www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4392158
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 26/12/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Bueno, pues yo qué sé, va a ser que no, venga.

¡Ah!

¿Qué te pasa, Manuela? -Nada, nada, nada, un pinchazo.

¿Qué te duele? -No sé, no sé, no sé.

¿Cómo que no sabes? -¡Ay!

Mira, la de veces que te he dicho que tienes que ir al médico, ¿eh?

¡Ángel! ¡Ángel!

Lola, que no pasa nada.

Mira, ahora mismo llamo a un taxi y nos vamos al hospital, ¿vale?

Lola, que no, que no, por favor.

¡Que te calles! -¡Que no es nada!

¡Cállate! Ya entrenaremos otro día.

(Música)

El doctor Landó atiende a Manuela,

la jugadora de petanca aquejada de un agudo dolor

que la impide erguirse.

Oye, y cuéntame, ¿cómo ha surgido el dolor?

Es que estábamos jugando a petanca, y de repente me agacho para tirar,

y al incorporarme, pues me ha dado un pinchazo muy fuerte por aquí.

¡Anda! ¿A la petanca?

Pero tú eres muy joven para jugar a la petanca, ¿no?

Ya, es que me gusta desde pequeña.

Oye, ¿y hace mucho que tienes este tipo de molestias?

Sí, sí, sí, hace mucho que le duele la barriga, doctor.

No, es que últimamente estoy un poco nerviosa,

entonces, yo creo que hago mal la digestión y que es eso, nada más.

Sí, ya habló la doctora Pérez.

Bueno, voy a hacerle una exploración, ¿de acuerdo?

Permíteme.

¿Te duele por aquí? ¿por aquí también?

¿Por aquí? Sí.

Bueno, veo que el dolor está bastante generalizado, ¿no?

¿Ahí te duele? Sí.

Y sin embargo, no encuentro ni palpo anomalías, ni masas,

y por otro lado tus constantes son normales, estás bien hidratada,

la presión arterial es normal, y la auscultación ha sido buena,

así que permíteme un momento, ¿podrías bajar y andar?

Vale.

Te ayudo. Te ayudo, venga.

¿Puedes? -Sí.

Venga, intenta caminar, lo que puedas.

Sí, lo que no puedo es ponerme recta, ¿eh?

Ya, bueno, Pepa, es suficiente, gracias.

Siéntate, sí. Gracias.

Por favor, siéntese. Sí.

(Música)

La ambulancia ha traído a una mujer

que ha sido atendida por la doctora Soto,

tras sufrir un desvanecimiento en la calle y torcerse un pie.

Un desastre, ¿eh? mira, menos mal, ¿eh?

¡A ver, Marcial!

¡Menos mal que la mujer no está grave! porque, si no...

Vale, pero hemos llegado a tiempo, que es lo importante, ¿de acuerdo?

Sí, a tiempo, pero por esto, por esto.

¿Tú has visto el tráfico?

¿Tú has visto los malabares que he tenido que hacer yo

para que lleguemos?

No puedes ser tan cascarrabias, de verdad, te va a dar algo.

No puede ser, no puede ser, yo no soy cascarrabias.

Es el estrés, ¡el estrés que provoca esto!

Pero ¿no me ves que...? tengo acá un dolor,

acá en el cuello y en el pecho, que me baja, que no...

Eso es que algo se te ha roto, del buen carácter que tienes.

¿Del buen carácter? ¿quieres que me queje?

¿Te vas a quejar de algo más? -De todo me voy a quejar.

Me voy a quejar de la cafetería, que nos van a matar, un día de estos.

No sé qué comí, que me siento mal. -¿Estás mal, de verdad?

No, me duele el... -¿De verdad? mira.

Entra, voy a hacer que te vea alguien, por favor.

Estás un poco pálido, además.

La doctora Soto ha pedido al doctor Cabrera

que explore a Marcial, el conductor de la ambulancia,

que se encontró repentinamente indispuesto.

Vale, pues a ver,

lo que parece es un dolor precordial severo,

que se ha extendido al cuello, y está sudando.

Bueno, ¿puedo volver a trabajar, o qué?

Marcial, no estás en condiciones.

Marcial, una preguntita,

veo en el historial que es usted hipertenso,

¿se está medicando esto? ¿se está controlando?

Yo trabajo aquí, claro, ¿cómo no me lo voy a estar tratando?

¡Hombre! ¡A ver si nos dejamos de preguntitas

y nos ponemos a buscar qué es lo que tengo de verdad!

Marcial, tranquilo, ¿de acuerdo?

Vamos a hacerle un electrocardiograma para ver cómo tiene el corazón.

Por suerte, yo le tengo cogido el punto a Marcial

pero entiendo que, para los demás, parezca un poco,

en fin, él no siempre ha sido así,

empezó a quejarse de todo cuando tuvieron que quitarle un riñón

y desarrolló una insuficiencia renal.

No lo justifico, pero el proceso es muy duro.

Como el dolor es bastante difuso,

es difícil establecer ahora mismo un diagnóstico, ¿eh?

vamos a hacer una analítica,

lo más rápido posible, y vamos a hacer también un urocultivo,

este tardará un par de días más, ¿de acuerdo?

El dolor que presenta la paciente se concentra

a la altura de la fosa iliaca izquierda,

es un dolor bastante habitual

y que suele ser indicador de una diverticulitis aguda.

También podría tratarse de un cólico renal,

o alguna patología ginecológica o abdominal,

como algún tipo de intolerancia alimenticia o colon irritable.

Resultados por aquí.

Bien, verás, la analítica indica que tienes infección de orina.

Vale.

Una infección de orina no es nada grave, ¿no?

antibióticos y ya está.

Exacto, te voy a poner un tratamiento con antibiótico,

y en teoría, en un par de días, ya deberás encontrarte mejor.

Vale, vale, genial, es que estamos un poco nerviosos

porque tengo la final del torneo de petanca, que no es nada,

es solo del distrito, pero bueno, que es muy emocionante.

Suerte. -Gracias.

No, no, démela a mí, que no ve tres en un burro.

Anda que no, trae "pa'acá". -¡Bueno, lee, anda!

Diclausiticina.

Casi, ¿eh? porque podría ser un antibiótico perfectamente,

diclausiticina.

No, no es un antibiótico.

Bueno, te avisaremos cuando estén los resultados, ¿eh?

Vale, vale, de acuerdo.

Pues ya está, ¿no? Sí.

¿Puedes? -Gracias, sí, sí, puedo.

Venga, yo te ayudo, ¿eh? -Vale.

Pues ya estamos.

Vamos a ver, Marcial, efectivamente, todo apunta

a que tienes un síndrome coronario agudo, un infarto.

(Música)

Hombre, eso es raro, porque no me duele tanto, ¿eh?

A ver, yo de esto sé, ¿no me deberías hacer una analítica?

Vamos a ver, Marcial, tranquilo, ¿de acuerdo?

Me parece muy bien que conozcas el procedimiento,

que trabajes con nosotros, etc., pero aquí el médico soy yo,

así que te pido por favor que colabores, te veo ahora, Soto.

Vaya carácter tiene el chaval, ¿eh?

Las náuseas, la palidez, la sudoración

y el dolor que irradia hacia el cuello,

todo nos apunta a que se trata de un infarto,

de todas maneras, vamos a realizarle una analítica de urgencia,

para poder salir de dudas.

(Música)

El doctor Landó asiste

a una de las sesiones del grupo de apoyo a la desintoxicación

que se organizan en el hospital,

y en las que está muy implicada Pepa.

¡No estoy echando balones fuera!

¡Pero un divorcio es una situación muy traumática!

Bueno, yo he pasado por tres divorcios y no soy alcohólico.

Mira, si te parece, Daniel, vamos a dar paso

a que hablen otras personas del grupo.

Bueno, mira, a mí me parece positivo esto que ha pasado en el grupo,

porque suele pasar que el bebedor puede reconocerse como adicto,

pero le cuesta mucho asumir el tema de la dependencia

y la pérdida de control.

Vamos a ver, ¡es que yo no he tenido adicción al alcohol!

Hombre, quizá alguna vez. Mira, déjalo.

Vamos a ver, según tú criterio,

¿qué tipo de bebedor soy yo, entonces?

Bueno, no sé, no tengo toda la información,

pero seguramente alguno de los que pierde el control.

De verdad, tengo muchas cosas que hacer.

Oye, Ramón.

(Música)

Manuela, la jugadora de petanca con posible infección de orina,

vuelve a recoger los resultados del urocultivo.

Madre mía. -¿Qué?

Pues es del equipo, que quieren saber cómo estás.

Tendrás que decirles que no puedes jugar.

No, no seas agorera, vamos a ver qué dicen.

Pero fíjate cómo estás.

Hola. (AMBAS) Hola.

¿Qué tal?

Bueno, venía a comentaros que tengo ya los resultados del urocultivo,

que detectan la presencia de estreptococos,

así que se confirma la infección urinaria,

por otro lado, descartamos el cólico renal.

Manuela, ¿te encuentras bien? Sí.

Doctor, está peor, le duele todo el cuerpo.

A ver, he cogido un poco de frío y se ha juntado una cosa con la otra,

pero nada más.

Bueno, permíteme, te voy a tomar la temperatura.

Además, tendrías que encontrarte mejor gracias a los antibióticos.

(Pitidos)

Tienes fiebre. Verás, vamos a hacer una cosa,

te voy a hacer una ecografía abdominal

y una resonancia magnética

por si descubrimos alguna nueva patología, ¿eh?

Tanto la ecografía abdominal como la resonancia magnética

no han revelado ninguna patología,

por eso le he realizado a la paciente

una ecografía ginecológica y no he encontrado nada,

salvo una mínima cantidad de líquido en el fondo del saco de Douglas,

que puede ser un sangrado normal por la ovulación.

(Música)

Para poder confirmar que Marcial está sufriendo un infarto,

el doctor Cabrera solicitó una analítica de urgencia

con marcadores miocárdicos.

Aquí está.

Hola. -Hola, Lucía.

Me voy a ir a llevarle esto a un paciente que me está esperando.

¿Me estás evitando? -¿Yo? No.

Mira, Lucía, de verdad, ahora no tengo tiempo para esto, ¿ok?

¿Podemos hablar un momento, por favor?

¿Quieres hablar ahora? -Sí.

Vale, de acuerdo. Mira, Lucía, yo estoy harto.

Estoy harto ya de tanto ir y venir, de tanto jueguecito.

Hablamos demasiado, Lucía, a ver, ¿yo a ti te gusto, o no?

¿A ti qué te parece? -Pues dímelo tú.

Hola, Óscar.

Pues eso, voy a hablar con mi paciente.

Sí, sí, sí, sí.

Adiós.

Tal y como esperábamos,

la analítica nos ha mostrado las troponinas elevadas,

esto es una señal inequívoca de un infarto agudo de miocardio.

Hemos tenido que actuar con rapidez,

y le hemos practicado a Marcial un cateterismo

el cual, efectivamente, nos ha mostrado que hay un trombo

que está obstruyendo en el tronco de la arteria coronaria.

Le hemos puesto un stent,

que es una pequeña malla que ayuda a corregir

ese estrechamiento de la arteria provocada por el trombo.

Y bueno, en estos momentos,

Marcial se está recuperando en postoperatorio.

Verás, la presencia de líquido en el fondo del saco de Douglas

no es relevante, pero en tu caso, ahora mismo, que tienes fiebre,

pues puede ser una muestra de que haya algún proceso infeccioso

como una diverticulitis,

por lo que te vas a quedar ingresada,

porque quiero hacerte más pruebas vamos a empezar por un antibiograma,

y además te voy a poner también antibióticos más específicos.

Pero doctor, ¿ingresada, de quedarme aquí a dormir?

Sí, claro. No puedo.

¿Por?

No puedo, es que tengo la final del torneo de petanca,

no puedo faltar.

Vamos a ver, ¿y no te puede sustituir nadie?

A ver, es una opción que alguien me sustituya.

No, no, no, a mí no me mires, ¿eh? Manuela.

Lola, tú eres muy buena jugando a la petanca.

No, que no, no, no. -Sí, sí, sí, sí.

Pero bueno, ¡pero si yo estoy peor que tú con la ciática!

Pero ¿qué ciática ni qué ciática?

¡Si ayer estábamos jugando en el parque y no te pasaba nada!

Bueno, pero me ha vuelto hoy. -Sí, hombre, qué morro.

Las señoras mayores, cómo son, ¿eh? -Y cómo son las jóvenes, ¿no?

Bueno, voy a ir a preparar los papeles del ingreso,

¿de acuerdo?

Mira, Daniel no me conoce de nada

y la supuesta adicción no deja de ser más que una mala racha

por todo lo que he pasado, ya está.

¿Eso piensas? Sí.

¿Te puedo decir una cosa? ¿sí? pero no te enfades.

No, no, que no me voy a enfadar. Vale.

Primero, tú recurriste a la bebida cuando estabas mal, ¿no?

Sí. Eso lo reconoces.

Sí.

Vale, pues yo creo que ahora tienes que pararte a pensar en eso,

por qué lo hiciste, hacer un examen de conciencia,

objetivo. ¿Un examen de conciencia?

Sí, un examen de conciencia y tienes que asumir tu responsabilidad.

Y mientras no des ese primer paso, no vas a avanzar en tu curación.

Pero Pepa, ¿tú también? mira que estáis pesaditos,

mira, de verdad, que tengo una paciente esperando.

¡Me has dicho que no te ibas a enfadar!

(Música)

Bueno, entonces, ¿cómo estás, Marcial?

¿Cómo estoy? mira como si tuviera todo cemento acá, metido adentro,

mira, al final estaba mejor como antes.

Pues yo creo que estás muy bien,

porque no has perdido ni un ápice de esa positividad que te caracteriza

Justo.

Bueno, te voy a dejar, que me voy a ir a ver a Carmen.

¿Carmen es la...? -Sí, la mujer del...

¿Cómo está?

Pues se ha confirmado que es un ictus

pero todavía es pronto para saber las consecuencias.

¿Ves? Lo que te digo, que el tiempo es importante,

tendría que haber conducido más rápido o esquivado más.

Marcial, no es el momento, no pienses en eso ahora, ¿de acuerdo?

No voy a pensar en eso porque lo voy a dejar,

voy a dejar de trabajar y ya no pienso en eso.

Creo que eso ya lo he oído antes, así que no cuela.

Esta vez es verdad, lo voy a dejar, de verdad.

Pero que no, no pienses en eso ahora, ahora tú tranquilízate,

céntrate en recuperarte, y vas a tener una baja para pensar

y tomar las decisiones que tengas que tomar.

No, es que es este trabajo, lo mío es conducir, ¿ok?

pero no necesariamente una ambulancia,

¡Me está matando el estrés, eso! yo puedo conducir un taxi,

puedo conducir un camión,

un coche de choque si me pagan lo que sea, pero...

Pero, ¿qué dices, Marcial?

si lo tuyo es salvar vidas, la adrenalina,

¿qué vas a hacer sin eso? -No sé.

Bueno, relájate, ¿vale? -(RESOPLA)

(Música)

Unas horas después, la fiebre de Manuela ha desaparecido

pero persiste su dolor generalizado en huesos y articulaciones.

Pero, ¿se puede saber qué estás haciendo?

Venga a la cama. -Nada, nada, nada.

Ay, Manuela... -¡Ay!

De verdad.

Lola, yo estoy muy agobiada con lo del partido, ¿eh?

Es que no les puedo dejar colgados, se van a llevar un disgusto enorme.

Pero ¿cómo? no, ¿eh? no.

Lola, tú eres muy buena jugando a la petanca.

No. -Eres buenísima.

Va, hazlo por mí, Lola, por favor, te debo lo que quieras,

hago lo que quieras.

Vale. -¿Sí? ¿sí?

¡Ay, mi Lola! -¡Ay, cuidado!

¡Ay, ay, ay! ¡Gracias, gracias!

Pero, tienes que prometerme que te vas a cuidar más, ¿sí?

Claro que sí.

Y que vas a ir a graduarte la vista.

¿Tú te acuerdas lo guapísimas que estaban

las azafatas del "Un, dos, tres" con esas gafas? ¿Eh?

Huy, el "Un, dos, tres", Lola, pero mira que eres antigua.

(Llaman a la puerta)

Hola, buenos días. (AMBAS) Hola, buenos días.

Que me van a hacer una lapo no sé qué...

Bueno, pues yo luego aprovecho, y me voy para la Junta de Distrito,

para que cambien el nombre del titular.

Venga. -¿Sí?

Muchas gracias, Lola, muchísimas gracias.

(Música)

El doctor Landó asiste a una laparotomía exploradora

que le está realizando un especialista a Manuela,

que permitirá descartar una posible endometriosis.

La laparatomía no ha revelado ninguna patología,

así que estoy bastante desconcertado

porque seguimos sin saber cuál es el origen,

tanto de la fiebre como del dolor de la paciente.

Voy a volver a entrevistarla y a examinarla más detenidamente,

para ver si averiguamos cuál es el calibre y definir mejor su dolor.

(Música)

A pesar de haber solucionado el infarto de miocardio,

la recuperación de Marcial no está siendo favorable.

A ver, dime, ¿seguro que no sientes nada?

No, no, no, es como si no tuviera el brazo izquierdo.

Vale. -Hola, ¿qué tal? ¿qué ha pasado?

Algo va mal, parece que hay un deterioro neurológico

en la parte izquierda.

Déjame un momentito. -Sí.

Me cuesta pensar.

¿Te notas un poquito de espeso mental?

Sí.

Podría tratarse de un accidente cerebrovascular.

Vale, hay que actuar.

¿Un ictus, también? -No, tranquilo, Marcial.

Vamos a practicarte un TAC ahora, ¿de acuerdo?

(Suspiro)

A ver, Manuela, tenemos que encontrar el punto

de máxima intensidad de dolor.

Ya, doctor, pero es que me duele así, en general,

es que me duele aquí, aquí también.

(Mensaje móvil)

Doctor, ¿me puede leer el mensaje?

A ver, Lola, todo okey

para el cambio de titular del partido.

¿Sí? Ah, qué bien. A ver, vamos a centrarnos.

Sí. Por favor.

Venga, tienes que ayudarme.

¿Notas algo? ¿un dolor más intenso? Pues que me duele.

¡Ay!

¿Ahí? ¿ahí? Sí.

Bien. Sí, ahí.

De acuerdo, este es el punto gatillo que se conoce.

Vamos a hacer una cosa, mira, cruza los brazos sobre el pecho,

crúzalos, los dos.

¿Así? Exacto.

E intenta levantar el torso y las piernas a la vez.

Venga, un pequeño esfuerzo. ¡Ay, ay, ay, no puedo, no puedo!

Vale, vale, vale.

Es ahí, seguro. Sí.

Lo que acabamos de hacer es la prueba de Carnett,

y ha dado positivo,

lo que significa que el problema está en la región abdominal.

Vale.

Con el uso de equipos y pruebas diagnósticas cada vez más eficientes

a veces acabamos desatendiendo a la entrevista

y la exploración física del paciente,

pero ninguna tecnología va a sustituir nunca

a una buena entrevista clínica

por eso es tan importante saber escuchar a los pacientes.

Hola, Marcial. -Hola.

¿Qué tal?

Bueno, pues te comento, tenemos los resultados del TAC,

y al parecer, pues el flujo sanguíneo se ha detenido

en alguna parte de tu cerebro,

probablemente provocado por el trombo, ¿de acuerdo?

así que vamos a ponerte un tratamiento con fibrinólisis.

La fibrinólisis es un medicamento

que se suministra por vía intravenosa,

y hace que la sangre se vuelva más líquida,

esto nos ayuda a poder disolver el trombo,

tras un nuevo TAC, hemos podido confirmar

que el tratamiento ha sido efectivo,

por lo que hemos decidido dejar ingresado a Marcial,

pues para asegurarnos que está fuera de peligro.

Vaya susto nos ha dado hoy Marcial. -Ya.

¿Tú estás bien? -¡Mmm!

Pues vaya día, Marcial está raro, tú estás rara.

Yo no estoy rara. -Ya.

Y Cabrera también está raro porque está muy poco comunicativo.

¿La cita fue bien?

Pues no hubo cita, llegó, y se marchó, y me dejó plantada.

¿Y eso?

Pues porque tuvimos un momento de acercamiento

es que estuvimos a punto de besarnos, pero yo le dije

que prefería que siguiéramos siendo amigos, de momento,

le pareció mal y se marchó.

Pero qué complicado, ¿no? -Pues sí.

Estar a punto de besaros, pero sois amigos...

¿Pero qué vas a hacer?

¿No vas a volver a hablar con él, o qué?

Bueno, lo has dicho tú, es que está muy poco comunicativo

por lo menos hoy, no sé.

(Música)

Gracias.

Pero doctor, entonces no es renal,

ni es una infección de orina ni nada de eso.

No, efectivamente, verás, al dar positivo el signo de Carnett,

lo que nos confirma es que el problema tiene un origen

en la región abdominal.

Podría ser, tanto cutáneo como nervioso, celular,

o incluso muscular, de hecho, te quiero preguntar,

¿vas al gimnasio, o sueles cargar peso habitualmente?

No, qué va, lo único que hago es jugar a la petanca,

y no es una cosa...

Ya, ¿recuerdas si te has dado algún golpe?

Eh, no, no, no, me acordaría, no.

Manuela, te recuerdo que has sido bastante imprecisa

para definir el dolor, y no hablemos ya de la hipermetropía.

Ya, puede ser. No recuerdas nada.

Un golpe, no.

Bien, ya está, perfecto.

Recopilando, sabemos que la paciente no tiene diverticulitis,

porque no aparece nada en la ecografía,

tampoco es un cólico renal, no tiene ninguna patología ginecológica,

el signo de Carnett es positivo, aunque no es muscular,

y sin embargo...

eh, perdón, perdón, un momento, disculpad.

Hola, Marcial, mira, te he traído una caja de bombones.

Pero bueno, ¿qué te pasa?

yo pensé que pedirías el alta para volver a trabajar enseguida.

Pues me parece que te has equivocado.

¿Qué ocurre? ¿te duele? -¡Ay! ¡Me duele la barriga!

¡Me va a estallar! -¿Sí? ¿Por dónde?

¡Ay! es como si estuviera embarazado, no sé.

Tu paciente.

¿Sí? ¿qué te pasa, Marcial? -Me duele ahí. ¡Ah! ¡Ah!

Tranquilo. -¡Ahí, ahí, ahí!

Parece haber una irritación peritoneal.

Pero ¿te duele justo aquí, Marcial,

o el dolor se expande hacia otros sitios?

No, no, no, lo tengo todo ahí, todo ahí,

como si toda la mala leche estuviera toda concentrada ahí.

Bueno, vamos a realizarte más pruebas, ¿de acuerdo?

Pero ¿esto tiene que ver con el dolor de corazón,

o es un complot de mi cuerpo? ¿qué pasa, doctor?

Tranquilo, Marcial, ahora mismo no podemos decirte nada.

De momento vamos a darte analgésicos para paliar el dolor, ¿ok?

y vamos a preparar la sala para hacer más pruebas.

Voy a avisar a la enfermera.

¡Uf! -Tranquilo.

Hay muchas cosas que pueden provocar una irritación peritoneal,

una apendicitis, una pancreatitis,

aunque también puede que esté relacionado

con alguno de sus problemas anteriores

y estemos ante un infarto intestinal,

de todas maneras, las pruebas nos lo confirmarán.

Hola. Hola.

¿Sigues enfadado? No.

¿No? ¿y qué te tiene tan absorto?

Pues estoy intentando establecer el diagnóstico de una enfermedad

de la paciente que juega a la petanca.

¿Y qué crees que tiene?

Pues creo que tiene un síndrome de atrapamiento

del nervio cutáneo abdominal,

esta es una enfermedad bastante infrecuente,

y además, de muy difícil diagnóstico.

¿Por?

Pues porque requiere la combinación de ciertas cosas,

por un lado, los síntomas del paciente,

por otro, los datos de la exploración física,

y la ausencia de anormalidades objetivas de los resultados,

tanto de las pruebas de laboratorio como de imagen.

Bueno, pero habrá alguna prueba que lo diagnostique, ¿no?

Bueno, la única prueba que lo puede confirmar es el tratamiento,

es decir, la inyección de lidocaína en el punto de dolor

y esperar a que este remita, nada más,

así que, como no tengo más anomalías,

pues tendré que aplicar el tratamiento.

Oye, ¿y esos bombones, de quién son?

Los trajo Carmen, sí, la mujer del accidente.

Ah, ¿sí? -Como agradecimiento.

¿Se recuperó del ictus? -Sí, no ha habido secuelas.

Es una muestra de agradecimiento.

Sí, pero no, no, no quiero, yo no he hecho nada, así que...

¿Cómo que no? somos un equipo. -¡Que no los quiero!

Muy bien.

Perdóname, perdóname, Andrea, ven, por favor, ven,

perdóname, siéntate un segundo, por favor.

Perdóname, que yo entiendo lo que estás haciendo

y que no tiene que ver con los bombones.

¿Qué pasa?

¿Tú te acuerdas cuando me quitaron el riñón, que yo pasé una mala etapa?

(Música)

Bueno, que tuve una salida con una ambulancia

que no tenía el piloto de la gasolina bien,

lo tenía estropeado y a mitad de camino nos quedamos,

y no llegamos a atender la urgencia y ¡el paciente falleció!

Bueno, Marcial, pero eso no fue culpa tuya.

Sí, pero si yo manejara un taxi, no habría problema, ¿entiendes?

Carmen, la señora de los bombones,

tuve mucha suerte de que yo me descomponga aquí,

pero, si me pasaba arriba de la ambulancia, ¿qué?

Marcial, somos humanos, nos pasan cosas,

pero Carmen está bien.

Sí, pero podría no estarlo, que no, no, no soporto más esto,

si me pasa otra vez, ¿qué? lo voy a dejar,

voy a dejar de trabajar, ya está decidido.

(Música)

Un cirujano le acaba de realizar a Manuela

una infiltración ecoguiada con lidocaína,

una combinación de anestésicos locales con corticoides.

¡Hola! ¿Cómo estás? Pues muy nerviosa, la verdad,

es que están justo jugando la final del torneo de petanca,

le estoy mandando mucha energía a Lola

para que lo haga superbién.

Vale, me parece muy bien, pero yo me refiero a ti y a tu dolor

Ah, no, muy bien, muy bien,

la inyección esa que me pusisteis, mano de santo.

Perfecto, me alegro mucho que acertáramos con el diagnóstico.

Doctor, yo le quería pedir un favor. Claro.

¿Me podría usted explicar, bien, bien, bien,

qué es lo que me ha pasado?

Verás, la región abdominal está controlada

por el nervio cutáneo abdominal,

que nace como una raíz de los nervios del tórax

y entonces, es el que se ocupa de controlar

la sensibilidad de la zona.

En su trayecto, pues se encuentra con recodos

y se encuentra con planos musculares,

que a veces comprometen o pinzan este nervio,

provocando el dolor, como ha sido tu caso, ¿queda claro?

Creo que sí.

En torno al 30% de los pacientes que padecen este síndrome

permanecen asintomáticos después de la primera infiltración,

y más del 80% reducen el dolor a la mitad.

En el caso de nuestra paciente,

podremos volver a hacerle una nueva infiltración

para controlar totalmente el dolor.

Y yo creo que su mal humor viene de ahí,

de que lo tiene enquistado.

Ya, pues nada, hablo con él porque como me conoce,

igual cambia de opinión, no sé.

Sí, por favor,

porque yo estoy convencida de que a él le encanta su trabajo,

lo que pasa es que no está sabiendo gestionar bien esa parte.

Pues sí, ay, Dios mío.

Bueno, ¿y tú? ¿estás bien? -Sí.

¿Has podido hablar con Cabrera, lo has solucionado?

No, todo sigue igual, y además, no tengo ganas de hablar de ello.

Voy a trabajar.

(Música)

Marcial sufrió un intenso dolor abdominal

por lo que se le realizaron nuevas pruebas,

entre ellas, un TAC de doble contraste.

Hola, Marcial, ¿cómo estás? -Aquí.

Bueno, pues te comentamos, tenemos aquí los resultados,

tanto la analítica como la ecografía son normales, Marcial,

pero el TAC nos ha mostrado que hay una posible isquemia intestinal.

Hay otro trombo que está dificultando el tránsito

y como es la tercera vez que ocurre,

vamos a hacer un estudio de coagulación.

Pero ¿y entonces, ahora qué? -Pues nos queda operar.

Hay que intervenir.

¡Hola! -¡Hola!

Vaya, que pensaba que estabas solo. -¿Qué tal, Lucía? ¿cómo estás?

Bien.

Bueno, Marcial, yo me voy, ¿de acuerdo?

Vale. -Lucía.

Eh, espérame, que voy contigo. -¿Qué tal?

Oye, Soto, una preguntita, ¿sabes qué hace Lucía con Marcial?

Bueno, es que Marcial arrastra un problema, además de los físicos,

y pensé que le vendría bien hablar con Lucía.

Ya, a Lucía se le da muy bien hablar,

Sí, se le da bien hablar si se le da la ocasión.

¿Esto lo dices por algo en concreto?

Bueno, a veces, cuanto menos hablamos,

es que necesitamos más hablar. -Ya.

Mira, yo tuve una paciente que estaba en tratamiento

y la verdad que tenía una depresión muy severa,

pero estaba avanzando muchísimo y un día me llamó la familia,

y me dijo que se había suicidado,

y para mí, de verdad que fue un palo tremendo

porque me sentí muy culpable

pero luego pensé que yo había hecho todo lo que podía, de verdad,

y que hay veces en la vida que hay elementos que uno no puede controlar.

Sí, pero por esos elementos,

es que quiero dejar de conducir una ambulancia,

quiero tener un trabajo normal.

Pero es que tú tienes vocación, de verdad, piensa en eso

y la satisfacción que da saber que puedes salvar vidas.

Lo que pasa que tienes que intentar superar esa parte desagradable

que tiene nuestro trabajo.

Bueno, pero también hay otra opción, que es evitarla.

Es que evitar un problema no hace que desaparezca.

¿Seguro que no?

Oye, me alegro mucho ver esta nueva actitud

que has tomado con respecto a tu salud,

y espero que te dure mucho, ¿eh?

Sí, me ha dado mucho tiempo a reflexionar aquí, ¿sabe qué pasa?

que bueno, mi madre se murió de un cáncer fulminante

cuando yo era pequeñita, y, pues desde entonces,

todo lo que tiene que ver con problemas de salud,

he intentado mirar hacia otro lado pero vamos, que lección aprendida,

y la chapa que me habéis echado usted y Lola

también ha tenido sus efectos, ¿eh?

Bueno, me alegro, me alegro.

¡Hola, doctor! Ah, hola.

¡Lo hemos conseguido! ¡hemos ganado! ¡oé, oé, oé!

¡Esa Lola de moda! ¡muy bien! Cuidado.

¡Es que ya sabía yo que eras muy buena!

¡Mira, es que hemos barrido, doctor!

¡Tenías que haber visto las bolas que he tirado!

¡Mírala qué contenta! ¿no era solo un juego, Lola?

Sí, sí, sí, pero a mí me ha encantado ganar.

Es tuyo también, Manuela. -A las cuatro...

¿Cómo que cuatro, si sois tres? -De eso nada, monada, somos cuatro.

¡Ay, Lola!

He tenido que ir yo misma, a la tienda de trofeos,

y he conseguido que cambiaran la placa.

¡Ay! ¡muchas gracias! -¡Oy!, oy, oy.

Bueno, os dejo solas un momento, ¿de acuerdo? luego te veo.

Hasta luego, doctor y gracias. -Adiós, doctor.

¿Y eso? -¿Has visto?

¡Ole, ole, ole, ole!

(Música)

Mientras no llega el estudio de coagulación,

la única solución para resolver los problemas abdominales de Marcial

era pasar por el quirófano.

Al intervenir, comprobamos que,

efectivamente, había un compromiso isquémico,

así que hemos retirado el tejido muerto y ligado las partes restantes.

El estudio de coagulación nos ha mostrado

unos niveles elevados de homocisteína, ¿de acuerdo?

esto es un aminoácido que, en cantidades elevadas,

favorece que la sangre se espese,

de ahí los trombos que has presentado hasta ahora,

y bueno, el origen de tu problema.

Claro, pero todavía no entiendo por qué me ocurre esto.

Pues probablemente esté relacionado con la insuficiencia renal,

al haber problemas,

se acumula demasiada cantidad de este aminoácido en sangre

porque no se puede eliminar.

Vamos a ponerte un tratamiento con ácido fólico, ¿de acuerdo?

para poder evitar que haya futuros trombos.

Vale, bueno, muchas gracias, de verdad

y oye, perdona si fui un poco borde.

Tranquilo, Marcial, no pasa nada,

porque tenemos pocos conductores de ambulancias, si no...

Venga, bueno, hasta luego. -Gracias.

Perdona, ahora voy.

Aquí faltan bombones. -¿Eh?

¿Esto qué significa? ¿que los has aceptado?

¿que has cambiado de opinión y te quedas?

Bueno, puede que lo esté pensando un poco.

A ver, a ver, todavía tengo muchas quejas, ¿eh?

porque hay que resolver, el asiento de la ambulancia.

Bueno, Marcial, tú siempre vas a tener quejas, pero te quedas.

Me alegro.

(Música)

Sé que es muy difícil pensarse a uno mismo,

y sobre todo poder ubicarse dentro de lo que es una categoría,

sobre todo porque pensamos que somos no clasificables,

es mucho más fácil clasificar a otro que a uno mismo, ¿no?

pero a mí me gustaría,

que a esta altura de la terapia en la que estamos,

que ya estamos terminando casi el taller,

pudierais escribir qué tipo de bebedores sois hoy.

¿Ya lo tenéis?

¿Lo podríais enseñar para que lo vean los compañeros?

Sí, sí, claro.

Adicto con pérdida de control y problemas sociales y físicos

y diría yo también, algún problema psicológico subyacente.

Sí, la verdad es que, pensando y tomando un poco conciencia,

de por qué mi adicción en el alcohol,

pues solamente llego a la conclusión

de que hay algún déficit que está en mí

y que, ahora mismo, pues sinceramente, no sé cuál es.

Bueno, no te preocupes, que ya lo averiguarás, ¿eh?

Claro que sí.

Hola, Lucía. -Hola.

Oye, que lo siento mucho, de verdad, antes no fue mi intención,

no sé qué me pasó, que me puse...

¿Qué ha pasado? ¿y este cambio, qué?

Yo creo que estábamos hablando ya demasiado, ¿no?

O sea que al final sí te molo, ¿no? -Un poco.

(Música)

Efectivamente, parece que está fracturado.

Y el dolor del costado, mira, es una costilla fisurada.

Oye, a mí me apetece una fiesta todos juntos.

Bueno, pero escúchame, yo bailo fatal.

Pues en cambio Ainhoa, baila estupendamente.

Me ha ido como subiendo al pecho y cuando respiro, me duele bastante.

Héctor, Mar, mira a ver cómo tiene la presión arterial.

La costilla que antes estaba fisurada se ha fracturado,

y se ha desplazado hacia una zona delicada,

donde podría llegar a afectar a algún órgano.

¿Te apetece bailar un tango? -Claro.

Vale, tranquilo, intenta coger aire.

Me gustaría hacerte una analítica.

¿Por tener hipo? -Sí.

He estado hablando con Molina,

y justo me ha puesto una reunión de jefes de Servicio el viernes,

que es cuando sale el vuelo.

Tienes algunos ganglios linfáticos que están inflamados.

¿Eso es grave? -¿No sientes la mano? ¿notas esto?

No. -¿Nada?

Vale, voy a hacer una punción lumbar urgente.

Yo cambio la reunión,

cada día por aquí viene mucha gente del hospital,

y tú hablarás con unos, con otros.

No necesito detalles, ¿eh? solo titulares.

Subtitulación realizada por: Rosa M. Romero Ayuso.

  • Centro médico - 26/12/17 (2)

Centro médico - 26/12/17 (2)

26 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 26/12/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 26/12/17 (2)"
Programas completos (916)

Los últimos 929 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mile

    Pero porqué no dejan que Ramon también lo supere como su exmujer.... No es justo.!!!

    03 ene 2018