www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4429782
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 19/01/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

-Hombre, Molina.

-¡Ay!

Hubiera preferido

que te dirigieras a mí como subdirector.

Me gusta más cuando llevamos ese rollito.

-¿De qué rollito hablas?

-Pues ese.

-A ver, Molina, si no es urgente,

por favor, ven en otro momento, ¿vale?

-Esto se está convirtiendo en un clásico, Natalia.

Nada, solo venía a recordarte

que tenemos pendiente de presentar los presupuestos semestrales

al Consejo de Administración de la Fundación.

No sé si eso es lo suficientemente urgente para ti.

-He venido dos horas antes precisamente para eso.

-Ya.

Bueno, igual no tendrías que venir antes

si te organizaras un poco mejor.

En cualquier caso yo puedo echarte una mano, ¿eh?

-Ya. Puedo yo sola, ¿eh? Muchísimas gracias.

-Qué raro. Vale.

Pues nada...

(Música)

-Aa..., oye, ya sé que no necesitas mi ayuda para lo de los presupuestos,

me ha quedado claro.

Pero ¿la necesitarías para...

que te trajera un café?

-Pues eso..., eso no está mal.

-Vale. Pues ahora te lo traigo.

-Pues gracias.

-Oye, por cierto: ¿cómo llevas lo de los presupuestos?

-Bien, bien.

Bueno, mal.

Mal porque estoy hasta arriba y no..., no sé.

He estado pensando de todas formas en ello y creo que...,

que nos podemos repartir lo que queda en servicios, ¿no?

-Bueno...

sabía que acudirías a mí.

-Bueno, igual eso es demasiado. ¿No?

-Vale, entendido. Estaré encantado de echarte una mano.

-Pues fenomenal. Gracias.

(Música)

-Estamos de acuerdo, ¿no?

-Si no te importa, lo dejamos para luego.

Porque yo lo que quiero es llegar al hospital y que me vea el médico.

-Vale, vale, vale. Toma, pilla esto.

-¿Eso qué es?

-El dinero del trato. Toma, cógelo.

(Arcada)

-¿Qué pasa?

¿Estás mal?

Venga, te acompaño al hospital; venga tranquilo.

Fidel es un buen jardinero, y amigo.

Nos conocemos hace tiempo.

Vamos, de hecho tenemos un negocio juntos.

Sí, un asunto de comunicación,

información.

Y ahora, si me disculpan, voy a ver qué le dicen.

-Bueno, ¿y qué es lo que te pasa?

-Pues doctora, tengo fiebre, dolor muscular

y lo que es malestar general.

-Y ¿desde cuándo estás así?

-Pues desde hace un par de días;

y he vomitado en la calle.

-Vale. A ver...

Veo que tienes algo de ictericia,

que es que tienes la piel algo amarillenta.

-Pues en eso no me había fijado.

-Bueno, voy a auscultarte, ¿vale?

A ver...

¿Me permite un segundito? -Sí.

-Estate un segundito callado, ¿vale? -Mm.

-Tienes taquicardia.

-Eso no suena bien, ¿no?

-Bueno, estate tranquilo de momento

y túmbate que voy a palparte el abdomen.

-Vale.

-A ver por aquí...

¿Por ahí bien? -Sí.

¡Ay! -Vale.

-Doctora, ¿y eso puede deberse a que haya ingerido algo en mal estado?

-A ver, yo en principio no descarto nada;

pero por el cuadro de síntomas general que presentas,

por el dolor en el abdomen y la ictericia,

yo pensaría en un daño hepático.

Así que voy a pedir cuanto antes un perfil hepático,

vamos a hacerte un análisis de sangre, otro de orina

y también voy a pedir serologías.

No es que tengamos que estar preocupados por ahora.

Pero el hígado es un órgano tan vital como el corazón.

Por eso vamos a hacerle estas pruebas

y a ver qué nos dicen los resultados.

(Sirena)

Alejandra ha sufrido un accidente

mientras ayudaba a su amigo Luis a realizar una mudanza.

Cuando intentaba mover una gran estantería ella sola,

se le cayó encima.

-¿Te duele mucho o qué?

-Sí. ¡Ah!

-Oye, ¿y no podéis ponerle algo para el dolor?

-Tranquilo que ya casi hemos llegado al hospital.

-Lo siento mucho.

-¿Qué vas a sentir, hombre?

Que no, pero que ha sido un accidente, tranquila.

-¡Ah! -Aguanta, ¿vale?

-Natalia, ¿qué ha pasado?

Que se me han quejado varios empleados.

-¿Pero de qué hablas?

-Tú eres la encargada de supervisar el envío de las nóminas, ¿no? -Sí.

-Pues resulta que hay empleados que han recibido la transferencia

y otros que no.

-Pero vamos a ver: eso nopuede ser. Yo doy la orden hoy.

Nadie puede haber recibido ninguna transferencia.

-M. Ya.

A ver si es que te va a quedar grande el cargo de directora.

Yo que tú me centraría solo y exclusivamente en una sola cosa.

Es un consejo, ¿eh?

-Perdóname, Molina, pero empiezo a estar muy harta

de que cuestiones todo lo que hago. ¿Vale?

-Ah, si no soportas la presión... -No, no.

Hay otras cosas que no soporto.

(Teléfono)

-M. Salvada por la campana. -M. Ya.

-Natalia. -¿Qué?

-Te queda muy bien el pelo.

-Bah. ¿Sí?

¿Qué ha pasado?

-Paciente con politraumatismo.

-Vale. ¿Se ha golpeado la cabeza?

-No lo sé.

Se le ha caído un mueble encima.

-Vale. ¿Tu nombre es?

-Luis. -Vale. Vamos para dentro, ¿eh?

-¡Ah!

-Después del instituto...

pues cada uno tomó su propio camino.

Y hicimos nuevos amigos y tal.

Pero si duda, si ha habido alguien incondicional en mi vida,

esa ha sido Alejandra.

Siempre, siempre que la he necesitado,

ella ha estado ahí.

Pero vamos, de hecho,

la única que dijo que sí a ayudarme a hacer la mudanza fue ella.

Mientras esperamos los resultados

voy a dejarte en observación

y te vamos a poner un tratamiento para los síntomas.

-Y ¿eso va a tardar mucho, doctora?

Porque tengo que recoger a mi hijo del entrenamiento

y llevarlo al dentista.

Es que juega al fútbol.

-¿Y es bueno?

-Es buenísimo; es un crack.

-Bueno, pues voy a tratar de que sea el menor tiempo posible.

-Vale. Se lo agradezco.

(Llaman a la puerta)

-Hola. -Hola.

-Soy amigo de Fidel.

-¡Ah! Pase, pase. -Gracias.

¿Qué, cómo sigue? ¿Qué tal?

-Bueno, vamos a hacerle unas pruebas,

pero mientras viene la enfermera para sacarle sangre,

pues se puede quedar un ratito con él.

-Ah, muy bien. -¿Vale?

Bueno, yo me marcho. -Muchas gracias, doctora.

-Nada. -Hasta ahora, doctora.

-Pero ¿qué haces?

-Pues fingir que somos amigos,

¿qué quieres que le diga, que soy detective?

Venga. Toma, pilla esto. Coge.

Coge, hombre.

Cuanto antes lo cojas, antes empezamos a colaborar.

¿Eh? ¡Venga!

-Pero ¿por qué cree tu jefe que la señora le es infiel?

Si la señora es muy buena.

Me ayuda a mí en el jardín,

a los chicos les ayuda en todos los servicios,

si es una mujer encantadora.

-No es mi jefe, es mi cliente.

Y últimamente la nota rara.

Y te digo yo, por experiencia,

que, cuando un marido tiene sospechas, normalmente hay bacalao.

Toma, coge esto.

¡Venga, hombre!

¿Me vas a tener aquí esperando todo el día?

Yo tengo prisa y tú tienes que ir al dentista, ¿no?

A llevar a tu hijo.

Coge esto, hombre, que le vas a poder pagar toda la ortodoncia completa.

Y alguna cosita más...

Venga...

¡Eh!, te tengo que hacer algunas preguntitas, ¿eh?

Ven. Oye, ven.

¿Tú has notado algo raro últimamente,

no sé, entradas y salidas fuera de su rutina habitual?

-Pues no.

-¿Ni llamadas de teléfono extrañas,

no sé cualquier cosa que te llame la atención?

-No. Tampoco. -¿Nada de nada?

-No.

-¡Ah!

-¿Pero te duele? Pero ¿te duele el brazo o...?

-No. El brazo no. -¿No?

-¡Ah! -Vale. ¿Qué es lo que te duele?

-Me duele más el otro.

-¿El otro brazo también por aquí, me habías dicho, no? -Sí.

-Vale. Con permiso...

-¡Ah!

-Vale. -¡Ah, ah!

-Bueno, ¿y esto cómo te lo has hecho?

-Pues estaba ayudando a mi amigo a hacer una mudanza,

y se me cayó un mueble encima.

- Ya. A ver...

-Pero si es que es culpa mía. Lo siento.

-¡Ah! -Perdona. Perdona, perdona.

-¡Ah!

-A ver...

Bueno. -¡Aaah!

-Vale, vale. Tranquila... -¡Ah!

-Vamos a hacer una cosa: Anuc, por favor.

A ver, necesito que le tomes la tensión,

necesito radiografías, una analítica

y también necesito que se le haga un electro, ¿m?

¿Lo tienes todo? Perfecto.

Así que ¿haciendo mudanzas?

¡Madre mía!

Tanto la analítica como el electro han sido normales,

pero en cambio las radiografías han mostrado lo que ya sospechábamos.

Por otro lado hemos hecho un TAC craneal

para descartar posibles lesiones cerebrales.

A ver, las buenas noticias son que el TAC ha confirmado

que no hay lesiones cerebrales ni tampoco sangrados internos.

-¿Y las malas?

-Pues las malas, que lo que hemos visto en las radiografías

es que tienes varias fracturas costales

y también tienes una fractura femoral y humeral derecha sin desplazamiento.

-Es que se me ha roto entera.

-A ver, le hemos puesto la analgesia precisamente para eso, para el dolor.

De todas formas te tienen que inmovilizar

tanto la pierna como el brazo y te tienes que quedar ingresada.

-No...

No sé, ponedle lo que sea, pero que no le duela.

-Ya.

-No, si desde que me han puesto esto estoy mucho mejor.

-Por eso; los analgésicos que son para el dolor.

Cómo se preocupa, ¿verdad?

Da gusto cuando alguien se preocupa por uno.

-Pues sí.

-Es mi mejor amiga, ¿no me voy a preocupar, hombre?

-Claro.

Bueno, yo después me paso a ver cómo evolucionas

y tú mientras tanto te puedes quedar aquí, ¿vale?

Hasta que la recojan.

-Vale. -Venga.

-Gracias. -Hasta luego.

-Bueno, ¿y qué?

-No he tenido ni tiempo para darte las gracias.

-¿Las gracias?

Las gracias te las tengo que dar yo a ti, hombre.

(Mensaje)

-Espera.

-¿Todo bien? -Sí.

Sí, sí. Todo bien.

Que digo que habrá que llamar a tus padres, ¿no?, para decírselo.

-No. Todavía no.

Además, que, estando tú aquí, no necesito a nadie más.

(Música)

-Hola.

(Música)

Fidel, el paciente con un posible daño hepático,

espera los resultados de las pruebas

que la doctora Jiménez le ha realizado.

-¿Entonces qué?

-Ya te lo he dicho.

-¿Qué?

-Que no hace nada que no hiciera antes.

Lo único que anda preocupada por unas ratas

que están en el cobertizo;

pero ya me estoy ocupando yo.

-Bueno, tú lo que tienes que hacer, cuando vayas a la casa de tu jefa,

es coger la agenda que guarda en el escritorio.

Y hacerle una foto a todos sus contactos, ¿entendido?

Claro, ¿qué te pensabas,

que te iba a pagar por cuatro preguntitas de nada?

-Que no, que no, que no. Que eso es ilegal.

Yo lo que menos quiero es tener problemas con la justicia.

-Pero ¿qué ilegal ni ilegal?

¡Que no pasa nada, hombre! No te preocupes.

Además, si ocurriese cualquier cosa,

yo asumo toda la responsabilidad. Tranquilo, hombre.

Hola. -Buenas.

¿Qué tal, Fidel, cómo te encuentras?

-Un poco mejor, doctora.

-Mírelo, si está estupendamente. ¿A que sí?

-Bueno, estupendamente, no del todo.

Porque lo que tienes es hepatitis aguda.

La hepatitis es la inflamación del hígado

y provoca su mal funcionamiento.

Esta enfermedad puede deberse a diferentes causas

pero normalmente suele ser por un virus.

Bueno, en los resultados hemos visto

que, además de las transaminasas altas, tienes coluria,

lo que significa que hay bilirrubina en la orina.

¿Vale?

Así que yo creo que lo mejor va a ser ingresarte

para ver la causa de esa hepatitis

y ver cómo evolucionas en los próximos días. ¿De acuerdo?

-No, doctora. Yo no puedo quedarme.

Yo tengo que trabajar y cuidar a mi hijo.

-Claro, claro. Él no puede. No puede.

-Pero es que no vas a poder trabajar porque necesitas reposo.

-Pero ¿quién se va a ocupar de Fidelito, de su hijo?

¿Y quién lo va a llevar al dentista?

Claro, no puede.

-Doctora, yo no quiero quedarme.

Yo, aunque no pueda trabajar, yo prefiero volver a casa.

-Bueno, a ver:

si quieres pues estás en tu derecho de pedir el alta voluntaria.

Lo hablaré con mi supervisora, la doctora Marco

pero ya te digo que no va a estar de acuerdo con tu decisión.

Porque necesitas reposo absoluto, una dieta de protección hepática

y, por supuesto, nada de trabajar.

¿De acuerdo?

-Vale. Está bien.

-Vamos a ver:

¡me da igual lo que te haya dicho Molina, ¿de acuerdo?!

De las nóminas me encargo yo.

Sí.

¡Pues claro que sé lo que ha pasado, obviamente!

Bueno, y estoy en ello.

Bueno, pues a los del sindicato les dices...

¡Tiempo!

Tiempo. Que se relajen. ¿Vale?

Y ya está.

¡Pues ya está!

-No me gustaría nada ser el que está al otro lado del teléfono.

-Pues podrías serlo, Miguel, perfectísimamente podrías serlo.

¿Cómo no me has dicho que habías aprobado el envío de las nóminas?

¡¿A mí?!

-Bueno, te vi muy agobiada con el papeleo,

con las guardias y con Molina...

Pensé que, adelantando un poco el trabajo podría...

-Pero ¿cómo que adelantando el trabajo, hombre?

¡Si lo que has hecho es crear un caos que no veas!

¡Y es mi responsabilidad, Miguel!

¡Es mi responsabilidad!

¿Qué hacemos?

-Lo siento. Natalia, si puedo hacer algo para solucionarlo...

-No hagas nada. ¿Vale? No hagas nada.

(Música)

-Oye, que nada, que quería comentarte.

El paciente que estoy tratando con hepatitis.

-Sí.

-Bueno, pues resulta que quiere el alta voluntaria.

Yo ya le he dicho que necesita guardar reposo,

y que te lo iba a comentar a ti y que tú tampoco estarías de acuerdo

con la decisión que ha tomado, pero aun así quiere el alta.

-Pues nada, si quiere el alta, no podemos hacer otra cosa.

Por cierto: estoy esperando el dosier

que me ibas a mandar para completar tu parte.

-¿Mi parte? -Del proyecto.

-¡Ah, sí!

Es que se... se me había olvidado.

-Pero lo tienes hecho, ¿no?

-Bueno, es que en realidad no...,

no me ha dado tiempo.

-Pero ¿cómo que no te ha dado tiempo?

Si planeamos entre las dos el tiempo de entrega y te pareció bien.

-Ya.

-¿Estás bien?

-Sí, sí.

Es que estoy un poco cansada, nada más.

Perdóname, es que ha sido un despiste.

Pero yo te prometo que en unos días te entrego el dosier, ¿vale?

Te dejo. Venga, hasta ahora.

(Música)

Tras un tiempo ingresada,

Alejandra parece recuperarse

de las fracturas sufridas tras un accidente,

mientras ayudaba a Luis a hacer la mudanza.

-Que solo me falta por leerte los bituarios ya, ¿eh?

-Bueno, no estamos en el mejor sitio para hacer este tipo de bromas,

pero... -Ya. Perdona.

(Mensaje)

Espera.

Perdona, ¿eh?

-¿Quién es?

-Nadie.

-Venga, ¿quién es?

¿No me lo vas a contar?

-Que no es nadie, no es nadie.

Que... Vale.

¿Te acuerdas la semana pasada cuando fuimos al bar,

la rubia y la morena que estaban al fondo?

-Sí.

-Que no paraban de mirarme.

Bueno, pues no veas cómo al final conseguí el teléfono de la rubia

y...

no se puede ser más guapa, Álex.

¡Fff!

La cosa es que bueno, hemos intentado quedar y tal.

Y al final, con todo esto que ha pasado, pues...

Pues bueno. -Por mi culpa no has podido.

-No, mujer.

¿Cómo que por tu culpa no he podido?

No vuelvas a decir tonterías de esas, ¿eh?

Tú sabes que yo estoy aquí porque quiero y porque quiero estar contigo.

-Ya, bueno.

¿Y por qué no quedas con ella?

-Pues porque...

-A ver: si total aquí tampoco haces nada, ¿sabes?

Y yo estoy bien.

-¿Seguro?

-Que sí. Queda con ella.

-Vamos a ver. Pero...

-En serio, vete.

Al menos tú que puedes, pásatelo bien.

-Pero cualquier cosa, cualquier cosa, me llamas.

-Que sí.

-Promételo. -Te lo prometo.

-¡Ay! Escúchame. Cualquier cosa.

-¡Que sí! -Lo más mínimo me llamas.

-Que sí.

-Que nos conocemos. -Pásatelo bien.

(Música)

(HABLA AGITADA) -Sí. Él siempre dice que siento celos, pero no es eso.

Lo que pasa es que me fastidia que sea tan mujeriego.

He llegado a contarle hasta cinco chicas en una semana.

Y a ver, que si él quiere pensar que son celos, pues vale.

Lo que pasa es que me da miedo

que pille alguna enfermedad o algo así. ¿Sabes?

Porque a ver, él me dice que se cuida y todo eso, pero...

yo no me lo creo mucho, la verdad.

Porque Luis es mucho Luis.

Y bueno, ahora, si no os importa,

la verdad es que estoy un poquito cansada.

(Música)

Fidel, el paciente con hepatitis, ha tenido que volver a Urgencias

porque sangra abundantemente por la nariz.

-Por favor, la doctora Jiménez. -Sí. La voy a avisar enseguida.

-Sí. Es que no paro de sangrar, por favor.

-De acuerdo. Sara, por favor, ¿le puedes acompañar a Triaje?

Voy a avisar a la doctora ahora mismo. -Vale.

-Por lo que veo

no has seguido mis recomendaciones de guardar reposo.

-Doctora, es que mi jefa me pidió

que terminase el trabajo que estaba haciendo.

Y yo es que no puedo estar en la cama. Me aburro.

-Mira, no tenemos la suficiente confianza

como para decirte lo que estoy pensando.

Así que mejor me voy a callar.

Bueno, y ¿aparte del sangrado de la nariz tienes algún otro síntoma?

-He tenido tos con sangre, he tenido fiebre...,

y lo peor es que me cuesta como... respirar, doctora.

(Mensaje)

-Mm. -Disculpe, doctora.

-No pasa nada.

-Venga, pues vamos a aprovechar

que has dejado de sangrar para explorarte. -Vale.

-Una hemorragia nasal no suele ser un motivo de alarma.

Pero en algunas ocasiones sí que puede indicar

que hay algún problema grave.

Algunos consejos para detener el sangrado son:

aplicar presión con los dedos,

levantarse para que la cabeza esté más alta que el corazón

y no es recomendable inclinar la cabeza hacia atrás.

(Suspiro)

-Tiene la ictericia más marcada que la última vez.

-¿Y eso indica que la hepatitis ha empeorado?

-Ahora no hables, por favor.

-A ver, las serologías del virus de hepatitis

que te hicimos han dado negativas.

Así que hay que seguir buscando la causa.

Además, los nuevos síntomas son bastante preocupantes.

-Rocío, ahora aparte del empeoramiento de la ictericia

también tiene disnea, taquipnea y fiebre.

Y en la auscultación pulmonar hay una disminución del murmullo vesicular.

-¿Taquipnea? ¿Y eso qué es?

-La taquipnea es el aumento de la frecuencia respiratoria.

Y también se oye menos el aire al pasar por los pulmones al respirar.

-Y entonces ¿cuál es el siguiente paso a seguir?

-El estado de Fidel es bastante delicado.

Así que voy a dejarle en la UCI con oxígeno, sueroterapia,

broncodilatadores y paracetamol para la fiebre.

Y también voy a pedirle una analítica de sangre y una placa de tórax.

Porque está claro que esto no es solo una hepatitis aguda.

-Hola, Alejandra. -Hola.

-A ver, por lo que veo, tenías unas décimas, ¿no?

¿Y esa respiración?

-No sé.

Estoy respirando mal desde hace un rato.

-M. ¿Estás con ansiedad o algo?

-Un poco.

-¿Por Luis?

(Pitidos)

-Solo somos colegas. -Vale, vale.

Bueno, pues tienes 39.

Así que tenemos que bajar esa fiebre.

Mientras tanto lo que voy a hacer va a ser pedir una serie de pruebas,

¿Vale? Ahora vuelvo.

-Vale. -Venga.

(Teléfono)

¿Sí?

A ver necesito que venga una enfermera

porque hay que poner antipiréticos en la 202.

Y también una analítica urgente.

¿Vale? Gracias.

Bueno, la verdad es que estoy preocupada

porque mi paciente estaba evolucionando bien

con respecto a sus fracturas,

pero ahora mismo presenta dos síntomas nuevos, que son:

dificultad para respirar y también fiebre.

Así que, si me perdonáis, voy a pedir una placa de tórax...

(Marcación de teléfono)

Vale.

(Música)

Vale, Alejandra, pues ya he pedido todo.

¿De acuerdo?

Yo creo que no, que no van a tardar mucho.

Alejandra.

¡Alejandra!

¡Eh! ¡Hola!

-Luis...

-¿Cómo...?

-Luis...

(Timbre)

-Vale.

-¿Estás en casa, Luis?

-Alejandra, escucha; soy la doctora Natalia Romero, ¿Vale?

-Te quiero, Luis.

-Hay que llevarla a la UCI, por favor, Mar.

-Muy bien. Enseguida.

-Vale, venga. Venga, tranquila...

A ver...

Estás en el hospital, ¿vale? Estás bien, no pasa nada.

(Música)

-Puede quedarse pero solo un momentito. ¿M?

-Vale. Muchas gracias.

¡Eh, campeón!

¿Qué tal?

¿Cómo estás?

-¿Cómo te has enterado que estaba aquí?

-Me lo ha dicho la cocinera. Oye, escúchame bien, escúchame.

Necesito que cojas una cosa para mí.

-No. Conmigo ya no cuentes más.

-Bueno, mira, es verdad.

Ya has colaborado mucho, y gracias a tu información,

sabemos que tu jefa va todas las semanas a un hotel,

permanece 15 minutos dentro

y sale siempre con una carta en la mano.

Necesito esas cartas, Fidel, necesito esas cartas;

necesito que las cojas.

-No. Yo ya te he ayudado bastante, ya.

-Piénsalo de este modo. Mira:

Yo sé que tú le tienes estima a tu jefa, es normal.

Si nosotros sabemos lo que pone en la carta,

igual podemos determinar

que no se trata de una infidelidad,

y que a lo mejor es, yo qué sé, un chantaje,

cualquier otra cosa. Míralo de ese modo.

-No. -Le estás haciendo un favor.

-Yo no te voy a ayudar en eso.

Además, lo que me pides es ilegal.

La señora es muy buena conmigo.

Y con mi hijo se ha portado genial.

Y encima la estoy traicionando.

-Pues te voy a decir una cosa:

o me traes esas cartas,

o me devuelves el dinero ahora mismo.

Ya.

¿Te queda claro?

Pues eso es lo que hay.

-Vale. Cógelo. Lo tengo en la cazadora.

(Música)

Puede pasar un tiempo y luego le hago la ortodoncia a mi hijo.

No pasa nada.

Puedo pedir un crédito o lo que sea.

Pero no poderle mirarle a los ojos a la señora sería horrible.

Me sentiría el peor hombre del mundo.

-Vale.

De acuerdo.

(Música)

Luis, el amigo de Alejandra,

vuelve al hospital tras recibir una llamada de la doctora Romero.

-Chicos, perdona, es que me ha llamado la doctora Romero

y me ha dicho que Alejandra había empeorado y no...,

no me ha querido dar más información.

Si no os importa, voy a ver.

(Llaman a la puerta)

¿Qué le pasa a Alejandra?

-Mira, te tengo que dejar; después hablamos.

Vale. Bueno, hasta luego.

-¿Qué le ha pasado?

-A ver, Luis.

Alejandra no está bien.

-Pero vamos a ver: ¿no me...?,

necesito saber qué le ha pasado.

No me ha dicho nada por teléfono de lo que ha pasado.

-Porque necesitaba decírtelo en persona,

¿vale? -¿Qué ocurre?

-Que ha entrado en coma. -¡¿Qué?!

¿En coma?

Pero ¿cómo es posible?

-Pues de momento no lo sabemos.

Tenemos que descubrir si la causa es metabólica, si es tóxica...

De momento no lo sabemos, Luis.

(Música)

-¿Pero va a despertar?

-Es que no te puedo engañar. No lo sé. No lo sé.

Le hemos puesto un tratamiento y yo espero de corazón que así sea,

pero no lo sé.

-¿Puedo verla?

-Bueno, ahora mismo un neurólogo la está explorando y está en la UCI.

Pero...

Bueno, Luis, unos minutos igual sí,

cuando termine la exploración.

No sé, creo que es el momento de que avises a los padres,

a algún familiar, no sé.

La situación es...,

es complicada.

(Música)

Fidel, el paciente con un empeoramiento

de la hepatitis aguda que padece,

se ha sometido a una radiografía de tórax

a petición de la doctora Jiménez.

-Fidel.

Fidel, ¿cómo estás?

-¡Fff!

-¿Cómo tiene la tensión, Mar? -Está hipotenso.

-Las pruebas indican que tiene insuficiencia

respiratoria y hepática.

-Vale. Pues vamos a ponerle dopamina para subir la tensión arterial.

-Muy bien.

-Es evidente que hay algo que se nos escapa;

porque, a pesar del tratamiento, Fidel no deja de empeorar.

Tiene taquicardia y está hipotenso.

-No lo voy a hacer. No lo voy a hacer.

Las ratas. ¡Las ratas!

-Fidel. ¡Fidel...!

(Música)

-A ver, se está chocando.

Vete a buscar a Mar

y que traiga la dopamina cuanto antes, por favor.

-Bueno, al final, lo que te he comentado.

¿Lo has visto?

-Sí.

La erupción petequial de los brazos también la tiene en axila y tórax.

Has hecho bien en llamarme.

-Bueno, en realidad yo no te he llamado.

Solamente he pedido un neurólogo.

-Bueno, entonces habrás tenido suerte.

-Bueno, ¿algo más que tenga que saber?

-Sí.

La paciente no tiene reflejos en ninguna de las cuatro extremidades.

-Mm. Tetraplejia asimétrica. ¿No?

-¡Muy bien!

La respuesta plantar es anormal.

Lo que significa que está dañada la vía piramidal,

que es la que se encarga de transmitir el impulso motor.

-Ya. Bueno, yo en realidad solamente te he pedido un diagnóstico, ¿sabes?,

no una clase de neurología.

-Ya.

Pero bueno, ahora estoy seguro que, con todos estos datos,

sabrás perfectamente cuál es el diagnóstico.

-Sí. Embolia grasa.

-Yo pienso igual.

Una embolia grasa se produce cuando una especie de tapón de grasa

obstruye un vaso arterial.

Con la fractura de los huesos, estas grasas se han movilizado

y han llegado al flujo sanguíneo y al cerebro.

-¿Qué hay?

-Hola, ¿qué pasa, qué tal?

-¿Tienes algo ya de mi mujer o qué?

-Tengo una pista que yo creo que nos va a dar mucha información, ¿eh?

Sí, seguro.

-Bueno, ya hace tiempo que te contraté, o sea que...

-Ya.

Lo que pasa es que estoy teniendo un pequeño problema con un confidente.

Pero eso se va a resolver muy pronto. Tranquilo, seguro.

De todas formas, yo no estoy seguro de que haya una tercera persona.

A lo mejor no es una infidelidad.

Igual se trata solamente no sé, de una pequeña crisis matrimonial,

y por eso ella se comporta de una forma rara.

-Sí. Ya sé que está rara, por eso te contraté.

-Ya, ya, ya. Pero bueno, pronto tendremos resultados, ¿eh?

-Quiero resultados. Porque, si no...

-Vale.

-Dos días tienes, ¿eh? -Te llamo.

(Marcación de teléfono)

Gabi, ¿qué pasa?

Soy Amancio.

Oye, mira, necesito que me hagas un favor.

Sí, ya. Ya lo sé.

Pero mira, búscame información sobre un tipo:

Fidel García Montes.

¿Eh?

Venga, a ver qué encuentras por ahí.

Sí, te debo una. Venga, chao.

(Música)

-Lo siento, pero no puede pasar.

Su amigo ha tenido un shock séptico.

-Pero si hace un rato no estaba tan mal.

-Bueno, hemos conseguido estabilizarle,

pero el estado de salud ahora mismo de Fidel es delicado.

-Vale.

-Antes de perder el conocimiento

él ha murmurado algo sobre unas ratas o...

-Sí. Me comentó.

-¿Sí?

-Por lo visto hay alguna en el cobertizo

donde guarda las herramientas.

-Vale. Ahora sí que tengo una idea de lo que le está pasando a su amigo.

Voy a hacerle una prueba.

-Pero ¿cuándo va a salir?

-Bueno, no lo sé.

Eso es lo que vamos a averiguar, ¿vale?

(Música)

Después de hacerle varias pruebas a Alejandra

para confirmar el diagnóstico,

la doctora Romero le acaba de realizar

como último estudio de imagen una resonancia magnética cerebral.

-La resonancia ha confirmado que estamos ante una embolia grasa,

que es lo que ha provocado el coma en mi paciente.

Por tanto Alejandra sigue necesitando ventilación asistida.

-Entonces ¿se sabe si se va a despertar o no?

-A ver, Luis, hemos comenzado con el tratamiento; ¿vale?

Yo espero que sí.

Pero también quiero que sepas que la evolución va a ser lenta.

Tanto a nivel de fracturas como a nivel neurológico.

¿Comprendes lo que te quiero decir?

-Sí.

¿Me ayudará a decírselo a sus padres?

-Pues claro.

-Es que no tendría que haberla dejado sola en el hospital.

Soy un egoísta.

-Vamos a ver, Luis.

Nadie sabía cómo iba a evolucionar.

Y desde que está en coma,

no te has movido de su lado en ningún momento.

Eso no lo hace cualquier amigo, ¿eh?

-Ya, pero ha habido tantas ocasiones antes, que...

-Escúchame, ¿quieres verla antes de que lleguen sus padres?

-Sí. -Vente.

-Y ¿por qué piensas que me pasa algo?

-No, por nada.

Lo único que me ha comentado Marco, y me parecía un poquito raro

que no tuvieras el dosier del proyecto;

cuando fuiste tú la que animaste a Marco para hacerlo.

-Bueno, ¿eso qué tiene que ver?

Que ha sido solo un despiste. -¿Un despiste, tú?

-Bueno...

A ver, es que...

Creo que Molina tiene más mano en el Consejo de Administración

de lo que pensamos.

Porque, ¿a ti no te parece raro que Romero lo haya nombrado subdirector?

-Bueno, a ver: el Consejo quiere tenerlo ahí para...,

para saber lo que hace.

-Sí. Para eso...

y porque Molina está liado con Sonia,

la del Consejo de Administración de la Fundación Castelo.

-¿En serio? -Sí.

Los vi y se lo dije a Soto.

-¿Y qué te dijo ella?

-Pues me dijo que me dedicase a mi proyecto

en vez de boicotear el de los demás.

Así que...

dime tú, con qué ánimo me enfrento yo a eso.

Sabiendo que nos van a poner un montón de pegas,

sabiendo que nos van a decir que no

y que al final se van a quedar con el proyecto de Soto y de Molina.

-A ver, yo lo que creo es que deberías contárselo a Marco.

Que es tu compañera de proyecto.

(Suspiro)

(Música)

-Hola.

(Música)

Acabo de pedirme todos los días libres que me quedaban de vacaciones

para poder estar aquí contigo y cuidar de ti.

Que sé que tus padres estarán aquí contigo, pero...

pero yo también.

Ah, por cierto: cuando, cuando he hablado con ellos,

les he dicho...,

les he dicho que estábamos saliendo juntos.

Es que...

Es que es lo que quiero, ¿sabes?

He sido un idiota todo este tiempo.

Yo...

Bah...

Bueno, solo espero que cuando despiertes

puedas perdonarme esta mentirijilla,

¿eh?

Bueno, y si no lo haces pues, lo entenderé.

Porque por lo menos significará que has despertado

y que te has recuperado lo suficiente como para mandarme a paseo.

Porque vas a despertar.

Estoy seguro.

(Música)

Pasado algún tiempo,

la doctora Jiménez y la doctora Marco

le van a comunicar a Fidel los resultados de su prueba.

-¿Qué tal, Fidel? ¿Estás mejor, no?

-Bueno, un poco. ¿Ya saben lo que me pasa?

-Pues sí. Tienes leptospirosis.

Que es una infección provocada por la bacteria leptospira.

-Y ¿cómo pude haber cogido eso?

-Esta infección puede suceder

al entrar en contacto con aguas contaminadas.

-Si por ejemplo el charco que había donde guarda las herramientas,

que si las ratas han hecho sus cosillas ahí,

y tenías heridas en la piel, por pequeñas que sean,

pues si has tocado el agua,

igual has podido infectarte así.

-Te estamos poniendo un antibiótico, bencilpenicilina.

Y corticoides para los problemas respiratorios.

Así que tranquilo, que todo apunta a que te vas a poner bien.

-Vale.

-En un ratito venimos.

-Vale. OK. -Venga, que te mejores.

-Hasta ahora. -Hasta luego.

(Música)

-Recuerde que solo puede quedarse un momentito, ¿eh?

-Sí. Gracias.

-¿Qué quieres?

-Ya veo que estás mejor.

¿Que qué quiero? Quiero que me traigas esas cartas.

-Pues no.

-¿No?

A ti te preocupa mucho

todo eso de la ilegalidad, de la justicia.

He movido algunos hilos,

y ¿sabes de lo que me he enterado?

Que nada más llegar a España te metieron en la cárcel por robar.

¿Qué te parece? o mejor dicho:

¿qué le parecería a tu jefa o a tu hijo?

¿Qué le parecería a tu hijo saber que su padre es un ladrón?

(Música)

-Buenas. -¿Qué tal?

Oye, Rocío, no te lo he dicho antes,

pero has hecho un trabajo increíble con el paciente.

-Muchas gracias. -Enhorabuena.

-Bueno, aquí está mi parte del proyecto que faltaba.

-¡Ay, qué bien!

(Teléfono)

Espera un momento...

-Bueno, yo es que te quería comentar una cosilla.

-Dime. -A ver...

nada, que...

Que lo que he puesto es el índice al final en vez de al principio

y que igual a ti te gusta más al principio, no sé.

-Hombre, es un poco raro el índice al final.

Pero si lo has puesto así, lo dejamos y ya está.

-¡Buenas!

Hola. -¿Qué tal? Oye, chicas.

Os dejo porque me ha llegado una urgencia y me tengo que marchar.

-Bueno. -Hasta ahora.

-No le has dicho nada, ¿no?

-No.

Pero si ¿qué le voy a decir?

Al fin y al cabo

yo estoy haciendo mi proyecto con la presidenta de la Fundación.

Yo tengo mucho más que ganar que Molina.

-Visto así...

-Y nada;

que los proyectos hablen por sí mismos, ¿no?

-Pero no te fías de Molina.

-¿Yo? Pero ni un pelo.

-Natalia, ¿cómo sigue la paciente de la embolia grasa?

-Bueno, pues tenemos que ver cómo evoluciona con el tratamiento.

Pero bueno, en cualquier caso los padres están viniendo y es una...

-Por mí ahórrate los detalles, ¿eh?

Solo me interesa la parte médica.

-Mm. La verdad es que me sorprende que preguntes por un paciente mío. M.

-Ya.

A mí me sorprende que todavía no te hayan ejecutado

en la plaza del pueblo por las jugadas de las nóminas.

-Vamos a ver...

-Mira, ya estamos todos, ¿eh?

  • Centro médico - 19/01/18 (1)

Centro médico - 19/01/18 (1)

19 ene 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 19/01/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 19/01/18 (1)"
Programas completos (960)

Los últimos 973 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios