www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4393359
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 27/12/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Cualquier cosa que necesites, voy a estar por aquí.

Me avisas.

Elisa, la paciente

que fue diagnosticada hace unos meses de un linfoma,

recibe una sesión de quimioterapia.

-Marta... -No sabía...

¿Cómo estás? -Pues bien, dentro de lo que cabe...

-Hacía un montón que no nos veíamos. -Sí, desde que Curro me dejó por ti.

Por cierto: ¿cómo está?

-Pues... precisamente me gustaría hablarte de Curro.

-¿Se encuentra bien? -Nada.

Tutéame, por favor. No, no, no, no me pasa nada;

pero gracias por preguntar.

Es que yo creo que los hospitales no me gustan nada

y me he puesto el cuerpo como malo.

Llevo tanto rato esperando que yo creo que ya estoy como...,

me siento, no sé, enferma. -Ya, le pasa a bastante gente.

-Ya, sí, es normal, es que yo estoy esperando

que mi sobrina salga de su sesión de quimio.

-Tía, ¿qué pasa, te has puesto peor?

-Que no, "Elisuchu", que no.

Lo que pasa que este hospital, son tan buenos

que, que se ocupan hasta de los que estamos sanos.

Venga, marchemos ya a casa, que hoy ya has tardado más de la cuenta.

-Sí. Es que me he encontrado con una conocida que me...

-Pero a ver, te acaba de preguntar si te has puesto peor, ¿no?

Eso es porque ya estabas mal entonces.

-Sí, lleva una semana pachucha.

-Tiene muchísimo interés, no sé por qué,

en hacerme parecer que estoy enferma. Si estoy...

¡Perdón, discúlpenme! -Un celador, por favor.

Vomita

-Tranquila.

-Por favor...

Mi tía siempre ha estado ahí para mí.

Fue mi gran apoyo cuando mis padres murieron.

Pero ¡fff! Es que es muy cabezona.

Ella vive sola en su caserío

porque discutió con mi prima Nerea y no se hablan.

Es que mi prima quería vender las tierras

y mi tía dijo que imposible; que llevaban siglos en la familia

y bueno, se montó un lío muy gordo

y, desde entonces mi tía no perdona a mi prima.

Esther Morales acude a la consulta del doctor Blanco

tras varios días sufriendo vómitos y dolor de estómago.

-Bueno, pues es que llevo varios días con un dolor

que se ha agravado un poco después de la fiesta con los del trabajo.

¿En esa fiesta hubo algún exceso? -Bueno, pues nada fuera de lo normal.

No sé, una copa, unos bailes... Nada raro, ¿no, Vero?

-Pues no, la verdad, yo diría que nada raro.

Bueno, pues te voy a explorar, ¿m?

Teléfono

-Huy, lo siento, tengo que contestar. -¿Es de la agencia?

-Sí, es Bea.

-Ah, pues dile que un besito de mi parte.

-Yo le doy el besito.

Pero tú anda, céntrate en mejorarte y atiende al doctor.

Ahora vuelvo. Bien.

Pasa a la camilla.

-Soy creativa publicitaria

y acabo de empezar a trabajar en la agencia que dirige mi prima Verónica.

La fiesta fue para celebrar

que la agencia ha firmado un importante contrato

con una marca bastante importante.

Bueno, la verdad es que yo fui

para integrarme y conocer a los compañeros.

La verdad es que nos lo pasamos muy bien.

¿Te duele? No mucho.

¡Au! Bueno, el abdomen está distendido

pero no parece que sea apendicitis ni abdomen agudo.

Haremos un electrocardiograma,

analíticas y radiografías para ver qué causa la dolencia.

Mientras te pondremos analgesia para el dolor.

-Pero ¿es grave, doctor o...?

Vamos a esperar a los resultados, ¿m?

OK. Te acompaño a ver a tu prima.

Gracias.

-A ver, Arancha,

entonces es la primera vez que el vómito tiene un aspecto bilioso, ¿no?

Dime la verdad, por favor. -He vomitado alguna vez más.

Pero con este color tan feo no. -Muy bien.

Bueno, ya hemos sacado algo en claro, bien.

¿Desde cuándo estás así?

-Bueno, la verdad que, con la tripa hinchada como un globo y...,

y que no puedo con mi alma, una semana larga;

pero, pero igual que viene se va, doctora. Esto no es nada.

-¿Y la fiebre? -Eso empezó esta mañana.

Pero me he tomado un paracetamol de un gramo.

-Vale.

¿Has comido algún alimento fuera de lo habitual

o que pudiese estar en mal estado?

-No. Yo solo como lo que traigo de mi casa.

Que es todo muy bueno y muy sano.

Porque para eso lo controlo yo,

que ya no tengo yo edad de salir de pincho de tortilla.

Ya me gustaría, ya.

Y la criatura no puede probar nada porque, claro, con...,

con lo suyo pues, como que lleva una dieta especial.

-Claro. ¿Diarrea has tenido?

-No. Eso no. -¿Alguna enfermedad importante?

-La pregunta sería qué es lo que no tengo, doctora.

Bien, a ver, hipertensión, varias infecciones en los pulmones,

artrosis, tengo que tomar anticoagulantes

porque me han puesto una válvula en el corazón

porque tuve una insuficiencia cardiaca, ¿sigo?

-No, no es necesario. Mira, me parece suficiente.

Medicación tomas para esto, ¿no? Imagino.

-Mm. Soy una farmacia ambulante.

Seguro que me pregunta cualquier cosa y la tengo.

-Venga, pues vamos a explorarte. -Muy bien.

Para un paciente polimedicado

es muy importante tener bien identificada

y organizada la medicación que tiene que tomar.

Existen unos pastilleros con forma de calendario

que permiten preparar la medicación de toda la semana

y esto ayuda mucho al cumplimiento terapéutico.

Pues el dolor abdominal es difuso,

no he visto que tengas dolor en algún punto localizado.

-Y entonces, ¿qué es lo que tiene? -Nada.

Ya te lo he dicho yo, que me conozco de toda la vida.

-A ver, parece una gastroenteritis aguda leve.

Por el dolor abdominal, la fiebre y los vómitos.

Pero Arancha, por toda la patología de base que tienes, que no es poca,

prefiero hacerte algunas pruebas

para quedarme tranquila de que está todo bien.

Quiero hacerte un análisis de sangre, de orina, una placa de tórax,

de abdomen y un electrocardiograma.

-¿Eso quiere decir que nos tendremos que quedar más tiempo aquí?

-Pues sí; es preciso. Pero iremos lo más rápido posible, ¿m?

-Gracias. -Voy a prepararlo todo.

Hasta ahora. -Hasta ahora.

-Bueno. Pues yo me voy, ¿eh? -Sí.

-Que tengo cita con el oncólogo,

a ver qué tal voy respondiendo al tratamiento.

-Muy bien, seguro.

Luego lo vamos a celebrar, ya verás. Seguro.

-Bueno. -Hasta luego.

-Pues le voy a sacar un poquito de sangre.

-Oye, ¿y qué pasó el viernes,

que no viniste a tomar algo con Ortega y conmigo?

-Em..., me surgió una cosa. -¿Qué cosa?

-Pues una cosa. -Ah.

-Ya lo siento, estoy con mi prima en el hospital.

Pues no lo sabemos todavía. Estamos esperando los resultados, sí.

Que sí, que te voy contando.

Oye, muchísimas gracias por encargarte de la reunión, ¿eh?

Sí, dime.

Pues no, todavía no le he dicho nada de lo de la fiesta.

¡No lo sé! Yo nunca la había visto tan eufórica, de verdad te lo digo.

Y tampoco bebimos tanto, ¿no? Oye, me está entrando una llamada.

Venga, te llamo ahora. Hasta luego.

Dime. Ah, ¿ya están los resultados?

Voy corriendo.

La doctora Marco le está realizando

una radiografía de tórax y de abdomen a Arancha,

la paciente con una posible gastroenteritis.

Mientras, su sobrina Elisa,

ha aprovechado para ir a ver a su oncólogo

y hablar sobre la evolución de su linfoma.

Pues te explico, Arancha, en la analítica de sangre

hay un aumento de los leucocitos y de la PCR.

Que significa que hay un proceso inflamatorio o infeccioso.

Y el electrocardiograma no es normal,

pero los cambios son compatibles con tus antecedentes.

Así que no le voy a dar mayor importancia.

-Perdón por el retraso. -Nada, no te preocupes.

-¿Sabes qué? Lo que te había dicho, no tengo nada.

-Bueno, parece una gastroenteritis aguda leve,

como ya os había dicho antes. -Pues eso, doctora, nada.

-Voy a darte el alta con medicación para los vómitos,

la fiebre y el dolor abdominal. Tienes que mantenerte bien hidratada.

En circunstancias normales,

es bueno tener una serie de rutinas para evitar la deshidratación.

Beba al menos dos litros y medio de líquido al día.

Más si realiza ejercicio físico o hace mucho calor.

E intente llevar siempre consigo una botella de agua

y acostúmbrese a beber antes de tener la sensación de sed.

Bueno, voy a firmarte el alta y las recetas y vengo. ¿Vale?

Hasta ahora. -Hasta ahora.

-¡Bueno! ¿Qué?

Esa carita..., ¿cómo ha ido todo?

-Pues que parece que ya no va a hacer falta que siga con el tratamiento.

¡Ayyyy, mi polita!

Esa es una noticia estupenda. ¡Ya me has dado la alegría del día!

Bueno, hay que salir a celebrarlo con unos fritos, ¿eh? ¿Me lo prometes?

-Voy a llamar a la prima Nerea para que venga a casa, ¿vale?

Va ser lo mejor. -Pero ¡chiquilla!

-Sí. -¿Qué pasa?

-Nada, que tengo que llamar a Nerea para que venga, ¿m?

-¿Y eso? ¿A qué viene eso ahora? -¿A qué viene?

¿A qué viene tu cabezonería?

-Pero ¿a santo de qué quieres ahora llamar a Nerea,

si está todo archihablado? -Pues a ver, ¿no es tu familia?

A tu edad tienes que estar con tu familia.

-¿Y tú qué eres, polita?

¡Ey!

-Yo... Yo es que tía, no puedo más con esta situación.

Estoy en medio, vosotras peleadas, yo...

Por favor, arreglarlo porque yo no puedo más.

-Te entiendo pero ella tampoco quiere verme.

Nerea ni siquiera fue capaz de llamarme cuando nació mi nieto.

-Tía, hay que saber perdonar. -Bien.

Solo te digo que, si Nerea entra por la puerta,

yo salgo aunque sea por la ventana. ¿Te queda claro?

Y ahora, ¡alegra esa cara! ¡Qué buena noticia hemos tenido!

¡Venga!

-Pero que me has colgado

antes que te diga que te puedes ir a la reunión, si quieres.

Que no te preocupes por mí. -Que no pasa nada, tranquila.

Se va a encargar Ricardo de la reunión, ¿eh?

-OK. Bueno, ya están los resultados.

Según la radiografía, tienes un derrame pleural.

¿Y eso? Puede estar relacionado

con lo que muestran los análisis.

Los parámetros de amilasa y lipasa están muy altos.

Esto indica que el páncreas está inflamado.

Y podrías estar sufriendo una pancreatitis.

La pancreatitis es una inflamación del páncreas.

Provoca náuseas, vómitos

y dolencias internas en la parte superior del abdomen.

Estas dolencias pueden ser agudas o crónicas.

Ambas son graves.

Pero las agudas se producen de una forma repentina

y desaparece el dolor con un tratamiento adecuado en pocos días.

¿Y eso a qué puede deberse, doctor?

Bueno, se puede deber a diferentes motivos.

Una de las causas principales es el consumo de alcohol.

Pero también puede deberse a cálculos biliares.

Es decir, que el páncreas se inflama

porque no deja pasar ni la bilis ni las encimas.

Y luego hay causas que se desconocen.

-Pues supongo que será la segunda.

Bueno. Para salir de dudas, haremos una ecografía.

Y de momento no hay por qué preocuparse. ¿De acuerdo?

Claro. Después paso.

Hasta ahora. Gracias.

-Me voy a hacer una llamada un segundito, ¿vale? -OK.

-Bueno, pues Esther y yo,

más que primas, somos como hermanas, la verdad.

Porque hemos estado siempre juntas,

desde que éramos pequeñas hasta la universidad.

Y sinceramente es una de las mejores creativas publicitarias

que yo he conocido en mi vida, de verdad te lo digo.

Y no es porque sea mi prima; es que lo digo porque es verdad.

De hecho, por eso la he fichado yo.

Bueno, por eso y..., y porque quiero que vuelva a llevar una vida normal.

¡Doctor! ¿Sí?

Perdone, pero me gustaría contarle algo sobre mi prima.

Tú dirás.

Pues verá, es que el año pasado

Esther sufrió una depresión bastante fuerte

porque lo dejó con su novio de toda la vida.

Y..., en fin, que tuvo algún problema con el alcohol.

Estuvo bebiendo más de la cuenta.

Y yo no sé si lo que le está pasando ahora tiene algo que ver con eso.

¿Sigue bebiendo? Yo creía que no, la verdad.

Pero, pero con todo esto estoy confundida y muy preocupada.

Bueno, tranquila, aún no hay nada confirmado.

Gracias por esa información, la tendré en cuenta, ¿m?

Y fíjate qué casualidad, que su tía es tu paciente.

-Ah, sí. Ya sé quién me dices, sí.

-Pues, bueno. Elisa me ha estado comentando que...,

que Curro le puso la mano encima en dos ocasiones.

-¿Qué dices?

-Una fue en casa, discutiendo por la cena,

y otra fue aquí, en el hospital,

porque se puso a hablar de mí y...,

y Curro se puso nervioso y la zarandeó.

-¿Y lo hizo delante de todo el mundo? -No, fue en frente del hospital.

-Pero bueno, Marta,

con eso y la denuncia de Lina ya son dos testigos, ¿no?

-Ya. Pero no creo que sea suficiente porque Elisa no denunció

y además cree que no hubo testigos.

-¿Y con Lina y con un testigo no vale?

-Pues es que he estado hablando con Clara, la abogada,

y me ha dicho que necesitamos un testigo más.

Si no, la cosa no va a ir muy bien.

Tras sospechar que puede sufrir una posible pancreatitis,

el doctor Blanco le realiza una ecografía a Esther.

Puede que la inflamación del páncreas de Esther

esté producida por una litiasis.

Es la enfermedad por excelencia de la vesícula biliar

y es donde se forman los cálculos o piedras.

Aunque no descarto el alcohol como causa principal.

Pues haremos también un TAC

para tener más información sobre el estado del páncreas.

No creía que fuera para tanto. Esther, una cosa,

ese tipo de fiestas a las que vas, ¿suelen ser habituales en tu vida?

Ya sé por qué dice eso, ha hablado con mi prima, ¿verdad?

Estoy haciendo mi trabajo. No bebo, doctor.

Si es lo que quiere saber. Bien.

Esperaremos los resultados del TAC para saber más.

Quizás sí que me pasé el año pasado un poco con la bebida.

A ver, fue una mala racha.

Pero ya estoy bien, ¿m? Totalmente centrada en mi trabajo.

No quiero decepcionar a mi prima ni a la agencia.

Me han dado la oportunidad de mi vida.

Elisa ha tenido que llamar a la ambulancia

porque su tía Arancha no ha mejorado de sus síntomas.

Sigue con malestar general, fiebre y dolor abdominal.

-A ver, ¿cómo se encuentra? -¡Fatal!

-Vale, muy bien.

¿Se ve con ánimos de llegar a la ambulancia?

-Sí. -¿Sí? Vale.

¡Dani, Dani! No traigas la camilla. -¡Aaa!

-Vamos, poquito a poco, ¿eh? Tranquila.

-¡Elisa! -Sí, sí.

-No te apartes. -Estoy aquí, estoy aquí.

-¿Es usted familiar? -Sí, soy su sobrina.

-Vale; se viene con nosotros.

-A pesar de los antecedentes de Arancha,

todo indicaba que era una gastroenteritis aguda.

Pero está claro que aquí hay algo más,

así que vamos a ingresarla para hacerle un estudio.

Entre otras pruebas, le hemos realizado una ecografía abdominal

para ver con más detalle qué es lo que le ocurre.

-¿Ve algo, doctora? -De momento todo es normal.

-¡Ff! Pues algo tendrá que encontrar.

Porque ahora sí que me encuentro fatal y me duele mucho.

-Ya, ya lo sé, Arancha, tranquila.

Ahora irás notando los efectos de la medicación

que te hemos puesto para el dolor y para la fiebre, ¿eh?

-Yo se lo agradezco pero a mí me gusta saber qué me está pasando.

-A ver, lo más probable es que tengas una infección bacteriana.

Una infección por una bacteria.

Así que ya te he puesto un antibiótico de amplio espectro

y vamos a hacerte cultivos de sangre, de orina y de heces.

Para intentar averiguar qué bacteria

es la que está provocando la infección.

En caso de infección, siempre es interesante

intentar averiguar qué bacteria es la que está provocando la infección.

Porque, en el peor de los casos,

podría terminar desarrollando una sepsis.

Que es una infección generalizada, una infección muy grave.

El doctor Blanco ya tiene los resultados del TAC de Esther,

la paciente con una posible pancreatitis aguda.

A ver, los resultados del TAC confirman mis sospechas.

Tienes una pancreatitis moderada con derrame pleural bilateral.

En principio parece que no hay litiasis.

Así que te quedarás ingresada con antibiótico

analgesia y dieta absoluta

hasta que baje la inflamación y podamos darte el alta.

-¿Y se sabe ya por qué ha podido ocurrir esto?

Si descartamos el exceso de alcohol,

quedan otras causas genéticas, incluso algunas desconocidas.

Pero bueno, lo importante ahora

es que en un par de días estarás recuperada. ¿De acuerdo?

Vale. Después me paso.

Gracias. Hasta luego.

(A la vez) -Muchas gracias.

No te preocupes, Vero, desde aquí puedo trabajar,

así puedo adelantar cosas del proyecto.

-Tú por el proyecto no te preocupes,

que ahora lo importante es que te recuperes.

-¡Que estoy bien y quiero trabajar!

Además, deja de preocuparte por mí como si me pasara algo grave.

-Bueno, pues haz lo que quieras.

-Quiero demostrar que valgo para este trabajo.

Y quiero integrarme con mis compañeros lo antes posible.

Así que no voy a dejar que el hospital me impida trabajar.

Además, desde la depresión,

mi prima se preocupa por mí como si fuera mi madre.

Y eso me da mucha rabia. ¡Y ya estoy bien!

¿Qué más tengo que hacer?

-¡Ay, Elisuchi!, tráeme mi bolso, por favor. -Sí.

-Anda, siéntate aquí.

¿Te acuerdas?

Esta medallita fue de tu abuela, toma, es tuya.

Tú eres la única familia que tengo ahora, por favor.

-Tía, no. -¿Por qué no?

-Porque te equivocas, te equivocas. -No. Ey, ey, ey, ey.

Es lo único que te voy a poder dejar.

-¿Qué dices, tía? ¿Por qué dices todo esto?

¿Qué pasa?

-He tenido que vender las tierras.

Estoy arruinada.

No puedo seguir manteniéndolas.

No he sabido sacarles provecho.

Me quedará una renta para ir tirando.

El abogado ya tiene todos los papeles, solo falta mi firma.

Por eso tengo que volver cuanto antes.

Nerea tenía razón.

Sí, tenía razón cuando dijo que las vendiera

porque yo no iba a a ser capaz pero yo me enfadé mucho.

Y ahora estoy arruinada y llena de deudas.

-Pues entonces díselo, ¿m? Díselo y hacéis las paces de una vez.

-No puedo, no puedo.

-¿Por qué? ¿Por orgullo?

-Vergüenza.

Me da mucha vergüenza saber que he perdido las tierras

que han pertenecido durante siglos a mi familia, todo por culpa mía.

La voy a dejar sin nada.

A ella, a su hijo... ¿Cómo se lo digo?

Es que no puedo ni mirarla a los ojos.

Esther, la paciente con pancreatitis aguda,

se encuentra mucho mejor tras un tiempo en tratamiento.

-Bueno, estoy viendo el trabajo que me has enviado

y es buenísimo, Esther.

¿En serio has hecho esto en tan poco tiempo desde el hospital?

-¿En serio que te gusta? Pues he hecho lo que he podido.

-Es buenísimo. Me encanta.

-Bueno, ¿y alguna novedad en la agencia o...?

-Pues la verdad es que sí.

Gregorio me ha dicho esta mañana que se va a Londres.

Que le han ofrecido un puestazo y que se marcha.

-¿En serio? -M-hm.

-Bueno, si es lo que le gusta... ¿Y cuándo se va?

-Creo que dentro de dos días; pero no estoy segura.

-Pues habrá que hacerle una fiesta, ¿no?

-Pues mañana se la hacen, sí. -Pues qué bien,

porque yo creo que me van a dar el alta hoy

así que podré ir a la fiesta.

-Es que no me puedo creer que estés pensando en ir a una fiesta.

¡Que tienes que guardar reposo!

-Mira, que solamente voy a ir a saludar, ¿vale?

Solamente por mantener el contacto. -Mira, no digas tonterías.

¡Tú lo que tienes que hacer es cuidarte

y dejar de pensar en tanta fiesta!

-Parece que no quieres que vaya a la fiesta.

Bueno, ¿cómo te encuentras?

-Pues la verdad es que mucho mejor. ¿Sabe si me va a dar el alta hoy?

Porque es que estoy un poquito cansada de estar aquí.

Pues todo apunta a que sí.

Aunque tendrás que seguir el tratamiento en casa.

Eso sí, nada de excesos, ¿eh?

Tendrás que seguir cuidándote y haciendo dieta blanda.

-Tranquilo, doctor que no me va a volver a ver en el hospital.

A ver si es verdad.

-¡Venga, Anuc! -¡Sáquenme de aquí!

¡Sáquenme! -Arancha.

