www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4794126
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 16/10/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(MEGAFONÍA) "Doctor Serrano, le esperan en quirófano 1".

Bueno, la biopsia tardará un poco más,

pero la doctora Vega traerá los resultados del TAC

en cuanto sea posible, ¿necesitas algo más?

No, todo perfecto, cariño, gracias, ¿eh?

Nada.

Aunque si tuvieras algo para el dolor más fuerte, no me vendría mal,

es que con tanto trajín de pruebas, parece que tenga dolores de parto.

(RÍEN)

Bueno, pues consulto con la doctora la dosis.

Gracias, cariño.

Y, bueno, tú eres Natalia, claro, la del dúo.

Oh. -Sí, claro, Flor y Nata.

Bueno, es que no me ha parado de hablar del dúo,

tengo muchísimas ganas de verlo, pero cuando te recuperes, ¿vale?

No me falles.

Gracias, eres un sol, ¿eh? -Para eso estamos, venga.

Muchas gracias. -Adiós.

Bueno, como sigas promocionándonos así van a tener que ampliar el local.

Flor, nada de bajones, vas a salir de esta sí o sí.

Es que ya es demasiado tarde, adiós al concurso, Nata.

Adiós a lo que haga falta,

ahora lo importante es que tú te pongas bien, punto.

He fastidiado todo.

No es justo para ti, tú sí puedes actuar.

Sí, claro, voy a montar unos pases de claqué

y voy a decirle al doctor ese que se venga a bailar con nosotros,

que tiene pinta de bailar divinamente.

Pues no es mala idea, ¿eh?

Estás de broma, ¿el "doc" de sustituto?

No, tú sola.

No, no, no.

Nata, tendríamos una oportunidad.

No, es un número de dos, ¿qué pinto yo allí sola?

Todo, yo pongo la sensualidad, Nata, pero tú siempre lo has dicho,

que yo pongo la vistosidad del espectáculo, lo promocionó,

pero tú, amiga, tú eres la voz, el encanto, el talento, Nata.

Flor, mira, ni puedo ni quiero hacer esto sin ti, ¿vale?

Sin mí no, Nata, por mí, por las dos.

Mira, tú gana ese premio

y luego nos vamos las dos a Los Ángeles como dos reinas.

¿Cómo lo ves?

Mira, pues lo veo negro oscurito.

¿Y qué pasa si no gano y si lo echo todo a perder? Yo qué sé...

Bueno, al menos lo habremos intentado.

No, es que no puedo hacerlo, Flor.

(Teléfono)

No lo cojas.

Lo siento, Flor.

Hola, cariño. Hola, ¿cómo estás? Hola, mi amor. Sí. Yo en el trabajo.

Claro, sí. Bueno, ¿y qué? ¿qué tal el viaje?

(SUSURRA) ¿Todo bien?

¿Cómo? Sí, mujer, pues claro que te echo de menos.

¿Quién me conoce mejor que tú? claro.

Eh, ¿Ya has ido a ver el Taj Mahal? Vale, sí.

Oye, mi amor, que me están llamando, que tengo que entrar en una reunión,

vale, después hablamos, venga, que te quiero.

Natalia puede, claro que puede hacer el número sola.

Si hasta la coreografía es suya, lo haría estupendamente.

Ella ha nacido para los aplausos y para las plumas, como yo,

y lo sabe, lo sabe perfectamente, pero no quiere la tía,

y es lo que hay.

Pero vamos, ella se puede engañar todo lo que quiera,

pero a mí no me engaña,

yo sé perfectamente por qué se pone como una histérica por todo esto,

vamos que si lo sé, la conozco como si la hubiera parido,

pero tiene que apechugar, es lo que hay.

(Música)

¿Qué? ¿estás preocupada? -Un poco.

(LLAMAN A LA PUERTA)

Ya tengo el diagnóstico, no hay ningún tumor.

(SUSPIRA)

Ya les dije que no se tenían que asustar sin razón,

eso sí, el TAC confirma una apendicitis.

Pero, eso fue lo primero que descartó el otro doctor.

Bueno, ahora llevo yo este caso.

¿Me está diciendo que mi amiga podría estar operada y en casa

y ha pasado por todo este dolor para nada?

Mire, el doctor Merino será su mejor doctor, pero ha sido muy negligente.

No, no, vamos a ver,

en ningún caso el doctor Merino cometió ninguna negligencia,

esto no es una apendicitis normal, es una apendicitis retrocecal,

es decir, su apéndice se aloja detrás del ciego, hacia el final del colon.

No presenta los síntomas habituales,

por eso el otro médico no se dio cuenta a tiempo.

Pero, ¿y esa apendicitis retro... lo que sea, es mala?

No, se trata igual que una apendicitis normal.

Hay que operar de inmediato, eso sí.

Voy a ponerlo en marcha, va a salir bien.

Qué pena perder todo por una simple apendicitis,

si al menos fuera un cáncer...

Ay, Flor, por favor, no digas eso ni en broma.

Y no sigas por ahí.

Mira, Nata, yo respeto que no quieras hacerlo sola,

pero ten los ovarios de ser sincera, al menos contigo.

Nata, esto tiene que parar, acepta lo que eres hasta el final.

Bueno, ¿y no lo hago? -¿Lo haces?

Te conozco desde hace cinco años

y es la primera vez que llevas ropa de mujer puesta siempre.

Bueno, es un gran paso, ¿no? -Ya.

Y qué casualidad que des ese gran paso

justo la semana que está tu mujer en la India.

Es una gran mierda, desde el cariño, amiga, pero es una gran mierda.

Mira, amiga, desde el cariño te diré que te equivocas

y que te lo voy a demostrar.

Flor se cree que me conoce, pero qué va.

Yo estoy segura no, segurísima de lo que soy,

y no voy a permitir que pongan en duda mi identidad

ni Flor ni nadie.

Yo quería presentarme con ella al concurso,

pues porque somos un dúo, somos dos, Flor y Nata,

pero si para callarme la boca tengo que actuar sola, lo haré.

Es que lo voy a hacer, voy a actuar sola,

y voy a ir a por todas en ese maldito concurso.

Manu, porfa, apaga eso, que es que me pone nerviosa esa música.

(Tono mensaje)

Eh, eh, han hecho una oferta por la casa,

hay que hacer algo rápido, ¿eh?

¿Qué? ¿que tienes una alerta para eso?

Cris, hay que estar tonto para dejar pasar una oportunidad así,

bueno, ¿y qué hago? ¿contraoferto?

Manu, mírame, ¿tú crees que yo tengo ahora la cabeza para algo?

¿Qué tal? Hola, Cris, ¿cómo has pasado la noche?

Fatal, fatal, y esto no funciona, doctor.

Bueno, tranquila, ya tenemos la causa,

vamos a empezar con un tratamiento antiparasitario.

Pero ¿qué es lo que tengo? ¿qué me pasa?

Tienes una hidrocefalia,

al parecer hay algo que no deja que tu líquido cefalorraquídeo

circule correctamente.

¿Algo? ¿qué es ese algo? ¿qué? -Pues es cisticercosis.

A ver, a ver, un momento, doctor,

porque yo no estoy entendiendo absolutamente nada,

se supone que le va a poner un tratamiento antiparasitario,

pero ¿qué tiene que ver la cisticercosis con los parásitos?

Manu, Manu, ya. No empecemos, por favor, ¿eh?

No, Cris, ni Manu ni nada, que no eres un conejillo de indias.

Bueno, a ver, los cisticercos son unas larvas diminutas,

o básicamente un parásito,

Cris parece que se ha contaminado al comer carne de cerdo en mal estado

o que no estaba bien cocinada.

El problema es que esos cisticercos han pasado al torrente sanguíneo

y de ahí directamente al cerebro.

A ver, Cris, tranquila, tranquila, de verdad, que no pasa nada,

¿de acuerdo?

Te vamos a hacer un cateterismo para solucionar la hidrocefalia.

Comenzamos el tratamiento antiparasitario y si todo va bien,

en unos días te vas para casa, tranquila.

La carne es un alimento importante en cualquier dieta equilibrada

por su alto contenido en proteínas

y tiene también un elevado porcentaje de agua,

lo que la hace susceptible de contaminación bacteriana,

por eso es importante,

evitar el contacto de la carne fresca con el aire.

Ah, y mantenerla refrigerada a unos 4°C.

(Música)

Carmen, te dejo la historia del paciente que me pediste, ¿vale?

Vale, gracias.

Hola. -Hola.

¿Qué tal? ¿cómo estás? -Bien.

Ya sé que tu amiga está en el quirófano,

bueno, me han comentado que es una apendicitis un poco especial,

pero que se va a poner bien, ¿eh?

Yo es que es oír la palabra quirófano y me pongo mala,

de verdad, no lo puedo evitar.

Natalia, quiero que sepas que me encantaría que contaras conmigo

y que aquí funciono como en el otro hospital.

Lucía, ay, eres un sol por preocuparte por mí,

pero estoy bien, de verdad. -¿Sí?

Que sí, has hecho un gran trabajo conmigo, ¿vale?

Ven a verme, anda, que quiero hablar contigo.

Vale. -Vale.

Ya verás cómo tu amiga se pone bien. -Ay, ojalá.

Que te quiero mucho. -Yo también.

(Música)

Sé que no es del todo mi responsabilidad

que un paciente termine con éxito una terapia,

pero el caso de Natalia,

es que estuvimos mucho tiempo trabajando muy duro las dos

y cuando la vi en el hospital, pues me puse muy contenta por ella,

pero ahora sabiendo lo que le pasa,

desde luego, si ella no quiere dar el paso,

pues es que no hay nada que hacer, no hay nada que hacer.

Yo creo que me impliqué mucho, quizás demasiado.

Pocas veces te he visto así por un paciente.

Hombre, es que trabajamos durante mucho tiempo y fue muy duro.

Y tú siempre vas al 200 %.

Pero si no consigo que dé el paso más importante,

pues es que siento que he fracasado.

Pero ¿por qué? ¿porque no ha hablado con su mujer? ¿es por eso?

No, es que creo que le di el alta antes de tiempo,

y no lo vi, es que no lo vi.

No me digas, ¿te equivocas? ¿eres humana?

¡Ay! -Bueno, qué alivio, es verdad.

Vamos a ver, no me quiero meter en tu terreno,

pero, ¿no crees que estás siendo demasiado dura contigo misma?

Oye, que mi puesto va a quedar vacante, si lo quieres tú.

Yo he visto a Natalia varias veces en el hospital

y se comporta con naturalidad, ¿eso no te parece un gran paso?

Hombre, si se lo estás ocultando justo a la gente que quieres,

a mí me parece que es un paso para atrás.

Lucía, tú no tienes que operar,

no tienes que curar infecciones con antibióticos,

pero por lo que yo sé, los pacientes tienen que poner de su parte, ¿no?

Sí.

Entonces, no te fustigues,

porque la parte que queda por hacer es la de Natalia, no la tuya.

Pero es que yo veo que sigue sufriendo mucho.

Uy, perdón, no quería molestar. -Nada.

¿Qué pasa?

Necesito los resultados de la 214. -Ahora mismo se los llevo, sí.

Gracias.

Pues eso, que está sufriendo y no lo saca.

(Música)

¿Y cuánto has durado? ¿un mes, dos? Qué desastre.

Oye, eres único animando, Rafa.

Vale, yo me callo,

pero es que a un pedazo de médico como tú

se lo deberían de rifar los hospitales.

Vamos, que si tú tienes problemas para encontrar curro,

entonces, apaga y vámonos, y ahora ya sí me callo.

¿Sabes lo que he pensado con todo esto del despido?

Que voy a dejar la medicina y me voy a poner a servir copas.

¿Tú me harías un hueco aquí?

Vamos, aquí y en todas partes, pero aquí hay que estudiar mucho,

que lo sepas.

Vaya, veo que no veas tan mal lo del despido.

Un té, Rafa, cuando puedas.

¿Qué tal? ¿cómo va todo por ahí? (RESOPLA) -Pues lleno de enfermos.

Pobres pacientes.

Me alegro de verte, se te echa de menos por el hospital,

a ver si te pasas un día y te despides aunque sea.

Iba a ir ahora a recoger mis cosas. -Es que no sé, fue todo tan...

¿Injusto? Repentino, absurdo, loco hay para elegir.

¿Qué fue lo que pasó? -¿Qué se rumorea?

De todo.

Eso es porque nadie sabe nada, y nadie sabe nada,

porque fue algo muy gordo,

porque las pamplinas salen a flote del tirón.

¿Sí? ¿tan grave fue?

Digamos que hubo un malentendido por el tratamiento de un paciente.

Bueno, pues habla con Ángela y acláralo.

Ya he hablado con ella y no da su brazo a torcer, así que...

Pues insiste. -¿Para qué?

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

A ver, Ángela te contrató porque eres un fuera de serie,

y ella sabe que te necesitamos en el hospital,

yo no me voy a quedar de brazos cruzados, pienso hablar con ella.

Te lo agradezco, Andrés, pero no hace falta, de verdad,

ya sabía lo que hacía cuando me contrataba, ahora que asuma.

(Música)

No veo la hora de llegar a casa, la verdad.

Es que tenía un bicho dentro de mi cabeza, por favor, qué asco.

Bueno, anoche soñé con la de "Alien", ¿te lo puedes creer?

Bueno, cariño, pero eso ya ha pasado, ¿vale?

Ahora lo que tienes que hacer es estar tranquila, descansar y...

Sí. -Y...

¿Y qué? -Nada, que tengo una sorpresita.

Te la pensaba dar cuando llegáramos a casa,

pero es que no me aguanto, Cris, que no me aguanto.

Pero, Manu, ¿aquí? -Sí, aquí.

Aquí tienes justo lo que necesitas.

Manu, que ya sabes que a mí las guarradas no me gustan, ¿eh?

Cris, cariño, que son semillas de tomate.

¿Y yo para qué quiero semillas de to...?

No me lo puedo creer, la has comprado.

No, no, solo he dado una señal, cariño,

a ver, quería darte una sorpresa.

¿Una sorpresa? ¿en serio?

Pues mira, eso hubiera sido que me hubieras consultado.

Pero, ¿cuándo? Cris, ¿cuándo?

Una pareja estaba a punto de comprarla,

tú estabas en quirófano, cariño, había que hacer algo rápido.

Estoy... es que no tengo fuerzas ni para enfadarme ya,

es que no puedo más, Manu.

Ya, cariño, eso es por las porquerías que te han metido,

verás que cuando descanses lo vas a ver todo de otra manera.

Sí, tienes toda la razón. -Claro.

Estoy muy cansada, pero de ti.

Primero fue el surf, y nos fuimos a vivir a Tarifa,

después te dio por salir a correr y casi te fundes nuestros ahorros

por ir a la maratón esa de Nueva York,

y ahora te compras una granja

con el dinero que tenemos ahorrado para nuestra casa.

No, no, a ver, cariño, solo he dado una señal, ¿vale? Cris,

solo he dado una señal, quería darte una sorpresa.

Es que estoy harta,

estoy harta de que hagas y deshagas sin contar conmigo,

y las malditas vacaciones esas en la granja,

yo quería ir a Praga,

y la que ha terminado con un gusano en el cerebro soy yo,

pero mira, ese gusano es lo mejor que me ha pasado en la vida.

Toma, vete a plantar tomates tú solo.

Cris, Cris, cariño, Cris...

(Música)

(SUSPIRA) Vale, respeto, yo respeto profundamente la decisión de Cris,

además, llevamos un montón de tiempo juntos y la respeto,

pero montarme una escenita delante de todo el mundo, ya le vale,

es que ya le vale,

bueno, por no hablar de que no me ha consultado,

que la decisión la ha tomado ella sola

y yo qué quieres que te diga, yo también lo tengo muy claro.

Sí, a mí la granja me va a venir estupendamente

para mi nueva forma de vida

y yo sé que ella piensa que yo soy un egoísta, lo sé,

pero ella no se ha puesto en mi lugar,

porque yo también lo he pasado muy mal estos días,

lo que pasa es que menos mal que yo tengo la meditación,

hablando de meditación...

en la India son unos fenómenos con eso de la meditación, ¿eh?

no me vendría nada mal un viajecito, a la India, a relajarme.

Hola, ¿qué tal? -Buenas.

Mira, te dejo varios documentos, ¿vale?

Vale. -Este...

Hola. -Hola.

¿Me das la lista de pacientes de hoy, por favor?

Vale, a ver... vale, esta de aquí.

Tiene algunos cambios de última hora, échale un ojillo, ¿vale?

Vale, perfecto, gracias. -De nada.

Reina, mira el bolso, que igual hay algo

en el compartimento de la cremallera.

(Música alegre)

Qué idiota, pero tengo que reconocer que es un idiota con clase.

"Cuando tú quieras, doctora pecadora de la pradera".

Me gusta.

(Música)

(CANTURREA) ¡Flor!

"And the winner is...".

¡El dúo de Flor y Nata, que se va a...!

(AMBAS) ¡A Los Ángeles!

Es que lo sabía, lo sabía, sabía que ganábamos, Nata.

Es que somos las mejores. -No, tú, tú eres la mejor.

Y yo..., yo tengo suerte de estar con la mejor.

Ay... -Y ya, que se me corre el rímel.

Y, ¿Cuándo nos vamos? -En un mes.

Perfecto, hay tiempo de sobra para prepararlo todo.

Parece que no te sorprende.

Ya tenía asumido que no vendrías,

te conozco como si te hubiera parido, amiga.

Flor, es que tenías razón,

tengo muchas..., bueno, muchísimas cosas por hacer,

y la verdad es que no va a ser nada fácil.

¿Qué? te temo.

Nata, hazlo, puedes hacerlo.

Ay, Flor, no lo sé, es que estoy muerta de miedo.

Te espero en Los Ángeles, no te falles.

Toma. -No, no, para ti.

No, para ti. -No, por favor.

Para ti.

No, no, por favor, bueno, vale, trae. -No, me lo llevo yo.

Prepárate, mundo, porque... (AMBAS) ¡Porque Flor y Nata...!

¡Van a arrasar! ¡Ay! -Vamos, anda, siéntate.

Me duele separarme de Nata,

en estos cinco años, hemos hecho prácticamente todo juntas,

pero no pasa nada,

yo cruzo el charco y voy allanando el terreno, y mientras ella...

Nata tiene muchos cabos sueltos en su vida que tiene que atar,

pero bien, con doble nudo, y estoy convencida de que lo hará.

Uf, ya la estoy echando de menos.

(SUSPIRA) No ha luchado tanto durante tantos años

para dejarlo ahora a la mitad.

Llegó la hora de la verdad.

Doctor Merino.

Hola. -Hola.

Hola, ¿cómo estás?

Bien, recogiendo las últimas cosas que me quedaban.

Ya, que siento mucho lo de... a ver, quería haberte llamado,

pero es que no tenía claro si era definitivo o qué...

Me temo que sí.

¿Y qué vas a hacer?

Pues, de momento, relajarme, tomarme unos días de descanso

y después ya veremos, porque no soy de quedarme quieto mucho tiempo.

Bueno, si en algún momento necesitas algo, estamos aquí, ¿eh?

Gracias.

Te lo digo de verdad, en serio, Merino,

hemos pasado mucho tiempo juntos,

y con lo que nos costó adaptarnos al principio y todo.

Por eso se hace tan raro irse ahora.

Pero, bueno, ¿qué ha pasado? es que no nos han contado nada.

Digamos que hemos tenido unas desavenencias

la doctora Vega y yo,

no somos muy buenos poniéndonos de acuerdo.

Por cierto, ¿qué tal Flor?

¿Habéis dado con el diagnóstico?

Sí, sí, le hicimos un TAC, es apendicitis retrocecal.

¿Apendicitis? No estaba entre los grupos de riesgo,

bueno, me alegro de que no fuera tumoral.

Como comprenderás, la doctora Vega no me ha dicho nada,

supongo que seguirá ella con la paciente, ¿no?

Sí.

Cuando le dijimos a la paciente que era apendicitis,

se quejó de las pruebas que le habíamos hecho,

pero quiero que sepas que la doctora Vega te defendió en todo momento

y habló de ti como uno de los mejores médicos del hospital.

Primero me echa a la calle y después me defiende frente a los pacientes.

¿Alguien me lo puede explicar?

Puede que tenga sus motivos,

pero por lo menos una explicación por el despido, algo,

y encima se lleva mis pacientes, parece que esté disfrutando.

Pues yo esta vez no voy a salir detrás suyo, de verdad,

esta vez no me da la gana, se acabó.

Puede que sí que sea un buen momento para irse,

porque ya he tenido muchos encontronazos aquí.

Te agradezco tus palabras, Pepa,

pero supongo que la doctora Vega estaba defendiendo al hospital,

no a mí.

Hola. -Hola.

Escuché lo que pasó.

Ya, qué suerte tienes,

ya no tendrás que dar rodeos para llegar a Trauma.

La verdad es que casi me alegro de marcharme,

así no tendré que soportar más puñaladas.

¿Puñaladas? ¿a qué te refieres?

¿a sedar a un paciente terminal sin consentimiento?

Tenemos que terminar unas suturas, ¿no?

Sí. -Perdón, ¿eh?

Sí que tenía consentimiento, el de su familia no, pero el suyo sí.

¿Y eso quién lo sabe, Merino?

porque era tu palabra contra la de nadie,

porque allí no había nadie más.

Entonces, ¿para qué se supone que lo iba a hacer?

¿para destruir mi carrera?

Ah, pues no sé, dímelo tú,

no sé, para demostrar que eres el más listo,

que estás por encima de todo.

Mira, te voy a decir una cosa,

a mí me designaron para tomar una decisión, un peritaje,

¿sabes lo que es eso?

pues que sea la última vez

que me tachas de apuñalarte por la espalda.

¿Qué pensabas,

que porque nos conocíamos iba a cambiar mi criterio médico?

Ah, no, que iba a ignorar las normas, como haces tú.

Solo tuve piedad de mi paciente.

Una piedad que te llevó a los juzgados.

¿Por qué no le diste un papel a firmar?

Porque estaba en muerte cerebral.

Pues habérselo dicho a sus familiares.

Me lo dijo directamente a mí, no se fiaba de sus familiares.

¿Por qué iba a necesitar su consentimiento?

Pues porque la vida es así, Merino, porque ser médico es así,

tú no eres nadie para decidir sobre la vida de...

¡Que yo no decidí, decidió él!

Deja de culpar a los otros de los errores que tú cometes,

deberías estar inhabilitado.

Hola, buenos días.

¿Encuentras la llave o quieres que la busque yo?

¿David? -Elena.

(Música suspense)

¿Qué tal? ¿mucho lío? -No más que de costumbre.

Ahora que llevas los casos de Merino, un poquito más, ¿no?

Me ha dicho Pepa que me buscabas, ¿todo bien?

Sí, sí, solo quería, a ver, Ángela, tienes que reconsiderarlo.

No tengo nada que reconsiderar, tuve mis motivos, ¿sabes?

Sí, no lo dudo,

de verdad que no me quiero meter donde no me llaman.

Pues es justo lo que estás haciendo.

Ángela, Merino es un gran médico y lo sabes de sobra,

lo ha demostrado cien veces.

¿No crees que igual te has podido precipitar?

Andrés, por favor.

Ángela, tú y yo también hemos tenido nuestras diferencias,

y siempre has sabido entenderme,

por eso te respeto y te aprecio tanto.

Tu caso es distinto al de Merino.

Somos médicos, al final todos buscamos lo mismo, ¿o no?

Andrés, ¿te digo yo cómo hacer tu trabajo?

Pues respeta el mío.

Un placer. -Que vaya muy bien.

Nos volveremos a encontrar. -Mucha suerte, cuídate.

Igualmente. -Chao.

Carmen, esto es para ti. -Gracias, mucha suerte.

Igualmente, un placer. -Igualmente, chao.

Guapa, que te vaya muy bien. Adiós.

Un placer coincidir contigo. -Muchas gracias.

(Música emotiva)

Tú dirás.

Déjalo, por favor, es que es muy delicado

y le tengo mucho aprecio.

Gracias.

¡Sonia, Sonia! ¿Se puede saber qué te pasa?

Estoy bien, solo tengo un catarro.

Esto es mucho más que un catarro, que tienes asma.

El entrenador necesita un poco de ayuda extra.

Le he dicho a Rober

que tú estás llevando un programa de educación para la salud.

¿Cómo? No. Llevaba.

Esa chica es adicta desde que tiene 11 años,

y tú y yo sabemos que el deporte es lo único que se interpone

entre esos chicos y una recaída.

¿Te suena Gemma Mengual? ¿Indurain?

Todos tienen una cosa en común, son asmáticos igual que tú.

No sabía que tenías montada una consulta privada para deportistas

en la consulta del doctor Landó.

Tampoco sabía que en el hospital hubiera un departamento

de educación para la salud.

¿Quieres que llamemos a alguien?

No sé si estará mi mujer fuera, y no quiero que esté.

Enhorabuena, tu terapia ha sido un completo fracaso,

me he encontrado a mi marido vestido de mujer

diciéndome que ya no se llama David, que se llama Natalia, o Natasha,

o no sé cómo...

Natalia, quiere que la llamemos Natalia.

Natalia.

El que va a venir a verte es el coordinador de zona, Ángela.

Ya, por el despido, supongo.

Alguien ha ido diciendo por ahí que es improcedente.

Si quiere venir el coordinador, que venga, no tengo nada que ocultar.

Subtitulación realizada por: Rosa M. Romero Ayuso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 16/10/18 (2)

Centro médico - 16/10/18 (2)

16 oct 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 16/10/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 16/10/18 (2)"
Programas completos (1102)

Los últimos 1.115 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios