www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4742045
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 17/09/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por accesibilidad de TVE

Se confirma un gravísimo accidente de un autobús de la línea...

Hola, buenos días. Hola, buenos días.

Mire: voy al hospital Centro Médico. ¿Lo conoce?Sí.

Vale. Pues lo antes posible, por favor. Que tengo mucha prisa.

De acuerdo.

Que voy tarde y... Madre mía, el autobús...

Hola, doctor. -Hola.

Sí que tarda hoy, ¿no?

Sí, la verdad es que sí. Jenny: mejor vamos por la escalera.

¿Qué te parece? Hasta luego, doctor.

¿Queda mucho?

¿Un mal día? -Ni te lo imaginas.

Venga. -Gracias.

Qué desastre.

Aquí tiene. Quédese con la vuelta. Gracias, ¿eh?

¿Pero dónde ha sido? ¿Pero se ha chocado el autobús?

Ya. ¿Y hay muertos?

Oye, no te oigo bien, ¿eh?

Busca cobertura, porque no te oigo bien.

Café ardiendo porque así entra mejor,

y sin azúcar porque es la peor droga del mundo.

A ver.

Buenos días. ¿Me puedes poner un café para llevar, por favor?

Rapidito, que tengo prisa.

Ya. ¿Cuántos heridos?

Pues no sé si... ¿12 ambulancias?

Pues bueno, haré lo que pueda.

Sí, sí, no te preocupes. Que no te preocupes. Adiós.

Madre mía.

Ese café es mío.

No, perdone. Me lo acaba de poner. -No, que es mío. (Teléfono)

Bueno. Ponemos otro café. Será por cafés. -¿Qué? Sí, sí, lo sé, lo sé.

Estoy yendo, estoy... Estoy yendo...

Cóbreme los dos.

¡No, ahora me estoy tomando un café porque me lo han robado!

¿Le pongo otro café?

No. Sí, voy. Que esté todo el mundo avisado, sí.

Prepara todos los quirófanos. ¡Todos! Voy.

Hola. Mira: soy Clara Rivas. Que me incorporo hoy al hospital.

Si me puedes...

Ay, disculpa un momento. ¡Dacaret!

¡Clara! ¿Qué tal?

Ah... Huy, estás herido. ¿Qué te ha pasado?

Nada, un problema con un drenaje. No te preocupes.

Ah, bueno. Toma.

La verdad que ha sido fácil,

pero es que no nos han llegado los uniformes todavía de lavandería,

lo siento. -Bueno, algo es algo. No pasa nada.

Hola.¡Hola!

Ah, sí... Bueno, perdón. Esther, Clara, Clara, Esther...

Encantada. Igualmente.

Ella era enfermera en el otro centro, y ella es celadora.

Ah, qué bien. ¿Y es tu primer día?

Pues sí. La verdad es que sí, y no sé: estoy así, como un poco perdida.

Porque acostumbrada a estar todo el tiempo allí, me siento rara.

Pero no pasa nada, porque está Ortega, está Pepa,

estoy yo, que es lo más importante... ¿Eh, Clara?

Sí, sí. Accidente de autobús.

Varias heridas. Las ambulancias están en camino.

¿Bajamos a Emergencias? -Sí, yo voy contigo.

Espera. No puedes ir así. ¿Me pasas el bolso, por favor?

Toma. Póntelo.

Gracias. Vamos... -Esther, ¿esto qué es?

Primer día.

Venga. Tranquilo.

Tranquilo. ¿Puede mover las piernas?

Muy bien. Está entrando en crisis respiratoria.

Venga. Intente respirar tranquilamente.

Venga, muy bien. Ya estamos cerca, ¿eh? Venga.

¡Vamos, chicos!

Y Herrera. Se está ocupando de todo, sí.

No, no nos podemos dar más prisa.

Bueno, pues que entren por Urgencias o las otras dos entradas, ¿no?

Sí, claro. No. Triajes están... todos saturados.

Perdone, ¿puedo pasar?

Llevo un rato esperando y tenía cita con la directora.

No puede ser.

¿Doctor Merino? No puedo atenderle.

Avisa a todos los que tienen turno de tarde y que vengan, inmediatamente.

Claro. -Escuche.

¿Doctora Vega? -Espere su turno. No sé si sabe lo que es eso. Mm...

Sí. Necesito a todo el mundo. ¡A todo el mundo!

Espere su turno. -Si quiere puedo empezar ya.

Consúltalo. ¿Por qué le despidieron del anterior hospital?

No me despidieron. Llegamos a un acuerdo.

Un momento.

No, 5 quirófanos tengo disponibles. Ni uno más. Bueno, es lo que hay.

Vuelva otro día. Pida cita. Bua, bua...

Escuche.

Sí. Hágase un café, ¿eh? Invita la casa. Voy.

Venga, va a entrar en shock.

Sangre en boca. Posible hemorragia interna. Fractura múltiple.

Posibilidad de perforación de pulmón. Oye.

Tiene quemaduras de segundo y tercer grado en gran parte del cuerpo.

A unidad de quemados. Ya. No, por aquí, no. ¡Se llega antes por allí!

¡Vamos!

De verdad. Vamos. Prioridad con este.

A quirófano. ¡Va a sufrir un shock hipovolémico!

Dios mío... Pero vamos, pero ¿qué clase de personal tenemos?

De verdad, qué desastre. ¡Vamos, vamos, vamos!

Perdone. Disculpe. Perdone.

Disculpe. No me encuentro bien.

Oiga: ¿Se encuentra bien? ¿Qué le pasa?

No. ¡Me duele el pecho!

Ay, me cuesta respirar. Y me duele la cabeza.

Ah... Ah...

Eh. ¿Qué hace? Ese fonendo es mío.

Este hombre tiene un hematoma torácico.

Y probablemente, un traumatismo craneoencefálico.

Necesito una camilla aquí.

Está esperando a una analítica de urgencia y una radiografía de tórax.

Y deberíais pedirle también un TAC craneal.

Disculpa. ¿Eres nuevo en el hospital? ¿Nos conocemos?

No, no tenemos el placer. -¿No?

¿Todavía por aquí?

Bueno, veo que necesitáis refuerzos, y un médico siempre es un médico.

Celador: llevelo a Rayos, que le tomen muestras para una analítica.

¿Bien? Vamos.

Perdone. Por favor. ¿Puede llamar a mi mujer, que está de vacaciones?

Se llama Cari. -Sí, claro.

Está desbloqueado, ¿verdad? -Sí.

Está bien. Pero esto no significa ningún preacuerdo laboral,

que después...

Tranquila. Yo solo he visto a un hombre herido

que necesitaba a tención y me he acercado a él.

Hola, ¿Roberto Martínez? -Sí.

En la radiografía se aprecia un neumotórax.

Eres el conductor del autobús, por lo que veo.

Ah... Sí. -Mira.

Soy yo, pero...

no me acuerdo de nada. No sé qué me ha pasado en el accidente. -Claro.

Doctor, de verdad se lo digo, que no me acuerdo. No me acuerdo de nada.

Pues parece ser que te saltaste un semáforo en rojo, a toda velocidad.

¿Te hace recordar algo este dato? ¿Eh?

No me acuerdo. No recuerdo nada.

Bueno. Tranquilo. Es normal en casos como este, ¿eh?

Pida también una prueba de tóxicos.

Pero doctor: que yo no he tomado nada.

Si yo no bebo nunca, y menos, cuando tengo que trabajar.

Vaya. De esto sí te acuerdas, ¿eh?

Disculpe, pero bueno. Yo creo que... Que es normal, ¿no? Que no...

No conviene ahora mismo... Mire, enfermera.

Clara. Me llamo Clara. Discúlpenos un segundo. ¿Vale?

Por favor.

Mire, enfermera: yo soy el médico.

Yo decido si es el momento o no es el momento de preguntar

lo que considere necesario. ¿Me ha entendido?

Por supuesto. Pero es que este señor ahora mismo...

Acaba de haber un accidente de autobús en un puente. Hay heridos.

Y necesito toda la información necesaria

para tratar a este paciente y a los demás.

Ya. Pero se habrá dado cuenta usted que está conmocionado...

Enfermera: ¿No es usted lo suficientemente mayó...?

Experimentada.

¿Para saber cuándo tiene que dejar de hablar y continuar con su trabajo?

Se está poniendo nervioso.

A ver, tranquilo, venga. Respira despacito. Ya está.

Déjeme, por favor, déjeme. A ver, respire. Respire despacio...

Está sufriendo una crisis respiratoria.

Hay que hacerle un drenaje urgente. ¡Vamos!

Tranquilo. Respire tranquilo. Ponga la mascarilla.

Venga, ya está, ya está. Venga. Así.

Intenta respirar tranquilo. Por ahí. Venga, vamos.

Ana. -¿Sí?

Oye. ¿Te llevas al paciente a extracciones? -De acuerdo, doctor.

Vale. ¿Me acompañas? Te vas con ella, ¿vale?

¿Me acompaña, por favor?

Dacaret. -Hola.

Traigo otro herido del autobús y vienen más en camino.

Vale.

Ha sufrido un aplastamiento y parece grave.

Pero, por más que le he insistido, no me ha dejado verlo.

A ver. Tengo que levantar el trapo para ver cómo está. ¿De acuerdo?

Que voy a levantarlo, para ver cómo está.

No, no. No puedes... Es terrible.

-Bueno. No te preocupes, que hemos visto de todo,

y tú no tienes por qué mirar. Venga. A ver.

Te lo dije.

¿Cómo te llamas? -Manu.

De acuerdo, Manu. Voy a hablarte sin rodeos. ¿Vale?

Eh... Te has amputado el dedo pulgar. Ya, ya lo sé. Lo tengo aquí.

¿Pero a ti cómo se te ocurre?

No sé: lo vi, lo cogí, y lo guardé en el primer sitio que se me ocurrió.

Está muy mal, ¿verdad?

No está muy bien, que digamos. Vale.

Te vas a Rayos para hacerle Una radiografía... -Sí.

¿Vale? Voy a Cirugía para ver si se puede reimplantar el dedo, y...

Y Ana, Ana. -¿Sí?

¿Puedes coger el dedo y ponerlo en frío?

Sí, claro.

Vale. Gracias. Está ahí en el bolsillo. Perfecto. Vale.

Venga. Vamos, chicos. -Gracias.

Si nos encontramos con un herido por amputación,

lo primero que deberemos hacer es realizar un vendaje compresivo

para evitar la hemorragia.

Luego, la parte amputada la deberemos envolver en una gasa,

ponerlo en una bolsa de plástico estanca,

y a su vez ponerlo en agua con hielo.

Pero eso sí: jamás, y repito, jamás, deberemos poner la parte amputada

en contacto directo con el hielo.

Hola, Daca: oye, ¿cómo está el paciente del pulgar?

Hola, Ainhoa. Pues estamos esperando a que esté un quirófano disponible.

Pero... la cosa no pinta muy bien, la verdad.

Ya lo vi. Bueno, pues a ver si tiene suerte. Porque un pulgar...

Pues sí que sería un fastidio.

Oye, que se me olvidó el otro día.

¿Pero cómo está Ortega? Y... Y su bombo.

Pues muy bien. -¿Sí?

Muy guapa. Mañana viene. Así que ya la verás.

Ah, pues qué ilusión verla. Seguro que está guapísima.

Qué bien.

¡Clarita! Que si llevas la cabeza tan agachada,

te vas a perder las mejores cosas de la vida.

Con no perderme en este hospital, ya tengo bastante.

No te imaginas las palizas que me estoy dando de un sitio a otro.

Vaya primer día que estoy teniendo.

Bueno, mira el lado positivo, ¿eh?

Con tanta carrera, se te va a quedar un tipín...

¿Tipín? Tipín, no sé.

Pero ganas de arrancarle la cabeza a alguno sí que me están dando.

Estoy haciendo un drenaje a un paciente y estoy con un cirujano...

¿Cómo te diría? O sea... La amabilidad... Pues eso es él.

Herrera.Ese.

Ese mismo. Madre mía.

Pero a ver. Te digo una cosa:

Es... bastante complicado, pero es muy buen cirujano, Clara.

Y ten cuidado, que es el subdirector del hospital.

Pfff... Pues mira: cuando tenga que operarme de algo, ya le llamaré.

Pero desde luego, que espere sentado para tomar una caña.

Venga, hombre, Clara. Que no van a poder contigo.Sí.

Clara: te buscan en la 13. Precisan sedación y apoyo respiratorio.

Voy, sí, sí. Vaya primer día.

Ánimo, Clara.

Huy, me voy. Quirófano está listo. ¿Vale?

Nos vemos. -Hasta ahora.

Vamos a ver. Que a mí me da lo mismo que estemos aquí en un hospital,

en una oficina, o en el mismísimo ayuntamiento.

Lo que no puede ser es que una persona,

porque tenga una situación de poder, se aproveche,

y se tome la libertad de hablar a nadie como me ha hablado a mí

el doctor ese, hombre. A ver. Que es mi primer día, ¿no?

Que digo yo que tengo derecho a equivocarme

y a no saber hacer las cosas bien.

Como el hombre este. El conductor del autobús.

¿Qué culpa tendrá el pobre hombre de no acordarse

de lo que ha pasado en el accidente?

Es que es normal. Está en shock, como yo, y tendré que acostumbrarme.

Manu: aunque veas todo este cacharrerío,

no te preocupes porque no es para tanto. ¿Vale?

¿Le habéis hecho el bloqueo nervioso? -Sí, ya está todo dispuesto.

Vamos a ver ese pulgar. Madre mía, qué desastre.

Escucha: tranquilo, ¿vale? Tú respira.

Hay que reparar las arterias,

y hay que unir los nervios y los tendones de la zona cortada.

¿Es verdad que te lo guardaste en el bolsillo?

Hay que tener sangre fría, ¿eh? Para perder un dedo y ponerse a buscarlo.

Denota cierta inteligencia.

Lástima que lo metieses en el peor sitio posible.

Ay... ¿Sabes? No tienes por qué estar aquí. -Es mi paciente.

Ya, pero fuera hay mucho trabajo.

Y hay que hablar con los familiares,

y tienes pinta de que se te da muy bien.

¿Hay algún familiar de Manuel Esparza?

Yo.

Hola. Eh... ¿Cómo está? -Justo ahora en quirófano.

Están intentando reimplantarle el pulgar de la mano izquierda.

¿De acuerdo? -¿Cómo reimplantarle?

Sí, bueno. Ha sufrido una amputación.

En... En el accidente. ¿Eres su chica?

Eh... Ya, no. Desde hace un par de meses.

Pero llevábamos mucho tiempo juntos. -Entiendo.

Escucha: tengo que ir a quirófano.

¿Vale? En cuanto salga te aviso, y así le puedes ver. -Gracias.

¿Vale? Tranquila.

Perdona. ¿Sabes si está aquí el conductor del autobús? Es...

Es un amigo que hace siempre esa ruta.

Pues lo siento, pero es que no tengo ni idea.

No... No sé. Pregunta en Recepción.

Igual saben algo. Pero es que tenemos un montón de heridos. ¿Vale?

Venga. Hasta ahora.

Perdona... - Sí, dime.

Quería preguntarte por un paciente. -Dime.

Es el conductor del autobús del accidente: Roberto.

Un momento.

No... No puedo ni pensar en que Manu vaya a perder el pulgar. ¿Cómo...?

¿Co..., cómo podrá coger cosas? ¿Cómo...? ¿Cómo podrá escribir?

¡Oh!

Ya. Ya está. Ya está. ¿Te llamas Clara?Si dime.

¿Tú sabes por casualidad cómo están los demás heridos del accidente?

¿Si hay alguno que esté más grave o que...?

Bueno. Tranquilo, porque no hay víctimas mortales. ¿Eh?

Clara, por favor. Por favor, necesito saberlo, por favor.

Vamos a ver. Pues el del coche, con el que te estrellaste,

está en la unidad de quemados.

Y luego también hay un chico joven

que tiene un traumatismo craneoencefálico.

Ahora mismo le está operando el doctor Silva, y el resto, bueno.

Pues heridos de diferente consideración, pero vamos,

que no se teme por sus vidas, ¿eh?

No te preocupes, de verdad, que ahora tienes que centrarte en ti.

Hola. -Hola.

¿Qué tal estás? -Bien. Bien.

Se te ve más recuperado. Tienes mejor color. Toma.

No he podido localizar a tu mujer.

La he llamado varias veces, pero debe estar fuera de cobertura.

Está de vacaciones en el Caribe. Anda. Mira qué bien.

Sí, bueno. Nos fuimos los dos una semana, juntos, y...

Y en una especie de sorteo que hacía el hotel,

pues nos tocó otra semana de estancia, pero claro.

Yo tenía que trabajar y no me podía quedar.

Madre mía, lo que es el destino, ¿eh?

Lo que estoy pensando es si...

Si decirle algo.

Porque realmente ella... no puede hacer nada desde allí,

y lo que voy es a destrozarle las vacaciones,

y no va a poder estar aquí conmigo.

En eso llevas razón.

Mira, puedes esperar un poco,

y llamarla cuando sepas algo más de tu estado. ¿Han hecho ya el TAC?

No, todavía no. ¿Sabes qué pasa?

Que llevamos mucho retraso porque hay muchos accidentados. ¿Eh?

¿Eres familiar?

No. No, no. No nos conocemos. Bueno. Ahora ya sí.

No, yo soy médico. Pero no de este hospital.

Ah, ya me extrañaba a mí. -Carlos Merino.

Eh... Clara... Bueno, Clara Rivas. Encantada.

Igualmente. -¿Se puede?

¡Alicia! -¿Qué ha pasado? ¿Estás bien?

Yo bien. Yo estoy bien. ¿Y Manu, cómo está?

Que lo vi montarse en el autobús, pero no llegué a verlo bajar...

Eh... No, no. Seguía dentro. Está ahora en quirófano.

¿Qué le ha pasado? -Ha tenido problema en la mano.

Aún no me ha dejado verle, pero... parece que no es grave.

Oye, ¿tú sabes algo más de los demás heridos del accidente?

¿Sabes si hay algún muerto? Dímelo...

No te preocupes por eso ahora, ¿vale?

Mira. Haz caso a tu amiga. ¿Eh?

Tienes que preocuparte por ti.

Y ahora, si me disculpáis, que le tengo que hacer una cura.

¿Eh? Esperad fuera, por favor.

Bueno. Nos vamos. Sigue con esa buena cara, ¿eh?

Luego me paso otro rato, cuando te lleven a planta. ¿Sí?

Gracias por venir.

Déjame el teléfono...

¿Se puede saber qué hacía en Rea?

Hombre, doctora Vega: Me echaba de menos, ¿eh?

Le agradezco su colaboración.

Pero si quiere ayudar, atienda urgencias menores.

En Rea solo puede entrar personal contratado.

Solo le estaba devolviendo el teléfono a Roberto. ¿M?

¿A quién?

El conductor del autobús.

Su mujer no está por aquí,

y mientras se estabiliza le estoy haciendo compañía, que falta le hace.

Bueno, no se preocupe. El personal del hospital se hará cargo.

Permítame que lo dude. Ya vi cómo lo trataban cuando llegó.

¿Algún problema?

Aún no se sabe si ese hombre tiene la culpa de algo,

y la única palabra amable que ha escuchado en este hospital

ha venido de una enfermera que se llama Clara. -Pues no caigo quién es.

Por qué será que no me extraña.

Perdone, en estos días se está incorporando gente nueva

de un hospital que ha cerrado.

No puedo conocer a cada miembro del personal que trabaja aquí.

-Mm... Y no se preocupe, ¿eh?

En cuanto sepa que Roberto está bien no volverá a verme.

¿Ali?

Por lo que veo, sigo siendo tu contacto de emergencia.

Eh... Perdóname. Es que... no he podido quitarte todavía porque...

Que es broma. Yo tampoco te he quitado todavía.

Hola. ¿Qué tal? -Hola.

¿Has visto qué buena cara tiene? -Ss...

Y Manu: tienes que saber que estaba deseando, la pobre,

que salieras de quirófano, ¿eh? -¿Sí?

Sí, te lo digo yo, porque ha llegado de las primeras esta mañana.

¿Cómo ha ido todo?

Pues he hablado con el cirujano: con Herrera.

Me ha comentado que ha utilizado una especie de agujas,

para fijar el reimplante y asegurar los huesos y también los nervios.

Lo que tenemos que hacer ahora es muy sencillo:

esperar a ver cómo evolucionas, y empezar la rehabilitación.

Y te vamos a colocar una perfusión continua de analgésicos por goteo.

¿Vale? -Me noto un poco mareado.

Es lógico. ¿De acuerdo? Porque estás bajo los efectos de la anestesia,

pero pasará. Así que no te preocupes.

Vale. Muchas gracias, doctor.

Vale. Cualquier cosa que te pase,

lo que necesites, avisas a una enfermera.

Hasta luego. -Hasta luego.

Oye... ¿Te quedas un ratito más, conmigo?

Mm... Claro que sí. Lo que quieras. Si piensan echarme del trabajo,

ya no voy a arreglar nada. Así que...

Oye, ¿pero has estado aquí todo el rato?

¿Dónde querías que fuera? Te has cortado el pulgar...

¿Co..., cómo tuviste la sangre fría de coger el dedo con la mano?

¿Y dónde lo guardaste? No han querido decírmelo.

Ah, será mi..., mi secreto.

Miedo me das.

Es que me alegro tanto de que estés aquí...

Oye, Ali. Que yo... Te quería decir que...

Eh... Manu, Manu, Manu: no mezclemos las cosas. ¿Vale?

¿Cómo que no mezclemos las cosas? Tú eres tú y yo soy yo, Ali.

Eh... Es que, cuando me han dicho que estabas aquí, esperándome,

no me lo podía creer.

Ya. Sí, pero... Pero no confundas las cosas. Eso se acabó.

Pues yo no puedo...

No puedo hacer como que te veo de otra forma, porque no puedo.

Es al revés. Viéndote así, yo... Yo estoy peor.

¿Entonces qué hago, Manu? Yo solo quiero que estés bien.

Tú solo quieres sentirte bien contigo misma.

Eso no es verdad.

Pero si prefieres no verme, me voy.

Sí, la verdad. Por favor.

Como quieras.

Eh... Llámame si necesitas cualquier cosa.

Si Manu no quiere verme, no me verá.

Pero... no pienso irme de aquí

hasta que esté segura de que todo está bien.

Y no, no... No es compasión.

Él me importa de verdad. ¿Qué tendrá que ver que ya no estemos juntos?

Yo creo... Yo creo que sí se pueden separar las cosas. Solo hace falta...

esforzarse un poco.

¿Qué? ¿Te apañas ya con el móvil del trabajo?

Pues... más o menos.

Bueno, no, en realidad, no. Nada.

Ni un poco. Pero bueno. Ya me apañaré, digo yo.

Entre tú y yo, creo que los compraron todos en una feria,

porque nunca había visto nada igual. Toma.

Gracias. Hasta mañana.

Bueno, en fin. Ah, oye, gracias por la bata y la camiseta.

Y esto... ha causado furor. Te lo digo yo.

De hecho puedes quedártela, porque te queda mucho mejor a ti que a mí.

Que no, que he mantenido bastante la talla, ¿eh? Mira...

Que no. Que sí, que sí. Quédatela. Como regalo de bienvenida. -¿Seguro?

Aquí tienes.

Oye, por cierto: ¿Conoces el bar de Rafa? -¿De Rafa?

Sí. -No. ¿Está por aquí?

Sí, aquí al lado. -Pues...

Te voy a contar un secreto.

No vas a ser nadie en este hospital,

ni vas a ser parte de él hasta que no vayas a tomar algo al bar de Rafa.

¿Te apetece, vamos?

Pues... justo hoy, sí. He tenido un día así, ¿cómo decirle? Infinito.

Venga, sí.

Vamos. Espera. Espera, espera, espera.

Que yo pensaba que tenía un día largo, pero... menuda cara traes.

Pues que estoy hecha polvo.

Que llevo todo el día dando vueltas por aquí por el hospital,

de la Ceca a la Meca, y mira.

Una hora me ha costado localizar unos apósitos.

Clara, que es el primer día. Que tienes que ubicarte, es normal.

Además, mujer: que eso tiene solución.

Vente a tomar algo al bar de Rafa con nosotros, anda.

Ay, de verdad. Lo siento muchísimo. Te lo agradezco, ¿eh? Pero es que...

tengo la cabeza ahora mismo como un bombo.

Claro. Y cuando le pasa eso lo que necesita es dar una vuelta,

contar sus penas... ¿Verdad?

Pues mira. Ahora que lo dices, sí. No... No me vendría mal...

Tomar un poquito de aire fresco, la verdad.

Si ya te conozco.

Esther: pues, si no te importa, vamos otro día al bar de Rafa.

Claro que no, si será por días. Descansar y mañana nos vemos.

Muchas gracias. Hasta mañana.

Hasta mañana. -Adiós.

¿Qué pasa? Mucha información el primer día, ¿no?

No me gusta nada este sitio, Dacaret. De verdad. Es todo tan diferente...

El protocolo, los materiales, la gente...

Estoy que no. Que no. Que no me encuentro aquí, la verdad.

Le preguntas algo a cualquiera, no te contestan, no tienen tiempo...

A ver, Clara. Ven. Escúchame. Te conozco perfectamente. ¿Vale?

Y estoy seguro de que esta gente que dices que no te hace caso,

en unos días está comiendo de tu mano.

Estarán todo el rato pidiéndote consejo.

No. Desde que vendieron nuestro hospital, esto no es lo mismo,

de verdad. Yo estoy desubicada totalmente.

Y me siento como una novata, de verdad. Mm...

Como empezando desde cero. No sé. Bueno.

Y para colmo, es que ni siquiera te lo vas a creer.

Toda esa gente que no me caía bien allí la echo de menos. Eso ya es...

Eso no me lo creo. Eso no me lo creo.

Mira. Lo que tenemos que hacer es estar juntos y hacer equipo. ¿Vale?

Porque esta panda no va a poder con nosotros, que te lo digo yo. ¿Vale?

Y anima esa cara.Vale. Venga. Vamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 17/09/18 (1)

Centro médico - 17/09/18 (1)

17 sep 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 17/09/18 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 17/09/18 (1) "
Programas completos (1136)

Los últimos 1.149 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Fidel

    Y que debo hacer si me hago brochetas, no es broma porque hace un mes que tuve un accidente con una varilla en una construcción y me la clavé en la parte posterior de la rodilla, me hice un hollo y de suerte que sólo fue eso porque eran cuatro las varillas y sólo me lesioné con una y no tocó alguna arteria cómo me dijo la Doctora que es lo que pudo haber pasado. En cuanto al nuevo formato puedo decir que me gustó, los actores bien y los nuevos también, porque es lo que realmente te encuentras en los hospitales, los que son un amor's y les encanta su trabajo y los mamones que se creen Dios, sin embargo el escenario es el que no me gustó, es reducido o será que es mi problemita con los espacios jajajajaja. En fin, les mentiría si les dijera que los llevo siguiendo desde un principio, pero gracias a youtube que fue que los encontré hace un año y me agradó los consejos que dan como la caricatura de los alcones galácticos que al final daban una lección o algo así; así también es un acierto que den espacio a las historias de los médicos, enfermeras y demás porque nos muestra que son personas que obviamente tienen vida y que no se la viven en el hospital, que igual tienen sus altas y sus bajas que son "humanos", lo señalo así porque hay cada persona que también se pasan de groseros con los médicos, enfermeras etc. Para concluir, les deseo el mejor de los éxitos para esta y posteriores temporadas, saludos desde México.

    18 sep 2018