www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4315863
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 20/11/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Damián Laguardia, acompañado por su novia, Pachu,

acude al hospital aquejado de una fiebre alta.

-Hola. -Estás como borracho.

Hola, doctor. -Buenos días. ¿Qué tal?

Gracias...

Vamos a ver: Damián.

-Hola, doctor.

-Hola, ¿qué tal? Soy el doctor Cabrera. Cuénteme. ¿Qué le pasa?

-Pues mire: tengo la cabeza negra

y en el estómago y la tripa tengo como una campana

que me está dando ahí dentro, fuerte...

-Mire: básicamente tiene mucha fiebre. Yo creo que está delirando.

-Pero una cosa importante.

Que es, que ella no me quiere escuchar, ella y yo no estamos bien,

¿vale? Como pareja hay problemas que...

-¿Quieres dejar por favor hablar al médico?

-Déjame, déjame que le pida perdón al doctor...

-No pasa nada; una pregunta.

-¡Ah, mi estómago!

-¿Ha tenido problemas respiratorios

además de los síntomas que me ha explicado?

-Si tengo una salud buenísima. Lo único que me duele el estómago.

Ayer, anoche estuve vomitando. Vomité toda la cena

y hoy también he vomitado.

-Ya. Pues vamos a hacer...

-No. Pero déjeme que le diga, que es importante,

que la cena no era una cena de mucha calidad,

¿vale? Así que tampoco pasa nada.

Pero..., pero que yo, no me ha pasado nunca nada.

He estado bien, no me han operado de nada...

Bueno, de pequeño me operaron de fimosis.

No sé si eso tendrá algo que ver.

-Difícilmente. Va a ser muy poco probable.

-Ah, bien.

-Pero bueno, vamos a hacerle una auscultación, ¿de acuerdo? Así que...

-Bueno, si me disculpan, yo mientras voy a ir al servicio.

-De acuerdo.

-Gracias.

-Muy bien.

-Vale, gracias.

-Vamos allá.

-¿Eso qué es?

-Es para tomar la temperatura.

-Ah, vale.

-El paciente presenta una fiebre de 39,2.

Pero no he encontrado síntomas que indiquen qué es lo que le ocurre.

Sospecho que Damián tiene una fiebre de origen desconocido.

Le he pedido un hemocultivo y una analítica

que nos pueda orientar en el diagnóstico.

-Eva, necesito que te encargues tú de la consulta, ¿vale?

Por favor; muchísimas gracias.

Hola.

-Se te ve un poco alterada, ¿estás bien?

-Pues bueno. No, no estoy bien porque estoy hasta arriba de trabajo,

la gente se ha ido de vacaciones y vienen los inversores alemanes.

Así que imagínate.

-¿Son los que quieren copiar el funcionamiento del hospital?

-Eso es.

-Pues eso quiere decir que estás haciendo los malabares muy bien.

-Sí. Pues muchas gracias;

solamente espero que todo se quede así, tranquilito hoy.

Agustín, fotógrafo de profesión,

estaba oculto tomando unas instantáneas,

cuando fue descubierto por Julia, que le dio un fuerte golpe.

-Un mamporrazo...

-¡Dale, dale, dale! ¡Esto le va a encantar!

Y a las revistas también, ¿eh?

-Por favor, estamos en un hospital.

¿Eh? Estamos en un hospital.

Mar, por favor: ¿te puedes encargar del caballero?

Vamos a Triaje.

Díganme, ¿qué es lo que ha pasado?

-Mire: estaba yo paseando tranquilamente por el parque,

y me ha asaltado este paparachi.

¿Sabe? Yo soy Julia Prado.

-Ajá.

-¿Me conoce?

-Pues no.

-Me hace gracia porque siempre lo mismo.

Todo es culpa nuestra.

Yo soy paparachi.

Me pagan por hacerle fotos que a ella también le benefician.

Encima que voy a ayudarle porque estaba mal.

Tendrías que haber visto cómo se puso.

-Disculpad. Ya puedes pasar.

El doctor Cabrera se reúne con Damián,

el paciente que llegó con una fiebre de origen inespecífico

y para cuyo estudio solicitó analítica y hemocultivo.

-¿Cómo estás?

-Pues un poco mejor.

La verdad es que todo me da vueltas y no me acuerdo de nada.

-Claro, es normal. Forma parte del proceso.

Bueno, te comento: aquí tengo los resultados de la analítica,

y en principio tienes muy altos los linfocitos.

Bueno, quizá se trate de un virus.

Por otro lado quiero hacer una analítica.

Vamos a hacerte un frotis de sangre y periférica,

y una analítica más completa.

Más que nada, simplemente, es para ir descartando otras opciones.

-Y ¿Qué otras opciones puede haber, doctor?

¿Qué es lo que me puede pasar?

-Es mejor esperar a los resultados.

-Perdone que le insista, doctor.

Pero realmente me preocupa qué es lo que puedo tener.

-A ver, Damián, por favor:

¿quieres tranquilizarte y dejar que hable el médico?

-A ver, cariño: tranquilo estoy, ¿vale? Estoy tranquilísimo.

Lo único que quiero pedir al doctor

es si me puede decir qué es lo que me pasa.

-Tranquila. Vamos a ver, Damián: vuelvo y te repito;

prefiero esperar a los resultados y ya está.

-Vale.

-NO veo motivos para alarmar al paciente por ahora.

Efectivamente una linfocitosis puede deberse a una infección,

o también puede aparecer en ciertas formas de leucemia.

En cualquier caso vamos a esperar a los resultados.

-Doctora: van a acabar conmigo.

Estos días he tenido palpitaciones, debe ser por los nervios del trabajo,

Y encima, el paparachi ese, ese miserable me ha pillado desprevenida.

¿Se puede creer que estaba andando tranquilamente

mientras él estaba ahí, escondido, espiándome para hacerme unas fotos?

Con lo que yo he sido.

Con la cantidad de teatros llenos de público aplaudiéndome de pie...

No me puedo creer que alguien pueda ser tan ruin

como para querer hacerme unas fotos en chándal.

Porque vamos: ni a ti ni a ninguna de mis fans,

le puede interesar en absoluto verme así en una revista.

-Bueno, a mí discúlpeme. Es que yo...,

normalmente no veo muchas revistas ni nada de esto

y discúlpeme que no la reconozca.

-¿No me reconoces?

-Perdón.

-Julia Prado. Bueno, es que tú eres muy joven, claro.

-Bueno...

-Muy joven.

Pues he sido grande, grande en los 80.

Pero lo mejor está por llegar.

-¡Aaah!

-Sí. Vuelvo a la tele en breve.

Te vas a hartar de ver mi cara.

-Bueno, he visto en el historial

que hace un año la intervinieron de un mixoma, ¿No?

Quiero decir, un tumor en el corazón.

-sí.

-¿Es así?

-Sí, sí.

Tras una cirugía de corazón,

es importante seguir las instrucciones del médico.

Pero también hay recomendaciones que pueden ayudar,

como por ejemplo: no coger peso para no ejercer presión sobre el esternón,

mantener las heridas limpias para que no se infecten

y también hacer ejercicio de forma moderada,

siempre acompañado de una persona.

-Pero me cuido, ¿eh? He dejado de fumar,

como ve, hago ejercicio, y bueno; no sabe lo mal que lo pasé.

Sobre todo cuando hubo complicaciones después de la intervención.

-Ya. Y he visto también que inició una arritmia por flúter, ¿no?

-Bueno, yo de tecnicismos no entiendo.

Pero respiraba mal, como ahora.

Y la medicación no me hacía efecto.

Me mandaron a hacer la revisión, y yo fui como un clavo.

Pero ¿usted cree que esto tiene algo que ver con aquello?

-Es posible. De todas formas, la voy a explorar, ¿vale?

-Sí.

-El flúter es un trastorno del ritmo cardiaco.

Como no todos los estímulos de la aurícula llegan al ventrículo,

se forman taquicardias; y esto puede llegar a ser muy peligroso.

En principio todo es normal, ¿Eh?

-¿Ah, sí?

-Mm.

-¿Y entonces qué será, por los nervios?

-Pues no lo sé. De momento lo que voy a hacer es un análisis, ¿de acuerdo?,

de marcadores de lesión miocárdica, y también una radiografía de tórax.

-¿Entonces me tendré que quedar en observación, como la otra vez?

(TELÉFONO )

-Disculpe.

Perdóneme. Ahora mismo viene una enfermera, ¿eh?

Venga.

¿Sí?

-Pero, por favor.

Le pido que se asegure de que no me pongan en la misma habitación

que el miserable ese. Por favor.

-Sí. Ya voy, ya voy.

-Tío, yo no sé qué me pasa.

Llevo tres días haciendo pis sin parar.

-¿Lo ves? Lo sabía. La linfocitosis es el primer estado de la leucemia.

Estoy fatal.

-¿Leucemia?

¿Te quieres calmar, por favor?

¿No has oído al médico, que no busques síntomas en Internet?

De verdad: si va a venir dentro de un momento con el resultado.

Te va a decir que estás bien y nos vamos por ahí a celebrarlo.

¿Vale?

Venga.

-Muchas gracias, cariño.

Eres una mujer que realmente no merezco.

Y me siento fatal

porque realmente tendría que hacerte una confesión.

-¿Qué pasa?

Damián, ¿qué pasa? No me asustes.

-Pues que el otro día, estuve en el gimnasio, en clase de aeróbic,

y el monitor me puso con Yolanda de pareja y estaba ahí dándolo todo,

-¿Y qué?

-Y que... Pues que de repente...,

de repente tuve una erección.

-¿Y ya?

-Es la última reacción que me esperaba tener.

-Pero ¿cómo no me voy a reír? Si eso es una cosa supernormal.

A ver, estas cosas te pasan porque eres un ser humano, y ya está.

O sea, no sé qué tiene de raro.

-No, cariño. Que esto pasa cuando en la pareja no se está bien.

-Ya. O sea que es eso, ¿no?

Que si tenemos crisis, que si tal, ¿era todo por esto?

Ya. Yo creí que era por la fiebre, que estabas delirando o algo así.

Voy a salir un momento.

Voy a llamar a Santi para decirle que no voy a trabajar, ¿vale?

-Vale.

-Venga, va.

-Gracias.

-Pues no lo sé. Estaba muy liado y se me pasó.

No sé cómo, pero se me pasó.

-Ya, cariño. Yo también tengo mucho lío, ¿eh?, mucho trabajo...,

tengo a los alemanes también, y no se me olvida recoger a nuestra hija.

-Me estás diciendo que yo soy un desastre y tú eres la perfecta.

-No. Te estoy diciendo que igual soy un poquito más organizada.

-Mira, perdona. A ti, se te olvidó una vez, ¿eh?

-Bueno, vale.

-Igual no tienes tantas cosas que hacer fuera del hospital.

-¿Cómo?

-Porque yo me encargo de casi todo.

-¿Ah, sí?

-Sí.

-Pues nada, oye: te cambio los papeles, ¿vale?

-Por mí, encantado.

-¿Trato hecho?

-Sí, sí.

-Perfecto. Pues ya está.

-Muy bien.

-Oye, pero eso sí, ¿eh? Esta ronda la invitas tú.

-Perdona, ¿y eso por qué?

-Hombre, pues porque me tienes abandonado.

Si es que te estás haciendo tú muy cara últimamente de ver, ¿eh?

-Hombre, a mí no me extraña, ¿eh?

Porque yo, cuando llego de trabajar,

de verdad que lo único que me apetece es tirarme en el sofá

y que me hagan un masaje.

-¿Sí?

-¡Ay, sí! ¡Mmm!

-Sí.

-Oye, ¿tú sabes que tú tienes unas manos muy bonitas, eh?

Y además debe dar unos masajes de merequetengue.

-Sí. Y también doy unos pellizcos.

-Voy a buscar otra cosita. ¿Queréis algo más o qué?

-No. Gracias.

-No, gracias.

-Vale. Venga, hasta ahora.

-¿Me puedes decir qué acaba de pasar aquí?

-Nada. No ha pasado nada.

-¿Nada?

-Nada.

-Os acabáis de poner ojitos.

-¡Qué no!

-Lucía...

-A ver: de verdad, que me cae bien y nos reímos y eso, pero ya está.

-Sí, ya.

-Que no, de verdad.

-Pues yo me apuesto el cuello a que Cabrera está loco por ti.

Y tal y como tú le miras...

-No, no, no...

-Bueno, ¿qué? ¿Hablando de lo que vamos a hacer esta noche o qué?

(A LA VEZ) -Sí.

-Porque esta noche bailamos salsa.

-Sí, ¿no?

-Claro, sí, sí.

-Hombre, claro.

-¿Qué?

Tras comprobar que había fractura, a Agustín le han recolocado la nariz

Por su parte, Julia ha sido sometida a varias pruebas

y espera los resultados.

-¿Qué pasa, que no piensas disculparte?

-No. No pienso disculparme por nada.

Menos mal que pedí que no me pusieran junto a ti.

-Esto es una señal.

Es como una metáfora de nuestras vidas.

Estamos destinados a estar juntos aunque no queramos.

Yo me gano la vida haciendo fotos de gente como tú.

Fotos que tú necesitas para seguir en la palestra.

-Yo no te necesito para nada.

Tú eres un carroñero que lo único que haces es escarbar

en las miserias de los demás.

-A mí no me interesa tu vida, no te equivoques.

Yo seré un carroñero, pero necesario.

Sin ti, yo no tendría trabajo.

Pero es que sin mí, el público te olvidaría,

si es que no te ha olvidado ya.

Mira: en realidad, además de pagarme la cámara que me has roto,

deberías darme las gracias.

Te hice las fotos casi por pena.

-¡Tú eres un miserable! ¡No pienso darte un euro! ¿Sabes?

-Pues te voy a denunciar por agresión, eso es lo que voy a hacer.

-¿Qué ocurre?

-Mire: yo soy alguien importante, ¿entiende? ¡Importante!

La culpa la tiene ella, ¿eh?

Le pedí, le pedí claramente que me pusiera en un sitio diferente...

-Doctora...

-A este miserable.

-Doctora. Hay que separar a estas fieras.

-No, no. Si a eso vengo. Hay que hacer un electrocardiograma.

¿De acuerdo? Vámonos.

Teníamos que seguir buscando porque, tanto la analítica

como la radiografía de tórax son normales.

Sin embargo, cuando hemos hecho el electro,

esperábamos encontrarnos con una arritmia con flúter.

En cambio, no ha mostrado alteraciones.

La verdad es que es extraño, por eso vamos a hacer una prueba de esfuerzo

para saber si estamos ante una angina o un infarto.

-Hay que ver cómo se ha puesto Julia.

-Ya, pero es que en cierto modo tiene razón.

Porque me pidió que no quería estar a su lado.

¿Entiendes? Pero tuve que salir rápidamente.

-¿Una urgencia?

-Pues no. ¡Blanco!

¿Tú te crees que es normal que se le haya olvidado recoger a Andrea?

-Bueno, bueno. Hay que ser comprensivo.

-Pero ¿qué comprensivo?

-Sí. A mí a mi madre se le olvidó recogerme de la guardería

cuando era pequeño una vez.

-Bueno, en un momento dado eso lo puedo llegar a entender.

Pero ¿sabes lo que me ha dicho? que es que tiene muchísimo lío.

Es como si yo no estuviera haciendo nada.

O sea: yo aquí no hago nada. ¿Sabes?

-Bueno, bueno.

Lo que te estoy intentando decir es que seas comprensiva.

-Ya, ya. Si lo entiendo y soy comprensiva.

Pero lo otro es lo que me fastidia.

El doctor Cabrera da los resultados de las pruebas a Damián,

el paciente que acudió con fiebre

y cuyo hemograma mostraba signos de una posible leucemia.

-Bueno, os comento: ¿qué tal está, Damián?

-Pues mire, doctor: me siento en el estómago como,

¿esta película en la que se le mete un bicho en la tripa y...?

Pero como que se ha quedado dentro.

-Es un poco peliculero él.

-Ya. Bueno, a ver, os comento:

Aquí tengo los resultados de la hematología

y descarta que tengas enfermedades graves como la leucemia.

Aunque vamos a seguir haciendo más pruebas.

Por otro lado, la analítica

nos muestra que tienes la bilirrubina bastante alta.

-¿Ah, sí? ¿Y eso qué significa?

-Que probablemente tengas un problema en el hígado o en la vía hepática.

-Bueno, a ver: y ¿exactamente sabemos lo que tiene?

-No. Aún no lo sabemos. Podrían ser muchas cosas.

Podría ser desde una hepatitis o una mononucleosis.

O más bien conocida como la enfermedad del beso.

El virus epstein barr es el causante de la mononucleosis infecciosa.

Para evitar un contagio,

recomendamos no compartir utensilios personales como:

cucharas, vasos, cepillos de dientes.

Y la higiene de manos también es muy recomendable.

-Bueno, ¿y qué es lo que tenemos que hacer?

-Pues con estos valores, tenemos que extender más el estudio.

Y para ello te vas a quedar aquí ingresado.

-¿Ingresado? Pero ¿tan grave es?

-NO, no. Simplemente lo que quiero

es evitar que el daño en el hígado pase a severo

y por eso quiero tenerlo controlado.

Bueno, chicos, luego nos vemos.

-Gracias, doctor.

-Gracias. (Resopla)

-A ver, ¿qué te pasa?

-Cariño,

¿tú sabes lo que es la mononucleosis?

-Sí. Claro que lo sé.

-A ver: cuando te conté lo de la erección,

pues después me fui con Yolanda a su casa, la acompañé.

Y en el portal nos dimos unos besos.

-¿Perdona?

-Pero...de verdad que enseguida pensé: Pachu, Pachu, Pachu

y me fui corriendo. De verdad. Y no...

La dejé ahí. No..., no pasó nada más.

-Mira Damián, me podía imaginar cualquier cosa de ti menos esto, ¿eh?

-Lo sé, soy una mierda. Soy escoria.

No valgo para nada; lo siento.

-No lo sé, quizás tiene razón.

Llevamos un tiempo mal como pareja, pero porque somos adultos

y llevamos demasiado tiempo juntos. Y estas cosas pasan.

-Gracias.

¿No nos damos un abrazo o algo de reconciliación aunque sea?

-Venga. Pero si animas esa cara.

-Lo siento, cariño, perdóname.

-A ver, parece que probablemente lo que tenga al final

sea una mononucleosis,

eso de la enfermedad del beso.

Pero mira, por lo menos ha confesado

que fue porque se enrolló con la del gimnasio.

Mira, yo la verdad es que no sé todavía como tomármelo.

Pero, pero no le voy a partir la cara. ¡Yo qué sé!

Que estas cosas pasan.

La doctora Romero decidió hacerle una ergometría a Julia

para ver cómo respondía su corazón al esfuerzo físico.

-¡Me duele! ¡No me encuentro bien!

-Vale, vale, vale. Tranquila. Mar, por favor...

Venga. Tranquila, no pasa nada...

Te vamos a colocar en la silla, tranquila... ¡Eso es!

Necesitamos oxígeno, ¿eh? Unas gafas nasales, por favor.

-Voy a por ellas.

-Venga.

Bueno, Julia; quiero que respiremos tranquilos, despacio.

Eso es, muy bien.

Ante los síntomas de Julia,

lo que vamos a hacer es ponerle oxígeno y también vasodilatadores.

Podríamos ante una angina.

Es decir, una obstrucción de las arterias coronarias.

Su corazón no está funcionando bien y de momento no sabemos por qué.

-¡Hola!

-Lucía, ¿qué te ha pasado?

-Pues nada. Una tontería...

Que resulta que estaba saliendo de mi despacho y entró un paciente

y me dio con toda la puerta.

-Madre mía, hay que ver.

-Estoy buscando una enfermera. No sé si...

-Pues mira, chica. Aquí no hay nadie.

Pásate por aquí, ya te miro yo.

-Vale.

-Si te lo hago en un pispás.

-¡Ay!

-¡Ah, lo siento! Perdón, perdón, perdón...

-¡¡Uy, uy, uy, uy...!

-Quieta, quieta, quieta.

-Oye, ¿esto no lo tendría que estar haciendo una enfermera?

-Bueno sí. Hombre, la verdad es que sí, pero están todas ocupadas.

A ver si te quejarás. Yo tengo muy buenas manos, ¿eh?

-Ya, ya, ya. Pero ¿no tendré que ponerme puntos?

-No. Con esto va a ser más que suficiente.

-¡Aaah, aah!

-Lo siento. Eso sí. Te va a quedar un pequeño moratón, pero nada más.

-¡Aaaaa!

-Lo siento. Bueno.

-Es que me está doliendo un poco la cabeza, ¿eh? De este lado.

-¿sí?

-Sí.

-Le voy a echar un vistazo a esos ojazos... Mira para acá.

Quieta...

-¿Qué?

¿Qué pasa, qué pasa?

-Oye, ¿a ti nunca te han dicho que tienes las pupilas preciosas?

Las tienes negrísimas.

-Bueno, como las de todo el mundo, ¿no? Que son negras.

-No. Porque todos los negros no son iguales.

Eso último ha quedado un poco racista, ¿no?

-Hombre, pues si lo has dicho tú no.

Pero si lo llego a decir yo..., pues sí.

Bueno, pues muchas gracias. Hasta luego.

-Hasta luego.

Con la sospecha de que podría haber sufrido una angina de pecho,

Julia fue tratada y ahora está estabilizada.

-¿Qué haces?

-Bueno, ya que no piensas pagarme la cámara, ¿eh?,

te voy a sacar unas fotitos, me voy a sacar un dinero

y me voy a comprar una nueva.

Julia Arganda en Urgencias. La miseria vende.

-Como me hagas una foto, te rompo la cara.

Mis fans no merecen verme así.

-Pues entonces págame la cámara.

-Mira, te voy a tirar esto.

-¿Me vas a tirar? ¿Qué vas a tirar?

-Sí. Claro que sí.

-Venga, ¡venga, tíramelo aquí, a la cara!

-¡No me grabes!

-Venga lo...

-Que te digo que no...

--¡No, no, no! ¡Que me lo tires aquí, a la cara!

-¡Eh, eh, eh! ¿Qué pasa?

Te dije que era la última vez. Ahora sí que te voy a echar. Venga.

-Mira, mira, ¿eh? -venga...

-Tú no eres nadie ya.

Entra en razón y llámame para esas fotos o nos vemos en los tribunales.

-Venga, tira. ¡Tira!

-Tranquila.

Bueno, tranquila, que todo va a ir bien.

Hemos hecho un ecocardiograma y lo que hemos encontrado

es una gran tumoración en la aurícula izquierda.

Por tanto podríamos estar ante un mixoma.

Vale. Gracias, Mar.

Tenemos que estudiarlo en profundidad, ¿de acuerdo?

Pero podría ser un mixoma.

-No me puedo creer que vuelva a tener un tumor.

Esto es como "El día de la marmota".

-A ver, Julia, lo más probable es que sea benigno.

-No me da miedo morir.

Me da miedo volver a pasar por lo que pasé el año pasado.

Agustín tiene razón. Me di cuenta de muchas cosas de mí misma.

Tomé conciencia de que estaba muy sola.

No es que no me llamaran para trabajar.

Es que nadie llamaba para ver qué tal estaba.

Ni un fan, ni un amigo.

-Ya.

-Y cuando, cuando me recuperé, empecé de cero otra vez.

Para mí este programa era, como alcanzar una meta, una nueva vida.

Y ahora vuelven los fantasmas.

-Yo lo que creo es que usted está demostrando ser valiente y muy fuerte

De hecho, he tenido algún paciente, que también se dedica a su industria,

y me ha dicho que es muy duro.

Así que..., yo creo que, si ha podido una vez, pues puede una segunda, ¿no?

-Gracias, doctora.

Ojalá una no tuviese que pasar por estas cosas tan importantes sola.

-Aunque parece un tumor benigno, debemos extirparlo

porque está interrumpiendo la circulación dentro del corazón.

Por tanto podría ser peligroso.

Voy a hablar con el especialista.

El doctor Cabrera ya tiene los resultados del estudio ampliado

de Damián, el paciente que sufre malestar general

fiebre y problemas hepáticos por motivos desconocidos.

-Gracias, Carlos.

-Hola.

-Bueno, chicos. A ver, les comento: no tienes mononucleosis ni hepatitis.

-Bueno, bien.

-Entonces, ¿qué es lo que tengo, doctor?

-Aún no lo sabemos, Damián;

tenemos que ampliar un poquito más el estudio

y para eso te quiero hacer una ecografía abdominal,

para ver si veo algo que nos arroje un poco más de luz en el diagnóstico.

-Bueno, mira el lado positivo: Yolanda no te ha pegado nada.

-A Yolanda le acabo de enviar un mensaje poniéndola a parir.

-Bueno, chicos: yo voy a buscar el ecógrafo portátil.

-Sí, venga, ríete.

-No, no.

-No, no. Ríe. Ahora te puedes reír.

-No, no. Mira, voy a ir al baño, ¿eh? Vuelvo ahora.

(Resopla)

-La ecografía nos ha mostrado una información del hígado y del bazo

el origen de estos síntomas, y la verdad es que son un misterio.

Voy a tener que ampliar el interrogatorio con los pacientes

porque en estos momentos ando un poco perdido. Necesito más información.

-Sí. También haría una coronariografía

para ver si hay alguna lesión en las arterias y bueno,

puedan ser el origen del dolor.

-Ya. La verdad es que quiero asegurarme de que el dolor torácico

precisamente es por el mixoma, ¿sabes?

Pero bueno, gracias.

-Bueno.

-Por cierto: ¿cómo llevas el cambio de papeles?

-Ah, estupendo. Muy bien. -¿sí?

-Sí.

-¿Y eso de esperar en la fila del banco, no te desespera un poquito?

-No.

-¿No?

-Muy bien. Muy bien.

-Vale.

Bueno, hasta luego.

Tras realizarle una coronariografía

y comprobar que no había otras lesiones,

Julia fue intervenida de la tumoración cardiaca.

-Lo que hemos hecho ha sido extirpar el tumor,

lo hemos mandado a analizar y hemos colocado un parche.

Por suerte, todo ha salido muy bien.

(TELÉFONO)

Disculpad.

Me tengo que ir. Hasta luego.

-Vamos a ver, Damián: necesito que seas lo más sincero posible conmigo,

¿de acuerdo?

Y que me cuentes, justo antes de caer enfermo,

cualquier cosa que te haya sucedido. Algo fuera de lo normal.

¿Alguna comida exótica, algún viaje, una salida al zoo, o algo así?

-No. La verdad es que no. No me ha ocurrido nada.

Bueno, lo único que me di dos besos con una chica en el gimnasio,

pero nada más.

-Cuéntame.

Con esta chica, ¿tuviste relaciones?

-¿Con la del gimnasio?

-sí.

-No. De verdad: le estoy siendo sincero. Que no pasó nada.

-¿Seguro?

-Segurísimo. O sea, fueron solo dos besos, de verdad.

Se lo juro por mi perra Moli, que no pasó nada. Nada.

-Ya. Y ¿con tu chica? ¿Has tenido relaciones?

-A ver, relaciones, relaciones, no.

Últimamente no tenemos relaciones.

Aunque, bueno: es verdad que la semana pasada

tuve un escarceo con ella, pero algo puntual.

-¿Y hubo penetración?

-Sí.

¿Por?

-¡Ay! Yo no sé qué me pasa, ¿eh? No paro de ir al baño.

Igual Damián me ha pegado algo.

Pues no paro de ir al baño. Llevo un montón de días así.

Y además es que me pica muchísimo y lo tengo rojo y...

Yo qué sé. A lo mejor es cistitis: tendré que preguntarle al médico.

-Oye, Pachu, una pregunta:

¿Tienes enrojecimiento y urticaria en la zona íntima?

-Pues, pues ahora que lo dice, sí.

-A lo mejor el doctor te puede dar una pomada.

-Al hablar con Damián y con Pachu, estoy seguro, más o menos,

de qué podría estar pasando.

Ambos van a someterse a un análisis de orina,

que estoy seguro que nos va a aclarar un poco más las dudas que tenemos.

-¡Javier, Javier!

¿Qué haces aquí?

-No. ¿Qué haces tú aquí?

-Pues quedamos en que yo recogía a Andrea.

-Perdona, quedamos en que la recogía yo.

-¡No! No.

-¿Cómo que no?

-Como que no. La recogía yo, cariño. Así que venga.

-A ver, a ver, a ver.

Yo entendí, entendí que tú tenías una recepción con los alemanes,

con lo cual no te iba a dar tiempo a venir.

-No me lo puedo creer, no me lo puedo creer.

-¿El qué?

-Que es que llevo toda la semana con esa recepción y se me ha olvidado.

-¿se te ha olvidado?

-Bueno, da igual. Lo hago rápido y ya está.

-¿A ti se te ha olvidado?

-Sí.

-Venga, anda. Coge un taxi,

que seguramente llegues tarde diez minutos, venga, corre.

-¿Seguro?

-Vete al hospital.

Sí. Venga, corre.

-Vale, vale, vale. Gracias, gracias. Ay, qué cabeza...

-¡Venga!

-Sí, sí. Un segundito.

Juanjo, necesito que me hagas un favor.

Sí.

LLAMAN A LA PUERTA

-Hola, chicos. ¿Qué tal?

-Bien.

-Bueno, Damián. Aquí tenemos los resultados de orina.

Hay algo que me llama mucho la atención, Pachu:

es que tu orina tiene un color blanquecino y turbio.

-¿Y eso es malo?

-Es que esto suele ocurrir cuando se trata más bien

de una enfermedad de transmisión sexual, que una infección de orina.

A ver, chicos: lo siento mucho pero tengo que preguntarlo, ¿eh?

¿Habéis mantenido relaciones sexuales de riesgo?

-De verdad: yo le estoy diciendo la verdad, que no.

Se lo he dicho muchas veces. Que solo fueron unos besos, nada más.

¿Tú me crees?

-¿Pachu?

-Tengo un amante.

-Yo siento mucho esta situación.

Pero ya les digo de antemano que ambos se van a tener que poner

con tratamiento de antibiótico,

para poder tratar la uretritis gonocócica que padecen.

¿De acuerdo?

Les dejo para que puedan hablar.

Hasta luego.

Tras ser intervenida del tumor cardiaco,

Julia se estaba recuperando bien.

Pero ha empezado a mostrar dificultad respiratoria.

-No respiro bien, no respiro bien.

-Bueno, tranquila, Julia.

-¿Me ha llamado alguien?

-No.

-¿Pablo? Pablo, el productor. Tiene una voz melodiosa. ¿No?

-No.

-Usted me dijo que todo iba a mejorar, después de la operación.

¿Qué me ocurre? ¿Qué me ocurre, doctora?

-Cálmese, Julia, por favor.

En sus condiciones debe, por favor tranquilizarse.

-No. Si no ha llamado es porque ya está buscando a otra.

Me voy a quedar sin trabajo.

-Permíteme una cosa.

-¡No puedo más, no puedo más!

-Ahora mismo lo más importante es su salud.

-Doctora. Doctora, ¿es lo mismo que me pasó el año pasado?

-Sí.

-En el electro vimos que la arritmia continuaba

y, además, con un patrón de flúter.

Eso quiere decir que Julia tenía el mismo problema.

Por eso decidimos hacer un estudio

para saber en qué condiciones estaba su corazón

y también el motivo de la arritmia.

Lo que descubrimos es que la reparación había fallado.

Es decir, el corazón bombeaba bien, pero en cambio,

una de sus válvulas no cerraba correctamente.

Vamos a es quemar el punto que está provocando el cortocircuito.

Damián, el paciente con infección de orina gonocócica,

ha sido dado de alta tras recibir el tratamiento.

-¡Damián, por Dios!, di algo.

-¿Y qué quieres que te diga?

-No lo sé. Lo primero que se te pase por la cabeza, pero algo.

-¿Con Santi? ¿De verdad...? ¿Con Santi?

-Mira, Damián, llevo un montón de tiempo queriéndotelo decir,

pero es que...

-¿Me puedes decir cuánto tiempo lleváis así?

-Unos nueve meses.

-Muy bien. Bravo. No me he enterado de nada.

Lo habéis hecho muy bien. Perfecto.

-Que de verdad, que te lo quería decir, pero es que...

Tenía la cabeza hecha un lío.

Resulta que cuanto peor iba nuestra relación,

más empeño parecía que le ponías tú a arreglar las cosas...

Y que estaba todo mejor. ¡Yo qué sé! ¡Yo qué sé lo que estaba pensando!

-Yo creo que con lo que ha pasado con Yolanda y el maldito Santi,

creo que es mejor que nos separemos.

-Vale. Sí. La verdad es que sí.

Y es una pena porque...

Parecía que durante estos días

habíamos recuperado un poco lo que teníamos.

-Sí. Es verdad. Pero ya es demasiado tarde.

Creo que hay demasiada gente en nuestra relación.

Bueno... Lo último. Quería pedirte un favor

y es que si puedes irte cuanto antes de casa...

Yo voy a pasar unos días en casa de Fran

y no quiero que haya ningún mal rollo.

-Vale.

Si necesitas algo, me avisas.

-Gracias.

-Por favor.

Una vez encontrado el origen del problema,

Julia fue sometida a un nuevo cateterismo y, al fin, se recupera.

-Hola.

-Hola.

¿Qué te parece? ¿Esta?

-¿Para qué me has llamado?

-Para que me hagas las fotos del hospital.

Mira, así saldré en portada y me saldrá trabajo.

Los del programa han pasado de mí porque dicen que no estoy de moda.

Que no vendo. Si el público me ve así, vulnerable,

volverá a quererme y todo...

-No. Exageré porque estaba enfadado, pero todo tiene un límite, ¿eh?

Y esto es demasiado.

Julia, no deberías caer tan bajo para volver a la actualidad.

-A ver, si quieres que te diga que te necesito: te necesito, Agustín.

La miseria vende.

Por favor, yo sé que hay que pedir favores a veces...

Y hay que saberlo hacer. Te lo pido por favor.

Si no... Tú verás, yo llamo a otro.

-A ver... Que se vea la vía.

-Espera.

-Ahí, túmbate.

Con cara de pena. Muy bien.

Mírame un poco a cámara. Ahí.

Ahí lo tienes.

Vale. El brazo, el brazo. Que se vea ahí.

-Ay, por favor, ¡qué ganas tengo de llegar a casa!

¡Uf!

-¡Pues anda que yo!

A ver si lío a mi hijo pequeño y me hace un masaje en la espalda,

que me duele una barbaridad.

-¿Pero cómo que tu hijo pequeño?

Pero si tienes el candidato perfecto para unos masajes merequetengues.

-Oye, no empieces, ¿eh? De verdad te lo digo.

Bueno, escucha. Hemos tenido un momentito importante.

-¿Sí?

-Porque me estaba curando la herida y, de repente,

se me acerca un montón, y me dice:

-¿Te ha besado? -No.

Me dice: "me encantan tus pupilas porque son muy negras".

-¿De verdad?

-Te lo juro. Pero nada más, ¿eh?

-Qué bueno. O sea, que es que os gustáis. Está clarísimo.

-Que no, no. No es el momento.

Hombre, es simpático y yo me río con él, pero que no es el momento.

-¿Pero por qué no es el momento? ¿Por qué?

-Porque no. Porque yo no estoy preparada. Te lo digo.

-Lucía, por favor, este chico te gusta. Tienes vía libre. Adelante.

Ya está. No te lo pienses más.

-Anda, vamos. Que voy a perder el autobús.

-Venga.

-Pero, cariño, si me tocaba a mí.

-Dame un beso.

A ver, nos tocaba a los dos.

Como todo. Y quiero disculparme contigo por haber menospreciado

tus obligaciones y por haberme tomado todo esto como un "y yo más".

-Suena infantil, ¿no?

La verdad es que es bonito haber vuelto a la normalidad, cariño.

¿Vale? Que no quiero competir contigo,

quiero seguir siendo un equipo. ¿Vale?

-Bueno. Oye ¿quién va a ir al banco?

-Tú. Que me dijiste que te gustaba.

-Te mentí, te mentí.

-Ah, ¿sí?

-Y tengo una curiosidad...

-Bueno...

-¿Qué les dijiste a los alemanes? Porque llegaste tarde.

-Pues he aplicado algo que tú siempre me has dicho:

un buen vino y unas buenas tapas solucionan todo.

Así que llamé a Juanjo, se lo dije, y aunque llegué un poquito tarde

pero se les hizo ameno.

-El viejo truco.

-El viejo truco.

-Vamos a por la nena.

-Venga. A ver... Qué ganas tengo.

-Te voy a retirar la astilla. Ahí está.

En el caso de Ángela,

utilizamos irrigación de suero y un bastoncillo para retirar la astilla.

Por cierto, ten más cuidado, ¿eh? A la hora de cocinar.

-Hay muchísimas llamadas a Afganistán.

Yo tengo una amiga allí y la llamo a veces, pero no tanto.

-Ha habido una explosión en mi pueblo. Están aislados.

Solamente hay un enfermero y una amiga está muy grave.

-Muy bien, lo has hecho muy bien.

Ahora ya puedes limpiar y suturar.

-No sé cómo me falló la mano y se me cayó el cuchillo al pie.

-¿Te duele la articulación o la herida?

-Pues no lo sé.

-Creo que ahora comprendo por qué hay tantas llamadas a Afganistán

en mi factura de teléfono.

-Me han dicho los del SAMUR que ha sufrido un ataque en la oficina.

-Sí, es que yo soy epiléptico. Pero me tomo anticonvulsivos.

-En el TAC hemos visto una lesión en el hipocampo

con las características de un cavernoma.

Es una operación muy complicada

y que en la zona del cerebro que vamos a tocar es muy delicada.

-¿Seguro que estás bien?

-Sí.

-Mientras no sea que vas a cancelar la boda con mi mejor amiga,

todo perfecto.

-Por fin he conseguido un ingeniero

para solucionar lo de la fluorosis en Camboya.

Pero resulta que las fechas que nos ha dado coinciden de pleno con...

¿Con nuestro viaje de bodas?

-Sí.

Subtítulos realizados por Elda Hidalgo Castañeda

  • Centro médico - 20/11/17 (2)

Centro médico - 20/11/17 (2)

20 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 20/11/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 20/11/17 (2)"
Programas completos (741)

Los últimos 754 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios