www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4602439
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 15/05/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Emilio acude a Urgencias acompañado de Paula, su nueva novia,

porque tiene un dolor de cabeza que es insoportable.

(SUSURRA) Nos han reconocido.

Tú sigue así, que lo estás haciendo muy bien.

-Como que me duele de verdad. -Ay, qué exagerado eres.

(RÍE) Yo te sigo el juego. -Ya.

-La verdad es que lo de la enfermedad ha sido una idea brillante.

En cuanto se enteren las revistas, nos sacan en portada, seguro.

Bueno, mejor un reportaje a doble página.

A la gente le encanta un buen drama. -Te estoy diciendo...

¿Emilio Casado? Sí, somos nosotros.

Muy bien.

¡Anda! (RÍE)

¡De verdad que pensé que era una coincidencia!

(RÍEN) Bueno, pues nada, vengan conmigo.

(SUSURRA) Sí, pero con discreción, por favor,

que no queremos que se entere nadie. Ah, vale, vale. Venga.

Muy bien. -Vamos.

-Nos pasa continuamente.

Si antes ya nos reconocían por separado por nuestra trayectoria,

pues imagínate ahora que estamos juntos.

Nos gustaría un poquito más de intimidad, pero, bueno,

ya sabemos cómo es el negocio y, cuando estás de moda, estás de moda.

Bueno, disculpa.

(MEGAFONÍA) -"Les recordamos que está prohibido fumar

dentro el hospital. Gracias".

(Pitidos)

37,8. ¿Ah, sí?

Así, así de mal está, doctor. -Gracias, Clara.

Tienes un poco de febrícula, Emilio.

Aparte del dolor de cabeza, ¿presentas algún otro síntoma,

te duele algo más? -Sí, sí.

-Pues, bueno, al principio pensé que era una gripe,

pero nada de lo que he tomado me ha hecho efecto, la verdad.

(ASIENTE) -Estoy como cansado y destemplado.

-Sí, sí, está muy apático, desganado. -Sí.

-Vale. ¿Cuántos días llevas así?

-Pues... Pues no lo sé, la verdad, porque he estado fuera trabajando

y tampoco he tenido tiempo de llamarle...

-Unos cinco días, doctor. -Cinco días.

-Vale... -¿Me puede dar algo para el dolor?

Es que me duele muchísimo la cabeza. Por favor.

-Vamos a echar un vistazo. -Vale.

-A ver. Las constantes de Emilio están dentro de lo normal.

Sí es cierto que presenta un poco de febrícula,

pero no es nada preocupante.

Lo que realmente es sospechoso es ese intenso dolor de cabeza

acompañado de ese estado de decaimiento,

que no es típico de una simple gripe.

(Música)

Pilar Garrido, auxiliar de enfermería del hospital,

acude a la consulta de fisioterapia porque empieza a notar

que le falla la fuerza en su muñeca derecha.

Marta, ¿tienes un minuto? -Hola, Pilar. Sí, claro, dime.

-Mira, que me está fallando un poquito la muñeca

y tengo como un cosquilleo. Se me acaba de caer una bandeja.

-A ver, déjame mirarte.

A ver... ¿Qué notas?

-Sí, los dedos. -¿Te duele?

Vale. ¿Y así qué sientes?

-Como... -¿Hormigueo?

(AMBAS) Sí. ¿Sabes qué es?

-Vale, pues... Por los síntomas puede ser

lo que se conoce como el síndrome del túnel carpiano.

El túnel carpiano es un paso en la muñeca

por donde transcurren varios tendones y nervios de la mano.

Algunas veces estos tendones se inflaman,

causando una compresión de los nervios

y dando lugar a síntomas como hormigueo

o adormecimiento de la mano.

-Doctor, por favor... -¡Chis! Un momentito.

Sí. -Por favor, deme algo para el dolor,

que no aguanto más, y luego usted explora lo que quiera.

Me va a estallar la cabeza. Bueno, tú tranquilo,

que estas pruebas las tiene que hacer el doctor.

Ya. -Gracias, Clara.

Vamos a ver, Emilio, en principio no veo nada anómalo.

-¿Cómo que no hay nada? -A ver, no he dicho eso.

Me refiero a que no hemos encontrado hallazgos en la exploración,

lo que nos hace descartar opciones. -Ah. O sea, que sí hay algo.

-Sí, por supuesto, desde luego, a Emilio le pasa algo.

Podría ser desde algo básico, como un dolor de cabeza,

a algo un poquito más complicado, como una migraña.

Tampoco podemos descartar del todo una gripe,

porque debemos realizar más pruebas.

-Claro. -O quizás podría ser algo

un poquito más complicado, como una hemorragia subaracnoidea

y por eso presentas este dolor de cabeza.

-Bueno, ¿y qué va a hacer para salir de dudas, doctor?

-Bueno, vamos a realizarte una serie de pruebas

y tranquilo, que te ponemos ahora un tratamiento

para aliviar este dolor de cabeza. -Gracias.

-Por favor, doctor, que está sufriendo mucho.

-Muy bien. -Gracias, doctor.

-Oye, te estás metiendo mucho en el papel.

-¿Cómo que...?

(SUSPIRA)

-¿Qué? (RESOPLA) -Nada, nada.

-A ver, imítame.

Ahí, con esto recto.

¿Te duele? (SUSURRA) -Un poco.

-Vale, bueno, pues vamos a hacer una cosa.

En casa... (ASIENTE)

-De aquí para afuera te masajeas así un poco para que baje la inflamación.

-Sí. -Y deberás llevar una muñequera,

por lo menos, de unos 13 cm. (ASIENTE)

-¿Vale? No hace falta que lo lleves a diario,

pero sí que es recomendable que cuando te vayas a dormir

te la pongas, ¿vale? -Vale.

-Y yo que tú iría a que me recetaran unos antiinflamatorios

y a que te den la baja. -¿La baja?

(RÍE) Si esto es una tontería, Marta. -Bueno, no, pero con tu trabajo

es imposible que estés así, tienes que estar en reposo.

Esto... -Ya, pero yo...

-Para tu trabajo es imposible. -Con la muñequera y los ejercicios...

-Ya, bueno, pero creo que deberás estar en reposo.

-Que no, Marta, que no está el horno para bollos.

Con los recortes, ¿pedir una baja ahora?

Eso es muy arriesgado. -Te entiendo perfectamente, Pilar,

pero lo primero es la salud y cualquier médico

te va a recomendar reposo. -Para reposo, ya tengo yo a mi marido

reposando en el sofá todo el día, como para hacerle compañía.

Que no, que no me puedo permitir perder este trabajo.

-Que no van a prescindir de ti, que eres muy buena.

-Gracias.

-Pilar era la cuidadora de mi abuela.

La conozco desde hace muchísimo tiempo.

Y cuando mi abuela murió, pues Pilar se quedó sin trabajo

y yo la animé para que se formara como auxiliar de enfermería.

Y, bueno, en ese momento, había mucha demanda

y a ella le gusta mucho cuidar a personas

y, nada, pues está encantada.

Lo que pasa, que su marido se quedó sin trabajo

y desde hace dos años no levanta cabeza.

(Música)

Gracias. -Gracias.

-Venga, anímate. -Mira, Paula, esto no va a ser fácil.

Ya ves que no estoy fingiendo.

-Pues si estás mal de verdad, mejor todavía.

Les va a encantar, nos van a llamar.

Yo sé que nuestra portada está a puntito de llegar

y por fin todo esto habrá valido la pena:

salir juntos a cenar para que nos vean,

filtrar nuestro sitio de vacaciones...

-Lo pasamos bien en esa playa, ¿eh? -Sí, lo pasamos muy bien,

pero lo vamos a pasar mucho mejor después del montaje.

Y después, cada uno que haga lo que quiera con quien quiera.

-Ya.

(SUSPIRA) Mira, Paula, yo no sé si estoy preparado para esto.

(SUSPIRA) -Emilio, no te preocupes, yo me encargo de todo.

Hablo con mi agente y después filtramos la noticia

o hacemos una rueda de prensa. -¿Cómo rueda...?

(RESOPLA) Mira, creo que tendríamos que esperar a estar un poco mejor.

¿Vale? No creo que tenga fuerzas

para ponerme delante de toda esa gente, ya sabes cómo son.

Estoy en un hospital de verdad.

Con estas cosas no se juega, Paula.

-Vale, esperamos, pero yo voy a hablar con mi agente.

Tiene que saber lo que está pasando, ¿mm?

(RESOPLA)

(MEGAFONÍA) -"Jaime Viguri, vaya a la sala de diagnóstico".

-Mar, hija, que se me ha caído un bote de desinfectante y mira,

me he manchado el pantalón y los zapatos.

Ya sé que no están las cosas para pedir otro uniforme, pero...

-Bueno, hija... ¿Calzado necesitas también?

-No. -¿No?

No te preocupes, ahora te lo saco. -Muy bien.

-Bueno, bueno, Pilar, ¿todavía sigues aquí?

-Ay, que sí, Marta, yo no voy a pedir la baja por esto,

la verdad, que es una tontería.

Pero, mira, me he comprado la muñequera

y dentro de dos horas que acabo, me voy a casa y hago los ejercicios.

-Desde luego, qué cabezota eres, ¿eh?

-Adiós. -Hasta luego.

Ay, Cabrera, por favor, no me puedo creer que ni siquiera te suenen.

Pues no. Pues mira, él, famosísimo,

uno de los actores más importantes que teníamos aquí,

y ella, presentadora de un concurso de televisión.

Ya. Aunque hace mucho tiempo

que ya no se sabía nada de ellos.

Mira qué casualidad, el otro día viendo una revista,

digo: "¡Ah!". Ahí estaban, ¡que están juntos!

(RÍE) Ah. Pues no, la verdad es que no.

Estoy pensando, pero no, no me suenan de nada.

Vaya. Bueno, y eso, la de estar juntos...

(RÍE) ¿A qué te refieres?

Eh... Que nada, mujer, que no te creas todo

lo que ponga a la prensa del corazón,

que con tal de vender, te venden lo que sea.

¿Pero qué lo que sea ni lo que sea? No, hombre,

hay veces que dirán mentiras y otras que dirán verdad.

A ver, ¿por qué estos chicos no se han podido enamorar ahora?

(REFUNFUÑA) No sé yo.

¿No sé yo? ¿A qué viene esa duda?

¿Qué pasa, que las personas maduras no se pueden enamorar o qué?

(RÍE) A ver, no tergiverses las cosas.

(RESOPLA) Sí. Vamos a ver, Clara,

por supuesto que dos personas sean maduras, jóvenes,

de la edad que sean, se pueden enamorar.

Pues eso. Pero esta pareja en concreto

no la veo yo con "feeling", ¿sabes?,

el aura esa que tienen los enamorados y...

No lo veo. Mm...

(SUSPIRA)

(SUSURRA) -Vaya por Dios.

-¿Qué tal, Pilar? Bueno, yo ya me marcho.

-Ay... -¿Y eso?

-Pues no sé, me ha salido una ampolla en el pie.

-A ver. Espera, perdóname. -Ah.

-Bueno, pues nada, me pongo la bata y te vienes conmigo,

que le voy a echar un vistazo. -Que no, mujer, no hace falta.

-Pilar, vente conmigo. -Que no, si ya te ibas...

-Pilar, no tiene buen aspecto, da igual, no importa, venga.

-¿Sí? -De verdad.

-Ay.

Es que esta mañana se me derramó un bote de desinfectante

y me cayó a los zapatos. -Sí, pues parece que ha traspasado

los zapatos y te ha provocado una quemadura.

Bueno, te voy a poner un apósito que quiero que cambies cada día.

Es importante que mantengas la zona limpia

y evitemos que la ampolla se reviente, ¿vale?

(ASIENTE) -Muy bien. -A ver...

Si notas que no mejora,

¿de acuerdo?, te pasas por aquí

y ya está.

(Música)

Tras llegar a Urgencias con un intenso dolor de cabeza,

a Emilio se le realizaron varias pruebas en busca de la causa.

A ver, Emilio, la analítica da leucocitosis.

Esto nos confirma claramente que hay un proceso infeccioso.

-Vale. -Debemos seguir haciendo más pruebas

para saber si es en las vías respiratorias o en otro sitio.

De todas maneras, ¿estás un poquito mejor del dolor

con el tratamiento que te hemos puesto?

Bueno...

Me duele algo menos, pero sigue siendo insoportable.

Ya. Pues esperemos a que surta efecto,

¿de acuerdo? Pero tú tranquilo.

Yo, de momento, voy a hablar con Paula

para ponerla al tanto de lo que está ocurriendo.

-Pues a ver si tienes suerte.

Ha salido un momento a hablar con el representante

y lleva dos horas fuera y...

(SUSPIRA)

(RESOPLA) -Bueno, pues intentaré encontrarla.

-Ya. -Venga, hasta ahora.

Hasta ahora.

Podría tratarse de una infección en las vías respiratorias

como, por ejemplo, una bronquitis.

Tampoco podemos descartar que se trate de una infección

a nivel del sistema nervioso central,

tomando en cuenta que los síntomas no remiten.

Eso ya sería algo mucho más grave,

por lo tanto, vamos a esperar a ver qué tal evoluciona.

A ver, Emilio, disculpa, pero es que te lo tengo que decir,

me encantan tus películas, me las he visto, pero vamos, todas.

(RÍE) La verdad es que eras el galán perfecto.

Bueno...

Bueno, mis amigas estaban todas enamoradas de ti.

(RÍEN) Perdidamente, además.

De cómo conseguías a la chica siempre, con todas tus mañas, ¿eh?

Bueno, y no solo en la pantalla, ¿eh?

Bueno, no te creas todo lo que dicen por ahí.

De eso hace mucho tiempo ya.

Mira, a veces, cuando...

"Ponso"... en eso...

¿Qué te pasa? Son... palabro.

Vale. (BALBUCEA) ¿Qué...?

Emilio, tranquilo. (BALBUCEA)

Vale, calma, cálmate. ¿Qué me...? ¿Qué me...?

¿Qué me pasa?

No puedo... ¡Cabrera, por favor, ven!

No... No...

(BALBUCEA) Tranquilo, tranquilo, tranquilo.

¿Qué pasa? Tranquilo. Venga, ya está.

Rápido.

Pasa.

(Música)

La ampolla causada por una quemadura química

que Pilar tiene en el pie no ha mejorado.

Bueno, tranquila, ¿eh? -Uy.

-Está inflamado y también está enrojecido.

-Ah. Ay. -Ya.

Y presenta secreción.

Vale, pues te voy a poner un apósito

y, en principio, lo que estoy viendo es que tienes celulitis infecciosa.

-¿Y eso qué es?

-Hay muchos tipos de bacterias que viven en la piel,

pero cuando esta se lesiona,

las bacterias pueden provocar infecciones,

sobre todo a la altura de la dermis y de la hipodermis.

A esto se le conoce como celulitis infecciosa.

Bueno, Pilar, lo que voy a hacer es recetarte un antibiótico

de amplio espectro, ¿de acuerdo?

Y también te voy a hacer un cultivo de la secreción

para saber qué bacteria está originando todo.

Muy bien.

Y te debes coger la baja.

-¿La baja? -Sí.

-Si tampoco me duele tanto.

Yo prefiero no cogerla y, además, ahora con los recortes,

no me quiero poner en el punto de mira, la verdad.

-Vamos a ver, Pilar, da igual los recortes,

aquí lo importante es la salud, así que deberías cogerte la baja.

¿Eh? Guardar reposo.

Venga, toma...

Y cuídate, ¿de acuerdo? -Vale, gracias.

-Hasta luego.

(SUSPIRA)

(MEGAFONÍA) -"Recordamos a los pacientes que está prohibido

introducir comida en el área...". -Pilar, ¿estás bien?

-Bueno, tengo... Me ha salido una ampolla en el pie

y parece que se está complicando. -¿Cómo que se está complicando?

-Que se ha infectado un poco, pero no es grave.

-Eh... Bueno, pues en ese caso, ¿por qué no vas a casa a descansar?

-Ay, que sí, que ya me lo has dicho.

-No sé, ¿sigues preocupada por lo de los despidos?

-No.

No solo eso, Marta.

Desde que despidieron a mi marido, está insoportable.

No lo aguanto, está todo el día tirado en el sofá

con un humor de perros.

Y yo, de pensar...

que me tengo que quedar allí unos días con él,

a mí me dan los siete males, te lo juro, ¿eh?

-Pues si no estáis bien y quieres venirte a dormir a casa...

(RÍE) -No, mujer, no.

-No sé, tampoco es tanta locura. -Ya... ¿A mi edad?

Ay... -Bueno...

-Hasta luego, guapa. -Hasta luego.

(MEGAFONÍA) -"Dentro de unas semanas comenzará el periodo de vacunación".

-Ay, perdonadme, pero estaba hablando con mi agente

y he escuchado que me habéis llamado por megafonía.

Bueno, ¿qué ha pasado?

-Vamos a ver, Emilio ha sufrido una crisis,

hemos tenido que sedarle y se va a quedar ingresado.

-¿Ah, sí?

Si cuando le he dejado solo tenía un dolor de cabeza.

-Ya, pues no, no es un simple dolor de cabeza.

Le hemos hecho una gasometría y nos ha mostrado

que tiene acidosis metabólica con aumento de lactato.

¿Esto qué significa? Pues que su medio interno

se ha vuelto más ácido debido a algún tipo de agente infeccioso

o alguna hemorragia interna... -Sí, bueno, tampoco hacen falta

los detalles, gracias. Eh... ¿Esto es grave?

-Sí, Paula, es muy grave. Aún tenemos que ampliar el estudio.

-Muy bien, pues me vais a perdonar,

pero voy a tener que hacer otra llamada.

Gracias, ¿eh? Hasta luego. -Nada.

(SUSPIRA) Clara... -Dime.

Está enamorada, ¿eh? (ASIENTE)

(Música)

Pilar vuelve al hospital con un cuadro de fiebre

y dolores en el pie que van en aumento.

Pilar. ¿Cómo estás?

-Pues de la muñeca mejor, pero del pie peor.

Voy a ver a la doctora Romero. -Te acompaño.

Oye, me ha parecido ver a tu marido, ¿no?

-Sí, ha venido a traerme, pero se ha ido.

Dice que los hospitales le deprimen.

Como si fuera la alegría de la huerta cuando no está en un hospital.

A ver si encuentra pronto trabajo, porque, si no, mal vamos.

(SUSPIRA) -Bueno... -Ah.

-No te preocupes, tú tranquila. -Ay, ay, ay...

-Vamos despacito. -Sí.

¡Ah! -Parece un edema, ¿no?

-Sí. -Uf.

-Está claro que los antibióticos no están haciendo efecto, ¿eh?

Voy a pedir una radiografía de urgencia

y voy a tomarte la temperatura.

(Pitidos)

Vale. Pues tienes fiebre, ¿eh?

-¿Estarán ya los resultados de los cultivos?

-Pues buena pregunta, voy a comprobarlo, ¿vale?

-Vale. -Venga, hasta ahora.

-Hasta ahora. -Hasta ahora.

(RESOPLA) -Tranquila, ¿eh?, Pilar.

-Según el cultivo, la bacteria que ha provocado la infección

es resistente al tratamiento inicial,

por eso le vamos a poner un antibiótico más específico

y veremos cómo evoluciona.

De todas formas, se tiene que quedar ingresada.

(Música)

Ante el progresivo empeoramiento de Emilio,

el doctor Cabrera decidió realizar una analítica de orina

y un TAC craneal.

En la analítica de orina no había nada destacado.

Le hemos realizado un TAC buscando una posible hemorragia interna

que haya podido propiciar esta agitación,

pero tampoco hemos visto nada.

Por lo tanto, Emilio seguirá ingresado

para poder encontrar el motivo de su empeoramiento y poder tratarlo.

(Pitidos)

Sigue igual. Ya.

Bueno, Emilio, por suerte, estás menos alterado

y te hemos podido retirar la sedación.

-Ya. -Lo único que realmente me preocupa

es que todo apunta a un proceso infeccioso y aún no tienes fiebre.

-Doctor, tienes que darme algo, por favor,

porque me duele muchísimo la cabeza. Ya, Emilio, si lo entendemos,

pero tienes que tener un poquito de paciencia,

que el doctor está haciendo todo lo que puede, ¿vale?

No te preocupes, hemos preparado una punción lumbar.

¿De acuerdo? Nos vemos ahora. Venga, hasta ahora.

¿Quieres que avise a Paula para que entre?

(RESOPLA) Ya era hora de que volviese.

-Una vez descartadas otras causas,

la sintomatología del paciente nos lleva a pensar

que se trata más bien de una infección

a nivel de sistema nervioso central,

que podría ser, por ejemplo, una meningitis o una encefalitis.

En cualquier caso, esperemos que la punción lumbar

nos saque de dudas, porque la situación se ha vuelto

mucho más complicada de lo que parecía en un principio.

(Música)

Tras comprobar que el nuevo tratamiento específico

contra la infección tampoco ha funcionado,

el radiólogo realiza otra radiografía

del pie infectado de Pilar.

La radiografía muestra una osteomielitis de la falange

con bastante destrucción del hueso.

Lo he valorado con el equipo de cirugía

y hemos llegado a la conclusión de que lo mejor es amputar el dedo

para evitar una posible sepsis.

-¿Pero cómo que amputar, por Dios?

-A ver, Pilar, la zona dañada es muy difícil de reparar

y lo más conveniente es amputar el dedo

para evitar una sepsis, por ejemplo.

¿Vale? De todas formas, es solamente un dedo

y, quieras que no, vas a poder llevar una vida normal.

-¿Eso es verdad, Marta? -Sí, Pilar, pero...

Vamos, no te preocupes, lo único que va a pasar es que,

en cuanto cure la herida, tendrás que llevar calzado cómodo.

Pero ya está, estarás bien. ¿Mm?

(SUSPIRA) -Venga, no te asustes.

¿Vale? No te asustes. Yo voy a preparar todo,

voy a hablar con el equipo de cirugía y, en cuanto sepa algo, os comento.

¿De acuerdo? Venga, hasta luego. (AMBAS) Adiós.

(SUSPIRA) ¿Quieres avisar a Juan?

-Pues sí, supongo que tendría que hacerlo.

¿Me pasas el móvil? -Claro. Toma.

Te dejo, ¿vale? -Muy bien.

-Hasta ahora. -Adiós.

¡Uy! Qué pereza de hombre, por Dios.

Es incapaz de cargar el móvil

ni aún sabiendo que estoy en el hospital.

Madre mía...

-Ay, perdona, pero mi agente no me dejaba colgar.

Al principio he podido contenerlo,

pero cuando le he dicho que te habían sedado

y que estabas grave, se ha vuelto loco.

Pero no te preocupes, que he podido conseguir

que solo venga un reportero para cubrir la historia del hospital.

-¿Cómo que un reportero, Paula? ¿Un reportero?

-Sí, pero no te preocupes, es alguien de confianza de mi agente

y ha dicho que no será nada sensacionalista.

-Yo no quiero ningún reportero. ¿No ves que estoy mal?

-Sí, Emilio, pero esta es nuestra oportunidad

y dijimos que haríamos cualquier cosa para volver a la palestra.

-Ya, pero yo creía que tú y yo... -Y yo creía que tú estabas harto

de no estar en el mundillo y de no poder pagar las facturas.

Desde luego, pareces nuevo.

Paula, ¿estás bien? Sí, sí, sí.

Bueno, no.

No, no estoy bien,

no entiendo por qué Emilio se ha enfadado conmigo.

No lo entiendo, yo le quiero muchísimo.

¿Sabes? Le quiero muchísimo

y tenemos una relación tan especial y tan particular...

No sé si es porque está enfermo...

Hombre, desde luego, Emilio ahora mismo

no está pasando por su mejor momento.

Está muy débil y necesita recuperarse, es verdad.

Pero... Pasa, pasa.

Pero también es verdad que muchas veces

la relación no es la misma para los dos.

O sea, que estáis en diferentes puntos, ¿sabes? Y...

(ASIENTE) No sé.

No había pensado esto.

¿Y qué se supone que tengo que hacer?

Bueno, pues a lo mejor puedes dar un paso adelante,

hablar las cosas... Eso sí, con mesura.

Gracias. De nada, mujer. Venga.

(Música)

Para eliminar la grave infección que Pilar tiene en el pie,

el equipo de cirugía le realiza la amputación de la falange.

Me acaban de decir que la operación de Pilar ha salido bien.

De todas formas, tiene que continuar con tratamiento antibiótico.

-Bueno, ¿y qué tal Pilar? -Pues bien.

Bien, aunque un poco sola, ¿no?

Porque no ha venido nadie, ni antes ni después de la operación.

-Bueno, tiene a su marido, que vino el día de la operación,

pero no ha vuelto a venir por aquí.

-Lo que hay que aguantar también.

-Pues sí, la verdad que la admiro, porque...

tiene que aguantar un montón y lleva toda la vida con su marido.

-Bueno, quizás es mejor no meterse, ¿no?

Que luego pasa lo que pasa.

-Pues sí, tienes toda la razón.

(Música)

Con la sospecha de que pudiese estar sufriendo

una infección del sistema nervioso central,

a Emilio se le realiza una punción lumbar.

El LCR, líquido cefalorraquídeo, tenía un aspecto turbio

y cuando lo hemos analizado hemos encontrado signos típicos

de una meningitis bacteriana aguda, es decir,

la inflamación de la membrana que recubre el cerebro

y la médula espinal.

Pues bien, a falta de los resultados del cultivo,

y con la confirmación de una infección de esta magnitud,

pues hemos puesto a Emilio en aislamiento.

-Son momentos difíciles. Ah...

Cuando estábamos mejor en la vida, nos ha golpeado esta enfermedad.

Pero también nos ha servido para saber

dónde estábamos cada uno con el otro.

Y...

Emilio no me quiere de verdad.

Y yo tengo que seguir adelante con mi vida.

Pero ahora tengo que estar un tiempo en el hospital también, porque...

yo también estoy en tratamiento, porque igual Emilio me ha contagiado.

Que no me importaría nada si eso me permitiese recuperarle, pero...

no creo que eso sea posible.

He dicho todo esto abiertamente

porque quiero evitar las especulaciones,

así que, por favor, os pido que a partir de ahora

respetéis nuestra intimidad.

Muchas gracias.

(Música)

Pilar se ha recuperado satisfactoriamente

de la intervención en la que le fue amputada

una falange del pie derecho.

¿Qué tal, Pilar? ¿Cómo estás? -Hola, bien.

-¿Sí? Pues mejor vas a estar cuando te diga

que te puedes ir a casa. -Bien.

-En dos días te quiero ver para la revisión...

-Sí. -Y también quiero que pidas cita

con Palacio, ¿vale?

Bueno, he estado hablando con ella y creemos las dos

que debes pedir una indemnización al tratarse de un accidente laboral.

-No, pero es que fue culpa mía, como tenía la muñeca mal...

Por eso se me cayó el bote de desinfectante.

-Vamos a ver, Pilar, eso es accidente laboral

y estás en todo tu derecho y yo te voy a apoyar.

-Claro que sí. -¿Sí?

-Además, no sé, tengo un presentimiento,

creo que eres alérgica a algún componente desde desinfectante,

por eso debo hacerte una serie de pruebas.

-Ah, muy bien, me haré las pruebas, sí.

Y, bueno, me voy a pensar lo de la indemnización, ¿no?

-Perfecto. Bueno, pues nos vemos en un par de días.

-Muchas gracias, doctora. -Hasta luego.

-Hasta ahora. -Hasta luego.

-Bueno, ¿cómo vas? Qué bien, te vas a casa, ¿eh?

-Sí. -¿Cómo te vas?

-Vendrá Juan a recogerme. -Ah, ¿está por aquí? No lo he visto.

-No, dejar el sofá vacío... No, por Dios.

-A ver... (SUSPIRA)

Pilar, yo no me quiero meter donde no me llaman,

ni mucho menos,

pero, no sé, si no estáis bien,

¿por qué no le dejas?

-Yo ya no estoy para esas cosas, Marta.

Llevo toda la vida con él, no sabría vivir.

Además, ahora está pasando una mala racha,

no podría dejarlo tirado.

-Ya.

Ya, tienes razón. Perdóname, perdóname.

Dame un beso, que me voy. Pero una cosa te voy a decir.

-¿Qué? -Lo primero es la salud, ya lo sabes.

-Sí. -Que no se te olvide.

Y tanto Juan como cualquier cosa son secundarios.

-Ya. -¿Vale?

-Si te hubiera hecho caso cuando me lastimé la muñeca

y hubiera estado en casa, no me vería así.

-Bueno, ya lo sabes para la próxima.

-Espero que no haya próxima, mujer. -Esperemos que no.

Cuídate. -Venga.

-Nos vemos. -Adiós, bonita.

-Hasta luego.

(Música)

(MEGAFONÍA) "Doctor Sánchez, acuda al triaje".

Días después, el doctor Cabrera recibe los resultados del cultivo

que se le realizó a Emilio.

A ver, te comento. Tengo los resultados del cultivo

que te hemos hecho del líquido cefalorraquídeo

y nos ha dado positivo para meningitis bacteriana neumocócica.

Esto es una bacteria capaz de crear diversas infecciones

en el organismo, aparte de un proceso invasivo severo.

No obstante, te hemos reajustado ya el tratamiento ¿eh?

Te hemos puesto corticoides aparte de otro tratamiento

para evitar posibles secuelas neurológicas.

-Y con ese tratamiento mejoraré, ¿no, doctor?

-Hombre, espero. Espero que sí.

De todas maneras, es un poco pronto para hacer un pronóstico.

No obstante, vamos a esperar a ver cómo reacciona tu organismo.

-Yo lo único que quiero es volver a casa y seguir con mi vida.

-Y yo, y yo, espero que sí.

De todas maneras, Emilio, una vez que termines con el tratamiento

y te demos el alta, vas a tener que lidiar con otra cosa.

-¿Cómo? -A ver...

A la puerta del hospital han venido muchos periodistas

y me temo que no se van a ir hasta que salgas.

(RESOPLA) -Ya.

-A ver, de todas maneras, a mí no me hagas mucho caso, ¿eh?

Mejor habla con Paula, que ella te lo explicará mejor que yo,

que, por cierto, quiere pasar a verte.

-¿Quiere verme Paula?

-¿Le digo que pase? -Sí, por favor.

-Vale. Bueno, venga. -Gracias, doctor.

(Música)

Después de recibir el alta, Pilar,

la paciente a la que tuvieron que amputar un dedo del pie,

acude a consulta de fisioterapia con Marta Palacio.

Muy bien.

Vale. ¿Te duele mucho? -No.

-Vale, pues ahora que te han quitado los puntos de sutura,

lo que vas a tener que hacer es llevar calzado deportivo,

sobre todo, en los dos primeros meses.

Así que eso descartado. -Te voy a hacer caso en todo.

-Vale. En la cicatriz tendrás que hacerte unos masajes

con una loción suave para reducir la sensibilidad.

(ASIENTE)

-Para reducir la sensibilidad de la cicatriz

y controlar el dolor de los miembros amputados,

lo que podemos hacer es dar palmadas suaves

a lo largo de la cicatriz y frotar el muñón

con un trozo de tela de hilo o algodón suave.

-Bueno, Pilar, para cualquier cosa ya sabes que me tienes aquí.

-Gracias.

Tengo que contarte una cosa, Marta. -¿El qué?

-Le he dado un ultimátum a Juan.

-¿De verdad? -Te lo juro.

Le he dicho que con el dinero de mi indemnización

monte un pequeño negocio, el que sea, pero que salga del sofá.

Y que me tiene que tratar mejor

y que me tiene que ayudar más en casa.

Y que si no, me da igual, yo tiro la toalla y me separo.

-Pues me parece muy bien, Pilar.

Bueno, de momento parece, parece, que ha reaccionado,

pero ya veremos dentro de dos semanas.

-Bueno, yo te deseo lo mejor, porque te lo mereces.

-Ya lo sé. -Y todo va a ir bien.

-Dame un besito.

Guapa. -Nos vemos.

-Venga, hasta luego. Gracias. -Hasta luego.

(Música)

Hola. -¿Qué pasa?

-Esto es lo que pasa.

Lo hemos conseguido, estamos en portada.

Bueno, la ruptura ha funcionado muchísimo mejor que el noviazgo.

Te van a llamar para pedirte la opinión.

-¿Cómo que han roto? ¿Qué has hecho, Paula?

-A ver, he tomado una decisión. Sé que no es lo que querías,

pero alguien tenía que coger el toro por los cuernos y hacer algo.

Y ha funcionado.

(SUSPIRA)

-No te veo muy contento. -No, no estoy contento, Paula, no.

Estoy cansado, estoy cansado de...

de tanto montaje,

cansado de tener periodistas todos los días en mi casa.

Estoy cansado de mi vida.

Estoy harto, harto de estar aquí,

de estar enfermo, de este maldito dolor de cabeza.

Y me he enamorado de ti, Paula.

-¿En serio?

A ver... (CARRASPEA)

Emilio, te escogí a ti, precisamente, para que esto no pasara.

Por Dios, has sido un mujeriego toda tu vida,

ibas presumiendo de romper corazones, ¿me estás contando en serio...?

Esto no es real, Emilio, son negocios.

-Pensaba que éramos dos personas adultas

y podíamos pasar del dinero y de los montajes.

Y buscar algo muy sencillo, el amor.

-Bueno, eso es muy bonito, Emilio, pero se lo dices a los reporteros.

¿Vale? Nos vemos en los platós.

  • Centro médico - 15/05/18 (1)

Centro médico - 15/05/18 (1)

15 may 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 15/05/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 15/05/18 (1)"
Programas completos (995)

Los últimos 1.008 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos