www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4256678
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 13/10/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

- Y todo esto son propuestas de proyectos de investigación, ¿no?

- Bueno, en realidad, todo esto es para ti. Sí.

- Vaya. Qué capacidad de trabajo.

Yo no sería capaz de desarrollar tantos temas en tan poco tiempo.

- Bueno, es que, desde que me dijiste

que me podía dedicar a la investigación,

no he podido parar de darle vueltas a la cabeza.

Y me he puesto manos a la obra.

Así que espero que alguna te convenza

y pueda desarrollarla desde la fundación.

- Claro. Claro. Me leeré todos estos tochos detenidamente.

No te preocupes. - Con cariño, ¿eh?

- Sí, sí, sí. Con cariño. En cuanto pueda te digo algo, ¿eh?

- Me muero de ganas de saber tu opinión.

Alicia Chamarro acude al hospital acompañada de su padre, Diego,

porque desde hace más de una semana

presenta tos y secreción de mucosidad nasal.

-... Y voy a llegar tarde. No, no, no son los mellizos.

Es mi hija la mayor.

Pero bueno. Que creo que no será nada grave y...

Y que llegaré pronto. Podré llegar a la reunión, ¿vale?

OK. Sí. Vale.

Hasta ahora. Ya.

- Oye, papá, ¿Has escrito ya la carta?

- Pero... Pero ¿qué día es hoy?

- Dentro de tres días será el cumpleaños de mi madre.

Ella era periodista. Y bueno...

Desde que murió, pues mi padre publica en el periódico una carta,

en el que le cuenta cómo nos va la vida.

El pobre está desbordado. Porque entre el trabajo,

los mellizos, la casa...

Es que ya no sabe ni en qué día vive, el pobre.

- ¿Alicia Chamarro? ¿Nos acompañas, por favor?

- Tú necesitas a alguien que te ayude y te entienda, papá.

Necesitas una novia. Es que yo no sé cómo decírtelo.

- Pero bueno...

Flavio Bertoni, el periodista que realizó una entrevista

a la doctora Marina Rey, vuelve al hospital

junto a su compañero, Lucas Valero.

- Buenos días.

- ¡Hola! ¿Qué te ha pasado?

- No, nada, nada. Venimos por mí. Tengo hora con el doctor Dacaret.

- ¿Me dices tu nombre, por favor?

- Flavio Bertoni.

- De acuerdo.

Sí, mira. Pasa directamente a consulta. Al fondo. - Gracias.

(Llaman a la puerta)

- ¿Sí? - Buenos días.

- ¡Hombre!

- No sé si te acuerdas de mí.

- Sí, hombre, claro que sí. Flavio. - Eso es.

- ¿Cómo no?

¿Qué tal la clavícula?

- Bastante mejor. Ya no duele. A ver si me podéis quitar esto de una vez.

- Bueno.

- Hoy vengo acompañado. Te presento a Lucas, mi ayudante.

- ¿Qué tal, Lucas? - El futuro del periodismo español.

- Ya. ¿Qué te ha pasado en la nariz?

- Nada. Que le han dado un guantazo, ¿verdad?

En realidad hemos venido por mí.

Que llevo unos días un poco fastidiadillo, con...

Con mocos, y... Y me estoy quedando sin voz.

Eso no me lo puedo permitir.

Y aparte, creo que tengo fiebre.

Hola.

Que... Perdona. Hemos venido por mí.

Si en realidad el que estoy fastidiado soy yo.

- Vendrá una enfermera ahora a echarte un ojo

y a hacerte las curas, y luego te haremos radiografía,

por si hubiera una fractura. ¿De acuerdo?

- ¿Radiografía? ¿A estas horas de la mañana? - Sí.

- ¡Ay, por favor! Bueno.

- Venga. A la camilla.

- Lucas es un becario de la revista donde trabajo.

Es buen chaval.

Se ha llevado un puñetazo

porque se ha puesto delante de un tipo que venía a pegarme a mí.

La verdad es que le agradezco el gesto.

Yo también me he llevado muchos sustos ya, ¿eh?

Como este. Esto va unido al oficio.

- ¿Has tenido fiebre?

- No. Solo he tenido tos y mocos.

- Mm... ¿Y los mocos, cómo eran?

- Pues así como líquidos...

- ¿Como agüilla? ¿Como agua?

- Sí.

- A ver, la tos sí que parece una tos irritativa.

- Eh... También tiene un orificio en la nariz taponado.

- Sí. Este.

- Vale. ¿Has estado en el campo últimamente?,

¿o te ha picado algún bicho?, ¿has tenido contacto con animales?

- Mm.

- Eh...solemos pasar los fines de semana

en casa de su tía en la sierra. Y además tiene un gato.

- Ah. Vale.

Pues entonces creo que ya sé

qué es lo que te puede estar pasando, Alicia.

En ocasiones, la rinitis alérgica

puede confundirse con un catarro común,

porque al inicio presentan síntomas muy parecidos.

Sin embargo, un catarro dura pocos días

y se resuelve espontáneamente,

y la rinitis alérgica es más duradera,

de predominio estacional,

y la clínica, los síntomas tienen un componente alérgico.

Como, por ejemplo, que la mucosidad nasal es abundante

y acuosa, como agua, y también puede haber picor de ojos y estornudos.

Voy a derivarte al alergólogo.

Para que te hagan unas pruebas de alergia. ¿Mm?

- Oye, pero no tendré alergia a los gatos, ¿no?

Es que mi tía tiene una gata que se llama Chispitas.

Y me muero de amor con ella.

Duerme conmigo, está siempre, siempre conmigo.

- Se me ocurre una cosa.

Podíamos contarle a mamá en la carta cómo Chispitas

nos fue reuniendo uno a uno, cuando fue a dar a luz a sus gatitos.

- Es verdad. - ¿Te acuerdas? - ¡Mm!

- Fue muy emocionante.

Hasta que no estuvimos todos juntos no empezó el parto.

Fue algo... - Fue increíble. - Sí.

- ¿Sabes también lo que le puedes contar?

Que este año he perdido la virginidad.

- ¿Qué? - Que es broma. - Ah.

- O no. - ¿Qué? - Que sí. Que sí.

- Vaya, pobrecillo.

Ya le has dejado con el susto en el cuerpo.

- Por cierto, tengo ganas de leer la entrevista

que le hiciste a la doctora Rey. ¿Mm?

Hola, Carlos. Mira. Él es Lucas.

Hace falta una radiografía. ¿De acuerdo? Venga.

- Yo le intento traer la revista, doctor. No está a la venta.

Pero creo que ya está impresa.

- Vale. Gracias.

- De nada. Jefe, que estoy con el móvil, ¿vale?

Atento.

- ¡Anda derecho! Ponte bien, hombre, que no ha sido nada.

- A ver Flavio.

(Pitidos)

Bueno. 37,8 de febrícula, ¿eh?

Yo creo que es un catarro vírico, así que te puedes ir a casa,

descansar y, si lo necesitas, te tomas un paracetamol y ya está.

¿Por qué me miras así?

37,8 no es fiebre apenas.

Además estás bien, la garganta está bien,

los oídos están bien, no hay problemas respiratorios...

- Madre mía. Para eso hubiera consultado con mi abuela.

No hubiera venido a un hospital.

¿No me vais a hacer una prueba o algo?

Es... Te recuerdo que la última vez que estuve aquí casi no lo cuento.

- Eres un poco exagerado, ¿no?

Además, el que decide si se hacen pruebas o no soy yo.

- ¿Y?

- Pues que no tenemos que hacer ninguna prueba más. ¿Vale?

A ver. Voy a mirarte esto. A ver si te lo podemos quitar.

¿Qué tal?

- Bien, ya te digo. Que no duele. A ver si me quitáis esto ya.

Yo ya había estado en este hospital por una paliza que me dieron.

Me rompieron la clavícula.

Además se complicó la cosa porque tenía unas extrañas marcas

en el pecho que no se me iban con nada. Eran como arañazos.

Y no sabían qué era.

La doctora Marina Rey, que se implicó bastante con mi caso,

consiguió entender lo que era. Una intoxicación por setas Shiitake.

La verdad es que estuve gravísimo.

- ¡Flavio! ¿Qué tal? ¿Cómo te ha ido?

- Pues no lo sé. No, no me toques ahí. Ten cuidado.

- Perdona. - Sinceramente,no lo sé.

Porque me ha tocado el médico más tonto de todo el hospital.

- Ya.

- Pero bueno, por lo menos me ha quitado el cabestrillo.

No sabes qué liberación.

Bueno, ¿y tú qué? ¿Te han hecho las placas?

- Yo... Esperando los resultados. - Mm.

- Y nada, me voy a tener que quedar aquí un ratito.

- Bueno, que eso puede ser toda la mañana.

¿Te importa que me marche yo a la redacción? Déjame mis cosas.

- No. Sí...

- ¿Vale? Es que tengo bastante jaleo, no me puedo quedar aquí todo el...

- Sí, sí, te entiendo, porque... - ¿Vas a estar bien?

¡Va...!

(Música)

- Los patch test o pruebas epicutáneas deben permanecer

en contacto con la piel durante 48 horas.

Y pasado este tiempo,

el paciente tiene que volver al hospital para retirar los parches.

En caso de alergia a alguna de estas sustancias,

aparecerá una pequeña reacción eccematosa en la piel,

y esto es lo que permitirá al alergólogo

identificar la causa de la alergia.

Estupendo, Alicia. Pues el alergólogo te verá en 48 horas, ¿Mm?

- Vale.

- Pero mientras tanto, para que no te molesten los síntomas,

voy a ponerte un tratamiento.

Tienes que hacer lavados nasales con suero fisiológico.

- Vale.

- Y también te voy a recetar un espray nasal,

que va muy, muy, muy bien para la congestión.

Pero solamente lo puedes utilizar durante tres días.

- Vale.

- Tres días máximo, ¿eh? Aquí tienes la receta...

Bueno. Te voy a cambiar el pañuelo.

Intenta no... No aprovecharlos tanto. ¿Mm?

- Bueno.

- Venga. Que vaya bien

- Gracias. ¿Todo bien? - Sí.

- He pensado: que como te consideras tan mayor para algunas cosas,

podrías escribirle tú la carta a mamá.

- ¿En serio?

- Sí. Pero: sin dar demasiados detalles, ¿eh?

- Vale, vale. Tranquilo.

(Música)

- Hola, Luz. Oye: Me han dicho que ha llegado un sobre para mí.

- Acaban de traerlo. Mira: aquí lo tienes.

- Ah, vale. Gracias. - Nada.

- ¿Qué es esto? ¡Ah!

- Hola. - Hola.

- Espera un momento. ¡Espera un momento, que lo he visto!

No lo has abierto, ¿no? -No

- ¡Ay, mira qué chula! - ¡Qué guapa!

- ¡Sí! - A ver. ¿Qué pone?

- Entrevista a la doctora Rey. ¡Mmm!

A ver... Misteriosa donación a un hospital.

- Mmm..., qué interesante.

- Sorprendente donación por motivos que la doctora prefirió no contar...

¿Episodio turbio del pasado?

¿A punto de tirar la toalla por la burocracia?

- Rey: No es por nada, pero... Te lo dije.

- ¿Cómo que m...?

(Música)

- Silvia, ¿estás bien? ¿Te preocupa algo?

- ¿Por qué lo dices?

- Porque esta noche no has parado de dar vueltas en la cama.

- Sí... Estoy bien, pero...

Es por las ideas que me ha presentado Rocío para los proyectos,

que no me terminan de... De convencer.

- ¿Por?

- Míralas tú mismo. Aquí están.

- Toma. - Gracias.

- Estudio de los beneficios de la vacunación de mayores de 65 años,

estudio cardiovascular

en la población del área perteneciente al hospital.

Es todo muy poco actual y... muy manido, ¿no?

- Pues sí, pero aquí hay mucho trabajo.

Y se nota que le ha puesto ilusión.

- Ya. Ya, ya. Pero solo con ilusión no basta.

Hay que tener buenas ideas.

Espera un momento. Mm...

Mira. ¿Qué?

- Pues está genial.

Pero no puedo presentar una idea así, sin desarrollar.

No puedo dedicar los recursos de la fundación... con esto.

- Bueno, ya. Ya sé que los proyectos no se presentan así, pero...

Silvia, es que no tengo tiempo.

¿Te importaría ocuparte tú de los pormenores?

- Ya, pero a mí tampoco me sobra el tiempo, Álvaro.

- Ya. Bueno.

(Música)

- Que no. Oye: No seas zalamero; de verdad.

Que sí. Que sí. Que luego te llamo.

Vale, cuando salga del turno.

Vale. Venga, un besito. Chao.

- Hola. - Hola.

- Oye, Rey: Que quería hablar contigo. Que perdóname por el...

"te lo dije". Que estuvo fuera de lugar.

- Mm.

- Hola. - Hola.

- Han llamado del SAMUR. Y ¿adivina a quién traen?.

(A la Vez) - ¿A quien?

- El periodista ese que no hace más que meterse en todos los jaleos...

- ¿A Flavio? - Ese. - Yo me encargo.

- Vale. Yo también me cambio. Voy, ¿eh?

(Música)

El periodista Flavio Bertoni vuelve al hospital

completamente desorientado y en estado grave.

- A Reanimación. Rápido.

- Flavio ha vomitado varias veces y presenta síntomas muy preocupantes.

Tiene la respiración acelerada, el habla dificultada,

y la consciencia, alterada.

(Pitidos)

- No tiene fiebre. A ver, la tensión está normal, lo que pasa que...

Me sorprende un poco la postura que tiene de brazos y piernas, ¿verdad?

- Pero es que los tiene muy tensos,

y mira los pies: Están apuntando hacia abajo.

- Sí. A ver.

Ff...tiene muy inflamado el hígado.

- ¿Sí? - Sí.

- Déjame echar un vistazo.

- Vale. Bueno. Por lo que veo podría ser un ictus,

alteración del medio interno, o incluso sepsis, ¿no?

A ver. Vamos a hacer: analítica, gasometría y un TAC craneal.

¿De acuerdo? - Vale. - Venga.

- Una de las opciones

que podría explicar los síntomas de Flavio

es una encefalopatía metabólica.

Es muy común en los pacientes con cirrosis

y con problemas crónicos en el hígado.

Vamos a ver: La primera vez

que yo atendí a Flavio me comentó

que no tenía problemas de abuso de alcohol.

Pero, teniendo en cuenta sus hábitos y su ritmo de trabajo,

es algo que, evidentemente, pues... no podemos descartar.

(Música)

Después de que los resultados de las pruebas de alergia

que le hicieron a Alicia dieran negativo,

esta vuelve a la consulta de la doctora Marco

porque sus síntomas han empeorado.

- Ah, pues entonces ya no creo que sea una alergia, ¿eh?

Y tienes aquí una zona con una tumefacción. ¿Te molesta?

- ¡Ah! Sí.

- Tumefacción es sinónimo de inflamación.

Y la inflamación se define por los cuatro signos clásicos.

Es una zona que está abultada, caliente, enrojecida y es dolorosa.

Lo que creo que tiene Alicia es una sinusitis aguda.

Por lo tanto, es recomendable que beba mucho líquido,

que inhale vapor de dos a cuatro veces al día,

y también es interesante

que utilice una solución salina nasal y un humidificador.

Voy a recetarte unos antiinflamatorios, ibuprofeno,

que seguramente lo conocerás,

y un antibiótico: amoxicilina clavulánico.

Deberás tomarte un comprimido al día cada ocho horas durante siete días.

Y aunque tú te sientas mejor, hay que terminar la semana entera.

¿Te encuentras bien?

- Vomitó anoche. No sé si será eso.

- Ah, ¿sí? - Sí.

- Pues eso, con la fiebre y el dolor de cabeza, no me gusta mucho.

Pasa a la camilla, que te voy a explorar.

- ¿Cree usted que puede tener algo más que sinusitis?

- Eso es lo que voy a ver ahora.

Relájate, quiero que dejes el cuello totalmente relajado.

No hagas ninguna fuerza, ¿vale?

Una sinusitis puede ser un foco de infección para una meningitis.

Y es que las náuseas, los vómitos y la fiebre de Alicia

me han hecho pensar en esta posibilidad.

Sin embargo, la rigidez de nuca,

que es un signo muy característico en la meningitis,

en su caso es dudosa.

- Entonces, si hablamos de meningitis,

estamos hablando de algo más grave, ¿no?

- Si es una meningitis viral,

que todavía no sabemos si tiene meningitis,

se resuelve espontáneamente.

Pero sí que es verdad que hay meningitis bacterianas

que pueden llegar a provocar daños si no se...

- Vale. Pero dígame la verdad. ¿Entonces podría morirme?

- No, no, Alicia. Yo no he dicho eso.

Pero sí que es verdad que hay meningitis bacterianas

que pueden llegar a ser muy peligrosas.

Pero para eso se promueven campañas de vacunación infantil.

- Vale, y ¿cómo podéis saber vosotros el tipo de meningitis que tengo yo?

- Es que todavía no sabemos si tienes una meningitis.

De verdad: No quiero que te pongas en el peor de los casos.

Lo que vamos a hacerte ahora es una punción lumbar.

Para asegurarnos y quedarnos tranquilos.

Una punción lumbar consiste en extraer una muestra

de líquido cefalorraquídeo.

Que es el líquido que envuelve al cerebro y a la médula espinal.

Y sirve para analizarlo y poder ver su aspecto,

su composición bioquímica, y al cultivarlo,

también nos permite detectar la presencia de microorganismos.

(Música)

Pero antes de eso, tenemos que hacerle un TAC cerebral

a Alicia para asegurarnos de que la presión intracraneal

no esté elevada.

- ¿Qué es eso?

(Música)

Un técnico de imagen realiza un TAC craneal a Flavio Bertoni:

el paciente con síntomas de deterioro neurológico.

- Bueno, pues aquí en el TAC no se ve nada, ¿no?

- No.

- Vale. Pues descartamos entonces ictus y hemorragia y...

¿Le hacemos una punción?

- Eso es. - Perfecto.

- Hola. - Hola.

- Vengo buscando a Flavio Bertoni.

- Vale. Voy a avisar a la doctora Rey y el doctor Dacaret,

a ver si te pueden dar alguna información, ¿vale?

- OK, OK, vale. - ¿Qué es lo que te ha pasado?

- Nada, nada. Es superficial. Gajes del oficio. Siempre lo dice mi jefe.

Sí, otra vez me han dado un puñetazo. Pero este sí iba para mí.

Me he metido en una pelea con uno de esos periodistas

que solo saben sacar mierda a los compañeros.

¿Es que ni siquiera estando enfermo van a dejar a Flavio en paz?

Que sí, que... Que a ver: que tiene sus cosas. Que yo lo conozco bien.

Pero es un gran profesional.

- Oye, Lucas: ¿Tú sabes si Flavio tiene algún familiar cercano?

- Eh... No, la verdad es que trabaja solo.

No tiene ni familiares, ni amigos ni... Ni novia ni nada.

- Ya.

- De hecho, vamos. Creo que soy lo más parecido a un amigo que tiene.

- Vale. Bueno. Pues en ese caso te lo comento a ti, ¿de acuerdo?

Hemos estado evaluando a Flavio en..., en la UCI,

y estamos esperando el resultado de la punción lumbar,

y en el TAC no hemos visto nada extraño.

En cambio, en el resto de pruebas sí que hemos podido ver

que tiene una acidosis metabólica.

También tiene una afectación en el riñón y en el hígado.

Y los niveles de amonio son bastante elevados.

- ¿Qué me estás contando? No..., no entiendo nada, doctor.

- Vale, perdona.

- A ver. Lo que quiere decir es que tiene mal pronóstico

porque está sufriendo un fallo multiorgánico.

- Eso es. Hay algo agudo que está causando un fallo encadenado

en el organismo, pero todavía no sabemos lo que es.

- ¿Tú te encuentras bien? ¿O estás...?

- Yo, yo estoy perfectamente. Pero... ¿no sabéis qué tiene?

O sea: el otro día lo mandasteis a casa, así, con un paracetamol,

y hoy no sabéis qué tiene.

- Pues no.

- A ver. Yo sé que Flavio parece un capullo.

Bueno. Es un capullo. Y yo parezco otro haciéndole caso.

Pero... Pero aprendo mucho de él.

Es valiente, listo y... Siempre tiene el contacto necesario.

Así que... Bueno.

¿Qué importa que de vez en cuando no me trate bien?

- Doctora. - Ah, Diego.

- Eh... ¿Se sabe ya si es meningitis?

- Es que justo ahora iba a la consulta para hablaros el TAC,

así que vamos para allá.

- Vale. Si es que sí y es grave,

por favor, no quiero que mi hija lo sepa.

(Música)

Su madre murió de un cáncer fulminante,

y no quiero que piense que...,

que ella se va a ir, también, tan pronto.

Alicia es una niña muy inteligente y madura para la edad que tiene.

Pero es muy sensible.

- Diego, lo siento muchísimo, de verdad.

A ver: Lo que me he encontrado en el TAC sí que es algo que no esperaba.

Pero nada que no podamos resolver con una operación.

- Ah. - Bien. Bien.

- Vamos a la consulta y os lo explico a los dos.

No te preocupes.

- Bien. Gracias.

- Alicia tiene una sinusitis múltiple. Y debido a esta infección,

se ha producido un acúmulo de pus en el hueso frontal,

que ha llegado a afectar a las meninges.

Pero, como ya le he dicho a Diego,

acabo de programar una cirugía de urgencia para drenar la infección.

(Música)

Flavio Bertoni, el periodista que acudió al hospital

con un aparente cuadro vírico, sigue en estado de máxima gravedad

ante la posibilidad de sufrir un fallo multiorgánico.

¡Ay...!

- Hola, Rey. Hola, Luz. - Hola.

- Oye: ¿Tienes los resultados de la punción lumbar?

- Aquí los tienes.

- Perfecto. Bueno. Menos mal. No tiene infección

en el líquido cefalorraquídeo.

- Mm... Hombre. De todas formas,

la primera vez que vino no parecía que tuviese un simple virus, ¿no?

- ¿Qué quieres decir? Viendo los síntomas que tenía,

¿cómo iba a sospechar de nada más?

- A ver, no quiero decir nada. Pero bueno.

En cualquier caso, tenemos que dar con lo que está desencadenando todo.

- Ya. ¿Me lo estás diciendo de verdad?

O sea... Es un simple catarro. O eso parecía.

(Música)

-¿Qué?

- Nada. Que el hecho de que no te soporte algunas veces

no significa que no piense que eres un buen médico. Así que...

- Algunas veces.

- No. Algunas, bastantes.

- Vale.

- Bueno. Que escúchame, a ver. Eh... ¿Hablamos con Lucas?

A lo mejor nos puede dar alguna pista.

- Sí. Había pensado que podríamos decirle que vaya a su casa,

y... mire a ver si encuentra algún...,

algún objeto personal, o algo.

- Mm... De hecho, la primera vez que yo di con lo que le pasaba a Flavio

fue porque estuve ahí, mirando su agenda.

- Vale.

- Aun así, creo que es mejor que quedemos fuera.

A ver si colabora un poquito más.

- Vale. - ¿De acuerdo?

- Venga, luego te veo. - Chao.

- A ver. ¿Qué más? - Echa un vistazo a esto. Mira.

- Hola. - ¿Qué tal? ¿Qué tal, Rocío?

- ¿Les has echado un ojo a los proyectos que te pasé?

(Música)

- Mmm...

- Noto por tu cara que no te han entusiasmado mucho.

¿Qué he hecho mal?

- Siéntate, por favor, Rocío.

(Carraspea)

Se nota que los proyectos están muy trabajados,

se nota que le has dedicado muchas horas, ilusión...

Lo que pasa es que... las ideas no cuadran exactamente

con la línea que queremos llevar en la fundación.

- Vaya.

Bueno. Volveré a intentarlo y...

Seguro que encuentro una idea brillante, y no podrás negarte.

- Toma. Te los puedes llevar si quieres.

- Gracias.

- Rocío. - Sí.

- Espera. Es que... Es que se me acaba de ocurrir algo,

y no sé cómo no lo he pensado antes. Siéntate, por favor.

- Pues no encuentro nada en la mochila.

La agenda tampoco dice nada, vamos. No sé.

Solo pone los contactos, los medios y demás, que...

- ¿Me dejas echar un vistazo?

- Es que... el secreto profesional...

- Bueno. No te preocupes, porque ya la he visto antes.

De verdad.

Déjamela. Déjamela.

- ¿Y a mí me dejas mirar en la bolsa un segundo?

- Es que no es mía. Es suya, y...

- Bueno, pero es por su salud. Venga.

- Toma.

- ¿Has encontrado algo? ¿Algún ticket de restaurante...?

- No tiene nada. Te he dicho que no tiene nada.

Tiene la agenda, la tablet...

- Bolígrafos... Pues lo normal.

- Jo, aquí está el paracetamol que le receté.

- Sí.

- Se suponía que era un resfriado...

- Un resfriadillo, sí.

- ¿Y esto qué es? ¿Esto qué es? Ácido acetilsalicílico.

- Ácido... Sí.

A ver, es que, como no mejoraba con el paracetamol,

se lo tomaba para ver si... Si se ponía bien.

Además: Esto se lo tomaba siempre que..., que le dolía la cabeza.

Pero bueno.

El ácido acetilsalicílico es como de mentira, no...

- ¿Cómo?

- ¿Cómo que de mentira?

Discúlpame, pero ningún medicamento es de mentira.

A ver, eh... Teniendo en cuenta los síntomas que está sufriendo,

a lo mejor podría ser el síndrome de Reye.

- Sí, podría ser.

Además coincide con lo que han encontrado en el laboratorio.

- Sí, porque aunque no está muy claro qué es lo que provoca este síndrome,

sí que está asociado a la ingesta de ácido acetilsalicílico.

- Bueno. Pues entonces toca hacer biopsia de hígado.

- Vale.

- ¿Vamos?

- Sí. Gracias.

- De nada. Entonces ¿ya sabéis lo que tiene?

- Bueno.

- Vamos a hacer una biopsia.

- Eso es. Hasta luego, Lucas.

- Hasta luego, Lucas.

- Hasta luego.

(Música)

Después de la cirugía de urgencia que programó la doctora Marco

para drenar los abscesos que presentaba Alicia,

ésta se recupera en la habitación.

- ¿Y tú cómo te encuentras?

- Pues ya mejor, la verdad.

Además, ya no tengo ni dolor de cabeza, ni náuseas,

ni el bulto este en la cara...

- Estupendo. Me alegro mucho, Alicia.

Quiero que sepas que te he puesto medicación intravenosa.

Lo que llevas aquí en la vía.

Son corticoides, que son antiinflamatorios,

y eso durará unos cinco días. Y además también llevas antibióticos.

Los antibióticos se prolongarán unos días más.

Lo digo por si ves a un enfermero que entra y sale de la habitación,

es para controlar la medicación.

- Vale, y ¿cuándo me vais a dar el alta?

- Depende de cómo evoluciones, pero en principio serían unas dos semanas.

- ¿Dos semanas? Pffff...

Es que mi pobre padre va a estar desbordado.

Y además, si me tiene que venir al visitar al hospital...

Aunque bueno. Igual no me habla después de ver la carta que envié.

No sé, me va a matar.

- O igual le matas tú a él. Depende de cómo se mire.

- A ver. Digamos que, si mi padre no va a la montaña, pues...

yo espero que la montaña vaya a mi padre.

Es que ya era hora de que alguien le diera un empujoncito.

Y nada. Aprovechando que me dejó escribir la carta, pues...

Ese empujoncito, he tenido que ser yo.

- No me puedo creer que hayas podido hacer algo así.

- Bueno, yo os dejo.

- Sé que algún día me lo agradecerás.

- No, si... Si la culpa es mía.

La culpa es mía por dejar que ella le escribiera la carta a su madre.

Os voy a leer lo que pone.

Mamá: Todo va bien. Estoy segura que estarías muy orgullosa de nosotros.

Pero me preocupa que papá no quiera rehacer su vida.

Y eso que se lo hiciste prometer justo antes de irte.

Con lo que: Hago un llamamiento a todas las lectoras del periódico

que quieran conocerlo.

Y va, y pone una foto mía.

Estás loca. ¿Cómo se te ocurre utilizar la carta a mamá

como un anuncio de contactos?

- Pues papá: Yo creo que mamá la aprobaría.

(Mensaje)

- Ff...

¿De qué estábamos hablando?

- ¿Qué es? ¿Alguna pretendienta?

- Eh... - Papá, que te conozco.

(Música)

- No se lo quiero contar a mi hija porque le estaría dando la razón.

Pero la verdad es que hay alguien que sí que me ha llamado la atención.

La conozco, nos hemos cruzado unas cuantas veces

y es una mujer muy agradable.

Pero nunca se me pasó por la cabeza que pudiera estar interesada en mí.

No sé.

Qué pilla eres.

(Música)

(Respiración agitada)

- A ver, tranquila. Voy a buscar a la doctora Marco.

(Música)

- ¿Qué ha pasado? ¿Qué te pasa, Alicia?

¿Te ahogas?

Vale. Está sufriendo un broncoespasmo.

Ponle adrenalina. Una ampolla intravenosa.

Rápido.

(Música)

El periodista Flavio Bertoni sigue en la UCI,

a la espera de los resultados de la biopsia hepática.

- Jefe... En cuanto salgas, vas a flipar.

Es que está todo el mundo dándole ánimos por redes sociales.

Bueno. Todo... Todo el mundo no.

Pero siempre hay algún tonto que tiene envidia, ¿sabes?

Bueno. A ver si...

A ver si te pones bueno pronto, y...

Te tengo algo que contar.

- Hola, Lucas. - Hola.

- ¿Qué tal? - ¿Qué tal?

- Bueno. Traigo los resultados de la biopsia. ¿De acuerdo?

Mira: Hemos podido confirmar

que lo que padece Flavio es el síndrome de Reye.

- ¿Eso es que se va a poner mejor?

- Bueno. Tenemos claro el diagnóstico.

Lo que tenemos que hacer ahora, y es fundamental,

es tratar de reducir la presión intracraneal que tiene, ¿vale?

- Ya.

- Y tratar de prevenir cualquier otro tipo de...,

de daño cerebral, o hepático, o de cualquier otro órgano.

Flavio seguirá en la UCI con manitol para aliviar el edema cerebral.

También con barbitúricos para reducir la presión intracraneal,

y le daremos fluidos y electrolitos para la hidratación.

Además de esto, también le estamos suministrando otros fármacos

para compensar las alteraciones hepática, renal y metabólica.

Estando bajo tratamiento,

lo único que podemos hacer es esperar. ¿De acuerdo?

A que la disfunción cerebral no se prolongue

y podamos reducir la presión intracraneal.

- ¿Y eso...? ¿Se va a poner bien, no...?

Sinceramente, doctor.

- Pues mira. Normalmente el pronóstico es bueno. ¿De acuerdo?

Pero es verdad que en algunos casos pueden quedar secuelas neurológicas.

- Y con esas secuelas, ¿podría seguir trabajando?

- Lucas: No... No te puedo dar una respuesta. Tenemos que esperar.

¿De acuerdo? - Vale.

- Bueno.

(Música)

- Silvia: No. No. No... No insistas. ¡Que no, que no insistas!

¡No pienso trabajar con ella!

- Pero Álvaro, tranquilo.

Rocío es una chica estupenda.

Y vais a hacer un gran equipo. ¿No te das cuenta?

Tú tienes la idea, y ella, unas ganas enormes de desarrollarla.

¡Es que es perfecto!

- Que no. Que Silvia. Además...

- Álvaro, tenías que haber visto su cara cuando se lo dije.¡Por favor!

- Silvia, que no, no me cae bien, ¿vale?

No somos compatibles y no va a funcionar. Y ya está.

- Pero ¿cómo que no te cae bien?

- Silvia, por favor: Dejémoslo...

- ¿Qué prejuicios son esos?

Y vamos al súper, que solo con un mango y fresones no se cena.

- Y luego la cabezona soy yo.

(Música)

Gracias al tratamiento que le administró el doctor Dacaret,

Flavio se recupera de su disfunción y edema cerebral,

pero le queda una leve disfunción motora,

que deberá reducir con fisioterapia.

- ¿Vale? Ya casi estamos.

Venga. Muy bien. Muy bien.

Me alegro de que estés tan recuperado.

- Ya, en nada, estás volviendo a correr detrás de las exclusivas.

- Sí. Marina, ¿me vas a decir si te has leído la entrevista?

- Lo siento mucho, pero no me apetece ahora mismo hablar de eso.

- Bueno. Yo te pido disculpas, por adelantado.

Porque imagino que no te habrá gustado.

Pero es que las entrevistas están hechas para eso.

- Ah, ¿sí? Pues no lo entiendo.

- A ver. Las entrevistas están hechas para el lector.

Y el lector no quiere que quede bien el entrevistado.

(Música)

- Ah..., ya.

Pues entonces no entiendo

por qué la gente quiere que les entrevisten.

- Bueno... Si lo piensas, la explicación es sencilla.

- Vanidad. Es vanidad al final. Todo el mundo quiere salir y...

Bueno.

- Mira el becario, cómo va aprendiendo.

- Pues nada, muchas gracias, ¿eh?

La próxima vez me lo pensaré dos veces.

Adiós. - Adiós.

Oye, Flavio. Que tengo que hablar contigo.

- Tú dirás.

- Lo dejo.

- ¿Que dejas, el qué? ¿La revista?

- Me han ofrecido trabajo en una revista más importante,

y bueno, Flavio va a estar un tiempo de baja y...

Y yo tengo que buscarme la vida.

Además: Ya lo he aprendido todo con él.

Yo se lo agradezco, y nada.

- Es que no puedo creerlo, Lucas.

Llevas poco tiempo en la revista. ¿Ya te piensas que lo sabes todo?

- Lo he aprendido todo de ti, ya.

- Sí, bueno, pues aún te queda mucho por aprender, ¿y te vas así?

Pero bueno. Es que... Muy bien, pues... Pues adelante.

- Tú harías lo mismo.

- Pues no lo sé. No estoy tan seguro. Bueno, pues márchate. Márchate.Hala.

- Pero no te enfades.

Mira: Yo lo he aprendido todo de ti,

y te estoy superagradecido. Y no te preocupes.

Que seguro que encuentras alguien pronto.

- Ah, eso segurísimo. Márchate, anda. Vete.

- Bueno. Que te recuperes y... Y mucha suerte.

- Te deseo suerte a ti también.

(Música)

- Eh... Hola.

Eh... He estado hablando con Marco y me ha contado tu idea:

la terapia neurogenerativa con células madre.

Me parece superinteresante. Y novedoso.

Nunca se me hubiera ocurrido algo así.

De hecho, he estado buscando información y...

No hay casi publicados avances al respecto.

- Bueno, me alegro mucho de que te haya gustado, pero...

Jiménez, no me vas a convencer.

Sería un error que trabajáramos juntos.

Acabaríamos... tirándonos las células madre a la cara.

- Pero ¿por qué dices eso? ¿Por el roce que tuvimos?

Mira que los amores reñidos son los más queridos.

- Gracias, pero... No. Gracias.

- Podríamos hacer historia.

(Música)

- La crisis respiratoria se debió a una reacción alérgica

a uno de los antibióticos que te habíamos puesto.

Pero por suerte ya está estable.

Tranquilo. Porque esta chica es incombustible. ¿A que sí?

- Vaya si lo es. Siempre se sale con la suya.

- Venga. Descansa.

- Vale. - Adiós.

- ¡Adiós! - Chao. Hasta luego.

(Música)

- Eh... Es tu profesora, que...

Llamó por teléfono por el anuncio

que había visto en el periódico, y..., bueno.

Que ha venido a verte. No sé.

Quería verte.

- Anda, ve. Ve.

(Música)

- ¡Pero bueno!

¿Te estás replanteando trabajar con Rocío?

- Pues sí, sí. Es una persona ambiciosa y... eso me gusta.

- Qué bien.

Entonces, os cito a los dos en la fundación para ver cómo lo hacemos.

- Muy bien. Vale. - ¿Vale?

- Silvia: No te olvides de que la idea es mía. ¿Eh?

- Álvaro: Y tú no te olvides de que, a partir de ahora,

Rocío es tu compañera.

- Muy bien.

- ¿Mm? De igual a igual.

- Mm... ¿Sabes una cosa?

- Dime.

- Me encantaría que fueras tan pesada y tan cabezota

con todos los temas relacionados con la boda.

- ¡Eres muy pesado con la boda! Gracias.

- Marina: Hola.

- Hola.

- ¿Qué haces?

- Pues nada, leyéndome la entrevista.

- ¿Y qué te parece?

- Siéntate, anda.

Es que no me lo puedo creer.

Es que yo... sabía que este tío era un sensacionalista, pero...

No sé, pensaba que con un asunto médico,

pues que no me la iba a liar así.

- Ya. Supongo que es cuestión de inercia.

Vio que lo podía hacer y no tuvo ningún tipo de escrúpulo.

- Es que no lo entiendo. De verdad, no lo comprendo.

No sé cómo a la gente le interesa más los trapos sucios

de las personas, que no los trapos limpios.

Es que no debería ser así.

- Ya, no debería, pero lo es.

- Bueno, mira.

La próxima vez, te voy a hacer más caso.

- Ah, pues mira. Qué bueno oír eso.

Aunque bueno. La próxima vez, yo intentaré darte mi opinión

de una forma... más agradable. ¿Vale?

- Vale.

- Bueno, ánimo. Me voy, que tengo la moto allí.

¿Vale? Ánimo.

- Pásalo bien.

(Música)

- Te echo una mano con las urgencias, que están a tope.

- Escúchame: ¿Tú estás aquí para ayudarme, o para vigilarme?

Tienes los ojos muy rojos. Y las pupilas, dilatadas.

- Ruth, ¿seguro que no has tomado nada?

Deberías incluir en la analítica

el test de embarazo, y también de drogas.

- A ver, Javier: ¿Tanto te cuesta creer

que la chica no nos está mintiendo?

¡Que la gente cambia!

- Tranquila, cariño. Intenta respirar.

- Carlos: Benzodiazepinas, y avisa a Landó.

- ¡Teniéndote encima mía, todo el tiempo,

juzgando lo que hago bien o lo que hago mal,

pues así no hay manera!

- Me gusta una persona, es una chica.

- La analítica de control muestra un virus activo en tu cuerpo.

Suele aparecer en personas inmunodeprimidas,

como es tu caso al haber recibido un trasplante.

Voy a pedir una biopsia renal para comprobar

si el órgano trasplantado está infectado.

Ahora mismo Camilo está bien.

Pero, si no actuamos rápido, podría llegar a perder el riñón.

- Doctora: Es Camilo.

- ¡Mi hijo!

- No... No puedes pasar. Lo siento. Quédate fuera, por favor.

- Tampoco creo que sienta nada por mí. Así que...

- Hay cosas que solo se saben si se preguntan.

(Música)

  • Centro médico - 13/10/17 (2)

Centro médico - 13/10/17 (2)

13 oct 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 13/10/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 13/10/17 (2) "
Programas completos (711)

Los últimos 724 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios