www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4373920
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 15/12/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Bueno, yo me quedo aquí. Por cierto, ¿no tendrás cambio de 20?

¿De 20? -Sí.

Escucha, ¿vas a coger el bus?

Sí, si llevas un billete grande no te dan cambio.

Mira... ¿Y la moto?

¡Buah! La moto...

Pues nada, ha tenido un pequeño golpe y me ha supuesto un gran problema.

Natalia dice que ha sido como una señal,

que esta vez no ha pasado nada, pero seguramente, otra vez, sí pasa.

Que tengo que pensar que tengo una familia.

Y... Bueno, que el espíritu rebelde que tengo,

que se queda en casa con la moto.

Oye, Blanco, estoy pensando una cosa: te la compro.

No. No. Porque es mi tesoro.

Hemos vivido muchas cosas juntos y, además, tú..., tú ya tienes moto.

Sí, yo ya tengo mi moto, pero insisto.

Que hace unos días que estoy pensando en cambiar de moto.

Además, piénsalo, tú ganarías un dinero y encima la moto

la tienes en el garaje, parada.

Bueno, yo te la traigo para que la veas,

pero igual es mucha moto para ti.

¿Mucha moto? Bueno, te veo mañana.

Hasta ahora. -Vale. Gracias.

Tras regresar a España después de un tiempo viviendo fuera,

Simón ha empezado a sentirse débil y a perder peso muy rápido.

¿Simón Lorenzo? ¿Simón Lorenzo?

¿Qué pasa? -Tu turno.

Gracias. ¡Ay...! -¿Te ayudo?

No, voy bien. -¿Sí? ¿Qué te ha pasado?

Nada, que dormir al aire libre es bueno para los pulmones,

pero para la espalda... Regular.

Oye, si quieres ve adelantándote tú porque yo voy a ir a mi ritmo, ¿eh?

No, tranquilo. Yo voy a tu ritmo.

Venga, pasa. Te ayudo. -Por aquí, ¿no?

Sí. Sí.

La verdad es que yo he dormido en sitios de todos los colores

y pelajes, pero... nunca me he levantado así, ¿sabes?

Llevo una semana en España y no puedo con mi vida.

La cosa es que me cuesta mucho moverme y como también

tengo el estómago revuelto, pues es que prácticamente no estoy comiendo.

Bueno, mira, me estoy quedando en los huesos.

Hace unos días Curro presentó un shock hipovolémico

debido a un bazo roto en diferido por un traumatismo.

Le extirparon el bazo

y le administraron un tratamiento anticoagulante.

Sin embargo, ha comenzado a present ar otros síntomas.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Pues muy mal. Muy mal. Me duele mucho la cabeza.

¿Y desde cuándo te duele la cabeza?

Desde anoche más o menos. Y tengo mucha tos también.

También tiene fiebre.

Vamos a hacerle una analítica de sangre y de orina,

y también sacaremos cultivo y serologías para VIH y hepatitis.

Y también quiero hacerlo un TAC toracoabdominal y craneal.

Muy bien. Voy a prepararlo todo.

¿Se sabe ya más o menos lo que tiene?

Bueno, deja a tu amiga, ¿no? Que es la médico.

La fiebre siempre es un indicativo de que hay algo que no va bien.

Y en el caso de Curro, al haberle realizado dos cirugías recientemente

lo más normal es que haya habido una infección en alguna de ellas.

Bien sea en la craneotomía

que le hicieron para resolver el hematoma subdural

o en la esplenectomía para extirparle el bazo.

Ahora te pondré antipiréticos para la fiebre.

Vale. Vale, gracias. - Nada.

Oye, Curro, que me voy a ir porque voy a ver si tengo algún paciente.

¿Vale?

Vale, pero no tardes mucho. Sshh...

¿Qué pasa? ¿No me das un beso de despedida?

Ah, sí, claro. Hasta ahora. -Chao.

Silvia, ¿qué te pasa?

Me parece una pregunta bastante absurda, la verdad, Marta.

A ver, Curro me pidió perdón.

Claro, como es una persona tan sincera y tan fiable, ¿no?

A ver, ya sé que lo que hizo no está bien, pero... en realidad,

solo me cogió del brazo, ¿no?

Marta, es que te oigo y me pongo mala, de verdad.

¿Tú crees que va a cambiar?

Te pide perdón, te da dos besitos y ya está. Todo solucionado.

Vamos a ver cuánto tiempo tarda en decirte que no te vuelvas a maquillar

o que quites la foto que tienes puesta en el móvil

o cualquier otra cosa que al señorito se le antoje y estalle.

A lo mejor, la próxima vez no eres tan rápida

y la que acaba en una cama del hospital eres tú.

Todo el mundo merece una oportunidad.

Mira, Marta,

tú me has ayudado muchísimo con lo que ha pasado con Álvaro.

Por favor, déjame que te ayude yo a ti.

Mi niña, yo he llorado por una de las personas más importantes de mi vida

y no quiero tener que hacerlo otra vez.

Bueno, Simón, cuéntame. ¿Qué te ocurre?

Pues nada, que he dormido en una tienda de campaña,

en el jardín de casa de mis padres, y claro, tengo la espalda destrozada.

Hombre, normal.

Cuando eres un niño no pasa nada, pero cuando vas haciéndote mayor...

Eso se llama contractura.

Ahí le has dado. Ahí le has dado.

Pero bueno, yo sigo siendo un chaval, ¿eh?

A mí siempre me ha tirado la aventura

por eso he dado más vueltas que una peonza.

En Haití, en Sudán, en Líbano...

¿Pero te dedicas a la ayuda humanitaria o algo así?

No, bueno... Estuve metido en eso entre 2003 y 2006, pero vamos,

que yo he hecho de todo.

He fregado platos, he recogido melocotones...

A mí lo que me importa es la experiencia.

Y ahora has decidido..., no sé...

¿asentarte en algún sitio?

No, qué va.Estoy de paso. Por eso estoy en casa de mis padres.

Que se han mudado a una casa más pequeña

y no hay habitación ni para mí.

Ya. Por eso preferí el jardín al sofá y mira, así estamos.

Oye, la tensión está un poco alta, pero no tiene fiebre.

En Chile fui una vez al médico

y me comentó que tenía hipertensión arterial, me dijo.

Pero vamos, que como tampoco me encontraba mal pues...

No me tomé nada.

Encontrarse bien no es una razón

de peso como para no tratarse una enfermedad.

Si un médico nos diagnostica una dolencia,

no podemos subestimarla porque pueden estar pasando cosas

en nuestro organismo y no enterarnos.

Vamos a ver, Simón, estoy viendo en tu expediente clínico

que tuviste una trombosis venosa en la pierna izquierda hace unos meses.

Eso es.

Y al cabo de poco tiempo apareció otra en la pierna derecha esta vez.

Vale, ¿recuerdas si te dieron anticoagulante?

Sí, sí. Además, estuve siguiendo el tratamiento.

Bueno, menos una semana que estuve en Zambia recolectando cereales

y se me acabó.

Y claro, como para encontrarlo allí.

Ya, pues, Simón, escucha, esto no puede ser.

A ver, ¿tienes algún hábito tóxico como fumar o beber alcohol?

A ver..., fumo. Bebo.

Además, tomarse una copita con un lugareño

es la mejor manera de integrarse.

O sea, de empaparse de la cultura, del idioma...

Además, alguna vez incluso me ha servido para encontrar trabajo,

o sea que...

Ya, pues, hombre, con tu historial igual deberías pensar un poco más

en tu salud y viajar menos.

Es una opinión, ¿eh?

Demasiado tarde ya. Viajar es mi forma de vida.

Bueno, igual no es la habitual, pero a mí me va bien.

A ver, yo sé que lo que yo hago no es lo que la gente entiende

por una vida normal.

Pero es la que yo he elegido. Para lo bueno y para lo malo.

Bueno, sí que noto que tienes el abdomen un poco hinchado,

¿vale? Pero no detecto ni masas ni órganos inflamados, o sea que...

¿Entonces qué ocurre?

Pues mira, tiene pinta de ser un cólico biliar por colelitiasis,

¿de acuerdo?

Es lo que te ha provocado las molestias y que no tuvieras hambre,

y de ahí que hayas adelgazado, ¿de acuerdo? -Ya.

¿Vale? Parece que hay piedras en la vesícula que obstruyen el paso

y de ahí que aparezca el dolor.

Aun así vamos a hacer una serie de pruebas para confirmarlo.

La doctora Marco

junto con la doctora Jiménez están realizando un TAC toracoabdominal

y craneal a Curro para averiguar si hay una posible infección.

Silvia, ¿no crees que deberíamos pasarle el caso a otro médico?

¿Y eso? -Porque yo no sé si voy a ser objetiva.

Rocío, tú hiciste un juramento para ser objetiva, ¿no?

Sí. -Pues ya está.

Buenas. -Hola.

Ya tenemos los resultados de los TAC y de la analítica.

Los TAC son normales y en la analítica

solo hemos encontrado una alteración en la coagulación, pero vamos,

que eso seguramente será por la heparina.

No parece que sea una infección

que era lo que pensábamos en un principio,

porque en la analítica de sangre no hay nada que lo indique.

En la analítica de sangre no parece que haya en una infección

porque no hay leucocitosis.

Además, le hemos vuelto a explorar y no hemos encontrado ningún absceso,

ninguna colección de pus.

Y también hemos revisado las heridas quirúrgicas y están bien.

Entonces, ¿qué tengo? -Pues no sé. Vamos a seguir buscando.

Si hubieras viajado... -No, no. No he viajado.

Bueno, sí. Sí que has viajado.

¿No te acuerdas? Estuviste en Vitoria grabando un anuncio. Sí.

Cariño, ir a Vitoria no es viajar.

Yo sí que creo que es viajar. -Yo también.

Entonces, ¿puede ser importante? -En un principio no.

Vamos a mantener los antipiréticos para la fiebre,

el suero para que estés bien hidratado

y continuarás en observación

a la espera de los resultados de las serologías. -Vale.

Nosotros nos vamos ya. -¿No vienes?

Yo voy en cinco minutos, que tengo un paciente.

Ya verás que te vas a poner bien.

No me gusta nada el tonito que has usado para decirme lo del viaje.

Lo siento. -No pasa nada. ¿Ves?

Ya estamos aprendiendo a ser una pareja normal.

Tú haces algo que no me gusta, me pides perdón.

Como yo he hecho contigo, ¿no? No me gusta que me corrijan.

Tengo que irme, ¿vale? -Chao.

¿Esta es? Pero ¿y esas alforjas, Blanco?

Pero si esto parece de la época del Far West...

Si solo falta aquí John Wayne.

John Wayne, sí, señor. ¿Qué te parece?

Pues... Bien. Pero...

Oye, esto es muy antiguo.

A ver, ¿me puedes hacer alguna rebaja?

No, no, no. Esto no es antiguo.

Esto está usado. Esto tiene muchos kilómetros conmigo.

Ni que lo digas, vamos... A ver, con tu permiso.

Sí, claro. -¿Y esto? ¿Qué es?

Marcas de guerra. Kilómetros.

A ver, sinceramente, me esperaba algo más moderno.

No tienes ni idea. Esto es un clásico. Bájate. Bájate.

¿La quieres o no? -No sé. A ver...

Puede que sí porque para ir a buscar el pan me sirve.

A por el pan te vas andando. -Blanco...

Y bueno, la verdad es que ahora lo tenemos un poco más complicado

porque al no querer presentar el parte de lesiones

cuando sucedieron los hechos, pues, desgraciadamente,

ahora no tenemos ninguna prueba, Marta.

A ver, cuando él intentó la agresión, ¿había testigos?

No. Bueno, había una vecina justo cuando estábamos discutiendo

que pasó por el portal, pero creo que en ese momento no, no había nadie.

¿Y ha habido otras agresiones con testigos? -No. Nunca.

¿No podemos llevar el caso por maltrato psicológico?

Sí, la verdad es que no veo otra salida,

aunque es el más difícil de demostrar.

Mira, el maltrato psicológico es solo punible en el caso

de que el agresor utilice palabras ofensivas, amenazas,

injurias o difama contra la víctima.

Nada, estamos a las mismas.

Pero igual tienes un mensaje de móvil, un mail...

No. No. No. Lo único que... cuando me insultó...

Ah, ¿pero que él te insultó?

Sí. Pero solo una vez. Y estaba en casa.

La verdad es que es bastante listo.

Pero necesitamos algo de más peso, lo siento.

No hay nada que hacer. -Sí. Sí hay algo que hacer, Marta.

Tienes que poner esa denuncia porque si no las cosas van a seguir igual.

Y no solo lo digo por ti,

sino por el resto de mujeres que puedan estar en tu situación

o las que pudieran estar en un futuro.

A este tipo de hombre tenemos que pararles los pies.

Y la única manera es denunciando.

Mira, yo voy a estudiar bien el caso

y vamos a ver cuál es el mejor procedimiento, ¿de acuerdo?

Quizá tengamos que hacerte un informe psicosocial, pero ya veremos, ¿vale?

Marta, nosotros vamos a estar contigo.

Claro. Mientras tanto, aunque sea difícil,

yo te recomiendo que no te acerques a él.

Porque, aunque esté enfermo, es peligroso.

Si está sufriendo malos tratos

o crees que alguien puede estar siendo víctima de malos tratos,

por favor, no dudes en denunciar al 016.

La llamada no deja rastro telefónico y es la única salida

ante una situación de maltrato.

Así que, por favor, no dejes pasar ni una.

Con la sintomatología que presentaba, Simón fue sometido a una analítica.

Muchas gracias. -Hasta luego.

Mostraba una ligera anemia y la bilirrubina aumentada.

Ambos signos apoyan mi sospecha de un cólico biliar.

Aun así tenemos que confirmarlo con una ecografía abdominal.

He podido observar claramente las piedras en la vesícula de Simón.

Le hemos administrado analgésicos y ha mejorado.

Oye, de verdad, muchas gracias, ¿eh? Me encuentro mucho mejor.

Bueno, qué bien. Oye, no te olvides de tomarte el anticoagulante.

No, vale. Vale. -Oye, Simón, ahora ¿cuáles son tus planes?

¿Qué vas hacer?

Pues la verdad es que últimamente me está resonando mucho Canadá.

Me apetece un poco de naturaleza salvaje en la nieve y...

¿Canadá? Pues qué curioso, ¿sabes?

No sé, es un país que tengo muchas ganas de conocer.

Hombre, pues allí te espero.

Déjame tu boli que te apunto el número. Claro, hombre. Vale, sí.

Yo te dejo el boli. Apúntame lo que quieras.

Pero yo solo puedo ir en vacaciones.

Pero no tienes ningún problema para mudarte allí.

Te haces la maleta, gestionas un permiso en la embajada y listo.

Claro, ya. Pero es que resulta que tengo una hija. ¿Y qué hago con ella?

Claro, es que algunas veces las personas tienen responsabilidades.

Y no pueden estar siempre pensando en ellas mismas, ¿no?

O en lo que quieran hacer.

Ya, pero cada uno es libre de escoger su camino, ¿no?

Y yo he escogido lo que he escogido.

Solo tenemos una vida. Toma.

Si cambias de opinión, llámame. ¿Vale? Pero llámame, ¿eh?

Que sí, que sí, yo te llamo. -Venga. Nos vemos.

Hasta luego. -Adiós, Simón. Qué tío, ¿eh?

Es un alma libre. No sé. A Canadá dice que se va.

Sí. -Y tú y yo aquí, Pepa.

Vamos, anda.

Curro, que está a la espera de los resultados de unas serologías,

ha sufrido un empeoramiento.

Me ha dicho la enfermera que ha vomitado y que sigue teniendo fiebre.

Y claramente tiene ictericia.

Doctora, ya están los resultados.

Muchas gracias. De nada. Hasta luego.

Pues las serologías son negativas y los hemocultivos también.

Pues vamos a ponerle antieméticos para los vómitos y habrá que hacerle

un cultivo de heces y una eco de abdomen para ver qué pasa

con el hígado, porque no tiene hepatitis.

¿Has viajado al extranjero? ¿Curro?

¿Curro, me oyes? Tiene la presión arterial muy baja.

Está en schock. Rocío, vamos a tener que entubarlo.

¡Una enfermera, por favor!

El paciente presenta un edema pulmonar grave

con una insuficiencia respiratoria aguda.

Esto parece ser la causa de su estado crítico.

Por el momento, su pronóstico no es bueno.

La doctora Marco y yo tenemos una sospecha, pero hay que confirmarla.

Rocío, ¿qué le ha pasado a Curro?

Marta, yo creo que es mejor que no te informes.

Además, tampoco eres familiar.

A ver, no voy a sentir pena por él

ni voy a entrar a verle si es lo que piensas.

Por favor, Rocío. Venga, por favor.

Bueno, parece que lo que tiene es una enfermedad infecciosa exótica,

pero no tenemos ningún dato que lo corrobore.

Además, él dijo que solo había viajado a Vitoria.

Aunque conociéndole..., igual nos ha mentido.

Bueno, a ver, voy a mirar en casa y voy a intentar mirar en su coche,

a ver si encuentro algo.

Luego te digo. Marta, que...

Me parece maravilloso que después de lo que te ha hecho ese sinvergüenza,

y tú ayudándole... Gracias.

Al poco tiempo después de ser dado de alta, Simón vuelve a Urgencias.

Se ha torcido un tobillo caminando por el monte.

Simón... -¡Hombre!

¿Qué haces aquí? Pensaba que estabas en Canadá.

¡Qué va, tío! -¿Otra vez el abdomen?

No, el abdomen bien. Bueno, a ver, me duele de vez en cuando, pero...

vamos que tampoco...

No, la cosa es que me he ido a dar una vuelta por el monte

y llevo unos días con el tobillo fastidiado.

Me dolía y tal.

Y digo igual me viene bien un paseo por la montaña

y creo que me lo he torcido, macho.

Bueno, pues voy a ver. El izquierdo, ¿verdad? -Sí. Este.

Vale. -A ver si sabes lo que dice...

(HABLA OTRO IDIOMA)

Nada, ¿no? Que no hay manera.

La mujer pide agua. -¿Agua? Me lo estaba imaginando.

Agua, trae una botellita de agua, por favor.

Comida, dormir y agua son las únicas cosas que sé en 20 idiomas distintos.

¿En 20? -Cuando el hambre aprieta...

Ya, ya. Bueno, vamos a Reanimación. -Gracias. Tranquila, agua.

Simón, tranquilo, porque seguramente se trate de un esguince, ¿vale?

A ver, vamos a ver.

Pues... no tiene pinta de esguince, ¿eh? -¿Ah, no?

No. Mira. ¿Ves? Fíjate. ¿Ves ese hueco que queda?

Sí.

Eso quiere decir que es un edema con fóvea. Eso es...

Para que lo entiendas, quiere decir que hay acumulación de líquido.

Además, también estoy viendo que la zona está roja y está caliente.

Bueno, tranquilo. Escucha, ¿cuánto tiempo llevas así?

Pues llevo ya... Llevo ya unos días con el dolor. Sí.

En un primer momento podría parecer un esguince,

pero después de ver el edema con fóvea en la zona enrojecida

y caliente, estoy casi seguro de que se trata, una vez más,

de una trombosis.

Viaje a Nigeria.

Silvia, Curro me ha mentido. Sí, sí.

Otra vez. No se fue a Vitoria. Se fue a Nigeria.

El Laboratorio se ha puesto

en contacto con la doctora Marco porque ya dispone de los resultados.

Los resultados de la gota gruesa han dado positivos para malaria.

La malaria es una enfermedad provocada por un parásito

que se transmite a los humanos

a través de la picadura de un mosquito infectado.

Ahora le pondremos a Curro uno de los posibles tratamientos

para ver cómo reacciona.

Hola. -Perdona, pero es que Blanco está que no da abasto.

Vale, no te preocupes.

Mira, Simón, te estamos haciendo la ecografía Doppler, ¿de acuerdo?

porque en la analítica hemos visto que está alterado el dímero D, ¿vale?

Y tenemos que ver qué tal está la coagulación.

Y puedo apreciar en la ecografía que hay una trombosis profunda, ¿eh?

¿Te has tomado en serio el tratamiento con el anticoagulante?

Yo es que no sé por qué,

pero siempre tengo la sensación de que me estás juzgando.

Claro que me lo he tomado.

Claro que me lo he tomado,

incluso viendo que no me estaba haciendo mejorar.

Y me estaba revolviendo el estómago.

Aun así, he sido obediente y me lo he tomado.

Yo lo único que he hecho ha sido escuchar a mi cuerpo

y salir a dar un paseo.

Ya, pero sabiendo lo que es una trombosis,

igual te hubiese sido mejor quedarte en casa reposando, ¿no?

Se me estaba cayendo el techo encima en casa de mis padres, o sea...

Escucha, me gustaría que te quedaras ingresado. ¿Vale?

Las trombosis pueden indicar algún tipo de patología. -¿Es necesario?

Pues sí, Simón.

Vaya. No ha llegado el traductor para atender a los accidentados.

Ah, ¿no? Oye, pues tengo una idea

porque Simón creo que chapurrea un poco el rumano, ¿verdad?

No soy tan inútil como parezco, ¿no? -¿Ves?

Mira, Pepa, yo sinceramente

lo que creo es que estás siendo muy dura con él, ¿vale?

Y, además, le estás prejuzgando y eso no se hace.

Pero vamos a ver, que yo no le estoy prejuzgando.

Hombre, claro que no.

Lo que pasa es que el tío va de independiente y al final,

yo creo que no es así.

Es que me recuerda a mi hermano,

que decía que viajaba a todos los lados y al final, ¿quién pagaba eso?

Mis padres.

Vale, yo entiendo eso.

Que tu hermano fuera de la manera que fuera me da igual, ¿vale?

Pero lo que no es justo

es que metas a Simón en el mismo saco porque no ha hecho nada malo.

Pero si yo no le estoy metiendo en el mismo saco, pero es que

¿tú no le has escuchado?

Ha viajado a Canadá, Zambia, a miles de sitios y cuando viene a España,

¿dónde se va? A casa de sus padres.

Pues eso de independiente, independiente... no tiene mucho.

No sé, Pepa. Yo alucino.

Es que me da la sensación

de que estamos hablando de personas diferentes

porque a mí no me ha llegado eso que dices de su parte.

Además, te digo una cosa:

me parece un tipo bastante autosuficiente. Lo ha demostrado.

Bueno, pues si piensas eso... No sé. Ya lo veremos.

Pues ya lo veremos.

Marta... - No he entrado. Así que no me eches a bronca.

Me gustaría enfrentarme a él y decirle todo lo que pienso,

pero es que no me veo capaz.

A lo mejor todo se resolvería si se muriese... Perdona, perdóname.

Marta, no te preocupes. -No sé lo que he dicho.

Vale, estás cansada. Pensar eso no te convierte en una mala persona. ¿Vale?

Estás agotada. Vete a casa a descansar y punto.

Vale. -Doctora, por favor.

¿Qué ocurre?

La saturación está mucho mejor. Ya no tiene insuficiencia respiratoria.

Parece que la medicación está yendo bien

y que está revirtiendo el cuadro.

En breve retiraremos la ventilación mecánica porque Curro

ya puede respirar por sí mismo.

Simón se recupera de una nueva trombosis

sin que la causa de lo que le ocurre esté todavía clara.

Oye, muchas gracias por la traducción.

De nada, hombre.

¿Sabes lo que más escuchaba yo cuando estaba en Rumanía? (HABLA RUMANO)

“Te duele la cabeza”.

Porque me estaban dando un licor de hierbas,

como un orujo, vamos...

Y todo el rato estaban preguntando lo mismo, si me dolía la cabeza.

Me decían que si no te dolía no habías trincado lo suficiente,

¿sabes?

Oye, te quería comentar una cosa de la analítica.

Hay ciertos resultados que están alterados.

Así que me gustaría ver qué tal tienes el abdomen.

Venga, claro. -Vamos a ver.

Está muy bien eso de saber esas tres palabras en tantos idiomas, ¿no?

Que era comida, bebida y cama... Viajas mucho, ¿no?

Sí, sí. Desde siempre me ha gustado viajar y mira, por suerte,

he podido hacerlo hasta ahora.

Además, tampoco he dejado que nada se interponga ni ¡ah!

Perdón. ¿Te duele un poco hay? -Sí. Sí.

Vale. Blanco, es justo la zona del epigastrio.

Ya, con sus antecedentes... Sí, a ver, Simón.

Mira, es que con la reaparición de la trombosis

los resultados alterados de la analítica

y que te duela justo en ese punto, pues nos hacen sospechar de algo.

Pero ¿de qué?

Podría tratarse del Síndrome de Trousseua,

un estado hipercoagulable asociado al cáncer que originaría las trombosis.

Pero teníamos que confirmarlo y por eso le realizamos un TAC.

Lamentablemente, confirmamos

que Simón tiene un tumor maligno en el páncreas.

Eso explicaría sus molestias en el abdomen. El pronóstico no es bueno.

Oye, Simón, no tienes que fingir entereza en un momento así.

Podemos llamar a algún familiar, podemos llamar a un amigo...

Quizá sea un buen momento para que retomes las relaciones con ellos.

No, no. No voy a avisar a nadie.

Mira, esto es ley de vida. Y, además, la he elegido yo.

Ni siquiera les voy a decir que estoy enfermo.

¿Ah, no? Vale, pero no sé si eres consciente de que tú, literalmente,

vas a necesitar que alguien te cuide.

Pero yo tengo que ser consecuente.

Mis padres son mayores y tienen su vida.

Mis amigos están casados, tienen su vida.

Y mi... Lo importante es que yo les pedí

que siguieran su camino porque yo iba a seguir el mío.

Me parecería egoísta llamarlos ahora para compartir lo malo,

cuando lo bueno... Lo bueno me lo he vivido yo solo. ¿No te parece?

Tú mismo.

Pensabas que llegado el momento iba a salir corriendo a pedir ayuda,

¿verdad?

Ha pasado un tiempo desde que Curro reaccionó a tratamiento

y se le desconectó de la ventilación mecánica.

Los resultados del resto

de las serologías de enfermedades exóticas son claramente negativas.

Y como llevas mucho tiempo sin fiebre, vamos a darte el alta.

Entonces, ¿una malaria me ha hecho esto?

El edema pulmonar fue una complicación

porque cuando pudimos averiguar

que tenías una malaria, ya era una malaria grave.

¿Por qué nos mentiste?

¿Por qué nos dijiste que no habías viajado al extranjero?

¿Tú sabes que si no fuese por Marta estabas muerto?

¿Marta ha hecho eso? -Sí.

Lo siento. Es que me cogieron para una peli de bajo presupuesto

y eran solo dos secuencias. Y me dijeron que no dijera nada.

Y es que no tengo casi trabajo. No quería acabar mal con la productora.

Pues por lo que Marta decía... Sí que tienes mucho trabajo. Ya...

¿Y por eso tampoco te vacunaste contra la malaria?

Si es que fue de un día para otro, de verdad.

Si van a viajar a algún país exótico,

averigüen lo antes posible el tratamiento preventivo

que se exige para entrar en ese país.

Su salud depende de ello.

En España, los centros de vacunación internacional ofrecen información

y recomendaciones de vacunación a todos aquellos

que viajen a países tropicales o a destinos poco frecuentes.

Tras haber confirmado que Simón sufre un cáncer de páncreas,

los doctores han venido a hablarle de su futuro.

El cáncer está muy avanzado no solo afecta al páncreas,

sino también a los vasos abdominales que lo rodean.

Mira, el pronóstico no es nada bueno.

Lo único que podemos hacer ahora es ayudarte con los dolores.

En el TAC hemos visto que el tumor se extendió a otros órganos

y poco más podemos hacer por ti.

Solo aplicar paliativos y es decisión tuya si quieres que sea aquí

en el hospital o en tu casa.

Simón, mírame. ¿Entiendes lo que te estoy diciendo?

Sí, sí. Que ya tengo excusa para no seguir durmiendo en el jardín,

¿verdad?

Vamos a ver, Simón, la mejor es que te quedes ingresado en el hospital.

Nosotros vamos a respetar que no quieras avisar a nadie.

Pero es aquí donde vas a estar bien cuidado. -No. No. De eso nada.

Me voy a cuidar, ¿eh? Me voy a cuidar. Pero no será aquí.

Será en mi casa.

Cada uno es como es y yo no puedo renunciar a lo que llevo dentro.

Mira, Simón, tú eres libre de tomar la decisión que tú quieras.

Pero no te aseguro que puedas hacerlo, ¿mm?

Bueno, cualquier cosa que necesites, ya sabes dónde estamos. ¿Vale?

Hasta luego.

Me gustaría decir que podemos hacer algo más,

pero el estado de Simón es irreversible.

Podemos aconsejarle, pero al final,

la decisión de cómo afrontar la situación es solo suya.

A ver, Simón, esa decisión

que has tomado de no avisar a nadie de tu familia es egoísta.

Fui yo el que decidió vivir solo.

Y, además, sin mirar atrás.

Yo no puedo hacer como si eso solo valiera para los buenos ratos.

¿Entiendes?

Ya, pero es que estás decidiendo

por les gustaría compartir tu enfermedad contigo?

Claro que lo he pensado.

Claro que lo he pensado. Muchas veces lo he pensado.

¿Entonces?

Y hay cosas que... Me hubiera gustado hacer de otra manera.

Pero ya está. Para mí la vida es mirar para adelante.

Y eso es lo que voy hacer.

Sigues pensando que soy un irresponsable, ¿verdad?

Sí. De verdad que no estoy de acuerdo contigo. Pero te respeto.

Marta, va a ser mejor que esperes fuera.

Es que quiero hablar con él, a solas. -Vale.

Eh, Marta, ¿te das cuenta de que acabas de salvarme la vida?

Muchísimas gracias.

Cuando lleguemos a casa te voy a hacer una pedazo de cena...

No. No voy a volver a casa. Quería decírtelo a la cara.

¿Cómo? ¿Esto qué es? ¿Por las brujas de tus amigas?

Mira, Martita, tú sin mí no eres nada.

¿O hace falta que te lo recuerde

quién fue el que te hizo volver a sonreír?

Mira, Curro, ya me sé todas tus estrategias.

Marta, no me enfades, ¿eh? Marta, vuelve aquí. ¡Marta!

¡Marta, te vas a enterar! ¡Eh! ¡Marta, a mí nadie me abandona!

Un tío interesante este Simón.

Y lo que ha dicho...

Eso de que uno no puede renunciar a lo que lleva dentro,

me ha dado que pensar y con respecto a la moto...

Blanco, no me la vas a vender, ¿verdad? -No.

Lo sabía. -¿Y te alegras?

Pues sí. Claro que me alegro. Es que no has entendido nada.

Mira, tenía una estrategia.

Quería provocar que te enfadaras, ¿vale?

Y lo he conseguido.

Me parece muy bien que tú quieras una vida estable

y segura con tu hija y tu mujer,

pero no tienes por qué renunciar a tus hobbies

y a ti la moto te importa mucho.

Me he dado cuenta.

Pero, vamos, que mis argumentos no han servido de nada.

Al final, el que te ha hecho reaccionar ¿quién ha sido? Simón.

¿Sabes por qué no te tiré la moto a la cabeza?

Porque eres muy alto y pesa mucho. Vamos...

¿Y tú cuando tienes tu próxima guardia?

Ay, hija, no sé. Porque parece que colecciono las guardias.

Chicas, necesito una cerveza. -Claro, yo ahora tengo tiempo.

Yo también. -Vale, pues vamos.

¡Marta...! Perdonad. Justo os estaba buscando.

¿Por qué? ¿Qué pasa?

Bueno, la verdad es que no quería decirte esto en la calle,

pero Curro te ha denunciado por agresiones. Lo siento mucho.

Mari Carmen, la profesora de repaso de su hijo, ¿no lo sabía?

¿Suele toser mucho? -(ASIENTE)

Según la radiografía que hemos realizado a Carmen

se aprecia un derrame pleural en el pulmón izquierdo.

Espero darle el alta muy pronto, ¿eh? Pero sobre todo es por prevención.

Esto podría derivar en una insuficiencia respiratoria,

lo cual es bastante más grave.

¿Le has pagado el concierto? -¿Y qué problema hay?

Pues que tu hijo no da palo al agua

y le había dicho que no podía ir al concierto.

Has tomado una decisión unilateralmente sin contar conmigo.

¿Sin tenerte en cuenta?

¿Cuando justo hoy me entero de que mi hijo saca malas notas

y tiene una profesora de apoyo?

¿Desde cuándo llevas sintiendo el dolor en el pecho?

Una hora más o menos.

¿Y qué es lo que estabas haciendo?

Estaba jugando la petanca con los amigos.

Vale, tranquilo. Tranquilo.

Lo del puesto de jefe de servicio de Oncología... La respuesta es no.

Fíjate que por un momento pensé que me ibas a sorprender

y que ibas a aceptar.

¿Tú realmente estabas jugando

a la petanca cuando te comenzó el dolor en el pecho? -No.

¿Habías quedado con Belén? ¿Verdad?

No lo entiendo porque cualquiera mataría por ese puesto.

Bueno, es que Javier no es cualquiera.

Sí, lo sé. Y también sé que a ti te gustaría que hubiera aceptado.

¿O me equivoco?

  • Centro médico - 15/12/17 (2)

Centro médico - 15/12/17 (2)

15 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 15/12/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 15/12/17 (2)"
Programas completos (912)

Los últimos 925 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios