www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4393282
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 27/12/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Ainhoa, quiero pedirte perdón porque.

He estado muy distante porque me pilló todo desprevenida,

Lo siento, es que estoy hecha un lío.

A ver, el beso no me disgustó.

Pero como estoy hecha un lío,

creo que es mejor que seamos solo amigas y ya está.

Sí yo tenía que pedirte disculpas

porque te tenía que haber dicho antes que...,

que me gustaban las chicas.

Y bueno, pues ahora ya lo sabes.

Y no hay problema, podemos ser amigas, sí.

Me alegro.

¿Nos tomamos algo al salir?

Prefiero ir a casa a descansar.

Vale.

Vale, vale.

Nos vemos mañana. -Vale. Chao.

Ainhoa.

Que, que sí.

Que sí.

Que nos vemos en la puerta y tomamos algo, ¿vale?

Genial.

¿Por qué no ponemos algo que nos guste a las dos,

ya que está la guardia tranquila?

Venga, va.

¿Qué quieres ver, una serie?

-Vale. Sí. -A ver.

-¿Esta? -Esta.

-Va, venga. ¿Te gusta? -Sí.

Pedro acude al hospital

porque tiene hipo desde hace dos semanas

y comienza a estar desesperado.

Disculpe que le interrumpa.

Pero ¿faltaría mucho para que me atiendan?

Porque yo, la verdad, es que tengo un poquito de prisa.

Sí, bueno, a la gente a veces le hace gracia cuando te ve con hipo.

Y la verdad es que a eso ya me he acostumbrado.

Lo que pasa es que, cuando llevas tanto tiempo así,

te aseguro que es un verdadero infierno.

Que ya no sé qué hacer ni a quién acudir.

¿Y tu médico te ha puesto algún tipo de tratamiento??

Sí me ha puesto unas pastillas que se llaman Clopor,

¿Clorpromacina?

-Sí. Eso.

Clorpromacina, vale.

¿Y te has notado alguna mejoría?

Pues no, la verdad.

De hecho incluso va a más.

Jo, es que me duele ya hasta la boca del estómago.

Tanto esfuerzo he estado a punto hasta de vomitar varias veces.

Vaya.

Lo he intentado todo he intentado lo de beber agua de un trago,

he intentado lo de aguantar la respiración.

Bueno, incluso les pedí a los empleados

de la sucursal bancaria que dirijo que me diesen un golpecito

en la espalda porque bueno, lo vi en Internet.

Y casi me la parten en dos.

Que esa es otra imagine ir a trabajar así.

Nadie me toma en serio.

¿Recuerdas exactamente cuándo comenzaste con el hipo?

Como hace unas dos semanas, algo menos.

-Dos semanas. -Que no me deja ni comer,

no me deja dormir.

De hecho, perdona lo que te voy a decir, pero es que no me deja

ni apuntar a la taza del váter.

Bueno, yo voy a intentar ayudarte, ¿vale?

Pasamos a camilla, por favor. -¿Me quito la...?

Sí, sí.

El hipo es un movimiento involuntario del diafragma que va seguido

del cierre rápido de las cuerdas vocales

y esto es lo que produce ese sonido tan característico.

Dependiendo de su duración, lo podemos clasificar en tres tipos:

por ejemplo, el de Pedro, se conoce como hipo persistente,

que va desde las 48 horas, hasta incluso un mes.

Y en algunas ocasiones este hipo puede desaparecer por sí solo,

pero en otras puede ser un indicador de un problema más grave.

Vale, tranquilo.

Intenta coger aire.

Es que es horrible, perdona.

Es que es así todo el día.

No pasa nada.

No te preocupes.

En un principio en la exploración física no te he visto nada.

Así que me gustaría hacerte una analítica.

-¿Por tener hipo? -Sí bueno,

es que me puede aportar alguna pista de lo que te ocurre.

Y disculpe que le pregunte.

Pero ¿eso tardaría mucho tiempo?

Pues como mínimo suelen tardar como una hora, más o menos.

Yo es que tengo que ir a algo muy importante.

Y, si va a tardar, casi mejor que llamo

y pido una cita para otro día.

Yo lo prefiero.

Bueno, eso lo tienes que valorar tú.

Si es muy, no sé, muy importante lo que tienes que hacer fuera,

pues tú verás.

Mi mujer, bueno, mi exmujer y yo nos acabamos de separar.

Y estoy luchando por la custodia compartida de mis hijos.

Y la verdad es que, con este hipo está siendo un desastre.

No puedo llegar tarde a la reunión de hoy.

Entonces se le ha caído el sofá en el pie, luego se ha caído él

y ha sido un desastre.

Si es que es más bruto.

Tranquilo.

Chicos, vamos para el hospital.

Héctor García es atendido por los servicios de Emergencias,

tras sufrir un accidente doméstico.

Héctor y yo queremos montar un bar.

Entonces hay en su casa un sofá que ha querido llevar al local;

y entonces lo ha querido llevar él solo.

Con lo cual.

Es que quiere hacerlo todo ¡ya, ya, ya, ya!, corriendo.

Y yo quiero hacerlo;

quiero abrir el bar pero quiero que sea un poquito más lento.

Y es que es un ansias.

Perdonad, chicos.

Venga, vámonos para el hospital.

Eso pasa por precipitarse.

Además del golpe en la cabeza viene con un dolor en el costado izquierdo

y posiblemente fracturados los dedos del pie derecho.

Bueno, la herida de la cabeza no parece grave, ¿eh?

No va a necesitar puntos.

Gracias, Clara.

Mírame o mira a un punto fijo.

Eso es.

¿Me puedes decir tu nombre, por favor?

Héctor García.

Y estoy bien.

Lo que más me duele ahora mismo es el pie.

Déjame que te lo vea.

Perdón.

A ver, dime si te duele.

¡Ah!, sí, sí, sí.

-Ahí duele. ¿Y aquí? -¡Ah, ah! Sí.

-También. -¡Aa fff!

Efectivamente parece que está fracturado.

Pues yo me voy, chicas. -Vale.

-Chao. -Chao.

-Hasta luego. -Lo que me faltaba.

Con el trabajo que tenemos ahora en el bar, ¡madre mía!

Ah, ¿que tienes un bar?

Bueno, lo estamos montando yo y un amigo y buah,

que queda muy poco ya.

Solo unos detallitos.

Lo vamos a inaugurar, tenemos ¡aaa! -Ahí duele, ¿no?

Sí.

Tenemos muchas ganas de inaugurar ya.

Está justo aquí, al lado del hospital.

Pues sí, sí.

Tengo algo de prisa por inaugurar.

Pero es porque justo en frente van a abrir otro.

Y encima es de Manolo.

Manolo era mi antiguo socio.

No terminamos muy bien y nos separamos.

Por eso, por eso quiero abrir antes que él.

Para quitarle a la clientela.

Además, yo tengo una teoría:

si eres el primero, eres la referencia.

¡Ah, ya sé cuál es!

Si he pasado por ahí un par de veces mientras hacíais la obra.

Tiene una pinta estupenda, ¿eh?

Oye, que estoy pensando que podíamos hacer allí la fiesta aprovechando

la inauguración.

Si está cerca, me parece guay, sí.

Al lado.

Está bien, sí.

Me parto la cabeza y gano unas clientas.

No está mal.

A ver, te cuento: lo de la cabeza no me parece grave,

pero sí me preocupa el pie y el costado.

Entonces vamos a hacer radiografías de ambas lesiones.

Muy bien.

-¿Avisas a Rayos, por favor?

Voy preparando yo.

Gracias.

La herida que tiene Héctor en la cabeza no parece grave.

Ha respondido bien al examen neurológico y no parece haber daños.

De todas formas, tras un traumatismo craneoencefálico se debe vigilar

el estado de conciencia del paciente durante las primeras 24 horas.

Es importante que no presente dolores de cabeza, somnolencia

o alteración en la visión, entre otros síntomas,

para comprobar que todo está en orden.

Hola, cariño.

¡Hola!

¡Hola, ¿cómo estamos?!

Di ¡hola!

Oye, que podíamos haber quedado en la cafetería del hospital, ¿no?

Ya, pero así sales un poquito del hospital, que te tiras ahí

todo el día.

Además, con esta luz estás más guapa que con la de los fluorescentes.

¿Ah, sí?

-¡Sí, sí, sí! -¡Ay, mira!

Mira, mira, mira, mira...

Mira dónde vamos a ir: de excursión por las islas: Murano, Urano.

¿Urano?

¿Será Murano?

También, también.

Pues, ahora que lo dices, tengo una pequeña mala noticia.

No.

A ver, es que he estado hablando con Molina

y justo me ha puesto una reunión de jefes de Servicio el viernes,

que es cuando sale el vuelo.

¿No se puede cambiar?

Ya es que...

Cariño, ¡Venecia!

-Hola, Héctor. -Buenas.

-Hola, ¿Qué tal? -Hola. ¿Cómo estás?

-Bien. Ahí vamos. -Te cuento: tengo los resultados.

Y efectivamente, como me tenía, pues hay una fractura de dos dedos

en el pie derecho.

Y el dolor del costado,

mira, es una costilla fisurada.

La que he liado, madre.

Y entonces, ¿hay que operar o qué?

No para la fractura de los dedos bastará con esa inmovilización

que te hemos puesto, ¿vale?

La mayoría de los dedos fracturados sanan por sí solos

con el cuidado apropiado en casa.

Para ello, lo que se suele hacer es una sindactilia.

Es decir, un vendaje que une varios dedos y permite relajar

los ligamentos.

Bueno, ¿y lo de la costilla qué?

Lo de la costilla, Héctor, es más molesto que grave.

No necesita intervención porque se cura por sí misma,

pero bueno, las molestias pueden tardar unos meses en curarse.

Te vas a tomar analgésicos para el dolor.

Pues voy buscando muletas o silla de ruedas para poder moverme,

A ver el reposo es fundamental para que se curen ambas lesiones.

Lo siento pero tienes que evitar cualquier actividad física

y el pie tienes que tenerlo inmóvil y levantado el mayor tiempo posible.

En diez, quince días, tienes que volver.

Y hacemos unas radiografías de ambas lesiones para ver cómo está.

Vale pues nada, muchas gracias.

De nada.

Descansa.

Voy a preparar los papeles. -Hasta luego.

-Hasta luego. -¡Ay!

Pues nada, a descansar.

Y ya me voy encargando yo de los preparativos

de todo lo del bar.

¿Con lo lento que eres?

Así no abrimos ni en dos meses.

La doctora Rey ya tiene los resultados

de la analítica de Pedro,

el paciente con hipo persistente.

En cinco minutos me tengo que ir corriendo, vamos.

Bueno, a ver les he pedido como favor especial

a los del laboratorio que me diesen los resultados, ¿vale?

-Gracias. -Pues la verdad es que nada,

han salido normales. -Eso es bueno, ¿no?

Pues mira, por una parte sí, pero por otra parte no.

Te explico, no, porque en realidad no sé qué es lo que te está causando

el hipo.

Así que lamento muchísimo que tengas prisa porque me gustaría ingresarte.

Necesito hacerte una gastroscopia y un TAC torácico.

Es que no puedo, ¿eh?

Es que, si no llego a la reunión de hoy,

pierdo la custodia de mis hijos.

Pues tú verás.

Pues igual hay una solución.

¿Puedo hacer una llamada antes de tomar una decisión?

Por supuesto.

Me faltan los resultados de la 110.

¿Llegan hoy o nos tomamos un café? -Enseguida los tiene.

-Muy bien. -Hola.

-Hola. -¿Tienes un momento?

Siempre tengo un momento para mi jefa de Servicio preferida.

Oye, ¿cómo llevas los informes para la reunión?

Ah, pues mira precisamente de eso quería hablar contigo.

Me preguntaba si es posible que retrasásemos la reunión unos días

o una semana. -¿Retrasarla? ¿Por?

Sí bueno, porque cuando..., cuando tú ya pusiste la reunión

yo tenía algo en la agenda bastante importante y la verdad

es que me viene muy mal.

Ah, ¡te viene muy mal!

De todas las jefas y jefes de Servicio eres la única

que me pone pegas.

Y la razón es que te viene muy mal.

Bueno, mira.

Entenderás que no suena muy profesional Rey.

-No he dicho nada. -Vale olvidado.

-¿De acuerdo? -Sí.

Ya está.

A tu disposición.

Bueno, que ya me ha dicho Clara lo de vuestros pacientes, ¿no?

Que van a montar un bar y va a haber fiesta de inauguración.

Así que esa no me la pierdo.

Oye, a mí me apetece una fiesta todos juntos.

Pues sí, porque mira

Desde la boda de Marco y Mendieta, que te fuiste superpronto

y me dejaste más colgada que nada.

Me acuerdo, me acuerdo.

Pero escúchame yo bailo fatal.

Pues en cambio Ainhoa...

Baila estupendamente.

Nos montó un show que parecía una profesional.

Fíjate.

¿Lo ves?

-¿En serio? -¡Sí, bueno!

Si te hubieras quedado lo habrías visto.

-Esta vez no me lo pienso perder. -Bueno, y además, si quieres,

podemos preparar unas clases de baile antes.

Vale, ya lo vemos.

¡Contad conmigo, por favor!

Lo que más me gusta en este mundo es bailar.

Bueno, cómo lo vamos a pasar.

Pedro, el paciente con hipo, ha decidido quedarse ingresado

y realizarse las pruebas

para descubrir la causa que lo provoca.

¿Qué ha pasado?

¿Estás bien?

Que he venido aquí por lo del hipo y aquí me tienen, secuestrado.

-¿Secuestrado? -Sí.

Pero ¿has podido hablar con alguien?

¿Ya han podido decir algo los doctores?

Me han hecho una gastroscopia,

y estoy esperando a que me hagan un TAC.

¿Me has traído los papeles?

Sí, aquí los tengo.

Laura ya te he perdido a ti.

Pedro.

No quiero perder también a Carlitos y a María.

Te pido disculpas por no haber asistido a la reunión.

Mira, Pedro.

Despreocúpate de eso ahora mismo, ¿vale?

Y ocúpate de tu salud, piensa en ponerte bien.

Todo lo demás lo podremos ver después.

¿Y para qué me sirve a mí mi salud,

si no voy a poder estar con mis propios hijos?

Ay, Pedro, por allí no, ¿vale?

No vuelvas a ponerte dramático.

Te lo pido por favor.

He venido corriendo.

En cuanto me has avisado.

-Lo siento, lo siento. -Me importas.

Y mucho.

Pero de ahí a que me hagas chantaje emocional, no.

Vale, lo siento.

Vale.

Te dejo los papeles, y nada, simplemente,

no tienes por qué mirarlos ahora.

Pero los miras después con calma, los revisas, y los tienes que firmar

antes de la próxima reunión, ¿vale?

Vale.

Héctor García, el paciente con una costilla fisurada,

vuelve al hospital antes de lo programado

por un dolor en el pecho.

Sigo sintiendo dolor por la zona del golpe.

Aunque me ha ido como subiendo al pecho y cuando respiro me...

Me duele bastante.

Te duele al respirar.

-Sí. -Vale Héctor.

¿Has hecho reposo, como te dije?

Sí, claro, claro.

Aunque me he pasado un par de veces por el local para ver

cómo iba la cosa.

Pero nada de bajar sillones, lo prometo.

A ver, Héctor, pero no le mientas.

Ha pasado más de un par de veces.

O sea además yo le he visto limpiar estanterías y colgar cuadros.

Héctor, eso no es hacer reposo.

Bueno, pero, el pie, por ejemplo, lo tengo casi perfecto ya.

Vamos a hacer nuevas radiografías para ver el estado de la costilla.

Vale.

Puede ser que.

Que no haya guardado reposo absoluto.

Pero es que, si no nos ponemos las pilas, pues nos pilla el toro.

Y no voy a permitir que a Manolo le vaya mejor el negocio que a mí

después de lo que me hizo.

Éramos socios.

Amigos.

Y me enteré de que se llevaba el dinero del..., del bar

a mis espaldas.

Me traicionó.

Por eso.

Por eso quiero darle una lección.

Bueno ya puedo marcharme a casa, ¿no?

Pues me temo que no, Pedro.

A ver, te explico, mira:

En la gastroscopia no te hemos encontrado nada,

Pero en el tac torácico

sí que hemos visto que tienes algunas adenopatías.

Es decir tienes algunos ganglios linfáticos que están inflamados.

-Bueno, pero ¿eso es grave? -Cuando se tiene una inflamación,

digamos que puede indicar, pues o bien una infección,

o una enfermedad inmunológica, o incluso un tumor.

-¿Tumor? -Sí escúchame, tranquilo ¿vale?

Porque es.

Es solo una posibilidad.

Necesito tomar una muestra para poder estudiarla.

¿Vale?

¿Quieres que avisemos a algún familiar, o...?

No, no, no.

No quiero preocupar a nadie, no quiero asustar a nadie.

Vale.

Ya le hemos hecho la radiografía de tórax a Héctor,

y el resultado es bastante peor de lo que esperaba.

La costilla que antes estaba fisurada, pues se ha fracturado

y se ha desplazado.

Hacia una zona delicada.

Donde podría llegar a afectar a algún órgano.

Esto es lo que pasa cuando alguien no hace la recuperación de una lesión.

Voy a hacer una ecografía a Héctor para ver si hay más daños.

La doctora Ortega le realiza una ecografía a Héctor:

el paciente con una costilla fracturada

por no hacer el reposo necesario.

Pues Héctor,

por la zona de la lesión y la sangre que veo, parece que hay una lesión

en el bazo.

Podría ser por la costilla fracturada, pero también podría ser

por el golpe que sufriste.

Toma te puedes limpiar.

Suena, suena mal.

No quiero que te preocupes.

De momento no parece una lesión importante.

Pero hay que ser cautos.

¿De acuerdo?

Entonces, te voy a dejar ingresado con un tratamiento conservador.

A ver si así conseguimos solucionarlo.

El bazo es un órgano muy rico en sangre.

Por eso, una pequeña rotura puede provocar sangrados internos.

Como el que he visto en la ecografía.

De momento, parece que no hay que temer por una rotura completa

del órgano, así es que vamos a ver cómo reacciona al tratamiento.

La doctora Rey ya tiene los resultados de la biopsia

de las adenopatías de Pedro.

Hola, Pedro ¿qué tal?

Pues la verdad es que fatal.

No he dormido nada en toda la noche dándole vueltas a lo que me pasa.

Y bueno, por el día tampoco ha ido mucho mejor.

¿Y el hipo?

Ah, pues eso sí que está un poco mejor.

No noto.

Eso es buena señal.

Eso es que el relajante muscular te está haciendo efecto.

Pues mira.

Ya tengo los resultados de los análisis de las adenopatías,

y hemos visto que no son malignas.

Qué alivio.

Muchas gracias.

Nada.

Entonces, ¿no tengo cáncer?

No tienes cáncer y te puedes ir a casa.

Bueno.

Pero necesito que te sigas tomando el relajante muscular,

y que vengas a hacerte una revisión.

-Vale. -¿Vale?

Pues nada.

Aguanta un momentito,

que ahora va a venir una enfermera para quitarte la vía.

Muy bien.

-¿De acuerdo? -Muchas gracias.

Hasta luego.

¡Hombre!

¡Doctor Molina!

-Ponme un vino, por favor. -Sí, hombre, sí.

Pues mira.

Qué bien que estés aquí, porque te quería preguntar una cosita.

Pues lo siento, pero no estoy de servicio.

No tranquilo, que no es, no es nada médico.

Es algo un poco más personal.

¡Ah, mira!

El novio de la doctora Rey es mi amigo y yo sin saberlo.

Claro, hombre, mira.

Por eso, a este vino te voy a invitar yo, y te voy a pedir una cosa.

Verás es que he comprado unos billetes de avión

para ir a Venecia, con Marina.

Y es justo el día que has puesto la reunión de los jefes.

Por eso Marina quería que la cambiara.

Claro, claro.

Y es que es una movida, porque he pillado los vuelos,

he pillado el hotel.

He reservado hasta una excursión por las islas.

Por ahí, por Murano.

Los talleres de vidrio de Murano son un espectáculo.

Sí, entonces ¿la...? ¿La puedes cambiar?

La verdad es que podría hacerlo, ¿eh?

Porque, si te digo la verdad, esa fecha tampoco me venía muy bien

a mí.

Pero no, no lo voy a hacer.

Imagínate que tus camareros te piden cada día un favor.

Y otro, y otro, y o.

No.

Pero escucha.

Que no tiene que saber nadie los motivos de por qué la cambias.

No, no.

O sea, de verdad que es muy importante para nosotros.

Si no, no te lo pedía.

¿Cuánto de importante?

Mucho.

Te propongo un intercambio colaborativo.

Yo cambio la reunión,

y tú, cuando me veas por aquí,

me agasajas con una joya de whisky japonés que sé que escondes atrás.

Sí, sí, sí.

Hecho.

Lo que pasa, que a mí el whisky no me gusta solo.

Me gusta con rumores.

No sé.

Cada día por aquí viene mucha gente del hospital, y tú, como buen barman,

hablarás con unos, con otros...

No sé...

No necesito detalles, solo titulares.

¿Hecho?

Te voy a dar un consejo de amigo.

Nunca, nunca, nunca, nunca te rompas una costilla.

No, si lo que haré será hacer caso al médico:

no soy tan cabezón como tú.

A lo mejor he sido un poco ansioso,

pero todo lo que he hecho, todo, todo, todo, ha sido por nosotros.

Por el negocio.

Por el futuro.

No iba a dejar que Manolo nos fastidiara todo,

cuando hemos invertido tiempo y dinero.

A ver, Héctor te voy a decir una cosa, y ya te lo voy a decir

en serio.

Punto final.

Se acabó.

No quiero volver a oír hablar de Manolo.

Lo que importa ahora es nuestro bar.

¿Qué más da lo que haga el del bar de enfrente?

¿Qué más me da?

¿Tú no te das cuenta que ese tío es malo?

¿Que es mala persona?

¿Que seguro que ha puesto ahí el local para fastidiarme?

Tuviste una mala experiencia con él.

Punto.

Y ya está.

Lo que tienes que hacer ahora es centrarte en nuestro bar.

Porque es que me está dando la impresión de que lo haces por ti.

Para vengarte de él.

Macho ¡estás obsesionado!

No, no, no.

Yo no estoy obsesionado.

Yo todo lo que hago es por que vaya bien.

Pues si quieres que salga bien, lo que tienes que hacer es cambiar

tu actitud.

Porque trabajar contigo así es imposible.

¡No se puede trabajar así!

¿Cómo me dices esto?

¡Después de todo lo que he hecho!

¡Que me estoy dejando la piel, hombre!

¡Que me he roto una costilla!

¡Que estoy en el hospital!

¿Así me lo pagas?

¿Perdona?

¿Que así te lo pago me estás diciendo?

¡Si estás aquí es por tu culpa!

¡Porque eres un cabezón!

¡Porque eres más terco que una mula!

Y te diré una cosa:

Desde el principio del proyecto estoy aguantando.

Y aguantando y aguantando.

¡Y no puedo más!

¡Es complicadísimo trabajar contigo!

¡Y te quejas mucho de Manolo!

Pero ¿sabes qué te digo?

Que creo que, en esa traición, también tú tuviste algo que ver.

Pero ¿cómo me dices esto?

¿Dónde vas?

¡Ignacio!

Dicen que no es buena idea tener un negocio con un amigo.

Y yo pensaba que con Héctor sería diferente.

Pero qué va.

Me he equivocado.

Yo no puedo montar un bar con una persona

que quiere tener todo el rato la razón y que es tan terco.

¡Ignacio!

¿Qué pasa, Héctor?

¡Héctor!

Mar mira a ver cómo tiene la presión arterial.

Enseguida.

Héctor mírame.

Que dice que se va.

Debe estar perdiendo sangre.

Héctor.

Héctor.

Que no se.

Que no se.

¡Héctor!

¿Cómo la tiene?

-Está hipertenso. -¿Hipotenso?

-Hipotenso. -Venga.

Hay que hacerle un TAC de urgencia.

Vámonos. -Enseguida.

Días más tarde, Pedro es trasladado al hospital tras sufrir una caída,

causada, al parecer,

por algún problema de movilidad en sus piernas.

-Doctora. -Hola un momento, un momento.

¿Qué ha pasado?

Pues mire, doctora estaba, estábamos reunidos con nuestros abogados.

Y Pedro se ha puesto muy nervioso.

Muy, muy nervioso, y ha ido al baño.

Pero, como tardaba mucho más de lo habitual, me he preocupado,

hemos ido a buscarle, y le hemos visto tirado en el pasillo

y decía que notaba muchísima debilidad en las piernas,

y la verdad es que no se podía mantener en pie.

Vale, perfecto.

Vamos para dentro, por favor.

Pedro presenta parestesia en ambas piernas.

Esto quiere decir que ha perdido sensibilidad,

y que las siente como dormidas.

Además, padece estreñimiento y una retención aguda de orina,

lo cual nos indica que detrás del hipo se esconde algo más grave.

Para poder descartar que la causa del hipo sea un problema

del sistema nervioso central,

hemos decidido realizarle un TAC craneal de urgencia,

pero no hemos encontrado nada que nos explique

por qué tiene esa falta de sensibilidad en las piernas.

El siguiente paso que vamos a hacer

es realizarle una resonancia magnética en dos zonas.

Vamos a comenzar por la craneal, y después la columna,

a ver si esto nos puede aportar nuevas pistas.

La doctora Ortega ya tiene los resultados del TAC realizado

a Héctor, tras sufrir una crisis de hipotensión.

En el TAC hemos podido ver algo que no pudimos ver en la ecografía.

Parece que un fragmento de costilla se ha desprendido,

provocando una rotura esplénica en el bazo.

Por eso el tratamiento no estaba haciendo efecto.

Tenemos que operarle, para localizar el foco de la hemorragia,

ver el alcance de la lesión y retirar el fragmento de costilla.

El equipo de Cirugía del hospital opera a Héctor

el paciente que sufrió una rotura esplénica

tras una fractura de costilla.

Tras localizar la hemorragia y ver el alcance de la lesión,

hemos tenido que extirparle el bazo a Héctor.

Porque el daño provocado en el órgano era más grave de lo que pensábamos.

Todo ha salido bien, pero ahora tendrá que seguir

una serie de recomendaciones para recuperarse del todo.

A la espera de los resultados de la resonancia magnética,

Pedro descansa en una habitación.

-Hola, doctora. -Hola.

-Hola, buenas. -Bueno, Pedro

ya tengo los resultados de la resonancia.

Te explico.

Pedro tiene afectadas las terminaciones nerviosas,

a nivel de dorsales y cervicales, y además presenta un edema.

Es decir que tiene líquido alrededor de la zona.

Por lo tanto, padece mielitis.

La mielitis es un trastorno neurológico que provoca inflamación

en la médula espinal.

Entonces, ahora tenemos que averiguar qué es lo que te la ha provocado.

Tranquilo.

Estoy notando la mano como un poco sin sensibilidad, como acartonada.

¿No sientes la mano?

No muy bien, la verdad.

La noto como si fuera de cartón.

A ver, déjame.

Mira a otro lado, por favor.

-¿Notas esto? -No.

-¿Nada? -No noto nada.

-¿No has notado nada? -Doctora, ¿qué puede significar eso?

-Un segundo, por favor. -Vale.

-¿Y esto? -No estoy notando nada, ¿eh?

-¿Nada? -Nada.

¿Nada?

Voy a hacer una punción lumbar urgente.

¿De acuerdo?

Ahora vengo.

De acuerdo gracias, doctora.

Tras ser intervenido de urgencia por una rotura esplénica,

Héctor García se recupera en la habitación.

No me lo puedo creer.

¿Ya no tengo bazo?

Pero Héctor, escucha.

Aunque te hemos extirpado ese órgano,

se puede hacer vida perfectamente normal sin él.

¿De acuerdo?

Eso sí siempre y cuando sigas mis recomendaciones.

Ahora, para recuperarte de la operación,

y después para tu día a día.

A ver si es verdad y aprendo la lección.

Y dejo de hacerme el listo por todos lados.

Eso espero.

Porque esto hay que tomarlo en serio.

Doctora, y ¿alguna recomendación, por el tema en concreto del bazo?

La función del bazo es generar células sanguíneas nuevas,

y mantener la reserva de sangre.

Forma parte del sistema inmune.

Y ayuda a combatir infecciones.

Pero, de verdad puedes hacer vida perfectamente sin él.

Una persona puede vivir sin bazo.

Pero eso significa que se va a quedar con menos defensas que actúen

frente a algunas bacterias.

Por eso mismo, el paciente debe recibir algunas vacunas,

y llevar un mayor control médico.

Para evitar que posibles infecciones bacterianas se conviertan

en algo más grave.

De todas formas si tienes cualquier duda, sabes dónde estoy.

-Muchas gracias. -De nada.

¡Hola, Nacho, pasa, pasa!

-Hola. -Hola.

Te dejo estas recomendaciones por si quieres echarle un vistazo.

¿De acuerdo?

Luego me paso a verte.

Gracias.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-¿Qué tal? -Bueno algo mejor.

La doctora Rey realiza una punción lumbar a Pedro

para buscar el origen de las parestesias.

Con el estudio del líquido cefalorraquídeo,

vamos a poder averiguar si el origen de los síntomas es infeccioso

o es tumoral.

Y aunque todas las pruebas han dado negativo, las parestesias,

los temblores y la dificultad para ir al baño

me hacen pensar en una posible causa.

Así que he solicitado un estudio inmunológico

de una muestra de sangre, para ver si con esto puedo confirmar

mis sospechas.

Pedro y Laura esperan a los resultados del estudio inmunológico.

Pues te agradezco muchísimo que me estés cuidando estos días.

Pero deberías estar con los niños.

Los niños están perfectamente, Pedro.

Están con mis padres, y sabes que adoran a sus abuelos, ¿verdad?

-¿Sabes qué he estado pensando? -¿Qué?

Que, cuando salga de aquí y me ponga bien, porque me voy a poner bien.

Podríamos ir los cuatro juntos a la casa de campo que alquilamos

el año pasado.

Sí, sí que lo pasamos bien.

¿Te acuerdas cuando Carlitos hizo la locura esa del tejado?

Sí.

Pero Pedro, de verdad.

No creo que sea lo más adecuado ahora mismo.

De verdad.

Laura pensaba que al estar conmigo te estabas replanteando lo nuestro.

Pensaba que me querías.

Pedro

es increíble que sigas llevando la alianza.

Pedro, claro que te quiero.

Te quiero mucho.

¿Cómo no te voy a querer,

después de todo el tiempo que hemos estado juntos?

Pero te quiero de una manera distinta a la que tú me quieres a mí, sí.

Te quiero con, te quiero con cariño, con mucho cariño.

Con afecto.

¿Vale?

Vale.

Y precisamente porque te quiero tanto,

¿sabes lo que he decidido?

¿Qué?

Que voy a firmar la custodia compartida.

¿Qué te parece?

¿Te parece bien?

Sí y de verdad que te lo agradezco.

Hola, doctora.

-Hola. -Hola, buenas.

-¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras? -Pues podría encontrarme mejor.

Bueno, Pedro vengo porque ya tenemos los resultados

y sabemos qué es lo que te ocurre.

¿Y?

¿Y qué, qué es lo que me ocurre?

Pedro tiene neuromielitis óptica.

Es una enfermedad inflamatoria y desmielinizante

del sistema nervioso, que afecta a los nervios ópticos

y a la médula espinal.

Es una enfermedad que es discapacitante y acumulativa,

que puede hacer que se pierda la visión

y el uso de brazos y piernas.

Pues lo siento mucho, Héctor.

Y también siento mucho lo que te dije el otro día.

Lo dije en un calentón, y no estuvo bien.

Así que de verdad que... lo siento.

Bueno no te preocupes.

También tenías parte de razón.

Puede ser que.

Que me he obcecado con Manolo, y.

Y que sí.

Quizá quería algo de venganza, no sé.

Tendría que haberme...

preocupado más por nosotros, por el bar...

He sido un poco tonto.

No puedo seguir así por la vida.

No puedo ir perdiendo más órganos.

Tenemos que seguir con el negocio, Ignacio.

Voy a cambiar, te lo prometo.

Aunque, si no te importa, una última pregunta:

¿Manolo ha abierto ya?

Voy a cambiar, voy a cambiar.

A ver, Héctor, Manolo está a punto de abrir su bar.

Y a nosotros, aún nos queda un poquito.

Sobre todo, teniendo en cuenta que tienes que recuperarte.

¿Has dicho nosotros?

O sea que, ¿seguimos adelante?

¡Gracias, tío!

De verdad, que.

Que voy a cambiar.

Abriremos cuando tengamos que abrir.

¿Socios?

-Socios, y amigos. -Ay.

Pero ¿qué me..., qué me está diciendo?

¿Que... me voy a quedar ciego?

A ver, mira afortunadamente, el nervio óptico todavía

no lo tienes afectado.

Vale.

Entonces con el tratamiento adecuado, vamos a poder ir frenando

la degeneración de la visión.

Pero ¿lo que está diciendo es que ahora mismo no existe

ningún tipo de cura?

Lamento deciros que no.

Pero insisto.

Bueno disculpe que la interrumpa, pero algo se podrá hacer.

Mira, Pedro.

Vamos a comenzar hoy mismo a administrarte inmunosupresores.

Que ya verás cómo vas a notar una mejoría bastante buena.

¿Vale?

Vale.

Y vas a tener que continuar con un tratamiento y.

Y hacer revisiones de por vida.

-Gracias, doctora. -Disculpe.

Bueno, ahora va a venir una enfermera para administrarte la medicación,

y cuando te encuentres mejor te podrás ir a casa.

Gracias.

Ey, Pedro.

Escúchame no te desmorones, por favor.

No voy a dejarte solo en esta situación, Pedro.

¿Me oyes?

Tienes que ser fuerte.

Más fuerte que nunca.

Por María y por Carlitos.

No voy a dejarte solo, Pedro.

Me quedo contigo, ¿vale?

Estaré a tu lado.

¡Hola!

¿Qué tal?

¿Ya has terminado?

Sí por fin.

Estoy muerta.

Yo también.

Oye, ¿iba en serio lo de las clases de baile?

-Sí, claro. -Tienes talentos ocultos.

No se me da bien, y además me gusta.

Y, si quieres, podemos empezar ya mismo.

Mira.

¿Te apetece bailar un tango?

Claro.

No sé, pero claro que me apetece.

-Tú sígueme, ¿vale? -Vale.

Hacia mí.

Al lado.

Y tres para atrás.

Y ahora gira, ahí, hacia el otro, y otra vez a mí.

¡Huy!

¡Chicas!

¡Buenas noticias!

¡Que la fiesta sigue en pie!

¡Vengo de hablar con los del bar, y que nada!

¡Que encantados, que vayamos!

¡Qué bien qué bien, me alegro!

¡Qué bien!

-¿Qué hacíais? -Estábamos bailando un tango.

¿Te acuerdas?

Las clases particulares.

Me estaba enseñando un paso.

No me lo puedo creer.

Ay, por favor, yo quiero aprender.

Dame aunque solo sea un paso.

Que yo luego lo aprovecho mucho.

Venga, venga.

A ver.

¿Cómo?

A ver.

-Chs... ¡Cariño! -¡Ey!

Que he ido al...

He ido al hospital a buscarte, pero me han dicho

que acabas de salir.

Sí, sí.

Que te quería regalar esta maleta, porque la tuya está muy vieja.

¿Cómo?

Te va a llegar un mail, del subdirector del hospital,

diciéndote que la fecha de la reunión de jefes la cambian.

-Venga ya, ¿en serio? -Mm, míralo.

A ver.

Es verdad, tengo un mail de Molina.

Ábrelo.

Venga ya.

-¿Tú has hecho esto? -Sí.

-¿Nos vamos de viaje? -Sí.

¡Qué guay, qué guay!

Oye, pero la maleta me la quedo.

  • Centro médico - 27/12/17 (1)

Centro médico - 27/12/17 (1)

27 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 27/12/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 27/12/17 (1) "
Programas completos (1013)

Los últimos 1.026 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Javier Nadal

    Maravillosa sorpresa encontrar en este capítulo a Adriana Davidova, que está estupenda encarnando un personaje completamente distinto al que le vi hacer en la obra de Bergman el año pasado en teatro con dirección de José Carlos Plaza. Allí me impactó su interpretación y ha sido un gusto volver a ver lo buena actriz que es. Enhorabuena por el trabajo y por la actitud profesional y seria que siempre tiene en todo, también como escritora. La gente de la cultura que hace falta, y mujer.

    28 dic 2017