www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3864279
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 11/01/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

debido a una afectación cerebral o de la médula espinal.

Además también supone un factor de riesgo

para infecciones de orina de repetición, entre otras.

-Mire, la movilidad y la fuerza del hombro están conservadas.

Pero de todas formas, voy a hacerle una radiografía

para comprobar que la maniobra que hemos hecho está bien.

Para ver que el hombro está bien reducido.

Y también puedo descartar que haya fracturas o fisuras.

-Muy bien, me fío de usted.

Guzmán acompañaba a Nacho a Urgencias,

pero lo ha perdido de vista un momento y se le ha escapado.

-Hola, buenas. -Hola.

-¿Ignacio Espinar, por favor? -Eh...

Pues no lo tengo registrado.

-Es un chico joven, así, trajeado, con un maletín.

-Por esa descripción, creo que ha subido un chico por la escalera.

Igual está en la cafetería.

-Muy amable. Muchas gracias.

Yo soy algo así como el padrino de guardia de Nacho.

En la organización de alcohólico

que quieren rehabilitarse donde yo trabajo,

los padrinos de guardia somos exalcohólicos,

que velamos y nos comprometemos

por la recuperación de uno de sus miembros.

En este caso, Nacho no es miembro.

Pero...

Pero lo tengo unos días a mi cargo porque lo ha dictaminado un juez.

¿No será mejor que me des esa petaca?

Las tentaciones son peligrosas.

A veces huir puede ser lo más valiente, Nacho.

-¿Quieres un poquito?

Esto es más peligroso para ti que para mí.

-Anda, trae.

Vamos al médico, que para eso hemos venido.

Pero yo qué voy a ser alcohólico.

Yo estoy a cargo del tipo ese,

gracias a uno de esos jueces creativos

que ponen sentencias ridículas para salir en la prensa.

720 horas sin beber alcohol,

y vigilado por un padrino de guardia.

Y todo por una tontería.

Una tontería que ocurrió en el trabajo.

Es verdad que estaba algo tocadete, pero nada grave.

Tras haber sido sometida a una radiografía

para descartar lesiones graves en su brazo,

Rosalía espera los resultados junto a su novio, Saúl.

-Para continuar lo que estábamos haciendo.

-Hola. No, por mí no se corten.

Urgencias también es sitio de amor.

-¿Qué tal? ¿Cómo se encuentra? -Muy bien, gracias.

-Con ganas de volver a casa. ¿Verdad?

-No se preocupe, porque en poco tiempo podrá volver a casa.

En la radiografía hemos comprobado que el hombro está bien reducido.

Y no hay ninguna alteración.

Así que parece que todo se ha quedado en el golpe.

Igualmente voy a prescribirle un tratamiento con analgésicos,

antiinflamatorios y un protector de estómago.

Y deberá ponerse frío en la articulación,

lo puede hacer, por ejemplo,

con una bolsa de guisantes congelados que tenga,

que se adapta muy bien a la forma de cualquier parte del cuerpo,

y también tiene que guardar reposo.

-Pero... ¿reposo absoluto? -Reposo.

-Bueno, menos mal que esta vez no ha sido nada.

Voy a la farmacia a por el tratamiento, y luego a casa.

Saúl tiene que estar ansioso.

La verdad, bastante ansioso.

Y bueno, le voy a tener que explicar que necesito unos días de descanso.

-¿Ignacio Espinar? -Soy yo.

-Pues cuéntame.

-Pues esto.

-Vale, y ¿desde cuándo llevas así? -Pues llevo un mes, aproximadamente.

Y últimamente lo noto en las piernas también.

¿Y es la primera vez que vas al médico?

-Sí. No... No he tenido tiempo.

-¿Te estás tomando algún tipo de medicación, o...?

-Estoy tomando hierro, por una anemia crónica.

-Y ¿te has notado algún otro síntoma, aparte del temblor?

-Bueno, duermo mal últimamente, y...

Y sudo más de la cuenta. -¿Algo más?

-No. -¿Nada más?

-No.

-¿No crees que deberías contarle algo más?

-Bueno, un juez me ha prohibido beber alcohol,

y llevo unos días sin probar.

Pero no soy alcohólico.

-Vale, muy bien.

Pues si eres tan amable, por favor,

te puedes quitar la chaqueta y vamos a camilla.

¡Pues claro que bebo! Y a veces más de la cuenta.

¿Y quién no? Pero de ahí a ser alcohólico...

Yo soy agente de bolsa.

Y muchas de las operaciones a ciertos niveles se cierran entre copas.

-Veo que tienes hiperpigmentación aquí en el brazo.

Vale.

Vamos a ver los reflejos...

Vale, ya está.

Pues, en un principio, no corresponde con un síndrome de abstinencia.

Te puedes sentar.

Los síntomas de la abstinencia del alcohol

suelen presentarse unas ocho horas después de dejar de beber,

aunque pueden tardar más tiempo.

El punto máximo alcanza entre uno a tres días,

aunque también pueden durar varias semanas,

e incluso ser necesaria una hospitalización por riesgo de muerte.

-¿Has oído? Aquí solo hay un alcohólico, y no soy yo.

-Bueno, Nacho, pues vamos a ver, me gustaría hacerte unos análisis,

y también una radiografía de tórax y un TAC craneal.

-Acabo de ver pasar a Blanco como un fantasma.

-No me extraña, está destrozado.

Todavía no sabe dónde está Romero. -Ya.

Es que imagínate lo que tiene que ser levantarse por las mañanas

y darse cuenta de que no está.

Oye, perdona, ¿eh?

-Ya, ¿por qué?

-Porque tú también notarás esa falta,

ahora que te has separado de tu mujer, ¿no?

-No, eso ya está superado, yo estoy perfectamente.

Además, estoy pensando en alquilar una habitación

porque la casa es muy grande.

-¿Qué pasa? ¿Que estás mal de dinero, o qué?

-No, pero un dinero extra no le viene mal a nadie.

Así que, si conoces a alguien...

-Claro. Sí, sí, yo te aviso. No te preocupes.

Me voy a preparar un café rápido, y me vuelvo a Urgencias.

Igual tengo otro hombro que colocar.

Sí, vale, de acuerdo, de acuerdo. Pero...

Pero habrá que ver qué hacemos con la niña.

Vale, vale, vale, vale. Yo, yo me encargo.

Yo me encargo, tranquila.

Venga, adiós.

¿Qué tal? ¿Cómo vas? Bueno.

¿Sabes algo nuevo? No.

La policía quiere interrogar a la madre de Natalia,

y no quiere ir con Andrea.

Y la niñera no puede quedarse con ella, así que no sé qué hacer.

Y... Espera un momento. ¿Cuándo es la cita?

Esta tarde.

Bueno, pues si quieres me puedo quedar yo con ella.

De verdad, que no trabajo esta tarde. ¿No te importa?

No, para nada.

Además, me va a venir muy bien estar en compañía.

No sabes cómo te lo agradezco, de verdad.

Muchas gracias.

Gracias. Bueno, voy... para dentro.

Gracias.

Rosalía, que se había ido a casa con un tratamiento

para la contusión del brazo,

regresa a los pocos días acompañada por Saúl, su pareja.

-Doctora, me duele mucho la barriga.

Y he tenido unos vómitos de un color muy raro.

Así como... Como amarronados.

-La pobre se pasa todo el día hecha una bola en el sofá,

sin poder ni moverse.

-¿Sabe qué me pasa?

-¿Ha tomado el protector gástrico como yo le indiqué?

-Bueno, yo...

Yo le recomendé que no se lo tomara porque leí una noticia

que decía que..., que podía ser dañino.

-Ya. Puede ser dañino en caso de abuso.

Pero no con la pauta que yo le recomendé.

A ver, lo que no me parece bien

es que me diga que va a cumplir el tratamiento y luego no lo haga.

Ahora lo que le puede pasar es que tenga una hemorragia digestiva alta.

Tengo que hacerle una gastroscopia para comprobarlo.

-Ay, Dios mío. -No pasa nada.

Podríamos estar hablando de una hemorragia en el esófago,

en el estómago, o en la primera parte del intestino delgado.

Con la gastroscopia,

introduciendo un tubo delgado con una cámara en el extremo,

el especialista podrá ver directamente

qué es lo que está ocurriendo en la zona

y podrá actuar si es necesario.

Unas horas después, la doctora Rey

ya tiene los resultados de las pruebas realizadas a Nacho.

-Ya tengo el resultado de las pruebas,

y no hemos encontrado nada fuera de lo normal.

-Bien. ¿Y entonces?

-Pues hasta este momento, lo único que sé

es que presentas una disminución del movimiento muscular voluntario,

que tiene que estar causada por alguna razón,

y también que tienes las articulaciones rígidas.

-Bien, y...

¿Qué pasa, entonces?

-Pues...

no lo sé. Todavía no lo sé.

Tengo que hacerte una serie de pruebas,

y lo primero que tenemos que hacer es descartar que fuese Parkinson.

-¿Parkinson?

Pero...

¡Si tengo 36 años! O sea, ¿qué me está contando?

-Vamos a ver. No te estoy diciendo que tengas Parkinson.

Simplemente que, para poder llegar a tu diagnóstico,

yo tengo que ir descartando. ¿De acuerdo? Bueno.

Pues a ver, me gustaría ingresarte,

y vamos a comenzar con un tratamiento a base de levodopa.

-¿Ingresar? No, no, yo no puedo ingresar.

Yo tengo que trabajar.

Cada hora que paso en este hospital estoy perdiendo dinero.

No sé, recéteme algún tratamiento de algo, y ya está.

-Me temo que no es posible. Así que tú mismo.

El Parkinson provoca la muerte de las células del cerebro

que se encargan de controlar el movimiento y la coordinación.

Aparte de la medicación,

también hay ciertos hábitos que ayudan a prevenir su avance.

Como, por ejemplo, dejar de fumar, llevar una dieta saludable,

tomar medidas para prevenir las caídas, y mantenerse activo.

Los vómitos de Rosalía

hicieron sospechar a la doctora Marco de un sangrado digestivo alto,

y por eso ha sido sometida a una gastroscopia.

Ahora, espera el diagnóstico.

-¿Qué tal?

En la gastroscopia hemos visto que tiene una esofagitis grado D.

Así que va a tener que quedarse ingresada.

Con dieta absoluta, omeprazol y sueroterapia.

-¿Y es muy grave? -No es una situación límite.

-Bueno, pues entonces, ¿por qué se tiene que quedar ingresada?

-Saúl, ¿puedes salir un momento, que quiero hablar con la doctora a solas?

-Vale. -Espérame en el pasillo.

Bueno, es que...

Yo antes me dedicaba a otras cosas, ¿sabe? Y...

Conocí a Saúl hace unos meses,

y él es muy bueno y muy cariñoso conmigo.

Pero tiene impulsos.

-Ya, bueno, pero si es por eso no se preocupe,

porque no va a tener ningún problema físico

para mantener relaciones sexuales, si eso es lo que la inquieta. No...

-No, si es todo lo contrario. Es...

-Tranquila, confíe en mí, no... Aquí puede hablar lo que quiera.

-Es que yo...

Yo no he conocido a ningún hombre íntimamente. ¿Comprende?

-Ya. Y tiene miedo. -Sí.

-Yo lo que...

Lo que le puedo decir es que, si la situación le presiona,

si se siente muy incómoda, debería hablarlo con su pareja.

Si la respeta lo entenderá.

Ahora tranquilamente me cuentas cómo ha ido todo, y...

Y qué te ha dicho la policía. ¿De acuerdo?

La policía. La policía, pues eso.

Dicen que hacen lo que pueden.

Pero lo que sí saben hacer es preguntar.

Preguntándome sobre mí, sobre ella, sobre nuestra relación,

pero sobre todo preguntando por... ¿Sobre qué?

Preguntando sobre ti. ¿Y qué les has dicho?

Pues les he dicho la verdad. Que...

Que eres un hombre estupendo, pero que el día...

El día que ella desapareció tuvisteis una bronca terrible.

Ahora pensarán...

¡Y a mí qué más me da lo que piense la policía

si sirve para encontrar a mi hija!

¿Piensas que yo he tenido algo que ver con la desaparición?

¡Claro que no! Pero...

Pero después de la bronca ella podía estar quizá muy nerviosa,

coger el coche, salir corriendo, tener un accidente...

Yo qué... ¡Yo qué sé! No me lo puedo creer.

Vete, Maite, por favor. ¡No quiero!

Pues me voy yo.

¡Javier!

Rosalía, que fue dada de alta tras evolucionar bien de su esofagitis,

vuelve a Urgencias a los pocos días

porque su estado general ha empeorado.

-Saúl, siéntate, por favor, me estás poniendo nerviosa.

-Llevamos aquí esperando ya más de media hora. ¿Eh?

Parece que últimamente

pasamos más tiempo en el hospital que en cualquier otro sitio.

Vamos a ver, ¿qué es lo que te duele ahora? ¿Eh?

¿Me lo puedes repetir? ¡Porque es que yo ya me he perdido!

-Por favor, Saúl.

-Oye, no te lo estarás inventando, ¿verdad? ¿Eh?

Porque últimamente estás un poco rarita conmigo.

-No hace falta que te quedes aquí si no quieres.

-Va, si no es eso, mujer.

Simplemente es que tengo la sensación, ¿eh?,

de que no me lo estás diciendo todo. -No te oculto nada, Saúl.

Si quieres irte a la cafetería, puedes esperarme allí.

Ya, si pasa algo yo te aviso. -Ah...

Vale, muy bien.

Ya sé que no se lo está inventando y..., y que se encuentra mal.

Pero no sé, algo más le pasa a esta mujer, y yo ya...

Ya estoy cansado de estar en el hospital.

-¿Qué tal con su novio?

-Bien.

-¿Ha hablado ya con él?

-Sí.

-¿Y qué tal? ¿Todo bien?

-Sí, muy... Muy bien.

¡Ay!

Doctora, ¿qué pasa?

-Es que estoy notando como una masa.

-¿Una masa quiere decir tumor?

-No, no tiene por qué serlo. Pero quiero hacerle algunas pruebas.

-Tampoco tiene por qué no serlo.

-Rosalía, aparte de lo que me ha contado,

¿estos días ha estado teniendo incontinencia urinaria?

-Sí.

-Voy a tener que dejarla ingresada.

-Ay, Dios mío.

Vomita

-Nacho. Nacho, Nacho, Nacho, Nacho.

¿Estás bien? -¡Déjame en paz!

¿Crees que voy a beber estando así?

¿No puedes dejarme solo ni un segundo?

¡No sabes lo que me deprime verte!

-Voy a avisar a la doctora.

Nacho lleva unos días

recibiendo levodopa para tratar un posible Parkinson.

Pero cada día está peor.

-A ver, déjame ver...

OK. Vale.

Ignacio, quería comentarte que, definitivamente,

no es Parkinson lo que tienes.

-¿Y entonces?

-Pues, entonces, necesito seguir investigando. -Ya.

-¿Vale? Vamos a retirarte la medicación,

y vamos a hacerte una resonancia magnética.

¿De acuerdo? -Más pruebas.

-Sí. -Bien.

-Ahora vendrá un celador a buscarte.

-Gracias. -Nada.

-Ya has oído, no es Parkinson.

-Qué bien, ¿no?

-Si pudiera me tomaba un copazo para celebrarlo.

-¿Y quién te lo impide?

-¿Tengo que recordarte que un juez me lo ha prohibido?

-El juez te ha impedido beber durante 720 horas. Y esta...

Esta fecha ya expiró hace unas cuantas.

Estabas tan mal que no te has dado ni cuenta.

-¿Entonces qué haces aquí todavía?

-Hacía mucho tiempo que no veía a alguien tan solo.

-¿Solo?

Créeme, tengo montones de amigos.

Y no necesito a ningún fracasado dando vueltas a mi alrededor,

con esa pinta de... de deprimente.

-¿Montones de amigos? Pues no los veo por ninguna parte.

-Mira, Guzmán, yo creo que... ya puedes irte.

Tu trabajo ha terminado.

Adiós.

-Adiós, Nacho.

La palpación de una masa sensible en el abdomen de Rosalía

provocó que la doctora Marco la ingresara para hacerle unas pruebas.

Ahora ya tiene los resultados.

-En la analítica de sangre hemos visto

que tienes el azúcar bastante alto, los glóbulos rojos bajos,

y también hay signos inflamatorios, porque hay leucocitosis.

Además, hemos visto signos de que los riñones están empezando a fallar.

En la analítica de orina hemos apreciado una infección de orina,

pero todavía no sabemos nada de la masa abdominal,

porque tenemos que hacerte más pruebas.

-¿Puede ser cáncer? -Rosalía, es mejor no precipitarnos.

-¿Cáncer? Tú me dijiste que estas pruebas eran un mero trámite.

-Saúl,

te dije que esperaras en la cafetería.

No hace falta que estés aquí si no quieres.

Yo no estoy enferma porque quiera. -Perdona. Quizá no...

No debería haber dicho esto.

Pero ¿sabes? Estoy...

Estoy algo mosqueado, porque creo que, desde hace días

ya me estás ocultando cosas. ¿Vale?

-Bueno, ahora hay que mantener la calma, por favor.

Hasta los resultados de las pruebas.

Tenemos que disponer de la información necesaria

para saber cómo actuar.

Vamos a someter a Rosalía a un pielotac,

para ver el estado de su vía urinaria,

porque queremos comprobar si la masa que hemos detectado,

sumada al fallo renal, son signos de un cuadro más grave.

Tras haber descartado el Parkinson,

la doctora Rey quiere continuar el estudio con una resonancia magnética

-¡Eh! ¿Tú qué?

¿No tienes casa?

Javier, está aquí la madre de la doctora Romero

y está preguntando por ti.

Justo es la última persona que me gustaría ver ahora.

¿Le digo que pase? Sí.

Aquí le tiene.

¿Qué quieres ahora?

Yo...

Yo solo venía a pedirte perdón.

A disculparme por lo que dije. Es que...

La policía me había estado preguntando, insinuando cosas.

Yo estaba muy nerviosa, no... No sabía muy bien lo que decía.

Me... Me insinuaban, me... Me apretaban.

Yo hace muchos días que no duermo, que no..., no...

Que no puedo más.

Además yo sé que...

Yo tengo la culpa de todo. Yo no...

Nunca presté la atención a mi hija, que yo debía,

sobre todo en los momentos malos,

y ahora lo único que quiero es volverla a ver para pedirle perdón.

Y para cuidarla.

Y estoy aterrorizada, Javier, porque yo no sé si la vamos a volver a ver.

¡No sé si la van a encontrar!

Ch, ch, ch... Nunca digas eso. ¿No?

La vamos a encontrar, ya verás. Sí.

La vamos a encontrar.

-Mira, Rosalía.

Yo creo que...

hemos pasado unos meses muy buenos juntos.

Y la verdad, ha habido momentos preciosos.

Pero desde hace unos días, no sé.

Tengo la sensación... Como que...

Que me quieras echar de tu vida.

-Tienes razón.

Pero es que estaba preocupada.

-¿Por qué? ¿Por tus enfermedades? -Ven, siéntate.

Tengo que decirte algo importante.

Aunque te sorprenda,

a mi edad,

sigo siendo virgen.

Y a estas alturas de la vida creí que iba a seguir siendo así,

hasta que te conocí.

-¿Por qué no me lo has dicho antes?

-Por vergüenza.

Porque no he conocido a otros hombres.

Mira. ¿Ves esta cruz?

Es un recuerdo de mi antigua vida.

Una vida,

en la que fui monja.

Hasta que me fui de voluntaria a una guerra, en un país del Este.

Intenté que familias rotas no perdieran la fe.

Hasta que yo me di cuenta que no podía porque...

La que la estaba perdiendo era yo.

Quería convencerles, pero...

Yo no estaba convencida.

Dejé los hábitos,

y seguí colaborando con la iglesia como seglar.

Hasta que te conocí a ti.

Y, contigo, sentimientos y sensaciones que yo desconocía,

que no sabía que...

-No deberías haber tardado tanto en decírmelo, Rosalía.

-Tienes razón.

Pero es que hay cuestiones difíciles de gestionar, Saúl.

Como por ejemplo,

el sexo.

Yo sé que tú estás muy ilusionado con la idea.

Así que entendería que buscaras a otra persona.

Horas después,

Nacho espera los resultados de la resonancia magnética.

-Bueno, mira, Ignacio,

vengo porque ya tengo los resultados de la resonancia magnética.

-¿ bien?

-Y hemos visto que tienes una lesión cerebral,

que afecta a la región de los ganglios de la base del cerebro.

Con lo cual, mira, yo sospecho

que lo que te ocurre es una enfermedad por depósito.

Para que me entiendas, debes tener una sustancia anómala, acumulada,

pues justo ahí en esa zona. ¿Vale?

Con lo cual, para confirmarlo, voy a necesitar hacerte una ecografía y...

-Más pruebas. -Sí. -Bien.

¿Y es grave? -Bueno, no te lo puedo confirmar...

-Ya, ya, ya. No me lo puede decir, no me lo puede decir.

-Lo siento, de verdad.

Sé que está siendo muy pesado

porque te estamos haciendo muchas pruebas, pero...

Espero dar con ello pronto. ¿Vale? -Gracias.

-Procura descansar.

En realidad, tengo una fuerte sospecha

de que Ignacio padece la enfermedad de Wilson.

Es un trastorno hereditario

que se caracteriza por la acumulación de cobre en ciertos tejidos.

Esta acumulación, pues puede encontrarse en el cerebro,

el hígado, los riñones y también los ojos,

y provoca que dichos órganos no funcionen bien.

El riñón de Rosalía ha empezado a fallar.

Y la doctora Marco ha decidido realizar un TAC,

con el fin de comprobar el estado de sus vías urinarias.

Tras la prueba, la paciente ha sido trasladada a planta,

a la espera de los resultados.

-Mira, ¿ves? Se ha acumulado gas de forma anormal

entre los tejidos de la pared de la vejiga.

Además, también hay un exceso de grasa alrededor de los riñones,

y alrededor de los conductos que transportan la orina.

Y los propios riñones están más dilatados de lo normal,

impidiendo su buen funcionamiento e hinchándose de orina.

Esa era la masa que palpábamos en el abdomen.

-Entonces,

¿tengo cáncer?

-No, no. Lo que tienes es una infección de orina grave.

Rosalía padece una cistitis enfisematosa.

Es una patología rara y rápidamente progresiva,

que se caracteriza por la presencia de gas dentro de la vejiga

y en sus paredes.

Tus antecedentes también han complicado la situación,

pero bueno, es una enfermedad que tiene tratamiento

y tiene muy buen pronóstico. Así que tranquila.

Vamos a empezar poniéndote una sonda, para descomprimir la vía,

y vamos a administrarte suero, para rehidratarte,

insulina para corregir la hiperglucemia, y antibióticos.

Y Rosalía, por favor, quiero que te conciencies

de que es muy importante que te cuides

y que cuides de tu diabetes.

Y bueno, en caso de que vayas a mantener relaciones sexuales,

tendrás que tomar ciertas precauciones.

-No. Ese ya no es un problema para mí

porque me he quedado sola.

Llaman a la puerta

¡Saúl!

-Os dejo.

¿Qué tal?

-Lo siento.

Siento haber sido tan... insistente.

Sin... Sin darme cuenta de lo mucho que te incomodaba ese tema.

Y siento, sobre todo, no...

No haber encajado bien tu confesión.

La verdad es que ha sido un shock.

Toma.

No sé, para mí, el hecho de mantener relaciones

era una demostración más de nuestro amor.

Pero...

Me he dado cuenta de que eso no...

No es imprescindible.

-Solo te pido tiempo, y un poco de comprensión.

-Claro que sí.

Y también todo mi cariño,

y mi amor.

Que sepas que no te voy a dejar escapar,

te pongas como te pongas.

Tanto la biopsia hepática como la ecografía

han confirmado las sospechas de la doctora Rey,

Nacho tiene la enfermedad de Wilson.

-¿Y tiene cura?

-Me temo que no.

Vas a necesitar un tratamiento de por vida.

Ya que si no, pues...

Tu hígado podría dejar de funcionar.

Con lo cual, Ignacio, además de la medicación,

vas a tener que vigilarte mucho la alimentación,

y sobre todo los alimentos que sean ricos en cobre.

-¿Cobre? -Sí.

-¿Eso tiene algo que ver con el hierro que estoy tomando?

-No, no tiene nada que ver. Es un trastorno hereditario.

-Ah, hereditario. Bien.

-No sé si quieres que avisemos a algún familiar, o...

-No, no se preocupe, doctora. Yo me encargo.

Pues ya ves.

Resulta que Guzmán...

tenía razón.

Al final estoy más solo que la una.

-¿Por qué la escondes? Legalmente ya puedes beber.

-Creí que te dije que no quería verte.

-¿Y por eso me llamabas?

Nacho, esta vez no estoy en el hospital por ti.

Estoy por mí.

Tengo un cáncer de hígado terminal.

Me estoy muriendo.

No tengo muchos síntomas, pero...

No me queda mucho.

-¿Te estás muriendo?

Y aun así,

gastas tu tiempo cuidando de un imbécil.

-¿Sabes? No siempre fui un fracasado.

¿Te he contado alguna vez

que fui uno de los directivos de banca más importantes de este país?

-¿Tú?

-Sí. Fama, popularidad, dinero, posición...

Ahí sí que estaba perdido.

A veces es más difícil digerir el éxito que el fracaso.

No quiero que veas esto como un obstáculo.

Es más una oportunidad.

Nacho, todo sucede por algo y lo que sucede conviene.

De verdad.

Te miro, y me veo a mí hace 20 años.

Yo ya lo tengo todo perdido.

Pero tú...

Tú todavía tienes una oportunidad.

Juanjo, que sé que no estás bien.

Que sé que la habitación no la estás alquilando solamente por dinero.

-Buen diagnóstico.

Sí, la casa se me cae encima.

-Bueno, pero eso es normal, ¿no?

Después de una separación, tiene que ser algo...

Algo complicado, no tiene que ser nada fácil.

-No.

-Mira: Si quieres, podemos quedar para hacer cosas, y...

-No, no. Ya tienes bastante con tu trabajo. No.

-Que no, Juanjo, cuenta conmigo. De verdad.

Podemos ir al teatro o lo que quieras.

Lo que te guste hacer. De verdad.

-Gracias, doctora, pero yo tengo que resolver lo mío.

Gracias.

El biberón le gusta templadito.

Yo lo tengo unos 35 segundos en el microondas

porque, si no, se calienta demasiado y... Y no...

Javier....

Javier, seguro que Marina sabe perfectamente lo que tiene que hacer.

Sí, sí, perdona.

-Además, no es la primera vez que me quedo con ella.

Ya lo sé.

Cariño, serán solo unos días y volveremos con mamá, ya verás.

-Sí. ¿Eh? Toma.

-Hola, mi amor, bueno.

Muchas gracias.

-Nada. Muchas gracias.

-Ya me vais contando, ¿vale? Sí. Gracias.

-Muchas gracias.

Bueno, y ¿por dónde empezamos?

No tengo ni idea.

Pero vamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 11/01/17 (1)

Centro médico - 11/01/17 (1)

11 ene 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 11/01/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 11/01/17 (1)"

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios