www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3400359
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 09/12/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Mía Torrent ha llegado a Urgencias con un fuerte dolor de espalda.

Esta mañana fue al parque para correr como todos los días,

pero no pudo ni empezar su recorrido habitual.

Enseguida te va a ver una doctora, ¿de acuerdo?

Venga, respira un poco.

Pues nada, yo salgo a correr todos los días,

una hora antes de ir a trabajar y hoy, bueno, estaba calentando

y me ha dado como un tirón muy fuerte en la espalda.

Nada. No podía moverme, así que he llamado a la ambulancia,

y luego a mi novio que, bueno, que espero que me haya entendido,

porque te juro que, del dolor que tenía, no podía ni hablar.

Échate un poquito, échate. Échate, así. Despacito...

¡Aaaah ah, ah! -A ver, Mía. ¿Qué te ha pasado?

Nada, estaba a punto de salir a correr y... y, y,

bueno, pues me ha dado un tirón en la espalda muy fuerte.

¿Y has calentado? -Sí. Sí. Me estoy preparando para...

para el maratón de nueva York.

Vamos, que es que tengo un entrenador personal

que, es que si no caliento bien, me mata.

A los pocos minutos de que Mía llegase en la ambulancia,

su novio, Jesús, aparece en el hospital.

Mía Torrent.

La acaban de pasar a boxes. -¿Dónde están?

Al fondo a la derecha, por aquí.

Bueno, me ha llamado mi chica, que venía para acá en la ambulancia,

que... y no, la verdad es que no me he enterado muy bien qué le pasaba.

Tenía un pinzamiento en la espalda o algo pero no me he enterado muy bien

porque estaba gritando. Si me perdona, voy a verla.

Marc es un exsoldado que ha venido al centro clínico

porque desde hace una semana tiene fiebre y dolores musculares.

Pues la verdad es que a mí tumbarme, tumbarme, no me tumba cualquier cosa,

lo que pasa que ya llevo bastante así

y sinceramente me encuentro hecho una mierda.

Además, ayer empecé a vomitar y eso lo odio.

¿Se puede? Sí, pasa.

Hola. Buenas. Marc, encantado.

Cuéntame, Marc. ¿Qué te ocurre? Pues mire, doctor, es que...

llevo una semana que estoy fatal.

O sea, me duele muchísimo la cabeza, tengo fiebre, no puedo dormir bien...

Y bueno, más o menos eso pues lo puedo aguantar bien, ¿sabe?

Pero ya ayer vomité el desayuno

y eso es una cosa que realmente me preocupa bastante más.

¿Qué eres, militar? Eee... sí, lo fui, lo fui.

¿Estuviste en alguna misión? Sí.

¿Te puedo preguntar dónde estuviste destinado?

No.

Pero bueno, ¡este tío ¿de qué coño va?!

O sea, ¿le pregunto yo dónde juega al padel? No. ¿A que no?

Pues ya está.

Además, que no sé a qué coño viene tanta preguntita y tanta mierda.

Vamos a palpar, ¿vale? -Sí.

¡Ay! -A ver.

A ver, te voy a coger una vía, ¿eh? -(Respiración agitada).

Déjame... ¡Ay!

Tranquila, tranquila, Mía, tranquila, tranquila.

Vamos a ver. Coge aire. ¿De acuerdo?

Venga, que se te va a pasar enseguida. Vamos.

¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado? ¿Te has caído o qué?

Me ha dado un tirón. -Relaja...

Relaja, por favor el brazo. ¿Nos tranquilizamos un poquito?

Tranquilo. -No, no, no. Está tranquila.

Tranquila... -¡Ay!

¿Qué, qué? ¿Qué ha pasado? -Voy a auscultar.

(Respiración agitada). Espere un poquito.

Deje un poquito a la doctora, un momento, por favor.

Ha sido algo muy raro. Era... No sé, apenas escuchaba.

Era un sonido muy débil, pero estaba ahí,

no me lo he imaginado.

Clara. Necesito hacer una ecografía.

Así que, por favor, llame a la doctora Díaz, ¿de acuerdo?

Una ecografía... -Muy bien.

¿Quién es la doctora Díaz? -Bueno, es una ginecóloga...

Pero ¿qué, qué... qué está pasando? -No lo sé. Como no lo sé de momento,

no lo puedo confirmar, primero vamos a hacer, bueno,

pues las pruebas necesarias. Ahora mismo es una ecografía, ¿de acuerdo?

Bueno, estoy un poco mosqueado.

La doctora parece que sabe lo que le pasa a Mía

pero no nos quiere decir nada.

Vamos, que si es algo grave debería decírnoslo, ¿no?

Me da apuro decir en alto lo que creo que le pasa a esta chica.

Necesito que un especialista le haga una ecografía abdominal.

Marc, me has dicho que fuiste militar. En pasado.

Sí.

¿Dejaste el ejército después de volver de la misión?

Pero vamos a ver, o sea... ¿qué tiene que ver?

O sea, no sé qué tiene que ver que yo haya estado en el ejército

con mis vómitos... Eso es una cosa que no entiendo.

Marc. Necesito saber tu situación física y emocional, ¿vale?

Por el cuadro de síntomas que me comentas, y por tu profesión,

tengo que descartar un... pues un cuadro de estrés postraumático.

¡Pffr!

Entonces, para hacerte pruebas, necesito saber más sobre ti.

Doctor, da igual. Da igual, ¿vale? No... no pasó nada. Ya, ya...

Marc... En realidad, no sé por qué he venido.

Es una gilipollez. Ya no me encuentro tan... tan mal.

El trastorno de estrés postraumático es un tipo de trastorno de ansiedad

que se da en una persona que ha pasado por una situación

en la que su vida ha corrido peligro,

y no lo ha procesado adecuadamente.

Una misión militar, por ejemplo, es una de estas situaciones.

Yo lo flipo con el tío este.

O sea, entro para que me recete algo para los vómitos

y de repente intenta ser mi psiquiatra.

Esto es increíble, tío.

Lo que no se da cuenta este chico es que ese cuadro de síntomas físicos

puede tener su origen en un trastorno de ansiedad.

Y ahora se ha ido y no vamos a poder averiguarlo.

Si realmente es lo que me imagino,

voy a necesitar a alguien que me ayude a explicar a Mía

lo que le está pasando.

¿Qué? -Mía, ¿de cuánto estás?

¿Qué?

¿Que de cuántos meses estás embarazada?

¿Embarazada? -Sí.

¡Imposible! ¡Que no! Que no, que no estoy embarazada.

¿Estás segura? -Segurísima. ¡Que no!

Que si estamos seguros, me dicen.

Vamos, que yo me hice la vasectomía hace cinco años.

Tengo tres niños con mi ex. Después del tercero me operé.

Vamos, me he hecho todas las pruebas...

Y además, con el mejor especialista de España.

Así que... es que no hay dudas.

Pero vamos a ver. ¿Estamos todos locos o qué?

¡Que no puedo estar embarazada! ¡Que tengo un pinzamiento, punto!

Ya, pero en ocasiones las vasectomías no son 100% efectivas,

y puede quedar algún espermatozoide.

¿Se hizo la prueba después para corroborar que estaba todo bien?

-Sí, sí. Soy estéril, 100%. -Ya.

-Es imposible. Vamos, esto no... -Bueno...

-No tiene ni pies ni cabeza esto.

(Ambos):No puede ser.

Ya, pues... -No puede ser.

Miren al monitor porque...

Aunque no es muy grande, se aprecia perfectamente que es un bebé.

Quiero decir que...

que, bueno, no sé, una mujer sabe cuándo está embarazada, ¿no?

Joder y... tenía la cabeza y... bueno, que estaba muy formado

y yo no tengo barriga. Yo no entiendo nada. No entiendo nada.

La paciente está de unas 30 semanas.

Lo normal es que una mujer en su estado

se dé cuenta de que puede estar embarazada. Pero no siempre es así.

Eso suele pasar en mujeres con sobrepeso.

Y también puede pasar en gente que está en muy buen estado de forma.

Ya que los músculos abdominales, al estar muy desarrollados,

pueden evitar que note el movimiento del bebé.

Marc, el exsoldado, vuelve al hospital días después

acompañado por su madre. Sus síntomas han empeorado.

Marc es un chico muy duro.

A veces hay que llevarle a rastras a los sitios.

Pero, esta vez no había más remedio.

Se puso peor y había que volver al médico.

Llaman a la puerta.

Marc...

Desde que volvió de la misión, está muy raro.

Mira que yo le pedí que dejara el ejército.

Pero él no, no me hacía ni caso.

Claro, que yo no puedo vivir con esta angustia en el cuerpo.

¿Cómo te encuentras, Marc?

Pues los escalofríos no han parado y tampoco he dejado de vomitar.

¿Algún otro síntoma que quieras compartir?

¡Marc! Mírele, qué color. Marc, tienes ictericia.

La ictericia se debe a un exceso de bilirrubina en sangre.

Y lo que nos indica es un problema con la vesícula biliar

o con el hígado de Marc.

Si una persona presenta una coloración amarillenta

de tejidos o de ojos es importante que venga al médico cuanto antes,

ya que es un claro signo de que su organismo

no está funcionando correctamente.

¡Ictericia! ¡Pero eso es una enfermedad grave!

No. La ictericia no es una enfermedad, es un síntoma.

Es la coloración amarillenta de los tejidos

debido a un aumento de la bilirrubina.

Entonces ¿cuál es la enfermedad?

Pues eso es lo que no sabemos, pero lo vamos a averiguar.

Me gustaría hacerte pruebas.

Si me acompañas a la camilla, voy a examinarte.

Vale.

Una exploración me parece perfecto.

Ahora por lo menos ya empieza a parecer un médico.

Sí que es verdad que tampoco debería de haberle hablado así.

Pero con tanta preguntita, ¿qué espera? Cualquiera se cabrea.

Es que yo no...

No he sentido al niño. No he sentido al niño en ningún momento y...

Es que no entiendo nada. Además, que yo he... yo he tenido la regla.

He tenido la regla. Es verdad que no sangraba mucho

y no la tenía de manera regular, pero...

Pero mi entrenador me dijo que bueno,

que eso era normal en gente que entrenaba como yo, pues que podía...

Efectivamente. Y eso es verdad.

Pero a una persona que no está embarazada.

Se le puede desajustar la regla cuando no estás embarazada

y estás entrenando mucho. Pero en tu caso, eso es imposible.

Lo que tú creías que era una regla son...,

bueno, lo que conocemos como manchados.

Y eso es bastante frecuente.

Y bueno, también suele pasar cuando mantienen relaciones sexuales.

Eh... -Sí.

Sí, claro. Yo...

Es que no entiendo nada.

Yo creo que..., que lo de la vasectomía no...

Es que... ¿Qué pasa, Jesús? -No sé.

-¿Qué pasa? -No sé, no sé.

-¿Qué pasa?

No, nada. Le estoy..., le estoy dando vueltas.

Mira, vamos a ver, estoy pensando que, si yo soy estéril

y tú estás embarazada, ¿qué...?

-¿Qué estás diciendo? No lo entiendo. - Bueno. ¿Cómo...?

-Jesús, por favor, no te vayas. ¡Jesús, por favor, no te vayas!

-¿Qué? Mira, no me apetece hablar, ¿vale?

Me acabo de enterar que... Que soy gilipollas.

¡Ah!

Hay que preparar paritorio. ¿De acuerdo?

-Vale. -Vamos ahora mismo para allá.

¿El paritorio? -Sí.

-¿El paritorio? Pero, por favor. Pero ¿qué dicen?

-Mía, mía, un segundito. Estás de parto. ¿De acuerdo?

Te lo creas o no, estás de parto. -No...

Aunque cueste creerlo, Mía está de parto.

Y va a ser un parto de riesgo porque apenas está de seis meses

y, por lo que hemos visto en la ecografía,

el bebé está muy poco desarrollado.

Esto hace que Mía vaya a dar a luz con muchas dificultades.

Y el niño puede sufrir problemas de todo tipo:

cardíacos, respiratorios, digestivos...

Mía va a tener que ser muy valiente porque se tiene que enfrentar

a todo esto sola.

¿Y esa herida?

Fue... Bueno, allí teníamos algunos ratillos libres

y nos echábamos alguna que otra pachanguita,

así que me caí jugando al fútbol. Parece infectada.

Ya, y la verdad es que me pica bastante, ¿sabe?

Vale. ¿Te la lavaste bien cuando te la hiciste?

Sí, sí, me eché agüita. ¿Agüita de dónde?

Pues allí, de un resort. ¿No te jode? ¿De dónde va a ser?

Marc, así no se habla.

Marc, me refiero a si te bañaste en algún tipo de lago o de estanque.

Pues... sí, sí. Hacía bastante calor por allí,

y aprovechábamos algunas veces y... Cuidado, ¿eh?

Y nos bañábamos en estanques.

Esto tiene muy mala pinta. -Sí, por favor, despacito.

Lo siento, Marc. ¿Viste algún animal que estuviese en ese lago?

Ah, ah, ah, ah, ah... Ya, ya, ya.

Yo qué sé. Ahí había de todo.

Lo que sí que pude ver son muchas ratas.

Y además, en los sitios donde nos mandan,

tampoco es que tenga el agua cristalina precisamente.

No es necesario que un animal te muerda

para que te contagie una enfermedad.

Si, por ejemplo, un animal infectado orina en el agua,

y ese agua entra en contacto con una herida,

te puede contagiar cualquier cosa,

el virus o la bacteria entra directamente

en el torrente sanguíneo,

y te puedes haber contagiado de lo que sea,

sin ni siquiera haber visto al animal.

Vístete.

Entonces, doctor, ¿ya sabemos lo que le pasa a mi hijo?

De momento, no. Voy a hacerle pruebas.

Te voy a mandar unos análisis de sangre y de orina.

¿Y ya está? ¿Eso es todo?

No. También te voy a recetar algo para las náuseas.

Pero hasta que no tenga los resultados de los análisis

no puedo hacer mucho más. Vale.

Pues a mí este doctor me ha gustado.

Veo que se preocupa por Marc y para mí es lo más importante.

Ahora, a ver qué nos dicen los resultados,

y si es verdad que no le hayan pegado nada esas ratas, por Dios.

Mi hijo dice que soy una exagerada.

Pero cuando yo le decía que no quería que se fuera por ahí, por el mundo,

con un fusil, por algo era.

Hay razones para pensar que Marc tiene algún tipo de enfermedad,

relacionada con el agua contaminada con la que tuvo contacto.

Pero, hasta que no tengamos los resultados de los análisis,

no podemos saber nada a ciencia cierta.

Que tenga ictericia desmonta un poco mi teoría del estrés postraumático.

Pero aun así yo creo que el chico no está bien.

Natalia, ¿tienes tiempo para tomar algo conmigo?

La verdad es que tengo prisa, tengo a una paciente de parto

en el quirófano, y quiero saber cómo está.

¡Vaya, qué suerte! Ya me gustaría asistir a más partos en el hospital,

pero como no es mi especialidad,

solo atiendo casos menos bonitos que los nacimientos de los niños.

La verdad que en este caso,

muy bonito para ellos no parece que ha sido.

No lo esperaban con mucho amor.

De hecho, no lo esperaban, ha sido por sorpresa.

Así que imagínate. ¿Y eso?

Javier, si tu pareja te pone los cuernos, ¿la perdonarías?

No. Así de rotundo.

Siendo como eres, no sé, esperaba un "tendríamos que ver cómo estábamos",

preguntarle por qué... Nada, así.

Bueno, ya veo que Ismael tiene mucha suerte contigo,

la próxima vez que le vea le diré que tiene manga ancha contigo.

¿A qué viene eso? ¿Qué tienes tú que decir a Ismael?

Era una broma. Mira, de verdad.

Natalia, que es una... Que vale.

Es una broma. Que sí.

¿Qué he dicho?

Poco tiempo después de que Mía entrase en el paritorio

para dar a luz a su bebé de apenas seis meses,

su novio Jesús vuelve al hospital.

Doctora, necesito ver a Mía. Por favor.

Bueno, en estos momentos, no puede verla porque está de parto.

¿De parto? ¿Cómo que está de parto? -Es un parto prematuro.

Pero ¿cómo va a estar de parto?

Que soy un idiota, ¿sabes?

No sé cómo he podido dejarla sola en un momento como este.

Es que, ni siquiera he llegado al coche, y he tenido que volver.

No sé, habrá una explicación lógica para esto del niño y...

Es que me da igual, yo quiero estar con ella.

Fffff... Por favor, cuéntame qué está pasando.

O sea, necesito ver a Mía. ¿Vale? -Vale.

Lo primero, nos tranquilizamos ¿de acuerdo?

O sea, ¿cómo quieres que me tranquilice?

Me acabas de decir que mi mujer está en parto, y...

Sé que la situación es difícil. Pero siéntese y le cuento.

Bastante difícil, sí.

A ver. Ha surgido un problema... -¿Qué? ¿Qué pasa?

Porque el bebé tiene el cordón enrollado al cuello.

El cordón umbilical tiene longitud suficiente

para enrollarse en el feto

cuando se mueve dentro del vientre de la madre.

Aproximadamente, ocurre en el 30% de los embarazos,

pero normalmente se detecta en las ecografías.

Lo que pasa es que el embarazo de Mía es de todo menos normal.

Entonces, normalmente, el ginecólogo durante el parto

lo puede desenrollar. Pero es que tiene dos vueltas.

Entonces, le está bloqueando las arterias carótidas y es peligroso.

¿Hay riesgo de perder el bebé?

-A ver. Lo primero es..., hemos parado el parto,

se está haciendo una cesárea, y están haciendo todo lo posible.

-¿Y mía, qué? -Mía está estable.

Vamos, si les pasa algo... Y encima ella cree que la he abandonado.

Es que soy un idiota.

Los resultados de Marc, el exsoldado con ictericia, ya están listos.

Él y su madre, Tita, van a hablar con el doctor Herranz

para que les diga cuál es el diagnóstico definitivo.

La verdad es que han sido bastante más rápidos

de lo que yo esperaba. Lo difícil va a ser...

decirle a mi madre que me voy a volver a alistar.

Estoy deseando de recuperarme para poder hacerlo.

Y sé que a ella no le va a gustar nada, pero...

Pero es que yo no quiero ser otra cosa.

Yo quiero ser militar.

Efectivamente, tengo los resultados de los análisis.

Todo va a depender de lo que diga ahora el doctor.

Marc, tienes la enfermedad de Weil.

¿De Weil? -De Weil.

Es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria.

La producen los animales infectados, con lo cual...

tengo la impresión de que pudiste haberte contagiado durante la misión

cuando te bañaste en el agua contaminada

y el agua entró en contacto con la herida.

Todos los síntomas de Marc coinciden con los resultados de los análisis.

Es una enfermedad poco común e n España, que se da, sobre todo,

en profesiones como veterinarios, mineros o militares.

Es decir, personas que estén más expuestas a aguas contaminadas

o a animales infectados.

Pero, doctor, ¿y esa enfermedad es contagiosa entonces?

El contagio entre humanos es bastante poco probable.

Se produce a través de la orina. ¿Vale?

Como en el caso de los animales infectados.

Lo que sí me gustaría es avisar a tu unidad,

para que viniese a hacerse análisis.

Pero, vamos a ver, doctor. O sea, ¿esta enfermedad es mortal?

O sea, ¿yo me puedo morir?

Los datos oficiales son que la tasa de mortalidad

de la enfermedad de Weil están entre un 5 y un 10%.

Pfff.

Pero, en tu caso lo que está afectado es el hígado.

Así que vamos a iniciar un tratamiento lo antes posible, ¿vale?

Me gustaría ingresarte lo más rápidamente posible para iniciarlo.

Sí, por favor. Cuanto antes, doctor. Bueno.

Marc, tranquilízate. Vamos a intentarlo.

El médico me ha dicho que..., que no me preocupe. Pero claro.

Tengo gran parte del hígado afectado.

Así que, ¿con qué me quedo? Me quedo igual.

Hasta que no veamos cómo responde al tratamiento,

no puedo darle una información más concreta. Pero no por mí.

No es por curarme en salud,

sino porque no tengo una información 100% veraz en este momento.

Jesús está muy nervioso.

A su novia le están practicando una cesárea de urgencia,

porque el bebé venía con el cordón umbilical enrollado al cuello,

y no sabe cómo va la operación.

Nada. ¿Cómo está?

Tranquilo, que todo va bien. No te preocupes, que está...

Pero estas cosas van más rápido, ¿no? ¿Por qué tardan tanto?

A ver, una cesárea, normalmente es una hora de preparación,

pero claro, hay que esperar. Sacar al bebé son 10 minutos.

Pero luego, pueden surgir complicaciones,

que no tienen por qué. Pero vamos a ver.

Hay que suturar... Pero ¿están bien o no?

Sí. Están bien. De momento están muy bien.

Así que, de verdad, relájate, ¿vale? Vale.

Tú tranquilo, que va a salir todo muy bien.

Y, ¿cómo está? ¿Cómo está? -Tranquilo, ha ido todo bien.

¿Todo bien? -Puedes estar tranquilo.

Tienes que esperar un poco para verla, ¿eh?

Ha salido todo muy bien.

La madre está saliendo de la anestesia y el bebé está perfecto.

Hombre, es un poco pequeño, no llega a dos kilos

y va a tener que estar en la incubadora unos días,

pero está muy bien, que es lo importante.

Y ha sido una niña.

Jesús...

-Perdóname.

No pasa nada.

(Megafonía): Doctora Rey, acuda a Consulta 3.

Mía está ingresada,

esperando que se le pasen los efectos de la anestesia epidural.

Ella y su novio están preocupados,

porque la niña recién nacida ha pesado muy poco,

y está en una incubadora.

La pregunta sobre quién es el padre biológico del bebé

todavía está en el aire.

Hombre, claro que quiero saber quién es el padre.

Pero ahora no es el momento. Vamos, que la niña es lo importante.

Hasta que la doctora no nos diga que todo va a salir bien,

pues no..., no pienso sacar el tema.

Cuando he visto a Jesús, al salir del quirófano,

me he sentido la mujer más feliz del mundo.

Pero... Pero ahora solo..., solo podemos pensar en la niña.

No, no me dejan ir a verla todavía y me gustaría saber cómo está.

Venga. Pues te dejo un ratito, ¿eh? Vale.

Básicamente, le vamos a tratar con antibióticos

para intentar parar la infección,

antes de que le afecte de una forma permanente

al hígado y a los riñones.

Es muy importante para Marc que no fallen estos órganos.

Marc lleva ingresado unos días recibiendo tratamiento

para la enfermedad de Weil.

El doctor Herranz ha pedido un nuevo análisis de sangre,

para comprobar si el organismo del exsoldado está reaccionando bien

a los antibióticos.

Si no fuera así, la vida de Marc correría peligro.

¿Qué tal estás, Marc?

Pues la verdad es que estoy bastante mejor, ¿eh?

Me encuentro muy animado.

Tengo el resultado de los análisis.

No hay ni rastro de infección.

¿En serio? En serio.

Entonces, ¿eso quiere decir que no me voy a morir?

Eso quiere decir que no te vas a morir,

y que te vamos a dar el alta hoy mismo.

-¡Baaaooo! Ah, y tú mamá...

Marc, tendrás que darle las gracias, ¿no?, al doctor.

Bueno, ya está, ya ha pasado.

Ahora me lo llevo a mi casa, que es donde tiene que estar mi niño,

en casita.

Bueno, al ver que iba mejorando poco a poco, pues...

la verdad es que estaba bastante más tranquilo.

Era evidente que la cosa iba funcionando.

La que lo ha pasado realmente mal ha sido mi madre.

Y ahora me toca decirle que..., que voy a volver a alistarme.

Seguramente no le haga ninguna gracia.

Lo que pasa que..., que es mi vida y..., y lo tiene que respetar.

Bueno: más que las gracias, te tengo que pedir yo perdón.

No...Me precipité con lo del estrés postraumático.

Que no. Que..., que de verdad, que le debo una disculpa.

Es su trabajo y tenía que barajar todas las posibilidades.

Eso es así. ¿Me perdonas? Perdonado.

Gracias, doctor, por todo.

Ahora os traerán los papeles del alta.-Vale.-Vale.

Muchas gracias.

Natalia, perdona. Esta es una bobería, no podemos seguir así.

Lo que dije fue un comentario estúpido.

Tranquilo. Tú no tienes la culpa.

Es que últimamente estoy muy susceptible,

cualquier cosa que me dicen me lo tomo a la tremenda.

Oye, ¿te ha pasa algo con Ismael?

No, bueno no lo sé.

No sé si me pasa algo, probablemente ese sea el problema ¿no?

No me lo estás poniendo fácil para ayudarte.

Pero sabes que para lo que quieras, estoy ahí.

Lo sé.

Y otra cosa, si alguien me pone los cuernos, los luciré con orgullo.

Eso me hace más interesante ¿no?

De toda la vida. De toda la vida.

Hola.

-Hola. ¿Cómo están?

Bien. -Bueno.

Me alegro. -¿Cómo está?

¿Cómo está la niña? -Bueno.

Está evolucionando, y en la incubadora.

En la incubadora... -Mm.

¿Cuánto, cuánto tiempo va a estar en la incubadora?

Pues, como mínimo, un mes.

¿Un mes? - Mm.

Ha sido un parto complicado

y la hija de Mía va a tener que estar en la incubadora,

al menos hasta que pese un poquito más de dos kilos.

Tenemos que tener en cuenta que sus órganos no están todavía formados.

Y la tenemos que tener vigilada.

Pero entonces no está evolucionando positivamente.

Sí, pero es un bebé prematuro.

Hay que entender que los órganos no están todavía hechos...

Pero un mes es mucho tiempo, ¿no?

A ver: un bebé prematuro puede tener múltiples problemas.

¿No? Por ejemplo, respiratorios. Al no estar... Tranquila.

Tranquila. No significa que vaya a pasar.

Significa que por eso tiene que estar en la incubadora,

tiene que estar con vigilancia,

porque sus órganos no están todavía desarrollados.

Pues claro que me he asustado. Claro...

Que yo me fío de la doctora.

Si ella me dice que..., que va a estar bien, pues estará bien.

Pero... Es mi hija. Y es muy pequeña y...

Necesito verla y..., y decirle que la quiero y que...,

y que todo va a salir bien.

Que voy a estar con ella.

No nos vamos a separar de ella en ningún momento.

¿De acuerdo, Mía?

No nos vamos a separar de ella.

Y además está evolucionando bien. De verdad.

De momento no ha habido ninguna complicación.

Vale. Gracias, doctora. -De nada.

¿Le importa dejarnos un momento? -Vale.

Tranquila. -Gracias.

Pues la verdad es que no ha sido una conversación nada fácil.

Ella al principio no quería decirme quién era el padre de la niña.

No sabía cómo iba a reaccionar. Y la verdad es que la entiendo.

Vamos:

he tenido que hacer un esfuerzo bastante grande para contenerme.

Si tenía algún sospechoso, era este tío. - A ver.

Yo estuve un tiempo saliendo con Marcos, mi entrenador personal.

Y bueno: a Jesús, la verdad es que nunca le ha caído muy bien. Bueno.

Me alegro...,

me alegro de que haya sido capaz de no montar ninguna escena,

la verdad.

Y..., y nada: Marcos y yo somos amigos.

En ese momento no queríamos tener nada serio, y bueno.

Luego conocí a Jesús y me enamoré.

Y..., y yo a Jesús nunca le he engañado.

Lo que pasa que todo esto pasó antes de conocerlo.

Y..., y aquí estamos. Si es que... Yo estoy igual de sorprendida.

Unas horas después de que a Marc le dieran el alta

tras ser tratado para la enfermedad de Weil,

él y su madre llegan a Urgencias.

Tita ha recibido un fuerte golpe en la cabeza.

¿Qué ha pasado? No pasa nada. Ya está.

Un golpe. ¿La puedo acompañar? ¿Os puedo acompañar, por favor?

No, no, quédate aquí. -¿Qué ha pasado?

Tiene una brecha bastante fea; aunque no es muy profunda.

Pero, como la cabeza sangra tanto, tenemos que darle unos puntos.

Nada, ya está dejando de sangrar, ¿eh?

Ay, menos mal. Sí.

Menos mal, porque es que lo de la sangre, es que me pone mala:

verme todas las manos llenas de sangre, eso es..., ¡buaj!

Da mucha impresión. Mucha.

Pero ¿y cómo se ha hecho esta herida así?

Ah..., pues..., nada: que estaba en la cocina,

y estaba limpiando y me..., me di con un cajón.Ya.

Mm... (SUSPIRA)

Marc, me han dicho que ahora habéis entrado tu madre y tú por Urgencias.

¿Qué ha pasado? (Música)

(Megafonía de fondo)

Pues que... resulta que..., que se ha hecho una brecha, y...

¿Cómo que se ha hecho una brecha? ¿Cómo se la ha hecho?

No sé. Yo te prometo que ha sido sin querer.

Mamá, mamá. - Eh, eh, ¡eh!

¡Vamos, chiquitín, tranquilo! Que ya está.

Joder, ha sido sin querer. Me cago en... (Música)

Estaba a punto de contarle que me... iba a volver a alistar y,

y de repente empecé a tener palpitaciones.

Escuché disparos, explosiones..., y me abalancé sobre ella.

Pero solamente era para protegerla.

Ojalá no hubiese tenido razón.

Pero es evidente que Marc sufre un trastorno de estrés postraumático.

No sé lo que pasó en la misión, pero está claro que no lo ha superado.

Necesita ayuda psicológica.

Es un buen chico. Él, lo único que quería es que no me pasara nada.

Al final, vamos a tener que ir a un psicólogo.

Ya me han curado, ya está, ya pasó. Ya pasó.

¿Cómo lo tiene? -Mira.

Ah, bueno. Joder. Lo siento, mamá, ¿vale?

No te preocupes. Ya ha pasado.

Bueno. Creo que podemos dejar el tema por zanjado.

Ella nunca me engañó.

Lo que sucedió fue antes de conocerme. Mía y yo nos queremos.

Y eso es lo importante. Ahora vamos a ver a la niña.

Tenemos que pensar un nombre. -Pues yo había pensado Ruth.

¿Ruth? -¿Sí? ¿No te gusta?

Es horrible. (Risas)

Pues ahora lo importante es la niña.

Va a ser un mes muy, muy difícil; muy duro.

Porque..., bueno: yo he intentado mantener el tipo ante Mía, pero...

Pero no sé. No sé lo que va a pasar. Y está muy frágil.

Vamos: espero que no le pase nada mientras está en la incubadora.

Ha pasado un mes. Y Mía y Jesús vuelven al hospital

para saber si ya pueden llevarse a su hija a casa.

Aunque han visitado al bebé todos los días,

necesitan saber que no ha pasado nada en las últimas horas.

Ha evolucionado muy bien durante todo este tiempo:

ha ganado peso, y no parece tener ningún problema

derivado del parto prematuro.

Así que... hoy, por fin, se la podrán llevar a casa. (Música)

Cuando la he cogido en mis brazos, se me han saltado las lágrimas.

La verdad es que todavía me parece increíble

entrar una mañana con dolor de espalda,

y por la tarde tener una hija.

No, no voy a dejar que le pase nunca nada malo.

Bueno. El tal Marcos llamó a Mía la misma noche que dio a luz.

Ella no quiso decirle nada, por supuesto.

Y hoy hemos quedado con él para contárselo todo.

Espero que no haya problemas.

Bueno. Hola.

¿Qué tal?

Oye: ¿tu paciente se ha llevado ya a la niña?

Sí, además se han ido, nada, hace muy poquito.

Iban tan contentos... Me alegro.

¿Sabes? Que después de casos así,

entiendo que haya mujeres que no quieran tener hijos.

Pero ¿qué dices, Javier? Siempre merece la pena un hijo.

Siempre. ¿Sigues pensando en...?

Adiós...

¿Hace cuánto tienes este dolor de cabeza?

Cuatro días: el sábado pasado estuve de fiesta hasta las tantas.

Y me lo bebí todo.

La mayoría de las personas con dolores de cabeza

suelen mejorar haciendo cambios en su estilo de vida.

Voy a necesitar que te quedes aquí todo el día

para hacerte unos análisis.

¿Estudias o trabajas? -Un poco antiguo eso, ¿no?

Es importante estar al tanto de las manchas de nuestra piel,

y actuar rápido si la forma o el color cambian.

¿Alguien de su familia ha tenido cáncer de piel?

(ACENTO FRANCÉS) -¿Cáncer?

Pero ¿cómo puede decir esa palabra,

si ni siquiera me ha visto bien la mancha?

Te voy a tener que hacer una biopsia.

(ACENTO FRANCÉS) - Si lo que pretendía era asustarme,

lo ha conseguido.

Tengo la sensación de no es consciente de la seriedad del asunto

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 09/12/15

Centro médico - 09/12/15

09 dic 2015

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 09/12/15" ver menos sobre "Centro médico - 09/12/15"
Programas completos (655)

Los últimos 668 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios