www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.8.0/js
3947820
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 17/03/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Lola trae a su hermana Ángela al hospital con urgencia.

Siente un fuerte dolor en el abdomen y le cuesta respirar.

¡Ayuda, por favor!

¿Qué le ocurre? ¡Tiene un dolor muy fuerte, sí!

¡Álex, una silla!

Además tiene náuseas y ha vomitado ya varias veces.

Vale. Tranquila.

Venga, Ángela, tranquila, mi amor. Por aquí.

Tranquila, Siéntate... Y vamos a Triaje.

Aparco y vengo enseguida, ¿vale? Sí. Gracias.

A Triaje, vámonos.

Hola. Soy amigo de Ángela, ¿y tú? ¿Tú eres su hermana?

Y tú eres su amigo Daniel, ¿no?

Bueno, por la auscultación parece todo normal.

Estate tranquila, ¿vale, cariño? A ver...

Hola, perdón. Ya, sí. Le tocaba a Pepa estar aquí,

pero es que tenía no sé qué en la comisión gestora,

y al final pues se ha marchado y ha cambiado el turno.

¿Le voy tomando la temperatura y la tensión?Sí, por favor. Sí.

Vale.

¿Tienes alguna enfermedad? No.

¿Y este dolor lo habías tenido antes?Sí.

Te vamos a hacer varias pruebas para descartar apendicitis

y otras posibilidades como una colecistitis.

Es una inflamación de la pared de la vesícula biliar,

Ahora te voy a palpar. Déjame.

¡Auuu! ¿Duele?M-hm.

Después de realizarle una palpación abdominal,

mi primera sospecha es que Ángela presenta una apendicitis.

Pero de momento es solo eso, una sospecha.

Para confirmarlo o descartarlo, tenemos que seguir haciendo pruebas.

Empezaremos con una analítica de sangre,

una radiografía de abdomen

y te pondremos analgésicos vía intravenosa para el dolor, ¿eh?

Te tendrás que quedar ingresada

y además quiero consultar tu caso con un cirujano.Vale.

Nada, la presión arterial es normal. Pero tiene fiebre, 39.Bien.

Pues nada, voy a programar tu ingreso.

Bueno.

Tranquila, ¿vale?

Además, escúchame, Ángela, si...,

si es apendicitis eso te lo quitan y ya está.

Acuérdate de la tía Feli, que se lo quitaron y fenomenal, ¿eh?

Ahora, la cabeza que era lo que tenía peor...,

eso seguía estando igual de mal.

Bueno, pues ahora te voy a sacar un poquito de sangre, ¿vale?

Pero no te preocupes, que lo voy a hacer muy bien.

De hecho tengo un trofeo a la mejor extractora de sangre, imagínate.

Ve y dile a Dani que estoy bien, por favor.

Bueno, espérate que te hagan las pruebas

y ahora voy y le digo lo que tenga que decirle.

Que no, por favor. Que le he dicho que venga. No quiero que se asuste.

Ahora vengo. -Vale.

Bien. Ahí.

Marta.

¿No te parece increíble que los hagan en una fábrica? ¡Están riquísimos!

¿Te gustan? -Los echaba de menos.

José Luis, por favor. Otra napolitana de estas.

¿Qué? ¿Cómo llevas volver a estar al frente del hospital?

Bueno, no estoy solo.

Ahora formo parte de una comisión gestora.

Pero los de arriba siguen apretando igual, ¿eh?

De hecho quería hablar contigo de eso.

Eh, lamentándolo mucho, no vamos a poder seguir colaborando

con el proyecto sanitario de tu orden en El Salvador.

Pero ¿por qué?

Si todos los médicos y enfermeros que han pasado por allí

han terminado encantados con la experiencia.

Sí, sí. Lo sé, lo sé. Pero estamos haciendo muchos recortes

y no podemos prescindir de nadie.

Bueno. Pues la verdad que no me esperaba que,

justo que ahora sois vosotros los que gestionáis los fondos,

dejéis de colaborar.

¿Estás bien? Sí. Sí, nada. Me pica...,

de hace unos días me pican las muñecas. Pero no es nada.

A ver, déjame ver...

¿En el otro también? -Sí.

Mira, vamos a hacer una cosa: vamos a ir a ver a un dermatólogo.

Y vamos a echarle un vistazo a esto. ¿De acuerdo?

Bueno, pero no creas que por esto voy a dejar de reprocharte tu decisión.

Muy bien. Venga, pues te puedes llevar la napolitana. ¡Ah, sí!

José Luis. Apúntame esto. Vamos.

Pues mira, nací en un pueblo de Sevilla,

pero llevo fff, 15 años recorriendo el mundo como misionera.

Yo sé que las cosas no están muy bien aquí, ahora.

Pero yo pienso que la solidaridad y la ayuda al prójimo son cuestiones

que tienen que ver más con los valores de cada uno

que con su cuenta corriente.

¿Cómo está Ángela?

Bien, parece que va a ser apendicitis.

Bueno.

Qué coincidencia, ¿no? Que... -Sí. Sí que lo es. sí que lo es.

¿Ángela sabe lo que pasó entre tú y yo? -Sí.

¿Lo sabe?

Bueno, a ver: sabe que me lié con un tío en una fiesta. Punto pelota.

Ah, bueno. Es que tampoco fue...

No, no. Pero si para mí no tuvo ninguna importancia.

Pero, entre mi hermana y yo nunca ha habido secretos

y, si no te importa, pues me gustaría mantener la tradición.

O sea, ¿que se lo vas a decir? -Pero ¿a ti qué más te da?

Si solamente sois amigos, ¿no?

No, ya. Pero también puede influir en nuestra amistad. ¡Ay, de verdad!

¿Se lo vas a decir a o no?

No.

A ver, si yo lo único que estoy diciendo es

que podríamos esperar un poquito más, ¿no?

Pues no sé, Clara. Pepa ya sabía que había reunión. Si no ha venido...

Ya. También tienes razón.

Bueno, venga. Vamos a comenzar la votación.

Vamos a ver: votos a favor.

Muy bien.

Votos en contra...

Bueno, pues ya está todo dicho, ¿no?

A partir de este momento Pepa queda destituida

de la dirección de la Asociación de Enfermería,

y bueno, pues yo paso a ocupar su lugar.

¡Bien!

Algunas erupciones miden más de un centímetro.

Y otras han formado costra o herida

que te has podido causar tú misma, rascándote.

Es que me pica muchísimo. No lo puedo remediar.

Ya. Lo entiendo. Pero tienes que intentar evitarlo

porque te podrías causar una infección.

¿Tienes en alguna zona más del cuerpo? -Sí. Aquí, en el torso...

Y ¿desde cuándo tienes esos picores?

Pues hace un par de semanas o algo así.

Empezó picándome muy poquito, pero ahora ya es insoportable.

Bueno, note preocupes.

Voy a pedirte una analítica de sangre con hemograma y recuento de hierro,

de cinc, de ácido fólico, vitamina B 12...

Para ver si tienes algún desajuste que esté causando estos síntomas.

De todas maneras, yo, por la apariencia creo

que podría tratarse de otra cosa. -¿De qué?

Podría ser un inicio de sarna.

Pero, hasta que no tengamos los resultados de las pruebas,

no te voy a dar un diagnóstico. -Vale.

La sarna o escabiosis

era una enfermedad relativamente habitual hace décadas,

que actualmente está prácticamente erradicada en España.

No obstante, en ocasiones siguen apareciendo casos

o brotes muy localizados.

El síntoma guía de la sarna es un prurito generalizado

que se intensifica por las noches

y viene acompañado de lesiones cutáneas.

Que aparecen en forma de erupciones, habones, pápulas...

Justo. Justo lo que yo tengo.

De todas maneras, ahí, en El Salvador,

¿sabes si hay algún caso de sarna en tu entorno?

Bueno, en mi entorno no hay ninguna enfermedad

de la que no haya ningún caso. -Ya, claro.

Bueno. Pues venga, tranquila, que vamos a hacerte las pruebas.

Sí.

La sarna en humanos se contagia por contacto directo piel con piel.

Con el tratamiento adecuado deja de ser contagiosa a las 24 horas.

¡No!

Y he ganado. -Jo.

Oye, deberías tener un poquito de compasión

y dejar ganar a esta pobre enfermita, ¿no crees?

Y tú podrías aceptar el fracaso de que has perdido. -Te odio.

Y yo a ti más. -¡Fff!

Eh, ¿estás bien? -Sí, sí, sí. Es que no...,

es como que no se va el dolor, pero que..., que lo puedo soportar.

¡Fff!

Voy a por un zumo. ¿Quieres algo, Lola? -No, no. Gracias

¿Se puede saber por qué no te cae bien? -¿Qué?

Que por qué no te cae bien. -¿Quién?

¿Quién? Pues Dani. -¿Daniel?

Daniel me cae, me cae muy bien, Daniel a mí.

Sí. ¿Seguro? -Que sí, que sí. Que sí.

Es que para mí es importante. Porque me gusta.

¿Te gusta? -¡Me gusta mucho!

Pepa, perdona. que quiero hablar contigo un momento.

¡Ay, Clara, de verdad, que me viene fatal, que estoy a tope!

Por favor, que va a ser un minuto, de verdad.

A ver, ¿Qué pasa? Vamos a ver:

ha habido una reunión de la Asociación de Enfermería,

y tú estabas convocada y no has venido.

¡Es verdad! Perdona, es que estaba en una cosa de la comisión gestora

y se me ha ido el santo al cielo.

Pues mira, justo de esto hemos estado debatiendo y votando.

Y como tienes el cargo en la comisión gestora que tienes,

pues eso, que no te deja tiempo para nada

y que bueno, al final, pues que entre todos hemos decidido

que ya no seas más nuestra representante.¿De verdad?

Pero y ¿cómo no me habéis dicho nada?

Ya. Pues que ahora la representante soy yo.

Pero, esto así, ¿de buenas a primeras?

Mujer, si es que tú estás más ilocalizable que un ministro.

No tienes tiempo para nada.

Pues sí, mira, Clara. No tengo tiempo para nada. Estoy muy liada. Perdona.

(Suspiro)

Pues mi avión sale en un par de días.

Sí. Estoy esperando los resultados de los análisis.

A ver, creen que podría ser sarna, ¿eh? O sea que...,

estaría bien que tuvierais en cuenta por ahí eso. Sí.

No sé. Bueno, ya se verá.

No, mi familia está muy bien. Mis padres están muy bien...,

bueno, mis sobrinos están para comérselos.

Me va a costar despedirme de ellos.

No. Pero mi sitio está en la comunidad. Mh.

Bueno, te dejo, ¿eh? Que la llamada sale muy cara.

Da besos por ahí. -¡¡Marta!!

Cariño, pero ¿qué haces por aquí? ¡Ay! -No, no, no. No.

Es que me han encontrado unos sarpullidos

y piensan que puede ser sarna. -Vaya. -Sí.

¿Y qué tal? ¿Cómo va todo? ¿Qué haces por aquí?

Bueno, pues podía ir mejor.

Porque el hospital me ha retirado la ayuda a mi proyecto. En fin.

¿Quién te está llevando, cariño?

Pues no sé. Una chica así, como muy buena planta, sí.

¡Ah!

Hola, Marta. Te estaba buscando. -Ella.

¿Qué tal? Hola, Lucía. -Hola

Bueno, pues seguro que no es nada. Te veo luego, ¿eh? ¿Vale?

Venga. -Venga, hasta luego. Adiós.

Ya tengo los resultados de la analítica. -¿Y?

Pues aparentemente está todo bien, está normal. -Ajá.

Así que mi teoría de la sarna cobra fuerza. -Ay, vaya.

Me gustaría tomar unas muestras de tejido y analizarlas.

¿Me acompañas? -Claro que sí. -Venga, vamos.

Una erupción cutánea puede estar causada por múltiples motivos.

Y atenderemos no solamente a su aspecto,

sino también a los síntomas que la acompañan.

Si presenta fiebre, dolor en las articulaciones

o está tomando un medicamento nuevo, acuda a su médico.

Ya está.

Ahora vamos a mandar esta muestra al laboratorio para su estudio.

¿Y qué esperas encontrar?

Bueno, pues cualquier indicio que confirme la presencia del ácaro:

huevos, heces o el propio parásito. -Eso me pasa por preguntar.

Tranquila, que está todo bien.

¡Lola! ¿Qué pasa, estás bien?

Estoy metida en un lío... ¿Cómo que en un lío?

¿A qué te refieres? Perdona, ¿eh?

Pero si te puedo echar una mano... A ver, ¿qué pasa?

A ver, te resumo la historia: Me acosté con un desconocido,

y ahora resulta que es amigo de mi hermana.

Ah, bueno, mujer. Pero eso no es un gran drama.

Bueno, ya. Pero es que mi hermana me acaba de decir

que está colada por ese tío.

¡Ah, amiga! Eso ya es otro tema.

Ahí sí que hay un poquito de drama ya, ¿ves?

Y estoy embarazada de él. ¿Cómo embarazada?

A ver, pero, estás enamorada, me imagino, ¿no?

No, no. Que no. Y eso me convierte encima en la mala de la película.

¿Sabes qué pasa? Que yo, yo he tenido muchas relaciones fallidas.

Y yo lo que más deseo en el mundo es ser madre.

Así que decidí que el primer chico que se me pusiera a tiro,

pues, ese sería el que me dejase embarazada.

Conocí a este tío en una fiesta, yo qué sé. No, no, no lo pensé bien.

Yo sé que es una locura. Yo no quería tener nada con nadie.

Y encima zas: a la primera.

Eso suele pasar.

¿Y qué vas a hacer ahora? No lo sé.

A ver: yo lo que tengo claro es que quiero tener a mi hijo.

Y también tenía claro que se lo iba a decir a mi hermana.

pero es que...

Yo sé que moralmente se lo tengo que decir.

Pero es que la voy a destrozar.

Pues tenemos un problema, ¿eh?

Vamos a ver,

que lo que te voy a preguntar no te va a servir de consuelo.

Pero, ¿has pensado decírselo a él por lo menos?

Te lo digo porque va a ser padre.

Y encima ya no va a ser un desconocido.

Yo que tú pensaría decírselo, ¿eh?

Un técnico de laboratorio inspecciona en el microscopio

las muestras de piel y exudado extraídas a Marta Nieto,

en busca de indicios que confirmen el diagnóstico de sarna.

Cuyos resultados son remitidos a la doctora Fuentes.

¡Marta!, pasa, siéntate, por favor. -Gracias.

Pues ya tengo aquí el resultado de la biopsia... -Sí.

Y, como ves, no hay ningún indicio de que haya ningún tipo de parásito.

Vamos, que no tienes bichito.

Esto me lleva a pensar que pueda ser una picadura de una araña, chinches

o algún artrópodo autóctono de Centroamérica.

Bueno, por desgracia los conozco todos...

Bueno, por ahora te voy a recetar un antihistamínico, vía oral,

que debería calmarte el picor,

y una crema que quiero que te apliques una única vez.

Y luego la semana que viene habría una segunda aplicación,

por todo el cuerpo. -Muy bien. -¿Vale?

Y también te voy a pedir que toda la ropa, la ropa de cama, toallas

y todo lo que has estado usando estos días,

que lo laves con agua muy caliente. -Vale.

Bueno, pues muchísimas gracias. Encantada de conocerte...

Bueno, yo me vuelvo en un par de días a El Salvador,

así que supongo que no nos veremos en un tiempo.

Bueno, espero que te vaya todo muy bien. -Muchas gracias.

Muy importante seguir las indicaciones. -Sí. muchas gracias.

A ti, Marta. -Hasta luego.

Hola. -Hola.

¿Sabes que está Marta Nieto por aquí? -Sí, sí.

He estado hablando con ella del proyecto.

Pues podías haberme avisado.

¿Y por qué les ha retirado la ayuda el hospital?

Porque con muy poco hace muchísimo.

Lucía. No podemos seguir colaborando con ellos, si no lo haríamos.

Ya. Pues se ha tenido que llevar un chasco...

No me extraña que esté enferma.

Bueno, Marta es una mujer fuerte y..., y además,

ya creo que tienen diagnosticado su problema y lo están solucionando.

No, claro. que para ti todo se soluciona con una pomadita

o una pastilla.

No creo que el problema de Marta sea psicológico.

¿No? Pues yo más bien creo que sí.

Pero claro, como para ti lo importante siempre ha sido lo físico,

y al sufrimiento emocional no le das importancia,

te parece algo de segunda división, pues nada.

Pero te digo una cosa: no es así, ¿eh? Me voy para casa.

He comentado los resultados de la radiografía abdominal

con el radiólogo

y parece que hay algo por encima del recto,

o sea, por la zona de los intestinos,

que impide que el aire baje

hacia las partes finales del tubo digestivo.

Es decir, parece que hay una obstrucción.

Pero como la imagen no es clara, ampliaré el estudio con un TAC

que las imágenes son más nítidas.

Pero ¿es apendicitis o no? A ver, todo apunta a que sí.

Pero podría ser una colecistitis.

Por eso tenemos que seguir haciendo pruebas.

Un cirujano siempre prefiere entrar en quirófano

con el diagnóstico confirmado,

ya que las posibilidades de riesgo son menores

y las de éxito mayores.

Por eso mi obligación es

dar siempre un diagnóstico lo más certero posible.

Pues nada, otra prueba más.

Bueno, enseguida vendrán a por ti y te llevarán a la sala de imagen.

Os dejo. Adiós. -Gracias.

¡Ff! A mí este hombre me parece guapísimo.

¿Y a ti desde cuándo te gustan los hombres mayores?

No, no. Si no es que me gusten mayores.

Es que, como los jóvenes no me hacen caso...

Ya.

Eh, oye: que te quería decir una cosa.

Un momento, es que tengo que avisar a mi madre,

porque no la ha avisado de que estaba aquí y...,

y bueno, ahora vengo, ¿vale? -Pues vale...

¿Nunca has estado en esa situación

en la que sabes que va a suceder algo importante

y que has estado esperando durante mucho tiempo,

y justo, cuando va a suceder..., no sé, te entra un miedo terrible

y quieres salir pitando?

¿No? Pues te digo yo que pasa.

La misionera Marta Nieto vuelve al hospital

asegurando que el tratamiento dermatológico no le ha hecho efecto.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Pues estoy fatal.

Se me han extendido, me ha dado fiebre, me, me...

Creo que se me han infectado algunas heridas. -Déjame ver, déjame ver.

A ver el cuello...

Pero tienes el cuello lleno de heridas. -Sí.

Vamos a ir a ver a la doctora Fuentes,

que creo que está en consulta, y te vas a quedar ingresada, ¿de acuerdo?

Pues sí. Si me tengo que quedar ingresada, me quedo.

Yo lo que quiero es que me quitéis este picor insoportable,

que ya no puedo más.

Acompáñame -Además, ya no tengo prisa

porque acabo de anular el vuelo a El Salvador, que me iba mañana...

Lo que faltaba es que un avión entero se infectase por mi culpa, ya.

Hola. -Dime.

Te he dejado a Marta en la consulta. Se encuentra bastante peor.

Además tiene fiebre. -¡¿Marta?!

Qué extraño. El tratamiento que le puse debería haber funcionado.

¿Te has planteado que no sea solamente un problema cutáneo?

Te refieres a algo de origen neurológico.

Neurológico o incluso psicosomático. -¿Psicosomático?

Me sorprende viniendo de ti una teoría tan psicológica.

Más que una teoría,

creo que es una posibilidad que deberíamos de tener en cuenta.

Sí, sí. Por supuesto; no lo descarto.

Acuérdate que hoy nos vamos de concierto.

¿Concierto? -Ya. Te habías olvidado.

Nada, déjalo. Llamo a mi sobrina y así veo a Saray.

Pero, ya está bien, Ramón.

Es que siempre estás cansado, te olvidas de los planes

y estoy harta de hacer planes sola.

Ya. Sí, si no. Si te entiendo.

Si entre la comisión y el hospital, es que no me dan las horas del día.

Ya, pero replantéate las prioridades.

Porque esto está dejando de ser divertido.

Bueno, que voy al concierto. -¿De verdad? -Que sí, que sí.

Venga, sí. Voy con...

Te quitas la corbata y te pones una camisetita, que hoy vas a bailar.

(Llaman a la puerta)

Hola, Pepa. Que quería hablar contigo.

A ver: adivina lo que te voy a decir. Ya.

Que estás muy ocupada, como siempre.

Ese es el problema, Pepa.

Que no nos ha quedado más remedio que sustituirte

porque no tienes tiempo para nada.

Es más: todos los compañeros querían que yo les representase.

Y yo, te lo juro que para nada. Porque...

A ver, Clara, de verdad. O sea...

Que no me importa nada

que tú hayas cogido las riendas de la Asociación de Enfermería,

de verdad, que no es eso.

De hecho, no se me ocurre nadie mejor que tú para que lo hagas.

¿De verdad? Claro.

Mira, yo entiendo que mi trabajo en la comisión gestora

está dificultando mucho el trabajo en la Asociación de Enfermería,

lo sé, que no tengo tiempo de nada.

Lo que me molesta son las formas.

No sé, es que me lo podríais haber comunicado.

Aunque sea me podríais haber mandado un mail.

Mujer, pero estas no son las típicas cosas que se dicen por mail, ¿no?

Bueno, yo qué sé. Es lo que la gente dice. Lo de los mail, yo qué sé.

Pero además, te digo más, Clara.

Esto nunca hubiese pasado entre los médicos.

Ellos sí que están unidos para todo.

Nunca tienen estos problemas, son mucho más fuertes que nosotras.

(Llaman a la puerta) Hola...

Bueno, te dejo que veo que sigues muy ocupada. Pase, pase.

Pase, por favor. Siéntese.

Marta, ¿te has puesto la crema que te receté?

Sí. No solamente una vez, sino tres.

A ver si funcionaba. Pero cada vez están peor.

No sé. Yo..., la verdad es que en mi comunidad estoy harta de ver

este tipo de heridas y de erupciones.

Pero estoy convencida de que me ha picado algo.

No, si yo no descarto que sea una picadura.

Pero tendríamos que dar con el agente exacto

que está ocasionando todas estas erupciones.

Además aquí has desarrollado una celulitis dérmica

y esto necesita tratamiento antibiótico,

así que lo mejor va a ser que te ingresemos.

Como tienes fiebre, te vamos a hacer unos hemocultivos

y un exudado de la infección de las heridas.

Muy bien.

¿Y qué puedo hacer para calmar el picor?

Te puedo poner un antihistamínico vía intravenosa.

Pero me sorprende

que el antihistamínico que te di vía oral no te haya calmado un poco.

No, para nada. Todo lo contrario. Cada vez me pica más.

Los síntomas que presenta ahora Marta

son incluso más característicos de la sarna que los de antes:

surcos en las muñecas, picores que se intensifican por las noches...

Me sorprende que con el tratamiento que le puse

estos síntomas no hayan remitido.

Espero que las nuevas pruebas me orienten en el diagnóstico.

A Ángela, la paciente con una posible apendicitis,

le están terminando de realizar un TAC.

Esto no es una apendicitis.

Esta chica tiene un divertículo de Meckel.

El divertículo de Meckel es una anomalía congénita

del tracto intestinal.

Solo la presenta una pequeña parte de la población.

Las complicaciones más frecuentes son inflamación,

que se manifiesta con un abdomen agudo,

fiebre y dolor abdominal.

Estas suelen confundirse con un cuadro de apendicitis aguda.

Perdón, Blanco. Lo siento, perdón...

Pero Ángela ha sufrido una complicación.Perdón.

¡Aaah!

¿Qué pasa? ¿Qué le pasa, qué le pasa?

Pues mira, que la llevamos inmediatamente a quirófano

porque su estado se ha complicado, ¿sabes?

Le ha bajado muchísimo la presión arterial, tiene sangre en las heces

Pero ¿se va a poner bien? Y se encuentra fatal.

Tranquila. Los cirujanos van a hacer lo que puedan, ¿eh?

De momento espera aquí, por favor. ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado?

¿Qué le ha pasado a Ángela?

Bueno, ¿Sabes que tengo que volverme a El Salvador, lo sabes?

Mira, cuando menos te lo esperes estoy de vuelta, ¿vale?

Sí. Oye, cuida de los abuelos, ¿eh?

Diles que estoy bien, que no hace falta que vengan.

Vale. Bueno, muchos besitos, cuidaros mucho.

Disculpa. -Mi sobrino, desde el pueblo.

Que dice que me echa de menos. -Bueno, tranquila.

Es que tiene que ser muy duro

estar tanto tiempo lejos de tus seres queridos.

Sí, bueno... ¿Cómo estás? ¿Estás mejor, Marta?

Pues no, no. Cada vez estoy peor, no entiendo nada.

Lo que sea que me está picando se me está expandiendo por todo el cuerpo.

No sé. Lo noto moverse por debajo de la piel.

Es como si estuviera poniendo huevos y expandiéndose.

No puede ser. O sea, intenta tranquilizarte.

No puedes estar tan nerviosa.

Y deja de rascarte, por favor porque...

Lo intento. Pero es que no puedo, no puedo.

A ver. No sé, me pica por todos lados.

Mira, tengo por todos lados. -Sí. -Por todo el cuerpo.

A ver, Marta, tranquila, por favor, intenta tranquilizarte.

No te pongas nerviosa.

Pues sí, efectivamente lo tienes por todo el cuerpo excepto en una zona

¿Dónde? Entre los dos omóplatos.

Donde no te llegas con las manos para rascarte.

¿Piensas acaso que estoy loca o qué?

No. Por supuesto que no; no he dicho eso.

Solo digo que a veces llevamos como un estado anímico de ansiedad,

que..., voy a pedir reorientar el diagnóstico y una interconsulta.

Ante este último hallazgo,

lo más adecuado es derivar a la paciente a Psicología,

y que allí evalúen si los síntomas cutáneos tienen un origen psíquico.

Es decir, tratarse de un proceso psicosomático.

Podríamos estar ante un cuadro denominado delirio dermatozoico

o síndrome de Ekbom.

El cirujano le está realizando a Ángela,

la paciente con divertículo de Meckel

una laparotomía de urgencia.

No le puede pasar nada. No le puede pasar nada.

Tenemos una conversación pendiente aún.

Mira, Daniel. Yo te quería comentar una cosa también.

Ya Pero es que no le puede pasar nada

porque aún no le he dicho que la quiero, ¿sabes?

¿La quieres? -Mucho.

Mucho. Para mí es la chica más importante que hay en el mundo y...,

y me he asustado un montón cuando ha venido ahí..., a declarárseme.

Doctor...

A ver, todo ha ido bien, ¿eh?

Hemos extraído el divertículo,

que al ser de gran tamaño ha hecho

que un asa del intestino delgado haya rotado,

provocándole la obstrucción intestinal.

De ahí los vómitos, la fiebre y el dolor.

ahora hay que esperar a ver cómo evoluciona.

Os iré informando. Muchas gracias. Gracias. -Gracias.

La verdad es que me parece increíble

que estos picores los produzca la cabeza.

Porque los siento totalmente reales. -Claro.

Es que en eso consiste este síndrome.

En que los pacientes sentís como algo superreal

que estáis infectados, ¿no? Por parásitos.

A veces se debe también

a algún tipo de problema en el sistema nervioso central

o en algún otro órgano.

Por eso me gustaría hacerte una revisión neurológica completa.

¿Te parece bien? -Sí. Claro que me parece bien.

Aproximadamente el 12% de la población europea sufre

algún tipo de trastorno psicosomático y esto no es de extrañar.

Porque, si cuando tenemos algún problema físico,

esto nos puede afectar emocionalmente,

cuando tenemos algún problema emocional,

pues también se puede transformar en síntomas físicos.

Ángela, la paciente a la que ha habido que intervenir de urgencia

con una laparotomía, se recupera tras la operación.

Bueno, pues todo parece estar muy bien, ¿eh?

¿Y cuándo me van a dar el alta? Aún es pronto, tranquila.

El tiempo de recuperación tras una laparotomía está

entre cuatro y seis semanas. ¡Buf!

Dependiendo de los casos.

Ahora tienes que evitar hacer esfuerzos, coger peso,

y sobre todo tener paciencia para la recuperación.

Seguiremos manteniendo controles, así que iremos viéndonos.

Ah, qué bien.

Bueno, os dejo. Gracias. -Gracias.

A mí este hombre me sigue pareciendo guapísimo.

Anda. Yo voy a picar algo. Estoy que me muero de hambre, ¿Vale? Vale.

Ahora os veo, chicos.

Pues yo no entiendo qué le ves a este hombre. ¿No? -No.

Debe ser la perillita o el título...

Por cierto: aquello que dijiste ayer de, de que los jóvenes pasan de ti...

Y que yo soy joven y no paso de ti, ¿sabes?

Quiero decir que, que lo dijiste y me di por aludido pero, no sé

Te explicas fatal. Pero te quiero.

-No, no. O sea, no...

No ¿qué? No ¿qué? -Que no, que no.

Que no quería que me lo dijeras tú.

Que quería ser yo el que se declarase primero.

Que siempre eres tú el que, no sé, la que estás tomando la iniciativa.

Anda..., tonto. Cállate y ven aquí.

Lola, ¿qué tal? ¡Ah, bueno!

Al final, ¿les vas a decir la verdad?No lo sé. Tengo muchas dudas

Es que, no sé. Había pensado decirle a Ángela

que el embarazo había sido por inseminación

y que no le había dicho nada hasta no estar segura, pero, no sé.

A veces las mentiras pueden ser un gran remedio, ¿no?

Para evitar un gran dolor.

Puede ser.

Pero piénsate muy bien lo que vas a hacer,

porque esto sí que puede ser determinante para tu vida.

Bueno, y para la de tu hijo.

Cuando tomamos decisiones que implican a terceros,

pues muchas veces pasa esto:

que por miedo, no hacemos las cosas todo lo bien que quisiéramos.

Bueno...

Para descartar cualquier anomalía neurológica

que pueda estar provocándole delirios,

al día siguiente Marta se somete a una valoración

realizada por un neurólogo.

Bueno, pues me alegro mucho

de que no tengas ningún trastorno neurológico ni nada.

Bueno, yo, si hubiera habido algo físico,

lo hubiera entendido mejor, la verdad.

Marta, mira: me gustaría derivarte a psiquiatría

para que te den un antipsicótico, mientras continuamos con la terapia,

¿te parece bien?

Bueno, todo lo que ayude me parece bien, claro, bienvenido. Sí.

¿Últimamente has tenido algo más de ansiedad o estrés por algún motivo?

Bueno, viendo lo que veo en mi comunidad a diario,

la verdad es que no me permito pensar en este tipo de problemas

que me suenan más a primer mundo, ¿no?

Bueno, es que tú también perteneces a este primer mundo.

Hombre, últimamente me siento cansada y superada por momentos, la verdad.

Nunca había disfrutado tanto de una ducha caliente o de un buen desayuno.

¿sientes que estás renunciando a algo?

¿Renunciar?

Los misioneros siempre hemos renunciado a muchas cosas.

Eso siempre ha sido así.

Pero es cierto que últimamente... ¡uf!, cada vez me pesa más.

Mis padres se hacen mayores, mis sobrinos crecen...

Y cada vez que vuelvo a España, me cuesta más irme, la verdad.

Es que cuando uno habla de volver es porque siente que su lugar está ahí.

¿He dicho volver? -Sí. No me había dado ni cuenta.

Bueno...

Es que a veces, cuando no atendemos a nuestras emociones,

el cuerpo se busca la forma de hacernos saber lo que necesita.

Bueno, supongo que mi corazón estaba intentando decirme

lo que mi cabeza no me permitía reconocer.

Pero yo sé que los caminos del Señor son inescrutables,

y es su forma de decirme por dónde tengo que ir.

Hola. Toma, Nuria. Gracias.

Hola.

Vamos a ver, Pepa.

A mí esta situación que tenemos me parece absurda;

te lo digo de verdad.

Yo por mi parte, desde luego,

no estoy dispuesta a tirar un montón de años de amistad por la borda

por un estúpido trabajo, que además encima no me va a dar ni un duro.

Qué pesetera eres, ¿no?

Oye, de verdad que lo sentimos muchísimo.

Hemos estado hablando todos los compañeros y,

no nos podemos imaginar una persona mejor que tú

para llevar todos los asuntos de enfermería en la comisión.

¡Que eres nuestra líder y ya está!

¡Ayy! Gracias.

Nada, mujer. Bueno, disculpas aceptadas.

Pero ¿no te imaginarás algo así como te voy a invitar a tomar algo

por esto que acabas de decirme? ¿Ah, no?No.

No, si al final la pesetera vas a ser tú.

¡Pero bueno! ¿Cómo que no? ¡Ya lo creo que me vas a invitar, vamos!

Marta, me alegro que ya esté todo mejor.

Sí. Yo también me alegro mucho.

Bueno, al mismo tiempo estoy un poco triste, porque, al final...,

voy a ser más del primer mundo de lo que pensaba.

Oye, quería comentarte acerca de vuestro proyecto.

Bueno, ya sé que estáis pasando momentos difíciles.

No, escúchame. He conseguido un patrocinador que se va a ocupar

y se va a hacer cargo de financiar todos los gastos del equipo médico

cuando esté en la orden allí, en El Salvador.

¡Ay, qué bien, qué bien!

¡Qué alegría!

Que las familias que atendemos en el consultorio vuelvan a contar

con los profesionales de la talla del hospital. Qué alegría.

Yo también me alegro. -Bueno.

Así que ahora dame dos besos, que ahora sí puedo.

Sí. Ahora sí.

Bueno, muchísimas gracias por todo.

Cuídate. -Sí. Vosotros también.

¿Ya se ha ido Marta? -Sí, sí.

De hecho quería hablarte de ella:

llevabas razón, así que disculpa mi escepticismo.

No. Si ya estoy acostumbrada a tu escepticismo médico.

Bueno, estaba.

No hables en pasado. Que todavía seguimos trabajando juntos.

Ya. La verdad es que me alegro

que estemos sobrellevando bien la situación.

Yo también. Yo también.

Es más, siempre me ha sorprendido mucho esa capacidad que tienes

para sobrellevar tan bien las situaciones difíciles.

¿Y por qué hablas en pasado?

Bueno, "Tuché"

Me voy a casa, es que estoy agotada.

Lo único que quiero es tumbarme en el sofá y ver una película.

Muy bien.

¿Ya están los resultados? -No. No, todavía no están.

¿Y por qué me has hecho venir entonces?

No quiero que se asuste,

pero en la radiografía he visto algo que no me ha gustado nada.

¿Notas dolor en el estómago o en la espalda? -Sí.

El dolor de espalda a la altura del estómago es un síntoma frecuente

en tumores que afectan al cuerpo del páncreas.

Sé que estás enfadada porque no te conté lo de tu padre.

La palabra no es enfadada.

Es más bien desilusionada.

En esta vida las cosas no son solo blancas o negras.

Y si no eres capaz de entender eso,

a lo mejor soy yo el que está decepcionado.

He salido a correr

y de repente he sentido como si el pie se me quedara clavado en el suelo

Tienes una enfermedad degenerativa, ¿vale?

Y estas torpezas, las pérdidas de equilibrio, la desorientación,

forman parte de la evolución.

Yo creo que es el momento de decírselo a Marta.

No le voy a decir a mi hija ahora que tengo una enfermedad que no se cura.

Vale. -¿Qué no se cura?

Esta enfermedad ya la tenía tu abuelo.

Yo sabía que los síntomas se reflejaban antes de los 20 años

y como vi que ya se había pasado la edad, pensé que no lo tenía

y que no hacía falta hacerse las pruebas.

Por eso quiero que te las hagas.

Tienes todo el derecho a estar enfadada.

Pero tendrías que hacerte las pruebas.

Y hazme caso porque sé de lo que hablo.

Si no me hago las pruebas, ¿qué pasa?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 17/03/17 (2)

Centro médico - 17/03/17 (2)

17 mar 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.CENTRO MEDICO (491)

ver más sobre "Centro médico - 17/03/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 17/03/17 (2)"

Los últimos 518 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios