www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4490520
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 23/02/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Mateo Rubio colabora con la Unidad de Neonatología del hospital,

haciendo el método canguro con los bebés prematuros.

Este método hace que la respiración, la temperatura

y la frecuencia cardiaca de los bebés se estabilice.

Bueno. También...

También aumenta la hormona del bienestar.

Bueno, esto me lo han explicado los médicos, ¿eh?

Por desgracia, no todos los bebés prematuros

tienen a alguien que esté con ellos.

Por eso estoy yo aquí.

Ey, pasa, pasa, pasa, pasa. -No, qué va.

-Pasa y cógela. -Si venía solo a echar un vistazo...

-¡Eh, que a ella le va a encantar! ¡Ven!

-Hasta luego. -¡Por favor!

Ay. Ya, cariño, ya. Es el padre de la niña, ¿sabes?

-¿Sí? -Estoy segurísimo.

Viene mucho por aquí. Va, viene, va y viene...

La madre murió en el parto y bueno, él...

Él está un poco desorientado, es que es muy joven.

Pero yo creo que quiere mucho a la niña, ¿sabes?

Porque, si no, no vendría tanto. ¿O no?

-Pues yo pienso igual. Si no, no vendría tanto.

-Claro. Ay, muy bien.

Princesa, eres la más guapa del mundo. La más, la más, la más.

-Eh... Me voy a quedar un..., un ratito, si no le importa.

-Sí, haz lo que quieras. El mundo es libre, ¿eh?

¿Cómo te llamas?

-Yo soy Bryan.

-Qué bonito, Bryan.

-Ya. ¿Y usted qué hace aquí? -Bueno.

Soy el canguro del hospital de los bebés prematuros,

como tu hija, porque es tu hija, ¿no?

-Sí. Sí, pero no.

-No. Sí, pero no, no. O lo es o no lo es.

No se puede ser y no ser al mismo tiempo.

Escucha, le encantan mis latidos. -A ver.

Es que su madre y yo, pues casi no nos conocíamos. Y...

Y se supone que ella iba a encargarse de la niña.

Y...

Y bueno, no..., tampoco quiero que piense que soy mala gente.

-No, lo entiendo, hombre, lo entiendo.

Ella no está, y...

Y tú no sabes si dejarla tirada, ¿verdad?

-A ver, tampoco es dejarla tirada.

Pero no puedo echar mi vida por la borda.

Es lo que mis padres me han recomendado.

-Los bebés no echan la vida por la borda a nadie.

Son puentes que te llevan a otros sitios que tú desconoces, y...

Y por eso estás asustado.

Eh.

Cógela y póntela como yo. -No.

-Es que le encanta, de verdad. Le encanta, mira.

-Lo sé, lo sé, pero no..., si es que no...

-Oye, ¡que no quema, por favor! -No, no.

O sea, es que usted no me conoce de nada. Vamos a dejarlo.

-Escucha, Bryan.

Estás a punto de cometer un error que yo cometí hace 40 años.

No lo hagas, ¿vale?

No hay ni un solo día que no me acuerde...

de aquella maldita decisión que tomamos mi mujer y yo.

Ni un solo día.

-Mira que mis padres me dijeron que no tenía que ver a la niña.

Mira que me dijeron que no... -Bryan, es tu hija.

Quieras o no quieras, es tu hija.

Cógela.

-Oiga, ¿está bien?

Esto no será un cuento para que coja a la niña, ¿no?

-¡Ah...! -Oiga..., oiga. Oi...

¡Oiga, enfermera! ¡Enfermera!

-¿Qué ocurre? Mateo.

Mateo, ¿qué ocurre? ¡Mateo! Eh... Intenta tranquilizarte.

Voy a buscar ayuda, enseguida vuelvo. Aguanta a la niña.

-Natalia, ¿tienes un momento? Necesito hablar contigo.

-Sí, buen... Mucho tiempo no tengo. Pero dime.

-¿Va todo bien? -Todo, estupendo.

-¿Interrumpo algo? -Dime qué quieres.

-Verás, me gustaría hablar contigo del proyecto de investigación

que estoy llevando a cabo con Soto.

Y, bueno, como veo que estás muy atareada,

como siempre, voy al grano. -Eso.

-Necesitamos más financiación.

-Vale, pues... Pues me lo pienso.

-Ah... ¿Así, sin más? ¿Ya está? -Ya está. ¿Quieres algo más?

-No, no, no, por favor, genial. -Muy bien.

Pues... yo es que estoy ocupada. ¿Vale? -Vale.

Oye, que Natalia, que...

Que ya me contarás. ¿M? -Sí.

Felisa acude a Urgencias

con un intenso dolor abdominal de 24 horas de evolución.

Le acompaña su amiga Amanda.

-Felisa lleva unos días viviendo conmigo en casa.

Y es que, por fin, ha dado el paso de dejar a su marido,

un cafre que lleva haciendo con ella lo que... Lo que ha querido.

La separó de su familia, de sus amigos, y bueno,

de hecho, desde que se casaron, pues yo apenas he podido verla.

Y ahora, justamente, que estábamos preparando un viaje

para irnos las dos juntas al sur, la pobre empieza con estos dolores.

De verdad que qué mala suerte, pobrecilla.

-Pues llevo con..., con diarreas y..., y vómitos desde ayer y...

Me duele muchísimo.

Estoy estreñida desde hace un mes, aunque he estado tomando...

He estado tomando...

¿Cómo se llama?

-Laxantes. -Laxantes.

-Lleva así, con estos dolores, pues desde ayer todo el día, más...

-Y vomitando. Me duele mucho. ¿Entonces ya no está estreñida?

-No sé, me duele... Me duele así, por aquí.

Bien. ¿Tiene algún antecedente más?

¿Está tomando algo más, además de los laxantes?

-Sí, soy... hipertensa. Estoy tomando... tiazida.

Pues ahora está hipotensa.

Déjeme ver la mano.

-¿Qué es lo que pasa?

Cuando apretamos la punta de los dedos,

medimos el tiempo que tarda en pasar del color blanco

al color natural de la piel.

Es un indicador de que hay una mala circulación de la sangre.

Bueno, no hay signos de peritonismo.

Me gustaría hacer algunas pruebas,

para descartar que sea un proceso infeccioso. ¿M?

Aunque no haya fiebre podría ser una gastroenteritis. ¿De acuerdo?

Bueno, incorpórese.

En la analítica de urgencia que le hicimos a Felisa,

encontramos indicios de insuficiencia renal,

bajo nivel de sodio y deshidratación.

Posiblemente como consecuencia de la diarrea.

Así que se quedará en observación, para rehidratarla,

y con tratamiento analgésico para el dolor.

-Bueno. Pues esto ya está.

Mateo, tú eras diabético tipo 2, ¿no? -Sí.

-Ya, creía yo recordarlo. -Mm. Además de hipertenso.

Aunque veo que el colesterol lo tiene bastante estable y controlado.

Bueno, pues vamos a echarle un vistazo,

a ver qué tal está ese corazón.

Vamos allá.

Vale, de acuerdo.

Tienes buena frecuencia cardiaca, pero tienes un leve soplo.

Así que, aparte del análisis de sangre que te he pedido,

voy a pedirte un electrocardiograma.

Los soplos cardiacos que se detectan al auscultar a un paciente

son ruidos que se escuchan durante los latidos,

provocados por una turbulencia en el flujo de la sangre,

que se puede escuchar cuando pasan a través de las válvulas cardiacas.

Vamos a ver, Mateo. Bueno.

Pues el electro nos confirma que sí,

evidentemente hay alteraciones en la conducción eléctrica del corazón,

pero, a diferencia de lo habitual,

este no tiene elevación en el segmento ST,

que es el hallazgo típico.

Así que vamos a esperar

a los resultados de los análisis de marcadores cardiacos,

para que nos confirmen que no haya daños en el corazón. ¿M?

Así que, de momento, te quedarás aquí en observación. ¿OK?

-Oye, ¿has visto al chico ese que estaba conmigo hace un ratito?

-Eh..., no. ¿Por?

-Si lo ves, por favor, dile que venga a verme.

Bueno. Y si no quiere, convéncelo.

O... O le obligas.

Pero por favor, que venga. Es muy importante, ¿sabes?

-Vale, de acuerdo. Haré lo que pueda.

-Verás, estábamos en una conversación.

La hemos dejado a medias.

Y claro. Quiero terminarla porque, bueno.

Tampoco sé lo que va a ser de mí en...

-Tranquilo, Mateo, vamos a ver.

Los asuntos del corazón siempre asustan.

Forma parte del proceso.

Pero vas a ver cómo todo va a salir bien.

Además, que tenemos que cuidar a nuestro yayo canguro preferido.

-Pues claro que sí, no te preocupes.

Gracias. -Si le veo luego.

-Gracias, gracias. -De nada.

Gracias Paula.

Bueno, el suero es para hidratarla y tratar de que suba la tensión.

¿De acuerdo? Se va a quedar ingresada.

Porque vamos a hacer el seguimiento para ver cómo evoluciona.

Así que procure descansar. -Muy bien, muchas gracias.

Después me paso. Hasta luego. -Hasta luego.

-Bueno. Tranquila, que ya verás que todo va a salir bien.

-¿Me pasas el móvil?

-¿Para qué?

Ya estás pensando en llamarle, ¿verdad?

-Es que es mi marido.

Si me dejan ingresada, debería saberlo, ¿no?

-Bueno, no, no tiene por qué saberlo.

¿No te das cuenta que ha pasado muy poco tiempo?

Ahora tienes que pensar en ti.

Tienes que ponerte buena. Te tienes que recuperar, ¿no?

¡Irnos de vacaciones, que es lo que queríamos!

Irnos de viaje. ¿No es eso? Venga. Ánimo.

Hola. ¿Qué tal, Ramón?

Hola. Oye, ¿cómo está Mateo?

Que está todo el hospital preocupado por él.

Bueno, está un poco mal, la verdad.

Pero parece que se trata de algo isquémico, pero bueno.

Hasta que no tengamos los resultados de la analítica no podremos saberlo.

Ya, pobrecillo, espero que no sea nada.

Porque la verdad es que ese hombre

hace una función muy buena aquí en el hospital.

Pues sí.

A cuántos prematuros no habrá ayudado.

Bueno, prematuros y familiares.

Sobre todo ellos estarán mucho más agradecidos, ¿no?Sí.

Que al fin y al cabo, cuando les hacía el relevo,

pues podían descansar.Sí.

Oye, y hablando de familia, ¿tú qué tal? ¿Has hablado con Marcos?

¿Has podido averiguar sobre qué está metido o qué es lo que pasa?

No, no, todavía no he hablado con él.

No sé, quiero dejarle su espacio y ganarme su confianza y que...,

bueno, que él me hable de lo que él quiera cuando...,

cuando lo vea oportuno. Ya está. Ya. ¿Estás seguro?

Bueno. Yo te digo porque...

Oye, Ramón, ¿tú no crees

que deberíamos contarle lo que está pasando a Lucía?

No, no, no, no, de verdad. No. Vamos a dejar a Lucía tranquila.

Lo primero es averiguar por qué Marcos

está teniendo este comportamiento.

Ya. Y precisamente ahí está el problema,

pero bueno, como tú quieras.

Tú al fin y al cabo eres el padre,

así que, si tú quieres esperar, pues esperaremos.

Oye, que tengo que recoger los resultados de los análisis.

Sí, tía, sí, claro que te queremos.

Y vamos a ir a verte, ¿cómo no vamos a ir a verte?

Tía, tía, me estoy quedando sin batería.

Voy a preguntarle a Natalia, a ver si tiene un cargador. ¿M?

Oye, no está, no está, pero no te preocupes.

Voy a mirar a ver si hay alguno por aquí.

Sí, la niña está muy bien. Ya la verás.

Oye. Voy a buscar. No cuelgues, ¿eh?

Tía, ya hay un carga...

Ah. Vale, vale, vale. Que vas a ver la tele. Muy bien.

Bueno, pues...

¿Tía?

¡Tía!

Donde esté la novela, que se quite su sobrino favorito.

Pues ya no lo quiero.

-Quiero hablar contigo. Siéntate, por favor.

¿Quieres saber por qué...,

por qué soy canguro de este hospital desde que enviudé hace unos años?

-Pues no, es que me lo va a contar de todas maneras...

-Mi mujer y yo renunciamos a una hija,

cuando yo era tan joven como tú.

-No. Seguro que se lo está inventando para comerme la olla.

-Es cierto, ¿eh? Éramos muy jóvenes y...

Y bueno. Nuestra situación económica era terrible y nos asustamos.

No nos sentíamos capaces de..., de educar a un..., a un hijo.

Y creíamos que íbamos a tener más, ¿sabes?

Pero no tuvimos ninguno más.

-No me estará troleando, ¿verdad? -No. En absoluto.

Siempre me pregunto cómo será, qué estará haciendo ahora...

Era muy guapa, ¿sabes? Muy, muy guapa.

Y..., bueno. Se llama Claudia,

como la actriz Claudia Cardinale, y...

A mi mujer le encantaba ese nombre.

-Pues no sé quién es la Cardinale esa.

Y Claudia me parece nombre de...

Pija o de abuela. Sí.

-Bueno, pues será.

-¡Qué bien, risas por aquí!

-Ya ves. -Así me gusta.

Bueno, Mateo, te veo mejor, ¿no? -Sí.

-Mateo, te comento, tenemos los resultados del análisis de sangre

y nos confirma el daño miocárdico.

Por lo que el diagnóstico está claro.

Está sufriendo un síndrome coronario agudo, sin elevación del segmento ST.

Lo que se viene conociendo más bien como el ESCASEST.

-Bueno, yo me voy a ir, chicos. Hasta luego.

-De acuerdo. Hasta luego.

Se llama ESCASEST a un tipo de síndrome coronario agudo

que suele ocurrir, normalmente,

debido a la obstrucción de una o varias arterias coronarias.

Esta obstrucción ha de ser localizada cuanto antes y despejada,

para evitar posibles daños permanentes en el músculo cardiaco.

La analítica, Mateo, también nos ha mostrado algo nuevo.

Tienes anemia.

-Anemia, eso es imposible. Yo como muy bien.

-Ya, podría deberse a algún tipo de sangrado, por ejemplo.

-Pero yo no he sangrado. -Que nosotros sepamos.

A ver, te comento, podría deberse,

a algún tipo de sangrado interno, oculto,

que tuvieses en el tubo digestivo, que suele ser lo más frecuente.

De momento te vas a quedar aquí ingresado en Cardiología,

donde se te va a poner un tratamiento con antiagregante, heparina,

y antianginoso, para paliar el dolor.

¿OK? Y una vez que se te haya estabilizado la frecuencia cardiaca,

entonces, pues ya nos plantearemos cómo resolver el problema isquémico.

¿De acuerdo?

-Ay, doctor, Felisa se ha puesto peor.

Dice que le duele mucho.

¿Qué ha pasado? -Me duele.

A ver. -¡Oh!

Felisa. A ver. -Sí.

Parece que está hipotensa. -Creo que... Creo que voy a...

Espera. A ver.

Que Felisa esté tan hipotensa teniendo en cuenta que es hipertensa

habla del nivel de gravedad que todo esto produce.

Además, el dolor no ha remitido, pese a los analgésicos.

Por otro lado, el resultado de la radiografía abdominal

me hace sospechar que no estamos ante un proceso infeccioso.

Aunque esto habría que confirmarlo con una ecografía.

Creo que podemos estar ante una obstrucción intestinal.

-La verdad, que es que no entiendo cómo ha estado 24 horas con diarrea,

y ahora está con obstrucción intestinal.

A ver, podría deberse a deposiciones por rebosamiento.

Al haber estado tan atascada,

las heces han salido rebosando la obstrucción.

Algo parecido a lo que le ha pasado con el último vómito que ha tenido.

-Vamos. Quiere decir que lo... ¿Que lo que he vomitado...? Jo.

Sí. -Puffff.

A ver, de todos modos,

la obstrucción intestinal la confirmaremos

haciendo un TAC con contraste.

De momento no podemos hacerla,

porque al tener insuficiencia renal el contraste, al ser inyectado,

podría dañar más el riñón.

Por eso estamos sobrecargando

con solución hidrosalina y acetilcisteína.

Para minimizar el efecto tóxico. Así que hay que esperar.

-Pues a esperar, ¿no?

-Doctor, ¿cuándo cree que le van a poder hacer a Felisa el TAC?

Yo creo que en unas horas.

Ah. Vale. Gracias. No hay de qué.

-¿Y tú dónde vas? -Pero bueno.

Pero ¿tú a qué crees que vengo aquí? ¡A ver a mi mujer, bonita!

-Ah... Ah, ¿sí? ¿A tu mujer?

¿Y es que tú no estás cansado de hacer con ella lo que te da la gana?

Y luego la dejas ahí tirada como una colilla y vuelves a empezar.

-Ja, pero bueno. Pero ¿tú cómo te atreves?

¡Pero si es lo mismo que ella hace contigo! ¿O no?

-Ja. Pues te equivocas. ¿Sabes? Porque Felisa ya no es así. ¿Sabes?

-Vaya, me equivoco. Ah, ¿sí? ¿Y cómo es tu amiga Felisa?

¿Me puedes explicar una cosita, bonita?

Explícame por qué me ha llamado, hoy, hace un momento,

y me ha dicho que venga al hospital a verla. ¿Eh?

Hala. Que te vaya muy bien. ¡Adiós!

Tras confirmar con un ecocardiograma que está estable,

realizan una coronariografía a Mateo

para estudiar los vasos que nutren el corazón.

La coronariografía nos muestra que Mateo,

pues tiene obstrucciones en varias arterias coronarias,

como podemos ver, y esto,

pues no permite el flujo de la sangre de forma normal al corazón.

Por eso ha sufrido el ESCASEST.

En estos momentos nos corresponde valorar la mejor opción

para revascularizarlas.

Es decir, tenemos que reabrirlas para permitir el flujo sanguíneo.

Escúchame, que no, te lo cuento luego cuando estemos juntos cenando.

De verdad. Que no quiero asustarte. No pasa nada.

De verdad que no es nada grave.

A ver, es con respecto a tu hijo, Lucía.

Que simplemente considero que debes saberlo y ya está, no pasa nada más.

Oye, escucha, de verdad, que es que no puedo seguir hablando ahora.

Es que tengo una urgencia médico-clínica y tengo que irme ya.

Sí, sí, sí, sí. Con el yayo...,

el yayo canguro, sí.

De acuerdo, venga, pues le doy un beso de tu parte.

Que sí, que sí, que sí. Oye, que no pasa nada. ¿Vale?

Luego ya te veo por la noche y lo hablamos.

Venga. Un beso. Hasta luego.

¿Buscas esto?

¿De verdad que te tiembla todo el cuerpo cuando estás con Molina?

¿Que parece que vas a estallar de deseo?

Mientras el equipo médico valora

la estrategia de revascularización mejor adaptada a su situación,

Mateo presenta un episodio de sangrado.

-¡Mar! ¡¡Mar!!

-Gracias.

-Doctor. -¿Sí?

-Que mire, es que estoy buscando a Mateo, pero que...

¿Lo han cambiado de habitación, o algo?

-Sí. Mateo, nos lo hemos tenido que llevar de urgencia,

porque ha tenido un episodio de sangrado

y hemos tenido que realizarle una analítica.

-Pero ¿no..., no era el corazón lo que tenía chungo?

-También. A ver. Te explico para que lo entiendas.

El sangrado que ha presentado

ha sido un sangrado interno oculto que tendría,

y bueno, la analítica anterior,

de hecho nos ha mostrado que tenía anemia.

Ahora tengo que consultar con gastroenterología,

para que ellos, bueno, pues lo estudien,

encuentren la zona afectada, dentro del intestino, y puedan arreglarlo.

-¿Y puedo ir a..., puedo pasar a verlo?

-No, Bryan, lo siento mucho.

En estos momentos le están

transfundiendo concentrados de hematíes y faroterapia.

Y en breve pasaremos a hacerle una endoscopia.

Ya luego, si quieres, podrás pasar a verlo. ¿OK?

-Vale. -Pero tranquilo, ¿eh?

Que todo va a salir bien. -Vale.

-Venga. -Hasta luego.

Cabrera, necesito hablar contigo. Lo siento, Ramón, ahora no puedo.

Cabrera.

¿Qué le has dicho a Lucía?

Perdona, ¿qué?

Verás, el otro día escuché que hablabas por teléfono,

imagino que con ella,

porque le decías que tenías que contarle algo de su hijo.

Y creo que habíamos acordado que no le diríamos nada.

-Eh..., vamos a ver, Ramón. ¿Tú me has estado espiando?

Porque la conversación que yo tenía era privada.

No, vamos a ver, no te estaba espiando,

lo escuché por casualidad. ¡Pero ese no es el asunto!

Ya. Pues yo creo que ese sí es el asunto, Ramón.

Precisamente el que decía que lo mejor de todo

era que cada uno tuviera la libertad de poder contarle lo que quisiera.

A ver, debemos seguir controlando la función renal.

Apenas ha conseguido orinar a través de la sonda,

y eso no es buena señal. -Pero ¿eso qué quiere decir?

A ver, si los riñones están mucho tiempo

sin recibir el suficiente oxígeno y nutrientes,

podrían sufrir un daño irreversible, y podría entrar en shock.

De todos modos, cuando hagamos el TAC que falta,

pues sabremos a qué nos enfrentamos y actuaremos en consecuencia.

-Fff...

Bueno, les dejo solos. ¿M?

-Gracias, doctor. No hay de qué.

-Adiós, muchas gracias.

-Parece que estamos muchos aquí. ¿No te parece?

¿No te ha quedado claro?

Te lo he dicho ya, ¿eh?

¿Te importaría dejarme a solas con mi mujer?

-No, espera, espera.

Braulio, casi que prefiero que se quede ella, ¿vale?

-¿Y esto?

Ah, vale. Entiendo. No te preocupes, hombre.

-Que sí, Felisa, que sí.

¡Que ya te he quitado a este tío de encima!

¡Estoy muy contenta! La verdad que estoy muy orgullosa de ti.

Todo va bien.

-Hola. -Hola.

-Disculpa, ¿eh? Que no te quería molestar.

-No, no, qué va, estaba comprobando cómo estaba.

-Qué graciosa. -Muy chiquitilla, ¿no?

-Pues sí, sí. La verdad es que sí.

Pero no te preocupes, ¿eh?

Que está en buenas manos y está fuera de peligro.

¿Quieres cogerla? Venga, va.

-Pero es que le ha dado a todo el mundo con que coja a la niña hoy.

-Hombre, yo te lo digo más que nada

porque a los bebés que están aquí les viene muy bien.

Y les ayuda a su desarrollo.

Pero vamos, que tampoco te quiero agobiar, ¿eh?

En realidad te estaba buscando, Bryan,

porque quiero hablarte sobre Mateo.

A ver, en la endoscopia,

hemos encontrado una masa ulcerosa, compatible con un cáncer.

Y esto lo hemos encontrado en el colon.

Evidentemente, para poder descartar si hay metástasis o no,

hemos realizado un TAC tocaroabdominal,

que nos ha confirmado

que evidentemente hay ganglios inflamados en esa zona.

Vengo de hablar con el servicio de Cardiología,

con Cirugía Cardiaca, Cirugía Digestiva y Oncología Médica.

Y coincidimos que, dado el estado de su corazón,

lo mejor es esperar para poder extirpárselo.

Así que, una vez que se haya recuperado del todo,

entonces nos podremos centrar en el cáncer.

-Pero...

Pero ¿se va a morir? -No, esperemos que no.

Estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para poder ayudarle.

-Pues avíseme cuando..., cuando pueda entrar a verlo.

-De acuerdo, pues te avisaré. -Vale.

-Venga.

Hasta luego. -Adiós.

Debido al mal estado de las arterias coronarias de Mateo,

a su diabetes e hipertensión crónica,

no podemos colocarle baipás porque su corazón no lo resistiría.

Así que hemos optado por reabrir sus arterias obstruidas,

colocando un stent era mantenerlas abiertas.

Después de la intervención,

mantendremos a Mateo con un tratamiento

hasta asegurarnos de que su corazón está lo suficientemente fuerte,

como para afrontarse a una operación tan importante,

debido al cáncer de colon que padece.

Y en la intervención, pues tendremos que extirpar un fragmento del colon.

Llaman a la puerta

-¿Qué haces ahí tan concentrada? Te estaba buscando.

Bueno, igual este no es el mejor momento

para preguntarte si has pensado en lo que te dije del proyecto.

Natalia, lo del proyecto. ¿Te acuerdas que te lo comenté?

-¡No!

No.

-¿Que no lo has pensado o...?

-Que ni lo pienso ni lo voy a pensar ni nada por el estilo,

vete, por favor.

-No hace falta... -Vete, por favor.

-Como quieras.

-Ya.

-¿Hemi qué? -Hemicolectomía.

En un mes aproximadamente deberíamos de hacérsela.

-¡Ni loco! ¡Ni loco vais a hacerme eso que queréis hacerme!

-Eh..., vamos a ver. -¡Ni loco!

No me vais a vaciar como un..., como un... ¡Como un pavo!,

y a colocarme ahí una bolsa para..., para mis necesidades. ¡Ni loco!

-Pero que no seas tonto.

¿No decías que te gustaba tanto cuidar a bebés?

Pues vaya si te ha durado el interés.

-Pero ¿tú sabes lo que es esa..., esa operación?

Me van a colocar...

Me van a colocar una bolsa aquí, para dejar mis...

¡El resto de mi vida!

-Pero es que si no lo haces será peor. ¡Te quedará menos!

-¡Que me da lo mismo!

-Eh..., disculpad, chicos, un momentito.

Pero a ver, Mateo, Bryan tiene razón.

Y esta es la única solución para poder acabar con el cáncer.

-Pues no se acabará, y ya está.

-Es que mira, mira que eres... Eres cabezón.

Me voy. -Tranquilo.

-Pues claro que quiero vivir más,

pero no a toda costa.

He tenido una buena vida, ¿sabes?

Bueno, no ha sido demasiado larga, pero...

Pero bueno. Una buena vida y... Y he hecho...

He hecho todo...

He hecho todo lo que he querido

y he tenido todo el tiempo para hacerlo.

Bueno, todo, no.

Se me ha quedado algo pendiente, ¿sabes?

Pero da lo mismo.

No podré resolverlo por mucho tiempo que viva.

Por fin, Felisa ha podido someterse a la prueba que faltaba,

para poder averiguar la causa de sus síntomas,

un TAC con contraste, y una posterior colonoscopia,

de la que se tomarán muestras para una biopsia.

-¿Cáncer de colon? Sí.

En el TAC ya vimos signos compatibles,

y la colonoscopia lo ha confirmado.

Y aunque faltan los resultados de la biopsia que hicimos después,

todo parece indicar que la obstrucción intestinal

la provocó el estrechamiento del colon que ha producido la neoplasia.

-¿Y qué es lo que va a pasar ahora?

Lo suyo sería pasar por quirófano para extirpar el tumor,

y después someterla a un estudio de extensión

para ver si se ha diseminado.

-Tú tranquila, que yo voy a estar aquí contigo.

-De verdad, tranquila, no pasa nada.

Bueno, no nos pongamos en lo peor

y vamos a confiar en que todo salga bien. ¿De acuerdo?

Voy a poner todo en marcha.

Hasta ahora.

-Tranquila.

-Eh...

Mira a quién te traigo,

a mi niña.

Cuidado. -¡Tu niña! -Cuidado.

-Hola, princesa.

¡Cuánto tiempo sin tenerte aquí!

Estás preciosa, ¿sabes?

-He hablado con mis padres.

Y...

Me da igual lo que me digan. Ya me las apañaré para cuidarla.

-Qué bien. -¿Y sabes qué nombre le voy a poner?

Claudia,

como la Cardinale.

Si no hubiese sido por ti,

jamás hubiera tomado esta decisión.

Me voy a acordar de esto toda mi vida.

-¿Quieres...?

¿Quieres llamar al doctor y...?

Bueno. Y le dices que...

Que me voy a operar. ¿Vale? ¿Eh?

Felisa ha entrado en quirófano.

El equipo quirúrgico debe extirpar el tumor hallado en su colon,

que causó la grave obstrucción intestinal que sufría.

El tumor ha sido extirpado con éxito.

Y los resultados de la biopsia han confirmado

que se trata de un adenocarcinoma.

Por suerte, el estudio de extensión que le realizamos después

ha dado negativo.

-Entonces, todo está bien, ¿no, doctor?

Sí. Aunque parece que no hay metástasis,

tendrá que pasar revisiones,

por si fuera necesaria quimioterapia y/o radioterapia.

Pero vamos, en principio, si no pasa nada,

en una semana podrá irse a casa.

-Bueno. A casa, a casa... Nos vamos air a la playa.

Como habíamos planeado.

Nos vamos a recorrer toda la costa de punta a punta por todo el sur.

-Bueno, a lo mejor debemos esperar un poquito, ¿no? ¿No, doctor?

Sí, a ser posible, mejor aguanten.

-Bueno, en realidad, como vamos a estar en casa juntas,

en el momento que te mejores, a tomar tortillitas de camarón,

rebujito, y a la playa, como tenemos planeado.

-Hola. Buenas tardes. Hola, buenas.

Bueno, aprovecho y les dejo solos. -Doctor. Hasta luego.

Muy amable. Gracias.

-Hola, cariño.

-Pero ¿tú qué haces aquí?

¿No te quedó claro lo que te dijo Felisa?

-Ya empezamos. A ver. Claro no me ha quedado.

Me ha quedado clarísimo, guapa.

Mira. Por eso le traigo el pijama y las cosas que ella me ha pedido.

-Pero ¿qué está diciendo? -Sí.

Sí, yo te agradezco un montón todo lo que has hecho por...

Bueno, lo que estás haciendo por mí, pero...

-Por cierto. ¿No te ha dicho ya Felisa

que le traigas absolutamente todas las cosas que tiene en tu casa?

-Me voy a casa con Braulio. -Ya lo sabía. Estás loca, Felisa.

¿No te das cuenta que esto no te va a llevar a ninguna parte? Y...

¡Piénsalo bien! ¡Si es que lo habías conseguido! ¿Y el viaje, qué?

-Bueno, yo cuando...

Cuando me encuentre mejor, si eso yo te llamo. No sé, ya...

Ya lo vamos viendo.

-¿No te ha quedado lo suficientemente claro?

-Felisa...

-Sí, sí, que te tengo que dejar.

Venga, vamos hablando. Ya me cuentas. Hasta luego.

Cabrera.

Oye, escúchame una cosa.

El otro día, no te estaba espiando.

Escuché la conversación de pura casualidad. ¿De acuerdo?

Por eso te lo tengo que volver a preguntar.

¿Qué le has dicho a Lucía?

Pues no le dije nada, Ramón.

No le dije nada porque estábamos en el restaurante muy bien,

ella estaba muy ilusionada,

y no estaba yo por la labor de quitarle su ilusión por...

un problema que, al fin y al cabo, tampoco tengo muy claro.

Has hecho bien, ¿eh? Y créeme si te digo que te entiendo.

Te entiendo perfectamente porque sé lo que significa

no contarle toda la verdad a alguien que quieres.

Pero te aseguro que presionar a Marcos

y hacerle sentir que todo el mundo sospecha de él

no es la mejor forma de ponerlo de nuestra parte.

Ya. Ramón, me vas a disculpar,

pero creo que estás cometiendo el mismo error

que cometiste con la bebida.

De tener un problema delante de tus narices y no querer afrontarlo.

Pero bueno, volvemos a las mismas,

tú eres el padre, ese es tu hijo, y tú decides.

Vamos hablando.

¿Dónde has dormido?

En un hotel.

Andrea ha preguntado por ti.

¿Le has contado por qué no he dormido en casa?

Javier, ya no sé cómo pedirte perdón.

No es cuestión de pedir perdón.

Eso no va a cambiar lo que pone en la carta.

A ver, te he dicho que...,

que la idea fue de Bárbara, de la psicóloga.

Ella entendió que, de esa forma,

pues a lo mejor yo podría expresar mis sentimientos y...

Mira, me da igual lo que diga Bárbara.

Es lo que sientes, ¿no?

Acompáñame.

Acompáñame a verla.

A ver, sus métodos no son muy ortodoxos,

pero yo creo que nos puede ayudar.

No, perdona, te puede ayudar a ti, que tienes el problema.

A mí no me pasa nada. Javier, un segundo.

-En la auscultación escucho roncus.

Para que me entiendas,

es como que hay algo obstruyendo el aire.

En la radiografía de tórax sí que hay algo que me preocupa.

Es un nódulo pulmonar, en el campo medio superior derecho.

Las dos me importáis, y mucho.

Así que os pediría, por favor, que intentéis solucionarlo. ¿Vale?

-Los marcadores tumorales de la analítica son positivos, Jesús.

-O sea que ¿tengo cáncer?

Luego te busco y me cuentas cómo ha ido.

-Vale. -¿Vale?

-Vale.

-Mi marido tiene cáncer. Y lo van a operar ahora.

-Mi novio también.

-En la zona del riñón izquierdo. ¡El dolor me tira hacia abajo!

-En la placa de abdomen, he visto una imagen blanquecina,

una imagen de mayor densidad... Y parece un cálculo.

-Tú quieres darme tu dinero.

Y yo quiero para mi hijo lo que le corresponde legítimamente de Castelo.

Así como su apellido.

-¿Que quieres que tu hijo tenga el apellido Castelo?

-Sí.

-Por el tamaño y la localización de la piedra,

cree que lo más conveniente es colocarte un catéter doble J.

-Pero ¿una operación?

-Es una intervención muy poco invasiva,

y que dura escasamente diez minutos. -Pero... ¡Pero si todo iba bien!

¡No, yo no me quiero...! ¡No me quiero quedar solo!

-¡Juanjo, Juanjo, tranquilo! -¡Yo no me quiero quedar solo!

-¡Juanjo! ¡Tranquilo, tranquilo, tranquilo! A ver.

-¡Que no me quiero morir solo!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 23/02/18 (2)

Centro médico - 23/02/18 (2)

23 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 23/02/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 23/02/18 (2)"
Programas completos (1024)

Los últimos 1.037 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios