www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3630688
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 10/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(Sirena de ambulancia) La Dra. Marco recibe a una mujer

de identidad desconocida que se ha desmayado.

Mujer de unos 25 años con traumatismo craneal.

Consciente pero confusa, con temblores y 42 de fiebre.

No pudimos identificarla, solo lleva el móvil.

-¿Alguien vio algo por la calle?

-Un hombre dijo que se ha golpeado la cabeza.

-A reanimación, por favor. Venga, rápido.

Muchas gracias.

-Huele un poco a alcohol. -Ya lo había notado.

Tiene taquicardia. ¿Cómo te llamas?

(BALBUCEA) -Hay que bajar la temperatura

cuanto antes. Paula, por favor, una analítica de sangre con tóxicos

y un tac craneal, por si tuviera lesiones cerebrales.

(BALBUCEA) -Vale.

¿Lo has anotado?

-Vete preparando, Mariana, vete preparando, Mariana.

Cuando alguien ingresa así, siempre le pongo un nombre.

Es una lástima llamar a una paciente anónimo.

A esta chiquilla la voy a llamar Mariana,

me recuerda a una vecina que tenía que se llamaba así.

Daniel llega a urgencias tras un accidente laboral.

Una viga le golpeó la cabeza y cayó al suelo

desde lo alto de un andamio. ¿Qué ha pasado?

Perdona, conozco al paciente. -Se golpeó con una viga

y se cayó desde un andamio, le trajo la ambulancia.

-Ya lo llevo yo, ¿eh? Gracias.

Venga. Daniel.

Daniel, ¿me oyes?

-Ah... -¡Daniel!

-¡Ah...!

-Lo apuntas ahí.

-Muy bien. -Ah...

-Daniel. -Ah...

-Hola. ¿Te acuerdas de mí?

-Hola, Natalia. (RÍE) Sí.

-¿Cómo me voy a olvidar de tu cara?

-¿Sabes lo que te ha pasado?

-Me he caído desde un andamio.

-Bueno, me han dicho que también tuviste

un golpe en la cabeza, ¿es así? -Sí.

Y que luego me resbalé y me caí al suelo.

-Vale, tranquilo, tranquilo. Mira la luz.

Vale, muy bien, Luz, por favor.

-¿Sí? -Mira, tómale la tensión,

por favor, y apunta: Un análisis de sangre.

-Ajá. -Y tac craneal y cervical.

-Ah... -¿De acuerdo? Tranquilo.

Voy a buscar a la Dra. Ortega,

porque el paciente tiene una prótesis de válvula aórtica.

Como está anticoagulado, podría sufrir una hemorragia.

-Vale. Le tomo la tensión. -Muy bien.

Bueno, atendí a Daniel hace ya unos meses,

tenía problemas cardiovasculares

y le colocamos una prótesis de válvula aórtica.

El problema es que estos pacientes están anticoagulados

y ha sufrido un fuerte golpe.

Esta medicación aumenta las posibilidades

de sufrir una hemorragia y podría ser muy peligroso.

A la vez que se tomaron medidas para bajar la temperatura

de la paciente que llegó a urgencias

con traumatismo craneal, desorientación y fiebre,

se le ha realizado un análisis de sangre

para comprobar si presenta alcohol o drogas en sangre.

En estos momentos le están realizando un tac craneal.

Vengo a ver a Mariana.

-Ah, ojalá supiéramos cómo se llama,

pero solo tenemos un móvil bloqueado.

-¿Y qué tal va?

-El tac es normal, no hay ninguna lesión.

Y la analítica de sangre solo indica

que bebió un poco, pero no hay rastro de drogas.

Lo que tenemos es un cuadro de hipertermia

y deshidratación grave. En condiciones normales,

debe haber una rutina para evitar la deshidratación:

Beba al menos dos litros y medio de líquido al día,

o más si hace ejercicio físico o hace mucho calor.

Y, cuando hablamos de líquido,

no nos referimos a café ni a bebidas alcohólicas.

Lleve siempre consigo una botella de agua.

Beba de forma rutinaria antes de tener sed.

Y también empiece y termine el día bebiendo agua.

Hay que rehidratarla y bajar la temperatura.

Le estoy bajando la temperatura con medidas físicas,

estoy enfriando gasas y también la tuve que desnudar.

Y con antipiréticos.

Y también la estoy rehidratando. -Ajá.

-Pero, nada, como no sé lo que tiene,

haré más pruebas. Le haré una punción lumbar

por si fuera una infección del sistema nervioso

y una ecografía abdominal por si hubiera daño hepático o renal.

-Con tanta búsqueda algo encontrará.

Así me pasó en mi huerto, buscando un zapato

que me enterró el perro encontré el mío y tres pares del vecino.

-Ya.

(Suena un móvil) -A ver...

-A ver, dámelo, dámelo. -¿Eh?

-¿Sí?

Tu amiga está en el hospital.

Ha tenido un accidente.

No, no, pero tranquila.

¿Puedes avisar a un familiar, por favor?

Vale, vale. Venga, hasta ahora.

Toma.

Ah, nada, se llama Carmen.

Sus padres no podrán venir porque están de viaje en Brasil,

pero va a venir su amiga Ana. -Ah...

-Pues a mí me gustaba más Mariana.

-Mira, aquí está: Daniel Beltrán.

Y, efectivamente, está tomando acenocumarol,

pero no vino a las dos últimas revisiones

y hay que regular la dosis. -Ya.

-¿Dónde está ahora el paciente? -Bueno, me imagino que en rayos,

porque le he mandado a hacer un tac craneal y otro cervical

para valorar las lesiones cerebrales o medulares.

-Cuando termine con las pruebas ve a verlo, ¿vale?

-Muy bien. Y yo te aviso. -Ajá.

-Tengo que hacer esto. -Vale.

-Hasta luego. -Chao.

-Hola, Daniel. ¿Cómo estás?

(RÍE) Preferiría estar en el Caribe.

-Bueno, ¿y quién no?

-Con la mala suerte que tengo, seguro que me caía un coco.

(RÍEN) -Ah...

Me duele todo el cuerpo.

-Bueno, tranquilo, los analgésicos empezarán a hacer efecto.

-Ah. -Tengo buenas noticias ahora:

Los tac no muestran ningún hematoma subdural,

es decir, no tienes ninguna hemorragia en el cerebro

ni tampoco hay lesiones medulares. De momento bien, pero

tienes una fractura en el hombro. -Sí, sí... ¡Ah!

Primero me di un golpetazo en todo el hombro.

-Ya. Tenemos que operar,

pero hasta dentro de dos o tres días, nada.

Tenemos que suspender el tratamiento que estás tomando.

-Ajá. -Tu anticoagulante.

Para realizar cualquier operación es necesario retirar

en anticoagulante, ya que podría sufrir

una hemorragia en la intervención. Te pondremos heparina subcutánea.

-Vale, vale, lo que tú digas. Aquí tú mandas.

-Sí, lo que yo diga... Pues dos revisiones que no viniste.

Y teníamos que ajustar la medicación.

-Ya... Es que tenía mucho trabajo últimamente.

Me han salido unos cuantos proyectos

y pillo la racha. -Ya, me parece bien y me alegro,

pero la salud es lo primero, ¿no? -Ya...

Bueno...

Que también, como me dijiste que no me querías ver,

me daba reparo venir al hospital.

-Te dije que no me buscaras,

pero no que no vinieras a tus controles.

¿Eh? -Oye, ¿sigues...?

¿Todavía con ese novio?

-Anda, intenta descansar, ¿vale? Venga.

-Normalmente no me gusta mucho insistir a las mujeres.

No se me da bien. (RÍE)

La verdad es que... ¡Ah!

Siempre tuve suerte con las relaciones.

Ah... Pero...

No es por chulería, ¿eh? (RÍE)

Pero con Natalia se me empieza a acelerar el corazón.

(RÍE) Y yo sé que no es por mis problemas cardiovasculares.

¡Oh! Ah...

Es una lástima pero,

si ella sintiese lo mismo que yo...

Ah... Sería fantástico.

Ah...

-Esa es la habitación, ahí está la Dra. Marco.

Está en buenas manos.

-Perdone. -¿Sí?

-Dígale que salga a la doctora, querría hablar con ella.

-Vale. Doctora.

La Dra. Marco. -Encantada, soy Ana.

-¿Qué tal? -¿Cómo está Carmen?

-Pues, a ver, la situación es que no sabemos la causa

de la hipertermia e hidratación.

Ella está delirando y no dice nada congruente.

¿Tú podrías ayudarnos?

-Pues la verdad es que...

No sé, ha podido cometer alguna locura.

-¿Cómo que alguna locura? ¿Por qué lo dices?

-Bueno, porque, verás, que esta mañana he ido a...

A su oficina y...

Y le he confesado que he tenido una aventura con su prometido.

Y se casan el mes que viene. -¡Toma ya!

-Bueno, ha sido un error de los dos, no volverá a pasar.

Somos amigas desde que teníamos cinco años, es como mi hermana.

Tenía que contárselo es que, si no, no...

No podría mirarla a la cara.

Pero Paco no lo sabe.

Cuando se entere me va a matar.

-Lo que le pasa a ella no tiene pinta de ser autoprovocado.

¿Podrías darme el teléfono de su novio por

si nos pudiese dar más información? -Claro.

-Vale, ya puedes pasar. -Gracias.

Buzón de voz. -No me extraña que no lo coja,

tras la cornamenta que le ha puesto.

(MEGAFONÍA) Dra. Rey, vaya al departamento

de Anatomía Patológica.

Una hora más tarde, la Dra. Romero comunica

a la Dra. Ortega los análisis de INR que han realizado

al paciente para conocer sus niveles de coagulación.

Hay riesgo de hemorragia, los valores de INR son muy altos.

Seguramente es porque no vino a las última revisiones.

-Es un irresponsable.

-Ah, ¿que le conoces?

-Eh... Bueno...

Bueno, sí, sí... A ver, le conozco de aquí.

¿Qué me miras? -Eso es un sí como una catedral.

Le conoces. -Que, bueno, sí, le conozco,

pero que ya está... (RÍE)

-¿De qué? -Que, bueno, vino aquí y ya está.

Él quería algo y yo no...

¡Y yo no!

A ver, que lo único... Que lo único que me interesa

es si le puedo operar el hombro, ya está, no insistas.

-El destino te lo ha puesto pero en bandeja, bueno, en camilla.

(RÍE) -Vale, venga...

Dime, que si le puedo operar o no.

-A ver, te digo, hay riesgo de hemorragia,

yo creo que mejor esperar dos o tres días, ¿no?

-¿Qué tal? -Debería desconectarse un poco.

-No puedo, además, hablé con el novio de Carmen.

-¿Ah, sí? ¿Y qué le ha dicho?

-No me ha dicho nada que me ayude.

Que la vio esta mañana, que luego se marcharon a trabajar

y, nada, no han vuelto a hablar.

Anoche la vio bien, que no notó nada.

-Es la infidelidad, podía haberse callado la otra.

-Que no. No tiene pinta de haber intentado hacerse nada.

-Es una intuición. -¿Por qué has dicho

que se podía haber callado la otra?

¿Qué pasa? ¿Tú no estás a favor de confesar una infidelidad?

-En un caso puntual, es mejor callar.

-En la pareja hay que ser sincero siempre,

aunque sea algo puntual o no. -Yo no pienso igual.

-Hola. -¿Los resultados de Daniel?

Vale. Gracias. -Hasta luego.

-Hay hemorragia. Hay que mirar si tienen

cero negativo, porque ayer estaban escasas.

-Voy a avisar a dirección y que envíen un comunicado

a todos los hospitales pidiendo esa sangre.

-Sí, mejor. -Voy haciéndolo.

-Gracias. Chao. -Hasta luego.

Lamentablemente, la donación de sangre ha descendido

en los últimos años en España.

Tenemos que tomar conciencia de que este gesto altruista

puede salvar la vida de muchas personas,

incluso, de nuestros familiares.

Es muy importante saber que, en cualquier momento,

uno puede necesitar una intervención urgente.

Ana, la amiga de Carmen, la paciente

con traumatismo craneal, deshidratación y fiebre,

está a la espera de que la doctora Marco traiga los resultados

de las pruebas que le ha hecho.

Cariño. ¿Qué te ha pasado?

-Me quiero ir a casa. -¿Qué?

-Que no quiero.

-Hola. -¿Qué tal?

-Bien. Soy Paco, su prometido. -La doctora Marco. Encantada.

-¿Cómo está? -No hay ninguna novedad

con respecto a lo que hablamos por teléfono.

La ecografía abdominal y la punción lumbar

no han mostrado nada.

La única noticia, y no es buena, es que la fiebre

(Suenan pitidos) no para de subirle.

¡Quita, por favor! Aparta.

Trae material para intubar. Rápido.

¡Salid de la habitación, por favor!

Lamentablemente, Carmen ha entrado en coma.

La hemos intubado, manteniendo una respiración artificial

y está monitorizada. Sigo sin saber la causa

de su empeoramiento y el coma.

-Nada. No se encontraron hemorragias cerebrales

ni en el corazón. Habrá que seguir haciendo pruebas,

a ver si encontramos el origen.

Está cada vez más débil. ¿Llegó la sangre?

-No. De momento, no. Pero hay un hospital

que tiene cero negativo. Nos la enviarán.

-Ya. Vale. Venga. -A ver.

Hola, Daniel. ¿Cómo estás?

-Natalia, ¿qué me está pasando?

-Bueno, tienes una hemorragia interna,

pero no la hemos localizado.

-Estoy fino, ¿no?

Primero, una prótesis de válvula en el corazón.

Un hombro fracturado. Y ahora, una hemorragia

que no se sabe ni dónde está.

Y, encima, la chica que me gusta, no me hace ni caso.

Seguro que se me ha colado otro y todo.

-Pues sí.

-Pues de mi parte le dices que se ponga a la cola.

Que estaba yo primero.

-No quiero engañarte, pero ha habido otro hombre

y es verdad que ahora no estoy con él. Pero ha habido.

-Te has dado cuenta que soy el hombre de tu vida, eh.

-Daniel, ¿sabes lo que pasa?

Que después de dos relaciones fallidas,

ahora mismo, no me apetece mucho empezar una.

-Tendrías que darme la oportunidad de construir una relación.

Recuerda que soy arquitecto.

Moribundo, pero arquitecto.

-Que no te vas a morir.

-Esperaré.

Y te llamaré cada mes. -¿Cada mes?

-Hasta que estés preparada.

-Hola. ¿Qué tal, Daniel?

Siento interrumpir, pero necesitamos hacerte

una ecografía abdominal, a ver si encontramos la hemorragia.

-Lo que ustedes me tengan que hacer.

-Yo voy a preguntar si ha llegado

ya la sangre para la trasfusión. -De acuerdo.

-Venga. Me preocupa su estado de salud.

Espero que la sangre llegue y le puedan hacer la trasfusión.

Y también, que la doctora Ortega, a través de la ecografía abdominal

dé con el foco de la hemorragia,

porque, si no, puede tener problemas serios.

-Tampoco la ecografía abdominal muestra signos de hemorragia

en el bazo, riñón, hígado y otros órganos.

Esto empieza a ser desesperante.

Y muy peligroso para el paciente.

-Hola, Ana. -¿Cómo está?

-Está igual.

-Le he contado lo nuestro. -¿Qué?

¡Pero cómo...! ¿Cómo se te ha ocurrido?

¿No te podías haber callado la boca?

Dijimos que fue un error, que pasó ese día y ya está.

-Es mi amiga y no podía aguantarlo.

Llevo tiempo evitándola. No le cojo el teléfono.

Se me caía la cara de vergüenza en la prueba del vestido.

Lo paso fatal. No como tú, que parece

que no tengas remordimientos.

-Claro que tengo. Pero me los trago.

Parece la letra de una mala canción, pero fue un error.

Había discutido con Carmen por los preparativos de la boda

y salí a tomar algo para despejarme.

Me encontré con Ana y no sé, pasó sin más.

Un mal acto no te hace ser un mal tío.

Yo quiero a Carmen y quiero casarme con ella.

¿Y qué te dijo? -Nada.

-¿Nada? Algo te diría, ¿no? -Que no.

Siguió trabajando como si no le hubiese dicho nada.

-Ya. Pero te has quedado tranquilita, ¿no?, a gusto ya.

Luz informa a la doctora Ortega de que la sangre

para la trasfusión está por fin disponible.

Daniel, ha llegado ya la sangre. Vamos a hacer la trasfusión.

Antes, vamos a hacer un rescate de acenocumarol.

Para corregir la hipotensión por la hemorragia,

hay que hacerle una trasfusión de un concentrado

por vía intravenosa. La anticoagulación quedará

suspendida y no será sustituida por heparina

hasta que pase el riesgo de hemorragia grave.

Daniel, la presión ya la tienes mejor.

Hay que encontrar el origen de la hemorragia.

Te hemos quitado los anticoagulantes

y hay más riesgo de formación de coágulos.

A ver. Haz memoria conmigo.

Cuéntame paso por paso cómo fue la caída.

-A ver. Estaba en la obra y había una grúa

que estaba trasladando una viga.

-Sí.

-Me dio en la cabeza la viga.

Resbalé y caí.

-Vale. Entonces, te caíste de frente y te diste en el hombro.

-No, no, no, no.

No, no. Primero, me dio la viga.

Luego, resbalé. Me di con el hombro en la plataforma.

-Sí.

-Y luego, caí al suelo. -Entonces, te golpeaste el hombro

antes de caer al suelo. Al caer al suelo,

te golpearías en otra parte del cuerpo.

Haz memoria, Daniel, por favor.

¿Te caíste de frente, de lado, de espaldas? ¿Cómo fue?

-De espaldas. -¿De espaldas?

-Sí, porque me di en el culo.

-Vale. Luz, por favor. Ayúdame a mover a Daniel

para explorarle los glúteos. -Claro.

-A ver.

Tranquilo. Acabamos enseguida. -Aguanta un momento.

-Un segundo. -¡Ah! ¡Ah!

-Tranquilo. -Venga. Ya está.

-¡Ah! -Vale. Vale. Ya está.

Había un hematoma enorme. -Ya está.

-Debe ser un vaso importante, porque el hematoma es enorme.

La hemorragia procede de ahí seguro.

-Vale.

-Paco. -¿Carmen está peor?

-No. Tranquilo. Siéntate, por favor.

Vine a hablar contigo, porque, aunque creas

que soy una pesada, necesito más información

sobre lo que le ha pasado a Carmen.

Necesito que hagas memoria sobre si has notado algo raro,

algún síntoma, algo que te llame la atención.

-No. Nada. Hacía lo habitual.

-Ya. ¿Y crees que ha podido tener relación

con lo que ha pasado entre su amiga y tú?

-Otra vez. -Me lo ha contado ella, tu amiga.

A ver. ¿Carmen hace algo en especial cuando está deprimida?

-No hace nada especial. Bueno, sí.

Cuando está cabreada o con ansiedad,

se va a un parque a pensar y se puede tirar horas.

-¿Y por qué a ese parque? -Ni idea.

Es un parque que está desolado,

apenas tiene árboles y solo van los perros.

-Ya sé lo que le ha podido pasar.

Ha podido tener un golpe de calor.

El golpe de calor es un trastorno grave producido

cuando el organismo no disipa más calor del que absorbe.

Se superan los 40 grados de temperatura corporal

y el sistema nervioso central se ve afectado,

lo que provoca pérdida de conocimiento

que puede llegar al coma.

Estos días ha hecho muchísimo sol y es un parque desolado.

Acompáñame, que te lo explicaré por el camino.

Si, efectivamente, Carmen estuvo en ese parque sin árboles,

a altas temperaturas y bebiendo alcohol,

es posible que haya estado allí horas sin hidratarse.

Tengo que conseguir bajarle la fiebre,

porque si no, podría morir.

Daniel, el paciente que llegó al hospital

tras sufrir un accidente laboral,

es sometido a una resonancia magnética

de glúteos y muslos para encontrar el origen de la hemorragia.

Daniel, tienes la arteria glútea superior rota.

Y es un vaso importante. Hay que hacer una cirugía

para reconstruirla. Antes habrá que drenar el hematoma.

-¿Otra vez me tienes que operar?

-Lo siento, Daniel, pero es necesario.

-¿Y cuándo va a empezar? -Pues, a ver, no sé si hacerlo

inmediatamente, o esperar. Igual, es mejor esperar

y operar el hombro y la arteria a la vez.

-Hola, Ortega. ¿Qué tal? Daniel, ¿cómo estás?

-Mal. Me tienen que operar del hombro y, encima,

me tienen que drenar el hematoma del culo. Sí. Ríete.

Pero esto acaba con todos los puntos que tenía contigo.

-Eh... Bueno, esto... Os dejo.

Voy a consultar el caso con la cirujana cardiovascular.

-¿Qué?

-¿Qué? (RÍE)

-¿Se han acabado todas mis posibilidades, no?

-¿Por qué dices eso? Soy médico.

Imagínate, ¿no? -Bueno, eso me da esperanzas.

-Bueno. Que, a lo mejor, eras tú el que no quería salir conmigo.

-Nada de lo que me digas puede hacer que me eche para atrás.

Llevo meses detrás de ti, dale que te dale.

-Porque estoy embarazada.

-Bueno, nadie es perfecto.

No pasa nada. Mira.

Yo llevo muchos meses queriendo tener una relación

con una mujer como tú.

Y, para mí, no es un problema el embarazo.

Todo lo contrario.

Te veo así mucho más valiente.

Y más guapa.

Además, estamos en la edad de tener hijos, ¿no?

Bueno, pues, has conseguido algo que, normalmente,

pues, no es muy normal y es quedarme sin argumentos.

Así que vale, que acepto la cita.

Sí, ah... -Pero, ahora, cuídate.

Vale.

Tras diagnosticarle un golpe de calor a Carmen, la enfermera

está tratando de bajarle la temperatura a toda costa.

Déjeme hacerlo a mí.

Gracias.

¿Es usted el novio? -Sí.

¡Pero, bueno, ¿hay alguien en este hospital

que no se haya enterado?! -Tranquilo, calma.

¿Qué tal va Carmen? -La cosa está calentita.

¿Es que no le baja la fiebre? -No, no lo decía por eso.

Paula, dame la gráfica con las constantes.

Estamos intentando bajarle la fiebre a Carmen con gasas

frías en la cabeza y en el tórax, son testigos de los peligroso

que es un golpe de calor.

Para evitarlo, además de seguir los consejos sobre hidratación

es importante evitar dormirse al sol,

así como la exposición durante las horas centrales del día.

Lleven ropa transpirable y tengan especial cuidado

con niños y personas mayores que son más vulnerables.

Dígame, sinceramente, cómo está. -La fiebre le está bajando,

es buena señal, pero, el problema, ahora, es que cuanto más tiempo

tarde en bajar la temperatura hasta que consiga despertarse,

más riesgo hay de que le queden secuelas neurológicas.

La doctora Ortega consulta con cirugía la posibilidad

de reconstruir de urgencia la arteria que provoca

la hemorragia interna de Daniel.

Perdona que os interrumpa -Dime.

Daniel tiene molestias

en la parte posterior de la pierna, la siente adormecida.

Ya, el hematoma le estará comprimiendo el nervio ciático,

hay que preparar quirófano.

Gracias. Hasta luego.

La presión sobre el nervio ciático produce dolor, debilidad,

entumecimiento u hormigueo en los glúteos y en las piernas.

Esta presión puede dar lugar a varios tipos de lesiones

que pueden incapacitar a quien las sufre para realizar

las actividades de su vida diaria.

Cuando pases a quirófano,

te voy a dejar en buenas manos, ¿vale?

Pues, preferiría estar en las tuyas.

Vale, todo va a salir bien.

Luego nos vemos.

Pero, bueno, bueno, ¿y esto?

¿Esta despedida? Nunca se me han despedido así en el quirófano.

Oye, esto es que la cosa va a más, ¿no?

Que no preguntes. -Huy, tú no me conoces a mí,

esto me lo cuentas ahora.

No te cuento nada. -Cuéntamelo.

No seas cotilla. -Aquí pasa algo.

Que no pasa nada. -Que me lo cuentes,

que te lo veo en los ojitos, hombre, por favor, cuéntamelo ya.

Debería tomar menos café, doctora. -Sí, tiene razón, pero,

es que necesito estar despierta

por si acaso hay algún cambio con Carmen.

Acabo de ir a verla y sigue igual.

Juanjo, de verdad, sigo sin entender cómo una persona tan maja

como tú, con principios,

está a favor de no confesar una infidelidad.

Pero, ¿qué dice? Es usted una cría que no sabe nada

de relaciones y menos de relaciones de larga duración.

¿Cuánto tiempo seguido ha estado con un novio?

-A ver, a lo mejor, no estuve casada 20 años como tú,

pero, sé qué pasa, lo vi en en amigos, en amigos de amigos

y hasta en mi familia.

Y quien calla los cuernos es porque los puso

o piensa ponerlos.

Pues siento romper las estadísticas no fui infiel

y prefiero el silencio ante el tema de los cuernos, ¿entendido?

(VOZ) Valeria Pérez. acuda a triaje, por favor.

-Que de momento no ha pasado nada, bueno, sí, que le he dicho

que sí a la cita.

Me parece estupendo. -¿Seguro?

Pues, claro, a ver, no es mi tipo pero, creo que es el típico

que hay que tener en la agenda para un sábado tonto.

¿Qué, eres de las que piensa

que hay que liarse para no estar un sábado sola?

Hombre, si es el finde entero, mejor.

Pero, que no es por no estar sola, yo sola estoy, divinamente,

pero, así conozco gente.

Ortega...

(RÍEN) Je, je, je.

Bueno, sabes qué pasa, que estoy embarazada

y, además, acabo de salir de una relación

y no creo que sea el momento.

Pero, si no lo tienes claro, ¿por qué le dices sí?

No sé. -No eres de las que piensan

que no pueden ser feliz sin un hombre al lado, ¿no?

No, lo que pasa es que, pues, tengo miedo a equivocarme otra vez.

¿Pero, por qué piensas a largo plazo?

Creo que tienes que pensar qué quieres aquí y ahora.

Yo, por ejemplo, lo tengo claro, ahora, quiero un café, ¿quieres?

(RÍE) Ja, ja, ja, bueno, pero, descafeinado.

Vale, el caso es que sabes lo que quieres.

Vamos, venga.

Ya pasó un día desde que Carmen, la paciente

con un golpe de calor y que entró en coma,

despertó y parece que mejora.

La doctora Marco la examina.

Pues todo parece normal, estás recuperando muy bien.

Carmen, hay dos personas que están deseando verte,

¿te ves preparadas para recibirlas?

Sí, sí. -¿Tienes ánimos?

Sí. -Las aviso, ¿vale?

Vale.

Carmen.

Hola.

¿Es tu amigo?

No, cariño, soy yo, Paco, tu novio

que vamos a casarnos el mes que viene,

estábamos con los preparativos.

¿No le recuerdas?

No, no le conozco de nada.

A ver, dime tu nombre completo.

Carmen Moreno López.

Vale, ¿y en qué año estamos?

2016. -Doctora, ¿esto es normal?

A ver, estuvo pocas horas en coma, entonces, no hay daños

graves, no hay alteración del habla ni de la movilidad, pero,

parece que hay un fallo en la memoria retrógrada.

La amnesia es normal. -¿Y se quedará así para siempre?

Cada caso es diferente y, todavía, no sabemos la evolución,

pero, en principio, lo normal es que evolucione bien.

¿Nos vamos a casar tú y yo?

Sí, sí, claro, claro.

Si recupera la memoria, seguramente, se acuerde

de mi infidelidad y me deje.

Pero, bueno, me lo tengo merecido porque soy un capullo.

(VOZ) Clara Rivas, le necesitan en boxes.

Daniel, ha sido trasladado a una habitación tras la cirugía

que le han practicado para drenar el hematoma en las nalgas

y reconstruir la arteria glútea

superior que provocaba la hemorragia.

Mamá, eh, mamá, sí, ha salido todo muy bien, la operación...

Es que no te he dicho nada porque iba a ser muy sencillo,

sí, ha sido muy rápido.

Que sí, que estoy bien, no te preocupes.

Mira, esta tarde nos vemos y te lo cuento todo, ¿vale?,

vale, oye, dale un besito a la abuela de mi parte

y otro para el abuelo.

Sí, os tengo que dejar os quiero mucho.

Hola, Daniel, ¿qué tal?

Bien, bastante bien, lo que pasa es que tengo el culo dormido.

Efectivamente, lo está y mejor porque así no duele.

Bueno, Daniel, en dos días te operamos del hombro,

pero, quiero verte 15 días después, para revisar los puntos

y ajustar el tratamiento, ¿vale?

Entendido. -Las revisiones, Daniel,

tómatelas en serio.

Por favor. -Si me hacen la revisión

en tres días y me la haces tú, vengo.

Vale...

Que... Que nada, que luego nos vemos, ¿vale?

Vale. -Hasta luego.

Chao. -Chao.

¿Qué tal? -Bien.

Es que me he quedado dormida. -Normal, con tanto ajetreo

con el tema de Carmen.

Ya.

Oye, Juanjo, tú fuiste infiel, ¿verdad?,

por eso no estás a favor de confesar una infidelidad.

Y dale mulo al molino. -Pero, es que a mí

me puedes decir la verdad no sé por qué quieres engañarme.

Le voy a decir una cosa, desde que empezamos con el tema

de los cuernos, usted me vio siempre como el que plantaba

las ortigas y no como el que las recogía doliéndole los dedos.

¿Entiende? -O sea, que ha sido a ti

a quien ha puesto los cuernos.

Y hablando de hierbas, ¿sabe usted qué es una azada?

La madre de las herramientas hortícolas.

Días más tarde, Daniel, el paciente que sufrió

un accidente laboral, es dado de alta tras

dos cirugías con éxito.

Volveré en 15 días para el control de los puntos

y para mirar lo del anticoagulante, ¿no?

Eso es. -Vale.

Y, bueno, Daniel, que...

Daniel. No digas nada.

Te echas para atrás con nuestra cita, ¿no?

Bueno, no es, exactamente, eso, pero,...

A ver, me gustas mucho

y me lo paso muy bien contigo, me haces reír, pero...

Pero, no es el momento, no.

Bueno.

No puedo prometerte que vaya a dejar de intentarlo.

¿Es curioso, no? Me has curado la hemorragia y aun así

me voy con el corazón partío.

Pues, bueno, espero poder

suturarlo en otro momento, pero, ahora, no.

Hasta pronto, doctora.

Hasta luego.

Fue con una ventana, la cerré un poco fuerte,

el cristal se rompió y me corté.

Cuando se toma 2 cervecitas tiene unos arranques que pa qué.

Tú, a callar, chitón.

Pero. -¡Ay!

¿Y esto, esto cómo se lo ha hecho?

No para de darse golpes contra los muebles.

Una mujer se desmayó.

-Qué bien, a mí se me desmaya una a la semana.

¿No pensarán que mi marido

es de los que maltratan a las mujeres?

¿Cómo se hizo esto? -Se me cayó el bote

de garbanzos de cristal, pesa un montón.

Pero, estoy segura que ese tipo la maltrata.

-Como médicos, solo podemos manejar datos.

Aún no ha empezado a dilatar. -Lo mejor, vuélvanse a casa.

Hemos sangrado.

-Tenía una manchita, una mancha de sangre.

Las contracciones, ¿cómo son, son dolorosas?

Sí. -Bueno.

Disculpe, es que... -La madre del cordero.

Bueno, será una lumbalgia, ¿vale?

Ya hemos roto aguas. (LLORA)

Sí, ahora, sí parece que ha roto aguas.

Ángel, ¿qué pasa? -Doctor, ¿usted cree que existe

la más mínima posibilidad de que mi mujer y yo

estamos pariendo a la vez?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro Médico - 10/06/16 (2)

Centro Médico - 10/06/16 (2)

10 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro Médico - 10/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro Médico - 10/06/16 (2)"

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios