www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3986478
No recomendado para menores de 7 años Centro médico  - 19/04/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

-Buenos días, doctora. -Buenos días, Juanjo.

-Te reclaman en Urgencias. -Vale. Enseguida voy.

¿Estás bien? -Sí. Perfectamente.

-Vaya el café esta mañana, ya, ¿no?

-No. Ahora me tomaré uno. -Hasta ahora.

Ricardo Andrade, el hombre que ayudó a Juanjo

para que saliera de la comunidad de Zacil,

ha traído al hospital a Lola, su madre,

que presenta un cuadro confusional.

-A ver, siéntese. -Así, despacito.

-Pues es que lleva un par de días con vómitos y mareos

Lo que pasa que esta mañana me he preocupado

porque se ha levantado bastante peor.

-Estaba confundida, y no se enteraba de las cosas.

-Es normal que esté confundida. Me has traído a una residencia...

así, de buenas a primeras. Sin decirme nada.

Me tenías que haber avisado antes de salir de casa.

-Esto no es una residencia, es un hospital.

Yo soy la doctora Ortega.

Pase a la camilla cuando pueda.

-Toma, hijo. Guárdame el bolso y no lo sueltes.

-¿Para qué, madre? -A Rosa, la vecina...

-Le robaron el suyo la última vez que le ingresaron por un cólico.

-Vale. -Tú agárralo y no lo sueltes.

-Sí, mamá, sí. -Pasa a la camilla.

Por favor; gracias. -¿Puedo confiar en ti?

-Mamá, por favor, venga. -A ver, ¿te ayudo?

-Sí. -Vale, ¿eh? Cuidadito, ahí.

¿Bien? -Sí. ¡Ay!

-Eso es: Así está bien. ¿Bien, Lola?

-Te voy a hacer una exploración. Levántate la camisa Un segundo.

Me tienes que decir si te duele. ¿De acuerdo, Lola?

-¿Ahí te duele? -Sí.

-Rosa, la vecina de la que hablaba antes mi madre,

hace como un par de semanas también estuvo así, con vómitos...,

que no sé si tiene algo que ver o puede tener relación, no sé.

-Sí. Podría ser.

Vómitos y diarrea, dolor abdominal epigástrico, ligera febrícula,

antecedentes de personas cercanas con síntomas parecidos...

Lola podría tener una gastroenteritis.

Pero el cuadro confusional no encaja.

Tiene que haber otros síntomas que hayan pasado desapercibidos.

-¿Jesi? ¡Pero bueno! ¿Cómo estás? ¿Qué te trae por aquí?

-¿Estás bien? No habrás tomado nada, ni bebido nada, puedes decírmelo.

Yo tengo que guardar el secreto profesional.

A ver, a ver, a ver, a ver, a ver, a ver...

Jesi, ¿qué has hecho? -Nada.

-No te habrás peleado con nadie. -¡No!

-¿Has venido sola? -Lo que cuesta aparcar.

-¡Pablo! -¿Qué pasa, Javi? ¿Cómo estás?

¡Cuánto tiempo! -Qué alegría. Sí, señor.

-Bueno, estás estupendo, ¿eh? -Bueno. Estoy ahí; cuidándome.

¿Qué ha pasado? -Pues ya ves.

Aquí te traigo a la niña, que le ha dado por ponerse un pearcing,

y mira: Se le ha infectado.

-Bueno. Vamos a Triaje a verlo, y le echamos un vistacito.

Aunque el procedimiento para ponerse un pearcing hoy en día es muy seguro,

siempre hay que hacerlo en centros habilitados.

Algunos tienen un registro de de pearcing y tatuajes,

que han pasado un control de seguridad e higiene,

y reciben inspecciones periódicas por parte de agentes municipales.

Oye, te echamos de menos los de la cuadrilla, ¿eh?

-Qué más quisiera yo que poder ir.

Desde lo de Charo, que en paz descanse,

es que no tengo tiempo para nada. Bueno: De intentar controlar a esta.

Fíjate la que ha liado con lo del pearcing.

-Bueno: ¿Qué ha pasado con el pearcing?

-Yo no le he dado permiso. Pero es que no me hace ni caso.

-Pablo: Con 16 años no necesitan permiso de los padres.

-Eso ya, si eso, lo hablamos cuando tu Andrea cumpla los 16.

-Vamos por partes. A ver, Jesi, abre la boca.

Los profesionales del pearcing en España usan instrumentos estériles.

Pero aun así puede producirse una infección bacteriana.

A veces, se puede formar un quiste de pus alrededor del pearcing,

que puede llegar a producir una infección en la sangre.

¿Seguiste las instrucciones de higiene

que te dieran en el centro donde te lo hiciste? -Sí.

-La higiene es fundamental en zonas tan expuestas como el labio,

que están en contacto con las encías y la lengua.

-De verdad que me gustaría equivocarme. Pero vamos:

Que estoy casi seguro que se lo ha puesto

en uno de esos sitios baratos de Internet.

El problema es que no piensan. Tienen 16 años y se creen que lo saben todo.

Y claro: Luego pasa lo que pasa.

-La infección se ha extendido y tienes un absceso.

Así que habrá que quitar el pearcing.

Pero hay que esperar a que baje la hinchazón para curar el absceso.

Hay que aplicar frío local, y tomar antiinflamatorios y analgésicos.

-¿Te pasa algo? ¿Estás bien? -El café que es malísimo.

Voy a avisar a una enfermera para que le retire el pearcing.

-Bueno. -Ahora vengo.

-¿Has visto cómo tienes eso por dentro?

-Que sí, ya, papa. Para. Porfa.

-Es que ¿a quién se le ocurre hacerse el pearcing? De verdad.

-Tú no tienes cara de médica. No estaréis conchabados los dos

y me estaréis engañando... -Mamá.

-No estamos conchabados; no.

Tienes... acumulación de líquido en los tobillos.

Lola: A ver.

-¿Qué? -Te has puesto malita,

y yo estoy aquí para ayudarte. ¿Vale? Te voy a hacer algunas preguntas.

Dime tu nombre completo, por favor.

-Lola Guillén González.

-Muy bien. ¿Sabes dónde estás? -No lo tengo claro.

Según me han dicho, ¿en un hospital? -Sí. Es correcto.

-¿Y sabes qué día es hoy? -¿Hoy?

-Cuando existe una sospecha de disfunción neurológica,

se le debe hacer al paciente una exploración

para valorar su nivel de conciencia, si está orientado, su coordinación...

Se comprueba con una serie de preguntas.

Y pidiéndole que haga diferentes movimientos o acciones.

Tranquila. Está bien. Siéntate, por favor.

-¿Así? -Te ayudo. No. Aquí.

-Ah. -Las piernas hacia aquí...

-Sí. -Aquí.

-Ah... -Muy bien...

Extiende los brazos hacia mí... -Sí.

-Ahí..., levanta los brazos, tú sola...

Ahí, ahí. Un poquito más abajo... -¿Ahí?

-Ahí, ahí. Aguanta... Vale. Ya los puedes bajar. Está bien.

-¿Y cómo la...? -Vale.

-¿Cómo la ve? -Pues a ver.

Es evidente que tiene un cuadro... Confusional importante... Dime.

-Desde hace un par de días..., apenas puedo orinar.

-Sí, es verdad. Hace como... Bueno. Incluso más. Que mea muy poco.

-Vale. Está bien que me lo cuentes. Me viene bien saberlo.

¿De acuerdo, Lola? A partir de ahora, cualquier síntoma me lo cuentas.

-Voy a hacerte una analítica de sangre y de orina.

Voy a gestionarlo todo. Enseguida vengo.

-Vale. Gracias. -Nada.

-¿Qué hago, hijo? -Mira: Vas a bajar...

-¿Javier? -Sí.

-¿Sí? -¿Estás bien?

-Sí, sí. -¿Seguro?

-Sí. Sí, seguro. No... No te preocupes.

-No, si es que te acabo de oír vomitar, y digo: "A ver si...".

-No, si... -Si es que estás mal por la quimio.

-No, no, no. Estoy bien. De verdad. No te preocupes.

-No, si me ocupo, porque eres mi amigo. Y si te encuentras mal,

pues quiero que cuentes conmigo. -No, no, no. Estoy bien. De verdad.

-Venga. -Gracias, Lucía. De verdad.

-De nada. -Gracias.

Mientras esperan los resultados de la analítica,

la doctora Ortega le ha puesto a Lola un tratamiento

para controlar los vómitos y la diarrea.

-Pues me alegro de verte tan bien, Juanjo.

-Bueno, en realidad es gracias a ti.

-No. Solo acudí a la llamada de Clara, de la doctora Marco

y de los demás.

No tienes nada que agradecerme.

-La verdad es que cuando Clara me contó lo que te pasaba, pues...

Es que no pude evitar sentirme identificado contigo.

Sabes que yo estuve enganchado a las drogas,

pues al salir estuve como... dos años en una comunidad.

Una comunidad parecida a la que tú estuviste.

¿Lo bueno? Que me desenganché.

¿Lo malo? Que dejas toda la gente.

¿Qué te voy a contar a ti? Tú ya sabes lo que pasa.

-Yo creo que mi madre fue la que más lo sintió.

Y de hecho creo que aún, todavía no me lo ha perdonado.

-Sí. Reconozco que, cuando estás en esos sitios, te...,

te sientes muy aislado y como que... rechazas todo tu pasado.

-Pero bueno: Afortunadamente, ahora estamos fuera, somos libres,

y lo más importante: que podemos disfrutar de los nuestros.

-¿Qué te pasa? ¿Estás bien? -Estoy bien, estoy bien.

-Me marcho. -Venga. Hasta luego, Juanjo.

-¿Cómo estás, Lola? -Bueno. Regularcilla estoy, pero...

-La verdad es que no ha orinado. Y sigue desorientada.

No se entera de nada.

-Os cuento: Hay un deterioro de la función renal.

La creatinina en sangre es muy elevada. ¿Vale?

Te vamos a hacer algunas pruebas más. -Ay, pero que no... Que no me duelan.

-No. Tranquila.

Puede ser que, a causa de la gastroenteritis,

Lola se haya deshidratado.

Disminuyendo el flujo hacia la arteria renal.

Además está perdiendo proteínas. Como la albúmina, por el riñón.

Vamos a intentar definir la causa de esta insuficiencia.

-Jesi, la paciente que se puso un pearcing en el labio

sin el permiso de su padre,

vuelve para comprobar si la inflamación ha remitido.

-La inflamación ha bajado notablemente.

Y ahora hay que limpiar el absceso.

-Debes seguir tomando los antibióticos que te receté

hasta que la infección desaparezca. Y evita fumar, tomar refrescos,

bebidas alcohólicas, comidas con picantes, y chicle.

-También se debe vigilar el material del pearcing,

porque en ocasiones puede provocar alergias.

Evitar utilizar enjuagues bucales antibacterianos con alcohol,

porque podría irritar la zona, dificultando su curación.

-¿Ves cómo lo tenía bien? Podríamos haber venido mañana.

-Jesi: tu salud es más importante que ese maldito concierto.

-Pero tío: Que el concierto era hoy. Podríamos haber venido mañana.

-Lo que toca ahora es que te cures el labio.

Ya tendrás tiempo de ir a miles de conciertos.

-Te hago caso. Saco buenas notas.

Lo menos sería que me dejaras hacer lo que me diera la gana un rato, ¿no?

-No, de verdad, es que no puedo contigo, ¿eh?

-A ver: Haya paz. A ver, Jesi...

-No se me va a cerrar el agujero, ¿no?

-Seguramente sí. -Pues mucho mejor.

-No, pues me lo voy a volver a poner. -Bueno, eso ya lo veremos.

-No, verás cómo sí. -Mi hija es muy buena chica.

Pero desde que se murió su madre, está muy rebelde.

Es como si me culpara a mí de lo que pasó.

Yo creo que se ha puesto el pearcing por eso: para molestarme.

-Sigue habiendo mucho pus. Hay que drenar el absceso.

-Pablo, Pablo, Pablo: ¿Estás bien? Siéntate. Siéntate en una silla.

Voy a buscar a una enfermera.

El desmayo ocurre cuando baja la presión sanguínea,

haciendo que disminuya el flujo de sangre al cerebro.

Las causas más comunes son: por calor o deshidratación,

por levantarse rápido, bajada del nivel de azúcar,

problemas del corazón, o la angustia.

Y este creo que ha sido el motivo por el que se ha desmayado Pablo.

Después de unas horas en observación,

tras una mejoría clínica y analítica,

la doctora Ortega le da el alta a Lola.

-¿No crees que es muy raro que no haya dado alteración?

Yo creo que hay algo que se nos escapa.

¿Tú piensas que hay que darle ya el alta?

-Hijo, yo ya me encuentro muy bien, ¿eh?

-Los sueros le han ido bien,

los niveles de creatinina han descendido...

Es que de momento no podemos hacer más, de verdad.

-Claro... -Bueno. No estoy de acuerdo.

-Te voy a recetar unos diuréticos orales.

Y espero que haciendo reposo digestivo y reponiendo líquidos,

empieces a encontrarte mejor.

-¡Claro! -Como quieras.

-Creo que no está en condiciones de que la den el alta .así como está.

-Que sí, que sí, que estoy muy bien.

-Lo que pasa es que, al no orinar, hay ciertas sustancias tóxicas

que se acumulan en sangre. Y provocan el cuadro confusional.

Y yo espero que mejore. De verdad.

De todas formas, lo veremos en la cita de control.

-Os darán cita en Recepción, ahora. -Vale.

-¿Vale? -Gracias, doctora.

-A vosotros. -Venga. Hasta luego, gracias.

-Necesito una pastilla.

-Doctor: Tenía la tensión un poco baja. Pero ya está bien.

-Gracias. Muchas gracias.

-Perdona el numerito que he montado, Es la primera vez que me ocurre.

-Bueno: Yo soy donante de sangre, y nunca me ha dado miedo ni...,

ni la sangre, ni las agujas ni...

-Pablo: Tranquilo, que seguramente ha sido por el estrés.

-Sí. Es que últimamente estoy muy ansioso.

Con Jesi, no hago más que discutir. Es como si no pudiera con todo.

-Papá, que estoy aquí. -Bueno, hija. No pasa nada tampoco.

-Pero que te digo que me echas la culpa de todo.

¿Va a ser culpa mía ahora que te hayas mareado?

-No. -Bueno.

Vamos a calmarnos. Termino de limpiarle la herida,

y te hago un chequeo y nos quedamos tranquilos.

-¿De acuerdo? -Muchas gracias, Javi.

-Bueno. Te limpio el pus.

A ver, Jesi. Abre la boca. Abre... A ver...

Parece que hay algo.

-¿Qué pasa, Javi? ¿Has visto algo? -No, he visto algo en el paladar.

A ver, abre la boca...

He encontrado en el paladar de Jesi una masa nodular, de color púrpura

y de consistencia dura y firme a la palpación.

No quiero preocuparles, tengo que hacer un estudio de esa masa.

Sí. He palpado un bulto en el paladar, A ver los ganglios...

-¿Puede ser algo grave?

-Bueno. Por el aspecto exterior, no podemos definir si es algo malo.

Podría ser un quiste, un lipoma. Es un tumor de grasa.

Vamos a hacer una radiografía panorámica de la boca, ¿eh?

-Y nos quedamos tranquilos. -Vale.

-A ver si con la tontería del pearcing...

-¡Por Dios: Que no sea nada grave!

-Mi hija y yo ya pasamos bastante con la enfermedad de Charo.

-Bueno, en la radiografía no se ve ninguna alteración.

Así que el siguiente paso será hacer una punción

para tomar una muestra de la masa nodular.

-Ya verás cómo no es nada, hija. -Ay, no te pongas tan dramático.

-Lola acude de nuevo a Urgencias por malestar general,

sensación de falta de fuerza y disnea.

-Doctora: No ha orinado casi nada. -Sí.

-Ya. De ahí que sigue reteniendo líquidos.

Los edemas ahora llegan hasta las rodillas.

Vale. A ver. Perdóname, Lola... -Un segundo...

Mira a tu hijo...

También hay ingurgitación yugular.

Sí. -¿Y qué es eso?

-Pues que la presión del retorno hacia el corazón está aumentando.

-¿Y qué significa? -Es signo de insuficiencia cardíaca.

Te vas a quedar ingresada. ¿Vale? Así seguimos haciendo pruebas.

-No pasa nada, mamá. Te quedas ingresada y ya está, ¿vale?

-La acumulación de líquido en las extremidades inferiores

y los edemas pulmonares

indican que la insuficiencia renal y cardiaca de Lola persiste.

Por eso voy a repetirle las analíticas.

Y voy a ponerle oxígeno, diuréticos, y una sonda vesical.

Para medir la cantidad de orina que expulsa.

-Ricardo tengo ya los resultados.

-Y los niveles de creatinina en sangre son muy elevados.

Además hay un descenso de proteínas. Y también hay albúmina en la orina.

-Entiendo, entonces, que los riñones de mi madre siguen sin funcionar.

-Sí. Voy a pedir anticuerpos para VIH y hepatitis.

-No te quiero molestar, He venido a por una tirita...

-¿Qué tal? ¿Sigue yendo todo bien?

-Bueno, estaré mejor cuando acabe el turno.

-Sabes que no tienes por qué pasar por esto solo, ¿no?

-No necesito terapia.

Llevo mucho tiempo tratando el cáncer

y sé perfectamente cómo afrontarlo.

-Lo siento. No te quería molestar, -No te preocupes.

-La proteinuria sigue elevada. Alteración renal continúa.

Los anticuerpos en sangre, y la serología para VIH y hepatitis

han dado negativo.

-¿Se encuentra bien?

-Sí, claro. ¿Por qué?

Perfectamente. ¿Vamos a ver a tu madre?

Hay edemas en los pulmones. -Mi madre no puede seguir así.

-Tienes que hacer algo.

Tienes que saber exactamente qué es lo que le pasa.

-Podría ser una intoxicación, pero...

-Los diuréticos no están haciendo efecto.

Voy a tener que hacerle una hemodiálisis.

-Tranquilidad, Ricardo, por favor. Celador para la 206, por favor.

-Yo solo quiero irme a mi casa. No me hagáis más perrerías.

-Venga, tranqui, mami. -No.

-Mamá. Escúchame. Tranquila, ¿vale?

-Hola, doctora. -Hola. Juanjo:

Por favor, necesito que la traslades a hemodiálisis,

-Voy a consultarlo con el nefrólogo. -Vale, muy bien.

-Gracias. -Venga, vamos.

-¿Cuando tengas un momentito, podemos hablar?

-¿De qué se trata? -De la doctora Ortega.

Es que está... Yo qué sé.

No se entera un poco de las cosas, está descentrada...

-No está pasando una buena racha. -Vale.

-¿Qué haces ahí con el móvil? ¡Venga! -Hijo: Pásame el bolso.

-La hemodiálisis es un procedimiento por el que se extrae la sangre,

y mediante un sistema de tubos llega a una máquina.

-Esa máquina la devuelve limpia al cuerpo, a través de otra aguja.

Después de este proceso, Lola temporalmente se encontrará mejor.

Jesi vuelve al hospital para conocer el resultado de la biopsia.

-Hija, por favor: Apaga ya el móvil. Pero ¿quién te escribe tanto?

-Mis amigas, que me están mandando las fotos del concierto.

-Qué pesadita estás con lo del concierto, de verdad.

-Pues ahora te aguantas. -Ay, por favor.

-¡Ya está bien! -¿Me das el móvil?

-Estate quieta ya, por favor. -Pablo. Jesi.

Ya tengo los resultados de la biopsia.

-Vamos: Mejor a mi consulta.

-Siempre es difícil dar este tipo de noticias.

Y más aún cuando conoces a las personas y las aprecias.

Además, en el caso de Jesi, siendo una paciente tan joven,

es más duro.

No tengo buenas noticias.

El resultado de la biopsia confirma que tienes un linfoma No Hodgkin.

-Pero eso es cáncer, ¿no, Javi? -Sí.

Los linfomas No Hodgkin comienzan cuando un tipo de glóbulos blancos

se hacen anormales.

Las células se dividen una y otra vez,

aumentando el número de células anormales,

que pueden diseminarse por las demás partes del cuerpo.

No se conocen las causas que lo originan.

-¡Pero que mamá era mayor cuando lo tuvo!

Si yo soy muy joven. Además, ni fumo. Ni bebo.

-Jesi: Por suerte es un linfoma en estadio II A.

Eso quiere decir que lo hemos descubierto en una fase temprana,

y el pronóstico es esperanzador.

-¿Me voy a morir como mamá? -No digas eso, cariño? No digas eso.

Ya verás. Te vas a curar muy pronto.

Y te voy a comprar una entrada para el concierto de tu grupo favorito,

aunque tenga que estar pasando tres días allí en la cola. ¿Vale, mi vida?

Tú no te preocupes, mi amor. -Jesi.

Además de la ayuda de tu padre, sería bueno, e incluso necesario,

que recibieras ayuda profesional.

-Cuando lo de mamá, ¿te acuerdas que fuimos a terapia?

Nos vino muy bien. ¿Verdad, cariño? -Sí.

-En el hospital hay una psicóloga muy buena.

Ahora os acompaño y os la presento. -Vale.

-Mientras a Lola le hacen la hemodiálisis,

Ricardo decide ir a hablar con la doctora Ortega.

-No creo que esté llevando correctamente el caso de mi madre.

-Ricardo, estoy haciendo todo lo que puedo.

-Usted no está haciendo correctamente su trabajo.

-¿Qué quieres decir? -Mira: ¿Qué estás tomando?

-No estoy tomando nada.

De todas formas, creo que es algo que no te tengo que responder a ti.

No eres médico, ¿no?

-Yo he sido adicto a muchas sustancias.

Y sé perfectamente cuándo alguien está tomando algo.

Y ese es tu caso. Sí. Sí, sí, sí, no me mires así.

Así que... Lo que podrías hacer es pedirte una baja,

o solicitar ayuda si crees que lo necesitas.

Yo puedo ponerte en contacto con alguna persona.

-¿Algo más? -No, nada más.

-No estoy tomando nada. ¿Me entiendes?

-Voy a solicitar que cambien el médico para mi madre, y se acabó.

-No, espera. Te lo pido por favor. Ricardo.

Escúchame. Perdona. Perdóname, que igual me he alterado mucho, eh...

A ver: Necesito que confíes en mí. Dame un poco de tiempo.

-Te aseguro que voy a dar con el diagnóstico, por favor.

-Discúlpame un segundo. Sí. Hola, Rosa.

No, seguimos en el hospital. No, si no...

No llegan a saber qué es lo que tiene.

-Supongo que en un par de días le darán el alta, o...

-No, la verdad es que no lo sé, No saben lo que la pasa. ¿Vale?

-Bueno, yo te voy contando. -Gracias por llamar, ¿vale? Chao.

-Eh... Perdona, Ricardo. ¿Estas cosas son de tu madre?

-Pues recógelas que necesito hablar con ella.

-Lucía. -Hola.

-Primero, gracias por atendernos tan rápido.

-Les he explicado la importancia de la ayuda en un trance así. ¿M?

-Os dejo en buenas manos. Hasta luego. Gracias.

-¿Eres Jesi? -Sí.

-Ah, pues encantada, cariño. Ven.

-Yo soy Pablo: su padre.

-Me imagino. ¡Sentaros! ¡Venga! -Siéntate, cariño.

-¿Es la primera vez que vienes a un psicólogo?

-No. Estuve con mi madre.

-Cuando nos enfrentamos al cáncer

lo importante es que el paciente sepa que esto es una carrera de fondo

y que tiene que luchar día a día.

Y para eso lo principal es el apoyo de los familiares

y también de grupos de ayuda a personas afectadas.

-Lola, ¿desde cuándo tomas ibuprofeno?

-Pues desde que tuve tortícolis, me tomo una cada ocho horas.

Me lo recetó el doctor "Decaele". -Dacaret. -Bueno, como sea.

-Pero la tortícolis fue como hace tres meses o cosa así, ¿no?

-Sí, tres meses más o menos. -¿Tres meses?

Pero, ¿el doctor Dacaret no te dijo cuánto tiempo?

-Bueno, creo que me dijo durante unos días.

Pero yo me lo he seguido tomando para prevenir.

Es que no quiero que me repita. Es muy molesto.

-Se calcula que un 50% de los pacientes

no cumple correctamente con el tratamiento prescrito por el médico:

bien por dejar de tomarlo antes de tiempo, o por tomar más de la cuenta.

Nunca debemos hacer esto.

Y si tenemos dudas, lo mejor es consultar.

-Entonces, ¿cree que los ibuprofenos son la causa de su fallo renal?

-sí. Ya tengo un diagnóstico.

Juan, ¿te puedes deshacer de esto, por favor? Gracias.

Luego te doy un pastillero.

La afectación de sus riñones, por la diabetes,

más la toxicidad del ibuprofeno, han creado un síndrome nefrótico.

Todos los síntomas, la pérdida de proteínas,

los edemas generales que ha tenido Lola,

todo encaja con el cuadro. -¿Está segura?

-Sí, Ricardo.

La mejoría después del tratamiento de corticoides que le voy a poner,

te lo confirmará. ¿De acuerdo? -De acuerdo.

-Vale. Hasta ahora. -Hasta luego, gracias.

-¡Ay, hijo! ¡Ay!

-Ya verás cómo te pones bien. -Que estoy muy mala.

Jesi, la chica diagnosticada de linfoma No Hodgkin,

comienza su tratamiento de quimioterapia.

-Hola, Jesi. -Hola.

-Ya podéis pasar.

-De verdad, es que no sé cómo puede gustarte la música de ese grupo, ¿eh?

Menos mal que tenemos que tener el móvil apagado.

-¡Qué alegría que hayas venido a vernos el primer día!

-Bueno, no exactamente.

-Paula, por favor, ¿puedes subir la cortina?

-Esta butaca

es para mí.

-No, no sabía nada, Javi.

Lo siento. No, no sé qué decir. -Estoy luchando contra el cáncer.

Y como Jesi, no voy a rendirme, ¿a que no?

-¿Qué escuchas? -Una banda de música...

-Tu padre siempre ha sido muy rarito con la música.

¿No te ha hablado de Los Ramones? -Cuidadito con Los Ramones.

Eso era una música estupenda. No te la puedes ni imaginar.

-¿Qué te he dicho? -¡Anda!

-¡Qué viejunos! -Te he oído, ¿eh?

-¿Qué te parece? -¡Ah!

-La evolución de Lola es lenta.

Pero con el tratamiento de diuréticos y corticoides, comienza a orinar,

se van reduciendo los edemas y han mejorado los parámetros analíticos.

-Guárdamelo. -Sí.

-Rosa se pasará un ratito para verme y para que tú puedas descansar.

-No hace falta, Mamá. Que yo me puedo quedar.

-Hijo: qué bien me has custodiado el bolso durante este tiempo.

-Es una bobada, madre. -Para mí era muy importante.

Tenía que recuperar la confianza en ti.

-No es nada, mamá.

Yo entiendo que tenga esa desconfianza

porque sé que te fallé, las recaídas que tuve una y otra vez...

Y sé que va a ser muy difícil que recuperes esa confianza, lo sé.

-Te equivocas, hijo.

Todos estos días que he estado enferma

han sido muy importantes para mí. Me has cuidado día y noche

y con mucho cariño. Lo tengo claro. Estás definitivamente curado.

-Sí, mamá. -Eh.

-¿Qué estás tomando? -Paracetamol, Juanjo.

-Ricardo me ha dicho que te ha visto muy confusa.

-Estoy bien, de verdad. Me duele la cabeza y ya está.

Bueno, hasta ahora. -Hasta ahora.

Tras su primera sesión de quimioterapia,

Jesi se ha unido a la terapia de grupo con Lucía.

-Bueno, ¿qué tal?

-Buenos días. Sentaros ya si queréis.

¿Estás bien? -sí.

-Me alegro.

-Hoy iba a venir un compañero, pero se nos está retrasando;

no sé si podrá venir al final. En fin, si queréis empezamos ya.

-Perdón por el retraso.

-No pasa nada. Siéntate por favor.

-Bueno, ¿alguien quiere empezar a hablar hoy?

-Bueno, mi nombre es Javier Blanco.

Algunos me conocéis como oncólogo, pero hoy estoy aquí como paciente.

Y os necesito para luchar contra el cáncer.

-muchas gracias, Javier. ¿Quién quiere continuar?

Es una maravilla lo que estás haciendo por Lolo.

-Ay, Lucía, ¿tú crees que me está escuchando?

-Yo creo que sí, mujer.

-En estos cuatro meses he intentado ser comprensivo con mi hija.

Lolo era..., bueno, es. Su amigo y todo eso.

Pero es que pasa más tiempo en el hospital que en casa.

-Voy a ver a la chica que le canta al chico que está en coma.

-sí. Pues ten tacto con ella, ¿eh? Que es una chica muy sensible.

-Pues es que llevo como un mes con un pitido en los oídos...

-El tinnitus se define como un ruido en la cabeza o en los oídos,

sin interacción con una causa externa.

-Es que hay cosas de Lolo que..., que nadie sabe.

-¿Y me las quieres contar a mí? -Me tengo que ir.

-¡Estabas vomitando! -¿Cómo que no?

Los efectos de quimioterapia son, diarrea, cansancio, vómitos...

-Por favor, estate tranquila.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 19/04/17 (1)

Centro médico - 19/04/17 (1)

19 abr 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 19/04/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 19/04/17 (1) "

Los últimos 560 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios