www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4572087
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 18/04/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Damián acude al hospital porque desde hace días

siente pérdida de fuerza en el lado izquierdo del cuerpo.

-Hombre... Pues aquí estoy de nuevo, como podéis ver.

Y eso que la última vez que vine aquí, me pegué un susto...

Porque me dijeron que igual tenía VIH,

y al final era una varicela que se complicó.

Pero bueno, que... Perdonad. Me tengo que ir, ¿eh?

Perdón: ¿Está aquí la doctora Soto? -No está, está de viaje.

-Ah. Vaya. Es que somos amigos... Bueno. Amigos...

-¿Te puedo ayudar en algo? -Es que creo que tengo un ictus.

-¿Y por qué piensas eso?

-Eh... Perdón. ¿Eres médico? -Sí, claro.

-Bueno. Viéndote, no sé si invitarte a tomar un café

o decirte lo que me pasa. Perdón. Es que estoy muy nervioso.

Estoy diciendo muchas tonterías.

Lo que quiero decir es que noto que tengo medio cuerpo paralizado;

que tengo menos fuerza.

Es que mira. Con esta mano voy así, y con esta es como que me cuesta más.

-A ver, ¿puedes hacerlo otra vez?

-No sé si tengo un tom..., trombo cerebral,

que es lo que he visto que, con los síntomas en Internet,

esto te puede...

-A ver. Acompáñame. Anda.

-¿Sí? -Sí.

-Eh... Gracias. -Te dejo esto aquí, Raquel, gracias.

-Muchas gracias, ¿eh? -Nada.

-Pues mira.

Es que acabo de abrir una escuela de teatro con mis ahorros y eso.

Me ha costado horrores, ¿sabes?, abrirla.

Y el caso es que, bueno.

Ahora mis alumnos, pues claro,

me ven para arriba y para abajo,

que me tropiezo con las cosas de la escenografía,

que tengo la lengua un poco de trapo, ¿sabes?

Y digo: No sé.

A lo mejor van a pensar que estoy borracho o algo así.

Y la verdad es que no... -Bueno. Vamos a ver.

¿Qué antecedentes médicos tienes? -Pues... asma bronquial, ¿eh?

Porque hace dos años fumaba, pero bueno.

Ya lo he dejado, ¿eh? Este... Ya lo dejé...

-Muy bien.

-Y... Pero bueno. Ahora, entre la flojera esta que tengo;

el asma que tuve, eh..., y el ictus este que tengo,

o comoquiera que lo llames.

Pues es que estoy... Yo qué sé. -A ver, tranquilo.

Vamos a pasar a la camilla, y te echo un ojo.

-Vale. -¿Vale?

Damián presenta debilidad y torpeza en la mano izquierda.

Además, también tiene problemas a la hora de caminar.

A esto se le une también los problemas que dice que tiene

a la hora de hablar de vez en cuando.

Así que vamos a hacerle una serie de pruebas,

para ver si damos con la causa.

Lara Ríos acude a la consulta de la doctora Marco,

tras varias semanas sufriendo disnea cuando hace deporte.

Hasta hace unas semanas, todo bien,

pero, poco a poco, como que me he empezado a ahogar cada vez con...,

con más facilidad, cuando salgo a correr.

No sé por qué.

-Aparte de esta sensación de ahogo, ¿tienes algún otro síntoma?

-Sí. Eh... Esto me pasa, igual ahora en casa, sin...,

sin estar haciendo nada: me ahogo.

-¿Por la noche te despiertas por esta sensación de ahogo?

-Sí, estoy durmiendo con un par de... almohadas en..., en la espalda

para..., para no ahogarme. -Ya.

¿Tienes alguna enfermedad importante, algún antecedente de interés,

alergias...?

-No. Bueno. Eh... Mi madre se murió de cáncer de páncreas hace seis años

y... Y yo, bueno.

Tuve una época de... excederme con algunas sustancias,

pero de eso ya hace años y... Fff... Ahora, ahora me cuido más que nunca.

Antes tocaba en un grupo de música y...

Bueno, cuando... nos empezó a ir bien,

se nos fue un poco la olla con lo de sexo, drogas, y rock and roll.

Pero, cuando mi madre se murió, decidí dejarlo todo y...

abandoné la música por completo para no volver a caer.

-Pues qué pasada lo de tocar en un grupo, ¿no?

A mí me encantaría saber tocar un instrumento o cantar,

pero... soy muy mala.

-Es muy divertido. Yo tocaba la guitarra.

Y la verdad que me lo pasaba muy bien.

-¿Te has notado más hinchada últimamente?

-Sí, la verdad que..., qué sí. Yo creo que... Incluso he engordado.

-A ver. En la exploración tienes edemas en las dos piernas

y, por lo que he auscultado,

la frecuencia cardiaca estaba acelerada y...

Tienes un ritmo de galope, que no es una buena señal, Lara.

-¿Y eso por qué podría ser?

-Es raro en tu edad, pero parece que tienes una insuficiencia cardiaca.

Así que voy a hacerte algunas pruebas,

y vamos a empezar un tratamiento con betabloqueantes y con diuréticos.

-Bueno. -¿Es un ictus lo que tengo?

-A ver. No lo creo. Tu tensión es normal, no tienes fiebre,

y tu estado general, tanto físico como neurológico,

también están dentro de lo normal.

-Vale. Es un ictus pequeñito, ¿verdad?

No me lo quieres decir. ¿Es eso?

-A ver. Según me has contado, llevas unas dos semanas con los síntomas.

Si fuera un ictus, es bastante repentino e incapacitante.

Así que no lo creo.

-Perdona. ¿Nos conocemos? No sé...

-No creo. -¿No?

-Eh... Aparte de lo que me has contado, ¿tienes algún otro síntoma?

-Perdona. Por lo que te he dicho antes. ¿Vale?

Es que a veces se me va un poco. Eh... Pues mira. Eh... No.

La verdad es que lo único que noto es

como un dolor en el costado izquierdo, un dolor así, muy tonto,

y también tos.

Tos, así, que me sale como blanco después, pero... nada más.

-¿Nada más seguro?

-No. Bueno. Lo único, he perdido ocho kilos en el último mes, pero vamos.

Que...

-Pues una pérdida importante.

-Bueno. Es que lo he estado dando todo en la escuela. Me imagino que...

¿Qué? ¿Qué pasa? Esa cara. ¿Qué? Tengo algo muy malo, ¿verdad?

-Si en un periodo de tiempo de entre seis a 12 meses

hay una pérdida de peso importante, sin hacer dieta o ejercicio,

hay que acudir al médico para hacer una valoración.

Pues el estrés, la desnutrición, el hipertiroidismo

o incluso el cáncer

pueden ser la causa de esta pérdida de peso repentina.

-Hacedme lo que queráis, de verdad.

Las pruebas que necesitéis,

porque es que lo único que sé es que me encuentro fatal.

-A ver. Todavía es muy pronto para decir nada.

Para eso tengo que hacerte una serie de pruebas,

y a ver si averiguamos lo que te pasa.

Quiero hacerte una analítica, una radiografía y un TAC.

-Ah, madre mía. Un TAC. -¿Qué pasa?

-Pues que un TAC e ictus van muy de la mano. ¿No?

O sea, si me vais a hacer un TAC... -Vamos a ver.

El TAC nos dice muchas cosas.

Vamos a ver qué dice tu TAC, y luego vemos. ¿Vale?

-Vale. Gracias, doctora.

Y perdón, ¿eh? Si estoy diciendo tonterías.

-Nada. No te preocupes.

En determinados casos como este,

no me gusta compartir mis sospechas con los pacientes.

Es probable que Damián tenga una infección,

o también sus síntomas son compatibles con un tumor cerebral,

con una enfermedad neurológica desmielinizante tipo ELA,

o incluso, con esclerosis múltiple.

Llaman a la puerta

-Hola. Huy... Perdón.

Que venía buscando a un paciente,

pero lo han debido cambiar de habitación.

-No sé. Yo cuando he llegado no había nadie aquí.

-Oye, tu cara me suena un montón. -No creo.

-¿Tú no eres la guitarrista de Las Beatas?

-Sí. -¡Qué bueno!

Que yo sigo al grupo desde hace varios años. -¿Sí?

-¿Y cómo es que estás aquí? ¿Qué ha pasado?

-Pues al parecer tengo una insuficiencia cardiaca,

pero me tienen que hacer pruebas todavía.

-Vaya. Bueno, pues espero que te recuperes pronto.

-Gracias. -Yo soy Ainhoa. Trabajo aquí.

O sea que para lo que necesites... -Yo soy Lara.

-Lo sé. Bueno, encantada. -Igualmente.

-Nos vemos. Chao. -Chao.

No, no me molesta que me reconozcan por haber tocado con Las Beatas.

De hecho, la verdad es que creo que me gusta.

Eso significa que lo hicimos bien, ¿no?

Y, cuando me preguntáis si lo echo de menos,

pues... no sé qué decir.

Me lo pasé muy bien, pero... creo que estoy mejor así,

y mi salud es lo primero.

Damián ha sido sometido a un TAC de urgencia,

para determinar la causa de los problemas motores que está sufriendo

en el lado izquierdo del cuerpo.

Y poco después, la doctora Jiménez se reúne con el paciente

para compartir con él los resultados del TAC

y de las demás pruebas diagnósticas.

De verdad. Después de lo de la ataraxia o ataxia cerebelosa

que me habían diagnosticado,

pensaba que había pasado lo peor.

Pero ahora, he ido al baño cinco veces en una hora.

Y encima, mira cómo tengo la pelotita.

Es que la voy a destrozar.

Mira: Lo que me alegro es que me hayas atendido tú.

Porque es que a veces te toca un doctor, yo qué sé,

con cara de hueso y que te mira mal,

y por lo menos tú, pues mira: me agradas.

Como doctora, digo, ¿eh?

Que no es lo de... Bueno, como mujer también. ¿Vale?

A ver. Estoy empezando a decir tonterías.

Es que estoy muy nervioso. -A ver. Vamos a lo que vamos.

-Vale. -¿Vale?

En la analítica hemos visto una pequeña leucocitosis.

Eso quiere decir que probablemente haya un proceso infeccioso.

En la bioquímica, tanto la función renal como la coagulación

están dentro de lo normal.

-Ajá, vale, pues eso es buena señal, ¿no?

-Y en la radiografía de tórax,

hemos visto un aumento de la densidad del lóbulo superior,

con pérdida de volumen pulmonar.

-¿El pulmón? ¿Tengo tocado el pulmón, entonces?

-Y también, en el TAC craneal que te hicimos con contraste, ¿vale?,

hemos visto, pues una lesión a nivel parietal en el lado derecho.

Con un edema asociado.

Es decir: una lesión en el cerebro. -Madre mía. Madre mía.

Tengo el pulmón y el cerebro tocado, entonces, ¿eh?

-Eso parece.

Así que... te vas a tener que quedar ingresado con tratamiento antibiótico

porque te quiero hacer más pruebas.

-No tendré un tumor... ¿Es un tumor? ¿Puede que sea un tumor, doctora?

-A ver, Damián. Todavía es muy pronto para confirmar y descartar nada.

¿Vale? -Vale. Vale, gracias.

No me podía haber tocado la lotería, no.

Al final, del tema de salud,

lo que me puede pasar es que tenga un tumor.

Madre mía, si tengo un tumor.

Y si por lo menos en lo profesional o en lo sentimental

me fuera un poco mejor...

Pero es que... No. Es todo un desastre.

Tras unas horas ingresada con tratamiento,

Lara, la paciente con una posible insuficiencia cardiaca,

ha empezado a sufrir una crisis de hipotensión arterial.

-Tiene 85-40. -¿Sí? -Sí.

-Pues vamos a suspender los diuréticos y a ponerle inotrópicos.

-¿Qué pasa?

-Lara, tienes la tensión un poco baja.

Por eso estás así tan mareada.

Pero ahora te vas a encontrar mejor, no te preocupes.

Y vamos a hacerle también una coronariografía de urgencia.

-Hola. Eres Carla, ¿no? -Sí.

-De Las Beatas. -Sí.

-¡Qué bueno! Pues que me gusta muchísimo vuestra música.

-Muchas gracias.

-Joé, qué guay. Tenéis concierto este fin de semana, además, ¿no?

-Sí, el sábado.

-No voy a poder ir porque tengo una guardia.

Y me da una rabia... -Vaya. Bueno, bah, habrá más.

Sí. Soy la cantante de Las Beatas.

La verdad que estamos flipando

con el éxito que estamos teniendo con el último disco.

Nos han salido mazo de fechas, ¿sabes? Por toda España.

De hecho, vamos: en algunas ciudades, es que se han agotado las entradas.

Muy guay, la verdad.

-Supongo que vendrás a ver a Lara, ¿no?

-Sí, sí, ¿qué le pasa? -Pues...

-Que me ha llamado, que habíamos quedado y me llama y me dice que...,

que la han ingresado.

-Pues creo que ahora mismo le están haciendo una prueba.

Pero vamos, supongo que te avisarán.

Y si no, voy a intentar enterarme de algo, y bajo a contarte.

-Vale, vale. Pues... Pues muchas gracias.

-De nada, encantada. -Igualmente.

-Hasta luego. -Venga.

-Eso es, Julia: CI es lo que hemos visto estos días, ¿vale?

Y una italiana, y ya está. Sí, sí, no te preocupes.

Si voy a volver. Si es que me ha surgido este viaje, y...

Pero no te preocupes. Venga, un abrazo a todos.

Llaman a la puerta

-Hola, ¿qué tal? -Hola.

-¿Cómo te encuentras? -Pues agotado.

Estaba llamando ahora a los alumnos para cancelar las clases,

de momento, espero, y... y bueno.

-¿Tienes muchos alumnos?

-Cuatro. Pero son muy intensos, ¿eh?

Se mueven mucho. Así que valen por diez.

Que...

-¿Quieres que llamemos a algún familiar, a...?

-Pues... -Una amiga, a lo mejor...

-Mira, con mis padres hace tiempo que no me hablo.

Y el tema de pareja, a ver, ¿cómo explicarte?

Eh... Me va mejor en la salud que en el amor.

¿Vale? Sí. -Perdón.

-No, no, ríete. Si está bien reírse.

Si la verdad es que... me gusta verte reír.

Y tu sonrisa es lo más bonito que me ha pasado este mes.

O bueno, digo: este mes. Yo creo que en todo el año.

Oye, perdona. Que a lo mejor estoy hablando demasiado otra vez y...

es que cuando me pongo nervioso no paro de hablar.

-Que no pasa nada.

Que... Que ya te voy conociendo y no te lo voy a tener en cuenta.

Y nada, te voy a dejar un ratito que descanses,

y luego me paso a verte, ¿vale? -Vale. Muchas gracias. -Nada.

¡Por favor, diazepam, rápido!

Tranquilo. Tranquilo. Tranquilo.

Tranquilo. Tranquilo.

Ya está. Muy bien.

A ver. Eh... Damián ha sufrido una crisis convulsiva,

es evidente que sus síntomas neurológicos están aumentando,

así que hay que tratar esta lesión cerebral cuanto antes.

Es muy importante saber

que las crisis convulsivas tónico-clónicas

no solo están causadas por epilepsia.

También hay otras diferentes causas. ¿Vale?

Ahora vamos a dejarle un ratito tranquilo.

Tras descartar enfermedades coronarias

durante la coronariografía,

Lara Ríos, se somete ahora a una ecocardiografía.

Con la coronariografía, hemos visto que las arterias coronarias,

las arterias que nutren el corazón de Lara, están bien.

Y ahora vamos a hacerle una ecocardio para estudiar con más detalle

la anatomía y el funcionamiento del corazón.

Una compañera me ha dicho que una amiga tuya del grupo

había venido a verte. -Ah, sí. Será Carla.

Como habíamos quedado hoy, se van de gira

y quería que nos viéramos antes de irse.

-Mira, Marco.

-No hay valvulopatías, ¿no?

-No, no parece.

-¿Qué pasa?

-Lara, Tienes una miocardiopatía dilatada

con una disfunción severa del ventrículo izquierdo.

-¿Cómo? Eso... ¿Eso qué quiere decir?

¿Que tengo mal el corazón, y por eso estoy así?

-La miocardiopatía dilatada es una enfermedad del corazón,

en la que el músculo cardiaco se alarga y se vuelve débil.

Esto provoca un agrandamiento en las aurículas y en los ventrículos

que no se contraen bien,

y hace que el corazón no sea capaz de bombear la sangre al organismo

de forma eficiente.

Muchas gracias. -Nada.

-A ver, Lara:

Lo que sucede es que tu corazón no es capaz de contraerse bien.

Por eso estabas acumulando líquido en las piernas y en los pulmones.

Por eso tenías esa sensación de ahogo, la disnea.

Y como no es capaz de contraerse bien,

los latidos cardiacos son poco efectivos.

No expulsan suficiente sangre.

Y por eso aumenta la frecuencia cardiaca.

Es una manera de intentar compensarlo.

-No lo entiendo.

No entiendo por qué me está pasando esto ahora,

precisamente ahora que me cuido más que nunca.

Si...

salgo a correr todos los días. Como sano.

Y en mi familia no hay nadie con problemas del corazón.

-Ya, lo siento mucho.

Ahora vamos a seguir estudiando la miocardiopatía,

y vamos a intentar averiguar la causa para actuar sobre ella.

-Es de coña.

Es que dejé el grupo precisamente para evitar algo así,y toma.

Damián parece recuperarse lentamente de la crisis convulsiva que sufrió,

aunque aún parece estar bastante confundido.

-Ah... -Bueno.

¿Qué tal, Damián? ¿Cómo te encuentras?

-¿Eh? Ah... No sé. Cansado.

Cansado de esta vida.

Yo creo que tendría que coger el coche y fugarme ya.

-Bueno, lo que tienes que hacer ahora es cuidarte.

-No entiendo. Por qué, por qué, por qué no podemos ser libres.

¿Por qué?

Parecemos personajes de una historia así... Fúgate conmigo.

-A ver. Ahora no podemos.

Tenemos que hacer una resonancia magnética.

-Gracias por cuidarme, de verdad.

Aunque no te quieras fugar conmigo. Eres un ángel.

-Es mi trabajo.

Llaman a la puerta

-Sí. Adelante.

Vamos a sala de Imagen, ¿vale?

Pues según los resultados que estoy viendo,

la resonancia ha evidenciado una lesión ocupante de espacio

de unos tres centímetros de diámetro en el centro semioval derecho.

Rodeada de una gran cantidad de líquido.

Así que vamos a hacerle un estudio de perfusión,

para ver si se trata de un tumor.

-Ah, hola, Rocío. Que te estaba buscando.

-Sí, dime. -Oye, a ver: Tengo media hora libre.

Y estoy harto de estar encerrado en la consulta,

con pacientes y pacientes todo el rato.

¿Te apetece que nos tomemos algo en una terraza, al sol, a gustito?

-Pues me encantaría, la verdad... -Vale.

-Pero es que tengo a Damián con una crisis y...

me gustaría acelerar lo máximo posible lo de las pruebas.

-¿Acabas de decir Damián? -Sí. ¿Y?

-Tú normalmente dices el nombre del paciente seguido de paciente.

Y ahora no... mo so... Damián. -¿Qué pasa con eso?

-Nada. Nada, nada, que... ¿Qué va a pasar?

Nada, absolutamente nada. Eh... Te dejo. ¿Vale?

Dale recuerdos a... Damián. Adiós.

-¡Adiós, blanca flor!

-Tía, que no es nada. Ya verás, ¿eh?

Mira. Ahora te van a traer ya los resultados y tal.

Te ponen unas pastillas y...

Que justo mañana es la fiesta, además.

Qué casualidad, ¿sabes? Que haya sido ahora. Justo.

Que cuando estamos ahí con lo del concierto,

la presentación del disco y tal...

De hecho estabas invitada.

Mira. Voy a llamar a Ana, de hecho,

para que te dé un par de invis, ¿sabes?

Porque... igual sales después, ¿sabes?

Y te da un par de invis VIP y tal y vienes con alguien.

-Nada, no, no te preocupes, ¿eh? Podéis celebrarlo sin mí.

-No. Mira: para dos. Porque irás con alguien, ¿sabes?

-Pues no.

-A ver, respetamos un montón la decisión de Lara de dejar el grupo.

Porque la verdad que lo de su madre le afectó bastante.

Y a ver. No somos el mejor entorno para llevar una vida sana, la verdad.

Pero vamos. Que se le echa un montón de menos.

Porque es que... Es que era el alma de la fiesta, tía.

Venía y nos contagiaba a todas...

A ver. Que Las Beatas es lo que es, en parte...

En mucha parte es gracias a Lara.

¿Qué dices? ¿No estás viendo a nadie, o qué? -No.

-Venga, tía, que ya no me cuentas nada.

-Es que no estoy viendo a nadie, Carla.

-Que sí.

-No.

-Ya. Yo también lo he dejado con Javi, ¿sabes?

Sí. Sí, porque con el rollo de viajar y tal...

-Ya. -Ya.

Con alguien irás, tía. Venga. -Que no.

-¿Eh? ¡Con alguien irás!

-Carla: ¿Es que no te das cuenta que no estoy ahora para conciertos?

¿Que me acaban de decir que tengo no sé qué movida en el corazón y...?

Justo ahora cuando me estoy cuidando...

-¿Qué dices?

Vale, vale, vale, vale. Vale, vale, vale.

-Dejé el grupo para que... ¡Pa! Para evitar cualquier enfermedad, y mira.

-Vale, vale. Sí, sí, sí. Vale, bueno. Pero... ¿estás bien?

-No. No me encuentro bien. -No. Vale. Vale. Vale, vale, vale.

-No me toques.

Timbre

-A ver, a ver... Espera. Respira. Respira. Respira. ¿Hola?

-¿Qué pasa? -Sí. Nada, no sé.

Que se ha puesto así nerviosa y no... -Sal un momento, por favor.

-Vale. Sí, sí, sí, sí. -¿Qué te pasa?

-No sé. Noto así... Me noto como mareada y... tengo palpitaciones.

-Vale. Vamos a hacerle un electro y, si fuera una taquicardia sinusal,

habría que ponerle ivabradina.

Y luego quiero hacerle una resonancia magnética

por si hubiera algo de fibrosis.

Venga, rápido.

Damián, el paciente ingresado por una lesión ocupante de espacio,

recibe la visita de la doctora Jiménez.

-Hola. -¿Qué tal?

-Aquí estamos.

-Bueno. Pues ya tengo los resultados

del estudio de perfusión que te hicimos,

y no hay nada que sugiera que la lesión pueda ser un tumor.

-Bien.

-Así que, bueno.

Juntando estos resultados

con los resultados de las anteriores pruebas que te hicimos,

todo apunta, probablemente,

a que lo que tengas es un absceso cerebral.

-¿Absceso?

Bueno, eso suena menos grave que un tumor, ¿no?

Aunque, sinceramente, absceso no tengo ni idea de lo que es.

-Un absceso cerebral es una bolsa de pus que se encuentra en el cerebro.

Esto ocurre cuando bacterias

que normalmente provienen de otras partes del cuerpo

llegan hasta el encéfalo.

La presión que ejerce esta acumulación sobre el cerebro

provoca, entre otras cosas, los síntomas que ha tenido Damián.

-Vale. Entonces, absceso es mejor que un tumor.

-Bueno. Técnicamente, sí.

-Bueno. Técnicamente te podría decir que eres la mujer de mi vida.

-¡Es que no tienes remedio!

-No sé, es que me gusta ponerte en aprietos.

Y jugar con ese límite que parece que hay entre médico y paciente,

que no se sabe si se puede pasar o no...

-Bueno, pues ya te lo digo yo. No. No se puede pasar.

-Vale. -¿Sigo?

-Sí, por favor.

-Bueno, pues tenemos que drenarte el absceso.

Y esto se hace quirúrgicamente en quirófano. ¿Vale?

Una vez que te drenemos el absceso,

pues cogeremos una muestra para analizar,

y así podremos ver

qué tipo de patógeno es el que te ha provocado el absceso cerebral,

y así también,

pues tendremos un tratamiento perfecto para ti.

-Vale. Todo lo que sea tratamiento, drenaje,

y que no sea, por favor, tumor, por mí perfecto.

Tras someterse a una resonancia magnética y mejorar de sus síntomas,

Lara Ríos, la paciente con miocardiopatía dilatada,

realiza un test de marcha.

Muy bien. Ya puedes parar.

En la resonancia magnética que le hemos hecho a Lara

hemos descartado que tenga una fibrosis miocárdica.

Que es una de las causas de insuficiencia cardiaca.

Y ahora acabamos de hacerle un test de marcha de seis minutos

con fines pronósticos.

El resultado ha sido bueno,

y como después del último cambio de tratamiento ha mejorado mucho,

vamos a darle el alta.

-¿Eso significa que ya no tengo ningún problema en el corazón?

-No, a ver, Lara: Tienes una miocardiopatía dilatada idiopática.

Eso lo que quiere decir es que,

por mucho que hemos intentado averiguar la causa,

no la hemos encontrado.

-¿Y ya está? ¿Y no se puede hacer más?

-A ver. Ahora tienes que seguir yendo a consultas de Cardiología

a hacer revisiones,

y ahí te van a hacer un seguimiento y te ajustarán el tratamiento

para que lleves la enfermedad lo mejor posible.

Pero en un futuro, si la función del ventrículo izquierdo empeora,

se plantearán ponerte un DAI:

un desfibrilador automático implantable.

Un paciente con una miocardiopatía como la de Lara

tiene que conocer su cuerpo,

y estar atento ante cualquier síntoma que pueda indicar

un empeoramiento de su insuficiencia cardiaca.

Así como cambios en la presión arterial

y en la frecuencia cardiaca.

Además, deberá restringir la sal en las comidas.

-¡Ey! -Ey...

-Que ya te han dado el alta... -Sí. Ya saben lo que tengo,

pero... no saben por qué. Pero bueno. Espero que esto no me mate.

-Eres una tía dura de matar. Ya lo decías en tu canción, ¿no?

-Sí.

-Que he estado pensando,

y que a lo mejor te apetecería algún díavenir a ensayar.

-¿A ensayar? -Sí. Como antes.

-No creo que sea una buena idea.

Además: ya me he acostumbrado a la vida normal.

-A ver. Que si te sirve,

nosotras también estamos dejando un poquito los excesos, ¿sabes?

Que a ver, que al principio molaba,

pero ya tenemos que dar la talla, tía.

Que la gente está pagando una pasta para vernos.

-Más os vale.

-Es más: vente.

Vente a la presentación del disco, tía.

Y te cantas ahí una canción en plan sorpresa.

-¿Toco una canción? -¡Claro, tía! ¡Van a flipar los fans!

¡Venga! -Vale.

Pero solo si es "Dura de matar". -Por favor.

Damián está a punto de entrar a quirófano,

donde le realizarán el drenaje del absceso cerebral que presenta.

¿Pues sabes qué?

La gente piensa que el buen actor es el que sabe emocionarse.

Pero el buen actor es el que sabe emocionar al público.

¿Sabías eso? -No, no lo sabía.

Pero vamos, que yo pensando en eso de interpretar

y de subirte a un escenario,

es que nada más de pensarlo me entra una vergüenza...

Vamos, yo no podría.

Y ahora, los que van a entrar en escena son el equipo de Cirugía,

y estoy segura que lo van a bordar.

Así que tú tranquilo. -Muchas gracias.

Oye, gracias por aguantar mis rollos. -Nada. Si ya te voy conociendo.

-Oye. Una cosa: Si al terminar la operación

mi cabeza no queda demasiado mal, y a lo mejor te apetece quedar

a tomar una cerveza, o lo que podáis tomar los doctores:

un batido de chocolate... Yo qué sé.

-Que no pierdes un minuto, ¿eh? -Entonces, ¿qué?

-Mira: vamos a hacer una cosa. Ya han venido a por ti.

Así que guarda fuerzas para la cirugía,

y cuando te recuperes, hablamos de lo otro.

-Muy bien.

-Luego te veo. -Vale. Venga, gracias.

-Los abscesos cerebrales, generalmente suelen estar provocados

por infecciones bacterianas u hongos.

Es más frecuente en pacientes inmunodeprimidos.

Pero, como no es el caso de Damián,

pues tenemos que seguir investigando la causa.

Durante el concierto de su antiguo grupo,

Lara Ríos ha empezado a sufrir palpitaciones.

Los servicios de Emergencias la han atendido,

y en el camino al hospital

ha entrado en parada cardiorrespiratoria.

-Vamos. Ya estamos.

¡Marco!

Lara. Que ha perdido el conocimiento en el escenario.

Luego en la ambulancia ha sufrido una parada cardiorrespiratoria,

pero la he conseguido reanimar. -Vale. Vale, muchas gracias.

Vamos a Reanimación. Voy a intentar estabilizarla.

Ya me encargo yo, Ainhoa.

¿Qué tal? -Bueno.

-No fue buena idea dar el concierto, Lara.

Te dije que tenías que guardar reposo.

-Ya, ya lo sé.

Pero, como era solo una canción, pensé que no pasaría nada.

Y, entre los nervios de volverme a subir al escenario, la emoción,

el público..., pues...

-Ya, lo entiendo. Y afortunadamente no ha habido secuelas.

Pero los cardiólogos te van a poner el DAI.

-Me parece bien.

-Luego me pasaré con la cardióloga para explicarle todos los detalles.

-Vale. -¿Vale? Te dejo descansar.

-Gracias. -Nada.

El desfibrilador automático implantable o DAI

tiene la función de detectar un ritmo cardiaco que es anómalo,

y revertirlo automáticamente mediante descargas eléctricas.

Algunos modelos incluso pueden resincronizar el latido

mediante la estimulación simultánea de los dos ventrículos.

-Hola. ¿Se puede? -Claro, pasa.

-¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras?

-Bueno, pues me has salvado la vida, así que bien.

-Ya, pero solo estaba haciendo mi trabajo.

Y además, mira. Así pude ir al concierto.

-Madre mía. Qué ridículo, por favor.

Qué manera de estropear la presentación del disco.

-¿Qué dices? ¡Si tienes a todas las fans locas!

Tienes apoyo máximo en las redes. -¿En serio?

-Lo he estado hablando con Carla y lo estábamos viendo y...

-¿Con Carla? -Que no sabías que estaba, ¿no?

-No. -Vaya.

-Pero no te preocupes. Me haré la sorprendida.

-Y, ¿cuándo piensas volver a los escenarios?

-Después de esto, no creo que vaya a volver.

Creo que el escenario ya no es mi sitio.

-Vaya, bueno.

Es verdad que a veces los momentos vitales van cambiando.

Bueno. Voy a avisar a Carla y le voy a decir que ya puede subir a verte.

-Vale. -Venga.

-Gracias. -Hasta luego.

-Y que sepas que lideras mi ranking de mejores fans.

Que hasta ahora, ninguno me había salvado la vida, ¿eh?

-Me alegro. Hasta luego. -Chao.

Tras la intervención realizada para drenarle el absceso cerebral,

Damián sigue su recuperación en planta.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? ¿Cómo te encuentras?

-Pues genial, ya me ves. Para irme de fiesta.

Además me han puesto un nuevo tupé en la cabeza,

así que... Estoy muy aburrido.

-Bueno, pues mientras sea solo aburrimiento,

pues no es tan grave. ¿No?

Bueno. Como te he dicho, la operación ha ido muy bien,

y ahora, pues solo nos queda esperar los resultados del cultivo.

-¿Y de lo otro?

-¿Qué otro?

-Bueno, lo de tomar una cerveza cuando salga de aquí, y eso.

-Sí. Lo otro... Bueno, pues... Te voy a ser supersincera.

-¡Bueno...!

-Me has caído superbién.

Me río mucho contigo, me haces mucha gracia y eres supermajo.

-Pero...

-Pero, aunque te suene a tópico, es que no me parece una buena idea.

-Vale. Lo comprendo perfectamente. No te preocupes.

De todas formas no eres mi tipo para nada.

-¿Cómo?

-A ver. Una chica inteligente, buena, sincera, guapa...

La verdad es que no creo que me convenga. ¿Sabes?

-Hay que ver cómo eres.

-Hola. -Hola.

-Hola.

-Hola, ¿qué tal? Soy Hamman Dacaret. Encantado.

Los resultados del laboratorio. -Ah... Sí. Muchas gracias, Daca.

Eh... Sí. Pues, efectivamente, hay una bacteria,

que es lo que ha causado tu infección pulmonar.

Así que vas a tener que quedarte ingresado

hasta que termines el tratamiento.

-Sí. Bueno, Damián: En cuanto termines el tratamiento,

te podrás ir a casa con antibióticos. ¿De acuerdo?

Y tendrás que volver al hospital

durante unas ocho semanas más o menos para hacer controles.

-Eso quiere decir que volveremos a vernos, ¿no?

-Sí, claro. -Genial, Rocío.

-Bueno, pues nosotros ya nos vamos y... En un ratillo me paso a verte.

¿Vale? -Muy bien. Gracias.

-Nada.

-Adiós. -Adiós.

-¿Qué pasa?

-¡Genial, Rocío! Y...

-¿Y? -¿Cómo que "y"?

Pues a ver, que hay que estar muy ciega para no darse cuenta

de que este chaval está coladito por ti.

-Anda, anda...

-A ver, escúchame. Que es todo el rato.

Cómo te mira, cómo te habla, cómo "Rocío, Rocío"...

-Igual, ¿lo que está pasando aquí es que estás un poquito celoso?

-Tía, ¿qué voy a estar celoso? -No, no, pero un momentito tú ahora.

Es que estás de un pesadito... Y tiene toda la pinta.

Porque es que estás todo el rato: "Damián, Damián, Damián"...

-Nada. A ver. No. ¿Tú y yo, qué hacemos constantemente?

Bromas, todo el rato, ¿no? Pues eso hago. Ya está.

-Claro. Bromas.

-Mira. Mejor me piro.

-¡Genial!

-Pfff...

-Hoy, hija, no sabes cómo me suena tu cara, ¿eh?

-Ah, ¿sí? -Sí, ¿tú no serás de mi barrio?

-Pues, que yo sepa, no, porque creo que no la he visto nunca, señora.

-Pues yo, de verdad, vamos: como si te conociera de toda la vida.

-¡Ay, no quiero oírles más! -¡Eh, eh, eh! ¿Qué le pasa?

¡Tranquilo, tranquilo! -Que se...

-¡Tranquilo, Julio! Tranquilo.

-¿Y vosotros quiénes sois? ¿Quiénes sois vosotros?

-Tranquilo.

Julio: ¿Sabe dónde está?

La mayoría de las demencias son irreversibles y degenerativas.

Es decir: que los cambios en el cerebro

no pueden detenerse ni revertirse.

Pero hay determinadas demencias que sí pueden.

Aunque no sean tan comunes.

Un médico o algo parecido, por favor.

-Sí. -Huele a alcohol que echa para atrás.

-Hombre, como que se ha vaciado todas las botellas de su casa.

-¿Y suele beber siempre así? -Nunca lo había visto así.

-Tiene un poco de anemia. Y el sodio está muy bajo.

Yo supongo que estará deshidratado por los vómitos.

Así que nada. Vamos a seguir con el suero

y con la medicación para las náuseas.

-¿Soy buen actor, o no soy buen actor?

-¿Pero tú no estás borracho?

-No. Me he tomado dos copas para el aliento,

y el resto se lo he echado a la ropa. -¿Y lo del vómito?

-El de casa es agua con galleta,

y luego me he tomado aquí una compota de manzana que me hace potar.

-¡Tú estás loco, a ti te falta un tornillo...!

-No, no estoy loco. Soy un actor de método.

Subtitulación realizada por Teresa García Román

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 18/04/18 (2)

Centro médico - 18/04/18 (2)

18 abr 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 18/04/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 18/04/18 (2)"
Programas completos (1026)

Los últimos 1.039 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios