www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4303297
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 13/11/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Vale. Llévale a Reanimación. Enseguida voy yo.

Quédate con él hasta que yo llegue. -Vale.

-Perdona, ¿eres Rafa? -Sí. ¿Tú eras Diana,

la hija de Julián, no? -Sí, soy yo.

¿Me puedes comentar cómo le has encontrado?

-Pues estaba así, muy caído, como..., como que le faltaba la respiración.

Lo que pasa que a mí, todo esto, pues me recuerda...

Es que yo, cuando tenía 20 años me porté muy mal con mi abuelo.

Lo ingresaron porque pensaban que tenía un cólico

y yo preferí irme a la otra parte del mundo con mis amigos

a divertirme.

Y resultó que no era un cólico, sino que era un cáncer muy agresivo.

-No, no, no, no. Ha entrado en parada; no tiene pulso.

-Vale. -Rápido.

Dos, tres, cuatro...

-Pascual ha sufrido una parada cardiorrespiratoria que...,

no hemos conseguido revertir.

Así que, lamentándolo mucho,

-Voy a hacerle la autopsia.

-¿Que le vas a hacer una autopsia?

Bueno, pues en ese caso lo mismo te lo tiene que autorizar Rafa.

-Pero Rafa, ¿por qué? No lo entiendo.

Yo te agradezco muchísimo todo lo que has hecho por Pascual;

a ti y a toda la gente del hospital. Pero...

Pero se acabó.

Es que se acabó.

Desgraciadamente ....

ya no hay nada que hacer y...

Y yo lo que no puedo es sacarme de la cabeza

por qué ha pasado todo esto.

-Que sí, que sé que,

que puede ser lo que dijiste al principio

de que sea un tema de vejez, pero... ¡Ufff!

Música

-Hasta mañana. -Gracias. Hasta mañana.

-¡Hola! -¡Hola!

-¿Qué tal? -¿Quieres una palmerita?

-No. Gracias. Estoy desganada desde que falleció Pascual.

-Ya. Bueno, es normal, ¿no? Es ley de vida

y a lo mejor pues mira, es lo mejor que le podía haber pasado.

-No. Hay algo que no me cuadra.

No sé; pero es que no paro de darle vueltas.

-¿Se sabe algo de los hijos?

¿Han conseguido contactar con ellos o todavía nada?

-Nada, nada. Sigue igual: llamadas restringidas. No sé nada más.

si ya le diagnosticaron una enfermedad pulmonar

en nuestro hospital,

a lo mejor hay otro teléfono de contacto ahí, en el historial.

Podemos pedirlo a ver si hay suerte.

-Vale, ojalá.

-Perdona.

Papá, hola.

¿Cómo?

Vale, vale. Tranquilo, tranquilo.

Sí; voy para allá. -¿Qué pasa?

-Mi padre desde la residencia. Que Celia se encuentra muy mal.

¿Me ayudas, por favor? -Claro, vamos.

-Vamos.

Hola, buenos días. Hola.

¿me puedes mirar si tengo muchos pacientes en la consulta?

Sí, claro.

Pero doctor, si usted tiene consulta en Urgencias.

Ah, sí, claro. Es verdad; me he despistado.

Bueno, pues mientras voy a cambiarme, que pase el primer paciente, ¿vale?

Sí, sí. Claro.

tras sufrir dolores en el brazo izquierdo y el hombro,

notando ambos más inflamados.

¿Sol de los Santos? Sí.

Bueno, pues dígame. ¿Qué le ocurre?

Pues que lleva más de una semana doliéndome el brazo por aquí.

Y encima del hombro a la altura como de la clavícula.

Y yo ya no sé si es paranoia mía o qué,

pero yo creo que tengo el brazo más hinchado y todo.

¿Ha tomado algún tipo de medicación? No. Me he dado frío y calor.

Pero es que el dolor ha ido a más.

Verá, si no le importa, discúlpeme.

Pero es que tengo un dolor terrible de cabeza durante toda la mañana,

y si no le importa me voy a tomar una de estas...

Vale.

Bueno, cuénteme ¿es usted fumadora?

Exfumadora.

¿Suele hacer ejercicio?

No. Pero la verdad que no paro en todo el día.

Ah, bueno sí.

Hace tres años me dio en una pierna una trombosis venosa,

por haber estado tomando las pastillas anticonceptivas y fumar.

Pero me dieron anticoagulantes y me curé sin problema, vaya.

De acuerdo.

Bien, le voy a echar un vistazo a ese hombro. ¿Le parece?

En la exploración la paciente presenta unas constantes

dentro de la normalidad.

Lo que sí es cierto es que se muestra algo nerviosa.

Puedo confirmar el aumento de unos tres centímetros

del diámetro del brazo izquierdo con respecto al colateral.

Un aumento de la temperatura local así como dolor a la palpación.

Celia, la madrastra de la doctora Ortega,

se encuentra adormecida y con dificultad respiratoria.

La llevan de urgencia al hospital.

¿Sigue hipotensa? -Sí. Está hipotensa.

-Vale. Celia, ¡Celia, no te duermas, por favor!

Celia, mírame; mírame, mírame. Eso es, eso es: quédate conmigo;

no te duermas, no te duermas, Celia. -¿Y Julián?

-Julián luego vendrá al hospital, ¿vale?

Tranquila. -¡Ah, ay!

-Va a vomitar, va a vomitar. Vale, vale, vale.

Venga, aquí, aquí, aquí, tranquila, aquí.

la doctora Ortega realiza una exploración completa a Celia.

Tranquila.

Celia lleva unos días más floja de lo habitual;

hasta el punto de casi perder el conocimiento esta mañana.

Continúa hipotensa y adormilada,

pero hemos conseguido que deje de vomitar

y le estamos suministrando oxígeno.

Todo apunta a que la infección de orina que arrastraba desde hace días,

se ha agravado dando lugar a una sepsis.

Es decir, una infección generalizada. Lo extraño es que se estaba curando.

Según lo que me cuenta, a mi entender,

lo más seguro es que haya sufrido una trombosis venosa.

Voy a pedirle unos análisis y saldremos de dudas. ¿De acuerdo?

Si quiere puede ir a la sala de espera

y le enviaré una enfermera para que vaya a buscarla.

¿De acuerdo? Vale.

Sol, bueno, verá. Quizá...

No sé, quizá le parezca extraño.

Pero tengo la sensación de que usted y yo ya nos conocemos,

Sí, puede ser.

Hace unos meses, un bar... Cádiz...

¡Ah! Cádiz. Vaya, hijo.

¿Tú y yo...? Sí. Pasó algo.

Bueno, verá. Perdona, verás. Em...,

voy a avisar a una enfermera para que diga en laboratorio

que se den prisa con tus análisis.

Vale. ¿De acuerdo?

Te dejo a solas para que puedas hacer memoria.

¡Ah! Una cosa que no te he comentado.

El motivo por el que no he podido tomar ningún medicamento

es porque estoy embarazada.

Yo también tengo mala memoria.

que le han hecho a Celia tras haber sufrido una supuesta sepsis,

no parecen ayudar a la doctora Ortega a sacar conclusiones.

Es que no encaja nada. No... No entiendo.

La radiografía otra vez está bien.

¡Y es que la analítica también! No encajan los resultados.

-Bueno, de todas formas se está recuperando.

-Pero seguramente por el suero y el oxígeno. Pero es que continúa mal.

-Bueno, tranquila; que yo te voy a ayudar ¿vale?

-Ortega. Perdona, escucha. -Sí.

-Que acabo de ver a tu padre, que ha llegado al hospital

y me ha dicho que se iba a la cafetería a tomarse una tila.

-Pff. -¿Quieres que vaya yo?

-Sí, por favor. Gracias. -Venga.

-Gracias, Ainhoa.

A ver: ¿son los resultados? -Sí.

En la orina hay restos de leucocitos,

lo que indica que sigue habiendo infección urinaria.

Pero el número no es tan alto como para pensar en una sepsis.

Por otro lado está la analítica de sangre,

que indica que hay un mínimo aumento de leucocitos,

lo que sería normal si se estuviese curando de la infección de orina.

Pero es que no se está curando. Está peor.

No entiendo nada Rey, de verdad, no entiendo nada.

El ácido láctico es normal. Es que no hay signo de sepsis, mira.

-Oye, espera un momento.

Fíjate, el sodio está un poquito bajo, ¿no?

-Ya, pero por la deshidratación. Porque ha vomitado muchas veces.

-No. No, no. No te lo digo por eso.

Celia está adormilada y tiene bajo el sodio,

dos síntomas que también presentaba Pascual, el anciano que falleció

y que era su compañero de residencia.

No sé. Bueno, voy a hacer una gasometría porque,

aunque ahora mismo no es una prueba definitiva,

pero considero que sí que nos puede aportar una pista nueva.

Vale. Vamos a hacer una gasometría.

-Vale, me parece bien.

Pero Rey, es que yo no creo que haya relación entre los dos casos.

Pascual tenía una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que se agravó.

Y Celia tiene una infección de orina

de la que supuestamente se está recuperando.

Pero vale, sí. Sí; vamos a hacerle la gasometría.

Mientras tanto, le ponemos un antibiótico intravenoso

por si la mala evolución se debe a la infección de orina.

-Vale. -Vale.

Sol, la paciente que sufre inflamación en el brazo izquierdo,

regresa a la consulta del doctor Landó

para escuchar los resultados de la analítica que le llevaron a cabo.

Verás, tengo ya los resultados de los análisis,

que confirman que ha sufrido una trombosis venosa. ¿De acuerdo?

Siéntate y te explico.

Una trombosis venosa profunda es una patología del sistema circulatorio

que se produce cuando una vena se obstruye

por la formación de un trombo.

Este trombo se compone de células y sangre coagulada.

Por lo demás, no se aprecia nada reseñable, ¿de acuerdo?

Así que lo siguiente que vamos a hacer

es realizarte una ecografía doppler

para ver cómo se encuentran los miembros superiores.

Bueno, ¿y ahora qué?

Vamos a hacer esto, vamos a hacer alguna analítica más y vamos viendo.

¿De acuerdo?

Gracias, Ramón.

Verá, Sol. De verdad, discúlpame porque no me acordé de ti

y discúlpame porque no recuerde nada de Cádiz y...,

y de todo lo que pasó.

Verás, mi vida ahora es un poco complicada;

bastante complicada desde hace un tiempo.

No hace falta que me digas nada, lo sé.

y... lo que no,

lo pude ver con mis propios ojos.

Ya, bueno.

Gracias por tu comprensión.

Una vez estable, Celia descansa en una habitación

a la espera de los resultados de la gasometría.

Ya tengo los resultados. -A ver.

-Acidosis metabólica.

indica que tenemos demasiado ácido en nuestro cuerpo.

Esto puede ser provocado o bien porque se esté produciendo en exceso,

o también puede ser

porque los riñones no estén eliminado todo lo que debieran.

A Pascual le sucedía exactamente lo mismo;

pero en su caso era normal

por padecer una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Algo que también le está sucediendo a Celia,

pero en su caso no sabemos a qué se debe.

-Pero la similitud es normal, Rey.

Por la edad, por el calor... Es normal.

-No sé. No sé; seguro que tienen que tener más cosas en común.

-O no. O no.

Es que lo que tiene Celia puede ser hasta una gastroenteritis.

Eso justifica los vómitos, la deshidratación...

-A ver, escúchame: ¿Lleva mucho tiempo dormida?

-Casi todo el tiempo duerme.

Y, cuando se despierta, está como ida, ¿sabes? Está mareada.

-Ya. ¿Tú recuerdas que a Pascual le pasaba lo mismo,

-Pero por las benzodiazepinas. Se las daban por las crisis seniles.

-Ya. Pero es que ella no es agresiva.

Y ese medicamento también aparece aquí en los análisis.

-¡Rey, no me lo puedo creer!

¿Y si están sobremedicando a los ancianos de la residencia

con ansiolíticos?

¡No me lo puedo creer!

-Perdona.

Bueno, Noelia, te veo la semana que viene, ¿de acuerdo? Venga.

¡Javier! ¿Qué pasa, Ramón?

Necesito hablar contigo, es importante.

¿Tiene algo que ver con algún paciente?

Sí, sí. Claro, claro. Bueno, cuéntame.

Eh, bueno, verás.

Es una señora, una paciente que resulta que conozco

Uy, para, para, para, Ramón. No quiero oír más.

Si no tiene que ver con una interconsulta,

no sé en qué puedo ayudarte.

Vamos a ver, Javier. ¿Todavía sigues enfadado por lo del otro día?

No quiero oír más excusas, Ramón.

¡Javier, yo no sabía que estuvieras tan mal!

Es eso, Ramón. Que ni lo sabías.

Y ahora, si me disculpas, tengo trabajo. Buen día.

-Bien. Gracias por venir.

-No, gracias por llamarme. ¿Cómo está?

-Pues bueno, regular. Todavía no sé lo que le está ocurriendo.

-En la residencia está todo el mundo preocupado y yo el primero.

-¿Puedo ver a Celia?

-No. ¿Te puedes sentar?

Es que necesito hablar contigo, es importante. Gracias.

Rafa: necesito, por favor, que seas sincero conmigo, ¿vale?

-Sí, sí, por supuesto; claro.

-¿Están sobremedicando a los ancianos de la residencia con ansiolíticos?

-Sí.

-Sí. Pero yo estoy en contra. Lo que pasa que lo llevan mis compañeros.

Sé que les están dando una dosis de más para...

para que molesten lo menos posible.

¿Está así por eso?

-Pues no lo sé. No lo sé pero supongo que sí.

-No sé...

-Papá, tranquilo, por favor, que le he llamado yo. ¿Vale?

-Bueno, disculpad. Me..., me marcho, ¿vale?

-Sí, gracias, Rafa.

-¿Para qué le has llamado?

-Papá, escúchame: Rafa me está ayudando, ¿vale?

Me acaba de dar la clave para saber por qué Celia está aturdida.

Papá, os están drogando con ansiolíticos en la residencia.

-No puede ser. Si..., si yo no tomo de eso.

-Bueno, pues a lo mejor tú no, pero Celia sí.

Y ahora le han subido las dosis.

Últimamente hay muchos en la residencia

que están como adormilados.

Pero yo no puedo creer en eso.

Y ¿cómo voy a pensar yo que le están dando más pastillas a Celi?

-Ortega. -¿Qué?

-Perdón. Eh... -Espera un segundo.

-El flumazenil no funciona. -¿Cómo?

-Lo que oyes. -Pero...

-A ver: la verdad es que es bastante raro

porque el antídoto ya tendría que estar haciéndole efecto.

-Nada, papá. Tranquilo, no pasa nada. Celia está bien, ¿vale?

Yo me encargo; vete a descansar, yo me quedo con Celia.

-Bueno, bueno. Porque confío en ti.

Voy a coger la chaqueta a la habitación.

-Tranquilo. Venga, hasta luego.

Rey, yo no sé qué está pasando, de verdad.

Imagino que fui yo el que te dijo dónde trabajaba, ¿no?

La noche que nos conocimos.

No, no. Ha sido una casualidad.

Vaya, y si tú me lo dijiste, yo no me acuerdo.

Mucha casualidad, ¿no?

No, la verdad que me ha parecido reconocerte al entrar,

pero, me dolía tanto el brazo que he decidido entrar a Urgencias.

Yo nunca he estado aquí. No sabía si me ibas a atender tú.

Bueno...

Se confirma el colapso venoso y la falta de riego, ¿de acuerdo?

Voy a avisar a una enfermera para que empiece con el tratamiento.

El principal riesgo de una trombosis no tratada es que el trombo se rompa

y se desplace a través del torrente sanguíneo

hasta los pulmones o el corazón.

En el caso de Sol,

vamos a ponerle un tratamiento con heparina de bajo peso molecular;

un anticoagulante que sirve para diluir la sangre.

Sol. Yo iba a Cádiz por... por una conferencia,

y recuerdo que nos encontramos

porque tú venías de algún tema relacionado con tu padre, ¿no?

Sí. El entierro de mi padre.

Vaya, lo lamento.

Gracias, otra vez.

Te portaste muy bien conmigo

entendiendo la situación en la que estaba.

Sol,

¿tú y yo nos acostamos?

Sí. Y nos dimos los teléfonos. Pero me diste un número falso.

No. No, no, no, no. No te di un número falso.

Lo que ocurre es que, bueno,

cambié de número cuando me separé porque quise romper con todo

y olvidarme del pasado.

Pero..., de verdad, lo siento.

Escúchame ¿de cuántas semanas estás? ¿Quieres que avisemos al padre y...?

De 11 semanas.

¿11 semanas?

No, no... ¡No puede ser! Sí.

El hijo es tuyo.

Pero no necesito absolutamente nada. Solo quería que lo supieras.

No, no. Espera, espera, espera.

Tú no te puedes marchar con el brazo así, ¿de acuerdo?

Voy a buscar a una enfermera y ahora comenzaremos con el tratamiento.

Espera aquí.

No fumar, hacer ejercicio al menos media hora al día,

controlar el peso y no llevar una vida sedentaria

es fundamental si queremos evitar, sobre todo, una trombosis.

Y le ponemos heparina de bajo peso molecular.

¿Pasa algo? Landó, ¿qué pasa?

¡Pues pasa que no hay paciente y por lo tanto no hay ingreso!

Te puedes marchar, Mar. Te puedes marchar.

A pesar de que la doctora Ortega aún no sabe lo que le pasa con seguridad,

Celia comienza a recuperarse tras haber llegado muy grave al hospital.

¡Celia! -¡Mm, cariño!

-Hola. -Hola, mi amor.

-Buenos días. -¿Qué tal?

¿Y Julián, cariño? -Tranquila.

Julián se fue a pasar la noche a casa. Se lo dije yo.

-No te preocupes, me he quedado yo toda la noche contigo.

-¡Qué linda eres! Muchas gracias.

-¿Cómo te encuentras? -Pues ¡Ah!...,

-Vale, vale, vale. Tranquila. Tranquila, aquí.

Celia... ¡Celia, Celia!

Celia, a ver, tranquila, tranquila.

y ha dejado de respirar durante más de 20 segundos.

Ya hemos conseguido que recupere la respiración

Pero sus pupilas tienen una dilatación anormal.

Y además está taquicárdica.

Perdona. Vamos, por favor, chicos, vamos.

Sol, la paciente que sufría una trombosis durante su embarazo,

regresa de urgencia al centro médico con taquicardia

y dificultad respiratoria.

Tiene taquicardia, le cuesta respirar y está a un 83% de saturación.

Dormía en la calle.

Ya, bueno. Está empapada de sudor.

Vamos a llevarla a Reanimación y hacemos una ecocardiografía.

La ecocardiografía realizada a Sol

no muestra la presencia de ningún trombo en su corazón.

Sin embargo, la arteriografía pulmonar

sí evidencia la presencia de un tromboembolismo pulmonar,

razón por la que la hemos dejado ingresada.

Hola. ¿Cómo estás?

Te juro que no era mi intención volver al hospital.

Ya. Me lo imagino. Pero no pasa nada; tranquila.

Pero ¿qué me están poniendo?

Yo no quiero ningún medicamento que pueda dañar al bebé.

Verás: te estamos administrando enoxaparina,

que es un medicamento que no atraviesa la barrera placentaria,

y por lo tanto no puede afectar al bebé.

Y también te estamos poniendo ácido acetil salicílico

para evitar que el trombo vuelva a reproducirse.

¿Cómo va tu brazo?

Regular. Me sigue doliendo.

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer entra en un estado

de mayor tendencia de coagulación de la sangre

que cuando no está embarazada.

Esto es debido al aumento de los niveles

de los factores encargados de la coagulación.

Gracias por la atención, Ramón.

No. No hay de qué. No pasa nada.

¿Y ahora qué?

Verás, ahora quiero que sigas ingresada

para ver cómo vas evolucionando con el tratamiento.

Porque, cuando se tiene un accidente vascular,

usualmente vuelve a repetirse.

¿Quieres que avisemos a algún familiar

o a alguien que venga aquí a verte?

No. Desde que murió mi padre yo no tengo a nadie más.

Bueno. Ahora descansa y luego volveré a verte.

¿De acuerdo? Vale.

Descansa.

Tras el repentino shock de Celia,

la doctora Ortega trata de estabilizarla,

mejorar sus constantes y corregir la acidosis metabólica.

Ey. -Rey.

-¿Qué pasa? Que me acaban de decir que han bajado a Celia a la UCI.

-Pues que ha entrado en shock. No tiene sentido.

Un ataque con convulsiones y midriasis.

¡Es que no tiene sentido, Rey!

Tiene las pupilas dilatadísimas.

-Pero a ver, escúchame. Eso podría ser una hemorragia cerebral.

Tenemos que avisar a Rayos.

-Ya, ya. Están preparando la sala de Imagen.

Pero por favor, antes entra ahí un momento.

Dime si notas algo raro. -Vale.

-Gracias.

Pero... ¿ajo? -Ajo, ¿verdad?

Huele muchísimo a ajo. -¡Madre mía! Pero...

porque estaba siempre con mascarilla o vomitando, pero es que,

cuando la hemos tenido que intubar ya lo he olido perfectamente.

-Vale. Pues vamos a hacer una analítica urgentemente.

-Sí. Porque no tengo ni idea de lo que es.

-El olor a ajo o a almendras en el aliento,

junto con otro tipo de síntomas

como son el adormilamiento o la dilatación en las pupilas,

nos pueden indicar que una persona está intoxicada por cianuro.

Es decir, que si esto fuese verdad,

hay una persona que está envenenando a los ancianos en la residencia.

Sol, la paciente que sufrió un tromboembolismo pulmonar,

se recupera gracias a los cuidados del personal sanitario.

El doctor Landó se reúne con ella para evaluar su estado.

-Hola.

¿Qué tal, cómo estás?

Bien. El brazo casi no me duele.

Y creo que la hinchazón y el dolor se han ido.

Verás, tengo los resultados de los análisis

que confirman que has sufrido un tromboembolismo pulmonar.

La enfermedad tromboembólica venosa

es una de las principales causas de la morbimortalidad.

Por eso es muy importante que acuda regularmente a las visitas

que tenga programadas con su médico durante el periodo de gestación.

pero prefiero que te quedes aquí, en observación

y vayamos viendo cómo vas evolucionando

con el tratamiento de heparina. ¿De acuerdo?

Mm... Gracias por la atención, Ramón.

Pero estos cuidados ¿a qué se deben?

Sol. ¿Tú qué necesitas de mí?

No necesito nada.

Yo ya te lo he dicho. El bebé es solo mío.

Escucha, escucha. No sigas por ahí.

Vamos a ver: este embarazo es responsabilidad de los dos,

aunque yo no me acuerde, da igual. No voy a mirar para otro lado.

¿De acuerdo?

Pero tienes que entender que yo necesito saber,

¿de verdad soy yo el padre?

Pues claro que sí.

Eres la única persona con la que me he acostado en estos últimos meses.

Pero vaya, que siempre te puedes hacer la prueba de paternidad.

No, no, no, no. No, no. No es necesario.

Yo creo que ahora lo importante es que tú te pongas bien,

te recuperes y..., y luego ya vamos viendo.

¿De acuerdo?

Me tengo que marchar. Luego vengo a verte.

Vale, vale, vale. sí, sí, sí. Gracias.

-¿Qué pasa? ¿Te han dicho algo ya de la analítica?

-No están los resultados.

Están en ello, pero no pueden ir más rápido en el laboratorio.

Estoy revisando el caso de Pascual

porque sí que es verdad que tenía bastantes similitudes.

Vamos a ver: los dos vinieron adormilados.

-Con dificultad para respirar y taquicárdicos.

¿Vale? Perdona.

También vinieron con síntomas

que hacían pensar en una posible complicación de una infección,

que al final, acuérdate, que no fue así...

Y estaban tomando Benzodiazepinas pero no estaban sobremedicados.

-Tienes razón. Es que ahora veo claro que la enfermedad pulmonar de Pascual

agravó los síntomas, pero no era la causa.

Rey, te tenía que haber hecho caso.

-Escúchame: eso es lo de menos, ¿vale?

Lo más importante ahora mismo es que demos con la persona

que está envenenando a los ancianos y sobre todo salvar a Celia.

-Pero ¿cómo puede haber alguien en el mundo

que le haga esto a un anciano? Rey, ¡¿cómo puede ser?!

-Bueno, pues aquí tienes la comida.

Hasta luego. -Hasta luego.

Hola, ¿Cómo estás? Mejor.

Sí, eso dicen las pruebas.

Así que posiblemente, en un par de horas te mandaré a casa.

Bueno, pues tengo que buscarme dónde dormir desde ya, vaya.

A ver: Sol, ¿no tienes dónde dormir?

Yo aquí no tengo casa. Y yo no voy a volver a Cádiz.

Son muchísimos recuerdos.

Ya. Bueno.

Oye, ¿por qué no hacemos una cosa? Vente a mi casa. Sí, vente a mi casa.

Si vamos a ser padres,

pues creo que lo mejor sería ir conociéndonos, ¿no?

Bueno, sí. Vale.

Pero..., pero solo hasta que yo pueda tirar sola para delante.

Sí, sí, sí. Claro, por supuesto.

Claro que sí. Bien, perfecto.

Bueno, come algo. ¿Eh? Sí, bueno.

Pero yo prefiero unos frutos secos que me he traído

que me gustan más que la comida de hospital.

Bien, de acuerdo. Toma. Gracias.

Luego te veo. Vale.

Oye...

Ya. Ya, ya, ya. Respira, respira. ¿Estás bien?

Respira, tranquila.

Le he practicado a Sol una versión de las maniobras de Heimlich.

Es decir, en personas embarazadas o excesivamente gruesas,

se sustituye la compresión abdominal por una compresión torácica.

Es decir: en lugar de comprimir la zona abdominal

para que el paciente expulse el objeto extraño,

se comprime el centro del tórax.

Papá, ¿qué haces aquí tan pronto? -¿Qué..., qué está pasando?

-Ven, siéntate, por favor.

Papá, Celia ha empeorado.

Pero está vigilada en la UCI.

-Hija, yo ya no tengo fuerzas.

Estoy volviendo a revivir la misma pesadilla.

Y es... La vida me arrebató un amor de forma injusta,

y ahora no podría soportar perder el otro.

-Papá, escúchame. No vas a perder a nadie, ¿vale?

Porque yo no lo voy a permitir. -¿Qué estoy haciendo mal?

-Nada. No estás haciendo nada mal. No vas a perder a nadie.

¿Me escuchas bien?

Ya está, Papá.

-Hola, Ainhoa. -Hola.

-¿Qué tal, cómo lo llevas? -Pues bien.

Pero me acaba de llegar el historial de Pascual,

de cuando estuvo aquí ingresado la primera vez

por la enfermedad pulmonar... -Mmm...

-Y el teléfono de contacto es otro.

-¿Cómo que es otro?

-Sí. Y he llamado y he hablado con su hija.

-¿Has hablado con su hija? -Mmm...

sino que su hija no tenía ni idea ni que se había puesto peor

ni que..., ni que se había muerto.

No sé, lo único que se me ocurre es que en la residencia

hayan cambiado el número de contacto. Pero tampoco tiene ningún sentido.

-Qué raro.

Espera un momento...

Es que la única persona que ha podido hacer esto es Rafa.

-¿Cómo va a ser Rafa? Hombre, no.

-Que sí. Que..., no, no...

Perdona. No me lo... Que es... Ainhoa, es él, es él.

-¿Rafa? -Sí, Rafa.

-¿Cómo va a ser Rafa? -Escúchame:

Pascual, siempre que se quedaba con él a solas, al final empeoraba.

Claro, es que ahora me encaja todo.

Ahora entiendo por qué el aliento no nos llamó la atención.

Porque seguramente estaba ocultando el cianuro en las sopas de ajo

y el análisis de tóxicos tampoco

porque la toxicidad era la misma que de una persona fumadora.

¿Entiendes?

-¿Rafa?

-No lo puedo creer.

Escúchame: hay que avisar inmediatamente a la policía.

Este tío todavía sigue en la residencia.

-Yo me encargo de que no toque a un anciano más.

-Vale.

He vuelto porque creo que quizás me he precipitado

en decirte que te vengas a vivir a casa conmigo.

No sé. No nos conocemos mucho y...

Pero quiero que sepas que me voy a ocupar económicamente de todo.

Escúchame, escúchame. Lo voy a hacer, no pasa nada.

¿De acuerdo?

¿Cuánto dinero crees que vas a necesitar?

Para empezar, digo.

No sé. Unos 2.000 hasta que encuentre trabajo.

De acuerdo. Sí.

Además pronto se te va a empezar a notar el embarazo

y va a ser más difícil que encuentres un trabajo.

Mira, yo ahora mismo, ahora mismo te voy a dejar esto, ¿de acuerdo?

Luego más adelante vamos hablando.

Te lo guardo en el bolso, ¿de acuerdo?

No, que estaba pensando que no sé a qué te dedicas.

Bueno, yo he sido muchas cosas:

camarera, teleoperadora, limpiadora, cocinera, lo que surja.

Ya. Bueno, no te preocupes.

Hasta que te salga algún tipo de trabajo,

yo me estaré ocupando de todo.

De verdad;

sin problema. ¿Vale?

No eres el padre.

Ramón... Mira, yo esperaba que no te hicieses cargo,

que me dieras el dinero y desaparecieras de aquí.

No esperaba encontrarte y, al ver que no te acordabas pues...

Yo he aprovechado la oportunidad.

Coge el dinero. No me hace falta.

No. Creo que necesitas ayuda.

Pero no quiero volver a verte.

Es más: otro médico vendrá a darte el alta.

-¿Se ha puesto peor Celia? -No. Está igual.

Pero seguro que le ayuda tenerte cerca.

-Ah. -Siéntate.

-Oye, ¿puedo pasar a verla?

-Ahora mismo está dormida, así que mejor esperamos un poco.

Que además te quería preguntar...

que cómo lo haces para que los ancianitos te quieran tanto.

-Los resultados confirman nuestra sospecha.

Finalmente han intentado envenenar a Celia con cianuro.

-Vamos a por él.

lo siento pero tengo que volver al trabajo.

Vienen a por mí, ¿no?

¡Vaya! No me lo esperaba.

Os veía torpes, ¿sabes?

No esperaba que descubrierais mi misión.

-¿Tu misión?

-Aunque no lo creas,

yo quiero mucho a esos ancianos.

Y por eso no puedo verlos sufrir.

¿Te piensas que es fácil para ellos no recibir ni una sola visita al año?

¿Sentirse solos, abandonados?

Tú no escuchas sus llantos de dolor por la noche.

Yo solo les ayudo a pasar el tránsito.

Soy como... un ángel.

-¿Cómo un ángel? Tú lo que eres es un monstruo.

-Tranquila, no voy a huir. -Como te muevas te parto las piernas.

-Está usted detenido.

-Un monstruo, ¿no?

Pregúntale a Celia. Yo creo que no piensa lo mismo.

-Vamos, acompáñenos.

Celia, la paciente intoxicada por cianuro,

se recupera tras haberle realizado un lavado gástrico

y suministrado los antídotos adecuados.

¿Está bien? -Sí.

-¡Qué guapa es y qué buena cara tienes!

-¡Qué cosa más linda! Cariño.

-Que me pones muy contenta. Escúchame:

estás fuera de peligro, ¿vale? Te vas a ir encontrando mejor.

-Sí. Pero todavía se tiene que quedar en el hospital ingresada unos días.

-Claro, sí. Tienes que descansar.

-Pero escuchadme los dos.

Yo quiero que cuando Celia salga del hospital,

os vengáis los dos conmigo a casa unos días.

-¡Con lo pequeña que es! -Bueno, papá.

Mi casa es pequeña pero yo necesito teneros cerca después del susto.

-Sí que vamos a ser muy felices los tres. ¡Ayyy!

Yo te tengo que cuidar, mi amor.

Qué rica, qué hija más linda tengo...

  • Centro médico - 13/11/17 (1)

Centro médico - 13/11/17 (1)

13 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 13/11/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 13/11/17 (1) "
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios