www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4639058
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 19/06/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Varios residentes de primer año

acompañan al doctor Molina para la exploración de un paciente.

-¿Algo que destacar? -Nada.

-Muy bien. Julia, tu turno.

Vamos a explorar el ojo derecho del paciente

para ver si hay alguna alteración en el nervio óptico.

¿De acuerdo? Adelante. -Vale.

Estoy encantada con estas rotaciones.

Para mí el doctor Molina es el mejor médico de este hospital.

Tiene un currículum impresionante.

Sobre todo, en el campo de la neurología.

Y es una rama que me apasiona.

Pero yo lo que quiero ser es neurocirujana.

Creo que está todo perfectamente.

-¿Crees, o está?

-No hay alteraciones del nervio óptico.

-Mm...

¿Y crees que yo te hubiera pedido una exploración de fondo de ojo

si no hubiera nada que destacar?

-Eh... No lo sé.

Lo que sí sé es que el nervio óptico derecho está perfectamente.

-Muy bien.

Gonzalo, tu turno.

Pares craneales, por favor.

(Música)

Julia. Julia.

¿Tienes un momento, por favor?

-Sí, claro.

-Has mostrado mucha seguridad ahí dentro.

-Gracias.

-Así que entiendo que el temblor en tu mano no era por nerviosismo.

-Nn... No es nada.

-Bueno... Algo será, ¿no?

-Sí, pero no tiene importancia.

Además, ya me lo estoy tratando.

-Ah, muy bien, bueno.

Tú sabrás si quieres ser discreta o no con lo que te pasa.

Pero... espero que no sea Parkinson de inicio precoz.

(Teléfono)

¿Te importa? -Eh...No.

-Ajá... ¿Sonia?

Sí, estoy. ¿Tú estás aquí?

Vale, ahora te veo.

Chao, chao.

-Ay, ¿y tú sabes por qué Dacaret nos quiere ver?

-Pues no, la verdad es que no estoy muy seguro.

Pero ya sabes cómo está el hospital...,

con todo este tema de recortes.

Que esto es cuestión de tijeretazo fijo. -Ya.

Cuando es cuestión de recortes,

los primeros en caer son los últimos en llegar.

No sé si me explico.

-Ah, ya, ya. Perfectamente.

-Hola, chicos. Perdón por el retraso,

que estaba hablando con Dirección.

A ver, todos tenemos mucho trabajo...

Voy a ir al grano. ¿Vale? Pasad, por favor.

-Que Dios reparta suerte.

-A ver.

Sabéis perfectamente cómo está la situación

con los recortes en el hospital.

Y tarde o temprano,

se veía venir que esto iba a afectar a los residentes.

Escuchadme, a partir de ahora,

tendréis que empezar a compartir turno y consulta.

-Ay, menos mal, que yo pensaba que nos iban a echar,

vamos, por lo menos a mí... ¡Ay!

-Rocío, ¿qué estás diciendo? No. A ver.

¿Tenéis algún problema con esto? Pero...

-No, no. ¡Por mí, “perfect”!

-Eh... No. Sin problema.

-¿Ninguna pregunta? ¿Ninguna duda? -No.

-No. -Pues venga, a trabajar.

-Muy bien. Y gracias.

-Oye, qué... Qué guay, ¿no?

-Sí, ya.

(Música)

Vasco Gutiérrez ha sufrido una leve parálisis

en la mitad izquierda de su cara mientras se encontraba trabajando.

-¿Y desde cuándo te está pasando esto?

-Pues no sé.

Como hace media hora o así.

Estaba trabajando, y bueno, como te puedes imaginar, yo...

Yo con esta cara así, no puedo estar trabajando, claro.

-Sí. Veo que tienes una erupción...

¿Crees que podría ser una reacción alérgica?

-Pues tiene toda la pinta, ¿no?

Bueno. Mi hermano y yo tenemos una empresa. Él es el jefe.

Y ha comprado unos productos a una distribuidora nueva,

y la verdad, yo no me fío nada de ellos.

Te puedes esperar cualquier cosa de ellos.

-Bueno, pues sería conveniente saber

qué producto concretamente es el que te has puesto.

-Huy... Pues eso va a ser complicadísimo, no lo sé.

Tenemos de todo.

Rímel, colorete, sombra de ojos, carmín, serum...

Bueno, evidentemente pruebo los productos

antes de venderlos para saber lo que estoy vendiendo, ¿no?

-Claro, claro.

Bueno. ¿Pasamos a la camilla, que te eche un ojo?

-Sí, sí.

-¿Estás de broma?

-Me temo que no.

Me lo acaba de comunicar Sonia,

y me ha pedido que te informara personalmente.

-¿Sabes lo que pasa?

Que empiezo a estar un poquito harta de que seas tú el que me informe.

Quiero que lo haga ella.

-Natalia, ¿A mí qué me cuentas? Por favor.

Yo solo soy un mandado. -No. ¿Mandado?. No.

Sonia lo que quiere es que yo tenga esa sensación interna

de que tú me estás mandando.

-Vale... Mira, piensa lo que te dé la gana.

El caso es que hay que poner en marcha estas medidas inmediatamente.

-Yo no voy a espiar a mis compañeros, Molina.

-¿Espiar? ¡Natalia, por favor!

¿Por qué tienes que dramatizarlo todo tanto?

Es un control de calidad interno y ya está. Nada más.

-¿Un control de calidad interno?

¡Tú fíjate!

Yo creo que seleccionar a personas

para que informen del trabajo de otros compañeros

con el fin de despedirlos, pues...

yo a eso le llamo... espiar.

-Muy bien.

Pues tú llámalo como tú quieras.

Tendrás que seleccionar a ese personal cuanto antes.

-Un momento, un momento.

¿Y eso de la valoración de los pacientes,

que se les pone un papelito y ponen “Molina, bien; Romero, no”?

¿Qué es esto?

-Esto es lo que hay, Natalia.

(Música)

-Bueno. Pues ahora te voy a hacer una exploración neurológica.

-¿Neurológica? ¿Por qué? ¿Podría ser algo cerebral?

¿Un tumor? Mira...

Venía en el autobús. Estaba muy preocupado.

y he hecho lo que cualquier persona responsable

haría en una situación así.

Y es que he mirado en Internet,

y todos los síntomas apuntan a que podría ser un tumor cerebral.

-A ver. Lo que cualquier persona responsable haría

cuando está preocupada por su salud es venir al médico.

-Ya.

-Mira a la luz... -Ay, la luz...

-El 80% de los usuarios de Internet

han consultado alguna vez sobre temas de salud.

De estos, el 30% lo han hecho antes de acudir a un médico.

El problema está en que un poco más de la mitad de esas páginas

cumplen con la calidad y con la credibilidad necesarias.

Así que, ante temas de salud,

lo más importante es que siempre se acuda a un profesional.

Vale. A ver, ciérrame el ojo izquierdo...

-No puedo.

-No pasa nada. No te preocupes. Tranquilo.

-Doctora, por favor...

Dígame si tengo algo grave de verdad porque...

Porque me estoy empezando a mear, de verdad. Dígame qué me pasa.

-A ver, Vasco.

No hay noticias graves, ¿vale?

No hay por qué preocuparse.

No hay pérdida de fuerza,

tampoco hay pérdida de sensibilidad en el resto del cuerpo,

así que en principio se descarta el ictus.

-¿Y un tumor? ¿Podría ser un tumor cerebral?

-A ver.

Es que no tienes por qué obsesionarte con eso.

¿Vale?

Tienes una parálisis...

Periférica, de causa desconocida,

pero te voy a poner tratamiento con corticoides,

también te voy a poner vitaminas,

también te voy a recetar unas lágrimas artificiales

para que no se te reseque el ojo.

-¿Y no me va a hacer un TAC de esos que te meten como en una lavadora?

-No, no va a hacer falta.

-Ya. O sea que podría ser como una alergia o algo así, ¿no?

-Sí, yo en principio creo que es eso.

Pero aún no te lo puedo confirmar.

-¿Y qué hago con el trabajo?

¿Me puede hacer un justificante?

Es que si no mi hermano se..., se va a enfadar.

-Sí, claro. Sí, te lo hago.

Y nada, con el tratamiento, yo espero que mejores.

Si no mejorases, te vienes por aquí. -Vale.

-Y sobre todo, deja de mirar cositas en Internet.

-Vale.

-¿M? Te voy a hacer el justificante y la receta.

-No está.

-¡Qué susto!

-Ay, perdóname, Julia. Que no... No sabía que estabas aquí.

Disculpa, No...

-No te preocupes. -Ya.

-¿Te encuentras bien?

-Eh... Bueno, cosas de la dirección del hospital y...

Ya está. Sin más. Así que...

Julia, ¿Estás bien?

(Música)

Vale, hacemos una cosa.

Me esperas, y nos vamos juntas a consulta. ¿Vale?

Espérame.

El único antecedente que me ha comentado Julia

fue una convulsión febril cuando era bebé.

En cambio, no me ha dicho que tenga antecedentes familiares

de personas que hayan tenido enfermedades hepáticas o neurológicas

que podrían justificar precisamente esos temblores que ella tiene.

(Llaman a la puerta)

-¡Me toca!

-Hola. ¿Ya..., ya estás aquí?

Vale. Déjame un segundito.

A ver esto por aquí...

A ver. Sí, un momentito, ¿eh?

-Sí. Con permiso. -Sí.

Y... Por aquí.

-(CARRASPEA) a ver.

-¿Pasa algo?

-Bueno, que a ver si tú me puedes dejar esto

un poquillo más recogidito.

Y... ¿No huele aquí raro?

Como a... -Ah, OK.

-A plátano.

-Ah, bueno, sí. Me he comido un plátano.

Pero hace dos horas, vamos. Están las pieles ahí. Sí.

-Oh, es que odio el plátano.

-Ah. ¿Odias el plátano?

-Sí.

-Ya. Bueno, pues si me dejas cinco minutitos, termino,

lo organizo todo para que puedas pasar.

-No, no te preocupes.

Si yo te lo digo para que la próxima vez lo tengas en cuenta y ya está.

-Ah, vale. De acuerdo.

Bueno, pues me llevo el plátano, entonces.

A ver.

Esto por aquí...

-Ay... Ay... -Gracias. A ver. Aquí...

Y... No sé. ¿Desea alguna otra cosa?

¿Le cierro o le dejo la puerta abierta?

-Pues cerrada, porfa.

Gracias, ¿eh?

-De nada.

-Cuéntame, Julia, con exactitud qué es lo que te ha pasado.

-Pues empecé a notar los temblores

hará unos cinco meses... -Mm...

-Nunca me había pasado en reposo. Normalmente...

era cuando iba a realizar una acción motora.

Y... nunca me había durado tanto.

Normalmente era algo pasajero.

-Vale. ¿Y te los está llevando algún especialista?

-Eh... No.

Me lo estoy estudiando yo misma.

-Vamos a ver, Julia.

Somos médicos, pero no nos podemos tratar a nosotros mismos.

Y lo sabes perfectamente.

-Sí, lo sé.

Es que quería llevarlo de una manera discreta.

-Pero ¿por qué?

-Bueno, una neurocirujana con temblores en la mano...

Sí, claro, suena genial.

-Ya. Te estás automedicando, ¿no? Cuéntamelo.

-Sí. He empezado a tomar fármacos dopaminérgicos.

-¿Crees que es Parkinson?

-Bueno.

Yo no me había puesto tan en lo peor,

pero... es lo que me sugirió el doctor Molina.

-¿Me estás diciendo que Molina te ha dicho que tienes Parkinson?

-Solo lo sugirió.

Pero sé que tiene muy buen ojo clínico y...

Y me temo que está en lo cierto.

-Ah, ¿sí? ¿Te ha hecho pruebas?

-No. -Pues entonces...

Si no hay pruebas no hay un diagnóstico.

Por muy bueno que seas. ¿No?

Pasa a la camilla, anda. Que te voy a explorar.

En la exploración he constatado un ligero temblor

en todos los miembros, pero sobre todo los derechos.

Y no he notado pérdida de fuerza muscular.

Así que, ante la falta de pruebas,

pienso que podría ser un síndrome parkinsoniano.

-Entonces ¿estás de acuerdo con el doctor Molina?

-No, no estoy de acuerdo con el doctor Molina.

Vamos a ver, yo estoy hablando de un síndrome parkinsoniano.

Es decir, un conjunto de síntomas y signos,

y puede ser por diferentes causas. ¿Vale?

No estoy hablando de un Parkinson. Que, como bien sabes,

es cuando las neuronas no producen sufi...

-Sé perfectamente en qué consiste el Parkinson.

Es que... me da la sensación

que lo único que pretendes es no darle la razón a Molina.

Y... todo el mundo sabe que no os lleváis bien.

-Bueno, en realidad cómo nos llevemos Molina y yo

no es muy importante, ¿no?, en este caso.

Y, de todas formas, el tratamiento no te está yendo bien.

-Bueno, llevo pocos días tomando los fármacos.

-Bueno, pues vamos a hacer una cosa.

Hagamos las cosas bien. ¿Vale?

Te hago una serie de pruebas, que es lo que debo hacer,

y así tendremos un diagnóstico.

Y sabremos si acierto, o no.

(Música)

Vasco, el paciente que sufrió una parálisis facial,

regresa al hospital con el labio superior inflamado

y un picor extraño en las mejillas.

-Tampoco es cuestión de estar todo el día aquí de médicos.

-Bueno, es la primera vez que me pongo enfermo en años, ¿no?

Creo que podrías preocuparte un poquito por la salud de la familia,

y no solo pensar en el negocio.

-No seas crío, Vasco.

Que el negocio es lo que paga las facturas.

Las de la salud, también. -Ya.

-Pero si tú eres mi mejor comercial...

He venido aquí porque me preocupa tu salud.

Y la mía, claro.

-Mira, yo no sé si me estás haciendo la pelota o qué.

-Pero ¿esto qué es? ¿Purpurina?

-¡Ay, ay! Quita. Deja.

Hola, buenas. Mire, me he levantado con el labio así, inflamado,

y quería ver si me podían mirar, por favor. -Vale.

¿Y desde cuándo le ha ocurrido? -Esta mañana me he levantado así.

Llevo unos días con picores, pero me he levantado con el labio.

-Vale, pues voy a avisar a un médico.

Pueden pasar ahí a sala de espera, y ahora les avisamos. ¿De acuerdo?

-Vale, gracias.

-Mi hermano... Ya le han visto.

Es un tipo muy divertido, carismático...

Bueno, y el mejor comercial que tengo, sin ninguna duda.

Pero no sé si me lo imagino

en una reunión con altos ejecutivos de una firma de cosméticos.

Porque...

Pues seguramente soltaría alguna chorrada de las suyas y...

Y no le tomarían en serio.

-Mira cómo me he levantado, ¿eh? -Mm. ¿Qué es lo que te ha pasado?

-Pues no lo sé, pero vamos, desde luego,

se me ha puesto una cara de tonto que para qué.

Y además, noto como...

Como un picor por aquí.

-Resumiendo, que así no puede ir a trabajar.

-Hombre, muchas gracias por preocuparte.

Vamos, se me están cayendo las lágrimas y todo de la emoción.

-A ver. Un momentito...

Déjame ver...

Abre la boca y sácame la lengua...

Saca la lengua... Ahí.

En la exploración he visto un edema labial.

Además, también me ha llamado la atención

que tiene la lengua fisurada.

Esto es lo que conocemos médicamente como lengua escrotal.

Aunque el paciente me ha dicho que siempre la ha tenido así.

Bueno, pues todos estos signos

parecen indicar que es una reacción alérgica.

-Ya.

-¿Dejaste de usar todos los cosméticos, como acordamos?

-¿Cosméticos? ¿Tú qué cosméticos usas?

-Bueno, eh...

De vez en cuando, pues...,

cuando voy a una visita con alguna clienta,

pues a veces me los aplico para que vean cómo se aplican y tal.

-Pero ¿qué me estás contando?

¿Que te pones carmín delante de las mujeres para ver cómo funciona...?

-Alguna vez lo he hecho.

-A ver si ahora va a resultar

que todo el material que lleva faltando un año

en el almacén lo estabas birlando tú.

-Bueno, ya que nos ponemos a hablar de temas personales aquí,

delante de la doctora y delante de todo el mundo,

por qué no cuentas si la empresa es de los dos,

por qué yo sigo en la calle pateándomela,

y tú estás en la oficina ganando dinero.

-Vamos a dejarlo, ¿eh? Vamos a dejarlo.

-Bueno.

Vamos a hacerte una biopsia del edema labial.

-Vale. -Voy a avisar a la enfermera.

Ninguno de los tres signos ni la parálisis facial,

ni el edema del labio ni la lengua fisurada

parece tener un origen común alérgico claro.

Así es que la biopsia nos ayudará a descartar posibles causas,

como queilitis o angioedema hereditario, entre otras cosas.

(Música)

La doctora Romero realiza pruebas a Julia

para intentar explicar sus temblores involuntarios.

-En la resonancia hemos visto una lesión cerebral

compatible con algunas enfermedades metabólicas o por depósito.

Quiero decir,

por acumulación de ciertas sustancias en algunos tejidos.

A ver, Julia.

Tengo ya los resultados de la ecografía. ¿Vale?

Y no ha mostrado alteraciones hepáticas.

Pero tengo los resultados,

tanto de los análisis de orina como de sangre,

y muestran que los niveles de cobre están muy elevados.

-Ah...

Y...

¿Estás pensando

en la enfermedad de Wilson?

-Sí.

(Música)

-Pero en el...

La exploración comentaste

que no observaste en mis ojos el anillo de Kayser-Fleischer.

-Lo sé, pero no podemos descartar la enfermedad

aunque no la hayamos visto.

La enfermedad de Wilson es una enfermedad hereditaria rara.

Y lo que provoca es acumulación de cobre en ciertos órganos,

como, por ejemplo, los riñones, los ojos o el hígado.

Esta acumulación hace que dichos órganos no funcionen correctamente.

De todas formas, sabes que es una enfermedad genética rara,

pero la buena noticia es que es tratable.

No puedo decir lo mismo del Parkinson.

Entonces, quiero que te quedes ingresada,

quiero tener los resultados,

¿eh?, de la biopsia hepática que te hice,

y mientras tanto te voy a poner un tratamiento,

a ver cómo evolucionas.

-Vale, de acuerdo.

-No pienses en nada. Tranquila. ¿Vale? Venga.

(Música)

-Lo que te acaba de hacer Paula

es que te ha cogido una muestra de tejido para mandarla a analizar.

¿Vale? Y así veremos cuál de las posibles causas

te está provocando esos problemas.

-Vale.

¿Y alguna de estas causas implica algo desagradable,

o incluso la muerte?

-A ver, Vasco.

No tienes por qué preocuparte.

Estás en muy buenas manos.

Los resultados van a tardar un poquito.

Así que... te llamarán a casa para darte cita.

-Pero...

¿No me puede dar usted la cita? ¿No...?

¿Me espero y me la da, o...?

-A ver. Los resultados tardan un mínimo de 72 horas.

Pero voy a llamar, a ver qué puedo hacer.

Me podéis esperar, mientras tanto, fuera. ¿Vale?

-Vale. -Lo que sí que, antes de iros,

me gustaría ponerte un punto de aproximación ¿vale?

-Perfecto. -Vale, vale.

-Gracias, ¿eh? Y perdón por la escenita.

-No, no pasa nada.

-Oye, estoy empezando a estar cansado de todo esto.

-¿A qué te refieres?

-Pues que yo pensaba que la tontería esta de maquillarte

se te había pasado hace años.

-Pero bueno, ¿a ti qué te importa lo que yo haga con mi vida personal?

-A mí no me importa nada lo que hagas con tu vida,

hasta que empiece a faltar material del almacén porque lo has cogido tú.

-Oye, puede que yo pruebe el material. Vale.

Pero el dinero está ahí, ¿eh?

-Mira, si se entera papá de lo que...

-¿De qué? ¿De que me maquillo?

¿De que me gusta de vez en cuando vestirme de mujer?

-Pero ¿no te da vergüenza? -¿Vergüenza?

Vergüenza le diría a tu mujer si supiese cuál de los dos

empezó a hacer... -Oye, no te pases, ¿eh?

(Música)

-¿Nos tomamos un café?

-A ver. Lo único que te pido es que...

Es que lo pienses. ¿Vale?

Eres veterana, llevas muchísimos años en el hospital y creo que...

Que puedes valorar perfectamente

lo que merece la pena tener en cuenta y lo que no.

-Ya, Romero, pero...

A ver. Entiéndeme.

Yo es que no lo tengo nada claro.

Lo siento. No lo tengo claro.

-Mar, yo te entiendo y para mí es dificilísimo todo esto.

Pero me gustaría que te encargaras tú.

-Bueno.

Deja que me lo piense. ¿Vale? -Gracias de antemano.

-Venga, hasta luego. -Hasta luego.

-Romero,

¿te está costando mucho encontrar voluntarios?

Oye, eh... ¿Has probado a pedirlo por favor?

-Pero vamos a ver, ¿tú eres marica, o qué?

-Oye, te voy a decir dos cosas.

En primer lugar, esa palabra es un poquito ofensiva, ¿eh?

Y en segundo lugar,

no es necesario ser gay para que a uno le guste vestirse de mujer.

-Ah, ¿no? -Tú lo sabes mejor que nadie, ¿no?

Te recuerdo que en el pueblo estabais deseando que llegase el carnaval

para que tú y tus amigotes os vistieseis de sevillanas.

-¿Te puedes callar?

Nos van a oír.

-Pero en este caso, sí.

Soy gay.

-Es que lo sabía. Es que lo sabía.

Toda la vida teniendo la corazonada...

-Oye...

Si le acabo vendiendo un carmín rojo pasión

a una señora en casa con zapatillas y con un bigote,

no es porque yo sea gay, ¿eh?

Es porque soy un buen comercial.

-Bueno, mira. Yo me voy a la oficina porque tengo mucho trabajo.

-¿Te vas? O sea...

Llevamos 40 y tantos años sin hablar, me abro a ti, ¿y tú coges y te vas?

-Lo siento.

(Música)

La biopsia hepática ha confirmado las sospechas de la doctora Romero.

Julia padece la enfermedad de Wilson y ya ha comenzado el tratamiento.

-El hígado de Julia tiene signos de cirrosis.

Así que le vamos a poner un tratamiento que se llama quelación

para reducir los niveles de cobre.

Espero que... Que responda bien.

-Romero, mi respuesta es no.

Y es más, me voy a quejar en el sindicato.

-¿Cómo estás, Julia?

-Bien. Bueno.

¿Hay... algún problema con las enfermeras?

-No, no, no te preocupes.

Ahora mismo lo importante eres tú. ¿Vale?

Quiero que sepas que vas a tardar unos días

en notar los efectos del tratamiento. ¿Vale?

Pero sí es posible que en estos días estés notando efectos secundarios.

-Molestias digestivas, ¿no? -Sí. ¿Es así?

-Sí. Las he empezado a notar.

-Vale. Cuando te dé el alta,

quiero que continúes con el tratamiento,

y también con una dieta, pues baja en cobre.

Es decir, ya sabes.

Controlar los chocolates, el marisco, las verduras oscuras,

¿M? -Mm...

-Vale. Mañana lo que voy a pedir son unos análisis

para ver esos niveles de cobre. ¿De acuerdo?

-De acuerdo.

-Venga. Voy a continuar. Hasta luego. -Gracias.

-Si el tratamiento no funciona como esperamos,

la situación podría empeorar hasta el punto de necesitar un...

Un trasplante de hígado.

(Música)

Vasco, el paciente que llegó con un edema en el labio,

vuelve al hospital

para recoger los resultados de la biopsia que le realizaron.

-Hola.

-¡Hombre!

Mira a quién tenemos aquí.

Me alegro que hayas venido.

Después de nuestra última conversación,

no nos hemos vuelto a ver.

Pensé que a lo mejor te había... contagiado.

-Mira.

He estado pensando mucho.

Mucho. La verdad.

Oye, ¿tú no crees que a lo mejor...

Estas cosas raras que te están pasando tienen que ver con...?

-¿Con? ¿Con qué? -Bueno, ya sabes.

-¿Con ser gay y drag queen?

-Bueno, todo el mundo sabe

que hay un montón de enfermedades de transmisión sexual

que afectan sobre todo... Pues a la gente como tú.

-Oye, mi... De verdad, para un momento el carro, ¿eh?

¿Tú de qué caverna te has escapado?

-Oye. Entiéndeme un poco. ¿Vale?

Estoy preocupado por ti. ¿Sabes?

Porque no sé...

Me está dando por pensar que...

(Música)

Pues que a lo mejor el otro día

te quisiste sincerar conmigo porque...

Porque la enfermedad que tienes es grave

y te va a pasar cualquier cosa.

-Hasta la semana que viene, Ana.

Vasco, ya puedes pasar.

(Música)

-Bueno.

Eso lo tendrá que decir la doctora.

¿Me vas a acompañar o...?

¿O te vas con tus amigos a cazar diplodocus?

(Llaman a la puerta)

-Bueno, aquí tenéis a Julia. Vuestra compañera.

Gracias a ella

vamos a tener la opción de comprobar las manifestaciones clínicas

de la enfermedad de Wilson.

Aunque bueno, en este caso se trata de una detección precoz.

-Vaya, siento no estar peor.

-Ahora, por turnos,

haremos una exploración neurológica de la paciente. ¿De acuerdo?

-De acuerdo. -Bueno...

No es el mejor momento porque no me encuentro muy bien

por el efecto de...

De la quelación, y entonces preferiría...

-Julia, Julia.

Como residente entenderás que esto es importante para tus compañeros, ¿no?

-Sí.

Solo digo que no es el mejor momento.

Además, no me has preguntado ni cómo estoy.

-Ah, ya.

Y también me he olvidado de las flores, y los bombones, y...

Julia,

tus compañeros están esperando. No te importa, ¿verdad?

Vamos allá, chicos. Gonzalo, empiezas tú.

-Los resultados de la biopsia confirman

que lo que tienes es una queilitis granulomatosa de Miescher.

-Eh... ¿Perdona?

-Sí, te explico un poco mejor.

Es una afección poco común que afecta al labio.

-¿Y es..., eso por qué ocurre?

-A ver, la causa se desconoce.

La cosa está en que, como tú presentabas parálisis facial,

tienes la lengua escrotal

y además tienes el edema en el labio,

esto nos confirma

que lo que tienes es un síndrome de Melkersson-Rosenthal.

El síndrome de Merkelsson-Rosenthal es un trastorno neurológico raro.

Se caracteriza por la parálisis facial,

la hinchazón de cara y labios,

y la aparición de surcos y pliegues en la lengua.

Aunque su origen se desconoce,

parece que puede haber una predisposición genética.

-¿Y esto tiene cura?

-La verdad es que no.

Pero, con tratamiento, los síntomas normalmente desaparecen.

-Oiga, perdone.

Y al ser genético, ¿yo también estaría en riesgo?

Quiero decir, ¿que me puede contagiar alguna cosa?

-Doctora, le traduzco.

Mi hermano quiere saber si él también tiene peligro de convertirse en gay.

-¿Te puedes callar?

-Mira, Gregorio, de verdad, no te enteras de nada, ¿eh?

-Ya. Y tú te enteras mucho. -No. No es contagioso.

Te vamos a poner el tratamiento con corticosteroides,

infiltrados en el labio, y en unos meses desaparecerán los síntomas.

-Y durante todo ese tiempo, ¿puedo ir a trabajar o...?

-Yo la verdad es que no lo recomiendo.

Al menos durante el primer mes.

-Pues nada.

A ver qué hago yo ahora sin poder ir a casa de las señoras,

a que me cuenten sus historias.

(Sirena)

(Música)

Julia es traída a Urgencias con más temblores y desorientación.

-¿Qué ha pasado?

¡Julia! ¡A Reanimación!

Julia, ¿estás bien? Ey, cuidado.

Julia presenta ictericia y ascitis.

Que es acumulación de líquido en la cavidad peritoneal del abdomen.

Por tanto, esto significa que el tratamiento no...

No está funcionando.

En este tiempo han empeorado tanto la coagulación

como la función hepática.

Y además, ha desarrollado una encefalopatía hepática

que le ha provocado fuertes convulsiones.

De momento hemos conseguido estabilizarla,

pero en cualquier caso,

la única solución es el trasplante de hígado,

así que hemos dado, bueno, pues máxima prioridad y...

Espero que llegue a tiempo.

(Música)

-Gregorio.

¿Me vas a despedir?

-He decidido que voy a contratar a un comercial nuevo.

Y así tú te vienes conmigo a oficinas.

Que ya iba siendo hora.

Que sepas que no apruebo el tipo de vida que llevas.

Ni tu condición sexual. Pero bueno.

Como soy tu hermano...

Voy a intentar respetarlo por lo menos.

-Bueno, con eso me vale.

Más o menos.

Por ahora.

-Cuidado, que viene.

-Bueno, vamos a ver qué pasa.

¿Pensáis que esto es fácil para mí?

Y además, ¿qué hacéis aquí paradas?

Habrá que trabajar, ¿no?, un poquito.

Hola, Julia. -Hola.

-¿Cómo estás?

-Bien.

-Tengo buenas noticias.

El hígado de un donante está viniendo desde San Sebastián.

Así que te vamos a poder hacer el trasplante pronto.

Vas a poder cumplir tu sueño de ser neurocirujana. ¿M?

-Reconozco que...

estos últimos días...

me he replanteado un poco las cosas.

-¿Que no quieres serlo?

-Sí.

O no.

La verdad es que me da igual.

Lo que quiero es ser como tú.

(Música)

Ser capaz de entrar por esa puerta,

dejando de lado todos los problemas,

y tratando al paciente como a una persona.

Con empatía, respeto...

Dedicación.

Y para eso debo...

parecerme más a ti,

y menos a...

Otros doctores.

(Música)

Eso sí que es admirable.

Y no las medallitas o las poses, por muy buen médico que se sea.

Hasta ahora no me había dado cuenta

que tratamos con personas que lo están pasando mal,

y que necesitan algo más que ser curadas.

-Pero es que esto me parece, no sé. Un poco excesivo. La verdad.

-Cabrera. -¡Ey! Hola.

Venga nos vemos. ¿Qué tal?

-Oye, que te estaba buscando. Quería preguntarte...

-Cómo va lo de compartir consulta con Rocío.

-Pues la verdad es que me alegro. Me alegro mucho que me toques el tema

porque quería hablar contigo al respecto. -Mm...

-Oye, ¿es estrictamente necesario

que tenga que compartir consulta con Rocío?

-Eh... Sí. No... No entiendo qué quieres decir.

-Vamos a ver.

A efectos prácticos, yo tengo mucha más experiencia.

Y yo necesito mi espacio,

o al menos estoy acostumbrado a tener mi espacio,

donde poder trabajar y desempeñar bien mi labor. -Mm...

-¿Me explico? -Sí, sí. A ver.

A ver, Cabrera. Si yo te entiendo. ¿Vale?

Y además, que tienes razón. Que sé que tienes más experiencia.

Pero, como jefe de Servicio, es que no tengo más opciones.

Esto es lo que hay. Y tendrás que apañártelas así.

A ver, además, hay algo que se me escapa.

¿Qué..., qué problema tienes con Rocío?

A mí personalmente me parece una chica muy sensata.

Y además es simpática y divertida. No sé.

-Olvídalo. Nada.

Ya está. OK. Bien.

OK. Si no hay más remedio, pues...

OK. -Muy bien.

-Eh... Voy a trabajar. ¿OK? -Muy bien.

(Música)

-Perdona. ¡Natalia! -Sí.

-¿Cómo llevas la búsqueda de voluntarios?

-Pues no muy bien. No muy bien.

Pero he cambiado la estrategia.

Y en vez de ser voluntarios, pues... los voy a elegir yo.

-¡Muy bien! Así habla una directora, claro que sí.

-Oye, está genial, ¿no?

Que compartas conmigo algo, ¿no?, en algún momento.

De hecho me parece tan bien que vas a ser tú el primero.

-Ah...

No sabía que confiabas tanto en mí.

-No, no confío nada en ti.

De hecho, desde que has venido al hospital

solamente nos espías, ¿no?

Entonces, te doy el título oficial. ¿M?

-Estás de coña, ¿no?

Natalia, no tengo tiempo para estas chorradas, ¿eh?

-Yo tampoco.

Sé justo.

(Música)

Presenta dolor de garganta y dificultad para tragar.

-Esos son síntomas de la mononucleosis.

También se la conoce como enfermedad del beso.

Podría ser eso, pero también cualquier otra cosa. ¿M?

No te muevas. -¿Qué le pasa?

Le está sangrando la nariz. -Me está bajando por la garganta.

Echa la cabeza hacia delante. Eso es.

No hay rastro de agentes infecciosos ni signos de mononucleosis.

Pero sí destaca una importante trombocitopenia.

Es una disminución de las plaquetas.

Lo siento, pero el cuadro sanguíneo es compatible con...

leucemia mieloide aguda.

-¿Qué te pasa? -No, no, no.

No, no, no, no, estoy bien, estoy bien.

-Voy a avisar a un médico ahora mismo.

No seas catastrofista.

Que de un corte de digestión no se muere nadie.

-Cipri. Cipri, mírame.

Muy bien. Muy bien.

Apriétame la manita. Aprieta. Un poquito más fuerte, ¿puedes?

Vale. -Tiene la piel amarillenta.

-Sí. Y además tiene unas heridas verdes azuladas...

Le hemos hecho una segunda analítica,

y en los resultados hemos podido ver

un aumento significativo de la bilirrubina y las transaminasas.

Heces con sangre, ¿no? -Sí.

-Pasad ahí, por favor. Venga. -Vale.

-Ha entrado en parada.

El carrito de paradas, Mar, por favor.

¡Vamos!

(Música)

Subtitulado realizado por Mari Carmen Casado Rubio

  • Centro médico - 19/06/18 (2)

Centro médico - 19/06/18 (2)

19 jun 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 19/06/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 19/06/18 (2)"
Programas completos (1013)

Los últimos 1.026 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos