www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4583245
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 26/04/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Cristóbal Amado acude a Urgencias por cansancio general,

pérdida de peso y dolor lumbar.

-Hola. ¿Es usted médico?

Eso parece. La bata me delata, ¿no?

Vale. Necesito, necesito que me ayude, por favor.

Bueno, deje sus datos aquí, en recepción y ahora...

Ah, ¡ah!

Es que me duele mucho, de verdad. Me duele; me duele.

Bueno, Raquel, yo me ocupo del registro, ¿de acuerdo?

Me lo llevo a Triaje. Muy bien, doctor.

Verá, como estoy de guardia, véngase conmigo.

¿Cómo se llama? Cristóbal.

Cristóbal, soy el doctor Ramón Landó.

Pues verá, doctor, es que llevo un tiempo sin fuerzas,

desganado y bastante apático. ¿Ha perdido el apetito?

Sí, y también he perdido bastante peso.

Bueno, por lo que me he podido fijar antes,

tiene usted como un dolor en la zona lumbar, ¿no?

Sí, llevo bastante tiempo con el dolor ahí.

¿Ha tomado algún tipo de medicamento, ibuprofeno...?

No. Yo es que no estoy muy a favor de la medicina moderna, la verdad.

Pues le recuerdo que está usted en un hospital.

Ya pero, si estoy aquí es por mi situación.

Si no, le aseguro que no hubiera puesto un pie aquí.

Si estoy aquí, básicamente es porque sé que en mi estado

no me van a dejar subirme a un avión. Y dentro de poco tengo, ¡ah!

Dentro de poco tengo que coger un vuelo a Perú, a la selva,

a mi tierra. Y no, no puedo perderlo. Pero ¿es usted peruano?

No. No, qué va, yo soy de Cuenca.

Lo que pasa es que soy,

soy guía de turismo de aventuras

y paso nueve meses en el Amazonas trabajando.

Y allí, en la selva están, están mis chamanes,

que son los que pueden, son los que pueden sanarme.

Ya. Bueno, pues vamos a hacer una cosa:

pase a la camilla, que le voy a hacer una exploración.

Vale.

Aparte de un mal estado en general,

el paciente presenta una disminución en la producción de orina

y edema en ambas piernas.

Es decir, retención de líquidos.

En la auscultación cardiaca he notado un soplo sistólico.

Por eso hemos realizado un electrocardiograma.

Ahora, lo que espero es que el paciente se deje tratar.

Porque, en principio, está un poco reacio.

Doctor, ¿qué es eso del soplo sistólico?

Es que no, no tengo ni idea.

Verá, es un sonido característico

que se produce por la contracción del corazón.

Lo que ocurre es que todavía no conocemos la causa.

Puede sentarse, Cristóbal, por favor.

Gracias, Carlos. ¡Ah!

¡Oh!

Verá: por otro lado, en el electro hay algo que me preocupa.

Y es que presenta un bloqueo auriculoventricular;

es decir, hay un trastorno en la conducción eléctrica

que hay entere el ventrículo y la aurícula de su corazón.

¿Era usted consciente de esto? No. Ni idea. ¿Es grave?

No. No es grave. No es grave porque se encuentra en un grado 1, ¿eh?

Solamente que deberemos estar pendientes.

Verá, antes me ha comentado

que usted suele pasar nueve meses del año en el extranjero.

Sí, bueno, el último viaje que he hecho

ha sido al Mato Groso brasileño.

Ya. ¿Ha tenido fiebre? No. Apenas.

A ver, doctor, ya sé por dónde va,

y le aseguro que he pasado todas las enfermedades tropicales.

Y esto, esto es otra cosa, se lo digo.

Bueno, eso lo confirmarán los análisis.

Le voy a hacer análisis de sangre, análisis de orina,

porque lo que está claro

es que tiene usted algún proceso infeccioso.

Ahora lo que nos toca es averiguar cuál es el origen.

Vale.

Oye, ¿tú no te marearás por sacarte sangre, no?

-No. Qué va, qué va; si no me mareé

cuando los cacatallos me clavaron una flecha...

-Ya, ya. Si me vale. Pero vamos, que con que me digas sí o no, está bien.

-No, no, no, me mareo. -No te mareas.

Pues venga. Además, no te vas a enterar.

Yo tengo muy buenas manos para esto. Venga.

Ea. Ya está.

Dobla el brazo, anda, que te voy a quitar esto.

Espérate.

Y ya está. Oye, ¿tú me conoces a mí de algo?

-No. Lo que pasa es que estaba percibiendo...,

¿te han dicho alguna vez que tienes una energía superselvática?

Yo eso lo intuyo, lo percibo. Es, ¡ff!

-¿Selvática? -Sí.

-Pues no. La verdad es que no.

Como no sea porque llevo diez horas de pie, pues a lo mejor será por eso.

Pero vamos, no. Selvática no me lo habían dicho nunca.

-Te digo una cosa, si alguna vez vinieras conmigo al Amazonas,

quedarías superenamorada del sitio. Te lo digo en serio.

-¡Oh! Yo te lo agradezco enormemente, hijo.

Pero yo ya estoy enamorada de los cinco niños que tengo,

de mi marido, que quita las tapaderas del sentido, que es transportista.

Así que nada.

Pero bueno, que nunca se sabe, ¿eh?

Que a lo mejor, de aquí a mañana yo me lío la manta a la cabeza

y me voy contigo a la selva y te voy sacando sangre todos los días, ¿eh?

Anda.

El bracito doblado y para la sala de espera. Anda.

-Vale. Gracias.

-¡Selvática! ¡Uy!

A mí en la vida me habían dicho eso, selvática.

Pero vamos, en cuanto que yo llegue a mi casa, le digo a mi marido:

"que sepas que hoy en la clínica me han llamado selvática.

Así que tú eres mi Tarzán y yo soy tu Jane".

Se va a morir de la risa.

Ahora solo tienes que estar muy tranquilita, ¿eh?

Que todo va muy bien.

Anne, la paciente que sufrió un accidente de moto,

ha despertado del coma.

-Hola.

¿Cómo estás?

-¿Qué ha pasado?

-Has tenido un accidente de moto.

-No me acuerdo de nada.

-¿No te acuerdas?

Tranquila, te vas a poner bien, ¿vale?

¡Ey! -Buenas, ¿cómo estás, Bella?

-Anne, ¿qué es lo que ha pasado? ¿M? Se suponía que estabas de viaje.

Y lo siguiente que sé es que estás aquí, en el hospital. ¿Qué ha pasado?

¡Haz un esfuerzo! -Eugenio, afloja.

-No. no puedo. No...

-Cuéntamelo. Inténtalo, por favor, mi niña.

-No puedo. No me acuerdo de nada.

-Perdón.

Anne, ¿cómo te encuentras? -Nerviosa.

Y no me acuerdo de nada.

-Amnesia.

Bueno, no te asustes. ¿Vale?

Es normal que, con un accidente así,

al despertar te sientas un poco desubicada y no recuerdes.

Eso es porque tu organismo se está despertando.

Pero tienes que estar tranquila y no asustarte, ¿vale?

Despertando del coma, Anne ha superado un momento crítico;

pero no podemos bajar la guardia,

y mucho menos cuando dice tener problemas para recordar.

Esto podría ser algo pasajero, o algo permanente.

Por lo tanto, estaremos pendientes de su evolución.

-De verdad, hermano, yo a ti no te entiendo.

No puedes interrogar así a la gente, y menos si es tu mujer,

que acaba de salir de un coma. ¿En qué piensas, qué te pasa?

-Es por ti por quien te tienes que preocupar.

Porque aquí está pasando algo

y los dos sabéis más de lo que estáis diciendo.

-Mira, yo no sé nada.

Y lo mismo ella tampoco recuerda nada,

del golpe que se ha dado. ¿Vale?

Yo ya me estoy cansando un poquito de todo esto, de verdad.

Y te tengo que dejar, que me tienen que hacer abajo un TAC.

-Ya.

Llaman a la puerta

Ramón, has recogido del laboratorio unos análisis que no eran tuyos.

Y te has dejado los de Cristóbal Amado.

Ah, sí. Perdona, toma, son estos. Gracias.

Es que tengo la cabeza...

¿Te puedo ayudar en algo?

Siéntate.

Berta está embarazada.

Por cómo lo has dicho, deduzco que ha sido inesperado.

Completamente.

Berta toma anticonceptivos, pero bueno,

estuvo unos días sin tomarlos y...

¿Qué vais a hacer?

Pues no tengo ni idea.

Porque estoy hecho un lío.

Llaman a la puerta

Landó, está Cristóbal fuera esperando.

Vale, dile que entre. Gracias, Marta.

Oye, que luego te voy contando. Te busco y tomamos un café.

Hecho, me cuentas.

Pase, Cristóbal. Siéntese.

¡Aah!

Verá, tengo ya los resultados de las analíticas.

Los parámetros están bastante alterados.

Tiene una anemia considerable.

Pero lo que realmente es preocupante

es que tiene un nivel de creatinina muy alto.

Verá, esto es indicativo de que hay un deterioro de la función renal.

¿De acuerdo?

Todavía no sé cuál es la causa, pero lo averiguaremos.

Para empezar, le voy a hacer un hemocultivo, un urocultivo

y unas serologías, ¿eh?

Y además, como tratamiento,

vamos a comenzar con un antibiótico de amplio espectro.

Ya, o sea, pastillitas.

Cristóbal, está usted al borde de sufrir un fallo renal agudo.

Y estas pastillitas lo que van a hacer es evitarlo.

Vale, doctor. Haga lo que tenga que hacer.

Yo lo que quiero es volver cuanto antes a mi "tipi".

¿A dónde? A mi "tipi", "tipi".

Yo, cuando vuelvo a la civilización, siempre duermo en un "tipi",

que es una tienda india.

Es la única manera de estar en contacto con la naturaleza.

Verá, Cristóbal, lo lamento mucho,

pero usted donde se va a quedar ingresado es aquí y en la UCI.

Hemos trasladado al paciente a la UCI

e iniciado terapia conservadora con diuréticos y dopamina.

Este último medicamento, entre otras cosas,

nos va a ayudar a regular su tensión arterial.

Al principio el paciente se ha mostrado reacio,

pero al final lo hemos convencido de que era lo mejor para él.

Ahora solo queda esperar y ver cómo evoluciona.

Ismael, no hemos encontrado nada en el otro TAC.

Vamos a hacer esta resonancia

para buscar datos que nos lleven a averiguar

qué es lo que te está pasando. ¿Qué tal va la cefalea?

-Pues con el paracetamol bien.

Pero lo que sigo notando muy raro es en el ojo, ¿eh?

-Sí, bueno, es normal. Sigues teniendo la parálisis.

-Pero ¿esto es por el golpe de la moto o por qué es esto?

-No tiene por qué ser del golpe. Puede ser una consecuencia.

Y podría haberte dañado las fibras nerviosas del ojo.

Vamos a ver qué dicen las pruebas, ¿m?

Mientras tanto te vamos a dejar ingresado

con un tratamiento analgésico.

-Vale. Pues sí. Sí, sí.

A ver si ya de una vez Anne y yo vamos mejorando un poquito, ¿vale?

-Seguro que sí. Está en buenas manos.

No te preocupes. ¿Preparado para la prueba?

-Sí.

Doctor, ¿es posible que Anne de verdad tenga amnesia?

-Bueno, es una opción.

Ten en cuenta que, cuando recibes un golpe en el cerebro,

es absolutamente impredecible adelantar qué puede ocurrir.

No te preocupes. ¿Listo? Túmbate.

Y ahora no te muevas, ¿eh, Ismael? Mira, te dejo aquí esto.

-Gracias.

-Si te pones nervioso, o cualquier cosa, lo pulsas.

¿De acuerdo? No va a ocurrir nada.

Estira bien las piernas, los brazos también.

-Gracias. -Estirado, perfecto. Vamos allá.

Cristóbal, el paciente con una enfermedad renal,

sigue sin orinar y con niveles altos de creatinina.

Cristóbal, verá, los riñones no están drenando bien.

Lo que significa que se están acumulando toxinas,

lo cual podría afectar a la función renal de modo irreversible.

¿Y qué van a hacer entonces?

Vamos a empezar

con la terapia sustitutiva con sesiones de hemodiálisis.

No me lo puedo creer.

O sea, que voy a estar rodeado de cables y vías,

en vez de estar rodeado de árboles y lianas.

Verá, Cristóbal, no lo haríamos si no fuera absolutamente necesario.

Se lo voy a explicar muy breve: si no reducimos esas toxinas,

la función renal quedaría inservible.

Y por lo tanto lo siguiente sería hacer un trasplante.

Yo creo que usted no lo entiende, doctor.

O sea, yo sé que esta situación no es agradable para nadie.

Pero para mí, yo aquí...

Yo aquí me encuentro perdido.

Me encuentro desubicado, ¿sabe? Estoy fuera de mi hábitat.

Yo lo que necesito es curarme cuanto antes para poder volver a la selva.

Así que le pido, por favor, que haga todo lo que esté en su mano.

Se lo suplico.

No se preocupe.

Bueno, descanse ahora. Gracias.

Ramón, somos amigos, ¿verdad?

Verás, cuando me has contado antes lo de Berta,

me ha dado la impresión de que había algo más.

Algo que, además de tenerte distraído,

te está minando por dentro.

Javier, es que yo tengo la sospecha

que Berta se ha podido quedar embarazada a propósito.Vaya.

Ella lo niega.

Pues una lástima, porque parecía haberse estabilizado.

Y se os veía muy bien. -Sí, sí, pero si estamos muy bien.

Ahora estamos muy bien.

Ramón, ¿tú quieres ser padre otra vez?

No, no estoy seguro, Javier. No estoy seguro.

A ver, ¿te ves con Berta a largo plazo?

Te lo digo porque, si tienes un hijo con ella, seáis pareja o no,

va a estar ligada a tu vida para siempre de una forma u otra.

Ya. Pero eso ya lo sé, Javier. Hola, buenas.

Disculpen, ¿alguno de ustedes es el doctor Landó?

Sí, sí. Soy yo. Encantada. Maite Peláez.

Me han dicho que pregunte aquí por usted.

Pues ¿en qué puedo ayudarla? Vengo a ver al jaguar.

Perdón, ¿a quién? A Cristóbal Amado.

Está aquí ingresado, ¿no?

Sí, el jaguar, sí.

Sí, es paciente mío, sí.

Doctor, ¿puedo ver a Cristóbal?

Lo siento pero no.

Está en la UCI y no puede recibir visitas.

Pero ¿qué es lo que pasa exactamente? ¿Está grave?

Verá, tiene un fallo renal.

Aún desconocemos la causa, así que le estamos haciendo pruebas.

De hecho ahora mismo lo tenemos conectado

a una máquina de hemodiálisis. -¡Ff, qué horror, por Dios!

Un alma libre como él aquí, en esta situación...

Maite, discúlpeme, ¿por qué le llama jaguar?

Es el animal espíritu guía de Cristóbal.

El ¿perdón? A ver, le cuento.

En el primer viaje en grupo que hice con él,

fuimos a una tribu y allí hicimos una especie de ritual con ayahuasca.

Y nos dijeron a todos los españoles que estábamos allí

quién era nuestro animal espíritu guía.

Ya. ¿Y el suyo cuál es?

Pues no me acuerdo, del colocón de ayahuasca que tenía, la verdad.

A ver, yo no creo mucho en estas cosas.

Ya.

Pero a mí lo que me engancha de los viajes con Cristóbal es el riesgo.

La aventura, esas cosas.

Y a lo mejor le parece un poco borde, un poco asocial.

Pero es porque este no es su hábitat.

Si usted le ve en la selva...

Se mueve como pez en el agua. Ya.

Disculpe la indiscreción.

Pero, ¿qué relación mantiene usted con el paciente?

Amigos, somos amigos.

Bueno, amigos tántricos, como él dice.

¿Tántricos? Mm.

Maite, si me disculpa,

tengo que ir a hacerle unas pruebas a Cristóbal.

Si quiere espere por aquí y luego ya la busco y le voy comentando.

Muy bien. Le da fuerzas al jaguar de mi parte, por favor.

Sí, sí. Claro.

Bueno, hasta ahora. Adiós.

Tengo los resultados de la resonancia

y se lo vamos a comunicar al paciente. ¿Me acompañáis?

-Buenas.

-Ismael, verás: hemos encontrado en la resonancia

una masa redondeada de 14 por 15 milímetros,

que no ha aparecido en las pruebas anteriores.

-¿Eso es un tumor? Porque ya sería lo que me faltaría, ¿eh?

-No, no, no. Es un aneurisma en la arteria carótida izquierda,

a nivel del seno cavernoso. -Vale. ¿Me explicas qué es eso?

-Sí, claro. Un aneurisma es una dilatación en forma de globo,

llena de sangre, que se origina en las paredes de los vasos sanguíneos.

Verás, la fuerza de impacto debilitó las paredes de la arteria dañada.

Y esto provocó la aparición del aneurisma.

Y los síntomas que presentabas son porque estaba comprimiendo el nervio.

-Vale. Pues, si no es un tumor,

¿qué se hace en estos casos, qué hay que hacer?

-Vamos a operar cuanto antes.

Hay que corregir ese aneurisma y evitar que se rompa.

Cuando todo esté preparado en quirófano, te vendrán a buscar.

-Vale. Muchas gracias. -Luego te veo.

-Anne, antes..., antes me he puesto un poco tenso.

Pero quiero que sepas que te quiero y que voy a estar aquí,

pase lo que pase. ¿Vale?

Y no te quiero forzar, pero necesito que me cuentes lo que ha pasado.

Tienes que confiar en mí.

-Está bien.

Cristóbal ha terminado la sesión de hemodiálisis.

El doctor Landó debe continuar con su estudio.

¿Qué tal, Cristóbal? Pues yo qué sé, doctor.

¿Qué quiere que le diga? No sé. Bueno, verá,

ahora le vamos a trasladar porque quiero realizarle

una ecocardiografía transtorácica, ¿de acuerdo?

A ver, yo le dije que hiciera lo necesario pero no.

¿No tendrán que abrirme el pecho o algo de eso, no?

No, no, no. Qué va. No. esto es una ecografía,

verá, igual que la que se realiza a las mujeres embarazadas,

pero en su caso en el corazón.

Por cierto, hablando de embarazadas,

deberían probar un día las técnicas de inspección de los mascanahuas.

Que es una tribu indígena que a las embarazadas,

utilizan una técnica supercuriosa, ¿no?

Gracias a la ecocardiografía transtorácica realizada al paciente,

he podido apreciar cuál es la causa de su soplo sistólico

y es una estenosis mitral y aórtica moderada.

Es decir, una inflamación de las dos cavidades del corazón.

Ahora me toca determinar

si esto está relacionado o no con su fallo renal.

Cristóbal continúa en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Parece que su estado, lejos de mejorar, ha empeorado.

Doctor, ¿no me podría dar una habitación con vistas al cielo?

Bueno, lo de llamar cielo a ese engrudo gris y contaminado

que tiene ahí arriba...

Lo siento mucho, Cristóbal, pero no. Va a permanecer aquí, en la UCI.

Verá, su estado no mejora.

A pesar de la diálisis y de los diuréticos.

Por otro lado:

tengo ya los resultados del cultivo que le hicimos el primer día,

y está usted cursando un proceso infeccioso causado por una bacteria.

O sea, que..., que no voy a poder viajar a Perú, ¿no?

Lo siento mucho, pero no.

Sería demasiado peligroso.

Pero bueno, tengo una buena noticia.

Ayer vino a visitarle una amiga suya.

Una chica, bueno, muy simpática y muy atractiva, tengo que decirle.

Dijo que volvería hoy. -Un minuto, ¿eh?

-Sí. Sí. -Y nos salimos.

-Cristóbal, ¡qué alegría verte! Pero qué mala pinta tienes, ¿no?

-¿Y tú qué haces aquí?

-Pues es que he pasado por el "tipi" para verte

y me han dicho que te habías puesto malo

y que habías venido al hospital.

Me han dicho que estabas aquí. -¿Y tú viniste ayer a verme?

-¿Yo? -Sí.

-Pero si acabo de venir de la sierra.

Vamos, que me he enterado ahora.

-Bueno, pues ya está.

Te tienes que despedir, que si no,

soy yo la que te va a llevar a la sierra. Anda, despídete.

-Sí. -Bueno.

Jaguar... -Chao.

Gracias. -Por aquí.

Sí, sí.

Es, es una amiga. Está un poco loca pero tiene buen corazón.

Ya. Pues hablando de corazón.

Verá: tenemos que volver a repetir la prueba que hicimos el otro día.

La ecocardiografía. Así que, ahora volveré.Gracias.

Dado el empeoramiento en el estado del paciente,

hemos decidido repetir la ecocardiografía

ante la posibilidad de nuevos hallazgos.

Y efectivamente esta vez hemos visto abscesos

a nivel de la unión mitroaórtica.

Es decir, hay una acumulación de pus.

La infección ha pasado a la sangre; y debido a la estenosis,

esto ha desencadenado una endocarditis,

es decir, una infección de las cavidades del corazón.

Así que, lógicamente, el pronóstico del paciente es peor.

Bueno, ¿y te acuerdas cuando mató una mama negra de un machetazo?

-¡Ostras! Sí. ¿Y tú te acuerdas cuando hizo el embudo ese,

con hojas de banano para que bebiéramos agua de lluvia?

-¡Ay, ay, ay! -Todas juntas...

-¡Ay, ay, ay! -Oye, perdona. ¿Cómo todas?

-Sí. Bueno, es que en la mayoría de los viajes que hacemos

casi todo somos mujeres.

Bueno, mujeres como nosotras: así, liberadas, intrépidas...

-Ah, claro. Ahora entiendo perfectamente

por qué quiere volverse ya a la selva. Sí.

-Claro. -Em... Pero ¿Muy tirillas, no?

-Ah, pero eso es lo que te parece aquí, porque está malo.

Pero cuando llega a la selva se transforma en un Tarzán

que ¡derrocha magnetismo animal! ¿A que sí?

-¡Aaah, mira! ¡Un Tarzán! -Ajá.

Pues yo os diría que el magnetismo ese animal

lo dejarais quietecito un rato. -Sí.

-Porque, para que no andéis solas por aquí.

Cuando queráis ir a verlo, me lo decías.

Y, si yo puedo, y tengo un hueco, os meto.

-Vale.

-Vale, gracias. -Vale.

Hola. Hola, doctor.

-¿Qué tal está el jaguar?

Bien. Va a tener que volver a quirófano, ¿eh?

Tenemos que hacerle un recambio valvular

y también una limpieza quirúrgica.

En principio la operación no entraña peligro.

Pero si queréis, acompañadme a Triaje,

y os explico con detalle en qué va a consistir la intervención.

-Vale. -Sí, vale, sí.Gracias.

-Gracias. Hasta luego.

Jaguar, Tarzán. Vamos, un sex symbol.

La verdad que yo cada día entiendo menos.

¡Oh! Hay que ver lo que hay que ver.

Una vez confirmado que sufre un aneurisma en el ojo,

Ismael espera para ser intervenido.

-¿Y esa cara? ¿Qué le pasa, ha empeorado?

-No, no, no. Está mejor.

Como más aliviada, desde que me lo ha contado todo.

-Y ¿qué te ha contado?

-No te hagas el tonto ni me tomes a mí por tonto.

¡Lo sabes perfectamente!

-Eugenio, no sé de qué me estás hablando.

-¿Por qué no te portas por una vez como un hombre

y me lo dices a la cara? -Vale.

Si tanto lo quieres saber, mira, solo fue un beso. ¿Vale? Ya está.

¿Qué te ha contado Anne exactamente? -¡No me ha contado nada!

Lo sabía. Sabía que me la estabais dando.

¡Eres un malnacido y un mentiroso! -¡Y tú un animal!

-¡No te atrevas a insultarme cuando aquí todo es culpa tuya!

-¡Ah! ¿Que es culpa mía?

Mira, tu mujer no te ha dejado gracias a mí. -M.

-Que lo sepas. Y ese beso fue una estúpida confusión,

después de que me contara que te tiene miedo.

Tu mujer, Eugenio, te tiene miedo. Y no te aguanta.

Estás insoportable desde que te pasó lo de la pierna. Que lo sepas.

-Ismael, nos vamos a quirófano. -Vale.

-¿De qué te van a operar? -¿Y qué más te da a ti?

¿Eh? tú pierde tu tiempo

echándole la culpa al resto del mundo de tus propios problemas.

Es lo que has hecho siempre.

Tras pasar por quirófano,

Cristóbal ha evolucionado favorablemente

y ha sido subido a planta.

Y yo también lo creo. Además es que se le ve tan débil...

-Sí.

-Yo creo que lo mejor es que le dejemos descansar.

-Sí. -Que nos vayamos.

-Vámonos. -¿Te parece? -Sí. Totalmente.

-Vamos.

Hola.

Hola, Cristóbal. ¿Cómo se encuentra? Bueno, mejor.

Ya por lo menos puedo mear.

Sí. La verdad es que la función renal está mejorando mucho, ¿m?

¿Cómo sigue del dolor? Mal. Me duele todavía. Me duele...

Me duele.

Aunque ahora creo, creo que estoy estreñido, doctor.

Pues no debería.

Yo esperaba que remitirá cuando la función renal se estabilizara.

Posiblemente es que los síntomas se estén originando en otro sitio.

A ver, Doctor. ¿Cree que puede ser algo más, más grave?

-Eh..., no lo sé, Cristóbal, no lo sé.

Verá, voy a programar una resonancia magnética urgente

y ahora, ahora vuelvo a por usted. Venga, hasta ahora.

Hasta ahora.

Le hemos realizado a Cristóbal

una resonancia magnética urgente de la zona lumbar.

Y en ella se aprecia una espondilodiscitis lumbar, es decir,

una infección del cuerpo y del disco vertebral.

Esto, unido a la anemia, el estreñimiento

y la pérdida de peso,

nos ha llevado a la decisión de realizarle una colonoscopia.

Con esta prueba hemos detectado un pólipo de gran tamaño

que obstruye casi la totalidad del intestino grueso.

Dicho pólipo explica el estreñimiento,

ya que dificulta el normal tránsito de las heces.

Este tipo de tumores suelen ser benignos.

Pero, de no localizarlos a tiempo, pueden degenerar en un tumor maligno

Por eso hemos realizado una biopsia

y la hemos enviado a analizar al laboratorio.

Los resultados estarán en unos días.

-Si te duele mucho la pierna, puedes sentarte.

No tienes que sufrir por sufrir.

-Sé que no hay amnesia.

Ismael me lo ha contado todo.

-¿Qué quieres que te diga?

-¿Es cierto que me tienes miedo?

-Bueno, la verdad es que sí.

-Pero ¿miedo?

Si yo te quiero.

Si por eso estoy aquí.

¿Por qué no me lo has contado antes?

-Porque desde que tienes la enfermedad

no se puede hablar contigo.

Pareces un animal.

-¿Y por eso has decidido salir emborracharte

y acostarte con mi hermano? ¿Verdad, eh?

¡Sin habérmelo dicho!

-¿Ves?

¿Ves cómo te pones?

Es que no has entendido nada.

Ismael ha pasado tiempo conmigo

pero para convencerme de que no te dejase.

Y como no estaba funcionando,

me sugirió que me inventase lo del viaje de trabajo;

para estar sola y pensar.

Y no decidir en caliente.

-¿Y te ha servido? Lo que has pensado, ¿te ha servido?

-Precisamente por eso me emborraché.

Porque no quería pensar.

Estaba confundida y me iba a volver loca.

Pero ahora lo tengo claro.

Se acabó.

-No, no. Anne, no me puedes dejar.

No me dejes solo, ¿vale?

Lo vamos a solucionar.

Te perdono, ¿m?

-Ya es tarde para nosotros.

Si no quieres quedarte solo, ya sabes con quién tienes que hablar.

Ismael todavía puede perdonarte.

Llaman a la puerta

¿Qué tal, Cristóbal? Bueno.

Veo que últimamente sus amigas Maite y la otra chica

no andan mucho por aquí, ¿no? Hace días que no sé nada de ellas.

No sé, no sé dónde están.

Supongo que un jaguar encerrado en una habitación,

pierde todo su encanto.

Vaya.

Bueno. Verá, venía porque tengo ya los resultados de la biopsia.

Pero doctor, dígame lo que tenga que decirme, por favor.

Cristóbal,

tiene usted una adenocarcinoma de colon.

Tiene usted cáncer.

¿Me voy a morir?

Porque, si es así,

prefiero hacerlo en la selva antes que aquí, lo tengo claro.

No, escúchame una cosa.

La buena noticia es que no hay metástasis.

Así que ahora lo primero es realizar la intervención

para extirpar el tumor y luego comenzar con la quimioterapia.

Bueno, supongo que yo también tendré que hacer todo lo que esté en mi mano

para poder volver cuanto antes a la selva.

¿A qué se refiere? Pues...,

que tendré que confiar en usted y en su medicina.

Claro que sí.

Verá, vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano.

¿De acuerdo? Vale. Gracias.

Se lo agradezco. Nada. Tranquilo.

Y ahora, por favor, intente descansar.

Vale.

Estoy reventada.

Tengo unas ganas ya de que acabe el turno para irme a mi casa...

Tengo a mis cinco niños allí solos y mi marido todavía no ha llegado

y..., de verdad, me duele todo.

Si tú supieras lo que me duelen los riñones...

-Perdón, ¿eh? -Hasta luego, hija.

Dígame. -Mi hermano.

Me ha dicho que le iban a opera

pero que era una operación pequeña y sencilla,

y vengo de su habitación y no hay nadie.

-¿Cuál es la habitación? -La 313.

-Ah. Pues, lo que yo sé hasta ahora es que todavía sigue en quirófano.

-Pero ¿qué es lo que tiene?

-Bueno, le han encontrado un, un aneurisma.

-¿Aneurisma? ¿Eso es grave?

-Si no se ataja pronto, puede llegar a serlo.

-No lo sabía.

-Pero bueno, usted tranquilo, de verdad.

Sea optimista que está en muy buenas manos.

-Mm.

-¿Tiene usted algo en la pierna, le duele?

-Sí, sí. Me duele un poco. -Bueno, pues siéntese, si quiere.

Siéntese un momento. -No puedo, necesito verle.

-Tranquilo. Ah, mire; aquí está el doctor Molina,

que es el doctor que se ocupa del caso.

-Doctor. -Manuela, gracias.

-Nada. -¿Cómo está mi hermano?

-Bien, bien. Muy bien. La intervención ha ido muy bien.

Si evoluciona correctamente, en breve le daremos el alta.

Al igual que a Anne.

Hay que ser paciente con su recuperación.

Pero está evolucionando según lo previsto.

-¿Puedo verle?

-Ahí lo tienes. -Gracias.

Hermano.

¿Por qué no me has dicho lo del aneurisma?

-Porque no parecía que te importase.

Y Eugenio, de verdad, yo ahora no tengo cuerpo para discutir, ¿eh?

-No, no voy a discutir.

Solo quiero darte las gracias, aunque sea un poco tarde;

gracias por intentar cuidar de Anne y de mí.

Aunque no lo pareciera.

-Bueno, tarde, pero a tiempo.

Que eres mi hermano. ¿Qué iba a hacer?

-Gracias, enano.

-Me estás aplastando. -Perdona.

Te vas a poner bien.

-Ay, mira. Qué ganas tenía yo de verte.

¿Sabes que al final

los tres se han quedado de acuerdo y está todo bien, no?

-Lo sé, lo sé.

En cuanto Anne dijo que tenía amnesia, le hicimos las pruebas

y, como todo estaba bien, pues al final tuvo que confesar.

-Ya.

-Y no, Manuela, no eran cuernos, como tú pensabas.

Pero claro, no te dije nada

porque a ver quién le lleva la contraria a un detective.

-Bueno, hija,

alguna vez los servicios de Inteligencia, los míos, fallan.

-Ya.

-Pero, de todas maneras yo no me quedo conforme, ¿eh?

Yo sigo pensando que aquí hay gato encerrado. -Ya.

Cualquiera te lleva a ti la contraria, Manuela.

Oye, he estado pensando que, cuando se recupere el jaguar,

podríamos organizar una excursión al Amazonas, ¿m?

Bueno, salvo que para entonces no estés cambiando pañales, claro.

Perdón.

No, verás, es que hay otra cosa que me ronda la cabeza.

¿Qué tipo de madre sería Berta?

Quiero decir, ¿cómo puede afectar la maternidad

a su trastorno de personalidad?

O al revés, ¿cómo puede afectar el trastorno a la criatura?

Ramón, eso solo podrías saberlo en el futuro.

Sé que no te ayuda, pero lamentablemente es lo que hay.

Ya. Pues ahora me iba yo una semanita de vacaciones al Amazonas,

no sabes con qué ganas. Y yo te acompañaba.

-Estoy muy preocupada por mi hermana.

-Y ¿qué es lo que le pasa a su hermana?

-Pues que lleva diez días que no para de dormir.

¡Y eso no es normal en ella!

Ella es una mujer muy trabajadora y muy habladora también.

Tiene un 9 en la escala de Glasgow. Lo cual no es buena nota, ¿eh?

Doctor, Paca es diabética tipo 2.

Y también padece un trastorno bipolar.

-¡Deja acabar al doctor!

-Pero ¿no hay nadie más en su familia que sea bipolar?

Posiblemente todo esto se deba

a algún desajuste de algún elemento como el litio.

El litio es un neuromodulador

que se utiliza como estabilizador del ánimo.

Además está especialmente indicado en los trastornos bipolares.

Vamos a comenzar a hacerle pruebas y eso sí, se va a quedar ingresada.

-Eva, estás de guardia, ¿no? -Sí. Pero estoy a punto de terminar.

-Entonces sigues de guardia.

-Soy Eva. Su doctora. -¿Tan joven?

-¡Uy! Pero no sabe usted lo que sabe.

-Cuénteme, ¿qué le ocurre?

-Que he perdido como unos 7 u 8 kilos, por lo menos, ¿no?

Y ya llevo dos semanas de diarrea.

Hace como unos tres años que me operaron de trasplante de riñón.

-Nos vamos a quedar tranquilos con los resultados de la analítica.

-Yo le voy a sacar sangre con esto. -Lo que me faltaba a mí.

-¡No, tranquilo! -Tranquilo.

-Tranquilo, que yo ya no soy tan joven,

y en esto no sabe usted las manos que tengo.

-La PCR está bastante elevada.

Puede ser que sea el riñón trasplantado el que esté fallando.

  • Centro médico - 26/04/18 (2)

Centro médico - 26/04/18 (2)

26 abr 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 26/04/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 26/04/18 (2)"
Programas completos (997)

Los últimos 1.010 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos