www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3986491
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 19/04/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

La historia se congeló.

Fue por culpa de un error.

Si estás ahí, sé fuerte, por favor.

Elba está visitando a su amigo Lolo en el hospital.

El chico quedó en coma tras un accidente que sufrieron juntos.

Sí, es mía. -Es una maravilla lo que haces.

¡Ay, Lucía! ¿Tú crees que me está escuchando?

-Yo creo que sí, mujer. Es que han pasado cuatro meses ya.

¿Y si no se despierta nunca? -Tienes que tener esperanza.

-A mí la que me preocupas eres tú, que estás cargando en tus espaldas

todo lo que le ha pasado a Lolo, y eso no puede ser. Es un peso grande

-Hola, Jorge. -Elba... ¿nos vamos?

Papá, es que... quiero quedarme. Le he compuesto un par de canciones

a Lolo y se las tengo que tocar antes de irme.

-En estos cuatro meses, he intentado ser comprensivo con mi hija.

Lolo era... bueno, es, su amigo y todo eso,

pero es que pasa más tiempo en el hospital que en casa;

y yo... tengo miedo de que pierda el norte con todo eso.

-Llevas demasiado tiempo aquí y eso no es bueno. ¿Verdad, Lucía?

-Pues no sé, Jorge. Cada persona necesita de su tiempo,

y yo creo que Elba está haciendo lo que cree que es mejor para ella.

-No, no. Lo que es mejor para Elba es que pongas los pies en el suelo,

y te des cuenta de que por muchas canciones que le cantes,

él no se va a despertar antes. Papá, es que tú no lo entiendes.

-A lo mejor se lo tienes que explicar tú.

-No, si yo sé lo que pasa.

Lo que pasa es que quieres renunciar a la beca de música

y que no te apetece irte a Viena. ¿Pero cómo no voy a querer ir?

-Bueno, pues entonces sé sincera. -¿Lolo es tu novio?

En un par de días vienes a por los resultados

de la biopsia de piel, Dos días se me hace muchísimo

para determinar si es cancerígena una mancha en la espalda.

Sí, lo entiendo. Pero... no va a ser fácil, procura mantener el ánimo,

arriba, ¿eh?, y estar ocupado todo el tiempo que puedas.

Me va a costar horrores. No pego ojo; soy muy hipocondriaco.

Le doy muchas vueltas a la cabeza. Lo vas a conseguir, seguro.

Te veo en un par de días. Muchas gracias.

Javier.

¡Cariño! ¿Sí?

Estabas vomitando. No.

¿Cómo que no? Me habías dicho que ya habías dejado de vomitar.

¿Y esto qué es? Pues un efecto secundario.

No, me has engañado. Bueno, ¡qué quieres que te diga!

Pues que no me mientas. ¡Que no estás bien! A ver,

te estás dando quimioterapia, y tienes efectos secundarios.

Sí. Pero no estoy tan mal como para dejar de trabajar.

¿Has tenido fiebre? No, ya me lo he mirado yo.

Bueno, pues déjame que te lo mire yo. Por favor, vente. ¡Cariño, por favor!

Vale, vale. Los efectos secundarios

de un proceso de quimioterapia son, entre otros, diarrea, cansancio,

vómitos... Si además hay presencia de fiebre,

el paciente debe acudir al médico inmediatamente.

Vale. 36 y medio.

Ya veo que te fías mucho de mí. Hombre, me fío más del termómetro.

Ya.

¿Puedo volver ya al trabajo, doctora?

Es verdad que la quimioterapia es un tratamiento potencialmente abrasivo,

y los efectos reales que produce en cada uno de los pacientes

pues pueden ser completamente distintos e inesperables.

En mi caso particular, pues está yendo bastante bien,

salvo por los vómitos, claro. Quiero ponerte medicación intravenosa

Es lo que debo hacer. Perdona; creo que eso

lo deberías consensuar con un oncólogo, y conozco a uno.

¿Me quieres explicar por qué lo estás tomando a risa?

Y ¿cómo quieres que me lo tome, eh? ¿Me fustigo con un látigo, o qué?

Vamos a ver, cielo: ¿Tú te has mirado al espejo? Estás pálido, cansado.

¿No lo entiendes? Me dijiste: “Sí, voy a hacerme los análisis

para ver si tengo anemia”. Sí, sí, y después es no, no, no, no, no.

No, no, pero además. Me dijiste: “No estoy vomitando”.

¡Natalia, Natalia!

Entiendo que estés preocupada;

yo también lo estoy, ¿de acuerdo?, pero por favor, estate tranquila.

Sé lo que tengo que hacer.

Pues vale.

Si sabes perfectamente lo que tienes que hacer pues ya está.

Aquí sobro, aquí sobro.

¡Daca! -¿Sí?

Que qué tal. ¿Cómo estás? -Bien. ¿Por qué?

Porque me he enterado que Marta y Lorena se han ido a Estados Unidos.

-Ah, sí. Sí, te has enterado bien. Pues por eso te estoy preguntando

que qué tal lo llevas. -Pues... Pues sorprendentemente bien,

la verdad, ahora que me preguntas. No sé, desde que se han ido, pues...

bien, que estoy bien. Si necesitas cualquier cosa me avisas

-Vale, pues gracias. Oye: Voy a ver a... a la chica esta

que le canta al chico que está en coma. ¿De acuerdo?

Ten tacto con ella, es muy sensible. -¿Tacto yo?

-Pero si yo soy míster tacto. -¿Tú qué te has pensado?

Veo que te llamas Elba Ramírez, ¿verdad? ¿Qué edad tienes?

-Diecisiete. Muy bien.

Bueno, pues cuéntame: ¿Qué ocurre?

-Pues es que llevo como un mes con un pitido en los oídos,

y... últimamente... es que se está volviendo insoportable

apenas puedo dormir. Vale, perfecto.

Eh... ¿Has notado últimamente si sufres mareos o vértigos?

-Sí, de vez en cuando. De acuerdo. ¿Bebes o fumas?

-No, qué va.

-Antes, cuando salía con mis amigos y eso sí, pero...

ya hace un tiempo que no. Vale. De acuerdo.

Pues pasa a la camilla, que te voy a explorar.

El tinnitus se define como un ruido en la cabeza o en los oídos

sin interacción con una causa externa.

Las causas pueden ser varias: desde un tapón de cerumen, a la edad,

a una infección de oído, y en algunos casos aislados,

en un tumor en el nervio auditivo. En la exploración no he apreciado

nada fuera de lo normal, así que voy a pedir una analítica de orina

y otra de sangre. Además vamos a realizarle una audiometría,

que es una prueba que sirve para comprobar el nivel de audición.

Los resultados que me ha pasado el otorrino han confirmado

que, efectivamente, la capacidad auditiva del oído izquierdo de Elba

se ha visto disminuida. Así que vamos a realizar un TAC

para saber exactamente lo que está ocurriendo.

¿Estás bien?

-Sí, estoy bien.

Vamos a ver, Natalia. ¿Qué pasa?

-Pues que es Javier el que no está bien.

¿Por qué? ¿Qué ha pasado? -Pues pensábamos que los vómitos

habían desaparecido, pero... pero no han desaparecido y...

Pepa, tú le ves todos los días, ¿no?

-Está más pálido, está agotado, y...,

y no puede; o sea, es que no puede; bueno, pues lo vemos todos menos él.

¿Le habéis hecho análisis? -¡Ah! ¡No hay que hacer análisis!

-¡Si está todo controlado! -Él lo tiene todo controlado.

Tiene anemia, y está mal, pero no quiere...

¿Y qué hace viniendo a trabajar? -¡Pues yo qué sé!

Pero ¿por qué no se pide unos días y se va a casa, reposa, descansa...?

-Ya. Todos los días le digo lo mismo:

“Cariño, tranquilízate, no puedes seguir pasando consulta,

no estás bien; no estás al 100...”. Pues nada,... da igual.

No sé.

¿Quieres que... hable yo con él? O... lo intento.

No sé si me va a hacer caso, pero...

Voy a intentarlo.

-¿Tú...? No sé, ¿lo harías o qué?

Claro.

-Coge fuerza, ¿eh?, coge fuerza porque va a estar:

“¡Que no! ¡Que no!” Vale.

A ver cómo me las apaño. Ánimo, ¿eh?

-No, suerte, que la vas a necesitar.

-Y gracias.

El doctor Dacaret se reúne con Elba y su padre

para transmitirles los resultados del TAC que le realizaron a Elba

debido a la pérdida de capacidad auditiva que sufre

en el oído izquierdo. Pues ni el TAC

ni la analítica de orina ni de sangre muestran ninguna causa

de lo que le está pasando a Elba.

-Bueno, pero... si seguro que en un par de días estoy mejor.

-Además,... tengo un concierto, y vamos a tocar las canciones

que compuse para Lolo. -Es que no me lo puedo perder.

Vale. Entiendo que no te lo puedas perder,

pero ten en cuenta que no debes exponerte a volúmenes muy altos,

porque no sabemos lo que tienes en el oído, y puede ser peligroso.

-Qué va. No. -Vamos a ver, Elba,

porque esto no tiene ningún sentido. ¿No estarás fingiendo los síntomas

para quedarte cerca de Lolo y no ir a Viena con la beca?

Bueno, en realidad, la audiometría ha confirmado que...

-La audiometría se puede falsear. -¿Por qué crees que siempre miento!

-¡Pues porque te conozco, Elba, y sé perfectamente que hay algo

que no me estás contando!

-¡Elba!

-No sé qué demonios hacer. Creo que estoy perdiendo a mi hija,

y cuanto más intento ayudarla más...

lo fastidio todo.

-Después del accidente que dejó a ese chico en coma,

Elba pasó una depresión brutal.

De no haber sido por la psicóloga, Lucía,

no sé cómo habría acabado todo.

-No se imagina lo que es ver a tu hija...

apagarse y no... y no ser capaz de hacer nada.

Bueno., me puedo hacer una idea.

-¿Puede ser que mi hija esté fingiendo los síntomas?

Podría ser, pero... yo creo que puede tener una enfermedad autoinmune.

-¿Cómo? ¿Y eso... eso es grave?

Tenemos que conseguir que Elba vuelva cuanto antes al hospital

y seguir haciendo pruebas. -No, si yo conozco algo a mi hija...

no habrá manera de evitar que vaya a ese concierto.

-¿Sabe?

-Cada día doy gracias al cielo porque...

porque no sea Elba la que está en esa cama,

sin moverse.

-¿Soy una mala persona?

En absoluto.

¿Te pasa algo, Pepa? ¿Que si pasa algo? No.

La pregunta es... qué te pasa a ti. ¿Se puede saber por qué das

consejos a tus pacientes que tú mismo no sigues?

Natalia, ¿no? No, no desvíes el tema, Javier.

Estás pasando totalmente de tu enfermedad.

Perdona, no tengo tiempo para esto. Que yo sepa tienes exactamente

22 minutos para tu siguiente consulta Así que sí,...

tienes tiempo. Pepa, no me pasa nada.

¿Estás siguiendo el protocolo?

Bebo tres litros diarios... de agua,

descanso ocho horas como un reloj,

y vigilo todos mis síntomas. ¿Qué síntomas tienes?

Bueno... Hoy han vuelto los vómitos.

Lo sabía.

Pero me gustaría saber que me estás contando toda la verdad.

¿Vas al baño con regularidad? No hace falta entrar en detalles.

El oncólogo soy yo y sé lo que tengo que hacer.

Sé que lo sabes, pero quiero que seas consecuente con lo que sabes

¿Que yo sea consecuente, cuando tú te estás comiendo tu esclerosis...

solita? ¡Pepa, por favor!

Eso es otro tema, y si quieres otro día hablamos de mí.

Pero te repito la pregunta: ¿vas al baño con regularidad?

Bueno, estoy un poco estreñido, seguramente sea por los analgésicos.

¿Tienes fiebre? Otra con la fiebre.

A ver. No... tengo fiebre.

Treinta y seis y medio. Muy bien.

¿Qué tal comes? Pues mira, no he perdido el apetito,

pero viniendo todos los días al hospital, la dieta como que... no

Antes, durante y después de la quimioterapia

es importante llevar una nutrición adecuada. El objetivo es tomar

las suficientes calorías como para mantener el peso,

y las suficientes proteínas como para subir las defensas.

Un médico o un dietista nos puede indicar si es bueno tomar

un suplemento multivitamínico. Pues para solucionar eso, toma;

te he traído una dieta recomendada para personas con tu enfermedad,

y las cantidades.

¿Y este anexo con asterisco? Son mis recomendaciones personales,

y quiero que las sigas todas.

Y bueno, ahora ya sí, te dejo trabajar.

Te estaré vigilando,... muy de cerca.

Lolo, despierta, despierta, por favor.

-Hola, Elba. Me imaginaba que estabas aquí.

-Que tu padre se ha ido a casa; te espera allí.

-Cariño, lo siento; no quería hacer que te sintieras mal.

No, Lucía, si no soy yo.

Es que hay cosas de Lolo que... que nadie sabe.

-¿Y me las quieres contar a mí?

No, no puedo, no puedo; no puedo contarlas.

-Mira, cariño...

Eso que no cuentas te está provocando una ansiedad que te hace mucho daño,

y tienes que sacarlo.

Es que no... No, no... De verdad que no puedo contarlo.

Me tengo que ir a ensayar, se lo debo.

-Pero ¿por qué?, ¿por qué haces esto por Lolo?

Me tengo que ir.

Alejandro, una hamburguesa como tú sabes.

Perfecto. -¡No!, no; una ensalada.

Javier, esto lo acabamos de hablar. Necesitas vitaminas,

necesitas antioxidantes y necesitas ácido fólico,

y hoy te toca una ensalada. Vale, bueno, ¿y de segundo?

De segundo...

¡Tachán!

Judías verdes con jamón.

Las he hecho para los dos. Pero... te cedo mi parte.

¡Tienen una pinta exquisita, la verdad!

Espera. Un segundito. ¡Vaya!

No me puedo quedar a comer contigo porque en cinco minutos

me espera un paciente. No, no, ¿cómo que no vas a comer?

Pepa... Pepa, estoy siguiendo todas tus instrucciones,

y las voy a seguir. Eh... Alejandro, por favor, anula la ensalada.

Luego vengo a picar. No, no... Pero cómo no vas a comer.

Llévatelo. llévatelo. Luego vengo a picar algo. Gracias.

Elba regresa al hospital con mareo y un fuerte dolor

en el oído izquierdo, además de un enrojecimiento de los ojos.

Vale.

Elba, pues cuéntame. ¿Qué ha pasado?

-Pues... Estábamos en el concierto y...

mientras tocábamos una de las canciones que le hice a Lolo..

no sé, me dio como un mareo y... y me caí;

y al levantarme, me di cuenta de que me salía sangre de este oído,

pero no sé si será de la caída o... Pues te informo que no es de la caída

porque la sangre sale desde el interior del oído;

y además tienes los ojos rojos. A ver, cuéntame; ¿qué te pasa?

-Nada, no, si... Bueno, es que el ambiente estaba muy cargado,

y la verdad es que me pican un poco. Ya.

Vamos a hacer una resonancia magnética para saber exactamente

lo que ha pasado. La resonancia magnética ha mostrado

un leve realce de cóclea, lo que puede ser indicio

de una inflamación del oído interno, lo cual puede afectar seriamente

la audición. Pero lo que más me preocupa son los ojos de Elba.

Estaban irritados y no dejan de estarlo;

y combinado con el resto de síntomas me hacen sospechar que puede tener

una enfermedad muy grave. -Entonces... ¿voy a quedarme sorda?

La verdad es que no te puedo dar una respuesta concreta.

Lo que creo es que puedes estar padeciendo el síndrome de Cogan,

porque por la sintomatología que presentas,

coincide bastante con este síndrome. Es una enfermedad autoinmune,

y los síntomas que presentas son zumbidos, vértigos, acúfenos;

has perdido audición, y además tienes inflamación ocular también.

-Pero ¿por qué me está pasando esto? Pues... mira,

es que realmente no se conoce la causa.

-Yo sí la sé. ¿Cómo que tú sí la sabes?

-Nada, da igual.

Lo que tenemos que hacer ahora son más pruebas para...

para descartar y llegar a hacer un buen diagnóstico. ¿Vale?

-¿Mi padre ya lo sabes? Sí, sí, le hemos avisado,

y debe estar a punto de llegar. -Debo ver a Lolo antes que de llegue.

Vale.

El doctor Blanco, que está sufriendo efectos secundarios

debido a las sesiones de quimioterapia,

continúa acudiendo al Centro a pesar de las recomendaciones

de la doctora Romero. Quiero todo el instrumental listo

a las 11 para hacerle una paracentesis. Es todo. Gracias.

¿Pasa algo, Pepa? Estoy siguiendo todas tus instrucciones, ¿eh?

¿Estás bien, Javier? Sí, estoy perfectamente.

Estoy preocupada por ti. ¿Vas a poder con una paracentesis?

He hecho muchas paracentesis. Esta no tiene por qué ser diferente.

Pues sí; esta es la primera vez que tienes cáncer.

Agradezco tu preocupación, pero... confía en mí ¿eh?

¡Javier! ¡Javier!

¿Estás bien? Ven.

¿Estás bien?

Pepa...

Que nadie se entere, por favor. Javier,...

el problema no es que la gente se entere, el problema eres tú.

Si es que Romero tiene razón. ¿Esto te podía haber pasado

haciendo la paracentesis? Natalia y tú sois muy exageradas.

Aunque no lo parezca lo tengo todo controlado ¿eh?

Y sí, tengo cáncer de próstata, pero no por eso voy a dejar

que nadie me entierre antes de tiempo.

Javier, eres un cabezota. Pídete la baja; vete a casa,

y haz caso a la gente que te quiere.

Me voy a llevar esto.

Hola. -Hola, Lucía.

He venido porque el otro día me pareció que me ibas a contar algo,

y al final..., pues no me lo dijiste. -Bueno...

Es que... el doctor Dacaret me ha dicho que...

que tengo una enfermedad rara y que podría quedarme sorda.

¿En serio? Lo siento, cielo, de verdad.

-Lucía, es que... tengo que contarte algo.

Dime.

-Bueno, el día del accidente...

-El día del accidente conducía yo.

-Yo... había bebido mucho y...

y bueno, Lolo conducía.

-Me puse muy pesada porque quería conducir, y...

como yo sabía que yo a Lolo le gustaba, pues al final iba a ceder

-Cogí el coche, tomamos... una curva,

después otra,... y nos chocamos contra un árbol.

-Vi a Lolo salir del coche;...

avanzó unos metros y... y se cayó.

-Después llegó la Policía y... estaba muy asustada.

Yo era menor, y... y dije que Lolo era quien conducía.

Tranquila, cariño, tranquila. La verdad es que...

me imaginaba que a Elba le pasaba algo así.

Lo que pasa que cada persona necesita sus tiempos para sacarlo.

Y yo creo que aunque haya sido algo doloroso,

está muy bien que se haya abierto,

Porque cuando una persona tan joven tiene un trauma así,

si no se abre es que... nunca puede comenzar la fase de duelo.

¿Te sientes algo mejor después de haberlo contado?

-Es que... Bueno, te parecerá una tontería

pero... quería hacer todo lo posible para intentar que Lolo despertara,

y confesar era lo último que quedaba.

Elba,... Tener esperanza

nunca es una tontería, nunca.

Al día siguiente, el doctor Blanco regresa al hospital.

Su estado ha empeorado y presenta palidez, mareos y sudoración.

Javier, ¿estás bien? Sí.

¿Dónde está la doctora Romero? Ahora mismo no lo sé.

¿Quieres que la avise? Por favor.

¿Estás bien?

Pepa...

Por favor, no quiero que nadie me vea así.

Vale. Vamos a Triaje. ¿Puedes?

Sí, sí.

¿Cómo estás, Javier?

¡Pero si estás ardiendo!

Voy a llamar a Romero.

Cuando una persona se somete a un tratamiento de quimioterapia

su sistema inmunológico está deprimido, y es más propenso

a contraer infecciones. Por eso la doctora Romero

ha pedido un hemocultivo, para saber si la fiebre que tiene

el doctor Blanco es un efecto secundario de la quimioterapia

o es debido a una infección.

Cariño.

Tiene 9,5 de tensión y 39,5 medio de fiebre.

Estás ardiendo.

¿Estáis contentas ya? Por fin tengo fiebre.

Ya, bueno. Está delirando. -Me marcho. Si necesitas algo...

Gracias, Pepa. Estás muy guapa.

¿Qué dices de guapa? Sí; puede que esté delirando,

con casi 40 es normal, pero...

estás muy guapa.

Vamos a hacer una cosa, ¿eh? Te voy a llevar a Boxes,

y hasta que no tengamos los resultados de las pruebas

no te mueves de ahí, y yo a tu lado, ¿vale?

Haz lo que tengas que hacer. Claro que sí.

Elba, la paciente que sufre de una repentina pérdida auditiva,

acude a la consulta del doctor Dacaret para conocer

los resultados de las últimas pruebas que le han realizado.

Bueno. Vamos a ver. Tengo los resultados de las pruebas

y... y han confirmado lo que me temía, Elba;

tienes el síndrome de Cogan.

-Lo sabía.

-¿Y esto...? ¿Qué tratamiento hay?

Bueno, el curso del síndrome es muy variable;

depende mucho de cada paciente y de cada caso.

-¿Y qué pasa en los peores casos? Pues mira, Elba, en los peores casos

se puede llegar a perder el oído, y aunque es poco frecuente,

también la vista ¿vale?, pero hay que ser positivos,

porque hay algunos casos en que no se pierde ni uno ni el otro

Tienes que tener en cuenta que la evolución y el control

de los síntomas dependen de ti. Así que...

no deberías exponerte ni a estrés ni a ansiedad.

Tienes que tomarte esto en serio, Elba.

-Bueno, lo que tenga que ser será.

Papá, quería darte las gracias por...

por apoyarme en todo esto. Sé que no te lo he puesto nada fácil.

-Perdóname por presionarte.

Sé que he sido un pesado... con todo lo de la beca,

Viena y todo eso.

Pero ahora, con esta enfermedad, no sé,

a lo mejor no es tan buena idea que te vayas tan lejos.

A lo mejor es lo contrario, ¿no?

-Elijas lo que elijas, bien estará.

Eh..., papá: ¿Puedo ir un momento a despedirme de Lolo antes de irnos?

-Claro que sí, cariño.

-Te esperaré abajo. -No tardes mucho, ¿eh?

Vale. Gracias.

Hola... Quisiera denunciar a alguien.

El doctor Blanco se está recuperando

de la fiebre repentina que ha sufrido

mientras espera los resultados de los análisis que determinarán

la causa de su estado. ¿Cómo te encuentras?

Mejor. Estoy mejor, de verdad.

Oye, quiero que sepas... que jamás...

habría puesto la vida de ningún paciente en peligro.

Ya lo sé. Y bueno, sé que no tiene

que ser fácil aguantarme, ¿no?

No, fácil no, pero... pero te quiero mucho, cariño;

así que da igual, algún defecto tendremos que tener.

Tenías razón desde el principio,

pero tenía que comprobar mis fuerzas por mí mismo y...

Hasta que no ha pasado esto pues no podía parar.

Me está ayudando... la terapia con Lucía y...

he tomado una decisión. ¿Cuál?

Voy a pedir la baja.

Sí. Tenía miedo de estar en casa porque...

allí no puedes escapar...

del cáncer.

Tú tampoco eres de los que huye, ¿no? Yo sé que lo más importante para ti

es... es cuidar a los demás.

Sí, eso y...

y un poquito de orgullo. Lo reconozco.

Como médico... soy muy mal paciente,

pero quizá a mi carrera le faltaba ver las cosas

desde este punto de vista para...

para darme cuenta que el orgullo es muy malo para la salud.

Por suerte el... el sentido común que me falta a veces pues...

me lo da la gente que me rodea. Pero fíjate que...

bueno, para cuidar y ayudar a los demás

tienes que estar bien. Sí.

Así que una opción es que... cuando te encuentres mejor pues...

pides media jornada. ¿Te parece?

Me parece la mejor opción.

Y...

insisto,

siento no haberte hecho caso ni a ti ni...

ni a nadie. ¡Mmm!

A Pepa sí, ¿eh? ¡Menos mal!

Bueno, ella no... no es tan pesada como tú.

¿Cómo?

Es broma. Ya lo sé, cariño, ya lo sé.

¡Hombre, hola! ¡Hola! Justo te venía a buscar a ti.

¿Cómo estás? -Psa, pues imagínate.

-He tenido días mejores. No he tenido buenas noticias para Elba.

Lo sé, por eso he venido. -Ya.

Porque Elba me recuerda mucho a tu hija y... bueno,

las dos son como muy ricas, muy inteligentes,

y lo están pasando muy mal, ¿no? -Sí. Ya... si me he dado cuenta.

Y que sé que tú no estás bien,

con Marta y con Lorena en el extranjero.

-Lucía, deja de rascar por ahí. Si quieres ayudar a alguien

vete a hablar con Elba, lo necesita. ¿Dónde está?

-¿Tú qué crees? -Venga.

La enfermera Pepa Monteoliva recoge los resultados

de los hemocultivos del doctor Blanco

que determinarán la causa de la fiebre alta que padece.

Ahí los tienes. -Bueno...

Al parecer la fiebre que tiene el doctor Blanco

es un efecto secundario de la quimio y no tiene ninguna infección.

Su recuento de leucocitos es bueno. Así que... son buenas noticias.

Perdonad.

Buenas noticias.

¡No hay infección!

¿Qué tal? -Pues... ahora, más aliviada, ¿no?

-Pepa, gracias por todo. -Ven aquí. Gracias.

Nada de gracias.

Es mi trabajo, y por vosotros dos es mucho más.

Ve a darle las buenas noticias. -Sí. Ya voy, ya voy.

¿Qué tal estás? -Hola, Lucía.

-He confesado a la Policía.

-Se acabó el esconderse. ¿Y te sientes mejor

después de haber hecho eso?

-Sí.

Estoy segura de que ahora que he asumido toda la culpa...,

Lolo va a despertar. -Elba, cariño, es que...,

desgraciadamente las cosas no funcionan así.

La historia se congeló;

fue por culpa de un error.

¿Tienes algún antecedente de interés? -Pues... soy diabética

y ya, creo, ¿no? -Doctora, ¿se acuerda de mí?

Soy amigo de Juanjo: de la comunidad. -Parece que el destino se empeña...

en que no pueda pasar página. Menos mal que estás aquí

para ocuparte de todo. -Pues es que estoy harto;

precisamente de tener que ocuparme de todo. No es el mejor momento

ni el lugar. Tenemos que tomarnos un tiempo.

-¡Tú me quieres y yo te... te quiero! No hay vuelta atrás.

-¿Me puedes hacer un favor? ¿Podrías traerme unas torrijas?

-¿Unas torrijas? ¡Apolonia! Apolonia, ¿qué has hecho?

-¡Blas, Blas! ¿Qué pasa?

-He conseguido salir. -Es un frutero que tiene un puesto

aquí cerca, y cada día antes de entrar a trabajar le compro fruta.

-¿Qué es... qué es esto? ¿Qué es esto? ¿Qué es esto?

-Tiene unos cambios de humor muy raros; igual te dice una bordería

que una gracia... -Casi con total seguridad

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 19/04/17 (2)

Centro médico - 19/04/17 (2)

19 abr 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 19/04/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 19/04/17 (2) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios