www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4787645
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 11/10/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Tú has estado bebiendo durante el embarazo?

(#Música#)

-Tú sabes perfectamente

que Berta necesita ingresar en un centro de desintoxicación.

Ya. Pero ella me ha prometido que va a cambiar.

-Y estoy segura de que lo cree firmemente.

Pero es que no puede sola, Ramón.

Ya, pero es que yo la quiero, Lucía.

-Las personas que más te quieren

son las que más saben lo que necesitas.

Ya. Pero fue muy duro, Lucía, ¡es muy duro!

-Y va a ser duro. Va a ser duro para Berta.

Pero lo que tienes que pensar es que tienes una responsabilidad.

Tienes un bebé pequeño.

Berta, Berta. Yo confío en ti.

Yo confío en ti, de verdad.

Lo único que quiero es que estés tranquila. Solo eso.

Te quiero hacer una pregunta y...

¿Tú también crees que Berta no lo va a superar?

Creo que no lo va a superar.

-¡Que no es mi padre, ¿te enteras?!

-Si tan segura estás de que no es tu padre,

¿qué hacías revisando las noticias del accidente

en el que se supone que murió, eh?

Lo único que le preocupaba a Imanol

era que no te enteraras de su cáncer.

-Pues mira, ha hecho bien en confiar en ti.

-Quería verte antes de morir.

Pero es que se está muriendo de verdad, Ángela.

Y eso me pareció más importante.

No se puede estar inventando algo así.

(#Música#)

-Lidia, por favor,

¿quieres parar, que me estás poniendo nerviosa?

-Menudo cuajo tienes, tía.

Niqui en esa habitación hecha mierda y tú ahí,

tirada, pasando de todo. -No, perdona.

Las que habéis pasado de mí como de la mierda sois vosotras.

-No, si al final Niqui va a tener razón.

Eres... -No. ¡Eres, eres!

¿Eres de qué, Lidia?

Las cosas no se hacen así y tú lo sabes.

-¿Cómo está? ¿Podemos ir a verla?

-Todavía no. Tenemos que seguir haciéndole pruebas.

-¿Y sabéis ya lo que le pasa en la cara?

-De momento tenemos que descartar

que la parálisis facial que tiene

no sea por un accidente cerebrovascular.

-¿Has oído, tía? A ver, ¿cómo que un accidente?

-Lo que quiere decir es que van a descartar si le ha dado un ictus.

-Sí. Estamos trabajando con esa hipótesis.

-Bueno, pues vayan descartándola, que lo único que le pasa a mi prima

es que tiene la cara muy dura.

-Ana. Afloja un poquito, ¿quieres?

-Vamos a ver,

justo cuando entró, doctora,

resulta que estábamos discutiendo por una movida del grupo, ¿vale?

Porque aquí, mis amigas, quieren firmar un contrato sin mí.

Me dijeron que era la discográfica la que no me quería.

Pero en realidad... -Pero que es...

-Pero, pero, pero..., en realidad,

son ellas las que me quieren echar del grupo.

Entonces yo creo que Niqui se ha puesto fatal de la muerte

al tener que dar la cara ahora que las he pillado engañándome.

-Yo no he engañado a nadie, ¿vale?

Que ella me dijo que la discográfica no te quería ni en pintura.

-Ah. -¿Y qué hago?

-Lidia, que te manipula como le da la gana. ¿No te enteras?

Se va a enterar.

-Vamos a ver,

pero vais a tener que esperar un poquito

para solucionar vuestras cosas.

Primero nos tenemos que asegurar que Niqui esté fuera de peligro.

-¿Y eso cuándo va a ser?

-Pues cuando terminemos de examinarla

y de hacerle las pruebas que tenemos que hacerle.

Así que esperad aquí y cuando podáis pasar a verla yo os mando avisar.

(#Música#)

-Está la cosa tranquilita, ¿no?

-Pues sí, de momento hay poca gente. -Mejor.

-¡Hola! -Buenas...

-¿Qué tal os va todo?

-Pues muy bien. A ver si sigue así.

-¿Sí? ¿Te tomas un café?

-Vale. -¡Por favor! ¡¡Por favor!!

¡¡Mi niña!! ¡Por favor!

-¿Qué pasa? -¡Que alguien me ayude, por favor!

-¿qué pasa? ¿Qué ha pasado?

-¡Mi niña! ¡Que está muerta, Julia!

-Berta, Berta. ¿Qué ha pasado?

-Que... ¡Se quedó dormida, la intenté despertar

pero no..., no..., no respira!

¡No se movía, que no se movía!

-Me voy a Pediatría. -Tranquila, tranquila, vida.

Tranquila. ¡Carmen, por favor!

Ven, avisa al doctor Landó. ¿Vale? Dile que es una emergencia.

-¡Julia! ¿Dónde se la llevan? ¡Que está muerta!

-Tranquila, que está en buenas manos, tranquila.

Espero que todo salga bien porque...

Es que perder un hijo es lo peor que te puede pasar en la vida.

Y lo digo por experiencia.

Cuando perdimos a Paula...

Ramón lo pasó fatal.

Perdón.

Espero que no tengan que volver a pasar por eso.

(#Música#)

(Llaman a la puerta)

-¿Tiene un minuto?

Si no es buen momento, puedo volver más tarde.

-No, pasa, pasa.

Es solo que no te esperaba.

-Si he venido es porque el doctor Merino

me ha puesto al corriente de su diagnóstico.

-Vaya con el doctor Merino.

No sabe guardar un secreto.

-He venido en calidad de directora del hospital. No de...

Otra cosa, ¿m?

-No, no. Si te entiendo perfectamente.

¿Puedo contarte otro secreto?

Yo sabía que esto llegaría a tus oídos.

Y estoy contento, Ángela.

¿Te puedo llamar Ángela?

-No. Doctora Vega o doctora a secas.

Bueno, como le decía, su cáncer está en un estado muy avanzado

y quería asegurarme personalmente de que está informado

de todas las opciones para abordar la situación.

-¿Opciones?

-Sí. Su médico ya está hablando con Oncología.

-No sabía que un cáncer terminal

pudiera tener muchas opciones.

Por eso se llama terminal, ¿no? -Bueno, es...

Es verdad que su cáncer está en estadio 4.

Pero a pesar de eso quiero que sepa

que el hospital está a su entera disponibilidad

para tratar o paliar cualquier problema derivado de la enfermedad.

-Pero si tú ya me estás ayudando

mucho más de lo que crees, Ángela.

-Por otro lado,

el hospital puede ofrecerle ayuda psicológica, si lo desea.

Tanto para usted como para sus familiares.

-Ángela...

-Si tiene cualquier duda médica...,

Puede preguntarme lo que quiera.

¿De acuerdo?

-De acuerdo.

-Muy bien. Si me permite...

(#Música#)

(Vibración de móvil)

-¡Otra vez!

¿Sí?

Pero ¿cómo os tengo que decir que ahora no puedo hablar, eh?

Os estáis poniendo un pelín pesaditos.

Que sí, que cuando pueda os doy el toque.

Sí, sí. Ya me he enterado, antes de que entréis en antena.

Vale.

¡Joé, macho, qué pesados, de verdad!

-¿Quién era?

-Los de Radio-Clash.

Me quieren hacer unas preguntas sobre el grupo

y, como Niqui tampoco coge el teléfono pues..., ¡ay!

-Pues a mí no me han llamado.

-Pues..., ponlo en silencio.

Porque seguro que a la próxima que le van a dar la vara es a ti, ya verás.

-Todavía no tienen los resultados de los análisis.

-Ya. Pobre Niqui.

-¿Qué haces, tía?

¿No se supone que no querías hablar con los de la radio?

-No. Pero sí con la discográfica.

Esa diva no se va a salir con la suya por muy malita que esté.

-Espera. -¿Qué haces?

-No, tía. ¿Qué haces tú?

Para variar, ¿no podías pensar un poquito antes de cagarla?

-¡Lidia, dame el teléfono!

-No, tía. Si les llamas y te pones como una histérica,

van a pasar de nosotras.

De todas nosotras.

¿Tú te crees que los de A-Music van a apostar

por una banda que se lleva a matar?

-¿Y qué?

No seríamos ni la primera ni la última.

"Smasing panking", Oasis, ¿te suena, sigo con la lista?

-A ver, tía, no te flipes.

Si les llamas y empiezas a rajar de Niqui

no nos van a querer en la vida.

Así que vamos a hablar con ella.

-Ah. ¡Ni de coña!

No tengo nada que hablar con esa ¡Víbora!

-Pues yo sí.

A mí me debe una explicación.

Así que déjame que hable con ella antes de hacer nada, ¿vale?

-Vale.

Pero que sepas que te va a volver a liar

y a engatusar como hace siempre.

Tía, ¿qué te pasa? ¡Menudo careto!

-Nada, tía, que tengo el estómago un poco revuelto.

-Ya. Normal.

Yo también lo tendría si tuviera que hablar con esa rata.

(Suspiro)

No, si tampoco me ha pillado por sorpresa.

Que Niqui talento tiene,

pero de ego y de mala leche va servida, vamos.

Si cuando hago un solo de guitarra,

la muy capulla se da la vuelta al público

para que no vean la cara de ajo que se le pone.

Que sí, sí, que la tía controla.

Pero no es la única, ¿eh?

Que este grupo sin mí se queda cojo.

Eso lo saben hasta las piedras.

(#Música#)

-Estupendo que hayas arreglado el problema con la sonda,

porque es importante hacer la monitorización de la diuresis

en ese paciente.

Silvia... Perdona.

Oye, que es que estaba en quirófano con una urgencia.

¿Dónde está Julia? ¿Está con Berta?

-No, no, no. No está con ella.

¿Cómo que no? ¿Entonces dónde está?

-Berta estaba muy alterada

cuando llegó con la niña porque pensaba que no respiraba.

¿Que no respiraba? ¿Qué le pasa?

-No, no. No pasa nada.

Porque la niña está con los pediatras,

está en observación y respira y tiene pulso.

Así que tranquilo.

Vamos a ver, respira y tiene pulso. Pero, ¿se sabe por qué?

-No. Todavía no se sabe nada.

No tiene fiebre y...,

y aparentemente no hay ninguna lesión externa.

Bueno, bien. Pues habrá que hacerle un TAC.

Voy a hablar con el pediatra.

-No, no. Pero no vayas a hablar con ellos.

Porque el TAC ya está programado. Lo van a hacer ahora.

Vale. Y Berta, ¿sabes dónde está?

-Lucía estaba conmigo cuando llegó Berta.

Así que se ha quedado con ella intentando calmarla.

Están en un Box de Urgencias.

¿Cuándo sabremos algo del TAC?

-Pues no lo sé, pero imagino que pronto.

Eh... -Yo te digo algo.

Sí, por favor. Avísame. Gracias.

-Muchas gracias, Araceli.

(#Música#)

-¿Cómo está Julia?

-Respira, cariño. Respira, ¿eh? Tranquila.

-Sí. -Tranquila, sí.

La doctora Marco me ha dicho

que en cuanto tenga más noticias nos las va a dar, ¿vale?

(ANGUSTIADA) -Pensaba que se moría en mis brazos.

-Ahora lo importante es que respira.

Y también necesitas respirar tú.

Me ha dado la médico de guardia un tranquilizante.

Yo creo que te vendría bien tomarlo. -Sí.

-¿Vale? -Sí, sí.

No lo entiendo, Lucía.

¿Cómo se ha podido poner tan malita de la noche a la mañana?

-Pero ¿no has notado nada estos días?

-No. Si es que ya se lo dije al pediatra.

Llevaba semanas muy mal, llorando mucho y,

y ha tenido una otitis.

Pero..., pero nada más.

-Bueno, tranquila que se va a poner bien, seguro.

Hola.

-¡Ramón, yo no sé lo que le ha pasado a la niña!

¡Huy, ey, ey, ey! Tranquila, tranquila, tranquila.

Gracias, Lucía. -Nada, nada.

Tranquila. -La has visto?

No. Todavía no.

La están haciendo unas pruebas, pero se va a poner bien, ¿vale?

Se va a poner bien. Tú tranquila, mi amor.

Ya está.

-Bueno, yo me voy.

Le han dado un calmante a Berta.

Vale. Gracias. Yo me ocupo.

Bueno, ¿tú estás bien?

Escúchame, escúchame.

Ahora quiero que me cuentes,

desde el principio, todo lo que ha pasado. Venga.

-No lo sé.

Fui a despertarla, pero no reaccionaba.

¿Cómo que no reaccionaba? ¿Estaba dormida?

-No lo sé. No era como otras veces.

¡Ni se movía!

Yo lo intento, yo lo estoy intentando, te lo prometo

¡Yo quiero ser una buena madre!

Ya, mi amor. ¡Eh, eh! ¡Eh, eh!

Berta, lo estamos haciendo lo mejor que sabemos,

¿Vale? Ya está.

-Menos mal que estás aquí.

Ssss, tranquila.

(#Música#)

(Llaman a la puerta)

-¿Sí?

¡Eeey!

-¿Qué tal, qué te han dicho los médicos?

-Pues me han dicho que aún no saben lo que tengo.

Pero parece que hay Niqui para rato. -Genial.

-¿Te pasa algo? Que tienes una cara...

-Creo que nos debes una explicación a Ana y a mí.

-¿Y por qué no está aquí?

-No quiere verte.

Tiene un mosqueo que flipas, tía.

Y yo también.

-Tía...

Que siento mucho haberte mentido.

-Es que no lo entiendo, Niqui, no tenías por qué.

-Pues lo hice por nosotras.

Por el grupo.

Como anda liándola parda todo el tiempo,

nunca vamos a ser una banda seria.

Ella no es como nosotras, ¿vale? No es profesional.

Pero ¿tú no ves todas las chorradas que hace?

-A la gente le gusta.

-¿A quién?

¿A los cuatro colgados como ella?

Pero a las discográficas grandes lo que les mola es el trabajo.

-A ver, vale. Que está colgada.

Pero sus canciones son la leche.

Por no hablar de cómo toca la guitarra. ¿O no?

-Pero si es como darle una escopeta a un mono,

que no sabes nunca por dónde te va a salir.

-Mira, no lo sé.

Tiene un rebote que flipas.

Hace un rato la he tenido que quitar el móvil

porque estaba llamando a la discográfica a explicarles la movida.

-¿Qué? No, no.

Esta tía... Esta tía está tonta.

Al final se va a cargar la banda por su puñetero ego.

-Esto ya no puede seguir así.

Tenemos que juntarnos las tres a hablar, y en serio.

-Pero si no nos escucha.

Que es como hablar con una pared.

-Bueno, Niqui, tú tampoco estás colaborando mucho.

A ver, montamos la banda porque teníamos un sueño. -M.

-Y se está convirtiendo en una pesadilla.

-¿Y qué hacemos?

¿Dejamos pasar la oportunidad de que Petróleo lo pete, m?

-No, tía. Le hacemos ver a Ana que no puede desfasar como lo hace.

Que se acabó lo de tirarle botellas de birra al público.

-No sé. ¿Cómo lo vamos a hacer?

-¿Tú quieres seguir con esto?

¿Las tres juntas, como siempre? -No.

Como siempre no.

Algunas cosas tienen que cambiar.

Pero...,

Sí.

Sí quiero seguir.

¿Vale?

-Vale. Entonces habrá que reunir a la banda.

-Vale. Pues...

vamos que yo no me pienso mover de aquí.

Así que cuando queráis.

(#Música#)

¡Anda que no lo hemos pasado bien las dos juntas!

Y cuando está por la labor,

componer con Ana es la leche.

La de Rosas Muertas la escribimos mano a mano.

En 30 minutos.

Lo que pasa es que necesitamos madurar, como grupo.

Y ella ¡buf! No sé.

Se ha quedado encallada en sus locuras.

Y lo peor es que no va a cambiar.

Es que sé que no va a cambiar.

Así que nada, pues...,

A ver lo que dice.

Pero vamos,

yo si tengo que elegir

entre las Petróleo o Ana...

Me quedo con la banda.

-Pues no, no, no. No te las puedo pasar.

Mira, si ellas no os han cogido el teléfono, por algo será.

Ya.

Pues la próxima vez que queráis hablar con Niqui o con Ana,

las llamáis a ellas, que yo no soy su secretaria.

(#Música#)

-Ey, ¿te encuentras bien?

-Me duele mucho el estómago.

Pero gracias, supongo que será de no comer. Ya se me pasará.

-Ya.

Oye, ¿tú eres amiga de esas chicas del grupo

que han venido de Jamaica, no? -No, no, soy amiga.

Soy del grupo, la batería.

La que se sienta al fondo, detrás de los bombos y los platillos.

-Ah. -Esa.

-Qué bien.

Oye, ven. Venga, siéntate, a ver si te encuentras mejor.

Ven, ven conmigo. -Fff.

-Ay, te ayudo. Ven.

(#Música#)

Me disculpas un segundo...

¡Doctora!

-¿Sí? Dime.

-Mire, que esa chica

es también del grupo de las chicas de la 211.

-Sí. -Es la batería.

-¿Y qué pasa? -Que no se encuentra muy bien.

-¿Qué es lo que te pasa?

-Llevo un par de días regular. Me duele mucho el estómago.

-¿Y dónde te duele, concretamente? -Aquí.

-Vale. Eh..., ¿cuándo empezó a dolerte, empezó en Jamaica?

-No, no, no. Qué va, que va. Ha sido aquí.

-¿A lo mejor en el viaje os excedisteis con bebidas o comida,

alguna sustancia tóxica...?

-¿Drogas? No. Qué va.

A ver, algún día salimos a copas después del concierto.

Pero no fue para tanto.

-Define no es para tanto.

-Que nos tomamos unas copillas y..., a ver, ron sobre todo.

-Bueno, voy al laboratorio,

que tengo que recoger justo unos análisis de tu amiga Niqui,

y vuelvo enseguida y te examino y hacemos los análisis que hagan falta.

-Bueno, como veas. Pero no creo que sea para tanto.

-Dame cinco minutos. -Gracias.

-Es curioso cómo varía el concepto de beber poco, bastante o mucho,

de unos pacientes a otros.

En cualquier caso,

si bebes mucho de manera habitual,

el cuerpo no lo recibe con normalidad.

Una gastritis es una gastritis,

por mucho que sea una estrella del rock.

-¿Qué estás haciendo?

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede? -Pasa, pasa, doctor.

-¿Qué tal?, ¿cómo estás?

-Pues mira, me pillas de milagro.

Estaba a punto de ponerme las zapatillas

para correr una maratón.

-Ya veo que de humor estás bien.

-Sí, es lo único sano que me queda.

¿Alguna novedad?

-Vengo de hablar con Oncología sobre tu caso.

-Pues no hacía falta.

Ya conozco el diagnóstico.

Cáncer de colon con metástasis hepática.

-Eso es. Te lo sabes fenomenal.

Pero yo a lo que vengo hablarte es del tratamiento, ¿vale?

Y la cirugía es una posible alternativa.

-Mira,

si me echas en un quirófano ahora y me abres en canal,

no creo que vuelva a levantarme.

-La operación tiene sus riesgos

pero, entre dos y cinco pacientes de cada diez

consigue vivir más allá de cinco años después de la operación.

-Hombre, dos entre diez no es mucho.

Mira, a mí hace años me tocó la lotería.

Un tercer premio.

Así que no creo que volviera a tocarme.

-Tratándose de un tumor con metástasis hepática

el porcentaje no es nada desdeñable.

-Sí, es posible que tengas razón.

Pero mira, a mi edad

lo importante es cómo se vive, no cuántos años.

Además, no creo que sea cuestión de operarme

y a los dos días apuntarme en una clase de baile, ¿no?

-No, no. -Pues eso.

-En cualquier caso serían necesarias sesiones de quimioterapia.

-No, no. ¡No, no, ni hablar, ¿eh?!

Ahí ya sabes que es donde yo me bajo.

¡No quiero pasar por todo eso!

No, lo tengo decidido.

Nada de quimio, nada de cirugía, nada de camas de hospital.

Aunque, por cierto, esta es bastante cómoda.

No, mira. No quiero arriesgar lo poco que tengo, ¿sabes?

Hasta ahora me puedo valer por mí mismo.

No quiero pasar el día vomitando y deseando morirme.

Para, al final, morirme de todas maneras.

-A ver, Imanol.

Supongo que has pensado en los demás, en tu familia...

-Desde que estoy aquí

no he dejado de pensar en Ángela.

Pero también esa puerta se me ha cerrado.

-¿Por qué? ¿Has hablado con ella?

-Pues no sé si he hablado con ella.

Vino a verme,

digamos que he hablado con la directora del hospital.

Pero mira,

eso es algo más de lo que tenía al principio, ¿sabes?

Y creo que debo estarle agradecido.

(#Música#)

-¿Puedo hacer algo más por ti?

-Pues sí.

Dejarme descansar un rato.

-Me pasaré después a verte.

-No he venido a este hospital para curarme del cáncer.

Sino para cerrar heridas mucho más dolorosas.

Ahora sé que Ángela está bien y eso...

Eso es lo único que me importa.

Ahora...

Ya puedo cerrar tranquilamente los ojos

sin miedo a no volver a abrirlos.

(#Música#)

-Por la clínica ya lo suponía, pero muchas gracias.

-Hasta luego.

(Llaman a la puerta)

Hola. ¿Qué tal ha ido el TAC?

-Pues no todo lo bien que nos gustaría, la verdad.

¿Por qué, has visto algo raro? -Míralo tú mismo.

Hay signos inflamatorios en el parénquima cerebral

y un hematoma subdural.

Parece un traumatismo craneoencefálico reciente.

Pero no...

Esto no puede ser.

No...

A ver, que no..., no tiene sentido.

-Pues no tendrá sentido,

pero todo apunta a que la niña ha sufrido un golpe en la cabeza,

y un golpe importante además.

A ver, espera, espera, espera, espera.

Berta me dijo que fue a despertarla de la cuna

y que se la encontró así,

como..., como dormida.

-Ramón, sé que es muy complicado lo que te voy a decir.

Pero ¿cuántas veces hemos tenido que escuchar

ese mismo argumento en Urgencias?

Pero ¿qué dices, Silvia? ¿Qué dices?

¡Estás hablando de mi hija!

¡Y yo te puedo garantizar, como el padre de Julia,

que mi hija no ha vivido ningún tipo de situación

como la que estás planteando!

-¿Y no puede ser que Berta haya tenido un descuido?

No sé, ¿sin darse cuenta? Que...

¡Ya, claro!

¿Y la niña se ha caído de la cuna?,

¿y Berta no lo ha visto?

¡Que no, Silvia, que no!

Que te equivocas.

-A ver, Ramón.

No quiero que me malinterpretes, pero es que...

No, ¡no te estoy malinterpretando!

¡Entiendo perfectamente lo que dices!

Y te lo vuelvo a repetir.

¡Te equivocas!

¡Berta adora a su hija!

Y además, lo está pasando fatal con todo esto.

-No dudo que lo esté pasando fatal.

¡Pero es que los resultados del TAC son muy claros!

Es un traumatismo craneoencefálico.

Ya. Pero...,

No son ciertos al 100%, ¿eh?

La inflamación podría deberse a cualquier otra cosa:

no sé, una infección vírica, por ejemplo.

Mira, Julia tuvo otitis la semana pasada.

-No tiene fiebre, no le duele el oído,

no tiene clínica de otitis.

Es un traumatismo craneoencefálico

y es absurdo negar lo evidente, Ramón.

-¡Que no, Silvia, que no! ¡No!

¡Llevo más tiempo que tú en este oficio

y he visto a muchos médicos equivocarse con un diagnóstico!

¡Así que no digas tonterías!

-No son tonterías. Estoy siendo objetiva.

-Pero ¿qué son estas voces?

Aquí las cuestiones médicas

se discuten al menos con la puerta cerrada. ¿Estamos?

Ya. Es que no sé si estamos hablando de una cuestión médica.

-¿Me puedes explicar qué está pasando?

-Que tiene a su hija ingresada en la UCI pediátrica por esto.

-Es un traumatismo, es evidente.

-Sí. Es evidente para todos menos para él.

Primero Clara, ahora la doctora Marco.

Es que no entienden por lo que está pasando Berta.

No lo entienden.

Berta lleva mucho tiempo luchando contra su adicción.

Y cuando por fin parece que está levantando cabeza,

ellas se ponen a juzgarla.

Es que no la entienden. No la entienden.

Ya está. Es lo que pasa.

(#Música#)

(Llaman a la puerta)

-¿Podemos pasar, Nicoleta?

-¡Hombre!

-¿Qué, estás mejor?

Muy buena cara no tienes, ¿eh?

Pero que sepas que ésta está peor que tú.

Así que hazle un sitio ahí, a tu lado.

-Por Lidia lo que haga falta, ya lo sabe.

-¿Y por mí no?

-¿Sabes lo que pasa, Ana? -M.

-Que lo raro es que no estés tú también en una cama

con la espalda destrozada.

Después de tirarte contra el público mil veces borracha perdida.

-Como se nota que estamos mejor, ¿eh, capullita?

-¿Vais a empezar otra vez en serio?

-Que no, que no.

Si... A ver, que en el fondo tiene razón.

Sí, que he estado desfasando.

Pero es porque noto que lo estamos petando.

Y los de A-Music, lo saben.

Olemos a billetes.

-Mm... De eso te quería hablar.

-Vale.

Que creo que la cagué diciendo lo que dije.

-Lidia, ¡llama al médico, que Niqui está pidiendo disculpas!

-Que no, de verdad.

O sea, que se me fue la olla.

Pero yo en aquel momento pensé que era lo mejor para el grupo.

Tú y yo

juntas, somos imparables, lo sabes, ¿no?

-Pues claro que lo sé, imbécil.

Tú y yo sacamos petróleo de todo. ¿O no? -Sí.

-¿Cuántas canciones han salido después de una bronca?

-Cuando escribiste aquella de Tachuelas y cuero

cuando me lie con aquel taxista..., que te ponía tanto.

¿Te acuerdas?

-¡Qué feo era, pero qué rollazo sería! ¿O no?

¿Y tú?

Que escribiste Días de Vino y Pochas,

después de que una noche no apareciera en un concierto.

-¿Qué nos dijo, Lidia? ¡Ah, sí!

Que le habían sentado mal las pochas que había comido en el hotel.

Lo que te había sentado mal

son las dos botellas de vinacho que te pimplaste, cacho guarra.

-¿Lo ves?

Si cuando nos ponemos las dos...

-Pues no hay quien nos pare.

-Entonces ¿qué? -¿Qué?

-¿Enterramos el hacha de guerra? -Venga...

Pero espera...

que falta la reina de la percusión.

-Pero si a mí solo me queréis para contarme vuestros rollos.

Soy vuestra psicóloga, tías.

-No, perdona. ¡Y para hacer mojitos, que no hay quien te gane!

-Y a ti para bebértelos.

Pero si ni siquiera me habéis preguntado qué tal los análisis.

Pues tengo gastritis, ¿vale? -Pero...

-Lidi... Tía.

Que no te mosquees, tía.

Anda, ven aquí. -Que os den.

(#Música#)

Pero estas dos, ¿de qué van?

Llevo dos días medio muerta,

con un dolor de estómago que no me deja ni respirar.

Hablando con la una, contentando a la otra.

Y ahora que ya son tan amiguitas otra vez..., se acabó.

No aguanto más.

(#Música#)

Perdona. Julia Landó debería estar aquí pero no está.

Soy su padre, soy Ramón Landó de Ginecología.

¿Dónde, dónde la habéis llevado?

Silvia, ¿dónde habéis llevado a la niña?

-Ramón... Ramón, ¿qué?

¿Qué le ha pasado, está mal? ¿Qué pasa?

-El doctor Galeano, el jefe de Pediatría

le ha hecho más pruebas y ha encontrado esto.

(#Música#)

Pero esto no puede ser.

-Está presente en los dos ojos.

Y ya sabes que esto suele producirse

cuando los bebés han sido...

golpeados o zarandeados con violencia.

Los especialistas nos han dicho que por esas lesiones

podría incluso perder la visión.

-Pero se va a poner bien, Ramón, ya verás.

¡Ramón!

Ramón, respira, Ramón. Tranquilo.

(Carraspea)

Y ¿qué es, qué es lo siguiente que le van a hacer?

-Pues es que...,

desgraciadamente ya sabes

cuál es el procedimiento que se sigue en estos casos.

-No, no.

¡No, no, no, Lucía, no!

¡No, no!

¡Berta y yo no somos de este tipo de padres!

-Ramón... ¡No, Lucía!

¡¡No, no, no, no!! ¡Tú lo sabes!

-¡Ramón, Ramón!

Lo siento muchísimo, pero no hemos tenido otra alternativa

No.

-Hemos tenido que activar el protocolo de malos tratos.

No...

-Dar esta noticia siempre es algo muy duro.

Pero, si además se la estás dando al padre de tus hijos,

pues...

Hemos tenido que seguir el protocolo,

hemos llamado al juzgado de guardia,

al fiscal de menores y al servicio de protección al menor.

Y ahora lo que me queda es hablar con Berta y...,

comunicarle, bueno,

el protocolo que vamos a seguir.

Se lo diré con el mayor tacto posible, pero bueno,

si ella no acepta

ayuda, pues todo va a ir a peor.

-Ramón..., Ramón.

-Tranquilo, ya verás. Va a ir todo bien, confía.

¿Puedo ver a Julia antes de que...?

-El protocolo ya está activado.

(ANGUSTIADO)Mi niña, mi niña...

(Gimotea)

¿Qué dicen los pediatras?

-Los pediatras nos han dicho

que Julia sufre el síndrome de bebé zarandeado.

Las lesiones oculares y cerebrales han sido producidas

por un movimiento brusco o por un golpe.

-Ramón... No...

-Yo sé que,

que es un mal momento, pero...

Ahora Berta necesita toda tu ayuda.

Y yo voy a ir a hablar con ella,

pero creo que también tendrías que ir a hablar tú.

Porque...

a ti te escucha más que a nadie y necesita...

-Ramón..., Ramón, Ramón. Espera un momento, vamos a hablar.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 11/10/18 (1)

Centro médico - 11/10/18 (1)

11 oct 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 11/10/18 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 11/10/18 (1) "
Programas completos (1052)

Los últimos 1.065 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos