www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4580239
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 24/04/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿Y tú con Leo, entonces, no os habéis llamado ni nada?

-No.

-¿Pero ni un mensajito de móvil ni nada de nada?

-A ver, Rocío, que Leo tiene novia.

Además, no sé por qué hablamos tanto de Leo ahora de repente.

-Pues que hoy tengo consulta de control con él.

Entonces digo igual quieres saber la hora...

porque quieres obviar el feeling que hay entre vosotros.

-Yo agradezco que te preocupes por mi vida sentimental.

Pero que yo ahora mismo estoy muy bien, ¿eh?

Aburrida y sin novedad.

-Mira. Aburrida y sin novedad son los masajes que me estás dando tú,

que parece que estás amasando una barra de pan.

-Ya, ya, tienes razón. Perdóname.

-Pero que... Que encima que le buscas un hueco antes del turno...

Tú no te dejes liar por esta, que es una lianta.

-Oye, perdona.

Toda la vida los huecos han sido para los colegas,

para los amigos.

En todos los hospitales donde he trabajado,

siempre los huecos eran para nosotros. Así es.

¿O es que aquí en este hospital están recortando también los huecos?

Y te digo una cosa.

Te lo digo por tu bien, no te metas en medio de estos dos.

Déjalos a ellos, que ellos ya son mayorcitos y saben cómo arreglarse.

-Anda, tira. Que tenemos que empezar el turno.

-Ah, ¿y qué me voy? ¿Así?

Me tendré que vestir primero, digo yo, ¿no?

-Pues también es verdad.

-Ah. Y tú me lo debes. No te rías.

Porque me has dejado las lumbares peor que las tenía.

-Pero en la próxima vez, con cita. -Ah, sí, no te preocupes.

La próxima vez, con cita. No te preocupes. Que la pediré.

Ay...

(Música)

Oiga. ¡Oiga! Oiga.

-Eh...

-Eh... ¿Me quiere decir qué busca?

Porque aquí no se puede estar, ¿eh?

-Estoy buscando a un familiar.

-Pues bueno, pues como si es Cristiano Ronaldo.

Si no me dice usted quién es, no...

No le puedo decir.

-Pero es que mi familiar es médico.

-Ah. ¿Y quién es? -La doctora Cortel. Ainhoa Cortel.

-Ya. ¿Y qué le toca usted a Ainhoa?

-Es mi hermana. -Ah, ¿es su hermana?

-Sí.

-Claro. Pues mire usted, aquí no se puede estar, ¿vale?

Porque esto son consultas y aquí no se puede entrar cuando uno quiere.

¿Qué pone aquí?

-Manuela González, enfermera. -Eso.

Pues aquí, en este pasillo, en las consultas,

solo se puede estar con una enfermera.

Así que, si quiere, yo le acompaño a buscar a Ainhoa.

-No es necesario. Si yo...

-Sí, sí es necesario. Usted se viene conmigo,

y yo le acompaño a buscar a Ainhoa.

-Pero es que... -Sin moverse de mi lado. Por favor.

-¿Y por qué no tiene...?

-No, haga usted el favor de venirse conmigo. Venga. Vamos...

-Relájate. Tu hermano no puede ser tan ogro.

-Es el más chapado a la antigua de toda la familia. Pero...

¿Por qué te crees que estoy tan nerviosa, si no?

-Oye, cariño, yo no quiero generar malos rollos entre vosotros.

El otro día a tu padre no le hizo ninguna gracia vernos juntas.

Y me imagino que a tu hermano, más de lo mismo.

Así que yo, con la situación, además, tal y como está,

yo creo que mejor me voy. -No.

-Y me lo presentas en otro momento.

-No. Yo estoy orgullosa de ti y de nuestra relación.

Así que no pienso ocultarlo.

-¡Hombre! ¡Menos mal... que estáis aquí!

Vaya tela, hija. Llevo dos horas buscándote por todo el hospital.

-¿Qué ha pasado? -¿Este señor es tu hermano?

-Pues claro que lo soy. Ya se lo he dicho cinco veces.

-Mira, me trae loca, de verdad.

Se ha querido meter en las consultas, en las habitaciones...

Así que aquí te lo dejo. Aquí te lo dejo, pero amárralo bien, ¿eh?

Que no se te vaya a escapar. -Gracias.

-Adiós, guapa. -Hasta luego.

-Adiós. -Adiós.

Menudo personaje es esta enfermera. ¿De dónde ha salido?

-Oye, y tú estás muy caliente. ¿Tienes fiebre?

-Sí, bueno, unas décimas, llevo así unos días. No sé.

-¿Qué tal el viaje? -Bien.

-Bueno. Soy Gloria. Encantada. -Mi novia.

-Eh... ¿De papá hay alguna novedad? ¿Se sabe algo, o...?

-Eh... No. Sigue todo igual, sigue en coma.

-Me gustaría verle. -Vale, pues te acompaño.

(Música)

-Está siendo duro, la verdad.

Cuando Ainhoa y el resto de mis hermanos se fueron independizando,

pues yo... me quedé en el pueblo, a ayudar a mi padre en la ferretería.

Luego... me hice cargo del negocio, y después, me dediqué a cuidar de él,

porque bueno. Ya se sabe que la edad no perdona.

Y ahora, para colmo, pues...

Cáncer.

Es que, sin él...

la casa se me echa encima.

Madre mía. Con lo que ha sido este hombre.

La fuerza y la energía que siempre tenía papá y...

Y verle ahora ahí, tumbado...

Se me pone un nudo en el estómago...

-Tranquilo, que ya sabes que...

Que no es un coma irreversible. Así que en cualquier momento puede salir.

-¿Y para qué?

¿Para que se dé cuenta de que tiene ahí un cáncer

que se lo está comiendo día a día?

-Vamos a ser positivos y a pensar que todo va a ir bien, ¿vale?

-Yo no sé qué sería mejor, Ainhoa.

-Bueno, ¿tú dónde te estás quedando? -No, no tengo ningún sitio.

-¿Pues por qué no te vienes a casa? -Ya... No.

-A ver. Ya sabes que Gloria es mi pareja, pero no vivimos juntas.

Algún día sí que está, pero...

-Ya, pero yo prefiero quedarme en un hostal, ¿vale? Cerca del hospital.

-¿Y qué tal va la ferretería?

-Bien, ahí... Peleando.

-Oye, tú tienes muy mala cara. Y sigues con fiebre,

¿Cuánto tiempo llevas así?

-Eh... Nueve semanas y media largas, sí.

-¿Y has visto a un médico?

-No, he ido al hospital regional allí, me han hecho pruebas

de todo tipo, pero no... No han visto nada. No...

-¿Por qué no ves al doctor Blanco? Te lo presento.

Es el que lleva el caso de papá y así te puede echar un ojo.

-No sé, lo que tú digas, pero... No perdemos nada, ¿no?

Tengo los informes en el maletero del coche, si quieres.

-Venga, pues voy a buscarle.

-Vale. Nos vemos ahora, entonces. -Venga. Te busco.

-Venga.

(Música)

Leo Medina acude al hospital a una visita de control

por sus antecedentes de enfermedad cardiaca.

Qué tal está.

De todas formas, si te enteras de algo, me... me vas diciendo, ¿vale?

-Vale. -Hola, guapa.

-¿Qué haces aquí? ¡No te esperaba! -¿Qué tal?

Pues bueno, vengo a hacerme un chequeo.

Que últimamente no estoy muy fino. Llevo unas semanas...

-¿Y eso?

-Tengo un problema congénito del corazón.

Que ya me operaron de pequeño. Y a ver.

No es que me moleste, y tampoco soy un aprensivo.

Pero es que sí que es cierto que últimamente

parece que se me va a parar.

Que no me da. No me da el cuerpo, y voy a reventar, la verdad.

Así que vengo a que me miren.

-Bueno, pues nada. Ahora te dirán.

¿Quieres que te acompañe a la consulta?

-No, no hace falta, que tendrás mucho trabajo. No te preocupes.

Me alegro de haberte visto. -Yo también.

-Pero, si luego tienes un hueco y... no sé.

Quieres que tomemos un café o algo así, pues...

-Pues... la verdad que... Que estoy un poco liada hoy.

Pero... bueno. Intento hacer un hueco y...

Y te busco. ¿Vale? -Vale, genial.

-Nos vemos. -Chao.

-Que vaya bien. -Gracias.

(Música)

Gregorio, el hermano de Ainhoa, consulta al doctor Blanco

acerca deuna fiebre que dura ya más de dos meses.

Bueno, veo que te han hecho un estudio bastante completo.

No han escatimado en pruebas.

Bueno. Completo, pero no han dado con la tecla.

¿Y cuándo te las hiciste? Hace un mes.

Bueno. Los hemocultivos y la serología descartan virus

importantes como el VIH, la hepatitis, y el Epstein-Barr,

que es el causante de la mononucleosis.

Bueno. De todos modos, vamos a...

Vamos a repetir alguna prueba.

Bueno, ¿cómo ha ido la evolución de la fiebre?

¿Te has tomado la temperatura a diario?

-Sí, bueno, los...

Los primeros días me... Me la tomaba dos... todos los días,

y además dos veces, por la mañana y por el tarde.

Siempre pasaba de 37 y medio, y bueno,

pocas veces llegaba a 38 y medio.

Pero bueno, también es cierto que llevo ya como tres semanas largas

que no... No tomo la temperatura. ¿Para qué? Si sigo con fiebre.

Ya.

Se denomina síndrome febril prolongado

a todo cuadro de hipertermia o aumento de la temperatura

del cuerpo por encima de lo normal,

durante al menos diez días y carente de diagnóstico.

Su causa suele ser infecciosa, o en menor medida, debida a un tumor.

Te hicieron una cirugía cardiaca por una malformación congénita,

y por eso sigues controles anuales.

-Bueno... Lo que me queda.

-Vale, ¿y cómo has estado?

¿Has tenido algún tipo de presión en el pecho,

dificultad para respirar, palpitaciones...?

-No, no es tanto eso. Es más un cansancio general, del cuerpo.

Que es como que no me responde. Yo estoy como consumido.

De... No doy más.

-Vale, veo que no tienes ninguna medicación.

-No tomo nada. No. Pero es...

Es que no es normal, o sea, yo nunca he estado así.

Es como... que no me da el alma para más.

O sea, de verdad que no... No he estado así nunca.

-Pero eso es normal, ¿eh? No te vayas a creer que eres el único.

Anda que no hay casos aquí de astenia primaveral, ¿sabes?

Y la astenia lo que te hace es que te da un cansancio

que es que no puedes tirar de ti.

Pero que eso se pasa, eso no es nada, hombre, ya verás, no te preocupes.

Pues mira, la astenia primaveral es un trastorno que nos pasa

a muchísimas personas, y que no sabemos por qué.

Pero nos sentimos cansadas, con desgana, apáticas,

sin ganas de nada... Yo qué sé.

Con cambios de humor...

No se sabe de dónde viene, pero la primavera altera.

Y la verdad es que las consultas de los médicos

en esta época del año, así están.

-No sé, pero ¿eso es una enfermedad, o...?

-A ver, si te digo la verdad, la comunidad médica

todavía no se ha puesto de acuerdo con eso.

-Pero eso se quita, ¿eh?

Mira. Te vas a la farmacia o a la parafarmacia,

y te compras unas botellitas que hay de jalea real. Y te tomas una diaria.

¿A que sí? Y no sabes lo... Mano de santo.

Oye, te da una energía y una vitalidad...

Pruébalo, que verás tú cómo eso se te quita.

-Lo pruebo, me lo apunto.

-Veo que no fumas, que no tomas alcohol ni sustancias tóxicas...

-No.

-¿Tienes relaciones sexuales de riesgo?

-No... Últimamente, ni de riesgo ni de ningún tipo. No, nada.

-Hoy, hijo, no sabes lo que te pierdes.

Con eso se te quitaba toda la astenia. Fíjate lo que te digo.

-Vamos a pasar a la camilla, que voy a explorarte.

Tanto la auscultación cardiaca como la pulmonar

han resultado normales.

En la exploración, el paciente parece tener buen estado de salud general.

Sus constantes vitales, el pulso, la saturación de oxígeno

y la presión arterial también están dentro de lo normal.

No tiene fiebre, así que vamos a tener que seguir indagando

en la causa de los síntomas que tiene Leo,

para saber qué es lo que pasa y poder ponerle tratamiento.

No he encontrado nada fuera de lo normal, parece que está todo bien.

No sé, ¿igual tienes insomnio?

-No, insomnio no. Eso, seguro que no.

para saber qué es lo que pasa y poder ponerle tratamiento.

No sé, es... Mi pareja está enferma.

A ver, quieras que no, yo estoy todo el día pendiente de ella,

por si necesita algo. -Ya.

-Pues a lo mejor entonces no va a ser la astenia primaveral,

sino va a ser eso,

el estar tan pendiente de ella, que... te ha generado ese cansancio.

-Sí, pero es que, aun así, me parece demasiado cansancio.

Vamos a hacerte un ecocardiograma, un electro,

una analítica , un estudio de tiroides

y también un estudio de la función hepática,

para estudiar las posibles causas de por qué estás tan cansado.

-Madre mía, qué de pruebas.

Pensé que me ibas a mandar con una cajita de ginseng a casa y poco más.

(Música)

-Hola.

-Buenas. Hola...

¡Huy! Pero ¿y usted qué hace aquí?

¿Os conocéis?

Pues, desgraciadamente, sí.

Hemos tenido un poquito de encontronazo esta mañana.

Vamos a ver, ¿es el hermano de Ainhoa o no?

-No... No voy a contestarle a esta mujer, o sea... Por Dios.

A ver, sí. Es el hermano de Ainhoa.

Y Ainhoa me ha pedido que le mire.

Quiere una segunda opinión como médico.

Pero ¿qué pasa? ¿Que está enfermo?

Pues tiene un problema de salud, sí. Ah... ¡Vaya!

Bueno. Vamos a ver. ¿Has hecho algún viaje, recientemente?

¿Algún viaje? No. No, no. Yo estoy solo en el pueblo.

Yo no hago ningún viaje. No. -No me extraña nada.

Bueno, ¿y has tenido contacto con animales?

Pero vamos a ver, doctor...

No todos los que vivimos en un ámbito rural estamos rodeados de bichos.

Te habría preguntado lo mismo aunque vivieses en un rascacielos, ¿eh?

Los animales, aunque sean domésticos, son focos de infecciones

y pueden provocar fiebres como la tuya.

Ya, bueno. Pues si se refiere a... a mascotas, no tengo...

No tengo ninguna. No me gustan los animales.

O sea, yo no soy granjero, doctor. Yo soy ferretero.

¿Perdona?

-Ferretero. -¿Ferretero?

Bueno. Pasa a la camilla, por favor.

La exploración física ha sido completamente normal.

Salvo por la febrícula que presenta el paciente.

En este caso, 37,6.

También hemos visto indicios de una intensa astenia.

Que es un decaimiento y fatiga generales,

así como bajo estado de ánimo.

Y sí es verdad, doctor, que yo me siento más flojo de lo...

de lo normal. Pero claro, yo lo achaco a la fiebre.

Siempre la fiebre se dice que achanta mucho y que...

Que afecta al organismo.

Gregorio, ¿sabes si la astenia empezó al mismo tiempo

que la fiebre?

Pues no sabría decirle exactamente, pero supongo.

Supongo que... Supongo que sí, pero...

Ojo, que no he dejado de abrir y cerrar el negocio, ¿eh?

Tanto por la mañana como por la tarde.

Están las cosas como para cerrar.

(RISA SARCÁSTICA) -Cuéntemelo a mí.

Que mi marido es transportista, y no sabe usted las fatigas

que a veces pasamos.

Bueno, pues mañana vamos a empezar con la batería de pruebas,

para ver si damos con el foco de esa fiebre, ¿de acuerdo?

Bueno, pues a ver si es verdad, doctor,

porque yo soy un poco pesimista al respecto.

No lo veo muy claro.

-No, no, no, si se le nota, se le nota.

Pues alegre usted la cara, hombre.

Porque una sonrisa, a veces, ayuda mucho. Así.

-Eh... Doctor, ¿me puedo ir ya?

Sí, sí, por supuesto. ¿Le acompaño?

No. Déjale. Gracias.

Gregorio, te veo mañana. Adiós.

-Adiós.

-Adiós. Tenga usted cuidado, no se vaya a equivocar

otra vez de puerta.

Mira, Blanco, yo... ¿qué quieres que te diga?

Yo a este hombre lo veo muy tenso, la verdad.

Yo creo que, si sonriera un poquito, le irían las cosas mejor.

Digo yo. O no.

Sí. Bien.

¿Qué tal ves a Ainhoa? -Bueno, pues ya sabes.

Con todo lo que está pasando... -Eh... Disculpadme.

Perdón, ¿habéis visto a mi hermana?

-Bueno, yo te dejo, venga, hasta luego.

-Acaba de salir con la ambulancia, Gregorio.

¿Qué tal ha ido? -Eh... Bien. Bien, bien. Mañana...

Mañana me hacen más pruebas. -¿Te apetece un café?

-No. Es que ya me he tomado dos, no... No quiero más.

-Pues una infusión. -Eh... No, estoy... Estoy cansado.

Me voy, me voy al hostal. -Vale.

(Música)

Hola. -Hola, ¿qué tal?

-Bueno. ¿Has visto a Leo? Creo que está en el hospital.

-Pues sí, le he visto antes.

Creo que iba a entrar a consulta con la doctora Jiménez.

-Me dejó una nota en la nevera diciendo que venía al hospital,

pero no me dijo por qué. -Pues...

Mira, justo.

-Ah...

-¡Elena! Pero ¿qué haces aquí?

-No lo sé. Quería que me lo dijeras tú.

-Pues yo he venido al chequeo, si te he dejado una nota en casa.

-Bueno, chicos. Yo me voy, ¿vale? Luego os veo.

-Hasta luego. -Hasta ahora.

¿Por qué no me has llamado? No sé, no le des importancia.

Pues porque no te he llamado. Me he acercado yo y ya está.

-¿Cómo no va a tener importancia? Claro que la tiene, Leo.

Últimamente tengo la sensación de que cada uno hace su vida.

Y me preocupa, Leo. -Que no, Elena, que no.

Que está todo bien. -¿Estás bien?

-Sí, bueno, me tienen que hacer un montón de pruebas ahora,

por lo visto. Pero sí, estoy bien. -Bueno.

(Música)

Gregorio, el paciente con fiebre sin diagnosticar,

se somete a una serie de pruebas que comienzan

con una radiografía torácica, seguida de una ecografía de abdomen,

llevada a cabo por el doctor Blanco.

Hemos completado la batería de pruebas con una gastroscopia,

una colonoscopia y un TAC.

Esperemos que los resultados nos ayuden a saber

qué le pasa a Gregorio.

Sin rastro de patologías orgánicas.

La verdad es que no hay nada físico que justifique

el estado febril de tu hermano.

O sea, que la segunda opinión coincide con la primera.

Bueno. He detectado algunas señales

que nos podrían orientar en otra dirección.

¿Sí? ¿Cuáles son?

Hola.

-Ey... -¿Cómo estás?

-Bien.

O mal, yo qué sé.

Ya no sé ni cómo estoy. Me siento como hace...

tantas semanas que... ¿Has hablado con el doctor?

-Sí. Pero bueno, todavía no tienen un diagnóstico claro.

-¿Y tiene pensado hacer más pruebas, o qué?

-El doctor Blanco opina que no tiene ningún sentido

seguir haciendo pruebas. -Oh...

Parece mentira que en pleno siglo XXI seamos capaces de hacer trasplantes

de órganos y... Y no podamos controlar una simple fiebre.

Habrá que pedir una tercera opinión, ¿no?

-Sí. Sería interesante una tercera opinión, pero...

el doctor opina que...

Que sería bueno de la mano de otro especialista.

-¿Qué quieres decir?

-¿Tú te acuerdas de lo que decía mamá siempre? "Mens sana in corpore sano".

-Como para olvidarme.

Lo que le gustaban esas cantinelas a mamá...

¿Adónde quieres ir a parar?

-Lo que sentimos y lo que pensamos no está desligado

del funcionamiento de nuestro organismo.

Por eso hay veces que se dan síntomas físicos

a problemas emocionales.

Es lo que llamamos enfermedades psicosomáticas.

A ver. Ya sé que tú no crees en estas cosas de la conexión

entre el cuerpo y la mente.

Pero, dado que no tienes nada físico,

pues sería interesante que... Que visites a un...

-A un psicólogo. -Sí. Exacto.

-Bueno, pues sí...

Si hay que visitar a un psicólogo, se le visita.

Sí, yo lo que quiero es que me quiten esta fiebre, Ainhoa.

-Me alegro de que estés tan receptivo.

-¿Qué pensabas? ¿Que...?

¿Que soy un cabezota, como papá?

¿Que no se puede hablar conmigo de las cosas?

Vale que tenemos un carácter muy parecido,

vivimos bajo el mismo techo... ¿Qué quieres?

Pero no soy un carcamal.

-Bueno, me ha dicho Gloria que habéis estado hablando, ¿no?

-Eh... Necesito descansar, Ainhoa.

¿Vale? Hablamos en otro rato. -Claro. Luego vuelvo.

-Yo solo te digo que se nota, a leguas, que a ti te gusta Leo

y que a Leo le gustas tú.

Y que sois muy mayorcitos para andaros con tonterías.

-Ya. Pero es que Leo tiene novia.

-Pero es que a esa relación le quedan dos telediarios.

-No te creas, ¿eh?

Que llevan muchísimos años.

Y además, que a mí Elena me cae muy bien.

Y que creo que, aunque lo dejaran, pues sería normal que...

que se dieran un respiro, antes de empezar una nueva relación.

-Ya. Eso sí.

-Me voy.

-No, si yo también me voy. Pero...

Yo hablaría con él.

-A ver, yo creo que no es buena idea entrometerse.

-No sé, si igual es lo más sensato, igual tienes razón.

Pero, si te gusta él de verdad,

¿tú estás segura de querer dejar pasar la oportunidad

de hacérselo saber?

Ahí te dejo con tu dilema.

Hasta ahora. -Hasta luego.

Gregorio acude a su primera sesión con Lucía Velázquez,

para determinar si su fiebre tiene origen psicológico.

Pero el problema, doctora, no es hacerte cargo de un negocio.

Porque al final es una decisión tuya, personal, cargas con ello a hombros,

y tiras para delante. Pero...

-Pero ¿recibiste presiones por parte de tu padre

para quedarte con el negocio?

-No. No, no. A mí nadie...

Nadie me tuvo que decir explícitamente

lo que tenía que hacer o no tenía que hacer.

Pero vamos, es que todo el mundo sabía que a mi padre

le podía dar un vuelco al corazón si...

Si vendíamos o traspasábamos su negocio familiar,

un negocio que ha heredado de su padre, y a la vez, del suyo.

O sea, nuestro bisabuelo, que fue el que fundó la ferretería, claro.

Ninguno de mis hermanos se iba a hacer cargo de la ferretería.

Eso estaba claro. No hacía falta ni decirlo.

Y lo mismo pasó cuando enfermó mi padre.

¿Quién se iba a hacer cargo de él?

-Gregorio insiste mucho en la idea de sacrificio

como un pensamiento recurrente,

en el que él considera que ha tenido que renunciar

a su propia felicidad para hacerse cargo del negocio familiar.

Aunque él aparentemente no lo demuestra,

yo creo que en el fondo lo que esconde

es un poso de resentimiento y frustración.

-A ver, el problema no está en cargar con la responsabilidad

de un negocio o de luchar día a día, adaptarte a los tiempos, y tal.

Pero claro, también hay que cuidar a... a mi padre,

y parece como que...

No sé, como que... una cosa va... relacionada con otra. Y...

-Pero entonces, todo empeoró cuando tu padre enfermó, ¿no?

-Pues sí. Sí, podríamos decir que sí, porque...

(Música)

Se hace duro el...

El día a día, ver cómo... cómo se deteriora...

-Ya.

-Y luego sobre todo estar solo, no...

No tienes a quién... a quién decir o con quién hablar.

Es... Es duro, es...

-Y Gregorio: ¿No has tenido pareja durante este tiempo?

-Sí, he tenido...

He tenido novias y tal, pero...

Pero nada, nada serio, no...

Quién va a querer crear un proyecto de vida con alguien

que se pasa... todo el día metido en una ferretería y...

y viviendo con su padre, ¿no? Al que...

probablemente tenga que cuidar como si fuera un enfermero.

-Llamamos resentimiento al sentimiento de decepción

que se desarrolla cuando consideramos que una persona nos ha ofendido

o nos ha hecho daño.

Yo creo que esto es lo que le ha ocurrido a Gregorio con sus hermanos.

-Ellos se han dedicado a vivir su vida, a estudiar sus carreras...

¿Pero sabe lo que pasa, doctora? Que yo he pensado muchas veces que...

Que yo debería de haber sido más egoísta.

Haber priorizado mi propia felicidad, mi propio bienestar, pero...

Pero eso significa dejar a un lado a mi padre, y...

Y yo tendría otra cosa. Pero...

Yo no soy desagradecido, no...

-Bueno, también te tienes que poner en su lugar.

Quizás no sea tan fácil irse a una ciudad grande,

y tener que estar solo, y luchar por las cosas, ¿no?

Quiero decir que tú también tenías una parte positiva,

te has quedado en un entorno que conocías,

has tenido trabajo seguro...

Estás con tu padre, que es tu familia al fin y al cabo, ¿no?

-Eh...

¿Podemos dejarlo para otro momento?

Es que empiezo a sentirme un poquito...

angustiado.

No sé si me está empezando a subir la fiebre o algo, pero...

-A ver... No parece, pero bueno, si te encuentras mal,

no pasa nada, de verdad.

-Quedan diez minutos, pero te puedes ir tranquilamente.

-Yo casi preferiría dejarlo para otra ocasión,

otro momento y así me da tiempo a ir a ver a mi padre.

-Vale, pues genial. -¿Sí?

-Sí, sí, sí, no te preocupes. -Vale.

-Venga. -Muchas gracias.

-Que no sea nada. A ti. -Vale, hasta la próxima.

-Adiós. -Gracias.

-Cariño, ¿cómo ha ido? -Bueno, todo sigue igual.

-Bueno. ¿Sabes algo más? ¿Has hablado con el doctor?

-Prefiero pensar que va a salir pronto.

-¿Que va a salir pronto?

-Gracias por venir hoy. -Anda por Dios.

Hoy y siempre.

-Me esperan abajo. Luego vengo a verte, ¿vale?

-Corre.

-Gracias. -Guapa.

-Qué buena pareja hacen, ¿eh? -Sí...

Bueno, no sé yo.

Yo la verdad es que de esto no entiendo.

-Bueno, no hace falta entender nada. Está claro.

Oye, ¿te han dado ya con lo que tení...?

-Me estoy mareando. -¡Espera, espera, espera!

¡Ay! Espera.

(Música dramática)

-Mi hermano ha sufrido un mareo con sensación de rotación.

Eso quiere decir que la visión se hace borrosa,

las extremidades se aflojan

y el paciente termina perdiendo la verticalidad.

Menos mal que Manuela y Gloria han actuado con rapidez.

-Bueno, sobre todo Manuela, que no ha dudado ni un segundo.

Ha tumbado a Gregorio boca arriba en el suelo,

le ha puesto las piernas en alto, ha aflojado un poco la ropa

y ha estado tumbado unos minutos,

pero enseguida ha comenzado a recuperarse.

(Música)

Leo regresa al hospital a por los resultados de las pruebas

que le realizaron para dar con la causa de la astenia

que sufre desde hace un tiempo.

Ya tengo el resultado de las pruebas.

A ver, por lo que he podido ver,

hay una alteración en la función hepática:

tienes altas las transaminasas. -No entiendo.

O sea que el cansancio que tengo es por un problema del hígado.

-Hay que confirmarlo, pero es posible.

Así que voy a hacerte una ecografía abdominal

y otra pélvica para ver el estado de tu hígado.

-Doctora, en su opinión, ¿qué intuye que le puede pasar?

-A ver, yo prefiero esperar a los resultados de las pruebas,

porque prefiero no deciros algo y que luego no sea.

-Vamos, que puede ser grave y no me lo quieres decir.

-Bueno, puede ser grave o puede no serlo.

-Yo creo que esto puede ser resultado de que Leo... no está durmiendo,

y tampoco está comiendo bien.

Últimamente no descansas lo suficiente.

En parte es por mi culpa, por la enfermedad.

-No tiene nada que ver con eso. -¿Quieres dejar de hacerte el fuerte?

-Lo hemos hablado, no tiene nada que ver.

-Pero esto no es ninguna tontería.

Si quieres estar bien, tendrás que cuidarte más.

-Vale. Vale.

-Una elevación de las transaminasas, como en el caso de Leo,

puede deberse a una hepatopatía grasa no alcohólica,

una hepatopatía alcohólica o a una hepatitis C.

Vamos a ver si hay lesiones en su hígado, pero, de todas formas,

lo que nos sacará de dudas será el resultado de la serología.

(Música)

El doctor Blanco, la doctora Cortel y la psicóloga tratan de llegar

a un diagnóstico para la fiebre de Gregorio.

Se va a quedar en observación.

Su estado es bueno y las constantes vitales son normales.

¿Y tú has llegado a alguna conclusión después de hablar con él?

-Bueno, tu hermano lleva muchos años de cuidador de tu padre,

y yo creo que, al enfermar,

a tu hermano se le ha disparado la ansiedad.

Porque también tiene mucho miedo a que, si tu padre desaparece,

su vida quede vacía de contenido.

Así que yo creo que lo que tiene es un episodio de fiebre psicógena.

La ansiedad mal gestionada es lo que ha provocado en Gregorio

un cambio en su estado de ánimo y la fiebre psicógena,

a la que algunos también llamamos depresión encubierta.

Lo que le he recomendado es que siga acudiendo a terapia,

pero también que vea al psiquiatra, porque creo que va a ser necesario

que le administren psicofármacos.

-Vale, pues parece que no hay daños estructurales en el hígado.

-Eso es una buena noticia, ¿no?

-Bueno, eso descarta diferentes opciones.

Así que vamos a hacerle un fibroscan. ¿Vale, Carlos?

-¿Eso qué es?

-Pues una prueba muy novedosa que nos permite ver si hay rigidez

o deformación en el hígado.

-¿Y duele? -No, no duele.

Así que mientras lo preparan todo, yo ahora os veo.

-Hasta luego. -Hasta ahora.

Como le he comentado a Leo, nuestro paciente,

una elastografía de transición o fibroscan es una prueba

muy novedosa, poco invasiva, sencilla y rápida,

que nos permite mejorar el diagnóstico e identificar

tejidos dañados blandos, en este caso el hígado,

sin necesidad de hacer una biopsia.

(Música)

-Hola.

-Hola.

Creo que no se puede estar aquí.

-Bueno, si no se puede estar, ya se encargará alguien de echarme.

Quería saber cómo estabas.

-Bien. Gracias.

-Te he traído algo para que te termines de recomponer.

-Son mis favoritas. -Lo sé.

-En primer lugar me...

Me gustaría darte las gracias por asistirme.

-No, faltaría más.

Al final, ¿qué sería de este mundo si no nos cuidásemos

los unos a los otros? Por cierto, Gregorio,

sé que no soy la persona más indicada para decirte nada,

pero estoy un poquillo preocupada por Ainhoa.

-¿Y eso?

-Pues ella es muy fuerte, pero al final es de carne y hueso,

como todos.

Y la situación de tu padre le está sobrepasando un poco.

Dice que ahora más que nunca necesita a su hermano mayor.

-¿Ha dicho eso?

-Sí. Eres muy importante para ella.

Siempre te tiene como referente y habla constantemente de ti.

-¿En serio? -Sí.

Sé que estos últimos años habéis perdido un poco el contacto,

pero qué mejor oportunidad que esta para que lo retoméis, ¿no?

-¿En serio eso piensa?

-En serio.

-No hubiera imaginado que mi hermana me necesitara para nada.

Yo siempre la he visto tan...

Tan resuelta, tan fuerte, tan...

Tan segura de sí misma.

Siempre tan divertida...

No sé, yo...

creo que los dos tenemos que decirnos muchas cosas.

-Hola. -Hola.

-¿Cómo vas?

-Mira.

-Te traigo recuerdos de Manuela, la enfermera.

-¡Uf! -Dice que firma la paz absoluta

y que espera que te recuperes pronto. -Bueno, pues entonces tendré que ir

a darle las gracias personalmente, ¿no?

-Y, bueno, tanto el doctor Blanco como Lucía ya tienen tu tratamiento.

-¿Y?

-Pues va a consistir en empezar con antidepresivos, ansiolíticos,

y, bueno, visitas a la psicóloga.

-Vale.

Bueno, entonces tendré que venir más a menudo a la gran ciudad, ¿no?

-A no ser que quieras rechazar el tratamiento.

-No, no...

No estaba pensando en rechazar el tratamiento.

Estaba más bien pensando en...

En aceptar la oferta de alojamiento que me hiciste.

Bueno, es que es eso o mi ruina definitiva en hostales.

-Pues me alegro. Te aceptaremos como invitado.

-Gracias.

(Música)

-Muchas gracias, José y Carlos. -Nada.

-Hasta ahora.

Bueno, a ver, para que lo entendáis,

este aparato ha lanzado unas vibraciones a la superficie

del hígado y nos ha permitido identificar que hay fibrosis.

-¿Y las vibraciones son buenas o son malas, o...?

-Lamentablemente tienes una rigidez inusual en el hígado,

así que hay daño hepático.

-Pero no lo entiendo, Leo ni fuma ni bebe.

-Vamos a tener que ingresarte de momento,

y hasta que no tengamos los resultados de las serologías

no podemos averiguar qué es lo que te pasa.

-No me puedo quedar ingresado. Tengo que ir al trabajo.

Tengo que llevarla a ella. -Basta, Leo.

-Tengo que ayudarte con la diálisis. -¡No estás bien!

Deja de hacerte el valiente, ¿vale?

-No me puedo quedar ingresado.

-En una pareja, cuando uno de los dos sufre una enfermedad crónica

como la mía, llega un punto en el que uno no sabe

si la otra persona hace las cosas porque quiere

o porque realmente cree que tiene que hacerlas.

  • Centro médico - 24/04/18 (1)

Centro médico - 24/04/18 (1)

24 abr 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 24/04/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 24/04/18 (1)"
Programas completos (1014)

Los últimos 1.027 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos