www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4883736
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 10/12/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Tengo cinco minutos.

Gracias por venir, lo primero.

Espero no arrepentirme.

¿De qué quieres hablar?

A ver, es que antes, cuando hemos hablado, no sé,

me he quedado un poco con la sensación,

no... O no me has entendido o yo no me he explicado.

¿Te refieres a lo de que queréis echar a Vega?

No es eso.

O sea, sí que es eso, ¿vale?

Pero Pepa, no es nada personal, de verdad.

Es algo estrictamente profesional.

Me da igual.

Sea lo que sea, no me gusta.

Y además, anda que te ha faltado tiempo para aliarte con Herrera.

¿Y por qué lo he hecho?

¿Porque lo único que te importa es tu carrera?

Lo único que me importa eres tú.

Si me he aliado con Herrera es porque haría cualquier cosa

por ayudarte y lo sabes.

Mira... No digas cualquier cosa, ¿eh?

Que suenas a psicópata.

Pero ¿por qué dices eso, por qué haces que todo suene mal

y eres tan pesimista?

¡No sueno como un psicópata, sueno a...,

pues a un tío enamorado, punto.

¿Ah, sí?

Sí.

Pues si eso es así, entonces quiero pedirte algo.

Claro que sí, dime lo que quieras.

Quiero que te eches para atrás en el plan ese que tenéis.

¿Lo vas a hacer? ¿Lo ves?

¡Tú no estás haciendo esto por mí!

Lo estás haciendo ¡por ti!

Y algo me dice que este plan ya lo teníais pensado

incluso antes de saber que Vega me quería incapacitar.

No, Pepa.

No te montes...

¡Mira, Andrés, para!

Lo siento. Lo siento, pero ya no confío en ti.

Y si este plan hace cinco minutos me parecía lamentable,

ahora que te has marcado el rollo este del amor,

me parece mucho peor.

Eso no es así.

Pepa, no, espera.

¿No irás a decir nada, verdad?

Y ¿eso es lo que te preocupa?

¿Que me chive?

Mira..., no sé lo que te ha pasado.

Pero, no tienes nada que ver con la persona

de la que yo me enamoré.

(Música)

Hola, ¿se puede? -Hola.

Vengo a despedirme. -Muchas gracias.

Nada. ¿Qué tal estás mejor?

-Bien, bien.

Lo que me ha dado el doctor, me ha sentado fenomenal.

Me alegro.

Bueno, todavía me sigue picando un poquillo,

pero nada que ver con la otra noche,

que me entraron unos nervios...

Pues, precisamente venía a darte

unas claves de relajación, si quieres.

¡Ay, sí, sí, sí, sí!

A mí también me vendrían bien, la verdad.

Bueno, pues mira, para las dos.

Algo que viene muy bien es pasear al aire libre 30 o 40 minutos al día.

¡Uf! Ya. No sé si voy a poder.

Bueno, tampoco hace falta que hagas el primer día la maratón de Chicago,

Con que vayas 10 minutos al día, luego 20, bueno, lo que puedas.

Vale. -¿Tomáis café o té?

Yo soy un poquito adicta al café.

Vale. Pues hay que intentar bajar un poco el consumo.

Tú no te preocupes, que yo te voy a ayudar.

Bueno, pues os traigo esto, que son unos ejercicios de relajación

y también dentro vienen unos links para que bueno,

veáis otras páginas de relajación en Internet.

Es que yo, yo no sé lo que es un link.

Ah, bueno, yo sí. -¿Sí?

Te los pondré en mi móvil.

Vale.

¿Vale? Bueno, pues nada, tomad. -Muchas gracias.

Ay, perdona, ¿eh? -Nada.

Es que estamos esperando las pruebas de...

Son los resultados.

¡Ay, dime!

¿Y qué, y qué dicen?

Espera, espera...

¡Ay!... -¿Qué?

Que..., que no. Que no somos madre e hija.

Ay... Pero..., ¿no puede ser un error?

No. Aquí dice que hay más de un 99% de posibilidades de que no lo seamos.

¡Ay...! ¡Ay!

(Música)

¿Te encuentras bien? -No sé.

¿Quieres que vaya a por un vasito de agua?

No, no, no. -¿Seguro?

(Música)

Yo elegiría una corona clásica y yo creo que la mediana o la grande,

porque somos muchos. ¿No?

Sí.

A ver, a ver, espera...

A mí me gusta esta.

¡Uy! -Es bonita.

¿No hay más baratita?

Hombre, ya..., más baratas las cruces de flores.

Porque las coronas valen más o menos todas parecido.

Bueno, pues eso; eso ya está bien.

¿No? ¿Qué más da un ramo de flores, una cruz o una corona?

Si al final es el detalle. ¿O no?

Bueno, a ver.

Es que, si compramos la corona grande,

¿qué van a ser 10 euros más por persona?

Que no se trata de 10 o 20.

Se trata del cartelito que pone "Te acompañamos en el sentimiento".

No sé.

Es que yo, vamos, gastarme 300 euros, pues...

Ah, pero ¿valen 300 euros?

Es que es una pasta.

Para un padre que no se ha ocupado nunca de su hija.

Bueno, eso tampoco viene al caso ahora.

¡Hombre...!

¿Tú crees que Vega enviaría una corona al entierro de mi padre?,

¿Eh? ¿Cuándo?

Ni siquiera sabe si tengo padre o madre.

Yo creo que no.

Belén, es que no se trata de eso.

Se trata de portarse con los demás como te gustaría

que se portasen contigo, ya está.

Sí. Efectivamente.

La muerte de un padre es un golpe para cualquiera.

Luego, la relación que tuviesen entre ellos, ya es cosa suya.

Claro, es que...

Yo creo que lo mínimo es que le compremos

una corona de flores y asistamos al funeral

que está organizando.

Sí.

Pero ya por una cuestión de humanidad.

Pues sí.

Totalmente de acuerdo.

Y tú haz un esfuerzo, aunque no te apetezca.

Otra cosa ya es si Vega está interesada o no

en que vayamos al funeral.

¿Cómo no va a estar interesada?

No sé.

Pues claro, le va a importar.

Es que Vega es nuestra jefa, pero aparte es nuestra amiga.

Mirad, yo no soy de hacer la pelota.

A mí, si no me sale, no me sale.

Oye, Belén, que yo no lo he dicho por eso, ¿eh?

Bueno, pues ya me contaréis qué habéis hecho, ¿vale?

Vale.

Yo me voy también, que tengo que pasar consulta.

Pero, vamos a ver, es que nos estamos marchando todos.

Ya, bueno, luego me contáis y me decís

lo que habéis decidido, ¿vale?

¡Fff! A ver, chicas, que cada uno ponga lo que buenamente pueda.

Sí.

¿Vale?

Luego hablamos. -Vale.

Yo voy a comprar la corona y punto.

Venga, pues luego te la pagamos.

Sí. -Vale.

Sí, sí.

(Música)

Si es que no tenía que haber organizado nada.

Pero bueno, ya es tarde para cancelarlo.

No quiero que la gente se sienta obligada a ir.

Pero, al fin y al cabo, el único que tenía relación con él era Carlos.

Y sigue sin aparecer.

¿Me lo estoy inventando o te está afectando

lo del funeral del padre de Vega?

No. No..., bueno, puede ser.

Tú sabes que estoy aquí para todo lo que necesites, ¿no?

Sí, sí. Si lo sé, si lo sé.

¿Entonces?

De hecho, hablé con, con Vega, ¿eh?

Le conté lo de la esclerosis como me dijiste.

Ah, ¿y?

Pues no me apoyó demasiado, la verdad.

¿Me lo dices en serio?

No me lo puedo creer.

Pero, ¿qué te dijo?

Pues poco más o menos que yo no estaba capacitada

para realizar mi trabajo.

Y no me parece nada justo,

porque yo aquí trabajo como la que más.

Claro que estás capacitada para hacer tu trabajo.

De hecho, no ha notado que tienes esclerosis.

Ya, pero es verdad que he tenido crisis últimamente,

se me ha ido la pierna delante de ella...

Pero bueno, yo creo que aquí lo que está pasando

es que se está vengando por lo de Andrés.

Pero, ¿qué ha pasado con Andrés?

Es que no me entero de nada. -¿Qué te ha hecho?

No, si a ver, si de Andrés no me ha hecho nada.

Lo que pasa es que me ha hablado de incapacidad, Lucía. Incapacidad.

¡Que te olvides de la incapacidad!

¿Tú sabes lo difícil que es incapacitar a alguien, Pepa?

¡Olvídate!

Ay, mira: es que solo de pensarlo, me da pánico, ¿eh?

Pues no lo pienses, porque a veces lo pasamos peor

cuando pensamos las cosas que con lo que pasa después.

Ya, pero ya sabemos cómo es Vega, ¿eh?

Tampoco es un ogro, mujer.

Está ejerciendo de jefa.

Sí, pero no le tiembla el pulso cuando tiene que dirigir el hospital.

De todas maneras, no le hagas mucho caso

a lo que esté diciendo ahora, porque también

se le acaba de morir su padre.

Y yo creo que tenemos que ir al funeral.

Porque aquí somos como una familia, ¿no?

Entonces, ¿qué, te lo estás pensando?

No. No, no. No. No.

Que yo voy a ir al funeral.

Pues entonces, ¿qué te pasa, Pepa?

(Música)

Pues... Es que no te lo puedo contar, Lucía.

No te lo puedo contar y me encantaría, ¿eh?,

porque no sé qué hacer.

Pero es que no te lo puedo contar...

Bueno, pues si no me lo puedes contar, lo único que te puedo decir

es que te dejes llevar por tu instinto, no sé.

(Música)

(Sirena)

(Música)

Gracias, Marta.

¿Qué tal, Rosa, cómo se encuentra?

¡Uf! Muy mal, doctor,

me ha estado picando toda la noche como nunca.

A ver, vamos a echarle un ojo a ese pie.

¿Me levantas la gasa?

Se ha rascado, ¿verdad?

¿Y qué iba a hacer?

Si es que era insoportable.

Mire cómo está.

Además, huele fatal.

Y fíjese, me ha salido como..., como una especie de miel

alrededor de uno de los dedos.

Sí. Al parecer, de rascarse, se ha hecho una herida

y se ha infectado.

¿Y ha visto si salen gusanos de la herida?

Es que yo me he estado mirando, pero a los dedos de los pies,

no me llego y... No lo he visto bien.

Tranquila, que gusanos no hay.

Pues yo he hecho todo lo que me ha dicho, me he puesto la pomada,

me he tomado las pastillas... ¡Oh, uf! ¡Qué mareo!

Creo que..., me está subiendo la fiebre.

Vale. Tranquila, que lo vamos a mirar todo bien.

¿Me la lleváis a Boxes, por favor?

¡Ay, doctor! -¿Sí?

¿Puede avisar a Aitana?

Ya..., ya sé que no es mi hija, pero..., esa chica me gusta

y me hace bien tenerla a mi lado, por favor.

Ahora la llamamos.

¿Me puedes localizar a la acompañante

de Rosa Gómez, por favor?

Gracias.

(Música)

Buenos días.

¿Estoy muerta?

Yo diría que no. ¿No?

Menos mal, porque si no, vaya decepción de cielo.

Ah, muy bonito.

Muchas gracias por lo que me toca.

Y no solamente no estás muerta, sino que ya tengo

los resultados de la gastroscopia.

Mm...

Tienes una gastritis por elicobacter pylori.

Así que, con unos antibióticos, ya está, solucionado.

¿Una gastritis?

Sí. Ya te dije que era un posible diagnóstico.

Y yo que hubiera firmado, porque me ibais a quitar un riñón...

Pues no ha hecho falta.

¡Ay, qué suerte!

A ver, yo esto no..., no lo hago normalmente.

O sea, quiero decir, que yo, mi manera de pensar es otra,

¿Vale?

Lo que pasa es que..., es que estuve hablando con Belén,

tu compañera.

Sí.

Y me dijo que igual podía ser una señal...

Oye, ni tan mal, ¿no?

Al final, qué suerte.

Una chica muy maja, ¿eh? -¿Sí?

Sí.

Estuvimos ahí hablando, cuando me llevó a lo del tubo este que...

la gastroscopia, sí.

¿Qué te ha dicho?

Nada en concreto y mucho en realidad.

Verá, hablamos de la vida, de los amigos,

de lo que siembras y recoges, de los amigos que están

cuando todo está bien.

Pero luego, cuando la cosa se pone fea..., estampida...

Y la verdad es que me hizo un, me hizo un flus. ¿Sabes?

Me..., Y no sé,empecé a pensar de otra manera.

Pues yo no le haría mucho caso.

¡Anda! ¿Por qué?

No, nada.

Que, si te ha servido, eso es lo importante.

En cuanto termines de recuperarte de la anestesia, te doy el alta.

¡Ay, qué bien!

-Venga, hasta ahora. Chao.

¡Aaah! ¡Oye!

¿Te duele otra vez?

Me duele otra vez. ¿Es normal? -¿El mismo dolor?

O sea, en el mismo lugar, pero...

¡Uuu!

Vale. Voy a hacerte un TAC urgente.

¡Ah, ah! -Vale.

Túmbate. Tranquila. -¡Uff!

Aguanta un poquito.

(Música)

Por fin descansa en paz, que ha sufrido mucho el pobre.

Era un tío estupendo, elegante, educado...

¡De los que ya no hay.

Gracias, Rafa.

Cariño... ¿Cómo estás?

Bien, estoy bien.

Madre mía... Lo siento mucho, ¿eh? -Gracias.

Lo siento. -Gracias.

No estás comiendo nada. -No tengo hambre.

Pues tienes que hacer un esfuerzo y comer algo.

Ya.

Luego, cuando puedas, me gustaría comentarte una cosa.

No, no. Ahora.

No, ahora no, que no es el momento.

De verdad, Pepa, que estoy bien.

Voy a pedir algo.

¿Quieres algo de beber? -No, no. Gracias.

¿Seguro? -Sí.

¿Tú? -Gracias.

Siéntate.

¿Es por tu enfermedad, has tenido otro brote?

No, no. No es eso. No.

¿Entonces?

Bueno... -Ángela...

Lo siento, pero es que nos tenemos que ir,

porque tenemos un TAC urgente en cinco minutos.

Sí, sí, por supuesto.

Gracias. Gracias por haber venido.

Hombre, qué menos...

Lo siento mucho. -Gracias.

Yo también perdí a mi madre y sí, sé lo que es... Se pasa muy mal.

Y encima tú, que viste morir tu padre y debió ser muy duro, ¿no?

Un poco, sí.

Ánimo y a pasar página, no hagas como yo,

que yo me encerré en la habitación

y no hacía más que pensar en mi madre, venga llorar,

venga llorar y venga llorar. -¿Tú lloras mucho?

Bueno, es que yo soy de las que lloran muchísimo.

Que no quiere decir que llorar menos, quieras más o menos

a la persona que murió, ¿no?

Pero que..., que tu padre, bueno, lo conociste recientemente

y eso no quiere decir que lo sientas menos.

Belén, que...

Lo sientes como cualquiera. -Gracias.

Que nos vamos. -Sí.

Vamos, Belén.

(Música)

Tú perdiste a tu madre muy joven, ¿no?

Sí. Yo tenía 16 años.

¿Y no te parecía ridículo que la gente pensara

que lo sentías menos que una persona

que hubiera estado 40 años a su lado?

Sí, claro.

Yo me siento así.

Hace unos meses, no conocía a mi padre

y ahora... tengo la misma pena que si hubiera estado

toda la vida a su lado.

En fin, perdona.

¿Qué me ibas a contar?

Bueno, nada.

Porque es una cosa del trabajo, así que...

¿Seguro?

Sí, sí. -Mira que no...

(Música)

Hola, ¿qué tal?

Sí. Además, creo que Merino tiene algo que decirte.

Y yo tengo que tirar para el hospital.

Adiós, guapa.

(Música)

Adiós.

(Música)

No se lo he dicho.

Al final, no se lo he dicho.

Tanto tiempo pensándolo y al final es que,

¿Qué hago ahora?

¿Le doy otro mazazo?

Está hecha polvo.

Y tampoco quiero que piense que lo que le estoy pidiendo

es un trato especial, por lo de la incapacitación.

Voy a intentar por lo menos que Andrés se eche para atrás.

Voy a intentar eso, a ver.

Me hubiera gustado estar ahí cuando murió tu padre.

Para acompañarte y para ayudarte con todo.

A mí también me hubiera gustado que estuvieras.

Lo siento mucho.

Te llamé. Tenías el móvil apagado.

Me quedé sin batería.

Hasta que no llegué a casa, no... -Ya.

A veces pasa. Mala suerte.

Bueno, ahora estás aquí, ¿no?

Voy a echar de menos a Imanol. -Y yo.

¿Estabas con él cuando...?

Estaba, sí, en la habitación.

Y aunque sabía que esto podía pasar en cualquier momento

cuando vi que se moría..., sentí una desesperación enorme.

Sentí un vacío tan grande...

No sé, me pasaron mil cosas por la cabeza.

Pensé que mi hija no le iba a conocer,

que él había intentado acercarse a ella,

acercarnos a las dos, pero no..., no pudo, no.

No hubo tiempo.

No sé si fue por eso que... sentí tanta angustia.

O porque me volví a quedar sola.

(Música)

¿Dónde estabas?

Recuérdale que se lleve su estampita.

¿Y qué problema hay con que lleve una estampita?

No, con la estampita ningún problema.

Lo que me parece poco profesional

es que se lo recomiende una enfermera.

Y yo no se lo he recomendado.

La encontró ella y yo le dije que si le hacía sentir más segura,

pues que ¿por qué no?

Podía llevarla, estupendo.

Le dijiste eso y también otras cosas sobre la amistad, ¿no?

Oye,mira, Silvia, no sé dónde quieres llegar,

pero, no tengo por qué darte explicaciones

de lo que hablo yo con los pacientes.

No, por supuesto que no, no tienes que darme explicaciones.

Pero me inquieta, porque a mí también me apoyaste

cuando estaba mal para acercarte a mí, ya sabes.

O sea, pero ¿cómo puedes ser tan retorcida?

Ah, ¿retorcida?

¿Que he sido yo la que le ha hecho la vida imposible a medio hospital?

O sea, ¿que le he hecho la vida imposible yo, a quién, Silvia?

¡Aaa!

¿A quién le he hecho la vida...?

Se ha caído. -¡Aa!

Voy a por una silla. -Claro, gracias.

¿Qué ha pasado? -No lo sé.

Me he ido a incorporar y me ha fallado la pierna.

¿La pierna?

¿Qué me pasa ahora? -Tranquila.

Ahora lo veremos con el TAC. -¡La virgen!

¿Eh?

La virgen, la virgen. Pásamela. -Toma.

Inesperadamente, la situación se está complicando mucho para Ciara,

porque en el TAC hemos visto que tiene un infarto renal.

Esto se debe a una obstrucción en el flujo sanguíneo

de los riñones y además, lo de la pierna,

podría ser también un problema vascular.

Así que, vamos a derivarla inmediatamente a Cirugía.

(Música)

¿Has ido a ver a Rocío?

Porque yo no he podido ir a verla en todo el día.

Sí. He estado con ella esta mañana.

Está mucho mejor. -¿Sí?

Y ya puede seguir así, porque no pienso darle el alta

hasta no estar totalmente segura de que no va a tener una recaída.

¿No es un poco raro lo que le ha pasado? ¿No?

¿Tú qué piensas?

Pues yo pienso que todavía es un misterio. Pero...

¿Pero qué?

Pero que ojalá que al final averigüemos lo que le ha pasado.

Pero que en las pruebas todavía no ha sido nada.

Un momento, un momento, un momento.

Secretitos a mí no, que somos compañeras.

A ver, Pepa.

Es que lo..., lo que te voy a decir, es que es una locura.

Pero es lo que Rocío cree.

Y la realidad es que ninguno de los médicos, ni yo misma,

hemos encontrado una que...

Me estás asustando.

Pero no le digas esto a nadie. -Sí, claro.

¿Qué?

Es que... Que Rocío cree que Belén la ha intentado envenenar.

¡Venga ya!

¿En serio?

Hombre, a ver, Belén no es santo de mi devoción.

Pero de ahí a pensar que está envenenando a alguien...

Y a una compañera, no sé.

Pues ya te dije que era una locura.

Pero es lo que Rocío cree.

Tampoco tiene por qué ser verdad, ¿no?

Pues ya está.

Pero un momento. ¿Y tú qué piensas?

¿Has hablado con Vega? -¿Con Vega?

No, no. No le pienso decir esto a nadie

y menos sin pruebas.

Es que es algo muy fuerte.

No sé.

Es que me cuesta un poco digerirlo.

¿De verdad pensáis que puede ser una asesina?

A ver, la cosa es que yo misma también fui testigo

de cómo analizaban el suero en el laboratorio.

Y no salió nada.

Rocío es lo que cree.

Y... yo, de cualquier otra persona, no tendría ninguna sospecha.

Pero de Belén, me cabe la posibilidad.

Aunque, por supuesto, espero que Rocío no tenga razón.

Bueno, pues no sé.

Gracias por decírmelo.

Estaré pendiente, no sé. -Sí.

Venga, vamos a ver a Rocío, que seguro que le hace ilusión.

Vale.

(Música)

¡Rosa! -¡Ay, bonita!

Qué bien que hayas venido.

No..., no sabes lo que te he echado de menos.

Pero, si solo ha pasado un día.

Pues a mí se me ha hecho como un año.

A mí también.

Me alegro de que le pidieras al doctor que me llamara.

Y yo me alegro de que, aunque no sea tu madre,

hayas venido a verme.

Rosa, tú y yo podemos ser lo que queramos.

Así que, si queremos ser madre e hija...,

a ver, quién es el guapo que nos dice que no lo somos.

M.

Mira, yo llamé a mi madre adoptiva mamá toda la vida.

Y fue la mejor madre del mundo.

¿Por qué no te voy a considerar a ti

mi madre adoptiva ahora?

¿Tú quieres serlo? -Claro que sí.

-Hola. ¡Ey!

Me alegro de que hayas podido venir.

Mm. -¿Qué tal?

Bueno, Rosa, vamos a limpiar esa herida.

¿Le han traído ya los antibióticos?

Sí. -Muy bien.

Hay una cosa que tiene que saber, ¿vale, Rosa?

Aunque le pique mucho, mucho, mucho, no se debe rascar.

Es que es horroroso, doctor.

Ya. Ya me imagino.

Pero, a ver, hay una cosa que no le hemos dicho antes,

y es que es posible que, bueno, todo ese tema del picor

se deba al estrés que está sufriendo.

¡Que no! que no.

Que yo tengo algo ahí dentro, se lo digo. Que lo sé.

Bueno, usted por eso no se preocupe, que le pasa a más gente.

Vamos a ver...

(Música)

¿Qué pasa?

Pues que estoy viendo algo aquí que se está moviendo.

¿Qué..., qué tengo?

¡Ay!, ¿qué es eso?

Parece que hay algo debajo de la piel del dedo.

Se lo estaba diciendo, se lo estaba diciendo. ¿Y qué es?

A ver, un momento, no mueva la pierna, por favor.

¿Pero eso es un gusano?

¡Un gusano, qué asco!

Y..., ¿Y por qué tengo yo un gusano ahí?

Pues no lo sé, pero lo vamos a analizar.

O sea, que la pobre tenía razón y la estaban tomando por loca.

No. Aquí nadie la ha tomado por loca.

El trastorno del que estábamos hablando era solo

un posible diagnóstico.

Ella lleva diciendo desde que llegó lo que le pasa.

Y no le ha hecho caso nadie.

Bueno, lo que hemos hecho es administrarle antibiótico,

que es lo que teníamos que hacer.

No, lo que tenían que hacer es analizar el gusano ese asqueroso

y no pensar que se lo está inventando todo.

Ya. Tranquila, ya está, ya ha pasado, tranquila.

Ya. -No pasa nada, ya está, ya ha pasado.

-Voy a ver a que me analicen esto.

(Música)

-Hola. ¡Ay! Hola.

¿Ya te vas? -Eh..., sí. Ya he terminado.

Oye, que quería decirte que me alegro de que hayas venido

al funeral de Imanol.

Seguro que Vega te lo agradece mucho.

Bueno, a ver, no lo he hecho por eso.

Oye, ¿por qué siempre estás a la que salta conmigo?

¿Qué? -¿Te he hecho algo o...?

No, no, no.

Perdona, ¿eh? Perdona, tía, tienes razón. Perdona.

Pero ¿te lo llevas todo?

¿Te has cogido otra excedencia o...?

No. Lo que pasa es que estoy limpiando,

porque desde que llegué, no he limpiado

y como siempre limpian por fuera, pues estaba un poco...

Ya.

Ya sabes que soy muy maniática del polvo y eso.

Ya. Y..., ¿con qué vas a limpiar?

Con esto.

Ah. -Sí.

Hay cosas de limpieza fuera, ¿eh? -No, no, no.

En el carrito, que si quieres voy y...

Son estupendas. Son estupendas. -Ya.

Bueno, pues nada, que tenemos una pausa, que vamos a tomar un café. Si

¿Si te quieres venir con nosotras? -¡Claro!

¿Sí? -Luego, luego me paso, genial.

Muy bien. Pues... -Muy bien.

Luego te veo. -Vale. Genial.

-Adiós. Hasta luego.

Me voy a ir sin despedirme.

No me queda más remedio.

Pero me voy a encargar de que Marco no se olvide nunca de mí.

Incluso que me suplique que vuelva.

¿Conoces algún abogado? -Sí.

¿Por qué?

Pues porque habrá que denunciar al hospital.

¿O vamos a hacer como que no ha pasado nada?

Por suerte no ha pasado nada.

Lo importante es que han encontrado al parásito.

Sí, pero lo podrían haber encontrado hace 24 horas

y todo eso que te hubieras ahorrado.

Ay, yo prefiero no pensar eso ya. -Su alta.

-Ay, gracias. Bueno, no sé.

Si tú quieres pasar página, yo no tengo ningún interés

en hacerte mala sangre, la verdad.

¿Llevas las medicinas?

Sí. Algunas hay que comprarlas en la farmacia.

Yo te puedo llevar, que ahora tengo tiempo.

Me voy a encargar de que te las tomes, ¿eh?

Bueno..., si soy capaz de entender la letra esta del médico,

¿qué pone aquí?

"Alvendazol 400 miligramos cada 24 horas una semana".

Yo creo que puedo acordarme solita.

Gracias, hija. -De nada, mamá...

Aitana. Perdona, pero no podemos seguir.

¿Te has dejado algo?

No. No podemos seguir con esto.

Eres agradable y me hubiera encantado ser tu madre, pero no lo soy.

Ya, pero..., lo hablamos y dijimos que no importa.

Y yo pensaba que no.

Pero sí.

Yo me alegro de que para ti sea tan fácil hacerte a la idea

de tener una nueva madre adoptiva.

Pero... yo soy incapaz de negar la evidencia.

Y necesito seguir buscando a mi hija.

Y yo no te digo que no la busques.

Pero ¿y tú?

¿Te has preguntado si tu madre biológica sigue ahí fuera?

¿Si te está buscando, si..., si no sabe si estás bien,

si..., si le robaron a su bebé

como hicieron conmigo?

Cada día, Rosa.

Pero, también pienso que puede haber muerto.

O no querer saber nada de mí.

Y la mía de mí.

Pero, no pienso rendirme.

Lo que sí podemos hacer es buscarlas juntas.

Juntas es todo mejor. ¿No te parece?

Para mí sí. Pero, para ti, no sé.

¿Por qué dices eso?

Pues no sé, como me sales ahora con esto de que no eres mi madre

y de que, de que busque...

Pero no... Eso no quita para que no seamos las mejores amigas.

¿No te parece? -Sí.

Ven aquí. ¡Ay! Eres un encanto.

Me hubiera encantado que fueras mi hija.

Y a mí que tú fueras mi madre.

(Música)

Hola, Raquel.

Hola, Ángela.

Perdona que haya venido a buscarte al cole.

Pero es que no daba contigo.

Espero que no te moleste...

No me molesta, me da igual.

¿No me das un beso?

¿Vamos...?

¿Cómo estás, hija? ¿Qué tal el cole?

Como siempre.

Me ha dicho la tutora que has dejado el tenis

y que ahora te has apuntado a escritura creativa.

¿Qué es eso? ¿Escribir cuentos?

Escribes lo que te apetece cualquier cosa.

Cariño, ¿has escuchado mis mensajes? -Sí.

Bueno, es que hay algo importante que tengo que decirte, ¿sabes?

¿Y no me lo puedes decir por teléfono?

Pues no. Y además es que no me contestaste.

Tenía un examen. -Bueno, ya está.

No pasa nada.

A ver..., cómo te lo cuento, tu abuelo ha fallecido, cariño.

No sabía que tuviera un abuelo.

Ya, ni yo.

Cuando vino al hospital, estaba muy enfermo.

Y en alguna ocasión, pensamos en ir a buscarte, pero no pudo ser.

Se llamaba Imanol.

Y te llamé para que vinieras al funeral.

No lo conocía. -Claro.

Y eso es lo que me sabe mal.

Que no le conocieras y que yo apenas tampoco.

Pero ¿sabes qué?

No me quiero lamentar.

Quiero tomarme esto como una lección de la vida.

¿Una lección de qué?

Pues para ser mejor persona, para ser mejor mamá...

Para poder estar más cerca de ti.

Para que nos contemos las cosas...

Eso tienes que hablarlo con mi padre, ¿no?

Bueno, pero también contigo, ¿m?

Hija, quiero que sepas que te quiero.

Que te quiero muchísimo y que quiero pasar más tiempo contigo

No estar solo en contacto por teléfono.

Lo siento, Ángela, me tengo que ir.

(Música)

Ha sufrido un aneurisma en la arteria renal,

con dilataciones aneurismáticas

en las arterias esplénicas y hepáticas.

¿Usted le habla así a todos sus pacientes

o es que me ha visto cara de médico?

Lleva más o menos una hora con dolores y mareos.

Y náuseas también.

¿Cuántos años tienes? -16.

16 añitos, sí.

¿16? Vaya, qué joven.

Y tanto.

Y ¿cuándo te dan el alta?

Pues se supone que mañana.

¿Y ya sabes lo que vas a hacer?

¡Aaah! Tendrás que esperar a mañana para verlo, ¿no?

Hoy te quedas conmigo en el hospital, ¿qué me dices?

Hasta que pueda encontrar a alguien que te pueda cuidar.

(Con dificultad al hablar)

Pero eres, ¡eres jefe!

Solo soy jefe de Cirugía.

Dentro de poco, seré jefe de todo esto.

¡Que la vida te va a cambiar por completo!

De verdad, te lo digo yo por experiencia.

Que cometí el mismo error que tú y me perdí la juventud.

¿Que yo fui un error? -No.

Ana, ¿qué pasa? Ana, tranquila.

Ana... Ana...

¡Que ha empezado a hiperventilar y se ha desmayado!

Vale, vale. ¿Quién lleva el caso?

El doctor Landó.

Las sábanas están mojadas, ¿eh?

Esto tiene mala pinta. -¿Qué es lo que pasa?

Avisa al doctor Landó.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 10/12/18 (2)

Centro médico - 10/12/18 (2)

10 dic 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 10/12/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 10/12/18 (2)"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios