www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4387778
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 22/12/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Qué tal? ¿Ha habido suerte? -Nada.

Me dicen que está en un retiro espiritual,

dando una conferencia sobre crecimiento personal

y cosas así, me dicen.

-Vaya, pero se lo podrá llamar o algo, ¿no?

-No me han pasado el contacto.

Están muy reacios en pasar información, no sé.

-¿Qué tipo de gente es esa, que no le da un contacto a su madre?

-Juanjo: Nunca fui una buena madre para mi hijo, ¿sabes?

Ariel es la persona que más tiene que perdonarme.

Yo te agradezco que hayas venido aquí, que estés conmigo,

que me apoyes...

Pero ahora tienes que volver al trabajo o a tu casa.

Las cosas tienen que seguir su curso natural.

No hay que empujar el río. -Sí, es verdad.

Se me hace tarde para el trabajo. Luego hablamos.

-Gracias, Juanjo.

-¡Ah! ¡Ah! -Lo siento. Disculpe.

-¿Qué ha pasado? -Perdone.

-¡Ah!

-Que he abierto la puerta sin querer y le he dado, no sé.

Pero ¿se encuentra bien? -¿112? Sí.

Tras sufrir un fuerte impacto con la puerta abierta de un coche,

Zacil, acompañada de Juanjo,

es traída de urgencia a Centro Médico,

presa de grandes dolores en el riñón enfermo.

Vale, llevadle a Reanimación, por favor.

¿Qué ha pasado? -Le han golpeado en un costado.

-Te dije que no era trigo limpio, Juanjo. Te lo dije.

-Pero ¿qué dices? Ha sido un accidente.

-Vale. Accidente. Quédate aquí, por favor.

Simón, que había decidido seguir cuidados paliativos a domicilio

tras ser diagnosticado de un cáncer,

tiene que volver a Urgencias.

Es la barriga. Estoy intentando concentrarme para asimilar el dolor,

pero... mi madre se ha puesto nerviosa

y ha llamado a la ambulancia. Ya. ¿Y ha venido contigo?

-No, no, no, no. No la he dejado. Ni siquiera sabe que estoy enfermo.

Bien. Vamos a Triaje. ¿Dónde te duele?

A Simón, lamentablemente,

le diagnosticamos hace poco un cáncer terminal de páncreas.

Es un tipo que lleva un estilo de vida peculiar,

y es consecuente con ella.

Pero ha decidido llevar solo esta dura enfermedad.

Estírate. Voy a explorarte.

Cuando me estiro me..., me duele aún más, ¿eh?

Tienes mucha ictericia en la piel. He tenido que dormir en el sofá.

En casa de mis padres no hay habitación para mí.

Pero he programado las visitas a domicilio con la enfermera

y el médico, como me dijiste.

Eso sí: Para cuando no están mis padres en casa.

Simón: No deberías llevar solo esta dura enfermedad.

Necesitas apoyo físico y psicológico.

Esto es cosa mía.

Lo bueno lo he vivido yo solo y, si me toca vivir lo malo,

lo voy a vivir solo también.

Ah...

Lo siento. ¡Uffff!

El dolor está a nivel del epigastrio y el hipocondrio.

A ver, valórame el dolor del uno al diez.

Si le tengo que ser sincero, yo aguanto el dolor, ¿eh?

Pero a esto... le pondría un nueve.

El dolor que describe Simón

lo situamos a nivel del epigastrio y el hipocondrio.

Según la escala EVA, lo catalogamos de insoportable.

Además: esa postura fetal, en la única que siente alivio,

las náuseas y ese color tan amarillento...

no es buena señal.

Lo siento, no... No me queda otra.

Sí, aquí, el hígado está más agrandado de lo normal y...

Y hay una masa dura y lisa.

Voy a explorarte la zona del páncreas.

No sé si voy a aguantar más. Me estoy mareando del dolor.

Ay...

Bueno. Todo apunta a un dolor refractario del tratamiento y...,

y a una afección en el hígado.

Refractario significa que el dolor es persistente

al tratamiento que está siguiendo en casa.

Teléfono

Perdón.

Bueno. Como decía,

parece que el hígado está afectado, y podría tratarse de una metástasis.

Pero también, de una hepatitis.

Así que, para tener más datos, le haremos una analítica y un TAC.

-Bueno.

-¿Cómo está?

-Bueno, pues le hemos hecho una radiografía,

y el golpe ha comprometido el funcionamiento del riñón. ¿Vale?

Entonces hay que acelerar el trasplante,

porque es posible que el riñón deje de funcionar. -Ya.

-No sé, creo que deberías contactar cuanto antes, con el hijo.

-Pero no va a ser posible.

Parece que está en un retiro espiritual en la India.

-Bueno, pero habrá otro familiar, ¿no?

-No. No hay nadie más que el hijo.

-Juanjo: No te estarás volviendo a plantear donarle el riñón, ¿no?

Ah, Pepa. Mira: Me viene bien verte. Verás. Se trata de Simón.

Ha vuelto a Urgencias, esta vez, con fuertes dolores de abdomen.

Voy al laboratorio a por los resultados de sus pruebas.

Pero ¿Simón Lorenzo? Sí.

¿Y qué tal le están yendo los paliativos en casa?

Bueno, los está siguiendo.

Pero no le ha contado a nadie su verdadero estado.

De hecho, a los padres les ha dicho

que tiene una infección de nada,

y que en cuanto se recupere se irá de viaje

y... que no les molesta más. Ya.

Bueno. La verdad, que es consecuente con sus decisiones. Eso sí.

Bueno, no sé, yo no estoy muy de acuerdo.

No hay que confundir la entereza con la inconsciencia.

Ni la valentía con la estupidez.

Es que... Ya...

Teléfono

Perdona.

Ramón, ahora no.

¿Quién es? ¿Landó?

Sí. Le dije que sería su apoyo, pero ahora no puedo. Tengo prisa.

Voy a por los resultados. Luego le llamaré.Vale. Bueno.

Me cambio y voy a ver a Simón. Perfecto.

Hasta luego. Hasta luego.

La doctora Romero le realiza una ecografía a Zacil:

la paciente con poliquistosis renal del adulto,

que ha recibido un impacto en la zona del riñón.

-¿Tan mal está la cosa?

-Pues el riñón derecho ha dejado de funcionar.

-Sabíamos que este momento iba a llegar antes o después, ¿verdad?

-Sí.

-No se preocupe.

No voy a permitir el acto generoso de Juanjo. Puede estar tranquila.

-Hola. ¿Trabajas aquí?

-Sí, pero bueno, hemos..., hemos cerrado ya.

-Vengo buscando a Ariel: el hijo de Zacil.

-Ah, pues va a ser imposible,

porque justo el maestro se encuentra en la India, así que...

-Vaya por Dios.

Pero tiene que haber alguna manera de contactar con él, ¿no?

-Bueno, si tiene que suceder, sucederá.

-Mira. No me valen esas frases chorras.

Zacil, la madre de Ariel, está en una situación muy complicada.

-¿Carmen? Quiero decir: ¿Zacil? ¿Qué le pasa?

-Tú eres Ariel, ¿verdad?

Tu madre está muy grave.

Si no recibe una donación de riñón urgente, fallecerá.

Tras regresar a Urgencias con un fuerte dolor abdominal,

Simón fue sometido a un TAC

para intentar descubrir el origen del problema.

En la analítica hemos visto una alteración de la bilirrubina

y de la función hepática.

Y en el TAC hemos confirmado una metástasis en el hígado,

que además se está extendiendo a los vasos abdominales.

Está avanzando muy rápido.

Simón: Te vas a quedar temporalmente ingresado.

Ahora Pepa te pondrá opioides y antieméticos por vía.

Sí, son los cuidados paliativos del hospital.

De momento solo podemos ver cómo evolucionas.

Gracias.

Bueno.

Al menos esta cama es más cómoda que el sofá de casa.

Pero tranquilos, ¿eh?

Voy a poner todo de mi parte

para no ocuparos la habitación demasiado tiempo.

No, puedes quedarte el tiempo que quieras.

Bueno.

Después paso a ver cómo estás. Hasta ahora.

Los opioides son medicamentos que alivian el dolor,

y reducen las señales que llegan al cerebro.

Y los antieméticos sirven para los vómitos.

En el caso de Simón no podemos hacer otra cosa que ver cómo evoluciona.

-Zacil.

-Adivina quién ha venido a verte. -¿Quién?

¡Ah, Ariel!

-Os dejo solos, que tendréis mucho de que hablar.

-¡Ay! -Gracias.

-¿Cómo estás? -Bien, bien. ¿Tú qué?

-Pues nada, me ha golpeado un coche,

justamente en el riñón que tenía más débil.

-Ya, ya me ha contado Juanjo, sí.

-¡Ay, qué casualidad, maldita casualidad!

Aunque las casualidades... (A LA VEZ) No existen.

-Hola. Perdonad. Soy la doctora Natalia Romero.

-Hola. Ariel. Un placer. -El hijo de Zacil, ¿verdad? -Sí.

-Que vienes a... Bueno, a la donación del riñón.

-Bueno, quiero saber primero cómo va un poco. Porque estoy...

-Sí. No te preocupes. A ver.

Hay que hacer una serie de pruebas de compatibilidad. ¿De acuerdo?

Estas pruebas son tanto físicas como psicológicas.

Y vamos a ir viendo cómo...

-Bueno. Psicológicamente, no sé yo si voy a estar en forma,

porque he tenido una infancia... exótica.

-Bueno, ahora lo que vamos a hacer es preparar todo, y mientras, bueno,

pues os dejo solos para que habléis lo que tengáis que hablar. ¿Eh?

-Gracias. -Muy valiente.

-Gracias. -Gracias.

-El procedimiento del donante se hace por laparoscopia.

Esto reduce el dolor,

y también acelera la reincorporación al trabajo del donante.

Es muy importante saber que

los receptores de riñones de donantes vivos

evolucionan muy bien en comparación

a los receptores de riñones de donantes fallecidos.

-Simón: ¿Por qué no les has dicho nada a tus padres?

-Ya me conoces. Ya sabes lo que pienso del tema.

Esto es cosa mía.

-Ya, ya, pero bueno. Eh..., no sé.

A lo mejor a ellos les gustaría saberlo.

¿Tú te has puesto en su lugar?

-Lo primero que tendrían que hacer es asumir que tienen un hijo... raro.

Y que... busca en la vida cosas distintas al resto, y...

Pero, llegado el caso, si estuviera en su piel,

supongo que, me gustase o no, tendría que respetarlo.

Yo no le obligaría a decírmelo.

-Ya, pero ¿tú cómo sabes lo que tienen que hacer?

¡Si tú no eres padre!

-Bueno, es que en realidad sí que tengo...

Se llama Paula.

Tiene 22 años.

-Pero ¿tú tienes una hija?

¿Y ella cómo lleva el tipo de vida que tú tienes?

-Bien. Bueno. O eso creo. Yo qué sé. No sé.

Durante toda mi vida la he visto de Pascuas a Ramos.

Pero siempre he estado al tanto de su vida. Hasta el año pasado.

Ahora hablamos menos. Pero sé por su madre que está bien,

y que está haciendo su vida...

-¿Y por qué no la llamas ahora? No sé. Aprovecha esta situación.

Has parado los viajes... Igual te viene bien un poco de apoyo.

-No. Eso sería muy egoísta.

A mí me parece fenomenal que mi hija tenga su vida sin mí.

Y deja de organizarme la vida. Por favor.

Claro que hay cosas de mi pasado que cambiaría, si pudiese. Ojalá. Ojalá.

Pero me voy a morir.

Y yo elijo cómo hacerlo.

En cuanto pueda saldré de aquí y... Y me iré a ver pájaros.

A Groenlandia. Que es lo que más me gusta.

-A ver. Es difícil ponerse en la piel de Simón.

Y... Y claro, él tiene derecho a afrontarlo como quiera.

Pero... Solo espero que no se arrepienta de su decisión.

Ariel espera los resultados que determinarán

si es un donante de riñón compatible con su madre.

-¿Qué tal, Ariel? -Bueno.

-A ver, tengo buenas noticias: es compatible.

A ver, en un par de días, deberías pasar por quirófano. ¿De acuerdo?

Cuanto antes lo hagamos, mejor.

-Pero ¿cómo que...? ¿Un par de días? No, no...

Yo pensaba que no iba a ser tan pronto, vamos, que no...

No puedo, tengo viajes que...

Tengo viajes que tengo que hacer y...

Y bueno, conferencias que están cerradas ya, no, no puedo...

Vamos, hay mucha gente que... Joder. Hay ge...

-Ariel: ¿Esa tos, desde cuándo la tienes?

-Desde..., desde hace... un par de días, yo creo, más o menos.

-Vale.

Déjame, abre la boca, que te voy a explorar...

Bueno. El paciente presenta una faringe eritematosa

sin exudado ni placas.

Y además, la auscultación cardiaca es totalmente normal.

No presenta ni arritmias, ni tampoco soplos.

Así que podríamos estar ante un catarro o ante una faringitis vírica.

De todas formas, lo que vamos a hacer es

ponerle un tratamiento sintomático,

y veremos cómo evoluciona, que espero que sea favorablemente...

Perdón.

Ariel: Que bueno, parece que se trata de una faringitis. ¿Vale?

Así que puedes analgésicos para el dolor.

-Sí, pero que puedo donar. ¿No? -Eso es. Eso es.

-Vale, pues necesito un momento para pensarlo.

Si..., si no os importa... -Vale, vale, perfecto.

-Si necesitas confirmación de que la situación es grave,

la doctora Romero te lo puede decir.

-¿Me podéis... dejar en paz, un momento, por favor?

-Claro. -Gracias.

-Tranquilo.

A ver, Juanjo, es una situación difícil y tiene que pensárselo.

-Sí, sí, sí. Pero Zacil ya no va a aguantar más.

A pesar de implantar un tratamiento para el dolor

y controlar los vómitos,

el estado de Simón no ha mejorado.

¡Ah! Ya, ya, ya, ya, ya.

Uf...

Los dolores de Simón persistían, y optamos por hacerle una neurólisis,

inyectándole alcohol en el plexo celiaco

para destruir el tejido nervioso.

Al remitir el dolor, rebajamos el opioide.

Desgraciadamente no podemos hacer más,

porque el cáncer está muy avanzado y... es incurable.

Y ya te digo.

Que me da un poco de pena ver un tipo tan vital como Simón,

pues en el estado en el que está.

Claro. Que también me parece admirable cómo lo está llevando.

-Sí, yo que he estado hablando con él ahora,

me da la sensación de que tiene cosas pendientes que no quiere resolver.

Bueno, eso es cosa suya.

Cada uno decide cómo vivir sus últimos momentos.

Sí, sí, sí, está claro. Pero es una tendencia natural, ¿no?

Intentar dejarlo todo atado.

Lo que pasa es que parece que está peleando contra sí mismo. No sé.

Sí.

Teléfono

Perdona.

Landó. Se me olvidó llamarle. Dame un segundo.

Ramón: Oye, acabo de salir, te iba a llamar justo ahora.

No, pero ahora tengo que ir a buscar a la niña.

Ah, vale, vale, vale, vale, Ramón, vale, de acuerdo. Te veo ahora.

Venga. Hasta ahora.

¿Qué pasa?

Creo que se ha molestado porque no puedo quedar con él.

Ah, bueno, pero es que, si habías quedado...

Ya, pero tengo que ir a por la niña. ¿Y con quién la dejo?

Si te entiendo.

Pero ¿tú sabes lo que implica ayudar a alguien que está pasando

por lo que está pasando él?

Pepa: Sé perfectamente

a lo que me he comprometido con Landó. ¿De acuerdo?

La próxima vez, pues me organizo mejor.

Bueno, no te pongas así. Ya, ya, pero...

Ariel, el paciente cuya madre espera un trasplante de riñón,

regresa al Centro Médico

tras empeorar la faringitis que padece.

-¿Qué pasa? -Que no me encuentro muy bien.

No me encuentro...

-Te voy a llevar, a ver, que te vea la doctora.

Doctora. -Perdona. ¿Sí?

-Mire cómo está. -Pero bueno, ¿qué te ha pasado?

-No lo sé, pero me..., me pica todo. Creo que no...

Que no me han hecho efecto los analgésicos, o no sé, pero...

-Pero ¿has tomado algo más?

-Bueno, me he tomado una amoxicilina, que siempre me tomo,

para cuando viajo y tal, para no ponerme malo.

Pero ya está, nada más.

-Pero ¿cómo que amoxicilina?

Los antibióticos hay que tomarlos cuando te los prescribe el médico.

Nada más. -Perdón.

-Venga, vamos a Triaje.

A ver. Podría ser una reacción alérgica a la amoxicilina, ¿eh?

Así que te vamos a poner antihistamínicos,

y también corticoides. ¿De acuerdo?

A ver...

¿Esto? Vale. Espera. Respira tranquilo...

Te voy a poner oxígeno. ¿Vale?

Venga. Toma, que lo voy a conectar... Venga. Tranquilo...

Intenta respirar despacito. ¿Vale? Voy...

Ah, no, no, tranquilo. Las manos... Eso es. Ahí. Eso es. Despacio.

Muy bien, Ariel, muy bien. Despacio.

Yo creo que esto no tiene nada que ver

ni con la faringitis ni con la amoxicilina, ¿eh?

Eso es. Tranquilo.

Ariel ha sufrido dificultades respiratorias,

y la saturación está por debajo del 90 %.

Además, tengo aquí los análisis y he podido ver

que la leucocitosis está empeorando.

Ariel está siendo sometido a un TAC torácico

para tratar de averiguar la causa

de los potentes síntomas que está padeciendo.

En el TAC torácico hemos visto

infiltrados parcheados en ambos hemitórax.

Esto podría ser compatible con un proceso infeccioso e inflamatorio.

Por tanto, he pedido que se hagan

serologías, hemocultivos y urocultivos,

para saber de dónde viene esa infección.

De todas formas, no podemos descartar que se trate de un VIH.

Toma.

Aunque parecía haber mejorado tras ser intervenido del abdomen,

poco tiempo después, Simón ha empezado con vómitos.

Ah... A ver.

Percibo un sonido metálico.

¡Ah, ah, ah! Perdona.

No, no te disculpes por sentir dolor, hombre.

¿Y esto...? ¿Esto es lo mismo que antes?

Parece una oclusión intestinal.

Algo en el intestino está impidiendo que..., que pase su contenido.

¿Se puede hacer algo?

De momento empezaremos el tratamiento para...,

para prevenir los vómitos.

Y hablaré con Cirugía por si podemos intervenir.

Pero ¿esto...? ¿Esto va a servir para algo?

¿Y si la operación no va bien?

Simón: Siempre hay riesgos.

Pero vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano. ¿Eh?

Voy a avisar a una enfermera para que empiece el tratamiento.

La situación de Simón es límite.

Y someterle a una cirugía es muy arriesgado.

Pero nuestra obligación es hacer todo lo que esté en nuestra mano,

incluso sabiendo que no se va a curar

y que el pronóstico es malo.

Ariel, el paciente que sufrió una crisis respiratoria,

está a la espera de recibir los resultados

que confirmen el origen de la enfermedad que padece.

Gracias.

Carmen.

Carmen.

-¿Ariel?

Ah...

Juanjo me ha dicho que has vuelto. Que tienes un catarro o algo así.

-Bueno. En realidad no saben lo que tengo. Pero bueno. Estoy bien.

-Yo no espero que tú seas el donante. No te sientas obligado.

Ariel, hijo mío.

Siempre he sido una persona egoísta. Lo he sido con todos.

No solo contigo.

Esto no puedo negarlo.

-Vaya, me alegra escuchar algo de sinceridad por tu parte,

por una vez, aunque sea.

Mira: Le he estado dando muchas vueltas y... Y voy a darte el riñón.

-¿Por qué? -Porque da igual.

Voy a hacerlo y ya está. ¿Vale?

-¿Y qué te ha hecho cambiar de idea?

-Pues que no quiero tener esto en mi conciencia. No quiero.

-Gracias, Ariel.

Gracias.

-Hola. -Hombre.

-Yo haría lo mismo que tú.

Disimular, para que la gente no sepa que te duele,

y no tengan que ocuparse de tu dolor.

-No, si al final, hasta nos vamos a parecer tú y yo.

¡Ah! -¿Estás bien? Simón.

Ese dolor va a remitir con la operación.

-Eso será si sale. Y además: Si no es eso, luego será otra cosa.

Se me acaba el tiempo.

-En ese derrotismo no nos parecemos tanto.

-Se me acaba el tiempo, Pepa.

Hasta que no lo he dicho en voz alta, no me parecía verdad.

-Pues entonces, aprovéchalo. Sigue luchando.

Quizá necesites a alguien a tu lado.

-Pepa, ya hemos hablado de eso,

y... es mi decisión no llamar a mi hija.

Ya te lo he dicho.

-Yo también viví muchos años separada de mi familia.

De hecho, no me hablaba con parte de ella.

Durante mucho tiempo.

Años más tarde, mi padre vino a este hospital, a morir.

Y... ahí me reconcilié con él.

Pero tenía que haberlo hecho mucho antes.

Él murió ese día.

Bueno.

Algunas veces los principios no lo justifican todo.

-Acércame el teléfono. Por favor.

-Toma.

La doctora Romero ya tiene los resultados de las pruebas de Ariel.

Y por fin ha llegado a un diagnóstico.

He tenido días mejores, la verdad. -Ya.

A ver, tengo los resultados de todas las pruebas que te hemos hecho,

y han dado negativo, excepto en sarampión.

-¿Que tengo sarampión? -Sí.

Entonces, mi pregunta es: ¿Estás vacunado?

-Pues no lo sé, no me acuerdo. No... De sarampión, no, no me acuerdo.

-Normalmente esta vacuna se hace, pues cuando somos pequeños,

en época escolar... No sé. Haz memoria...

-Pues es que creo recordar que mi madre

es de las que está en contra de las vacunas.

-Las vacunas son una de las medidas sanitarias

que mayor beneficio ha producido y produce a la humanidad.

De hecho, gracias a ellas se pueden prevenir enfermedades

que antes provocaban grandes epidemias, la muerte,

y también secuelas.

Pero no solamente son beneficiosas para las personas que se vacunan.

Sino también para los que no se vacunan.

A esto se conoce con el nombre de inmunidad de grupo.

Por eso es absolutamente importante

cumplir con el calendario de vacunación.

Vale. Pues vamos a tener que poner en alerta

a los servicios de epidemiología, ¿de acuerdo?,

porque el sarampión es muy contagioso, Ariel.

-Y... ¿Y lo del riñón? ¿Va a poder ser viable, o...? ¿No?

-Lo siento mucho, pero no. No vas a poder donar.

Hay casos en los que la donación está contraindicada,

por ejemplo, dar positivo en VIH o en enfermedades infecciosas,

como, por ejemplo, el sarampión o la hepatitis B o C.

Pero también, padecer obesidad, diabetes mellitus,

o también, haber tenido litiasis renal hace menos de cinco años.

Por eso precisamente se hacen los análisis previos.

Para comprobarlo.

Al día siguiente, Simón está siendo trasladado a quirófano

para intervenirle.

-Hola.

Espera.

Vengo a darte ánimos. Seguro que la operación va a ir bien.

-Sí. Seguro que sí. -¿Has hablado con tu hija?

-Con Paula, sí. Hablé con Paula y... Creo que será la última vez.

-¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

-Pues ha pasado lo que tenía que pasar.

La llamé y le conté lo que había y... Y ella se enfadó mucho.

Me echó en cara que la llamase ahora, que estoy mal,

y tiene toda la razón.

Me dijo que me quería, pero como a un tío lejano.

Y que le daba pena, pero no tanta, porque... Porque no me conoce.

-Lo siento, de verdad. No... No sabía que...

-No, mujer. ¿Por qué vas a sentirlo? No tienes por qué.

-Perdón. Hay que ir a quirófano. Nos están esperando ya.

-Me tengo que ir. -Vale. Suerte.

Un equipo de cirujanos termina de intervenir a Simón

de la oclusión intestinal.

Al abrir, descubrimos que lo que le estaba provocando la obstrucción

era una parte del tumor, que se le ha extirpado.

Espero que esto le sirva de alivio a Simón.

Ahí está.

-Le iba a donar el riñón.

-Ya. Lo sabía.

He visto que has colgado la noticia, con una foto de Zacil en tu página...

En tu página web de la escuela.

-Noto como un tono de..., de crítica.

Mi madre siempre se ha portado fatal conmigo.

No se ha preocupado por mí nunca.

Vamos, creo que por lo menos me merezco que la gente sepa

que iba a tener un gesto solidario con ella, ¿no? Creo yo.

-Bueno. Lo siento. No quería criticarte.

-En realidad me siento aliviado de no poder dárselo.

No sé, yo no tengo la culpa

de que mi madre siempre haya tomado malas decisiones conmigo.

Es que no es culpa mía.

Como no vacunarme, por ejemplo.

Es que... Yo creo que, al final,

uno siempre recoge lo que siembra. Siempre.

-No siempre, ¿eh? No siempre.

Venga. Arriba.

Despacito.

Llaman a la puerta

¿Se puede pasar?

-Sí, claro.

-¿Qué te pasa, Juanjo?

-Vengo como paciente.

Me he hecho las pruebas y soy compatible con Zacil.

Quiero donarle un riñón.

-Siéntate.

A ver, Juanjo: ¿Estás seguro? -Sí, estoy segurísimo.

No voy a dejar que esa mujer muera sin hacer lo que yo pueda.

Lo hemos hablado, lo he pensado, y he llegado a una conclusión:

cualquier persona merece el cuidado del otro.

Y todas las vidas son iguales.

Eso lo dice el código deontológico, ¿no?

-Sí, sí. -De los médicos.

Y Zacil, por su pasado con el alcohol, no...

No puede estar en lista de espera de trasplantes.

Así que yo no la puedo dejar colgada.

-Bueno, sabes que a partir de ahora tu vida va a cambiar, ¿no?

Tienes que cambiar de hábitos, la dieta... En fin.

Seguir, pues unos controles exhaustivos...

-Lo sé.

-¿Por qué?

-Pues... porque tengo dos.

Y me voy. Que tengo trabajo.

-Vale. -Gracias.

-España es actualmente líder mundial de donación y trasplante de órganos.

Gracias a la solidaridad y concienciación de tantas personas,

que saben que, con este gesto, se pueden salvar vidas.

De hecho, en España, en el año 2016,

se han realizado 341 trasplantes renales de donantes vivos.

Y todo, gracias a personas como tú.

¿Sientes menos dolor?

-Sí. Sí, sí, sí. Me encuentro mucho mejor.

En unos días me iré para casa.

Simón: Con todo lo que has pasado estos días,

deberías plantearte quedarte aquí, en Paliativos.

No. Además: Tengo ganas de volver a ponerme en marcha.

Está bien.

Luego paso para ver cómo evolucionas.

Oye. Gracias por todo, ¿eh? No hay de qué.

La condición de Simón implica que en cualquier momento

podremos encontrarnos problemas como los que han surgido.

Lo ideal para él sería quedarse aquí en Cuidados Paliativos,

donde podríamos hacerle un seguimiento continuo.

Pepa: De verdad. De verdad: no insistas.

No insistas. Por favor.

Yo, yo te agradezco mucho que...,

que me hayas ayudado a arreglar los problemas con mi hija.

Pero es que... Ya has visto cómo ha funcionado.

No ha ido bien y hay que asumirlo.

Y además: El poco tiempo que me queda, lo quiero vivir así.

Tranquilo, lejos, y a mi aire. Haciendo lo que más me gusta.

-Ah, ¿sí? ¿Y no te parece, ya,

que es hora de dejar de huir hacia delante?

Sabes perfectamente, tan bien como yo,

que no vas a estar en ningún sitio mejor que aquí.

Y además, si tu hija no quiere asumir tus cuidados, yo...

Nosotros, en el hospital, haremos todo lo posible para que...

Bueno, para que estés bien en estos moment...

Para que...

-Pepa: ¿Tú quieres que me quede en Paliativos?

-Sí.

-Está bien.

-Simón es una de esas personas a las que te gusta conocer.

Inteligente, libre, con sus contradicciones...

Ojalá en Paliativos esté lo mejor posible.

Juanjo se recupera tras la operación

para donar un riñón al que fue sometido.

-Bueno. ¿Cómo estás?

-Pues peor se está en Murcia, plantando pepinos.

-¿Tú crees? -Sí.

Doctora, no será verdad eso de la dieta, y los análisis, la sal

y todas esas cosas. -Pues no.

Te lo puse bastante peor de lo que es.

De hecho, puedes hacer una vida totalmente normal. ¿Eh?

-¿Y Zacil?

-Bueno, pues está evolucionando muy bien

y no ha tenido ningún rechazo.

Así que, de momento, todo pinta estupendamente. ¿Vale?

Y no me llames doctora. Llámame Natalia.

Llaman a la puerta

-¿Se puede?

-Sí, pasa. -Pasa. Pasa, pasa.

-Yo ya me iba.

Hasta luego. -Hasta luego.

-¿Dónde vas con la mochila? ¿Qué, te vas?

-Sí. Me voy, me han dado medicamentos. Me voy ya.

Quería agradecerte lo que has hecho por mi madre. Gracias.

-Bueno. Tú habrías hecho lo mismo. -No.

Mira, no te puedo negar que soy hijo de mi madre, y...

Y bueno, que en parte soy lo que soy por ella,

trabajo en lo que trabajo y... Y no me va mal.

Pero yo no lo hubiera hecho.

O, si lo hubiera hecho, solo hubiera sido para castigarla.

No sé, para que recordara cada día que llevaba un riñón mío.

Y que supiera lo mala madre que ha sido conmigo.

Bueno. Me voy, que tendré que despedirme de ella.

Gracias.

-Vamos a ver, Juanjo.

Que es que deberías estar descansando,

y lo sabes perfectamente.

-Natalia: ¿Tú crees que soy un pobre diablo por haber donado un riñón

a una persona que se ha aprovechado de mí?

-¿Un pobre diablo? ¿Tú sabes lo que yo creo?

Que es, probablemente,

el acto más generoso que he visto yo en muchísimo tiempo.

Eso es lo que yo creo.

Bueno, venga. Que estás deseando verla. ¿Te ayudo?

-Sí. -Venga.

Cuidado con los codos...

Recuerda a Eva, que se los llevaba. Venga. Hasta luego.

¿Pasas de mis llamadas,

y me traes aquí a un parque para ver jugar a los niños?Sí.

De los niños podemos aprender los comportamientos más primarios.

La felicidad, la amistad...

Pero también la supervivencia y el egoísmo.

Y yo me he comportado como un niño. Bueno. No pasa nada.

Sí, sí pasa, Ramón, sí pasa.

Ellos no saben de responsabilidad ni de compromiso, y yo sí.

Y te he fallado.

A ver, Javier: No te voy a negar que, sí, me enfadé contigo.

Pero tampoco tengo que abusar.

Eso es lo que tienes que hacer, Ramón.

Yo quiero ayudarte en todo.

Cuando sea, donde sea.

En todo lo que necesites.

Pues ¿sabes ahora mismo lo que necesito? Un buen solomillo.

Porque tengo un hambre...

Elige un sitio.

-¿Qué antecedentes médicos tienes? -Soy diabético. Diabético tipo 2.

-Pero ¿cómo ha dejado que se desarrolle el callo así?

Pero ¡si es que no podrá ni andar!

Voy a preparar la sala de Imagen para hacerle una radiografía del pie,

porque creo que estamos ante un pie diabético.

-Muy bien. -¿Que me van a ingresar?

-Hombre, es que no es conveniente que hagas vida normal

con el pie como lo tienes.

Hay que operar lo antes posible. No podemos esperar.

O corres el riesgo de perder el pie.

-A lo mejor me tenía que haber tomado un poquito más en serio mi enfermedad

-Yo soy tu supervisora, pero también soy tu amiga.

Las formas con las que te hablé no fueron las correctas

y tú tenías parte de razón.

Avisad a Lucía. Decidle que está aquí su madre.

La verdad es que no te voy a engañar.

Últimamente he estado un poquito cansada. Pero vamos, una tontería.

¿Tú cómo estás? Dime.

No te voy a negar que echo de menos a Lucía y a los niños.

Claro.

Hija. Qué gusto tener un yerno como este.

-Mami: Que ya no es tu yerno.

¿Mami?

Rápido, Lucía: Avisa a una enfermera. Corre.

Le hemos dejado colocado el marcapasos,

y ahora mismo está en la UCI descansando.

¡Uf! ¡De verdad! Ey: Venga.

Tú quieres mucho a Ramón.

Y él te adora a ti. ¡Si yo sé que vais a seguir juntos!

-Mamá. -¿Qué?

-¡No voy a volver con Ramón!

Subtitulación realizada por Teresa García Román

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 22/12/17 (2)

Centro médico - 22/12/17 (2)

22 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 22/12/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 22/12/17 (2)"
Programas completos (1056)

Los últimos 1.069 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios