www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4382140
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 19/12/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Sebas llega al hospital,

porque tiene movimientos incontrolables en su brazo izquierdo

y dificultad para caminar, y está preocupado.

Hola. -Hola, ¿en qué le puedo ayudar?

Me gustaría ver a un médico, por favor.

De acuerdo, ¿qué le ocurre?

Que me duele un poco el brazo, estoy un poco mal.

Muy bien, pase a sala de espera,

que voy a avisar a un médico para que le atiendan.

Gracias. -De nada.

Estoy trabajando en el campo, de temporero

y es que ahí uno no se puede parar a descansar cuando quiera,

Pero es que, con el brazo así, no puedo ni levantar las espuertas,

y la verdad es que necesito volver cuanto antes

porque necesito el dinero.

Bueno, Sebastián, pues cuéntame. -Llámame Sebas.

Pues nada, que estaba trabajando en el campo, de temporero,

y es que me ha entrado el tembleque este,

empezó por la muñeca y ahora está en todo el brazo,

y lo tenía antes solo cuando dormía y ahora lo tengo en todo momento,

y claro, esto, para recoger las espuertas del campo,

pues no puedo y ahí no se puede parar uno cuando quiera.

Y yo necesito volver cuanto antes porque necesito el dinero.

De acuerdo, ¿y tienes algún síntoma más?

Bueno, pues ahora que lo dices, sí, sudo bastante y estoy nervioso

y no duermo muy bien, no,

la verdad es que estoy hecho un cromo.

Bueno, lo de sudar tiene sentido, porque estás con la chupa puesta,

y aquí hace bastante calor o sea, que si quieres, te la puedes quitar.

No, no, no, gracias, estoy bien. -Vale, como quieras.

He visto en el historial clínico que no eres fumador,

bebes ocasionalmente, los fines de semana

y estás bajo tratamiento para una anemia.

Anemia ferropénica, me dijeron. -Anemia ferropénica.

También me he fijado que tienes unas manchas en la piel, en la cara.

Esto será de trabajar en el campo, digo yo.

Bueno, puede ser, lo veremos.

Sebas muestra un rictus facial fuera de lo normal,

y también tiene hiperpigmentación en la piel,

esto puede ser justificado porque trabaja en el campo.

Por otro lado,

el temblor que tiene en el brazo izquierdo desaparece

cuando está en reposo,

así que todos estos síntomas me hacen pensar

que lo que sufre Sebas puede ser de origen neurológico.

(Música)

Los servicios de Emergencias atienden a Manuel Pérez,

el hombre que, a duras penas, ha conseguido llamarles tras notar

que se le paralizaba la mitad derecha de su cuerpo.

Estupendo, ya he activado el Código Ictus.

El Código Ictus es un procedimiento que consiste

en el reconocimiento precoz

de los signos y los síntomas de un ictus,

es un protocolo de actuación que prioriza los cuidados

y el traslado inmediato del paciente con sospecha de ictus.

Y su objetivo es que el tiempo transcurrido

entre el inicio de los síntomas y la llegada al hospital

no sea superior a dos horas.

¡Papá! ¡Papá! ¡Papá!

¿Eres su hija?

Sí, soy su hija, ¿cómo está mi padre?

Parece que ha sufrido un ictus pero ahora saldrán a informarte.

Vale, gracias.

¿Es usted familiar del paciente? -Soy su hija.

Aquí tiene su chaqueta. -Vale, gracias.

Un ictus se produce cuando hay una alteración

en un vaso sanguíneo del cerebro,

bien sea porque este vaso se rompa y se produzca una hemorragia,

o porque se obstruya por un coágulo.

Las manifestaciones del ictus son súbitas, repentinas

y lo más frecuente es que aparezca una alteración en el habla,

o una pérdida de fuerza y de sensibilidad

de la mitad de la cara, o de un brazo, de una pierna,

o también puede manifestarse como un dolor de cabeza

muchísimo más fuerte de lo habitual.

Ahora mismo, el doctor Suárez, neurólogo del hospital,

le está realizando a Manuel un TAC craneal

para confirmar si ha sufrido un ictus.

Bueno, Sebas, ¿ves la línea?

Intenta seguirla como si fuera un cable, lentamente, ¿de acuerdo?

Muy bien, ¡cuidado, cuidado, siéntate!

¿Estás bien? -Sí, sí, sí, sí.

¿Seguro?

(Teléfono)

Sí, sí, sí. -Vale.

Discúlpeme un segundo, que es que tengo que contestar.

Vale, tú mismo.

¡Hola, Cari! ¿cómo estás?

¡Oh! Precioso, precioso, una maravilla, está Julián encantado,

está Julián como un loco, ahí, diciendo esto es la leche.

Oye, Cari, que es que nos están llamando para la excursión.

¿Te importa que te llame yo luego? sí, claro que te echo de menos

y te quiero mucho, luego hablamos. Te quiero.

Hasta luego, amor, adiós, adiós.

Perdone, es que no le estoy diciendo a mi mujer

que estoy trabajando de temporero.

La estoy engañando, pero es por el dinero.

Escúchame, que me da igual. -¿Soy mala persona por ello?

No, es tu vida y tú haces lo que quieras,

yo estoy aquí para curarte y nada más, ¿vale?

Acompáñame, ven, mira,

quiero que escribas en esta hoja tu nombre con el brazo bueno,

o sea, el derecho, ¿vale?

Un poco regular, ¿eh? -Vale, siéntate.

Tendremos que hacer unas pruebas, ¿de acuerdo?

Además del temblor, Sebas también presenta un rictus algo rígido,

disminución del parpadeo, marcha inestable,

y también alteración en la escritura.

Viendo todos estos síntomas, me hacen sospechar

de una enfermedad neurológica llamada discinesia, que consiste

en una serie de movimientos involuntarios anormales.

Así que va a tener que quedarse aquí

para que le hagamos una serie de pruebas.

¿Qué tal? ¿cómo está? -Tu nombre es...

Blanca. -Blanca.

El TAC ha confirmado

que tu padre ha sufrido un accidente cerebrovascular isquémico,

es un ictus.

Vale, pero ¿se va a poner bien?

Ahora lo importante es empezar cuanto antes con la fibrinolisis.

¿La fibrinolisis? ¿eso qué es?

Es una medicación que hace que la sangre se vuelva más líquida,

para diluir el coágulo.

Vale, oye, perdona por ser tan pesada, pero es que mi padre y yo

en fin, cosas de familia. -Nada, no te preocupes.

Voy a estar con tu padre ahora durante la fibrinolisis.

Vale, gracias. -Nada, luego vengo a informarte.

Mi padre ha estado gran parte de su vida

entrando y saliendo de la cárcel, es..., bueno, era ladrón,

por eso mi madre y yo estuvimos alejadas de él,

pero hace unos meses, perdí el trabajo, mi madre murió,

y él estuvo apoyándome.

Se ha reinsertado, ya no roba, y bueno, pues le he perdonado,

y estábamos empezando a conocernos mejor, a llevarnos mejor

y ahora coge y le pasa esto.

(Teléfono)

Perdonad un segundo, ¿vale?

Hola, María, sí, sí, estoy en ello,

en un par de días te daré el dinero, ¿vale? no te preocupes.

Por favor, no puedes dejarnos a mi hija y a mí en la calle.

Vale, vale, bueno, ya está.

¡Hey! -¡Hey!

¿Qué pasa?

¿Qué tal? ¿qué me estás siguiendo, o qué?

¡No!

Rey, ahora que te veo, una preguntita,

tú me comentaste que estuviste una temporada trabajando

en Estados Unidos, ¿no? -Sí, ¿por?

No, no, por nada, porque he ido a la Embajada de Canadá

para buscar información para trabajo y eso.

¿Cómo? ¿Estás pensando en irte del hospital?

Digamos que estoy dándole vueltas un poco al tema.

Más que nada porque llevo mucho tiempo en mi zona de confort, ¿sabes?

Estoy aquí, muy tranquilo, muy relajado, y quiero nuevos retos,

cosas diferentes. -Ya.

Oye, y esto no tendrá que ver con Landó y con Lucía, ¿no?

¿Esto? -Sí.

No, esto no tiene nada que ver, esto es otra cosa.

Oye, una preguntita,

¿tú me pasarías algún contacto de estos, de Estados Unidos?

por si fuera viable ir allí,

te lo digo más que nada para no descartar opciones, ¿sabes?

Claro, claro, sí, sí, yo te lo paso. -Genial.

¿Estás seguro de que te quieres ir? -Sí.

Creo que va a ser lo mejor para todos.

(Música)

El cardiólogo está terminando de realizarle

una fibrinólisis a Manuel,

un procedimiento para deshacer el coágulo de sangre

que le ha provocado un ictus.

¿Dónde está mi chaqueta?

No lo sé, creo que la tiene su hija.

(Música)

(Música)

¿Qué tal? ¿cómo ha ido todo?

Bien, tu padre ya está más estable, han conseguido destruir el coágulo.

Pero Blanca, quería comentarte que, cuando él llegó al hospital,

al auscultarle escuché que tenía un soplo cardiaco.

¿Un soplo? ¿qué es eso?

Un soplo es un ruido ocasionado por un flujo de sangre turbulento

a su paso por las válvulas cardiacas.

Muchos soplos son inofensivos,

y no generan síntomas ni precisan tratamiento,

pero hay otros soplos que sí que indican

que hay una lesión cardiaca.

Quería hacerte algunas preguntas sobre la salud de tu padre.

Bueno, si sé responderte.

¿Él tiene alguna enfermedad importante?

A ver, que yo sepa, está tomando pastillas para la hipertensión

pero creo que nada más.

Y bueno, le sacaron una muela hace 15 días,

justo iba hoy a la revisión, pero no llegó a entrar.

Vale, ahora, para estudiar el soplo cardiaco,

vamos a hacerle un electrocardiograma,

una placa de tórax y un ecocardio para ver bien el corazón por dentro,

porque puede ser que el soplo esté relacionado

con el ictus que acaba de sufrir. -Vale, ¿y puedo ir a verle ahora?

Es que justo ahora le van a trasladar a la UCI,

ya te avisarán cuando puedas ir a verle a la UCI.

Perdóname por la misma pregunta, pero ¿se va a poner bien?

Voy a ser sincera contigo,

aunque parece que tu padre esté fuera de peligro,

estas próximas horas van a ser cruciales

para saber cómo va a evolucionar.

Vale, bueno, gracias. -Nada.

(Teléfono)

Perdona.

Sí, Marta, vale, vale, ahora voy para allá, hasta ahora.

Perdona, es que tengo un asunto personal que resolver.

No te preocupes.

Mira, Blanca, yo misma te avisaré

en cuanto puedas ir a ver a tu padre a la UCI.

Vale, bueno, gracias. -Nada.

(Música)

El doctor Dacaret se reúne con Sebas,

el paciente que padece un temblor incontrolable en el brazo,

y del que sospecha que puede padecer una enfermedad neurológica.

Hola, Sebas. -Hola.

¿Qué tal estás? -Bien.

Mira, traigo los resultados de las pruebas, ¿de acuerdo?

y los resultados son normales, tanto el hemograma

como el perfil bioquímico, el TAC craneal y la placa de tórax,

está todo bien.

Entonces se ha quedado una tarde fenomenal, ¿no?

A ver, para la discinesia yo te recomiendo

un tratamiento exploratorio novedoso, se llama el test de apomorfina,

y para ello necesito que te quedes ingresado.

¡Oh!

El test de apomorfina es un test que sirve fundamentalmente

para conocer el grado de la hipercinesia,

que es lo que sufre Sebas en el brazo,

consiste en ir administrando un fármaco

que recibe el nombre de apomorfina, durante su estancia en el hospital.

Luego iremos evaluando cuál es la dosis exacta

para que cese el temblor que tiene en el brazo.

Oye, estás sudando, ¿por qué no te quitas la chaqueta?

No, no, que estoy bien, estoy bien. -Sebas, ¿me estoy perdiendo algo?

Porque ¿no te la quieres quitar por algún motivo, o...?

No, no, no. -Pues venga, incorpórate.

Eso es, muy bien, a ver, que te ayudo.

Ahí está, perfecto, bueno, mejor, ¿no?

Sí, sí. Eh, ya las has visto, ¿no?

Yo no tenía complejo,

pero me llegó el verano pasado en la piscina una mujer

y me dijo que me tapara

y desde entonces, pues no lo llevo bien.

No te preocupes, ¿vale? voy a preparar el ingreso.

Vale. -Venga, tranquilo, hasta ahora.

Hasta ahora.

Pues nada,

por si no estaba yo suficientemente preocupado con lo del brazo,

ahora tengo que llamar a mi mujer

y contarle lo que está pasando aquí de verdad,

me va a preguntar cuando venga si no estaba yo de crucero por ahí,

no sé qué.

¡Me va a matar! y con razón.

Lamentablemente, la denuncia de Curro está muy apoyada,

y a pesar de que el informe psicosocial que te hicimos

indica maltrato psicológico, no es suficiente,

necesitamos algo más.

Pero ¿qué más? ¡si es que no tenemos nada más!

Sí lo tenemos.

Voy a contactar con la ex de Curro, una tal Lina,

a ver si ella sufrió también maltrato.

En caso afirmativo, cosa que no me extrañaría,

porque este tipo de hombre, que incurre en maltratos,

suelen repetir su conducta con todas las mujeres,

intentaría entrevistarme con ella y pedirle que testifique.

Sí, sí, sería genial contar con ella.

Ya sabéis, la unión hace la fuerza.

Hola, Rey.

Hola, Rey, ¿estás bien? -Sí, perdona.

No lo parece.

No, no es eso, es que estaba dándole vueltas a una cosa,

porque esta mañana me he encontrado con Cabrera y...

nada, que me ha pedido que si le podía pasar algún contacto

para irse a trabajar a Estados Unidos.

Qué raro, ¿no? pero si lleva poco tiempo aquí.

No sé, ¿te ha contado por qué quiere irse?

Bueno, no.

En realidad, no sé, cada uno hace lo que quiere con su vida

y toma sus decisiones, ¿no?

Sí, pero eso no quita que no sé,

me da la sensación de que va a cometer

el mismo error que cometí yo y no me gusta.

Venga ya, Rey, ¿cuánto tiempo hace de eso?

¿qué más da?

Vale, está olvidado y hace mucho tiempo,

pero eso no quita que no fuese un error.

Vale, sí, sí, fue un error.

No sé, a lo mejor, podías hablar tú con él,

le podías contar un poco nuestra experiencia, qué pasó,

y quizás cambie de opinión.

Vale, pues yo me encargo.

Guay. -Venga.

Gracias. -Hasta ahora.

(Música)

¿Cómo te encuentras? -Bien.

Me ha dicho la doctora que ahora vendrá a por ti

para empezar las pruebas.

¿Qué? Miras la chaqueta como si fuese tu bien más preciado, ¿no?

No, es que es la única que tengo medio decente.

Ya.

Esta mañana no has ido al dentista, ¿verdad?

(Música)

¿En qué estabas pensando, papá?

En ti, pensaba en ti.

Sé de las dificultades económicas que estás pasando tú y tu pequeño.

Sin trabajo, sola y los alquileres pendientes.

Tú no sabes lo que es ver cómo tu hija y tu nieto

se pueden quedar en la calle, y tú no puedes hacer nada.

Yo no puedo cobijaros, vivo en una pensión de mala muerte.

No me mires así. -Me dijiste que ya no robabas, papá.

Y no lo hacía. -Ya.

Pero no sabía de dónde sacar el dinero,

eso es lo malo que tiene no saber hacer otra cosa bien, más que robar.

¿Y qué pensabas hacer? lo mismo de siempre, ¿no?

Tú no tenías que haberte enterado. -Claro.

Si no me hubiera dado este maldito ictus al salir de la casa,

no estaríamos así.

Vale, muy bien, sí, pero ¿y cómo ibas a justificarme el dinero entonces?

Eso iba a quedar entre tu casera y yo.

¡Blanca!

(Música)

El doctor Dacaret se reúne con Sebas

tras realizarle el test de apomorfina,

un test destinado a encontrar la dosis justa de medicamento

para tratar los espasmos involuntarios que sufría.

Las pruebas que hemos realizado han confirmado

que tienes una enfermedad neurológica, ¿vale?

Vaya. -¿Cómo va el temblor del brazo?

Ahí. -Vale, ¿y tú cómo estás en general?

Pues la verdad, me encuentro un poco pesado.

Ya.

Ah, espera, espera un segundo, toma, toma, toma.

¿Quieres un poco de agua? -Por favor.

Toma.

Ay, gracias. -¿Mejor?

Sí. -¿Sí?

Bueno, escucha, viendo cómo estás,

voy a retirar el tratamiento con dopamina

porque está claro que no te hace ningún efecto, ¿de acuerdo?

¿Sabes algo de tu mujer?

Que tiene que venir con una mala leche...

Debe estar a punto de venir,

y encima le tengo que contar toda la verdad del asunto

y menudo lío.

No es el mayor de mis problemas, ¿verdad?

Lo que tengo es grave. -Bueno, no lo sé aún, Sebas.

Tenemos que seguir haciendo pruebas, ¿de acuerdo?

(Llaman a la puerta)

¿Sí? -Hola.

¡Hola! -Soy su mujer.

Pasa, pasa. -Gracias.

Os dejo a solas, hasta ahora. -Hasta luego.

Mira, cuando he entrado antes en la habitación,

te prometo que es que no sabía qué hacer, si saltar y estrangularle,

o abrazarle y echarme a llorar, me ha dado muchísima impresión.

¿Cómo estás? -Un poco regular.

Sebas, he hablado con tus amigos y con Julián también

y me han dicho que no ha habido ningún viaje.

¿Te estás acostando con otra?

No, Sandra, no, no me estoy acostando con otra.

Estaba recogiendo la oliva. -¿Que estabas en la oliva?

¿Para qué estabas en la oliva? -Por dinero.

Pero ¿para qué quieres dinero? -Para cosas mías, necesito el dinero.

O me dices ahora mismo para qué necesitas el dinero, Sebas,

o cojo la puerta y no me vuelves a ver el pelo, ¿eh?

Porque tengo tetas, porque soy un hombre con tetas

y estoy harto de serlo.

Vamos a ver, Sebas, tienes tetas como todo el mundo,

estás un poquito más gordo y ya está, no pasa nada.

Es que estoy harto que todo el mundo me diga: "Acéptate a ti mismo".

(Llaman a la puerta)

¿Qué?

Ah, perdón.

A la gente le gusta mucho hablar

sobre todo cuando no son ellos los que tienen lo que tengo yo,

"Acéptate a ti mismo",

qué fácil es todo cuando son los demás

los que tienen un problema, ¿verdad?

Sebas, Yo creía que me ibas a dejar.

¿Cómo te voy a dejar yo a ti, cosita? ¿qué dices?

Sí, en serio, llevamos tanto tiempo que no estamos juntos

que en realidad pensaba que me ibas a dejar.

Tú tienes que entenderlo,

a mí no me apetece desnudarme delante tuyo, con todo esto.

Sebas, de verdad que no es para tanto.

Lo dirás tú, pero a mí me da mucho apuro, no me lo pide el cuerpo

y a ti tampoco te lo pide el cuerpo.

Ay, Sebas, ¿estás bien? ¿llamo al médico?

No, no, no te preocupes, que ya puedo yo.

(Música)

¡Sebas, Sebas! Sebas, túmbate. -Huy, me he mareado.

(Música)

La doctora Marco le está realizando a Manuel un ecocardiograma

para averiguar si el soplo que padece

está relacionado con el ictus que ha sufrido.

¿Cómo te encuentras, Manuel? -Me encuentro mal.

Ya, pero es que es normal porque tienes fiebre, ¿eh?

Carlos, ¡Carlos, está convulsionando! prepara un diazepam, rápido.

Manuel ya se encuentra más estable

pero, aprovechando que tenía fiebre, le hemos sacado unos hemocultivos,

y también le he hecho una analítica de sangre, un electrocardiograma

y una placa de tórax.

Todas las pruebas han resultado normales,

exceptuando la analítica de sangre

en la que he visto que tiene leucocitosis,

eso significa que hay un proceso infeccioso agudo.

Ahora tenemos que encontrar el foco de infección,

pero como Manuel acaba de tener un ictus,

primero quiero hacerle una resonancia magnética cerebral

para controlar su evolución.

(Música)

Sebas, el paciente que sufrió una parálisis en las piernas

que le hizo desplomarse,

es sometido a una resonancia magnética.

Acabo de ver en la resonancia una lesión

que afecta fundamentalmente a los ganglios

que se encuentran en la base del cerebro.

Podría tratarse de una enfermedad metabólica o por depósito.

Bueno, Sebas, ya estamos, escucha, tienes un poco de ictericia.

Enséñale el tobillo al doctor. -Eh, voy.

¿El tobillo? Vale, aquí, esto es un edema, ¿eh?

En el abdomen también los tienes. -¿Y eso es grave?

Bueno, buena señal no es.

Escucha, tendremos que hacer una ecografía Doppler abdominal

para conocer el estado de la vesícula y del hígado, ¿vale?

Vale. -Bueno, a ver, cuidado.

En la ecografía abdominal he podido encontrar signos de una colelitiasis,

es decir, piedras en la vesícula.

Por otro lado, también hay signos indirectos

de un aumento de la grasa que rodea el hígado

así que hemos aprovechado para coger una muestra,

para mandar a laboratorio y analizar.

El problema es que el resultado tarda 24 horas en llegarnos,

espero que sea definitivo y sepamos por fin lo que le ocurre a Sebas.

Cari, ¿estás enfadada?

Hombre, ahora mismo estoy un poquito más preocupada que enfadada, Sebas.

Mira, lo siento si te he mentido, ¿vale? lo siento

pero estaba trabajando en la oliva para ganar dinero para quitarme esto.

Vale, Sebas, has ido a ganar dinero, pero me has mentido mucho.

Entonces, no entiendo por qué estás tan preocupado

porque tengas un poquito de pecho

cuando un montón de hombres tienen un poco de pecho.

No, un poquito de pecho, no, soy un hombre con tetas.

Y ¿por eso quieres meterte en un quirófano? ¿en serio?

De verdad, es que no lo entiendo.

Quirófano, anestesia, operación, infecciones, ¿de verdad te compensa?

Tienes miedo. -Pues sí, tengo miedo.

¿Y yo qué, que me voy a operar? -Pues no te operes.

¿Ves? te he mentido porque no entiendes nada.

Pues, como no lo entiendo, ¿sabes qué pasa?

que me voy a la cafetería a tomar algo a ver si me aclaro.

Pues nada, toma, toma algo.

(Música)

¡Has vuelto!

No sabes en la situación tan difícil que me has puesto, papá.

Denúnciame, no te lo voy a echar en cara,

es lo que me merezco. -No me refiero a eso.

Mira, necesito muchísimo el dinero, ¿vale? muchísimo.

Pero es que si me las quedo, me voy a convertir en alguien como tú.

(Música)

Perdóname.

Hola, Cabrera. -Hola, Daca.

Oye, una cosa. -¿Qué pasa?

Que tengo un caso que es bastante complicado

y me preguntaba si te apetecería colaborar, no sé.

Sí, ok. -¿Sí?

¿Para cuándo me necesitas? ¿para ahora?

No, no, ahora no, tengo que ver a otro paciente, ¿vale?

Luego te busco y te cuento. -Vale ok, perfecto.

¿De acuerdo? -Sí, sí.

Venga, hasta ahora. -Venga, y gracias.

(Música)

Después de comprobar que un proceso infeccioso

está comprometiendo la evolución de Manuel tras el ictus,

la doctora Marco le somete a una resonancia magnética.

(Teléfono)

María, hola.

Mira, no hace falta que me llames y que me lo recuerdes todos los días,

quedamos en que mañana te iba a dar el dinero, ¿no?

pues ya está, mañana nos vemos.

¿Qué tal? -Hola.

¿Qué tal? ¿has dormido aquí?

Sí, estoy bastante cansada, la verdad.

Ya, me imagino.

Blanca, le hemos hecho una resonancia a tu padre,

y hemos visto que hay algunas zonas que continúan isquémicas

que no han recuperado el riego sanguíneo,

y también hay puntos hemorrágicos,

seguramente que eso sea por la fibrinolisis.

Vale, pero ¿cuál es la posible causa, entonces?

A ver, ahora lo que estamos investigando

es si el soplo cardiaco que te dije que tenía y la fiebre

tienen una relación directa con la causa del ictus,

y tengo una sospecha,

pero para confirmarlo quiero hacerle una ecocardio transesofágica.

¿No te ha pasado nunca que parece que estás viviendo en una pesadilla,

y que lo único que quieres es despertarte?

Sí, desde hace un tiempo me pasa todos los días.

(Música)

¿Cómo estás?

El doctor Dacaret, acompañado por el doctor Cabrera,

comparte con Sebas los resultados de la biopsia del hígado

que le realizaron.

¿Qué tal? encantado.

Mira, tengo los resultados de la biopsia, ¿de acuerdo?

y son compatibles con la enfermedad de Wilson en estadio cirrótico.

¿Wilson? -Sí.

¿Y eso qué es? -Sí, ahora te cuento.

Permíteme un momentito, ahí, quédate quieto.

Pues sí, efectivamente,

se puede ver el anillo de Kayser-Fleischer

en el borde del iris.

¿Kayser?

Es un anillo de color cobrizo en el borde del iris

que esto es típico en pacientes con la enfermedad de Wilson.

Ah, pues no me había dado cuenta yo tampoco.

Ya.

La enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario

poco común,

hace que el organismo no pueda deshacerse del cobre adicional,

tener la cantidad justa de cobre en el organismo

es necesario para poder estar sano,

pero tener demasiado podría ser tóxico y dañino para la salud,

porque, con la enfermedad de Wilson,

el cobre se libera directamente en el torrente sanguíneo,

y puede dañar al cerebro, como en el caso de Sebas.

Mira, Sebas, teniendo en cuenta el estado de tu hígado,

la única opción que tenemos es ponerte en la lista de espera

para hacer un trasplante.

¡Genial! A mi mujer le va a encantar, le encantan los quirófanos.

Mira, hasta que no llegue el donante oportuno,

lo que tienes que hacer es una dieta pobre en cobre,

y rica en cinc para compensar.

¿Cobre? yo cobre no como.

Vamos a ver, Sebas, el cobre es importante en el organismo,

pero un poquito, tener demasiado es dañino para la salud.

No, no sabía. -Pues mira.

Bueno, pues es un placer, Sebas. -Encantado, mucho gusto.

Doctor, ¿le puedo hacer una consulta personal?

Sí. -Está la mujer fuera.

Vale.

Mire, si usted tuviera tetas, pectorales masculinos prominentes,

¿se operaría? -Pues no sé, Sebas.

No me suelen hacer este tipo de preguntas,

la cuestión es que no seas infeliz por un complejo.

Pero, ¿es una operación complicada?

Bueno, toda operación, pues conlleva su riesgo,

pero a ver, ¿no tendrías que estar más preocupado por el hígado

que por los pechos? -Pues no, no, mire usted.

Estoy más preocupado por parecer la Dama de Elche,

además, yo confío mucho en usted.

¿Sí? -Mucho.

Pues te lo agradezco, bueno, que luego te veo.

Gracias, doctor. -Hasta ahora.

Pues está decidido, me operaré dos veces,

le guste a mi mujer o no,

y me quede tieso en el quirófano o no,

la primera para el trasplante de hígado

y la segunda, para quitarme estas, que es lo verdaderamente importante.

(Música)

Con la ecocardiografía transesofágica se confirma

que Manuel tiene una endocarditis bacteriana.

Es una infección de una válvula del corazón

y gracias a los hemocultivos, hemos comprobado

que la causa de esta infección es un microorganismo

que se llama Streptococcus mitis, que normalmente habita en la boca.

Lo que sucede es que esta bacteria se multiplica

y coloniza una válvula cardiaca, formando unas vegetaciones

que condicionan la aparición, tanto del soplo como de la fiebre

y a su vez, estas vegetaciones pueden desprenderse y migrar

hacia el torrente sanguíneo,

provocando la obstrucción de un vaso sanguíneo,

que es lo que ha provocado el ictus.

Entonces, ¿esto que me ha pasado ha sido por la muela

que me sacaron hace 15 días?

Sí, a ver, es muy poco frecuente que le suceda a alguien

sin una patología cardiaca previa, pero puede pasar.

(Llaman a la puerta)

¿Sí? -Perdón por interrumpir.

Nada, nada.

Estaba diciéndole a tu padre que ha tenido mucha suerte

porque, si hubiera tardado más tiempo en llegar al hospital,

no hubiese tenido tan buen pronóstico.

Mejor.

Según las imágenes de las que disponemos,

su cerebro no ha sufrido daños importantes

y en un principio,

con la medicación para la isquemia y la endocarditis,

acabará recuperándose del todo,

eso sí, tendrá que hacer reposo y rehabilitación.

Gracias, doctora. -Nada, ha sido un trabajo de equipo.

Nada, te dejo descansar, voy a pasar consulta.

Venga, hasta ahora.

Gracias. -Nada.

(Música)

Entonces, ¿qué has hecho con las joyas?

Pues ya no tengo el pago del alquiler, papá.

¿Cómo? -Pues eso.

Que subí hasta el piso donde robaste,

y te juro que estuve a punto de devolver las joyas, todas,

pero no pude.

Mira, y te prometo que las voy a devolver todas,

a esa familia se las voy a devolver porque no se lo merece,

es que no se lo merece, papá,

porque esto ha sido una situación desesperada, y ya está.

Claro, hija, y yo te voy a ayudar a devolverlas.

Ya, ya lo sé, que me vas a ayudar. -Todo va a salir bien, ya lo verás.

Espero.

(Música)

Sebas sigue esperando que aparezca un donante

tras sufrir la enfermedad de Wilson,

que ha dañado irreversiblemente su hígado.

¿Cuántos plazos tengo yo para pagarle esto?

Vale, sí, sí, no, no, la mitad al principio, yo se lo pago,

no hay ningún problema.

Sí, ya iré avisando, de acuerdo, muy amable, ¿eh?

Muchas gracias, hasta luego.

Hola, Cari. -Hola.

Está decidido, me voy a quitar las tetas.

Sí, ya te veo súper, súper preocupado,

con la operación del trasplante.

Que no, no, ahora estamos hablando de las tetas, que se van,

me las voy a quitar.

(Música)

¿Y esto? -Dinero, es bastante, sí.

Se lo he pedido prestado a mi padre, Sebas,

si tú tienes un complejo físico y te quieres operar,

ahí tienes el dinero, con eso es suficiente.

Además, así no tendrás que volver a mentirme nunca más

para coger trabajos para conseguir el dinero para operarte,

pero me tienes que prometer una cosa, Sebas, solo una, ¿vale?

mira, lo importante ahora, lo más importante

es tu trasplante de hígado, ¿vale? lo demás puede esperar.

Yo te quiero. -Y yo también te quiero, Sebas.

¡Te quiero mucho, mucho, mucho! ¿vale?

(Música)

¿A qué hora venía la abogada exactamente?

A en punto. -Pues son y cinco.

Marta, ¿puedes parar quieta?

porque me estás poniendo un poco nerviosa.

¡Pero si no me ves! -Pero te siento.

(Llaman a la puerta)

¿Se puede? -Sí, adelante.

Disculpad el retraso. -No pasa nada, ¿se sabe algo?

Sí, he conseguido localizar a Lina, la ex de Curro,

el problema es que no quiere testificar.

Lo siento.

Cabrera, ¿vas para casa? -Sí, Daca.

Te acompaño. -Muy bien.

Oye, escucha, he estado pensando,

¿te apetece ayudarme mañana también en el turno?

¿Mañana? -Sí.

¿Sí? ¿seguro? -Claro.

Ya.

No, no, perdona, no quiero que me malinterpretes

pero no sé, me extraña mucho

que con tanto curro que tienes en el hospital,

quieras supervisarme en un caso.

No sé, tampoco es tan raro. -Ya, ¿pasa algo?

Sí, sí, pasa una cosa,

mira, es que he estado hablando con Rey

y ya sabes que tenemos mucha confianza, y me ha comentado

que, bueno, que estás pensando en irte.

Ya, digamos que estoy buscando otras opciones de trabajo.

Ya, digamos que estás pensando en irte por Lucía

y eso, entre tú y yo, es un error.

Mira, Daca, el tema con Lucía... -No, mira tú, escucha.

Con Rey me pasó algo parecido, ¿vale?

en su momento decidió irse a Estados Unidos,

y con el tiempo hemos hablado del tema

y hemos llegado a la conclusión de que bueno, de que fue un error.

Solo te pido que lo pienses. -Ok, de acuerdo, me lo pensaré.

Vale.

De todas maneras, muchas gracias por la preocupación,

pero vamos, de momento no tengo pensado

tomar ninguna decisión de forma precipitada.

Me alegro, muy bien. -¿Unas cañitas?

Sí, por supuesto. -Vamos para allá.

Pues es que me huele todo mal, doctora, todo.

Siempre, a todas horas, o sea, me da igual en mi casa,

en la habitación que esté, me vienen malos olores.

Dices que hueles todo el tiempo a excrementos.

Es algo insoportable, de verdad.

Yo tengo guardia el viernes y tenía el cumpleaños de una amiga

y he prometido que iba a ir, y no voy a poder ir.

Yo también la tengo el viernes.

Ah, ¿sí? pero si tú la tenías el jueves.

Entre el olor, ¡qué asco, por Dios! y el dolor de espalda,

¡es que me voy a volver loca!

Siento decirte que el TAC no muestra nada raro.

No hay nada que explique por qué sientes ese olor constantemente.

Entonces lo siento, estoy un poco perdida.

Estaba un poco pachuchillo, y vengo a que me vean.

Bueno, ¿y Elsa no ha venido contigo?

Elsa tenía desayuno con Nieves.

Que no me quedé embarazada de mi ex, me quedé embarazada de Isaías.

¿Qué? -Sí, pero fue...

Te juro que solo nos acostamos una vez.

No, no, para.

¡Pero Elsa, hija mía! ¿Por qué lloras? ¿qué ha pasado?

Los marcadores para sífilis han dado positivo.

Es una enfermedad de transmisión sexual.

Tienes que contactar con tus parejas sexuales, que se hagan las pruebas.

Elsa incluida. -Elsa está bien.

Insisto, Elsa incluida.

Subtitulación realizada por: Rosa M. Romero Ayuso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 19/12/17 (2)

Centro médico - 19/12/17 (2)

19 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 19/12/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 19/12/17 (2)"
Programas completos (1058)

Los últimos 1.071 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios