www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4065543
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 14/06/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Estoy embarazada. -¿Cómo? ¿Embarazada?

A ver, ¿me vas a decir ya quién es el padre, o qué?

-Es Álvaro.

-Álvaro Mendieta. -Sí, claro.

Álvaro, estoy embarazada.

-O sea, que vas a tener un hijo con un exnovio del instituto.

Brillante, doctora Marco.

Perdón. Debe ser tu novio, ¿no? -Yo no tengo ningún novio.

Y no sé por qué te doy ninguna explicación.

-Pero si ya no es el novio, igual tampoco es el padre.

Y yo estuve con Silvia...

Oye, Pepa, eh... ¿Te puedo hacer una pregunta?

-Claro.

-¿Tú crees que yo sería un buen padre?

-¿Qué tal? ¿Cómo va la paternidad? -Pues un poco duro, la verdad.

Menos mal que somos dos, Evelin y yo.

Porque si no, no sé cómo nos íbamos a apañar.

-Ya. Pues ya te lo diré cuando me toque a mí.

-Ah... Ah... Perdona. -No te preocupes, Juanjo.

Si no me ha molestado.

Soy muy consciente de lo que me va a pasar,

y estoy preparada para hacerme cargo yo sola de mi hijo.

-¿Por... Porque... Porque tú sabes quién es el padre, ¿no?

-Sí, claro que lo sé.

-Marco. Marco, he..., he estado pensando...

Bueno, el caso es que, si no conozco al padre y no me lo quieres decir...

-¡Juanjo, por favor! ¿Quieres dejar el temita ya?

-Si no me lo quieres decir, es que conozco al padre.

-¡No digas tonterías, anda! -¿A que he acertado?

Una ambulancia llega a Centro Médico con Manuel,

que ha perdido la consciencia en su domicilio

después de sufrir un síncope.

¿Qué ha pasado?

-El paciente perdió la conciencia en el domicilio.

Sufrió vómitos y tiene antecedentes de ictus.

-Vale. ¿Me puede escuchar?

Vale. Tranquilo, ¿eh? Vamos para dentro.

Por suerte para Manuel, su hijo de diez años

estaba presente en el momento del síncope,

y pudo avisar rápidamente a los servicios de emergencia.

Por sus síntomas, y sus antecedentes de ictus,

podría tratarse de un accidente isquémico transitorio.

Pero las pruebas que le hemos hecho, la analítica, el electro y el TAC,

son normales.

Así que, aunque está evolucionando favorablemente,

le vamos a mantener en observación, al menos, 48 horas.

-Oye, ¿habéis atendido vosotros al padre del niño?

-¿Te has enterado? -¡Hombre!

-Ay... No sabes lo que fue eso. Es increíble.

-¡Cuéntame! -Impresionante, bueno.

Tú imagínate... -¿Sí?

-Me dice... El..., el chavalito. Me dice que estaba con el padre, ahí,

el padre, Manuel, porque los dos se llaman Manuel. Manuel y Manu. ¿OK?

Manuel padre se empieza a sentir mal, "que..., que me muero"

y que tal cosa, y le da un síncope al padre.

¿Y qué hace Manu chico? Atención. Controla la respiración.

Lo pone de costado en la posición de seguridad, y llama al 112.

O sea, mejor no lo podía haber hecho. O sea, ¡10 años tiene el chaval!

-¡Increíble, con 10 años. ¿Y el padre? ¿Está bien?

-Ah, bien, bien. Está fuera de peligro,

ya Romero está hablando con la mujer para tranquilizarla.

-Qué bien, me alegro.

-Bueno, y menos mal que lo colocó así.

Porque el padre del chaval vomitó todo antes de que llegáramos.

Y se podría haber ahogado.

Bueno, y otra cosa, que parece una tontería, pero que no lo es.

El chaval llamó inmediatamente al 112.

-Pero, ¿y cómo ha aprendido eso el niño? ¿En el colegio?

-Esto es lo mejor.

Porque cuando yo llego, le pregunto, miro el panorama ahí, y le digo:

"Oye. ¿Y tú cómo sabes hacer esto?".

Mira lo que me dice: "No. Es que yo veo Centro médico...".

-¡Ah, no...! -El chaval ve Centro Médico. ¿Sabes?

Los reportajes estos que hacemos para la primera.

-Pero, ¿qué...? Pero por favor, ¡es emocionante!

-¡Es increíble! -¡Es importante lo que hacemos!

Vamos, para que luego digan que las cámaras aquí no valen de nada.

-¿Has visto? ¿Has visto? -¡Es precioso! Me parece...

Perdón. Están llegando Manu y Matías. Vamos.

¡Ay, los chavales!

-Pero es que está el hospital revolucionado con este tema.

Vamos, vamos, vamos. Míralo. ¡Ven! ¡Veniros! ¡Veniros!

Luis, acompañado de Evelin, llega a Centro Médico

después de haber tenido un accidente.

Pues que Luis se cayó por las escaleras del portal de mi casa,

y fue todo tan rápido que no sé cómo pasó, la verdad.

-Vale, tranquila. Vamos a Triaje. Venga, vamos. Tranquila, ¿eh?

-Luis es mi jefe, el dueño del bar en el que trabajo.

Ha venido a verme a casa porque estoy de baja por maternidad.

Y cuando nos hemos despedido, se ha caído por las escaleras

y le he visto ahí tirado y, no sé por qué ni cómo, pero...

Ay, Dios mío.

Yo... Yo, por favor, espero que no le haya pasado nada, por favor.

-Sí que te has hecho algunas contusiones por la caída,

pero parecen contusiones leves. ¿Te duele la espalda?

-Mm... No, bueno.

-¿El dolor que tienes ahora es por la caída o es el de siempre?

-Mm..., sí, bueno. Nada grave. Es...

Hace ya unos meses que tengo dolor de espalda.

-Pero vamos a ver, ¿cómo que nada grave?

Si hace unos meses, antes de nacer Juanita,

no podías ni levantar una caja de refrescos sin quejarte.

¡Por favor, Luis!

-Bueno, pero para eso, ya me estoy medicando, hombre. Nada grave.

-¿Y qué te estás tomando?

-Eh... Unas pastillas que me mandó mi médico de cabecera.

-¿Y cómo se llaman? -Se llaman... ¿Cómo se llaman?

Hidro... Hidromorfona o algo así. -Luis, deberías de cuidarte más.

-Pues la hidromorfona es un analgésico superfuerte,

es derivado de la morfina. ¿Desde cuándo la estás tomando?

-Pues hace ya unos meses. Y la verdad es que no se me pasa el dolor.

No, supongo que Evelin, al tener el permiso de maternidad,

pues hay más trabajo en el bar, y eso, pues...

-Luis, Luis, no te preocupes. Yo no voy a tardar en volver al bar.

Pero lo que tienes que hacer, independientemente de eso,

es mirártelo bien y curarte de una vez.

Porque ya llevas mucho tiempo así. -Pues voy a explorarte.

Voy a hacerte la prueba de Lasègue.

El test de Lasègue valora el estado del nervio ciático.

El nervio ciático es el nervio más largo del organismo.

Va desde la parte baja de la espalda, y recorre el glúteo

y la región posterior de la pierna, hasta los dedos de los pies.

Si este test da positivo, se realizará el test de Bragard.

Para verificar la existencia de una compresión de las raíces nerviosas.

Muy posiblemente, causada por una hernia discal.

Aplausos

Bueno, soy la doctora Natalia Romero. Hemos hablado antes.

-Encantada. Muchas gracias por llamar.

-¿Qué tal? Bueno, ¿quién de los dos es Manu?

¿Tú eres Manu? ¡Encantada, héroe!

¿Y tú te llamas? -Matías.

-Matías. Un placer.

Bueno, Manu, ¿tú eres consciente de que has salvado la vida a papá?

-Sí. -Totalmente consciente, ¿no?

O sea, vamos, para nosotros eres un héroe. ¿Sí?

A ver, dilo, sí... -Sí.

-¡Muy bien!

Mira, os voy a presentar. El doctor Blanco, la doctora Ortega...

Manu, Matías... Yo quiero beso.

-Y mientras... -Nuestros héroes.

-Hemos preparado...

-¿Qué tal? -Encantada.

-Unos regalitos para vosotros, que espero que os gusten.

-¡Madre mía! -¿Eh? ¿Os gusta?

A ver si nos vais a quitar el trabajo ahora, ¿eh?

Para ti, Matías..., tan bonitos, rojitos.

-Qué bonitos. -¿Os gusta?

-Sí. -¿Queréis ver a papá?

(A la vez):Sí. -¿Qué se dice, chicos?

(A la vez):Gracias. -De nada, por Dios. De nada.

-¿Habéis visto, que todo es como en la tele?

No nos quitéis el trabajo, ¿eh?

Bueno, a mí si me quitáis un poco, me va bien.

-¡Madre mía, la que nos espera hoy! Acompañadnos.

Hasta ahora. Hasta ahora.

-Bueno, qué bien. Y con un amiguito. Qué suerte, ¿no?

-¿Tomás? Tomás, ¿estás bien?

-Ay... ¡Ay, me duele! Me duele mucho aquí. ¡Ah!

-¿Te duele mucho? Eh... ¿Quieres que avise a un celador o puedes andar?

-No, no, no, no, vo... Voy. -Pues vente.

Vente conmigo y te echo un vistazo, vamos a Triaje.

-¡Ah...! -Vale. Tranquilo. Eso. Despacio.

Despacio.

-¡Ah! -Ahí te molesta. Vale.

El test de Bragard también es positivo. Ya te puedes incorporar.

A ver. Las dos pruebas... Las dos pruebas son positivas. ¿Eh?

Eso indica que hay una compresión radicular.

Además, también hay una disminución de la sensibilidad y de la fuerza

en ambos miembros inferiores.

Así que voy a tener que hacerte más pruebas.

Voy a hacerte una analítica de sangre,

y una radiografía de la columna lumbar.

Para evitar problemas de espalda, como la hernia discal o la ciática,

es aconsejable levantar peso, levantar objetos,

doblando las rodillas.

También hay que utilizar calzado cómodo,

caminar dejando caer el peso sobre los talones,

y dormir, preferiblemente, boca arriba o de lado

sobre un colchón firme.

-Menos mal que estás tú aquí. Que si no...

-Bueno. Es lo menos que podía hacer por mi jefe.

-Ya.

-Hola. Me han dicho que estabas por aquí. ¿Te encuentras bien?

-Sí, sí, estoy bien. Vine acompañando a mi jefe.

Luis, este es Juanjo. Un celador que me acompañó a hacerme

una radiografía, por aquello de..., del pie.

-Ah. -¿A que sí, Juanjo?

-¿Eh? Sí, sí, sí, sí. Encantado. -Encantado.

-¿Y qué es lo que te pasa en el pie? -Unos simples callitos,

por un mal zapato.

Vamos, pero nada grave. -Ah.

-Te espero en la sala de espera. ¿OK? -Vale.

-He tenido que utilizar mis mejores dotes de improvisación

para disimular ahí dentro. Y ni siquiera sé por qué.

-A ver, Luis no sabe que tú y yo estamos casados.

-Hubiera sido un buen momento para decírselo.

-Sí, pero es complicado.

Luis no tiene a nadie, no tiene familia,

y siempre se ha apoyado mucho en mí.

Yo soy como..., como una especie de única amiga.

-Ya, pero a los amigos también se les cuenta ese tipo de cosas, ¿no?

-Sí, pero él es un poco sensi... Bueno, es muy sensible.

Y yo no quiero restregarle mi felicidad, mi boda,

y menos, presentarle a mi flamante maridito. Entiéndelo, Juanjo.

-Bueno. -Te prometo que se lo voy a contar.

-OK. Tú sabrás lo que dices o no dices en el trabajo.

¿Cómo está Juanita?

-Bien, la dejé en casa con mi hermano.

-Ah.

-Si quieres esta tarde podemos dar un paseo con Juanita.

-Vale. Pero antes tenemos que decirle a la doctora Marco todo esto,

para que disimule también. -Mm...

-No... No me gusta mezclar lo profesional con lo personal.

Sí.

Y aquí...

-Las constantes están bien. Sí. Vamos a ver qué tal el abdomen...

A ver. Levanta la camiseta, ahí. Dime si te duele.

Según Tomás, después de la primera micción de la mañana,

ha empezado a sentir malestar local.

Y desde entonces, a pesar de tener ganas de ir al baño,

no ha conseguido hacerlo.

¿Ahí? -Sí.

-Ahí duele.

¿Ahí también? -Mmm...

-Vale. Creo que puede ser una retención aguda,

o una infección de orina.

Te voy a hacer una analítica. -Vale.

¿Nunca pensaste en dejarlo todo?

Digo... la medicina, dedicarte a otra cosa.

-¿Y qué iba a hacer yo? ¡Si no sé hacer otra cosa!

¿Pintar bodegones, pasear perros...?

De verdad, Tomás, es que no sé hacer otra cosa.

-Yo qué sé. Hay días que lo pienso todo el tiempo.

Sobretodo cuando se me muere un paciente.

-Sí, sí lo he pensado, Tomás.

Es duro, pero en esos momentos, pues también pienso

en la inmensa mayoría de los que conseguimos salvar.

-Y yo también. Pero... Luego están los que no conseguimos salvar y...

No se me van de la cabeza.

-Venga, Tomás. Que te voy a hacer la analítica.

Menos mal que la serotonina no sale en los análisis.

Si no, el laboratorio se nos hunde.

-Claro que me gusta mi trabajo.

Pero en días como hoy, que el paciente está sano y salvo,

y con su familia, vivo.

Pero los días que no, que no..., que no llegamos,

y no se me va de la cabeza.

¡Un minuto! ¡Haber llegado un minuto o dos minutos antes!

Mira, en esos días, sí que pienso irme al pueblo,

y trabajar en el supermercado de mi primo.

-La doctora Marco ya tiene los resultados de la analítica de sangre

y la radiografía de columna lumbar que le hizo a Luis,

el paciente con fuerte dolor de espalda.

-Justo acabo de ver la radiografía de la columna, y está bien,

no hay ninguna alteración.

Sin embargo, en la analítica de sangre,

me ha llamado mucho la atención que tienes una leucocitosis,

y la proteína C reactiva está elevada.

Eso significa que hay un proceso inflamatorio.

Algo que, en principio, no cuadra ni con la hernia discal,

ni con la ciática. -¿Entonces qué me pasa?

-Yo creo que podría ser una sacroileítis.

Es una inflamación de los huesos de la pelvis, del hueso sacro.

Lo mejor es que te quedes ingresado, porque necesito ampliar el estudio

y buscar la causa. Y por el dolor no te preocupes.

Porque voy a ponerte unos analgésicos y un relajante muscular.

-Pero... Pero entonces, ¿quién se va a hacer cargo del bar?

-No te preocupes. Yo podré estar en el bar un par de horas.

-No, no. Tú no. Tú no, que estás de baja por maternidad.

Llamaré a un camarero para que haga un turno doble.

-No, no te preocupes, de verdad. Que yo puedo quedarme un par de horas

y puedo dejar a Juanita con alguien. -Bueno, vale.

Pero... Prométeme que mañana vendrás a verme un poco antes.

-Sí, vendré a primera hora. Dejaré a Juanita con una amiga.

-Esto ya casi está. Te voy a buscar un hueco en Boxes.

Y te vas a quedar, ahí, hasta que estén los resultados.

¿De acuerdo, Tomás? -Sí, claro.

Y si me llaman por una urgencia, ¿qué hago?

-Pues que vaya otro. -No, no.

-Sí, sí. ¡Tomás! -No, que no puedo.

-Sí. No, cuando no se puede, no se puede.

Quiero que te quedes aquí hasta que estén los resultados.

Lo siento, pero es así. Y por favor, arriba ese ánimo.

Que lo que hacemos es muy importante.

Y las cosas importantes, nadie dijo que fueran fáciles.

-Vale. Gracias. -A ti. Ahora te veo.

-Vale.

Teléfono

Hola.

Eh... Sí, sí, sí, voy para allá. Sí, enseguida voy. Vale.

Disculpe, ¿ha visto a la guapa doctora Silvia Marco?

-¿Qué tal? ¡Rubén! ¿Qué tal? -Mm... ¿Qué tal?

-¿Qué haces por aquí? -Pues nada. Un viaje relámpago.

Volví anoche de Londres. -¡Ah!

-Fui a ver a unos amigos y a resolver un papeleo en el banco,

y ahora he venido a ver a mi padre.

Que le he llamado varias veces a su teléfono y, como de costumbre, nada.

-Ya. -¿Sabes dónde está?

-Sí, le he visto hace un momento. -Ah. Y...

-Eh... Una cosa, Rubén, ¿tú hace mucho tiempo que no vienes por aquí?

-Pues no sé. Un par de meses.

-¿Y has hablado con tu padre en todo este tiempo?

-Bah, qué va. Voy a invitarle a comer,

para charlar un rato y, así, ponernos al día. Pero, ¿por qué?

-No, no, no, por nada. Ya... Ya te contará él.

-Ah.

-¿Vale? Voy a avisarle de que estás aquí.

-Vale, bien. -Venga.

-Gracias. -Hasta ahora.

-¡Bueno! Ahí tienes a papá. -Hola, papá.

-Hola. -¿Cómo te encuentras, Manuel?

-Bien, bien, gracias. -¿Sí?

Pues nada, en cuanto tengan lista la habitación, te subirán a Planta.

Y en un par de días, yo creo que podrás estar en casa.

-Muy bien. Y bueno, chicos,

ya que os gusta tanto Centro Médico,

aprovechad que estáis aquí y preguntar lo que queráis.

Eh... ¿Roncas por la noche? -Turú, turú, turúuu...

¿Qué os parece si os enseño el resto del hospital?

(A la vez):¿Podemos?

-No queremos ocasionar molestias, chicos.

No, no es molestia. De verdad.

La verdad es que, al final, nos hemos acostumbrado, pero al principio,...

¿Verdad, Javier? Nos costó mucho aceptar que, bueno, hubiera aquí

cámaras en el hospital. Nos mostramos un poquito reticentes.

Pero ahora, sabiendo cómo ha reaccionado Manu

con el tema de su padre, que lo ha hecho mejor que muchos adultos,

y viendo la ilusión y el interés que muestran por la medicina,

pues la verdad que es un orgullo.

Y quién sabe si estamos ante futuros médicos. ¿No?

Pues sí.

-Venga, id. -Pero que os responda, ¿eh?

Que os responda. Mm... ¿Me acompañan, doctores?

¿Quién le da al botón?

Por aquí, por aquí. A la derecha...

Bueno, imagino que querréis estar solos, para descansar,

entre otras cosas, porque han sido muchas emociones, ¿verdad? ¿Vale?

Después me paso. -Vale, muchas gracias.

-Gracias. -Hasta luego, de nada.

Luis, el paciente con fuertes dolores de espalda,

ha pasado la noche en el hospital.

-Buenos días. -Hola, buenos días.

-Te he traído unos churros. -Gracias. Gracias.

Gracias por venir, ¿eh? -No tienes que agradecerme nada.

Somos amigos, ¿no? -Sí. Amigos.

-¿Qué tal dormiste? -Bueno.

-No tienes muy buen aspecto.

¿Luis? ¿Luis? ¿Qué..., qué te pasa, Luis?

¡Doc, doctora! ¡Doctora, por favor! ¡Doctora!

-Bueno, venga, pues... En una hora, en el restaurante.

No llegues tarde, ¿eh? Que nos conocemos.

-Sí.

-Oye, papá, ¿le pasa algo a la doctora Marco?

-Que yo sepa no. ¿Por qué?

-No, porque, cuando nos hemos saludado antes, estaba un poco rara.

Y ha insistido en si había hablado contigo.

-Pues no, ya sabes que Silvia y yo somos muy amigos.

A ella solo le preocupa que perdamos relación, por tus viajes, y eso.

-Ah. Bueno, está bien. Luego nos vemos. ¿Vale?

La ambulancia ha traído a otro paciente.

En esta ocasión, se lo han encontrado en plena calle

con una parada cardiorrespiratoria.

-¡Tomás! ¡Tomás, Tomás! ¿Qué te pasa, Tomás?

¡Ayuda, por favor! ¡Ayuda! ¡Tomás!

Ha sido necesario estabilizar a Tomás con suero salino a chorro,

para que recuperara la presión arterial.

Por otra parte, los resultados de la analítica no han mostrado nada raro.

Tomás ha sido ingresado para hacerle más pruebas.

Una radiografía ha mostrado un abdomen completamente normal.

Pero dado el dolor mostrado en la exploración,

la doctora sospecha que puede haber afectado algún órgano

que podría precisar cirugía.

Vale.

Vale. Coge aire tranquilamente, dime si te duele...

-¿Ahí te duele?

Vale.

Respira, y dime si te duele cuando aprieto o al soltar.

-Ahí, al apretar. -Al apretar. Bien.

Ahora coge aire, coge aire...

Profundo...

Ahí. -Ahí duele.

-Vale.

La ecografía abdominal urgente que le hemos hecho a Tomás

tampoco ha mostrado hallazgos de órganos afectados.

Por lo que le hemos hecho un TAC abdominal.

Esta prueba ha mostrado burbujas de aire,

compatibles con una perforación de colon,

posiblemente, gastroduodenal.

Y teniendo en cuenta estos resultados,

he solicitado una valoración del Servicio de Cirugía General.

A ver si hay que hacer operación de Hartmann.

Tras estabilizar a Luis después de sufrir un episodio de ahogo,

la doctora Marco habla con él.

Tienes hipoventilación en el hemitórax derecho,

en la parte baja del pulmón.

Eso significa que no está entrando bien el aire

por esa parte del pulmón. Por eso, prácticamente no oigo nada.

-Ah. Eso no suena muy bien, ¿no?

-¿Habías tenido alguna vez dificultad respiratoria?

-Bueno, hace unos meses, noté algo de ahogo.

Pero vamos, nada como lo de hoy.

-Ya. Voy a programarte una gasometría arterial, una radiografía de tórax

y un angiotac.

Para ver bien la vascularización en los pulmones.

-¿Dónde está Evelin? -Supongo que está fuera.

-¿Puedes avisarla que entre, por favor?

-Sí, claro. Voy a preparar las pruebas.

Por la nueva clínica de Luis, he decidido ampliar el estudio

ante la sospecha de un posible tromboembolismo pulmonar.

Es una situación clínica muy grave, causada por un coágulo de sangre,

que podría llegar a derivar en una parada cardiorrespiratoria.

De hecho, si se confirma, deberemos actuar con rapidez.

-Te tenemos que hacer una operación de Hartmann de urgencia.

-Vale. Eh... El paciente que trajimos recién, ¿qué pasó? ¿Cómo está?

-¿Eres consciente de lo que implica una operación como esta?

-Que sí, que sí. Que una colostomía. Que lo sé perfectamente.

Pero por favor, dime cómo está el paciente que trajimos recién.

-Lo siento. No hemos podido hacer nada.

Lo siento, Tomás. No es culpa tuya. Escúchame, no es culpa de nadie.

Sufrió un infarto, cuando llegasteis, aunque fue rápido,

y le hiciste la Reanimación, pues para su cuerpo fue demasiado tarde.

Pero no es culpa de nadie. Por favor, necesito que entiendas

que lo importante es ahora operarte a ti. ¿Vale?

Si me das el consentimiento,

voy a prepararlo todo para llevarte a quirófano.

Tomás.

-Que..., que sí, que... Que vamos a hacerlo.

-Vamos. -Vamos.

-¿Cómo te encuentras? -Ahora mejor.

-Acabo de hablar con una amiga,

y se va a quedar con Juanita hasta que yo llegue.

-Te quiero.

-¿Qué? -Que te quiero.

-Yo también te aprecio mucho. -No, no.

Quiero decir que yo estoy enamorado de ti desde que llegaste al bar.

-A ver, yo..., la verdad es que yo no me lo esperaba. No...

-Pero... ¿Pero de verdad no te has dado cuenta? ¿Eh?

Cómo te miro en el bar, los detalles que tengo contigo...

-Eh...

-Luis, estoy casada. Sí, fue todo muy deprisa, y...

Lo siento. -Menudo imbécil.

Ni siquiera me he dado cuenta del anillo.

Lo llevas desde hace poco, ¿verdad? -Sí.

-¿Lo quieres? ¿Quieres a tu esposo? -Mucho. Lo quiero mucho.

Lo siento. -Ya.

-Pero, ¿todavía no está libre la sala de Imagen?

Es que llevo esperando más de una hora.

Pues cuando pueda llevar a mi paciente, por favor, avísenme

porque es una urgencia. Vale. De acuerdo.

-¿Tienes un segundo? Gracias.

No me atrevo a decirle a mi hijo Rubén que me he casado con Evelin.

-No, no, si ya lo sé. Si me lo he encontrado

y me ha faltado nada para meter la pata.

Juanjo, tienes que decírselo.

No puedes seguir ocultándoselo, porque las mentiras,

ya sabes que lo único que traen son más mentiras. Así que...

-Ah, ¿sí? Mira quién fue a hablar.

Perdona, pero tú no eres la más indicada para eso.

¿O le has dicho a Mendieta que es el padre de tu bebé?

Sí, no pongas esa cara.

Después de la conversación que tuvimos el otro día, es evidente.

-Juanjo, yo en ningún momento te he dicho quién es el padre.

Así que no inventes cosas.

Me voy, que tengo que ir a hablar con los de Rayos.

-Como veis, aquí vemos todas las imágenes que salen de la maquinita.

Son fotos del interior del cuerpo.

Y nos protegemos aquí, en esta cabina, nosotros,

con el cristal, porque emite radiación.

Es que yo me quiero hacer una. ¿Vamos a ver la mesa?

Vale. ¿Eh?

Que yo me quiero hacer una.

Ya lo veremos. Vamos primero a ver la mesa.

Os cuento. ¿Veis? En esta mesa, se coloca al paciente.

Y se le introduce en este tubo.

Que el tubo se encarga de hacer fotos del interior del cuerpo.

Es que me quiero hacer una. Ya sé que te quieres hacer una,

pero es que es complicado. Te cuento por qué.

Para hacer una tomografía computarizada, eso emite radiación.

¿De acuerdo?

Entonces, solo se utiliza para diagnosticar cosas serias

a pacientes que lo necesitan.

Para que os hagáis una idea,

mira, un TAC, craneal, por ejemplo, emite 20 veces más radiación

que una radiografía normal. ¿Tantas?

Tantas. 20 veces. Así que... No se puede jugar con estas cosas.

Tú sigues queriendo hacerte una, ¿verdad?

Sí. Ya lo veremos.

¿Seguimos viendo el hospital? ¡Vale!

¿Doctores? Venga, va.

Mi amor, te estaba buscando. ¿Te vas? -Sí, he quedado con mi hijo.

-Mm... No sé, necesito que te quedes conmigo, por favor,

porque Luis ha empeorado mucho y le van a hacer unas pruebas de imágenes

y yo estoy muy asustada.

¿Qué te pasa?

-Pues que estoy un poco molesto, la verdad.

