www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4433322
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 22/01/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Javier, ayúdala con el carrito. -Toma.

Deja, que ya lo llevo yo que está el coche ahí.

Vale, papá. Gracias. (Suspiro)

Pues ya está.

Supongo que ahora es cuando nos abrazamos, ¿no? -Supongo que sí.

Espero que seas muy feliz y que vuelvas pronto.

Bueno, ya..., ya veremos cómo van las cosas, ¿no?

De todas formas Asturias tampoco está tan lejos. -Ya.

Es que bueno, tampoco..., tampoco sé cómo decirte adiós, la verdad.

Pues no lo hagas.

Perdone, ¿la consulta del doctor Alejandro Naya?

Sí. Está en el primer piso...

Bueno, le voy a acompañar, que le tengo que comentar una cosa.

Es aquella.

Mira, perdona que te lo pregunte, pero es que me suenas muchísimo,

¿no nos conocemos?

No.

Creo que no. Aunque yo para las caras soy muy malo.

Y es la primera vez que vengo aquí al hospital.

Normalmente paso consulta con el doctor en su casa.

Ah, bueno. Pues nada, nada.

Es simplemente pues eso,

como que me daba la sensación de que nos conocíamos.

¡Héctor! -¿Qué ha pasado?

Nada, nada. Si estaba en la consulta y me ha dado...

Bueno, ¿me esperas en cafetería? Estoy contigo enseguida.

Sí, sí. -¿Vale?

Mira, te voy a acompañar. Subo luego y me tomo un café contigo, ¿vale?

Muy bien. Enseguida estoy contigo.

Hasta ahora. (Teléfono)

Hola, Cariño.

No, no. Estoy en el hospital con el doctor.

No. Le ha dado un dolor y se ha ido a que lo revisen.

Que no me grites. Adiós.

Disculpa, ¿eh? Perdona.

Estoy perdiendo el control. A ver...

Estoy pasando una pequeña crisis.

Necesito consejo y venía a hablarlo con mi psicólogo,

que también es mi amigo.

Pero parece que no va a poder ser.

Así que... ¿Qué le vamos a hacer?

Natalia llega al hospital tras sufrir una caída.

Un celador del hospital, al verla cojear,

ha decidido ayudarla acercándole una silla de ruedas.

Hola. ¿Qué ha ocurrido? -que me he caído.

¿Qué Te has caído, en la calle? -No. En una pasarela.

Soy modelo. -Ah. Vale. Bueno, a Triaje.

Caerse en una pasarela es lo peor que le puede pasar a una modelo.

Es que es nuestra mayor pesadilla siempre.

Y bueno, a todas nos ha fallado el tobillo

en algún momento de nuestra vida.

Eso es cierto. Pero ¿esto?

Es que no; es que me duele muchísimo la pierna. Y no puedo casi apoyarla.

Ah, perdón, perdona, perdona, Natalia.

Disculpa.

Oye, perdóname por lo de antes que..., que bueno,

que es evidente que eres modelo; solo hay que verte.

¿Llevas mucho tiempo en esto? -Algunos años.

Bueno, tampoco debe hacer tantos años, ¿eh?

¿Qué estarás, en los treinta y alguno?

Bueno. Escucha: ¿has sufrido alguna caída similar a esta?

No.

Algún tropezón por culpa de los tacones

o de las superficies que a veces son imposibles sí.

Pero una caída como esta, jamás.

De acuerdo. Por lo que he visto es muy probable que sea una fractura.

Así que haremos una radiografía para confirmarlo, ¿vale?

¿Una fractura?

Tranquila.

Toma aire... (Tos) Vale.

¿Desde cuándo tienes ese dolor en el costado izquierdo?

Ha empezado esta noche; nada, hace unas horas.

Es como si me clavaran alfileres.

Ya. A ver, déjame ver un momentito. Levanta los brazos... ¿Te pincha?

Me duele al respirar.

Vale. Bueno, parece de característica metálica

porque se expande..., o sea, te duele más cuando se expanden los pulmones.

Me noto un poco como destemplado.

Y he tenido algo de tos.

Seca, sin mocos ni expectoración pero...

¿Te has dado algún golpe con algo? -No.

A pesar de estar un poco ansioso, Naya presenta buen estado general.

Me ha dicho que tenía dolor pleurítico,

pero la auscultación pulmonar ha salido bien.

Así que vamos a hacerle una radiografía de tórax,

una de parrilla costal,

le inyectaremos un analgésico

para el dolor y esperaremos a ver qué nos dicen las radiografías.

(Fuerte grito) (Llaman a la puerta)

¡Bueno!

Naya, se te escucha desde el pasillo.

Mira, no puedo con las agujas,

¿eh? Será un trauma infantil o lo que sea, pero no las puedo ni ver.

Anda, incorpórate.

Mira, aquí tengo los resultados de la radiografía, y bueno,

en principio no se aprecia ninguna fractura, fisura,

derrame pleural o infección respiratoria.

Así que nada, te doy el alta.

Ah, pues mira: perfecto y maravilloso porque tengo mucho trabajo.

De trabajo nada, ¿eh? Para casa a descansar.

Oye, Cabrera, no seas así.

Mira, que de verdad, que tengo mucho curro, ¿eh?

Naya, tienes que ir a casa a descansar. Que es lo suyo.

Y ya sabes cómo va el proceso.

Si ves que tienes, pues eso:

disnea, fiebre o expectoración, te vienes para acá. ¿M?

Aparte échale un vistazo a la piel.

Y si ves que tienes alguna vesícula,

estate pendiente porque podría ser el proceso inicial de un herpes zóster.

Que sí, mamá. Lo que tú me digas. -Anda, para casa.

Natalia, la modelo que acudió a Urgencias tras una caída,

se somete a una radiografía en la pierna derecha

para saber el alcance exacto de su lesión.

En la radiografía se observa

una fractura no desplazada de los maléolos,

así que Natalia deberá llevar una escayola.

También le vamos a recetar antiinflamatorios.

Por otro lado, y muy importante,

tendrá que ponerse inyecciones de heparina de manera subcutánea

en la zona abdominal para evitar la formación de trombos.

¿Una inyección?

Sí, Natalia.

Mira, es que es indispensable en fracturas e inmovilizaciones.

Y teniendo en cuenta el estilo de vida que llevas y la edad también,

pues se consideran factores de riesgo para la aparición de trombos.

¿Mi edad?

Sí. A ver, simplemente me baso en términos médicos y estadísticos,

¿de acuerdo?

Si encima que me han puesto un yeso, me tengo que pinchar,

como si fuera una señora mayor, pues vaya gracia.

Bueno, a ver, escucha: lo de señora mayor lo has dicho tú. ¿Vale?

Y además, la heparina solo tiene un inconveniente:

y es la aparición de hematomas en la zona abdominal.

Pero con poco tiempo desaparecen

y te aseguro que podrás volver a las pasarelas.

Bueno, vale. Muchas gracias, doctor.

De nada. Voy a pedirte las muletas.

Hola. Si sigues mirando el café, lo vas a hipnotizar.

¿Me puedo sentar?

¿Qué tal estás? Que te veo un poco preocupado.

¿Tanto se me nota? -Un poquito.

Bueno, es que estoy un poco familiarizada con la ansiedad y eso,

que son gajes del oficio.

Conozca todas las teorías, domine todas las técnicas.

Pero al acercarse a un alma humana, sea solo un alma humana.

Carl Jung. De verdad,

que me encanta conocer a alguien que se haya leído un libro.

¿Seguro que no nos conocemos? Porque es que tengo la sensación de que sí.

Héctor, Lucía. -Hola.

¿Bien? -Oye, perdona...

¿Qué tal estás? -Bueno, mejor.

Pues nada, siéntate que yo me voy. Venga.

Venga. -Hasta luego.

Gracias. Perdona la espera, ¿eh?

Si me acompañas a casa te paso consulta allí.

Alejandro, esto es una emergencia. Cata me ha puesto un ultimátum.

Si mi mujer se entera de que me he liado con una alumna,

me va a grabar con hierro candente la palabra divorcio en la frente.

¿Y tú? ¿Quieres el divorcio?

¡Fff! Por eso estoy aquí. La verdad es que no lo sé.

Necesito que me ayudes; no sé qué hacer.

Mira, ¿por qué..., por qué no me acompañas a casa y continuamos allí,

vale? -Vale.

Cuidado con el jueguecito, que te vas a comer el muro, Ortega.

Que no estoy jugando.

Que estoy viendo fotos de Rey y su niña, que me acaba de enviar.

Míralas, por... Mira, por favor, la niña está para comérsela, ¿no?

Sí. Qué mayor está ya, ¿eh?

¿Mayor la niña?

Pero ¿no habías visto fotos de Rey y de su niña desde que se fue?

Pues... Pues no. No la había visto.

(Sirena)

Están guapas, ¿eh? -Oye, te...

Sí, sí, sí. -Te dejo.

Venga. -¿Vale?

Hasta ahora. -Venga, chao. Que vaya bien.

Natalia, la paciente del doctor Dacaret

que sufrió una fractura maleolar,

vuelve al hospital porque su estado se ha agravado.

¿Qué ha pasado? -No lo sé. Me la he encontrado así ya.

¿Qué eres, su hijo? -No. Su novio.

Vale. Perdona por la pregunta.

Me encargo de ella, espérate en la sala de espera, ¿vale? -Vale.

Bueno, Natalia. Con permiso te subo la blusa, que voy a explorarte,

¿de acuerdo? A ver...

Oye, ya sé que te cuesta respirar.

Pero necesito que me respondas una cosa: ¿has seguido el tratamiento?

Natalia, ¿seguro? -Aaa...

¿Sabes qué pasa cuando te inyectas heparina?

Que salen unos hematomas muy significativos.

Y... y no los estoy viendo.

Así que, como conclusión, no has seguido lo que te dije.

En una primera exploración, Natalia presenta taquicardia y taquipnea.

Es decir, que tanto el ritmo respiratorio

como del corazón están alterados.

Por otro lado también muestra un color azulado en la nariz,

en los dedos y en los labios.

Lo que indica una baja saturación de oxígeno en la sangre.

A ver... Escúchame: necesito que me expliques por qué no lo has hecho.

Tengo mis razones. -¿Tienes tus razones? Ya.

Tienes ingurgitación yugular.

Eso quiere decir que es probable

que tengas una insuficiencia cardiaca derecha.

Y es posible que sea causada por un tromboembolismo pulmonar.

¿De acuerdo?

Tenemos que corroborarlo con pruebas.

Pero antes de todo es muy importante que te inyectemos

la heparina en la barriga.

Ni muerta.

Creo que no eres muy consciente de la situación.

Debes saber que tu vida corre peligro, ¿vale? -Aaa...

Y si no lo haces, el cuadro que presentas puede complicarse.

Así que ya sabes lo que hay que hacer,

y además que no lo acabo de entender.

Es un simple pinchazo, Natalia, es que no hay más. ¿Sí?

Vale. Así me gusta.

Carlos, ¿preparamos heparina? Gracias.

Por sus síntomas, por su anterior visita al hospital y por supuesto,

por no haber seguido el tratamiento que le indiqué,

lo más lógico es pensar que tanto la taquipnea

como la taquicardia han sido ocasionadas por un trombo

que se ha desplazado hasta los pulmones.

Vamos a hacer un TAC de tórax para confirmarlo.

El psicólogo Alejandro Naya va a ser trasladado en ambulancia

al hospital tras empeorar su estado repentinamente.

Pues estábamos en sesión,

se fue al baño y de pronto empezó a gritar pidiendo auxilio.

Les he llamado porque yo no puedo con él.

Hay que ponerle oxígeno. Véngase usted conmigo.

(Respiración forzada)

No. No estoy en casa. He acompañado a Alejandro al hospital. No.

Ha tenido un problema. No sé qué es lo que, qué es lo que le ha pasado.

Bueno, luego te llamo, ¿vale? Un beso.

¡Hola! -¿Qué tal?

Muy bien.

Para no gustarte los hospitales, les estás cogiendo gusto últimamente.

He acompañado a Naya, que ha tenido un problema en casa y...,

y no podía venir él solo.

Vaya, hombre. ¿Cómo estás tú? -No te rindes, ¿eh, doctora?

No. ¿Te tomas un café? -Venga.

El dolor casi había desaparecido pero,

de repente en casa apenas podía hinchar los pulmones.

Además, noto una disnea a medios esfuerzos.

Tranquilo.

Y no paro de toser con unos mocos amarillos, rosáceos...

Vale. ¿Has tenido fiebre? No lo sé. No me he tomado la temperatura.

Naya, ¿qué hablamos, hombre, de estar pendiente de los síntomas?

(Pitidos)

Bueno, pues sí tienes fiebre, ¿eh?

Alejandro tiene 39 de fiebre.

Tiene la saturación moderadamente baja y tiene taquicardias

pero sin soplo.

Y la auscultación pulmonar esta vez sí ha sido anormal.

Vamos a pedirle una analítica

porque sospecho que está pasando un proceso infeccioso agudo.

Hola. Perdona, que antes no me he presentado. Doctor Dacaret.

Andrés. ¿Cómo está Natalia?

Sí, mira. Te cuento: le hemos realizado un TAC ¿de acuerdo?

En busca de un tromboembolismo pulmonar

que explicara los síntomas que tenía, pero ha resultado normal.

¿Un tromboembolismo? Pero no entiendo. ¿Cómo puede tener eso?

Seguramente debido a la fractura de peroné.

Y bueno, y también a que no ha seguido las instrucciones que le di.

Pero dice que no lo tiene ¿no? El TAC ha salido limpio.

Sí. Pero bueno, tenemos que confirmarlo con un angiotac,

¿de acuerdo? -De acuerdo.

Doctor, ¿qué quiere decir con que no ha seguido las indicaciones?

¿Qué indicaciones?

A ver, ¿a ti Natalia no te comentó que, que le dije que tenía

que inyectarse heparina en el abdomen?

No, no. La verdad que no.

Cuando hablé con ella me dijo lo de la pierna,

que estaba muy nerviosa y tal.

No me dijo nada. Era un drama. Pero no, nada más.

Ya. Vale. Bueno, en cuanto tenga noticias te aviso. -Vale. Gracias.

Venga, hasta ahora.

Bueno, pues este es mi despacho.

Es que la cafetería estaba así, y yo creo que estaremos más cómodos aquí,

¿no? ¿Te quieres sentar?

Sí. -¡Ay!

Disculpa por estos arranques pero...

Perdona que te pregunte, ¿eh? Pero ¿tienes algún problema?

Porque te veo ahí un poco..., un poco nervioso con el móvil.

Uno no tiene, no tiene un problema si no cree que tiene un problema.

Llevo 20 años casado y no puedo más.

Tengo una amante 20 años más joven que yo.

No tienes por qué contarme nada, ¿eh?

Que no estoy aquí para hacerte terapia.

Pero, si te apetece hablarme, yo encantada de escucharte.

Conocí a una alumna en un seminario que hice hace unos meses.

Sentimos atracción, yo pensé que sería algo pasajero, pero...

Pero no ha sido así.

Cuando alguien quiere algo con alguien que no es su mujer,

es que no está bien. -Pues sí.

Soy un cliché andante, ¿verdad?

Mediana edad y con una amante 20 años más joven.

¿Cómo te hace sentir eso? -Mal.

Pero ¿porque crees que estás haciendo algo que es incorrecto o...?

Me siento culpable.

Me siento como, como una avestruz

que está metiendo la cabeza en un agujero.

Estamos en crisis y mi mujer no lo sabe.

¿Y por qué no hablas con ella? ¿No?

Porque es que ha sido tu compañera durante 20 años;

digo yo que se merece que hables con ella, ¿no?

Si ella se entera de que estoy con una alumna,

me pone de patitas en la calle.

Ya. Pero si se entera por otros medios yo creo que la situación

pues eso, ya va a ser irreparable, ¿no?

¡Ay, qué frío, ¿no?!

Hola. -Hola, ¿Qué haces aquí?

Pues que tengo turno doble. -Ah.

Me ha dado tiempo a ir a casa,

comer un poco echar una siesta de diez minutos y poco más. -Muy bien.

¿Y tú? -Comiendo algo.

Y aireándome. -muy bien.

Que bueno, tengo una paciente que le están haciendo un angiotac.

Ah. -¿Quieres?

No, gracias.

Oye: esta mañana, cuando te he enseñado fotos de Rey y de su niña...

He notado algo raro. -¿Qué quieres decir?

Que te he notado algo raro a ti. -A ver: puede ser.

Es que a ver: no eres la primera que viene del hospital

y me enseña fotos de Rey con su hija,

y se ve que todo el mundo ha hablado con ella.

Pero no sé, a mí no me ha dicho nada.

Pero ¿tú a ella la has escrito y le has llamado? -Pues no.

Bueno, pues eso es, Daca.

Yo he escrito a Rey todos los días

desde que se fue para saber cómo está.

Es normal. Ella está liadísima con la maternidad.

Bastante tiene con responder a los que sí que le escribimos, ¿sabes?

A la gente que queremos

y que realmente nos importa hay que demostrárselo. -ya. Vale.

Me voy que al final voy a llegar tarde. -Muy bien.

Chao. -Adiós.

Alejandro Naya, el paciente que volvió al hospital con fiebre,

disnea y dolor pleural punzante, ha sido ingresado.

¿Qué tal estás, campeón? ¿Cómo vas?

Bueno, pues aquí estoy, hecho un trapo.

¿Te han traído los resultados de Rayos?

Sí. Lo acaban de bajar de Rayos.

Bueno, mira: pues en la analítica

y el hemograma nos muestran

que estás sufriendo un proceso inflamatorio bastante agudo.

Aparte de una infección muy importante.

Pero lo más preocupante de todo esto, Naya,

es que la función renal la tienes al límite.

Vamos, que esto no es una simple gripe, ¿OK?

Mira, vamos a hacer lo siguiente: vamos a sacarte una muestra de sangre

para unos cultivos y un cultivo de orina

para antigenuria de legionella y neumococo. ¿OK?

Que son mis mayores sospechas.

OK. Como tú digas.

Oye, ahora, si me permites,

voy a echar un vistazo a esas radiografías a ver qué nos cuentan.

Bien. Venga, gracias, Cabrera. -Venga, hasta luego.

(Tos) (Suspiro)

¿Cómo estás, doctor? -Pues neumoniaco perdido.

Pero viviré, que mala hierba nunca muere.

Oye, disculpa por haberte dejado tirado, ¿eh?

No te preocupes.

Lucía se ha hecho cargo de mí y me ha llevado a tomar un café.

Y un café con ella ha sido mejor que diez sesiones contigo.

(Tos ahogada) Es muy buena, ¿eh?

Muy buena. -Hola.

¿Cómo está, doctor? -¿Qué tal?

Bueno, pues te comento: tienes una neumonía bilateral.

Así que vamos a empezar cuanto antes con antibiótico, ¿OK?

Lo que usted diga. -Venga, ánimo, hombre.

Después de realizarle un angiotac, el doctor Dacaret va a ver a Natalia,

la modelo que tiene dificultad respiratoria

para comunicarle los resultados.

El angiotac ha confirmado que Natalia presenta un tromboembolismo pulmonar.

Seguramente por no seguir las indicaciones

que le di sobre el tratamiento.

Esto está condicionando la llegada de sangre y oxígeno a los pulmones,

ocasionando un fallo en el sistema cardiopulmonar.

¿Cómo estás? -Pues un poco mareada y con muchísimo frío.

Espera, que te tomo la temperatura y comprobamos si tienes fiebre.

(Pitidos) Pues no tienes.

Pues mejor. (Llaman a la puerta).

sí. ¡Hola! -Andrés, no quiero que me veas así.

No quiero que estés aquí. -Nata...

No. No quiero que me veas así.

Natalia. Pero... Pero ¿a qué viene eso, Natalia?

NO quiero que me veas así, Andrés, por favor, vete de aquí. -Bueno.

Pero es que... Andrés. -Por favor.

Andrés, Andrés. Mejor que esperes fuera. Tranquilo.

Ya está. Ya se ha ido.

Andrés y yo nos conocimos en una página de contactos en Internet.

Él vive en otra ciudad y nos vemos mucho. Siempre que podemos.

Em... Es más joven que yo.

Él dice que me quiere mucho, que está loco por mí,

y yo le quiero muchísimo.

Pero me da mucho miedo que me acabe viendo mayor y que me deje.

¿Tienes algún problema con él? -No.

El otro día cuando me preguntó

que por qué no me había pinchado la heparina. -Mm.

Ibamos a tener un fin de semana romántico Andrés y yo.

Hacía mucho tiempo que no nos veíamos, ¿vale?

Y bastante fuerte era que me viera con el yeso puesto,

que encima me viera con morados en el cuerpo. Y no quería.

A ver, Natalia, escúchame.

A mí me da la sensación de que a Andrés el aspecto físico

le importa más bien poco.

Además he hablado con él y ¿sabes lo que me ha dicho?

Que eres su pareja.

Y a mí me da la sensación de que se toma esto bastante en serio.

Hace 20 años yo hacía anuncios de perfumes. -Mm.

Y ahora los hago para pérdidas orina

y para tinte del pelo para las canas.

Hay mucha diferencia.

Hasta he dejado de tomarme los anticonceptivos

porque Andrés quiere ser padre y a mí me pareció una buena idea

y yo todavía puedo porque todavía soy fértil.

Ya sé que es una locura y parecerá que es imposible con mi edad

y que no se puede, pero sí lo soy.

Sí puedo. -Pero a ver, Natalia, que yo me aclare.

¿Estás tomando anticonceptivos?

Hasta el mes pasado sí. -¿Hasta el mes pasado?

Sí.

Lo que está claro es que los anticonceptivos

son un factor de riesgo que ayuda a la formación de los trombos.

Y más cuando existe una fractura en las extremidades inferiores.

A pesar de estar en tratamiento para la neumonía bilateral que sufre,

Alejandro no parece mejorar.

Pues está hipotenso y tiene 8-5. -Ya.

Voy a echar un vistazo. -Permíteme un momentito, Alejandro.

Incorpórate un poco. Gira el cuerpo un poquito al lado...

Eso es, campeón. Ahí está.

Presenta disnea. -¿Necesita algo más?

Sí, Mira, vamos a ponerle oxígeno

y fluidoterapia para subirle la tensión. -Mm.

¿OK?

Vamos a esperar a ver si remonta y bueno, si no es así,

le haremos una perfusión con noradrenalina. -Muy bien.

El paciente no ha reaccionado a la fluidoterapia

y hubo que ponerle noradrenalina.

Ahora sospechamos que ha tenido un shock séptico,

que es un estado grave y alterado del organismo,

provocado por una hipotensión prolongada.

Esto conlleva a un mal funcionamiento de los órganos.

Evidentemente esto no tenía que haber pasado.

Pero por suerte el paciente ahora se ha estabilizado.

Hola. -Hola.

¿Cómo está Alejandro?

Bueno, pues le hemos conseguido estabilizar.

Aunque no ha sido necesario intubarle, pero bueno.

Ahora se encuentra mucho mejor.

La crisis que ha tenido ha podido comprometer su vida.

¿Y cree que va a mejorar? -Espero que sí.

Lo único que ahora necesito

son los resultados de cultivo de laboratorio

para saber qué antibiótico específico tengo que utilizar.

Pero vamos, que me ha tenido muy preocupado.

Bueno. Pues luego cuando salgas nos tomamos algo, ¿eh?

Vale. Luego nos tomamos algo. -Venga.

Bueno, pues nada. Yo me voy chicos. -Venga.

Venga, hasta ahora.

Debe ser duro tener a tu pareja trabajando en el mismo sitio

que tu expareja, ¿no? -¿Qué? ¿Tú cómo sabes eso?

(CON BURLA) -Cuando quieras, lo hablamos ¿tomando un café?

Vale. Pero otro día. Hoy no puedo. ¿Vale?

Venga, adiós, Héctor.

Mira, Andrés. El siguiente paso es hacerle una fibrinólisis,

¿de acuerdo? Ya están en ello.

Bueno, consiste en la aplicación de un fármaco

que lo que hace es aguar la sangre.

De manera que esta puede diluir el trombo.

Cabe la posibilidad de que surja una hemorragia interna.

¿Vale? Pero no te preocupes

porque estamos muy atentos para que no suceda. Así que...

Bueno, más que nada para tranquilizarte.

Pero no lo entiendo, doctor. O sea, se ha roto una pierna.

¿Cómo se ha podido complicar así?

Pues mira, sinceramente:

la única responsable de todo esto es la misma Natalia,

por no haber seguido las instrucciones del tratamiento.

No me puedo creer que haya sido tan irresponsable.

¿En qué estaba pensando? -Pues en ti, Andrés.

¿En mí? -sí, sí. He hablado con ella y tiene,

tiene muy presente la diferencia de edad entre vosotros.

Y se cree que, si no la ves perfecta, pues que puedes llegar a dejarla.

Eso no va a suceder. No pienso dejarla.

Ya. Si no lo dudo. Mira, voy a ver cómo va la prueba, ¿de acuerdo?

Pero, en cuanto puedas verla,

pues encárgate de hacerle ver que te importa mucho.

Vale. -Que a veces pensamos mucho en nuestras cosas y se nos pasa.

Lo haré. Gracias, doctor. -De nada. Hasta ahora.

Sí, Natalia es muy presumida. Pero ¿hasta este punto?

Ella es una chica muy especial Y desde que la conocí lo tuve claro.

Ni una pierna inyesada ni uno moratones en la piel

ni un vestido ni unos tacones me habrían hecho replantearme

lo que siento por ella.

Pues ponte a estudiar. Venga, que en nada voy para casa. Sí. Voy ahora.

Venga, un beso. -¿Qué tal? ¿Café o zumo?

¡Ay! Eh, zumo.

Venga. -Gracias.

Nada. -¡Ay, Dios mío, ay Dios mío...!

Bueno, no es que me sirva de consuelo,

pero veo que no soy el único que ha tenido hoy un mal día, ¿no?

Es que yo no he tenido un mal día. He tenido un mal año.

Venga, va. ¿Dónde está la Lucía positiva?

Ya, pero es que a veces la Lucía positiva, de verdad,

que es que cuesta tenerla, ¿eh?

Porque con un hijo que pasa de todo,

un exmarido alcohólico y otro hijo que era encantador

y ahora es el matón del colegio, tú me dirás. ¿Qué hago? -Mm.

¡Ay, Dios mío!

Pero por lo menos me tienes a mí aquí, ¿no? -Menos mal, cariño.

Soy tu salvavidas caribeño. ¿Eh?

Tras someterse a una fibrinólisis para eliminar el trombo

que le provocaba una dificultad respiratoria,

Natalia recibe la visita del doctor Dacaret.

¿alguna alegría?

Pues sí. -¡Ay, que estoy harta de tristezas, por favor!

La fibrinólisis ha sido efectiva,

la paciente ha evolucionado poco a poco hasta recuperarse del todo.

Así que, en pocos días, le vamos a dar el alta.

¿Sabes lo que pasa?

Todo esto no hubiera pasado si me hubieras hecho caso el primer día.

Ya. Que estoy mayor, pero no soy sorda. -vale, vale.

Y además, si tú me hubieras preguntado antes

por los anticonceptivos... Mm. -NO me lo puedo creer.

Muy bien, me lo apunto. Pero es verdad, tienes razón. -¿Y ahora qué?

sí. Te cuento, Natalia.

Pues tendrás que estar bajo tratamiento dos meses

con anticoagulantes, ¿de acuerdo?

Luego, en dos semanas pasas por aquí, te retiramos la escayola

y vemos cómo está la fractura de peroné. -Genial.

(Llaman a la puerta) ¿sí?

¿se puede? -Sí, claro.

sí. -Hola.

Hola.

Creo que no te gustó el ramo que te traje, y bueno, he ido a coger otro.

Son rosas, que bueno, es un clásico, pero siempre funcionan. -Me encanta.

¿Sí? -Bueno, os dejo a solas.

Gracias. -Gracias.

¿Cómo estás? -Bien. Mejor.

¿Sí?

He estado hablando con el doctor y me ha dicho que tienes un problema

con la diferencia de edad.

Yo quería estar perfecta para ti. Quería ser la más guapa.

Y no quería que me pasara como me ha pasado con las agencias de modelos.

Que se olvidan de ti y llaman a las modelos más jóvenes.

Y no quería que te olvidaras de mí. -Yo no me voy a olvidar de ti.

Y me da igual si tienes la pata chula,

moratones en el cuerpo o arrugas.

¿arrugas?

Nata. -¿Qué?

Yo te quiero tal como eres, tal como estás.

Yo también te quiero.

El doctor Cabrera ya tiene los resultados de los cultivos

que solicitó para Alejandro, el paciente con neumonía.

Muchísimas gracias, ¿eh? Hasta ahora.

Los resultados de cultivo dan positivo para neumococo.

Lo que quiere decir que bueno,

ahora sabemos que habrás sufrido un shock séptico secundario

a una neumonía neumocócica.

Esto son buenas noticias;

porque podemos mantener la misma pauta antibiótica.

Así que le dejaremos ingresado y bueno, en fin,

ahora sí estoy convencido que se recuperará.

Oye, pero que sepas que me has tenido muy preocupado, ¿eh?

Oye, tu amigo Héctor está ahí fuera. ¿Quieres que le diga algo?

Pues mira sí. Coméntale lo que tengo pensado para él. -¿Lo del seminario?

Vale. De acuerdo. Venga, oye. Descansa que tienes que recuperarte.

Gracias. -De nada.

¿Puedo entrar a verlo?

No. Ahora no. Prefiero que descanse.

Pero, eso sí, me ha dicho Alejandro

que a ver si te organizas más adelante

y preparas un seminario en el hospital. -Ya veremos.

¿Un seminario? Pero ¿un seminario de qué?

¡Ay! ¿Tú eres psicólogo? ¡Claro! ¡Ay, perdón! Ya sé de qué te conozco.

Que me he leído un montón de libros tuyos. Tú ¡eres Héctor Romemé!

Es que en vivo mejoro mucho. Soy bastante más guapo.

Y en los libros no se me conoce. -Ya.

¿Y Naya?

Pues es exalumno y amigo. Ya sé que no está bien tenerlo de terapeuta.

Pero prefiero hacerlo así.

¿Cuándo nos tomamos otro café? -Pues cuando quieras.

Me gustan mucho estas terapias con cafeína.

(Teléfono) Ay, perdón.

(Carraspeo) Perdonad.

¿Qué vas a hacer?

Pues mira, voy para casa, hago las maletas y me voy a las Bahamas.

Pero no te preocupes. Hablaré, hablaré con ella. Con las dos.

Y pronto. -Me parece bien. Hasta luego.

Venga, hasta luego. -Hasta luego, Héctor.

¿Qué tal? -Bien.

¿sí? -Sí, sí.

Bieeen, o ¡bien! -Bien.

Que estamos trabajando. -¡Qué tontería!

Luego te veo. -Adiós.

Hola. -Hola. ¿Qué tal?

Bien. Bien.

Bueno, menos una paciente que, por no hacerme caso con el tratamiento,

casi tiene un susto importante, la verdad.

¿Y sabes por qué?

Porque solo pensaba en ella y no en su pareja. ¡Es que la gente...!

Mm... Es que... Ponerse en el lugar de los demás y entenderlos, pues...

no es tan fácil.

Ortega, Ortega, ¿estás bien? -Sí.

¿Seguro? -Ya hablaremos.

Oye, sabes que, si necesitas hablar... Estoy aquí. Lo sabes, ¿no?

Lo sé. -Muy bien.

¿Y tú? ¿Has hablado con Rey?

Eh sí. Bueno, a ver si coincido con ella. -Me alegro.

Y yo. -Chao.

Hola, Rey. Soy Dacaret.

Bueno, ya, ya sabes que soy yo.

Que escucha, que nada, que te llamaba para saber cómo te va por allí.

Con Coba y todo, y bueno, da igual, que ya hablaremos en otro momento,

¿vale? Venga, adiós.

¡Hola, mami! ¿Qué tal estás?

  • Centro médico - 22/01/18 (1)

Centro médico - 22/01/18 (1)

22 ene 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 22/01/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 22/01/18 (1)"
Programas completos (830)

Los últimos 843 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios