www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4067038
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 15/06/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

A ver, Soto: Que yo entiendo

que no estás pasando por tu mejor momento, ¿eh?

Después de la muerte de tu hermana;

con todo lo que has pasado con la adopción de tu sobrino.

Pero mujer, irte así de golpe, no sé.

¿No te parece un poquito extremo?

No sé. Mira: Yo...

Para mí el trabajo es muy importante, necesito disfrutar,

y es el refugio cuando el resto de las cosas no van bien.

Y ahora mismo en este hospital no se puede trabajar bien.Ya.

Basir: ¿Tienes dónde quedarte?

Vine durmiendo en el autobús, y luego ya aquí.

Te puedes quedar en mi casa.

El tiempo que quieras.

Vine buscándote. Pero no quiero abusar de tu hospitalidad.

Tengo un amigo que necesita un trabajo urgentemente.

Ya. ¿Y es médico, es enfermero? -No. Es afgano.

Andrea: Si es un chiste, lo estás contando fatal.

No, no; no es ningún chiste.

Era profesor universitario de español antes de la guerra,

y ahora está pidiendo el asilo político. Pero necesita trabajar.

Ya.

A lo mejor se le puede colocar en la cafetería o en mantenimiento

Ya. ¿Y los papeles? ¿Los tiene en regla?

Sí, bueno, está tramitando el asilo político,

o sea que, si todo va bien, en breve los tendrá.

Tú ya tienes bastantes problemas.

Y si te deniegan el asilo político.

Ya me lo han denegado. -¿Qué?

Por eso empecé a recoger cartones.

A partir de ahora es el tipo de trabajos que voy a poder hacer.

Pero a mí no me importa.

Viniendo de donde vengo, cualquier cosa es mejor que eso. Y tú lo sabes.

Aquí tienes, Nuria. -Gracias.

Clara, ¿te pasa algo? Nada. Elsa, mi hija.

Que quiere que cenemos esta noche,

pero la he notado así, como muy inquieta y muy seria.

Y muy insistente. No sé. A mí me da...

que no solo quiere cenar conmigo; fíjate.

Pues tiene 20 años y tiene novio. ¿No?

¿A qué te refieres? No sé. Ata cabos.

¡Ay, que está embarazada!

Mira, Marco: No me digas eso, ¿eh? ¡Ay!

Que no, Clara.

¿Tú crees que puede estar embarazada?

Que no, Clara. Que era una broma.

¡No, no, que va a ser eso!

Ahí está. Se lo puedes preguntar tú misma. -Mamá.

¡Elsa! Necesito hablar contigo.

Sí. Que tienes náuseas, ¿verdad? Lo sabía. Lo sabía.

Oye, mamá. No... Yo no. ¡Mamá! ¿Cómo que no?

Clara, por favor: Te necesito aquí. ¿Qué te pasa?

Pues tiene muchos vómitos hace dos días, y náuseas.

Y dolor en el abdomen, ¿verdad? Y en los riñones.

Pero ¿tú le conoces?

Sí, es Isaya.

Mamá, es Isaya: mi novio. Te he hablado de él mil veces.

Pero, ¿cómo que...?

¡Isaías! Isaya.

¡Hola! O sea: encantada. Un placer. Pero, por favor,

¿podríamos centrarnos en mi problema? Sí, sí, claro. Vamos a Triaje.

Oye, pues parece majo. Isaías. Venga, vente.

Mamá, Isaya. Isaya. Isaya.

¿Te acuerdas que vine de Londres hace unos días

a visitar a mi madre, porque estaba enferma?

Bueno, pues Isaya se pudo venir conmigo.

Aunque no he encontrado el momento de presentarles. Y bueno,

es una suerte que me haya podido acompañar, porque bueno

Vamos superliados en el trabajo.

Trabajamos juntos en una empresa de marketing.

Y nos va bien. Estamos contentos.

Debido a la explosión de una estufa,

la casa de la anciana vecina de Juan estaba ardiendo.

Pero él consiguió rescatarla.

Ha sufrido quemaduras superficiales y ha inhalado humo.

Vale. ¿Está estable? -Sí, está estable.

Vale. Tranquilo; tranquilo.

A Reanimación. Rápido.

Lo fundamental en una situación de incendio es

evitar la inhalación de humo.

Debemos movernos lo más próximos al suelo que podamos,

porque es ahí donde vamos a encontrar oxígeno.

Al parecer, el paciente ha estado demasiado tiempo en la casa,

y puede haber intoxicación.

Así que hay que reaccionar rápido,

porque puede empeorar en cualquier momento.

Vale. Está taquipneico.

Tienes más respiraciones de las que debieras.

¿Estás confuso? ¿Mareado?

¿Respiras bien?

Me cuesta respirar un poco, pero estoy bien.

Tiene estertor. No está bien.

Hay que medir saturación de oxígeno y ponerle mascarilla con reservorio.

¿Vas a seguir haciendo como si no me conocieras?

¿No vas a hablarme, Andrea?

Precisamente porque te conozco, no tengo tiempo para hablar.

Lo primero es explorarte.

Eres militar. Sabes qué hacer en un incendio.

¿Qué es lo que ha pasado?

Mi vecina estaba muy nerviosa. Meterle prisa no iba a ayudar.

Pero no pasa nada. Me recuperaré enseguida.

Y aunque sea en estas circunstancias, me alegro de volver a verte.

Ha pasado mucho tiempo, ¿eh?

La última vez fue en Afganistán.

Sí. Porque íbamos a vernos otro día, pero tú no apareciste.

Juan y yo nos conocemos desde hace años.

Él, mi amiga Sara y yo éramos muy amigos en Afganistán.

Ellos dos se enamoraron, volvieron a España y se iban a casar.

Pero Juan no apareció el día de su boda.

Quería volverse al frente.

La doctora Marco explora a Isaya, el novio de la hija de Clara,

que tiene un dolor en la zona renal.

¡Ah! Toma. Cógelo. ¿Quién es? Mr. Rodrígues.

Tenía que enviarle información.

Pero ahora no estoy yo para nada. -¿Lo cojo?

Gana tiempo. Sí.

Hemodinámicamente está estable.

No tiene fiebre. Pero está sudoroso, ¿eh?

Por favor, ¿me puedo levantar?

No, no, no. Es que justo ahora tengo que explorarte.

Así que no te puedes levantar; lo siento.

Súbete la camisa.

¿Tienes alguna enfermedad importante? -No.

Ningún antecedente de interés.

A ver: Los cólicos, que es como si fuese mi talón de Aquiles.

Pero lo demás, nada.

Mis riñones son propensos a formar piedras.

De hecho, parecen más una cantera que órganos.

Esto que me pasa no es algo nuevo.

Si lo hubiera sabido, me habría puesto el despacho en el hospital,

y así a lo mejor me habría ahorrado en alquiler.

Que en Londres son... muy caros.

¿Aquí? -Sí. ¡Ah!

¿Te duele más cuando te aprieto o al soltar? -¡Ah! De las dos formas.

Bueno, es que tiene el abdomen muy doloroso a la palpación,

y los signos de irritación peritoneal son dudosos.

No sé si tiene un blumberg o no.

Lo primero que voy a hacer es descartar que tengas una apendicitis.

Así que voy a pedirte una radiografía de abdomen,

y una analítica de sangre y de orina. Vale.

Pues me voy a acercar, a la sala de Rayos, a ver cómo están. ¿Vale?

Estupendo. Hasta ahora.

Daros prisa, que me duele mucho.

Tranquilo, que enseguida encontrarán un hueco.

Vale. Hay lesiones en garganta y fosas nasales

y hollín por todos los lados.

Vamos. Lo típico en estos casos, ¿no?

Es una situación grave. ¿Vale? No es nada típico, de todas maneras,

el tono amarillento en los labios lo he encontrado también

en la epiglotis.

Y estos granitos de los párpados, tampoco.

Deja de mirarme los párpados y mírame a los ojos.

Estoy bien. No es para tanto.

La mujer chillaba, y yo entré a sacarla de allí. No lo pensé.

¿Esto, hace cuánto que lo tienes?

Siempre he tenido la piel seca.

Además, en el frente, no tenemos mucho tiempo para cremas hidratantes;

ya lo sabes.

Por favor, deja de hacerte el duro.

Eres mi paciente, y yo tengo que hacer mi trabajo. ¿De acuerdo?

Sigues teniendo el mismo carácter.

Pero sigues siendo tan buena médico como siempre.

Ya que tú no lo preguntas, te lo voy a decir yo.

Lo conseguí, ¿sabes?

Al final entré en el Comando de Actuaciones Especiales.

Me alegro de que consiguieras lo que querías.

Vamos a hacer un electrocardiograma, por favor.

Todo apunta a que podría tratarse de una intoxicación por humo.

Esto puede causar insuficiencia respiratoria aguda,

y una afectación multiorgánica que podría terminar en muerte.

Así que hay que ser muy cuidadosos,

y realizar todas las pruebas pertinentes.

OK. I got it. OK, thank you. Bye.

Elsa, pero ¡cómo no me has dicho

que estaba aquí tu novio contigo en España!

Bueno, mamá, no sé.

Pues me presentaste a tu novio y era como demasiados novios a la vez. ¿No?

Bueno. Ya estamos. Bueno, además: Te dije de ir a cenar.

Ya es mucho más de lo que hiciste tú. Por cierto: Es majísimo, ¿eh?

¿Qué tal con él? Sí, eh... Muy bien, mamá.

Y no me habías dicho que hablaba tan bien español.

Mamá, su madre es de aquí. Es bilingüe. Te lo he dicho mil veces

Ay, es verdad. Mmm... Qué cabeza la mía. Madre mía.

Lo que no me habías dicho es que te sacaba tantos años, ¿eh?

Mejor no hablemos de diferencia de edad, ¿eh, mamá?

Bueno: ¿Me puedes dejar, por favor, que necesito concentrarme,

que estoy haciendo una cosa importantísima de trabajo?

Elsa: ¿Y en qué trabaja? ¿Cómo que en qué trabaja, mamá?

Trabaja conmigo. En una empresa de marketing.

Tiene una empresa.¡Huy...!

Te lo he dicho mil veces. ¡Es que no me escuchas!

A ver, Elsa: Eso es la primera vez que lo oigo. Fíjate.

Mamá, por favor, ¿eh?

Hola.

Por favor.

A ver.

Bueno. En el electro, hay signos inespecíficos que podrían ser

por la falta de oxígeno.

Pero no puedo descartar un síndrome coronario agudo.

¿Problemas de corazón, yo? Pero si no me duele nada.

Bueno, pero eso no tiene nada que ver.

En estos casos, los problemas pueden aparecer más tarde.

Así que vamos a ir repitiendo las pruebas, como medida de control.

¿De acuerdo?

Además tenemos que saber con qué te has intoxicado.

Así que vamos a darte un antídoto, por si se trata de cianuro,

vamos a hacer una gasometría arterial,

y una analítica con lactato, enzimas cardiacas y carboxihemoglobina.

Andrea: ¿Sabes algo de Sara?

Está bien. Se ha hecho policía.

Bien. Eso es lo que ella quería. Me alegro.

El humo contiene diferentes gases,

que se pueden agrupar en dos grandes bloques:

irritantes y asfixiantes.

Entre estos últimos está el cianuro y el monóxido de carbono,

que producen graves problemas para respirar.

Con la analítica sabremos a qué nos enfrentamos,

para poder aplicar el tratamiento correcto.

Cielo. -Hola.

¿Cómo estás? -Bueno.

Acabo de hablar con Mr. Rodrígues.

Dice que necesita la información del presupuesto

para la nueva campaña de marketing. Lo tengo todo apuntado.

A ver... Ah, no te preocupes.

Esto se lo envío yo en cuanto me ponga bien.

No, tú... Tú descansa tranquilo. Lo puedo hacer yo; conozco la campaña

A ver, Elsa. A los clientes les gusta hablar directamente conmigo.

Si no, no cerramos nada.

Creo que no podemos estar más tiempo de vacaciones aquí.

Nos tenemos que marchar a Londres ya.

¿Qué pasa? -Nada, no sé.

Pensaba que podía hacer más funciones que de secretaria.

A ver. Se supone que lo de trabajar conmigo iba a ser temporal, ¿no?

Sí, bueno, pero se me da bien el marketing,

hago un buen trabajo en la oficina. ¿No crees?

Ya. Yo pensé que querías dedicarte a otra cosa, por eso mismo.

Bueno. Si ves a mi madre,

no le digas lo del título de auxiliar de enfermería. ¿Vale?

No quiero que se haga ilusiones. Por favor.

Me voy a dar una vuelta.

A ver. Elsa no tenía trabajo,

y le dije que podía venir a echar un cable a la oficina. Pero ya está.

Además, que ella se ha sacado un módulo de auxiliar de enfermería.

Que no le debe interesar mucho,

porque ni siquiera ha buscado trabajo de eso.

Sí, sí, sí.

En cuanto termine con el de la 314, voy a ver a Serguey.

A ver si soy capaz de hacerle entender que nadie quiere envenenarle

El problema es que en este hospital nadie habla ruso.

¡Ah!

¿Se puede saber quién friega y no pone el cartel de aviso?

Lo siento, lo siento; le pido disculpas.

Disculpas. Y con eso todo arreglado, ¿verdad?

A buenas horas traes el cartel.

¡Aaaah! Creo que me he hecho un esguince.

Ahora voy a tener que ir a que me lo miren y perder horas de trabajo.

¿Y quién me sustituye? ¿Tú? -Ojalá pudiera.

Soy nuevo y aún no sé bien dónde están las cosas.

Lo siento, de verdad. -Muy bien, nuevo.

Pues tranquilo, que no vas a estar mucho más tiempo aquí. Te lo aseguro.

Tras intervenir en un incendio,

los problemas respiratorios de Juan llevaron a la doctora Soto

a realizarle una analítica,

para saber qué tipo de intoxicación por humo padece.

Está muy oscura. Vale. Por favor, al laboratorio ya; rápido. Venga.

Perdona, ¿eh? Hasta luego. -Hasta luego.

Bueno. Por el color de la sangre,

pienso que puede ser intoxicación por monóxido de carbono.

Además, los resultados de la radiografía apuntan en esa dirección,

así que te vas a quedar ingresado. ¿De acuerdo? -De acuerdo.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Mal.

¿Por qué? ¿Continúas con dolor? -Sí.

Ya tengo los resultados de las pruebas.

¿Le digo a Elsa que venga, o te los doy a ti?

No. No, no. Mejor a mí. Sí.

La analítica de sangre está bien.

Pero en el resto de las pruebas

sí que hemos encontrado algunas anomalías.

En el análisis de orina hemos visto restos de sangre y oxalato cálcico.

Que confirma la sospecha de un cólico renal.

Además, en la radiografía de abdomen hemos visto una piedra.

Localizada en el uréter izquierdo.

Y lo que tienes es otro cólico.

Al menos no es una apendicitis.

Con esto podré marcharme, ¿no?

No, es que no puedo darte el alta con dolor.

Te vas a tener que quedar ingresado en observación,

con analgésicos y suero intravenoso,

hasta que el dolor remita por completo.

Y de todas formas, Isaías... Is... ¿Isaías? -Isaya.

Isaya. Sí.

De todas formas, tendrás que pedir cita con Litotricia.

Porque, en caso de que no seas capaz de expulsar la piedra

por tus propios medios,

igual necesitas hacer alguna sesión de litotricia.

Vale, eso no hay problema. Ya me la han hecho otras veces.

Muy bien. Estupendo.

En un cuadro de estas características,

es fundamental que el paciente se mantenga bien hidratado,

que tome analgésicos,

y también puede aplicarse calor seco en la región lumbar,

tanto para el dolor como para relajar la musculatura.

Además, deberá estar atento

ante la aparición de cualquier síntoma de alerta.

Como, por ejemplo, que no sea capaz de controlar el dolor

o que aparezca fiebre.

En ese caso tendrá que volver al hospital.

(Llaman a la puerta)

Muy buenas.

Bueno. Pues tengo los resultados de la analítica,

y dicen que la carboxihemoglobina está muy alta.

Para, para, para. No me estoy enterando de nada.

Entonces: Tengo intoxicación por monóxido de carbono, ¿no? -Sí.

El monóxido de carbono es un gas no irritante,

que en el cuerpo se pega a la hemoglobina

formando el complejo carboxihemoglobina.

Y desplaza el oxígeno, produciendo hipoxia.

Es decir: la deficiencia de oxígeno que tiene Juan. Por eso respira mal.

Además, el nuevo electrocardiograma y las enzimas dicen

que no hay daño en el miocardio. -¿Entonces?

Entonces quiere decir que no has estado en contacto con cianuro

Te vamos a retirar el tratamiento que te habíamos puesto,

te vamos a mantener en observación, con el oxígeno de alto flujo

y monitorizado para ver la evolución.

Además, te vamos a dar oxigenoterapia hiperbárica.

Es decir: te van a meter en una cámara,

con la presión mucho más alta

para que te llegue más oxígeno a la sangre.

¿Y ya está?

Ahora que estoy fuera de peligro, ¿te vas a ir?

Yo no he dicho que estés fuera de peligro.

Si quieres compañía, avisa a tu mujer.

No, no hace falta. No... No está en España.

Ha pasado mucho tiempo, ¿eh?

Se te ve bien. La vida te ha tratado bien. Me alegro

Y... Y Sara. ¿Sara, sabes si se ha casado?

Perdona.

Perdona por sacar el tema.

Es que, como antes solíamos hablar de todo esto...

Sí, antes. Como bien dices.

Pero ¿qué quieres que te diga? Pues yo estoy trabajando aquí, ya me ves,

tú estás trabajando en operaciones especiales y eres un héroe,

que es lo que querías, ¿no?

Tienes hasta periodistas en la puerta esperando para saber qué te pasa.

Y Sara, pues... ha conseguido ser feliz,

después de superar la humillación que supuso que la dejaras plantada.

Si quieres más conversación, llamo a los periodistas.

¿Qué tal, Elsa? Que te veo con una carita...

Ff... Pues rayada.

No sé, si te puedo ayudar en algo...

No le vas a contar nada a mi madre, ¿no?

No, no. Claro, te lo prometo. No le voy a contar nada.

Fff, yo qué sé. Estoy como... decepcionada con Isaya. ¿Sabes?

Es como que... Que me siento que me trata como a su secretaria.

Es como todo el día. Trabajo, trabajo, trabajo.

Siento que..., que... Pues que no me valora, ¿sabes?

Y no le has dicho nada a tu madre.

No, no. No quiero... que se piense que no puedo valerme por mí, ¿sabes?

Te acuerdas cómo era antes: una niña loca que no sabía qué quería

Y sigo siendo lo mismo. -Que no, Elsa.

Sí. -No, no seas tan dura contigo misma.

El simple hecho de que te lo plantees ya indica que estás madurando.

Pff. Pues vaya rollo madurar, ¿no?

¡Basir! Llevo un rato buscándote. ¿Qué tal?

Estoy avergonzado. -¿Por qué?

Por mi culpa se hizo daño el doctor Mendieta. -¿Cómo?

Tardé en poner un cartel de aviso de suelo mojado, y se hizo un esguince.

Soy un inútil. -No, por favor. No te digas eso.

A ver. No saques las cosas de quicio.

Tú no estás acostumbrado a hacer este tipo de trabajos, y...

Bueno, es un fallo. Lo tiene cualquiera; no pasa nada.

Se lo diré al jefe cuando me avise para despedirme.

Mendieta insistió en que iba a hablar con él.

¿Cómo?

Bueno. No te preocupes, ¿vale? Yo hablo con Mendieta.

Después de pasar unas horas en observación,

el estado de Isaya ha mejorado y se dispone a abandonar el hospital

Bye.

Todo hablado con Mr. Rodrígues. Que le envíe la información,

que nos vemos en Londres y que hay reunión.

Así que te avisaré;

te daré los detalles, para que me despejes la agenda. ¿Vale?

¡Ey, chicos! ¿Ya os vais? Hola.

Sí. ¿Para cuándo esa cena?

Pues... Pues no sé.

Si queréis esta noche, por mí, genial. ¿Vale?Yo me voy

Bueno, pues hasta luego.

Eh... Vale, pues hasta luego. Adiós.

Tras conocer que había sido intoxicado por monóxido de carbono,

Juan fue sometido a una terapia con oxígeno, y está mejor.

¿Qué tal la cabeza? -Mejor.

Bien. Porque en las pruebas de control no se ve empeoramiento.

¿Entonces ya estoy fuera de peligro? -Parece que sí.

Aunque las infiltraciones amarillas,

los granitos de los párpados y los codos siguen igual.

No te preocupes. Los he tenido toda mi vida.

Tú dame el alta,

y así podrás perder de vista al kamikaze de actuaciones especiales

y todos contentos, ¿no?

Andrea: No hay ninguna mujer.

Este es el anillo con el que iba a casarme con Sara.

¿De verdad?

No me lo he quitado porque nunca la he olvidado.

No he vuelto a estar con ninguna mujer. Pero qué importa, ¿eh?

Ya es tarde. Hace años que es tarde para mí.

No pude casarme con ella, ¿sabes?

No quería darle esta vida. No sé lo que me pasó.

Me sentía útil haciendo lo que nadie más en el ejército quería hacer,

y ahora lo he perdido todo.

Ni siquiera mi familia ha podido soportarlo.

Mi padre no ha podido soportar que su hijo sea un suicida:

el kamikaze de actuaciones especiales.

Ni siquiera entiendo cómo sigo vivo.

No te voy a dar el alta.

Puede que todo esto tenga una explicación médica.

Espérame, ¿vale?

De repente, he atado cabos.

Su personalidad, junto con las marcas en los codos,

en los párpados y en los labios pueden tener una explicación.

Quiero hacer una resonancia magnética.

Antes de su cita con el departamento de litotricia,

Isaya regresa al hospital porque su estado ha empeorado.

Elsa, ¿qué ha pasado?

Pues no lo sé. Tiene mucho dolor.

¡Ah! Vale. Sí que estás sudoroso y pálido.

¿Desde cuándo estás así?

Hace media hora que le ha empezado a doler muchísimo.

Doctora, por favor, póngame morfina, lo que sea. No puedo más.

Vale. Hay que llevarlo a Reanimación.

No, no. Elsa, tú es mejor que te quedes aquí.

Ahora salgo a informarte, ¿eh? Vale, vale, por favor.

Hi...

Bueno, Isaías: Esto te va a aliviar mucho, ¿vale?

Anda. Que hemos pasado de no conocernos

a vernos prácticamente a diario, ¿eh?

Ay, pues no lo estoy disfrutando nada, ¿eh?Ya.

¿El dolor es exactamente igual que la última vez, o varía en algo?

No, no, no, no. Muchísimo más.

Además, para abajo, ¿sabes? Diferente. Aquí. Como... ¡Ah!

Más... Más para abajo. Sí... por ahí.

¿Para abajo? Sí, abajo.

¿En los testículos? Eh.

Sí, eso.

Vale. Pues quítate los pantalones, que te voy a explorar, por favor.

Por mí no te preocupes, ¿eh? Que no son los primeros que veo. ¡Bueno!

I'm really sorry. Yes, I'm so sorry. But I'm..., I'm go to solve it.

Yes, yes, don't worry. OK, thank you. Thank you, sir. Thank you.

Nada: Mr. Rodrígues. Que estaba hecho una furia.

Que a Isaya se le ha olvidado

enviarle una información súper importante,

y quería cambiar de empresa de marketing.

Le he dicho que lo voy a solucionar y bueno, nada. Voy a ponerme a ello.

Voy a hacer una llamada.

Eh... ¿Te duele? -Sí, sí, sí, sí.

Sí que veo que tiene un aumento de volumen

en la región escrotal izquierda,

y en la ingle tiene dolor a la palpación

y también está edematosa. Tiene un edema.

¿Y en qué estás pensando?

Pues no lo sé. Porque no noto ningún orificio herniario.

¿Qué significa eso?

Eso significa que, en ocasiones, se puede originar un agujero,

por el que se desplazan tejidos

desde el abdomen hasta la zona genital en este caso.

¿Has hecho algún esfuerzo, últimamente?

No. Bueno, sí con Elsa. Pero es... A ver: Esfuerzo, esfuerzo, no.

Una cosa... ¿Sabes? No te esfuerces. Déjalo, mira.

Yo creo que es mejor que te quedes solo con la doctora

y así le cuentas lo que le tengas que contar tranquilamente. ¿Vale?

Venga; luego vengo.

Lo que voy a hacer es repetirte la analítica de sangre y de orina.

Y también vamos a hacer un TAC abdominopélvico para ver bien la zona

Puede ser que, por los antecedentes de cólicos de Isaya,

me haya despistado.

Porque lo que está claro es que, ante esta nueva exploración,

voy a tener que enfocar su caso desde otra perspectiva.

Y lo que creo que está sufriendo es una hernia inguinal incarcerada.

Es decir: una hernia que se ha formado en la ingle

y se ha quedado ahí atrapada.

Mendieta: ¿Qué tal estás? Ya me lo han contado.

Sí, sí, sí. Que el nuevo me ha fastidiado el día.

De verdad, en este hospital contratan a cualquiera.

A ver: El nuevo se llama Basir.

¿Qué pasa? ¿Le conoces? -Sí. Es amigo mío.

Ah... En Afganistán era profesor.

Es una persona culta y preparada.

Lo que pasa es que aquí no ha podido encontrar otro trabajo.

Viene de un lugar difícil. Por favor, dale otra oportunidad.

Andrea, yo me he hecho un esguince. ¿Vale?

Pero si llega a ser una anciana de huesos frágiles, ¿qué?

¿Merecería una segunda oportunidad?

Mendieta: Ha sido un fallo de nada.

Oye, lo siento, pero, voy a tener que dar parte a la comisión.

Y ahora, si me disculpas, tengo que ir a atender a un paciente ruso.

¡Ah, enviado por fin!

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Hola.

Fffrr, hecha un caos.

¿Has hablado con tu madre, o no? -Qué va. Es imposible.

Lo he intentado, pero, está obcecada. Como los caballos. En serio.

Y yo, pues no sé qué hacer. O sea: No sé...

si es tan guay estar en Londres, si quiero estar aquí,

si Isaya, mi madre, el trabajo Ff.

Pues tómate tu tiempo.

Porque la única que puedes decidir sobre tu vida eres tú.

Eres la única que realmente sabes lo que quieres.

¿Tú siempre has sabido qué hacer?

Hace unos años te hubiera dicho que sí con los ojos cerrados.

Pero ahora mismo, la verdad es que...

¡Pues vaya ayuda! ¡Dios!

Bueno, si te consuela, ya somos dos. -Bueno, pues no mucho.

Elsa: Yo lo que sí que creo es que tienes que hablarlo con alguien.

Si no es con tu madre, con tu pareja. Pero...

Ya, pero no es fácil. -Ya. Ya sé que no es tan fácil.

Niet, niet. Tranquilo.

Niet, niet. -No, no me hagas daño.

Serguey. Serguey, tranquilo. Baje eso. Baje eso.

Nadie quiere envenenarle.

(Intervención en ruso)

Mar, mar: Llama a Seguridad. -¡No te resistas!

Gracias. Muchas gracias. ¿Está usted bien? -Sí.

Después de realizarle las pruebas Isaya se ha quedado ingresado

y la doctora Marco viene a comunicarle los resultados.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Bueno. Dentro de lo que cabe... Con ganas de levantarme.

Pero ¿un poco mejor, o...? -Sí. Bueno, más o menos.

¿Sabe ya si lo que tengo se trata

de un cólico como los que tuve, pero más fuerte,

o tiene que ver con la hernia?

Es que, Isaya No es ninguna de las dos cosas.

Ya tengo los resultados de las pruebas.

Y en la analítica de sangre ha salido

que tienes la función renal alterada. Y no me extraña.

Porque lo que se observa en el TAC es

que el riñón está agrandado e inflamado.

Y después se ve la piedra, y líquido libre en la cavidad abdominal.

¿Líquido? Pero en los otros cólicos que tuve nunca tuve líquido.

No, claro. Es que esto es una complicación.

Lo que ha sucedido es que se ha roto un uréter.

Tienes una rotura ureteral.

Una rotura ureteral significa que el uréter,

en este caso el uréter izquierdo, se ha roto,

provocando la salida de líquido a la cavidad abdominal.

Y lo más probable es que esta rotura se haya producido por la piedra

que ya vimos que estaba en el uréter.

¿Y eso tiene cura? Sí, tiene cura y se puede tratar.

Pero es mediante una intervención quirúrgica. Hay que operarte.

Mediante laparoscopia, lo que harán será extraer la piedra,

y después reconstruir la vía urinaria.

Se supone que eso es lo peor que me puede haber pasado ya, ¿no?

Sí, bueno... Ya sabemos lo que tienes.

Es cierto que eso es un adelanto. Pero no te voy a engañar.

Tenemos que actuar con rapidez. Porque si no,

ese líquido libre que te digo que hay en la cavidad abdominal,

podría formar un urinoma, un absceso, o incluso una sepsis.

Pero que tampoco te quiero..., te quiero asustar.

Porque vamos a operarte lo antes posible,

y eso va a disminuir muchísimo los riesgos.

De eso me encargo yo. No te preocupes.

¿Quieres que avise a Elsa para informarle del diagnóstico,

y le digo que venga? -Sí, por favor. -Vale.

¿Se puede? -Adelante.

El enchufe estropeado es ese. Pero trabaja en silencio.

No, no he venido a arreglar el enchufe.

Lo haré más tarde para no molestarle.

¿Y? He oído que se escapó un paciente.

Sí. Sí, un paciente. Mi paciente. Y en parte es por tu culpa.

No, eso no es culpa mía. Yo, no es mi trabajo.

Mira: Si no tuviera que haber guardado reposo por lo del tobillo,

le hubiera podido dedicar el tiempo necesario,

y ahora seguramente ya estaría bajo tratamiento.

Y ahora, si me disculpas,

tengo que pensar una forma de entenderme con alguien

que no habla ni una palabra de español.

¿Es ruso? -Sí.

Serguey es alérgico a la penicilina. Es lo que trataba de decirles.

¿Tú hablas..., hablas ruso? Sé leer y escribir.

Hablarlo no tengo mucha práctica. Lo estudié en la universidad.

-Ya.

Luego vendré a arreglar el enchufe. -Sí. Sí, perfecto.

I'm very happy. Thanks. See you soon.

¡No te lo vas a creer!

Mr. Rodrígues está encantado con la nueva propuesta

y el nuevo presupuesto. O sea, ¡no entiendo nada!

Alguien de la oficina le debe haber enviado la información,

por eso ahora quiere cerrar una reunión conmigo, en Londres.

La semana que viene.

Apúntamelo en la agenda, y así la semana que viene...

Por favor. Como me vuelvas a decir... -¿Qué?

Que te despeje la agenda, que te lo apunte en la agenda, te mato.

¿Qué..., qué te pasa a ti? -¿Que qué me pasa?

¿Quién te piensas que ha enviado la información? Pues yo.

Y estoy harta de que no me valores. ¿Vale?

Pero vamos a ver. -No, no, no, no. Vamos a ver, nada.

En casa trabajo, trabajo, trabajo. Soy más tu secretaria que tu novia.

¡En todas partes! ¡Y es que no me valoras! ¡Estoy harta!

Pero Elsa. Que no es para tanto. Elsa...

Con la sospecha de que su comportamiento

pudiese tener una explicación médica,

Juan fue sometido a una resonancia magnética.

Mi corazonada era buena. Hemos encontrado unas alteraciones,

que junto con las lesiones en la piel nos hace pensar

que Juan tiene la enfermedad de Urbach-Wiethe.

No lo entiendo.

A ver. Es una alteración genética que afecta a la amígdala.

Y hace que tú no puedas sentir miedo, como sentimos el resto.

Yo, al conocerte, y saber que ahora te llaman kamikaze,

junto con las lesiones en la piel, até cabos.

Y pensé que podría estar todo conectado

y tener una explicación médica.

La amígdala cerebral es una isla de materia gris

que juega un papel fundamental

en el procesamiento de las reacciones emocionales.

La enfermedad que tiene Juan hace

que los vasos sanguíneos dentro de la amígdala se endurezcan,

por lo cual se dificulta el intercambio de oxígeno.

Este daño va aumentando,

y por eso Juan no procesa el miedo como cualquiera de nosotros.

Vamos a ver: ¿Me estás diciendo

que todo por lo que he dejado de lado al amor de mi vida es mentira?

Y en el ejército, me sentía valioso. Útil. Valorado.

Y resulta que todo mi éxito se debe a una enfermedad.

Que no voy a servir para hacer mi trabajo.

Andrea: No me queda nada más que el ejército.

No tengo nada más. ¿Y si no me quiero curar?

No pienso aceptar ningún tratamiento.

A ver, Juan. No hay tratamiento.

Lo que sí tienes que hacer es visitar a un psicólogo.

Tú no puedes sentir el miedo, pero tienes que aprender

a reconocer las situaciones en que deberías sentirlo.

No tienes que dejar tu trabajo,

pero te lo tienes que tomar de otra manera. -Vale.

Gracias por todo, Andrea.

Voy a aprender a tener cuidado. Te lo prometo.

Y puede que incluso pida el traslado.

Hay una cosa más que te tengo que decir.

Te he mentido.

Cuando te he contado que Sara estaba feliz, no es verdad.

Es policía, ha rehecho su vida,

pero ella siempre dice que le falta el hombre de su vida.

Bueno.

Gracias. -Nos vemos enseguida.

Isaya, el novio de Elsa, la hija de Clara,

acaba de ser operado para que le reconstruyeran una vía urinaria

y quitarle un cálculo renal.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Pues creo que bien.

A ver: El dolor ya no está, y he podido ir al baño, más o menos.

Así que... -Pues estupendo.

Si sigues así de bien, y no hay ninguna complicación,

en 48 horas te daremos el alta, por fin. -¡Ah!

¿Y tendré que medicarme en casa, o ya estaría?

Sí, sí, tienes que tomar medicación.

Una vez abandone el hospital,

Isaya deberá tomar un tratamiento antibiótico,

para evitar infecciones que compliquen su recuperación,

y analgésicos y antiespasmódicos para el dolor.

Gracias. -Hola.

¿Qué tal? -Bien.

Os dejo solos, mejor. -Vale, gracias.

¿Cómo estás? -Mal.

¿Cómo mal? Pero si me han dicho que..., que estabas bien, que...

Por nosotros, Elsa.

Yo también.

Elsa: Perdón. Perdón.

Y aunque suene a excusa horrible,

es que pensaba que no te interesaba el marketing.

Pues vaya ojo que tienes tú para el marketing.

¿Me perdonas? -Sí, claro que te perdono.

Ahora que más o menos está todo claro,

te tengo que dar una buena noticia.

Y es que te voy a dar más responsabilidades

en cuanto lleguemos a Londres.

¿Qué? -Tenía que hablar contigo de esto.

¿Qué pasa? -Que no voy a volver a Londres.

¿Cómo?

Pues nada, al final he decidido quedarme en España,

y no volver a Londres.

No sé si es lo mejor, pero creo que es lo que necesito,

y espero que Isaya me apoye y me entienda.

Escúchame: No quiero dejarlo, para nada. Quiero que sigamos juntos.

O sea: aunque sea un rollo lo de la relación a distancia,

pero necesito estar aquí. Y saber lo que quiero.

En Londres contigo no iba a avanzar. Era imposible.

Ahora quieres trabajar de auxiliar de enfermería aquí.

Pues no lo sé; a lo mejor sí. A lo mejor...

No lo sé. Primero necesito asentarme,

ver qué es lo que quiero realmente para mí, y...

Y estar tranquila para decidir qué es lo que quiero. Y...

Te quiero. -Ay, ya me callo. Y yo.

¿Qué..., qué le debo? -1,50.

Ponme un café.

Y cóbrate los dos. -Gracias. -Nada.

Nos ha costado, pero al final hemos conseguido entendernos con Serguey

y... ya está bajo tratamiento.

He tenido que poner un poco a trabajar el cerebro

y dejar de lado la parte más mecánica y física del mantenimiento. -Ya.

Ahora tendré que buscar trabajo como profesor de ruso.

Ya. Bueno, respecto a eso,

es posible que haya sobredimensionado un poquito todo el asunto.

A fin de cuentas, no es más que un esguince. ¿No?

¿Entonces?

Pues que todo el mundo merece una segunda oportunidad.

Y gracias. -Gracias.

Además del dolor de garganta, ¿tienes otros síntomas?

Náuseas y he vomitado un par de veces.

Quédate tranquilo, mientras hacemos el electro. ¿De acuerdo?

¡Diego! ¡¡Diego!!

La crisis que tuviste antes puede ser un problema cardiovascular,

o una crisis convulsiva de origen neurológico.

Pues noto que... No sé. Como si alguien me estuviera observando. Y...

Me da miedo que sea un brote de nuevo, ¿sabes?

Tiene frialdad de miembros, y también tiene ingurgitación yugular

Vale. Hay que trasladarlo a la UCI.

¿Cómo estás?

Es que todo el rato noto que me están observando.

¿Sabes si ha bebido mucho? -No, no lo sé. No... No estoy seguro.

Mi madre es diabética. Igual ha tenido algo que ver con esto.

Pues insulina urgente... ¿Vale? -Vale.

Y también suero con B1 y B6.

Pensaba que era una intoxicación etílica por los síntomas que tenías

Desde luego, los análisis lo descartan, ¿eh?

Es que me he enterado de que hay un holding inmobiliario

que quiere llevar la gestión del hospital.

¡Ayuda, por favor!

Los daños de tu hígado son irreversibles.

Javier, que los del holding me han engañado. Me han estado manipulando.

Juntos, vamos a hacer algo para salvar esta situación.

  • Centro médico - 15/06/17 (1)

Centro médico - 15/06/17 (1)

15 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 15/06/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 15/06/17 (1)"
Programas completos (717)

Los últimos 730 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios