www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4298644
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 10/11/17 - ver ahora
Transcripción completa

-Que te quería pedir perdón por lo del otro día,

por haberme marchado así.

Es que creo que estoy todavía

un poco sensible a los comentarios sobre mi vida sentimental.

-Y sobre las parejas que no funcionan.

-Y ¿esa taza es la de Rey?

-Esa taza es mía de hace tiempo.

Mira qué pone: "juntos para siempre".

La taza y yo.

Así.

-Hola. -Hola

-Te vengo a invitar a un menú por lo del otro día.

-Vale, me parece bien. -Genial.

Sigues aquí, con la taza.

-¿Otra vez vienes a comentar algo de la taza?

-Vamos a ver: ¿a ti no te parece raro

que sigas teniendo una taza que te regaló Rey?

-Pues no, Lucía, me parece una simple taza.

-Vamos a ver: los regalos de los ex no son simplemente una camiseta,

una foto o una taza; y tú lo sabes.

-Vamos, que te pasa lo mismo con los regalos que te hizo Landó.

-Es que lo acabas de decir tú, de Landó, de Rey.

-Vale, pues con la taza de Rey,

mira lo que voy a hacer: así de fácil. ¿La ves?

Pues ya no la ver, ahí se queda.

-A ver, Daca, que no tienes por qué tirarla.

Lo único que te quiero decir

es que quiero que sepas que va a haber más tazas.

Si puede ser, pero bueno, que la he tirado y mírame,

-Muy bien. Voy a por mi bolso,

te espero abajo en recepción, nos vamos a comprar una taza

y luego a comer un menú. -Muy bien.

Pues recojo todo esto y ahora te veo.

Celso ha venido obligado por su hija Amanda,

porque lleva unos días débil y mareado

y ha vomitado de un color inusual.

-¿Te encuentras bien? -Me encuentro bien;

me encuentro perfectamente. -¿Quieres un poquito de agua?

-¡No quiero beber agua ni nada! Y menos ese agua, que es de aquí.

Y no me fío de este sitio.

Este sitio al que me has traído, con lo que he sido yo...

-Papá, este hospital está muy bien.

Además, ya no podemos ir a la clínica que tú quieres

porque no tenemos derecho. -¿Y me lo dices así, tan tranquila?

¡Porque esto es culpa tuya!

Madre mía, me he partido el lomo trabajando toda la vida;

y he ganado todo el dinero del mundo

como para estar en los mejores sitios,

o por lo menos mejor que este.

Mira, o con el dinero se ha hecho mala gestión o no sé.

-Papá, por favor, no insinúes que me estoy quedando con tu dinero.

En realidad mi padre no era así.

Es verdad que lleva un tiempo apagado pero es que, en las últimas semanas,

se le ha agriado muchísimo el carácter.

Y está obsesionado con el dinero, con el trabajo,

y yo hago todo lo que puedo.

Pero me echa la culpa de todo y..., y no sé.

No sé qué más hacer, la verdad.

No sé, pero tiene muy mal carácter.

-¡Menuda porquería de hospital!

Míralo, si es que esto es cutre todo.

-Papá, por favor, ya te lo he explicado varias veces.

Esta es la única clínica a la que...

-Hola. -Hola, buenas.

-Bueno, vamos a ver lo que tenemos por aquí.

A ver...

-Bueno, ¿se va a quedar ahí parado, no va a decir usted nada?

-Eh sí, sí. Perdón.

Bueno, veo que tiene problemas con los vómitos.

¿Hace mucho tiempo que los tiene, los ha tenido muchas veces?

-Es la tercera vez.

Lo que pasa que el problema es que ahora hay sangre.

-Pero no será nada. Me habrá caído algo mal, seguramente.

-Ya. Bueno, a ver, cuénteme cómo se siente.

-Siento como si tuviera el estómago encogido, no sé cómo explicarle.

-¿Puede intentar ser un poquito más específico?

-¿Más específico? Pues siento

como si tuviera un peso en la boca del estómago.

Es como si me ardiera todo por dentro.

Es que ¡este médico no vale para nada!

-Bueno, vamos a ver, ¿bebe o fuma?

-¡Pues claro que no bebo ni fumo! ¿Está usted insinuando algo?

-No, no, yo no insinúo nada.

Simplemente, como tiene palidez y la tensión un poco justa,

pues tengo que ir... -Pues no.

No tiene nada que ver con eso, yo jamás he fumado ni he bebido.

-Mi padre fue... -¡Llevo toda la vida cuidándome!

Mi padre fue diagnosticado de una insuficiencia, una glumero...,

glumero no sé qué.

Y le cogieron muestras para una biopsia,

pero todavía no tienen los resultados.

-Vale. Bueno, en ese caso hablaré con el hospital

para que me pase las pruebas de la biopsia.

Si puede pasar a la camilla, que le voy a explorar...

La insuficiencia renal por glomerulonefritis

es una enfermedad en la que se daña la parte de los riñones

que ayuda a filtrar los deshechos y los líquidos de la sangre.

Laura Fontecha acaba de llegar al hospital en ambulancia

después de romper aguas en mitad de la calle.

-Respira. Respira... -¿Qué ha pasado?

-Que ha roto aguas hace un rato ya. Se ha puesto de parto.

-Pero ¿ha salido de cuentas? -Sí, la semana pasada, el martes.

-Tranquila, que ya sabes cómo va esto, ¿vale?

-Ah, o sea, ¿que no es el primero?

-No, no, es el segundo, el segundo.

-Vale, Mar. Pues hay que avisar a Ginecología

y que preparen el paritorio porque lo más probable es que venga dilatada.

Venga. Vamos para el paritorio. -No tengas miedo.

-Ya, sorprende, ¿no? Vernos tan jóvenes y con dos niños ya...

Es que para nosotros los hijos son como un regalo, ¿sabes?

Así que queremos tener todo el que venga.

Como bueno, como han hecho nuestros padres, nuestros tíos...

-Tras tomarle la tensión y la temperatura a Laura

y ver que todo estaba bien,

el ginecólogo ha procedido a realizar un tacto vaginal.

Un tacto vaginal antes del parto nos permite saber

cuál es la consistencia del cuello uterino, el borramiento,

que sirve para ver la longitud del cuello del útero,

si es largo o si ha disminuido de longitud, la dilatación

o incluso la situación y posición del bebé.

-Vale, bueno, tranquilo.

No aprecio ni masas ni megalias. ¿De acuerdo?

-Entonces ¿no sabe lo que tengo? -De momento no.

Ahora tendremos que hacer un tacto rectal.

-¡¡Ni de broma!! ¡Un tacto rectal! Yo no debería estar aquí.

¡Esto es porque llevo una vida en continua tensión!

Si hicieras bien tu trabajo,

pues estaría de entrenador o tendría algún cargo.

-Papá, por favor, que es que es lo que tienen que hacer.

-Si supiera quién soy, no me habría propuesto algo así.

-Veintiséis goles en la liga 90-91.

Te ibas por la banda, centraste y San Sebastián se dio la vuelta

y marcó de chilena, lo recuerdo perfectamente.

Si quieres puedes llamar a mi madre y te lo explicará.

Porque de pequeño siempre discutíamos

porque no me quería quitar nunca la camiseta ni para lavarla.

Luego dejaste el fútbol y te dedicaste al baloncesto.

Y yo siento muchísimo que nos conozcamos en estas circunstancias.

Pero el tacto rectal, Celso, es fundamental.

Amanda, ¿puede esperar fuera?

Las reticencias y el pudor son lógicas ante una técnica así.

Pero la verdad es que es muy útil

para explorar el final del tubo digestivo,

Además, si el paciente está relajado, no tiene por qué doler.

Bueno, en el tacto rectal he podido ver restos de heces negruzcas.

¿De acuerdo? Eso es un indicio de una hemorragia digestiva superior, ¿vale?

-Vale. Va a ser solo un rato.

-Ya, no pasa nada; tenemos que seguir adelante con esto.

-Perfecto, muy bien.

Laura, la paciente que llegó al hospital de parto,

ya descansa en la habitación tras haber dado a luz.

Enhorabuena a los tres, ¿eh? -Muchas gracias.

-Muchísimas gracias. -¿Has visto al bebé?

-No. -Es igual que Laura cuando nació.

-No lo he visto todavía, pero seguro que es precioso.

-Sí.

-Laura, como ya te habrán dicho, el parto ha ido muy, muy bien,

pero tuviste algo de fiebre.

Así que, de momento, hemos suprimido la lactancia materna con cabergolina.

La cabergolina sirve para tratar el exceso de prolactina en la sangre.

La prolactina es la hormona que se encarga

de que las mujeres lactantes sean capaces de producir leche.

Pero en el caso de Laura, como sospechamos que tiene una infección,

no es aconsejable que le dé el pecho a su bebé.

Por eso vamos a inhibir temporalmente

la producción de leche con la cabergolina.

En la analítica de sangre los leucocitos,

que son los glóbulos blancos, han salido bastante altos.

Y eso significa que es muy probable que tengas una infección.

Así que te hemos puesto un antibiótico,

y lo mejor es que te quedes unos días con nosotros en observación.

-Pero el bebé pese a eso está bien, ¿no?

-Sí, sí. El bebé está bien.

Pero aun así está en la UCI neonatal

porque allí va a estar mucho más controlado e hidratado.

Tranquilos, que está todo bien.

-Vale. Muchas gracias, ¿eh? -Nada. Enhorabuena otra vezez.

-Gracias. -Te dejo descansar.

-Vale, hasta luego.

Van a ser poquitos días, y enseguida nos vamos a ir a casa,

que tengo unas ganas de llegar...

Que ha quedado la habitación tan bonita...

yo ya tengo muchas ganas de volver a ponerme a estudiar.

-Cariño, ahora no tienes tiempo para pensar en eso,

si solo vas a tener ganas de estar con el niño.

-Relájate, Laura. Aparte que, mi padre,

yo he hablado con él, y puedes entrar cuando quieras

a trabajar en la empresa. No te preocupes, ¿vale?

-Pues sí, empecé a estudiar periodismo porque me apetecía.

Aunque todos me decían que para qué,

si ya tenía trabajo en la empresa del padre de Rodrigo.

No entienden que me apetezca hacer cosas nuevas.

No sé, conocer a gente.

Por lo menos, no sé, me gustaría poder terminar la carrera.

Pero, con dos niños en casa...

va a estar complicado.

-Claro, cariño, además yo creo que ya

no tienes que montarte estas películas.

-Ay, mamá, que no son películas, ¿vale? Es mi vida.

-Vale, Laura, no te alteres, tranquila.

-Bueno, tú deja de decirme todo el rato lo que tengo que hacer.

-A ver, ¿estás bien? -¿Laura?

-No. -Respira, co...

-Laura. -Respira, coge aire por la nariz.

-Laura... -Rodrigo, llama, llama a alguien.

Coge aire. -¡Doctora!

-Respira tranquila. Por la nariz. Laura. Respira...

-¿Qué te pasa, Laura? -No puede respirar.

Que... Coge aire, cariño, por la nariz.

-Por favor, tenéis que salir de la habitación.

No, es que ahora tenéis que salir de la habitación.

Laura, ¿te duele algo? -Ahora venimos. -Lourdes.

-Mar, ponle el pulsing. -Sí.

-Incorpórate.

Respira hondo...

¿A cuánto satura? -Saturación 90.

-Vale, tiene crepitantes bibasales.

Ponle las gafas nasales a dos litros... -Sí.

-Voy a hacerle un electro, una placa de tórax y una analítica de sangre.

-Muy bien. -Vale. ¿Están ya?

-Sí. -Voy a hablar con tu familia, ¿vale?

Tranquila. -Tranquila. Tranquila.

Con la sospecha de que podría estar

sufriendo una hemorragia digestiva alta,

Celso ha sido sometido a una analítica y a una endoscopia.

El doctor Dacaret le explica los resultados.

-Bueno, Celso, a ver, ¿cómo te encuentras?

-Ya, mira, a lo que hemos encontrado hasta ahora,

tenemos que sumar anemia, ¿de acuerdo?

Eso puede querer decir que tengas una úlcera

o una hernia de hiato.

Así que tenemos que empezar un tratamiento con omeprazol

y tendremos que reajustar un poco la dieta.

-Pero no entiendo nada, yo cuido mucho todo lo que como.

-Papá, por favor, no te pongas cascarrabias.

-A ver, Celso, tendrás que quedarte ingresado, ¿de acuerdo?

Por si se repite algún episodio como el que has sufrido.

Y, por otro lado, me gustaría presentarte a alguien,

es Lucía, la psicóloga del centro.

-Muchas gracias, pero yo no necesito a ninguna psicóloga.

-¿Todavía piensas que no eres un cascarrabias?

-Yo he jugado en estadios repletos de gente,

he convivido con la crítica,

he soportado la presión desde los 16 años,

y ¡no necesito ninguna psicóloga!

Lo que necesito es que me consigas dinero o un empleo digno.

-Celso, yo solo quería hablar contigo para ver cómo iba...

-De fútbol, querías hablar de fútbol, me lo has comentado antes.

Que te recuerda perfectamente.

Amanda, ¿nos vamos? -Sí.

-Os dejamos aquí tranquilos. -De fútbol....

Si estamos en una situación como esta,

la dieta es clave para mejorar.

Hay que evitar las comidas grasientas y pesadas,

masticar mucho y lentamente e intentar comer

cinco o seis veces durante el día.

Son unos consejos muy simples y básicos

que pueden ayudar a que nuestro estómago funcione correctamente.

-Metí el gol que nos clasificaba para la final.

¡La gente vibraba! Las portadas..., el equipo.

Incluso "Gabers", un inglés más frío que un témpano,

vino corriendo y me abrazó.

"Gabers"...

Me hubiera gustado verle la semana pasada.

-Pero ¿él estaba por aquí? -Sí, estaba aquí.

Hubo un partido de conmemoración

y llamaron a los veteranos más importantes de la historia del club.

-Y ¿tú no fuiste? -Me hubiera gustado.

Pero ni me llamaron.

Un día eres una estrella, luego aparece otra,

te retiras y te olvidan.

Si mi hija hubiera hecho bien las cosas,

ahora sería entrenador o comentarista deportivo.

El fútbol es todo para mí. -Pero Celso.

-Es mi vida.

-Pero ¿tú crees realmente que ese es el problema?

Porque has estado muchos años siendo el centro del mundo

y de alguna manera es normal que sientas

que igual te han olvidado y...

-Pero es eso, la culpable de todo es mi hija Amanda.

-Tu hija no tiene la culpa, tu hija te está apoyando.

Es la única persona que está aquí, a tu lado.

Y si la sigues culpando lo único que vas a conseguir

es que al final se vaya.

-Amanda. Mis... -Celso.

-Mi hija... -Celso.

Timbre

-Amanda... -Celso.

Celso, háblame, abre los ojos.

Celso... Celso. -¡Amanda!

Al día siguiente, la doctora Marco

ya tiene los resultados de todas las pruebas que le realizó a Laura,

la paciente que sufrió disnea tras dar a luz.

-¿Qué tal, Laura, cómo te encuentras?

-Bien. Mejor, ¿no? Yo creo que bien.

-¿Sí? -Mucho mejor.

-Mejor, sí. Bueno, con ganas de ver al niño.

Rodrigo está con él, pero yo tengo ganas de verle.

-Vale, ahora ya estás saturando bien.

Eso es por el oxígeno que te hemos puesto con las gafas nasales.

Laura, te cuento los resultados de todas las pruebas que te hemos hecho.

En la placa de tórax hemos visto un pequeño derrame pleural bilateral,

en los dos pulmones.

Eso significa que hay una acumulación de líquido

y es muy posible que sea por una insuficiencia cardiaca aguda.

-Y en la analítica de sangre hemos encontrado un valor muy, muy alto.

Se llama dímero D.

Y esto, junto con la clínica de ahogo,

nos obliga a descartar que tengas un TEP,

un tromboembolismo pulmonar.

Lo primero que vamos a hacer es un angiotac para descartar el TEP,

que ahora mismo es la urgencia,

y luego ya estudiaremos la insuficiencia cardiaca.

Vamos a ponerte medicación para las dos posibles enfermedades.

Vamos a ponerte diuréticos

para eliminar el líquido de tus pulmones

y heparina para disolver el posible trombo.

Un TEP, un tromboembolismo pulmonar puede llegar a ser mortal.

Así que vamos a priorizar esta urgencia médica

y después ya estudiaremos la posible insuficiencia cardiaca.

-Te agradezco que me hayas sacado un rato del hospital.

Y por la dieta de mi padre no te preocupes, ¿eh?

Que está acostumbrado a seguir muchas dietas. -Vale.

-Pero vamos, que yo sí que puedo cenar.

De hecho te voy a invitar a cenar por toda tu atención.

Voy a reservar una mesa para dos en el Gato.

-No. Espera, espera, Amanda. -No te preocupes.

Si el nombre de mi padre todavía sirve

para reservar mesa a última hora.

-Que no, que no es eso. Es que no va a poder ser.

-Oh, perdona. Yo he dado por supuesto que no tenías pareja.

Pero igual no es así. -Es que no es eso.

Es simplemente que últimamente tengo mucho trabajo.

No tengo tiempo para nada.

-Pero bueno, como médico que eres, sabrás que,

para rendir bien hay que comer, ¿no? -Sí, eso sí.

Espera.

Han activado el código ictus para tu padre.

-Voy contigo. -Bueno.

El código ictus es un procedimiento que consiste

en hacer un reconocimiento de los síntomas de un ictus

con probable naturaleza isquémica.

Como puede ser entumecimiento, problemas en el habla,

falta de coordinación...

Lo más probable es que no llegue suficiente sangre al cerebro de Celso

y el tiempo corre en nuestra contra.

Llanto

-Cariño, tranquila, respira, respira. Así.

Que está en muy buenas manos, de verdad, tu padre.

Respira.

-Nunca me hubiera imaginado ver a mi padre así. -Ya.

-Para mí siempre ha sido un hombre indestructible.

Y que encima me odia. -No te odia, Amanda.

Lo que pasa es que siente que el fútbol le ha dejado de lado

y encima no le han llamado para un partido de conmemoración

y se siente frustrado.

Lo está pagando contigo, pero no es porque te odie.

Si lleva retirado mucho tiempo y siempre ha estado bien.

Preparándose para entrenador, esperando una oportunidad...

Y yo trabajo mucho para conseguirle esa oportunidad, de verdad.

-Que sí, cariño, si la culpa no es tuya.

Lo que pasa es que igual tenía que haber mirado fuera del fútbol.

Porque, al seguir intentándolo dentro,

pues está perdiendo la confianza y eso le está frustrando más.

Y es que le da la sensación de que no es nadie.

-Pues para mí sí es alguien.

-Pues díselo.

Necesita oírlo.

-Vale.

-Va a salir todo muy bien, ya verás, ¿eh? -Gracias.

El equipo de Radiología realiza un angiotac a Laura,

la paciente que, después de dar a luz,

presentó un preocupante derrame pleural.

-En el angiotac se confirma el derrame pleural bilateral.

Pero al parecer las arterias pulmonares no están afectadas,

así que podemos descartar el tromboembolismo pulmonar.

-Gracias. -Nada.

-Oye, es que están para eso, para hacernos la vida más feliz, ¿no?

Es una alegría, los niños, ¿verdad, mi amor? -Sí.

-Bueno, como ya os estaba explicando, hemos descartado el TEP,

así que podemos estar aliviados con eso.

Y es el momento de empezar a estudiar esa posible insuficiencia cardiaca.

Así que vamos a hacerte una prueba

que es una ecocardiografía transtorácica.

Es una prueba de imagen para ver mejor el corazón.

-Pero qué raro, porque nadie en la familia

tiene problemas de corazón, ¿no?

-No, la verdad es que además somos un montón;

mira, tengo un montón de hermanos,

cada uno con muchísimos hijos y nadie, nadie

ha tenido nunca nada de corazón.

-Eso es porque yo soy la rara de la familia.

-No, cariño. A ver, ¿sigues enfadada por lo de la universidad?

-Que no, mamá.

-Cariño, pero es que me tienes que comprender a mí.

Si es que yo ¿qué quiero para ti?

Pues lo mejor, que estés feliz, que tengas una familia bonita,

que tengas un motón de niños. ¿No? Que los disfrutes.

Bueno, ¿sabes qué pasa?

Que nosotros, la verdad,

el tema de los métodos anticonceptivos

es algo en lo que no creemos en nuestra familia.

Porque nosotros, bueno, somos una familia muy grande,

tengo siete hermanos, todos con un montón de niños,

y lógicamente es lo que quiero para mi hija.

Que sea feliz igual que yo y que tenga un montón de bebés,

porque es lo que hemos elegido y nosotros estamos encantados;

-Ya, bueno, mamá, pero igual lo que pasa es que yo

no quiero limitarme a estar en casa con mis hijos.

-Pero no te preocupes por eso.

Si encima yo te he dicho lo de mi padre.

Que tienes trabajo en la empresa.

Ya está. Nosotros lo que tenemos que hacer ahora

es formar la familia, ¿eh? -Claro, mi amor.

Vais a tener un montón de niños.

-Perdonad que opine, pero a mí me parece muy bien, por supuesto,

que queráis tener muchos hijos,

pero tampoco creo que tengáis que negaros a utilizar anticonceptivos.

Porque además muchos anticonceptivos

previenen enfermedades de transmisión sexual.

-Pero ¿qué tiene que ver?

Si nos hemos hecho las pruebas y todo.

No..., no entiendo a qué viene eso.

-A ver, perdona pero me parece que bueno, que es normal que...,

son jóvenes y es normal que se dejen llevar, ¿no?

Pero bueno, yo entiendo que para prevenir enfermedades,

me parece que la mejor fórmula sería abstenerse, ¿no?

-Voy a explicarle a Laura unas cosas de las pruebas que son importantes.

Así que, si podéis salir, os lo agradezco. -Vale.

-Bueno. Ahora venimos, mi amor. ¿Vale?

Vamos a ver al niño. -Venga, hasta ahora.

-Gracias. -Nada.

Justo después de ser diagnosticado de una hernia,

se activó el código ictus

porque Celso mostraba dificultades para hablar

y el doctor Dacaret ha decidido hacerle un TAC craneal.

-He podido comprobar que Celso

tiene pérdida de fuerza en el brazo izquierdo

y también una sensación de hormigueo en la mano izquierda.

El TAC ha confirmado que se trata

de un accidente cerebrovascular isquémico.

Así que hemos empezado con el tratamiento.

¿Qué tal estás, Celso? -Ya me voy encontrando algo mejor.

Pero todavía me cuesta hablar un poquito.

-Bueno, no te preocupes, es normal, ¿de acuerdo?

El tratamiento va haciendo efecto poco a poco.

-Qué susto me has dado. Menos mal que ya ha pasado.

-Bueno, en realidad no del todo.

Tenemos que valorar si van a quedar secuelas,

y es posible que tengas que hacer rehabilitación.

-Ictus, rehabilitación...

No sé cómo he podido llegar a convertirme en esto.

¡En una carga! -Ssss, ya.

-No valgo para nada. -Papá, sss, ya.

-Os dejo a solas.

El episodio ha remitido,

pero me sorprende que haya ocurrido un ictus después de la hemorragia.

Podrían ser hechos aislados,

pero también pueden estar relacionados.

Así que prefiero seguir haciendo pruebas.

-¿Por qué no me dijiste que estabas así

porque no te invitaron al partido ese?

-Por vergüenza.

Mira en lo que me he convertido, en un olvidado.

-No. No, papá; no eres ningún olvidado.

El problema es de ellos, no tuyo.

-No sé cómo hemos llegado hasta aquí.

No sé cómo he llegado a esta situación.

-¿Sabes qué creo, papá?

Que debes pasar página.

Tú y yo estamos obsesionados con seguir con el fútbol,

pero hay mucho más mundo fuera.

Y está claro que eres un ídolo;

solo tienes que ver al doctor cómo reaccionó al verte.

Y fuera de él también lo eres y lo seguirás siendo.

-Pero ¿para quién? -Para mí, papá.

Para mí lo eres.

-Laura, es que yo he tenido un hijo también hace poco,

y sé cómo te puedes sentir ahora, sé que estarás sensible,

y quiero que sepas que, si quieres hablar conmigo, puedes.

-Gracias.

Lo que pasa es que...

estoy hecha un lío.

Porque a ver, a mí me encanta estar con mi familia.

Me gusta mucho estar con mis tíos, con mis primos...

Pero no sé, me estoy haciendo mayor y estoy descubriendo cosas que quizá,

el llevar una vida tan familiar y estar en casa criando hijos,

no es compatible con las nuevas experiencias que quiero vivir.

A ver, no me entiendas mal.

Yo quiero a mis hijos.

Pero, pero aún soy joven, ¿no?

Y quiero poder hacer otras cosas.

Quiero estudiar, quiero, no sé, viajar con mis amigas...,

lo típico, tampoco pido nada raro, ¿no?

-Laura, si te sirve de consuelo, yo te entiendo perfectamente.

Y creo que es importante que te plantes en serio con tu familia.

Que hables con ellos.

Porque no tienes que hacer nada que no quieras.

-Bueno...

Ahora vamos a centrarnos en las pruebas y ver que está todo bien.

-Pues oye, se ha quedado muy buen tiempo, ¿eh? -Pues sí.

-Bueno, me encanta esta planta, me encanta.

Mira, ¿la conoces? -No. ¿Cuál es?

-Pues mira, es una que la tocas..., la mimosa púdica.

-¿A ver? -Y se hace pequeña. ¿Qué te parece?

-Interesante. -¿Tú qué tal estás?

Anda, que tienes una cara... -Bueno.

-¿Qué te pasa? -Estoy un poco así, la verdad.

No sé, Celso, el futbolista.

Que le veo tan débil físicamente y mentalmente tampoco está bien.

Y no sé, me hubiera gustado conocerle en la época de futbolista,

cuando era feliz y, y ahora lo veo tan derrotado que me sorprende.

-Bueno, es parte de un proceso, ¿no?

Tiene que entender que esa etapa en su vida ya pasó.

Pero es que a veces nos cuesta a todos, ¿no?

Tanto en el trabajo, como en el amor...

Reconocer que algo ha pasado. -Ya. Eso lo dices por mí, ¿no?

-Por ti y por mí también.

Porque es verdad que, aunque a veces hagamos como que no pasa nada,

pues en el fondo sigue quedando algo que se resiste ahí a cambiar, ¿no?

-Ya. ¿Pues sabes una cosa? Yo ya no siento nada por Rey.

-¿Y con Amanda qué pasa? Que veo que la miras así...

Bueno... -Nada.

Es muy simpática y la verdad que es muy atractiva. Pero...

-Pero ¿qué?

-Pues mira, ¿sabes qué voy a hacer?

Voy a quedar con ella.

-Que a mí no me tienes que demostrar nada, ¿eh?

-No. Que no es por demostrar.

Que voy a quedar con ella, que ya está.

-Tú haz lo que te dé la gana. Yo voy a comprar la planta.

-Vale. Espero aquí. -Sí.

-¡Qué guapo, ¿eh?!

-Qué rico.

-A ver. Yo también quiero verlo. ¡Ay, mamá!

-Aquí tiene la misma nariz que tú. -¡A ver!

-Bueno, es parecida a la mía. -A ver. Déjame ver.

-¿Qué tal? -Hola.

-¿Qué tal, cómo estás? -Bien, muy bien.

Aquí, mirando al peque. -¿Has visto?

-Qué guapo, por favor...

-Trae.

-Pues ya tenemos los resultados

sobre la posible insuficiencia cardiaca de Laura.

Os explico lo que hemos visto en la ecocardio.

Los dos ventrículos están ligeramente dilatados.

Y por eso el corazón no se puede contraer bien.

Tienes una disfunción sistólica moderada.

Y lo que tienes es un trastorno que se llama miocardiopatía periparto.

Es una enfermedad poco común que sucede en mujeres embarazadas

en el último mes de embarazo

o en los cinco primeros meses después del parto.

Y lo que sucede es que el corazón se debilita;

se dilata un poco y se debilita.

Algunos factores de riesgo que pueden llevar a una mujer

a sufrir esta patología son: la obesidad, el tabaquismo,

el alcoholismo, una edad avanzada o embarazos múltiples.

A pesar de no conocer la causa exacta,

se recomienda llevar una dieta equilibrada

y hacer ejercicio de forma regular para mantener un corazón fuerte.

-¿Esto puede desencadenar algún tipo de problema de corazón grave o...?

-A ver, las pacientes con miocardiopatía periparto

tienen más riesgo de tener complicaciones.

Pero con un seguimiento y la medicación adecuada,

no tiene por qué haber problemas.

Por eso te vamos a dejar ingresada

y voy a ponerte un tratamiento depletivo

con diuréticos intravenosos. -Ya.

¿Y esto ha sido debido al embarazo?

¿Puedo volver a quedarme embarazada más veces o...?

-Por poder, puedes quedarte embarazada.

Pero hay un riesgo bastante alto

de que tengas problemas durante el parto,

así que no es aconsejable.

-Pero entonces, perdone, eh, doctora que...

-¿No podemos tener más hijos tan jóvenes?

-Por la salud del corazón de Laura, no es aconsejable.

-Pff ¡madre mía!

-Podéis probar con anticonceptivos como la píldora o los preservativos.

Pero desde luego que, a partir de ahora,

tenéis que tener cuidado con eso.

-Bueno, me parece que lo mejor

es que eso lo hablen ellos en casa tranquilamente, ¿no?

-Ya, bueno, es que nosotros

no creemos mucho en los anticonceptivos porque...

No sé; en fin.

Pero claro, si es por la salud de Laura pues...,

pues no sé; habrá que buscar otras formas de...

Ya sabe, de..., de eso.

-¿Tenéis que hacerme más pruebas?

-No, ahora ya está todo hecho. Solo falta ponerte la medicación.

-¿Necesitas algo, mi amor? -No.

-¿No? -Bueno, quiero estar sola un poco.

-Sí, sí. -Dejadme un rato sola, ¿vale?

-Vale. -Vale. Pues vamos a ver al niño.

-Mm. -Bueno, venimos enseguida, mi amor.

-Bueno, descansa. -Doctora. -Dime.

-Quería comentarte una cosa.

Celso, el paciente con problemas intestinales que sufrió un ictus,

ha sido trasladado a planta

y el doctor Dacaret le realiza un electrocardiograma.

-Parece que el corazón de Celso

funciona de forma irregular durante intervalos.

Hemos vuelto a explorarlo y hemos descubierto

que, además de no respirar bien,

tiene las piernas hinchadas por retención de líquidos.

Podríamos estar ante una insuficiencia cardiaca. Así que te...

-¿Sí? -Mi padre, que no respira bien.

-Cuidado.

Tiene el ritmo cardiaco alto.

Seguramente una insuficiencia cardiaca debido a un edema de pulmón.

Amanda, tiene acumulación de líquido en los pulmones.

-Con respecto a la conversación que tuvimos,

¿le has comentado algo a mi familia?

-No, no. Tranquila, Laura. Eso es entre tú y yo.

-Vale. Gracias.

La verdad es que saber que no debo quedarme otra vez embarazada,

me ha aliviado.

-Ya. Yo entiendo que te encuentres un poco más aliviada.

Pero aun así deberías hablar con ellos.

-Ya. Bueno, sí, claro.

Si para ti decirlo es muy fácil.

Seguro que tú te has quedado embarazada cuando has querido

y no has tenido un niño con 22 y otro con 24 como yo.

Y seguro que..., que tu familia...

Seguro que tu familia te entiende y te...

-Laura, ¿te encuentras bien?

Timbre

-Vale, tranquila. Túmbate.

-¿Qué ocurre?

-Mar, es muy posible que tenga un taponamiento

porque está taquicárdica. Hay que llevarla a la UCI.

-Vale. Voy preparando todo.

Tras sufrir un episodio de insuficiencia respiratoria,

el doctor Dacaret ha decidido hacer nuevas pruebas.

-Después de realizar una nueva analítica,

una radiografía de tórax y una resonancia magnética cardiaca,

al fin hemos obtenido indicadores que nos guían hacia un diagnóstico final.

-Tenía una sospecha de lo que podía padecer tu padre, ¿de acuerdo?

Me han llegado los informes

del resultado de la biopsia del otro hospital

y al final, han confirmado que se trata de amiloidosis.

-La amiloidosis es un conjunto de enfermedades raras.

Se desconoce la causa, ¿de acuerdo?

Y lo que ocurre es que un grupo de proteínas

que se llama amiloide se acumula en un órgano.

En este caso, de tu padre, en el corazón.

Pero el problema lo tenemos porque se ha extendido a otros órganos

y hemos tenido que trasladarlo a la UCI.

-¿Y qué va a ocurrir ahora?

-Bueno, lo que estamos intentando es parar la producción de la sustancia.

Hemos empezado el tratamiento

y es posible que tengamos que hacer un autotrasplante.

-¿Qué has visto?

-Laura, por el electrocardiograma tienes un taponamiento pericárdico.

Ahora tenemos que drenar todo el líquido

que se ha acumulado alrededor de tu corazón,

en el espacio pericárdico.

Prepara el material, Mar, por favor, cuando puedas.

-Sí, enseguida.

-Para poder pinchar y drenar el líquido

que Laura tiene en el espacio pericárdico

es necesario guiarnos mediante la pantalla del ecógrafo.

Obviamente, es una técnica muy delicada

y que requiere de una gran precisión

porque cualquier error podría ser fatal.

El drenaje ha ido bien y la situación de Laura se está normalizando.

-Gracias a Dios. -¿Puedo entrar ya a verla?

-No, ahora es mejor esperar unas horas.

Ella va a estar en observación y vamos a ir viendo cómo evoluciona.

-Vale. -Gracias.

-Gracias.

Tras haber pasado un tiempo en la UCI sometido a tratamiento,

finalmente Celso ha recibido el alta.

-Disculpa... ¿Cómo estás? -Muy bien, ¿y tú qué tal, Celso?

-Muy bien. Me han dado el alta. Me voy para casa.

-Ah, pues genial. Me alegro mucho. -La verdad que sí.

Es una casualidad haberte encontrado porque quería compartir contigo

el hecho de que soy consciente de que me he salvado por mi edad.

Y que seguramente mi cuerpo aún recuerda cómo batallar.

-Claro.

-El haber sido futbolista me ha servido para algo.

-Pues claro que te ha servido y de mucho.

Pero a partir de ahora puede ser otras muchas cosas.

-Hay más vida más allá del fútbol.

-¡Hombre, por supuesto!

Y bueno, para todo lo que necesites, pues que sepas que yo estoy por aquí.

-Gracias, gracias de verdad.

Por ahora voy a intentarlo fuera, con Amanda, con mi hija.

-Muy bien. Me parece muy bien. -Adiós.

Laura, la paciente que sufrió una crisis cardíaca

tras ser diagnosticada de miocardiopatía periparto,

sigue ingresada a la espera de los resultados de las pruebas de control

-En la ecocardio de control hemos visto que has mejorado bastante

Así que en unas horas podemos darte el alta.

-Pero tienes que seguir con la medicación y con las revisiones, ¿eh?

-Vale. -¿Y tu familia dónde está?

-¡Uy, dónde va a estar! Pues con el peque.

Que... Yo te quería pedir perdón por lo que pasó el otro día,

por lo que te dije.

Estaba fuera de lugar, no tenía que haberlo dicho.

-No, Laura, no te preocupes.

Yo entiendo que no es fácil.

Yo a lo mejor también me metí un poco donde no debía.

Me fastidia que aceptes que los demás tomen las decisiones por ti.

-Ya. Ya lo sé. Ya.

Pero es que a veces romper con algo que lleva siendo así toda la vida...

Pues es difícil.

-Ya, pero al final yo pienso que gana el ser honesto con uno mismo, ¿no?

-La verdad es que no es fácil saber lo que uno quiere

y tener el valor de perseguirlo.

Y si encima tu familia pues no te apoya...

Y a mí siempre... No sé...,

me ha importado mucho la opinión de mi madre y ahora,

pues también la de mi marido.

Si por lo menos pudiera entenderme un poco... No sé...

-Perdón.

Hola. ¿Qué tal? ¿Qué tal, mi amor? -Bien.

-Como le estaba diciendo a Laura, hoy mismo le vamos a dar el alta.

-¡Ah, qué bien! -Qué bien.

Así llegamos a casa y descansas.

-Sí, tengo ganas ya de estar en casa y estar tranquila.

Y bueno, ponerme a estudiar.

-Pero relájate, y tranquila, no pasa nada.

Si quieres hablo con Carla, que me de los apuntes, ¿vale?

Y los recojo, ¿vale?

-Y yo me encargo de los peques, ¿vale?

Y así tú puedes hacer lo que quieres. ¿Vale, mi amor? -Nada... Genial.

-¿Ves? Es que está aquí.

Sabía que estaba en el fondo del armario.

Mírala. "Flaco" Gómez. ¿Eh?

-Si quieres le puedo decir a mi padre que te la dedique.

-No lo dices en serio... -Sí.

-¿De verdad? -Claro.

-Pues mi amigo Pedro va a flipar porque le encanta.

Seguro. Es que veo el escudo... Veo el escudo...

-Oye, yo creo que te está un poco pequeña, ¿no?

-No, pequeña no. Si es mi talla.

-Pruébatela. -¿Ahora? ¿Así?

-Sí. A ver si es verdad que te queda bien.

-Vale, pues me la pruebo...

Ya verás como sí que me queda bien. Además, me gusta mucho el color.

-Sí, muy discreto.

-Mira. ¿Has visto?

-A ver... Sí, de pecho te está bien.

Date la vuelta. -Mira, me queda perfecta.

-Sí, te queda muy bien.

-Perdona, perdona. Es que es una taza que me regaló mi ex.

Pero no te preocupes, que está olvidado.

Ya lo he superado. ¿Vale? Tranquila.

-Sí. -¿Bien?

-Y... ¿Seguro? -Que sí. Que sí que está olvidado.

-Pues yo creo que no.

Me voy a marchar.

Muchas gracias por el vinito. Ya nos vemos. -Vale.

-Lleva más de una semana doliéndome el brazo por aquí.

¿Has tomado algún tipo de medicación?

-No. Me he dado frío y calor.

Teniendo en cuenta sus antecedentes,

lo más seguro es que haya sufrido una trombosis venosa.

Tengo la sensación de que usted y yo ya nos conocemos.

-Hace unos meses, un bar...

¿Tú y yo...? -Sí. Pasó algo.

El motivo por el que no he podido tomar ningún medicamento

es porque estoy embarazada.

Necesito hablar contigo, es importante.

Si no tiene que ver con una interconsulta,

no sé en qué puedo ayudarte.

-Que Celia se encuentra muy mal. No te duermas, Celia. -¿Julián?

-Julián luego vendrá al hospital, ¿vale?

No encaja nada. Ainhoa, no entiendo. La radiografía de tórax está bien.

-¿Lleva mucho tiempo dormida? -Casi todo el tiempo duerme.

-¿Tú recuerdas que a Pascual le pasaba lo mismo,

que estaba como aturdido?

-¿Están sobremedicando a los ancianos de la residencia con ansiolíticos?

-Sé que les están dando una dosis de más

para que molesten lo menos posible.

-¿Cómo te encuentras? -Pues...

-Vale, vale. Tranquila. ¡Celia!

¡Celia, ven, tranquila!

  • Centro médico - 10/11/17

Centro médico - 10/11/17

10 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 10/11/17 " ver menos sobre "Centro médico - 10/11/17 "
Programas completos (713)

Los últimos 726 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios