www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3864300
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 11/01/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Pablo acude al hospital acompañado de su novia Bárbara,

porque presenta problemas para respirar

al realizar ciertos esfuerzos y pérdida de apetito

desde hace dos meses.

Tranquila, mi amor, que no me voy a morir.

-Ya lo sé, que no te vas a morir, Pablo.

Pero es que..., es que si yo no me pongo pesada,

nos tiramos otros dos meses en casa y no vienes al hospital.

-Bueno, cielo, a ver, que es solo una racha.

Que seguro que no es nada.

-Bueno, ya. Es que esta desidia que tienes para la salud

es que la tienes para todo, para el trabajo, para todo.

-Oye, no saques, por favor, el tema.

Sabes que estoy buscando trabajo, no es fácil.

-Pablo es un novio genial.

Su problema es que se toma la vida muy tranquilamente.

Le falta sangre y se piensa que los problemas se solucionan solos.

Y no es verdad, porque, si uno está malo, pues va al médico, ¿no?

Es lo que hacemos los adultos.

-A ver, dime qué te pasa. Te noto muy nerviosa.

-Es que... Que estoy embarazada. -¿Qué?

-¡Que estoy embarazada, Pablo! -Pero, mi amor, ¡eso es maravilloso!

-¡Sí! -Pero ¡mi vida! ¿Cómo...?

Pero si eso es buenísima noticia. -¡Sí!

-Pero... -Ay, Pablo, estoy muy nerviosa, ¿eh?

Es que yo no sé si vamos a estar a la altura

y no sé si voy a ser buena madre, es que...

-Chsss, mi amor, tranquila, que va a estar todo bien, ya verás.

-¿De verdad que te hace ilusión?

-Pero mi vida... Lo que no sé es por qué no me lo has dicho antes.

-Porque pensé que era un retraso, pero... ¿Te hace ilusión?

-Pero, ¿cómo no me va a hacer ilusión?

Pero..., mi amor...

Antonio y Lucía acuden al hospital

para saber los resultados de un espermograma,

una de las pruebas del estudio de fertilidad

al que se están sometiendo.

Nos vemos pronto, ¿eh? Antonio, vamos.

¿Estás bien? -Sí. Pero espermatozoides vagos.

No vamos a poder tener hijos. Es lo último que me esperaba oír.

-Yo tampoco me lo esperaba, pero bueno, ya has oído al médico,

no es definitivo.

-¡Ah! Con lo bien que lo teníamos todo planeado, cariño.

El año que viene hubiéramos pagado

gran parte de la deuda de los restaurantes.

Íbamos a registrar la franquicia, con la hipoteca de la casa ya pagada

y una vida mucho más fácil.

Era nuestro momento, cariño.

Y ahora, todo el plan se nos viene abajo.

-Tranquilo, Antonio. Bueno, vamos a pedir nuevas pruebas

y, si se confirma, ya veremos lo que podemos hacer.

-¡Uy! -¿Qué te pasa?

-No me encuentro muy bien. Estoy como...

-¡Antonio! ¡Toni, Toni! ¡Ayuda, por favor, un médico!

-¿Qué ha pasado? -Se ha desplomado.

Hemos salido del...

-Vale, tranquila, tranquila, tranquila, tiene pulso.

¡Un tensiómetro, por favor, rápido!

Existen diferentes causas físicas para que se produzca un desmayo:

un descenso brusco de la presión arterial,

o simplemente incorporarse de golpe desde una posición acostada.

Pero a veces los motivos pueden ser psicológicos:

miedo, estrés, dolor intenso o sufrimiento emocional,

que parece la causa más probable del síncope que ha sufrido Antonio,

al enterarse hace unos minutos, según me ha contado Alicia, su mujer,

de que no pueden tener hijos.

-Y aparte de la dificultad que tienes para respirar

subiendo las escaleras, y la falta de apetito,

¿te has notado algún otro síntoma?

-Pues quizá la orina. Voy como con menos frecuencia a hacer pis.

-Mm. ¿Y cómo es la orina? -¿Qué, perdón?

-Que cómo es la orina.

-Ah, pues, yo diría como más espumosa.

-Y también me he dado cuenta que tiene sangre en la orina.

-Pero, ¿y tú cómo sabes eso?

-Cariño, porque no siempre te acuerdas de tirar de la cisterna.

Bueno, el caso es que he notado últimamente como algo rojo, ¿sabe?

-Sí. Que ¿cómo?

-Cariño, que no es ahora tiempo de ocultarle cosas a la doctora.

Que hay que decirle todo y ya está. ¿Vale?

-Bueno, vamos a la camilla, por favor.

De entrada, lo que más me preocupa es la disminución de la micción,

ya que podría indicar que Pablo sufre una nefropatía.

Es decir, una enfermedad del riñón

que podría ser potencialmente preocupante.

Sobretodo por la espuma que presenta en la orina y los rastros de sangre.

Bueno, Pablo, pues mira, me ha parecido notar que tienes un soplo.

-¿Un qué, perdón? -Un soplo.

-Bueno, por si no se ha fijado, tampoco oye muy bien.

-Cariño, oigo perfectamente. -¿Ah, sí?

¿Entonces qué pasa? ¿Que cuando dices que no me escuchas

directamente es porque no quieres, no?

-Bueno, bueno, bueno. Es que estamos un poco nerviosos hoy.

Que al menos yo me he enterado que vamos a ser padres.

-Ah. Enhorabuena. -Gracias.

-Enhorabuena. Bueno, es lógico.

Cuando ocurre un acontecimiento importante

siempre a uno le pone nervioso.

Bueno, Pablo, vamos a ver,

he visto que tienes una presión arterial de 110-70,

una frecuencia cardiaca de 79 latidos por minuto

y además una hipotrofia muscular corporal moderada.

-¿El qué, perdona? ¿Me puedes repetir eso?

-Sí. Perdona. Esto quiere decir que tienes el tono muscular bajo.

-Pero, ¿eso qué quiere decir? ¿Es algo grave o...?

-No lo puedo confirmar de momento, ¿vale?

Vamos a comenzar con unos análisis de orina y también de sangre.

-Está bien. Lo que... -Vale.

-¿De acuerdo? -Lo que usted diga.

-Bien. Gracias. -Gracias, doctora.

-Por el cuadro clínico de Pablo se me ocurren varias cosas:

lo primero que podría sucederle es una anemia, debido a su palidez,

lo segundo una nefropatía por el aspecto de su orina,

y lo tercero, una patología sistémica como causa de fondo.

Es decir, una enfermedad que afecta a varios órganos.

Así que vamos a ver qué nos dicen las pruebas.

-¿Te encuentras mejor, cariño? -Sí.

No sé lo que me ha pasado.

Ha sido como un bajonazo y luego un zumbido muy fuerte en los oídos

y..., no veía nada.

-La hemodinámica ahora es buena. Y no tienes fiebre.

Estate tranquilo.

Supongo que el desmayo puede deberse a una bajada de tensión.

-Yo creo que te has angustiado, ¿verdad?

Por la mala noticia que nos han dado. -Puede ser.

-Es normal.

¿Sigues algún tratamiento médico? -No.

-¿Fumas, bebes alcohol? -Nada.

-¿Consumes algún tipo de droga? -¡No, por Dios!

-¡Uy!, noto... A ver...

Un pequeño bulto, aquí a la izquierda del cuello.

(Suspiro).

Escucho un soplo y cierta matidez en los pulmones

que puede ser indicativo de un posible derrame.

¿Tienes antecedentes de lesión cardiaca?

-Creo que no, no.

-Un soplo es un ruido silbante o áspero en el corazón,

ocasionado por un flujo sanguíneo desigual.

Muchos soplos cardiacos son inofensivos,

no causan síntomas y no requieren ningún tratamiento.

Otros, sin embargo, pueden indicar una lesión en el corazón.

Te voy a pedir una radiografía de tórax y un electrocardiograma.

-¿Pero ahora mismo, doctora?

Es que tengo una reunión en el restaurante dentro de media hora.

-Es mejor que lo aplaces, Antonio.

El soplo me hace pensar en algún fenómeno de compresión vascular.

Es decir, que alguna arteria esté estrechada o bloqueada

y también puede haber algún coágulo que obstruya la circulación cerebral.

Es necesario que te quedes a ver qué dicen las pruebas.

¿Vale? -Vale.

-Muy bien. -Ahora te veo, Antonio.

-Vale, gracias. -Gracias.

No te preocupes,

puedo ir yo a la reunión de selección del nuevo empleado.

-Pero, ¿no tenías cita para ver el local nuevo?

-Sí, pero puedo llamar y dejarlo para mañana.

-No, mujer. Llevamos un mes detrás de ese local.

A ver si nos lo van a quitar.

Vete tranquilamente tú a las dos cosas, y ya está.

-¿Seguro? ¿No te importa quedarte solo?

-No. ¿Por qué? Que estoy muy bien, de verdad.

Es que dos meses con dudas, que sí, que no.

Y por fin, la croquetería empieza a funcionar bien.

Y si conseguimos el nuevo local...

-Podríamos pagar el crédito el año que viene.

-Eso es.

-¿Estás bien? -¿Eh? Sí, sí, sí. No es nada.

Que últimamente veo como un poco entelado.

-Vale. Em... ¿Aguantas un minuto, bien?

No, digo, porque si no, os digo los resultados o...

O te echo un visto ahora. -No, no, adelante.

-Vale. Bueno, vamos a ver, Pablo.

En los análisis de sangre,

hemos visto que tienes una anemia microcítica e hipocrómica.

Y en los análisis de orina hemos visto que tienes presencia

de proteínas y hematíes.

La anemia microcítica quiere decir que los glóbulos rojos

son más pequeños de lo normal.

E hipocrómica quiere decir que son más blancos,

debido a una disminución de la hemoglobina.

Esto no es nada bueno,

ya que la hemoglobina es la responsable de transportar

el oxígeno a los tejidos, a través de la sangre.

Este tipo de anemia suele estar provocada por una falta de hierro.

Y esa falta de hierro, o bien está causada por una mala alimentación,

o también por la pérdida de sangre que has tenido de una forma continua.

Pero bueno, estar tranquilos, porque el resto de valores son normales.

-Bueno, entonces eso es bueno.

-A ver, es bueno porque, si fuese una enfermedad sistémica,

pues te podría haber afectado a alguno de los órganos,

como por ejemplo el hígado, ¿vale? Pero no es el caso.

-Pero vamos a ver, ¿el problema renal que ha comentado usted antes,

eso ahora quedaría descartado, o...? -De momento, no.

De hecho, me gustaría hacerte pruebas más específicas. ¿Vale?

Con lo cual, te voy a ingresar,

porque así te puedo tener más controlado,

aunque mi sospecha más tangible es que sufres

una enfermedad renal temprana.

Con lo cual, voy a hacerte unas pruebas renales,

auditivas y oculares.

Horas después de ser atendido de urgencia por un síncope,

Antonio espera en Boxes los resultados del electrocardiograma,

y de la radiografía de tórax, solicitados por la doctora Ortega.

-Pues Antonio, el electro muestra taquicardia sinusal

con signos isquémicos, que puede indicar un posible derrame.

Pero lo que más me preocupa es la radiografía.

¿Ves? Esta masa, que ocupa gran parte de tu cavidad torácica...

-Mm...

-Pues este bulto es el que ha provocado la falta de oxígeno,

causando el síncope. -Pero parece muy grande, ¿no?

-Lo es. -No entiendo, doctora.

¿Y cómo siendo tan grande no he notado nada hasta ahora?

-En personas grandes, tarda bastante en diagnosticarse.

Puede tardar incluso meses.

¿No has notado nunca mareos, visión borrosa...?

-Pues ahora que lo pienso, sí que vengo notando...

Sí. Mareos, sí. Yo pensaba que era porque necesitaba gafas.

Porque, como me paso el día haciendo números delante del ordenador...

-Ya.

-Con esto de los restaurantes es que no paro.

Y sí que había notado algo de mareos y tal,

pero pensaba que era por tema de vista.

Y luego aparte, durmiendo cuatro horas al día,

no creo que ayude mucho.

-Mar, por favor,

¿me traes un formulario de los nuevos para solicitar un TAC?

Aunque no tengo los resultados de la analítica,

quiero adelantar trabajo. ¿Vale?

Te voy a pedir un TAC torácico,

para ver exactamente esto que muestra la radiografía.

-Vale. ¿Y usted cree, doctora, que esta tarde podré salir?

Es que tengo bastante trabajo pendiente.

-A ver, Antonio, no quiero preocuparte,

pero esto es importante. ¿Vale?

Hay que esperar a ver qué dicen las pruebas.

-Vale.

-Vamos a ver, Soto.

Si te estoy diciendo que mi paciente tiene una colitis isquémica

y que hay que hacer una resección, es que hay que hacer una resección.

-Bueno, ¿me vas a decir cómo tengo que hacer mi trabajo ahora?

Yo he mirado las pruebas del paciente,

y creo que es mejor un tratamiento más conservador.

Porque hay muchas posibilidades de que no supere la intervención.

-Vale, vamos a ver.

Y entonces, ¿quién le está diciendo a quién ahora mismo

cómo tiene que hacer su trabajo?

-Perdón...

Estás un poco irritable, ¿no? Que también lo entiendo.

Porque no sabemos nada de Romero, es una desesperación y...

Tu ruptura con Dacaret... -Perdóname. Pero es que no...

No quiero entrar en tema personal, ¿vale?

Lo único que necesito es que operes a mi paciente. ¿De acuerdo?

Gracias.

-Ortega.

-Hola. ¿En qué te puedo ayudar?

¿O vienes a invitarme a un café? Que tampoco me vendría mal.

-No, no, no. Escúchame. No tengo tiempo para cafés.

He intentado reservar la Sala de Imagen y no he podido.

Y creo que tú tenías algo que ver.

Además, he hablado con el técnico,

y me ha comentado que habías reservado

sin tener el resultado de la analítica.

Y eso no se puede hacer.

-Ya. Perdona. Fui adelantando la prueba,

pero el resultado de la analítica ha dado insuficiencia renal,

y no he podido hacer el TAC, perdóname.

-Ya, yo te perdono,

pero lo único que sé es que se ha desperdiciado una hora

en la Sala de Imagen.

-Ya, pero es que ya sabes que el protocolo de Mendieta

ahora es muy exigente.

Que cada TAC de urgencia debe estar justificado

en dos copias por escrito:

una que va a Radiología, y la otra a Mendieta.

Y consideran si es oportuno. Por eso lo fui adelantando.

Pero es que no ha podido ser. Perdona.

-Escúchame, lo que diga Mendieta me parece perfecto.

Pero me da un poco igual. ¿Vale?

Lo único que sé es que has reservado sin poder hacerlo. Y eso no se hace.

Para la próxima vez. Que lo sepas. -Vale, perdona.

-Vale.

La doctora Rey realiza una ecografía renal a Pablo,

su paciente con una nefropatía y varias afecciones asociadas.

La ecografía renal revela que los riñones de Pablo

son más pequeños de lo normal,

y eso podría explicar por qué no están funcionando correctamente.

De todas formas, para asegurarme, voy a realizarle una biopsia,

y así sabré con certeza por qué tienen esa forma.

Mira, mientras te vas limpiando la zona,

voy a ir a ver al oftalmólogo y el otorrino, ¿vale?

A ver si tienen los resultados de las pruebas.

-¿Ya está, entonces? -¿De acuerdo? Sí, ya está. ¿Vale?

-Gracias. -Ahora te avisarán.

-Gracias.

-Hola, Antonio. -Hola.

-Traigo los resultados de la analítica. ¿Vale?

Muestran leucocitosis con neutrofilia,

que es señal de inflamación aguda, hipercalcemia e insuficiencia renal.

Así es que... Es mejor que de momento te quedes ingresado.

-Pero, ¿tan grave es, doctora?

-A ver, no quiero engañarte. Es grave. ¿Vale?

Te voy a poner un tratamiento con corticoides,

y mientras, en paralelo, trataremos de mejorar la insuficiencia renal.

El problema es que, con la insuficiencia renal,

yo no te puedo hacer el TAC.

Porque el contraste yodado puede dañar los riñones.

Así es que hay que esperar a que mejore.

-Pero... ¿Esperar aquí, así, sin hacer nada?

-Sí. Sí, Antonio.

Mar, Por favor, anula el TAC.

Antonio, esto es importante. Te lo vuelvo a repetir. Es tu salud.

No puedes jugar con ella. -Vale, vale.

-Hola, cariño. -Hola, mi amor.

¿Qué tal? ¿Dónde estabas? -Es que...

He llamado a tus padres y les he dicho que vamos a tener un bebé.

-¡Pero Bárbara! ¿Para qué llamas a mis padres?

¡Sabes que no quiero hablar con ellos!

-Vamos a ver, Pablo: ¡Todos merecemos una segunda oportunidad! ¿No?

Incluso una primera, por favor. Piensa en tu hijo un poco.

-Precisamente, eso es lo que estoy haciendo:

pensar en nuestro hijo.

-Vamos a ver, le estás negando que conozca a sus abuelos.

-Bárbara, ¿tú sabes lo que es descubrir que tu padre

no es tu verdadero padre? ¿Eh?

¿Que has estado siendo engañado por tu propia madre toda la vida?

-Bueno, tendrían sus razones para no decírtelo, ¿no?

-¿Y te las tengo que recordar, o qué? ¿Eh?

-No, no hace falta. -Bueno, pues ya está. No hace falta.

-Rey. -Dime.

-Tenías razón. He vuelto a revisar las pruebas de tu paciente

con colitis isquémica y... Le voy a intervenir.

-Vale, gracias. Es... Es la mejor opción.

-¿En paz?

-Sí, de hecho, quería pedirte disculpas, que...

Que bueno, que sé que he estado muy borde contigo,

pero es que, con todo el tema de Natalia, la verdad que...

Es que no consigo dormir. Estoy todo el rato dándole vueltas.

Y ahora con la ruptura, no sé.

No sé muy bien cómo comportarme aquí en el hospital.

Me siento como un fantasma. -Ya... Perdóname.

Pero no tengo tiempo para charlar ahora, que tengo pacientes esperando.

-Ah. Pues nada, gracias, ¿eh?

Ahora que te estaba abriendo mi corazón,

y que necesitaba que alguien me escuchase, y no tienes tiempo.

-Eh... Te busco para contarte qué tal ha ido la intervención.

-Sí, ya está.

Llaman a la puerta.

Hola, buenos días. -Hola.

-Hola. -¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

-Bien.

-Antonio, sigo a la espera de que se regule tu función renal. ¿Vale?

Para hacerte el TAC.

Pero, me preocupa que el bulto en el pecho pueda ser un teratoma maligno,

o un linfoma.

Un linfoma es un tumor maligno del ganglio linfático.

A ver, he pedido marcadores tumorales para confirmarlo.

Pero, igualmente, necesito hacerte una biopsia de urgencia.

Mañana a primera hora.

Se te extraerá un tejido del pecho, para saber lo que tienes, exactamente

-Pero es que mi mujer está cargando ella sola con todo el negocio.

-No te preocupes por mí, que yo me apaño, cariño.

-Tiene razón. Ahora mismo, es que lo importante es saber lo que tienes.

-Doctora. -Sí.

-¿Cómo es de grave? Estamos muy preocupados.

-Alicia, todavía no sé cómo es de grave.

Lo que sí es, urgente averiguarlo. -Muy bien, vale.

-Antonio, necesito que me firmes esta autorización

para la mediastinoscopia.

La mediastinoscopia con biopsia es un procedimiento

en el cual se introduce un instrumento con luz,

en el espacio que hay en el tórax entre los pulmones.

Y se extrae tejido de cualquier tumor inusual o ganglio linfático.

La doctora Rey ya tiene todos los resultados de las pruebas

que le ha hecho a Pablo.

Hola. -Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Bien. -Bueno, Pablo. Vamos a ver.

De momento, todavía no sé qué es lo que tienes,

pero hemos visto que tus riñones, pues son más pequeños de lo normal,

el otorrino me ha confirmado que tienes pérdida de audición

en ambos oídos, y también cataratas en los ojos.

-¿Cataratas? -Sí.

-Pero si es muy joven para tener eso, ¿no?

-Las cataratas, a una edad tan temprana, no son nada habitual.

Así que está claro que hay algún problema

que le está causando el resto de síntomas a Pablo.

-Perdón. -Nada, nada. Tranquila.

-Pablo, es tu madre. -Pues no atiendas el teléfono.

Ya te lo he dicho mil veces. -Vamos a ver, Pablo.

¿No te das cuenta que están poniendo de su parte?

-No, me da igual.

-Además, mira, ya no es sólo por el bebé.

¿Y si te pasa algo? ¿Y si tienes algo grave?

¿No crees que tienen derecho a saberlo?

-No tienen derecho a nada. -Perdonadme, pero es que yo...

No me quiero entrometer en... -No, no, no, doctora.

Hágame el favor. ¿Cómo se quedaría usted si un día, de repente,

descubre que quien dice ser su padre no lo es? ¿Eh?

Y que su abuela, en el lecho de muerte,

le confiesa que su santa madre le fue infiel a su padre con su primo.

Sí, sí. Mi padre era el primo de mi madre. Todo un culebrón, ¿verdad?

-A ver, un momento.

¿Me estás diciendo que tu padre biológico es el primo de tu madre?

-Exacto. Mi madre le fue infiel a mi padre con su primo.

-Vale, es que eso...

Eso a mí, como médico, sí que me abre nuevas vías de estudio.

-¿Cómo que nuevas vías?

-Yo, de momento, tenía pensado programarte una biopsia renal.

Pero, dadas las circunstancias,

también te voy a hacer un estudio genético.

-¿Genético? -Sí.

-¿Quiere decir que..., que el bebé también lo puede heredar?

-De momento, no hay que precipitarse, ¿vale?

Hasta que no tengamos los resultados de las pruebas.

-Bueno, pero, por favor, haga esas pruebas primero,

el estudio genético, para saber que el bebé va a estar bien.

-Sí, por favor. -Vale, de acuerdo.

Pues, en ese caso, te las haré a ti también.

-Gracias. -Gracias.

A primera hora del día siguiente,

el equipo de cirujanos se prepara para extraer una muestra

de tejido del pecho de Antonio.

¿No te importa? Sí, es que estoy preocupada por mi paciente.

Necesito que adelantes la biopsia.

Gracias.

Dacaret. -Hola.

-Hola. ¿Sigues molesto? -No. No.

-En serio, perdóname. Fue mi culpa. ¿Vale? Tenías razón.

Me colé, por un vacío legal, y no debería haberlo hecho.

-O sea que lo reconoces. -Claro que lo reconozco, y lo siento.

Pero lo hice por mi paciente. Estoy preocupada por él.

-Vale. No te preocupes, que tampoco estoy pasando por unos buenos días.

¿Vale? -Estamos igual.

-Bueno. -Gracias.

-Hasta luego. -Hasta ahora.

-¿Te duele? -No, mi amor, pero veo como borroso.

-Hola. -Hola.

-Hola, doctora. -Os estaba buscando.

-Sí, es que hemos venido aquí a pasar el rato.

Así no pensamos que estamos en un hospital y no nos preocupamos tanto.

-Ya, entiendo. -Sí.

-Bueno, Pablo, vamos a ver.

Ya tengo los resultados de la biopsia renal,

y también del estudio genético. -¿Qué dice el estudio genético?

-Pues mira, hemos visto que lo que te sucede

es una enfermedad que se conoce como síndrome de Alport.

-Perdón, ¿el síndrome de? -Síndrome de Alport.

Es un raro trastorno hereditario, ¿vale?

Que lo que te provoca

pues es el daño en los vasos sanguíneos de los riñones,

y también los problemas oculares y auditivos que estás teniendo.

-Ya. Y hereditario quiere decir

que lo tengo por culpa de mis padres, claro.

-No creo que sea culpa de nadie, porque no es algo que se elija.

Pero sí que es verdad que, al ser tus padres familiares, pues...

Probablemente, lo has heredado de ellos, sí.

Existen varias maneras de heredar ese trastorno,

pero el hecho de que los padres de Pablo sean familia

facilita esta posibilidad.

Seguramente, los dos progenitores sean transmisores del gen defectuoso,

ya que en la mayoría de los casos se necesita que los dos

transmitan el gen al bebé para que desarrolle la enfermedad.

-Hola. -Hola, ¿qué tal?

-Bien. ¿Y vosotros? -(Ambos):Bien, bien.

-Antonio, la biopsia ha revelado un tumor.

-¿Es cáncer? -Todavía no lo sé.

Y aunque suene extraño, está formado, creo, por células de espermatozoides.

Que en lugar de estar únicamente en los testículos,

se han desplazado hacia el mediastino:

entre el tórax y los pulmones.

Creo que en realidad puede ser una metástasis

de un tumor que puedas tener en los testículos.

Por eso, necesito hacerte una ecografía testicular.

-Ay, disculpar. Es el dueño del local. Ahora vuelvo.

Perdonarme.

-Estate tranquilo.

Te voy a pedir una nueva analítica,

y enseguida vendrán a por ti para llevarte a la ecografía.

-Vale, doctora, gracias.

No entiendo nada.

Primero me dicen que tengo los espermatozoides vagos,

y ahora me dicen que se me han subido al pecho.

Ahora sí que estoy asustado.

-Lo que sucede es que los varones sí suelen presentar síntomas.

Pero por el contrario, las mujeres no.

Entonces, en tu caso, yo creo que cada uno de tus progenitores

pues te ha tenido que transmitir el gen,

y eso ha hecho que tú hayas desarrollado la enfermedad.

-Y entonces, ¿qué pasaría con el bebé?

-Por eso quiero que estéis tranquilos porque únicamente tú tienes el gen.

-Menos mal. Gracias a Dios. -Sí, por lo menos está a salvo.

-O sea que el bebé va a nacer sin problemas. Bueno, algo es algo.

Y dígame, doctora, ¿cura tiene este síndrome?

-A ver, no tiene cura como tal.

Pero sí que te vamos a poner un tratamiento sintomático,

para que la insuficiencia renal no empeore, ¿vale?

Tendrás que cuidar tu alimentación,

y chequearte periódicamente la presión arterial.

Para la gente que sufra de cualquier insuficiencia renal,

es importante que sepa que debe moderar o restringir

el consumo de sal, potasio y fósforo.

Debe chequearse periódicamente la presión arterial.

Controlarse la cantidad de líquidos que consuma diariamente,

y tener una dieta muy baja en grasas, colesterol y proteínas.

Y por supuesto, tampoco fumar.

Por otro lado, el tema de las cataratas,

pues tendrás que solucionarlo con cirugía.

-Vaya. -Y los problemas auditivos,

pues en un principio,

no creo que empeoren con el tratamiento que te vamos a poner.

-Muchas gracias, doctora. -De nada.

-Gracias. -Pues nada, eso es todo.

Te daremos el alta más o menos en una semana.

-Lo que sea necesario.

-Muchas gracias, doctora. -Adiós.

(Suspiro). -Bueno.

La doctora Ortega ya tiene los resultados de la ecografía

y de los nuevos análisis realizados,

para confirmar el origen testicular del tumor detectado

en el mediastino de Antonio.

-Hola. -Hola.

-Ay, perdón. -Sí, está dormido.

-Ya veo, ya.

Alicia, tengo una buena noticia. -Mm...

-El tumor no viene de los testículos. -Ay, fantástico.

-Además, la última analítica muestra que la función renal está mejor,

así es que ya podemos hacerle el TAC. -Qué bien, qué bien.

-¿Vale? Esta prueba nos sacará definitivamente de dudas.

-Muy bien. Perfecto. Muchas gracias.

-¿Se lo cuentas tú ahora? -Sí.

-Os dejo tranquilos. -Muy bien.

-Adiós. -Adiós.

¡Cariño! El tumor no viene de los testículos.

Y te podrán hacer el TAC. ¿M? Así, pues sabremos lo que hay.

-Ay... -Eso es bueno. ¿M?

-Ay, mi amor. Qué rápido va todo, ¿no?

El otro día quería tener un hijo,

y ahora me conformo con saber que no me voy a morir.

-Ay, amor, claro que no te vas a morir.

La doctora sabe lo que hace. ¿Eh?

Tranquilo.

Ay, cariño. Ay, perdona.

Ay, es Ramiro, el dueño del local. ¿Qué le digo?

-No es momento. -Sí.

Hola. Hola, Ramiro, sí. He hablado con Antonio.

-¿Y qué tal el formula...? Perdóname. ¡Ortega!

-Dime. -Si vas a pedir pruebas, olvídate.

Hasta mañana no hay nada. -No me digas.

-Sí. A mí me han dado hora de milagro para esta tarde...

-Se ha aprendido todo el mundo el protocolo de Mendieta, ¿no?

-Pues eso parece. Sí. Oye, ¿nos tomamos ese café?

-No. Yo tengo una mañana imposible. No puedo.

Era importante. A ver qué hago. Adiós.

-Adiós.

-Yo sé que tienes mucho dolor dentro. Lo sé. ¿Vale?

Pero, ahora que vas a ser padre,

¿por qué no te pones un poco en el lugar de ellos?

Ellos actuaron en su día pensando que era lo mejor para ti,

para no hacerte daño.

Y bueno, aunque cometieron un error...

Pero tú imagínate que tu hijo te deja de hablar.

Porque cometas un error, pensando que hacías algo bueno por él.

¿No crees que sería justo que él te diera una oportunidad?

Nuestro hijo se merece tener una familia.

Una familia que... Que yo no he tenido.

No le niegues esta oportunidad, por favor.

Toma, llámala.

-Mamá.

Soy yo.

Sí. Tu Pablo.

-Estate tranquilo, que esta prueba nos sacará de dudas. ¿Vale?

-Ortega. -Sí.

-Escúchame una... Ven, ven aquí.

Escucha, ¿se puede saber por qué estás utilizando

el hueco que tenía reservado para hacerle el TAC?

-A ver, lo importante son los pacientes, Dacaret.

El nuevo reglamento establece que hay casos prioritarios.

Y después de hablar con Mendieta, pues este... Este lo es.

Lo siento, pero es así.

Antonio, el TAC ha confirmado la presencia de masa mediastínica.

Pero por suerte, estadísticamente,

los tumores grandes son menos peligrosos que los pequeños.

-Entonces, doctora, ¿no es tan grave? -Sí lo es, Antonio. Sí lo es.

Porque el tumor está afectando a la aorta. La está estrangulando.

Eso explica la falta de oxígeno, los mareos, el síncope que tuviste...

De hecho, el tumor es una amenaza para tu vida.

-Entonces, ¿qué va a pasar ahora? ¿Cuál es el tratamiento?

-Alicia, quiero que estéis tranquilos,

porque el pronóstico es bueno, ¿vale? Pero no hay tiempo que perder.

Tienes que empezar la quimioterapia cuanto antes,

para que el tumor disminuya y podamos operarte para extraértelo.

Pero de verdad, estate animado, porque lo hemos pillado a tiempo.

-Vale. -¿Vale?

De verdad, Alicia, estad tranquilos. -Gracias.

-Venga. Luego me paso a veros.

Móvil.

-Igual es el local nuevo.

A ver si lo vamos a perder.

-Ya lo hemos perdido.

Le dije que nos lo habíamos pensado y que no nos interesa.

-Pero, ¿estás segura?

¿Nos rendimos entonces? -Al revés.

Esto no es rendirse.

Esto es luchar, pero por lo que hay que luchar.

Llevamos siete años haciendo planes.

Y no nos damos cuenta que nosotros somos el plan más importante.

-¿Sabes qué, mi amor? -¿Qué?

-Que tú eres la croquetita más importante de mi vida.

-Ay, qué tonto eres.

-Te quiero. -Te quiero.

-Hola. -Hola.

-Tu paciente con colitis isquémica... Se va a recuperar.

Ha ido muy bien la operación.

-Fenomenal.

-Oye. Discúlpame si he sido un poco brusca. De verdad.

Pero... Es que los... Los problemas emocionales, yo no...

No soy buena escuchando. Me... Me siento incómoda.

En el ejército, dejaron de contarme sus cosas, porque vieron que no...

No era muy buena, ni aconsejando ni... Ni escuchando.

Incluso mi hermana, recuerdo una vez que me pidió consejo

sobre un chico que le gustaba, siguió mis consejos...

Le salió todo fatal, y estuvo dos meses llorando

y dos meses sin hablar conmigo.

-Bueno, sí, yo...

En el fondo, lo único que necesitaba era que me escuchases.

-Ya. -Creo que por eso, pues...

Echo tanto de menos a Natalia.

Además, con todo lo que me ha pasado, es que no sé cómo encajarlo.

-Bueno, no sé.

Aunque no sea mi fuerte, si necesitas a alguien que te escuche, aquí estoy.

-Gracias.

-No estás enfadada conmigo, ¿no? -No.

-Este es el informe del paciente de Carlos García, ¿vale?

-Vale.

-Te lo he preparado tal y como me lo has solicitado, ¿vale?

-Gracias.

-Ortega, ¿tienes un momento? -Claro.

-Oye, que te quería comentar que... Que no estoy enfadado.

¿Vale? Que, simplemente, pues que no me ha gustado tu actitud de hoy,

y ya está.

-A ver, Dacaret, no podemos dejar que las normas de Mendieta nos afecten.

-Ya.

-Él sabe que el divide y vencerás funciona.

Es que nosotros tenemos que hacer piña.

-Ya, bueno, tú lo has dicho, piña. Pero lo de hoy no es el ejemplo. ¿No?

-Tienes razón. Lo he hecho mal.

Estaba preocupada por mi paciente y... Lo siento.

-Vale. Pues ya está. ¿Amigos?

-Pues claro. -Vale.

-Mónica Fuentes, compañera y vieja amiga mía de la facultad.

-Encantada.

Ya estoy instalada en mi casa nueva. Me toca a mí invitar.

-Hablo con Lucía y...

-Y si ella no puede, la invitación también es válida para ti.

-La semana pasada conocí a un chico majísimo.

El caso es que terminamos en los baños de la discoteca.

-Tiene usted unas pecas, o manchas, en los labios mayores.

Estoy algo confundido porque creo que son melanomas vulvares,

pero no lo tengo claro.

-Bueno, pásamelo y le echo una ojeada.

-¿Sí? -Y dime algo de la cena.

-Que sí.

-Ahí, ahí me duele.

Pues la verdad es que no sé si me di un golpe la otra noche.

-Voy a pedirle una radiografía para tener más datos.

Podría ser señal de un tumor óseo, debido a un tumor primario

relacionado con el nódulo que hemos encontrado en la mama.

¿Por qué no le pides a Mendieta que te dé unos días?

Aquí, al menos, puedo...

Preguntar a los compañeros si recuerdan algo...

Me acuerdo que la vi hablando por teléfono,

y parecía que estaba en una discusión.

Yo recuerdo que hace tiempo la vi discutir con un hombre en...,

aquí, en el hospital.

¡Su obligación es ir a visitarle a casa! ¡Está muy enfermo!

-Escúcheme, no es mi obligación.

-Si no viene a visitar a mi padre a casa, se arrepentirá.

-Pero no tiene por qué guardar relación.

Igual no es el mismo hombre, ¿no? Eso es lo que hay que averiguar.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 11/01/17 (2)

Centro médico - 11/01/17 (2)

11 ene 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 11/01/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 11/01/17 (2)"
Programas completos (1128)

Los últimos 1.141 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios