www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4646394
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 26/06/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(NARRADOR) "Tomás Losa, el técnico que suele acompañar

a la doctora Ainhoa Cortel en la ambulancia,

ha empezado a sufrir una crisis respiratoria".

De esta te vas a poner bien, porque te lo digo yo.

Venga, respira, tranquilo,

vamos, ya estamos llegando, venga, respira tranquilamente, ¿eh?

Tranquilo, venga. Vamos.

(Música tensión)

Cuéntame qué es lo que ha pasado. -Romero, es Tomás,

presenta dificultad respiratoria, la saturación de oxígeno

la tiene al 92 %, tiene la tensión alta y también presenta...

-Crepitantes, ¿no? ¡A reanimación!

Venga, rápido, chicos.

Paula, por favor, necesito analítica con enzimas cardíacos,

¿de acuerdo? Y un electro.

-Romero, ten en cuenta los antecedentes de este melón, ¿eh?

-Vale, no te preocupes.

Parece que Tomás es fumador a pesar de que tiene

varios problemas respiratorios diagnosticados e hipertensión.

Y por lo que me ha comentado la doctora Cortel,

pues cuidarse, no se cuida mucho.

(Música)

"Teo acude al centro médico porque lleva horas

con náuseas, vómitos y dolor abdominal".

Esperen un momentito y enseguida les atienden.

-Vale, gracias. Bueno, amor, te dejo, que tengo prisa,

luego te llamo para ver cómo va todo...

-¿Pero te vas a ir? -Sí, ya lo sabes

que no me puedo quedar. Además, ya llevo media hora de retraso,

y no esta la cosa como para darse lujos.

-Vale, pues voy a llamar a mi madre. -Hay que ver cómo eres.

-No, hombre, solo para que sepa que estoy aquí.

-Ya, ya. Bueno, mira, haz lo que quieras,

pero la vas a preocupar y ya sabemos cómo es.

Que espero que no sea nada, ¿vale? Y así luego me haces

la sorpresita esa que me tenías. -Vale, vale, bueno, chao.

-Chao. -Y te duele por aquí, ¿no?

¿Has tenido fiebre o diarrea? -No.

-Perdón, soy su madre. ¿Cómo estás? ¿Qué es lo que tiene, doctora?

-Pues justo estamos... -Eso es apendicitis.

Pues hay que actuar rápido, no vaya a hacer una peritonitis.

-Mamá, vamos a dejarles trabajar, ¿vale? Venga.

¿Es usted médico también? No, pero casi.

He visto tantas series de médicos que seguro que me convalidarían

hasta tercero de Medicina, por lo menos.

Bueno, no se crea, que las series va más rápido que la vida normal.

Sí, por poner un ejemplo.

Clara, vamos a sacarle sangre para una analítica.

-¿Le van a pinchar? Es que es muy difícil cogerle la vena a Teo.

-No se preocupe, que con Clara se asustan las venas y salen solas.

-Tranquilo, Tomás, respira. Vale.

-Tiene las piernas edematizadas.

-Tomás, ¿notaste asfixia ayer cuando te fuiste a acostar?

-Sí, un poco. -Me parece que lo que te está

impidiendo respirar es un edema agudo de pulmón, que se ha podido

ver agravado por tus problemas de respiración crónicos.

Vamos a estabilizarte y vamos a hacerte un sondaje vesical.

-Cuando estés mejor, te vamos a hacer una radiografía de tórax.

(BUSCA) "Doctora Cortel, tenemos un atropello en la calle Medraza,

¿está disponible?". -Sí, ya voy para allá.

Cuídamelo, ¿vale? Y tú, ni se te ocurra morirte,

que ahora vuelvo. -Vete tranquila.

Me quedo con la jefa.

-Bueno, tranquilo, Tomás. Muy bien, Paula.

Venga, tranquilo, intenta respirar más tranquilo, por favor.

-Tomás fue el primer compañero que tuve cuando llegué al hospital,

y si en parte estoy tan a gusto aquí, es por estar con él también.

Siempre que tengo un aviso intento que sea mi conductor.

No tenemos nada que ver, ¿eh? Pero bueno, hacemos buen equipo.

Espero que se recupere pronto.

(BUSCA) "Ainohita, ¿puedes venir un momento?".

-Voy.

(Móvil)

¿Qué estás, tonteando con la novia? Aquí tendría que estar.

-Mamá, que se llama Nara, ¿vale? Y está trabajando,

¿dónde va a estar? -Trabajando...

Es se me olvida lo mayor que es. -Si solo me duele el estómago,

no voy a hacer que venga hasta aquí solo para eso, ¿no?

-O sea, que ella no puede faltar a trabajar, pero yo sí.

-Vamos a ver, tú has venido porque has querido.

Y si sé que te vas a poner así, pues no te llamo.

-Ya, ya. -Ya, ya, ¿qué?

-Pues que reconoce que me has llamado porque querías que viniera.

¿Qué te crees, que te iba a dejar aquí, solo?

-Mamá, me duele muchísimo, vamos a dejarlo.

-Pues sí que tardan las analíticas.

-A ver, Teo Martínez. -Sí, es mi niño.

-Muy bien, pues ya podemos pasar a boxes, ¿eh?

-Muy bien.

"Ya tenemos los resultados de las analíticas de Teo,

el paciente con dolor abdominal, y en ellas se aprecia

un aumento del número de leucocitos en sangre".

Esto puede deberse a problemas digestivos

o a alguna causa patológica como una infección.

También hemos visto los neutrófilos elevados,

que son los que se encargan de defender el cuerpo

ante infecciones bacterianas y micóticas.

A ver, Teo, puede que tengas una gastroenteritis

o también puedes tener una patología bacteriana a nivel abdominal.

-Sigo con náuseas, la verdad. -Por eso Clara te va a hacer

una prueba de tolerancia oral. -¿Eso qué es?

Eso no lo he visto en ninguna serie, ni en "House".

-Mamá, por favor. Nada, es algo muy sencillo,

le vamos a dar un zumo y vamos a ver si lo tolera o vomita, nada más.

Ah, bueno, ¿pero ya le habíais puesto el antiemético?

-Sí, se lo pusimos al principio, cuando llegó.

-Es que esto alivia las náuseas y los vómitos.

-Ya, pero... -Sí, alivia las náuseas, los vómitos

y además, ayuda a relajar los músculos

de la parte baja del estómago.

-Pues eso.

Bueno, despacito, ¿vale? Vale, gracias.

"Tomás, el compañero de la doctora Cortel,

permanece en reanimación comenzando a recuperarse

de la crisis respiratoria que ha sufrido".

¿Cómo va todo? -Bien.

-¿Cómo te encuentras, Tomás? -Un poco mejor.

-Parece que los diuréticos y los aerosoles

están haciendo efecto, pero necesito tener los resultados

de la analítica para saber si tienes un problema cardíaco,

y en cuanto estés mejor, te haré una radiografía de tórax.

-¿Me vas a cortar la cabeza, verdad? -¿Por qué dices eso?

-Yo no soy tonto, y sé lo que se está rifando en el hospital,

y yo creo que llevo todas las papeletas.

Todos sabemos los recortes que están habiendo en el hospital,

y con mi edad y con lo que me está pasando ahora,

pues soy un firme candidato

a que me manden a mi casa con una carta de despido

o una prejubilación, y no, por ahí no paso.

Que no, que todavía me queda mucho carrete.

-A ver, es cierto que la fundación está con todo el tema

de los recortes, ¿de acuerdo? Pero no estamos en ese punto

que tú estás comentando. -Entonces, ¿por qué

habéis prejubilado a Antonio, el enfermero de paliativos?

-No, Antonio lo pidió y se le ha concedido,

es muy distinto. -Yo no quiero prejubilarme.

-Vale, vale, pues no te tienes por qué prejubilar.

-Yo no quiero prejubilarme, porque mira, mira, mira...

-Tomás, no hagas esfuerzos, necesitas reposo, ¿de acuerdo?

Tranquilo. Paula, por favor, ayúdame, ayúdame con las gafas nasales,

venga, tranquilo, respira despacio, venga, eso es, gracias, Paula.

Ayuda con la goma, eso es, venga, despacito. Muy bien.

-¿Sabes lo que peor llevo de este trabajo?

Aguantar personas como Mariluz, como la madre de Teo.

Es que, mira, ya sean pacientes o acompañantes,

es que me da un coraje...

Pues te digo una cosa, yo, en eso, tengo un máster, fíjate,

o sea, que si necesitas consejo... ¿Sabes qué pasa? Y es normal.

Es que esto, pues no lo aprendéis en la universidad.

Aquí, currando, ¿eh? Me imagino que sí.

Bueno, me acuerdo el primer día que llegó aquí Silvia Marco,

pues tuvo que sondar a un paciente, bueno, la pobre lo hizo

con todo el cuidado del mundo, superbién. ¿Pues qué te crees

que le dijo el paciente cuando acabó?

"Niña, te podías dedicar a otra cosa".

La pobre, qué pena, se quedó en shock, fíjate.

No me lo puedo creer. Sí, bueno, yo te podría contar

que he visto... ¡Madre mía! Eso sí, que todo termina bien.

A todo se acostumbra una. Gracias, Clara, de verdad.

-Perdón, es Teo Martínez, que se encuentra peor.

¿Os venís? -Sí, claro.

(BUSCA) "¿Probando? Ainohita, ¿se me oye?".

-(SUSPIRA)

Romero, ¿me puedes decir lo que ha pasado?

-Bueno, tranquila, porque está estable.

De hecho, la analítica descarta... Perdóname un segundito.

Ha descartado que se trate de un infarto,

ahora solo tengo que esperar las radiografías,

a ver qué es lo que nos dicen. -Muy bien, y estando como está,

sacar el tema de la prejubilación era lo más oportuno, ¿no?

-Yo no lo saqué, lo sacó él. -Bueno, acabo de estar hablando

con él, y dice que sí, era el mejor momento.

-Vamos a ver, Ainhoa, yo creo que Tomás está un poco obsesionado

con todo esto, ¿vale? Su situación actual,

la edad que tiene, además... -Mira, Romero, me parece a mí

es que en este hospital últimamente solo importan los números

y no las personas. -Pero vamos a ver, Ainhoa...

(Música)

Hombre, por fin.

-A ver, Teo, te desabrochas un momento el pantalón...

Muy bien, a ver...

Vale, puede que sea apendicitis lo que tiene.

-Pero si eso lo he dicho yo nada más llegar.

Lo que no es es digestivo porque ha tolerado vía oral.

-Bueno, aunque también podría ser una hernia inguinal.

Así que Teo, por favor, ¿te bajas los pantalones y los calzoncillos?

-No, no, a ver... -No digas tonterías, por favor.

-A ver, es que a mí no me duele nada por debajo de donde os he dicho,

y perdón, pero quedarme desnudo delante de dos desconocidas

y de mi madre, pues... -A ver, no me seas crío,

te he visto desnudo millones de veces y ella son médicos, por favor.

-No te preocupes, que nosotras no nos vamos a asustar de nada,

además, esto está a la orden del día.

La intimidad física es un derecho de los pacientes,

nadie que esta persona no permita puede verle o tocarle,

así que será el paciente quien decida a quién y a qué da acceso,

pero el paciente tiene que tener en cuenta que luego

hay que ser consecuente con determinadas decisiones.

No te preocupes, que cerramos aquí y se arregla todo.

Se va a poner los guant...

¿Estás bien? -No, no estoy bien.

Ya está. A ver...

-Bueno, ya, ¿eh? Venga. -¿Eso es un piercing?

¿Te has puesto un piercing? Te has puesto un piercing.

-Te lo has hecho hace bastante poco, ¿verdad?

-Sí. -Ya entiendo todo esto,

esto ya lo entiendo, esto ha sido idea de tu novia, ¿no?

¿Sabes lo que más me molesta? Que cualquiera haga contigo

lo que le de la gana. -Mamá, cállate, por favor, ¿vale?

-Bueno, no te preocupes. Clara, ¿le puedes medir la presión?

Sospecho que la tenga baja. -¿Eso es ahora lo más importante?

-Joder, mamá.

-¿Le importa esperar un momento fuera?

¿Si es tan amable? -Claro, normal.

Clara, además, también le vamos a poner analgésicos,

y hay que hacerle una eco testicular.

Y ahora sí que necesito verlo con más detenimiento,

porque tengo que palparte. -Joder...

-No te preocupes, que no pasa nada.

Venga, tranquilo, que no pasa nada. -Vale, vale.

-¿Nara? Soy yo, tu suegra, sí, ¿pues dónde voy a estar?

En el hospital. ¿Qué cómo está? Lo que tendrías que hacer

es venir aquí para ver con tus propios ojos

lo que has provocado. Hasta ahora.

Si ya lo decía yo, si no hay más que verla,

aparte de todas las porquerías que lleva encima,

es que no me gusta nada que sea mayor que Teo,

dos años a esas edades se nota mucho, y él, menor de edad.

Si le he dejado irse a vivir con ella es porque vive a dos calles

de mi casa, y porque además así él se va a dar cuenta

de que no está preparado para algo así.

(Música)

"Una vez estabilizado, Tomás puede someterse

a una radiografía de tórax para tratar de confirmar

el origen de sus síntomas".

Pues efectivamente, en los pulmones de Tomás hay líquido,

pero además, presenta una cardiomegalia, es decir,

un aumento anormal del tamaño del corazón,

así que podríamos estar ante una insuficiencia cardíaca

no diagnosticada, por eso quiero que se quede ingresado.

-Doctora, quería preguntarle cuánto tiempo voy a estar ingresado.

-Pues el tiempo que sea necesario, Tomás, tenemos que ver

cómo evolucionas con el tratamiento para la insuficiencia cardiaca.

De hecho, voy a aprovechar a hacerte una ecocardiografía,

y ver cómo está tu corazón, ¿de acuerdo?

-Sí. -De todas formas, Tomás,

es importante que sepas que tu cuerpo te está avisando,

y hay que hacerle caso, no te estás cuidando.

Y en cuanto a la prejubilación, pues que sepas

que todo está bien, que no pasa nada, lo que decidas.

-Ya, estaba pensando mucho en eso,

y creo que voy a aceptar su oferta.

-Tomás, yo no te he hecho ninguna oferta.

Te prejubilas si quieres, y si no, pues no.

-Yo sí quiero.

Estoy viendo que no estaba tan bien como yo pensaba,

y la vida, solo hay una,

y esa vida tenemos que vivirla lo mejor posible,

y centrándonos en ello y en cuidarnos.

-Vamos a hacer una cosa, tómate tu tiempo, ¿de acuerdo?

Recupérate, y luego, desde la tranquilidad,

pues tomas la decisión que debas tomar. ¿Te parece?

-Sí. Un favor sí que le quería pedir. -Claro.

-No le diga nada de esto a Ainhoa,

formamos un equipo muy bueno, y ella no creo que se lo tomara...

(SOLLOZA) Que se lo tomara muy bien. -Vale, lo sé, y cuenta con ello.

-Gracias. -De nada.

(Música)

¿Qué tal, Teo, te sientes mejor? -Sí, un poquillo mejor,

los calmantes han ido bien. -Vale, quería preguntarte

si te has dado un golpe o has hecho algún ejercicio físico grande.

-No, no. -Te lo pregunto

porque tienes uno de los testículos elevados,

o sea, fuera de lugar que debería ocupar.

-A ver, yo, alguna vez, sí que había notado

que se salía de ahí, se me subía, pero luego volvía todo normal,

a su sitio, pero esta vez, no había notado nada, la verdad,

¿pero esto es grave?

-En la ecografía, hemos visto que Teo tiene una torsión testicular.

Esto ocurre cuando el testículo se gira

y estrangula el cordón espermático, que es el que lleva la sangre

hacia el escroto, provocando una disminución del flujo sanguíneo,

hinchazón y fuertes dolores. Vamos a llevar a Teo

a quirófano, a ver si podemos salvar el testículo,

aunque puede que hayamos llegado demasiado tarde.

-Cariño. -Joder...

¡Mamá! A ver, que te he dicho que no la molestaras, que estaba trabajando.

-¡Esto es lo que toca cuando se convive! ¡Ella tiene que estar aquí!

-Que no te preocupes, cariño. Que yo vengo encantada, ¿eh?

Además, ya he avisado al trabajo y me he traído cositas para adelantar.

-Bueno, pero que también puedo cuidarme yo solito, ¿eh?

-No sé yo. -Pero ¿qué pasa, cariño?

¿Que no crees que te pueda cuidar yo, que siempre tiene que ser tu madre?

-Pues claro. -Sí.

A ver, por favor, que el chico está dolorido, de verdad,

que no se encuentra bien. Además, ahora le tienen que preparar

para llevarle a quirófano. Así que...

¿A quirófano? Sí, señora, a quirófano.

Yo creo que deberían discutir más tarde.

Muchas gracias. De nada. Llévatelo, Charo.

Yo voy con él. No, no.

Sí, sí, yo también. No. Ustedes no pueden pasar.

De todas maneras, me ha dicho la doctora

que quiere hablar con ustedes. Así que acompáñenme, por favor.

A ver, Teo tiene un problema de circulación

porque lleva mucho tiempo ocultando los síntomas.

-Y ya sabemos de quién es la culpa. A ver de quién va a ser

la brillante idea de ponerse un piercing en el glande.

-¿Que Teo tiene un piercing en el glande?

-No lo sabías. -No, no, no.

Ah, claro. Por eso no quería que le viera desnudo ayer por la noche.

-Ah, ¿que de verdad no lo sabías? -Que no, que no.

A ver, es que él me iba a dar una sorpresa y, claro,

como empezaron los dolores, pues la cosa se quedó ahí.

-A ver, el piercing no tiene nada que ver. Es verdad que sí que tenía

una pequeña infección que no se curó, pero lo que padece él

es la torsión testicular, no tiene absolutamente nada que ver

con el piercing. Yo supongo que él ha estado ocultando los síntomas,

precisamente por el piercing.

(Música)

Tras el tratamiento instaurado, Tomás ha mejorado de sus síntomas

por el edema agudo pulmonar, y ya ha empezado el tratamiento

para la insuficiencia cardiaca.

Mira, me ha puesto un diablillo en la ventana, y unos dados colgando

del retrovisor, que encima los ha colgado con esparadrapo.

¡Es un cutre! -Pero ¿qué es lo que me está poniendo

este hombre en mi ambulancia? -No, qué es lo que no está haciendo.

Y lo peor, que me llama Ainhoíta. Que es que no lo puedo soportar.

Pensé que te iba a molestar más que te tocaran tu ambulancia.

-Estoy tratando de tomarme las cosas menos a pecho.

Sí, por lo que te decía; porque tengo que cuidarme

y centrarme en ese cuidado. -Bueno. Me alegro.

Pero que sepas que eso tenías que haberlo empezado a hacer

hace unos años ya. -Sí, sí. Tengo que confesarte que...

Que desde hace dos semanas vengo notando que me cansaba

muy rápidamente, más de lo habitual. Y yo lo achacaba a un catarro

que tenía cogido al pecho, pero... pero no debe ser así.

-No es normal que un simple catarro nos provoque dificultad respiratoria

al realizar actividades cotidianas. Si además de esto le añadimos

factores de riesgo, como pueden ser el tabaquismo o el sobrepeso,

deberíamos acudir a nuestro médico cuanto antes.

-Y una cosa que sí te quería preguntar es qué tiene que ver

la insuficiencia cardiaca con que me quede sin respiración.

-A ver. Pues ¿cómo te lo explico? Un corazón con insuficiencia cardiaca

es como un corazón cansado, ¿vale? Que al bombear la sangre no lo hace

con la fuerza suficiente, y la sangre no sale del corazón.

Así que el corazón empieza a crecer de tamaño para compensar

esos desajustes. Y el líquido, pues se va... se va acumulando,

va yendo para las piernas por el efecto de la gravedad,

o va yendo para los pulmones, y los encharca, y producen

esa insuficiencia respiratoria. -Mm.

-Tomás va a tener que cumplir a rajatabla el tratamiento

de la Dra. Romero. Y acompañarlo de hábitos de vida saludables.

Va a tener que evitar la sal y las grasas en las comidas,

dejar el tabaco, y empezar a perder peso a base de ejercicio moderado.

-Sí, sí. Te prometo que soy un hombre nuevo, a partir de ahora

me voy a cuidar y a centrarme en ello.

-Muy bien, me alegro.

(WALKIE-TALKIE) -"Ainhoíta, vente para acá, que tenemos un varón

de unos 30 inconsciente en la calle Trina. Un chuzo, parece".

-Espero que te recuperes pronto porque yo a este tío

no lo aguanto más, ¿eh? -Ainhoa.

Tengo que decirte algo y es que...

He pedido mi prejubilación.

-¿Por qué? Que Romero te está presionando, ¿no?

-No, he sido yo. Por lo que estábamos hablando,

que yo a lo mejor ya no estoy para estos trotes y...

Tengo que centrarme más en cuidarme. -Pero qué tonterías, Tomás,

si puedes seguir cuidándote y seguir en la ambulancia.

(WALKIE-TALKIE) -"Ainhoíta, me dice la policía que el chuzo

se ha despertado y confirman que es un chuzo. ¿Tú vienes o no?".

-Primero, no me llames Ainhoíta, y luego, no llames chuzo a un paciente,

¡por favor!".

-Vete. Que sé que te tienes que ir.

-Venga. -Te espero.

(Música)

(MEGAFONÍA) -"Doctor Blanco, acuda a urgencias, por favor".

Una vez diagnosticado su problema,

corrigen en quirófano la torsión testicular que sufre Teo.

Nara, perdona. Disculpa.

Mira, de verdad que no tengo nada en contra de que seas la novia

de mi hijo. De verdad, y por lo que veo, creo que eres muy buena chica.

A pesar de todas las mojigangas estas que llevas.

Pero no. No es eso, de verdad. Eso...

Yo, bueno, para serte sincera, me había imaginado que Teo

tendría otro tipo de novia, pero eso es cosa suya.

Es que lo que más me preocupa es que creo que Teo no está listo

para independizarse.

Y, por lo que veo, tú también lo piensas.

-A ver.

Bueno, se podría decir que...

Que estamos en diferentes puntos... -Completamente diferentes.

-Es que yo no entiendo algunas cosas que hace. Por ejemplo, no me explico

que a mí no me preguntara sobre el piercing.

Si es que, si tengo experiencia en algo es justo en eso.

-Conociendo a mi hijo, estoy segura que lo ha hecho para impresionarte.

Vamos. Es que creo que ni se lo ha pensado.

Le daría el punto, como dice él. -Es verdad.

(LLAMA A LA PUERTA)

-Hola. -Ainhoa, yo no he tenido nada que ver

en todo esto, ¿eh? -Lo sé, lo sé, vengo en son de paz.

Que... solo quería saber cuándo se va a hacer efectiva la prejubilación.

-Pues hombre, primero Tomás tiene que firmar, y luego le tengo que dar

el alta. O sea que... Que no lo sé.

-Se me va a hacer raro no tener a Tomás en la ambulancia.

-Ya me imagino. ¿Quieres que tomemos algo?

-Venga, vale. -¿Sí? Venga.

(WALKIE-TALKIE) -"Ainhoíta, nos queda media hora. ¿Te hace un cafelito?".

-Ay... ¡Ahora mismo no puedo! Y no me llames Ainhoíta, por favor.

-Cuéntame eso de Ainhoíta, porque suena fatal.

(Música)

Teo se recupera de la operación a la que fue sometido

para solucionar su torsión testicular.

¿Qué tal te encuentras?

-Bien, bueno. Tengo un poco de dolor en la zona, pero el dolor horrible

de antes ya... Ya ha desaparecido. ¿Qué tal ha ido?

¿Sigo teniendo los...?

-A ver, la operación ha ido muy bien.

Lo único que sí que ha surgido una complicación, nada grave,

pero no se trataba solo de una torsión testicular, así que...

Te hemos tenido que quitar el testículo.

(Música)

-Jo...

¿Me habéis castrado, y eso no es grave?

-Cuando la torsión testicular no se trata durante más de 12 horas,

la obstrucción del flujo sanguíneo puede necrosar el tejido

y causar un daño permanente del testículo. En este punto,

la única opción es extirpar el testículo para evitar males mayores.

Ya, te entiendo, Teo. Pero no tiene nada que ver con la castración.

No es tan grave como suena. A ver, es como... Como los riñones,

que cuando te quitan uno, pues el que queda sigue haciendo

la función de los dos. No tendrás ningún impedimento,

no daña tu capacidad sexual ni tu capacidad de reproducción...

-Ya, pero los riñones van por dentro. Eso no se ve. Esto es como perder

una pierna. Que voy a parecer un... Yo que sé qué voy a parecer.

-Bueno. Te explico también. Si más adelante tú quieres que te pongamos

una prótesis, hay unas prótesis de silicona, que se colocan

en el mismo sitio donde estaba el testículo y quedan muy bien.

Hay personas que viven con un solo testículo, ya te digo,

sin ningún tipo de problema, pero si tú más adelante

te sientes más seguro o más tranquilo,

pues se te hace y ya está, porque es una operación muy sencilla.

La posibilidad de que un niño nazca con un testículo no descendido

es más común y menos grave de lo que parece.

Si su hijo tiene este problema, acuda al especialista,

que él sabrá qué tratamiento poner.

¿Vale? -Vale, gracias.

-Gracias. -Nada.

-Muchas gracias. -Hasta ahora.

-Ay.

A ver, Teo, ¿por qué no me has pedido consejo para ponerte el piercing?

-Pues... no sé. Porque quería hacerlo yo, por mí mismo, sin...

Sin preguntarte. Porque precisamente, pues son tus cosas,

y quería que fuera... Yo qué sé, una sorpresa.

Me dio el punto. -Bueno, yo os dejo.

-No, no, no, por favor. Quédate.

A ver, Teo. Mira, que si yo quisiera estar con un chico

que fuera exactamente igual que yo, pues lo estaría.

Pero es que eso es precisamente lo que más me gusta de ti,

que eres transparente y no vas por ahí vendiendo la moto de nada.

Me refiero que te muestras tal y como eres. Y... eso me encanta.

Sin máscaras, ni maquillajes... -Eso es verdad.

-Y a mí eso me pone mucho. -Shh... Calla, está mi madre aquí.

-¿Ves? ¡Si es que eres transparente como un niño!

-Bueno... Niño, niño, tampoco.

ç-Pues... igual un poco... Es que... A ver, Teo. Eso era de lo que yo

te quería hablar, que... Bueno, que no estamos en el mismo punto

ahora mismo. -Pero... ¿qué es eso?

¿Que me vas a dejar o...? -¡No, no, no! ¿Estás loco?

¿Cómo te voy a dejar? ¡Te estoy diciendo que me encantas!

Lo único que, bueno, podemos dejar de vivir juntos por una temporada.

-Pero si a mí me encanta estar contigo. Yo quiero crecer a tu lado.

-¿Ves? Es que... justo de eso se trata. Que es que... yo lo siento,

pero es que no soy tu madre. Y ahora mismo, creo que necesitas

pasar más tiempo con ella.

Bueno, te dejo, que voy a trabajar, ¿vale?

-Oye, pero... ¿entonces seguimos siendo novios?

-Claro. Eso siempre. -Pues dame un beso.

Que no, anda, que es broma, venga. Ve.

-Gracias. -A ti.

Chao. -Chao.

(Música)

Días después de recibir el alta, Tomás ha evolucionado favorablemente

de sus problemas cardiovasculares y respiratorios, y se ha reincorporado

al trabajo.

(LLAMA A LA PUERTA)

He vuelto al trabajo mientras se tramita mi solicitud

de prejubilación. En mi casa, las paredes

se me caían encima. Además, me encuentro muy bien.

Eso sí, no he vuelto a conducir. Le he pedido el cambio a un compañero

que estaba en la base. No por nada, sino... por tranquilidad.

Y quizá también para no cruzarme con Ainhoa.

-Tomás, puedes tomarte el tiempo que necesites. ¿Vale?

No tienes por qué hacerlo ahora.

-No. Es que... estoy harto de pensarlo. Cuanto más lo pienso,

más me va a estallar la cabeza, y...

Y la verdad, lo firmo y ya me quito una cosa de encima.

-¿Está todo bien? -Sí. Estoy comprobando los datos...

Sí. De momento van bien.

-Tomás, insisto, Eh... es que puedes llevártelo a casa;

puedes mirarlo con tranquilidad. No tienes por qué hacerlo ahora.

De verdad.

-Que ahora me están entrando dudas, y...

Y sí sé por qué, pero...

(WALKIE-TALKIE) -"Ainhoíta, voy un segundo al servicio, ¿vale?".

(RÍEN)

-No sabe este chico con quién se juega los cuartos.

-La verdad es que no. -Ya verá. Formarán un buen equipo.

-Tomás, quiero que... Que sepas que has evolucionado muy bien

y de forma muy rápida.

Con esto te quiero explicar que...

Que bueno, que no tienes que hacerlo ahora.

Tómate tu tiempo. Igual cambias de opinión.

-Y todo eso se lo agradezco a usted y al equipo. Porque...

son los que han hecho el milagro. Muchas gracias.

Pero es que ahora tengo dudas. Y no quería tenerlas.

(Música)

(Claxon)

-Qué pesado, que ya voy. Madre mía.

Pero bueno, ¿qué haces tú aquí? -¡Sorpresa!

Pues que he pensado que todavía me quedaba carrete para alargar

mi vida laboral. Además, no quería ser cómplice de un asesinato.

-Estaba cerca, estaba cerca. -Con Fermín, lo tenía ya más claro...

Y ¿cómo...? Yo creía que me tomabas el pelo, que me has dejado poner

estas cacharras en mi ambulancia. -Pues ya lo has visto. Ya te lo dije.

-¿Sí? Bueno, Ainhoíta, ¿subes o no? -No me llames Ainhoíta.

Que si no te voy a llevar yo a Emergencias.

-Ya veremos, porque... lo mismo se lo digo a tu chica.

-Te mato. Y esto, fuera. -¿Esto? Bah...

(Música)

-Eh... ¿Sus ciclos menstruales son dolorosos, son molestos?

Sí, siempre me ha dolido bastante. Ciclos irregulares y dismenorrea.

¿Cómo que tumoración? Cuando me refiero a tumoración,

estoy hablando de una masa anormal, que posiblemente sea la razón

que ha provocado esta ausencia de menstruación

durante los últimos meses. Tiene unos siete centímetros

aproximadamente de diámetro. Pero es muy grande.

Es como una patata, casi. Se trata de un adenocarcinoma...

¿Eso es que es maligno? Sí. Es maligno, así que tenemos

que intervenir cuanto antes. Empecé orinando sangre.

Y al principio era un poco turbia, pero luego se puso roja.

¡Ay, uf! ¡Uh! ¿Qué es lo que tengo, doctor, además de las náuseas,

que no se me va? Bueno...

Todavía no podemos concretar nada, ¿eh?

Debo admitir que este caso me tiene un poco desconcertado.

Hay otro posible diagnóstico diferencial que no es muy halagüeño.

Un tumor en la vejiga, que se está manifestando en forma de sangrado.

Espero que la cistoscopia que he pedido nos saque de dudas.

Bueno, no tengo cáncer... No.

Qué bien. ¿Y tiene algún síntoma más?

Mm... Me ha empezado a molestar el testículo izquierdo.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 26/06/18 (2)

Centro médico - 26/06/18 (2)

26 jun 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 26/06/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 26/06/18 (2)"
Programas completos (1020)

Los últimos 1.033 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios