www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4258321
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 16/10/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Respira... ya está, ya está.

-Marta, la hija del doctor Dacaret, llega en ambulancia a Centro Médico

porque un amigo comenzó a sufrir una dificultad respiratoria grave.

-¿Qué ha ocurrido?

-Una abeja.

-Salió a hablar por teléfono y cuando..., cuando volvió estaba así

-Vale, bueno. A Reanimación.

Rápido. -Ya está. Tranquilo.

-¿Tú... lo conoces?

-Sí, Chema.

-¿Cómo que Chema?

Pero ¿quién es Chema? ¿Tú no estás con amigas tuyas?

-Bueno, da igual.

Que luego te lo explico. Vamos.

-Vale, sí. Luego hablamos tú y yo. -Que sí.

Ffff...

Nos habíamos ido a pasar el día fuera;

y todo iba genial, hasta que de repente, pues...

empezó a ponerse así...

Vamos, que yo sabía que era algo grave.

Así que... llamé a la ambulancia enseguida.

Pero... no sé. Vamos, que... Que tiene que ponerse bien.

-Mar: Adrenalina intramuscular,

corticoides intravenosos y antihistamínicos. Rápido.

-Por los síntomas que presenta el chico,

todo parece indicar que se trata de anafilaxia.

Es decir, un ataque de alergia muy potente.

La buena noticia es que lo hemos cogido a tiempo,

y le hemos podido estabilizar.

(Música)

-Manuel viene hoy a Urgencias

acompañado de su amiga Dolores,

porque lleva un par de días con escalofríos, tiritona y malestar

-Ffff... Voy a ir por un café, a ver si entro en calor.

-Vale.

-¡Eh! ¡Eh, eh! -¡Manuel...!

-¡Arriba! ¡Eh!

¿Qué te pasa? ¿Qué te...?

¿Por qué me tiene que pasar esto hoy?

¿Por qué me tiene que pasar esto hoy?

-Chsss.. Silencio. Siéntate.

-¿Manuel? Pues... No sé. Algo habrá pillado por ahí.

Es que... Bueno, él es investigador marino,

y se pasa toda la vida de expedición, por ahí lejos.

Yo le he dicho ya mil veces

que lo raro es que no le haya pasado nada más.

-Manuel: Sí que veo que tienes las conjuntivas amarillentas.

Como ictericia.

Podría estar relacionado con algún problema en el hígado.

¿Cuándo empezaste a encontrarte mal exactamente?

-Pues hace un par de días.

Cuando llegamos a tierra.

-Ajá...

-Me sentía un poco destemplado, pero vamos: Yo lo achacaba a que...

a que habíamos pasado mucho tiempo en la cubierta y...

y bueno, no sé. Pero hoy...

al... al arreglarme para quedar con ella,

sí es verdad que me sentía un poco mareado, y...

Y las manos me las noto raras.

-¿Tienes alguna enfermedad importante?

-Hepatitis C. Pero vamos. La... la tengo controlada.

-No sé. Bueno, nosotros somos amigos de siempre; de toda la vida.

Y aunque esté lejos estamos permanentemente conectados.

Mira: Por eso sé yo que algo le pasa.

Está raro, últimamente.

-Manuel: Sube las manos, como yo, y déjalas ahí estiradas.

-¿Qué me ocurre?

-Eso se llama... Ya las puedes bajar.

Se llama asterixis o flapping.

Tranquilo: Es una alteración neuromuscular

que ocurre en casos de encefalopatía.

En tu caso, al tener una patología crónica en el hígado,

es muy posible que sea una encefalopatía hepática.

No vuelvo a beber alcohol en mi vida.

-Juanjo, ¿me puedes ayudar a tumbarle, por favor?

-¡Claro! Venga. -Anda, sí, Juanjo.

Que los marineros tenemos que ayudarnos entre nosotros.

-Claro que sí.

Venga.

-Tranquilo.

Deja las manos a los lados...

Ahora quiero verte el abdomen,

porque quiero saber si tienes ascitis.

Es la acumulación de líquido en la cavidad peritoneal,

en el abdomen.

Y también puede estar presente cuando hay problemas crónicos en el hígado.

¿Ahí te molesta? -¡Ah! Sí.

-Pero ¿te duele la tripa?

-Me duele como aquí.

-Sin yo hacerte nada, te duele aquí. -Sí.

-Vale. Ah, espera; que ahora te voy a explorar...

¿Ahí te molesta? -Sí.

-¿Y aquí? -Sí.

Debemos asumir que con el alcohol no se juega

porque puede traer graves problemas.

Y en el caso de Manuel, es todavía peor,

por sus antecedentes.

Y aunque es verdad

que no he encontrado líquido acumulado en la cavidad abdominal,

sigo pensando que sus problemas neurológicos

podrían guardar relación con su patología en el hígado.

Así que voy a seguir profundizando.

A ver, Manuel: Te explico la situación.

Tienes un dolor abdominal bastante inespecífico,

la exploración no me dice nada,

pero, por la febrícula y tu problema en el hígado,

voy a hacerte algunas pruebas, voy a empezar con una analítica de sangre.

-Vale, y... ¿Y tiene que ser hoy?

-Pues sí porque podría ser algo grave

y hay que hacer esas pruebas.

-Claro, tienes que hacer caso a la doctora.

Si yo entiendo su posición y es su trabajo, pero es que hoy...,

hoy no..., no va a poder ser.

-Manuel: Sospechando que tengas una encefalopatía hepática,

la cosa no está como para posponerlo.

-Claro, la salud es lo primero.

-Ya, pero es que le iba a pedir matrimonio, hoy, a Dolores.

(Música)

-¿Eh?

-Hola. -¿Qué pasa? ¿Qué haces aquí?

-Nada, que... Que acabo de venir con un amigo, que está mal.

Y está con mi padre.

-Pero ¿qué ha ocurrido? ¿Es algo grave?

-Creo que sí.

-Bueno. Escúchame, cariño.

Tranquila, ¿vale?

Que ya sabes que, estando con tu padre, está en buenas manos.

-Sí, en menudas manos voy a caer yo.

Me va a pegar una...

-Pero... A ver, ¿qué pasa?

-Pues que... Que no es mi amigo.

Que es mi novio.

Se llama Chema, y llevamos saliendo cuatro meses.

-A ver. ¿Tienes novio y no me lo has dicho?

-A ver, es que nos estamos conociendo. Tampoco...

-Bueno, escucha. Tranquila, ¿vale?

Vente conmigo.

Vamos dentro a ver si está bien. ¿Vale?

-Vamos. -Venga.

(Música)

-El novio de Marta, Chema,

se recupera tras llegar al hospital con una anafilaxia.

-Bueno, Chema.

Escucha: He pedido cita con el alergólogo.

¿De acuerdo?

Para que te haga las pruebas de alergia.

Y te vamos a dejar en observación para ver si reaccionas otra vez.

-Si la culpa es mía por patoso.

Vi la abeja, me asusté, empecé a correr,

y cómo no, pues me tropecé y me caí encima de unas piedras;

en medio de todo el campo. Y encima me pica a mí.

-Ya. Escúchame una cosa:

¿Tú sabes quién soy?

-No.

-El padre de Marta.

(Música)

¿A ti te parece responsable

llevarte a una chica menor de edad por ahí sin permiso?

Te estoy haciendo una pregunta.

¿Me respondes?

-Hola.

-Hola. -Hola.

-¿Cómo estás?

-Mejor.

-Os dejo a solas.

-¿Seguro que estás mejor?

-¡Ey! -¿Qué?

-Espera, ¡espera un momento!

-No, Rey, que no puede ser, hombre.

Que todo el mundo en el hospital sabe que mi hija tiene novio,

¡y yo no! ¡Es que no lo entiendo!

Que yo también me acabo de enterar.

-Ya. Y ¿por qué me miente?

¿Me lo cuentas? ¿Por qué me miente?

-Pero bueno, ¿y qué quieres que haga tu hija con 16 años?

¿Que te diga que tiene novio?

-No, no, no, no. No, que me lo diga, no.

Lo más normal es que se vaya por ahí con un tío que no sé quién es,

y a saber lo que hacen. ¡Es que no lo entiendo!

(Teléfono)

-Te está sonando el móvil. -¿Eh?

-Que te está sonando el móvil.

-Vale. Me tengo que ir.

Adiós.

-¡Ay, ffff!

(Música)

Con la sospecha de que sus síntomas

puedan deberse a una encefalopatía hepática,

a Manuel se le practicó una analítica,

y la doctora Marco ya tiene los resultados.

-Manuel: En la analítica de sangre

queda confirmado que tienes una alteración hepática.

-¿Eso es grave?

-Tenemos que continuar con el estudio. Es pronto para saberlo.

Enseguida vendrán a buscarte para hacerte más pruebas.

¿Entendido?

-Mm.

(Música)

No has encontrado el móvil, ¿no?

-¿Así que todo este misterio era porque te vas a casar?

¡Felicidades!

Bueno, y entonces ¿qué es? ¿alguna chica de la expedición?

La gaditana, la rubia. Era muy guapa, ¿eh?

Me cayó muy bien, y...

Pues me alegro un montón. Era muy simpática.

¡Ay, me alegro mucho por ti!

-Te lo iba a pedir a ti.

-¿Qué?

-Y todavía quiero pedírtelo.

Esto... no es así como quería hacerlo.

Quiero que seas mi mujer.

Quiero que...,

que formemos un hogar juntos.

Que... Voy a dejar el mar. Voy...

Me voy a quedar aquí contigo.

-Manuel.

-¿Qué?

-Que estoy con otro.

Con Alfredo.

Justo, iba a contarte hoy en la cena

que llevábamos unos meses juntos.

-¿Alfredo el gordo?

¿Obelix?

-Es de hueso ancho.

Y tú tampoco eres una sílfide; que lo sepas.

-Perdón. Perdón. -No, no, no, no, no.

Ya me voy yo.

Necesito salir de aquí.

(Música)

Chema Díaz ha vuelto al hospital

a recoger los resultados de las pruebas de la alergia

que pidió el doctor Dacaret.

-Bueno, Chema: Pues se ha confirmado que tienes alergia a las abejas.

-Mmm... ¿Y soy alérgico a algo más?

-No, no. No ha salido nada más reflejado en las pruebas.

Así que lo que tienes que hacer a partir de ahora

es tener cuidado, pues con las abejas.

Los síntomas que pueden aparecer en personas que padecen alergia

pueden ser leves, como picores o erupciones en la piel,

pero también pueden ser graves;

incluso potencialmente mortales.

Como puede ser la anafilaxia o problemas respiratorios.

En cualquiera de los dos casos,

lo que se tiene que hacer es acudir urgentemente al hospital,

para que la reacción no empeore rápidamente.

-¡Ah!

-¿Pasa algo?

-No, ha sido un pinchazo.

Es que me duele un poco en el costado desde hace unos días.

-Bueno, tranquilo. Pues te voy a explorar y ya está.

-No, que no te preocupes.

Que no hace falta. Que bastante he hecho ya.

Que no quiero molestar.

-A ver. Que soy tu médico. ¿Vale?

Que te voy a explorar.

Además me has comentado que...

que antes de que te picara la abeja te caíste, ¿verdad?

-Pues venga. Quítate la camiseta.

-No, no, no. Que la camiseta, no. Que... Que no.

-Vamos a ver. Lo que tienes puede ser una fisura.

¿Vale?

Pero es que, si se trata de una fractura,

si se desplaza la costilla rota, y afecta a un órgano,

ya te aviso que no es muy bueno.

-¿Y por qué no me haces una radiografía y ya está?

-Chema, si la intención es hacer radiografía.

Pero, sin explorarte, no puedo hacerla.

-Que no, mira. Que... Que ya está.

Que da igual. Que no hace falta.

-Ya.

Lo que está pasando aquí es que no quieres que te atienda yo, ¿no?

¿Qué quieres que venga? ¿otro médico?

Bueno.

Pues espérate aquí un segundo.

-Vale.

(Música)

-Mira. Aquí es.

-Pues a mí Manuel me produce ternura.

Da el paso de pedirle matrimonio, y va, y ella se larga con otro.

-Ya.

-¿Qué? ¿Ya estás con tus chismorreos, o qué?

-Mira, Juanjo.

Yo creo que Manuel puede haber perdido la batalla,

pero no tiene por qué haber perdido la guerra.

-Pues a mí me da la impresión de que la única batalla

por la que todavía puede pelear Manuel es su salud.

¿Pasamos ya?

-Lo siento. Lo siento, pero discrepo.

Si yo hubiera aceptado tu primer no, o incluso el segundo,

no estaríamos juntos.

-Hay chicas que te dicen 20 veces que no,

antes de poder acercarte a ellas.

-Álvaro, yo no creo que sea cuestión de insistir.

En esta vida también hay que saber cuándo retirarse, ¿no?

Y si la chica no quiere, no quiere.

-Y eso lo dice la persona que no ha parado de insistir,

hasta que ha conseguido que el jarrón

que ella quería estuviera en la mesa del salón, ¿verdad?

-¿Y esta mañana dónde estaba el jarrón?

¿Lo has visto tú? Porque yo no.

-Me voy a comer al hospital. -No. No, no, Juanjo.

No te vas a ningún sitio.

Aquí hemos venido a comer los tres, así que comemos los tres.

(Música)

La doctora Rey, a petición del doctor Dacaret,

se hace cargo del caso de Chema Díaz:

el novio de Marta.

-A ver: Es que es muy lógico que te doliese tanto,

porque tienes aquí fracturada la costilla. ¿Vale?

Que luego, pues, por otra parte,

con la picadura y con la anafilaxia, pues es muy lógico que...,

que te dieses cuenta de la lesión al cabo de unas horas.

-Si es que la verdad que la caída fue bastante aparatosa.

-¿Sí?

-Fue en medio del campo, había un montón de piedras...

Jo, lo que me faltaba ya. ¿Y ahora qué?

¿Me vais a tener que operar?

-No. No, no, qué va.

Una fractura de costilla, simplemente se recupera,

pues con mucho reposo y con analgésicos.

-¡Bua, menos mal!

-Si usted ha sufrido una fractura de costilla,

entonces deberá tomar toda la medicación que le indique su médico.

Además es muy recomendable que no beba alcohol,

no conduzca ni tampoco utilice maquinaria pesada

mientras esté tomando este tipo de medicación.

-Pues muchísimas gracias, de verdad.

-Bueno, muchísimas de nada,

simplemente estoy haciendo mi trabajo.

-Pero que conste que el doctor Dacaret, pues...

lo hubiese hecho igual de bien que yo.

-Ya, si..

Si sé que no me he comportado bien.

Pero no sé. No estaba cómodo con él.

Es su padre.

Y no quería que me explorase y pensase cosas de mí que no son.

Que bastante mal hemos empezado.

-A ver. Déjame adivinar:

Son las marcas esas que tienes ahí en la barriga, ¿verdad?

(Música)

¿Te pinchas insulina?

-Sí.

Yo soy diabético desde niño.

Y me tengo que inyectar insulina regularmente.

Estoy acostumbrado.

Pero no sé.

Me sigue dando un poco de vergüenza hacerlo delante de la gente.

Por eso no se lo conté a Marta.

De hecho, cuando le dije que iba a hablar por teléfono,

en realidad iba... a ponerme la inyección.

Y mira cómo acabó todo.

-Chema, es que no lo entiendo.

No entiendo cómo te puede dar vergüenza decírselo a Marta.

-Porque a ver. Para mí Marta es muy especial.

Y como hemos empezado tan bien, pues... No sé.

Tengo miedo de que no le guste ahora por esto.

Es que es algo que siempre me ha acomplejado desde pequeño.

Entonces, no sé cómo hacerlo.

-Escúchame: Olvídate de los complejos.

Yo soy diabética.

-¿También? -Sí.

Y además es que Marta es una chica muy madura

que no te va a poner ningún tipo de problema, de verdad.

Lo que sí que me preocupa,

es que no te pongas las inyecciones cuando debes hacerlo.

¿Vale?

Esto es muy importante.

-Ya.

(Música)

-Los resultados de la analítica de sangre

parecían confirmar la encefalopatía hepática,

justificando así las alteraciones neurológicas de Manuel.

Pero todavía no podíamos aventurarnos.

Por eso programamos un electrocardiograma

y una placa de tórax que han resultado normales,

y también le hemos hecho una eco de abdomen,

en la que hemos visto alteraciones en el hígado,

pero se deben a la hepatitis C que ya conocíamos.

-Mira: No sé por qué has vuelto.

Solo estoy un poco mareado.

Te puedes volver con tu novio, por donde has venido.

-Manuel, anda. No seas así.

Somos amigos desde hace mucho tiempo.

No me voy a ir hasta que no mejores.

-Y luego te irás con Obelix, ¿no?

¿Para qué esperar entonces?

Anda, vete. Que estoy muy cansado.

-Que está muy cansado, dice.

Oye, y entonces,

¿cómo de cansado estarías si llevaras diez años esperando como yo?

Sí, porque es el tiempo que llevo esperando a que des el paso, Manuel.

¡Y no me pongas esa cara!

Te he enviado señales.

Lo sabes perfectamente.

Pero tú no has querido verlas.

Porque lo único que te importa a ti es tu trabajo.

Sí. Sí,

pero yo también me he cansado. De esperarte.

Y tengo derecho a rehacer mi vida, ¿eh?

¡Y no te tolero que me hagas ese reproche!

-Te has delatado.

¿Me estás diciendo que sientes algo por mí?

¡Y eres capaz de dejarme por el otro solo por venganza!

Muy bien, pues vete con el otro.

-Mira, Manuel. ¡Yo quiero a Alfredo!

¿Me oyes?

Manuel.

Manuel...

(Música)

¡Enfermera!

Enfermera, por favor, que se ha desmayado.

¡Manuel!

-A ver, a ver: Un momentito. ¿Qué ocurre?

A ver.

-No lo sé.

-Hola, Rey.

-Huy, ¿qué pasa?

-¿Qué tal?

-Bien. ¿Has terminado ya?

-Sí. Voy para casa. ¿Y tú?

-También.

-Oye: Una pregunta.

-Dime.

-¿has averiguado algo nuevo sobre Chema?

-Eh... Sí, nada. Al final tenía la costilla rota.

-Vale. Y nada más, destacable.

Es que me he quedado un poco tocado con el tema de la camiseta,la verdad.

-¡Mmm! No, no, no, nada, nada.

Era...

Era una tontería. De verdad.

-Bueno.

-De hecho, he estado hablando con él y...

no sé, me ha parecido muy buen chaval.

-Sí, no. Si tiene pinta de ser buen chaval.

Es que a ver. Ayer hablé con Marta y me pidió perdón.

O sea que creo que no tengo muchos motivos para enfadarme con él.

-Básicamente, no.

-De hecho, yo creo que deberías darle una oportunidad.

-Vale. Pero no sé. ¿Qué puedo hacer?

¿Alguna idea?

-Pues... A ver. No sé.

Yo haría... una cenita en casa, así en plan familiar,

con unas cañas, unos...

Cañas, no.

-Mejor.

-No. Que estamos hablando de tu hija.

Unos refrescos... -Mm...

-No sé, unas patatas fritas... Bueno.

Básicamente, pues que vea en ti que por ser su suegro no eres su enemigo.

-Suegro... -Sí.

(Música)

-A pesar de que Manuel recuperó el conocimiento,

después de este episodio con el resto de clínica neurológica

y el aumento de la fiebre, decidimos hacerle un TAC cerebral

y una punción lumbar, para comprobar si se trataba de una meningitis.

Pero ambas pruebas han resultado negativas.

Así que, tras hablar el caso con Neurología,

hemos decidido que Manuel se quede ingresado

para poder ampliar todavía más el estudio.

-Muy bien, pues tenemos ya los resultados.

El urocultivo y el coprocultivo son negativos,

así como los parásitos en heces,

en la analítica hemos visto leucocitosis y aumento de la PCR,

y también elevados los niveles de bilirrubina,

y el hemocultivo es positivo para la bacteria Escherichia coli.

-No entiendo nada, doctor.

-Sí. Verá:

Esto significa que hay infección abdominal.

En un principio parece que la habíamos descartado

casi por completo, pero podría muy bien ser apendicitis.

Así que le vamos a hacer un TAC de la zona.

-No, no me refiero a mi enfermedad.

Me refiero a la vida. A la...

No entiendo nada.

Dolores tendría que estar conmigo.

-Manuel, lo siento, pero... Yo solo soy su médico.

En lo único en lo que le puedo ayudar

es a recuperar la salud, que no es poco.

-Ya.

(Sirena)

Chema, el novio de Marta,

vuelve al hospital en ambulancia tras haber sufrido un desmayo

en presencia de la hija de Dacaret.

-¡Por favor! ¡Por favor!

-¡Eh, eh, eh! ¿Qué pasa?

-Pues no sé. Que estábamos juntos,

de repente se ha empezado a poner blanco, blanco, a sudar,

y que se ha desmayado.

-Vale, vale, vale. Tranquila.

Vamos a Reanimación, por favor.

Puede que sea una hipoglucemia.

-¿Qué? ¿Una, qué?

-Una hipoglucemia.

Espera aquí, ¿vale? Ahora vengo.

-Tiene la tensión muy baja. -Vale.

Bueno, el resto de constantes están normales.

Vamos a ver los índices de glucemia.

(Pitidos)

¿Cómo está?

-Está muy bajo también.

-Sí, lo tiene a 20.

OK. Le vamos a poner glucagón por vía intramuscular.

-Muy bien.

Una hipoglucemia es una falta importante de azúcar en la sangre

y puede llegar a ser muy peligroso.

Afortunadamente, con el glucagón por vía intramuscular,

vamos a hacer que Chema recupere la consciencia en tan solo unos minutos.

-¿Dónde estoy?

-Estás en el hospital.

Pero bueno. Tranquilo,

porque está todo bien. ¿Vale?

-Hola. -Hola.

-¿Qué pasa?

-¿Podemos hablar fuera un momento?

-Sí, claro.

-Mar, ¿te quedas con él? -Sí, claro.

-Gracias.

A ver, escúchame:

Chema es diabético.

-Mm... -¿Vale?

Entonces: Seguramente se ha pasado con la dosis,

y el pobre, pues... ha venido con una hipoglucemia.

-¿Y por qué haría eso?

-Pues porque seguramente ha pasado el día con tu hija,

y como ella no sabe que es diabético,

pues se habrá pinchado la dosis, pues malamente.

-Ya, bueno.

Pero es que no entiendo por qué no me lo ha comentado a mí.

-Pues porque le da vergüenza.

¿O por qué te piensas que no quería que le atendieses?

-Mira, Rey. Este chaval será muy majo, pero es un poco torpe.

Entre tú y yo.

-A ver.

Yo creo que torpe no es.

Lo único, que... Pues no sé.

Es muy inseguro, y...

Y que no sé. Que lo único que pretende es gustarle a tu hija.

-Vale, vale. Puede ser.

(Música)

Tras los últimos hallazgos

por parte del doctor Mendieta,

Manuel fue sometido a un TAC abdominal.

-Hemos encontrado un engrosamiento

en una zona del apéndice que no es la habitual.

Y por eso hemos tardado tanto en diagnosticar la apendicitis.

-Sí. Además hemos visto también

signos de una enfermedad hepática crónica,

que está afectando a la vena porta, y al resto de venas de la zona...

-Sí, son varices.

Y son peligrosas porque se pueden romper y empezar a sangrar.

-¿Y qué le van a hacer?

Porque es evidente que no está bien.

-Me entero perfectamente de todo.

-Ahora lo que vamos a hacer es administrarle suero,

hasta que se estabilice la tensión arterial,

y en cuanto podamos le operaremos.

-Luego volveremos.

-Sí. Luego volveremos.

(Música)

-¿Por qué no haces como ellos y te vas?

Estoy bien.

Mira el monitor:

¿No ves mi corazón, que va perfectamente?

-No me voy a ir.

-¿Por qué?

-Bueno, porque tengo... algo que decirte.

He estado pensando mucho, en lo que hablamos el...

-Vale, pues no hace falta que pienses más, ¿vale?

Me han llamado del trabajo y nos han dado fondos nuevos

para que vayamos a estudiar a Australia de nuevo.

Así que me embarco.

-¿Cómo?

¿Que me dejas por el plancton?

Me has hecho dudar. Y sentirme muy mal.

Y cuando por fin tomo una decisión

¿me dices que se te ha pasado y ya está?

Manuel: ¿Esto qué era?

¿Para pasar el rato, o qué?

-Álvaro, yo no tengo que estar diciéndote

qué es lo que has hecho mal, como si fuera un policía.

Tú sabrás qué es lo que tienes que hacer.

-A ver, Silvia. De verdad, es que no te entiendo. No...

-¡Por favor! ¡Por favor, ayudadme!

¡Que se ha desmayado!

(Música)

-¡Manuel!

¡Manuel! ¿Me oyes? ¡Manuel!

Está hemodinámicamente inestable.

-¿La tensión está baja?

-Sí. Creo que es una sepsis, Álvaro.

-Tenemos que llevárnoslo cuanto antes.

Si entra en shock, podríamos perderlo.

Señorita, por favor: Espere fuera.

Fuera.

En una sepsis puede darse una respuesta inmunitaria exagerada

frente a la infección.

Esto provoca una inflamación generalizada

que altera el correcto flujo sanguíneo.

Con lo cual, el aporte de oxígeno a los órganos se ve comprometido.

Si además fallan la tensión arterial y el corazón,

podemos entrar en un shock séptico.

Lo cual pone en peligro la vida del paciente.

(Llaman a la puerta)

-Hola.

¿Qué tal estás?

-Bien, mejor.

Ya le estoy cogiendo hasta cariño al hospital,

de tantas veces que he venido...

-Ya.

Oye: He estado hablando con la doctora Rey.

Y me ha comentado lo de la diabetes.

Y también, que te cuesta mucho comentárselo a mi hija.

-Si le pedí que no hacía falta que...

No hacía falta que te lo contase.

-Bueno. Supongo que ella entendió que no se lo contase a Marta.

Pero a mí es normal.

Porque soy compañero suyo, y además soy tu médico.

-Si a ver.

En realidad le dije que se lo contaría.

Pero... Que no me atreví.

-Ya.

Bueno. No he venido solo por eso.

También te quería decir que...

Que me he portado un poco mal contigo.

-Que no, no te disculpes.

Que... la culpa fue mía.

Me comporté como un idiota en la consulta, y...

Y lo siento.

Y además, que eres su padre.

Que es normal que te preocupes por ella.

-Bueno, entonces, ¿qué?

¿Solucionado?

-Por mí, todo olvidado.

-Vale. Perfecto.

Oye: Por otro lado, siendo diabético, me tienes para lo que necesites.

¿Vale? Es importante que sigas las dosis a rajatabla. ¿De acuerdo?

Porque si no, puede ser peligroso.

¿Y sabes qué puede ser peligroso también?

Que te lleves a mi hija otra vez sin permiso. ¿Vale?

-Vale, vale. -Muy bien.

La diabetes es una enfermedad que requiere implicación total

por parte de la persona afectada.

Es decir:

que tiene que seguir el tratamiento a rajatabla.

También es importante que siga una dieta,

que haga ejercicio y que controle su peso.

Estos factores pueden ayudar a tenerla controlada.

Mira: Mi hija últimamente ha pasado por momentos bastante complicados.

Yo creo que lo que necesita es una persona que le dé confianza, Chema.

¿De acuerdo?

Así que te recomiendo que...

Bueno, que te lances tú primero, y seguramente ella te siga después.

-Mm, vale. -¿Vale?

Bueno. Nos vemos.

Eh... Chema, una cosa: Oye.

¿Por qué no te vienes a cenar mañana a casa?

-¿De verdad?

-Sí.

-Por mí estupendo.

-Vale, pues nos vemos mañana.

-Vale.

Por mí estupendo.

-Pues hasta mañana. -Hasta mañana.

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede?

-Sí, claro, pasa.

-Hola.

-Bueno. Os dejo solos.

Eh... Cuéntale... -Sí.

-Eso. ¿Vale?

-¿Cómo? ¿Qué pasa?

-Que me ha dicho tu padre que mañana vayamos... a cenar a su casa.

-¿En serio? -Sí.

(Música)

-¿Qué?

¿El niño te ha dado mala noche hoy?

-No. No, no, qué va. El niño es un santo.

Al parecer, el malo soy yo.

-Ay... ¿Qué has hecho?

-Yo qué sé, Juanjo. No lo sé.

No lo sé porque...

Silvia me habla lo justo

y, con el carácter que tiene, cualquiera le pregunta.

-Haz memoria.

-Juanjo: Le he estado dando vueltas y no lo sé.

No sé qué ha pasado, no sé qué he hecho, no lo sé.

-Pues seguro que hay algo que no has escuchado,

o hay algo a lo que tú no le has dado importancia,

pero ella sí.

-¡Ah! Ya.

Me parece que ya sé lo que es.

(Música)

Una vez atajada la crisis y conociendo su diagnóstico,

Manuel ha sido sometido a una apendicectomía

para restaurar la zona.

El origen de la sepsis de Manuel ha sido la apendicitis.

Pero desde luego que su situación se ha visto agravada

por su enfermedad hepática.

Afortunadamente la intervención ha sido realizada con éxito.

Después de la intervención

en la que se le extirpó a Manuel el apéndice,

la doctora Marco le visita en la habitación.

-Bueno. Mejor.

Aunque todavía no entiendo qué es lo que ha pasado

para que desencadene todo así, y acabe aquí en el hospital.

-A ver, Manuel:

Lo importante, y con lo que te tienes que quedar,

es que, al haber estado bebiendo alcohol teniendo hepatitis C,

has estado dañando a tu hígado.

Y cuando se originó la apendicitis, tu hígado empezó a fallar.

Favoreciendo que se produjese una infección generalizada:

una sepsis.

-Sí, vamos. Un efecto dominó, ¿no?

Que toqué la primera ficha y ya... todo se vino abajo.

-Sí, algo así. Pero bueno.

Dentro de lo que cabe, puedes estar contento.

Porque podría haber sido mucho peor, y pronto empezarás a notar mejoría.

-Muchas gracias.

Ahora tendremos que vigilar de cerca la evolución de Manuel.

Pero, si todo va bien,

en un par de días podrá irse a casa.

(Música)

-Oye: No te habrá molestado que haya venido al...,

al hospital a verte, ¿no?

-¡No! Pero ¿por qué me iba a molestar?

-Es que... quería hablar contigo de..., de algo importante...

-¿Algo importante?

-Sí, bueno, de... -¿Que te ha pasado algo, o...?

-No, no, no, no; no, no, no.

A ver: Que quería hablar de nosotros.

-Vale.

-Quería... saber en qué punto estamos...

-Pues... a ver.

Yo creo que estamos en el punto de..., de conocernos,

de pasarlo bien y...

Y no hacer muchas preguntas de cara al futuro, ¿no?

-Ya.

Pero... O sea:

¿Lo nuestro... va para adelante?

-Eh...

(Música)

Juanra: Perdóname.

es que me... me está entrando muchísimo calor.

Me estoy poniendo mala.

Perdona, ¿eh? No, no...

Necesito tomar un poco el aire.

¿Te importa?

-Sí, sí.

(Llaman a la puerta)

-Hola.

-Hola. -¿Qué tal?

-Bien.

Me alegro mucho de verte.

Dolores, perdóname.

No... Siento mucho cómo he llevado esto.

No... Por favor, que me perdones.

-He dejado a Alfredo definitivamente.

-¿Sí?

¡Bueno, eso es genial! ¿No?

Llamo ahora mismo al trabajo, para decirles que...

Que no me... Que no me embarco, que me quedo aquí contigo, en tierra.

-Manuel.

Tú te vas al mar, porque es lo que los dos queremos.

Yo creo que... nos hemos reencontrado en un momento en el que...

los dos necesitábamos un cambio,

y nos hemos convencido de lo que no era:

Ni yo quiero a Alfredo,

ni tú quieres casarte conmigo.

-Dolores.

-He venido para decirte que...

Que te perdono.

Pero no podemos volver a vernos nunca más, Manuel.

(Música)

-¡Hola!

Mira. Mira lo que he encontrado.

Y tengo que reconocer que me empieza a gustar.

-Sí, te encanta el jarrón.

Por eso lo guardaste detrás de las mantas, ¿no?

En el segundo estante del armario.

-Silvia.

Silvia, lo siento.

Si llego a saber que era tan importante, no lo hubiera hecho.

-Álvaro, ¿tú crees que todo esto es por el jarrón?

El jarrón me da igual.

Lo que me mosquea fue lo que dijiste

de que a base de insistir es como se consiguen las cosas,

y hasta lo comparaste con una batalla.

Porque me recuerda...

me recuerda al Álvaro que no me gusta.

Y ahora no se trata solo de ti, cariño.

Ahora somos un equipo. Una familia.

-Ya.

Supongo que me dejé llevar por...

lo horriblemente feo que es el jarrón.

Perdona. Perdona, lo siento.

No quería desviar el tema ni..., ni que te llevaras una mala impresión

Silvia.

Sí. Somos un equipo.

-Marina, Marina. Perdona. Perdona.

Que no te agobies.

Eh... Tienes razón.

No te tenía que haber preguntado nada,

no es el momento de preguntar adónde vamos,

pero no te agobies. De verdad. No te agobies.

-Juanra: Escúchame.

Que no es eso.

¿Vale?

Que a mí me encanta estar contigo.

Lo que pasa, que...

Me ha ocurrido una cosa en mi vida que no sé muy bien cómo encajar

y tampoco sé muy bien cómo contártela. Y...

-Pues cuéntamela.

-Estoy embarazada.

-Pues enhorabuena, Marina.

-Perdóname. Es que... no sabía cómo contártelo.

Si...

Es que no sé qué hacer. Es que... De verdad.

Es que no sé qué hacer.

-Es que no tienes que hacer nada.

Es que no tienes que tomar ninguna decisión,

no tienes que agobiarte, no tienes que hacer nada, Marina.

Si quieres ser madre, esa es la mejor noticia que me puedes estar dando.

Mira: Yo estoy muy a gusto contigo.

Me gustas mucho.

Y que estés embarazada no va a cambiar nada lo que yo siento por ti.

-¿De verdad?

-Tómate el tiempo que quieras,

decide lo que quieras,

que yo estoy aquí.

(Música)

-¿Me echas una mano con una mentirijilla?

Es para ayudar a mi hermana.

-Dime.

-Es que me ha costado mucho convencerla

para que vaya a tu consulta.

Le he dicho que vaya por el tema del estrés y la psoriasis.

Pero en realidad lo que yo pienso... es que tiene anorexia.

-A ver...

Me he encontrado algo muy poco frecuente: una fístula broncobiliar.

-Un, ¿qué?

-No, bueno, si yo normalmente me encuentro muy bien después de correr.

Pero claro: Hacerlo tres veces al día,

la verdad que me condiciona muchísimo.

-¿Y por qué no vas a correr una vez?

-Pues porque... Porque es sano.

-Pues vamos a Rayos. Venga.

-He visto un accidente por Internet, y decía que lo habían traído aquí.

-Vale. Vale, vale, vale. Sí, sí.

Creo que sé quién es.

-Es que mi marido desapareció hace dos años.

-Santiago: En el TAC,

hemos visto un tumor en la glándula suprarrenal derecha.

-¿En los riñones?

-Justo te estaba buscando para hablar contigo de una movida con Curro.

-¿Habéis discutido?

-¿Cómo estás...?

-Sal de la habitación, por favor.

-No me pidas eso.

-No me hagas repetirlo, por favor.

Es que no quiero ver a esa mujer. No quiero que entre aquí.

No quiero ver a... A la mujer. No.

-Me ha pedido que me vaya a vivir con él.

-¿Con Curro, no te parece que es un poco pronto?

-Que es mi vida.

Y parece que te molesta que sea feliz.

(Música)

  • Centro médico - 16/10/17 (2)

Centro médico - 16/10/17 (2)

16 oct 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 16/10/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 16/10/17 (2)"
Programas completos (712)

Los últimos 725 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios