www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4891955
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 14/12/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-¡Tienes que animarte!

¡Que esto no ha hecho más que empezar!

-Ángela, deja de hablarme como si tuviese cinco años, que tengo doce.

-No te hablo como si tuvieras cinco años, hija.

-Papá ya me dijo que me hablarías así.

Él tiene razón, no me conoces.

-Bueno, pues déjame que te conozca un poquito mejor, ¿eh?

-Vas a discutir en mi cumpleaños, qué mal rollo.

Además, papá nunca haría...

-¡Por favor, ¿puedes dejar a papá un poquito tranquilo?!

¡Un poquito, no creo que te cueste mucho, hija!

-Es que hay hijos que consideran a un progenitor

como de primera categoría y al otro de segunda.

Lo que se llama alienación parental.

-Pues Raquel tiene eso, Lucía.

-Que no que eso es muy grave, Ángela. -Que sí.

-¿Tú quieres seguir trabajando aquí, sí o no?

-Sí.

Pero no a cualquier precio. ¿Te queda claro?

-Pepa, esto es lo mejor para el hospital.

Es lo mejor para todos y no me pienso bajar de este barco.

¿Te queda claro a ti? -Cristalino.

-Matías, tú no conoces a Pepa, ¿vale? Es muy cabezota, mucho.

Y ahora sí que corremos peligro de que nos delate.

-Ya no hay marcha atrás. -¿Cómo que ya no hay marcha atrás?

¿Por qué, qué ha pasado?

-Vega me lo puso en Bandeja.

Me pidió que entregara y presentara las cuentas de la Consejería.

Y bueno, les he enviado una versión muy especial.

(#Música Cabecera#)

-Hola. Un café para llevar, por favor.

Hola. ¿Qué tal? -¿Qué tal?

Bien, bien. Muy bien.

(#Música#)

(CARRASPEA)

Aquí te dejo esto, ¿eh?

Gracias.

(#Música#)

-No sabía que eras de los...

Que mirabas por encima del hombro a los compañeros.

No, no. Perdóname. Pero es que...

he visto esa preciosidad y es difícil no pararse.

¿Quién es?

-Paula, mi sobrina. Vaya, qué bonita.

¿Qué edad tiene? -Siete meses.

Yo es que tengo una de tres. Pero bueno, es más chiquitina.

-Bueno, pero seguro que igual de guapa.

Sí. Sí que lo es, sí.

Oye, ¿te puedo pedir un favor? -Sí, claro.

¿Podrías ampliar la imagen?

Es que quisiera comprobar una cosa.

-¿La imagen? Sí. Sí. Sobre la carita de Paula.

(#Música#)

¿Me permites?

-¿Qué pasa?

Mira a ver, solo un segundo.

-¿Qué pasa?

Creo que deberías traer a tu sobrina cuanto antes al hospital.

-¿Cómo?

¿Me quieres decir qué narices viste en esta foto?

-Toma. Me tienes que firmar el parte. -Vale.

-Perdonad, ¿habéis visto al doctor Chacón?

-Pues no. Ni idea. -No.

-Bueno, pues si le veis, por favor, decidle que estamos en quirófano

esperándole para la intervención, ¿vale?

-Vale, tranquila. -¿Cirujano a la fuga o qué?

-Ff. Calla, calla, que tenemos un lío montado ¿has visto a Chacón?

-Pues no te puedo decir que sí ni que no...

-Venga ya, Dacaret, que no estoy para bromas.

¿Lo has visto o no lo has visto?

-Pues es que no lo sé.

Si es que no sé quién es el doctor Chacón.

-¿De verdad?

Pero ¿tú en qué hospital has estado trabajando en los últimos meses?

-Pepa, que sabes perfectamente

que yo soy más de acordarme de los nombres de las doctoras.

-Vale.

A ver, es un cirujano que es bajito, que tiene poco pelo, así canoso...

-A ver, tranquilízate, que al final la que te vas a quedar calva eres tú.

-Vale. No, no. Si no pasa nada.

Simplemente tenemos a una paciente esperando para la anestesia

y nos falta un pequeño detalle sin importancia, el cirujano.

-A ver, ¿le habéis llamado al móvil?

Que seguro que está en un atasco,

que es la excusa que yo utilizo siempre

cuando me despierto tarde, Pepa.

-No es de esos.

-¿Qué quiere decir no es de esos?

-Pues ¿que es muy escrupuloso con su trabajo?

-Ah, muy bien,

pues ahora sí que lo estás arreglando perfectamente.

-¡Ay, que no seas tonto!

Es que, de verdad, que es el primero en llegar siempre al hospital.

Es más, yo ya lo he visto esta mañana. Si lo he saludado.

-Ya.

No sé, ¿habéis mirado en la cafetería?

Que ya sé que no es de esos, ¿eh?

Pero igual está haciendo un clásico de esos

de alargar el café hasta el infinito y más allá...

-Pues me extrañaría mucho, pero voy a mirar a ver.

-Pues voy contigo.

Entonces, a ver, me has dicho que es ¿bajito y calvo?

-Sí. Y puntual. -Y puntual.

-Muy puntual. -Muy puntual, vale.

(#Música#)

Verás.Eh...

Beatriz, ¿no? ¿Te llamas Beatriz?-Sí.

Si ves la foto,

puedes comprobar que hay una extraña luz blanca

en el fondo de la retina.

-Sí. Es la luz del flash.

Sí, efectivamente, es la luz del flash.

Pero, si lo comparas con el otro ojo,

verás que aquí se ve rojo,

mientras que en este ojo es blanco.

Y eso no es normal.

¿Tienes más fotos de la niña, hechas con flash, claro?

-Tiene lo mismo.

Verás, podría tratarse de un retinoblastoma.

-No. No puede ser un cáncer.

Por favor, trae a la niña al hospital

para que le hagan una revisión.

En el mejor de los casos yo me equivocaré y...

-Bueno, en el mejor de los casos y en el más probable.

Porque si no me equivoco yo, tú eres ginecólogo, ¿no?

Sí.

-Ya. Pues no deberías hacer diagnósticos tan a la ligera.

El retinoblastoma es un cáncer que aparece antes de los cinco años.

Es un tipo de tumor de la retina,

que no se ve a simple vista.

De hecho, para detectarlo

es necesaria la utilización de una luz intensa

que, al incidir sobre la pupila hace que ésta se vea de color blanco.

Es, digámoslo así,

parecido al efecto de un flash de una cámara de fotos.

Beatriz. Yo entiendo que ahora esto te pilla un poco con el...

Pero verás, cuando has llevado casos como estos,

no se olvidan fácilmente.

En el antiguo hospital,

junto con un oncólogo tratamos a un bebé

de un diagnóstico parecido.

Todo salió bien.

La bebé se puso en tratamiento. -No me cuentes tus batallitas.

Escúchame. Lo único que te pido es que traigas a la niña

para que le hagan una revisión.

(#Música#)

-Clara, ¿tienes un segundo?

Ah, pues me pillas en medio de una extracción, ¿eh?

-Ya. Ya lo veo.

Bueno, en dos minutos estoy contigo.

-No. Es que tengo un poco de prisa, ¿sabes?

Y seguro que a este señor no le importa esperar un momento,

¿a que no?

Eh..., vale.

¿No te importa, verdad?

Va a ser solo un momentito, ¿vale?

Es que es la jefa, y hay que hacerle caso.

Venga.

Dime.

-Clara, son las 9,25.

¿Tú no estabas citada a las 9 en el Aula de Formación

para la charla de riesgos laborales?

Eh, sí.

Lo que pasa es que Teresa, la compañera mía,

la enfermera que tengo con el turno,

pues resulta que ha tenido que ir a la guardería a recoger a la niña.

Es que se ha puesto mala, ¿sabes?

Al parecer tiene bronquitis la pobrecilla.

Así que no..., no por eso. -Ya.

Y que la tengo que cubrir sí, o sí.

Por eso no he ido a la charla, claro.

-¿Ves lo que es esto?

El listado de personal citado para las clases.

Sois siete, ¿verdad? -Mm.

-¿Sabes cuántos habéis ido?

Uno. Y así todos los días.

A ver, lo siento muchísimo.

-No, no. La que lo siente soy yo

porque es a mí a quien llama el técnico de prevención,

¿comprendes?

Y en vez de estar haciendo las 1500 cosas que tengo pendientes,

estoy dándome paseítos por el hospital

buscando a todos los que no habéis estado.

Vamos a ver,

es que yo no puedo dejar el turno.

O sea que, que no damos abasto. No puedo.

-¿Sabes? Todos tenéis unas excusas fantásticas, Clara.

Pero la que no da abasto soy yo.

Esas charlas son obligatorias.

Así que, por favor, en dos minutos te quiero allí.

Muy bien.

Voy a terminar de hacer la extracción

y llevar las muestras al laboratorio.

-No, no, no. Vas ya.

Vale. Por lo menos déjame que le quite la aguja al paciente, ¿no?

-Ya lo hago yo. No te preocupes.

¿Ah, sí? Sí.

Vale. Pues, pues bueno.

Que, de todas maneras, por favor,

ten un poquito de tacto con él, ¿vale?

Es que le acaban de diagnosticar que tiene VIH.

Y el pobre, pues está como está. -Lo tendré en cuenta.

Gracias.

-Disculpe,

pero mi compañera ha tenido que irse

a atender unas urgencias.

Pero ahora mismo

terminamos con esto, ¿de acuerdo?

Bueno, a ver, que tiene una palometa.

Vamos a ver...

Sostenga aquí, por favor.

Así.

Un segundito...

Tiene que presionar unos minutos,

y le llamaremos para darle los resultados, ¿de acuerdo?

-Muchas gracias. -De nada.

¡Se deja la chaqueta!

Adiós.

(#Música#)

¡Mierda! Ff.

Tapar una aguja después de una extracción de sangre

es uno de los procedimientos que provocan más accidentes

entre el personal sanitario.

Si al manipular una aguja desechable sin querer nos pinchamos con ella,

debemos hacer lo siguiente:

En primer lugar,

hay que lavar la zona

donde se ha producido el pinchazo con abundante agua y jabón,

dejando correr el agua del grifo sobre la herida

durante algunos minutos.

En ningún caso es adecuado frotarse la herida

ni chuparse la sangre que sale.

Después de secarse se debe aplicar un desinfectante.

(#Música#)

-Perdón.

-No, no te preocupes. Ya me iba.

-Estaba buscando a Chacón. ¿Qué te ha pasado?

-Me he cortado con un folio.

-Bueno, no te pidas la baja, ¿eh?

-No me vendría mal, la verdad.

-Eh...

-¿Necesitas algo? -Nada. Te dejo tranquila.

-No, espera un momento. ¿Qué pasa con Chacón?

Tendría que estar en quirófano, ¿no?

-Sí. Pero no sé. No sé dónde está. No lo localizo.

-Bueno, pues que busquen a otro médico

que se encargue de las intervenciones.

-Buena idea.

¿Por qué no bajas, se lo dices tú y te comportas ahí como una jefa, eh?

-¡Pero si es que es de cajón!

-Ya, bueno. Pero yo no dirijo el Departamento de Cirugía.

Solo estoy echando una mano.

-¡En este hospital nadie está donde tiene que estar!

-Excepto yo.

(#Música#)

-Oye, ¿sigue sin aparecer? -Sí. Sigue sin aparecer.

-Pero ¡Pablo, ¿dónde estás?!

¿Por qué no contestas a mis llamadas?

Venga, llámame cuando oigas este mensaje.

O llámame cuando puedas.

Venga, hasta luego. Gracias.

-¿Alguna novedad?

-Sigue sin coger el teléfono.

-Bueno, menudo caos se tiene que haber montado en quirófano.

-Sí, sí, sí.

Han tenido que llamar a un equipo nuevo.

Hay un mal rollo...

-Bueno, pero hay sustituto, ¿no? -Sí.

-Pues entonces deja de llamar ya. -Ya.

-Tranquila. -Es que..., tengo un mal presagio.

-Pero a ver, tú has dicho que le has visto en el hospital.

Bueno, pues ya aparecerá cuando menos te lo esperes. ¿No?

¿Te has fijado si falta alguna doctora o enfermera en el hospital,

no vaya a ser que este esté en el cuarto de las escobas ahí...?

-Que no estoy para bromas, Dacaret. De verdad, que Chacón...

-Sí, sí. Ya lo sé. Ya me lo has dicho mil veces.

Que Chacón no es de esos. -Efectivamente.

-Mira, últimamente hablábamos bastante.

Su mujer le abandonó hace unas semanas

y se llevó a los niños.

Y desde ese momento solo los ha visto una vez,

y está bastante preocupado.

-No, no tenía ni idea.

-Sí. Y entonces él,

en el único sitio donde se siente útil es aquí,

en el hospital, en el quirófano.

-Pobre hombre.

-Está tomando antidepresivos,

pero por otro lado quiere dejar la medicación

porque dice que no le viene bien para trabajar. Y es normal.

Y eso también le tenía preocupado.

-¿Y crees que puede sufrir una recaída?

-Pues no lo sé.

Pero es muy raro que no coja el teléfono, ¿no?

Y más cuando debería haber estado en el quirófano hace dos horas.

-Ya. Oye, y con la paciente, ¿qué pasa?

-Pues está operando el doctor Blázquez. -Mm.

-Ay, no sé.

Espero que no haya hecho ninguna tontería, de verdad.

-Tranquila. Que ya verás que sale todo bien.

Oye, me tengo que ir, pero me mantienes informado, ¿vale?

-Vale, vale.

-Venga. -Venga, gracias.

(SUSPIRA)

-Tú tampoco sabes nada, ¿no? -Nada.

(#Música#)

¡Ay, qué bien, por favor!, un poquito de aire fresco.

-Ya. Pero ¿tan mal estás?

Pero ¿qué dices?

A mí esa charla me ha dejado la cabeza como un bombo.

-¿Ah, sí? Pues a mí me ha gustado.

¿Que te ha gustado? No me lo creo.-Sí.

Qué rara eres, hija mía.

-¿Por qué?

Yo creo que lo que a ti te ha gustado es el técnico ese

de riesgos laborales, fíjate. Estaba bien majo.

-¡Aaah! Pues no estaba nada mal, tienes razón.

Ahora en serio.

Cada vez que vamos a una charla de esas

me doy cuenta de todas las cosas que hago mal en mi trabajo.

Pues mira,

yo sé de alguien que tenía que haber estado allí en primera fila.

-¿Ah, sí? ¿Quién? La directora, fíjate.

-¿Por qué lo dices?

Mujer, ¿tú te crees que es normal que vaya detrás de mí

para que vaya a ese curso como si fuese una niña de colegio?

-A ver, Clara,

que cuando íbamos a empezar estábamos el técnico y yo, solos.

Pues haber aprovechado para pedirle el teléfono.

(RISAS)

-Eres mala...

Total ¿para qué?

Si tampoco me apetece ahora salir con nadie.

Ya, mujer.

Pero eso es ahora. Pero mañana te apetece ¿y qué?

Pues ahí lo tienes.

-Pues también tienes razón, ¿eh?

Y te digo una cosa,

-Pues sí.

¡Uy!

Hablando del rey de Roma, que lo mismo es él. Cógelo.

-¿Qué dices? Pues no, si no es mi teléfono.

¿Ah, no? Pues el mío tampoco suena así.

Calla. Parece que suena por aquí.

-Pues alguien se lo habrá dejado, ¿no?

Seguramente. Por aquí tiene que estar, ¿eh?

(TELEFONO) ¡Ay, Dios mío!

-Clara, es el doctor Chacón, ¿no?

Sí. ¡Por favor, corre a avisar a un médico, que vengan rápido, ya!

-Sí. Voy volando.

¡Doctor Chacón, doctor!

Soy Clara, ¿me oye? ¡Doctor!

(Teléfono) ¡Ay, madre mía...!

Lo he comprobado varias veces.

Pero nada. No..., no tenía pulso.

(#Música#)

Descansa en paz, doctor Chacón.

(#Música#)

Beatriz.

-Hola.

Hola.

Verás, quería disculparme por lo de antes.

De verdad que mi intención

no era ni meterme en tu vida ni en la de tu familia.

-Exacto. No eres nadie...

Para meterte en mi vida.

Y mucho menos para soltarme lo que me soltaste.

De buenas a primeras.

De acuerdo. Disculpa.

-Que nos crucemos cada día por los pasillos

y nos digamos hola y adiós

no nos convierte en "trabaamigos".

¿Perdona, cómo?

-Se nota que todavía no sabes muy bien

cómo van las cosas por aquí, ¿no?

Pues no. Se ve que no.

-Pues mira.

En este hospital hay tres tipos de relaciones

aparte de la de jefe-subordinado.

Que ya sé que no es la nuestra.

-No. No lo es.

Primero está...

la de hola y adiós,

que son la gente a la que saludas educadamente

pero que no sabes ni el nombre ni en qué servicio trabajan.

Ya. Pero esta no es nuestra situación

porque yo sé cómo te llamas y tú sabes perfectamente quién soy.

-Sí. Lo sé, doctor Landó.

Y eso te convierte en un Martínez de Radiología.

Pues discúlpame.

Pero ni me apellido Martínez, ni soy radiólogo.

-Ya. Los Martínez de Radiología son...

aquellos con los que ya tuviste un par de conversaciones,

pero... poco más.

Preguntas qué tal el fin de semana y nada más.

Ya. Y entonces entiendo que los otros,

los curro colegas estos o los...

-Trabaamigos.

Y los trabaamigos son los compañeros a los que estás más unido

y que normalmente suelen coincidir

con los que compartes las historias más fuertes del hospital.

Ya. Y entiendo que todo esto me lo estás contando

porque, según tú,

lo que ha ocurrido en el bar

es que yo he intentado convertirme en lo que no soy.

-Y eso no pasa de la noche a la mañana.

Requiere su tiempo y normalmente no funciona

porque ese tipo de amigos los cuentas con los dedos de una mano.

Mira, Beatriz, o doctora Reina o como quieras que te llamen.

Creo que lo más importante aquí,

aparte de definir nuestra relación como colegas de hospital,

¡es la salud de esa criatura!

¡Paula debería venir al hospital y que la examinen!

-Eh... Tu hermana y la niña ya están instaladas, ¿vale?

Están en la habitación 214.

-Acaba de examinarla un pediatra.

Me alegro.

-Le dilataron el ojo para hacerle pruebas.

Supongo que le harán una ecografía y un TAC, ¿no?

-Sí. Van a sedarla porque es muy pequeña.

Mi hermana está de los nervios.

Normal. Son tan pequeños...

-Ya le he dicho que no se preocupe,

que es solo por precaución,

que a Paula no le va a pasar nada.

¡Ojalá!

La gente se cree que porque somos médicos

no, no nos afectan las enfermedades de nuestros pacientes.

Pero no es así.

Y menos cuando son personas cercanas.

-Exacto.

(#Música#)

Muy bien, doctora Reina.

Pues ya nos veremos por los pasillos.

(#Música#)

(MARCACIÓN DE TELÉFONO)

-Pepa, ¿tienes un segundo? -Sí.

-Oye, que ¿dónde tienes el móvil, que te he llamado un montón de veces?

-Es que se ha quedado sin batería. -Ya.

Oye, escucha, que, bueno, han encontrado a Chacón.

-¿Ah, sí? ¿Y dónde estaba, en el hospital?

-Sí, sí, en el hospital. Sí que estaba sí.

-Pero ¿dónde, en quirófano?

Porque es que le hemos estado buscando por todos los lados.

-No, no. Estaba en la azotea.

Que Clara y Esther habían ido allí a...

-¿En la azotea? ¿Y por qué no me ha llamado?

Vamos, es que le va a caer una bronca por no contestar a mis llamadas...

-Ya. A ver, escucha.

No te ha contestado porque no podía contestar. ¿Vale?

-¿Por qué? ¿Le ha pasado algo?

-Ha muerto, Pepa.

-¿Cómo?

-Tenemos que esperar el resultado de la autopsia pero...,

Al parecer Clara se encontró un bote de antidepresivos al lado del cuerpo.

O sea que...

Lo siento mucho.

(#Música#)

-Ff.

-Cualquier cosa que necesites.

Tanto tú como tu familia, por favor, no dudes en pedírmelo.

Por supuesto.

Cualquier información que tenga serás la primera en saberlo.

Ya.

(SUSPIRA)

Lo sé.

Ya, imagino.

Bonita, cuánto lo siento.

Un beso para ti y para tus niños.

(LLAMAN A LA PUERTA)

Adiós, guapa. Adiós.

-Perdona. No quería molestarte.

-Nada. Era la mujer de Chacón, Maica.

Está en Sevilla, destrozadísima,

no sabe cómo contárselo a los niños,

en fin, un horror.

-No me extraña. -Sí.

-Y eso que decían

que la mujer se había ido hace unos meses de casa,

¿no, con los niños? -M.

Qué profesión esta nuestra, ¿eh?

Qué difícil. -Ya.

De todas formas,

igual no ha sido todo tan raro.

Simplemente Chacón y su mujer

no podían estar juntos, así de sencillo, no sé.

-Que dos personas no puedan estar juntas

no significa que no se quieran.

-Eh...,

Venía a hablarte de la gente del hospital.

Con todo esto,

como ya sabes que esto es un patio de vecinas,

la gente cada vez dice cosas más exageradas.

Por eso venía a verte.

-Sí. La gente no tiene otra cosa que hacer

que inventarse historias, ¿verdad?

Pero mi prioridad era hablar con su mujer. -Ya.

Y yo estaba pensando

que por qué no haces un comunicado oficial hablando del tema.

Es que la gente ya empieza a decir que si ha sido un infarto,

que si ha sido un suicidio, que si ha sido...

-Ya. Ya, ya, ya.

¿Me haces un favor?

¿Avisas a todos los jefes de servicio

que vengan en media hora aquí, a mi despacho?

-Sí, claro. -Gracias.

Aunque no sé qué decirles, la verdad.

Porque la policía todavía no ha llegado

y no sabemos lo que ha pasado exactamente con él.

-Pues no sé,

porque tampoco creo que tenga mucho sentido

decirles que se ha encontrado una caja de antidepresivos ahí,

al lado del cadáver.

Se ha encontrado una caja de antidepresivos, ¿no?

-No lo sabe ni su mujer.

Y prefiero decírselo personalmente.

¿Comprendes?

Además, hasta que no termine la autopsia,

no sabemos las causas exactas de la muerte.

-Ya.

Oye, ¿estás bien? -Sí.

Es esto de Chacón, que me tiene... No sé.

Esta mañana le he visto, le he saludado y ahora...

-Ya. Está muerto. Es, sí. -Está muerto, sí.

-Estas cosas nos pasan todos lo días. Somos médicos.

Pero aparte de lo de Chacón.

Lo digo porque esta mañana también te he visto un poco rara, ¿eh?

-No sé.

No sé cómo me ha podido pasar, de verdad. Es que parezco nueva.

¡Joder!

-¿Qué te ha pasado?

-Pues esta mañana he sustituido a una enfermera

haciendo una extracción de sangre y me he pinchado con la aguja.

-Bueno, ¡cuidado que viene la R1!

-El paciente tiene VIH.

-¿Cómo?

-Sí. Lo sé, ¡soy lo peor, lo peor!

(SUSPIRO)

No sé. El tipo se ha dejado el abrigo y...

Se lo he ido a dar y pun.

-¿Y te has pasado tres horas sin decírselo a nadie?

Sabes que eso va en contra del protocolo.

-No me hables de protocolos, por favor.

Soy la directora del hospital.

Y precisamente le estaba echando una bronca a la enfermera

por no ir a la charla de riesgos laborales.

Riesgos laborales, ¿comprendes?

¿Qué quieres, que me pierdan el poco respeto que aún me tienen?

Además, ahora ya lo sabes tú.

-Bueno. Y a no vale la pena lamentarse por eso.

Si quieres te llevo yo el caso, ¿m?

-Por favor...

Gracias.

-Lo primero que voy a hacer

es recetarte un tratamiento preventivo con antirretrovirales.

Y te voy a mandar a que te hagan una extracción

para que te hagan análisis y serología, ¿OK?

-¿Mandarme dónde?

No, a ver.

Yo prefiero que esta información se quede aquí, como comprenderás.

-Oye, a ver, no has hecho nada malo.

-Ya te he explicado mis razones.

Si no eres capaz de mantenerlo entre tú y yo,

pues mira, le diré a cualquier otro que me lo haga.

-Bueno, vale. Que sí, no seas cabezota.

Está bien.

-Gracias.

Te debo una.

(Teléfono)

-¿Sí?

Vale. Bajo a atenderles, gracias.

La policía.

Tengo que irme. -¿Y tu tratamiento?

-Bueno, luego te busco, ¿eh?

-Vale.

(#Música#)

-Hola, Pepa. -Hola.

-Es una tila. Te irá bien.

-Gracias.

-Oye, me he enterado que los jefes de servicio

ya están informando sobre lo de Chacón.

-¿Se sabe algo más?

-Bueno, están investigando qué ha podido pasar.

Pero lo raro es que nadie comenta nada del bote de pastillas.

-No sé. A lo mejor hay algo que no sabemos.

-A ver, está claro

que para conocer la causa de la muerte hay que esperar.

Pero es que lo del bote de pastillas está confirmado.

Además, hablé con Clara y me dijo que fue ella

la que cogió el bote del suelo.

-Si le hubiese llamado anoche para hablar...

Igual estaría aquí todavía. -¡Pepa|

Pepa, no digas tonterías.

Que sabes perfectamente que no tienes la culpa de nada, ¿vale?

Quítatelo de la cabeza, ¿vale? -Hola.

-Hola, Esther. -Hola.

Mira, Pepa, que esto es para ti.

Es de Chacón.

-¿Cómo?

-Sí. Bueno, es que la han encontrado en su taquilla y...,

Vega me ha pedido que te la entregue yo personalmente.

No sabía que estabais tan unidos.

-Gracias.

-De nada. Hasta luego.

(#Música#)

-¿Quieres que me vaya? -No, no.

Quédate.

(#Música#)

-¿Hay otro sobre dentro?

-Eso parece, sí.

(#Música#)

-Fff.

-"Pepa,

tú eres una de las personas que más me ha ayudado

durante estos días tan grises.

Sabes que yo no me manejo bien con estas cosas.

Por eso te pido

que me ayudes a hacerles llegar a los compañeros del hospital

el contenido de la carta

que hay en este segundo sobre.

Como siempre, mil gracias por todo, Pablo".

-Fff... Qué raro, ¿no?

(#Música#)

-"Queridos compañeros y compañeras.

(#Música#)

-¿Qué más dice?

(#Música#)

¿Qué?

¿Qué?

¡Pepa!

-No sé.

Pero a mí esto no me parece una carta

de una persona que pensase en el suicidio.

Habrá que ver lo que dice la autopsia

y por supuesto creo que esta carta la va a tener que leer la policía.

Pero...,

yo cada vez estoy más convencida

de que Chacón pensaba venir al quirófano esta mañana.

Bueno, ¡hola!

-Hola. ¿Te encuentras bien?

-Sí. Sí.

Tenía un dolor de cabeza horrible

y necesitaba un sitio tranquilo para descansar.

Bueno, por mí no te preocupes, ¿eh?

Además, encontrar un lugar tranquilo,

tal y como está el hospital hoy, es difícil.

-¿Se sabe algo más de Chacón?

No. Aquí cada uno cuenta una cosa.

-Ya.

¿Tú qué piensas que pudo ser?

Pues creo que tendremos que esperar a la autopsia.

-Hay días que deberían poder borrarse del calendario.

¿Tú lo conocías?

-Bueno, de hola y adiós por los pasillos. ¿Tú?

No, no. Yo no lo conocía de nada.

Bueno, ¿te ha sentado bien el descanso?

-Sí, sí. Pero me voy ya.

Oye, que por mí no lo hagas, ¿eh?

Que venía a buscar el fonendo y ya me voy.

-El oftalmólogo ya ha examinó a Paula.

Parece que algo no está bien.

Vaya. Lo siento.

-Están haciéndole un TAC

para saber exactamente qué es.

Pero... Bueno, estoy espe...

(Teléfono)

Estaba esperando los resultados.

Sí, dime.

Vale.

Vale, sí.

Gracias, voy ahora.

No te habías equivocado.

Paula tiene cáncer.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 14/12/18 (1)

Centro médico - 14/12/18 (1)

14 dic 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 14/12/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 14/12/18 (1)"
Programas completos (1172)

Los últimos 1.185 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios