www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4479954
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 16/02/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-¡Rociera! -¡¡Ay, ay, ay!

-¡Ay, ya estoy en la calle, tía, ya estoy en la calle!

-¡Ay, ay! ¡Qué guapa! ¡Qué guapa, Dios mío!

-¡¿El qué?! -Se me ha hecho eterno, hija.

Se me ha hecho eterno.

Me imagino lo que se te ha hecho a ti.

-¡Ay, pues sí, pues sí, cariño!

Pero bueno, ya estoy, ya estoy aquí. -¡Ya estás aquí!

Que tendrás muchas cosas que contarme, ¿no?

-¡Uf, bueno!

-Yo también tengo muchas cosas que contarte. -¿Sí?

-Porque en este hospital pasan una cantidad de cosas...

-¿Sí? ¿Qué? -Vamos, esto es peor que una novela.

-Bueno pues... -Co...

-Escúchame.

¿Tú tienes tiempo, yo qué sé, para algo calentito y me cuentas?

-Eh... -¡Venga hija!

-Es que hija, esto es todos los días igual. Todos los días así.

Mira, mejor: ¿esta noche nos vamos tú y yo al japo que nos gustaba?

-Sí. Pero es que, ¿sabes qué pasa? Que es que... No.

¿Podemos hacer otra cosa?

-Pero ¿qué...? Un mexicano, vamos, lo que tú quieras.

-No. No es eso. Es que me encuentro un poco pachucha.

Llevo así un par de días, con el estómago revuelto y así, rara.

-¿Y te ha visto a ti un médico? -No. No.

-¿No? -No.

Pero es que yo pensaba que era por los nervios de salir, yo qué sé.

-Pero eso te lo tendrá que decir un médico, ¿no?

Como por ejemplo yo. -Ay, bueno.

-Anda, tira para dentro. -¡¿Qué?! ¿En serio?

-Hombre, y tan en serio. A ver, cuéntame.

-¿Qué? -¿Qué son esos dolores?

Guzmán viene a Urgencias porque, estando reunido con su abogado,

perdió el conocimiento repentinamente y cayó al suelo.

-¿Qué ha pasado? -No me acuerdo.

Estaba...

-He sido yo el que ha llamado a la ambulancia

porque yo cuido de mis clientes.

Pero he tenido que coger un taxi

porque parece ser que no había sitio para otra máquina.

-Bueno, llevadle a Reanimación, ¿de acuerdo? Ahora voy yo.

-Cuénteme qué ha ocurrido.

-Estábamos hablando tranquilamente en mi despacho y al suelo, sin más.

-Vale. De todas formas yo no le hacía trabajando, ¿eh?

Con la quimio y todo... -Trabajo a muerte, doctora; a muerte.

-Bueno, espéreme en la sala, por favor, ahora vuelvo.

-Hace muy poco estuve ingresado en este hospital.

La doctora Romero me atendió y me diagnosticaron un cáncer.

Como ya le dije a ella en su momento, voy a trabajar hasta que pueda.

Ahora me encuentro un poco cansado:

Pero es que este caso es muy importante para mí.

La doctora Jiménez se dispone a explorar a su hermana Gloria

para buscar el origen de sus náuseas.

-Hola, Pepa. -¡Hola!

-Mira, ella es mi hermana, Gloria. -Hola.

-¡Ah, hola! ¿Qué tal?

-Encantada. Hola.

-Que acaba de salir. Bueno, es que Pepa sí que sabía lo tuyo.

-Ajá. -Porque se lo había contado yo.

Espero que no te moleste. -Sí.

-No, para nada. Yo no tengo nada que ocultar.

-¿Y qué? ¿De visita de hermana o médica?

-Pues médica porque me encuentro un poquito regular con el estómago

y me duele la espalda. No sé. Rara.

-Por cierto, es que veníamos, no sé si está ocupada o...

-Está libre. Está libre. Te hecho una mano, de hecho, si quieres.

-Ah, vale. -Sí.

-Venga. -Pasad.

-¿Sí? -Pasa.

La exploración física de la paciente ha sido normal,

teniendo en cuenta el dolor de espalda y las náuseas,

pero no tiene ni fiebre ni vómitos ni desajustes en la tensión arterial,

así que probablemente esté incubando algún virus. A no ser que...

-¿Embarazada? Pero ¿de quién? ¿Del Espíritu Santo?

-A ver: es que los dolores de espalda y las náuseas,

pues pueden estar asociados a estar embarazada.

-Bueno, pero yo te aseguro que no es de eso.

-Bueno, claro. -Vale.

Bueno, vamos a tratarte el dolor de espalda con analgésicos

y si tienes algún síntoma más, como dolor de cabeza, vómitos,

lo que sea, me lo dices, si no te importa,

¿y te aprovechas de que tu hermana es médico?

-¡Oye! Tú para ser la chica eres muy mandona.

-Mandona, dice.

Mira, todavía me estoy acordando yo

de un día que iba a salir por la puerta de mi casa,

y coge ésta y me dice:

"¡No, espérate un momentito, un momentito;

que tienes la camisa muy arrugada!".

Y a ella no se le ocurre otra cosa que coger la plancha,

ponérmela aquí y darle al vapor. -Sin la arruga saliste, ¿no?

-Sí. Sin marca ninguna. -Con todo mi amor.

-Oye, y ahora, ¿qué? tendrás un montón de planes, ¿no?

-Pues sí, muchos, muchos.

Pero lo primero es ponerme al día con esta.

Oye, voy al baño. ¿Dónde está?

-Pues como en todos lados, al fondo a la derecha.

-Bueno, pues ya está. Pues te espero fuera.

-Venga.

-A ver si otro día nos vemos; que no sea en el hospital.

-Ay, sí. Por favor. Gracias.

-Tranquila.

-Oye, Pepa, que..., si no te importa, no le cuentes a nadie lo de...,

lo de que mi hermana ha estado en la cárcel, ¿sabes?

Porque tú sabes que esto es radio patio

y a mí no me gusta que seamos las dos la comidilla.

-Que sí. Vale, vale. Tranquila.

-¿Vale? Muchas gracias.

-Bueno, qué suerte tener a Mauro como abogado, ¿no?

El abogado de las causas perdidas. -De las causas perdidas...

Bueno, la mía no es una causa perdida, exactamente.

Lo mío está muy claro. Me atropelló un coche, el pie.

Me lo ha destrozado; me duele mucho.

Y yo solamente quería pedir la indemnización.

Pero Mauro contactó conmigo a través de las redes sociales,

y me ha prometido que si lo dejo en sus manos me va a conseguir una pasta

Quiero decir con esto que,

aparte de ser amante de las causas perdidas, evidentemente,

también es un amante de los billetes, ¿no?

-Ya. Gracias, Anuc.

Y dígame: ¿sintió algo antes del mareo?

-¡Ff! Recuerdo que me dio como una especie de tirón,

de aquí, de la ingle.

Hacia la parte de abajo de la pierna. -Vale.

-Y luego lo siguiente que recuerdo es despertarme en el suelo.

Con Mauro aquí, encima.

Que porque es mi abogado; si no, le hubiera demandado.

Por un momento pensé que me estaba metiendo mano.

Es una broma. -Sí, sí.

No... ¿Alguna enfermedad o algo?

-Pues lo último que he tenido ha sido un catarrazo de estos

que me ha costado horrores soltarlo.

Pero, si investiga usted mi historial,

verá que es lo menos que me ha pasado en mi vida.

-Bueno, por lo que veo Guzmán está en tratamiento por hipertensión,

tiene prótesis en ambas caderas,

hipertrofia benigna de próstata

y también ha sido operado de una hernia inguinal.

Doble así... Intente estirar la pierna...

Vale. -Me duele, me duele.

-Sí. Tiene dificultad de movimiento.

¿Se puede desabrochar, por favor, la camisa?

Le voy a explorar. -Sí. ¿Así está bien?

-Vale. Sí.

A ver. Permiso, ¿eh?

A ver...

-¡Aaah! -¿Ahí le duele, no?

-Me duele. Sí, sí, sí.

-La exploración ha sido normal,

salvo por las molestias durante la palpación en el abdomen.

De todas formas también hemos explorado la cabeza

por si hubiera algún traumatismo craneoencefálico,

pero no ha sido así.

-Es posible que el dolor que usted presenta sea

por una reagudización de esa hernia.

-¡Joder! Es que me da muy mal rollo venir a los hospitales.

Porque vienes para una cosa y siempre te encuentran 20 más.

-Sí. A veces bueno, pues cuando se opera,

pues a veces hay complicaciones.

Y en su caso, pues podría ser.

No estoy segura, por eso quiero hacer una seria de pruebas, ¿de acuerdo?

Gloria, la hermana de la doctora Jiménez,

regresa al hospital porque ha aparecido un nuevo síntoma.

-¡Ay, Gloria!

¿Qué pasa? ¿Has venido a ver a Rocío o qué?

-Pues no. Bueno, sí. Pero como paciente;

porque es que me he levantado un poco pachucha todavía.

Y con los ojos del color de la paella.

Mira. -Ya, ya.

-¿Tú te crees? -Sí.

Pues venga, que te acompaño a la consulta de tu hermana.

-Ay, venga. Gracias.

-Enchufada total. -Sí.

-Mira a un punto fijo.

Pues sí. Sí que están amarillos.

Pero desde esta mañana.

Porque anoche ya me viste y los tenía normales.

-Al color amarillento de la piel y de los ojos se le conoce como ictericia.

Suele ser consecuencia de problemas en el hígado, en el páncreas

o en la vesícula biliar.

Y esto se debe a un defecto en la eliminación de la bilirrubina.

Bueno, yo para quedarme tranquila

voy a hacerte una analítica de sangre de urgencia

y voy a pedir serologías de hepatitis A, B y C.

-Que va a comprobar, ¿si tengo el abecedario entero o qué?

-A ver, que el color amarillo podría ser hepatitis. -Ah.

-¿Has tenido relaciones sexuales sin protección?

-Pues no.

Precisamente, como me dedicaba a lo que me dedicaba,

he sido siempre muy responsable.

"Sin fundita, no hay temita". ¿Vale?

-Bueno, es que yo te lo pregunto

porque es la forma más común de contagio.

-Ya, ya, ya. Pero te estoy diciendo que no.

-Entre otras vías, la hepatitis se puede contagiar a través del sexo.

Para prevenir estas y otras enfermedades de transmisión sexual,

recomendamos siempre el uso de preservativo.

Si usted ha tenido una relación sexual no segura

y tiene algún síntoma sospechoso,

tiene que acudir cuanto antes a su médico

para que le hagan los análisis pertinentes.

¿Y has notado alguna otra cosa más aparte de estar débil?

-El pipí un poco turbio.

-Vale.

Te vas a quedar en casa en reposo. -Sí.

-Así que, lo de las compras

vamos a tener que dejarlo para un poquito más adelante.

-Bueno, no pasa nada; no te preocupes.

No te creas que tengo el cuerpo para muchos trotes. -Ya.

-¡Ay! -¡Eh!

-¡Uy! -¿Vas a vomitar?

-No, no, no. -¿No?

-No, no, no.

Ay, qué fatiga...

-A ver, eh... Te vas a quedar en reposo, pero no en casa.

Te vas a quedar aquí. Te vas a quedar ingresada.

-Bueno, pues vamos a hacer a Guzmán una serie de pruebas

para tener más información, ¿de acuerdo?

-Vaya: ahora que empezábamos a marcar la estrategia del caso.

-Mauro, perdóneme, pero es que no...,

no sé por qué está llevando el caso de Guzmán.

-¿Qué quiere decir?

-Bueno, pues que no se ajusta a su perfil de abogado.

-¿Y por eso ya no es una buena causa perdida?

¿A caso no merece Guzmán ser indemnizado por quien le dañó?

Además, como usted misma ha dicho, no es asunto suyo.

No sé por qué tiene tanto interés.

-Hombre, no es interés.

Pero, cuando hablamos usted y yo, pues no sé,

me pareció que quedaba claro

que usted era un abogado de causas perdidas.

Y esto no lo es.

Esto es por una indemnización. -Ya.

-Vale. En cualquier caso, bueno, pues debería cuidarse

y debería descansar y no trabajar.

-No se preocupe. Estoy mejorando mucho con el tratamiento.

Yo haré mi trabajo y usted el suyo.

Gracias.

Perdona, ¿tienes un minutillo?

Sí. Porque además me acaban de cancelar dos consultas.

Pasa. Vale.

Dime. ¿Qué pasa?

A ver, es que necesito que, que me ayudes,

porque mi hermana está en el hospital.

Ah, no sabía que tuvieras una hermana.

Sí. ¿Y está bien?

Bueno. A ver, resulta que acaba de llegar de viaje

y lleva varios días con náuseas, presenta ictericia ocular,

ha vomitado y he pedido serologías por si se trata de hepatitis,

pero la verdad es que me gustaría adelantarme en el diagnóstico.

Porque me da miedo que sea un tumor de páncreas o de vesícula biliar.

No sé, sea lo que sea, yo quiero pillarlo a tiempo.

Ya. ¿Y quieres que te eche una mano? Sí. ¿Puedes...?

La verdad es que sí. Sí, sí. Puedo.

¿Y de dónde ha venido tu hermana de viaje?

-De..., de Europa. Ha ido a conocer mundo y eso.

Muy bien. Pues vamos a conocer a tu hermana.

Vale.

Lo que sí que te iba a pedir, que no le toques el tema del viaje.

Porque es que ella ha sufrido un desengaño amoroso y bueno,

que lo lleva fatal

y mejor que dejemos el tema como está.

Ya. Vale. ¿Vamos?Sí.

Oye, te estuve esperando para comer; pero como tardabas...

Ya. Perdóname.

¿Sabes lo que pasa? Que estoy un poco preocupada.

¿Te acuerdas de Mauro,

el abogado que vino, que le detectamos un sarcoma?

Sí. Bueno, pues ha vuelto al hospital

y dice que sigue con el tratamiento, pero no sé.

Yo..., yo le veo distinto; no sé.

Bueno, recuerdo que dijiste que no era un hombre fácil.

¿Crees que no está siguiendo el tratamiento?

No sé. No sé.

Es que le noto tenso, le noto irascible...

A lo mejor son tonterías mías. Yo qué sé.

Bueno, ya preguntaré en el Departamento.

Ya. ¿Qué estás mirando? Mira.

No me lo puedo creer.

¿Qué son, las cámaras que pusieron en la guardería de Andrea, no?

Sí. Siempre que tengo un rato le echo un ojo.Ya.

Mira esta niña. Jugando con el peluche.

No, no. No lo quiero ver, cariño. No lo quiero ver.

A ver, Natalia.

Todos los padres autorizaron el poner esas cámaras.

Y cuando llevamos a Andrea nos lo dijeron: "hay cámaras".

Ya, cielo. Una cosa es eso y otra cosa es mirar todo el día

como si fueras un padre sobreprotector.

No, no. Mirar todo el día no.

Solo miro qué hace o qué no hace Andrea.Ya.

Tras hablar con la doctora Jiménez,

el doctor Landó ha solicitado una radiografía de tórax

y una tomografía abdominal a su hermana Gloria,

para descartar cualquier signo de tumoración.

La tasa de mortalidad en este tipo de cánceres está alrededor del 90 %.

Por eso es muy importante hacer las pruebas cuanto antes.

Afortunadamente las imágenes de ambas pruebas descartan,

por un lado la presencia de masas tumorales

y los ganglios linfáticos se encuentran bien.

Por lo que podemos descartar casi definitivamente

la presencia de un cáncer avanzado.

-¿Se puede? Ah.

¿Sabemos algo ya de los resultados de mi hermana?

Eh... Sí. Verás:

se descarta el tumor; pero, teniendo en cuenta la ictericia

y los altos niveles de bilirrubina,

lo conveniente ahora sería hacerle una ecografía del hígado.

Claro. Vale. Muchísimas gracias. Me voy, que tengo un montón de curro.

Pero luego vengo en un ratito, ¿vale? Muchas gracias.

Eh... Bueno, ¡que ya me ocupo yo!

Tras sospechar que el desvanecimiento

pudiese estar relacionado

con un empeoramiento de su hernia inguinal,

Guzmán fue sometido a varias pruebas.

En la radiografía hemos visto anemia y una leve insuficiencia renal.

El electro ha sido normal,

pero en cambio, en la radiografía pélvica

lo que estoy viendo es algo que... Bueno.

Prefiero dejarle ingresado.

-Repítame los detalles del accidente. -Ff... ¿Otra vez?

Por favor, Mauro. Estoy cansado.

-Guzmán: Tenemos que ser muy puntillosos,

si no queremos que nos pillen desprevenidos.

No podemos confiarnos, porque los abogados de la otra parte

irán hasta donde sea posible.

Vamos a ver. Por ejemplo: ¿Bebe mucho?

O... No sé:

¿Alguna vez se ha visto involucrado en un accidente parecido?

Quiero que lo piense bien.

Porque, cuando le pregunten, ya sabrán las respuestas.

Y tendrán pruebas.

-Yo no he bebido en mi vida.

Y no me he visto en una como esta jamás.

-¿Está seguro?

-Mira, Mauro: Lo mejor será que tú me digas lo que tengo que decir.

Si no, va a ser un lío.

-Solo tiene que decir la verdad.

-La verdad es algo que está sobrevalorado.

¿Me dices quién dice hoy en día la verdad? Nadie.

En esta vida, o comes... -O te comen.

-Pues eso.

-Y... Y usted es de los que comen, ¿no?

-Mauro: Estoy dispuesto a mentir por dinero.

Eso es lo que me importa: el dinero.

Mira, Pepa. Ven aquí. Esta zona.

¿Eso qué es?

Que no hayamos encontrado ningún tipo de tumor

y que el sistema linfático esté bien

no significa que la paciente esté fuera de peligro.

De hecho, la ecografía ha revelado algo bastante esclarecedor.

Pues eso es que tienes el lóbulo hepático izquierdo inflamado.

¿Y eso qué significa?

Ya hemos terminado. Puedes limpiarla.

Verás, Gloria. Eso significa...

El hígado está compuesto por varias zonas.

Y una de ellas la tienes inflamada.

Posiblemente, por algún tipo de infección vírica.

Seguro que he pillado algo en la cárcel.

Mira que estaba todo limpio y... Y hemos tenido mucho cuidado.

Pero no me extrañaría nada.

¿Por qué? ¿Estuviste visitando una cárcel extranjera, en tu viaje?

No, me estoy refiriendo a la de aquí.

Ah, que trabajas en la prisión.

No, no descarto hacerlo de voluntaria algún día.

Pero no, es que me han tenido un tiempecito allí encerrada.

Pero bueno, soy inocente, ¿eh?

Quiero decirte: Que no...

Eh... Bueno, Pepa:

¿Puedes avisar a un celador para que la suban a su habitación?

Claro.

Gloria: cuanto tenga el resultado de las serologías,

te busco y te los entrego. Muy bien, muchas gracias.

-Hola, ¿qué tal? ¿Cómo se encuentra, Guzmán?

-Doctora: ¿No podría venir en otro momento? Por favor.

Guzmán. Guzmán: ¿De verdad que no tiene nada que decir?

-Mauro, ¿me da usted permiso para que le pueda informar a mi paciente

de lo que hemos encontrado? ¿Sí? ¿Puedo?

Vamos a ver.

Bueno, pues hemos visto que tiene usted

una alteración en la prótesis de la cadera izquierda.

Parece que la cabeza de la prótesis izquierda está como gastada,

y eso podría explicar la limitación de movimiento.

Pero también es posible que, a raíz de la caída,

el problema haya empeorado.

La suerte es que no hay lesiones agudas.

-No lo entiendo. ¿Qué..., qué es lo que dice?

-A ver, lo que le estoy diciendo es

que es posible que haya que cambiar la prótesis. ¿Eh?

-O sea, ¿que tienen que hacerle más pruebas?

-Sí. -Pero no se preocupe, Guzmán.

Que podemos seguir preparando aquí el caso.

-Me estoy mareando. -Vale, vale, tranquilo. Discúlpeme...

-Me estoy mareando... -¿Sabe dónde está?

-Eh... En el “pisinara”. -¿Cómo?

-En el “opisinara”. -Vale, vale, tranquilo. Tranquilo.

Guzmán presenta disartria. Es decir, dificultad para hablar,

y también está ligeramente aturdido.

Así que podríamos estar ante un ictus,

o también ante un sangrado después de la caída.

Es verdad que Guzmán no se acuerda de nada,

pero podría haberse golpeado la cabeza al caerse

y perder el conocimiento.

Por tanto, le vamos a hacer un TAC craneal.

Hola. Soy el padre de Andrea. Sí, el doctor Blanco.

Ha pasado algo.

No, no, no, no, no. En la guardería. Lo estoy viendo por la cámara.

A ver, por favor:

El niño de la camiseta negra, traedlo en cuanto podáis al hospital.

Cuanto antes, por favor. Muy bien.

Gracias.

-Ay, estás aquí. -Sí.

-Te estaba buscando. Ya hemos acabado.

Landó ya ha acabado de hacerle las pruebas a tu hermana.

-¿Ya? Pero yo pensaba que eso iba a tardar más.

Es que me he venido a relajarme un poco

porque es que estoy de los nervios, de verdad.

-Ay, tranquila, tranquila. -Pero ¿se sabe ya algo?

-A ver. Le ha visto un lado del hígado un poco inflamado.

Pero a ver. No parece un tumor ni nada.

Lo único, que hay que esperar al resultado de los análisis.

Pero eso, mejor que tú ya... -Ya, ya.

-Lo sabes, ¿no?

-Sí, lo del hígado estaba claro por el color de los ojos. -Ya.

Por cierto: Que a tu hermana no le ha costado nada

contarle a Landó lo de la cárcel, ¿eh?

-¿Cómo?

-No, no, se lo ha dicho tranquilamente.

Mientras le estaba haciendo la ecografía, vamos.

-¿Y para qué hace eso? -No sé, háblalo con ella.

-No, no, con quien tengo que hablarlo ahora es con Landó,

que sabe que le he mentido.

El repentino empeoramiento de Guzmán provocó que la doctora Romero,

pensando que podría haber un daño en el cerebro, le realizase un TAC.

No hemos visto líneas de masas ni desplazamientos de estructuras,

ni tampoco restos de sangrado.

Por tanto, he querido hablar con un neurólogo,

porque podría tratarse de algo isquémico.

-Yo tampoco soy ninguna hermanita de la caridad.

Alguna vez también he tenido que mentir para no pagar alguna multa

y cosas así.

Pero...

Me pregunto... Me pregunto qué se sentirá.

Cómo... Cómo será el subidón de adrenalina

cuando alguien se libra de algo mucho más gordo.

-Yo también me lo pregunto.

-Guzmán: Soy su abogado. Y hay secreto profesional.

¿Seguro que anteriormente no se ha librado de alguna? -No.

-Decírmelo a mí no le va a hacer ningún daño.

-Por favor, Mauro: Estoy cansado. Necesito estar un poquito tranquilo.

-Ya, sí. Le voy a dejar en paz, pero cuando me diga la verdad.

No puedo representarle si se guardacosas,

¡y no confiamos el uno en el otro!

-Fff... Sí. Una vez engañé a una aerolínea.

Alegué que los sillones eran muy estrechos y que...

eso me perjudicó mi prótesis y mi cadera.

Conseguí una indemnización.

Si te hubiese tenido de abogado, hubiéramos sacado más pasta.

Eso es lo único que he hecho. Parecido a esto.

Y ahora, por favor: Si vas a seguir interrogándome,

te voy a pedir que me dejes solo, y que te marches.

Pero eso sí: Cuando salgas por esa puerta,

date por despedido.

-Entonces, de todas formas luego hablamos, ¿eh?

Pero... Pero... ¡Mauro! Mauro, ¿está bien Guzmán?

-Está demasiado bien.

-Vale, ¿le puedes echar un vistazo, por favor?

Mauro, un segundito, por favor.

A ver.

Bueno, ¿qué es lo que ha pasado?

-Es un asunto abogado-cliente.

-Ya. Mauro: Si me permite, no sé.

Últimamente le noto distinto: más tenso, más irascible, y...

-Primero, decepcionado. Y ahora, enfadado.

-A ver, es posible que el tratamiento, pues esté cambiando,

a lo mejor, su... No sé. Su sensibilidad o lo que sea,

y si usted cree que..., que ha notado algún cambio o lo que sea, lo...

-Lo que tengo es una crisis de justicia.

Ya no sé lo que está bien y lo que está mal.

Pero... no es por mi enfermedad. Es por Guzmán.

-Bueno, discúlpeme, pero no... No me estoy enterando de nada.

-He querido darle una oportunidad.

Y ahora lo que quiero es venganza: un concepto poco judicial. Lo sé.

-Pues... es que no lo entiendo. -Fue él, doctora.

-¿Cómo que fue él?

-Fue él el que me dejó en esta silla de ruedas. Por no asistirme.

Simplemente buscaba que me pidiera perdón.

¡Y él niega que haya sucedido! ¿Se lo puede creer?

Pero me da igual. Voy a hacer que pague.

Pienso boicotearle.

Quizá hasta consiga que lo encarcelen.

-Bueno, Mauro: Usted siempre dice que...

Que todo el mundo tiene derecho a...

-No. -A una defensa.

-Es muy difícil, doctora. ¡Muy difícil!

-Bueno. Usted no es un abogado de casos fáciles. ¿Verdad?

El estado de Guzmán se ha normalizado por sí mismo.

A esto lo conocemos como accidente isquémico transitorio.

Es decir: de forma puntual, la sangre no llega a una zona del cerebro,

pero, poco a poco, se va normalizando.

Así que, aunque parece que está fuera de peligro, lo tenemos que vigilar.

-¿Cómo estás? -Bien. Bueno, bien fastidiada.

La medicación para el dolor me está viniendo muy bien, pero...

Uf, todavía estoy un poco floja.

Como si hubiera corrido una maratón. -Pero ¿tú qué haces? ¿Deporte ahora?

-No. Pero si la corriera, pues imagino que estaría así.

-Me alegro que no hayas perdido el sentido del humor, por lo menos.

-Eso nunca, eso nunca.

Ay ¿Ya sabéis lo que me pasa?

-A ver. Estamos casi seguros de que lo que tienes

es una infección vírica que te está afectando al hígado.

Pero hasta que no lleguen los resultados de las serologías,

pues no podemos estar completamente seguros.

Pero vamos, tienen que estar al llegar.

Me voy a pasar en un ratillo, a ver si están ya.

-Vale. Vale.

-¿Vale?

-Te quería comentar una cosa, Gloria.

¿Tú por qué le has dicho al doctor Landó que estabas en la cárcel?

-¿Y por qué no?

-Pues porque me ha costado muchísimo trabajo

que nadie se enterasedel tema,

para que vengas tú ahora y te pongas a contarlo así.

-¿Y quién te lo ha pedido? ¿Yo? Porque no me acuerdo, vamos.

-Ya, pero es que no me parece conveniente.

-Pues a mí sí me parece conveniente, Rocío. ¿Qué quieres que te diga?

A mí me da igual. Yo no tengo nada que ocultar.

-¿No? -No.

-¿No? Y por eso también ocultas a lo que te dedicabas, ¿no?

-Uy. Eso ha sido un golpe bajo.

-Perdóname. Perdóname, lo siento. Lo siento, Glori.

No... No tenía que sacar según qué temas.

Y además tú ahora mismo lo que tienes es que descansar y... Y ya está.

Perdón. Te dejo un ratito, ¿vale? -Sí.

-Me voy a dar una vuelta, a ver si... Me relajo.

Perdón, de verdad. -Venga.

Yo entiendo que mi hermana se preocupe por mí.

Y se lo agradezco, de verdad.

Pero es que yo no... No tengo que avergonzarme de nada,

ni ocultar nada, tampoco.

Es cierto que, en el pasado, pues a veces he tomado malas decisiones.

Pero... la condena fue injusta.

-Hombre, abogado.

Cuánto me alegra que hayas cambiado de actitud.

Tenemos que trabajar porque tenemos que conseguir un pastón.

Se me han ocurrido un par de cositas para la coartada.

-Ha ocurrido algo, Guzmán. -¿Sí? ¿Qué?

-Tenemos que pasar del ataque a la defensa.

El conductor del vehículo le ha acusado de falso testimonio.

Alegando que ya lo había hecho antes con una aerolínea.

-Pero ¿cómo han obtenido esa información?

-Eso no es lo importante ahora.

Tenemos que pensar en cómo librarle de la cárcel.

-¿De la cárcel?

-Guzmán. ¡Guzmán!

¡Por favor!

Hola. ¿Los resultados de Gloria Jiménez?

¿Esos son los resultados de mi hermana?

Tanto el doctor Landó como la doctora Jiménez

acuden al laboratorio para preguntar

por los resultados de las serologías de Gloria.

Mira: Hay presencia de anticuerpos anti-VHC y ARNVHC positivos.

Tu hermana tiene hepatitis C. Muchas gracias.

¿Vale?

La... La hepatitis es una enfermedad infecciosa

que afecta principalmente al hígado.

Está asociada a la drogadicción, por compartir agujas infectadas,

y también está asociada a relaciones sexuales no seguras.

Descartando estas dos posibilidades,

pues me gustaría dar con el origen de la hepatitis de mi hermana.

-Está hipotenso, doctora. -De acuerdo.

Vale. Vamos a ver. Eh... Guzmán: ¿Le sigue doliendo el abdomen?

-Sí. -Vale...

Mar: Hay que pedir un TAC abdominal y pélvico. ¿De acuerdo?

-Muy bien, pues voy ahora mismo.

¿Se encuentra mejor? Vale.

¿De acuerdo? Y para eso estamos. Bueno.

Adiós.

Ah. Pendiente una comida, ¿eh?

Cariño: ¿De qué me suenan? De verles en la guardería.

Estuvieron ayer porque el niño

se metió un trozo de plastilina en la nariz, y...

No me digas, ¿está bien?

Sí, sí, sí, está bien, está bien.

Bueno, menos mal que se dieron cuenta, ¿no?

Bueno. En realidad me di cuenta yo por la cámara.

Parece que sí tiene utilidad.

Ya. ¿No me digas que vas a utilizar este ejemplo aislado

para justificar este..., no sé; momento cotilla que estás viviendo?

No te equivoques. Es solo una supervisión, ¿eh?Ya.

Vale que este caso ha sido una excepción. Pero ha servido, ¿no?

Sí, sí.

Además, no entiendo por qué te lo tomas tan a pecho.

Parece que quieres discutir por discutir.

No, para nada. Simplemente que no estoy de acuerdo.

Pero... Pero ya está. ¿Vale?

Voy a continuar. Muy bien.

Venga. Chao. Vale.

Gloria: tienes hepatitis C.

Pero ¿y cómo he cogido yo eso?

-Pues eso mismo nos preguntamos nosotros.

¿Recuerdas si has podido pincharte con alguna aguja manchada de sangre

en la cárcel?

Aunque fuera cosiendo.

No sé, había talleres de costura, pero... yo no iba.

Vamos, ¿tú me imaginas a mí...? -No.

-No sé.

¡Huy!

¡Sí que me he pinchado con una aguja! Bueno, me han pinchado.

¿A qué te refieres?

Pues hace como mes y medio,

cuando ya sabía que me quedaba poco para salir,

una compañera me hizo el tatuaje.

Bueno, quería tener algo

que me recordara el tiempo que había estado allí encerrada.

Hemos tatuado a muchas reclusas.

Pero claro, las condiciones.

Es el símbolo de Malin.

Significa que, bueno,

que tienes que vivir enla vida contratiempos para... crecer

y poder seguir adelante. A ver, escúchame:

Los tatuajes realizados en la cárcel

son uno de los principales factores de contagio de la hepatitis.

Pero bueno, esta mujer ha hecho un montón de tatuajes a otras reclusas.

Y nunca nadie se ha puesto enfermo. Que yo sepa, claro.

-Claro. Que tú sepas.

A ver. Vamos a empezar con el tratamiento de interferón,

y vamos a ampliarte la prueba

para ver el genotipo de hepatitis, y bueno.

Haremos visitas periódicas para ver cómo evolucionas. ¿De acuerdo? Vamos.

Puede ser que la tengas crónica, y puede ser que no. ¿Verdad?

Sí, exacto. De todas formas, no te preocupes,

porque la vas a poder llevar, bien controlada. ¿Eh?

Señoritas, os dejo. Que tengo mucho trabajo.

Muchas gracias. Nada.

Muchas gracias por todo. De nada. No te preocupes.

-Ay, qué horror.

¿Cómo puedo ser tan inconsciente? De verdad.

Pero mira, te prometo que mi vida va a cambiar a partir de ahora, ¿eh?

Con o sin hepatitis.

-Tú no te preocupes que yo estoy aquí contigo.

-¿De verdad? -Claro.

-Qué suerte tengo, ¿no?,

de tener una hermana doctora.

-Qué suerte tengo yo de tener una hermana como tú.

Debido al dolor y a la evolución de Guzmán,

la doctora Romero decidió realizarle un TAC de abdomen y pelvis.

Ya tiene los resultados.

-¿Cómo estamos, Guzmán? -Doctora, ¿qué tal?

Cansado. -Claro. Normal.

-Bueno, ¿sabe ya por fin qué es lo que tengo?

-Sí. Tengo ya aquí los resultados,

y lo que tiene es una rotura de un aneurisma de aorta abdominal.

Sí, yo le explico:

La aorta es una arteria principal

que suministra sangre a todo el cuerpo.

Entonces, como hay una rotura, pues hay un sangrado,

y de ahí su desvanecimiento,

y también el dolor que presenta en la ingle.

-Pero ¿eso es grave? -Es grave.

Entonces, lo que vamos a hacer es suministrarle suero,

para conseguir estabilizarlo,

y después, desde luego, tenemos que operar inmediatamente.

-¿Operar? -Sí.

Tenemos que hacer una transfusión a Guzmán,

y en cuanto esté estable lo llevaremos a quirófano.

Desde luego, estamos ante una situación muy grave.

De hecho, solamente una de cada cinco personas sobrevive

a una rotura de aneurisma abdominal.

Y... espero que él sea una de ellas.

Bueno, ahora los cirujanos están... Están haciendo su trabajo.

Y solamente nos queda esperar. -Ya.

Tenemos que esperar a que la justicia divina lo solucione.

-Mauro, yo la verdad es que me alegro

de que siga siendo un hombre de principios,

y... Y que no se haya dejado llevar por la venganza.

Teléfono Perdóneme.

Vale.

Bueno, es Guzmán.

Ha surgido una complicación en quirófano y tengo que ir. ¿Vale?

Venga. Hasta luego.

Muchísimas gracias, doctor Landó. Nada. Hasta mañana.

Hola. ¡Hola!

¿Tienes un minutillo..., otra vez? Sí, claro. ¿Qué pasa?

Que... quería pedirte perdón,

porque... Me inventé lo de que mi hermana estaba de viaje y todo eso.

Ya, ya lo sé. Ya lo sé.

Pero vamos. Que no hace falta que me des explicaciones,

porque imagino que lo harías para proteger su intimidad.Sí.

Escucha.

Yo creo que debes dejar que sea ella la que tome este tipo de decisiones.

Que sea ella la que decida si lo quiere contar o no. Y a quién.

Porque creo que ahora lo más importante es tener todo tu apoyo,

para hacer frente a esta vida que... Que bueno. Que le espera,

que imagino que no va a ser nada fácil.

Tienes toda la razón.

Oye, ¿y tú nunca has pensado en sacarte la carrera de Psicología?

Porque es que tienes un piquito de oro, ¿eh?

No, no, quita, quita, quita.

Será lo que se me ha pegado de mi exmujer. Venga.

Gracias. Hasta luego.

  • Centro médico - 16/02/18 (1)

Centro médico - 16/02/18 (1)

16 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 16/02/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 16/02/18 (1)"
Programas completos (995)

Los últimos 1.008 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios