www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4078047
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 23/06/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-¡Silvia! -Arancha, ¿qué tal?

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? -¡Cuánto tiempo!

-Pues sí. Bueno, es que he venido a renovar unas prórrogas,

unas licencias, con Landó.

¿Estás embarazada? -Sí.

-¡Enhorabuena! -Muchas gracias.

¿Y qué tal van las cosas por casa?

-Bueno. Mejor.

Sobrellevando el estrés. Qué te voy a contar.

-¡Hombre! ¡Arancha!

-¡Emilio! ¿Qué haces aquí? Yo te hacía trabajando.

-Y yo creía que tú estabas en el despacho y te encuentro aquí.

-Bueno, he venido a una reunión de urgencia.

Pero ¿cómo sabías que estaba aquí?

-Eh..., he visto tu coche fuera y digo: Voy a ver si la veo, hombre.

-Mira. ¿Te acuerdas de la doctora Marco?

Ella me atendió con lo de la infección en la glotis.

-Sí, cómo no me voy a acordar.

La famosa que me soltó el sermón de las mujeres al poder, ¿no?

-Silvia, nos vemos en otra ocasión. -Claro. Cuídate, Arancha.

-Hola.

¿Qué tal? -Bien.

Acabo de ver a Arancha Lema, la coordinadora de Zona.

-Ah..., sí. Sí, se ha entrevistado conmigo.

-¿Contigo? -Mm...

-¿Ha venido a verte a ti?

-Sí, teníamos que hablar de asuntos del hospital.

-Ya. Pues ha sido todo bastante raro.

Porque luego ha llegado su marido,

y parecía que la hubiera estado siguiendo. No..., no sé.

-Ya. Bueno, qué quieres que te diga.

-Me voy, que tengo que seguir con la consulta. -Vale.

-¡Ayuda, por favor, un médico!

¡Ayuda, por favor! -¿Qué ha pasado?

-Se desplomó de repente. -Amaya: Trae una camilla.

-¿Qué me ha pasado? -Te has desmayado en la calle.

-¿Desmayado? ¿Por qué?

-Emilio: ¿Recuerda usted

si se ha dado un golpe en la cabeza, últimamente?

-¿Puede ser que se haya golpeado la cabeza al caer?

-No, no, no, no. No me he golpeado.

-¿Y le había pasado antes algo así? -No. Nunca.

-Bueno. Revisando su historial,

veo que no hay antecedentes familiares

que puedan justificar lo que le ha pasado.

sí que veo que en la última analítica los niveles de colesterol

estaban muy altos. Casi a 300.

-Por eso tomo las estatinas, y estoy haciendo la dieta.

-Bueno. No siempre las toma. -No la escuche.

No tiene ni idea de lo que yo tomo o no tomo.

-¿Consume usted alcohol, o tabaco? -Ni alcohol ni tabaco.

-Emilio: No tienes por qué mentirle al doctor.

-¡Arancha! Bueno, algún cigarro, de vez en cuando.

Y doctor: ¿Me puedo ir ya?

No puedo perder toda la mañana por un simple desmayo, ¡por Dios!

-No. No, lo siento,

pero vamos a tener que hacerle más pruebas

para intentar averiguar qué es lo que le pasa.

Cuando sufrimos un desmayo, siempre se debe acudir al médico.

Especialmente si ya ha pasado con anterioridad,

o si el paciente se ha golpeado previamente.

En el caso de Emilio,

ante la imposibilidad de saber si se ha dado o no un golpe en la cabeza,

he solicitado que le hagan un TAC craneal.

Tras un accidente de coche,

Marifé, la compañera de piso de la doctora Rey, ha salido ilesa.

Pero su acompañante ha necesitado atención médica urgente.

-¿Qué ha pasado? ¿Estás bien?

-Yo estoy, pero... mi amigo se ha llevado la peor parte.

-Hemos tenido un accidente de coche. -Vale. ¿Qué ha ocurrido?

-El paciente está bien de constantes.

Pero se queja mucho de la región dorsal izquierda.

-Bueno. Acompañadme. Eh... ¿Te quedas con ella?

-Sí. ¿Qué pasa? -Que hemos tenido un accidente.

¡Menudo susto, Pepa! Y encima esto me..., me pilla con Rey de viaje.

-Bueno, no te preocupes.

Que aunque Rey esté fuera del hospital,

yo me quedo contigo en el proceso.

¿Tú estás bien? -Yo, sí, sí.

-¿Sí? ¿A ti no te ha pasado nada? -Nada, yo estoy bien.

Alejandro es..., es compañero de clase,

en la escuela auxiliar de vuelo en la que estudio.

Hemos hecho muy buena migas.

Igual es porque es tan torpe como yo.

El caso es que íbamos en coche, a clase,

y me ha dado por ver un vídeo en el móvil.

Él se ha puesto a mirar también, y... Y aquí estamos.

-Cuando queráis empezamos.

-Venga; perfecto. Vamos a ello. -De acuerdo.

-Alejandro: Vamos a empezar. ¿Vale? ¿Estás bien?

-Sí, sí. -Venga.

¿Estás bien? Avisa a alguien. Rápido. Oye. Alejandro: ¿Me oyes? ¡Eh!

Alejandro ha aumentado la frecuencia cardiaca

y ha disminuido la presión arterial. Claros indicativos de un shock.

Lo que hemos hecho es trasladarle a Rea

para estabilizarle y hacerle una exploración más exhaustiva.

-Está hipotenso. -Vale.

Vamos a ver. Mira a un punto fijo...

Bueno, tiene el abdomen en tabla.

Vale. Le ponemos analgésico. ¿De acuerdo?

-Doctor. -Dime.

-Tengo muchas ganas de eso. -Ah, ¿de ir al baño? Vale.

-Sí. No sé si podré aguantar mucho más.

-Voy a por la cuña. -Perfecto. Gracias.

El tenesmo rectal es la dificultad para aguantar las ganas de defecar.

Es un claro indicativo de una irritación peritoneal,

por el abdomen agudo.

Tras una prueba de imagen,

hemos visto claramente que tiene el bazo roto.

Así que le hemos llevado directamente a quirófano,

para practicar una esplenectomía para extirpárselo.

-¿Y Emilio qué tal está?

-En este momento le están haciendo un TAC.

-Arancha: No quiero meterme donde no me llaman,

pero, por el tono de la conversación que habéis tenido antes,

parece que las cosas entre tú y él

no van muy bien, ¿no? -No. Tienes razón.

Las cosas no están en su mejor momento. Pero... Bueno.

Yo sé cómo manejar esta situación.

-Ya, si no tengo ninguna duda.

Pero... quiero que sepas que, si necesitas ayuda en algún momento,

puedes contar conmigo.

-De verdad, muchas gracias, pero puedes estar tranquila.

-Pero ¿seguro?

Es que me ha sorprendido mucho que me dijeses

que todo estaba bien,

y después ver cómo te trata.

-Mira, Silvia:

Tú siempre me has inspirado mucha confianza y...

Yo, la verdad es que necesito desahogarme.

La relación entre Emilio y yo hace mucho tiempo que no funciona.

Y yo me he visto obligada a buscar fuera lo que no tenía dentro.

-Pues eso. Que estoy teniendo una aventura.

Pero, por favor: Te pido que seas discreta.

-Sí, pero entonces,

lo de que habías venido a ver a Landó para la prórroga de unas licencias...

-No, no pienses que estoy liada con Landó.

Que eso era una simple excusa.

-Ya, si es lo que te iba a decir.

Arancha: Yo también quiero ser sincera contigo.

Es que Álvaro me ha dicho que a quien has venido a ver es a él.

-Es fantástico.

Una relación libre, sin ataduras,

sin pensar en el más allá de la siguiente cita, ¿sabes?

Silvia: ¿Estás bien?

Espero que no te importe.

-Sí, sí, sí. No. Estoy bien.

¿Por qué me va a importar?

-Pues porque vosotros estuvisteis juntos.

Álvaro me ha dicho que hubo algo serio entre vosotros.

-¿Lo nuestro serio?

Qué va. -¿De verdad?

-Sí, sí. Arancha, de verdad. Que estoy bien.

Bueno, ya, me cuentas en otro momento.

Es que tengo... Tengo un paciente que ver.

-Alejandro: ¿Cómo estás?

-Bien. Mejor.

Pero madre mía. He pasado un mal rato.

-Me lo imagino. Bueno, tranquilo, porque ya estás fuera de peligro.

Escúchame: Te hemos extirpado el bazo.

Eso quiere decir que a partir de ahora

eres más propenso a contraer infecciones.

Tendrás que vacunarte de meningococo, de neumococo,

y, cada año, la vacuna de la gripe. ¿Vale?

¿Está Marifé, por ahí?

-¿Has entendido todo lo que te he dicho?

-Sí.

-Bueno. Sí. Está fuera, y de hecho está ansiosa por verte.

-¿Estoy bien?

-Bueno, eh...

Te hemos extirpado el bazo. O sea que tienes que recuperar...

-No, si estoy presentable.

-Ah... Bueno.

Entre tú y yo,

digamos que no estás recién salido de un salón de belleza, la verdad.

Pero he visto casos peores.

Así que no te preocupes. ¿De acuerdo?

El doctor Mendieta se reúne con Emilio,

el paciente que sufrió un desmayo repentino,

para compartir los resultados del TAC craneal que le han realizado.

-Bueno. Pues los resultados del TAC

no han mostrado ninguna alteración a nivel cerebral.

-Entonces ¿estoy libre, o necesito hacerme alguna prueba más?

-Me gustaría comprobar el estado del corazón.

Ya que hay ciertas patologías cardiacas

que pueden manifestarse en forma de desmayos o síncopes.

-Yo tengo algún problema.

Pero no es precisamente del corazón.

-Bueno, eso aún es pronto para saberlo.

Así que lo que quisiera hacerle es un electrocardiograma y una ergometría,

lo que también se conoce como prueba de esfuerzo,

para ver si así salimos de dudas.

-Álvaro, ¿nos puedes hablar con franqueza?

¿Qué crees que le está pasando?

-No seas tonta. ¿Qué crees?

¿Que aunque piense que es cáncer nos lo va a decir?

¿Y quién es este Álvaro? ¿Eh? ¿De qué le conoces?

-Mira, Emilio:

Te recuerdo que este hospital está bajo mi jurisdicción de Zona.

Álvaro y yo nos conocemos desde hace tiempo.

De hecho, él fue director de este hospital.

Si te hubieras interesado un poquito por mi trabajo, lo sabrías.

-Bah, déjame en paz, anda. Déjame en paz.

-En fin. Les dejo solos.

-¿Qué te pasa?

-A mí nada, ¿por qué? -Por nada, por nada.

¿Estás bien?

-Marta,Álvaro se está acostando con alguien.

-¿Con quién? -Con Arancha Lema.

-No sé; no caigo.

-La coordinadora de Zona.

-Pero esa mujer está casada, ¿no?

-Sí, está casada.

-¿Y tú cómo estás?

-Pues cómo voy a estar. Cabreada.

Porque está casada con un ogro.

Y en vez de plantarle cara y afrontar la situación,

se acuesta con Álvaro

y dice que es su manera de vengarse de él. ¿A ti qué te parece?

-¿Estás celosa?

-¿Y por qué voy a estar celosa?

-Hombre, pues porque es tu ex, y es el padre de tu hijo.

-Álvaro le ha hablado de mí a Arancha,

que tuvimos algo serio, le ha dicho.

Pero bueno, él puede hacer lo que le dé la gana, ¿no?

Pues ya está.

-Venga, ya, va.

-¿Qué tal? ¿Se encuentra bien? -Sí.

Disculpe. Marta: Quédate con él. -Sí.

-¿Qué? ¿Qué pasa? -¿Podemos hablar un momento a solas?

-Sí. Vamos a mi consulta.

-Marina:

Sí. Sí, sí, sí; por aquí todo..., todo bien. Todo muy bien.

Bueno. La verdad...

La verdad es que yo te echo mucho de menos. Sí.

La casa se me cae encima.

Ya, claro.

Y ¿Estados Unidos es bonito?

Sí. Qué bien.

¿Cuándo vuelves?

¿Todavía vas a estar una semana más?

Bueno. Sí, sí, sí; claro. Pues nada.

Sí, pásalo genial.

Ya, yo también.

Sí. Vale. Muchos besos.

Adiós. Adiós.

Ay... No he sido capaz de decirle nada.

-Bueno. Yo creo que has hecho bien, porque...

Para qué la vamos a molestar con esto.

En mitad del congreso, fuera...

Yo creo que ya lo gestionaremos. -Ya, Mejor no preocuparla.

Y ¿Alejandro cómo está? ¿Ha ido bien la operación?

-La operación ha ido bien, Alejandro está mejor,

y Dacaret nos avisará cuando podamos ir a verlo.

-Vale, qué bien. Ah...

-¿Es solo un amigo?

-Bueno. Amigo y...

futuro compañero de piso.

-¿De verdad? ¿Te vas a ir de casa de Rey?

-Bueno. Todavía... Todavía no lo he decidido.

No sé, es que... No le he dicho nada a Marina, y...

no sé cómo decírselo, tampoco. Porque, estando de viaje...

-Bueno, bueno; tranquila. Tiempo al tiempo.

-Pero ¿dónde te vas a ir? -Ah, bueno.

Es que Alejandro tiene un piso alquilado con dos compañeras

Y he pensado que... quizá este es un buen momento para...

Para dejar a Marina tranquila, ¿no?

Después de todo lo que ha hecho por mí...

-¿Y estás segura de tu decisión, Marifé?

-No, la verdad...

La verdad que no... No lo tengo claro, todavía.

Sí, ya sé; es que es una decisión importante.

-Bueno, te entiendo.

Es que esas decisiones son algunas ve...

-Perdón por interrumpir.

Marifé, ya puedes ver a Alejandro. -Ah, sí, sí, sí. Vamos.

Arancha, Arancha, no creo que sea ni el lugar, ni el momento.

-Ya lo sé, es que no podía resistirme.

¿Por qué te crees que he venido esta mañana?

Porque no podía esperar al jueves.

-Pues... Perdona,

pero creo que deberíamos tranquilizarnos una temporada.

Sobre todo teniendo en cuenta el estado de tu marido.

-¿Cómo has permitido que me hablase antes así?

-Mira, vuestros problemas matrimoniales no son asunto mío.

-¿Y dónde está tu caballerosidad, eh?

-Arancha, Arancha, para mí, todos los pacientes son iguales.

Sin excepciones. ¿M? Lo siento, pero...

a todos los trato con la misma profesionalidad.

Y déjame que te diga una cosa,

este jueguecito de intentar enfrentarme con tu marido

no es para mí.

Y ahora, si me disculpas,

tengo un paciente que atender. Tu marido.

-Emilio, el paciente que sufrió un desmayo,

recibe la visita del doctor Mendieta

con los resultados de la ergometría.

-¿Qué tal? ¿Cómo se encuentra? -Mejor.

-Bueno. Pues tanto los resultados del electrocardiograma

como de la ergometría

son perfectamente normales para una persona de su edad,

peso y estatura.

De hecho están realmente bien, para ser fumador.

-¿Eso significa que ya estoy bien?

-Lo que significa es que aún no sabemos la causa del desmayo.

Así que le vamos a dejar ingresado unas horas, al menos,

en observación, y mientras,

la enfermera le va a extraer sangre para hacerle una analítica.

-Muy bien. Hasta luego.

-Mira, Arancha: Vete. Aquí no pintas nada.

No me ayudas absolutamente en nada.

-No me voy a ir a ningún sitio.

-¿Qué pasa? ¿Que te cuesta dejar a tu colega, a Álvaro?

-Mira: ¿Sabes qué te digo? ¡Que ojalá no salieras de este hospital nunca!

-Eso es lo que te gustaría, claro.

-Emilio. ¡Emilio, enfermera! ¡Emilio!

-Emilio ha sufrido una crisis tónico-clónica.

Es cierto que es un episodio desafortunado,

pero podría darnos la clave

para encontrar la causa de su desmayo repentino.

Evidentemente, con estos datos

mis sospechas se inclinan a pensar

que puede padecer algún tipo de epilepsia.

Así que le vamos a ingresar,

y a hacerle una resonancia magnética para confirmarlo.

-Tiempo después de recibir el alta,

Alejandro tiene que volver al hospital,

al empezar a sufrir fiebre, náuseas y escalofríos.

-Hola. -Hola, dígame.

-Mira: Hace unos días estuve aquí ingresado, por...,

por un accidente de tráfico...

-Y me extirparon el bazo, y...

Sigo teniendo... fiebre, náuseas y..., y escalofríos.

-De acuerdo. ¿Puede decirme su nombre?

-Alejandro Bonillo.

-Y ¿qué médico le atendió? -Dacaret.

-Vale.

-Y diarrea. ¿El baño, por favor? -Sí. Ahí tiene la puerta.

-Teniendo en cuenta los síntomas

con los que Alejandro ha llegado al hospital,

que son diarrea y fuerte dolor abdominal,

se recomienda una dieta astringente. Es decir:

suprimir la fibra alimentaria, la leche, las grasas...

Y también se recomienda comer muchas veces durante el día,

y pocas cantidades,

al igual que beber mucho líquido para evitar la deshidratación.

-¿Qué..., qué ha pasado? -¿No recuerdas nada?

-Nada. No recuerdo nada.

-Emilio: ¿Qué tal? ¿Cómo se encuentra?

-Confuso. Me duele mucho la cabeza. Es como si la tuviera llena de agua.

-Ya. Verá, eso es normal.

Piense que ha sufrido dos episodios de pérdida de conciencia

en muy poco tiempo.

Así que le vamos a dejar ingresado. ¿De acuerdo?

-Estoy de acuerdo.

-¿Qué..., qué es lo que me está pasando?

-Pues he vuelto a revisar su historial,

y no parece haber antecedentes familiares de crisis convulsivas.

-¿Es correcto? -Es correcto. Nunca.

-Pues no estoy muy seguro,

pero este tipo de crisis acostumbran a ir asociadas a epilepsia.

-Pero ¿ha sido muy fuerte? -Bueno...

-Sí. -¿Sí?

-Verá: Lo que vamos a hacer es mantenerle ingresado,

y le haremos una resonancia magnética,

que es el método diagnóstico de elección

para este tipo de casos.

Voy a pedirla.

-Tiene la presión arterial un poco baja, ¿eh?

-Bueno. Vamos a ver. Vale.

Hacemos analítica y electro. ¿De acuerdo?

Que podría estar padeciendo una infección.

-Usted es Pepa, ¿verdad? -Sí, yo soy Pepa.

-Marifé me ha hablado mucho de usted. De usted y de la doctora Rey,

la doctora con la que vive.

-Ah. Bueno, con la que vive de momento, ¿no?

Porque se va a ir a vivir con vosotros.

-Bueno, no sé si vendrá a vivir con nosotros.

A Marifé le da mucha pena dejar de vivir con la doctora Rey.

Pero dice que se ha portado muy bien con ella

y que siempre la ha ayudado.

-Es verdad, sí.

Venga, a ver. Vamos a allá... A ver, déjame la otra...

-El electro ha mostrado una taquicardia sinusal,

y la analítica, la presencia de una infección.

Así que, ante la posibilidad de una sepsis,

debido a los antecedentes que tiene Alejandro

por la extirpación del bazo,

he pedido que le hagan un hemocultivo, un coprocultivo

y un urocultivo.

Y lo que tenemos que hacer ahora es ingresarle

hasta que tengamos los resultados de las pruebas.

-Hola. ¿Se puede saber por qué me has citado aquí?

-Álvaro, ¿a ti te parece profesional lo que estás haciendo?

-Mm..., lo siento, pero no sé de qué me estás hablando.

-De liarte con la coordinadora de Zona.

-¿Quién te lo ha contado? -La propia Arancha.

La propia Arancha me ha contado, con una sonrisa de oreja a oreja,

lo bien que os lo pasáis juntos. -Vale. Vale, muy bien:

La llamé porque estaba sinceramente preocupado

por la situación económica del hospital.

Hablamos, luego nos tomamos un par de copas, y bueno.

Pasó lo que pasó.

Pero fue fuera del hospital,

así que pertenece al ámbito de lo estrictamente privado.

-¿Y tú sabes que está casada? -Sí, sí; lo sé. ¿Y?

-Te da igual.

-Mira, Silvia: Eso es problema suyo; no mío.

Y desde luego, menos, todavía, tuyo.

-¿Sabes qué?

Que no pensé que eras de esos

que podía mirar a alguien tranquilamente a la cara

cuando te estás acostando con su mujer.

-Perdona. Perdona un momento, pero...

¿Con quién estoy hablando?

¿Con mi madre, con mi novia, con una amiga...?

Porque en cuanto sepa con quién hablo, sabré qué responderte.

-Álvaro. Álvaro, no sé lo que somos.

Pero al menos quiero pensar que somos amigos.

-¿Amigos? Menuda amistad, ¿no?

Que no eres ni capaz de contarme quién es el padre del niño.

Mira, Silvia: Tú y yo,

hace tiempo que ya somos solo compañeros de trabajo,

que se soportan como buenamente pueden.

Así que vamos a intentar mantener eso. ¿De acuerdo?

Tengamos la fiesta en paz.

-¿Qué tal estás, Alejandro?

-Voy tirando.

-Ya. Bueno, escucha:

Te estamos suministrando antipiréticos

y antibióticos de amplio espectro. ¿De acuerdo?

Y también te estamos poniendo suero,

para intentar estabilizar la presión arterial.

-Por cierto, que tienes visita.

¿Sabes quién está fuera? Marifé. -No sé.

Últimamente, solo me ve muy mal. No me gusta mucho.

-Ya. Bueno, pero... es amiga tuya, solo, ¿no?

O sea que le dará igual verte así. -Supongo.

-Bueno, mira, déjalo. Da igual.

No le des más vueltas. Voy, y ya le digo que venga otro día y ya está.

-No, no, no, que... Que pase.

-¿Le digo que pase? ¿Sí? Venga.

Bueno. Eh... Os dejo solos, pero... portaos bien, ¿vale? Venga.

-Álex, madre mía, ¿cómo estás? -Bien.

Bueno, no. Nunca he estado peor. -Ay, pobrecito.

-Marifé, tengo que decirte una cosa.

-No, no me lo digas. Te vas a morir.

-No. ¿Eso te ha dicho el médico? -Ah... ¡No! ¡No, no, no!

No, qué va, no, perdona. Que qué me querías decir.

-Mira. Hace mucho tiempo que siento que...

Hace mucho tiempo que...

Que siento que tengo que ir al baño.

-¿Puedes llamar a la enfermera... -Si.

-¡Ah! -Claro.

-¡Rápido! -Sí.

-Es que no entiendo nada.

A ver, Pepa ¿Cuánto suero le hemos puesto?

-Ya vamos por tres litros. -¿Tres litros?

Pero ¿cómo puede ser que siga hipotenso?

Es que no entiendo nada.

-Mira. -Vale.

Escúchame: Tenemos que hacerle una perfusión de noradrenalina. ¿Vale?

Le tenemos que llevar a la UCI urgentemente y monitorizarlo.

-¿Te encargas? -Sí. -Vale, vale.

-Vamos a ver.

-El hecho de que la sueroterapia no esté funcionando

y tengamos que hacerle una perfusión de noradrenalina

nos indica que podría estar sufriendo una sepsis.

Y eso conlleva un riesgo de que entre en shock.

Una vez en la UCI,

hemos ampliado el tratamiento con antibióticos,

y además hemos añadido corticoides.

Por otro lado,

en esta nueva analítica aparecen marcadores de sepsis bacteriana.

Y se ha empezado a desarrollar un fracaso orgánico.

También hemos visto que tiene problemas de coagulación,

y aparecen lesiones cutáneas. Lo cual... no es muy buena señal.

-No me lo puedo creer. Entonces, ¿se puede morir?

-Bueno, Marifé: No te quiero engañar.

La situación de Alejandro es muy grave.

Necesitamos que lleguen los resultados de los cultivos

para saber qué bacteria le está atacando

y ponerle el tratamiento específico que necesita.

Mientras tanto, estamos luchando por eso: por mantenerlo estable.

Pero de verdad te pido que mantengas la esperanza, ¿m?

Con un poquito de suerte,

en unos días estás viviendo con él.

-Ojalá. Ojalá se ponga bien pronto.

Porque... ahora mismo es lo único que me hace ilusión.

-Perdona. Perdona. Me tengo que ir.

-Ya sé que no conozco a Alejandro desde hace mucho tiempo.

Pero le he cogido mucho cariño.

Nos hemos hecho muy buenos amigos y...

La verdad que me da una pena verle así...

Pero confío que el doctor Dacaret y Pepa, van a salvarle.

Además ya he decidido que me voy a ir a vivir con él.

Espero que Marina se lo tome bien.

-¿Qué pasa? -Tiene disnea.

Hay que intubarle, ¿vale? Venga, rápido.

Tranquilo, Alejandro. Tranquilo... A ver, intenta respirar.

Emilio, el paciente que sufrió dos desmayos consecutivos,

está siendo sometido a una resonancia magnética

para dilucidar si,

tal como sospecha el doctor Mendieta,

padece epilepsia.

-Está sufriendo una crisis convulsiva.

Avisa a una enfermera, que traiga diazepam.

Emilio es trasladado a su habitación, donde,

unos minutos más tarde, la crisis remite

y se recupera poco a poco en compañía de su mujer.

-Arancha,

espero que estés algo preocupada por mí.

Tenemos ya el resultado de la resonancia magnética, pero bueno.

Después de esta última crisis, creo que no hay mucho lugar a dudas.

Emilio, sufre usted epilepsia.

Ahora lo más importante es iniciar el tratamiento cuanto antes.

Debe ser usted consciente

de que tendrá que introducir importantes modificaciones

en su estilo de vida.

Durante un tiempo, es mejor que... no esté solo,

de hecho, debería estar permanentemente acompañado;

al menos al principio. ¿De acuerdo?

Y las personas de su entorno

también deberán aprender cómo actuar frente a una crisis,

debido al alto riesgo de que se produzcan más.

Emilio, tiene usted que saber

que el riesgo de sufrir una crisis convulsiva

es mayor en las 24 horas posteriores a haber sufrido otra.

Si asistimos a una crisis epiléptica,

lo primero que tenemos que hacer es mantener la calma.

Debemos asegurarnos de que la cabeza del paciente está fuera de peligro,

evitando que se golpee contra el suelo

o contra objetos que tenga alrededor.

Le pondremos en posición lateral de seguridad,

asegurándonos de que las vías respiratorias estén libres.

Y nunca, nunca, pondremos nada en la boca.

Simplemente esperaremos a que la crisis ceda por sí sola,

y avisaremos cuanto antes a los servicios de emergencias.

-Doctor, quiero pedirle disculpas por cómo me he portado.

Estaba muy presionado, de verdad.

Yo no soy así. Lo siento. -No se preocupe.

Ahora lo importante es que esté tranquilo y relajado. ¿De acuerdo?

-Gracias.

-Y que sepan los dos que van a tener que reajustar sus vidas.

Hasta luego. -Gracias.

Alejandro sigue ingresado. Pero la infección sigue afectándole.

El antibiótico de amplio espectro no está dando el resultado esperado.

-Dacaret. -Sí.

-Fuera hay una amiga suya. ¿Le dejo que pase?

-¿Quién es? -Marifé.

-Vale. Dile que pase. -OK.

-Hola. -Hola.

¿No podéis hacer nada más? -Hemos hecho todo lo posible.

Ya, solo podemos esperar.

El hecho de que Alejandro no tenga bazo,

la verdad es que no ayuda a combatir la infección bacteriana.

Por eso es tan importante ver los resultados del cultivo,

para ver de lo que se trata.

-Dacaret. -Sí.

-Los resultados de los cultivos.

-Gracias.

-¿Qué le pasa?

-¿Streptococcus..., qué? La madre que...

-¿Qué es? -Gracias.

-Vale. Mira. Estamos a tiempo de salvarle la vida.

Por favor, espéranos fuera.

-Vale. Hay que suspender el antibiótico de amplio espectro.

-Y en lugar de eso hay que poner penicilina y gentamicina combinados.

-Voy a por ellos. -Venga, gracias.

-Arancha,

perdóname.

Perdona cómo me he estado comportando. Lo siento. De verdad.

Debe ser el trabajo; la responsabilidad.

He perdido la cabeza. Lo siento, de verdad.

-Emilio no es la enfermedad.

Desde que nos casamos te has convertido en un salvaje.

Me has faltado al respeto mil veces.

Al principio pensé que cambiarías, pero no lo hiciste y...

Y terminé por aceptarte y por ignorarte.

Pero esto se acabó.

-¿Qué estás haciendo, Arancha?

Arancha, por favor. ¡Arancha, te necesito!

-Pues yo, ya, a ti no.

-Los nuevos antibióticos han empezado a hacer efecto.

Tras un tiempo en la UCI,

Alejandro empieza a recuperarse en planta.

-Bueno. Alejandro, ¿estás mejor? -Mm. Sí.

-¿Sí? ¿Qué tal te encuentras? -Bien.

-Bien. Bueno. Es normal porque el tratamiento está funcionando. ¿M?

-Doctor, si de verdad estoy vivo, ¿por qué estoy viendo un ángel?

¿Es que lo he dicho en alto? -Sí.

-Sí, pero es normal porque la fiebre... tiene estas cosas.

-¿Cómo me puede haber pasado todo esto?

-Bueno, porque te extirpamos el bazo. ¿De acuerdo?

Entonces, tu sistema inmunitario se ve..., se ve afectado,

y está más predispuesto a contraer infecciones.

-Pero si me vacuné de todo. -Ya, pero bueno.

Aunque te vacunes. Porque, por ejemplo,

te puedes vacunar de una enfermedad tipo A,

y en cambio te infectas de la de tipo B, que son como primas hermanas.

-Bueno. Lo importante es que te vas a recuperar del todo.

Y... que por fin me he decidido:

Voy a mudarme con vosotros.

-¿De verdad? -Sí.

-Eso hay que celebrarlo.

En cuanto me den el alta, tú y yo nos vamos a cenar por ahí.

-¿Tú y yo? ¿Y las demás?

-Bueno, con las demás ya..., ya contaba.

-Bueno: Eh... Me voy.

-Gracias, doctor. Por todo.

-Marina: ¿De verdad?

¿De verdad que te parece buena idea?

Jo, muchísimas gracias.

Es que no sabes la ilusión que me hace. Sí.

Sí, muchas gracias. Sí.

Bueno, pues... Pues nada, pásalo bien. Que muchos besos.

-Besos de todos. -Besos de todos. Sí. ¡Adiós! Adiós.

¡Que le parece una idea genial! Sí...

Pepa, tú al final hablaste con ella.

-Bueno: Lo reconozco. Sí, sí. Al final le conté todo.

Incluyendo el estado de salud de Alejandro,

lo preocupada que estabas por él... -Muchas gracias, Pepa.

Yo estoy segura que la buena predisposición de Marina es...

Es porque tú hablaste con ella. ¡Gracias!

-Bueno. Lo que quiero es que aproveches esta oportunidad

para centrarte del todo.

-Te lo prometo. Ya no tengo excusa. De verdad.

-Arancha.

Arancha, ¿estás bien?

-Perfectamente.

Silvia, quiero darte las gracias, porque...

haber hablado contigo ha sido esclarecedor.

-¿Y Emilio?

-Si ves a Álvaro dile que...,

que ya le llamaré yo, ¿vale?

-¿Esa es la famosa Arancha? -Sí.

-Pues tú eres mucho más mona, ¿eh?

-He hablado con Álvaro y no ha ido muy bien.

-Oye: ¿No crees que es el momento perfecto para decirle lo del niño?

-Marta, ahora tengo más claro

que nunca que no se lo pienso decir jamás.

-Ella... Ella ha venido a ver a un ginecólogo.

-¿Te molesta al estar sentada? -Sí.

-Y dices que los dolores

suelen aparecer después de mantener relaciones sexuales.

-Y le voy a decir a ver si quiere buscarse un piso,

para irnos a vivir juntos.

-¿Y qué problema hay?

-Pues que no están en el mismo punto, y que no quiero que lo animes.

Porque se puede llevar un chasco.

-¿Esto qué es? ¿Un piso?

Es que ni siquiera quiero que sigamos juntos.

-Ah..., me ha dejado.

-¿No te acompañan tus padres? -¿Por qué?

-La biopsia nos confirma

que tienes un adenocarcinoma de las glándulas de Bartolino.

-¿Cáncer?

-Han disparado a alguien, en plena calle, con una ballesta.

-¡Ha sido Lola! -¡Rápido!

-Tranquila, tranquila. No hables. Empieza a limpiar la herida.

Tranquila. Aguanta.

Necesito ver dónde ha impactado la flecha exactamente,

para poder intervenir. -Vale.

-Aguanta un poco, ¿vale? -Va...

-Yo no sé por qué la policía no nos ha dicho nada, todavía.

-Me ha llamado mi amigo el policía, ¿vale?

-Que han visto a Lola por las cámaras de seguridad y que lleva...

varias horas merodeando por el hospital.

-¡Ah, me duele! ¡Soto, el corazón, es el corazón!

-Respira hondo. Tranquila.

-Lo noto, se está taponando. -Tranquila.

-No tiene pulso. -El taponamiento está confirmado.

Tengo que drenar el líquido ya.

FIN

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 23/06/17 (2)

Centro médico - 23/06/17 (2)

23 jun 2017

basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 23/06/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 23/06/17 (2) "
Programas completos (655)

Los últimos 668 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Edith

    Porque no están los capítulos del día 24-06-17

    29 jun 2017
  2. Júlia

    Hola llevo días que es imposible ver los capítulos a través de la web desde mi teléfono como acostumbro. Y así llevo varios capítulos perdidos....

    26 jun 2017