-Que me ... ¡Las tierras son mías!

-Dame el termómetro, por favor, Anuc. -¿A quién hay que ayudar?

-¿Qué pasa, qué pasa? -¡Elisuchi!

-Elisa, por favor, sal de aquí. -Pero ¿qué ocurre?

-Tiene la fiebre muy alta. Está delirando.

-Casa, hija... -Tía...

-Elisa, por favor, salga de aquí.

-¡Sácame de aquí...!

-Vamos a ponerle un antitérmico intravenoso, venga, Anuc, rápido.

-¡Sacarme de aquí! -Tranquila, tranquila.

Tranquila, Arancha, es por la fiebre.

-Las tierras son mías, ¡mías! ¡Por favor! Ayúdeme.

-Arancha...

Después de ser dada de alta tras sufrir una pancreatitis,

Esther vuelve al hospital en ambulancia con los mismos síntomas.

-Tranquila, que el doctor Blanco ya sabe que vamos para el hospital.

-Muchísimas gracias.

Pues nada, al final mi prima se plantó en la fiesta

y la volvió a liar.

Bueno, estuvo toda la noche bailando como una loca,

abrazándose a todo el mundo...

Yo no sé qué le está pasando, de verdad te lo digo.

Porque es que ella nunca ha sido así.

Pero bueno, si es que hasta se lió con Gregorio en el baño, por favor.

Y ella insiste en que no bebió nada.

Pero es que yo juraría que la vi pasar con una copa en la mano.

Y no sé qué pensar.

Porque yo creía que había superado ya este bache,

pero está claro que no.

-Doctor, le prometo que no he bebido nada.

Descúbrete el abdomen, por favor.

-¡Ah, ah! ¡Fff!

Todo parece indicar que la pancreatitis se ha reproducido.

Esther, reposo y dieta significa eso, reposo y dieta.

No irte de fiesta. -Que le juro que no he bebido nada.

Vale, que fue una mala idea ir a la fiesta.

Pero solo quería integrarme.

Me gustaría creerte pero parece que se ha reactivado la pancreatitis.

-Pero que le juro que no bebí nada de alcohol.

Hágame todos los análisis que quiera, que me da igual.

Además así le puedo tapar la boca a mi prima,

que seguro que está pensando mal. -Yo solo estoy preocupada por ti.

Analítica de tóxicos y analgesia para el dolor.

Haremos más pruebas para asegurarnos que estamos ante una pancreatitis.

Como no ha pasado mucho tiempo desde la fiesta,

si Esther ha consumido alcohol, lo sabremos por los análisis.

Aunque la veo tan convencida, que ya no sé qué pensar.

En fin, pronto saldremos de dudas.

-¡Ay! ¿Ya está mejor? -Sí. Tranquila, ya está más estable.

Le hemos puesto medicación, no te preocupes.

-Pero esto no lo tenía antes, ¿qué ha pasado?

-Ya, lo que pasa

es que la hemos hecho un ecocardiograma transesofágico

y hemos visto que tiene una endocarditis.

-¿Una qué?

-A ver, una endocarditis

es una inflamación de la membrana interna del corazón.

-Mire, no entiendo.

-A ver, Elisa.

Tu tía tenía una infección.

Y la bacteria que le estaba provocando la infección

ha pasado a la sangre.

Y al ser portadora

de una prótesis valvular en la válvula mitral,

es más propensa a que esta bacteria se instale ahí,

en la válvula.

Y es lo que ha provocado la endocarditis.

-Pero ¿eso cómo va a ser? Le estáis poniendo antibióticos, ¿no?

-Sí, sí que le hemos puesto antibióticos.

El empeoramiento de Arancha se debe

a que los antibióticos que le hemos puesto no están funcionando

porque la bacteria que le está afectando

es resistente a dichos antibióticos.

Así que voy a intentar agilizar

los resultados de los cultivos todo lo que pueda.

Hola. -¿Cómo está la paciente?

Mejor, justo ahora voy a recoger sus análisis.

-Bueno, me alegro. Hasta ahora.

-¿La que recogiste con su prima?

-Sí. Yo no sé que le habrá dicho que estaba enfadadísima.

Mensaje

Tengo una emergencia. Luego nos vemos.

-Vale.

-Soto, perdona. ¿Era Ainhoa?

-Sí. Es que justo tiene una urgencia. -Ah.

Es que llevo todo el día buscándola para ver cómo está y..., no sé.

No hay manera. -Ya, bueno.

Ya sabes lo que son las urgencias, que no avisan.

Te veo luego. -Vale.

El doctor Blanco ya tiene los análisis toxicológicos de Esther

Ahora sabrán

si el consumo de alcohol es la causa de su pancreatitis.

-Hombre, pensaba que no ibas a subir a verme.

A ver, le he pedido que me acompañe

porque tengo los resultados de los análisis y seguro que le interesan.

Esther tenía razón, no ha consumido alcohol.

-¡Pero si yo juraría que la vi con una copa en la mano!

-Que era un refresco.

-Y entonces, ¿por qué le está pasando todo esto?

Pues reconozco que no lo sé, pero seguiremos haciendo pruebas.

-Todavía estoy esperando a que me pidas una disculpa.

-¿Disculpas por qué, exactamente?

¿A ti te parece normal

que te plantaras en la fiesta recién salida del hospital

y liarla como la liaste?

-Solo quería divertirme un poco, ¿vale?

-No, si ya. Ya te divertiste y mucho.

¡Por favor, que te encerraste con Gregorio en el baño!

¡Como si fuerais dos adolescentes!

-Mira, tú no sabes lo que me está pasando.

Quiero que te vayas.

-Pues mira, sí, mejor me voy.

Y espero que al menos tomaras precauciones.

-Pues puedes quedarte tranquila

porque, además de que él utilizó condón, yo tomo la píldora.

Esther, ¿has dicho que tomas píldoras anticonceptivas, no?

-Sí.

Creo que ya sé lo que te pasa.

Dados los antecedentes de depresión y alcoholismo de Esther,

no lo tuve en cuenta,

pero las píldoras anticonceptivas

pueden tener efectos secundarios muy poco frecuentes

entre los que se encuentra la pancreatitis.

Para confirmarlo haremos nuevos análisis

y la mantendremos en observación

suspendiendo el tratamiento anticonceptivo.

El laboratorio se ha puesto en contacto con la doctora Marco

porque ya disponen de los resultados de los cultivos de Arancha.

-Ah, Óscar, son los resultados de los hemocultivos, ¿no?

Vale. Muchas gracias.

La doctora Marco le comunica

los resultados de los hemocultivos a Arancha,

la paciente con endocarditis.

-¿Quieres que esperemos a tu sobrina? -Pues no.

No hace falta, de verdad.

Además, la pobre bastante tiene con lo suyo y...

Y yo ya hace muchos años que de mis cosas me ocupo yo solita.

-Bueno.

La bacteria que hemos encontrado en los resultados de los hemocultivos

se llama listeria.

Es la bacteria que ha colonizado tu válvula cardiaca, la mitral,

provocando la endocarditis.

Llaman a la puerta

-Perdón por la interrupción. ¿Se puede?

-Sí, sí, claro, adelante.

-¿Y eso cómo ha podido ocurrir?

-Normalmente se adquiere mediante la ingesta de alimentos contaminados;

como carne cruda, verduras, quesos blandos,

leche no pasteurizada... -Sí. Pero...

Bueno, pero si yo tengo unas medidas extremas de higiene

con todos los productos de mi caserío.

No lo entiendo cómo ha podido pasar. -Bueno, Arancha, no te preocupes.

Estos productos no los comas y ya está.

Ahora ya te hemos puesto un antibiótico,

así que pronto notarás mejoría.

-Eskerrik asko Muchas gracias, doctora.

-De nada.

Venga, hasta ahora.

-A ver, señorita. A ver si nos aclaramos usted y yo.

Te dije que esto era tuyo, que lo cogieras.

¿Por qué me lo has dejado? -Que no he podido decírtelo antes.

Pero... no voy a seguir con el tratamiento.

Pero no es por los motivos que tú te piensas.

-¡Pobrecita mía!

Pero... No..., no es posible. No es justo.

¡No es justo para ti! -Ya lo sé.

Pero ni para mí ni para nadie. Pero ya está.

Lo que podíamos hacer ya... Ya lo hemos hecho.

-Podemos..., no sé.

Podemos pedir más ayuda. Otra consulta... -No.

-Cuenta conmigo siempre.

Estaré siempre a tu lado, cuando me necesites, día, noche...

No te voy a dejar sola.

Todo irá bien.

-Gracias pero tú tienes que estar con tu familia.

Y esa es Nerea.

Por favor.

Por favor.

Tía, por favor.

Por favor...

-Ven acá, criatura.

Tras suspender su tratamiento anticonceptivo,

Esther, la paciente con pancreatitis,

está recuperada y lista para recibir el alta.

Esther se va a recuperar.

Tendrá que cambiar el tratamiento anticonceptivo,

pero por lo demás,

si esta vez guarda reposo y lleva una dieta adecuada,

en poco tiempo estará al 100%.

-Hola. -Hola.

-Venía a pedirte disculpas y, y bueno.

A pedirte perdón por lo de ayer. Lo siento, estaba muy enfadada.

-No te preocupes, me comporté como una idiota.

-También quería que supieras

que los de la oficina están totalmente alucinados con tu trabajo,

te lo aseguro.

-Yo lo único que quiero es no decepcionarte, ¿vale?

Con la oportunidad que me has dado.

Y bueno, solo quería caerles bien.

Bueno, se me va de las manos y a veces hago mucho el tonto.

Yo solo quiero ser una buena creativa.

Ese es mi sueño. -Y lo estás consiguiendo, Esther.

Lo único que tienes que hacer es ser tú misma

y comportarte con normalidad.

Si tienes todo mi apoyo. Eso ya lo sabes;

y lo demás va a venir solo, porque eres la mejor. Punto.

Ven aquí... Anda.

-Se acabó por hoy.

Te dejo esto aquí. Gracias.

Bueno, ¿qué? ¿Te vas a tomar algo con Ortega?

-No. Ya he quedado. -¿Ah, sí?

¿Qué te pasa con Diana? -Nada, estamos bien.

-Ah, pues genial porque mira, viene por ahí.

¡Qué cara de susto! ¿Me vas a contar qué te pasa?

-Pues que, el problema es que estamos bien, mejor que nunca.

Demasiado bien. -¿Y?

-Pues que llevamos una temporada

estando prácticamente todos los días juntas y...,

y el otro día pues,

estaba enseñándole unos pasos de tango y, porque entró Clara, pero...

casi la beso otra vez.

-¿Y qué vas a hacer?

-Pues intentar mantener distancia y la cabeza fría.

-Bueno.

Voy a cambiarme.

-Pues he estado en Oncología

y me han comentado que el pronóstico de Elisa es bastante malo.

-¡No me digas! ¡Pobrecita! Y yo molestándola con lo de Curro.

-Bueno, Marta, que tú no sabías nada. No te culpes por eso.

Además estoy segura de que Elisa también quiere

que ninguna chica pase por lo que habéis pasado vosotras.

-Un momento, es que se me está ocurriendo una cosa. -¿El qué?

-A ver, esto pasó en frente del hospital, ¿no?

-Sí.

-Y en frente del hospital hay un cajero.

Y ese cajero tiene una cámara de seguridad.

A lo mejor podemos sacar alguna prueba de ahí.

Acompáñame.

-No bebo y no tomo alcohol. Pero me encanta el té.

Acabo de traer unos tés de marruecos que son...

-¿Has estado en Marruecos?

-Ah, mira, como Javier, qué casualidad.

-Bueno, más bien por él.

-Hola, Daca, ¿qué tal? -¿Qué tal, Javier?

Hemos pedido una analítica para Mayte que no...,

no tenemos ni idea de lo que le ocurre.

-¿Quién es Mayte?

-En la ecografía sí que aparece una hepatomegalia.

Que quiere decir que tiene el hígado inflamado.

-Se puso a vomitar y se desmayó.

-¿Nos podemos ver dentro de media hora?

-¡Aa, ah! -¿Qué pasa?

-Voy a avisar a la enfermera para aumentar la dosis de analgésicos.

-¿Qué pasa? -Perdona, perdona.

Pero te estás confundiendo, hija.

¿Eh? Porque entre Mayte y yo no ha ocurrido nada.

-Pues nada, que pases buen día. -Que sí.

Que nos vemos ahora. -Venga.

-Dando un beso a fufú. -No, muchas gracias.

Vamos a llevarles a Boxes.

Al paciente le encontraron divagando por la calle, bueno,

metiéndose con varias personas

hasta que alguien decidió al final llamar a una ambulancia.

-¡¡Ah, que me matan!! ¡¡Socorro!!

¡Que no me toque! ¡Fuera!

-Cinco miligramos de olanzapina.

Sospecho que estamos ante un brote psicótico.

-Que os he visto... -Besándonos.

-¿No te da miedo...? No sé.

-Ya que he tomado la decisión,

también te digo que hay que lanzarse y que el mundo se apañe un poco, ¿no?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 27/12/17 (2)

Centro médico - 27/12/17 (2)

27 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 27/12/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 27/12/17 (2)"
Programas completos (1060)

Los últimos 1.073 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios