www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3641448
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 21/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Alba espera a su novio Nacho en la entrada del hospital

porque este tiene desde hace unos días un dolor muy intenso

en un dedo de la mano.

¿Qué tal? Nachete y su patinete.

-¿Cómo estás? -¿Dónde vas con el monopatín?

-¿Tú sabes cómo llevas la mano? -Para patinar no hacen falta.

-Y hace un día estupendo. -Vamos al hospital.

¿Cuál es el motivo de tu visita?

Que hace unos días tengo este dedo como medio dormido.

Y lo tengo así rojo y bastante hinchado no sé por qué.

¿Te has dado un golpe o te has hinchado con algo?

Se cayó hace unas semanas, iba paseando al perro,

tropezó y cayó encima de un cactus.

-Bueno, un cactus no fue. -¿Cómo que no?

Fui a bucear y me pinché con unos erizos.

-¿A bucear? -Sí, no te lo he contado

porque te ibas a mosquear. Pero ¿qué más da?

Llevo once años saliendo con Nacho y no le he conocido un empleo fijo

ni una afición concreta.

Un año le dio por montar una tienda de discos.

Al año siguiente, una granja de avestruces.

Después le dio por el buceo, después por la caída libre.

Es como un niño grande.

Muy maduro la verdad es que no lo soy,

pero es que no le hago daño a nadie. Mira, yo tengo mucha pasta

porque mi padre me dejó bien situado y lo que hago es invertirla en mí,

en pasármelo bien.

En principio esto podría ser una infección en las partes blandas.

¿Cómo de las partes blandas?

Que yo de las partes blandas estoy estupendamente, ¿verdad?

-¿Por qué me das? -Cuando digo partes blandas

me refiero a la piel, los músculos, ligamentos... en fin.

Y podía ser todo provocado por la púa de erizo.

Si se pincha con una púa de erizo de mar, lo que debe hacer

es echar agua fría salada para remover el veneno

y también para limpiar la zona. Luego meta la herida en agua caliente

para neutralizar el veneno y mitigar el dolor.

Si las púas son fáciles de extraer, hágalo con unas pinzas.

Hay personas que pueden sufrir una reacción alérgica grave

que se llama shock anafiláctico. En este caso, acudan a urgencias.

Muchas gracias por haber venido. Quería deciros algo antes de irme

que es importante y seguro que no lo habéis planteado.

La competición hay que afrontarla como una enfermedad,

hay que creer siempre en la victoria.

Y también confiar en el médico, o en este caso en la enfermera.

Y qué mejor enfermera que nuestra enfermera Pepa.

Luis es un amigo que forma parte del equipo nacional de tenis de mesa

y en breves se va a las Olimpiadas a representar a España.

Me parece una buena idea que venga al hospital a contar a los pacientes

cómo el deporte ayuda muchísimo para afrontar una enfermedad.

Como se nota que eres mi amigo. Muchísimas gracias, Luis.

Y a todos gracias por haber estado aquí hoy.

Y ya sabéis, a practicar un poquito de deporte.

Realizar una actividad física de forma habitual es beneficioso.

Aparte, incremente mucho el optimismo y la autoestima.

Luis, muchas gracias, ha estado guay

y yo creo que a los enfermos les ha encantado y les va a servir.

Gracias a ti, el tenis de mesa normalmente no se conoce.

Y cualquier oportunidad que me des es un regalo.

Si ya te conozco. Que oye, a ver si nos tomamos algo

que es que no nos vemos nunca.

Pues sí, además tengo una cosa que contarte.

¿Ah, sí? ¿Qué? Buscamos un hijo Ángela y yo.

¡Enhorabuena! Lo sabía.

-Estamos muy ilusionados. -Me alegro un montón.

Pero a ti la idea no te hace mucha ilusión.

No es eso. Me duele la cabeza y estar malo antes de las Olimpiadas

-me preocupa. -Está muy bien que seas positivo,

pero ya que estamos en el hospital, ¿por qué no te echas un vistazo?

Llevo un mes entrenando a tope. Tiene que ser de eso.

Pues venga, que te echen un vistazo.

Conozco a Pepa dese hace muchos años y sé que hasta que no vea al doctor

no va a dejar de insistir, así que no me ha quedado otra.

Pero vamos, que yo estoy perfectamente.

De momento, vamos a confirmar que existía una infección.

Para eso te voy a hacer una analítica y también una radiografía

para ver si la articulación está comprometida.

Lo mejor es que esperéis en la sala

a que os llamen para hacer las pruebas.

-Muchas gracias. -Alba.

-¡Alba! Espérate. -¿Qué?

-Espérame. Alba. -¿Qué?

¿Dónde vas?

-¿Como que dónde voy? -¿Me vas a dejar solo?

-Estoy malo, me van a hacer pruebas. -"Estoy malo" Ya, Nacho.

Para ya de hacerte el gracioso que ya no me va ese rollo.

-A ver, ¿qué es lo que te pasa? -(SUSPIRA)

-¿Quieres hablar? -Sí.

-Vale, pues vamos a hablar. -Venga, ¿qué te ocurre?

Que estoy cansada, Nacho, que eres un inmaduro y ya no puedo más.

Joder, es que es mucho tiempo ya. Son once años, amor.

Once años que estamos juntos y yo quiero algo más.

No sé, quiero un hogar, quiero una familia,

algo, y tú sigues igual que siempre. Ya no puedo más. Ya está.

Quiero criar niños, pero no uno de 40.

-Yo siempre he sido así. -Claro.

Y te has quedado estancado y yo no puedo más, Nacho.

Así es que cambias las cosas o... yo no puedo más. Me voy.

Pero vamos a hablar de esto. ¡Alba!

Me siento como una bruja manipuladora pero es que ya no puedo más.

Necesito que Nacho reaccione ante lo que me pasa.

Y si no me pongo así no lo va a ver.

Los ganglios no están inflamados. Puede que tengas un poco de fiebre.

-Ahora te lo digo. -¿Hace mucho que estás así?

Pues desde anoche. Me noto como no sé, dolor muscular.

¿Y has notado si tienes dolores cervicales o al tragar?

-No, eso no. -Bueno.

Tiene un poco de fiebre. ¿Ves como tenía que verte un médico?

¿Y a qué se debe la fiebre?

La fiebre es una respuesta del organismo ante una infección.

Se cree que se puede combatir con un baño de agua fría,

pero el enfriamiento repentino puede producir

escalofríos y estremecimiento, lo cual produciría un aumento

de la temperatura central del cuerpo.

Podrías tener la gripe. Vamos a hacer análisis para descartas dolencias

-y te administraré antipiréticos. -No quiero nada de análisis,

ni tampoco de medicamentos. Tengo que seguir entrenando.

-¿Tienes miedo a un pinchacito? -No vamos a tardar nada.

Ya sé, pero antes de las Olimpiadas no puedo tomarme nada.

-Ni siquiera una manzanilla. -Sí puedes.

Los antipiréticos no te dirán nada porque es fuera de la competición.

Ya, pero debo avisar al médico de la federación

y no quiero alarmarle por una tontería.

-Ya. -Muchas gracias.

-¿Te vas? -Me voy a ir.

-Te acompaño. -Tú mismo.

Me gano la vida jugando al tenis de mesa.

Me ha costado mucho llegar a las Olimpiadas,

no puedo permitirme caer enfermo.

Pero yo en unos días estoy perfecto.

Veo que anoche te quedaste. ¿Puedo?

-Puedes. -A ver.

Te quedaste recogido en casa, con una mantita

-viendo la tele. (RÍE) -No me seas sarcástica.

-Pero mira cómo estás. -Fatal, salí todo el fin de semana.

-¿Todo el fin de semana? -Con sus 24 y 58 horas.

La primera vez que me dura la resaca hasta el martes.

-Me estoy haciendo viejo. -Pero ¿qué es hacerse viejo?

Si es no aguantar hasta las 6:00, yo llevo siendo vieja...

-27 años. (RÍE) -Esto es serio.

¿Cuáles son las señales que te indican que lo haces

no es de tu edad?

Ceo que es todo cuestión de tiempo. Llega y al final ya lo tienes encima.

-Es que me ha pillado el cuerpo mal. -Sí, será eso.

Es una excepción. Saldré otra vez esta noche con mis amigos...

(Móvil)

Perdóname.

Me tengo que ir. Una radiografía.

-¿No te vienes esta noche? -No.

-¿No? -No.

-Venga. -Gracias, hasta luego.

A Nacho, el paciente con dolor en la mano debido probablemente

a los funciones de un erizo,

Bueno, ¿qué? ¿Hay que amputar o no?

-(RÍE) -Perdona por esta tontería.

No, no me molesta que la gente tenga humor.

Ya, pero mi novia dice que esto son ganas de llamar la atención.

Alba se ha ido y me ha dejado en periodo de reflexión.

Y se supone que tengo que pensar en este tiempo

si quiero cambiar o si no quiero cambiar.

Esto se hace así. De pronto, un día uno se levanta

y voy a cambiar, voy a ser maduro.

Y ya está.

En fin, no tengo ni idea de qué decisión tengo que tomar

y mucho menos de cómo tomarla.

-Hola. -Hola, ¿qué tal?

-¿Qué haces? -Nada. ¿Qué tal todo?

Míralas, sabía que tenía unas palas.

Sabía que tenía unas palas. Ahora la pelotita.

-¿Tú tienes una pelota? -¿Pelota? No.

Oye, ya sé que Luis es amigo mío,

pero ¿a ti no te parece que el "pímpon" es un poco...?

¿He oído mal? Se dice pimpón.

Vale, ¿pues a ti no te parece que el pimpón es un poco aburrido?

Pero ¿tú has jugado alguna vez?

Mira, escúchame, Pepa. El pimpón es como un arte.

Tú tienes que poner la pelota donde te lo imaginas.

-Es que no te haces ni idea. -¿Y mientras cómo es?

Pelotita va, pelotita viene. Pelotita va, pelotita viene.

-Ya. -Pelotita va, pelotita viene.

¿Tú sabías que el pimpón es olímpico desde 1988?

-¿Qué? Te estoy hablando en serio. -Vale, perdona.

(Móvil)

Espera, me tengo que ir a triaje.

Bueno, pero luego vengo y seguimos hablando de esto.

Hasta luego, señor ministro.

Tengo los resultados de los análisis y también de las radiografías.

Los análisis muestran monocitosis que es un aumento de glóbulos blancos.

Con lo cual hay infección

y en la radiografía no hemos visto la púa,

pero sí que tienes artritis, que es una inflamación de la articulación.

Probablemente es debido a esa púa.

Pero si no la encontráis, ¿por qué tengo una infección?

¿Por qué tengo artritis? No lo entiendo.

Te lo explico, en tu caso pasa lo siguiente.

Te pinchaste con la púa de erizo, eso tuvo una reacción inflamatoria,

luego derivó en una infección y en una artritis

y al final terminó siendo un granuloma.

Un granuloma es una masa inflamatoria

que se produce cuando el sistema inmunológico

quiere aislar un material extraño.

El material extraño era una púa, pero podría haber sido

una astilla o espinas vegetales.

Vamos a hacer una resonancia para ver el estado de los tendones,

de los músculos y las articulaciones.

Entonces, en cuanto esté esto yo te avisaría. Y también

vamos a extraer líquido sinovial para analizarlo.

-¿O sea, una biopsia? -Es parecido, pero no es lo mismo.

Es la sola forma de saber si tienes inflamación y por qué

y la inflamación

por qué viene, porque damos por hecho que es por una púa,

pero podría ser por otra cosa.

¿Y por qué no pasamos del líquido sinovial?

Mejor me das un antibiótico y me voy a casa.

Lo que tengo que averiguar es por qué tienes la inflamación

y por qué tienes la infección y es la única manera.

Y te voy a poner mientras tanto un tratamiento antiinflamatorio.

-¿Los resultados los tienes hoy? -No, va a tardar un poquito.

Bueno.

Te ha subido un poco la temperatura.

Luis, el jugador del equipo olímpico de tenis de mesa

ha pedido ver al doctor tras empezar a encontrarse peor.

Los ganglios están inflamados ahora.

-No puedo permitirme caer enfermo. -¿Has notado algún síntoma más

aparte del dolor de cabeza y la fiebre?

Bueno, un poco de rigidez en el cuello.

Un poco de rigidez.

¿Has hecho algún esfuerzo últimamente?

No, que va. He entrenado como siempre y aparte he calentado.

Aunque no puedo confirmarlo aún, la fiebre, la cefalea,

los ganglios inflamados y la rigidez de cuello encajan perfectamente

con una meningitis.

Vamos a ingresarte por si se tratara de meningitis.

-No puedo ponerme enfermo. -Por ahora es una sospecha.

Necesito análisis de sangre.

-Los no te hiciste el otro día. -Haga lo que tenga que hacer.

Vale, pues empezaremos con antibióticos.

Ya se lo dije, con las Olimpiadas tan cerca no puedo arriesgarme

a dar positivo.

Y tampoco quiero llamar al médico.

-No sé si me entiende. -Sí, te entiendo,

pero si se trata de meningitis y no te tomas los antibióticos

se podría complicar mucho.

Una meningitis mal tratada puede provocar daños cerebrales.

Los antibióticos son un arma muy eficaz para esto,

siempre y cuando estén prescritos por el médico.

A veces almacenamos antibióticos de antiguos tratamientos

y los volvemos a usar cuando aparecen nuevas dolencias.

Eso no es nada recomendable a menos que lo prescriba el médico.

Hasta que no sepamos que es meningitis, no pienso medicarme.

-Le firmo lo que tenga que firmarle. -Espera, Luis.

Entiendo que tú tomes tus decisiones. Siéntate, por favor.

Si te parece bien, podemos empezar por las pruebas.

-Me parece bien. -Vale.

-Nacho. -¿Cómo estás?

-Bien, dime. -Gracias por venir.

-¿Te han dicho algo? ¿Qué tienes? -No, tranquilízate.

-Vale. -Venga, vamos al lío.

Mira, ya he tomado una decisión con respecto a nuestras vidas.

Y ya sé que te lo hago pasar fatal,

pero quiero que veas que estoy implicado con esto y que te quiero.

Y que quiero que pases el resto de tu vida conmigo.

-¿Qué? -Bueno, dime que sí,

que estoy aquí haciendo el ridículo.

¡Sí, sí, claro! ¡Claro que sí!

No, la verdad que no me lo esperaba. Cuando le puse el ultimátum

no esperaba que me propusiese casarnos vaya.

Pero él siempre ha tenido la capacidad de sorprenderme

y, desde luego, esta vez ha sido para bien.

¡Que me caso!

A pesar de la posible meningitis, Luis sigue sin querer medicarse.

El doctor necesita confirmar el diagnóstico para convencerle.

Tengo los resultados del TAC

y no muestra hipertensión endocraneana.

La función lumbar es un procedimiento por el cual se extrae

una poco del líquido cefalorraquídeo que rodea la médula espinal.

Es una intervención sencilla, pero delicada

porque cualquier movimiento brusco puede dañar la médula.

Tenemos que esperar los resultados del hemocultivo y la punción lumbar.

Pepa, no puedo permitirme esto. Debería de estar entrenando.

-Y no puedo tomar medicamentos. -Escúchame.

Si estuviera el médico de la federación diría lo mismo.

Hasta que no tengamos resultamos no pienso tomar nada. No insista.

-Eres más cabezota que yo. -Pero gracias a mi cabezonería

me dedico al pimpón y represento a España a nivel internacional.

Le instalamos en aislamiento por si al final tiene meningitis.

-Vale. -Venga, hasta luego.

Si hicieses el mismo caso al médico que al entrenador.

Ya, pero yo a veces paso de mi entrenador.

Eso quiero hacer ahora. Estoy seguro que me voy a poner bien.

Te vas a quedar ingresado. O la avisas tú o la aviso yo.

No somos futbolistas, mi sueldo depende de los resultados deportivos.

Si diera positivo en una prueba antidoping

y me quedara fuera de las Olimpiadas, no sé lo que haría.

Y menos ahora que busco un hijo.

La doctora Romero le comunica a Nacho,

el paciente con artritis con una posible punción de púa,

los resultados de los cultivos.

Efectivamente, el cultivo dice que la infección

es por la púa de erizo.

Vaya con la púa del erizo. La guerra que ha dado.

Pero ya no va a pasar más, que no va a haber más buceo.

Si vamos a Tailandia de luna de miel podemos bucear juntos.

-Venga, va. -De momento, para que esto

tenga un final feliz completo,

pondremos un tratamiento con indometacina

y también corticoides orales, pero con dosis bajas,

aparte de infiltraciones en el dedo.

-¿Os ha quedado claro? -Bueno, más o menos.

-¿Te has enterado tú? -Sí.

Luego me lo explicas en casa.

-Dentro de un mes nos vamos a casar. -Me alegro.

Has estado metida en todo el meollo,

así que te vamos a invitar a nuestra boda. Vente.

-¿Qué voy a hacer? No sé. -Estás invitada.

-Bailar, como en una boda. -¿En serio?

-Vamos, vente. -Sí.

-Vale, pues iré. Gracias. -Perfecto.

Luis ha llamado al timbre porque además de sus síntomas,

ahora se le ha inflamado el cuello.

Te duele, ¿verdad?

Que estén inflamadas ambas partes de la cara no es buena señal.

¿Estás vacunado de paperas o has pasado por ella?

Estoy vacunado, pero no sé si las pasé.

Vale.

Las paperas son una enfermedad infecciosa

cuya manifestación más característica es la inflamación

de las glándulas parótidas que están en ambos lados de la cara.

La vacuna tiene una efectividad del 88%

y viendo los síntomas de Luis es probable que las padezca.

El mismo virus también puede causar la meningitis.

Haremos serología para ver si tienes parotiditis.

¿Y podría ir a las Olimpiadas?

El problema es que no existe un tratamiento para las paperas.

Puedo administrar medicamentos para que desaparezcan

los síntomas y esperar el ciclo natural.

Son alrededor de un par de semanas más o menos.

Yo he luchado mucho para llegar hasta aquí.

Ya, si yo te entiendo, pero tendré que avisar a la federación.

-¿De acuerdo? -No, eso no.

Luis, si son paperas son contagiosas.

No querrás que se contagie el resto del equipo, ¿verdad?

Por supuesto que no.

Nacho, el paciente con artritis por la púa de erizo,

va a urgencias porque ha recibido un fuerte golpe en la boca.

Doctora Romero, por favor. Alex, una silla.

Pero, Nacho, ¿qué te ha pasado? Una silla, rápido.

-Me he caído y me he roto la boca. -Vale, tranquilo.

A reanimación. Siéntate ahí. Venga.

Ni en la radiografía ni en el TAC

aparece que tengas traumatismo craneal.

Pero sí vas a tener una cicatriz pero importante.

Para asegurar la buena cicatrización de una herida por sutura

pueden seguir unos consejos sencillos. Lo primero,

mantener limpia, con agua, esa sutura.

Una vez que se quiten los puntos, aplicar vitamina E

y evitar la exposición al sol, ya que puede decolorar la herida

y hacer que la cicatriz sea más notoria. Para eso,

utilicen protección solar.

Dime cómo ha sido todo, porque lo necesito para el informe.

Iba a una tienda a hacer unos encargos de algo,

-para la boda. -No tires mucho.

Te acaban de suturar. Así, más despacito. Vale.

Y he visto a unos chicos haciendo parkour

-y me he puesto a hacerlo. -¿Qué es eso?

Pues una disciplina que se hace en la calle.

Haces unos recorridos vas saltando por muros, escaleras...

¿Eso que sale en las películas en tejados que saltan de un lado

-a otro? -Pues eso.

-¿Eso hacías? -Y me he resbalado.

-Y me he dado en la boca. -Poco te ha pasado.

Podía haber sido más grave.

Si te das un golpe, tienes un chichón o un hematoma,

lo mejor es aplicar frío para evitar la inflamación.

Lo siguiente, si el golpe ha producido una herida,

es importante mirar si la herida sangra y si es profunda.

Si es así, acudan a urgencias.

En cambio, si la herida es superficial

y no sangra, con limpiarlo con agua es suficiente.

¿Quieres que llame a tu novia, tu prometida?

No, no la llames, porque como me vea...

-Me va a dejar. -Pero eso no se te quita hoy.

No lo vas a poder ocultar.

-Con este careto de Rocky. -Mira, yo no digo nada.

Pero sí me quedo más a gusto si te quedas en observación

para ver cómo evolucionas.

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -Muy bien, aquí.

-¿Te pasa algo? -No, ¿qué me va a pasar?

-No sé, te veo serio. -¿Que yo estoy serio?

Eso tiene gracia que lo digas.

Te pasa algo conmigo claramente.

No es que me pase nada. Yo entiendo que te haga gracia

y que hayamos construido una amistad en donde nos riamos mucho los dos,

pero que lleve mucho tiempo con Rey

y no me has preguntado que qué tal, pues al final me preocupa.

Parece que nuestra amistad está basada solo en reírnos

y hacer bromas. Si es tu concepto de amistad, me parece perfecto,

pero dímelo porque yo tengo otro concepto de lo que es una amiga.

Perdóname, pero me tengo que ir.

Pero...

El médico de la federación de pimpón

ha venido para ver el estado de Luis.

Los resultados de los análisis confirman el diagnóstico de paperas.

-Gracias por venir. -Gracias por avisar.

-¿Cómo ha ido? -No he podido convencerle.

Si no has podido tú, no creo que pueda yo.

-Ya. -Te acompaño a la salida. Vamos.

Pese a la visita del médico y de las pocas posibilidades

que tiene de ir a las Olimpiadas porque va a influir negativamente

en su estado físico, dice que no quiere que le suministremos nada.

Yo no sé cómo será compitiendo, pero a cabezón no le gana nadie.

Natalia, que ya lo tengo. ¿Te acuerdas de lo de las actividades

que hablábamos para sentirse joven? Ya lo tengo.

Me voy a comprar una bicicleta de esas que pesan poco,

un ordenador de última generación para conectarme a las redes

a tope, libros en PDF a saco.

Y una consola para rematarlo.

-Lo tengo. -¿No son muchas cosas?

No, estoy probando a ver con cuál me quedo.

Me alegra verte así.

Ya te lo contaré. Hasta luego.

Como era de esperar, y ante su negativa a medicarse,

la salud de Luis sigue empeorando.

-Luis, ¿me has llamado? -Sí, me duele mucho el vientre.

¿Sí? A ver.

Pero ¿cuánto tiempo hace que tienes esto así?

Ya lo tenía cuando vino el médico, pero disimulé para que no lo viese.

¿Por qué no me has avisado antes?

La inflamación testicular y la pancreatitis

son complicaciones muy comunes en las paperas y muy serias.

-Si es un cabezota. -Ya.

Le vamos a poner un suspensor testicular

y aparte le haremos una ecografía de testículos y abdomen

para comprobar si tiene pancreatitis.

No me mires así. Son unos calzoncillos preciosos

y te los voy a poner.

Y Luis, aparte de esto, vamos a empezar con los analgésicos.

Concretamente, con opiáceos. Si te hacen controles, dará positivo.

No entiendo cómo has aguantado tanto con la posible pancreatitis.

Eso duele mucho. A parte, te digo una cosa,

si no te tratas la orquitis con antiinflamatorios,

-esto podría quedarte estéril. -No, doctor, por favor.

Eso no. Deme lo que sea, antiinflamatorios, morfina.

Haga que se me baje la inflamación y que se me pase este dolor.

-Pepa, empezamos con el tratamiento. -Vale.

Las ecografías han confirmado la pancreatitis y la orquitis,

inflamación de los testículos, se debe a las paperas.

Lo importante es que Luis ha accedido a que le demos medicamentos.

Todo indica que acabará poniéndose bien.

Me quitan mi última oportunidad de ir a las Olimpiadas.

Pero ¿cómo no me has avisado? Me dijiste que ibas a entrenar.

Pero bueno, ¿es que no la avisaste?

Sí, la llamé y no me lo cogió y luego fue todo tan rápido que me olvidé.

-Eres un cabezota. -No lo sabes tú bien.

Con todo lo que luchamos para tener un hijo.

Solo quiero ahora no quedarme estéril y ya participaré en las próximas.

La paciencia es una de las virtudes de los deportistas y yo la tengo.

Además, seguro que no voy a encontrar una mejor pareja de dobles que ella.

Eso está bien. Un poquito inflamado el labio, pero es lo normal.

-¿Vale? Anda qué... -Hola.

Paula, vamos a seguir con la ronda de pacientes. Venga.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Pero ¿qué te has hecho en la cara? -Antes de que te enfades.

-Pero ¿qué te has hecho? -No te llamé para que te pongas así.

Te he llamado para pedirte perdón y decirte que no lo haré más.

-Voy a ser un marido estupendo. -No me pidas perdón más.

Ya está. Si a mí me da igual que hagas buceo

o que hagas parkour o no lo hagas. No es eso.

Es que me canso ya de esto, amor.

Eres como un niño pequeño que todo el rato pide perdón

porque le dices que no haga algo y va y lo hace.

-Me he quemado ya. -Pero tú sabes que yo te quiero.

-Sí. -Y que me quiero casar contigo.

Yo me enamoré de ti por el hombre que creo que puedes llegar a ser,

pero tú no quieres llegar a ser ese hombre.

No vamos a forzarlo todo con lo de la boda.

Creo que es mejor que pensemos un poco, ¿eh?

-Entonces no te quieres casar? -No lo sé.

No sé si es lo que queremos los dos. Vamos a pensarlo los dos.

Déjame que piense un poco.

Es lo más difícil que he hecho.

Pero alguien tiene que tomar una decisión racional y he sido yo.

Me da mucha pena.

Me da pena porque quiero mucho a Nacho

y tengo ganas de que le vaya muy bien en la vida y que sea feliz.

(Puerta)

-Hola. -Hola, ¿qué tal, Pepa?

Lo siento, quería pedirte disculpas

porque es verdad que estás pasando una etapa personal diferente

y yo no he estado nada pendiente de ti. Lo siento mucho.

Te valoro mucho como compañero, pero mucho más como amigo.

Quiero que sepas que puedes contar conmigo para lo que necesites.

Si yo tampoco sé por qué te he dicho eso.

Además, a mí me encanta reírme contigo, bueno, y más de ti.

Pero a veces agradezco que la gente me tome en serio.

Pero ¿te pasa algo con Rey?

No, si considero que somos muy felices.

Pero aunque suene contradictorio, a veces siento que tengo miedo.

Bueno, bienvenido al club de los miedosos.

Venga ya. Miedosa tú. Pero si tú puedes con todo.

Me acabo de enterar de que tengo esclerosis múltiple.

Pero estoy bien, no pasa nada. Estoy serena,

lo estoy afrontando y estoy intentando

estar bien, así que está todo bien.

-Pepa, lo que necesites. -Ya, ya.

Y también sé que puedo contar contigo para que no se lo digas a nadie

-en el hospital. -Por supuesto.

Y bueno, dicho esto,

quiero volver a las bromas.

-Eso lo echo mucho de menos. -Claro.

-Tenemos que establecer un código. -Vale.

Cuando queramos hacer una broma tenemos que pensar algo.

-¿Qué podemos hacer? -No sé, ¿y tú?

-¿Qué? -Lo tengo.

Cuando me pongo un suspensor en la cara es que hay broma.

-(RÍE) -¿Vale?

-Vale, me parece perfecto. -Venga.

¿Y esto cuándo lo vamos a solucionar porque yo fui campeona en el insti?

-¿Tú campeona? Venga ya. -Te lo prometo.

Vale, anda trae. En diez minutos te enseño cómo se juega.

-En diez no, en nueve. -Nueve, da igual.

Vas a alucinar.

-¿Se puede? -Sí, claro, pasa. ¿Qué tal?

Yo bien, pero es que no coges el teléfono.

-Anoche te llamé y no... -Estuve por ahí un poco de fiesta.

-Un poco más? -Un poco más, sí.

-Pero estoy bien, se controla. -Te veo de un bien.

Me he quedado pensativa, no llega a preocupada,

pero me cuentas lo de la consola, que yo no te imagino ahí jugando,

un tipo como tú así elegante y bien.

Que sí, que es lo que yo pienso. Lo de la bici tiene un pase.

-Ya. -Pensé que quizá te hacías un pirsin.

-Tarde, demasiado tarde. -Venga ya.

No, que es broma.

-Madre mía. -Lo he devuelto todo a las tiendas.

-¿Sí? -Sí y al final todo lo de la crisis

me ha hecho ver que lo que me preocupa no es verme viejo,

es llegar a los 40 y estar solo.

Y las expectativas de dejar de estarlo no son muy buenas.

-Y no quiero hacerme la víctima. -Pues te digo una cosa.

-Yo te estoy viendo muy bajo. -Es que me veo en una residencia

-tirado sin que nadie me visite. -Ven aquí.

-Con mi mantitas. -Déjate de mantitas.

Yo me voy también a la residencia. Al paso que voy, vamos estupendos.

Gracias, pero no te traigas tu musiquita.

-¿De qué vas? -Es muy mala.

(RÍE) Anda.

Me he levantado con dolor en los músculos,

sobre todo, por la zona lumbar.

Lo acaba de comprar Daca para ponerlo en nuestro salón.

Un chanquete es un chanquete.

Acabo de recoger los resultados de los análisis.

Estoy barajando la posibilidad de que Paz pueda tener fibromialgia.

¿Ingresarme?

He estado pensando en lo del póster y no puede ser.

Veo que has vuelto a vomitar varias veces.

-¿Qué pasa? -(JADEA)

Se me acerca, me dice cuatro tonterías y caigo.

-Al final siempre tiene la razón. -Es una estrategia universal.

Para estrategia la mía.

-Un café y me cuentas tus planes. -No.

Sería muy largo de explicar y sé que no estás para charlas de café.

Se ha caído. Creo que es tobillo.

Yo soy policía y necesito correr.

-Vamos al cine después del curro. -Venga, vale.

Ahora hay que centrarse en la rehabilitación.

-Tienes que probar la rehabilitación. -¿Para qué?

Si me voy a quedar cojo.

Pero eso no es el fin del mundo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 21/06/16 (2)

Centro médico - 21/06/16 (2)

21 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 21/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 21/06/16 (2)"

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Anonimo

    Me encanta!!!! Se aprende mucho y los actores son increibles

    23 jun 2016
  2. Maria

    Me encanta el programa,,,se aprende muchas cosas en ellas,los personajes son espectaculares,Lucía me encanta,la Dra Rey,y todos integrantes.. Felicitaciones..

    22 jun 2016