www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4224312
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 15/09/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Hola: Disculpad. Soy médico. ¿Qué ha pasado?

-Pues íbamos caminando tranquilamente y de repente se ha desvanecido.

-A ver. A ver. Hola. ¿Cómo te llamas? -Darío.

-A ver, Darío: Apoya tu cabeza en mi bolso. Muy bien.

-A ver. Dime: ¿Dónde te duele? -Aquí.

-¿Puedes llamar a una ambulancia? -Sí.

-¿Aquí te duele? -Sí.

-De acuerdo. ¿Estás mareado? -Sí.

-Por favor: Necesitamos una ambulancia.

Quiosco de la Luna. Sí.

-A ver. Un momento. ¿Así mejor?

-Sí. -Vale.

¿Te duele en algún otro sitio? -No.

-¿Y te has dado un golpe ahí al caerte? ¿Sabes? -No.

-Vale. Muy bien. Pero no hay sangre, ¿no? Bueno, tranquilo. Tranquilo.

Tranquilo, que ahora llega la ambulancia.

Respira.

-¿Puedes avisar a Ainhoa, por favor?

-Dame un segundo, Pepa. Enseguida le aviso.

-¿Qué pasa? -Se ha desmayado en plena calle,

tiene fiebre alta y dolor abdominal.

-¿Se ha dado algún golpe en la zona?

-Bueno. Su trabajo consiste en recibir golpes.

-A Reanimación. -Vale.

Yo me encargo mientras te cambias. -Vale.

-¿Y a ti qué te pasa? -Ah... Nada, nada, nada.

-¿Por qué no te haces unos análisis?

-Bueno, cuando tenga un rato ya me los haré.

-Yo creo que tiene que ver con tu celiaquía.

-Darío es uno de los actores especialistas en escenas de riesgo

más reputados del país.

Ha trabajado en todo el mundo.

Y ahora estamos trabajando en una superproducción

que se está rodando aquí, de la que yo soy productor.

Habíamos salido para buscar unas localizaciones

para rodar unas escenas de la película, y de repente,

como que se ha quedado sin fuerzas.

La doctora Marco sigue ingresada, monitorizada

y con la medicación antihipertensiva

para controlar su elevada presión arterial.

Llevas muchas horas sin orinar. Te tengo que sondar.

Vale, pero Clara: Si aparecen proteínas en la orina, dímelo.

No te preocupes, por supuesto. Claro que sí.

Para la doctora Marco es muy importante saber si aparecen

proteínas en la orina.

Porque es un signo más de preeclampsia. Es más:

Esta enfermedad tiene diferentes niveles de gravedad,

dependiendo de los valores de la tensión arterial

y de la cantidad de proteínas que se eliminan a través de la orina.

-Hola. ¿Qué tal?

Clara: Hay hematuria. Y la presión arterial sigue alta.

-Vamos a ver, Silvia: Creo que es el momento de empezar a plantearnos

que es necesario provocar el parto.

-No, no, no. No, no, Ramón. No va a ser así.

Yo prefiero que me tengáis bien controlada y en reposo absoluto.

Pero voy a darle todo el tiempo que pueda.

-A ver, Silvia: Sabes tan bien como yo que...

-No, Ramón: No me vais a hacer la cesárea

porque sé perfectamente que todavía tenemos margen.

-Vale, tranquila. De acuerdo.

Esperamos un poco. ¿Vale? Tranquila.

Clara: Ven conmigo un momento.

Quiero que le hagas una analítica cada hora. ¿De acuerdo?Vale.

-Además: Yo entiendo que Silvia esté preocupada por su hijo.

Pero no podemos dilatar la decisión de dar a luz porque, si no,

corren peligro la vida de los dos.

No, está claro. Oye: ¿Te parece que llamemos a Mendieta?

Te lo digo porque es el único al que le va a hacer caso.

-De acuerdo. Habla con él. ¿Vale? Venga.

Vale. ¿Y desde cuándo tienes esos síntomas?

-Desde hace tres días. Sí.

-Darío es un tipo duro. Y un gran profesional. Demasiado, diría yo.

Es un especialista de los veteranos.

Pero tiene una actitud y unas ganas

que ya quisieran los que empiezan, ¿eh?

-Vale. Bueno, tengo que explorar el abdomen,

así que necesito que te quites la camisa.

-Eh... No, no hace falta. La camisa...

-Eh... Sí. Discúlpame, pero sí, sí hace falta.

-No. No, no, no, no, no.

-Venga, Darío. No digas tonterías, hombre.

Tienes que quitártela para que te miren lo que tienes.

-Eh... Quique, ¿te puedes esperar fuera?

Que aquí, con tanta gente, me estoy agobiando.

Sí, y... Todavía estoy un poco mareado. Por favor.

-Eh... Sí. Yo creo que va a servir para que el paciente esté más cómodo.

Anuc, por favor: Acompáñale a la sala de espera... Gracias.

-¿Así mejor? -Sí.

-Desabróchese la camisa, por favor.

Muy bien.

¿Darío? -Se ha desmayado.

-Darío. Darío.

Uh, tiene aquí unos hematomas impresionantes.

-A ver... ¡Uf!

-Darío.

Darío ha sufrido un nuevo desmayo.

Cuando esto ocurre, hay que revisar las vías respiratorias,

aflojar la ropa alrededor del cuello, y levantar los pies

por encima del nivel del corazón.

No sé si esos hematomas tienen que ver con su actividad profesional,

pero desde luego no tienen buena pinta.

Bueno, Darío: ¿Estás mejor?

No cierres los ojos, ¿de acuerdo? -Vale, sí.

-Necesitamos analítica urgente, una radiografía y un TAC.

-Vale. -¿Vale?

Respira, respira.

Te has vuelto a desmayar, pero bueno. No pasa nada, ¿eh? Ya está todo bien.

¿Vale?

Darío Corrales, el actor de escenas de riesgo,

ya se está haciendo las radiografías que pidió la doctora Soto,

tras verle unos hematomas en el abdomen.

-En la radiografía, he visto que Darío

tiene el bazo y los riñones inflamados.

Esto puede ser la causa del dolor y de la fiebre.

Vamos a hacer un análisis de orina y a dejarle ingresado,

con antibióticos, antitérmicos, suero y dieta absoluta.

-Álvaro, me gustaría preguntarte algo.

Pero necesito saber si puedes ser sincero conmigo.

-Claro. Adelante.

-Mira: A mí no me gusta meterme donde no me llaman, ¿vale?

Pero... Pero ¿le has pedido ya matrimonio a Silvia?

-No. No, todavía no. -Pero ¿qué ha pasado?

-Nada. Nada, no ha pasado nada. Es solo que...

Bueno. Que creo que es mejor... esperar a que se recupere del todo.

Además, es lo que ella quiere.

-Mira: Me parece muy bien que tengas en cuenta su opinión.

Pero también me parece importante que hagas lo que tú quieras.

-Ya, ya...

Perdona. ¿Sí?

Sí. Sí, sí. Enseguida voy.

Algo pasa con Silvia. Vamos. -No puedo creerlo.

-Hola. -Hola.

-¿Estás solo? -Sí,

Quique ha salido a hablar por teléfono.

Eh... Ya sabes. Los productores, siempre pegados al teléfono, y...

-Bueno, en realidad no sé lo que hace un productor.

-Entre tú y yo, yo tampoco sé lo que hacen, porque vamos:

unos cantamañanas, que si blablablá, blablablá...

-Ya. Bueno, pues... Está bien porque a mí, bueno.

Me gustaría tener una conversación a solas.

Noté que se sentía incómodo

cuando le pedí que se abriera la camisa para explorarle,

en presencia de Quique.

Entonces, bueno. Si hay algo que nos quiera contar,

aquí estamos para ayudar.

-Ya, pero no estará insinuando que todo esto es por culpa de Quique.

-Bueno, yo no lo sé. Tengo que barajar todas las hipótesis.

-Quique es mi amigo. Y claro, no quiero que se entere.

Porque el otro día en el rodaje, yo tuve una caída

y me di un golpe bastante fuerte. De ahí los hematomas.

Fue en una escena con una moto y... -Ya.

¿Y por qué no quiere que se entere?

-A ver... No conoce a Quique, cómo es. Madre de Dios.

Se preocuparía más de la cuenta,

y que tampoco quiero que piense

que ya no estoy a la altura de los proyectos.

Y empiece a llamar a otra gente, a jovencitos...

No. El trabajo es mío. Yo soy el especialista. -De acuerdo.

-Que sí. Que es verdad que ya tengo una edad para estos trotes.

Pero qué quieres que te diga si me encanta mi trabajo.

si no pudiese seguir jugándome la vida en los rodajes.

¿Podré volver pronto al rodaje?

Es que volvemos a rodar pasado mañana.

-Pues todavía estamos esperando los resultados de los análisis.

Puede haber lesiones internas.

Entonces, por el momento, no puedo asegurar nada.

-Me parece increíble. Vale, vale. No, no, ya lo hago yo.

Siempre estamos igual. Con los mismos malos rollos.

Vale. Venga, hasta luego. Vale.

Disculpe, que era importante.

-¡Hombre! -¡Darío!

-¿Qué pasa? -Qué alegría verte mejor.

-¿Qué dices, Quique? -Qué susto.

Oye. No te preocupes por la producción, ¿vale?

Hemos encontrado un especialista joven y con buena pinta,

que puede hacer tus escenas mientras tú te recuperas. ¿Eh?

-Eh... -Disculpen, pero yo he terminado,

así que les dejo solos. -Muy bien, doctora.

-A ver: ¿Qué joven has encontrado, Quique?

-David, de la Orá, me parece que... -David de la Orá. El francés.

Oye, pero si los jóvenes no tienen ni idea, Quique.

Si sabes que te lo voy a hacer mucho mejor, solo que...

En dos días estaré fuera, Quique.

-Mira, tú lo que tienes que hacer es mejorarte, y después hablamos. ¿Vale?

-Dos días. No llames, ¿eh? -Vale, vale. -Quique...

-¿Qué? Os han llamado para que vengáis a convencerme, ¿no?

-Hija: Haz caso a tu médico. Si él piensa que...,

que es mejor provocar el parto, se hace y ya está.

-Mamá, es muy pronto para el niño y todavía tenemos margen.

-Pero es que estás poniendo en riesgo tu vida.

Álvaro, por favor, dile algo.

-Amelia: Silvia es médico.

Y es una gran médico.

Ella conoce perfectamente los riesgos que corre, así que,

si considera que tiene que esperar, yo estoy con ella.

-No entiendo nada. Mira, me voy.

No puedo soportar la tensión de ver que pones en peligro tu vida.

-Silvia: Escucha. Este niño es muy importante. ¿Vale?

Es nuestro hijo.

Pero lo principal es tu vida. No lo dudes ni un instante.

¿Silvia?Sil... ¡Clara! ¡Clara! Avisa a Landó.

Y trae sulfato de magnesio.

¿Qué ha pasado? Está convulsionando.

-Bueno, vamos a ver.

-Dime algo.

-Un momento, Soto.

Pues no sé qué decirte.

Todos los parámetros están correctos. Está bien.

-A ver.

Pues mejor, ¿no?

-No. Mejor no. Porque tú no estás bien. Eso es evidente

y eso es por algo.

Y yo sigo pensando que tiene que ver con tu celiaquía.

Tú lo sabes mejor que nadie. Eres médico.

Tú sabes que esos trastornos y esas molestias que tienes

están relacionadas con la enfermedad.

Mira: Cuando yo estudiaba nutrición en la facultad,

me interesaba muchísimo el tema. Y me empapé.

Y sé que puede tener consecuencias severas.

La celiaquía es una enfermedad crónica del aparato digestivo,

de origen inmunológico,

que se caracteriza por una intolerancia permanente

a una proteína que se llama gluten.

El tratamiento consiste en hacer una dieta sin gluten.

No hacerlo puede llevar consecuencias tales como:

diabetes, osteoporosis, fracturas, etc.

-Bueno, si te gustaba tanto la nutrición,

¿por qué no seguiste con eso?

-Vamos a ver, Soto. No te lo tomes a mal,

porque lo único que hacemos es preocuparnos por ti. ¿Vale?

No queremos que te sientas mal y...,

y que te afecte al trabajo, por supuesto.

-Vale. Soy consciente de mi problema. Lo tengo controlado.

Esto es estrés nada más.

Pero vamos. Que si os quedáis más tranquilos,

yo prometo que me cuidaré más. ¿Vale? -Vale.

-Hasta luego.

-Doctora: Tengo un recado para ti.

Están los resultados de los análisis del paciente que tienes:

el especialista. -Ah, ¿sí?

-Ah, vale, pues me voy a ir a por ellos

porque ya he terminado. Tienes hambre, ¿eh?

-¡Mm! Me los ha hecho una vecina. Los fingers de pollo, rebozados.

-¿Me cobras, por favor?

Muchas gracias.

Bueno. Me llevo las patatas. Te veo luego, ¿vale?

-Que vaya bien. -Gracias.

No me gusta lo que veo en los análisis de Darío.

Tiene los glóbulos rojos bajos, y sangre en la orina.

Esto puede significar que los riñones no están funcionando correctamente.

Pero lo que más me preocupa es que la inflamación del bazo haya aumentado.

-Andrea: Perdona. ¿Sabes algo de Darío?

-Sí, pues sí.

Porque me acaban detraer los análisis...

-¿Qué te pasa? -Eh..., nada, nada.

-Doctora. Doctora.

-¿Qué pasa? -Que Darío no se encuentra bien, ¿eh?

No sé qué le pasa. -Bueno. Vamos. Vamos a verle.

¿Darío? Darío. -Ah... ¡Ah!

-Esto está duro como una piedra. -El pulso está débil, ¿eh?

-Vale. Puede ser shock hipovolémico.

Vete a por un celador para trasladarlo.

Un shock hipovolémico es una emergencia.

En la que la pérdida de líquidos o fluidos, en este caso sangre,

hace que el corazón tenga dificultades para bombear.

Hemos tenido que actuar inmediatamente para estabilizarlo,

y una vez estabilizado, lo siguiente es operarlo de urgencia.

Bueno, estás mejor, ¿no, Darío?

-Venga, Darío, tranquilo. Tranquilo, Darío, ¿eh?

-A quirófano. -Aguanta. Vamos.

-Pepa: ¿Me ayudas? Es que estoy solo. -Sí, sí, sí.

-¿Se puede saber qué demonios está pasando?

-Se va a poner bien. Tranquilo, ¿eh? -Pero no lo entiendo.

Estaba tan normal y de repente se ha puesto así.

-Ahora no tengo tiempo de explicárselo.

Pero luego se lo explico. De verdad.

Al día siguiente, la doctora Marco no ha sufrido más convulsiones.

Sin embargo, han aparecido nuevas alteraciones

que orientan al doctor Landó hacia un nuevo diagnóstico.

-Hola. -Hola.

-Hay un nuevo síntoma.

-Hay proteínas y sangre en la orina.

Sigue el fallo hepático. -Y las plaquetas están bajas.

-No es preeclampsia. Es síndrome de HELLP.

El síndrome de HELLP es una variante de la preeclampsia,

y su condición es poco frecuente y muy complicada.

Recibe su nombre por sus características:

H por hemólisis, EL por enzimas hepáticas elevadas,

y LP por un bajo recuento de plaquetas.

Es de difícil diagnóstico. Y desde luego, es muy grave.

-En la operación se ha confirmado que...,

que el bazo de Darío ha terminado rompiéndose.

Por eso le dio el shock y... Y hemos tenido que extirpárselo.

Em... Perdón, pero tengo que parar.

-Soto.

¡Ey, ey! ¿Estás bien? -Sí.

-Sí, no, no, no. Es que me he mareado un poco en la operación.

-Vale. Pero, ¿has terminado la operación?

-Sí, sí, sí, ha salido todo perfecto. -Vale. Escúchame:

Te lo dijimos el otro día Pepa y yo. ¿Vale?

Tienes que tener cuidado, porque esto te puede pasar factura.

-Ya, bueno, pero ya te digo que ha salido todo perfecto.

Además, te prometo que me estoy cuidando un montón

y estoy vigilando todo lo que como.

Es que no..., no sé qué me puede pasar.

-Oye, escucha: ¿Por qué no hacemos una prueba

para ver si hay algún déficit nutricional o lo que sea?

-Venga. Vamos. -Ay...

-¿Qué ocurre? -Silvia. Silvia, por favor:

No lo puedes retrasar más. Ha llegado el momento.

-¿Me podéis explicar qué es lo que está pasando?

-Voy a prepararlo todo. -Gracias.

-Mamá: Que vas a ser abuela. -Ay, cielo.

Va a salir todo muy bien. -Claro que sí.

-El tratamiento para las mujeres con síndrome de HELLP,

como para la preeclampsia, es retirar el bebé del vientre materno

adelantando el parto.

Lo único que espero es que el hijo de Álvaro y Silvia

esté lo suficientemente desarrollado.

Darío Corrales ya descansa en la habitación,

tras su extirpación de bazo.

-Doctora. Ha salido todo bien, ¿no?

-Sí, sí, sí. Está todo en orden.

-Bueno, pero ¿me puede decir de una vez qué está pasando?

-Bueno, déjele, porque está descansando.

Se lo explico mejor fuera. -Bien.

-A ver. Hemos tenido que extirparle el bazo.

Porque Darío llegó con unos hematomas en la zona abdominal,

y eso es lo que le estaba provocando los desmayos primero,

y posteriormente, la lesión en el órgano.

-Pero ¿cómo? ¿Un golpe? -Sí.

-¿Cuándo? -En el rodaje.

-¿En el rodaje? Imposible. Me hubiera enterado.

-Bueno. Me dijo que no... Se lo había dicho

porque no quería que usted se preocupase,

y no quería que su trabajo corriese peligro.

-Vale. Gracias, doctora.

-Yo he terminado. Así que se puede quedar,

pero déjele descansar, por favor.

-Me ha dejado de piedra.

Lo último en lo que pienso es en apartar a Darío de los rodajes.

Aparte de mi amigo, ¡es que es el mejor!

Bueno. Lo cierto es que va teniendo una edad, ¿eh?

Mira lo que le ha pasado. Y podía haber sido peor.

Y encima en mi propio rodaje.

O sea: y no me he enterado de nada.

El doctor Landó le practica a la doctora Silvia Marco

una cesárea de urgencia

para controlar el síndrome de HELLP que padece.

-Ha llegado la hora de conocer a tu hijo. -Landó.

Landó: Prométeme que me vas a contar todo lo que pase. Con sinceridad.

-Sí, no te preocupes.

Tened preparada una bolsa de transfusión.

-¿Por qué? ¿Qué ocurre? -No pasa nada, Álvaro.

Es que los problemas de coagulación están haciendo que sangre mucho.

Bueno, pues vamos a conocer a tu hijo.

¿Preparada? Ya está. Ya está aquí... Gracias.

-Landó. Landó, el niño no está llorando. ¿Qué le pasa?

-No te preocupes, Álvaro. Lo están reanimando.

Ahora reaccionará.

Pinzas...

Eh... Por favor: Llevadlo al UCI de Neonatología. Rápido.

-Enseguida.

-Álvaro: ¿Por qué no te vas a descansar? ¿Eh?

Aquí nos queda un rato todavía.

-No. No, no, no, no, no pienso dejar sola a Silvia.

Me quedaré hasta que termines la intervención y...

Y ella despierte.

-¡Hola! -Hola.

-Bueno, ¿qué? ¿Qué ha salido? -No, no tengo los análisis aún.

Me los tiene que traer Juanjo. -Ah, vale.

-¿He oído mi nombre?

Aquí traigo los resultados de los análisis que me pediste.

-A ver...

Pues... está todo normal, no lo entiendo.

-¿Mm? ¿Sí? Pues sí. Tienes razón.

Porque yo te prometo que estoy vigilando mi alimentación un montón.

Como no sea algo de la cafetería, que me haya tomado en mal estado...

Pero tampoco porque me están haciendo un menú sin gluten.

-Sí, sí, y... un buen menú. Las patatas estaban muy ricas.

-¿Las probaste? -Eh... Sí. Cuando te fuiste a pagar,

pues pensé que habías terminado y me comí unas cuantas.

-Pero tú estabas comiendo algo rebozado, ¿verdad?

-Sí. Un... Un finger de pollo, rebozado,

que... Que por cierto, se me cayó, ahí en tus patatas,

pero lo cogí enseguida, ¿eh?

-Los celiacos tenemos que tener especial cuidado

con la contaminación cruzada.

Si ese producto que es apto para nosotros

entra en contacto con algo que tenga gluten, se contamina.

¡Pues entonces ha sido eso!

Es la harina, que entró en contacto con mi plato y lo ha contaminado.

Yo no sabía que eso solo podía contaminar tu..., tu comida.

-No, no, no te preocupes. No te preocupes.

Ha sido un accidente.

Pero bueno: Para otra vez ya lo sabes.

Lo que pasa es que tienes que tener el máximo cuidado posible. ¿Vale?

Porque un desajuste continuado en la dieta

puede ser mucho peor de lo que te crees. ¿Vale?

Y así nos ahorramos que te pase lo que ha ocurrido en el quirófano.

-Vale. Vale. Lo sé.

Bueno, me voy. Que tengo más trabajo.

-Juanjo: Un poquito de ojito con lo que hacemos.

-Los enfermos de celiaquía con baja adherencia a una dieta sin gluten

pueden tener consecuencias tales como un linfoma no Hodgkin o carcinomas.

Que son tumores malignos

que se desarrollan en el tejido epitelial de algunos órganos.

-Amelia: Toma un poquito de agua.

Y tranquila. Que va a salir todo bien, mujer. ¿Eh?

Muchísimas gracias por quedarte conmigo.

Sé que habías terminado tu turno.

Bueno, de nada. Me hubiese quedado de cualquier manera.

-Álvaro: ¿Cómo ha ido? -Ah... Bien. Bien, bien. Ha ido bien.

El niño está en la incubadora, pero... es muy fuerte.

-¿Es niño? -Sí. Sí, sí, es un niño.

Landó está terminando de cerrar a Silvia,

y en principio parece que..., que todo está bien.

-Dios, gracias, Álvaro. Gracias.

¿Puedo ver a mi nieto?

-Claro. Claro, por supuesto. Vamos.Venga.

Darío Corrales ya está prácticamente recuperado,

tras la operación en la que la doctora Soto le extirpó el bazo.

-No pensaba que iba a ser tan grave.

-El bazo es susceptible de romperse siempre que haya un golpe fuerte.

Pero ahora lo importante es que está fuera de peligro.

Eso sí, tiene una recuperación entre cuatro y ocho semanas,

en las que tiene que hacer una vida tranquila, no levantar pesos.

Y si se cuida, poco a poco va a notar que se encuentra mejor.

-Entonces, me voy olvidando de la película, ¿no?

-Yo creo que sí.

Pero en este momento, no es lo importante. -Ya.

Y ¿qué me va a pasar, ahora que no tengo bazo, doctora?

-Afortunadamente se puede hacer una vida normal sin bazo.

Tiene que tomar algunas precauciones

porque sí hay un mayor riesgo de contraer infecciones.

El bazo es el encargado, entre otras cosas,

de fabricar anticuerpos,

que nos protegen de las infecciones bacterianas.

Por eso es vital que las personas sin bazo

lleven al día su calendario de vacunas.

Y tengan un especial cuidado con la higiene.

Sobre todo, después de haber estado en contacto con alimentos,

De todas maneras, si durante la recuperación siente mareos,

náuseas o tiene fiebre,

por favor, no dude en acudir al hospital.

-Muy bien. Muchas gracias, doctora.

-¿Se puede? -Sí, sí, pase, pase.

Yo he terminado ya, así que les dejo tranquilos.

-Gracias, doctora. -Hasta luego.

-Pues nada. Finalmente, has hecho bien en avisar al nuevo especialista

porque... Yo voy a estar una temporada de baja.

-Pero tú luego te recuperas enseguida. Ya vas a ver.

-No, ya no lo tengo tan claro.

Porque ahora ya no estoy para estos trotes,

y es mejor dejar paso a las nuevas generaciones.

-¿En serio?

No sé qué decirte, Darío. Esto... de dejar la carrera

es una decisión que solo puedes tomar tú.

-En realidad no quiero dejar mi carrera, sino evolucionarla.

Mira, había pensado en montar una escuela de especialistas.

Enseñar mi método.

Y formar a estas nuevas generaciones. ¿Qué te parece?

-Me parece una idea excelente. De verdad, ¿eh?

-Lo que pasa que hay un problema: que...

Es una inversión de poco dinero,

pero me tendrás que ayudar un poco en arrancar, en ponerla en marcha.

Pero fíjate. Escuela Especialista Método Darío.

-¿Sabes qué pasa? Que no quiero dejarte el dinero. -Ya.

-Lo que a mí me gustaría es ser socio tuyo.

Estoy hasta los "boulins" de la producción.

Todo el día comiéndome marrones, aguantando a los directores.

¿Qué te parece? ¿Socios?

-Y amigos, Quique. Habrá que darse un abrazo, ¿no?

-Eh, eh, cuidado con eso, ¿eh?

-Ah, no seas tan flojito, que ya no tengo bazo que romperme.

Gracias, socio.

-Vamos a hacer algo grande, tío. -Venga.

Después de recuperarse de su cesárea,

la doctora Marco espera recibir el alta

tras haberse estabilizado el síndrome de HELLP.

Sin embargo, su hijo, aunque respira por sí solo,

debe permanecer en la incubadora.

-Además, yo creo que se parece un poquito.

¿Le has visto la nariz?

-Bueno. Os dejo solos. Que le voy a dar un beso a mi nieto.

-Oye, por favor, por favor, ponedle un nombre ya.

-Silvia. Escucha:

Te quiero decir algo muy importante, de verdad, que...

-Álvaro: No, no, no. Pero primero quiero hablar yo.

Estos días me has demostrado muchísimas cosas. De verdad.

Y hay algo muy importante de lo que me he dado cuenta.

Muchas veces hemos dejado que... Bueno: Sobre todo yo,

he dejado que nuestras emociones,

que lo que hay entre nosotros me..., me arrastrara, y no es justo.

Porque ahora somos padres.

Y eso es lo más importante. ¿No te parece?

-Sí. Sí, claro. Eso es... Eso es lo único que importa.

Me voy, que tengo que pasar consulta.

-¿Me traes un agua con gas, por favor?

-¿Un agua con gas?

No me digas que te pides cosas sanas porque yo estoy delante.

-No, tranquila.

¿Qué? ¿He sido muy mala paciente?

-Hombre. Las he conocido mejores, la verdad.

-Deberías seguir con lo de la nutrición. Se te da muy bien.

Seguro que a muchos pacientes les vendrían bien tus consejos.

-¿Tú crees? -¡Sí!

-Bueno, pues lo tendré en cuenta. Muchas gracias.

-Además, con lo pesada que eres, iba a ser muy difícil no hacerte caso

-Oye, que yo no soy pesada. Son cosas importantes.

De hecho, mira: hay un par de cosas que no te he podido comentar antes...

-No. -No, no. Que son importantes.

¿Sabes que hay algunas cosas que no sabíamos que tienen gluten?

-Que sí. Por ejemplo: Las pastas de dientes.

-Sí. Las pastas de dientes, algunas tienen gluten.

Y bueno, los tés. ¿Tú sabías que algunos tés tienen gluten?

-Vale. Y yo tengo que sentarme para poder seguir escuchando.

-Ah, sí, sí, siéntate. Muchísimo mejor.

Mira: Y también.

-¿Para la hambruna de Sudán del Sur? Gracias.

¿Una ayuda, para la hambruna en Sudán del Sur?

-Sí.

¿Cómo que hay un problema con el niño?

¡Silvia! Silvia.

-¡Álvaro!

-Se ha caído, se ha dado un golpe en la cabeza y en el pómulo.

¿Quién está hoy en Trauma, en Urgencias?

-Yo creo que Gálvez, ¿no? -Sí.

-Se ha obtenido una imagen compatible

con una posible fractura en la segunda vértebra cervical.

La paciente se tiene que quedar inmovilizada,

para que no se pueda ir a ninguna parte.

A mí, sin embargo, todavía me da tiempo a llegar.

-Tiene una total despreocupación por los pacientes. Yo no lo entiendo.

Bueno. No sé. No sé cómo será en su vida privada.

Pero yo no me imagino a ninguna mujer acercándose a él.

Vamos. -¿Tú no lo sabes?

-Que Soto se pilló un día, en una fiesta, un pedo descomunal,

¡y se enrolló con Gálvez! -No es verdad, ¿no?

-Tiene cuatro milímetros de desplazamiento medular.

-Bueno, entonces hay que operar. -No.

-¿Qué dicen los análisis?

-Hay alteración del pH. Lo que indica acidosis.

-O sea que hay isquemia intestinal. -Efectivamente.

-¿Qué es lo que está pasando?

-El niño tiene una obstrucción intestinal.

-El bebé tiene un problema en el intestino y le van a operar.

-Pero, ¿se le puede operar tan pequeño?

-Somos médicos, y sin embargo, no podemos hacer nada.

-¡Ha tenido una crisis respiratoria!

  • Centro médico - 15/09/17 (2)

Centro médico - 15/09/17 (2)

15 sep 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 15/09/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 15/09/17 (2) "
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos