www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4473819
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 12/02/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

El encargado de un supermercado llamó a la ambulancia

después de ver como India, tras robarle y escapar,

caía al suelo al intentar superar una valla.

Cuéntame.

Pues a ver, yo creo que por el golpe no es.

Porque esto ya me dolía de antes.

Debe ser que, cuando me levanté o algo así, hice mal el movimiento

y se me ha quedado así.

O sea, que no has hecho ningún esfuerzo o...

-No. -O te has dado algún golpe o.

-No, no ni golpes, ni esfuerzos... -¿Y dormir en algún sitio,

a lo mejor, no demasiado cómodo?

Tampoco es por la cama.

Porque cama, cama nunca he tenido, en realidad.

Ya.

Así que no sé.

Según lo que he leído puede deberse a un problema de crecimiento,

que los huesos estén ahí como...

Ya sabes, evolucionando.

O simplemente que sea por la forma física de coger cosas

y tal.

No sé.

No creo que sea por la cama.

¿Y dónde has leído tú todo eso?

Pues en un libro de anatomía de primero de medicina.

Lo empecé con 15 y estuve un año.

Pero es que no está muy bien escrito.

No, no.

Es un poco enrevesado y no te cuento ya en segundo o en tercero.

Ni te lo cuento, ¿eh?

Qué curioso.

Bueno, si me permites, te voy a explorar.

A ver.

¿Te duele ahí?

Un poco, sí.

¿Y ahí?

Ahí sí.

Bueno, aunque parezca extraño,

el estado físico de India es totalmente normal.

No he visto problemas ni de nutrición,

tampoco de desarrollo, así que lo que vamos a hacer

es una radiografía de la espalda

para ver si se trata de una simple lumbalgia o...,

también podría tratarse de un traumatismo que haya provocado

incluso una fractura.

Pues te tengo que hacer una serie de pruebas, ¿vale?

Quiero saber si es por la caída o...,

o bueno, si has recibido algún golpe que...

-No, no, doctora. -Y no te acuerdas.

Nadie me ha pegado.

O sea, no me mires con esos ojos porque, entiendo,

te entiendo por un lado porque me ves así

y piensas que me han pegado, pero de verdad que no, ¿eh?

O sea, nadie me ha pegado; tengo una vida diferente

y he estado en la naturaleza toda la vida.

Pero no tienen por qué haberme pegado alguien.

De todas formas me gustaría hablar con tu padre.

No hace falta.

Porque yo soy mayor de edad.

Entonces me lo puedes decir a mí.

¿Tienes 18 años?

Sí.

Los cumplí el mes pasado justo. -¡Vaya!

-Voy a preparar todo. -Vale.

Raquel acude a Urgencias porque lleva varias horas

con diarrea continua.

Bueno, ¿y qué es lo que te pasa?

Pues llevo desde esta mañana con muchos retortijones,

he hecho un camino de ocho horas en tren porque he dejado mi trabajo

y me he venido a vivir aquí, vamos, que parezco un grifo abierto.

Yo no sé si son los nervios.

¿Y tienes fiebre o náuseas?

No.

Pepa, ¿Puedes medirle la temperatura a Raquel, por favor?

Sí, claro.

Ni te muevas.

¿Tienes alguna enfermedad importante?

Sí diabetes tipo 1,

como mi novio.

Bueno, como este.

Jonás y yo nos conocimos hace seis meses por Internet.

Y a pesar de vivir tan lejos, enseguida hubo filin.

Los dos tenemos diabetes y nos encanta comer.

Como soy periodista,

se nos ocurrió hacer una guía on-line de restaurantes con consejos

para diabéticos.

Me he venido por sorpresa a vivir con él.

Pero por la cara que ha puesto no le ha hecho ninguna ilusión.

Nos separan 600 kilómetros y, bueno,

pero si nos vemos todos los fines de semana.

Salimos a cenar por ahí,

actualizamos la Web, y...

Nos lo pasamos muy bien juntos haciendo turismo gastronómico pero...

No sé,

yo pensaba que venía a pasar el fin de semana,

la veo ahí con maletón.

Y resulta que se viene a vivir conmigo, ¡hala!

Al menos que me lo consulte, ¿no?

Tiene 37.

Vale, gracias.

Oye, perdonad,

pero ¿cómo es una web de restaurantes de comida para diabéticos?

Consultamos las cartas de los restaurantes,

vemos cuáles son los alimentos más recomendados para un diabético

y les advertimos de cuáles no.

Es eso.

Bueno, vamos a pasar a la camilla, que voy a explorarte.

Venga.

Pasa por aquí.

Raquel se queja de un dolor en la zona del abdomen.

Voy a pedir una analítica pero todo parece indicar

que se trata de una gastroenteritis.

No, y me tiene preocupada la chica

porque, por un lado la veo frágil,

por otro lado la veo muy segura de sí misma

y..., y no sé.

La han pillado además robando para poder comer

y yo creo que está viviendo en la calle.

Bueno, Natalia, yo no me preocuparía.

Lo más normal es que haya discutido con sus padres

y eso es algo inevitable, ¿no?

Porque al final los padres siempre nos decepcionan

y a todos nos gustaría escapar.

Vale.

Cuéntame dónde te gustaría a ti escaparte.

Porque desde luego aquí no estás.

¿Dónde estás?

Mi padre tuvo un hijo con otra mujer.

Y, bueno: ¿tú cómo estás?

¿Lo sabe tu madre?

Mi madre todavía no lo sabe.

Toma, tu café.

No.

Mañana inauguran el argentino.

Ah, qué bien.

¿Y vas a ir?

¡Claro, contigo!

No voy a poder.

Me estoy comprando un billete para volverme esta noche.

No quedan.

Mira, quédate unos días y lo hablamos tranquilamente.

No seas así.

Pero así, ¿cómo?

¿Tú sabes lo idiota que yo me siento?

¿Que he venido con toda la ilusión del mundo,

pensando que te llevarías la alegría de tu vida,

que estarías encantado de despertarte cada día conmigo?

Y me has puesto una cara.

Pero, ¿qué cara?

Pues la misma que pusiste cuando fuimos al Rey del Tiramisú

y no había tiramisú.

Mira, quédate al menos esta noche.

Por favor.

Tú no sabes lo ingenua que yo me siento.

Me dijiste que sería genial si viviese aquí.

A ver, o sea, yo me refería a mí aquí, y tú aquí, cerca de mí,

aquí, pero no los dos a.

Mira, mira.

Que da igual, ¿eh?

Que yo me marcho en cuanto pueda.

¡Eres una exagerada!

¡Y tú eres un aguafiestas!

Sujétame todo esto, que tengo que ir al baño.

Tras venir al hospital con la espalda dolorida,

India fue sometida a una radiografía para ver el alcance de la lesión.

Pues India, en principio yo no veo signos ni de fisura ni de fractura.

Así que podría tratarse de una lumbalgia.

Lo que voy a hacer va a ser mandarte tanto analgésicos

como antiinflamatorios y deberías así mejorar.

¿Eso significa que puedo irme?

-¿A casa? -Sí.

Pues precisamente de eso quería hablar contigo, India.

Van a ser los Servicios Sociales los que decidan dónde tienes que ir.

Te lo pido por favor no llames a los Servicios Sociales.

-Ya pero, India... -No, no, no, no.

¡India, escúchame!

Tú sabes tan bien como yo...

Por favor.

Es que no eres mayor de edad.

Y es mi obligación dar parte.

Ya, pero, por favor te lo pido.

O sea yo llamo a mi padre pero, no llames tú

a los Servicios Sociales.

Yo me encargo.

Sí, me he escapado, la he liado, sí.

Yo me encargo pero te lo pido por favor,

que no llames a los Servicios Sociales.

Voy a confiar en ti.

¿De acuerdo?

Voy a confiar en ti.

Pero cualquier cosa que te ocurra, cualquier cosa que necesites,

estamos aquí para ayudarte. -vale.

Gracias.

Gracias no.

¿Vale?

Vale.

Mi padre es un buen hombre.

Es un hombre diferente al resto de la gente.

Me ha enseñado a entender a Shakespeare,

a sobrevivir en el monte con una navaja.

Sí, es un poco fuerte.

Y sobre todo, lo que me apetece realmente es equivocarme,

poder estar con gente de mi edad, porque no sé lo que hacen.

Y tener una vida normal, yo creo.

Es lo que más me apetece.

La doctora Jiménez comunica los resultados de los análisis

a Raquel, la chica con malestar digestivo.

Bueno, pues la analítica estaba todo dentro de lo normal.

Parece que es una gastroenteritis.

Así que voy a ponerte el tratamiento para evitar la deshidratación

y dieta astringente.

De acuerdo.

O sea, que ¿nos olvidamos del argentino?

Es que no íbamos a ir.

Al menos yo.

¿Puedo comer algo más aparte de jamón de york y arroz?

Claro.

En una dieta astringente podemos incluir zanahoria, manzana asada

o pan blanco tostado.

Los huevos hay que tomárselos duros o en tortilla.

Y la carne de ave, cocida o a la plancha y sin piel.

Si tuvieras nuevos síntomas como fiebre o vómitos,

pues te vienes por aquí, ¿vale?

Bueno, creo que iré al hospital de mi pueblo.

Porque mañana me marcho.

¡Que ahora hablamos de eso!

Bueno, yo le voy a echar un vistazo a la web a ver si se la recomiendo

a los pacientes.

Pues como no te des prisa,

no sé el tiempo que va a estar abierta.

¿Te gusta más el azul o el negro?

Porque el negro quizá es muy serio,

Y más para un bebé.

A ver, Silvia.

¿Tú me has pedido a mí para pedirme la opinión sobre eso?

¡Venga, hombre!

Mamá, quería verte.

Pero, si te aburres, me lo dices y ya está.

No pasa nada.

A ver, cielo, que no me aburro.

Pero es que es la primera vez en 29 años que me pides opinión

sobre ropa.

Anda, dime que ya nos conocemos.

¿Qué pasa?

Oye, ¡por favor!

Mamá por favor, tienes que prometerme que no te vas a alterar.

Pero es que me he enterado de algo muy gordo.

¡Uy, muy gordo!

Menos gordo será.

Venga, dime.

¿Quieres que vayamos a mi consulta mejor?

¡Oye, que no!

Que me lo cuentes ya, ¡hombre!

¿Qué pasa?

¡Silvia!

Mira, de verdad,

que me estás poniendo ya muy nerviosa, ¿eh?, ¡suéltalo ya!

¡Silvia, dímelo!

Vale, vale.

Bueno, papá tuvo una aventura con otra mujer y tuvieron un hijo.

Mami, sé que es muy difícil de asimilar y créeme que a mí

también me está costando.

Pero estamos juntas en esto.

Inés.

¿Cómo sabías que se llama Inés?

A ver, yo sabía que..

¿Lo sabías y no me dijiste nada?

A ver lo sabía pero tampoco es que supiera toda la.

O sea, ¿que todos lo sabíais menos yo?

A ver, cariño.

A ver, déjame que te explique, de verdad.

¿Y también sabes que ahora vienen pidiéndome dinero?

¿Dinero?

Es que he dormido hoy cinco horas.

Más te vale cerrar pronto el tema de Simón,

porque si no, no vas a dormir bien, ¿eh?

No, si voy a hablar con él.

Vamos, voy a hablar con él ya.

Hoy mismo voy a hablar con él.

Me parece bien.

Pero antes yo me tomaba una tila

porque te veo un poco nerviosilla.

Es que, le he dado muchas vueltas

y yo creo que no me está siendo sincero.

Bueno,

suerte y al toro.

Antes de recibir el alta, la doctora Romero

consiguió que India llamase a León, su padre,

para informarle de la situación.

¿Sabemos ya algo de India?

Bueno, pues tiene una lumbalgia.

Una lumbalgia.

Muy bien, de acuerdo.

Pues ya me encargo yo, ¿vale?

Tengo un ungüento natural en casa que le va a sentar muy bien.

Bueno, yo aparte le he puesto un tratamiento para que mejore

lo antes posible.

-¿Un tratamiento? -Sí.

Disculpa pero es que no...

Yo no creo en estas cosas, en la medicina tradicional.

Bueno, igual no hay que creer, ¿no?

Simplemente a lo mejor son compatibles.

Bueno, ahí no estoy del todo de acuerdo.

De todas maneras, te agradezco muchísimo que India me haya llamado

estaba muy preocupado.

Creía que había salido de caza pero..., no sé qué tiene esta niña

en la cabeza últimamente, de verdad.

Juventud.

-Sí. -A lo mejor eso.

-Sí. -Y es normal.

¿Normal?

Bueno, he educado a India para sobrevivir por ella misma

y que no dependa de nadie.

Eso debería ser lo normal, ¿no?

Igual hay que preguntárselo a ella.

De todas maneras no quiero parecer maleducado, ¿eh?

Pero te agradezco muchísimo todo lo que has hecho, tu tiempo,

pero no conoces en absoluto a mi hija.

¿De acuerdo?

Ahora es cosa mía.

Muchas gracias.

-Perfecto. -Buenos días.

Sé lo que la gente opina de mi elección de vida,

de criar así a India.

Pero estoy cansado de que la gente lo enjuicie.

En realidad lo hago todo por su bien.

No sé, ¿alguno de vuestros hijos sabe diferenciar

todos los tipos de flores

o..., o lee cada día un clásico de la literatura, antes de dormir,

rodeado de naturaleza?

No sé.

No quiero convencer a nadie.

Pero tampoco quiero que nadie intente convencerme a mí.

¿Raquel?, ¿qué ha pasado?

Que ha querido quedarse en mi casa hasta encontrarse mejor.

Pero ha empeorado.

Está vomitando mucho.

La paciente tiene 39 de fiebre y presenta taquicardia.

Vamos a Reanimación directamente.

Raquel ha llegado en mal estado general.

Está taquicárdica e hipotensa.

Además, sus deposiciones son de color verdoso y de un fuerte olor.

He pedido varias pruebas pero, mientras llegan los resultados,

Raquel se quedará en Reanimación con medicación para la fiebre

y para las náuseas.

Vengo a traerte una revista de viajes.

Pues gracias.

La que tengo sobre Australia ya me la sé de memoria.

Bueno, al final, al final voy a conocerme el país

mejor que mi hija.

Bueno, eso si decide aceptar la beca, claro.

¿Todavía no lo ha hecho?

Dice que, que le cuesta dejarme en este estado.

¿Cómo te encuentras?

Pues he tenido días mejores.

Tú no has venido a traerme una revista, ¿verdad?

Pues mira, no.

Es que tengo la sensación de que no eres sincero.

Otra vez.

No es que, ¿por qué te cuesta tanto admitir que hay algo especial

entre tú y yo?

Pues claro que hay algo especial.

Pepa, claro que hay algo especial.

Igual, pues igual no del modo que tú crees.

A ver.

Pero.

Dime que no sientes lo mismo que yo y dejaré de insistir.

Lo prometo.

Mira, Pepa.

No.

Dímelo mirándome a los ojos.

Lo sabía.

Venga, tranquilízate, cariño.

Que no estoy enfadado contigo, ¿vale?

Simplemente quería que saliésemos de ahí porque, porque ya nos huele

la ropa a hospital, simplemente.

Ah, ya, papá.

Pero es que yo no quiero irme.

Me da igual que estés enfadado conmigo.

Es que prefiero que la ropa, sinceramente me huela a hospital

que a musgo.

Es que no.

A ver, India, cariño.

Esto ya lo hemos hablado.

Lo hemos hablado antes.

Estás en una fase de rebeldía adolescente.

Sí.

¿Recuerdas el ensayo que te di a leer?

-Sí. -¿que decía?

Pues la importancia que tenía... el hablar con la gente, Papá,

el estar en comunicación; cosa que yo poca, poca.

Lo único que hablo es cuando voy al mercado a vender queso.

A ver, India, cariño.

Escúchame.

¿Qué quieres ser?

¿Quieres ser como una de esas niñas que están todo el día con el móvil,

con la pantalla del móvil ahí enganchadas?

¿Eso quieres ser?

¿Qué te he enseñado yo, mi amor?

Te he ensañado a ser autosuficiente.

Papá, ya.

Pero es que esas personas mismamente no son autosuficientes.

Es que no lo son.

Papá, estás generalizando muchísimo.

Yo no voy a estar ahí con el móvil lo sabes perfectamente.

Ya.

Simplemente quiero probar, papá.

Bueno, pues lo hablamos en casa ahora tranquilamente, ¿vale?

Venga, estate tranquila, cielo.

Vamos.

La doctora Jiménez ya conoce los resultados

de las pruebas realizadas a Raquel, la paciente con diarreas

y malestar general.

¿Qué tal, cómo te encuentras?

Pues estoy mareada y con náuseas.

La analítica indica una insuficiencia renal;

seguramente debido a una deshidratación por los vómitos

y la diarrea.

¿De acuerdo?

También veo que tienes el azúcar alto, pero eso es normal,

siendo tú diabética,

y lo que sí que me preocupa

es que tienes la proteína CR activa elevada.

Y ¿qué pasa con la proteína esa?

Eso indica un proceso infeccioso.

Vamos a esperar el cultivo de Heces,

pero sospecho que puede ser salmonelosis.

¿Has podido tomar algún alimento en mal estado, huevos,

aves de corral, cordero, cerdo...?

La tortilla rellena.

Fui a probar a un restaurante especializado en tortillas.

Pero ¿no íbamos a ir juntos?

O sea, ¿me has estado engañando?

Y ¡qué más da, si hemos roto!

Que no hemos roto.

Te estoy diciendo que te vengas a vivir conmigo y a ver qué tal.

Yo, con tus dudas, paso.

A ver, siento interrumpir,

pero creo que ahora lo más importante es tu salud.

¿De acuerdo?

Vamos a seguir con el protocolo por si es salmonelosis.

Quiero hacerte un TAC abdominal porque las náuseas

deberían haber desaparecido con la medicación,

también vamos a empezar con el antibiótico

y la noradrenalina,

vamos a trasladarte a la UCI

y vamos a ponerte oxígeno para estabilizar tu respiración.

Y bueno, te he dejado ya un ratito, así que, ahora sí,

tienes que esperar fuera.

A ver, yo sabía que tu padre había tenido una aventura hace años.

Y fueron momentos muy difíciles.

Pero bueno, logramos superarlo porque tu padre me dijo

que se había acabado todo.

Lo que no sabía es que..., es que había tenido un hijo

con esa mujer.

Pero mami, ¿por qué no me dijiste nada?

Cielo, porque no lo vi necesario.

Tú eras muy pequeñita.

Y luego, no sé, cuando creciste, pues tampoco lo vi oportuno.

Tenías una relación muy especial con él.

Le tenías muchísima admiración.

Y eso tampoco quería estropearlo.

Aunque, por lo que se ve, pues tampoco había mucho que admirar.

Es que yo, yo siento como.,

como si se me hubiera caído una venda de los ojos, ¿sabes?

Como si hubiera descubierto que papá es otra persona.

A mí me pasó igual.

¿Qué miras?

Pues ¿qué voy a mirar, mamá?

Todo este circo: una fundación en nombre de mi padre,

un símbolo de todo lo que representa.

Y nos ha estado mintiendo a las dos.

A ver, ¡no te confundas!

Tu padre era tu padre y te quería.

No solo te quería, te adoraba.

Y lo que pasó entre nosotros no tiene por qué empañar eso.

De verdad, por muchos errores que haya cometido.

Pero ¿por qué te mientes a ti mismo?

-Lo que me propones no tiene sentido. -Pero no tiene sentido ¿el qué?

¿Qué es lo que no tiene sentido?

Mira, yo te entiendo.

Muchas veces en mi vida he tomado decisiones así.

Por muchas razones, por miedo, por inseguridad,

por no saber controlar mis propios sentimientos...

Pero contigo he aprendido a valorar las cosas de otra manera.

Mira, podemos controlar todo.

Pero no podemos controlar el tiempo.

Y yo quiero aprovecharlo.

Y yo sé que tú también.

Pues claro que quiero, Pepa.

Claro que quiero aprovecharlo.

Pero no quiero que sufras.

Olvídate de eso ahora.

Poco tiempo después de haberse ido a casa con un tratamiento

para la lumbalgia, India tiene que volver al hospital

porque el dolor en la espalda es más intenso.

Vale, vale, vale.

-¡Ah! -¡Hola!

Pero India, ¿qué te ha pasado?

¿Estás peor o qué?

-Sí. -¿Sí?

Oye, ¿y cómo no has venido antes?

Porque me ha costado convencer a alguien.

Bueno, ya estamos aquí, ¿no? -Sí.

-Bueno, ¿y esos moquetes? -Ya.

Le he dado un remedio casero, pero no sé si se lo ha tomado.

No me hace mucho caso últimamente, la verdad.

Es que no creo que se deba a los mocos.

Creo que es alguna alergia o algo porque es que.

Bueno, ¿tú qué sabes?

Deja a los médicos que.

Perdonadme Martín, por favor, ¿una silla?

Y dime, el dolor ¿sigue en el mismo sitio o ha variado?

Justo desde la cadera, pero ahora se me extiende hasta la ingle,

o sea, hasta aquí.

¿A ver?

¿Te sigue doliendo, no?

¡Fff! ¡Ah! Pero muchísimo.

Claro, aquí ahora un montón.

Perfecto.

¿Qué puede ser?

Bueno, pues podría tratarse de una artritis reactiva

debido a un proceso infeccioso.

Pero, para salir de dudas,

pues prefiero hacerte una radiografía de cadera.

Vale.

¿De acuerdo?

Voy a preparar todo.

La artritis reactiva es la inflamación y dolor

de una articulación como respuesta a un proceso infeccioso.

Hemos hecho a India una radiografía de cadera

y de momento no hemos visto nada;

así que le hemos puesto antiinflamatorios

y también analgésicos, y a ver cómo evoluciona.

Ante los vómitos continuos de Raquel,

la paciente con posible salmonelosis, se le realiza un TAC abdominal

para ampliar el estudio.

En la imagen se aprecia una colitis, que es la inflamación del intestino.

Claramente hay un proceso infeccioso relacionado con el aparato digestivo.

Vamos a estabilizarla y a esperar los resultados de los cultivos.

A pesar de la medicación, Raquel continúa débil.

La doctora Jiménez ya cuenta con un diagnóstico.

-¿Entonces es salmonelosis? -Si sigue controlada,

se recuperará en unos días.

¿Cómo estás? -Pues sigo mareada y con náuseas.

Y tengo una presión bastante grande en el pecho.

Pero no me duele.

Es parecida a lo que sentí cuando vi la reacción de Jonás,

al decirle que me mudaba con él.

Cariño, por favor, que ya hemos hablado de esto.

Cuando te recuperes lo intentamos.

Bueno, yo, en otras circunstancias creería que es ansiedad.

Pero voy a hacer un ecocardiograma no vaya a ser que la infección

esté dañando otra zona.

Y ahora sí tienes que esperar fuera.

Te quiero, ¿vale?

Tras descartar que se tratase de artritis,

India fue sometida a tratamiento.

Pero su estado ha empeorado.

Tirita y tiene fiebre.

Pues tiene fiebre,

Un nuevo síntoma.

¿Y a qué se debe esto?

De momento no lo sabemos.

Tenemos que hacer pruebas.

¿Y van a seguir dando palos de ciego o tienen claro lo que están haciendo?

Estamos haciendo todo lo posible.

Muy bien.

-¿Vale? -De acuerdo.

En la palpación he notado que el dolor en las apófisis lumbares

ha aumentado así que hemos decidido hacerle una serie de pruebas

y nos hemos encontrado que estamos ante un proceso infeccioso agudo.

Por otro lado, tanto los resultados de las serologías

como de los cultivos han dado negativo.

Pero, por los síntomas que presenta, el dolor, la fiebre

y el proceso infeccioso,

hemos decidido hacerle una resonancia magnética,

además de dejarla ingresada.

-Hola, ¿qué tal?, ¿cómo está India? -A ver, en principio

parece que es espondilodiscitis.

Es decir, una infección de las vértebras de la columna,

que lo que le está provocando es fiebre y dolor.

Entonces, para confirmarlo tenemos que hacer una punción.

¿Una punción?

Perdona no, no.

Vamos a ver mi hija estaba perfectamente hasta hace poco, ¿eh?

Y ahora no paráis de ponerle cosas y meterla en máquinas.

De verdad, yo no soy médico.

Pero ¿seguro que el foco del problema está ahí?

Por algo no me gustan los hospitales.

A ver...

Mira, me voy a llevar a mi hija, ¿de acuerdo?

Me la voy a llevar a casa y yo la voy a curar, ¿vale?

Si me lo permites, León, en primer lugar,

tu hija no estaba bien; por eso ha venido al hospital.

Y en segundo lugar, si te la llevas,

quiero que sepas que la está perjudicando.

Bueno, eso ya lo he escuchado antes cuando nos marchamos a la montaña.

Y al final salió todo bien.

Mira, estoy dispuesto a que India me odie, porque ahora es muy joven

y no sabe mirar a largo plazo.

Pero estoy seguro que me agradecerá muchísimo que tome esta decisión

por ella, de verdad.

Igual son demasiadas decisiones, ¿no?

Bueno, igual es lo que le corresponde a un padre con un niño,

¿no crees?

Claro.

Ahí está el problema, León.

Que ya no es una niña.

Es una adolescente y quiere volar.

Además, un adolescente, en estos tiempos que corren,

es curioso ver a alguien tan, tan preparada y tan respetuosa,

tan educada.

Y de eso te has encargado tú.

Pero lo mismo hay que dar

un paso más.

Muy bien.

Ante los resultados del electrocardiograma

y de la analítica de enzimas cardiacas

que reveló niveles elevados de troponinas, el cardiólogo,

doctor Riquelme, realiza un ecocardiograma a Raquel.

La imagen revela algo inesperado.

Al parecer la imagen confirma que Raquel ha sufrido un infarto

y presenta daños en una parte del corazón.

Pues no le llega suficiente cantidad de sangre.

Además la paciente está perdiendo la capacidad para bombear sangre;

por eso vamos a hacerle una coronariografía

con contraste para ver los vasos del corazón.

Hay que actuar cuanto antes para evitar secuelas.

Buenas.

Hola.

Ya tenemos los resultados de la prueba

que le hemos hecho a Raquel y hay que intervenir.

¿Por qué?

Porque no le está llegando suficiente cantidad de sangre

a una zona del corazón.

Además, también hay necrosis en los tejidos y hay que retirar

esas células muertas, desobstruir, y colocar un STNET,

que es como una especie de muelle en la arteria coronaria.

¿Y es una operación difícil o...?

Bueno, es una operación complicada.

Es que no me lo perdonaría si le pasase algo.

Es que no alegrarme cuando vino a vivir conmigo fue de idiotas.

Bueno, tranquilo, de verdad.

Es que al final eso es muy humano, ¿no?

Esa tendencia a sentirse culpables o a tener dudas.

Es que yo creo que más que dudas es miedo.

Es miedo a que, cuando vivamos juntos,

se estropee todo.

Hombre, es verdad que vivir con una pareja es una prueba de fuego.

Pero yo creo que hay que pasar por ahí.

Es que al final no tomamos decisiones porque tenemos miedo

y no nos damos cuenta de que lo más importante es pasar

el tiempo con la persona que quieres.

Eso es lo importante.

Gracias.

¿Puedo pasar a ver a Raquel?

Bueno, ahora lo mejor es que ella descanse hasta la intervención.

¿De acuerdo?

Finalmente, a India se le realizó una punción y la doctora Romero

ya tiene los resultados de Microbiología.

-¿Cómo estás, India? -Mejor.

Hola, León.

Bueno, tengo ya los resultados de la punción,

y confirman que efectivamente tienes una infección

provocada por una bacteria, pero bueno,

le vamos a poner un antibiótico adecuado y vas a mejorar totalmente.

¿Antibiótico?

Ya sé lo que vas a decir, papá.

No te molan nada los antibióticos.

Me parece bien, cariño.

¿Cómo?

Es tu decisión, ¿no?

Pues, si no hay cambios, voy a avisar a una enfermera

para que lo prepare todo.

Muy bien.

Muchas gracias.

Gracias.

Bueno, la verdad es que me alegro mucho de que India

haya decidido tratarse, entre otras cosas

porque, si no, la infección podría extenderse al resto del cuerpo

y estar ante una situación mucho más grave.

Así que, me alegro mucho.

-¿Cómo que me dejas medicarme? -Bueno, ya eres mayor, ¿no?

Gracias.

India, sé que nunca hemos hablado de esto, pero.

¿De qué?

Creo que ya es hora de que lo sepas.

Mamá murió en una cama de hospital como esta;

por una negligencia médica.

Y me prometí que iba a cuidar de ti, que te iba a proteger,

que te iba a educar lejos de todo para que fueras libre.

Y mira qué curioso: he tenido que venir a un hospital para...

para darme cuenta que soy yo quien no te está dejando crecer.

Jo, papá.

Muchas gracias.

Yo, yo siempre estaré agradecida de cómo me has educado

y... y todas las herramientas que me has dado, de verdad,

mil gracias.

Pero yo necesito experimentar,

necesito tener una vida normal, como tú la tuviste y luego decidiste.

Quiero equivocarme y, y vivir diferente.

Pero de verdad, que mil gracias por todo y, quizá ¿quién sabe?

A lo mejor en un tiempo decida irme contigo en la furgoneta.

Y estar en el campo.

¡Ay, amor!

Papi.

Raquel, la paciente con necrosis cardiaca,

ha sido sometida a una angioplastia para solucionar

la mala circulación de sangre en su corazón.

Bueno, parece que todo ha salido bien.

La angioplastia que se le ha realizado a Raquel

ha consistido en la introducción de un pequeño tubo,

con un globo que, al inflarlo, ensancha la arteria

y restablece el flujo sanguíneo.

Esperemos que con esta intervención Raquel mejore.

Tras la angioplastia

y con el tratamiento para la salmonelosis,

Raquel evoluciona favorablemente.

Oye, que nuestros seguidores

están esperando a que actualicemos la web.

Pero tenemos un motivo muy potente para no hacerlo.

Claro.

Estás malita.

Que estamos en crisis.

¿Crisis?

Crisis es lo que tengo yo si no te tengo a ti.

O sea hasta que no me han dicho que estabas bien,

no he podido ni respirar.

A ver si va a ser verdad que me quieres.

Pues claro que sí, tonta.

Lo que pasa es que tengo miedo a si nos vamos a vivir juntos

y te das cuenta de que no te gusto.

Pero, si eso ocurre, es mejor que pase ahora

y no a tantos kilómetros de distancia, ¿no crees?

Imagínate luego qué sorpresa.

A lo mejor me sorprendes tú.

-Sí. -¿No serás una maniática de esas?

No.

Buenas.

Venía a preguntarte cómo estás, pero ya veo que bien.

Mucho mejor.

Bueno, si sigues evolucionando así, en una semana podrás irte a casa.

Qué bien.

Oye, y ¿qué le ha pasado en el corazón?

Pues, debido a la infección, le bajó bruscamente la presión

y, por sus antecedentes, su propio cuerpo,

en un intento de mantener las constantes,

pues hizo que le llegara menos sangre al corazón, terminando en infarto.

Vamos, que no vuelvo a comer huevos en mi vida.

Bueno, tampoco es eso.

Aunque no está de más tener precauciones a la hora de comer

fuera de casa.

Y por cierto ¿qué puntuación le vais a dar al restaurante?

Pues un diez, claro.

Bueno, tendremos que activar el protocolo de Sanidad

para enfermedades infecciosas.

Marco, ¡Marco!

¿Tienes un segundo?

A ver, es que te he estado buscando toda la mañana y.

¿Qué estabas viendo?

Pues mira.

Cómo crecen, ¿no?

Está preciosa.

-¡Madre mía! -Enhorabuena.

Muchas gracias.

El tuyo va por el mismo camino, ¿eh?

¿Sabes lo que pasa?

Que, que con el caso que te comenté, ¿te acuerdas?

¿De India?

No sé, piensas es que se van a hacer mayores.

Lo quieras o no, se van a hacer mayores

y toman sus propias decisiones, y al final,

no sé si estamos preparados para admitirlo, ¿no?

Oye, ¿Cómo llevas lo de tu padre?

Pues se lo he dicho ya a mi madre.

¿Y?

Ya sabía algo.

Pero vamos, que ahora ya no estoy triste, estoy cabreada.

Bueno.

Se puede estar triste y cabreada.

Pero en cualquier caso, estés como estés,

yo voy a estar a tu lado.

¿Vale?

-Pues muchas gracias, Natalia. -Nada, ¿seguimos viendo fotos?

Oye, ¿qué haces aquí?

  • Centro médico - 12/02/18 (2)

Centro médico - 12/02/18 (2)

12 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 12/02/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 12/02/18 (2)"
Programas completos (958)

Los últimos 971 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios