www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4438085
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 25/01/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Juanra Collado? -Sí.

-¿Te importa acompañarme fuera un segundito?

-¿Tú quién eres?

-Policía.

¿Te importa enseñarme lo que tienes dentro de esa mochila?

¿Por favor?

Gracias.

-La mochila no es mía.

¡La mochila no es mía!

¡Me han obligado a llevar esto a mi local!

-Mira, si no tienes nada que ver con esto, y lo puedes demostrar,

todo se va a solucionar, ¿estamos?

-¡Cariño, no he hecho nada! ¡No he hecho nada!

-Me cuesta aceptar que sea un traficante porque...,

es un tío tan normal que no sé.

-Bueno, lo es.

Pasaba drogas, pero no es lo que se entiende como traficante.

Al prestar declaración

nos ha quedado bastante claro que simplemente era un peón

y que se vio obligado a ello.

-Espera, pero ¿cómo obligado?

NO, no entiendo cómo.

-Bueno, a ver, Daca, siempre tienes opciones,

pero él estaba en una situación difícil.

Le pidió dinero a la gente equivocada

y, supongo que cada vez le fue más complicado salir de ahí.

-Ya. -¿Cómo lo está llevando la doctora?

-Bueno, intentando aceptar la situación.

Yo ya sé que la idea de venir a mi casa era un poco caótica.

Pero sinceramente, que te vayas a Asturias...

-Mira, Daca, yo... ¡Ffff!

Te agradezco enormemente tu ofrecimiento, pero...

Es que con todo esto, necesito, no sé,

necesito ver las cosas desde otra perspectiva y...

-Sí da igual, da igual.

A mí no tienes por qué darme explicaciones.

-Pero ¿cómo no?

Pero ¿cómo no te voy a dar explicaciones, por favor?

No digas tonterías.

Pero es que no puedo.

Es que ahora mismo no puedo estar aquí.

Necesito distanciarme, necesito,

necesito un poco de espacio para ser feliz.

(Música)

-Pues he dormido fatal esta noche.

-Vaya.

-Es que últimamente estoy teniendo un montón de pesadillas.

(Teléfono)

-Perdona, ¿eh?

¿Sí?

Muchas gracias,

pero ya le he dicho que lo que quiero es cancelar la línea, por favor.

No, es que no me interesa. Solo cancélela.

¿Que cuál es el motivo?

¿En serio?

¡Pues que mi marido ha desaparecido en un accidente de avión!

¿Le vale con eso?

Vale.

¡Uf!

-Tiene que ser muy difícil cerrar todo lo de él, ¿no?

-Llevo dos semanas para cancelar la línea.

Y no hacen más que ofrecerme promociones nuevas.

¡Yo es que alucino con esta gente!

-Bueno, pues la próxima vez que te llame me pasas a mí el teléfono

y ya lo cierro yo.

¡Jo, de verdad!

-Pues muchas gracias. Pero yo espero que ya no haga falta.

-Ya, espero.

(Música)

Nuria acude al hospital con fiebre alta, escalofríos,

malestar general y dolor en todo el cuerpo.

-¡Ay! ¿Estás bien así? -Sí.

¿Has llamado a los de la imprenta?

-¡Ay, sí! Sí, sí. Perdona, es verdad.

Llamé antes pero no me han contestado.

-Vale. -Lo probaré en un rato, ¿vale?

-sí, no te olvides, por favor, ¿eh? -No. No me olvido.

-Vale.

-Y ahora lo importante es que no te preocupes por estas cosas, ¿vale?

A ver si al final, tantas dudas por tantos detalles

y no te quieres casar conmigo.

-Mira, si no nos casamos, es porque tú tienes que volar a Panamá.

-Mira, bonita, independientemente de Panamá no va a haber boda, no.

Va a haber un bodorrio... digno de Lola Flores.

(Risas)

Pues eso, mira. La verdad que..., que nos casamos.

-Sí, después de 12 años y dos hijos, por fin me lo ha pedido.

-Sí, bueno, es que la verdad que a mí nunca...,

que nunca me ha gustado el matrimonio, no he creído en él.

Pero vino el primer hijo, el segundo

y..., que me entró como... ¿sabes? todo el folklore.

-Menudo. Y menuda boda que estamos montando, ¿eh? un bodorrio.

-Pues sí.

-A ver quién paga todo esto.

-Tus padres. Sus padres, hombre, amor.

¿Quién si no?

(Sirena)

Juanra, que estaba en prisión preventiva a la espera de juicio,

viene derivado de la enfermería de la prisión porque le han agredido

-Vale. Vale, gracias. A Triaje, por favor.

Al parecer Juanra se ha metido en una pelea en la cárcel.

Y la razón, sinceramente, me es indiferente.

Lo importante es que está consciente y le duelen las cervicales.

Así que le voy a echar un ojo a ver si sacamos más datos.

-No lo vi venir.

De repente me dieron un golpe en la cabeza,

me caí al suelo...

y ahí ya me empezaron a pegar,

pues nada, me hice una bola y hasta que llegó la guardia.

¿Perdiste el conocimiento?

-O sea, me encierran de un día para otro,

me dan una paliza dentro de la cárcel

¿y lo único que me preguntas es que si he perdido el conocimiento?

-Bueno, es una información importante.

-Mira, yo necesito explicaros lo que me está pasando.

Lo que me ha pasado.

Te lo voy a contar a ti, se lo voy a contar a Mari...

-Juanra. Me da igual.

Me da igual lo que pasara o lo que no pasara. ¿Vale?

Mi objetivo es curarte porque soy médico y ya está.

Me has dicho que te dolían las cervicales, ¿no?

-Sí.

-Bueno. Pues a ver...

-Cuidado.

-Al palparlo me pareció detectar una contractura laterocervical,

lo que explicaría la movilidad reducida del cuello.

-Sube el brazo.

Vale. Bájalo.

Bueno, pues no están afectados ni los nervios de los brazos

ni tampoco la cabeza.

-¿Eso es bueno?

-Sí. Sí, además también es bueno que no hay problemas neurológicos.

-Entonces ¿qué tengo?

-Pues parece un traumatismo craneal del golpe que te diste.

Lo que tenemos que hacer es desinfectar la zona y suturarla.

Y haremos más pruebas.

-Vale.

-Durante la pelea se debe haber caído hacia delante,

por eso le duelen las cervicales.

Vamos a darle un relajante muscular y también paracetamol para el dolor.

De todos modos quiero seguir investigando

porque no se puede descartar nada.

-Normal que te encuentres tan agotada.

Es que tienes 39.

Ahora voy a explorarte el abdomen.

Si en algún momento te duele, me lo dices.

¿Has tenido tos?

-No. -No, no, no.

-¿Dolor de garganta o de oídos? -Tampoco.

-Tampoco, tampoco.

-¿Diarrea, vómitos?

-Mm. No.

Me come muy poco, eso sí.

Que me parezco a tu madre, ¿no? Pues sí.

-No. Es que es verdad, es verdad.

-A ver, es normal.

Estamos con muchísimo lío ahora con los preparativos de la boda.

(Teléfono)

Entonces, bueno, pues no pasa nada. No me viene mal, ¿eh?

Para el vestido de novia me viene muy bien.

-Los de la imprenta. Un segundo.

-Vale.

-Doctora, si no se ha casado, mejor no lo haga, ¿eh?

Porque estoy...

(Música)

Perdone, no..., no me había dado cuenta que ya, que ya estaba casada.

Que me hace muchísima ilusión, ¿eh?

Que estoy muy ilusionada, no...

(Música)

Parece un cuadro pseudogripal.

Los síntomas de un cuadro pseudogripal son:

fiebre, escalofríos, pérdida de apetito...

Son muy similares a los de una gripe, pero no podemos asegurar que lo sea.

Por eso se llama así.

Ahora lo que tenemos que hacer es buscar el foco de la infección.

-Voy a hacerte una analítica de sangre y orina

y unos hemocultivos, ya que tienes fiebre,

y también voy a pedirte una radiografía de tórax

para ver si encontramos el foco.

-Vale.

-Por la fiebre no te preocupes,

porque vamos a ponerte paracetamol intravenoso.

-Vale, gracias.

-Bueno, no hay problema, ¿eh? No, no.

No habían empezado a imprimir las invitaciones.

-¡Ay, qué bien!

-Así pueden hacerlo con tu nuevo diseño.

-Menos mal.

-¿qué tal, doctora?

-Bien. Bien, voy a pedirle algunas pruebas

para intentar averiguar dónde está la infección.

Salid fuera y ahora os llamarán.

-Perfecto.

¿Vamos? -Sí.

-Gracias.

¡Ay, qué bien!

¿Cómo lo haces siempre para salirte con la tuya, eh?

(Música)

-¡Ey!

-¿Qué haces aquí? -¿Qué te pasa en la voz?

-No sé. Me he levantado ronco. Ni idea.

Bueno, dime.

-Mi superior me ha dicho que habían traído a Juanra de urgencia.

-Sí, está aquí.

-¿Cómo está? -Bueno, parece que bien.

Me encargo yo de él.

-He hablado con la prisión.

Por lo visto algún preso la tomó con él.

Pero no tengo muchos detalles todavía.

No sé. Espero que este susto le sirva para recapacitar.

-Ya.

-Sí, parece que alguien ha querido darle un aviso.

Fui a verle hace unos días, precisamente para evitar algo así.

Pero no dio su brazo a torcer.

Estaba muy poco receptivo.

-Mira, sinceramente.

A mí lo que pasó en la cárcel me da igual.

Yo soy su médico y voy a curarle y ya está.

Además, que no quiero volver a verle.

Que está siempre con este rollo victimita

que me tiene un poco cansado.

-No es una víctima. Pero tampoco es un criminal.

Lo hemos estado investigando

y todo apunta a que se encontraba en una circunstancia límite.

Y que le estaban extorsionando. -Ya.

¿Y no te has planteado que igual es por un concepto de avaricia?

¿Y que solo piensa en sí mismo?

-A ver, Daca. Que esto no es solo cosa mía.

También lo opina la Fiscalía.

Es por eso que le hemos propuesto que colabore con nosotros.

Fui a visitarle hace unos días para planteárselo pero... se negó.

No sé.

Quizá alguien se enteró de que habíamos hablado y ha pasado esto.

Tiene que salir de ahí.

-No lo creo.

Yo creo que en la cárcel está muy bien.

Estaba traficando, cuando estaba con Rey.

Y sabía que Rey estaba embarazada.

Además, Rey se ha ido y él está solo. Así que me da igual.

Para mí es un simple criminal, ¡Punto!

-A ver: yo creo que sé diferenciar quién es un criminal de quien no.

Daca, de verdad, siento mucho lo que le ha pasado a tu amiga Marina

Y entiendo que estés muy enfadado porque es una experiencia horrible.

Pero eso no hace que merezca estar en la cárcel.

-Verónica. ¡No, no! ¡Déjalo, déjalo!

Déjalo, ¿vale?

Si quieres entra e intenta hablar con Juanra otra vez.

¿Vale?

(Música)

(Suspiro)

(Música)

El radiólogo realiza una placa de tórax a Nuria,

para comprobar si el origen de su fiebre

puede estar en sus pulmones.

-La radiografía es normal, ¿no?

Voy a avisar a la paciente de que ya hemos terminado.

En la analítica de sangre y orina

no hay nada que me haya llamado la atención,

y la placa de tórax también parece normal.

Así que, a la espera de los resultados de los hemocultivos,

tampoco podemos hacer mucho más.

Ya hemos acabado, Nuria. -Vale.

-Oye, ¿y toda esta zona tan enrojecida?

¿No te habías dado cuenta de que la tenías?

-Sí. Me sale de vez en cuando.

Viene y se va.

Me molesta muy poco. No le he dado ninguna importancia.

-Pues yo eso sí que lo quiero ver mejor, ¿eh?

Vamos a pasarte a la consulta otra vez.

-Vale.

-¿Le estás dando el pecho a alguno de tus hijos?

-Sí, se lo estoy dando a nuestro hijo pequeño, que tiene un añito.

-Claro, podría ser una mastitis aguda

provocada por una obstrucción mamaria.

¿Das de mamar de manera regular?

-Pues hasta ahora sí.

Pero hace unos días me he incorporado al trabajo

y es verdad que estoy espaciando más las tomas.

-Ya, y esos días han coincidido

con los días en los que has tenido obstrucciones, ¿no?

-Pues sí.

-Nuria, tienes que intentar dar de mamar regularmente

cada cuatro o cinco horas.

Y, si no puedes, utiliza un sacaleches.

No hace falta que te saques mucha leche.

Lo justo para que tú te sientas cómoda.

-Si yo lo sé, doctora.

Lo que pasa que, con este ritmo de vida, pues se me olvida.

-Mira, ya se lo recordaré yo.

-No, si yo te entiendo.

-¿También es madre?

-Sí.

Pues todo indica que es una mastitis aguda

provocada por una obstrucción mamaria.

Ese es el origen de la fiebre.

-Vale.

-La mastitis es una infección mamaria

que en su mayoría afecta a mujeres en periodo de lactancia.

Por que algunas veces lo que sucede es que la leche se estanca

y las bacterias se posan en las paredes de los conductos,

provocando esta infección.

Ahora lo que vamos a hacer es coger una muestra de la leche

para hacer un cultivo.

Y mientras tanto voy a ponerte un antibiótico empírico.

-Disculpe, doctora. ¿Empírico qué significa?

-Pues el antibiótico que te dan

cuando no saben qué bichito es el malo.

-Exactamente.

-Ajá.

-Después de que hayas terminado con el antibiótico,

podrás volver a dar de mamar tranquilamente.

-Menos mal.

Es que hemos hecho coincidir la boda

con el cumpleaños de nuestro hijo pequeño.

Entonces...

-Oiga, doctora: véngase usted a nuestra boda.

Venga usted con, con su pareja. ¿Qué le parece?

-No le haga ni caso, doctora.

(Música)

-Ah, no tiene pareja.

Bueno, tampoco es problema.

¿Cómo se llaman los primos de...,

los amigos de Rebeca que también vienen, no?

¡Fantástico!

-Esos son majísimos. -Pero vamos a ver, Julián.

¿A quién le va a apetecer ir a la boda de unos completos desconocidos?

-Bueno, desconocidos sí.

Pero es que tenemos una boda muy divertida, de verdad.

Tengo una sorpresa..., para el concierto, para el baile.

He contratado un cantante... -¿Ah, sí?¿A quién?

-M-m m-m, muy famoso.

-Venga, dímelo.

-Bueno, aquí tenéis la receta, ¿eh? que ya hemos terminado.

Ahí tenéis la receta del antibiótico. Que te mejores.

-Gracias. ¿Y quién viene?

-¡Aah! Ya lo verás.

Eh, vamos.

-Gracias, doctora. -Chao.

-Gracias.

(Música)

Con el fin de ver si tras el golpe en la cabeza

se escondía un problema mayor,

Juanra fue sometido a un electrocardiograma

y una radiografía de columna.

Y ahora espera los resultados.

-No quiero colaborar con vosotros. No quiero delatar a nadie.

No quiero hacer nada.

Si mira, sin hacer nada, el regalito que me han dejado.

-Es justo lo contrario. Esto no va a parar.

Y la única manera de cortarlo es confesando.

Saben que no eres como ellos y te seguirán machacando.

Yo te estoy ofreciendo una salida antes de que sea demasiado tarde.

-A mí ya se me ha hecho tarde.

-Eso no es verdad.

-¿Tú te crees que yo voy a recuperar la vida que yo tenía

antes de esto?

-Sí, puedes hacerlo.

-¿Tú has visto cómo me mira Dacaret?

¿Tú te imaginas lo que piensa de mí Marina?

¿Tú crees que a mí me va a dar una segunda oportunidad alguien?

¿Quién?

-Sí, sí. Si ya lo veo.

Pero es que no entiendo cómo ha podido pasar.

Y él se cree que es una contractura.

Bueno, voy a avisar.

Hola, soy Hamman. Sí.

Mira, tienes que encargarte de Juanra Collado, ¿de acuerdo?

Hay que inmovilizarle y tumbarle.

Hay que ponerle un collarín.

Eso es.

Venga, vamos enseguida. Hasta ahora.

Luego te veo.

-Piénsalo bien porque esto solo va a empeorar.

-Peor que esto no hay nada.

-Que no... -¡Déjame!

-A ver, Verónica, cuidado.

Juanra, te vamos a poner el collarín.

A ver...

Vale. Mar, ya puedes bajar la camilla.

-Sí.

-¿Qué habéis visto en las radiografías?

-Espera, asegúrate de que esté bien inmovilizado antes de trasladarlo,

¿de acuerdo? -¿Cómo?

-Pero, pero...

-Si lo vas a llevar a otro sitio, yo necesito saber qué está pasando.

-Verónica, ¿me dejas hacer mi trabajo?

-Pero, pero bueno, ¿qué me pasa?

-Espera, Juanra, hay que abrirle una vía nueva para poner analgésico.

-¿Analgésico para qué?

-Juanra, lo que tienes que hacer es no hablar tanto.

¡Estate tranquilo!

-Bueno, pero, pero... -¡Escucha! Luego vengo...

-Pero que alguien me diga algo. ¿Alguien me puede decir qué me pasa?

-Te lo cuento luego, ¿vale?

Juanra tiene una fractura en la apófisis odontoides.

Viendo cómo está la lesión ahora mismo,

se podría decir que tiene el cuello roto.

Y no se lo hemos dicho a él directamente

por si reaccionaba con un movimiento brusco y empeoraba la situación.

Si no procedemos correctamente,

la situación podría ser peor

porque el saliente podría llegar a lesionar

o a seccionar la médula espinal.

Y se podría llegar a quedar parapléjico o tetrapléjico

(Música)

-Nuria, la paciente con fiebre causada por una mastitis aguda,

vuelve al hospital

para recoger los resultados de los cultivos realizados.

(Teléfono)

-Me están llamando. Un segundo, cariño.

A ver...

-¿Son los de los centros de mesa?

-No. El cliente de Panamá.

-¡No fastidies, Julián, que nos casamos la semana que viene!

-Ve subiendo, ¿vale?

Sí, sí. Ahora te alcanzo. ¡Ahora voy!

-Hola.

-¿qué tal?

-Bien.

-¿Qué tal, cómo van los preparativos de la boda?

-Pues ahí van.

-Bueno, tranquila que ya verás como todo sale bien, paciencia.

¿Y la fiebre?

-Pues aún no me encuentro bien.

Tengo escalofríos y no tengo buen cuerpo.

-Voy a ponerte el termómetro a ver. -Vale.

-37,7tienes febrícula.

Vamos a ver los resultados del cultivo, que ya estarán...

En el cultivo ha salido una bacteria

que es resistente al antibiótico que te hemos puesto.

Por eso tienes febrícula.

Pasa a la camilla que te voy a volver a explorar.

-El resultado del cultivo demuestra que, efectivamente

nos encontramos ante una mastitis aguda.

Pero, como la bacteria tiene resistencia antibiótica,

lo que vamos a hacer es sustituir el antibiótico

que le estamos dando por otro más adecuado.

-No le he comentado nada a Julián.

Pero, pero me he notado un bulto en el pecho.

-¿Ah, sí? -Sí.

-A ver, déjame ver.

Pon las manos encima de la cabeza.

Sí.

Parece un absceso derivado de la mastitis.

Nuria, esto no es nada preocupante, no tiene mucha importancia,

pero yo prefiero que te vea el ginecólogo.

-Vale, pero, pero no hay ningún problema con nuestra boda, ¿no?

¿No hay que cambiar la fecha ni nada?

-Yo creo que no.

Pero el ginecólogo te lo confirmará.

-Podías haberme hablado de otra manera.

¿No te das cuenta de lo que te pasa?

Estás tan enfadado que, que estás cerrado, obtuso.

A ver, escúchame, yo soy médico.

Mi objetivo es curar a la gente.

Yo no doy segundas oportunidades.

Y además que no entiendo por qué te preocupas por mí.

Tienes que preocuparte por él.

¿No ves que le he contado

que puede tener el cuello roto y está sarcástico?

No entiendo nada.

-Tú importa mucho más de lo que crees.

De hecho Juanra mantiene esa actitud como mecanismo de defensa

precisamente porque necesita explicarse y tú no le dejas.

En el fondo está derrotado. Por eso no quiere colaborar.

(Música)

No te estoy pidiendo que le perdones.

Pero me gustaría que hicieses el esfuerzo por escucharle.

Los dos, por nuestros trabajos,

estamos acostumbrados a ver situaciones

que pasan de blanco a negro en muy poco tiempo,

y necesitamos fijarnos en los detalles.

Pero tú ahora

no tienes ningún interés en conocer los detalles

y Juanra va a acabar muy mal.

(Llaman a la puerta)

-¿Qué tal?

-Hola, doctora.

-Hola.

-¿Ha ido todo bien? -Sí.

Tengo un absceso en el pecho, pero vamos, que no tiene importancia.

Que seguimos en modo boda.

-Bien, bien.

-¿Y a ti qué te han dicho de Panamá?

-M... Bueno, te lo comento mejor fuera, ¿vale?

-Doctora, ¿podemos salir ya de consulta?

-Sí, sí. Claro. Nosotros ya hemos terminado.

Estoy haciendo el parte para el ginecólogo.

-Gracias.

-Muchas gracias.

Que tienes que volar, ¿no?

-A ver, peque:

ha habido un problema con la licitación de la obra.

Tengo que ir a Panamá sí o sí.

Lo bueno es que, si cojo un vuelo esta misma tarde,

en dos días estoy de vuelta.

-Bueno, pues si tienes que ir...

Mejor que salgas ya.

Que cuanto antes te vayas, antes volverás.

-Oye, estos viajes te juro que van a acabar, ¿vale?

-Ya.

-Peque, te quiero.

-¡Perdona, perdona! -Sí.

-No puedes irte.

-Ah. ¿Pasa algo, doctora?

-Que no puedes coger ese avión.

-El avión, ¿le ocurre algo a Nuria?

-Sí que podría pasarle algo porque un absceso es una infección,

es una infección que es complicada.

Y la infección podría llegar a pasar a la sangre

y producirle una sepsis o incluso un shock séptico.

De verdad, es mejor que te quedes.

-De acuerdo.

Pues... me quedo, me quedo.

-Vale.

-Gracias. -Nada.

(Música)

Tras conocer que Juanra tenía el cuello fracturado,

el doctor Dacaret decidió realizar un TAC de urgencia

para ver el alcance de su lesión.

-Bueno, vengo a comentarte que no sé muy bien

si elegir un tratamiento conservador ortopédico

o bien operarte.

Porque la verdad es que la fractura está al límite.

Los datos confirman la fractura de la base de la apófisis

y también un desplazamiento de cuatro milímetros.

También han mostrado indicios de la inflamación de las meninges.

Así que tendrá que quedarse ingresado.

-Muy bien.

-Bueno, pues voy a consultarlo con Traumatología.

-Vale.

-Escucha, te estoy diciendo que necesitas algo para sujetar la cabeza

y que podrías llegar a quedarte parapléjico ¿y te da igual?

-Me has dicho que te vas a limitar a hacer tu trabajo como médico, ¿no?

Pues ya lo has hecho.

Ya me has informado.

Ahora yo, como paciente,

te digo que hagas lo que tengas que hacer.

-¿Por qué lo hiciste?

(Música)

-Porque estaba desesperado.

Porque no tenía otra salida.

-Siempre hay otra salida, Juanra.

-No.

Lo hice mal desde el principio.

Le pedí el dinero a la gente equivocada.

Y cuando me quise salir era muy tarde.

Pero te juro que lo último que quería era hacerle daño a Marina.

(Llaman a la puerta)

-¿Interrumpo?

-No, pasa.

Os dejo. Hasta ahora.

-Chao.

-Un absceso es una concentración de pus,

que en este caso está localizado en una de las mamas.

Suele ocurrir por una mastitis mal curada

o por una obstrucción mamaria que no se haya tratado.

Pues se confirma, se traga de un absceso mamario,

y, como le he dicho, no es nada grave, ¿eh?

Eso sí, vamos a tener que hacer una intervención

para drenarle el absceso.

-Vale.

(Llaman a la puerta)

-Adelante.

-Hola.

-Soy Julián, el futuro marido de Nuria.

-Ah, hola.

-¿Está todo bien?

-Sí, sí. Nuria tiene un absceso mamario pero no es nada grave, ¿eh?

-Vale. ¿Le importa, por favor, salir un momento?

¿Me acompaña, por favor?

-Pero Julián, ¿qué te pasa?

-Sí, sí. No se preocupe, no se preocupe.

-Nuria, puede limpiarse y, si quiere, cambiarse detrás del biombo.

-Vale, gracias. -Venga, ahora vuelvo.

Dígame.

-Necesito saber la verdad, por favor.

¿Nuria está en riesgo?

¿Hay, hay posibilidad de un shock séptico?

-¡no, no, no, no!

Vamos a ver: lo que tiene es algo complejo pero es un absceso de pus.

Es decir, no es nada grave.

-Mm.

-Julián, de verdad.

No tiene que hacer caso a todo lo que lee por Internet.

-No, no. Si no lo he buscado por Internet.

Me lo ha comentado vuestra compañera,

la... doctora Marco; doctora Marco.

-Ya. Sí, Silvia Marco. -Sí.

-Pues verás:

posiblemente la doctora Marco haya establecido un primer diagnóstico.

Pero claro, desconocía los resultados de la ecografía.

Así que no..., no es grave.

Pues no sé después de hablar con la doctora Marco,

pues he aplazado el vuelo para Panamá,

y no sé, me estoy planteando si aplazar la boda.

Así que no sé. -No, no.

-¿Me aconseja que me quede o no?

-Sí, sí, vamos a ver: mantente tranquilo porque ya te digo,

lo que tiene Nuria no es nada grave.

Hablaré con la doctora Marco, le informaré de los nuevos resultados

y luego ya os busco y os comento.

-Vale.

¿Puedo, puedo hablar con Nuria, por favor?

-Pasa, pasa. -Gracias.

(Música)

-No se preocupe, mañana me paso.

-¡Ah, Mejías! -¿sí?

-Te estaba buscando. -Hola, dígame.

-Hay una cosa que quería comentarte.

-Mis jefes me están preguntando.

Si sigues tensando demasiado la cuerda,

pueden acabar anulando el acuerdo y ahí sí que no tendremos más opción.

-Que yo no estoy tensando ninguna cuerda.

Que es que yo no voy a firmar ningún acuerdo con vosotros.

¿Quieres que te lo ponga por escrito?

Porque eso sí te lo pongo por escrito.

-Pero a ver: ¿Por qué estás tan obcecado?

-Yo sé que ahora mismo estás perdido y que no ves ninguna salida.

Pero créeme que yo te estoy ofreciendo

la única posible, de verdad.

Antes estabas hablando con Daca, ¿no te ha dicho nada?

-No, no me ha dicho nada.

Me ha escuchado.

Le he llamado porque se me había dormido la pierna.

-¿Qué? -Que se me ha dormido la pierna.

-Bueno, será la postura. ¿Quieres cambiar de posición?

-Sí.

-Venga, agárrame, con cuidado y te mueves.

Agárrame el brazo.

Agárrate.

-¡No puedo mover el brazo! -¿Qué?

-Mira es que tengo un paciente

que tiene una fractura en la base del apófisis.

Y hay un desplazamiento de cuatro milímetros.

-Mm.

-Entonces no sé si en este caso hay que operar o no.

-Vamos a mi consulta. -Vale, perfecto.

-¡Daca! -¿sí?

-¡Ven, corre!

Juanra no puede mover los brazos ni las piernas.

-Vale, vamos.

Venga, que es este paciente. -Sí, vamos.

-Oye, ¿qué pasa?

-Que no puedo mover el brazo, ni la pierna...

-¿Notas esto? -No.

-A ver...

-¿Qué pasa?

-Esto parece ser un shock medular. -¿Y qué hay que hacer?

-Operar.

-Lucía, hola.

Oye, ¿has visto a la doctora Marco, a Silvia?

-Se ha ido hace un rato. ¿Por? -Vaya.

-¿Qué pasa?

-Quería hablar con ella porque, por lo visto,

a alarmado al acompañante de una paciente mía,

diciéndole que su mujer podría tener un shock séptico

cuando lo único que tiene es un absceso en un pecho.

-Pero ¿es posible que tenga un shock séptico?

-Vamos a ver, podría ser, pero no. Que no, que no es el caso;

no es el caso.

Lo que pasa es que el tipo se ha alarmado mucho

y ha cancelado un vuelo que tenía a Panamá.

-Pues no tengo ni idea por qué haría algo así, no sé.

-Pues yo tampoco lo sé.

Porque es que, además,

la cancelación de ese vuelo puede provocar la cancelación de su boda.

Y claro, yo estoy intentando calmarles

para que no pongan una reclamación al hospital.

-Ramón, hay una boda y un vuelo.

-Sí.

-Pues que es muy parecido a lo que le pasó a Silvia.

Que se acababa de casar y Mendieta cogió un vuelo y desapareció.

-¿Y me estás queriendo decir que Silvia ha montado todo esto

para que no cogiera el avión?

-Hombre, no de forma consciente, no.

-Bueno, pues no sé si es consciente o inconsciente.

Pero lo que no puede ser

es que su trauma afecte a la relación con los pacientes.

-Ya, pero bueno, le ha podido el miedo.

-Oye, bueno, que gracias.

Venga. -Venga, adiós.

-La doctora Mejías es una buena cirujana, así que no te preocupes,

¿eh? Juanra está en buenas manos.

-Lo sé, lo sé. Confío en ella.

Lo que me preocupa es que Juanra sigue en lo mismo.

-Bueno, yo ya te comenté que no tenía nada que ver.

Además, he estado hablando con él...

-¿Hablando? -Mm.

-Según tengo entendido, te limitaste a escuchar.

-No, a ver: es que no entiendo qué más puedo hacer.

Ni por qué insistes tanto y si el chico no quiere colaborar,

pues, pues que no colabore, Verónica.

-Mi trabajo es intentar hacer lo justo.

En este caso para Juanra, pero también para ti.

Si tú te convencieses de verdad y le dijeses que lo entiendes,

él cambiaría.

Pero tú también. Lo necesitas para seguir adelante.

-No, no te equivocas.

Yo no necesito nada.

Y además tampoco entiendo por qué insistes tanto.

¿Qué pasa, que estás ganando méritos con tu jefe o algo así?

-Eso ha sido un golpe bajo.

Reaccionas así porque tengo razón.

Necesitas entender a Juanra.

-Me voy.

(Suspiro)

Nuria, la paciente con un absceso en el pecho,

se somete a una operación de extracción por drenaje.

-Hemos extraído el absceso de pus de la paciente

mediante una técnica de extracción con aguja.

Habitualmente estos se solían realizar con bisturí

Pero gracias a los avances de las ecografías,

podemos realizar este procedimiento,

que es bastante menos invasivo para el paciente,

con los mismos resultados.

Eso sí, siempre y cuando el absceso lo permita.

Nuria, está evolucionando muy bien, ¿de acuerdo?

Así que, en un par de horas la enviaré a casa

y le daré el alta. ¿Vale?

-Va a tener que seguir con los antibióticos

durante las próximas dos semanas.

Y dele de mamar a su hijo, ¿de acuerdo?

Eso le va a venir muy bien.

-Vale. Muchas gracias.

-Otra cosa. Quería preguntarle:

¿Pudo solucionar Julián el tema del viaje?

-Sí. Menos mal.

Pero vamos, que se llevó un buen susto

y, y está muy molesto con la doctora Marco.

-Ya, me imagino.

Verá, no quisiera incomodarla ni...

Y no sé si lo que voy a hacer es correcto o no.

pero no me gustaría que se quedaran con la sensación

de que la doctora Marco es una mala profesional,

porque no lo es.

Es una médico excelente.

Pero me gustaría contarles algo de ella.

Verá, la doctora Marco perdió a su marido

en un accidente de avión muy recientemente.

Fue poco tiempo después de celebrar la boda.

-Madre mía, eso sí que cambia las cosas.

No se preocupe, que Julián lo va a entender perfectamente.

Pobrecilla, si solo, solo quería ayudarnos.

-Sí.

-¡Pff! En el fondo los médicos sois también humanos.

Le agradezco mucho que me lo haya contado.

-Bueno, la dejo que descanse.

Ante el riesgo de que la falta de movilidad

se convirtiese en algo permanente,

se decidió intervenir a Juanra

y el equipo de cirugía acaba de terminar la operación.

-Juanra, la operación ha ido bien, ¿de acuerdo?

Deberás llevar el collarín hasta que la zona suelde bien.

-¿Cuánto tiempo?

-Son unas dos semanas.

Y luego tendrás que sumar también el tiempo de rehabilitación.

-Bueno, tampoco tengo muchas cosas que hacer.

-Escúchame.

Supongo que podrás entenderme

y aceptar que no te puedo perdonar.

Mira, después de mucho tiempo de asimilarlo,

pues he conseguido eliminar los malos pensamientos hacia ti.

Y he entendido una cosa:

y es que eres un hombre que, bueno,

que ha cometido un error.

Así que lo que tienes que intentar hacer ahora es...

es encontrar la manera de solucionar todo esto.

¿Vale? Así que sí que tienes cosas que hacer.

-Vale.

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede?

-Sí, pasa.

-Dacaret. -Dime.

-Gracias por escucharme.

-Os dejo a solas.

-Estos son los términos del acuerdo.

Si nos das los nombres, tu condena se verá reducida.

El juez entiende que estabas haciendo algo forzado por otras personas.

-¿Tú me puedes asegurar que si yo firmo esto

voy a poder seguir viviendo normal?

-Sí. -¿Sin miedo?

¿Sin tener que darme la vuelta todo el rato por si me siguen?

-Sí.

Igual te hicieron creer que eran hombres muy poderosos,

pero en realidad no lo son tanto.

Si conseguimos encerrarles, no pasará nada.

Te doy mi palabra.

-Y ¿qué le parecería al juez si además de los nombres,

le doy pruebas?

-¿qué pruebas?

-Sí. Llegados a un punto, no sé por qué,

me puse a grabar todas las conversaciones telefónicas

que tenía con ellos.

No sé por qué lo hice, pero algo me decía que tenía que hacerlo.

-Eso se llama conciencia.

Y al juez le va a encantar saber

que además de conciencia le vas a facilitar el trabajo.

¿Quién sabe?

Igual te conmutan la pena y todo.

Estás haciendo lo correcto.

-¡Fff!

(Música)

-¿Qué tal, Ramón? -¡Hola!

-¿A qué se debe esta misteriosa cita?

-Verás, he estado hablando con Julián, el marido de Nuria,

la paciente del absceso en el pecho.

-Ramón, lo siento muchísimo de verdad.

Pero es que se me fue la cabeza, no lo pude controlar.

-Vale, no te preocupes,

porque ya he hablado con ellos y está todo arreglado.

-Ya, pues gracias. Pero tenía que haberlo hecho yo.

-Sí. Verás, Silvia, si te he echado un capote,

es porque creo que eres muy buena compañera y muy buena profesional.

Y además, eres mi amiga y punto, y quiero, ya está.

Siempre que esté en mi mano, lo voy a volver a hacer. ¿Vale?

-¡Perdona!

Casi te tiro el zumo.

Muchas gracias, de verdad.

A ver, yo supongo que toda esta fase de pesadillas

y de pensamientos negativos se acabará pasando, ¿no?

-Claro que sí. Tiempo al tiempo.

-Claro que sí.

-Hola. -Hola.

-¿Has conseguido lo que querías de Juanra?

-Sí.

-Me alegro.

-Tengo que ir a comisaría a hacer el informe.

-Mm.

Vero, Vero.

Oye, que perdona por lo que te dije.

Ya sé que no lo haces para conseguir méritos, que fue una tontería.

He hablado con él, por cierto.

-Lo sé. Me lo ha contado.

-Vale. Entonces no te digo nada.

-¿Te importa si te acompaño un rato?

-No.

-Vale. -Vamos.

  • Centro médico - 25/01/18 (1)

Centro médico - 25/01/18 (1)

25 ene 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 25/01/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 25/01/18 (1)"
Programas completos (958)

Los últimos 971 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios