www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4062051
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 12/06/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Mira qué cosa más bonita.

Dos mástiles;

y además cuesta 100.000 euros, que eso es que es una ganga.

Y el tío se lo quiere quitar cuanto antes.

Lo podemos llevar con nuestro permiso de patrones.

Y en cuanto se me pase el dolor éste,

me pienso sacar lo de radio operadora

esa o no, radio...

¡Hola, prima!

¡Hombre, Juanjo! ¡Ay! ¿Qué tal?

Hola, Santi. -¿Qué tal, Juanjito?

¿Y Evelin, qué?

Muy bien. Esperando a que vayáis a verla.

Igual que a Juanita, que es una niña encantadora.

Enseguida; si es que hemos estado muy liados con el tema trabajo

y lo de la licencia del barco.

Ah, ¿seguís adelante con la idea de iros a vivir a un barco?

¡Pues claro! Mira, mira qué cosa más bonita.

Se lo estaba enseñando.

Ah, pues sí, es muy bonito, pero debe de costar una pasta.

Supongo que valdrá la pena.

¿Y tú cómo andas de lo tuyo, de las cañerías?

Es muy raro, ¿no?

Porque en nuestra familia siempre ha pasado lo contrario,

exceso de fluidez, ¿verdad, prima?

Desde luego, eres más de campo que las amapolas.

¿Y tú qué sabrás de la fluidez de nuestra familia?

Lo sé todo de los Martínez.

Han sido muchas cenas de Navidad juntos.

Venga, acompáñame a consulta.

Cuénteme, ¿qué le pasa? -Pues yo qué sé.

Yo me considero una persona que está bastante sana.

O sea, que esto me lleva pasando muy poco tiempo.

Y...

¿Y qué es lo que le pasa?

Pues...

Que no puede ir al baño.

Vale, dígame,

¿hay antecedentes de estreñimiento en su familia?

No, que yo sepa no.

Que es la primera vez que me pasa, que no.

¿Ha habido algún cambio en su vida en la dieta, en el trabajo?

No, la verdad que no.

Bueno, a ver, en un año queremos irnos a vivir a un barco

y recorrer el mundo,

llevamos media vida ahorrando para hacerlo.

Lo dejamos todo y nos vamos.

Eso sí que es planificación.

Yo lo que sé es que Circe es la dama de las planificaciones

a largo plazo.

Bueno, el que algo quiere, algo le cuesta, ¿no?

Bien, pues pase a la camilla, por favor, que la voy a explorar.

La paciente presenta dolor a la palpación

en la zona hipogástrica y una leve matidez,

es decir, un sonido sordo, a la percusión abdominal.

Esto son signos y síntomas de estreñimiento.

Y ahora tenemos que averiguar cuál es la causa.

De todas formas el estrés es un factor íntimamente relacionado

a este tipo de trastorno gastrointestinal,

así como también a las úlceras, al reflujo gastroesofágico

y a la diarrea.

(Música)

Beatriz, una paciente que está bajo tratamiento de quimioterapia

por un cáncer de mama, llega a Urgencias en ambulancia.

¿Qué ocurre?

Mira, Beatriz, que tiene tiritona, cefaleas

y además está como inconsciente.

Pero ¿la conoces? Sí, es paciente del doctor Blanco.

Le han extirpado un pecho y parte del otro por un cáncer de mama,

y la ha visto una vecina desde la terraza

y ha avisado a una ambulancia.

Vale, llevadla a reanimación.

Y avisa al doctor Blanco, que está de guardia en Urgencias.

Muy bien, vamos.

Hace varias semanas que Beatriz se sometió a la operación

y la he visto por aquí en varias ocasiones.

Porque ya ha empezado a recibir el tratamiento de quimioterapia

que estaba previsto.

Me he ofrecido muchas veces a ayudarle y apoyarle

en lo que necesite.

Pero ella siempre me rechaza.

Dejadme dormir.

Pero ¿qué le habrá pasado a esta mujer?

Bueno, que está adormilada, las constantes son buenas,

respira correctamente,

y en la auscultación no he apreciado nada.

En principio,

y sabiendo que Beatriz está en tratamiento con quimioterapia,

lo más lógico es pensar que los síntomas se deban

a una mala tolerancia al tratamiento.

Que, por desgracia, suele ser bastante habitual.

Sin embargo, quiero hacer una serie de pruebas

porque me parece extraño,

que los efectos secundarios de la quimio sean tan fuertes.

La dejaremos en observación.

Le pondremos tratamiento antiemético.

Yo iré al laboratorio

y voy a pedir analítica de sangre y orina

para descartar una posible infección.

Muy bien.

Cualquier cosa que pase, me avisas, ¿eh?

Y cuando sepamos lo que tiene, pues ya pondremos tratamiento.

Muy bien.

Clara, ¿pasa algo?

Pues sí, que me preocupa muchísimo Beatriz.

Porque ha pasado una depresión grandísima.

Me lo contó la última vez que estuvo aquí.

Y todo el tiempo ha estado sola, absolutamente sola.

Tiene una tienda de ropa de moda para famosas,

y tiene mucho éxito, la verdad.

Y está todo el día con ellas, pero qué va, no tiene ninguna amiga.

Y yo me he ofrecido a ayudarle muchas veces,

pero nada, no, no hay forma.

Clara, no te martirices.

Yo sé que quieres lo mejor para todos los pacientes.

Seguro que hay alguien que la echa de menos.

Solo hay que localizar a esa persona, ¿de acuerdo?

De acuerdo.

Tranquila, voy al laboratorio. Venga.

Beatriz, la última vez que estuviste aquí, me hablaste de tu expareja,

¿te acuerdas?

Jose.

Sí. Oye, ¿quieres que le llame?

Sí. Vale.

Jose es la expareja de Beatriz.

Y, por lo que me contó, nunca ha dejado de pensar en él.

Es más, es que es de la única persona que me ha hablado.

Y, yo creo que si le pide ayuda, por supuesto, que se la va a dar,

porque sabe por el momento que está pasando.

Bueno, pues no he visto nada alarmante,

los signos y los síntomas observados en la exploración

son los típicos del estreñimiento.

Si usted me dice que es la primera vez que le pasa

y que no ha habido cambios en la dieta,

es muy posible que todo el cuadro sea causado por ansiedad.

A ver, Circe, deberías tomarte las cosas con más calma.

No tienes por qué agobiarte

con todo esto de la nueva aventura del barco, de verdad;

que podemos organizarlo todo más relajadamente.

Ya, pero si el precio que tengo que pagar por montarme en ese barco

y dejar el trabajo, es que no sea regular yendo al baño,

lo pago, lo pago, ya está.

No me importa, no tengo ningún problema.

Muy bien, pues entonces la voy a mandar para casa con un laxante

y un calmante para los dolores espásticos.

Muchas gracias, doctor.

El estreñimiento afecta al 20 % de la población

y es más frecuente en mujeres, debido a factores hormonales.

Para evitarlo y combatirlo, una vez ya está presente,

es muy útil beber mucha agua, hacer deporte

y llevar una dieta rica en fibras,

aumentando el consumo de frutas y de verduras.

Y al final, ¿qué te han dicho?

Pues nada, me ha mandado un laxante y un calmante.

Vamos, que se me va a pasar pronto.

Y, en cuanto se me pase, nos vamos a por el barco,

¿eh, cariño? - Claro que sí.

¿Puedo hablar a solas un momento con Santi?

Juanjo, ¿ya estás otra vez?

Cosa de hombres. -Claro, mujer.

Es que no puedo con este hombre, ¿eh?

Por lo que veo, aún sigues manteniendo la farsa.

¿Aún no le has dicho a mi prima

que no tienes intención de subirte a ese barco?

¿Y tú qué sabes, Juanjo?

Bueno, siempre que hemos hablado del tema sin ella delante,

has ridiculizado la idea.

Mira, te agradecería que no te metieses en nuestra vida.

Porque nosotros no nos metemos en la tuya, ¿eh?

Y motivos no nos falta,

que no acabas de salir de una para meterte en otra peor.

Éste no se lo dice.

(Música)

Mira, te hemos hecho análisis de sangre y orina

y todo parece estar normal.

Así que yo creo que el cuadro que presentas

puede ser por efecto secundario de la quimio.

Claro, será por eso.

¿Puede haberte pasado algo que podamos asociar a los síntomas?

Cualquier cosa me servirá.

No, nada.

¿Seguro?

Será el tratamiento. Será.

Bueno, de todos modos, antes de darte el alta,

quiero hacerte un TAC.

¿Un TAC?

¿Para qué?

Por la bradilalia.

La bradilalia, que es la lentitud anormal

en la articulación de las palabras,

podría deberse a un tumor cerebral o a un infarto cerebral, por ejemplo

Son cosas que debemos descartar, por si acaso.

Oye, Juanjo, te quería preguntar cómo ves tú a Silvia,

a la doctora Marco, quiero decir,

que hace unos días que no hablo con ella.

Ya sé que está embarazada, ¿vale? me lo dijo ella misma.

De hecho sé, incluso quién es el padre.

Ah, ¿sí? Y ¿quién, quién, quién es el padre?

Pues Álex, el exnovio este del instituto

que ahora es amigo, lío, da igual, lo que sea.

Y ¿cómo lo sabes?

Porque me lo dijo ella misma.

¡Arrea! y ¿cómo te ha sentado la noticia?

Pues me preocupa.

Porque la prima de Álex es toxicómana y no me hace ninguna gracia

que Silvia se rodee de gente tan inestable.

Y menos en su estado.

Ya, y eh...

Oye, Juanjo, por favor, haz lo posible para ayudarla.

Lo haré, lo haré.

Pero, ¿qué palabras usó exactamente Silvia

para decirte que el padre era Álex?

Pues se lo pregunté directamente y ella se puso tensa

y no me contestó.

Creo que es obvio, ¿no? blanco y en botella.

Vaya.

(Música)

Beatriz, Beatriz, ¿estás bien?

¿Qué haces aquí?

Me han avisado del hospital.

Perdónanos un momento, ¿vale? un momento, voy a hablar con ella.

Gracias.

Venga,

me han dicho que estabas medio inconsciente

y que querías hablar conmigo.

¿Quién te ha dicho eso?

Pero ¿qué te pasa en la voz?

Nada.

Pero ¿cómo que nada?

Estoy bien.

Pero ¿cómo que estás bien?

Si me han dicho que te están tratando de un cáncer.

Y yo no sabía nada, ¿por qué no me lo has dicho?

¿Para qué?

¿Cómo que para qué? pero ¿no hemos quedado como amigos?

¿para qué están los amigos, sino para estas cosas?

¿Cómo amigos?

Sí, fui yo el que decidió cortar con la relación.

Pero porque...

porque Bea ya no tenía tiempo para nada;

estaba obsesionada con la tienda, que es lo que le pasa,

cuando se obsesiona con una cosa, lo demás desaparece.

Y bueno, y ya casi no nos veíamos, ni hablábamos ni...,

por supuesto, no hacíamos cosas de pareja.

Te puedes imaginar.

Pensé que nuestra relación era mucho más fuerte que todo eso.

Cuando yo te dije que me iba a separar de ti,

tú no me dijiste que me lo pensara.

Es que yo no era lo primero de tu lista.

Bueno, ni lo primero ni lo último; es que no estaba en tu vida, Beatriz.

No estaba en tu vida.

¿A qué has venido? ¿A hacerme reproches?

He venido,

pues mira no, no sé a qué he venido.

No sé a qué he venido.

Beatriz, siento mucho todo esto que estás pasando, de verdad.

O sea, te deseo que te..., que te cures

y que tengas mucha suerte, de corazón.

Gracias.

Adiós, gracias.

(Música)

Días más tarde,

una ambulancia trae a Urgencias a Circe,

la prima de Juanjo, con un fuerte dolor abdominal.

Circe, ¿qué ha pasado?

La han recogido ya así, del trabajo.

Ya.

¿Cuándo ha empezado a sentirse mal?

Esta mañana tenía fiebre y pensaba que podría seguir,

pero me he puesto fatal.

Tenía mucho dolor en la ambulancia.

¡Ah!

Vamos a reanimación.

Venga, todo va a salir bien, prima.

¿Sabe usted si ha pasado algo durante estos días, algún cambio?

Bueno, pues le cuesta mucho comer estos días.

Ella lo está achacando todo a los nervios de lo del barco.

Pero el tema es que,

le he tenido que hacer dos agujeros nuevos en el cinturón

porque ha perdido mucho peso.

Permítame, por favor. -Sí, perdón.

¡Ah! -¿Le duele?

¡Ay, sí! ¡Ay, ay!

Tranquila, la dejamos.

Una pérdida de peso repentina no acostumbra a ser una buena señal.

Y creo que la exploración ha dejado bastante claro

que lo que le pasa a la paciente no es debido al estreñimiento.

Así que la voy a dejar ingresada para hacerle más pruebas,

empezando por una analítica, un hemocultivo y una radiografía.

(Música)

Beatriz, a ver, el TAC ha salido normal.

No hay nada preocupante.

Bueno, entonces, ¿ya me puedo ir a casa?

Sí, pero, cuéntame cómo va la terapia de apoyo psicológico.

Estos casos,

donde una persona tiene cambios en el físico debido a una operación,

pues, es importante recibir apoyo psicológico

para sobrellevar la enfermedad,

pero también para potenciar la autoestima.

Muy bien.

¿Vas a ir a las terapias?

Sí, sí, sí.

Pero, si le parece bien, doctor, primero hacemos la quimioterapia,

y después lo demás.

Te daré el alta.

Pero no dejes de venir si te sientes mal

o cualquier recaída ¿de acuerdo?

Muy bien. Venga, hasta ahora.

Bueno, Beatriz, te voy a quitar la vía y te vas a poder ir a casa.

¿Qué te parece? Estupendo.

Oye, ¿y Jose, ha venido?

O sea, ¿qué fuiste tú quien avisó a mi ex?

Mujer, como no te dejas ayudar por nadie,

pues yo, le vi en la visita,

y vi que era una persona que podías confiar en ella, y le avisé, sí.

Bueno, pues tú no eres nadie para meterte en mi vida.

Además, él no quería verme, como yo me imaginaba.

(Música)

El doctor Mendieta se reúne con la paciente y su marido

para comunicarles los resultados de las pruebas realizadas.

Hola.

Pues tenemos ya los resultados de las pruebas,

y en la analítica hemos visto leucocitosis.

Lo que significa que seguramente está sufriendo un proceso infeccioso.

Y en la radiografía hemos visto una dilatación de las asas

en el marco cólico con gas distal.

¿Y en qué se traduce eso, doctor?

Pues por la fiebre, la leucocitosis y el dolor,

es posible que estemos frente a una apendicitis o una colecistitis.

Pero no es posible focalizarlo

ya que el dolor no permite la exploración.

Yo creo que lo mejor en este caso

sería hacer un TAC abdominal con contraste,

para recabar un poquito más de información, ¿de acuerdo?

De acuerdo.

Muy bien, pues voy a buscar el consentimiento y se lo traigo.

Muchas gracias, doctor. -Nada.

¡Chiqui! venga, que no pasa nada. Que todo está bien.

¿Has hecho ya el ingreso de lo del barco?

Circe, ¿tú no te has parado a pensar

que lo mismo tu cuerpo está reaccionando

ante tanta historia con lo del barco?

Mira, si mi cuerpo tiene estrés es por el trabajo ese que tengo,

que me está matando.

¿Sabes? son 20 años.

Lo que me está dando es una señal.

Mi cuerpo me está diciendo, claramente,

Vete, vete; vete; vete ya.

(SUSPIRA)

¿Qué te pasa? que estos días te estoy viendo raro.

Nada, nada.

Quiero que estés bien, solo quiero que estés bien.

No pasa nada.

Yo soy un hombre de ciudad, pues de ir al teatro, de ir a cenar,

arreglarme para salir.

Lo de estar en un barco está bien para un fin de semana.

Pero ¿irme a vivir a un barco?

¡Irme a vivir a un barco, toda la vida!

A mí me va a dar algo, vamos. ¡Me va a dar algo! (RESOPLA)

(Llaman a la puerta)

Hola.

Oye, ha venido Beatriz Fuentes, la paciente que atendiste

y que resultó tener un cáncer de mama.

Perdona, Javier, últimamente tengo muchos pacientes.

No, no sé de quién me hablas.

Mercedes, tú no tienes la culpa

de que esta paciente esté llevando mal su enfermedad.

A veces un poco de apoyo por parte del equipo médico

viene muy bien y ayuda mucho.

Como hace Clara, por ejemplo.

Mi trabajo es diagnosticar y curar, no consolar.

¿Se puede saber qué te pasa?

Nunca has sido muy empática. Pero últimamente ya es demasiado.

Mira, a mí no me pasa nada, salgo de una guardia de 12 horas;

y llego tarde a la siguiente.

Lo sé, Landó me ha dicho que ahora no te pierdes una.

Ya.

¡Claro! Sí, sí que podemos ir, sí me apetece.

Ya, yo también te echo de menos.

Dale, dale recuerdos de mi parte, a tu novio Álex.

Vale, venga. Chao, chao. Un besito.

No era Álex, y ya no es mi novio, hace tiempo que no estamos juntos.

Ay, qué pena, y ¿por qué?

Bueno, es que, con todo el tema de su prima,

las cosas se liaron bastante y, bueno, mejor así.

¿Y eso va, va a cambiar tus planes de futuro? Ya sabes.

Pero ¿qué tiene que ver Álex con eso?

Bueno, no sé.

Tú sabes que a mí no me gusta ir contando chismes por ahí.

Pero, he oído hablar que Álex, pues tal vez, podría ser el padre.

Has hablado con Mendieta, ¿no?

Bueno, sí.

Juanjo, no entiendo cómo conociéndole,

puedes seguir haciéndole caso, de verdad.

Ya, pero es que tanto secretismo, tampoco ayuda.

Ya, pues Álex no es el padre.

Y me da igual lo que diga Mendieta o cualquier otro.

(Música)

Beatriz, la paciente del doctor Blanco

que sufre los efectos secundarios del tratamiento de quimioterapia,

regresa en ambulancia más grave que la vez anterior.

Esta vez ha sido su expareja la que ha llamado a Emergencias.

Pues había ido a casa de Beatriz, bueno, que quería verla.

Y me la he encontrado desmayada, sin sentido.

Y los de la ambulancia me han dicho que tiene pulso

y que respira, pero no se despierta.

Y no sé qué tiene.

La saturación está bien y las constantes también.

Vale, ¿tú crees que puede ser un efecto secundario

de la quimioterapia?

No lo creo,

tiene midriasis.

Ah, entonces está claro que no.

La midriasis es la dilatación anormal de la pupila,

con inmovilidad del iris.

Por cómo está la paciente y con este dato,

me aventuro a pensar que Beatriz sufre una intoxicación.

Vamos a administrarle medicación con antídoto

para ver con cuál reacciona.

Ponle naloxona por si ha tomado opiáceos.

Vale.

Cuando llega un paciente en estas condiciones,

y el personal médico sospecha que haya podido consumir,

voluntaria o involuntariamente, cualquier sustancia tóxica,

el protocolo a seguir es, administrarle una serie de fármacos

hasta que reaccione y recobre la consciencia.

Beatriz.

¿Dónde estoy? Estás bien, estás en el hospital.

Has llegado inconsciente, pero ya te hemos dado medicación.

¿Vale? Necesitaremos analítica de sangre y orina

para benzodiazepinas, mórficos y antidepresivos.

Y electro.

Porque, si ha tomado antidepresivos, igual tiene arritmias.

Vale.

¿De acuerdo? Pues ya me encargo yo de todo.

Bien.

(Música)

Mendieta comenta los resultados del TAC realizado a Circe

para recabar información sobre el proceso infeccioso

que sufre en el intestino.

Pues tenemos ya los resultados del TAC,

y han mostrado que hay una masa en el recto,

creciendo hacia el interior de la cavidad abdominal.

¿Una masa? -Sí.

¿Qué, qué tipo de masa?

Es un tumor.

Lo que tenemos que hacer ahora es una resonancia magnética

para intentar observarla con mayor detalle,

y en función de los resultados,

decidiremos si tenemos que operar de urgencia o no, ¿vale?

Ya les iré informando.

Muchas gracias, doctor.

(Música)

He visto que no has ingresado el dinero del barco.

Circe, me parece increíble

que te acaban de diagnosticar un cáncer y sigues con lo del barco.

No lo has ingresado.

A ver, no, todavía no, pero... -Pues yo quiero mi barco, ¿sabes?

Me da lo mismo si me queda un mes de vida. ¡Quiero mi barco!

¡Y lo quiero ya!

¡Quiero pasar mis últimos días en el barco!

¡Y se ha acabado!

A ver, Circe, mira, de verdad, escúchame, estoy harto.

¡Estoy harto ya de lo del barco!

Pero ¿sabes de lo que estoy más harto?

Estoy más harto de esperar a que siempre llegue la felicidad.

Sí, estoy harto de hacer planes, estoy harto de no vivir.

¿Qué pasa? estás tardando mucho, ¿no?,

en decir todo este tipo de cosas.

¿A ti qué te pasa? que ya has hablado con tu primo, ¿no?

¿Qué tiene que ver mi primo?

Mira, te voy a decir una cosa, esto del tumor me da la razón.

Sí, me da la razón.

No puedes seguir postergando que seamos felices.

Llevamos así desde que nos conocimos, hombre.

Y no puede ser así, llevamos así...

Mira, yo aspiro a algo más que una casucha en La Manga, ¿sabes?

Una casucha, ¿no? -Sí, una casucha.

-Sí, claro, pues mira, que sepas una cosa,

en esa casucha, como tú le llamas,

es donde yo he sido el hombre más feliz del mundo.

¿Y sabes por qué? porque estaba contigo.

Sí, tú, tú eres.

Tú eres la que conviertes todo en cutre.

Porque no sabes disfrutar con lo que tienes alrededor.

No sabes,

¡No sabes ser feliz con lo que ya tienes!

Y no lo vas a ser hasta que no tengas a la muerte aquí, aquí delante.

Saca, saca, saca todo eso, venga, sácalo, que no lo sacabas, ¿eh?

Lo siento, de verdad, lo siento.

Vete, por favor.

Bueno, pues ¿sabes?

no he hecho el ingreso ni pienso hacerlo.

Muy bien, vete, ¿eh? vete, vete.

Hola Ramón. Hola.

Oye, deberías hablar con Díaz Álamo otra vez.

No puedes mirar para otro lado.

Y me da igual que esté haciendo un favor a la gestión del hospital,

haciendo las guardias que los demás no podemos.

Escúchame, aparte de tus quejas y las de Clara,

hemos recibido más en las últimas semanas.

Por lo visto Díaz Álamo tiene razones

para estar tan estresada.

Se está separando.

Y bueno, lo único que no le hace perder la cabeza

es el trabajo.

Ya, me parece muy bien y lo siento, pero no es excusa.

Ella a sus pacientes siempre los ha tratado igual.

Mira, ahora yo tengo una paciente que trató ella.

Y ha vuelto con una intoxicación por benzodiazepinas.

No digo que sea culpa de ella, ni mucho menos, por favor.

Pero, si entre todos hubiéramos dado un poquito más apoyo a esta mujer,

pues habría ido mejor, sobre todo Díaz Álamo.

Bueno, déjame que hable con la doctora

y ya te iré contando. Bien.

(Música)

Circe, la paciente a la que se le descubrió un tumor en el recto,

está siendo llevada al quirófano para ser operada de urgencia.

He estado hablando con la tía Amparo y que va a venir ahora.

Venga, tienes que estar tranquila, que estás en buenas manos.

Gracias, primo.

Cuando te pongas buena, te voy a llevar a un restaurante

a pegarte una panzada de zarangollo.

Pero ¡qué asco!

Oye, ¿qué ha ocurrido?

Porque estuve hablando con Mendieta y no tenía claro lo de la operación.

Mendieta ha dicho que después de la prueba,

pues que era mejor quitar el tumor, analizarlo.

Y quedarnos más tranquilos. -Será para bien. ¡Ya verás!

¿Qué pasa?

Estoy intentando localizar a Santi, pero...

No te preocupes, yo me encargo.

¿Si no doy con él? -Venga, vamos.

(Música)

¡Santi!

¡Juanjo!

¿Dónde estabas? -Es que estaba sin móvil.

¿Cómo está Circe?

-Tranquilo, tranquilo, respira, respira.

Acaba de entrar en quirófano.

No pasa nada, ha preguntado por ti, pero todo va a ir bien, ¿vale?

Es que no sabía que la iban a operar tan pronto.

Respira. -Muchas gracias, Juanjo.

Todo va a ir bien. -Gracias.

(Música)

(Llaman a la puerta)

Hola, ¿se puede?

Beatriz. -¡José!

No me pillas en el mejor momento.

Ya, ya me han dicho que te estás recuperando.

Bueno, no te esfuerces, no te preocupes.

Ya hablo yo, ¿vale?

Escucha, he ido a tu casa para hablar contigo,

porque quería pedirte perdón.

Y te he encontrado, pues sin sentido, desmayada.

Yo también quería pedirte perdón.

La tienda no era mi única prioridad.

Lo hice porque,

porque es una ilusión que tenía.

Lo hice para sentirme realizada.

(Música)

Lo cambiaría todo para, para volver a estar como antes.

Bueno, pues si quieres que te diga la verdad,

a mí también me gustaría volver a estar como antes.

Lo que te dije el otro día te lo dije cabreado

y sin pensarlo, perdóname.

Pero cuando me dejaste, te casaste.

Sí, sí, me casé, pero aquello duró solo un año.

Fue una tontería, fue una historia que no va a ningún lado.

Al año me divorcié.

No lo sabía.

Y yo lo último que supe de ti es que te iba de fábula,

en la tienda, ¿no?

La tienda de las famosas, que te quitaban todo de las manos.

Qué cosas pensamos, ¿verdad? qué tonterías.

Beatriz...

Beatriz...

¡Por favor, ayuda!

¿Qué ha pasado? No sé, ha perdido el sentido.

Beatriz... Beatriz.

¿Qué le pasa? A ver, vamos a ver.

¿Qué le pasa?

¿Qué ocurre?

Ha perdido la conciencia. Por favor, tienes que salir fuera.

Espera. Pero ¿qué le pasa?

No te preocupes, por favor.

Espera fuera, que tenemos que trabajar.

¡Clara! Dime.

Vamos a ponerle una bomba de flumazenil.

Ahora mismo.

Una bomba de flumazenil es un aparato

que administra medicación por una vía cada cierto tiempo.

Tomamos esta medida,

porque la cantidad de droga que tenía Beatriz era tan alta

que la medicación había dejado de hacer efecto

para contrarrestarlo.

La situación es bastante delicada.

(Música)

Tras la intervención

en la que ha sido extirpada la masa que tenía localizada en el recto,

Circe se recupera en planta.

¿Cómo se encuentra? -Bueno.

Verá, el análisis de la muestra que han hecho en Anatomía Patológica

ha mostrado signos de malignidad en el tumor.

De todas formas,

hemos conseguido extirparlo completamente con la cirugía.

Completando el tratamiento con unas sesiones

de quimioterapia y radioterapia, en principio, el pronóstico es bueno.

¿De acuerdo?

Pues cualquier cosa que necesiten, cualquier duda o consulta,

ya saben dónde encontrarme.

Muchas gracias, doctor. -Nada.

(Música)

Circe, venga, no seas así, mujer. ¿No me vas a hablar?

Te tengo que decir una cosa.

Eh, Mendieta. -¿Qué?

Quería darte las gracias, he estado hablando con oncología,

y me han dicho que la operación con mi prima fue bien.

Y que hay buen pronóstico.

Sí; sí, sí, yo me alegro,

pero no tienes por qué darme las gracias.

No he hecho más que mi trabajo.

Eh, quería pedirte un favor sin que te lo tomes a mal.

Adelante.

No vayas diciendo por ahí,

que Álex es el padre del hijo que espera Marco,

porque no es verdad.

Y estos comentarios le están afectando.

(Música)

Pues mira, si Álex no es el padre,

a lo mejor Silvia podía haber sido un poquito más clara

cuando se lo pregunté.

Era tan fácil como decir que no.

Esto no va a quedar así, Landó.

¿Pasa algo? Eres un bocazas.

(Música)

Después de superar su crisis,

el doctor Blanco acude a la habitación de Beatriz

para comunicarle los resultados de sus pruebas.

Que nos has pegado un susto.

A ver, tengo los resultados de las pruebas,

el electrocardiograma no muestra nada anormal;

lo que era de esperar por los análisis.

Beatriz, sé lo que te ha pasado, ¿eh?

Has dado positivo en benzodiazepinas.

Beatriz, sé sincera con nosotros, de verdad,

que es mucho mejor para ti.

Sabemos que la sobredosis no ha sido fruto de un descuido.

¿Sabes? deduzco que la anterior vez que estuviste en el hospital

también tomaste pastillas, pero no fueron suficientes, ¿es así?

No estoy orgullosa de lo que hice.

Pero con lo sola que estoy con lo del cáncer,

pues no sé.

Ni las fiestas, ni la tienda; nada me consolaba.

Solo quería... no sé lo que quería.

Supongo que dejar de sufrir.

Beatriz, insisto en que necesitas apoyo psicológico.

Ya pasaste por una depresión cuando tu pareja te dejó

y pensaste que centrarte en el trabajo te ayudaría,

y no fue así.

Me parece bien, y, si la oferta sigue en pie,

me gustaría que me acompañases a la terapia.

Cuenta con ello.

Y además, creo que también vas a contar con la ayuda de alguien más

Os dejamos solos.

Venga, hasta ahora. Gracias.

Hasta luego. Gracias.

¿Qué tal?

Creo que tenemos una conversación pendiente.

Ay, sí, te estabas disculpando.

No, no, te disculpabas tú.

Bueno, qué más da, pensemos en otra cosa.

Lo importante es que tú estés bien, ¿vale?

Eso es lo que más me interesa.

Y lo que haya de pasar, ya pasará. -Sí.

Me parece bien. Jose, voy a necesitar que me...

tu ayuda para superar todo esto.

Y además, todavía tengo cosas tuyas en casa.

Siempre pensé que me ibas a llamar para devolvérmelas.

(Música)

Lo siento de verdad, siento haberme puesto así, cariño.

No quiero saber nada más. -Mujer.

No, no, no, no. No quiero saber nada más del barco.

Si es que soy una cabezona, si es que lo sé.

Si es que me empeño, y tiro, y tiro...

Yo no quiero saber nada más del barco; ya está.

A ver, cariño, a ver, escúchame, de verdad, no seamos radicales.

Podemos hacer una cosa.

Podemos probar un par de días, con un velerito,

y luego ya decidimos, cariño.

Que no, que no, que no, que no quiero saber nada más.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

Que ya lo he comprado. -¿Cómo?

Que es que, de verdad,

que me encontraba fatal, después de la bronca,

y bueno, seguro que, con el barco, mejoras mucho más rápido

y ya verás, si va a ser estupendo.

¿Cuánto?

Es que iba con mucha prisa, y no le pude regatear

y... 100 000 euros.

(Risa)

¿De qué te ríes, ahora?

Ay, mujer, no hay quien te entienda. -¿Qué pasa?

Porque, o me río, o me tiro por la ventana.

¡Por Dios!

Ya está, que no pasa nada, cariño.

¡Que todo va a ir bien! ¡Que todo va a ir bien!

Jo, ¡tengo mucho miedo!

Que si no va a pasar nada, venga.

Nos vamos y nos vamos al barco y enseguida te pones buena, ya verás.

¿Vale que sí? Venga.

(Música)

(Llaman a la puerta)

Hola.

¿Te montó un buen numerito Díaz Álamo?

Bueno, la verdad es que tenías razón, ¿eh?

A pesar de que esté haciendo un gran favor al hospital,

ocupándose de tantas guardias, pero, no sé.

El trabajo no soluciona los problemas.

O sea, los problemas se tienen que solucionar de otro modo;

pero no trabajando.

Oye, perdona mi indiscreción.

¿Qué le dijiste para que se pusiera así?

Pues que buscara ayuda psicológica.

Sobre todo para el tema de su separación,

para que eso no le afectara en su trabajo,

la relación con los pacientes.

Pero para qué le dije nada.

Vamos, se vino arriba, se volvió loca, empezó a insultarme.

Lo siento, pero no me sorprende.

Al final le he abierto un expediente.

Y claro, se ha vuelto loca del todo.

Pero vamos, que no te preocupes; que no es culpa tuya,

o sea, yo entiendo que hay circunstancias,

y que cada uno tenemos nuestro carácter.

Pero hay comportamientos que son inadmisibles.

Sobre todo con un superior.

Lo siento.

A ver cómo acaba esto. A ver.

Hasta luego.

Silvia, ¿tienes un momento? -Sí, dime.

Es que te quería decir algo.

Dime.

Mendieta es el padre de tu hijo, ¿verdad?

Juanjo, ¿cómo se te ocurre decir algo así?

Bueno, tú y yo somos amigos, ¿no? -Sí, Juanjo, somos amigos.

Pues entonces te vuelvo a repetir la pregunta

¿Mendieta es el padre de tu niño?

Blanco y en botella, es Mendieta.

Tenemos que elaborar una lista, con dos personas del equipo

que consideremos prescindibles.

¡Enfermera! Dime.

Prepara antihistamínicos y adrenalina.

Ha sufrido un shock anafiláctico.

Qué pinta, estás hecho un asco, hijo. Pero ¿te duele mucho? ¿dónde?

Analítica urgente. Y tráele la electro, por favor.

Efectivamente tiene un infarto.

Las próximas horas van a ser decisivas.

Ay, no me digas que estás en la lista de cardiología.

Aunque me llames pesada,

yo creo que deberías decirle ya a Mendieta

que es el padre de tu hijo.

Pues hace varias semanas

que tengo un dolor en la espalda, bastante fuerte,

y me baja por el brazo.

Bueno, tiene hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca,

miocardiopatía dilatada, un desfibrilador implantado,

y diabetes tipo 2.

¿Entonces no le has dicho nada?

Marta, ¿Cuándo vas a asumir que ya he tomado una decisión

y estoy siendo consecuente con ella? ¡y punto!

Si es que cada vez le duele más. No mejora nada.

En la radiografía de tórax,

he observado una imagen de mayor densidad en una costilla.

No tengo buenas noticias, la verdad. -¿Me estás diciendo que tengo cáncer?

Álvaro.

Dime.

Subtitulación realizada por: Rosa M. Romero Ayuso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 12/06/17 (2)

Centro médico - 12/06/17 (2)

12 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 12/06/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 12/06/17 (2) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Maria Olivera

    Me parece muy "refrescante" que en medio de los casos clínicos haya entrecruzadas historias entre los personajes, médicos y externos del hospital. Las relaciones personales resultan un pequeño oasis en medio de las enfermedades que nos van presentando. Encuentro muy interesante la historia entre la dra. Soto y Bashir (este hombre es todo un descubrimiento), me encanta la persona y el personaje. !!Dénle más papel!!.

    13 jun 2017