www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4085098
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 27/06/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Esto sí que es café de verdad, ¿eh? No como el de aquí dentro.

Que menudo aguachirri nos ponen, Juanjo.

-Pues sí. Bien malo que está el de aquí.

(SUSPIRA) Mira Palacio, qué cara tiene.

Está supertriste. No sé qué le pasa.

-Pues sí. A ver, le voy a preguntar.

-Vale, venga, hasta luego.

-Marta: ¿Estás bien? -Bueno.

Es que en unos días es el aniversario

de la muerte de mi madre.

Y bueno. Todos los años vamos toda la familia

a visitarla al cementerio,

y este año pues resulta que nadie puede.

Me da la sensación de que cada año vamos menos gente.

Y este año pues tendré que ir yo sola.

-Pues lo siento mucho. Bueno. Que lo sentimos mucho.

-Sí, lo sentimos mucho.

-No os preocupéis. -Oye, si quieres,

yo estaría encantado de ir al cementerio a acompañarte.

-Ah, y yo, por supuesto.

-No, no, no. De verdad, no os preocupéis. No pasa nada.

(Teléfono móvil)

Mira. Justo me está llamando mi tía. A ver qué tal.

-Vale. -Hasta ahora.

-¡Hola! -¡Hola!

-¿Qué? ¿Haciendo deporte?

-Ya ves.

-Blanco, deberías cambiar las zapatillas.

-¿Por qué?

-Pues porque son zapatillas de fitness. Son para el gimnasio.

Y no te ofrecen ni la suficiente amortiguación,

ni el suficiente soporte para correr.

Aunque bueno,

supongo que esto de correr es una afición pasajera, ¿no?

-No, no te equivoques.

Me estoy tomando muy en serio esto del entrenamiento.

(CARRASPEA) Me he apuntado al gimnasio y hago crossfit.

-Y me estoy preparando para correr una maratón.

-¿Una maratón? ¿42 kilómetros?

-Media maratón. -Ah, ya, bueno.

Aun así: Blanco, es muy difícil y te vas a hacer daño al final.

¿De acuerdo? O no lo vas a conseguir, directamente

¿Por qué dudas tanto de mi capacidad física

y de superación?

Te recuerdo que he pasado por un derrame cerebral,

dos operaciones de corazón y un cáncer de próstata.

-Pues por eso. Por eso precisamente.

Porque eres una persona que, digamos que... ha vivido mucho.

¿Me estás llamando viejo?

Oye, ¿por qué no ponemos a prueba nuestra edad, y nuestra forma física?

Podrías perder.

-Muy bien, de acuerdo. Vamos a batirnos en duelo

en la cinta de correr de las pruebas de esfuerzo.

El que gane elige el restaurante, y el que pierda, paga.

-Hecho.

-Muy bien.

-Nos vemos.

-Entrena. -Entrena tú.

-Cooper Hope, un famoso rapero, llega al hospital

porque tiene un fuerte dolor que le impide llevar una vida normal.

-Hola, pues... Pues no sé. Que mi nombre es Gervasio,

pero todo el mundo me conoce como Tras.

Yo soy el que le pone las..., las bases a Cooper.

Pero vamos, que el artista aquí es él.

Es el que hace toda la magia con las rimas y todo, y bueno,

pues nos está yendo bien.

La verdad, antes no, ¿eh? Porque a nosotros en el cole nos daban.

Pero bueno, yo creo que ahora la gente nos envidia.

Porque nos hemos hecho fuertes con el rap,

lo hemos seguido como una religión y...

-Compañero. -¿Qué?

-¿Qué estás haciendo, un reality, o qué?

-Has venido aquí a traer a tu colega.

-Acompáñame, tío. Va. -Bueno. Estás un poquito...

-El doctor Dacaret va a atender a David Cabezudo,

que se ha dado un golpe mientras patinaba con su hijo Hugo.

-¿David Cabezudo, por favor?

-Sí, soy yo. -¿Eres tú? ¿Me acompañas, por favor?

-Vale, gracias. -Venga. Por aquí.

-Parecía tan fácil al verlo a él. -En realidad es muy fácil.

-Bueno, ¿y cuánto tiempo hace que te has dado el golpe?

-Eh... Como... hace una hora y media, más o menos.

Sí, me di el golpe.

Me he tomado un analgésico, pero es que no se me pasa.

-Además, dice que está mareado. ¿A que eso es importante?

-Bueno, podría serlo; sí. A ver, cuéntame: ¿Cómo ha sido?

-Pues estaba parado.

Es que yo no sé patinar.

Y me he caído de espaldas, he perdido el equilibrio y no sé.

Me he dado un golpe en la cabeza. -¿Y llevabas casco?

-No.

-Bueno. A ver. Déjame ver.

Patinar es una buena actividad para mantenerse en forma,

pero hay que acordarse siempre de calentar.

Y sobre todo, muy importante, usar protecciones.

Es decir: las coderas, las rodilleras,

los protectores de manos, y lo más importante, el casco.

-Ah... ¡Mm!

-Vale, tranquilo. Vamos a ver.

No veo ni marcas ni heridas, ¿de acuerdo?

Te voy a hacer una exploración neurológica,

si puedes mirar a un punto fijo en la pared, por favor.

Vale.

Bueno. A ver: ¿Cómo te llamas?

-David. -Vale. ¿Y el señorito?

-Hugo y David cabezacubo. No. David y Hugo Cabezudo.

-Ah, muy bien. Bueno: ¿Y qué día es hoy?

-¿Hoy? No sé. (Llaman a la puerta)

-¿Se puede? ¿Se puede? -Sí.

-Dice que es familiar del paciente. -Ajá.

-Hola. ¿Estáis bien? -Sí.

-¿Eh? ¿Qué ha pasado? ¿Estáis bien? -Sí, todo bien.

-Lo mejor será

que esperes con tu hijo en la sala de espera. ¿Vale?

-Ella no es mi madre. -Ya, ya voy yo, ya voy yo, ya voy yo.

-Te acompaño. -Sí.

-¿Estás bien?

Ponte de pie, por favor.

Que te voy a hacer una prueba. Mira. Ven conmigo.

Ahí está. Mirando hacia mí, pies juntos.

Y levanta los brazos. Vale.

Cuando diga tres cierras los ojos. ¿De acuerdo? Una, dos, y tres.

Eso es.

Vale, tranquilo. Mira: Vamos a hacer una cosa.

Prefiero que te quedes en observación. ¿De acuerdo?

Para ver si desaparece el dolor y los mareos,

y mientras esperamos hacemos un TAC con contraste. Por si acaso.

-Vale, de acuerdo.

-¿Vale? Venga.

Justo cuando le estábamos realizando el TAC a David,

ha sufrido un vómito en escopetazo.

Hemos estado observando los resultados

de la prueba de imagen,

y hemos llegado a la conclusión

de que tenemos que hacer una angiografía

y dejarlo en Reanimación.

-Y dices que te duele la zona de la cintura y la zona lumbar,

¿desde cuándo? -Pues mira, te lo voy a enseñar.

Más o menos, desde hace unos cinco días o así,

que además, me pica un montón y me escuece mucho.

-Es que no sé. ¿Qué pasa? -Pero ¿qué tienes ahí? ¡Qué feo!

¿Dónde te has apoyado, Willy Fog?

-En la cara de tu padre el calvo, me he apoyado.

-¡Uh!

-Con el chándal que me llevas. Digo: Toca ahí.

-Que no, que no, que no, que no... ¿Qué haces?

-A ver, a ver... -¡Qué ascazo! ¡Yaaa!

-Eso tiene toda la pinta de deberse al virus del Herpes zóster.

-¿Cómo que un herpes?

-¡Buf! -¿Eso es contagioso?

-A ver.

Imagina que el virus de la varicela permanecía dormido y se reactiva.

-¿Vale? entonces, para evitar contagios,

procurar no tocar la zona,

y la gente que no haya tenido la varicela ni esté vacunada,

pues que no se acerque.

-Yo no la he pasado.

-Vaya por Dios. -Y ni me he vacunado ni nada, creo.

Así que tú no. No te me arrimes.

-No, no. Yo no te me voy a arrimar.

Ahora: El día del evento, tú procura estar espabilado, ¿eh?,

si no quieres que...

-¡Para ya! ¡Uh, qué angustia me da!

-¿Tenéis alguna actuación importante, o qué?

-Sí, sí. -Especial, especial. ¿Eh?

-Es que mira: Nos ha salido justo ahora un concurso, que si ganamos,

nos producen el disco, y nos llevan a grabar a Los Ángeles.

Que es una oportunidad gordísima. ¿Sabes?

Porque este y yo llevamos autoproduciéndonos discos

toda la vida.

Y de pronto nos ha salido un superproductor,

que nos ha montado el eventazo este.

-Vía on line, que nos va a ver peña de todas las partes del mundo,

el premiazo. Que lo tenemos que hacer, vamos.

-Sí, sí, sí, por supuesto.

Además, yo me voy a apuntar y yo lo voy a ver on line, ¿eh?

Para ver la..., la proeza.

-Sí, sí, sí. -Pues gracias.

-Muchas gracias, hombre. -Bueno, ¿y qué es lo que hacéis?

-Rap.

-Ah, mira. -Yo le pongo las bases, él canta.

-Ah, ¿sí? -Dime una palabra. Va.

-¿Una cualquiera, así? -La que se te ocurra.

-Pues mira: Una. Cabeza, pero di "cabesa";

que es un guiño a un compañero. -Vale. Eh.

Yo voy a hablar de "cabesa",

porque cuando voy a la discoteca y ligo con todas les digo:

Te has metido en mi "sona".

Y me dice: Quillo, ¿qué "sona"? Y digo: Mi "cabesona".

A ver. Yo cuando era más pequeño,

pues no era un chaval que tuviera muchas habilidades sociales,

pues yo era el callado de la clase.

Hasta que descubrí el rap, descubrí la movida esta,

del free type, de improvisar, y tal,

y lo utilicé un poco para interactuar con los demás, pero bueno.

Interactuar con un poquito de arte y con un poquito de gracia, ¿no?

Entonces, ahora que tengo el concurso este de directo,

para mí es como una oportunidad para superarme a mí mismo.

Así es que a ver si sale bien.

Si se me quita el helado con almendra que me ha salido aquí en la espalda.

-Bueno, pues a ver, te cuento: Eh...

Normalmente, por la clínica, ya sabríamos lo que tienes,

pero quiero ampliar el diagnóstico.

Quiero hacer una analítica de sangre, y un cultivo de esas lesiones,

para quedarme tranquilo. -Vale.

-Y en cuanto estén los resultados te avisamos.

-Ahora espera fuera, que te... Te dirán algo. ¿De acuerdo?

-Bueno. Pues muchas gracias. -Un abrazo. Muchas gracias.

-Ah, que tienes un viaje a Berlín.

Ya. Bueno. Vale, no, no te preocupes; no pasa nada.

Vale. Pásalo bien, primo. Un beso.

-¿Tú también estás triste?

-¿Qué haces aquí? ¿Te has perdido?

-No, estoy buscando la sala que hay en los hospitales

con libros para los niños. -A ver. Siéntate.

Es que esta es la sala de Personal. Tú no puedes estar aquí.

¿Quieres que te acompañe a la sala de los libros?

-Vale.

-Pues vamos.

-¡Ah! Mira. Aquí está Hugo.

-Ah. Hugo. Hugo. Hugo, por favor, va. Vámonos.

Vámonos, por favor. Hugo.

-A ver. Es que quiere ir a la sala de los libros, ¿verdad?

-Sí. -Vale. ¿Quieres que te acompañe yo?

-Vale. -¿Sí? ¿No, no te importaría?

-No, para nada.

-Vale. Pues Hugo, te quedas con ella.

-Sí, sí. -Vale.

-Es que yo tengo un libro muy chulo, que te va a gustar mucho. Sí.

Trata de una niña, que... Bueno, mira. Vente.

Vente, y lo leemos. ¿Eh? -Vale.

-Te cuento. Los análisis indican

que tienes un número elevado de glóbulos blancos.

-Y de anticuerpos contra el virus de la varicela.

Esto quiere decir que, efectivamente, estás infectado por el Herpes zóster.

-Vaya por Dios.

-Deberás empezar cuanto antes un tratamiento con brivudina,

vía oral, durante siete días. -Vale.

-¿Vale? Y bueno.

Luego, para aliviar los picores y demás, pues mira.

Aquí tenemos una serie de cosas,

unas compresas frías y húmedas en la zona,

donde más te pique.

-Con unos baños de avena coloidal y una loción de calamina.

-Vale. -¿De acuerdo?

Y para reducir la urticaria, pues tomarás antihistamínicos.

Es recomendable, igualmente,

mantener la piel limpia para prevenir que se infecten las lesiones.

Evitar las curas oclusivas, y las cremas corticoides.

Y mantenerse alejado de las personas que no hayan tenido la varicela.

Sobre todo de las mujeres embarazadas,

porque las vesículas activas son contagiosas.

-Vaya, que con todas las cosas que me han mandado,

me voy a volver mejor persona y todo. ¿No, doctor?

-Si cabe. -La Virgen de Guadalupe. ¿Eh?

Vale, pues listo. Nada. -Bueno.

-Bueno. Pues nada. Muchas gracias.

-Nada. Y suerte con ese concurso de directos.

-Suerte, no. Yo lo que necesito es justicia. ¿Eh?

-Bien dicho. -¿Es o no es?

¡Vamos!

-Vas saliendo, ¿no? -Por ahí va. Por ahí va la cosa.

Venga. Hasta luego, ¿eh? -Hasta luego.

-Doctor, No dejo de darle vueltas.

¿Qué, qué me pasa?

-Mira. Lo que te ha pasado se llama vómito en escopetazo. ¿De acuerdo?

Es un tipo de vómito brusco, sin náuseas que le precedan.

Y lo importante es que nos indica que existe una afección

en el sistema nervioso central.

Por una parte, en el TAC hemos visto que tienes un hematoma,

seguramente debido al golpe,

pero también hemos visto una imagen inespecífica.

Que me hace sospechar que hay alguna cosa más.

Y por eso te hemos realizado la angiografía. ¿Vale?

Si tienes alguna pregunta que hacerme.

-Hola.

-Hola. -¿Cómo estás?

-Bien. ¿Y Hugo?

-Pues mira. Le he dejado con, en la biblioteca,

con una doctora monísima.

Es que hace migas con todo el mundo menos conmigo, ¿eh?

-Ya. Bueno, tú no te preocupes. Si solo necesita tiempo.

-Vale. -Ten paciencia, ¿vale?

-OK.

-Oye, el doctor me ha dicho

que me ha encontrado algo en la cabeza.

-David tiene una malformación AV.

Es decir: una malformación arteriovenosa.

En un punto del cerebro, las arterias y las venas se apelotonan,

como si fuera un ovillo,

y quedan expuestas a una rotura.

De hecho, cualquier accidente que sufra el paciente

puede ser mortal.

David: La única solución que hay ahora es operarte.

¿Vale? Y quiero ser sincero contigo.

Hay un riesgo importante.

Voy a hablar con Neurocirugía ahora mismo

para que os den todos los detalles.

-Bueno, vale. ¿Y si no me opero? -Pues mira: Si no te operas,

cualquier pequeño traumatismo podría dar pie

a una hemorragia cerebral masiva.

O sea que no te lo recomiendo, la verdad.

-Pues no sé qué hacer, la verdad. Necesito pensarlo.

-No tienes que decidir ahora.

-No tienes por qué tomar la decisión ahora mismo.

Te quedarás aquí, ¿de acuerdo?,

hasta que venga un celador y te suba a la habitación.

-De acuerdo.

-Luego nos vemos. -Gracias.

-¿Qué le vamos a decir a Hugo?

-No, Hugo, prefiero que no sepa nada, la verdad.

Si decido no operarme, prefiero que no sepa que...,

que a su padre le puede pasar algo en cualquier momento.

-Vale. Bueno, tú descansa, y ya has oído al doctor:

que puedes tomar la decisión cuando quieras.

-¿Y la boda? -Mira. La boda es lo de menos ahora.

Bueno, se cancela y punto. Ya has visto cómo se ha puesto Hugo.

Lo importante es que descanses ahora, que estés bien,

que estés tranquilo y estés pendiente de tu niño. ¿Vale?

-Ah... ¿Qué pasa?

-Veo que te estás tomando el entrenamiento muy en serio.

-Por supuesto. Ahora voy a seguir entrenando.

-¿Sí? ¿De verdad? Vigila, Blanco, que te veo un poco así, así.

-Por favor. He venido a hidratarme un poquito y a seguir.

Luego me cambio y te veo, ¿vale? -Muy bien.

-Venga.

-Hola. -Hola.

-Hola, Palacio. -Siéntate. Siéntate aquí.

-¿Qué tal estás? -Pues bueno.

Parece ser que nadie me va a acompañar al cementerio.

Nada. Ellos han pasado página y yo todavía no.

-Bueno, pero, lógicamente, para ti es más difícil,

porque tú ibas con ella cuando sucedió el accidente.

-Yo lo viví todo. Sí.

Y supongo que por eso me habrán quedado secuelas.

-Bueno, las físicas ya las has superado.

Y en cuanto a las mentales, tómate tu tiempo: no hay prisa.

-Bueno, eso es lo que me preocupa.

Que mi cuerpo lo ha superado, y yo todavía no.

-Mira: ¿Sabes qué, qué creo que tienes que hacer?

Irte a casa, descansar y pensar.

Y mañana, pues será otro día.

-David Cabezudo, el paciente con un hematoma cerebral y una MAV,

ha pasado la noche en el hospital en vigilancia neurológica.

-Hola, bombón. ¿Cómo estás? -Ahora mejor, que estás tú.

-¿Y Hugo? -Pues Hugo estaba por aquí.

Se fue a comprar un refresco. No sé, ya tenía que haber vuelto.

-Vale, entonces, me iré pronto. Bueno, no sea que se enfade aún más.

-Yo no quería que se quedara a dormir, pero ha insistido:

no quería irse con sus abuelos.

Mira: Tú eres mi novia, y él te quiere.

Lo que pasa que todavía no lo sabe.

¿Sabes qué? Me voy a operar.

-¿En serio? ¿Estás seguro? -Sí, sí.

No lo voy a hacer solo por mí. Lo hago por él, sobre todo.

Imagínate que de repente estamos los dos solos y me da algo.

Yo no le puedo hacer esto a mi hijo.

Yo no le puedo dejar solo. Le tengo que dar una oportunidad.

Me tengo que dar una oportunidad. Y este es el momento.

-Vale.

-Perdón, eh, perdón.

Venía a coger el consentimiento informado.

-Lo he dejado ahí en la mesilla. Ya está firmado.

-¿Aquí? No hay nada. -Eh.

-¿Tal vez en el cajón? No.

-No sé, no sé qué ha podido pasar.

-¿Otra vez te has escapado?

-No. Quería que me explicaras

las cosas médicas que ponen en estos papeles.

-A ver, yo no soy médico. Yo soy fisioterapeuta, pero...

A ver si te puedo ayudar.

-¿Se va a morir mi padre?

-A ver, Hugo: Este papel no es tuyo. Y no deberías haberlo cogido.

-Ya, pero es que no me explican nada.

Y todo me recuerda a cuando mi madre se puso enferma por primera vez.

-A ver. Yo te puedo explicar un poco por encima,

pero no soy médico, ¿vale?

Lo que pasa que, al trabajar en un hospital,

pues he visto un caso parecido.

En el cerebro hay venas y hay arterias.

-¿Vale? Y para que te hagas una idea,

es como la parte de detrás de un televisor.

-Sí. -Que hay muchos cables.

Y algunos están enredados. Y eso es lo que le pasa a tu padre.

Pero tienes que hablar con él. Yo no te puedo decir nada más.

Si quieres te acompaño. -Vale.

-¿Sí? Venga.

-Cooper Hope, el rapero que tenía Herpes zóster,

regresa al hospital porque su estado no ha mejorado.

-Mira. Que es que estuvimos aquí el otro día,

le estuvieron atendiendo, porque le salió ahí yo qué sé qué.

-Y la cosa es que..., que no sé.

Que está peor o no sé qué le pasa.

Le atendió el hombre este, con el pelo blanco,

que tiene perilla. Joé, no me viene el nombre.

-¿Te acuerdas del nombre del doctor?

-No, no, no. ¿Cómo se llamaba? ¿Tú te acuerdas?

-Blanc... -Blanco. Blanco. Blanco. Eso es.

-El doctor Blanco. Enseguida aviso. Vale, gracias.

Venga, que no pasa nada, ¿eh?

Pues nada, que estábamos ahí en el concurso, estábamos,

que habíamos pasado la última ronda, Cooper estaba increíble,

la gente superarriba, y de pronto, yo escucho que...,

que empieza a balbucear, me quedo yo ahí atrapado con la base,

que no sabía qué pasaba, que se había quedado mudo.

Como que había perdido el "flobo", o yo qué sé. ¿Sabes?

Y bueno, es que... yo no lo he visto así en la vida.

Mira que llevamos años. Pues nunca le había pasado algo así.

Espérate. Que me está sonando el móvil.

Perdona, ¿eh? Perdona. Que es el productor.

-Tiene las constantes normales, no tiene fiebre, y bueno.

La exploración general también ha sido normal.

Salvo las lesiones herpéticas y la alteración del lenguaje.

-Perfecto. Pues... ya te puedes ir y me encargo yo.

-Y aprovecha para entrenar, que ya queda menos para nuestro duelo

-Por mí no te preocupes. Encárgate de él. ¿De acuerdo?

-Bien.

-Cooper: A partir de ahora, el doctor Mendieta, es neurólogo,

va a llevar tu caso. ¿De acuerdo?

Cualquier cosa que necesites, yo estaré por aquí por los pasillos.

No dudes en llamarme.

¿De acuerdo?

-A ver. Cooper, ¿no?

-Mira a la luz, sin mover la cabeza.

Vale. Ahora intenta seguir mi dedo, sin mover la cabeza;

solo con la mirada.

¿Recuerdas qué es lo que estabas haciendo,

cuando empezaste a notar que se te iban las palabras?

-Rape... Rapeán... -No. Tranquilo. No pasa nada.

Mírame. Mírame. Levanta la cabeza, intenta sonreír.

Saca la lengua. Vale.

Cooper, voy a necesitar que te tumbes. ¿De acuerdo?

Sé que es incómodo, pero será solo un momento. Vamos.

-Ahí, tranquilo.

-Muy bien. Perfecto. Relaja la cabeza. Apóyala.

¿Esto te duele?

-¿No? Muy bien.

A ver. Estira la pierna, vale. ¿Ahora?

-¿Notas dolor en el cuello?

-Bien.

Cooper Hope no tiene rigidez nucal ni otros signos meníngeos.

Pero sí que es cierto

que presenta una leve desviación de la comisura de la boca.

No obstante su nivel de conciencia es bueno

y entiende lo que se le dice,

pero su capacidad evocativa está alterada.

Es decir, que no puede expresarse con claridad.

Espera. Espera un momento.

Vale. Aquí tienes.

Qué te pasa. Pues aún no lo sabemos.

Vamos a tener que hacerte pruebas para averiguarlo,

entre ellas, un electrocardiograma, una analítica,

una placa de tórax y un TAC craneal. ¿Vale?

Sí. Muy bien.

Te avisaremos en cuanto vayamos a hacerte las pruebas.

¿Vale? Hasta ahora.

-David tiene una peligrosa malformación vascular cerebral,

y ha decidido operarse.

Se trata de una operación de alto riesgo.

-Amor: ¿Cómo estás? ¿Eh?

-Bien. -Va a ir todo bien, amor.

-Tengo que pedirte algo. Es importante para mí.

Se trata de Hugo.

Yo sé que no nos hemos casado, y quizá no lo hagamos nunca.

Y es injusto pedirte esto.

Pero necesito que me prometas

que si me pasa algo te vas a encargar de él.

-David. O sea: No te preocupes para nada por eso. ¿Vale?

También quiero a Hugo y no lo voy a dejar solo.

-Vale.

-Perdón, pero nos esperan en quirófano.

-Vale. Un segundo. Di "nos vemos en un ratito".

Di "nos vemos en un ratito". -Nos vemos en un ratito.

-Vale.

-Después de hacerle todas las pruebas a su paciente,

el doctor Mendieta ha descartado que la alteración del lenguaje

se deba a una encefalitis herpética, un ictus o una tumoración.

-¿Sabes si Cooper ha tomado algún tipo de fármaco o de droga?

-Drogas no. Pero vamos: Fármacos, lo que le mandasteis aquí.

¿Cómo se llamaba esto? Brivudina, o algo así.

-Ya. La brivudina puede provocar ansiedad, mareos,

estados confusionales y alucinaciones.

Pero: no hay descrita ninguna reacción

que implique alteraciones en el habla.

Sí que es cierto que podríamos estar frente a un nuevo efecto secundario

hasta ahora no visto.

Sobre todo, teniendo en cuenta que las pruebas que le hemos hecho

han permitido descartar el ictus, la encefalitis y otras patologías.

-¿Y esto qué...? No sé, es que no entiendo mucho.

¿Qué...? ¿Va a volver a rapear? -No lo sabemos todavía.

Tenemos que recopilar más información.

-Pues nada.

Que nos ha dejado tirados el productor,

nos han eliminado del torneo, y bueno.

En las redes sociales están vacilándonos, pero todo.

Y yo no sé si de esta vamos a salir para delante,

encima no se lo he dicho todavía a este y yo qué sé.

Que no sé cómo se lo voy a decir. ¿Vale? Que no. Que corta.

Que me voy a casa. Ya se lo diré.

-Cooper: ¿Qué pasa?

-¡No oigo! -¿Cómo que no oyes? ¿No oyes nada?

¿Nada de nada?

Mar: Hay que llevarle a Diagnóstico para hacerle una punción lumbar.

-Enseguida.

-Mm... -Tranquilo: A ver. Cooper. ¡Mírame!

¡Mírame!

Tranquilo. ¿De acuerdo?

Ahora vamos a bajarte a hacerte una prueba.

La sordera es una de las posibles complicaciones del Herpes zóster.

Así que no lo descarto como posible causa

de los síntomas neurológicos del paciente.

De todas formas, ahora lo más importante es averiguar

si su cuadro clínico se debe a un proceso infeccioso,

como podría ser una meningitis viral, o a otra patología.

Y por eso le vamos a hacer una punción lumbar.

-¿Eh? Porque si te dan... Ua..., ua, ua. Hay que mover.

-Pues yo tengo un libro de marcianos que está muy bien. Un día lo leemos.

-¿Sí? -Sí.

-¡Hola! -¡Hola!

-¿Qué tal? -Pues aquí estamos.

-Gracias por quedarte con él. -Nada, un placer.

-Hola, Hugo. -Os dejo.

-Gracias. -Hasta ahora.

-Chao. ¿Qué tal?

Han llevado ya a tu padre a quirófano.

-¿Es una operación muy peligrosa? -No. Está chupado.

-Por favor, seme sincera. -Vale.

Es una operación un poquito delicada porque es que es en la cabeza,

y siempre en la cabeza, a veces, todo se complica.

Pero tienes que saber que lo está operando

el mejor cirujano de España.

De verdad. Además: Mira, te he traído una cosita, que he hecho yo.

¡Charann! Me ha dicho tu padre

que tu madre te las hacía cuando estabas un poco triste.

Y he pensado que a lo mejor, pues ahora era un buen momento.

-Sí. Cuando perdíamos al fútbol.

Esto no es lo mismo. -Ya.

Yo me la voy a comer. Chin-chin de mafi.

-Bueno, ya que están hechas. -Chon... A ver cómo están.

¡Mm! Oh, no. Escúpela. Hugo. Escupe.

He puesto sal. ¡He puesto sal!

Perdona. De verdad que la próxima vez que las haga estarán más ricas,

¿vale? -Sí.

-Hugo.

No tienes por qué quedarte aquí.

¿Quieres que llamemos a tus abuelos, que te vengan a recoger?

Yo te prometo que te voy a contar todo lo que pase. Así descansas.

-No me gustan nada los hospitales.

-Ya. A mí tampoco.

-La verdad es que tengo miedo.

-Yo también.

Hugo: Te prometo que, pase lo que pase,

aunque no me vaya a casar con tu padre,

tienes que saber que siempre voy a estar ahí para ti.

¿De acuerdo? Hugo. Peque.

-Era para...

Te tengo que decir que el productor nos ha dejado tirados. ¿Sabes?

Y no te lo puedo decir de otra manera. Que lo siento.

Pero que bueno. Que no te preocupes, que no te rayes,

que es un capullo y que no nos hace falta.

Que ya saldremos. Pero como sea, vamos.

O rapeando o como sea. Pero saldremos, ¿eh?

Bueno. Mejórate. ¿Vale, tío?

-¡Ey! ¿Cómo estás? Vengo a darte ánimos,

y a decirte que el doctor Mendieta vendrá ahora a darte su diagnóstico.

Seguro que vuelves a los escenarios.

¿Eh? Y en el concurso de directos, te van a grabar el disco. Ya verás.

Cooper. ¡Cooper! Mírame.

Eres un luchador. Tu fuerza no está en las cuerdas vocales.

Sino en tu mente.

Luego vengo a verte.

-Bueno, Cooper: Ya sabemos

que el origen de tus síntomas está en el Herpes zóster.

¿De acuerdo?

Así que lo que vamos a hacer es cambiar el tratamiento

que llevabas hasta ahora.

Cooper Hope sufre una encefalitis herpética

que está afectando al área de Broca.

La zona del cerebro responsable de la expresión del lenguaje.

Es muy posible que la encefalitis se haya manifestado

con menos síntomas de lo habitual y sin fiebre,

debido al tratamiento previo con brivudina

que le pautó el doctor Blanco.

Mar: Le vamos a poner aciclovir endovenoso,

que es más eficaz para las complicaciones del zóster.

-Muy bien.

-Si todo va bien, yo creo que en poco tiempo

ya empezarás a experimentar una mejoría y una recuperación

de las funciones del habla y de la escucha.

Ya. Sí. Perdona.

-Hola, Coral. -Hola.

-La embolización ha ido bien. ¿De acuerdo?

-O sea que ¿todo bien? -Sí, sí. Todo bien.

-¿Sí? ¿Puedo verle? -Aún no. ¿Vale?

En unas horas, podrás ir a visitarle a la habitación. ¿De acuerdo?

-Pero ¿ya está? O sea... -Coral: que todo ha ido bien.

De verdad.

-Vale. Muchas gracias. -De nada, hombre. Que vaya bien.

-Voy a llamar a Hugo. -Vale.

-Gracias. -Hasta ahora.

-¡Hugo! ¡Que todo ha ido bien!

-Con el electroencefalograma, el doctor Mendieta confirma

que la medicación que le ha administrado a Cooper Hope

está funcionando correctamente,

y no hay secuelas ni complicaciones producidas por el virus.

-Ya puedes pasar.

-Pero ¿está vestido? -Diego: ¿Está vestido?

¿Qué te crees

que soy, un streaper de Las Vegas, chaval?

-Pues tío, que no te quiero ver ahí.

Ea. -¿Qué pasa?

-Pues nada. ¿Qué tal? -Mejor que tú. Ya ves.

-Bueno, Cooper: Parece que la infección está remitiendo,

y estás mejor. -La boca. ¿La tengo bien?

-Sí. Sí. -Que la tenía como...

-No, no, no, tranquilo. Tranquilo. -Vale.

-Ya está bien, y yo creo que es evidente

que estás mejorando muy deprisa, así que te voy a mandar para casa

con un tratamiento de valganciclovir,

un gramo cada ocho horas, durante una semana.

Por vía oral. ¿De acuerdo? -¡Vamos! Dime una palabra, Mendieta.

-¿Para qué? -Dime una palabra, tío. Va.

-Tratamiento. -Eh...

Trata-miento. Y eso es fenomenal.

Pero yo sé que él en el fondo miente cuando trata de tratarnos mal.

A los pacientes, digo.

-Sí. Sí. No, no, lo he entendido. Muy bien.

-Te ha Encantado, ¿no? -Sí, precioso. Hasta luego.

-Qué tío más raro, ¿eh?

Yo sé que hoy en día, con la movida de las redes sociales,

como está todo,

que está todo el mundo como a la caza,

con lo que me ha pasado me van a hacer un montón de memes,

se van a reír de nosotros, de mí y de mi colega,

pero ¿sabéis qué?,

que en el escenario después no son capaces.

Porque no puede ninguno.

Y ahora me he tomado como objetivo vencer al Escóner ese,

que es tan bueno, que es tan tal. Voy a por él.

Acuérdate. Tú acuérdate de esto. Vaya paliza le voy a dar.

-Días después de su intervención

para corregirle una malformación arteriovenosa,

David Cabezudo está a punto de recibir el alta.

-Hola, David: ¿Qué tal estás? -Bien.

-Mira: Tengo los resultados del TAC de control. ¿De acuerdo?

Y ha salido todo bien. Así que podrás recuperarte en casa.

-Bien.

-Lo que tienes que hacer es reposo,

y tendrás que venir a consulta periódicamente. Pero todo está bien.

-De acuerdo. Gracias, doctor. -Bueno.

¡Hola! -¡Eh!

Está todo bien. -Bueno. Yo os dejo tranquilos.

-Gracias.

-¿Te puedes quedar un momento, por favor?

-Sí, claro. ¿Qué pasa?

-¿Los médicos son como los capitanes de barco,

que pueden casar a la gente?

-¡Oye! -Pues algunos, sí.

Pero ¿sabes lo que pasa?

Que me intenté sacar el cursillo el año pasado, pero...

Pero no aprobé. Pero, en cuanto me lo saque...

¿Sabes qué puedes hacer? Los puedes casar tú.

-¡Vale! -Venga, adelante.

-Entonces: Yo os declaro marido y mujer.

-¡Oye! -¡Toma ya!

¡Bien!

-Blanco. Blanco, frena.

Frena, que te va a dar un infarto

y no quiero ser el responsable de tu muerte.

-Estoy a punto de superarte.

Va. Va.

¡Set!

-Muy bien. ¡Muy bien! ¡Enhorabuena!

No pensaba que fueras capaz de conseguirlo,

pero lo has hecho.

Te toca elegir restaurante. -Al Quiras Gurmet.

-¿Qué? No.

Blanco, no. El Quiras Gurmet no, que es muy caro.

Vamos al Mesón Lafuente.

-¿Quién ha ganado? -Perfecto. Pues al Quiras Gurmet.

Vamos allá. Felicidades.

-¡A ver! ¡Aaaah!

-Sí. Se quiere ir sola al cementerio. -Acompáñame.

-Hola. -Hola.

-¿Qué miráis? -Nada.

-¿Al final has decidido ir sola al cementerio?

-Sí, al final voy yo sola. -Oye, Marta:

Todo esto no tendrá nada que ver con el caso de Hugo, ¿verdad?

-Bueno, a ver. Es que creo que el padre de Hugo actuó mal.

-Bueno. Tampoco hizo falta,

porque al final ha salido todo bien.

-Sí, pero si no hubiera salido bien, no habría podido despedirse de él.

Mira: Yo no pude despedirme de mi madre.

Y bueno.

Pues por eso he decidido también ir al cementerio,

Para despedirme de ella.

Porque creo que si te despides de una persona,

es porque todavía no se ha ido.

-Hemos pensado en acompañarte al cementerio.

-No, no, chicos: Muchas gracias. De verdad.

-Marta: De verdad que queremos ir, para estar allí contigo.

-Que no, que es un tema familiar y no vais a estar a gusto.

Que no, de verdad.

-No, qué va, qué va, qué va. Nos cambiamos, y vamos contigo.

-Os lo agradezco, pero de verdad que no.

Que no hace falta.

¿Vale? Voy yo sola; estoy bien. -Vale.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Pues si quiere ir sola, quiere ir sola, Juanjo.

-Jo, lo está pasando mal, ¿eh? -Sí. ¿Vamos?

-Tienes crepitantes.

-¿Qué es eso?

-Quiere decir que hay líquido en los pulmones.

-Creo que te iría bien ir a un terapeuta.

A mí me funcionó cuando lo de la secta.

-Que Inma...

Una mujer con la que me iba a casar hace 50 años.

-¿Qué pasa?

-No, no, no, no, no, no, no te levantes.

Ayúdame, ayúdame. Ahí, ahí, ahí.

La analítica es positiva en troponinas.

Es un infarto agudo de miocardio.

-¿Cómo fue la primera sesión?

-Bien, bien. Muy bien. -¿Pues esta tarde tienes terapia?

-No voy a terapia.

Pero es que no para de darme la brasa.

-Bueno, a lo mejor te venía bien.

-Has venido con dificultad respiratoria,

y has estado a punto de desmayarte en dos ocasiones.

-Esto, fijo, es una mordedura de una víbora seoane.

-No he localizado ninguna mordedura,

así que voy a tener que hacerte una exploración más completa.

Pero si es..., es la... Es carísima, esa cuna.

-Bueno, pero nuestro bebé merece lo mejor.

-Las serologías han confirmado que tienes VIH.

Hemos visto que la infección está bastante avanzada.

-¿Puedo?

  • Centro médico - 27/06/17 (2)

Centro médico - 27/06/17 (2)

27 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 27/06/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 27/06/17 (2) "
Programas completos (744)