Sí. Me habría gustado saber antes que Luis estaba enamorado de ti,

que te había regalado flores y todo eso. Y no sé cómo tomármelo.

-Ah, que querías saberlo antes.

O sea, que Luis esté enamorado de mí no tiene por qué afectar

a nuestra relación. Yo te quiero a ti, Juanjo.

-¿Sabes qué? Te podrías venir a comer con nosotros, conmigo y con Rubén.

Así le conoces. Le haría mucha ilusión.

-No me parece bien dejar a Luis en esta situación.

Si no te puedes quedar, lo entiendo. De verdad, no te preocupes.

-Bueno. Voy contigo. -¿Sí?

-Sí. Y me voy a...

Bueno. -Te veo luego, ¿vale?

-Sí. -Chao.

-¿Papá? -¡Hola, hijo!

-¿Me puedes explicar quién era esa mujer con la que te besabas?

-Ya sé que te lo tenía que haber contado antes.

Pero... Esa mujer con la que me besaba,

bueno, esa mujer es, ahora, mi mujer.

-¿Te has casado, papá? ¿Cuándo? Y... ¿Y ella quién es?

No me puedo creer que no me hayas dicho nada.

Bueno, la verdad es que ya no me extraña nada de ti.

-¡Rubén!

-¿Este no es el ambulanciero que ayudó a papá?

Sí. Y seguro que se pone bien. Estamos en Centro Médico, ¿no?

Sí. Se va a poner bien, no os preocupéis. ¿Vale? Hasta ahora.

Adiós, doctora.

Doctores, por aquí, por favor.

La operación de Hartmann, que se le está realizando a Tomás,

consiste en cortar la parte del colon perforada,

para empalmarla a una bolsa de colostomía.

Donde, a partir de entonces, se depositarán las heces.

Esto puede ser de forma temporal o, en el peor de los casos, permanente.

Pero el único modo de saberlo es esperando

a la evolución del paciente.

La doctora Marco le realiza un angiotac a Luis,

el paciente con un posible tromboembolismo pulmonar.

El angiotac, además de confirmar el tromboembolismo pulmonar,

ha mostrado un tumor en el pulmón derecho.

Y esto, la verdad es que no nos lo esperábamos.

Seguramente que, debido al dolor y a la lesión que tienes

en el hueso sacro, se explicaría el hormigueo

que dices que sientes en la pierna derecha.

Y también tenemos que hacerte un ecodoppler,

para confirmar que el origen del trombo

es una de las venas de las piernas y que de ahí ha pasado a los pulmones.

-¿Y por qué tengo eso en el hueso sacro ese?

-Luis, lo que tienes en el hueso sacro es una metástasis ósea.

-No..., no entiendo.

-Luis, siento decirte que, cuando te hicimos el TAC,

nos encontramos con algo que no esperábamos.

Tienes un tumor en el pulmón.

-¿Cómo que un tumor?

-Lo siento mucho. De verdad.

Todavía tenemos que continuar haciéndote pruebas,

pero no quiero engañarte.

La realidad es que, con una metástasis ósea,

el pronóstico no es..., no es bueno.

-Y eso es todo. ¿Vale? -Vale.

-En tres o cuatro días, si todo va bien, pues te puedes ir a casa.

-Vale. Pero, ¿y en cuánto tiempo me van a quitar la bolsa?

-Tomás, eso es pronto para saberlo.

Con el tiempo, valoraremos el riesgo quirúrgico

que supondría quitártela y unir el colon de nuevo.

-O sea que puede que esté toda la vida con la bolsa, ¿no?

-Es pronto para saberlo.

-Mira, ¿sabes lo que es curioso?

Que estuvo todo este tiempo, ahí, dándole vueltas, a dejarlo,

a dejar la profesión, y mírame ahora. Lo tengo que dejar por obligación.

-Yo no te he dicho eso, Tomás. No te pongas en lo peor.

Yo no te he dicho eso. -Vale, a lo mejor es mejor así.

-Tomás, es que me... Me duele verte así.

Porque sé que todo tiene que ver con perder un paciente hoy.

-No, y los otros días también.

-Pero, ¿por qué te quedas con ese ejemplo?

¿Por qué, justamente hoy, que tenemos en el hospital el ejemplo contrario?

Habéis salvado al padre de Manuel. -Claro, pero... ¿ves?

Manu, el chaval, supo qué hacer en el momento indicado.

Si no sabía qué hacer, a lo mejor no lo salvábamos.

-¿Y por qué sabe Manu lo que tiene que hacer? ¿Por qué lo ha sabido?

Por toda la información que damos desde aquí, desde Centro Médico.

Algo bueno estaremos haciendo desde aquí, ¿no?

Algo de culpa tendremos.

-Claro.

A ver, ay..., es que me acabas de dar una idea, para cuando salga de aquí.

Ay, ¿me puedes hacer un favor? Eh...

¿Puedes llamar a alguien, ahora, para que venga a verme?

-Claro.

-No te preocupes. Estas cosas pasan. Y además, cuando menos te lo esperas.

¡Uf, cáncer!

-Es que tú no te lo mereces.

-¿Puedo hacerte una pregunta? -Sí.

-¿Dónde te ves de aquí a unos años? -No lo sé.

-Pues yo te puedo dar una pista. Yo te veo como dueña de un bar.

-¿Cómo...?

-Ya sabes que el bar es lo más importante de mi vida.

Es como un hijo. Como la mujer que nunca tuve.

Y quiero que, a partir de ahora, sea tu bar.

No. No, por favor. No acepto un segundo no como respuesta. ¿Vale?

-Gracias.

-Me lo voy a tomar como un sí, ¿vale?

-Hola, doctora.

-Juanjo, si vienes a hablarme del temita de siempre, no estoy de humor.

Acabo de dar malas noticias. -Ya. Ya, ya me he enterado.

No, solo venía a decirte que le he dicho a Rubén lo de Evelin y...

Y no se lo ha tomado muy bien. -Pues lo siento.

-Bueno, a él no le ha molestado lo de la boda,

sino que no se lo dijera antes.

Y es que hay ciertas cosas que, aunque nos propongamos ocultar,

siempre, siempre salen a la luz.

Y... También quería decirte que... Tú eres la dueña de tu vida.

Y tú decides si quieres decirle o no a Mendieta

que es el padre de tu hijo.

-Pues muchas gracias.

-¡Hola! ¡Mira a quién he traído! -¡Eh, compañero!

-¿Qué tal?

-¿Qué pasa? -¡Pasad, pasad!

-Pasad. -¡Salude, salude! ¡Que estoy fuerte!

¡Ay, no tan fuerte! Pingo queipá, ¡qué pasa!

Con vosotros quería hablar, ¿eh? Con vosotros especialmente.

Los mandé a llamar porque quiero agradecerles.

Quiero darles gracias, a vosotros, sobre todo a ti, que eres un héroe.

Esta experiencia que vivimos me abrió los ojos.

Y... Y ahora creo que sé qué es lo que puedo hacer

para que haya más posibilidades y que las ambulancias lleguen a tiempo.

Y me vais a ayudar.

La formación, en colegios, en empresas, donde me dejen hacerlo.

Yo creo que es vital, para todos, que ya desde pequeños,

sepamos cómo reaccionar en las diferentes urgencias.

Con..., con nociones de los primeros auxilios,

y solo hasta que lleguemos nosotros, los profesionales.

Yo estoy seguro que si hay más gente como Manu,

se salvarían muchas más vidas.

Creo que vamos a comenzar en vuestro colegio.

¿Tú, tú a qué colegio vas? -Al Llerón-Clarín.

-¿Y tú? -Al Aniceto Sela.

-Y tú me puedes ayudar. Tú sabes primeros auxilios, ¿sí?

Bueno, aprovechen la cámara y saluden.

Díganle que estamos en Centro Médico. ¡Colegas, que vamos a ir!

-¡Hola, Llerón--Clarín!

-Y tú también. -Corre, corre.

-Hola, Aniceto Sela. -Y que vamos a ir al colegio, ¿eh?

¡Qué grande, compañero! -¡Qué bien!

Oye, me parece una gran idea, pero, primero tienes que recuperarte.

-Sí, sí, sí. -¿A que sí?

Primero se tiene que recuperar, chicos.

-Eso es cuando esté bien. -Exacto.

-Bien. Qué grande. -Bueno, chicos. Perdonadme.

Yo, como ya, además, vamos a dar el alta a Manuel,

pues yo creo que lo mejor es dejarle a él tranquilo...

-Sí. -¿Eh, Tomás?

-Vale. -¿Vale? Y vamos a ver a papá.

¿Os parece? -Vale.

-Y dadle un abrazo de mi parte a Don Manuel.

-Hasta luego. -Hasta ahora.

Doctores... -Doctores, adiós. Adiós,doctores.

Me quedo con Tomás. Hasta luego. Perfecto.

Hasta ahora.

Qué bonito, Tomás. Qué emocionante. Ha sido precioso.

-Sí, sí. -Has tenido una gran idea.

-Va a funcionar.

  • Centro médico - 14/06/17 (1)

Centro médico - 14/06/17 (1)

14 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 14/06/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 14/06/17 (1) "
Programas completos (711)

Los últimos 724 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios