www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3450732
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 20/01/16 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

¿Lidia Fano? -Sí. Aquí.

-Hola. Acompañadme.

Lidia ha acudido a urgencias porque desde hace un año

se siente especialmente cansada

y hoy es la tercera vez en un mes que se desmaya.

Bueno, pues contadme. ¿Qué os trae por aquí?

Bueno, pues contadme. ¿Qué os trae por aquí?

Pues es que me he desmayado.

Estaba fregando los platos y me he desmayado hace un momento.

Vale. ¿Y es la primera vez que te ocurre?

Bueno, estos meses, últimos meses, dos veces. Dos.

-¿Eras Lidia, verdad? -Sí.

-¿Cuántos años tienes, Lidia? -31.

-¿31? -Mm.

-Y, ¿tienes hijos? -Dos.

-Tenemos dos niños de 4 años. -Dos gemelos.

-Vale.

-¿Crees que podrías estar embarazada?

-No, embarazada no. No, terminé con el periodo hace dos días, no.

-Vale, de acuerdo. ¿Sueles tener la presión arterial baja?

-No.

-¿No? ¿Y has padecido alguna vez anemia?

-Pues es que llevo sin ir al médico como un año y medio o así.

Que no tengo tiempo, ya sabes, no...

-¿No tienes nada de espacio personal para ti?

-Sí, bueno, yo mismo se lo digo,

que debería de tener más tiempo para ella,

pero es verdad que con los niños que tenemos, es un poco complicado;

yo tengo que trabajar, no puedo quedarme con ellos...

-Bueno. Pues... de acuerdo.

-Queríamos tener hijos y hacerlo bien:

dedicándoles tiempo, mimando su educación,

y entonces decidimos que yo dejara de trabajar para cuidar de ellos.

A ver, mi sueldo de periodista no da para mucho, esa es la verdad.

Pero creemos que no hace falta tanto para vivir como la gente piensa.

Por eso preferimos sacrificar ese segundo sueldo

en favor de lo que creemos que es realmente importante

para nuestros hijos, que es darles tiempo.

-Ya. Lo que pasa es que es sacrificado, no lo vamos a negar.

-Sí.

Cándido tiene una cita con la doctora Romero.

Desde hace unos días se siente más cansado de lo normal,

y esa mañana se ha levantado con náuseas y dolor en el abdomen.

-... a la sala de espera y la aviso. -Gracias.

He tenido que hacer un auténtico puzle con mi agenda

para poder venir al médico. Pero es que no me encuentro bien.

Y como me estoy durmiendo constantemente, no puedo trabajar.

-Hola. -Hola.

-¿El siguiente paciente de Romero?

Sí. Lo tienes en la sala de espera, es Cándido Busquets.

-Perdona, ¿cómo?

-Sí. Está en la sala de espera, es Cándido Busquets.

-¿Cándido Busquets? -Sí. Eso me ha dicho, sí, sí.

-Vale.

-Hola.

-La verdad, no me esperaba que me atendiera mi hija.

He venido a este hospital

porque me han hablado muy bien de la doctora Romero, nada más.

He visto que te has cambiado el apellido.

-Es el apellido de mi madre. -Ya, ya.

-Hola. -¡Ah!, hola, Pepa. ¿Qué tal?

-Próximo paciente. -Aha.

-¿Qué tal? Cándido Busquets. Soy el padre de Pepa, de María José.

-Un placer.

-He venido porque me han dicho que es usted una doctora extraordinaria.

-Bueno, si eso es así, es porque tengo el mejor equipo conmigo, ¿m?

-¡Oh, vamos! No se quite méritos.

-Me voy a Triaje. ¿Algo más? -No, no. Gracias, Pepa.

-Vale. Adiós. -Adiós.

-Vamos a ver cómo tienes la tensión.

Mantenlo así recto, ¿vale, de acuerdo? Sin moverlo.

-Vale.

-Ya está.

Cuéntame, ¿te estás tomando algún medicamento?

-No, medicamento no. Unos complejos vitamínicos de la farmacia

y unas infusiones para dormir. -Vale.

Veo que tienes la tensión baja. -¿Sí?

-Mm.

¿Me decías que te cuesta dormir? -Últimamente sí.

-O sea que ¿no sueles conciliar nunca el sueño, no duermes nada?

-Es por los peques,

que cuando no se despierta uno, se despierta otro y así.

-Ya.

A ver, permíteme.

Tienes síntomas de anemia.

¿Has subido o bajado de peso últimamente?

-He bajado. Por los niños, el trote. Imagínate.

-Muy bien. Bueno, el ritmo cardiaco está perfecto.

Pues Lidia, yo, lo que te veo es que necesitas descansar, principalmente.

Yo no sé cómo lo podéis gestionar a nivel familiar,

pero necesitas que te releven un poco y que descanses y duermas.

-Ya.

-Que tengas un poco de espacio para ti y que descanses. ¿Vale?

-Vale.

-Y nada, dentro de unos días, te pasas por aquí

y te hago una analítica completa. -Vale.

-¿Vale? -Vale.

-Pues ya está. Eso es todo. -¿Ya está?

-Mhm. -Vale. Pues...

-Pues muchas gracias.

-Hemos pasado de los niños que no molesten de nuestras madres,

al todo por los niños de hoy en día.

Pero es que las madres no pueden olvidarse de ellas mismas,

porque, si no, ese tiempo de calidad que le están ofreciendo a sus hijos

también se acaba resintiendo.

-¿Hasta qué hora se va a quedar tu madre con los peques?

-Pues tenemos media hora. ¿Puedes ir tú, cariño?

-¿Media hora? Jo. -Sí.

-Sí, sí, sí.

-Por favor, es que tengo una reunión muy importante, ¿vale?

-No pasa nada.

-Te prometo que esta noche, que si se despiertan los niños,

me levanto yo. -Que sí. Te quiero.

-Cuídate, guapa, cuídate. -Chao.

Verá, yo siempre he dormido muy bien, toda la noche, mis horas...

Pero últimamente es que tengo sueño todo el día.

-Aha.

-Y hoy me he levantado con un poco de dolor de estómago y con náuseas.

-¿Y ha podido tomar algo que le haya sentado mal?

-Al revés, si mi cocinera es nutricionista.

Así que estoy perfectamente alimentado, creo yo.

-¿Y alguna situación de estrés últimamente?

-Lo único estresante ha sido tener que venir al médico,

porque he tenido que mandar a mis tres hijos a Los Ángeles

a una reunión de trabajo,

a reunión de trabajo en la que realmente tendría que estar yo.

Así que eso es lo único que me preocupa.

-Comprendo.

Bueno, pues, por favor, desvístase de cintura para arriba

y póngase en la camilla, que le voy a explorar el abdomen, ¿de acuerdo?

-Muy bien.

-Dirijo una empresa bastante importante

y mis hijos trabajan conmigo en puestos directivos.

Bueno, todos no.

Pepa prefirió no tener nada que ver con los negocios de la familia.

Es lo que hay.

¿Qué pasa?

-¿Ha notado el abdomen más hinchado en estos últimos días?

-Pues no sé. Pero estos días son...

son normales que haya muchas comidas de negocios y tal, y eso.

Bueno, y además, comer sano no significa comer poco, ¿no?

-No, no. Lo que pasa es que, normalmente,

cuando hacemos la percusión en el abdomen de un paciente,

y el sonido es mate,

suele indicar que hay líquido en la cavidad abdominal.

-Ya.

-Entonces, es lo que conocemos como ascitis.

Puede taparse.

Las ascitis pueden ser de grado 1, 2 o 3,

dependiendo de la cantidad de líquido acumulado en el abdomen.

Yo diría que la exploración de Cándido indica que sí tiene líquido,

pero tenemos que ver las pruebas para confirmarlo.

-¿Y eso es grave?

-Bueno, depende de la causa que lo esté provocando.

Puede ser pancreática, renal...

Pero bueno, yo más me inclino que sea de origen hepático.

-Ya.

-En el 80% de las ocasiones,

las ascitis están provocadas por un problema en el hígado.

Pero bueno, lo primero que vamos a hacer son unos análisis, ¿de acuerdo?

Y una ecografía, ¿m?

-Entonces, cuando me los hagan, ¿me puedo ir a Los Ángeles?

-A ver, yo preferiría que no, Cándido.

Porque los resultados estarán mañana,

y bueno, pues es más bien por precaución. ¿De acuerdo?

Preferiría irme pero la doctora me ha dicho que venga mañana

a por los resultados. Y eso es lo que hay.

Además, estoy seguro de que las reuniones van a salir bien.

Confío en mis hijos al 100%.

Una semana después, Lidia vuelve a por los resultados de los análisis

a la consulta de la doctora Rey.

Lidia tiene un poco de anemia, pero hay otra cosa que me preocupa más.

Por eso le he pedido un análisis hormonal,

porque pensé que podía padecer hipotiroidismo,

pero he visto que la hormona tiroidea está bien.

Lo que no está tan bien es otra hormona que le ha salido disparada

y que no debería estar ahí.

Tengo aquí los análisis y están más o menos bien.

-Aha.

-Quiero que te tomes hierro, ¿de acuerdo? Para combatir la anemia.

-Ya.

-¿Vale? -Vale.

-Y también me gustaría realizarte otra prueba para descartar

que el abatimiento que sientes te pueda provenir de algo más.

-Mm.

Vale. -¿Vale?

Ya sé que te lo pregunté el otro día,

pero bueno, a veces los pacientes no son del todo sinceros

cuando vienen acompañados. ¿Te estás tomando algún medicamento?

-No. No, medicamento no. Hace un año y medio o así que no.

-¿Nada? -Nada.

-Vale.

-Y, ¿sueles tener dolores de cabeza a menudo?

-Sí, eso sí. Bastante, además. -De acuerdo.

-Pues te voy a hacer un TAC craneal.

Así vamos a comprobar si los dolores que tienes

puedan estar relacionados con algo neurológico.

-Ya, un TAC.

-La razón por la que he pedido a Lidia ese TAC

es precisamente por esa hormona.

Lidia tiene muy elevados los niveles de prolactina.

La prolactina es una hormona que segrega el cuerpo

cuando una mujer está dando de mamar.

Pero es que los niños de Lidia ya son muy mayores

y tampoco está tomando ningún medicamento

que la ayude a producirla.

Entonces solo me quedan dos opciones:

un tumor cerebral, o podrían ser también ovarios poliquísticos.

Por eso le voy a realizar un TAC Craneal

y una ecografía ginecológico-abdominal.

-¡Ay!

¿Eres así con todos los pacientes? -No.

Será tu sangre fría. -Mmm.

A lo mejor lo que tengo es una enfermedad hereditaria.

-Que tú presentes una ascitis,

no significa que yo tenga una enfermedad hereditaria

o que la pueda tener. -Así que, ¿ya sabes lo que tengo?

-Sujétate aquí.

Que la doctora Romero me haya dicho lo que tienes,

no significa que yo se lo haya preguntado, ¿m?

-Ya.

-Cuando yo tenía 11 años, a mi madre le diagnosticaron un cáncer.

Estuvo cinco años de tratamiento, y yo no me separaba de ella.

Murió cuando yo tenía 16 años. Me quedé destrozada.

Era lo que más quería. Pero mi padre decidió que yo era débil.

-Se fue. Eso es lo que cuenta.

Cuando tenía 18, se fue con no sé qué ONG a Sudamérica o donde fuera.

Su lugar estaba aquí, con su familia, pero se fue.

Eso es lo que hacen las personas débiles, huyen de los problemas.

(Megafonía):Doctor Casal, acuda a Radiografía, por favor.

Gracias a la ecografía abdominal no solo hemos podido confirmar

la ascitis de Cándido,

sino también que lo más seguro es que sea un problema de su hígado.

Tome, Cándido, puede limpiarse.

Bien, lo que he visto ha sido que tiene el hígado un poco inflamado.

-Entonces, ¿Ya sabe lo que tengo?

-No. Lo que significa es que la ascitis puede estar provocada

por, bueno, pues por una cirrosis hepática.

-Pero si yo no bebo, si no he bebido en mi vida.

-A ver, la cirrosis lo que significa es un deterioro progresivo

del hígado, pero no tiene por qué estar relacionado necesariamente

con el consumo de alcohol.

Puede estar provocado por una infección,

por otro tipo de enfermedades...

De todas formas, hasta que no tenga los resultados...

-Pues a esperar los resultados.

No me hace mucha gracia que el problema sea del hígado,

porque yo no me encuentro tampoco tan mal.

Así que voy a llamar a mis hijos para que me pongan al día.

Y a Pepa, supongo que volveré a verla mañana.

-¡Hola! Me voy ya. -Sí. ¿Ya ha terminado?

-Pero si necesita que me quede por algo, me puedo volver a cambiar.

-No, no, no.

Solamente te quería comentar cómo ha ido la ecografía de su padre.

-Gracias, pero no me hace falta.

-Pepa... ¿Está bien con su padre?

-Pues ni bien ni mal. Es un paciente más, ¿no?

Hasta mañana. -Hasta luego.

-Está un poquito frío, ¿vale? -Sí.

-¿Está todo bien? ¿Eh? -Sí, de momento está todo bien.

-¿Entonces por qué me haces la ecografía esta con tanta urgencia?

Si para esto siempre hay que pedir cita.

-Bueno, no es urgencia,

es que justamente yo tenía hoy la sala libre y no tenía mucha gente.

Así que eres afortunada. -Ya.

-Vale.

-Cuando ha visto los análisis,

no me ha gustado la cara que ha puesto la doctora.

-Pues ya está.

Lidia, quería preguntarte.

¿Has conseguido tener un poco de tiempo personal para ti

tal y como hablamos? -No.

-¿Nada?

-Mi marido es periodista. No tenemos dinero.

Y mi suegra nos ayuda, pero claro, no va a estar ella ahí ayudándonos

y nosotros divirtiéndonos, ¿no?

-No, es que no es divertirse, es que es cuidarse.

Necesitas un poco de tiempo personal para ti. Ya te puedes vestir.

Me parece muy generoso y muy respetable

que Lidia haya decidido dejarlo todo por sus hijos.

Lo que no me gusta tanto es que, cada vez que escucho historias así,

casi nunca es el hombre el que toma este tipo de decisiones.

Y bueno, disculpadme,

porque, obviamente, esto es una opinión mía personal.

Bueno, pues los ovarios están bien, ¿de acuerdo?

Y en un principio, pues solamente nos quedaría el TAC craneal, ¿vale?

¿Cuándo me vas a decir la verdad? -¿A qué te refieres?

-¿Qué estás buscando con ese TAC? -A ver... Tranquila.

Lo único que estoy buscando es si tienes una glándula

que se llama hipófisis al tamaño normal. ¿Vale? Solamente es eso.

-Ya.

-Creo que la doctora piensa que hay algo grave.

No lo sé, un tumor, quizás. No sé, estoy preocupada.

El padre de Pepa vuelve al hospital

antes de que sus análisis estén listos.

Ha empeorado mucho durante la noche.

¡Hola, Cándido! -Hola.

-¿Qué le pasa? -Estoy peor.

He pasado una noche fatal. El estómago, yo qué sé.

Vale, tranquilo. Luego hablamos.

-Venga.

-Venga conmigo.

Sea lo que sea, está yendo a peor. El estómago me duele una barbaridad.

Esta mañana, me ha costado mucho levantarme,

he vomitado antes de subirme al coche.

Buenos días, Pepa...

¿Pepa?

¡Buenos días! Hola. Hola.

¿Estás bien? Sí.

Sí.

Tú no estás bien, que ya nos conocemos.

¿Qué te pasa? Mi padre vino ayer al hospital,...

Como paciente.

Y por lo poco que me has contado, no te llevas muy bien con él.

Es que no nos llevamos. Hacía 15 años que no hablábamos.

Ni nos habíamos visto, ni nada. ¿Por qué no habláis, Pepa?

Bueno, es una historia muy larga.

Cuando mi madre se puso enferma, yo era bastante pequeña.

Salía corriendo del colegio todos los días, para irme a su lado.

Y cuando mi madre falleció, bueno, cinco años estuve así,

mi padre decidió que yo era débil.

Que yo era la más débil de mis hermanos

y... me fui. A lo de Colombia, ¿no?

-Sí. La ONG.

Y eso le sentó muy mal.

Pensó que era como una especie de afrenta y se enfadó y...

Pero, ¿y cuando volviste no...? Nunca más.

¿Intentaste hablar con él? O no sé. Sí, sí. Le llamé,

pero no se ponía al teléfono porque él es así.

De repente ayer, aparece en la sala de espera.

¿Quién le trata? Romero.

Ni qué decir tiene que, cualquier cosa que necesites,

puedes contar conmigo. Gracias. Gracias.

Hola, Herranz, hola Pepa. Romero...

Acaba de llegar su padre.

Así que, ¿por qué no se pasa por el laboratorio

y va recogiendo los resultados? -¿Yo?

-Sí. La espero en Boxes, ¿vale?

Hasta luego.

Vale, gracias.

Cariño, hola.

Sí. Sí. Te llamo solamente por si puedes venir conmigo al hospital.

Sí.

No, no, no pasa nada. Es solamente por si podías venir,

que me gustaría que estuvieras aquí conmigo.

Ya.

Ya, bueno. No, no pasa nada, de verdad. Está todo bien.

Sí, sí. Venga, te tengo que dejar, un besito. No, no. No te preocupes.

Sí, está bien, un beso. Chao, chao.

Es que es un trabajo que no tiene horarios. ¿Sabes?

Los pocos horarios que tiene son horarios de mierda.

Es que se cierra siempre el periódico muy tarde por la noche.

A los niños sólo los ve por las mañanas.

Yo qué sé, si un día faltara yo, pues yo no sé lo que iban a hacer.

El TAC craneal utiliza rayos x

que nos permiten obtener cortes o secciones del cerebro

y que reproducen con fidelidad el volumen y la forma de un tumor

o de una lesión cerebral en caso de haberla.

Como muchas otras hormonas, la prolactina se genera aquí.

Por eso le he preguntado a Lidia si solía tener dolores de cabeza,

porque un posible tumor en esta zona puede desestabilizar las hormonas

y generar esos dolores de cabeza.

(Megafonía):Se ruega al responsable de Laboratorio,

que acuda a sala de reanimación.

-Cariño. ¿Qué tal, mi amor. ¿Qué tal estás, bien?

-¿Has podido venir?

-Sí, es que al final he pedido a un compañero que me dejara la moto y...

Pero, ¿todo bien? ¿Estás bien, mi amor?

-Bueno, no lo sé. -¿Qué?

-No sé si están diciendo la verdad o no.

-Pero, ¿qué pasa? -¡Ay, yo qué sé! Yo no lo sé.

-Yo sabía que tanto cansancio no era normal. Pero... ¿cáncer?

No puede pasarle nada. Simplemente no puede.

Yo no podría vivir sin ella y los niños tampoco.

Tenemos que esperar a ver los resultados.

Seguro que no es tan grave como Lidia cree.

¿Lidia? -Sí.

-Hola, buenas. -Hola.

-Pasad, por favor. -Sí.

-Hola. -Hola.

Los resultados de Cándido Busquets, ¿los tienes?

-Sí, los tengo por aquí.

Aquí tienes. -Gracias.

Gracias.

-Hola, hija.

-Hola.

Bueno, tiene la bilirrubina y las transaminasas por las nubes.

¿Y eso es muy grave?

Es grave, sí.

-Bueno, le vamos a hacer un cateterismo

de las venas suprahepáticas y una resonancia magnética, ¿de acuerdo?

Creo que Cándido tiene un problema vascular en el hígado,

pero para confirmarlo, tengo que hacer estas pruebas.

Primero, le introduciremos un catéter por la vena yugular interna derecha

y lo llevaremos hasta las que están en la parte superior del hígado,

guiándonos mediante la angiografía.

Así comprobaremos la tensión que hay en las venas

que llevan la sangre al corazón.

Después, le haremos una angiorresonancia

para comprobar si hay algún trombo que le esté provocando

el fallo hepático.

Sea lo que sea, hay que encontrarlo ya.

Porque si sigue empeorando a este ritmo,

Cándido podría fallecer en poco tiempo, puede que en días.

¿Eso qué es? -A ver...

Es un trombo, Pepa.

Su padre tiene el síndrome de Budd-Chiari.

El síndrome de Budd-chiari consiste en un bloqueo de las venas hepáticas,

que son las que llevan la sangre desde el hígado hasta el corazón.

Es poco común, pero es muy grave.

Lo siento muchísimo.

¿Se encuentra bien? -Sí.

(Interfono):Cándido, cuando quiera puede levantarse.

-¡¿Papá!! -¡Cándido! ¡¡Cándido!!

¿Tiene pulso? -Sí.

-A la sala de reanimación ya, ¿de acuerdo?

Si no vuelve la consciencia, hay que intubar.

¡Cándido!

Cándido ha entrado en un estado de semiinconsciencia

y su ascitis está empeorando.

Le hemos hecho una paracentesis evacuadora

y hemos eliminado bastante líquido del abdomen, pero...

Ya tenemos los resultados del TAC. -Ya. ¿Hay un tumor?

-No, no hay tumor.

-Ahora me siento un poco ridícula por haberme preocupado tanto.

Pero no lo sé, es normal, ¿no?

Entonces, ¿qué le pasa a mi mujer, doctora?

Pues lo que te pasa es que tienes anemia, tienes estrés

y tienes mucho cansancio. Eso es lo que te ocurre.

El estrés también es una causa frecuente de hiperprolactinemia.

Pero, claro, no podemos empezar por ella para dar con la causa,

porque antes tenemos que descartar otras opciones.

No es que normalmente me olvide de lo que quiero y valore a Lidia.

Soy muy consciente y procuro repetírselo.

Pero hoy me siento muy afortunado de tenerla.

Mira, Lidia, quiero que te graves a fuego una cosa, por favor.

No quiero que te sientas culpable si de repente un día

no eres la madre más alegre del mundo,

o si la maternidad te supera, o el trabajo de casa te supera.

¿Entiendes? Lo que estás haciendo tiene muchísimo mérito. ¿Vale?

Y es muy importante que tú te cuides para que puedas estar bien

y que puedas cuidar mejor a los tuyos.

-Ya. -¿De acuerdo?

He estado pensando que quizás te vendría muy bien

asistir a un psicólogo.

Te puede dar una serie de herramientas

para poder gestionar mejor tu tiempo y tus emociones. ¿Qué te parece?

Mira que me he mantenido fuerte todo el rato, ¿eh?

Pero es que la doctora ha metido el dedo en la llaga.

La verdad es que sí, que me he sentido un poco triste

y un poco decaída estos días.

Y es que es como dice ella, que parece que por eso es una peor madre.

A veces nos metemos en un hoyo sin darnos cuenta

y necesitamos un pequeño empujoncito desde fuera para poder salir.

-Sí. -¿Te parece bien?

-Bien. Sí, sí.

- Yo creo que puede ser una buena idea,

porque quizás a lo mejor la ayude a manejar mejor sus tiempos.

Es que se entrega mucho y creo que le vendría bien.

Fenomenal.

Pues nada, pues por mi parte ya está.

Me gustaría volver a verte dentro de seis meses,

y nada, repetiríamos los análisis

para corroborar que todo está perfecto.

Pues muchas gracias, doctora. -Nada.

-Gracias. Esto me lo llevo. -Sí, por supuesto.

-Gracias. -De nada.

Que tengáis buen día. -Gracias.

-Y descansa mucho. -Sí.

-Sí.

-Pepa, ¿puede venir un segundo? -Sí.

Al final se ha estabilizado,

aunque sigue con un nivel de consciencia bajo.

-¿Qué pasa?

-Bueno, he metido a su padre en la lista de espera

de trasplantes de hígado, ¿m? -¿No hay otra opción?

-Pues no. El hígado de su padre se ha deteriorado mucho y no...

Es más, creo que debería, no sé, llamar a sus...,

Bueno, a sus hermanos, ¿eh?

Porque si no llega un trasplante pronto...

-Vale.

¿Me puedo quedar? -Sí, claro.

He hablado con Clara y no se preocupe,

porque va a llevar todos sus casos, ¿de acuerdo? Así que esté tranquila.

-Vale, gracias.

Gracias. -Hasta luego.

Rosa. Soy Pepa. Es por papá. Está en el hospital.

¡No, no! Es que no es así. Tienes que llevar al médico a Luis.

Eso, a Luis. Medirle la temperatura. A las diez y media. Sí.

Lidia lleva varias semanas acudiendo a la psicóloga clínica

que le está ayudando a reordenar sus emociones,

después de que la maternidad a tiempo completo la hubiera superado.

Hola. -¿Qué tal? ¡Qué alegría verte!

-Ya.

¿Cómo te van las sesiones con la psicóloga?

-Bueno, bien. -¿Bien?

-Y además estoy yendo a pilates.

-¡Ah, mira! Fenomenal. -Dos horas.

-Muy bien. Así me gusta, que vayas progresando.

-Estoy yendo dos horas, y la hora de la psicóloga también,

me vienen de lujo. -Muy bien, muy bien.

-Sí. Aunque, bueno, a veces tengo unos bajones a veces... importantes.

-¿Sí? -Pero... M.

-Bueno, poquito a poco. Tranquila. -Ya.

Soy como una montaña rusa.

Y hasta que la doctora no me lo ha dicho,

la verdad es que no me había dado ni cuenta.

Pero bueno, ya hemos identificado el problema

y ya estoy trabajando en ello.

Y estoy empezando a trabajar. -¡Ah!

-Sí. Bueno, voy a empezar. -Aha. ¿Dónde?

Voy a hacer un blog. -¿Un blog?

Unas pocas horas. -¡Qué bueno, qué bueno!

¡Qué...! Hui...

No sé si te habías dado cuenta que tenías una mancha...

Bueno, no pasa nada. Me lo pongo así.

Es que justo ahora tengo la reunión para el blog. Pero...

-¿Ah, sí? Pues si quieres te puedo prestar una rebeca.

¿Sí? -Creo que tengo una en la consulta.

-Pues sí, te lo agradecería mucho.

-Vale. No te preocupes, que no pasa nada.

Toma. -Muchas gracias.

-Oye, ¡qué alegría lo del blog! De verdad, me alegro mucho por ti.

-Estoy muy contenta.

-Y, ahora que te veo la mancha,

discúlpame porque es que se me olvidó totalmente comentártelo.

La elevación de la prolactina puede provocar que las mamas

empiecen a producir leche aun en mujeres que no están dando de mamar.

Podría pasarle también a los hombres, aunque es raro.

-Ya, pero es que yo sí estoy dando de mamar a mis hijos.

-¿Cómo?

Que yo estoy dando de mamar a mis hijos.

Pero si me dijiste que tus niños tenían cuatro años.

Ya, bueno, tienen cuatro años, pero yo estoy dando de mamar a mis hijos.

No sé, es lo que pienso y así lo hago.

Cuando nacieron mis hijos, me informé mucho sobre la lactancia

y todas sus propiedades,

y la verdad es que encontré mucha gente

a favor de prolongar la lactancia lo máximo posible.

Y como a mis hijos les gusta, les sigo dando el pecho a diario.

Y hay gente que lo ve raro. Yo eso lo sé.

Pero oye, es que si es bueno para ellos,

es que no hay mejor argumento que ese.

Y Damián lo ve igual que yo. Así que...

Esa es la razón por la que Lidia tenía la prolactina tan alta.

Mira que nos pasamos el día entero diciéndoles a los pacientes:

"Contádnoslo todo, no deis nada por hecho".

Y ahora resulta que soy yo la que da por hecho

que no está dando de mamar a sus hijos.

Esto es una lección: nunca hay que dar nada por supuesto.

A la mañana siguiente, a pesar de su grave insuficiencia hepática,

Cándido tiene un nivel de consciencia fluctuante

y presenta algunos momentos de lucidez

en los que es capaz de comunicarse.

Sin embargo, cada vez queda menos tiempo

para conseguir un hígado para él.

Quiero hablar contigo. Siéntate. Por favor.

Yo...

Yo...

Lo siento.

Siento lo de estos años.

-Papá, yo... Yo quería volver a casa. Es que pensé que me llamarías.

-Ya. -Aunque fuese para discutir, papá.

-Es que... Estaba muy enfadado. Lo siento.

Eras mi niña y... te fuiste.

Yo te necesitaba y no supe decírtelo.

Y ahora eres una mujer increíble y te he perdido tanto tiempo...

¡Dios!

Perdóname.

Perdóname.

¡Pepa! Ya ha llegado el hígado para su padre.

Así que voy a preparar todo. ¡Vamos!

-¿Cómo? -¡Vaya!

-Ya. A ver. -¿Qué?

-No, perdona, que estoy pensando.

¿Tú sabrías decirme si esos bajones de tristeza

te suelen pasar cuando estás dando de mamar a tus niños?

-Pues sí. La verdad es que sí es justo ahí.

Claro, es normal, ¿no? Son los momentos que tengo para pensar.

Existe un tipo de trastorno, que se llama D-MER

y que suele afectar al 10% de las mujeres que dan el pecho.

Ocurre con la subida de la leche.

La mujer, de forma abrupta,

tiene un sentimiento muy negativo parecido a la ira, la ansiedad

o la tristeza. Y dura un breve periodo de tiempo, unos minutos.

Ya. ¿Me está diciendo que la depresión viene

por darle de mamar a mis hijos? -No es que sea así, literalmente.

-Ya.

-Lo que pasa que hay un tipo de trastorno

que le suele ocurrir a algunas mujeres puntualmente

cuando están dando de mamar.

Lo que pasa que, en tu caso,

al llevar cuatro años dando de mamar a dos niños,

pues es normal que te haya afectado más.

Y por no decir toda la energía que te están robando.

Es que ahora lo entiendo todo. Es normal que estés así.

Por favor, que quede claro

que yo soy una gran defensora de la lactancia materna.

Pero es que este es un caso muy concreto y muy complejo.

Y además creo que hay muchos factores que hayan contribuido

al malestar de Lidia.

-Lidia, ten en cuenta que no es lo mismo dar de mamar a un bebé

que dar de mamar a dos niños de cuatro años.

-Ya. -¿Entiendes?

-Sí. Ya, ya lo sé. Pero eso ya lo pensaré. ¿Vale?

-Sí, claro. -Gracias por la información.

-De nada. -Y la chaqueta.

-De nada. Que te vaya muy bien la reunión.

-Es que voy a llegar tarde. Venga, adiós.

-Sí, perfecto. -Muchas gracias.

-Pásate un día a verme. ¿Vale? Y así ya me traes la rebeca.

-Vale, adiós. -Venga, gracias.

-Gracias. -Chao.

Yo no sé todavía si dejaré de darles el pecho o no,

pero lo que sí que tengo claro es que todo esto me ha ayudado mucho

a poner las cosas en su sitio. Hasta luego.

Pero si me preguntan por mi opinión personal,

independiente de mi profesión,

espero que lidia deje de dar el pecho a sus hijos

antes de que vayan al instituto.

El cuerpo de Cándido no ha aguantado.

Su hígado estaba muy dañado y era cuestión de horas.

Un poco más y podíamos haberle salvado.

¿No te acuerdas de mí?

Ayúdame a buscar una garrapata.

-Aquí, aquí. Mira. -¿Y qué tal, ya mejor?

-Yo creo que tengo lo mismo, ¿eh? Tengo la fiebre bastante alta,

e inflamación. Esta vez no es el pene, son los testículos.

A la inflamación de uno o ambos testículos

se le conoce como orquitis.

Normalmente es causada por la infección transmitida

por varios tipos de bacterias y virus.

Podría ser la enfermedad de Lyme.

Es una de las enfermedades más antiguas que se conoce,

de hecho se encontraron vestigios de Lyme

en una momia de más de 3.300 años.

Que tengo una dolencia en el hombro

que no se me pasa ni con fisioterapia.

En principio, parece una ligera tendinitis,

pero me extraña que no la haya visto el fisio.

El cuadro de dolor que me describe el paciente coincide con un herpes,

pero no puedo estar seguro hasta que no aparezcan

las primeras lesiones típicas en la piel.

Y que guarde reposo tres o cuatro días.

Lo siento pero no puedo, tengo mucho trabajo y viajes que hacer.

Es oír reposo, y dos de cada tres pacientes me dicen lo mismo.

Eso para que luego algún gracioso nos diga que somos un país de vagos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 20/01/16

Centro médico - 20/01/16

20 ene 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 20/01/16" ver menos sobre "Centro médico - 20/01/16"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios