www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3648463
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Pelayo y su hija Laura llegan al hospital

tras sufrir un accidente de coche.

El doctor Herranz va a preguntar por lo ocurrido.

¡Papá! ¡Que me quiero ir con mi padre!

¡Papá!

¡Papá!

Vale, estamos.

Pasa de Glasgow 10 a Glasgow 7.

Constantes vitales bajas. Prepara un tac craneal urgente.

Vale. Vamos.

¿Lo tienes?

Venga.

Tranquila, Laura.

El golpe ha sido fuerte, y por eso te duele.

Voy a pedir una radiografía de tórax

para comprobar que no tengas ninguna fractura ni ninguna lesión.

¿Vale? -Vale, pero ¿dónde está mi padre?

-Le están atendiendo. Te informaremos de todo. Tranquila.

¿Vale? Venga, tranquila, Laura.

Laura y su padre han sufrido

un accidente de coche. Un conductor se saltó un stop y les arroyó.

Aunque por suerte estos años la cifra de accidentes ha descendido,

por desgracia siguen llenando los servicios de urgencias

mucho más de lo deseable.

Para poder evitarlo solo hay una forma:

respetar las normas de tráfico.

Aquí tiene. -Gracias.

Señorita. -Dígame.

-Me llamaron. Mi marido y mi hija han tenido un accidente.

-¿Los nombres, por favor? -Pelayo Castet y Laura Castet.

-Sí. Mire, han ingresado hace media hora.

Están siendo atendidos. -Pero dígame algo más. ¿Están bien?

Quiero verles. -Por ahora no puedo decirle más.

Le acompañarán a sala de espera, y en cuanto sepan algo, la informan.

-Vale. -José Luis, ¿la acompañas?

-Sí. -Gracias.

Mi marido y mi hija iban a casa de mi hermana,

a recogerla, porque queríamos comer todos juntos.

Mi marido se acaba de jubilar, y quería celebrarlo.

Hoy estaba tan emocionado.

Mira que lo intento, pero salgo fatal en las fotos.

Mira qué cara. -No. Estás guapísima.

Se os ve bien juntos.

Lo pasáis bien, ¿eh? -Sí, la verdad que sí.

Pero bueno, que tenemos nuestros momentos también.

-Ya, como todo el mundo.

Oye, Rey, que estaba pensando...

Estoy redecorando mi casa, quiero cambiar los muebles de sitio,

y bueno, quería pedirte consejo sobre el tema.

Porque te gustan estas cosas. -Vale.

-Y no sé, tengo unos muebles, que quiero ganar algo de espacio.

¿Sabes? Y están bien. -Vale.

-¿Sí? -Bueno, pues no sé.

Si quieres hablamos luego y vemos cuándo quedamos.

-Cuando quieras. Cuando te vaya bien.

-Perfecto. Pues me voy.

Venga, te dejo.

Bueno, me llevo el café. -Vale.

-Hasta luego. -Adiós.

Hola. Paco acude al hospital

acompañado por su novia Begoña.

Aunque no quería venir, hace días que no se encuentra bien.

-Pues contadme.

-Nada, que llevo unos días con moco, con dolor de cabeza, de garganta.

Pero vamos, que estoy bien. -No está bien. Los síntomas

no son de alguien que está bien. Además, tiene fiebre.

-Que no tengo fiebre. -Sí.

Te pasas muchas horas en el taller.

Estaba reparando un coche antiguo, y parece que solo piensa en eso.

Y yo creo que debe cuidarse un poco.

-Vale. Pues vamos a pasar a camilla. Te voy a examinar.

-Trabajo en el taller de mi tío,

y allí tiene un Mini Cooper 1300...

Buah. De esos antiguos,

con sus llantas de magnesio, sus líneas blancas.

No sé, lleva como 30 años parado.

Y desde que soy un chaval ahorro para restaurarlo.

-Hace meses que conocí a Paco,

y solo habla de un coche antiguo que está reparando.

Y bueno, hay vida más allá del taller.

Debería viajar, conocer mundo, otras culturas.

Me gusta un montón, pero...

No sé. Somos... muy diferentes.

Vale. Hay que llevarlo a quirófano. Hay que operar ya.

En el tac craneal hemos detectado un hematoma subdural.

Hay que operar ya.

Puede provocar una lesión cerebral grave o incluso la muerte.

Vamos a ver cómo va la operación,

pero yo ahora voy a hablar con la mujer del paciente.

Pues Laura, aunque el dolor del tórax es intenso,

la radiografía no muestra ninguna fractura ni ninguna lesión.

De todas formas, quiero que te quedes en observación.

Al menos 24 horas, a ver cómo vas evolucionando.

Vero, ponle analgésicos por vía intravenosa.

-Pero mi padre está bien, ¿no? Y mi madre ¿está aquí?

¿Le han dicho algo? ¿Sabe que estoy aquí?

-Voy a hablar con quien atiende a tu padre

y miro si ha llegado tu madre, que ya está avisada.

¿Vale? Tranquila, Laura.

Tranquila.

Le operamos de urgencia.

Tiene un traumatismo craneoencefálico.

Y esto ha derivado en un hematoma subdural.

Entonces, ¿está muy grave?

Le estamos drenando el hematoma, que oprimía el lóbulo frontal.

Ay, dios mío.

No puede ser.

Lo siento. Siento dar malas noticias,

pero debe estar informada. Pero saldrá de la operación, ¿no?

Esperemos. Ahora no tengo más información.

No puede ser, doctor. No puede ser.

No puede ser. ¿Y mi hija?

Ella, por lo que me ha dicho la doctora Ortega, está mejor.

Pero ahora saldrá ella y se lo explicará, ¿vale?

¡Dios mío! Lo siento.

Tras una operación como esta, hay quien se recupera totalmente,

o quien tiene algún déficit neurológico o psicológico leve.

También algunos tienen secuelas más graves,

como puede ser entrar en coma,

tener alguna discapacidad moderada o grave,

o en el peor de los casos, morir.

¿La madre de Laura? -Sí.

-Soy la doctora Ortega. Tu hija está estable.

No te preocupes. No hay ninguna fractura ni lesión.

De todas formas, la dejamos en observación para ver su evolución.

-Pero yo quiero ver a mi marido y a mi hija, por favor.

-Ven, que te llevo a ver a tu hija.

Te vas desabrochando la camisa.

Ya. ¿Y tienes alguna afición más? -No.

-Yo estaba loca por irme de viaje.

Visitar otros países. Me encantaba.

De hecho, aún espero ir a Londres.

Es que soy periodista.

Siempre quise ser corresponsal. -Vale.

A ver esa boca.

Abre la boca, por favor.

Tienes la faringe enrojecida,

y tienes puntos blanquecinos en las amígdalas.

Vale. Pese a no tener fiebre,

yo creo que es una faringoamigdalitis aguda.

¿Pasamos por mesa, por favor? Esta enfermedad

es la inflamación del revestimiento de faringe y amígdalas,

y suele provocarla una infección.

Además, es una causa muy común en la consulta de atención primaria.

¿Ves cómo teníamos que venir? -¿Y es grave, doctora?

No. En principio no, pero deberías hacerle más caso a tu hermana.

-No soy su hermana. Somos pareja.

-No se preocupe. Esto le pasa

por estar con un yogurín. ¿Verdad, cariño?

-Perdón. Es que a veces meto la pata sin querer. Lo siento.

Pues te voy a recetar amoxicilina

y unos antiinflamatorios, y en unos días deberías estar bien.

-Vale, perfecto. -¿De acuerdo?

Para paliar los efectos de la faringoamigdalitis

es importante mantener una adecuada hidratación.

Por ejemplo, nos podemos hacer infusiones con miel y limón,

que nos ayudarán a aliviar el dolor,

o podemos hacer gárgaras con agua tibia y sal.

Eh, Paco. Tenemos que hablar. -Hablar ¿de qué?

-Llevo mucho tiempo pensando, estos días le he dado vueltas, y...

te quiero muchísimo, pero creo que no debemos seguir juntos.

-¿Cómo?

-¿A qué viene eso?

-Lo hemos intentado, pero no ha funcionado.

Creo que somos muy diferentes. -Has conocido a alguien. Es eso.

-No. No es eso. -¿Es por lo del taller

de mi tío, que estoy mucho allí? Pues no sé. Podría hablar con él

y trabajar menos horas.

-Eh... tenemos proyectos de vida muy distintos.

-Vale.

Pues hombre, me preocupa que no salga de la operación

o que se quede en coma.

Ya.

Bueno, y tú, aparte de eso, ¿cómo estás?

Porque no tienes muy buen aspecto. ¿Eh?

Vale. Vaya, pues nada, gracias. Tú sabes cómo animar a un amigo.

No te metas con mi sentido de la amistad.

Si soy buena en algo, es en eso.

Pues la verdad es que no estoy durmiendo bien.

Pero ¿te estás dando caprichitos y cuidándote como te dije?

A ver, no muchos, pero algo sí.

Mira, estoy viendo las series que ven la gente sin hijos.

Que están hasta las mil. No.

Pero... No es suficiente.

Esta noche nos vamos de farra.

No, gracias. No es discutible, Herranz.

No es discutible. Y tienes que conocer a mis amigos.

Pues sí, porque si no, pensaré que te los inventaste.

¿Perdona? No, en serio. No tengo ganas.

En tus circunstancias debes inventártelas.

Hay que forzar la máquina para pasar el bache.

Que no. Si además, tenemos el proyecto.

Te cambio una cosa por otra.

Te vas de juerga y yo trabajo en el proyecto.

Por ese orden. Si no, no hay proyecto. No.

Tú eres como muy cabezota. Pues va a ser que sí. Un poquito.

Venga, hecho. Vale.

Te he traído este libro. Ah, qué bonito.

¿Qué es? "Siddhartha", de Hesse.

¿No lo conoces? Sí.

¿Lo conoces?

Por fin se terminó la guardia.

-Ah, ¿sí? -Sí.

Oye, Rey, te invito a unas cañas.

Y retomamos la conversación

de lo de mi piso. ¿Recuerdas? -Sí.

Pero ¿cuándo? -Ahora.

-No, ahora no puedo.

Me queda un ratito en el hospital.

-Pues no sé. -Si quieres, mañana.

-Ah, mañana, sí. -¿A las 17:00?

-A las 17:00, genial. Perfecto. -Oye,

se lo voy a decir a Daca. Me ha dicho que conoce un sitio

que hacen unas croquetas de muerte. -Ah, cro... Eh..., sí.

Hace tiempo que no las como.

Bueno, pues nada, sí. Vamos hablando, ¿vale?

Lo de las cañas, yo te llamo y tal.

¿Vale? -Vale.

Pues nada, hasta luego. -Hasta luego.

Al día siguiente,

el doctor de guardia comunica la muerte cerebral de Pelayo,

el paciente intervenido de un hematoma subdural

tras haber sufrido un accidente de coche con su hija.

Por desgracia, me han comunicado la muerte encefálica de un paciente.

Eso significa el cese total e irreversible

de la actividad cerebral.

No podemos hacer más por él. Y ahora viene la peor parte:

comunicárselo a la familia

y pedirles un consentimiento para la donación de órganos,

que por otra parte, ayudarán a otras personas a vivir.

(MEGAFONÍA) "Doctor Dacaret, acuda a consulta dos".

-¿Qué tal? Ortega.

¿Qué tal, cómo estás? Pues mal.

Me han comentado la muerte cerebral de un paciente: Pelayo.

Vaya, lo siento. Vale.

Pues yo iba a ver a su hija, pero mejor no le digo nada.

Los de guardia le han hecho un electro

y han visto alteraciones de un derrame pericárdico.

Vale. Me voy.

Herranz, que no te preocupes por lo de ayer.

Que... fue un incidente sin importancia.

Vale. Lo hablamos en otro momento, que me da vergüencilla.

¿Vale? No me extraña.

-"Jaime Liguri, vaya a sala de diagnóstico".

-Pero si respira no está muerto.

Cayetana, respira de forma artificial, ¿vale?

El daño cerebral es irreversible. No podemos hacer más por él.

Lo siento.

Ayer íbamos a celebrar su jubilación. No me lo puedo creer.

De verdad, quiero verle, doctor. ¡Quiero verle!

Igual si me pongo a su lado

y le hablo y estoy cerca, quizá se despierte.

El golpe tras el accidente fue muy grave,

y el hematoma ha provocado daños

que no hemos podido reparar ni operando.

¡No!

Paco regresa al hospital porque no mejora de la faringoamigdalitis

que le diagnosticó la doctora Rey. Esta vez viene acompañado

por su hermano Pedro. Pues tú dirás.

-Me ha subido mucho la fiebre, y tengo como escalofríos.

Y cada vez me duele más la cabeza. -Yo le vi cojear.

Debe ser que también le duele la rodilla.

Los dos trabajamos en el taller de nuestro tío.

Paco dijo que estaba peor, que le dolía el costado al respirar.

El tratamiento no le hace nada.

Pero ¿te has dado algún golpe?

-Que yo recuerde, no. -¿No? Pues mira

que es raro. La faringoamigdalitis no evoluciona así.

Bueno, da igual.

Vamos a camilla y vuelvo a mirar. ¿De acuerdo?

Pues te quitas la camiseta. -¿Es grave lo que tiene?

-De momento no puedo decir nada. No le he examinado siquiera.

-Nuestros padres murieron hace años y yo le he cuidado este tiempo.

-Más bien me ha dado el coñazo.

-Bueno. No puedes hablar. Respira.

Tienes un poco de taquicardia.

Y tienes estertores pulmonares. Son ruidos al respirar.

-Y me ha dolido un poco aquí cuando me...

-¿Aquí en el pecho?

Vale. Paco, ¿tú tienes algún antecedente familiar?

Me refiero a alguna persona en tu familia con alguna enfermedad.

-No. -¿No?

¿Has viajado al extranjero?

-No. -Como mucho ha ido a Andorra.

Y en la familia no hay antecedentes. -Vale.

Pues quítate los pantalones. Vamos a ver la pierna.

Creo que Paco tiene signos de una respuesta inflamatoria sistémica.

Esto consiste en un conjunto de síntomas clínicos

que resultan de la activación del sistema inmune

independientemente de qué lo origine.

De todas formas, también me preocupa

que no respondiera al tratamiento, ya que tiene nuevos síntomas.

Paco, mira, vamos a empezar con una analítica de sangre

y una radiografía de tórax, por el dolor del pecho.

-Vale. -¿Vale?

Vale. Ya está.

Toma, límpiate. -Me duele mucho.

Es como si tuviese aquí algo que me oprimiese en el pecho.

-Es normal, Laura, porque tienes un ligero derrame pericárdico.

Es un líquido que puede disminuir la entrada de sangre en cavidades

y originar taponamiento cardiaco.

Debo hacerte un drenaje para evitar un shock.

-Vale. Usted haga lo que tenga que hacer,

pero quiero ver a mi padre.

-Laura, no te preocupes ahora por tu padre, por favor.

-Ya, pero es que mi madre me dice lo mismo.

Usted me dice que no me preocupe.

Y si mi padre está bien, supongo que yo podré ver a mi padre.

-Ahora mismo no puedes verlo, pero no es por él, es por ti misma.

Necesito hacerte el drenaje. Es importante.

Te está costando respirar.

Estate tranquila. Te lo tiro, ¿vale?

Cayetana, sé que igual no es buen momento,

pero me gustaría saber si su marido dejó alguna voluntad expresa

o algún tipo de carné de donante,

o habló con él sobre si querría o no

donar sus órganos. Es importante saber su voluntad.

No. No. La donación

es un gesto altruista que ayuda a mucha gente.

Miles de personas necesitan un trasplante para seguir viviendo

o para mejorar su calidad de vida. Este problema tiene fácil solución:

ser donante y animar a que la gente lo sea.

Además, en España tenemos

uno de los mejores sistemas de trasplantes del mundo.

"Valeria Pérez, acuda a consulta".

Tras volver al hospital con nuevos síntomas preocupantes,

Paco es sometido a más pruebas solicitadas por Rey. Mientras,

Begoña, la exnovia de Paco, vuelve al hospital.

Pedro la ha llamado. ¿Cómo está Paco?

No sabemos nada. Están haciéndole pruebas.

Dice que tiene un no sé qué sistémico,

pero que no sabe qué se lo provocó. -Ya. ¿Y cómo estás tú?

-Bueno, preocupado. -Ya.

Bueno, no vamos a preocuparnos. Seguro que se pone bien.

-Ya.

"Doctor Dacaret, acuda a consulta dos".

Sentaos, por favor. -Gracias.

-Pues justo acabo de recoger los análisis

y también la radiografía de tórax, y ya sé qué es lo que tienes.

Tenías una neumonía multilobar.

Es lo que te causa la fiebre y el dolor en el pecho.

-¿Multilobar? ¿Qué significa? -Para que me entendáis:

una neumonía se puede localizar en una zona concreta en los pulmones.

Pero en tu caso está aquí y aquí.

Está en varios lóbulos pulmonares. -Vale.

-Además de los resultados de la analítica

y mi sospecha del síndrome inflamatorio sistémico,

pienso también en una sepsis.

Es decir, una respuesta inflamatoria generalizada

provocada por una infección

ante la que el paciente no ha respondido bien.

¿Y qué hago para curarme?

-Pues te voy a administrar vancomicina,

y necesito hacerte un cultivo del esputo

para saber qué bacteria te está atacando.

Lo cierto es que me gustaría ingresarte.

-¿Cómo, ingresarme? No. -Paco, haz caso a la doctora.

Vas a estar mejor aquí que entre motores y bujías.

-Además, serán un par de días. Es lo que tarda

el cultivo. ¿De acuerdo? Así te controlo mejor.

-Me fastidia tener que quedarme, pero cada vez estoy peor.

Estoy cansado, me duele todo.

Y así tampoco puedo trabajar en mi coche.

Y tampoco tengo a nadie esperándome fuera.

Por ley, todos somos donantes si no hay negación explícita.

Pero si no hay una voluntad,

en estos casos se respeta la voluntad de la familia.

¿Y cómo saben que mi marido es donante?

Si quedó destrozado después del accidente.

-Lo hemos evaluado, y es apto para donar.

-Pero si les doy mi consentimiento,

le sacarán los órganos y morirá.

Y si no lo hago, seguirá con el respirador,

y quizá mejore. Cayetana,

independientemente de que dé o no dé el consentimiento,

el neurólogo y los médicos, llegará un punto

en el que quitarán el respirador.

No.

No lo sé. No sé.

Denme tiempo, por favor.

Me gustaría que mi hija

se pudiera despedir de mi marido.

Por supuesto. Podemos mantener el respirador un poco más.

Cayetana, tranquila.

¿Cómo estás, Laura?

-Bueno, sigue doliéndome bastante el pecho.

Tranquila. Poco a poco te irás sintiendo mejor.

Y la enfermera te pondrá un tratamiento para bajar el dolor.

Te haremos más análisis. -Vale.

Y después de esto, ¿puedo ver a mi padre?

-Voy a preguntar, ¿vale?

"Doctora Marco, acuda a sala de diagnóstico".

Quería hablar contigo porque el otro día me pareció...

-¿Qué? -que te caía mal Dacaret.

Cuando te dije lo de tomar la caña. -Para nada. Daca me cae muy bien.

Pero quería tener una charla contigo sobre decoración.

¿Sabes? Y si sois de esas parejas que lo hacéis todo juntos,

a mí me parece fantástico. -No somos de esas parejas.

-Que no es un estigma. Que no lo he dicho con ironía.

Pero bueno, que Dacaret hace sus chistes,

y yo quería hablar en serio

contigo. Simplemente es eso. -Ya.

O sea, que me dices que Daca no puede mantener una conversación seria.

-No, no. -A ver, que es muy chistoso,

pero es un hombre adulto. De todas formas,

íbamos a hablar sobre decoración, no sobre la ONU.

-Claro, de decoración.

¿Cómo ha ido la comunicación de la noticia?

Pues mal, porque la mujer estaba afectada

y todavía no saben si harán la donación.

Voy a hablar con un neurólogo

y a decirle que aguanten,

porque Laura quiere despedirse de su padre.

Yo acabo de drenarle el líquido pericárdico,

y los análisis no son buenos. Vale.

Las arterias del corazón pueden estar afectadas.

Pero podrá despedirse de su padre, ¿verdad?

Sí. Espero que su corazón aguante. Vale, genial.

Herranz, ¿no me vas a volver a mirar a los ojos nunca más?

Es que me da vergüenza, de verdad. Pero que no pasa nada.

Es normal. Llevas tiempo sin estar en el mercado

y te falta práctica.

Ortega, es que no puedo. ¿Adónde vas?

"Servicio de limpieza, acuda a Urgencias".

Mamá, ¿me puedes decir la verdad? Dime cómo está papá.

-Cariño..., regular.

-Pero regular ¿qué? ¿Regular qué significa?

-Los médicos no están seguros de que salga adelante.

Lo siento, cariño. -No.

-¿Puede ir a ver a su padre, por favor?

"Atención, por favor: se ruega a doña Josefa Córdoba

que acuda a recepción".

-No te preocupes más.

Que mi amiga no se molestó porque la besaras.

Pero es que tú también...

De todas mis amigas, te vas a por la lesbiana.

Y encima con la novia delante.

Bueno, ya está. Olvídalo ya.

Bastante tienes con tu separación.

En una noche de juerga todo se justifica.

-¡Laura! Ortega.

¡Laura, cariño! ¿Qué te pasa? ¡Laura!

¡Laura! -Vale.

Lleváosla. Prepara máquina de RCP.

Cayetana, aquí, por favor. ¿Vale? Venga.

Ortega, ve. Tranquila.

Antes de acabar su guardia, la doctora Rey

se asegura de que Paco, su paciente con una neumonía

multilobar responde bien al tratamiento.

¿Fatal? Bueno, un poco de paciencia, que todavía debe hacer efecto.

-Vale. -¿Vale?

-Ah. -¿Qué pasa?

-El codo. -A ver.

-Uf.

Cómo lo tienes. Espera, no lo muevas. Tranquilo.

Paco tiene el codo derecho,

el tobillo y el dedo gordo inflamados.

Tiene artritis en varias zonas a la vez

y está cursando una sepsis.

Yo creo que es una artritis infecciosa.

Venga, otra enfermedad a la saca.

-Bueno, voy a hacerte una ecografía y una artrocentesis.

Es una punción articular donde extraemos el líquido

para poder analizarlo. -Vale.

Haremos un cultivo que tardará unos días,

pero como también te hice el del esputo,

ya sabremos definitivamente qué infección tienes.

-Vale. -¿Vale?

-Perfecto. -Bueno, un poco de paciencia.

-Vale.

Hola. -Os dejo solos.

¿Qué tal? -¿Cómo estás?

-Pues aquí. -Quería saber cómo estabas.

Y... bueno. -Gracias por avisarla.

-De nada. -Has sido tú, ¿no?

Tendríamos que hablar, ¿no? -Sí, claro.

-Pero ahora no. Primero debes recuperarte.

Horas más tarde,

Ortega y Herranz comunican a Cayetana

que su hija ha sufrido un infarto

y que necesita un trasplante de corazón.

Quiero donar los órganos de mi marido.

Quiero salvar a mi hija.

La donación es anónima.

El receptor nunca sabe el origen del corazón,

y no le puedo garantizar que el corazón vaya para su hija.

Pero el factor de la compatibilidad debe ser muy importante.

Totalmente. Y otros factores importantes

son la urgencia y la proximidad geográfica.

Pero con todo, no le podemos garantizar

que ese corazón vaya a ir a su hija.

Bueno, me da igual.

La verdad, una donación salvará la vida de mi hija.

Así que... quiero donar los órganos de mi marido

para que salven la vida

de otra persona.

-Cayetana, es la mejor decisión. Muchas gracias.

Gracias. Por su estado

y por su edad, Laura está en urgencia cero.

Es decir, prioritaria para recibir un corazón

si hubiera uno disponible.

La doctora Rey ya tiene los resultados

de los cultivos que le ha hecho a su paciente.

Tanto las muestras del esputo como del líquido articular

han dado positivo por una bacteria que causa melioidosis.

Lo más extraño es que es una enfermedad

que se da en países tropicales, y Paco no ha viajado.

¿Qué tal por el taller? -Todo igual, Paco.

Sigue igual todo.

-Cuídalo, ¿eh?

Que cuando el tío se jubile, es para nosotros.

-He estado pensando en eso. Creo que lo heredarás tú.

-¿Y eso? -Porque lo voy a dejar.

Estoy quemado.

Creo que intentaré buscar suerte en otro lado,

y tal vez me marche a Londres.

-"A Londres, qué casualidad".

Justo donde quería ir Begoña.

Ahora entiendo por qué venían juntos al hospital.

"Lorena Quesada, acuda a recepción".

Laura, la paciente que ingresó con su padre

tras un accidente de coche,

sale de la operación tras recibir el corazón de un donante.

Por motivos de confidencialidad,

no se sabe si le han trasplantado el corazón de su padre,

pero existe esa posibilidad.

Bueno, la operación ha salido bien. Hay que ver cómo evoluciona,

pero tranquila.

Doctor, muchas gracias, de verdad. Nada.

Vale.

Gracias, de verdad. De nada. Tranquila.

Hola. -Hola.

Buenas noticias. Ya sé qué tienes

por fin. -Bien.

-Es una enfermedad

conocida como melioidosis. Es una infección de los pulmones

que puede provocarte una sepsis.

Que es lo que te ha ocurrido a ti. -Vale.

-Lo que es más raro es que es una enfermedad de países tropicales.

-Pues yo no he ido a ningún sitio. -Bueno, Begoña

viajó a Colombia hace poco, pero está bien.

-Sí, está bien. Y me trajo un bote de tierra de recuerdo.

-¿Un bote de tierra? -Sí.

-¿Y has manipulado esa tierra?

-Sí.

-El principal mecanismo de contagio de la enfermedad en humanos

es mediante inhalación de aerosoles, el consumo de agua contaminada

o la inoculación percutánea durante la exposición a este agua.

¿Sabes de dónde era? -No. Bueno, sí. De un lago, creo.

-De un lago. Vale.

Tú sueles tener heridas en las manos, ¿no?

-Sí. Soy mecánico. Siempre tengo... -Pues ha tenido que ser eso.

Si el agua del lago estaba contaminada,

habrá contaminado la tierra.

Y si tú tienes heridas,

a lo mejor la bacteria te penetró por ahí

al torrente sanguíneo.

Debió ser eso. -¿Y eso puede pasar?

-No es muy común,

pero con los datos que me has dado, es la única opción que veo.

Te pondré un tratamiento intravenoso

mientras estás ingresado. -Vale.

-Y en los próximos seis meses tomarás un compuesto oral.

-Vale. -¿Vale?

-Gracias. -Bueno, os dejo. Hasta luego.

-Si piensan viajar a algún país,

deben informarse de si existe alguna vacuna para ir con seguridad.

Y si van a traer algún souvenir, mucho mejor que no sea orgánico.

¿Qué ha pasado?

Te hemos hecho un trasplante de corazón.

La operación ha salido bien, pero la recuperación será lenta.

Así que tranquila.

¿Y el papá?

Hace unas horas... no hubiera donado los órganos de mi marido.

Me costaba tanto.

Pero ahora sé lo que siente una persona que espera una donación.

Y aunque no le trasplanten el corazón de Pelayo a Laura,

para mí será como si lo hubieran hecho.

Cariño, lo llevarás siempre contigo.

Está en tu corazón.

-¿Que llevo el corazón del papá?

-¿Qué más, amor?

Hombre, Ferrer. -Hola, Rey. ¿Qué tal?

-Te iba a hacer una gracia, pero prefiero no molestar.

-Oye, Rey.

Rey.

Que... nada, que no quise decir

que Daca fuera un graciosillo.

Que solo quiero poner mi piso guay,

y sé que tú sabes de interiorismo,

y no sé, Daca ahí en medio pues... Bueno,

que él... -Que tendrá el gusto de un cromañón.

Básicamente...

-Básicamente. -Sí, lo siento.

-No lo sientas, es verdad. Vivo con él.

-Bueno, fue un poco culpa mía también.

Hay cosas que me tomo muy en serio.

Para mí lo del piso es importante. ¿Lo entiendes?

-Sí, perfectamente. -Pero nada, venid los dos

a mi casa a cenar, sin problema, ¿vale?

Y lo amenizamos todo con chistes malos.

-Mira, ¿sabes qué te digo? Vamos a estar más a gusto tú y yo.

-Ajá. Vale. -Sí.

Porque si vamos a estar hablando de decoración,

a Daca le puede dar un ictus.

O se pone azul o le da un ictus.

¿Vale? -Vale, vale, sí.

Ortega. ¿Qué?

Vaso sanguíneo, con "V".

Si lo he puesto bien. Estás mirando otra frase.

Perdona, es que aún tengo una resaca que me muero.

Si quieres lo dejamos. ¿No te importa?

Uh. A mí nada. Vámonos.

Escucha, podríamos ir otro día con tus amigos, ¿no?

Eran majos. Lo siento, Herranz,

pero no puedes volver al grupo. Estás vetado.

¿En serio?

No.

De todas formas, lo siento.

Me cuesta acostumbrarme a mi vida de soltero.

Debes ir poco a poco. En eso estoy de acuerdo.

De todas formas, en la vida no se está preparado para casi nada.

Tú nunca flaqueas, ¿no? ¿Por?

Porque... no sé, siempre tienes respuesta para todo,

y tienes una paz interior y una alegría

que son envidiables.

No te dejes guiar por las apariencias, porque...

he pasado unos cuantos episodios bochornosos.

Y no hace mucho. Ah, ¿sí?

Sí. Dime uno.

No pienso decirte ninguno. No tenemos tanta confianza.

Que me has visto borracho. Dime uno.

Te digo uno, pero para que te liberes de lo de anoche.

Vale.

Ahora entrará Conchi Linares,

que viene derivada por su médico de cabecera.

Espero máxima discreción. ¿Quién ha dicho?

Conchi Linares es una de las copleras más luminosas de este país.

Resulta que desde hace dos o tres semanas

tengo una hinchazón en el muslo izquierdo.

El bulto que detecté es doloroso y está tenso.

Lo primero será hacer una resonancia magnética

para analizar el bulto.

Por favor, aquí no pueden hacer fotos.

He tenido un incidente con un paparazzi.

¿Llevas tú a Linares?

Tengo algo grave, y usted no quiere decírmelo.

Me documento para el concurso de proyectos de investigación.

¿Y tú, tienes tema ya? -No. No me voy a presentar.

¿Qué te has hecho? Te falta un trozo de oreja.

Estaba en medio de un combate y al otro se le ha ido la olla.

Ni que pusiera quién mató a Kennedy.

-Son las notas de mi trabajo, y nadie lo lee hasta que acabe.

Cuando se cure, se quedará como si nada.

-No suele atenderme una doctora tan bonita.

Voy a presentar un proyecto.

Ha sido el espíritu luchador de otra persona lo que me ha animado.

  • Centro médico - 28/06/16 (2)

Centro médico - 28/06/16 (2)

28 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 28/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 28/06/16 (2)"
Programas completos (744)

Los últimos 757 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios