www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4315740
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 20/11/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¡Hola!

Uy, ¿qué te ha pasado con Rebeca, latin lover?

Nada, no me ha pasado nada. -Nada, dice.

Pero si te hace ojitos, me di cuenta el otro día.

Sí, me hace ojitos, me pidió una cita pero le dije que no.

¿Por qué?

Pues porque no, porque no tengo tiempo, está mi hija de por medio,

que... bueno, que no quiero.

Paloma, ¿qué haces por aquí, qué ocurre?

Él es Miguel, es el director de la ONG en Camboya.

Viene con dolor de tórax, una tos que no me gusta nada

y está escupiendo sangre.

Creo que puede ser tuberculosis.

¿Hace mucho que habéis vuelto a España? -Apenas unos días.

Haberme ido a Camboya es la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Me alegro mucho.

A ver si averiguamos pronto qué le pasa a Miguel y podéis iros.

Ojalá no sea nada grave.

Miguel es imprescindible en la ONG.

Te mantendré informada.

Tenemos que ser pacientes y ver cómo responde al tratamiento.

De todas formas, si hay alguien que le está esperando,

yo creo que debería saber ya lo que le pasa.

-Pues aquí no hay nada. -¿No?

No, no está tu móvil aquí. -¡Qué raro!

Bueno, voy a ver si te cambio el suero. Ahora vengo. -Vale.

Hola, ¿Rosa?

Sí, mira, he cogido tu número de teléfono

del teléfono de Miguel, de tu marido.

Que es que...

¿Cómo? Su exmarido.

Que están divorciados. Ya.

SUBTITULADO POR ACCESIBILIDAD TVE

Así que para conseguir agua potable con los niveles altos de flúor,

es necesario instalar un sistema de desfluorización

en lo que se conoce como el método Nalgonda.

Bueno, preguntaré al equipo de la ONG

qué es lo que hay que hacer para instalarlo lo antes posible.

Hay que hacerlo sí o sí.

Sí, es una emergencia y cientos de vidas dependen de ello.

(Suena móvil): Perdón.

¿Sí?

Muy bien, vamos para allá.

¿Qué pasa? -Era Ortega. Miguel ha sufrido un síncope. Vamos.

Mira a un punto fijo. Eso es.

Hola. -¿Qué ha pasado?

-Un segundo. Eso es. Vale. Ya está, Miguel.

Tranquilos, estoy bien.

Ahora me llevan a la habitación, me han dicho.

¿Pero qué ha pasado?

-Pues nada, que me he incorporado un poco, me he mareado

y lo he visto todo negro.

Ha perdido el conocimiento unos instantes.

La exploración neurológica es normal,

pero, aun así, quiero hacerle un electro.

Miguel, ¿has notado algo más?

Mareo, náuseas, sudor frío y, no sé, sin fuerzas y agotado. Me he caído.

Algunas de las complicaciones más frecuentes

de una aspergilosis pulmonar como la que sufre Miguel

son la fiebre, la fatiga o la dificultad respiratoria.

Pero un síncope, como el que ha sufrido,

me parece exagerado y quizás podría estar causado por algo

que hasta ahora desconocemos.

Verás como dan con lo que tienes, Encarni.

Son los mejores.

Seguro, venga.

¡Esperadme ahí un momento! -Vale.

¿Qué quieres?

Pero, ¿tú de qué vas?

¿Quieres que le diga que me metiste mano?

¿Quieres que se lo diga?

¡Déjame en paz, sinvergüenza!

Ya. ¿Y quién era?

Un pesado.

¡Hola! -Ay, hola, doctora.

¿Qué hacéis otra vez por aquí? -Pues venimos con mi hermana Encarni.

Bueno, la mujer de Román, el paciente del otro día, que vino, ¿te acuerdas?

El de las pastillas, que se las tomó por Internet,

y que creía que tenía un infarto y era estreñimiento.

Me acuerdo perfectamente, ¿y qué tal, qué tal está él?

Pues muy bien. -¿Sí?

Es que ahora mismo está de viaje y por eso me acompañan las chicas.

Muy bien, pues encantada de conocerte.

Hola. -Hola.

Bueno, Encarni, vámonos, que al final se nos hace tarde, ¿eh?

Hasta luego. -Hasta ahora.

Luego te llamo.

Bueno, que es que tengo un pequeño problema con la regla, ¿vale?

Y el ginecólogo que tengo,

pues que no me está convenciendo en absoluto.

Y por eso me he cogido cita con el doctor Landó.

Porque mi hermana me ha dicho que aquí los médicos

Y digo pues no sé, a ver si dan con lo que tengo y eso.

El electro está bien.

Perfecto. Pues lo que vamos a hacer es adelantar el TAC

que teníamos programado, te vamos a mantener el tratamiento

y te vamos a dejar ingresado en observación

para vigilar las constantes.

Voy pidiendo el TAC, ¿te parece? -Gracias.

Ahora te veo, Miguel. -Hasta ahora.

Paloma, ¿sabemos algo de la aldea, has podido hablar con ellos?

Miguel, tenemos una cosa que contarte.

A ver, han descubierto que Julián, nuestro compañero,

lo que tiene no es un problema crónico de vértebras,

sino una enfermedad causada por el exceso de flúor

en el agua de la aldea.

He estado revisando las cartas de Chang Pei, mi ahijado,

y, al parecer, hay más personas en esa zona

que están sufriendo los mismos síntomas.

Si no dejan de beber ese agua contaminada con flúor,

la fluorosis avanzará, se agravará y acabarán padeciendo todos

graves problemas de movilidad.

Conocía la enfermedad y el origen,

pero nunca pensé que podía estar en las aldeas.

Hemos estado investigando y, al parecer, la única solución

es instalar un sistema de desfluorización.

Pero para eso hacen falta medios.

Pues, no sé, ya llamaré a alguno de mis contactos,

a ver qué podemos hacer.

Después de estar años luchando por levantar la ONG

y solucionar miles de trámites burocráticos,

acabé haciendo contactos con el Gobierno del país.

Espero que nos puedan ayudar,

porque estamos ante un problema de máxima gravedad.

Luego os veo. -Vale.

Mira, ¿sabes qué voy a hacer?

Voy a llamar a uno de mis contactos.

Por cierto, ¿tú sabes dónde está mi teléfono?

Ahora que me acuerdo, antes, cuando me he mareado,

pues es que lo estaba buscando y no sé dónde lo he dejado.

Se te cayó cuando estábamos volviendo al hospital

y te lo he guardado yo.

Pues menos mal.

(TOSE)

Gracias.

¿Estás bien? Te noto un poco rara.

Solo estoy un poco tensa.

Tranquila. Todo irá bien.

Voy a salir un rato, ¿vale?

Hasta ahora. (TOSE)

Encarni Ramos. -Sí.

Bueno, cuéntame, ¿qué te pasa?

Pues a ver, yo es que hace seis meses que di a luz, ¿vale?

Y desde entonces, pues no me ha bajado la regla.

Y mi médico al principio me dijo que sería por lo de la cuarentena y eso,

pero es que, vamos, que hace medio año que no tengo la regla.

La historia es que el médico que yo tengo con mi tema,

yo creo que anda...

Vamos, que está más perdido que Marco el día de la madre.

Y entonces, pues nada, he venido aquí.

¿Y le estás dando el pecho?

No, qué va, si es que yo a las tres semanas le dejé de dar

porque es que no me estaba ganando nada de peso el crío.

Ya, ¿crees que pudieras estar embarazada?

No, qué va, porque fue lo primero que descartó el médico.

Pero cuéntale, que tú me dijiste que estabais buscando la parejita.

No, que lo hablamos, que lo hablamos, pero que...

Mujer, pero si me lo dijiste el otro día

y, además, Román también me lo dijo, que habíais...

Que lo hablamos, que lo hablamos, pero, vamos, que muy por encima.

Bueno, está bien.

A ver, cuéntame, ¿cómo fue el parto, fue un parto natural?

No, una cesárea, es que, como no me lo pudieron inducir...

Cuéntale también las complicaciones en el posparto,

que menudo susto nos llevamos. -Tela, tela.

Mira, primero, que me da una hemorragia en el útero, ¿vale?

Luego, que me tienen que hacer un del...

El legrado. -Un legrado de esos.

Y luego ya, para colmo de todos los males, me da la cosa de...

Anemia.

Que me tuvieron que hacer, pero vamos, mazo de transfusiones.

Bueno, vayamos por partes.

Mira, si te parece, pasa a la camilla

que te voy a hacer una exploración. Vale.

Las constantes de la paciente son normales

y en la exploración no he encontrado ningún tipo de anomalía.

Así que ahora voy a realizar una ecografía ginecológica

para ver si encontramos alguna pista

sobre lo que está causando su amenorrea,

es decir, la falta de regla o menstruación.

Pero, Palo, no lo entiendo, entonces no está casado.

Pues ya ves, llamé a la que se supone que es su mujer

para decirle que estaba ingresado

y me dice que llevan ocho años divorciados.

¡Ocho años! ¿Por qué no te ha dicho la verdad?

Pero si es hay algo entre vosotros dos, no lo entiendo.

Bueno, lo hubo.

¡Hola!

Conseguido, problema solucionado, ¿qué tal?

Hola. ¿Qué problema solucionado?

Lo que te dije, que me quedo con tu padre, se queda en mi casa.

¿En serio?

Sí. Así que nada, ya me vas pagando esas cañitas.

¿Cómo lo has conseguido? -¡Aaah!

¡Qué fuerte! -Ya.

¿Ya qué, de qué te ríes, qué pasa?

¿De qué me voy a reír? Me encanta el rollo que tenéis vosotras dos.

Pero ¿qué rollo? Que es mi compañera, que no pasa nada.

Ya, ya, ya, pues tú a ella le gustas, ¿eh?

¿En serio? Mírala, y tú estás encantada.

Pero ¿qué dices? Palo, que soy hetero. Que tú lo sabes.

Que me encantan los chicos, hombre, por favor...

Pero ¿y lo que pasó en la universidad, qué?

Eso fue una tontería de una noche, por favor. -Mm.

-La época de Erasmus es para eso, para experimentar y ya está.

Y además, que no era porque fuera chica. Era alguien especial, ¿sabes?

Es diferente.

Y Ainhoa no es alguien especial, ¿no?

Deja de marearme, Palo, que me estás mareando.

Te estás mareando tú solita, guapa.

Tengo que trabajar, luego te veo. -Venga, hasta ahora.

Adiós.

Que por mucho que mires no vas a conseguir evitarle.

Y más cuando se nos está acercando. -¿Qué?

¡Que está viniendo! -No.

Que viene Dacaret. -¿En serio?

Ponte guapa, tía, ponte guapa.

Hola. -Hola.

¡Te importa si hablamos a solas un segundo?

Por favor, con total libertad.

-Ah, pues sí, sí.

Bueno, ¿qué tal está tu hermana?

Bueno, bien, bien. Le van a hacer ahora una eco.

Oye, ¿estoy a tiempo de cambiar la respuesta del otro día?

¿Qué respuesta?

Pues que te dije que no a una cita.

Ya, sí. ¿Sabes lo que pasa? Es que ahora ya...

¿Qué?

Pues que ahora ya es tarde, ¿sabes? Porque, bueno,...

Vale.

Claro que, si tú pagas las copas, igual acepto.

¿Sí? -Sí.

Vale. Pues escucha, quedamos a las once en El Ventanuco. -Vale.

Y por lo de invitarte a las copas, no pasa nada.

Pago la cena, las copas... Lo que necesites. -Vale.

Pues nos vemos luego. -Vale.

Adiós. -Chao.

¡Tía, que me ha..., tía, que me ha pedido salir!

(GRITA) -¡Sí, sí, sí!

Okey, thank you very much. See you soon.

A ver, tengo noticias.

Me dice mi contacto que el Gobierno del país está enterado

y que nos va a echar una mano.

Con medios y equipo técnico.

Pero pero hace falta una persona que lleve el proyecto.

Y eso va a costar mucho dinero.

Podríamos hacer una campaña en el hospital para recaudar fondos.

Eso sería genial.

Lo que pasa que nos sigue faltando ese ingeniero que lleve el proyecto,

y es que yo no conozco a nadie.

Miguel, el hermano de mi mejor amigo en la facultad

creo que es ingeniero y además ha estado mucho tiempo

en el extranjero con proyectos para ONG.

Es muy posible que conozca el sistema que queremos instalar.

Igual tenemos suerte y conseguimos que se embarque en el proyecto.

Eso sería un milagro.

Hace tiempo que no hablo con él, pero nos llevamos muy bien.

Le voy a llamar. Hasta ahora.

Hasta ahora. -Hasta ahora, gracias.

Te dejo también, que tengo trabajo. -Gracias por todo.

De nada. ¿Te encuentras bien? -Sí, mejor, muchas gracias.

Luego me paso a verte. -Gracias, hasta ahora.

El doctor Landó le está terminando de realizar una ecografía a Encarni,

la paciente que actualmente no tiene menstruaciones.

¡Ay!

Pues verás, Encarni, todo está normal.

Y además tengo que decirte que no estás embarazada.

Está todo normal, todo normal, ¿no?

Si está normal, ¿por qué no me baja la regla?

Yo pienso que posiblemente se deba a algún desajuste hormonal,

así que lo conveniente sería realizarte un estudio.

Un estudio ya me han hecho, me lo hizo mi médico.

Si tengo los resultados en el bolso.

¿Y cuánto tiempo hace que lo hiciste?

Nada, la semana pasado los recogí.

Paula, por favor, ¿me acerca ese bolso?

Gracias.

Si es que no se los enseñé a él porque, como ya tenía cita con usted,

pues me pareció tontería.

Y antes es que se me ha pirado la pinza,

pero que se lo iba a decir, ¿eh?

No te preocupes. Lo importante es que te has acordado ahora.

Eh... ¿qué, algo nuevo o...?

Pues no, está todo normal.

¡Otra vez todo normal! No, todo normal no está, normal no está.

Seis meses sin la regla no es normal.

¿Cómo normal, esto es normal, siempre normal?

Encarni, tranquilízate.

Verás, que los análisis estén normales es buena noticia.

Ahora vamos a hacer otra cosa.

Vamos a hacer un test de progesterona, ¿de acuerdo?

Consiste en administrarte un fármaco hormonal,

y entonces, durante una serie de días, lo vas a tomar

y luego lo retiraremos.

Y así comprobaremos si te baja la regla.

Tras tomar el progestágeno, si la regla baja, es indicativo

de que el problema puede ser debido a un síndrome de ovario poliquístico

o a hemorragias uterinas disfuncionales

previas a la menopausia.

En el caso de que la menstruación no se produzca,

tendremos que seguir buscando las causas.

Pero por ahora vamos paso a paso y a ver qué nos dicen las pruebas.

En el angiotac que le han realizado a Miguel,

el doctor Mendieta observa algo que no había aparecido

en pruebas anteriores.

Gracias a la prueba con contraste que le hemos hecho a Miguel,

hemos visto que el infiltrado pulmonar persiste,

y además ahora está en contacto con el cayado aórtico.

Creo que ya sé lo que le pasa y no me gusta nada.

¿Se sabe algo del TAC?

Sí, sí, tenemos el resultado y observamos un área hiperdensa

en forma de saco, de unos cinco centímetros de diámetro

y que está en contacto directo con el cayado aórtico.

¿Con el corazón? -No, pero cerca.

¿Sabes ya lo que es?

Teniendo en cuenta que sufre una aspergilosis,

es muy posible que estemos frente a un aneurisma micótico.

Un aneurisma micótico es una dilatación

de la pared arterial causada por una infección fúngica.

Es un tipo de aneurisma poco frecuente

pero, como todos ellos, puede ser letal,

ya que, si no se diagnostica y trata a tiempo,

puede romper la pared arterial y provocar la muerte del paciente.

¿Y qué podemos hacer para evitar que se rompa?

Lo primero es hacer una arteriografía urgente

para confirmar o descartar que sea eso.

Y si es un aneurisma, tenemos que intervenir cuanto antes.

Hola, hola, Rebeca, hola.

Sí, claro que soy Hamman, ¿quién voy a ser?

Escucha, que te va a sonar fatal, pero...

Eso es, que no puedo quedar.

Ya, lo siento, pero, bueno, tengo una excusa, ¿eh?

Que tengo un amigo aquí, en casa, que está pasando por una mala época

y, vamos, que no le puedo echar.

Que sí, que tengo ganas de verte, claro que sí.

Vale, pues hacemos una cosa: la siguiente vez que quedemos,

te pago las copas, el taxi, las entradas, lo que necesites.

¿Vale?

Oye, te dejo, que viene, venga, un beso. Hasta luego.

Oye, que si vas a pedir, a mí una de cuatro quesos.

Pues acabo de colgar, pero, vamos, no es problema. -Venga.

Venga, voy allá. -Que esto va a ser...

Que sepas que estás colaborando con una muy buena causa.

Es un placer. -Muchas gracias.

Y, si me puedes repartir esto, te lo agradecería.

Sí, sin problema.

Gracias, chao. -A ti, hasta luego.

¡Hola! -Muchas gracias, de verdad.

Diana nos ha contado todo y yo estoy encantada de ayudar.

Y que sepas que el hospital está volcadísimo. -¿En serio?

¡Qué maravilla! Muchísimas gracias.

Bueno, todo gracias a Diana. -La verdad es que es muy de ella.

Sabes que es mi mejor amiga, ¿no? Que la quiero un montón.

Me ha contado un montón de historias

y sois amigas desde hace un montón de tiempo, ¿no? -Sí.

Bueno, vosotras también tenéis muy buena relación, ¿no?

Sí, nos llevamos muy bien.

Sí, tanto, yo, de hecho, pensaba que había algo más que una amistad

entre vosotras.

¿En serio? -Sí.

Pero..., Diana es hetero, ¿no?

-Bueno, hetero. Ya sabes, ella se enamora de las personas,

más allá de que sean hombres o mujeres.

Pero, bueno, que no te quiero entretener más.

Gracias. -Gracias a ti.

Tengo ya los resultados del test

y, como imaginarás, ha dado negativo.

Por eso no te ha bajado la regla, ¿de acuerdo?

Así que vamos a seguir haciendo un estudio,

a ver si averiguamos cuál es la causa de la amenorrea.

¿Y qué es lo que le van a hacer ahora?

Vamos a programar una histeroscopia.

Esto es un estudio del endometrio.

El endometrio, te explico, es la membrana

que recubre la cavidad uterina.

Y con este estudio sabremos si hay algún tipo de anomalía.

La histeroscopia

consiste en introducir una cámara microscópica

a través de la vagina y del cuello del útero,

con el fin de visualizar cualquier tipo de anormalidad

en la cavidad uterina.

Voy a llamar a Román.

No, no hace falta. ¿Vas a preocuparlo ahora?

No, que además está mazo liado con el tema este de la venta

Pero es que yo creo que él debería de estar aquí, Encarni. -No.

Si no me cuesta nada, si... -¡Que no le llames, Rebe!

Perdón.

Si os parece, voy a llamar para programar el estudio.

Sí, sí, sí, ese es justo el sistema. ¿Lo conoces?

Oye, ¿y no puedes cambiar las fechas?

Es que te necesitamos urgentemente, de verdad.

Ya. También es casualidad.

No, no, no, no pasa nada, lo entiendo.

Además, lo primero es lo primero.

Gracias de todos modos y dale un abrazo a tu hermano de mi parte.

Hasta luego.

El doctor Landó le ha realizado a Encarni,

la paciente con problemas en la menstruación,

una histeroscopia.

¿Qué tal, cómo estás, Encarni?

Pues bien, un poquito rarita de ahí abajo, pero bien.

Normal. Bueno, ya sabemos lo que te ocurre.

Tienes una enfermedad rara, poco común,

que se llama el síndrome de Asherman.

Eso no lo hemos dado, tía. -No, yo eso no sé lo que es.

Consiste en la formación de cicatrices en la cavidad uterina.

Esto suele ser debido, o a una intervención quirúrgica

o, en tu caso, tras el legrado.

Pero se te cura, ¿no? Sí, sí, sí, tiene cura.

La cirugía para el síndrome de Asherman

consiste en cortar y extirpar las adherencias

o tejido cicatricial.

Una vez extirpado, se ha de mantener la cavidad uterina abierta

mientras se cura, a fin de evitar la reaparición de estas adherencias.

Eso sí, vas a tener que pasar por el quirófano.

Ya lo he preparado todo para hacer la intervención

lo antes posible, ¿de acuerdo? -Sí.

Porque este tipo de sinequias, de cicatrices,

Sí, de cicatrices. Ya.

pueden provocar infertilidad.

Así que ahora vendrán los celadores

para prepararte y llevarte a quirófano.

Te veo en un ratito.

Hasta ahora. Gracias.

Adiós.

Tú tranquila, Encarni. -¿Qué?

Ya verás cómo vas a tener mazo de hijos con el Román.

Tía, Rebe, que eso no es lo importante ahora.

Lo importante es que tú llames a la mama

y le digas lo que tiene que hacer con el crío, ¿sí?

¿Sí? -Yo la llamo, yo la llamo.

Hola. -Hola.

Tú tranquila, ¿vale, Encarni?

Va a salir todo fenomenal. -Vale, vale.

Muchas gracias, ¿eh?

-Estamos aquí, Encarni. Os quiero un mazo.

-Suerte. -Y yo a ti también, cari, te quiero.

Joder, tía, mi hermana es una campeona.

Y encima está pasando por esto ella sola.

Tía, Rebe, que te tengo que contar una cosa.

¿Qué pasa?

No me pongas esa cara, Yoli, que no estoy ahora mismo para sustos.

No, vamos a la habitación, mejor. -¿Qué pasa?

El doctor Mendieta ya tiene los resultados

de la arteriografía de Miguel,

el paciente con un posible aneurisma micótico.

Con esas caras, no traéis buenas noticias, ¿no?

La arteriografía ha confirmado que se trata de un aneurisma

en el cayado aórtico y, además, se aprecian signos

de rotura de la pared.

Así que tenemos que intervenir cuanto antes.

Estamos preparando el quirófano.

Yo, como cardióloga, Miguel, voy a estar presente en la operación,

en todo momento.

Y lo que vamos a hacer es reparar el aneurisma

para que estés fuera de peligro.

Vas a estar en buenas manos.

Sí, pero es que ahora, con todo el lío y...

Perdón, ¿sabes algo de tu amigo, el ingeniero?

Sí, sí, he hablado con él

y, por desgracia, está inmerso en un proyecto en México

y no va a estar disponible.

No me lo puedo creer,

después de años y años de esfuerzo para ayudar a esos pobres niños

y ahora resulta que, por culpa del agua,

el proyecto se va al garete.

Lo peor de todo es la impotencia de saber que no puedes hacer nada.

Miguel, de verdad, hay gente ocupándose de esto.

Tú no tienes que preocuparte de esto ahora.

Ya, pero, ¿qué hacemos?

Justo ahora se nos acaban las opciones.

¿Qué vamos a hacer?

Desde el hospital estamos haciendo todo lo posible,

espero que sirva de algo.

Ojalá.

De todas formas, Paloma tiene razón,

es momento de que pienses en la operación.

Voy a ver si está todo listo para empezar cuanto antes. -Te acompaño.

Miguel, tranquilo, ¿de acuerdo? Encontraremos una solución.

Ese sistema se tiene que instalar como sea.

Gracias.

El doctor Landó le está practicando una adhesiólisis a Encarni,

la paciente con tejido cicatrizal en la cavidad uterina.

A ver, atención, hay una perforación, tenemos una hemorragia.

Acércate al banco de sangre, rápido.

Venga, señores, tenemos que clampar esto.

¿Pero qué me estás contando, Yoli? O sea...

Y le di un bofetón y le dije que no volviera a hacerlo.

Pero ¿y tú a mí esto por qué no me lo has contado antes, tía?

Tía, pues porque solo fue un tonteo.

Y no me voy a cargar una relación solo por un beso.

¡Estoy flipando, tía, estoy flipando, en serio, ¿eh? Estoy flipando.

No te enfades solo conmigo,

enfádate también con el capullo de tu cuñado, que me sigue llamando.

Déjame en paz y no me hables, te lo digo en serio, tía. O sea...

Hola.

¿Qué pasa, mi hermana está bien?

Escucha, ha habido complicaciones durante la intervención.

Tu hermana ha sufrido una perforación y una hemorragia.

¿Y eso por qué?

Cuando una persona ha dado a luz recientemente,

sus tejidos ginecológicos tienen menos capacidad de adaptación.

estos tejidos tienen menos capacidad para contraerse

y, por lo tanto, son más proclives a sufrir lesiones,

que es lo que le ha pasado a Encarni.

Ya. -¿Se va a poner bien?

Ahora mismo lo único que os puedo decir es que está en observación.

Cuando sepamos algo más, vendré a informaros.

Gracias.

Yoli, déjame en paz. ¡Déjame!

El equipo de cirugía del hospital lleva a cabo la intervención

mediante la cual reparará el aneurisma micótico

de Miguel Cuevas.

La reparación de aneurisma siempre es algo complicado,

pero, por suerte, todo ha salido bien y Miguel ya está fuera de peligro.

Os he traído un vídeo explicativo

para que entendáis exactamente qué le hemos hecho a Miguel.

Hemos introducido un STEMT, por medio de un cateterismo,

desde el vaso sanguíneo o la arteria.

Esto es el STENT, justo, que está entrando, lo estáis viendo.

Es una especie de malla de material flexible.

Llega hasta la zona afectada, se hincha...

Mira, esta es la zona afectada, justo se para ahí...

Ahora se hinchará, exacto,

y evita que se produzca un hemobloqueo.

(LLAMAN A LA PUERTA)

¡Hola! -Hola.

¿Qué tal? -¿Has terminado?

Sí, he terminado una operación complicada,

pero ha salido todo muy bien y me voy para casa.

Te propongo un plan mejor.

¿Por qué no nos vamos a El Ventanuco y nos tomamos unas cañas?

Y celebramos que vas a tener muchísima paz,

que ya me quedo yo con tu padre.

Vale, además, a partir de ahora, la vas a necesitar tú esa paz.

porque, aguantar a mi padre... ¡tela!

¿En serio? No me digas que es para tanto. ¡No!

Te veo en El Ventanuco.

Sal de mi consulta. Me cambio rápido y voy.

Vale. Te veo allí.

Tras la intervención de Encarni,

el doctor Landó le está haciendo una exploración de control.

Pues está todo muy bien, ¿eh, Encarni?

Estás evolucionando muy bien,

a pesar de que las adherencias eran bastante severas.

Además, también tengo una buena noticia.

Vas a poder volver a ser madre, ¿de acuerdo?

En un par de días te daré el alta.

Mientras tanto, vamos a comenzar con un tratamiento

de antibióticos orales combinados.

¿Tienes alguna pregunta? -No, ninguna.

De acuerdo, pues te dejo que descanses.Gracias.

Señorita. -Hasta luego, Landó.

Bueno, muy bien, ¿no? -¡Ahá!

¿Qué te pasa? -Nada.

Mira, he hablado con la mamá. -Ah, ¿sí?

Dice que el crío ha comido fenomenal hoy y que luego le iban a sacar a...

¿Se puede?

¿Dónde te has metido?

Bueno, pues he querido guardar un poco las distancias porque...

Ya te habrá contado la Rebe.

No.

Román y yo tonteamos un tiempo, pero, cuando nació el niño, terminó.

Lo que pasa es que el otro día me dio un beso y yo le paré los pies.

No sé, perdóname, Encarni, por haberme callado,

por haber tonteado con él.

Si no pasa nada.

Si es que ya lo sabía.

¿Cómo? -Que ya lo sabía, Rebe.

Pero ¿y cómo no me habías dicho nada?

Pues, tía, Rebe, a ti porque se me caía la cara de vergüenza.

Y a ella pues..., no sé.

Porque digo: "como es mi amiga..., igual me lo cuenta ella".

¿Y tú cómo te has enterado? -Me lo ha contado él.

¿Román? -Sí.

Días antes de volver al hospital.

Bueno, que ya llevaba tiempo, pero mazo de tiempo raro, y...

Pues me coge y me dice que me deja.

Que había besado a la Yoli y...

que se había dado cuenta que quería ser libre.

-¿Por eso me llama el muy...?

Bueno, sí. Pero Yoli, que no eres la única, ¿eh?

Que había más.

Y con esas no solo se besó.

¡Madre mía! Y yo insistiéndote en lo de la parejita y...

Lo siento mucho, Encarni.

¡Yoli, Yoli!

¿Adónde vas?

Pues a casa.

Venga, tía, no te rayes,

si mi hermana es más buena que el pan,

si seguro que no tarda nada en perdonarte.

¿Y tú?

-Pues menos, incluso.

¡Jo, tía!

Miguel Cuevas ya se recupera en la habitación,

tras la operación en la que le repararon

un aneurisma micótico.

Perfecto.

Vale, Miguel, pues todo ha salido bien,

pero la operación ha sido delicada

y todavía tienes que recuperarte de la infección.

Quiero que estés en observación

entre tres semanas y un mes, más o menos.

No, eso no puede ser, tenemos que volvernos cuanto antes.

Lo siento pero es que no se puede adelantar el proceso.

Es que es lo que hay, ¿vale?

Luego me paso a verte.

Paloma... ¡Paloma!

¿Me vas a decir qué te pasa? Estás rara.

Pues pasa...

que hace unos días tuve una conversación muy interesante

con tu mujer... Perdona, tu exmujer.

Ya. ¿Lo sabes? -Lo sé.

La llamé cuando empezaste a sentirte peor, es lo que se suele hacer.

¿Y cómo la llamaste, con...? ¡Ah, claro!

Claro, mi teléfono, ¿me lo cogiste?

No, el teléfono se te cayó.

Y sí, efectivamente, lo usé para llamarla.

lo pudo haber hecho cualquier persona en el hospital,

y yo me hubiera enterado de todas formas.

Pero, Miguel, la cuestión no es esa.

La cuestión es por qué me mentiste.

(LLAMAN A LA PUERTA)

Hola. -Hola.

Me he enterado de que la operación ha ido muy bien

y tengo más buenas noticias.

He vuelto a hablar con mi amigo, el ingeniero,

y he conseguido convencerle de que se sume a nuestro proyecto.

¿En serio, y eso que tenía en México, qué ha pasado?

Pues lo habrá pospuesto.

La cuestión es que, si el Gobierno pone el equipo,

él solo necesita a alguien que le lleve a la aldea

y que le muestre un poquito la zona.

Él hará el resto. Y, creedme, el proyecto está en muy buenas manos.

Cuenta conmigo, estoy disponible para acompañarle.

Yo creo que lo mejor es que tú te quedes con Miguel

mientras está hospitalizado y que vaya yo.

Y así, de paso, conozco a Chang Pei.

Muchas gracias por todo, no sé cómo agradecértelo.

Tranquilo, tú lo que tienes que hacer es mejorarte, ¿de acuerdo?

Hasta luego. -Hasta luego.

Paloma, yo...

De verdad que lo siento.

Ya.

Solo dime por qué.

-No sé, mira, hace tiempo, en la aldea,

pues ocurrió con una persona, una persona muy especial para mí

y..., y yo qué sé.

En la ONG la gente va, llega y se va y...

Me juré que no quería volver a pasar por eso y...

Y llegaste tú y, bueno, no sé, me...

Joder, no, no...

no solo me gustaste, sino que te vi y me enamoré enseguida y...

Lo siento, de verdad, pero no, no quería volver a pasar por...

¿Sabes que eres un cobarde, verdad? -Sí, lo sé.

A ver, Miguel, ¿de verdad no se te pasó por la cabeza

preguntarme a mí qué es lo que pienso de todo esto?

Ya. No, no... No sé, Palo.

¿Y, de verdad, no se te pasó por la cabeza

que si me hubieras preguntado, a lo mejor, yo te hubiera dicho

que yo estaba ahí para quedarme?

No te vayas, Paloma, por favor, quédate.

Quédate conmigo. Paloma, por favor.

Eres tonto, eres tan tonto...

Lo siento.

Pero ¿a Camboya, Mendieta?

¿Te lo has pensado bien? -Sí.

¿Tienes que ser tú quien supervise esa depuradora?

Pues sí, sí, porque así, de paso, conozco a mi ahijado.

Ya, pues las fechas de este viaje coinciden bastante con otro viaje

que creo que también tienes que hacer.

¡Madre mía, el viaje de bodas!

Marco no sabe nada de todo esto, ¿no? -No, no, no, nada.

Pues, si yo fuera tú, estaría temblando ahora mismo.

¡Madre mía, madre mía!

Es que se me hace mazo de raro que, siendo la tercera cita,

pues que ni siquiera hayas intentado besarme.

Ah, ya. -No sé.

No sé por qué, pero pensaba que no eras de los que esperan mucho.

Vale, es que tienes razón, normalmente no... no suelo esperar.

Pero es que yo creo que estoy en una fase como un poco distinta.

Ya.

Bueno, la verdad es que yo tampoco soy de las que esperan.

¿Entonces, también estás en una fase un poco rara?

Bueno...

La verdad es que a veces pienso

que, pues que no sé qué hago saliendo con un doctor,

ni por qué me he empeñado en ser auxiliar de enfermería.

¿Y por eso te haces llamar Rebeca y vistes de una forma diferente?

Puede.

Bueno, pues que sepas que a mí me encanta que te llames Rebe

y que te vistas como te dé la gana.

Y, por cierto, ahora que estamos de confesiones,

esto que se llama calimocho, debería estar en el top ten

de los mejores cócteles de todo el mundo.

Pues le voy a decir una cosa, señor doctor. -Pues dígame usted.

Todavía le queda mucho que conocer sobre mí. -¿Ah, sí?

Sí. -Pues tú dirás.

Porque yo seré de barrio, pero a mí me mola mazo un crianza.

Ah, pues mira, a mí también me gusta. -¿Ah sí?

Sí, lo que pasa es que algunas veces también me gusta mucho el reserva.

Pues entonces va a ser que nos gusta el vino a los dos.

Sí, puede ser. -Pues mira qué bien.

  • Centro médico - 20/11/17 (1)

Centro médico - 20/11/17 (1)

20 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 20/11/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 20/11/17 (1)"
Programas completos (742)

Los últimos 755 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios