www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4072938
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 20/06/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Desde cuándo atiendes pacientes fuera del hospital?

-Desde que he llegado a España, Ortega.

Estoy combinando los dos trabajos,

porque es que hay muchísimos inmigrantes

que necesitan asistencia médica.

-En España los inmigrantes pueden ir al médico sin problema.

Mira: No sé qué te traes con este tipo,

pero me da muy mala espina.

¿Vas a seguir trabajando en ese consultorio?

-Vamos a ver, Ortega.

De verdad, no quiero ser antipático, ¿eh? pero, sinceramente,

esto no es asunto tuyo. Déjalo. Este no es tu business.

-Te estás equivocando. Te la estás jugando, Cabrera.

Olson me ha dicho que lo has dejado.

-Bueno, usted me amenazó que, si no lo hacía, me denunciaría.

-A mí me parece que... hay algo detrás de todo esto.

-¿Algo, como qué?

-No sé.

¿Por qué trabajabas allí?

Tú no pareces ese tipo de personas que hacen eso.

-Últimamente no nos vemos,

y cuando nos vemos, estás de mal humor siempre.

-A ver, Marta, a lo mejor estoy un poco irascible,

pero es que tengo mucho lío con la fundación

y estoy estresada con eso y con el embarazo.

No creo que sea algo extraño.

-Vale, sí, si lo entiendo.

Pero, lo que no entiendo es

por qué criticas a una persona que se preocupa por mí,

cuando tú no lo haces.

Oye, Silvia, que es que...,

precisamente quería hablar contigo,

porque lo he estado pensando y...

Y creo que te tengo que pedir perdón.

He sido muy dura contigo y...,

y en realidad no es mi vida. Es tu vida.

-Creo que ya sé qué persona es

la que va a poder apoyarme en todo esto...,

la que va a estar a mi lado...,

la que me va a cuidar...

-¿Quién?

-Pues tú, Marta.

Eres la única que ha estado ahí desde el principio y...

Y la que de verdad me entiende.

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

-OK, OK.

Bueno... Oye, pues haz tú... Haz lo que te dé la gana.

Lo que tú... Vale, lo que tú quieras.

Olson. Olson... Escúchame: Me dan igual tus amenazas.

Yo no pienso volver al consultorio. ¿OK?

-Oye, ¿se puede saber dónde estabas?

-A ver..., Romero. Tranquila, ¿eh?

Que solo me he ausentado un par de minutos.

-No, un par de minutos, no. ¡15 minutos!

Vamos a ver: Que tú tengas mucha experiencia

no significa que puedas hacer lo que te dé la gana en el hospital.

¿Comprendes eso?

-Romero, sé perfectamente cuál es mi sitio en este hospital, ¿OK?

Como también sé que... A ver, ¿cómo se dice aquí en España?

¡Ah, sí! Que si no te apetece seguir siendo mi adjunto, que lo digas.

Porque a mí tampoco me apetece seguir aguantando tus continuos desprecios.

(MEGAFONÍA: Doctora Rivas, la necesitan en Boxes).

-(RESOPLA) -¿Estás bien? ¿Ha pasado algo?

-No, no. Está todo... Estupendo, está.

Portazo

Una ambulancia trae a María a Urgencias,

a causa de un fuerte episodio de ahogamiento ocurrido en su hogar.

Pues yo he dormido fatal.

No sé si es el embarazo, el calor...

Espero que sea un día, más o menos tranquilo.

(MEGAFONÍA: Doctora Marco, la esperan en Reanimación).

-(SONRIENDO) Hoy no es tu día, ¿eh?

-Hasta ahora. -Hasta ahora.

¿Estás bien? -Sí, sí, sí, sí, estoy bien.

-¿Seguro? -Sí, sí. No es nada, Marta.

-Pero ¿llevas así toda la noche? -No, no, qué va.

Que no, Marta, que no te preocupes. Que estoy bien.

-Igualmente, creo que deberías irte a casa a descansar, ¿eh?

(MEGAFONÍA: Doctora Marco, acuda urgentemente a Cuidados Intensivos).

-Nos vemos luego. -Vale.

-Está al 92 de saturación y tiene 37,8 de temperatura.

-Pues está saturando bajo, ¿eh? -Sí.

-Perdone, doctora: Vengo con el hijo de la paciente, que quiere pasar,

pero lleva al perro guía. -No, pues con un perro, no.

Un perro aquí no puede pasar, Nuria. -Ya, ya lo sé.

Si te parece, me quedo yo con el perro, ¿vale?, y pasas tú.

-Sí. Sí, sí. -Vale.

-¿Silvia? -David.

-Hola. -¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Pues hace un tiempo, la doctora Marco me trató a mí,

por unas úlceras que tenía, un poco feas.

Y... Bueno, nada, nos caímos bien y...

Y..., bueno, nada serio, ¿eh?

Y hemos mantenido el contacto,

nos hemos mandado algún mensaje y eso.

Pero, vamos, que solo como amigos.

-Disculpa, es que no había reconocido a tu madre con la mascarilla puesta.

¿Qué es lo que ha pasado?

-Pues, eh... -(AHOGÁNDOSE). Hace varios día...

-María, Usted es mejor que no hable, ¿mmm?

-Sí. Pues lleva..., lleva varios días respirando con dificultad,

y esta mañana, cuando la he ido a ver,

vamos, es que se ahogaba, literalmente.

-Ya... ¿Y es la primera vez que le pasa?

-Llevo varios dias con... -Mamá, no te esfuerces.

-María, quédese con la mascarilla puesta, por favor.

-Yo le explico, mamá.

Pues, lleva varios días tosiendo, con...,

con sensación de ahogo, pero vamos, nada como lo de hoy.

-Mm...

-No se entera porque no viene a verme. Ah...

-Mamá. -María, por favor.

¿Y tiene alguna enfermedad importante?

-Nnn..., no, no.

Bueno, está con tratamiento para la artritis reumatoide.

Con prednisona, y mex..., mextro... -Metotrexate.

-Sí, eso. Exactamente.

Toma alguna cosa más, pero... ahora mismo no me acuerdo.

-Vale, David. Por eso no te preocupes,

porque seguramente que lo tenga en el historial, en el ordenador.

Y ahora sí que te voy a tener que pedir que te vayas,

porque la quiero explorar. -Sí, claro.

-Marta, ¿podrías acompañarle a la sala de espera?

-Mamá, te..., te dejo en buenas manos, ¿eh?

Me voy..., me voy con Mario, que no le gusta que lo deje solo.

-A veces pienso que quiere más a su perro... que a mí.

-Venga... No diga tonterías, anda, María.

Déjese la mascarilla puesta, por favor. Pórtese bien.

Voy a tomarle la tensión arterial, ¿mmm?

-Pues, hace poco tiempo que me emancipé, y ya veis...

a mis 35... Aunque yo tengo excusa, ¿eh? Que soy ciego y muy bien,

la verdad... Feliz. Salvo por mi madre, que...

En fin, parece que no puede entender

que no puedo estar toda la vida pegado a sus faldas.

Bueno, espero que... que no tenga nada grave.

-Marta, tiene un soplo sistólico, más marcado en el foco mitral.

Eso lo que quiere decir es que la válvula no está cerrando bien.

Y tampoco está entrando suficiente aire en los pulmones.

Y con la saturación que tiene, mira cómo está.... Cianótica.

Vamos a tener que trasladarla a la UCI.

Y hay que ponerle tratamiento con corticoides,

antibiótico empírico y aerosoles.

Por favor, vete preparando el traslado, lo antes posible.

-Vale. Ahora mismo. -Vale.

-Estamos aquí porque por fin hoy

se va a producir la gran operación de Manu,

en la que se va a sacar el alien ese que lleva ahí dentro, ¿eh?,

como en la peli. -Estamos aquí porque Jose se...

-Perdón, perdón... -Hola.

-Eh... Manu, ¿quién es, de los dos? -Yo.

-Vale. Pues cuéntame qué es lo que te ocurre...

-Pues que llevo unos días con mucha tos,

y hace un par de horas que no paro.

Además me duele mucho el pecho. -Y dile lo otro.

-¿Qué? -Lo importante, tío.

Lo de los ronquidos. Eso sí que es un problema, ¿eh?

Porque es que no hay dios que duerma en el piso.

-Bueno, nos tranquilizamos, ¿no?

A ver. Pasa a la camilla, por favor, que te voy a auscultar.

Durante la auscultación pulmonar he escuchado pequeños silbidos,

y también lo que parece ser mucosidad en la base del pulmón derecho.

En principio, esto me preocupa bastante,

si tengo en cuenta el resto de síntomas,

como la tos y el dolor en el pecho.

-Eh... Perdona. Es que aquí dentro no se puede grabar con el móvil.

Si eres tan amable, por favor, apágalo.

-No, no. Que esto es carne de Youtube, para mi canal.

-Ya. Sea carne, filete, lo que sea, pero aquí no se puede grabar.

-¡Eh! Oye, que esto es un país libre, ¿eh? Si me tocas, te denuncio.

-¡Basta ya, por favor! Y tú céntrate, por favor, en el paciente.

Buff...

-¿Pues sabe qué?

Creo que se las puede arreglar muy bien usted solita.

-Jo, cómo se ha puesto el gachó, ¿no?

-Bueno, vale ya de grabar,

y por favor, sin comentarios, por favor.

Vamos... Quiero hacer mi trabajo lo mejor posible.

¿Tomas alguna medicación?

-Sí, estoy en tratamiento con insulina por la diabetes,

y anticomiciales.

-Vale. ¿Fumas?

-No mucho.

-¿Y qué es no mucho?

-Unos diez o así.

-Ah, que eso no es mucho.

Pues siendo diabético y también con epilepsia,

pues, francamente, eso es mucho.

-Y que le den los ataques no ayuda, ¿verdad?

-Pues no. La verdad es que no ayuda nada.

Vamos a ver, Manu, eh...

Tienes dos factores de riesgo bastante importantes:

diabetes y obesidad.

Entonces, pueden ser varias cosas,

pero no podemos descartar una angina de pecho.

Entonces, lo que voy a hacer va a ser hablar con la doctora Ortega, ¿mmm?,

para ver qué tipo de pruebas te..., te vamos a hacer, ¿vale? ¿Mmm?

Os podéis sentar, mientras... -(TOSE).

Los análisis de María

sugieren la posibilidad de un tromboembolismo pulmonar,

por lo que la doctora Marco debe realizarle una ecocardiografía.

¿Qué tal, mamá? ¿Cómo te encuentras? -Mm,mm...

Creo que... Debías aprovechar, ya que estamos aquí,

para que te miraran la muñeca. -Pero ¿qué...?

Déjate de muñecas ni muñecas, mamá, de verdad.

Lo importante ahora eres tú.

¿Silvia?

¿Se... sabe algo ya? -Sí, aquí tengo la radiografía.

Y se observan unos infiltrados en ambas bases pulmonares.

Pero, lo raro es

que no son característicos de una neumonía típica.

Más bien parecen de una neumonía atípica.

En cualquier caso, lo que voy a hacer

es pedirte unas serologías y hemocultivos.

Marta. -Sí.

-Aquí te dejo la radiografía.

Y María, voy a dejarte ingresada en la UCI.

Voy a ingresarte con oxígeno, doble antibiótico,

corticoides intravenosos y...

también vas a tener que seguir llevando aerosoles.

-Pues menudo arsenal.

Pero bueno, con eso va a respirar mejor, ¿verdad?

-Sí, claro. Lo más probable es que sí.

Por cierto, ¿qué es lo que te pasa en la muñeca?

-Nada, nada; si es una tontería.

Que me resbalé el otro día en casa y me la torcí.

Pero vamos, que me han hecho una radiografía

y es un esguince leve.

Lo que pasa es que, para mi madre,

es la excusa perfecta para decir que no puedo vivir solo.

-Es un cabezota. Se lo tengo dicho.

Hace las locuras y un día le va a pasar algo.

Como esa de vivir solo. -Mamá...

-David, no me cuesta nada acompañarte a la fisioterapeuta,

que te eche un vistazo. -David, por favor.

-Bueno, vale, vale, vale... Está bien.

-Así nos quedamos todos tranquilos.

-Está bien, está bien.

La doctora Ortega aconseja a la doctora Romero

realizar una radiografía de tórax, analítica con enzimas cardiacas

y un electrocardiograma para descartar la angina de pecho.

Vale. Le hacemos la radiografía y después...

-Vale. -Le hago el electro y...

-Sí, sí. -Vale.

Pues el electro es normal.

-Entonces podemos descartar

que el dolor torácico se deba a una angina de pecho, ¿no?

-Sí, exactamente. -¡Toma!

-Ya. Lo que pasa es que he visto en los resultados de los análisis

que hay leucocitosis.

Es decir, nos podrían indicar que hay una inflamación

o una infección respiratoria.

-Pero eso, seguro que no es nada.

-A ver. En la radiografía de tórax,

también hemos visto unas manchas blancas.

-Pero, eso son trozos de pizza.

Es que se las traga sin..., sin masticar.

Seguro que es mozzarella.

-Vamos a ver, Manu, lo que vamos a hacer es ingresarte, ¿mmm?,

porque tenemos que hacer pruebas y saber de qué se trata.

-Pero, ¿eso es muy grave?

-Todavía no sabemos lo que es.

Puede ser desde una neumonía, un absceso, un cuerpo extraño,

hasta..., pues un tumor.

Es pronto para saberlo.

-¿Un tumor? Qué marrón.

Es verdad que me dijeron que dejara de fumar y no lo hice.

Y también, que me cuidara la diabetes

y tampoco puse mucho empeño, la verdad. Pero ¿un tumor?

-Pero bueno, yo creo que, si se va a morir,

se lo tienen que decir, ¿no?, porque él querrá saberlo.

-Ah, no, no. Yo no quiero saber nada.

-Vamos a ver: Primero hacemos un TAC, y luego una broncoscopia

para ver los pulmones por dentro.

Eso es lo primero que vamos a hacer, ¿eh? Hay que tranquilizarse.

-Exacto. No te pongas en lo peor, Manu.

-Ya verás cuando conozcas a Marta. Te va a encantar.

-Bueno, ¿cuándo me lo vas a contar?

-¿El qué?

-Pero ¿qué te crees?, ¿que no lo he notado?

¿No te he dicho ya que tengo una intuición especial,

y unos sentidos de superhéroe?

-Bueno, pues si ya sabes que estoy embarazada,

¿para qué preguntas? -¡¿Embarazada?!

-Pero ¿no me acabas de decir que lo sabías?

-¡Pero cómo voy a saber yo que estás embarazada!

-Me has dicho que me notabas rara y que tienes un sexto sentido.

-Bueno, es el viejo truco de la intuición del ciego,

que nunca falla. Cantáis todos. Pero vamos, que...

lo decía para sonsacarte, a ver si tenías novio.

Como hace semanas que no sé nada de ti...

-Pero antes, ¿cómo sabías que era yo la que estaba con tu madre?

-Porque lo han anunciado por megafonía.

¡Embarazada! Bueno, ¿se te puede felicitar?

-Sí. Gracias.

-Enhorabuena.

-El embarazo no es tan idílico como lo pintan, ¿eh? No te creas.

-Enhorabuena. Vas a ser una gran madre, seguro.

-Ya, yo no lo tengo tan claro.

-Que sí, que sí, mujer.

Con que no seas tan pesada como la mía,

ya tienes el trabajo hecho.

-Hola.

-Hola. -¿Qué tal?

-¿Qué tal? -Marta. Él es David.

-Hola. -¡Ay, sí! David, sí.

Me ha hablado muy bien de ti Silvia. -¿Muy bien?

-Encantada. -Encantado.

-Oye, cuando quieras, empezamos. -Sí, claro.

-¿Sí? Vale. Pues ¿te... llevo?

-Sí. Gra... gracias. -Nada.

Hasta ahora.

-Hasta ahora. -Adiós.

-Cabrera. -Sí.

-He hablado con Romero.

¡Cómo se te ocurre largarte así de Triaje!

-Ya, ya, ya. No me siento nada orgulloso de lo que he hecho.

-¡Eres MIR! Es que debes quedarte con tu adjunto.

-Ah...

-Ahora mismo, Romero no quiere saber nada de ti.

-Ya. No me extraña.

-A ver. Cuéntame: ¿Qué ha pasado? Va.

-Pues nada, que no he podido evitarlo.

Que me he puesto muy nervioso.

Romero se ha puesto ahí: ¡Placa, placa, placa, placa!

Que si pitos y flautas, y..., y he entrado al trapo.

-Y esos nervios, ¿tienen que ver con Olson?

-Sí.

-¿Te ha vuelto a amenazar?

Es que, si es así, tienes que denunciarle.

-Ja, ja... Ortega, tú no sabes de lo que es capaz este tipo.

Si este está loco.

-No, no lo sé. Solo sé que te está chantajeando con algo.

¿Por qué no te abres a mí y me lo cuentas?

Es que yo quiero ayudarte. Pero, si no me lo cuentas, no puedo.

-Ortega, el día que necesite ventilar la habitación, ya te avisaré.

Pero, ahora no, de verdad.

Por favor te lo pido, no te metas en esto, ¿OK?

Bueno, que tengo que ir...

Tras pasar la noche ingresada,

la doctora Marco trata de comprobar si María puede respirar

ya por sí misma.

Estupendo, María. Ya te puedes tumbar.

La saturación está bien, estás saturando a 98,

así que vamos a probar a bajarte un poco el oxígeno, ¿mmm?

-Ah... ah... ah...

Vale, vale, vale.

Tranquila, tranquila, que ahora mismo lo dejo como estaba.

No te preocupes. Tranquila. Ya está.

Marta, parece que la saturación se está normalizando otra vez.

Pero, de todas formas, quiero que te quedes pendiente de ella.

-Mm, vale.

-María, ahora voy a hacerte otra prueba.

Vamos a hacerte una broncoscopia.

Voy a prepararlo todo. ¿Mmm?

Te quedas aquí con Marta. Enseguida vuelvo.

-Tranquila, ¿vale?

-¡Silvia!

¿Estás mejor?

-Sí. Gracias. Aunque sí que he tenido algún calambre más en el abdomen.

Pero...

Y... Y esta noche...,

creo que he sangrado un poco.

-¿Cómo que crees? -Pues porque no estoy segura, Marta.

Ha sido muy poco

y no sé si, realmente, tiene alguna importancia o...

-A ver. No creo que..., que pase nada.

Pero, podrías ir al ginecólogo a preguntarle, ¿no?

-Sí, claro.

(MEGAFONÍA: Alejandro Merino, pase a Consulta 101).

-Tío, ¿qué pasa? ¡Cómo te lo montas! ¿No?

-Sí, un paraíso.

-Te tienen aquí como un rey. Un paraíso, tío, ¡alegra la cara!

¿Sabes qué pasa?

¡Que he conseguido la clave del wifi...!

Venga, ¿una partidilla?

-No, Jose. Jose, tío, no. No tengo ganas ahora, de verdad.

Con todo lo que tengo encima, paso.

-Tío, que si tienes un tumor,

yo voy a estar contigo aquí, hasta tu último aliento.

-Bufff...

-Oye... Eh, que estoy de coña. Que no pasa nada.

Que seguro que no tienes nada.

Que ahora viene la doctora y te dice que estás sanísimo,

y tú y yo nos vamos y nos comemos una buena pizza. ¿Mmm?

Invito yo. -¿Que invitas tú?

-Bueno, vamos a ver primero el precio y luego ya vemos.

(RÍEN) ¿Vale?

-Venga. ¿Una partidita? -Venga. O dos.

-Venga, anda. ¿Cómo íbamos?

-Tú perdiendo.

-¿Yo perdiendo? -Hombre...

Tras varios intentos fallidos de quitarle la oxigenoterapia,

María ha sido sometida a una broncoscopia,

que ha descartado la presencia de parásitos y hongos.

Todavía no hemos podido dar

con la causa de las crisis respiratorias,

Porque no se trata de neumococo, ni de legionela,

y tampoco es un citomegalovirus, ni salmonela.

Y el tratamiento empírico que le hemos puesto

no parece estar funcionando.

Al menos, espero que se mantenga estable durante las próximas horas.

-Ah... ¿Mi hijo?

Ah...¿Se ha mirado la muñeca?

-Sí, tranquila, María. No es bueno que hable ahora.

Yo misma le he acompañado a la fisioterapeuta.

-Es muy terco.

Un día le va a pasar algo, por las tonterías que hace.

-María, No se preocupe tanto por eso.

Yo creo que su hijo es muy capaz

y que está estupendamente viviendo solo.

-Tú todavía no eres madre. Tú no sabes lo que...,

lo que es ser madre.

Y te voy a decir una cosa. Ah...¡Ay!

-Tranquila. Súbeselo a cuatro, por favor.

Marta, ¿Le has puesto el tratamiento, tal y como te indiqué?

-Sí, tal cual.

-Tiene edemas en las piernas.

Parece que está haciendo una insuficiencia cardiaca

por la insuficiencia respiratoria.

Marta, vete a por todo el material para intubar,

y también necesito que le pongamos diuréticos intravenosos

e inotrópicos.

Y también hay que traer material para sondarla.

-Vale, voy. -Lo más rápido que puedas.

-Sí, sí.

Después de realizar un TAC a Manu

para averiguar qué son las manchas blancas

que tiene en el pulmón,

ahora, le están realizando una broncoscopia.

Ese es el bronquio derecho, ¿no?

-Es el bronquio derecho.

-Qué bien me he quedado, macho.

-A ver. Siéntate aquí. Que te ve van a conectar.

-Sí.

-Bueno, chicos. -AMBOS: Hola.

-Hola. A ver: En el TAC, lo que pudimos ver,

son unas calcificaciones, de aspecto inflamatorio,

en el bronquio derecho.

A ver: En la broncoscopia,

hemos podido ver esa lesión mucho mejor,

y hemos podido extraer las muestras para poder analizarlas. ¿Mmm?

(RÍE). A ver: lo que...

Lo que quiero explicar es que, en principio,

descartamos que sea un tumor.

(A LA VEZ) -¡Toma, punga!

-Pero... -¡Tío!

-¡Espera!

Vale, vale, vale, vale, vale. Calma, calma.

A ver: Las noticias son, en principio, buenas,

porque hemos descartado un tumor,

Pero, tenemos que saber cuál es la causa, ¿eh? Así que calma.

-Pero bueno, por lo menos, ya no será tan gordo, ¿no?

-Bueno, ya has escuchado lo que ha dicho.

Todavía puedes tener algo. Yo que tú, no cantaba victoria.

-Tú lo que quieres es que yo me muera y quedarte con mi realidad virtual.

-Que no, tonto.

-Bueno. Os dejo solos, ¿vale? Os dejo solos. Hasta luego.

-Gracias. -Adiós.

-Aunque estoy casi segura de que Manu no tiene un tumor,

sí es verdad que hay algo que está obstruyendo el bronquio.

Así que, espero que los resultados nos digan de qué se trata.

-Ya voy. Ya voy, Mario. Espera.

A ver. A ver. A ver. Toma. Toma. Ahí.

-David. -Hola.

-¿Qué tal? -Bien...

¿Cómo está mi madre?

-David, venía a hablarte de eso.

Tu madre ha tenido una crisis respiratoria

y hemos tenido que intubarla.

-Pero si es que... Si es que... es culpa mía esto.

No me tenía que haber ido de casa.

-Pero, cómo va a ser culpa tuya.

-Pues tú me dirás. Si, desde que me he ido, todo...,

han empezado todos los problemas. Ella está mala siempre.

No... Ahora los ahogos, la semana pasada una gastroenteritis,

la..., y la semana que viene, a saber.

Pobre mamá.

¿Te acuerdas de..., de lo que te dije ayer?

¿De que no tenías que ser una madre pesada, como la mía?

Pues de eso no me hagas ni caso, ¿eh?

(CARRASPEA) Pero vamos. Que tú no...

No pongas esa cara tan seria.

Que no te tienes que..., que comer la cabeza con eso.

Que alguien que se preocupa tanto por sus pacientes

va a ser una madre excelente.

-Gracias, David.

-Silvia. Que...

Sálvala, ¿eh?...

Por favor.

-Claro.

No te preocupes, porque yo voy a hacer todo lo que pueda.

-Gracias.

Ah...

-Oye, David, una cosa:

¿Me acabas de decir

que la semana pasada tu madre tuvo una gastroenteritis?

-¿Cómo la semana pasada...?

-Que tuvo algo de una gastroenteritis.

-¡Ah! Sí, una gastroenteritis, tuvo.

-Y está tomando metotrexate, para la artritis reumatoide, ¿verdad?

-Sí. Sí, sí, desde hace tiempo.

-Vale. No, es que creo que ya sé qué es lo que le puede pasar.

-¿Sí? -Sí, ahora vengo.

-Jose, sígueme por el tejado.

-Sí, sí, voy. -¡Cuidado con la ventana, tío!

-Pero, que la he visto, que la he visto.

-Madre... Cu..., cúbreme, que sal...

-Pero ¿siempre me tienes que decir lo que tengo que hacer?

Déjame a mí tranquilo.

-Hola, chicos. Tengo ya los resultados.

-O salto yo, o saltas tú. -No, no...

-¡A ver, Manuel, Jose! -¿Dónde vas?

-Que tengo ya los resultados.

¿Los queréis oír o queréis seguir matando bichos?

-No. -Sí.

-Sí, no, ¿qué?

-No, sí, pero... Es que estábamos a punto de matar a la rata...

-Pues nada, vosotros veréis.

Yo me voy y luego, si queréis, paso a...

-No, no, no, no, las pruebas, las pruebas. Perdón.

-Pues, tanto el lavado bronquial como las muestras de la biopsia,

confirman que hay un proceso inflamatorio severo,

con abundantes colonias bacterianas.

Ahora, tenemos que averiguar cuál es la causa.

Vamos a ver: Lo que hemos visto es que tienes una inflamación

y una infección en las vías respiratorias.

Hemos descartado un tumor, pero tenemos que saber la causa.

-Vamos, que al final, va a tener un catarro, ¿no?

-¡No! ¡Manu!

-Tenemos una convulsión. Un Guedel y un diazepam.

-Mira. Toma. Ponle esto...

-No, pero ¿qué haces? ¡No, hombre, no! ¡No, hombre, no!

¡Salte, por favor, salte!

-Pero que..., que lo he visto en la pelí...

-¡Salte! Me da igual lo que hayas visto.

Cuando una persona está sufriendo una crisis epiléptica,

no debemos meter nada en la boca para que no se trague la lengua.

Por dos razones: primero, porque eso es falso.

Y en segundo lugar, porque es muy peligroso.

En esos momentos, la mandíbula tiene muchísima tensión.

Y si metemos algo, por ejemplo un boli,

pues lo único que podríamos provocar son lesiones al paciente.

Por tanto, en esa situación,

lo que hay que hacer es controlar a la persona

y esperar a que vengan los servicios sanitarios.

-Gracias a la medicación

y a la diligencia del personal médico,

la crisis de Manu ha cesado y ya vuelve a estar estable.

-Menos mal que tengo a Jose siempre que pasa esto, ¿eh?

-Mmm... Manu, ¿cuándo fue tu última crisis?

-Pues..., hace unos... cuatro días.

-Y Jose, ¿siempre has intentado meter un boli en la boca,

cuando ha pasado todo esto?

-Sí. Sí, claro, ya te lo dije, ¿no?

Que es lo que siempre se hace en las películas.

-Una pregunta: La tos, los ronquidos..., en fin,

todos los síntomas que tienes, son después de cada crisis, ¿no?

-Sí, creo que sí.

-Vale. Déjame un segundo...

Abre la boca...

-Aaa... Aa...

-Vale. Tienes varios empastes, ¿verdad?

-Mm, mm... Pero, y ¿qué tiene que ver eso?

-A ver: Es posible que, durante la crisis,

al intentar meter un boli, pues se haya roto algún empaste,

y esos trocitos se hayan situado en los pulmones.

Entonces, también es posible que es... esas manchitas,

lo que hayamos visto,

en la radiografía y en la broncoscopia.

-Entonces no era mozzarella...

-O sea, que Jose ha estado a punto de matarme.

-No, no, no, no, no. No. Pero, ¡cómo te voy a matar!

¡Si soy tu guardián! -Mi...

-Bueno... Os dejo, chicos, ¿eh?

Venga. Hasta luego.

Creo que Manu podría tener trozos de empaste dental

alojados en los pulmones.

Si esto es así, podríamos extraerlos,

a través de una fibrobroncoscopia flexible que le vamos a hacer.

Tras sufrir una insuficiencia respiratoria

y otra cardiaca,

María ha pasado la noche en la UCI, aunque comienza a responder.

Bueno, parece que todo son buenas noticias.

María ha pasado la noche con ventilación mecánica,

pero, ya es capaz de respirar por sí misma.

Por eso, le he realizado un angiotac, que ha confirmado lo que sospechaba.

Lo que tiene es una neumonitis.

Es una inflamación de los pulmones, que ocurre alrededor de los alveolos.

Y se ha producido por uno de los fármacos que estaba tomando.

-David. -Gracias.

¡Mamá!

Mamá...

-Pero, qué haces, paseando al perro por el hospital.

-Mamá, que es un perro guía.

Que los perros guía pueden entrar.

¿Le estás acariciando? -No.

Yo creo que le caes bien.

-Se ve que..., que es un buen perro. Es precioso.

Y seguro que más fiel que uno que yo me sé.

-¿Todavía estás con eso? ¡De verdad! ¿Eh?

¿Cuándo vas a confiar?

¿Cuándo vas a confiar en que me puedo valer por mí mismo?

De verdad, mamá....

Que no puedo seguir siendo un niño de mamá eternamente,

por muy ciego que sea.

-Cariño, si ya lo sé.

Sé perfectamente que te puedes valer por ti mismo.

Si el problema no es ese. -¿Entonces?

-El problema soy yo, David.

Llevo 30 años siendo los ojos de mi niño.

Alcanzándole lo que no podía coger...,

contándole todo lo que no podía ver...

He sido su guía.

Y ahora, ¿qué voy a hacer?

Si no sé hacer otra cosa... y además él no me necesita.

-¿Qué tal? -Hola. Hola...

-María, ¿qué tal? -Mucho mejor.

-Mario, sit, sit, Mario. -Ya casi no me ahogo.

-¿Sí? Me alegro mucho.

Todavía te queda por mejorar un poco más,

y en unos días..., te daremos el alta por fin.

Que vaya susto nos has pegado.

-Sí. Pero, eh... Silvia. Eh...

Doctora: Hay una cosa que no..., que no entiendo todavía.

Porqué el medicamento de la artritis, el...

-Mm...

-Metotrexate... -Mm...

-Mi madre hace mucho tiempo que lo toma.

¿Por qué, justo ahora, le ha..., le ha provocado la neumonitis?

-Eso tiene que ver con la gastroenteritis

que sufriste la semana pasada.

Lo que sucedió fue que multiplicó los efectos del fármaco.

Por eso, hasta que no estés totalmente recuperada,

no vamos a volver a introducir el metotrexate.

-Muchas gracias, doctora. -Descansa.

Hasta ahora. -Adiós, adiós.

Huy, Mario, Mario. Se va con la doctora.... Mario.

-Tiene buen gusto. -Sí.

El neumólogo realiza la fibrobroncoscopia flexible a Manu,

y encuentra varios trozos de empaste dental,

que logra sacar en la misma intervención.

Bien hecho. -Es mi trabajo.

(MEGAFONÍA: Lorena Quesada, acuda a Recepción, por favor).

-Nuria, aquí te dejo esto. -Muy bien.

-¿Olson?... ¿Qué haces aquí?

-Eh, tranquilo, Cabrera. Que no he venido a verte a ti.

Tengo una revisión médica y ya que estabas por aquí,

no quise pecar de grosero y no saludarte.

-Mm, ya...

-¡Ey! La cita la tengo con la doctorcita esa tan chévere

que me atendió el otro día. -Sí, con Ortega. ¿Y qué pasa?

-Esa misma. Y seguro que estará encantada

de saber que el doctor Cabrerita no es tan bueno como lo pintan.

-Shshsh..., Olson, baja la voz, compadre.

Mira. Vamos a hablar fuera, que va a ser mucho mejor.

-Donde tú quieras.

Donde tú quieras, Cabrera. Donde tú digas.

-¡Yo a ti no te debo nada! -Me debes muchísimo.

-Eh... Nuria, avisa a Seguridad, por favor.

-¡Que me, quita...! ¡Suéltame te he dicho!

-¡Oye, oye! ¡Eh, eh, eh! ¡Apártate de Cabrera inmediatamente!

-Tú no te metas. Esto es entre Cabrera y yo.

-Mira, yo no sé los problemas que tenéis vosotros.

Pero aquí, en el hospital, no. ¿Vale? -¡Seguridad, por favor! ¡Aquí!

-Yo me voy...

Yo me voy.

-¿Estás bien?

-Sí. Sí, estoy bien. -¿Sí? Vale.

-Tranquilo. -Sí.

-¡Jose!... ¿Qué te pasa, tío?

A ver si ahora que me estoy recuperando yo

te vas a poner enfermo tú.

-¿Qué me va a pasar? Pues que soy...

Que soy una mierda de amigo, tío. Que soy un desastre.

Que... Que casi te mato.

Mejor me voy del piso. Porque, es que soy un peligro.

Bueno... Eso, contando con que quieras seguir viviendo conmigo.

Porque es que, tampoco sé si quieres seguir viviendo conmigo o no.

-Pero tío, tío, tío. ¿Qué dices? ¿Estás loco, o qué?

Si nos conocemos desde siempre.

Además: Yo sé que todo lo que has hecho tú

ha sido por intentar salvarme la vida.

¿Somos un grupo, o no? Como Leonardo y Rafael.

-Como Donatello y Michelangelo. -Ahí...

(RÍE).

No te piras del piso, ¿eh?

(RÍEN).

Pero me debes dos meses de Internet.

-¿Qué va? Te voy a yo a deber meses de Internet.

Es que no sabes hacer cuentas. No, no. Tú eres de letras.

¿Vale? Tú déjame las cuentas a mí. -¿Que yo soy de le...?

¡Eh! Je, je, je...

-¿Qué tal? ¿Te encuentras mejor? -Sí, sí, estoy mejor.

-¿Seguro? -Que sí, Marta, no te preocupes.

-Vale. -De verdad, que estoy mejor.

¿Sabes qué? -¿Qué?

-Que creo que ya sé qué tipo de madre quiero ser.

-Ah, ¿sí?

-Quiero estar siempre disponible para lo que mi hijo necesite,

aunque lo que necesite sea distancia, espacio y tenerme bien lejos.

-Bueno. Cuando nazca y...

tome decisiones que no te gusten, hablamos...;

a ver si opinas lo mismo.

-Hola. -Hola, ¿qué tal?

-Bien. ¿Y tú? -Pues un poquito liadilla.

-Oye, con respecto a lo que ha pasado antes entre Cabrera y ese hombre...,

¿le vas a denunciar?

-Bueno, yo creo que el que tendría que denunciar es Cabrera; no yo, ¿no?

-Ya. Pero él no lo va a hacer.

-Ortega, mmm...

¿Sabes algo que yo no sepa, de lo que hemos visto?

Quiero decir: ¿Tienen algo en común, o algo que yo tenga que saber?

-Pues sí. Por eso Cabrera lleva raro unos días.

Olson, que es cómo se llama, le lleva un tiempo amenazando.

-¿Sabes por qué?

Vale. O sea, que Cabrera tiene problemas.

Bueno, pues que no se los traiga al hospital y los solucione, ¿no?

Denuncie o haga lo que tenga que hacer.

-Pues eso pienso yo,

pero, parece que no es tan fácil. No sé.

Perdona. Que te estoy entreteniendo.

-No, no. Gracias por la información.

-Voy a seguir trabajando, ¿vale?

-Venga. -Chao.

-Hasta luego, Ortega.

Días después, María ya está recuperada de su neumonitis

por hipersensibilidad a uno de sus medicamentos,

y se dispone a abandonar el hospital.

Mamá... Perdona.

Hola.

-Me tenías preocupada.

Pensaba que te había pasado algo.

-Perdona, perdona. Sit, Mario.

Que... Perdona el retraso, pero tenía un buen motivo, ¿eh?

Para llegar tarde.

Mira. Ya verás.

He estado conociendo a tu futuro cachorro.

-¿Mi cachorro?

-Ya vas a ver. Abrir galería de fotos.

Mira. Mira. Es el perrito de un amigo.

Le he pedido que le haga unas fotos para que tú lo veas.

Quiere que sea, algún día, un perro guía,

y lo va a ser, ¿eh? Tiene un instinto...

Y uno de los trámites que tiene que hacer en el entrenamiento

es pasar un tiempo con una familia vidente.

Y yo le he dicho: Pues mira, vamos a llevarlo con mi madre.

Porque lo va a cuidar...

Como no hay nadie en el mundo que cuide mejor que tú...

-Qué tonto...

-Gracias. Oye, y he pensado: Que lo podías llamar David, ¿no?

Yo al mío lo he llamado Mario, por ti.

-Pues no.

-¿No? Pero ¿por qué? ¿No te gusta?

-Porque David no es un nombre de perro.

Le voy a llamar Piru. -¿Piru?

-Sí.

-¿Como el vecino de la casa del pueblo?

-Sí, porque ese sí que es un nombre de perro. (RÍEN).

-Espera. Que nos lleva Mario. Eso.

Manu ha evolucionado favorablemente

de la inflamación que le produjeron los restos de implante dental

que tenía alojados en el pulmón.

Y la doctora Romero decide darle el alta.

A ver: Quiero que continúes con el antibiótico durante una semana

Y también quiero que sepas que, probablemente,

las crisis de epilepsia que tienes,

pues se deban a la cantidad de horas que estás jugando a los videojuegos.

Si usted es epiléptico,

consulte a su médico antes de jugar a un videojuego.

Y si está jugando y siente, por ejemplo, temblores

o pérdida momentánea de la conciencia,

déjelo inmediatamente y acuda a su médico.

Así que tienes dos opciones.

Una: O dejas de jugar o administras tu tiempo de juego.

¿Vale?

-Pero no entiendo.

O sea: Él juega lo mismo que yo y no le pasa nada.

-Ya, pero Manu, tú tienes antecedentes.

¡Hay una gran diferencia!

-Claro. Claro, la doctora tiene razón.

A partir de ahora, le voy a controlar. ¿Eh?

Vamos a jugar menos y a hacer un poquito más de deporte.

Y lo de cenar pizza todos los días se ha acabado, ¿eh?

-No sé yo si tendrías que haberte largado del piso.

-¿Y qué ibas a hacer tú sin tu personal training? ¿Eh?

-Bueno, que a cuidarse, Manu, Jose. Por favor, es serio, ¿eh?

-Gracias. -¿De acuerdo? Venga.

Hasta luego. -Anda, que ya te vale.

-Hola, Garbancito o Garbancita:

Soy Silvia, tu mamá y tú estás aquí..., (RÍE).

y estoy grabando este vídeo

porque quiero que me conozcas, tal y como soy ahora,

estando embarazada de ti.

He estado pensando mucho en qué tipo de madre quiero ser, y...

Y la verdad es que no lo tengo claro.

Supongo que, al final, haré lo que pueda.

Pero..., lo que quiero decirte...

es que voy a esforzarme, con toda mi alma,

para que siempre sientas que puedes contar conmigo

y que puedes confiar en mí.

Y que este vídeo quede como prueba de que alguna vez fui joven.

Porque llegará un día en que no te lo creerás.

Ah...

-Romero. -Sí.

-Oye: ¿Tienes un minutito para hablar un momento?

-Sí, sí. Pero antes de nada: ¿Has puesto la denuncia?

-Eh... No. Todavía no.

-Bueno, pero ¿habías tenido antes problemas con este hombre?

-Sí, sí. La verdad es que ya llevo, ya un tiempo, ya, con este asunto.

-¡Pues razón de más para denunciarlo! -Ya, pero es que no puedo, Romero.

De verdad. Yo, ahora prefiero no hacerlo.

De todas maneras, te lo agradezco muchísimo,

tu interés, pero... Quiero resolverlo a mi manera.

-Pues date prisa, por favor.

No quiero problemas en el hospital, de verdad.

-Sí. Puedes estar tranquila, porque eso no volverá a suceder más.

-Vale. Oye, que...

A ver, todos tenemos derecho a guardar secretos, ¿mmm?

Pero, si necesitas hablar, que... cuentes conmigo.

-De acuerdo. Una vez más, muchas gracias.

Ah... y por cierto. Lo siento mucho.

Discúlpame por mi actitud estos días, que he estado,

pues con la cabeza un poco loco y... De verdad: Siento mucho lo ocurrido.

-Sí, no; yo también lo siento,

pero es que, no tenía ni idea de lo que te pasaba. ¿Eh?

A veces es bueno hablar, ¿no?

Bueno. Voy a entregar unos resultados.

-OK. Yo tiro a Triaje. ¿Tú, te vienes?

-No, no, no. Hasta luego. -Venga, hasta luego.

-Necesito que me recete la píldora del día después.

-¡Que yo no puedo hacerle esto a tu padre! ¿Vale?

¡Que él se ha portado fenomenal conmigo!

-Te voy a hacer un análisis de sangre

para descartar que se trate de una mononucleosis.

-Pero, ¿eso es algo de la enfermedad del beso?

-Se puede transmitir, simplemente por compartir un vaso.

-¿Y tú, con quién compartes vasos, hija?

-Papá, con nadie.

-Entre padres e hijos lo que tiene que haber es respeto.

La confianza es para los amigos.

-Y si fuese tu hija, ¿qué harías? -No es mi hija.

-¿Y si lo fuese? -¡Que no es mi hija!

Eh... Tiene gonorrea.

Es muy probable que estés infectado.

¿Que mi hija tiene gonorrea y él se la ha pegado?

-En cuanto a la erupción. ¿Sabe desde cuándo la tiene?

-El día después de empezar a tomar el antibiótico que me dio mi hija.

Cogí una pastilla que ya tenía en casa.

-Pero miraste la caducidad, ¿no? -No.

-Andrea me dijo que estaba usted ingresado.

-Entonces, ¿son de esos amigos que se cuentan esas cosas?

-¿Sabéis si en el colegio de Lucas ha habido algún brote de varicela...?

-Que yo sepa, no.

-Sin duda, Joaquín presenta una infección

que está provocando todos los síntomas que tiene.

-Ese amigo tuyo, el afgano... Sois muy distintos.

-Es un amigo; no..., no es mi pareja. -Nunca se sabe.

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 20/06/17 (1)

Centro médico - 20/06/17 (1)

20 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 20/06/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 20/06/17 (1) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios