con agua y jabón,

tápela con una gasa y acuda al hospital.

Y desde luego, no mienta.

-Vamos a tener que ponerte la antirrábica, la antitetánica,

y un tratamiento con antibiótico,

porque esa mordedura tiene mala pinta.

¿Sabes si el perro estaba vacunado? -Pues no lo sé. Me imagino que sí.

Porque parecía cuidado cuando lo recogí en la protectora.

Por favor.

Por favor: No...

No lo pongan en el parte. Por favor.

-Lo siento, pero estamos obligados.

-Pero es que esos perros dependen de mí.

Yo reeduco a los perros, y luego los colocamos en hogares.

Hacemos una labor muy importante.

Si... Si cierra mi protectora, ¿sabe lo que va a pasar?

Que va a haber perros sacrificados. 200 perros sacrificados.

-Pero vamos a ver.

Si tú tienes todos los papeles en regla,

no tiene por qué pasarte eso.

-Pero es que, si te mandan una inspección,

te lo buscan; te lo buscan.

Y encuentran la falta al final. Aunque lo tengas todo en regla.

Por favor, hacedlo por los animales. Por favor.

¡Si no me duele!

Si ya está. No es nada.

Yo me voy a mi casa y...

Y me he clavado un punzón y ya está. Por favor.

Tras realizar la cura

y aplicar el tratamiento con las vacunas y los antibióticos,

Javi podrá marcharse a casa.

En cuanto al parte de lesiones,

sintiéndolo mucho, tenemos que hacerlo.

Ante la sospecha de que padezca neumonía,

a Julio Contreras le han realizado una radiografía

para evaluar el estado de sus pulmones.

-Hola. -¿Qué tal?

-¿Qué tal? -Bien.

-Bueno, Julio. Traigo resultados. ¿De acuerdo?

-En la radiografía hemos visto que ambos pulmones están afectados.

La gasometría ha confirmado

que la saturación de oxígeno está disminuida,

y la analítica muestra que tienes leucocitosis.

-¿Y eso?

-Eso quiere decir que el recuento de glóbulos blancos

es más elevado de lo normal. ¿M?

-Entonces, ¿cuál es el diagnóstico de mi marido?

-Pues, considerando todas las pruebas,

hemos llegado a la conclusión de que es una neumonía atípica.

La neumonía es una infección de los pulmones

que puede causar síntomas, leves o graves,

dependiendo de la edad.

La mejor medida a tomar, sin duda, es la vacunación.

Teniendo en cuenta que no tienes fiebre,

te puedo dar el alta, pero deberías quedarte en casa.

-¿Vale? Vamos a empezar un tratamiento con claritromicina;

que es un tipo de antibiótico. ¿De acuerdo?

-Bueno. Pues nada más. Que vaya bien.

-Eh... Doctor. -Sí.

-Quería... Queríamos obsequiarle esto.

-¿Qué es?

-Es... Mermelada de pepino africana; la hacemos nosotros mismos.

-¿Pepino africana? -Sí.

-Vale, pues muchas gracias. Venga.

-Que le guste. -Hasta luego.

Hola, Marta. -¡Hola!

-Que querías hablar conmigo, ¿no?

-¿Qué es eso?

-¿Esto? Una mermelada de pepino africano. Yo qué sé.

-Bueno, da igual. Que sí, sí. Quería hablar contigo.

-Es que he tomado una decisión y necesito que me entiendas.

-Suéltalo.

-Siéntate, mejor. Siéntate. -Miedo me das.

-Que no.

A ver. Pues que, ya que he vuelto de Estados Unidos, así,

a mitad de curso...

-Pues había pensado

que lo mejor va a ser que me tome un tiempo para reflexionar.

Porque, papá, que hay muchas posibilidades. ¿Vale? Que...

Que puedo hacer bachillerato, o un ciclo, o trabajar...

Total, que este año ya está casi perdido.

-No, a ver.

-Vale, espera, que sí.

Que ya sé qué me vas a decir. Y que lo he hablado con Palacio.

Y que, de verdad opina lo mismo que yo.

Que la gente se mete, y no lo piensa.

Y luego, ¿qué pasa? Que se arrepiente.

Así que mejor pensarlo, y luego no me tengo que arrepentir.

-Pero esto requiere una conversación bastante más profunda, y larga.

-¿Cómo estás?

-Pues... bien. Me siento...

Pues como al otro lado del espejo.

No sé, a veces, trabajando en esto, olvido que tratamos a personas.

Personas que tienen emociones, miedos...

Y yo ahora estoy ahí, en ese otro lado.

-Pero ¿estás bien? -Sí. Estoy bien, estoy bien.

No me hagas caso. Bueno.

-La herida está cicatrizando bien. ¿M?

Perdón, perdón, perdón. Cógelo, cógelo...

Que solo me he asustado. Cógelo, cógelo, que debe ser una urgencia.

-Sí, sí, sí, es una urgencia.

De hecho, me tengo que ir.

-Vete, vete. Tranquila, estoy bien, estoy bien.

-Sí, sí. Que estoy así por..., por esto de ser paciente.

Pero que estoy bien. -¿Seguro?

-Vete, vete.

-Vete, vete. Tranquila.

-Hola. ¿Qué tal? -Hola, Marta.

-Estás muy serio, ¿no? -Sí.

Mira, ya que estás aquí.

Es que he estado hablando con mi hija,

y me ha comentado que quiere dejar el instituto este año.

Y me preguntaba si, por casualidad, has tenido algo que ver con eso.

-Bueno, yo solo le comenté los errores que yo cometí.

-Pero vamos,

¿a ti no te hubiese gustado que tus padres

te hubiesen dejado total libertad

para hacer lo que tú quisieras?

-Sí. Bueno. Pero es que resulta que no estamos hablando de eso.

-Vale, bueno. Pues es que ella quiere estudiar fisioterapia.

-Intuyo que tú te has ofrecido a enseñarle, ¿no?

-Sí, yo encantada.

-Ya. Pues que sepas que a Marta le gusta cada día una cosa. ¿Eh?

Hoy taekwondo, mañana le gusta el claqué, el ballet... Da igual.

-Ya, pero ella realmente quiere estudiar fisioterapia.

-Ya. Pues es que resulta que la fisioterapia no...

-No, ¿qué? -Pues que, Marta.

-Que no es suficiente para ella, ¿no? Muy bien.

Días después de su primera visita,

Julio Contreras regresa al hospital, pálido, sudoroso, y muy desorientado.

-Usted tiene pinta de ser de fondo de inversión agresivo.

-Yo era famoso entre mis compañeros de trabajo porque,

con solo echarle un vistazo a alguien,

ya sabía qué tipo de inversión se le podía vender.

-Escúchame. ¿Te encuentras bien?

-Sí, sí. -¿Seguro?

-Tengo que irme, ¿eh? Vale.

-Eh. ¿Seguro que estás bien? Estás ardiendo.

¡Pedro, Pedro! ¡Una silla, por favor!

Tranquilo, tranquilo. ¡Venga, venga!

Julio ha empeorado.

Ahora tiene los dos pulmones afectados.

Hemos hecho una serie de pruebas que han descartado el tromboembolismo.

Así que de momento seguimos la pista de la neumonía.

Lo que vamos a hacer va a ser ingresarle inmediatamente

y empezar con antibióticos intravenosos.

Javier Martos, el paciente al que mordió un perro

y al que se le puso la antirrábica y antitetánica,

regresa al hospital con problemas para respirar.

-La saturación está un poco baja, ¿eh?

-Tiene hipoventilación en ambos pulmones. Javi: ¿Eres fumador?-No.

-Bueno. Pues parece que has sufrido una crisis asmática alérgica.

-¿Eres alérgico a algo? -No.

-¿Y tomas algún medicamento? -No.

-Bueno, pues la crisis ha sido muy fuerte.

Así que te pondremos corticoides intravenosos y broncodilatadores.

-¿Me los pueden poner rápido? Tengo que dar de comer a los perros.

-Javi, has estado a punto de morir.

-Ya, pero es que los perros tienen que..., tienen que comer.

Que si no, me lían una muy gorda.

-Pero ¿no les puede dar de comer otra persona? ¿Tu mujer?

¿La llamamos nosotros? -No. No, es...

-Vale. Vamos a pedirle analítica, para alergias,

y radiografía de tórax

para descartar neumonía, y mediremos el aire que sale de los pulmones,

para confirmar el asma. ¿De acuerdo?

-Me pongo. Venga. -Venga.

-Los síntomas más habituales del asma son dificultad para respirar.

Sonido silbante cuando se respira; sobre todo cuando se exhala.

Y tos nocturna.

Pero si usted llega a no poder hablar o caminar por falta de aliento,

o sus labios o sus uñas se ponen grises o moradas,

es urgente acudir al hospital.

95, Javi. Vas mejorando. ¿M?

-¿Cómo estás? -Muy bien. Estoy bien.

-A ver. Ha tenido una crisis respiratoria, ¿eh?

-¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

-Seguramente habrá sido algún tipo de alergia.

-¿Alergia a qué? ¿Qué estabas haciendo?

-No sé; no me acuerdo.

-¿Cómo no te vas a acordar? ¿Qué estabas haciendo, Javi?

-Estaba limpiando las jaulas, varias. -¿Para meter más perros?

-Para meter más perros.

Estabas limpiando las jaulas para meter más perros, que te conozco.

-Os dejo, ¿eh?

-Javi, lo habíamos hablado mil veces,

que este año no metíamos un perro más.

Nos la estamos jugando, tío.

Que no ha llegado la inspección,

pero que puede llegar en cualquier momento,

después del parte que nos ha puesto el hospital.

-Tío, me estás llevando al límite. O sea, no sé qué hacer.

Yo quiero a los perros tanto como tú.

Pero ¿qué soy? ¿La mala de esta película?

-No, tú no eres la mala, cariño.

-Mira: No podemos salvar a todos los perros del mundo, Javi.

Vamos a tener que tomar una decisión.

Va a ser tan difícil...

Encontrar a gente que quiera acoger a estos perros, ¿sabes?

Que tenemos perros que...

Que son, por ejemplo, viejitos,

o tenemos algunos que tienen lesiones...

Tenemos mucho curro por delante.

-¡Pero cómo no me has dicho nada!

-No quería que te preocuparas.

-¿Cómo te encuentras? -Me encuentro fatal.

-Voy a buscar al médico.

-No, no, no hace falta.

Ya me han puesto de todo.

Tenemos que hablar.

-Muy bien, cuando lleguemos a casa.

¿No te parece? Ahora no te encuentras muy bien.

-No, no. Mejor ahora.

Quiero que vendamos la granja y volver a la ciudad.

La vida del campo no es para mí.

-Cariño, pero es que ahora no podemos hacer eso.

Las confituras se están abriendo paso, en el mercado...

-Fiona, cariño.

Estoy hasta las orejas de confituras.

Lo mejor es que haya sinceridad entre nosotros, ¿no?

Yo no disfruto con la vida que estamos llevando.

Yo no quiero granja, ni viajes, ni guayabas,

ni torombolos ni la leche que les dieron.

Yo lo único que quiero...

-Tú lo único que quieres es hacer lo que te dé la gana, como siempre.

Fiona. ¡Fiona!

-No, los perros están con mi hermana Clara.

-A mi madre no le has dicho nada, ¿no?

-No, a tu madre no le he dicho nada.

-Hola. -Hola, doctor.

-Los resultados de las pruebas

confirman que la crisis asmática es de origen alérgico. ¿M?

-¿Alergia a qué?

-Bueno, igual es alérgico a los perros,

o a algún producto de limpieza que utilicéis ahí.

-Hombre, pero si fuese alérgico a los perros, lo sabríamos.

-Es imposible.

-Bueno. La alergia se puede desarrollar en cualquier momento.

Haremos una serie de pruebas

para determinar exactamente a qué eres alérgico. ¿M?

Así que te quedarás ingresado. Voy a gestionarlo.

-Gracias. -Hasta ahora.

-¿Me estás ocultando algo? -No.

-Tú sabes que yo te quiero un montón. -Y yo a ti, cariño.

-Javi. -Que no.

Julio sigue en observación

a la espera de que el doctor Dacaret encuentre la clave

para obtener su diagnóstico.

-Hola. ¿Qué le ocurre?

-Que he ido al baño, y que creo que he orinado sangre.

-Bueno. Pues un momentito, que enseguida aviso al médico, ¿eh?

-Esto va a ser cáncer.

-Hemos tenido que hacerle un sondaje y un lavado vesical

hasta que cediera el sangrado.

Pero lo que tenemos que hacer ahora es averiguar

por qué hay presencia de sangre en la orina.

Así que vamos a hacerle una ecografía abdominal

incluyendo riñones,

y también una analítica de orina.

Pero, desde luego, no es buena señal.

Hola, Julio. -Hola.

-¿Qué tal estás?

-¿Se sabe algo de mi esposa? -No. No sé nada de ella.

-Escúchame, te comento. ¿Vale?

Mira, con el suero intravenoso

hemos conseguido aumentar la presión arterial. ¿Vale?

Pero por otro lado,

el resultado de la analítica de orina

ha evidenciado más proteínas y hematíes de lo normal.

¿Eso qué quiere decir?

Los hematíes nos indican presencia de sangre en la orina.

O sea que existe un problema en los riñones.

Y eso ha dado pie a una insuficiencia renal.

-Bueno. Pero ¿qué me está pasando?

Primero los pulmones, ahora los riñones...

Ya estoy empezando a preocuparme.

-Ya. Entiendo perfectamente que te preocupes,

porque yo tampoco te puedo dar una explicación con exactitud.

Lo siento mucho, ¿de acuerdo?

Lo único que podemos hacer ahora es llevarte a quirófano,

y hacer una biopsia renal.

-Todo son buenas noticias, ¿no? -Hacemos lo que podemos, Julio.

¿Vale? -Bien.

-Venga. Vamos viendo. Hasta ahora.

El doctor Blanco habla con Javier,

después de que el alergólogo le haya hecho una prueba de alergia,

para determinar qué fue lo que le produjo la reacción alérgica.

-Javi sabes que te hemos hecho las pruebas de alergia,

porque igual eres alérgico a los perros.

-Es imposible que sea alérgico a los perros. Yo lo sabría.

-Bueno, imposible no sabemos.

Igual... -Imposible.

-Cualquier persona, da igual el sexo o la edad que tenga,

puede desarrollar alguna reacción alérgica a los perros,

como parece ser el caso de Javi.

La caspa, el pelo, la saliva o la orina

son elementos que provocan reacción.

Y los síntomas habituales son picor en los ojos, goteo nasal,

asma y picazón en la piel.

Hasta que no tengamos los resultados de las pruebas de alergia

no lo sabremos.

Pero cabe la posibilidad

de que hayas desarrollado la alergia en estos últimos días.

-Sí, porque con las alergias pasa que algunas veces

dependen de la concentración de elementos.

Y a lo mejor tenéis muchos perros, hay mucho pelo, suciedad...

-Nosotros ahora tenemos un montón de perros que necesitan acogida,

y no tenemos dinero para contratar a nadie más. Estamos ya hasta...

-Hemos acumulado muchos.

Y si hay alguna vacuna

o algún tratamiento que me lo puedan poner,

y que me pueda ir, pues...

-Pero Javi, ¿qué dices, alguna vacuna?

Si al final eres alérgico a los perros,

lo último que tienes que hacer es estar al lado de un perro.

Casi te da un ataque que casi te mueres.

¿Qué quieres? ¿Morirte?

Una cosa es amar a los perros,

y otra es ser un kamikaze.

-Existen vacunas, pero no para el grado de exposición que tú tienes.

-Claro. Es que ya es difícil convivir con un perro siendo alérgico,

pero es que, con tantos...

-Mejor esperaremos los resultados. ¿De acuerdo?

-Todavía no está claro que sea una alergia a los perros.

-Ya lo veremos.

-Vamos a ver. -Gracias.

-Venga. -Hasta ahora.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Después de presentar sangre en la orina,

y haber confirmado con una analítica insuficiencia renal,

Julio se somete a una biopsia.

-¿Dónde está Fiona?

-Julio tranquilo, que está a punto de llegar.

-Bien. Necesito espacio para maniobrar.

-Julio ha tenido una crisis respiratoria,

ha empezado a toser sangre, y además ha perdido la consciencia.

Hemos logrado estabilizarlo, pero...

Creo que se nos acaban las opciones.

Julio que sufrió una crisis respiratoria en quirófano,

permanece estable. Pero su situación es crítica.

-Bueno, Julio el ruido en los pulmones ha aumentado. ¿De acuerdo?

También he estado revisando la radiografía y...

ambos pulmones están comprometidos. ¿Vale?

Y además, los infiltrados alveolares bibasales no han mejorado.

Para que lo entiendas, quiere decir que...

Que en ambos pulmones hay como..., como suciedad.

-¿Y eso qué es? ¿Que no me lavo bien los pulmones?

-Pues no; lamentablemente, no.

Eso quiere decir que los antibióticos no están haciendo efecto.

-¿Me voy a morir?

-Julio, no digas eso.

-De mi mujer no se sabe nada, ¿verdad?

-No, no. No la he visto. -Ahora lo tengo todo tan claro...

Me encantaba mi trabajo.

Me gustaba más que nada en el mundo.

Pero me sentía culpable.

Culpable por no estar con ella. Por no tener tiempo para nada.

Y cosas que pasaron... No puedo...

No puedo fingir quien no soy.

Si me muero, por favor, hágaselo saber a Fiona.

-Escucha. Seguro que se lo puedes decir tú mismo. Mira.

De hecho, creo que tengo una sospecha de lo que te ocurre.

-Y entonces, eso son buenas noticias, adelante, ¿no?

-Bueno. No es tan sencillo.

Podemos empezar el tratamiento basándonos en mi sospecha,

pero tienes que saber que, si me equivoco,

habremos perdido un tiempo precioso.

¿Vale? Y el único que puede tomar la decisión eres tú.

-Yo no tengo fuerza ni para pensar. No sé si podría decidir algo así.

Esto es como una inversión de altísimo riesgo, ¿no?

-Pues sí. Sí, eso parece.

-Bueno, pues... buena suerte, doctor.

Dejo mi vida en sus manos.

-¿Seguro? -Seguro.

-Vamos a empezar haciéndole una transfusión de plasma a Julio,

y luego también administraremos corticoides,

y esperaremos a ver si mejora.

-Hola, Pepa: ¿De qué querías hablarme?

-Estoy preocupada por Ortega.

-Pero ¿no estaba mejor?

-Sí. Físicamente está mejor,

pero su comportamiento no es normal. Está como angustiada.

-A ver. Es normal, después de lo que ha pasado.

Ahora necesita descanso, y apoyo.

-Sí, sí, si lo sé. Lo sé.

He intentado hablar con ella, ofrecerle mi ayuda, pero...

Si hay algo que yo pueda hacer, no dudes en decírmelo.

-Hombre, pues sí. Mira, quizá tú puedas hablar con ella. No sé.

Como tú tienes un carácter como más blandito,

igual contigo sí que se abre, y consigues...

-¿Cómo que blandito? ¿Qué es eso de blandito?

-Bueno, a ver, tú ya me entiendes.

-No, no, no, no te entiendo. -Ah, ¿no?

-No. -Bueno. ¿Vas a hablar con ella, o no?

-En cuanto tenga un hueco. Blandito... Ah.

-Gracias.

-Hola, Marta. Te estaba buscando.

Pero te he llamado y... no me has cogido.

-Es que no... No he visto el teléfono.

-Ya. Oye. Me gustaría comentar lo de antes.

-Pues es que justo me tengo que ir.

-No. ¿Dónde vas a ir? Si además tienes la copa llena.

Vamos a ver. Mira.

Simplemente es que yo tenía otros planes para Marta.

¿Vale? Entiéndelo.

Y hoy me ha soltado el bombazo de que va a ser fisioterapeuta, y...

me ha afectado.

Y además me ha dicho que tú eres su referente profesional.

Y me doy cuenta de que yo estaba obcecado en que fuera médico,

sí o sí. Y... tampoco puede ser.

Así que... Perdóname.

-Te perdono.

Pero, si quieres un consejo,

creo que deberías dejar de hacer planes de futuro para Marta. ¿M?

Y entenderla y escucharla, y saber lo que le hace feliz.

El doctor Blanco viene a comunicar a Javier

los resultados de sus pruebas de alergia.

-A ver. Tengo los resultados y son concluyentes:

eres alérgico a los perros.

Concretamente, a su pelo y caspa.

-¿Y qué se puede hacer?

-Le prescribiré antihistamínicos e inhaladores.

Pero la verdad es que aquí hay algo que... Que no me cuadra.

-¿El qué?

-No sé. Creo que esta...

Esta alergia, así, que se ha manifestado tan virulentamente,

no creo que haya aparecido de la noche a la mañana.

-¿Ya estamos otra vez?

Bueno, si total ya, da igual.

Llevo tres años tomando antihistamínicos.

-Pero ¡qué dices!

-Y... Los dos últimos, a diario.

No nos cansamos de repetir que nunca, nunca, debemos automedicarnos.

El abuso de antihistamínicos puede derivar en convulsiones,

taquicardia y arritmias.

Si tenemos una alergia y convivimos con animales,

debemos acudir al médico.

Javi tendrás que alejarte de los perros,

porque podrías sufrir otro ataque que podría ser fatal.

Pero, sobre todo, tendrás que dejar de automedicarte. ¿M?

Cuando estés recuperado, pues...

recibirás unos consejos que te dará mi compañera Pepa,

sobre educación para la salud. ¿De acuerdo?

-Ahora, procura descansar.

-Gracias. -Hasta luego.

-Gracias, doctor.

-Lo siento.

-Javi, vamos a tener que hacerlo. Tienes que... Tenemos que dejarlo.

Hay que cerrarlo.

O sea va a haber muchos perros abandonados por el mundo,

y seguro que hay gente que los cuida.

Pero nosotros ya no podemos seguir haciéndolo;

porque esto te puede costar la vida. Y yo te quiero.

Yo no me quiero quedar sin ti. Hay que cerrar, Javi.

Bueno, es que estoy segura. Es que vamos a cerrar.

No es un hay que cerrar. Es que vamos a cerrar.

Es muy difícil.

Es muy difícil para mí.

-Si yo lo sé. Pero una cosa es... asimismo tu vida.

-Pero es muy difícil para mí. -No, mi amor.

Vamos a cerrar. Vamos a cerrar.

-Afortunadamente, Julio parece que se encuentra mejor.

-He llamado al médico y me ha dicho todo lo que ha pasado.

No pensé que estuvieras tan grave. Perdóname.

-No te preocupes. He estado bien acompañado.

-Ya, pero es que no lo digo por eso, Julio.

No lo digo por no haber venido. Sino porque...

Perdóname por todo. Por los viajes; por la granja; por todo.

-No, Fiona, cariño.

Aquí el único que tiene que pedir perdón soy yo.

Por no haber sido sincero contigo.

A mí siempre me gustó mi trabajo.

Me gusta el riesgo; el estrés.

El vivir con el corazón en un puño.

La tranquilidad de una granja no es para mí.

Me gustaba la vida tal y como era antes.

Nos venden muchos rollos, ¿no?

Que si esto es bueno, esto es malo...

Pero lo que nadie nos dice es que,

para ser felices, debemos ser nosotros mismos. Sea lo que sea.

-Si eso yo ya lo sabía, Julio.

Es que lo sabía, pero no me quise dar cuenta. No quería verlo.

Me daba miedo perderte y... Quise alejarte de todo eso.

-Eres lo mejor.

-Hola. ¿Qué tal? -¡Hola!

-Julio, qué buena cara tienes.

-Salió bien su apuesta. -Pues sí. Mira, al final sí.

Te cuento. Se trataba de un síndrome hemorrágico alveolar;

que recibe el nombre de Goodpasture. ¿Vale? Y bueno.

Lo hemos visto reflejado en la analítica.

Alrededor del síndrome de Goodpasture

es una enfermedad autoinmune

que presenta síntomas similares a una neumonía.

Y que compromete los alveolos pulmonares y los riñones.

Es una enfermedad que forma parte de las hemorrágicas pulmonares,

y puede ser letal.

-Bueno, pues gracias por arriesgar conmigo.

Definitivamente sería bueno invirtiendo en Bolsa.

-Sí, si vuelvo a mi trabajo,

puede hacer una visita si quiere mover algo de dinero.

-Pues mira, no te digo que no. Puede ser buena idea.

-Gracias. -Pues nada.

-¿Qué tal la confitura? -La de pepino, ¿no?

Pues bien. Está buena.

Pero la verdad que me dio muchos gases.

O sea que no creo que sea lo mío.

-Ah, ¿sí? -Sí. Sí, sí.

-Pues... creo que... esta... le podría ir mejor.

Especial para los gases.

-Naranjas de la China.

Bueno. Pues probaré con las naranjas. Vale.

-Suerte.

-Muchas gracias. Hasta luego. -Gracias, doctor.

-No todo sirve para todo el mundo.

He estado reflexionando sobre nosotros, y creo que...

quizá debemos seguir pensando si somos o no compatibles. ¿M?

Y si no, pues no pasa nada.

Cada uno tiene que seguir su camino por donde quiera, Julio. ¿M?

Podemos hacerlo.

Y si somos más felices por separado, pues adelante. ¿M?

Lo que no puede ser es que uno viva la vida que no quiera vivir.

-Eso parece lo más sano, ¿no?

-La vida sana es mi especialidad.

Te quiero. -Yo también.

-Hola, Marta. -Hola.

-Oye, escucha. Que...

Que siento lo de antes. Que parecía un sargento. ¿Vale?

-¿Y? ¿Solo eso? -No, en realidad no.

Quiero comentarte otra cosa.

Mira me... me gustaría que llegáramos a un acuerdo.

He pensado, y creo que podrías tomar clases de refuerzo,

matricularte y terminar el bachillerato.

-Escúchame. ¿Vale? Terminas el instituto.

Y cuando se haya acabado,

te tomas el tiempo que necesites,

te aseguro que me da igual si quieres ser funambulista,

o fisioterapeuta, o bailarina de claqué o equilibrista de circo.

-No sé. Es que... -Me da igual.

-Que no sé. -Vale.

¿Y si... te doy una vuelta en moto? ¿Hay trato?

-Hay trato. -¿Sí?

-Sí. -Venga.

A ver. Ponte esto... -¿Así?

-Sí. Yo te abrocho. A ver. Cuidado... Eso es. Ahí está. Vale.

Venga. Sabes cómo subirte a esto, ¿no?

-Sí. -Venga. Arriba...

¿Vas bien? -Sí.

-Diana. Diana, Diana, Diana, Diana. Ya.

Tranquila. Tranquila. Ya. Tranquila. Respira. Respira, Diana.

Diana. Diana, te voy a abrazar. ¿De acuerdo? Te voy a abrazar. Soy yo.

Soy yo. Te voy a abrazar. Tranquila. Tranquila, tranquila. Ven aquí.

Te voy a abrazar. Respira conmigo. Respira conmigo,

¿eh? Eso es. Eso es.

Respira conmigo. Eso es. Despacio. Eso es.

Así... Muy bien.

Muy bien.

-Estaba soñando.

Me disparaban, con una ballesta.

-Ya. Tú eres muy valiente.

Era un sueño nada más, ¿vale?

-No, Blanco. Tengo miedo. Tengo miedo.

No, una cardióloga no... No puede ser tan vulnerable.

No quiero perder mi trabajo.

-Ts, ts, ts, ts. Tranquila.

Yo solo veo a una persona que necesita ayuda, y no sabe pedirla.

Pero para eso estamos todos los compañeros. ¿De acuerdo?

Así que déjate ayudar.

Eso es. Así.

Déjate ayudar.

-Pues enhorabuena, Marco.

-¿Quién va a ser el que dirija a partir de ahora el hospital?

-Marco, ¿no?

-Bueno, quizás eso no sea una buena idea.

-La frecuencia cardiaca la tienes a 102.

Y la respiratoria, a 28.

Las dos están altas.

¿Ves todos estos infiltrados de aquí?

Podría ser una neumonitis, una neumonía atípica...

Lo que sí que necesito saber

es si hay algo más que se te haya olvidado contarme.

Cualquier información es crucial

para que yo pueda llegar al diagnóstico.

-No sé.

-Alguien tiene que tomar las riendas de este hospital, ¿eh?

Mejor que sea hoy que no mañana.

-Han contratado a un tipo árabe, o pakistaní, o yo qué sé,

para el servicio de mantenimiento.

Porque está encamado con una médico del centro,

que debe de tener muchos hilos con los de arriba.

-Eh... ¿Está usted bien?

-Sí, doctor. Solo ha si...

-Cualquier complicación que haya en las paredes de la aorta

siempre va a desencadenar en serias complicaciones. Ya le adelanto, ¿eh?

Le van a operar.

-Al laboratorio, por favor...

-¿Qué tal ha ido, con Matías?

-Sí, bien, bien.

-¿Se puede saber qué demonios te pasa,

que estás tan rara?

El otro día estabas muy bien, ahora estás muy borde...

-El pakistaní o árabe, para empezar, es afgano. Se llama Basir.

Es mi amigo,

y la médico de la que estabais hablando soy yo.

FIN

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 28/06/17 (1)

Centro médico - 28/06/17 (1)

28 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 28/06/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 28/06/17 (1) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Isabel

    Por qué no puedo ver los capítulos de ayer ni de hoy?

    28 jun 2017
  2. Isabel

    Por qué no puedo ver ni los de ayer ni los de hoy?

    28 jun 2017
  3. Lucia

    Se han equivocado de capitulo, no es el que ayer vimos a final del episodio.

    28 jun 2017
Recomendaciones de usuarios