www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4565099
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 13/04/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

¡Daca! Lo siento, hijo.

-Hombre, ya era hora, que salimos del bar a la misma hora,

pero yo he trabajado puntualmente y tú no, tarde.

-No, es que, a ver, estaba con Marina en "Rea".

-¿Qué Marina? -Marina. Marina, Marina.

-Marina... -Marina Rey.

-¿Cómo que Marina Rey? -Marina Rey.

-A ver, a ver, que Marina Rey está en Asturias.

-¡No, está aquí, ha entrado por Urgencias!

-¿Cómo que por...? -Sí, porque...

-¿Cómo que por Urgencias? -¡No, pero vamos...!

(Música suspense)

Pues nada, que me alegro mucho de verte.

-Y yo también.

-Me tienes que enseñar a la niña, ¿eh?

-Claro que sí. -Venga, hasta luego.

-Hasta luego.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

¿Estás bien? -Eh... Sí, ¿por?

-Como estás en Reanimación...

-Ya, bueno, es que me he pasado por aquí,

que quería saludar a todo el mundo. Es que acabo de llegar de Asturias.

-Vale, bueno, no sé, como no me has dicho nada tampoco...

-Bueno, es que era una sorpresa.

Bueno, ¿qué? ¿Me vas a dar un abrazo o...?

-Claro, claro, claro. (ELLA RÍE)

(ÉL SUSPIRA)

(RÍE)

Bueno, ¿y qué te pasaba,

que tenías esa cara de susto? -Hola.

-Mira, hablando del tema, esta señorita me ha dicho

que estabas en Reanimación.

Y como no avisaste que venías de Asturias,

pues yo ya he empezado a pensar mal y que te había ocurrido algo, no sé.

-O sea, le has gastado una broma. -No, a ver,

no me he explicado bien, él ha salido corriendo, que...

Tú sabes perfectamente que yo ese tipo de bromas no las gasto.

-No, tú no. Si ese estilo es más propio de Rey.

-Ah, muy bien. Acabo de llegar y ya te estás metiendo conmigo.

-No. -Nada, fenomenal.

-Vale, perdón. ¿Qué haces en Reanimación?

¿Y dónde está Cova? -Eh... Nada, estaba saludando

y la tengo ahí, en la sala de espera. ¿La quieres ver?

-Sí. -Vale, pues vamos.

-Venga. -Hasta ahora.

-Hasta ahora. -Adiós.

(MEGAFONÍA) -"Paula Gómez, la esperan en neonatos,

acuda lo antes posible".

-¡Hola! (RÍE)

(EL BEBÉ BALBUCEA) -Ven aquí. ¡Ay!

-¡Uy! -Mira.

-¡Mira qué grande está! -¿A que sí? Ha crecido un montón.

(RÍE) -Hola, preciosa.

¿Que ya has dejado las vacas en el pueblo, cosita?

(RÍEN)

-Sí, yo también le hago chistes en bable y se ríe, sí.

-Perdona, primo, que no... He entrado y no he dicho nada.

¿Te acuerdas de Abel, de mi primo del pueblo?

Abel y yo nos conocemos desde que tengo uso de razón

y, bueno, la verdad es que de pequeños éramos inseparables

porque pasábamos todos los veranos juntos.

Y, nada, como ahora he estado en Asturias, allí unos meses

con mis padres y con la niña, pues hemos vuelto a retomar contacto.

Y le he echado un poquito de morro y le he pedido

que se venga conmigo a la ciudad para que me eche un cable.

-Eh... Quizá del verano pasado, que estuve allí.

-Bueno, sí, hace tres veranos y unas Navidades,

pero, vamos... Sí, hace mucho, sí.

-Pues nada, es que hemos venido a Urgencias por él.

-Llevo un tiempo sintiendo unos dolores en el pecho.

Me dan cuando estoy acostado o sentado, pero, bueno,

se me acaba pasando, así que tampoco le he dado mucha importancia.

La cosa es que la doctora se preocupa mucho por mí.

En Asturias me hizo ir al médico

y aquí, en cuanto hemos llegado, otra vez.

-A ver, no lo hubiésemos hecho, si no fuese porque de vez en cuando

le da un dolor en el pecho... -¿Mm?

-Daca. Le da un dolor en el pecho y le han puesto un tratamiento

en Asturias, pero parece que no le ha hecho mucho efecto.

-Ya. ¿Y qué tratamiento es?

-Pues le han puesto analgésicos,

eh, también ansiolíticos y le han mantenido hipertensivo.

Bueno, le han hecho un electro también,

que se me olvidaba, y todo fue normal.

-Vale.

-Sí, pero, vamos, que soy hipertenso, pero normal.

O sea, y en el electrocardiograma salió todo normal.

(ASIENTE) -Yo creo que con que pidamos cita

en Cardiología, nos podemos ir, ¿no?, con la peque.

-Mm...

-Sí, a ver, teniendo en cuenta que el tratamiento no funcionó,

creo que es buena idea que te quedes y te echamos un ojo.

-Sí.

A ver, primo, yo me voy a quedar más tranquila, ¿vale?

Y, bueno, ya que estoy aquí, me gustaría saludar a mis compañeros.

¿Vale? Es un momento.

-Bueno, venga. Vale, vale, venga. -Vale.

-Qué grande está, ¿eh? -Sí.

(RÍE) -Hola.

Por las características de los dolores que presenta Abel

y teniendo en cuenta sus antecedentes de exfumador e hipertenso,

es posible que estemos ante un problema coronario.

Si el problema es de corazón, y teniendo en cuenta

que el tratamiento no funcionó adecuadamente,

lo mejor que podemos hacer es volver a valorarlo,

por eso la doctora Jiménez le está explorando.

-Pues lo único destacable de toda la exploración

es que tienes la tensión un poquito alta, pero nada más.

-Igual estaba un poquito nervioso, ¿no?

-¿Y eso por qué? -Eh... No, no, no, por nada.

Nada, nada, no te preocupes.

Entonces, lo importante es que estoy bien, ¿no?

-A ver, bien no estás, porque si lo estuvieras,

con el tratamiento que te pusieron se habrían acabado los episodios

de dolor torácico y no ha sido así.

Además, tampoco ha disminuido la frecuencia de esos episodios,

porque has tenido siete en las últimas tres semanas,

con lo cual, es evidente que pasa algo

y hay que averiguar el qué.

-¿Y tienes alguna sospecha de qué puede ser?

-Yo sospecho que puede ser un vasoespasmo,

pero hay que confirmarlo.

Un vasoespasmo es una contracción temporal y súbita

de un vaso sanguíneo, una arteria o una vena.

Es como si se estrechase o se cerrase en un punto determinado

este vaso sanguíneo.

Esta contracción lo que hace es que disminuya

o se detenga el flujo sanguíneo hacia el corazón,

por eso el dolor en el pecho, entre otras cosas.

-Entonces, pues me imagino que me vais a hacer algo más

que un electrocardiograma, ¿no?

-Sí, vamos a empezar por repetirte el electro.

También te vamos a hacer una analítica de sangre,

una radiografía de tórax y una ecocardiografía,

que es como las ecos de las embarazadas,

pero para ver el corazón. -Ya.

Menos mal que no me duele nada ahora, vamos.

(RÍE)

-Mira, y este de aquí es el doctor Pelocho.

¿Mm? ¿A que se parece a mí? (BALBUCEA)

(RÍE) -¿Sí?

-Daca. -Dime.

Ah, sí, perdona. A ver...

Mira, Cova, vas a trabajar conmigo.

Te voy a poner aquí y ahora eres médico.

A ver... -¿Tú qué es lo que crees?

-Pues, a ver, en principio sí que parece un vasoespasmo.

Pero lo mejor es que esperemos el resultado de las pruebas, ¿no?

-¿Crees que igual me he pasado pidiendo pruebas?

-No. A ver, ya te dije que no pienses en los recortes.

Si hay algún problema, es cosa mía, ¿vale?

-Vale.

Oye, y... ¿Y Rey?

-Pues está por ahí. Ha ido a visitar a Blanco, creo.

Hace tanto tiempo que no se ven, que...

Oye, ¿estás bien? -Sí, sí, sí, sí.

Te dejo, que tengo un montón de curro.

-Vale.

Rocío, adiós.

Adiós.

(Música)

Abel ha sido sometido a varias pruebas

con la intención de dar con la causa de los dolores puntuales

que sufre en el pecho desde hace semanas.

La verdad que todas las pruebas que le hemos hecho a Abel

han sido normales, pero por los síntomas que presenta

sospechamos que pueda tener un problema coronario,

así que le hemos derivado a Cardiología,

donde le harán una ecocardioscopia y un angiotac.

-A ver, Marina, yo lo único que digo es que lo podemos dejar para mañana.

Me apetece llegar a casa, instalarnos, tirarme en el sofá...

-A ver, primo, escúchame, yo entiendo que te quieras marchar a casa,

pero es que, realmente, si se trata de un vasoespasmo,

puede ser el preludio a un infarto y no es ninguna tontería.

-Vale, vale, vale. No quiero que me dé un infarto.

No soportaría dejaros solas a las dos.

(Música)

(EL BEBÉ LLORA)

-Esto es que... Es que le toca comer.

-Ay, espera un momento... Tengo un mensaje.

Vale, es Daca. Te toca hacerte las pruebas.

Luego nos vemos. -Vale.

-Yo le doy el bibe. -Vale, vale.

-Venga. Ánimo. (LLORA)

-No sé si podrán confirmar el vasoespasmo,

pero, en cualquier caso, y con el angiotac,

sí que vamos a poder observar el estado en el que se encuentran

las arterias coronarias, algo que es muy importante,

porque así sabremos si mi primo corre el riesgo de sufrir un infarto.

-Toma, la princesita bonita. -Gracias.

-Hala, con mami. -¡Ay, cómo pesa!

La verdad es que echaba muchísimo de menos estos totales, chicos.

Me he puesto hasta nerviosa, ¿eh?

(Música)

Pero ¿cómo puedes ser tan bonita? ¡Madre!

(RÍE) -¿Eh? Sois dos gotas de agua, ¿eh?

-¡Venga ya! -Sí.

-¿En serio? (ASIENTE)

-No sé, la verdad es que me lo dice todo el mundo,

pero yo no... No sé. -¿No lo ves?

-No. -Iguales.

Iguales. ¿Qué, mi amor?

Oye, ¿por qué no le diste el pecho?

-¡Buf! Es que me dolía mogollón, ¿sabes?

Y, bueno, como hoy en día hay unas leches que son buenísimas,

pues... -Eso es verdad.

-Dije: "Hala, ya está". Y en cierta forma,

egoístamente hablando, el biberón es muy democrático, ¿sabes?

También me permite hacer otras cosas. -Claro.

-¿Sabes? -Claro.

-De hecho, bueno, que tenía muchas ganas de verte...

por verte. -Y yo.

Sí, mamá quería verme.

Sí, sí. -Pero...

A ver, Natalia, es que me gustaría incorporarme ya al trabajo.

-¿Ya cuándo? -Pues ya.

Hoy, mañana si quieres.

-Marina, sabes cómo está la situación ahora mismo en el hospital,

con los recortes y con todo, y yo lo tenía previsto

para cuando terminara la baja maternal,

dentro de dos semanas. Son dos semanas nada más.

Es que no me puedes pedir que rehaga todo.

Escúchame, mira, vamos a hacer una cosa.

Tómate tus dos semanas con la niña, relájate, disfrútala,

porque después pasa el tiempo tan rápido...

Te lo digo por Andrea, ¿sabes? Disfrútala.

-A ver, escúchame, mira...

Natalia, he llamado a Sole, a la niñera que me diste.

-Un amor. -Es un amor de mujer.

(RÍE) -Y además, que tengo ayuda,

que se ha venido conmigo un primo de Asturias y...

Y es que lo necesito, por favor.

-Pues eso digo yo, Cova, eso digo yo,

que muy pesada tu madre, muy cabezota.

Y al final consigue las cositas.

Y al final consigue las cositas. ¡Mira, si es que te como!

¡Madre!

(Música)

Hola. -Hola.

¿Cómo va el angiotac? ¿Hemos visto algo?

-Pues sí, por fin hay una prueba que nos da largo.

(ASIENTE) -¿Pero algo qué es, mucho o poco?

-Algo.

-En el angiotac hemos podido ver

que Abel tiene placas calcificadas en dos arterias coronarias

que producen estenosis no significativa.

Eso quiere decir, para que nos entendamos,

que esas dos arterias son un poco más estrechas de lo normal.

-Entonces, ¿esto es lo que me estaba provocando los dolores?

-No, es que si el vasoespasmo te ocurriese

en la parte de las arterias que tienes más estrechas,

podrían cerrarse del todo y provocarte un infarto.

-Ya, pero lo del vasoespasmo ese no está confirmado, ¿no?

-Bueno, a ver, el problema lo tenemos, Abel,

en que cuando hicimos la ecocardioscopia

pues no sufriste ningún episodio, entonces, es imposible confirmarlo.

-O sea, vamos, ¿que nos habéis tenido aquí a la niña, a Marina y a mí

todo el día para nada? -Hombre, para nada, no, primo.

A ver, mira, aunque no hayamos podido confirmar el vasoespasmo,

el angiotac sí que sugiere que puede tratarse de eso.

(ASIENTE) -¿Vale?

Así que, no sé cómo lo veis, pero yo creo que...

Vamos, que habría que tratarle.

-La idea es administrar tratamiento con nitratos,

eso ayudará a Abel a prevenir los vasoespasmos.

-Ah, bueno, menos mal. O sea, que me puedo ir a casa,

vamos, porque ya estaba viendo que me dejabais ingresado.

-Pues, mira, igual es buena idea que te quedes ingresado,

porque esto te pasa por las noches, ¿no?

(SUSURRA) Bueno...

Pues sería una forma de confirmarlo.

-Eh... Sí.

-Oye, un momento.

¿Y si le ponemos un holter durante unos días?

-Un holter. ¿Qué es eso?

-Sí, es un aparato que mide la frecuencia cardíaca

por un tiempo determinado.

-El holter es un dispositivo portátil que se lleva el paciente a casa

y que al poco tiempo regresa al hospital

para descargar los datos registrados.

Este aparato realiza un registro continuado

de la actividad eléctrica cardíaca,

por lo que si de repente mi primo sufriese un episodio

de dolor coronario, este quedaría registrado en el holter

y así podríamos confirmar el vasoespasmo

y definir sus características.

(Pitidos)

Oye, Rey, por cierto, has tenido muy buena idea

con el tema del holter. -¿A que sí?

-Sí. -Sí, no sé, estoy contenta.

La verdad, que me siento en plena forma.

Por cierto, no te lo he dicho, me incorporo mañana al trabajo.

-¿Cómo que mañana? -Mañana, sí.

He estado hablando con Romero y, nada, ha habido un cambio de planes.

-Ajá. Vale.

-¿Qué pasa, que no te alegras? -Sí, sí que me alegro,

pero me parece todo un poco precipitado, no sé.

-Bueno, hombre... -Ea, ya le he puesto el holter.

-Ya soy un hombre cableado. (RÍEN)

Muy bien. Abel, supongo que pensabas irte a Asturias,

pero hemos hablado y nos gustaría que volvieras en unos días

para leer el registro juntos. -Vale, vale.

Lo que puedo hacer es hablar con mi hermano

y que se encargue él de la cafetería,

así me puedo quedar el tiempo que haga falta.

-Vale, genial. -¿Eh?

-Genial. -¿Cómo está la pequeñaja?

-Pues ahí, dormi... (LLORA)

-Ah. -Ahora despierta, Rey.

-Está claro que Marina me necesita para ocuparme de Cova,

sobre todo, si empieza a trabajar tan pronto.

Y, bueno, yo...

Yo hace tiempo que no me encontraba tan bien.

No sé, es como si estuviera empezando a encontrar mi lugar.

(Música)

Abel ha vuelto al hospital antes de su cita

para comprobar los datos registrados por el holter

porque su estado es preocupante.

(CON DIFICULTAD) ¡Rocío!

-¿Qué te pasa, Abel?

-No sé, me ha venido el dolor y no se me pasa.

-Bueno, no te preocupes.

Raquel, porfa, avisa a Dacaret y a Rey, que vayan a Reanimación.

-Enseguida. -¡Ah! ¡Ah!

(Música tensión)

¡Una camilla, rápido! ¡Rápido!

(Continúa la música)

Rey, ¿ha tenido un infarto?

-Eh... No lo sé, lo tengo que ver en el electro.

Necesito que me busques a alguien para hacer una radiografía de tórax.

-Vale. -¿Vale? Gracias.

Le vamos a poner antiagregantes, suero y nitratos.

Anouk, analítica con factores de lesión miocárdica, por favor.

Rápido, chicas.

(RESOPLA)

(Música)

Un paseíto, mi niña.

-Ay... -Marina.

-¿Qué? -Marina, ¿qué tal tu primo?

-Ah... Bueno, bien, bien.

Hemos conseguido estabilizarle y, nada,

en cuanto se encuentre mejor, le vamos a subir a planta.

-Me alegro. ¿Al final ha sido un infarto?

(SUSPIRA) -Sí. -Vaya.

-A pesar del tratamiento que seguía,

finalmente, mi primo ha sufrido un infarto.

Así que, nada, en cuanto podamos, le vamos a realizar

una ecocardiografía para tener más datos

y confío y espero que, bueno,

que no le queden secuelas en el corazón y se recupere pronto.

Oye, por cierto, que, de hecho, pues nada, te quería dar las gracias,

que has sido muy rápida con mi primo y...

Y, bueno, también por cuidar de Cova.

-No te preocupes, que para eso estamos, hija.

-¿De verdad que sí? -Claro que sí.

¿No te importa? Bueno, pues muchísimas gracias, de verdad,

es que tengo que ir a hablar con la radióloga, ¿vale?

Venga, hasta luego. -Pe...

Nos han dejado solitas.

¿Ahora qué hacemos? -Ah, hola, Rocío.

-Hola. -¿Has visto a Rey?

-No la has pillado por un segundo, acabo de estar con ella hablando.

(SUSPIRA) -Vale. ¿Y Cova? ¿Por qué está contigo?

Vale, entiendo. Dámela, anda. -¿Seguro?

-Sí. Sí, ya me encargo yo y tú vuelve al trabajo.

-Vale, pues muchas gracias, ¿eh? -Nada, a ti por cuidar de ella.

(SUSURRA) -Adiós, bombón. -Di "adiós".

Tú tranquila, ¿eh?, que de tu primo

o tío segundo o tercero ya me encargo yo.

-Vale, Alejandro, pues muchísimas gracias,

voy a echarle un vistazo. Gracias.

(SUSPIRA)

Pero mira que te queda bien el carrito, ¿eh?

-¿Sí? -Sí.

-Te lo traigo a domicilio. -Gracias. Bueno, y...

Perdona, es que tenía que hablar con el radiólogo.

Al final, pues nada, no hemos encontrado alteraciones

en la silueta del corazón y tampoco en las arterias.

Con lo cual, tenemos que seguir investigando.

-Hablaré con el servicio de Cardiología,

para que se prevengan por si hace falta una ecocardiografía

cuando se recupere, ¿vale? -Vale.

Pero, bueno, no te preocupes, que...

Vamos, que lo puedo hacer yo si quieres, ¿sabes?, que...

-Déjame la carpeta un momento.

Me encargo de esto.

¿Vale? Es mi trabajo.

-Bueno, también es el mío. -No, Rey, el tuyo, no.

El tuyo es otro. Y se llama Cova.

Vete a casa, date una vuelta o haz lo que quieras; descansa.

Entre Rocío y yo nos encargamos de tu primo, y...

Y si pasa cualquier cosa, te avisamos y ya está.

¿Vale? -Vale.

-Hasta luego.

En la nueva ecocardiografía que le realizamos a Abel pudimos comprobar

que su corazón no bombeaba correctamente.

Así que decidimos hacer una coronariografía en la que vimos

que una arteria estaba más estrecha de lo normal.

Así que hemos decidido colocarle un stent.

Un stent es como una especie de muelle que se coloca en el interior

del vaso sanguíneo y lo mantiene lo más abierto posible

para que la sangre fluya correctamente.

En el caso de Abel, la intervención ha ido a la perfección.

Así que en unos días le daremos el alta con tratamiento.

Tras unos días de ingreso, Abel ha recibido el alta

y está listo para abandonar el hospital.

Oye, que siento muchísimo todo el tiempo que he estado aquí,

ingresado, que se supone que venía a ayudarte,

y me da un infarto. ¿Eh?

-A ver, no digas eso, por favor, que lo más importante es que estés bien.

¿A que sí, cariño?

Aunque bueno, si soy un poco egoísta, que lo soy a veces, lo reconozco,

sí que es verdad que he andado un poquito más justa de tiempo.

Pero no pasa nada; que Sole es maravillosa y me ha estado echando

un cable, y además Dacaret también... Me ha cambiado los horarios.

-Bueno, pues a partir de ahora Dacaret no te tiene que cambiar

ningún horario, porque aquí estoy yo para ocuparme de esta señorita

el tiempo que haga falta. -¿De verdad?

-Sí.

-Qué bonito eres, primo. Oye, espera.

¡Uf! Madre mía, hay que cambiarla. Voy a coger un pañal, ¿vale?

-Oye, que... Que he pensado que me voy a quedar aquí, con vosotras.

-Hombre, no pensarás que te voy a enviar a un hotel a estas alturas.

-No. Quiero decir que... Que he pensado que no voy a volver

a Asturias. Que me quedo aquí.

-¿Qué?

(DUBITATIVO) -Sí. (RÍE)

-A ver, espera un momento. ¿Me estás hablando en serio?

-Sí. Mira, yo siempre he querido hacer esto. Cuando tú te fuiste

para estudiar, me quería ir contigo.

Lo que pasa que mi padre se puso malo y me tuve que encargar la cafetería.

-Ya, pero... Precisamente eso, ¿qué vas a hacer con la cafetería?

-Si eso da igual, si la cafetería ya va sola, y se encarga todo Jaime,

el pequeño. Yo solo hago el papeleo gordo y eso lo puedo hacer por e-mail

desde aquí. ¿No?

-Ya... -Jo, es que ahora te he vuelto

a encontrar, después de tantos años.

-Pero, pero...

A ver... -¿No? Y hemos recuperado...

Yo siento que hemos recuperado algo que teníamos.

No sé. -Bueno...

A ver, sí que es cierto que siempre nos hemos llevado muy bien y...

-Pues ya está. Ya está, no...

Ya está, no se hable más, pues me quedo aquí. A ver...

Hay que cambiarla, sí. Venga. Cojo el cambiador, a ver.

¿Dónde está esto?

(Sirena)

Varios días después de darle el alta Abel llega en ambulancia al hospital

porque ha presentado un nuevo dolor torácico

y ha perdido el conocimiento en casa.

Vamos.

¡Rápido, fibrilación ventricular! ¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos!

¡Necesito carro de paradas, rápido!

Vamos.

¿Lo tienes? -Sí.

-250, rápido.

¡Fuera!

Dime. -Sigue en fibrilación ventricular.

-300. ¿Lo tienes?

¡Fuera!

Dime.

(Pitidos)

Finalmente, las doctoras Rey y Jiménez han conseguido estabilizar

a Abel, que ha necesitado ser reanimado tras sufrir

un nuevo infarto.

Ahora, ¿qué? Lo ingresamos en la UCI, ¿no?

-Eh... Sí.

Sí, sí.

Escucha, eh... Me gustaría que le hiciésemos un cateterismo, ¿vale?

Para saber exactamente qué es lo que ha ocurrido.

-Es raro que con la medicación que está tomando Abel y con el stent

y le colocaron hace poco,

le haya dado otro infarto. Así que tendremos que esperar

a los resultados de las pruebas para saber algo más.

¿Qué es lo que habrá pasado?

-Bueno es que estábamos ahí en casa, y...

Estábamos discutiendo por una cosa y le ha empezado a doler en el pecho

y...

Y nada, he llamado a la ambulancia, han venido urgentemente y

ya has visto lo que ha ocurrido aquí en la entrada, con la fibrilación.

(SUSPIRAN)

Oye, que de todas formas quería darte las gracias, ¿vale?

-Marina, no me des las gracias; si yo lo que he hecho es limitarme

a seguirte, me admira muchísimo la profesionalidad

con la que trabajas; y más, siendo el paciente un pariente.

-Rey.

¿Qué haces aquí, no tenías turno de mañana?

-Sí, pero bueno, hemos tenido que venir por una urgencia.

Se lo cuentas tú, ¿vale? Que yo... Voy a cambiarme, venga.

-¿Qué urgencia, qué ha pasado? -Pues el primo de Marina,

¿te acuerdas de Abel? Resulta que ha tenido una fibrilación ventricular.

-Me he puesto en contacto con el Servicio de Cardiología,

y cuando le estaban realizando el cateterismo a Abel se han dado cuenta

de que presentaba un trombo. Así que ahora mismo se lo están extrayendo;

y hemos estado de acuerdo en que seguramente se trata

de la causa del infarto.

-Vale, o sea que ha sido peor el remedio que la enfermedad.

-Una trombosis de un stent es una complicación poco frecuente.

-Sí, bueno, es poco frecuente pero ha pasado, o sea que...

-Vale, y... ¿Qué hacemos ahora? ¿Le cambiamos el stent?

-No, vamos a ponerle otro, un intra-stent.

Básicamente lo que van a hacer después de deshacer el trombo,

es colocar un stent dentro del stent que ya está puesto.

A diferencia de que este segundo está impregnado con un fármaco específico

para impedir nuevos infartos.

Así que, Rocío, si puedes estar atenta al caso, y cuando sepas algo

me informas... -Sí, claro.

-Gracias. -Nada, hasta ahora.

-Oye, una cosita que...

A ver, no he querido comentar nada delante de ella, por no desmerecerla

y... Bueno, porque me parece una gran médico, pero...

Dadas las circunstancias considero que tendría que llevar yo el caso

de mi primo, ¿no?

-A ver, Rey... No me malinterpretes.

Que yo estoy encantado de que hayas vuelto.

Pero 1: este no es tu turno, por mucho que te pongas una bata.

2: sabes perfectamente que no podemos tratar

a familiares directos.

Y lo más importante, ¿se puede saber dónde está Cova?

-Pues en casa. Con la niñera.

Y menos mal que estaba la niñera allí, porque si no, no hubiese podido

venir con mi primo en la ambulancia.

-¿Y si no hubiera estado?

¿Hubieras venido igualmente?

Te has empeñado en estar en el hospital cuando sabes

que no eres útil ahora mismo. -Ah, no soy útil.

-No, tendrías que estar con tu hija.

-Siempre igual. Es que siempre metiéndote en mi vida.

(Música)

Tras ser intervenido, Abel se recupera de un segundo infarto

causado por un trombo.

Bueno, que sepas que la operación ha salido bien,

y ahora tienes que guardar reposo.

-Oye, siento muchísimo

haberte hecho pasar por esto otra vez, ¿eh?

-Bah.

Tranquilo, a ver, ha sido...

Simplemente un golpe de mala suerte.

-¿Y Cova?

¿Está por aquí, la has traído?

-No, la he dejado en casa con Sole.

Pero, bueno, si quieres verla, luego...

Luego puedo ir a buscarla.

-Pobrecita.

Con la pequeñita que es y ya ha tenido que ver dos infartos.

No, pero bueno, la tía como si nada, ¿eh?

Es muy fuerte, ¿eh?

Esta va a ser... tan buena doctora como su madre.

Igual.

(Pitidos)

Ven, Marina, ven.

Siéntate. Por favor, siéntate.

(Música)

Quería...

Quería decirte que...

que si podemos hacer que...

que eso que pasó antes del ataque se...

Si podemos hacer como... como si no hubiera ocurrido.

-Bueno, supongo que...

que hasta que te recuperes, sí.

-Hola. -Hola.

-Hola, ¿qué tal? ¿Cómo te encuentras?

(INTENTA REÍR) -Bien.

Un poco revuelto, pero bien.

-Bueno, supongo que Marina ya te habrá contado un poco

sobre la intervención. -Sí, sí, sí.

Sí, sé que tengo que hacer más pruebas,

pero no sé cuáles.

-Sí, te vamos a hacer una ecocardiografía,

como la que te hicimos después del primer infarto,

y también vamos a hacerte un PET.

Con los resultados de estas pruebas veremos los posibles alcances

y secuelas que ha podido dejar el infarto.

¿Vale? -Vale.

-Gracias. -Nada.

(SUSPIRA)

(Música)

(MEGAFONÍA) "Doctor Dacaret, acuda a la consulta...".

Tras realizarle un PET y una nueva ecocardiografía a Abel,

la doctora Jiménez ya conoce el alcance de las lesiones

que sufre su corazón tras el infarto.

Hay una parte del corazón de Abel que está acinética,

es decir, que no tiene movimiento.

Esto hace que no pueda contraerse de forma normal

y también favorece la aparición de trombos dentro del propio corazón.

-Lo de los trombos en el corazón suena bastante grave, ¿no?

-Bueno, pero por eso precisamente te van a poner el tratamiento.

-Efectivamente. Anticoagulantes para evitar la formación de trombos,

vamos a continuar con los dos antiagregantes,

con un betabloqueante y estatinas. Todo esto está indicado

para que no vuelva a producirse otro infarto.

-A ver, lo bueno es que ya no fuma.

¿Sabes? Pero sí que vas a tener que cambiar la dieta

para que sea un poquito más cardiosaludable.

-Ah, mira, eso me gusta, cardiosaludable.

Entonces, con la dieta esta y...

y el cóctel este que me vais a poner, ¿voy a estar bien?

-A ver, tienes que tener en cuenta que tu corazón no es el mismo, ¿vale?

Que tienes que hacer ejercicio físico,

no dejar de hacerlo, pero siempre con precaución.

Tu corazón se cansará antes y perderás el aliento mucho antes.

-Vale.

Para el trabajo no es problema porque es tranquilo, pero...

Pero andaré con cuidado, claro.

-Pues nada más. Yo espero verte solo cuando vengas a por Marina

con la niña. -Vale. Muchísimas gracias.

-Muchísimas de nada.

(RÍE) Bueno, hasta ahora. -Hasta luego, Rocío.

-Si usted tiene problemas de corazón,

es muy importante seguir una dieta cardiosaludable,

reducir significativamente el consumo de sal,

el consumo de productos lácteos enteros

y no consumir ni alcohol ni productos industriales,

entre otras cosas. -Bueno...

Dejar las palmeras de chocolate me va a costar.

Pero todo será porque no tengáis que volver a pasar por lo mismo.

(Música)

Primo, yo...

Yo creo que lo más conveniente

es que te vuelvas a Asturias cuando te recuperes.

(RESOPLA)

Supongo que...

lo de pedirte que te olvidaras de lo que había pasado

era mucho pedir, ¿no?

-Es que intentaste besarme.

Intentaste basarme y somos primos. -Somos... Somos primos segundos.

(RESOPLA) (ÉL SUSPIRA)

-¿Tú sabes que llevo colgado de ti desde que éramos críos?

Se suponía que al irte del pueblo, yo hacerme mayor y tú también,

se me iba a pasar, pero...

Y ahora, cuando has vuelto, hace unos meses,

hemos empezado a vernos, a quedar,

a pasárnoslo bien...

Yo no me podía imaginar que podía conectar tanto con alguien.

-Ha sido mi culpa.

Lo siento,

es que no tenía que haber dejado que las cosas llegasen a este punto.

-No, no, no... No, por favor.

Por favor, no te culpes tú. No.

Tú no tienes la culpa de que este idiota

se haya enamorado de ti.

(Música)

¿Qué? ¿Qué pasa?

Rey.

Oye, ¿estás bien? -No.

¿Qué pasa?

-No lo sé, Daca.

Me siento ahora mismo la peor persona del mundo.

-¿Por qué?

-Porque he discutido con primo.

Me estaba aprovechando de él. Me daba exactamente igual.

Que se viniese a la ciudad, a mi casa

para que se pudiese quedar con la niña,

para yo tener más tiempo...

No sé.

-A ver, escúchame, no te agobies.

En la situación en la que estás, es lógico que pidas ayuda.

Estás intentando conciliar el ser madre

con intentar ser médico otra vez.

¿Si no te ayudan qué vas a hacer?

-Pues no lo sé.

Es que no se trata solamente de pedir ayuda,

es que a veces me arrepiento.

A veces me arrepiento de ser madre.

A veces...

A veces pienso que ha sido un error.

Que no debería haber hecho esto.

Y no es que no quiera a mi hija, porque la quiero con todo mi corazón,

pero necesito recuperar mi vida, ¿entiendes?

Necesito sentirme viva,

necesito tener mi bata puesta y estar aquí trabajando.

Y no lo puedo evitar. No lo puedo evitar.

Así es como me siento.

Eso me convierte en muy mala persona y muy mala madre.

-Tranquila.

-No sé qué me pasa.

Empezó con un dolor en el costado y como que me fatigo mucho.

¿Ahí duele? Un poco.

En el electrocardiograma hay signos de sobrecarga derecha

y de taquicardia.

¿Eso qué significa?

Son signos que manifiestan algún tipo de insuficiencia cardiaca

o incluso un tromboembolismo pulmonar.

¿Qué ocurre?

No puedo respirar.

-Haga algo, por favor.

Mar, por favor.

Respira.

Tengo tos seca y mareos. Me duele la cabeza.

Bueno, pues efectivamente estás desarrollando una diabetes,

pero no es esto lo que más me preocupa.

Lo que me preocupa es lo que estoy viendo aquí, en la radiografía.

-¿Pero es grave?

-Podría ser un síndrome paraneoplásico.

-¿Y qué es eso?

En el TAC hemos visto varias masas a nivel del mediastino.

Pero también hemos visto diferentes lesiones en el hígado.

-¿Hay alguna posibilidad en que sea benigno?

Bueno, realmente, hasta que no tengamos los resultados

tampoco podemos dar nada por sentado.

Eso me dices tú, pero...

Creo que la mirada de la doctora me dice otra cosa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 13/04/18 (2)

Centro médico - 13/04/18 (2)

13 abr 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 13/04/18 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 13/04/18 (2) "
Programas completos (1060)

Los últimos 1.073 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mibe

    Los nuevos caputulos...cuando ???

    29 ago 2018